Está en la página 1de 13

DEPRESIÓN (ver también: NEURASTENIA)

La depresión implica una profunda tristeza interior, una acumulación de emociones


inhibidas provocando un conflicto entre el cuerpo y la mente.
Esta enfermedad está conectada con un suceso señalado de mi vida. La depresión se
traduce por desvalorización y culpabilidad que me corroen por dentro. Si soy
depresivo, me siento miserable, menos que nada. Vivo en el pasado constantemente y
tengo dificultad en salir de él. El presente y el porvenir no existen. Es importante
efectuar un cambio ahora en mi modo de ver las cosas porque ya no es como antes. La
depresión frecuentemente es una etapa decisiva en mi vida (por ejemplo: la
adolescencia) porque me obliga a volver a cuestionarme. Quiero a toda costa tener una
vida diferente. Estoy trastornado entre mis ideales (mis sueños) y lo real (lo que
sucede), entre lo que soy y lo que quiero ser. Es un desequilibrio interior (quizás
químico y hormonal) y mi individualidad es irreconocible. Me siento limitado en mi
espacio y voy perdiendo despacio el sabor de vivir, la esencia de mi existencia. Me
siento inútil. En otras palabras, la depresión tiene en su origen una situación que vivo
frente a mi territorio, es decir lo que pertenece a mi espacio vital, sean personas (mis
padres, mis hijos, mis amigos, etc.) animales (mi perro, mis peces, etc.) o cosas (mi
trabajo, mi casa, mis muebles, etc.). El conflicto que vivo puede estar vinculado a un
elemento de mi territorio que tengo miedo de perder: a una pelea que tiene lugar en
mi territorio y que me molesta (por ejemplo: las peleas entre hermanos y hermanas).
He aquí expresiones que revelan cómo me puedo sentir: “Me ahogas!”, “Me chupas el
aire!”; “Aire!”. A veces también, siento dificultad en delimitar o marcar mi espacio,
mi territorio: ¿Qué es lo que me pertenece en exclusividad y qué es lo que pertenece a
los demás? Las personas depresivas frecuentemente son permeables a su entorno.
Siento todo lo que sucede alrededor de mí y esto incrementa mi sensibilidad, de aquí
un sentimiento de limitación y la impresión de estar invadido por mi entorno. Así,
abandono porque encuentro la carga demasiado pesada, ya no tengo el gusto de vivir y
me siento culpable de ser lo que soy. Incluso puedo tener tendencia a la auto –
destrucción.
También puedo tener “necesidad de atención” para ayudarme a valorizarme; la
depresión se vuelve en este momento, un medio inconsciente para “manipular” mi
entorno. La risa ya no forma parte de mi vida. Poco importa la razón, compruebo ya
ahora la causa o las causas subyacentes a mi estado depresivo. ¿Viví yo una presión
de joven? ¿Cuáles son los acontecimientos señalados vividos en mi infancia que hacen
que mi vida parezca tan insignificante? ¿Es la pérdida de un ser amado, mi razón de
vivir o la dirección de mi vida que ya no consigo ver? Huir la realidad y mis
responsabilidades no sirve de nada (por ejemplo: suicidio) por más que esto parezca
ser el camino más fácil. Es importante constatar las responsabilidades de mi vida
porque necesitaré otra cosa que antidepresivos para hacer desaparecer la depresión:
debo ir a la causa. A partir de ahora, comprendo que soy un ser único. Tengo valores
interiores excepcionales. Puedo retomar el control de mí – mismo y de mi vida. Tengo
elección de “soltar” o de “luchar”. Tengo todo lo necesario para cambiar mi destino.
Responsabilizándole, adquiero más libertad y mis esfuerzos están recompensados.
DEPRESIÓN
Definición: Alteración de la conciencia, la percepción y la conducta que se caracteriza por sentimientos de
tristeza, descorazonamiento y apatía. Está ligada a un drama personal ya sea este consciente o inconsciente.

Técnico: 4 ª Etapa Embrionaria. Conflicto general de identidad, territorio, desvalorización y culpabilidad

Sentido biológico: La depresión es un sentimiento último de desesperanza. Es la manifestación pasiva de la


agresividad no expresada hacia uno mismo. De-Presión etimológicamente significa Quitar presión (de mi
vida). La depresión permite al sujeto “quitar la presión” de los dramas con los que carga.

Conflicto: Conflicto de identidad30. Y conflicto de territorio, desvalorización o culpabilidad31.


Si a un conflicto de territorio se produce una reducción de las hormonas (“neutralización hormonal” a modo
de protección), la expresión física del conflicto se atenúa, dando lugar a un nuevo conflicto de
desvalorización y culpabilidad más sutil (depresión).
Hombre diestro: Conflicto de desvalorización y culpabilidad 32.
Hombre zurdo en neutralización hormonal: Conflicto de territorio activo.
Mujer zurda o diestra en neutralización hormonal: Conflicto de territorio activo.
Mujer diestra: Conflicto de frustración sexual enmascarada en que la sexualidad es vivida como un territorio
(“es mío”)33.

En todas las depresiones en las que hay culpabilidad, esta se manifiesta como un elemento que perpetúa la
depresión. La desvalorización se vive como “estoy solo” y la culpabilidad como: “es culpa mía porqué no
hago nada para dejar de estar solo”. Esto se expresa en un conflicto en el que “no podemos ocupar nuestro
territorio”.
Depresión estructural endógena: Historias transgeneracionales o de proyecto sentido, duelos no hechos,
responsabilidades sobre dramas no asumidas. Pérdidas económicas, duelos, dramas amorosos, muertes,
abandonos… Puede deberse a un bloqueo en la circulación de la energía en el clan (imposibilidad de ser feliz
sin permiso)34.
Depresión coyuntural reactiva: (Tienen una razón traumática precisa). Las personas que sufren esta
depresión se desvalorizan de gran manera. El conflicto está bastante claro pues aparecieron los síntomas en
los seis meses posteriores al gran shock34.
Depresión compensada: Puede provenir de una de las dos anteriores, la diferencia es que aquí se compensa
los efectos trabajando, haciendo el payaso, riendo en desmedida, ocupándose demasiado… El conflicto debe
alcanzarse tras traspasar esta barrera35
DEPRESIÓN
Conflicto: Conflicto de identidad.

Depresión, sentimiento de desesperanza. La agresividad no expresada o canalizada, se redirige hacia dentro,


temor tanto a la vida como a la muerte. La agresividad hacia uno mismo, alcanza su máximo en el suicidio.
Sentimiento de culpabilidad, baja auto-estima, ideas y pensamientos negativos recurrentes.

Diccionario Jacques Martel:


Depresión Frecuentemente relacionada con el hecho de querer quitarme presión en mi vida. Entonces, hago
una “de – presión”.

Louise L. Hay:
Causa probable: Enfado que uno no se cree con derecho a sentir. Desesperanza.
Nuevo modelo mental: Ahora paso más allá de los temores y limitaciones de los demás. Creo mi propia vida.

DEPRESION (LH-2)
(Significado) - Conflicto entre lo ideal y lo real.
Conflicto entre quienes somos y quien queremos ser.
Conflicto entre lo que tenemos y lo que queremos tener.

SOLUCION POSIBLE:
Relajación profundas.
Reconciliación con nuestro objetivo en la vida.
No entrar en esos pensamientos.
Luchar por lo que quieres o deseas.

CROMOTERAPIA:

Descripción: Antes que cualquier tratamiento de cualquier tipo debemos descubrir lo que nos deprime y
enfrentarlo y tratar de cambiarlo de la mejor forma posible. Esta afección debe ser manejada por el
naturópata o medico de su confianza en el caso de que no se sienta capaz de salir adelante por usted
mismo, ya que su participación durante la terapia es vital.

Color curativo: AMARILLO

Tratamiento: El tratamiento en este caso es básicamente sobre todo el sistema glandular. Las áreas de la
pituitaria, la tiroides, las suprarrenales, el sistema nervioso, el páncreas, el bazo, el hígado, los riñones y el
timo.

LISA BOURBEAU

BLOQUEO FISICO: Los principales síntomas de la depresión son la perdida de interés y de placer en las
actividades habituales, un sentimiento de desesperación o de abatimiento asociado a la fatiga o a una
disminución de energía, menor capacidad de concentración, indiferencia, desinterés, desanimo, repliegue
sobre sí mismo y rumiación mental. Por lo general, el individuo que la padece no quiere pedir ayuda; prefiere
que los demás sean quienes cambien. Duerme mal, incluso con la ayuda de somníferos. Habla poco y tiene
tendencia a huir del mundo. Con frecuencia se confunde la depresión con el agotamiento.

BLOQUEO EMOCIONAL: La depresión es el medio que una persona utiliza para no sentir presión, sobre todo
afectiva. No puede más; ha llegado a su límite. La persona con tendencias depresivas tiene conflictos
pendientes de resolver con su progenitor del género contrario. Esto explica que muy a menudo ataque a su
cónyuge, en quien establece la transferencia. Lo que esta persona hace sentir a su pareja es lo que hubiera
querido hacerle a su padre o a su madre, pero se contuvo. Al rechazar ayuda, la persona depresiva continua
alimentando su rencor o su ira hacia ese padre o esa madre, y se hunde en su dolor.
La gravedad del estado depresivo refleja la intensidad con la que se vivió la herida siendo niño.
Las heridas pueden ser las siguientes: rechazo, abandono, humillación, traición o injusticia. Para ocasionar un
desequilibrio mental tan grande como la depresión y la psicosis maniacodepresiva, el dolor tuvo que ser vivido
en aislamiento. Esta persona no tuvo con quien hablar en su infancia, alguien que escuchara sus preguntas y
sus angustias. Tampoco aprendió a confiar en los demás, bloqueo sus deseos y se replegó finalmente sobre sí
misma, mientras aumentaba su sentimiento de rencor o de ira.

BLOQUEO MENTAL: En general, la persona depresiva no quiere ayudarse ni pedir ayuda, por lo que quienes
la rodean son los que intentan resolver su problema. Si eres uno de ellos, te sugiero que seas muy firme con
ella y le digas que nadie en el mundo puede sacarla delante de manera definitiva, excepto ella misma. Lo más
importante es que acepte que su estado depresivo le ocasiono el gran dolor que sufrió su SER en la infancia.
Rechaza lo que ES. La herida más común es el rechazo o el miedo a ser rechazada. Esta persona debe admitir
que aun cuando haya sido rechazada en la niñez, ello no quiere decir necesariamente que su padre o su
madre no la quisieran. El padre que rechaza a su hijo seguramente fue rechazado cuando era niño y todavía
se rechaza a sí mismo. Sentir compasión por ese padre y perdonarlo es el inicio del camino hacia la cura.
Después, la etapa más importante es perdonarse a sí mismo por haber querido tanto a ese padre. A
continuación, lo único que resta es expresarle a ese padre lo que sintió sin ninguna acusación de por medio.
Es muy humano albergar rencor o ría cuando se es niño y se sufre intensamente el aislamiento. Por otro lado,
sugiero que esta persona tome la decisión de reconocer su propio valor. Si le resulta difícil, puede pedir a
quienes les conocen bien que le digan lo que ven en ella. Por otro lado, si la persona depresiva tiene ideas
suicidas, sucede que alguna cosa en ella quiere morir para poder dejar lugar a lo nuevo. Confunde la parte de
ella que quiere morir con ella misma.

BLOQUEO ESPIRITUAL: Para conocer el bloqueo espiritual que te impide responder a una necesidad
importante de tu SER, utiliza las preguntas sugeridas

DEPRESIÓN Y MANÍA
4a Etapa (Relación).
Conflicto: Depresión (hemisferio derecho) = Conflicto frente al territorio. La pérdida de espacio o la
imposibilidad de reproducirme, esto representa la muerte. Fase maníaca (hemisferio izquierdo) = Conflicto
con la identidad (delirios de grandeza). Puede haber constelación entre las dos.

Las peleas en mi territorio (como podrían ser peleas entre hermanos o en la oficina) por la necesidad de
delimitar mi espacio, pueden llevar a un biodescodificador o psicoshock que traiga consigo la pérdida del
incentivo de vivir. La depresion se vuelve una solucion para manipular mi entorno: Huir de la realidad y de
mis responsabilidades. Sin embargo puede llevar a pensar en el suicidio.

Ejemplo: Un paciente que se quiere suicidar porque el hijo de la pareja con la que vive es un impresentable.
Quiere que se vaya de casa y su padre no le quiere. Se deprime e intenta suicidarse. Vemos que es un
conflicto de territorio y que no lo acepto y lo quiero cambiar, pretendiendo que cambien los otros.

En la fase maníaca, la agresividad que se puede mostrar, puede ser hacia uno mismo (autoagresión) o hacia
los demás. Esta puede ser debida a una pérdida de identidad o a una falta de reconocimiento del grupo.
Todos ellos pueden ser vividos como una contrariedad en el territorio.

Sentido biológico: Mantener el territorio y el espacio.

Las depresiones

Desde la psiquiatría se definen como trastornos del estado de ánimo transitorios o


permanentes caracterizado por sentimientos de abatimiento, infelicidad y culpabilidad.
Provocan incapacidad total o parcial para disfrutar de las cosas y de los acontecimientos
de la vida cotidiana.

Hipócrates (460-370 a. C.)5 definió la melancolía como una grave dolencia caracterizada
por una intensa tristeza, según él originada por el efecto de la bilis negra sobre el cerebro.
«El miedo y la tristeza, cuando duran mucho tiempo, constituyen una afección
melancólica» (Hipócrates, Aforismos, IV, 23).

Hay diferentes tipos de depresión:


• Depresión estructural endógena
• Depresión coyuntural reactiva
• Depresión compensada
Depresión estructural endógena
Es la depresión que existe desde siempre, incluso puede darse en la niñez. Es una de las
más frecuentes, pues se da en tres de cada cuatro personas depresivas, un porcentaje
muy significativo. En este tipo de depresiones no hay conflicto o causa desencadenante en
la propia vida de la persona, sino que por lo general presentan ciclos temporales regulares
(ciclos memorizados) de origen transgeneracional. Por lo tanto, en la historia vital de la
persona, no parece haber ninguna explicación aparente de la tristeza y melancolía que
experimenta, como tampoco causas externas que justifiquen su estado. Se las considera
hereditarias. Más adelante veremos que muy a menudo son depresiones compensadas.
Estas no suelen detectarse ni diagnosticarse, ya que la persona vive con ella con
normalidad y asume que es parte de su personalidad o temperamento, por lo que es
posible tener este tipo de depresión y no saberlo.

El origen de este tipo de depresiones radica en historias de responsabilidad arcaica.


Pueden ser conflictos del transgeneracional, como quiebras económicas, dramas
amorosos, disputas familiares o duelos que no se pudieron elaborar en su momento
(familiares asesinados, fusilados en una guerra, etcétera).

Su origen también puede estar en el Proyecto Sentido. Por ejemplo, duelos vividos por la
madre durante el embarazo o el parto. En los tres primeros años de vida se pueden vivir
duelos que luego se arrastran toda la vida. En este caso, influye la fidelidad al clan familiar,
un conflicto de tipo bloqueante.

Entre los síntomas destacan llanto, tristeza, desinterés general, disminución del
rendimiento intelectual, hipersensibilidad, insomnio, cavilaciones y astenia. Cuando se
detecta alguno de estos síntomas, hay que investigar en el transgeneracional, el Proyecto
Sentido y la infancia, sobre todo en los tres primeros años, para averiguar qué ha ocurrido
en la vida de la persona.
La finalidad de esta depresión es poner al sujeto en un estado psíquico disminuido y a la
vez brindarle protección psíquica.

Depresión coyuntural reactiva


En este tipo de depresión hay un antes y un después de un acontecimiento particular. La
persona ha vivido un conflicto muy definido, que puede identificar como el origen de este
estado depresivo. Se vive como un drama, que puede ser un fallecimiento repentino, una
separación o divorcio, un despido, etcétera.
Según E. S. Paykel (1979), 6 «existe un riesgo seis veces mayor de desarrollar una
depresión en los seis meses siguientes a la aparición de acontecimientos vitales
estresantes».
Los afectados suelen presentar ciertas características específicas de personalidad. Son
personas que no saben decir que no; les cuesta mucho respetarse; hacen lo que quieren
los demás, sin tener en cuenta sus propios deseos.
Una de cada cuatro personas deprimidas tiene este tipo de depresión. Entre los síntomas
principales, se encuentran los sentimientos de abatimiento, tristeza y disforia, de distinta
intensidad y duración.
También fatiga acentuada, trastornos del sueño y pérdida de apetito, entre otros.
Son casos en los que es muy importante hacer el duelo por la persona o por la situación de
pérdida, por la causa que produce esta depresión. Esta causa habitualmente se halla en la
vida contemporánea de la persona, pero siempre hay que tener en cuenta el
transgeneracional y el Proyecto Sentido.

Depresión compensada
La mayor parte de las personas diagnosticadas de depresión, tanto reactiva como
estructural son depresivos compensados.
A menudo hay un duelo bloqueado o congelado, es decir, que no ha sido elaborado. Puede
tratarse de una situación vivida directamente por el afectado o transmitida por Proyecto
Sentido o por el transgeneracional. Estas depresiones no suelen detectarse ni
diagnosticarse, ya que la persona vive con ella con normalidad y asume que es parte de su
personalidad o temperamento.
El afectado no presenta los síntomas clásicos de la depresión. Como ha compensado, no
siente tristeza ni apatía, pero sufre una serie de síntomas físicos, como estreñimiento o
problemas de digestión.
Estas depresiones habitualmente se compensan con excesos; por ejemplo, exceso de
trabajo, de deporte, de compras, de sexualidad. Quienes la padecen muestran un carácter
optimista; se ríen (la máscara sonriente del payaso triste) con la intención de evitar la
melancolía típica de la depresión.

DEPRESIÓN NERVIOSA

Definición médica: Es una enfermedad que puede afectar a cualquiera. Puede verse
favorecida por una neurosis anterior, por factores coercitivos del entorno ...

Se puede dividir en cuatro tipos:


1) Depresión reactiva: a continuación de un acontecimiento traumático (duelo, divorcio,
enfermedad, despido, etc.).
2) Depresión endógena: sin causa exterior; el enfermo reconoce tener todo lo necesario
para ser feliz, pero esto no le soluciona el problema.
3) El baby blues de la joven después del parto (depresión posparto).
4) La depresión estacionaria: invernal, frecuente en los países nórdicos.

Conflictos:
 Para la mujer zurda antes de la menopausia o la diestra en neutralización hormonal
(menopausia, histerectomía, salto de cerebro afectivo a cerebro racional) o para el
hombre zurdo en neutralización hormonal: conflicto de territorio activo (RGH).
 Hay que tener muy en cuenta la lateralidad del consultante.
 Invariante biológico: Territorio + neutralización hormonal, atenúa la expresión física
del conflicto, sentimiento de desvalorización y culpabilidad= síntoma (CS).
 "Si continúo batiéndome o si me batiera, solo podría perder" (AH).
 En el hombre: conflicto de desvalorización y culpabilidad (CS).
 En la mujer: conflicto de frustración sexual enmascarada, en el que la sexualidad es
vivida como un territorio ("es mío") (CS). Una mujer zurda entra en depresión
apenas vive un conflicto sexual, un conflicto de territorio femenino.
 Es el signo de un drama profundo: "¿Cuál es el drama de tu vida?" (CS).
 Conflicto de desvalorización: "Estoy solo/a, a nadie le preocupo porque no valgo
nada" + culpabilidad: "Es mi culpa porque yo tampoco hago nada para crear ese
contacto con los demás" +territorio (lugar): "No puedo ocupar mi lugar" (CS).
 Depresión crónica: Insatisfacción permanente en relación con la familia. (CS).
 Depresión atmosférica: "Se me cae el cielo sobre la cabeza". Inhibición para la
supervivencia, para no caer más bajo (CS).
 Depresión catamenial: En relación con las reglas, con la condición femenina (CS).
 Intento de suicidio: "No quieren que yo viva, pero renazco y vivo igual" (CS; AM).
 Depresión y caída del cabello: conflicto de territorio (CS).
 Sacrificarse por amor = renunciar a los propios deseos (EvdB).
COMO HACER FRENTE A LA DEPRESION
Aaron T. Beck, M.D.

Signos de Depresión

"Mi esposa me dejó porque yo no era lo mejor para ella. Sin ella, nunca podré salir adelante".

"Mi cabello está debilitado y he perdido la buena imagen que solía tener. Nadie se va a preocupar por mí".

“Soy una secretaria ineficiente. Mi jefe me mantiene porque le doy lástima. Nada me sale bien".

"No tengo ganas de hacer las tareas domésticas. Mi matrimonio se va a ir a pique".

Estos son pensamientos típicos de una persona que está deprimida. Aunque estas nociones parecen
correctas a primera vista, en realidad muestran un cambio en la forma en que una persona ha comenzado a
pensar acerca de sí misma. Un cambio - ya sea en la forma de pensar, de sentir o de actuar- es la clave de la
depresión. A pesar de que ese cambio se haya producido gradualmente, la persona deprimida se ve
diferente a como era antes del comienzo de la enfermedad- quizá en un sentido totalmente opuesto a su
forma de ser habitual. Hay muchos ejemplos de cómo se observa este cambio: el hombre de negocios
exitoso que cree estar al borde de la bancarrota, la madre abnegada que quiere abandonar a sus hijos, el
gourmet que no soporta ver la comida, el playboy que en lugar de buscar placer comienza a disgustarle el
sexo; es decir que la persona deprimida evita... En lugar de cuidarse, se ignora a sí misma hasta en su
apariencia personal. Su instinto de supervivencia disminuye, al punto de desear terminar con su vida. La
tendencia hacia el logro de objetivos puede verse reemplazada por la pasividad y el aislamiento.

El primer signo típico de la depresión es el ánimo triste: sensación de pena, soledad, apatía. La
persona deprimida suele encontrarse a sí misma llorando aun cuando parezca que no hay motivo alguno
para llorar, y en ocasiones no puede llorar aun cuando ocurra algo que le dé mucha tristeza. Puede también
tener problemas para quedarse dormido o despertarse temprano en la madrugada sin poder volver a
reconciliar el sueño. Por lo contrario, al sentirse constantemente cansada también puede dormir más de lo
habitual. Suele perder el apetito y bajar de peso, o comer más de lo normal y engordar.

La persona deprimida comienza a verse a sí misma en forma muy negativa. Se ve desvalida y sola en
el mundo y a menudo se siente culpable por faltas o descuidos triviales. Es pesimista consigo misma, con
respecto al mundo y al futuro. Pierde interés por lo que sucede a su alrededor y no obtiene satisfacción de
las actividades que solía disfrutar. A menudo, tiene problemas para tomar decisiones o para llevarlas a cabo
cuando ya estén tomadas.

Algunas personas pueden estar deprimidas aunque no se las vea tristes o desalentadas. En cambio,
pueden quejarse de malestares físicos o sufrir de alcoholismo o drogadicción. Cuando a una persona se la ve
siempre cansada o aburrida con cualquier cosa que haga, puede ser que esté realmente deprimida. Cuando
un niño brillante tiene bajo rendimiento en la escuela por un lapso de tiempo, esto también puede
señalarnos que está deprimido. Asimismo, existen evidencias de que un niño extremadamente activo puede
estar tratando de compensar una depresión subyacente.

Nuevas comprensiones que surgen de la investigación


Es muy común que las personas deprimidas crean que han perdido algo muy importante, a pesar de
que a menudo esto no es real. La persona deprimida cree que es una “perdedora" y que siempre lo será, que
es inútil o mala y que tal vez no merezca vivir. Puede inclusive intentar suicidarse.

Las investigaciones han tratado de explicar la persistencia de estos sentimientos tan desagradables
en las personas deprimidas. Se descubrió que un factor importante en la depresión es que la persona
interpreta muchas situaciones en forma errada, y lo que piensa acerca de lo que sucede a su alrededor
afecta el modo en que se siente. En otras palabras, la persona deprimida se siente triste y sola porque piensa
erróneamente que es inadecuada y merece ser abandonada.

Un paciente deprimido, entonces, puede encontrar ayuda al cambiar sus errores de pensamiento, en
lugar de concentrarse en su ánimo depresivo.

En otras investigaciones se encontró que las personas deprimidas solían tener una baja opinión de sí
mismas, y sin embargo, podían desempeñarse tan bien como los sujetos normales en una serie de tareas
complejas. En un estudio, les administraron a los pacientes deprimidos una serie de pruebas de dificultad
creciente en las que se incluía lectura, comprensión y autoexpresión. A medida que los pacientes
comenzaban a ver que trabajaban bien, se sintieron más optimistas. Su ánimo y visión de sí mismos también
había mejorado. Inclusive se desempeñaron mejor cuando más tarde se les tomaron otras pruebas.

El pensamiento y la depresión

Estos descubrimientos sugieren nuevos abordajes para tratar la depresión y nuevas formas en que la
persona deprimida puede aprender a ayudarse a sí misma.

Como resultado de estos estudios, los psicoterapeutas hoy están interesados en descubrir las clases
de enunciados que las personas se dicen a sí mismas - es decir, en qué están pensando. Las personas
deprimidas tienen pensamientos desagradables constantemente y cada pensamiento negativo incrementa el
sentimiento de depresión. Es más, generalmente estos pensamientos no se basan en hechos reales, y hacen
que la persona se sienta triste cuando no haya una razón objetiva para que se sienta así. Los pensamientos
negativos pueden impedir que la persona deprimida realice actividades que la ayudarían a sentirse mejor.
Como resultado, está más predispuesta a tener pensamientos críticos como ser un "perezosa" o
"irresponsable", lo que la hace sentir aún peor.

A fin de comprender este pensamiento distorsionado, veamos el siguiente ejemplo: Supongamos


que usted va caminando por la calle y se cruza con un amigo, que parece ignorarlo completamente.
Naturalmente usted se siente triste y puede preguntarse por qué su amigo se ha puesto en contra suyo.
Luego, usted puede hablarle a su amigo acerca del desencuentro, y él le contesta que estaba tan preocupado
en ese momento que no lo vio. Normalmente, usted se sentiría mejor y olvidaría el incidente. Sin embargo, si
usted estuviera deprimido, probablemente creería que su amigo realmente lo rechazó. Incluso usted ni
siquiera le habría preguntado qué pasó, no permitiendo que este error se corrija. Las personas deprimidas
cometen el mismo error una y otra vez. En realidad pueden interpretar las propuestas amistosas como
rechazos. Tienden a ver el lado negativo más que el lado positivo de las cosas y suelen no poner a prueba los
hechos para determinar si pudieron cometer un error al interpretar las situaciones.

Si usted está deprimido, muchos de sus sentimientos negativos pueden basarse en errores de
pensamiento, y esos errores a la vez están relacionados con la forma en que usted piensa acerca de sí mismo
y el modo en que interpreta cómo suceden las cosas.

A pesar de todo, usted es muy capaz y puede resolver problemas en otras áreas. En realidad, usted
ha resuelto problemas toda su vida. Como un científico, usted puede aprender a utilizar su capacidad para
razonar y su intelecto para “poner a prueba” sus pensamientos y evaluar si son tan reales. De esta forma,
podrá evitar preocuparse por algunas experiencias que parecen desagradables a primera vista.
Cómo usted puede ayudarse a sí mismo:

(1) Aprendiendo a reconocer sus pensamientos negativos, y

(2) Corrigiéndolos y sustituyéndolos por otros pensamientos más realistas.

Listado de pensamientos negativos

Cuando usted se dé cuenta que comenzó a sentirse triste, piense y trate de recordar qué
pensamiento disparó o aumentó su sentimiento de tristeza. Este pensamiento puede ser una reacción ante
algo que sucedió recientemente, en la última hora o en los últimos minutos, o puede ser un recuerdo de un
hecho del pasado. El pensamiento puede estar relacionado con uno o más de los siguientes temas:

1. Una opinión negativa acerca de sí mismo: Esta opinión a menudo aparece cuando usted se compara
con otras personas que parecen ser más atractivas o más exitosas, o más capaces e inteligentes:
"Miguel es mejor estudiante que yo"; "He fallado como padre"; "Carezco totalmente de capacidad
de juicio o ingenio". Podrá sentirse preocupado por estas ideas acerca de sí mismo, o verse invadido
por incidentes del pasado en los que las personas parecían despreciarlo o disgustarse con usted.
Usted puede considerarse inútil y molesto y suponer que sus amigos y familiares estarían felices de
liberarse de usted;
2. Autocríticas y autoacusaciones: La persona deprimida se siente triste porque focaliza su atención en
supuestos defectos. Se culpa por no haber hecho un trabajo tan bien como cree que debería haberlo
hecho, por equivocarse en lo que dice o por causar desgracias a los demás. Cuando las cosas no van
bien, la persona deprimida suele atribuirse la culpa a sí misma. Aun cuando sucedan cosas que lo/a
hagan feliz usted puede sentirse peor aun pensando "Yo no merezco esto, no soy digno”. Dado que
su opinión acerca de sí mismo es tan baja usted puede exigirse demasiado. Esperará ser un ama de
casa perfecta o un amigo infalible y devoto, o un médico que jamás erraría su juicio clínico. Puede
deprimirse pensando "Debería haber hecho un trabajo mejor".
3. Interpretación negativa de los hechos: Una y otra vez se encontrará a sí mismo respondiendo en
forma negativa ante situaciones que no le molestaban cuando no estaba deprimido. Si por ejemplo
no encuentra un lápiz puede pensar "Todo es tan difícil para mí". Cuando gaste una pequeña suma
de dinero podría sentirse triste, como si hubiera perdido una suma importante. Usted puede
interpretar ciertos comentarios de otras personas como desaprobación, o pensar que lo rechazan en
secreto, aun cuando actúen amistosamente como de costumbre.
4. Expectativas negativas acerca del, futuro: Usted puede haber adquirido el hábito de pensar que
nunca podrá superar sus sentimientos de pena o malestar, o bien cree que sus problemas nunca se
resolverán. O puede tener anticipaciones negativas toda vez que trata de realizar una tarea: "Estoy
seguro que voy a fracasar en esto". Una mujer deprimida cada vez que tenía invitados a cenar, solía
tener la imagen de sí misma haciendo tan mal las cosas que terminaba arruinando la cena. Un
hombre con una familia a su cargo, imaginaba que lo iban a despedir del trabajo por haber cometido
un error. La persona que está deprimida tiende a ver fracasos en el futuro, cree que la infelicidad no
se puede evitar, y suele decirse a sí misma que es inútil intentar que su vida sea mejor.
5. "Mis responsabilidades son abrumadoras": Usted tiene que hacer las mismas tareas de siempre en
su casa o en el trabajo, pero ahora se ve completamente incapaz de realizarlas o piensa que le
llevará semanas o meses terminarlas. Puede decirse a sí mismo que tiene tantas cosas para
hacer que no hay forma de organizar el trabajo. Algunos pacientes deprimidos no se permiten un
descanso o tiempo para dedicarse a sus intereses personales porque se ven
presionados por obligaciones que les vienen de todos lados. También pueden experimentar
sensaciones físicas que acompañan tales pensamientos como ahogos, náuseas o dolor de cabeza.

Lo que usted debe saber acerca de los pensamientos negativos


En la primera página de este cuadernillo, le dimos ejemplos de los pensamientos que tienen las personas
deprimidas. Una persona que no está deprimida puede tener esos pensamientos ocasionalmente, y
generalmente se los sacará de la cabeza. Pero la persona deprimida los tiene todo el tiempo, ya sea que esté
pensando en sus propios valores o capacidades o en lo que pueda obtener en la vida. A continuación
encontrará algunas formas de reconocer sus pensamientos depresivos:

1. Los pensamientos negativos tienden a ser automáticos. No surgen sobre la base de la razón o la lógica sino
que simplemente aparecen involuntariamente. Estos pensamientos se basan en la baja opinión que las
personas deprimidas tienen acerca de sí mismas, más que en la realidad.

2. Estos pensamientos son irracionales y no tienen ningún fin útil. Lo hacen sentir peor y entorpecen el
camino hacia lo que usted realmente desea obtener en la vida. Si usted los analiza cuidadosamente,
probablemente se dará cuenta que llegó a una conclusión apresurada e incorrecta. Su terapeuta le mostrará
cuán irracionales son sus pensamientos negativos.

3. A pesar de que estos pensamientos son irracionales, probablemente parezcan plausibles en el momento
en que los piensa. Habitualmente se aceptan como razonables y correctos, como si fuera un pensamiento
real tal como "Suena el teléfono, voy a atenderlo".

4. Cuanto más crea una persona en estos pensamientos negativos (y cuanto más los acepte sin críticas), peor
se sentirá. Si usted se permite caer en la red de estos pensamientos, verá que está interpretando todo en
forma negativa. Usted tenderá cada vez más a darse por vencido, dado que irá perdiendo las esperanzas.
Pero darse por vencido es perjudicial, ya que la gente que está deprimida a menudo interpreta el hecho de
haberse dado por vencido como otro signo de inferioridad o de fracaso. Usted puede ayudarse a sí mismo
aprendiendo a reconocer sus pensamientos negativos y comprendiendo por qué son ilógicos o incorrectos.
Revise las características mencionadas anteriormente y observe cómo coinciden con sus pensamientos
negativos.

Errores típicos de pensamiento

Los pensamientos negativos conducen a la depresión y la agravan. Usted probablemente incurra en alguno
delos siguientes errores. Léalos y vea cuáles se aplican a su caso:

1. Exageración. Usted evalúa ciertos hechos en forma extrema. Por ejemplo, ante cualquier dificultad de
todos los días, comienza a pensar que terminará en un desastre - usted exagera los problemas y el daño que
pudieran causarle. Al mismo tiempo, usted subestima su habilidad para manejarlos. Salta a conclusiones sin
tener evidencia y cree que sus conclusiones son correctas. Un hombre que había invertido sus ahorros en
una casa nueva sospechaba que la casa podía tener termitas. Inmediatamente llegó a la conclusión que la
casa se derrumbaría y que habría perdido todo su dinero. Estaba convencido de que no había nada que
hacer para salvar la casa.

2. Sobre generalización: Usted hace una afirmación general, amplia, que subraya lo negativo: "Nadie me
quiere". “Soy un fracaso total”. "Nunca puedo conseguir lo que quiero en la vida". Si alguien a quien usted
conoce lo critica, usted puede pensar “Voy a perder a todos mis amigos".

3. Ignorar lo positivo: Usted recuerda y se queda impresionado sólo por los eventos negativos.

Cuando se le aconsejó a una mujer que estaba deprimida que escribiera un diario, pudo comprender que a
menudo tenía experiencias positivas, a las que solía no prestarles atención o las olvidaba. Por una razón o
por otra, solía decirse a sí misma que las experiencias buenas no eran importantes. Un hombre que estuvo
deprimido durante varias semanas hasta para vestirse, estuvo ocho horas pintando el dormitorio. Cuando
terminó, estaba disgustado consigo mismo por no conseguir exactamente los resultados que quería.
Afortunadamente, la esposa lo ayudó a darse cuenta del excelente trabajo que había realizado.
Por otro lado, usted puede tener la tendencia a ver algunos eventos positivos como pérdidas. Por ejemplo,
una mujer joven deprimida recibió una carta de su novio, y ella consideró que era una carta de rechazo hacia
su persona. Rompió con él con gran tristeza. Un tiempo después, cuando ya no estaba deprimida, leyó la
carta nuevamente y se dio cuenta que el novio no tenía intención de rechazarla y que en realidad era una
carta de amor.

Qué hacer

1. El programa diario: Trate de programar actividades y llenar cada hora del día (Formulario especial para la
Programación de Actividades Semanales). Haga una lista de las cosas que planifica realizar cada día.
Comience con la actividad más simple y progresivamente vaya incluyendo actividades más difíciles. Vaya
marcando las actividades a medida que las realiza. Este horario puede servirle como registro corriente de sus
experiencias de dominio y satisfacción.

2. El Método de Dominio y Placer. Usted hace más cosas de las que cree. Escriba todos los eventos del día y
luego marque con una "D" (Dominio) aquellas actividades que haya podido realizar y con una "P" (Placer)
aquéllas que le hayan producido placer.

3. El ABC para cambiar los sentimientos: La mayoría de las personas que se deprimen creen que su situación
vital es tan mala, que es natural que se sientan tristes. En realidad, los sentimientos derivan de la forma en
que uno piensa y cómo interpreta lo que sucede. Si analiza detalladamente algún hecho reciente que lo haya
preocupado o deprimido, usted podrá separar el problema en tres partes:

A. El hecho; B. Sus pensamientos; C. Sus sentimientos

La mayoría de las personas normalmente tienen conciencia sólo de los puntos A y C.


A. Supongamos, por ejemplo, que su esposo olvidó su cumpleaños;
B. Usted se siente herida, decepcionada y triste;
C. Lo que en realidad la hace infeliz es el significado que usted le asigna a los hechos.

Usted podrá pensar "Si él se olvidó de mi cumpleaños significa que ya no me ama". "He perdido mi
atractivo para él y para los demás. Puede pensar que sin su aprobación y admiración nunca se sentirá feliz o
satisfecha. Sin embargo, es posible que su esposo estuviese ocupado o que no comparta el mismo
entusiasmo que usted tiene en celebrar los cumpleaños. Usted ha estado sufriendo debido a sus propias
conclusiones y no debido a los hechos en sí mismos.

4. Si se siente triste, revise sus pensamientos. Trate de recordar lo que se le ha cruzado por la mente.
Estos pensamientos pueden haber sido una reacción "automática" frente a algo que sucedió. Por ejemplo un
comentario casual de un amigo, recibir una cuenta por correo, el comienzo de un dolor de estómago, una
fantasía. Probablemente se dará cuenta que estos pensamientos fueron muy negativos y que usted los
creyó.

5. Trate de corregir sus pensamientos: Responda a los pensamientos negativos que se haga a sí mismo con
otros más positivos o equilibrados. Comprenderá que no sólo verá la vida en forma más realista, sino que
además se sentirá mejor.

Un ama de casa se sentía triste y rechazada porque ninguna amiga la había llamado por teléfono en
los últimos días. Cuando se puso a pensar en eso, recordó que una amiga estaba en el hospital, que otra
estaba de viaje y que otra en realidad sí la había llamado. Encontró una explicación alternativa ante su
pensamiento negativo "Todos me ignoran" y comenzó a sentirse mejor.

6. La técnica de la doble columna: En una columna escriba sus pensamientos automáticos e irracionales, y en
otra columna escriba su respuesta ante esos pensamientos automáticos. Por ejemplo:
Pensamiento Automático: Juan no me llamó, significa que no me ama.

Respuesta: Está muy ocupado y piensa que estoy mejor que la semana pasada – de modo que no necesita
preocuparse por mí.

7. Resolución de problemas difíciles: Si un trabajo particular que usted debe realizar parece muy complejo y
difícil, trate de escribir cada uno de los pasos necesarios para realizar la tarea y luego realice un paso por vez.
Los problemas que parecen más agobiantes se pueden resolver separándolos en unidades más pequeñas y
manejables.

Si usted se siente paralizado en una sola forma de resolver un problema y no logra ningún progreso,
trate de escribir diferentes formas alternativas de afrontar el problema. Pregúntele a otras personas cómo lo
resolverían o manejarían las dificultades. Hemos denominado "Terapia de las Alternativas" a las distintas
formas de mirar y resolver problemas.

Psicoterapia

Su terapeuta puede ayudarlo a identificar y corregir sus pensamientos e ideas negativas o irreales que lo
conducen a conclusiones erradas acerca de usted mismo y de los demás. Su terapeuta puede ayudarlo,
además, a descubrir formas para manejar más eficazmente sus problemas cotidianos reales. Con esta guía y
su propio esfuerzo, tendrá la oportunidad de empezar a sentirse mejor. Y podrá aprender a responder con
menos depresión y malestar cuando vuelva a enfrentarse con dificultades en el futuro.