Está en la página 1de 9

UNIVERSIDAD ABIERTA PARA ADULTOS

ESCUELA DE PSICOLOGÍA
CARRERA DE:

PSICOLOGIA CLINICA

TEMA: TAREA II
___________________________________________________________________

PRESENTADO POR:

NICOLE OGANDO

_____________________________________________________________

MATRÍCULA:

12-0396
_______________________

ASIGNATURA:

PSICOFARMACOLOGIA

_______________________________________________

FACILITADOR (A):

LAURA POU OTTENWALDER


_______________________________________________

Santiago de los Caballeros


República Dominicana
Julio 2018
INTRODUCCIÓN

Los psicofármacos se emplean en el tratamiento de las enfermedades mentales. Las


causas de las enfermedades mentales todavía se desconocen, pero en algunos casos se
ha podido comprobar la existencia de alteraciones metabólicas cerebrales; las mejor
conocidas son las relacionadas con los neurotransmisores cerebrales.
Los neurotransmisores son sustancias que se liberan en la sinapsis neuronal y que al
actuar sobre receptores específicos intervienen en la transmisión de los impulsos
nerviosos.

La mayoría de los psicofármacos actúan modificando los efectos de los


neurotransmisores cerebrales. Algunos reducen la concentración de neurotransmisores
en la sinapsis o impiden su efecto bloqueando los receptores sobre los que actúan, esto
produce habitualmente una mejoría de los estados psicóticos, especialmente si se
acompañan de agitación. Otros psicofármacos aumentan la concentración sináptica de
neurotransmisores por diversos mecanismos, y esto se acompaña habitualmente de una
mejoría de los estados de depresión. Sin embargo, muchos aspectos de las enfermedades
mentales no se pueden explicar únicamente por las alteraciones de los
neurotransmisores, por lo que algunos psicofármacos parecen tener otros mecanismos
de acción.

Algunos psicofármacos actúan en la corteza cerebral, pero en su mayoría lo hacen sobre


estructuras encefálicas más profundas, como el sistema reticular ascendente del tronco
encefálico o el sistema límbico, en el que asientan funciones cerebrales complejas,
como las emociones, los recuerdos y la afectividad.
1- REDACCIÓN DE UN REPORTE DE LOS MÉTODOS DE LA
PSICOFARMACOLOGÍA DEL S N C.

Farmacología Del Sistema Nervioso Central. - Los Psicofarmacos

Los psicofármacos se emplean en el tratamiento de las enfermedades mentales. Las


causas de las enfermedades mentales todavía se desconocen, pero en algunos casos se
ha podido comprobar la existencia de alteraciones metabólicas cerebrales; las mejor
conocidas son las relacionadas con los neurotransmisores cerebrales.
Los neurotransmisores son sustancias que se liberan en la sinapsis neuronal y que al
actuar sobre receptores específicos intervienen en la transmisión de los impulsos
nerviosos. Los más importantes son la acetilcolina, la noradrenalina, la dopamina, la 5-
hidroxitriptamina (serotonina) y el ácido gamma-aminobutírico (GABA).
En los estados de hiperactividad y agitación existen habitualmente elevadas
concentraciones de neurotransmisores en la sinapsis, mientras que en los estados
depresivos su concentración suele estar disminuida.
La mayoría de los psicofármacos actúan modificando los efectos de los
neurotransmisores cerebrales. Algunos reducen la concentración de neurotransmisores
en la sinapsis o impiden su efecto bloqueando los receptores sobre los que actúan, esto
produce habitualmente una mejoría de los estados psicóticos, especialmente si se
acompañan de agitación. Otros psicofármacos aumentan la concentración sináptica de
neurotransmisores por diversos mecanismos, y esto se acompaña habitualmente de una
mejoría de los estados de depresión. Sin embargo, muchos aspectos de las enfermedades
mentales no se pueden explicar únicamente por las alteraciones de los
neurotransmisores, por lo que algunos psicofármacos parecen tener otros mecanismos
de acción.
Algunos psicofármacos actúan en la corteza cerebral, pero en su mayoría lo hacen sobre
estructuras encefálicas más profundas, como el sistema reticular ascendente del tronco
encefálico o el sistema límbico, en el que asientan funciones cerebrales complejas,
como las emociones, los recuerdos y la afectividad.
La psicofarmacología ha modificado sustancialmente el pronóstico de las enfermedades
mentales. En la actualidad, casi todos los enfermos psiquiátricos mejoran con el
tratamiento farmacológico y la mayoría pueden tratarse de forma ambulatoria.
Con frecuencia los psicofármacos sólo consiguen controlar los grandes síntomas o
síndromes de los trastornos mentales, como la agitación, la ansiedad o la depresión, pero
en algunos casos, parecen conseguir la curación de la enfermedad.

Los psicofármacos suelen clasificarse en tres grandes grupos: 1. Neurolépticos o


antipsicóticos2. Ansiolíticos3. Antidepresivos

PSICOFARMACOS- CLASIFICACION

NEUROLEPTICOS: o Tranquilizantes Mayores o Antipsicóticos


1. Tricíclicos: Fenotiazinas
Tioxantenos
Dibenzodiacepinas
2. Butirofenona y derivados
3. Difenilbutilpiperidinas
4. Alcaloides de la RawolfiaSerpentia: Reserpina
5. Benzamidas sustituidas: Sulpirida
6.Derivados del Benzisoxazol: Risperidona

I) ANSIOLITICOS (Tranquilizantes Menores)


Benzodiacepinas

II) ANTIDEPRESIVOS (Timolépticos)


Inhibidores de la MAO
Dibenzoacepinas o antidepresivos tricíclicos y tetracíclicos.
Inhibidores de la recaptación de serotonina (IRS-S): Fluoxetina
Sales de Litio
Psicosis: cursan conAlucinaciones, Delirios, Trastornos de la conducta,
Trastornos del lenguaje
NEUROLEPTICOS- ANTIPSICÓTICOS
Neurosis: cursan conAnsiedad, Insomnio
BENZODIACEPINAS

Clasificación de los Psicofármacos.Clasificación de Delay y Deniker.

1) Drogas psicolépticas (o drogas depresoras psíquicas). I) Hipnóticos. II)


Neurolépticos o tranquilizantes mayores. III) Ansiolíticos o tranquilizantes menores. 2)
Psicoanalépticos (o drogas psicotrópicas estimulantes). I) Estimulantes psíquicos. II)
Drogas antidepresivas o timoanalépticas. 3) Psicodislépticos (o drogas perturbadoras
psíquicas). Alucinógenos o drogas psicotomiméticas.
Sedantes –Hipnóticos Drogas tipo: Barbitúricos: Fenobarbital. Benzodiazepinas
Hipnóticas. Mecanismo de acción propuesto. Absorción, destino y excreción.
Indicaciones.Contraindicaciones. Índice terapéutico. Sedación.
Neurolépticos o Tranquilizantes Mayores. Droga tipo: Haloperidol. Mecanismo de
acción propuesto. Absorción, destino y excreción. Indicaciones. Contraindicaciones.
Ansiolíticos o Tranquilizadores Menores. Droga tipo: Diazepan.Mecanismo de acción
propuesto. Absorción, destino y excreción. Indicaciones. Contraindicaciones.
Anticolinérgicos. Droga tipo: Trihexifenidilo. Mecanismo de acción propuesto.
Absorción, destino y excreción. Indicaciones. Contraindicaciones.
Antidepresivos, antirrecurrenciales, anticonvulsionantes y antiparkinsonianos:
generalidades e interacciones, medicamentos de importancia en odontología.

Los psicofármacos se emplean en el tratamiento de las enfermedades mentales. Las


causas de las enfermedades mentales todavía se desconocen, pero en algunos casos se
ha podido comprobar la existencia de alteraciones metabólicas cerebrales; las mejor
conocidas son las relacionadas con los neurotransmisores cerebrales.
Los neurotransmisores son sustancias que se liberan en la sinapsis neuronal y que al
actuar sobre receptores específicos intervienen en la transmisión de los impulsos
nerviosos. Los más importantes son la acetilcolina, la noradrenalina, la dopamina, la
hidroxitriptamina (serotonina) y el ácido gamma-aminobutírico (GABA).
En los estados de hiperactividad y agitación existen habitualmente elevadas
concentraciones de neurotransmisores en la sinapsis, mientras que en los estados
depresivos su concentración suele estar disminuida.
La mayoría de los psicofármacos actúan modificando los efectos de los
neurotransmisores cerebrales. Algunos reducen la concentración de neurotransmisores
en la sinapsis o impiden su efecto bloqueando los receptores sobre los que actúan, esto
produce habitualmente una mejoría de los estados psicóticos, especialmente si se
acompañan de agitación. Otros psicofármacos aumentan la concentración sináptica de
neurotransmisores por diversos mecanismos, y esto se acompaña habitualmente de una
mejoría de los estados de depresión. Sin embargo, muchos aspectos de las enfermedades
mentales no se pueden explicar únicamente por las alteraciones de los
neurotransmisores, por lo que algunos psicofármacos parecen tener otros mecanismos
de acción.
Algunos psicofármacos actúan en la corteza cerebral, pero en su mayoría lo hacen sobre
estructuras encefálicas más profundas, como el sistema reticular ascendente del tronco
encefálico o el sistema límbico, en el que asientan funciones cerebrales complejas,
como las emociones, los recuerdos y la afectividad.

La psicofarmacología ha modificado sustancialmente el pronóstico de las enfermedades


mentales. En la actualidad, casi todos los enfermos psiquiátricos mejoran con el
tratamiento farmacológico y la mayoría pueden tratarse de forma ambulatoria.Con
frecuencia los psicofármacos sólo consiguen controlar los grandes síntomas o síndromes
de los trastornos mentales, como la agitación, la ansiedad o la depresión, pero en
algunos casos, parecen conseguir la curación de la enfermedad.
Los psicofármacos suelen clasificarse en tres grandes grupos:1. Neurolépticos o
antipsicóticos 2. Ansiolíticos3. Antidepresivos

Neurolépticos o antipsicóticos
Los neurolépticos o antipsicóticos se emplean fundamentalmente en el tratamiento de
psicosis, como la esquizofrenia, la fase maníaca de la psicosis maniaco-depresiva
(psicosis bipolar) y las psicosis tóxicas. Se emplean también en el tratamiento
sintomático de los estados de agitación y delirio agudo, en los estados confusiónales y
en algunos casos de dolor crónico.
A los neurolépticos se les llamaba antiguamente tranquilizantes mayores, término que se
abandonado porque no son solamente tranquilizantes, sino que parecen mejorar la
propia causa de la psicosis; la agitación es ciertamente un componente frecuente de la
psicosis, pero también se administran antipsicóticos a enfermos que no están agitados.
En principio todos los neurolépticos son eficaces y la elección de uno u otro depende de
la respuesta previa del enfermo al fármaco y de los efectos adversos que se presenten.
Algunos son de efecto prolongado, y en principio son más eficaces en situaciones
crónicas.

Ansiolíticos
La ansiedad se puede definir como un sentimiento de miedo, temor, aprensión e
incertidumbre sin causa justificada. Cuando se acompaña de síntomas vegetativos como
sudor, temblor, taquicardia, etc. recibe el nombre de angustia.
Los ansiolíticos son psicofármacos capaces de controlar la ansiedad. En la actualidad
los más utilizados son las benzodiazepinas y la buspirona. El primer grupo posee un
efecto ansiolítico, hipnótico-sedante (con lo que ayuda a tratar el insomnio), relajante
muscular y anticonvulsivo. La buspirona en un ansiolítico puro, sin apenas efectos
hipnóticos o tranquilizantes. Sin embargo sus efectos tardan de 2 a 3 semanas en
aparecer y en general es menos eficaz que las benzodiazepinas.
Antidepresivos
La depresión es una enfermedad caracterizada por los sentimientos de tristeza,
pesimismo, falta de interés, retraso psicomotor, insomnio, trastornos alimentarios y
otros. Con frecuencia hay un componente asociado de ansiedad o angustia, sentimientos
de culpa, crisis de pánico y tendencia al suicidio.
Los fármacos antidepresivos se utilizan en el tratamiento de todas las formas de
depresión, aunque en general responden mejor a las depresiones endógenas. Alrededor
del 80% de todas las depresiones responden al tratamiento farmacológico. Este debe
mantenerse durante 4-6 meses y suspenderse de forma gradual, ya que si se suspende
antes o de forma brusca, son frecuentes las recaídas.
En los estados depresivos suele haber una baja concentración de neurotransmisores en
las sinapsis neuronales, especialmente noradrenalina y serotonina. Los fármacos
antidepresivos tienden a elevar la concentración de neurotransmisores en las sinapsis.
Esto se puede conseguir por dos mecanismos: bloqueando o retrasando la recaptación de
los neurotransmisores, con lo que aumenta su concentración en las sinapsis, o
inhibiendo la monoaminoxidasa (MAO), que en circunstancias normales destruye los
neurotransmisores amínicos, limitando su tiempo de acción. La inhibición de la MAO
consigue alargar el tiempo de acción de los neurotransmisores.
La mayoría de antidepresivos actúan por alguno de estos dos mecanismos, aunque
algunos aumentan también el número o la sensibilidad de los receptores sinápticos para
los neurotransmisores.

2. Definición de los siguientes conceptos:


a) Neurotransmisores.

Los neurotransmisores son las sustancias químicas que se encargan de la transmisión


de las señales desde una neurona hasta la siguiente a través de las sinapsis. También se
encuentran en la terminal axónica de las neuronas motoras, donde estimulan las fibras
musculares para contraerlas. Ellos y sus parientes cercanos son producidos en algunas
glándulas como las glándulas pituitaria y adrenal.

b) Agonista:

Se llama agonista a un compuesto químico capaz de simular el efecto de una sustancia


producida por nuestro propio cuerpo. El agonista no es la sustancia original de nuestro
cuerpo pero actúa de forma parecida, la imita. Las sustancias que produce nuestro
cuerpo actúan sobre los receptores. Si un agonista imita a la sustancia producida de
forma natural, estimula al receptor y se logran los efectos que esa sustancia natural
produce en las células.Tenemos un claro ejemplo en la Dopamina, una sustancia
producida por nuestro cuerpo pero que también está presente en muchos medicamentos
como los antidepresivos. Las sustancias químicas producidas de forma artificial como la
apomorfina, el pramipexole, las anfetaminas, las bromocriptinas imitan esta
composición natural de la dopamina, “engañan” al receptor y lo estimulan, luego
producen efectos similares a la dopamina en el cuerpo humano.

c) Antagonista:

Antagonista es una sustancia que imita a la sustancia natural para poder ocupar su lugar
en el receptor bloqueándolo sin producir efecto. El antagonista “engaña” al receptor
simulando ser la sustancia natural sin serlo. De esta forma la sustancia original no podrá
actuar ya que su “sitio” está ocupado por ese antagonista.

d) Sinapsis:

La transmisión de los impulsos nerviosos entre dos neuronas tiene lugar en la conexión
entre ambas llamadas sinapsis. Las sinapsis se establecen normalmente entre la parte
terminal de un axón y el cuerpo o las dendritas de otra neurona. La estructura sináptica
está formada por la membrana pre sináptica, la hendidura sináptica y la membrana pos
sináptica.

e) Neuronas:

Son las células funcionales del tejido nervioso. Ellas se interconectan formando redes de
comunicación que transmiten señales por zonas definidas del sistema nervioso. Las
funciones complejas del sistema nervioso son consecuencia de la interacción entre redes
de neuronas, y no el resultado de las características específicas de cada neurona
individual.

f) Neurotoxinas:

Se denomina neurotoxina a toda sustancia capaz de alterar el funcionamiento del


sistema nervioso, alejando al individuo de su estado homeostático y poniendo en riesgo
su vida.Las alteraciones pueden ser a nivel fisiológico, morfológico o manifestarse en
cambios de comportamiento. Existen neurotoxinas de origen animal, vegetal o de
naturaleza inorgánica.Sus efectos dependerán de la dosis y la vía de exposición,
pudiendo ser temporales o permanentes, incluso producir la muerte.

g) Neuroplasticidad:

La plasticidad neuronal o neuroplasticidad es la capacidad que tiene el cerebro


paraformar nuevas conexiones nerviosas, a lo largo de toda la vida, en respuesta a la
información nueva, a la estimulación sensorial, al desarrollo, a la disfunción o al
daño.La neuroplasticidad es conocida como la “renovación del cableado cerebral”.

3-Establezca diferencia entre los siguientes conceptos:

a-Agonista y Antagonista:

El Agonistaes aquella sustancia que puede activar la acción de un receptor mientras que
el antagonista activa y bloquea la acción de un receptor. Es decir que un agonistas y un
antagonistas son los opuestos si se produce una acción o agonista, el antagonista
reaccionara y se opondrá a esa acción.
b- Neuronas y Neurotoxinas:

Las neuronas son las células funcionales del tejido nerviosomientras que las
neurotoxinas son las capaces de alterar y matar dichas neuronas.

4. Realización de una gráfica donde represente una neurona y sus componentes.


CONCLUSIÓN

La psicofarmacología es una ciencia bastante reciente, de principios del siglo XX, que
estudia los efectos de los medicamentos sobre la conducta y el sistema nervioso con el
objetivo de tratar determinados trastornos psiquiátricos con la ayuda de los
psicofármacos. Estos medicamentos actúan sobre el cerebro para tratar este tipo de
enfermedades y son de grandísima utilidad para los psiquiatras, por lo que es
fundamental que los profesionales estudiemos al detalle su funcionamiento, efectos,
composición, tipología, etc.
Diferentes expertos establecen una serie de pautas a la hora de establecer un tipo de
fármaco u otro y existe toda una ciencia, como es la psicofarmacología para que los
pacientes reciban el tratamiento más adecuado a su enfermedad. Esta disciplina
científica ha aportado importantes descubrimientos sobre el sistema nervioso central,
permitiendo diagnosticar patologías y tratar enfermedades para ayudar a personas con
trastornos mentales a llevar una vida sana.
La psicofarmacología ha modificado sustancialmente el pronóstico de las enfermedades
mentales. En la actualidad, casi todos los enfermos psiquiátricos mejoran con el
tratamiento farmacológico y la mayoría pueden tratarse de forma ambulatoria.
Con frecuencia los psicofármacos sólo consiguen controlar los grandes síntomas o
síndromes de los trastornos mentales, como la agitación, la ansiedad o la depresión, pero
en algunos casos, parecen conseguir la curación de la enfermedad.