Está en la página 1de 412

Año 80 • Enero-junio de 2011 • No.

181

Homenaje a María Ugarte España


In Memóriam
Por sugerencia de su editor, Dr. Emilio Cordero
Michel, la Comision Editorial de Clío, decidió en su
Cuarta Reunión, celebrada el 12 de enero de este
año 2011, dedicar en vida a María Ugarte España
o
este Clío, Año 80, N 181 y parte de su contenido.
Igualmente, en su Quinta Reunión, celebrada el 2
de marzo del mismo año, aprobó la publicación de
otros trabajos.

Junta Directiva (agosto 2010-2013):


Dr. Frank Moya Pons, presidente;
Lic. Juan Daniel Balcácer, vicepresidente;
Dra. Mu-Kien Adriana Sang Ben, secretaria;
Lic. Manuel A. García Arévalo, tesorero; y
Dr. José Luis Sáez Ramo, S. J., vocal.

© De la presente edición
Academia Dominicana de la Historia, 2011

La Academia Dominicana de la Historia no se


hace solidaria de las opiniones emitidas en
los trabajos insertos en Clío, de los cuales son
únicamente responsables los autores.

(Sesión del 10 de junio de 1952)

Editor:
Dr. Emilio Cordero Michel

Corrector de estilo:
Lic. Jesús Rafael Navarro Zerpa

Diagramación:
Licda. Guillermina Cruz

Impresión:
Editora Búho
Calle Elvira de Mendoza No. 156
Santo Domingo, República Dominicana

Impreso en la República Dominicana


Printed in the Dominican Republic
Índice

CLÍO
Órgano de la Academia Dominicana de la Historia
Año 80 • Enero-junio de 2011 • No. 181

Homenaje a Maria Urgarte


In Memórian

SUMARIO
Pág.

• Presentación. Emilio Cordero Michel........................................ 7


• Doña María Ugarte en el recuerdo. Frank Moya Pons............ 13
• Elogio de María Ugarte. José Chez Checo.............................. 19
• María Ugarte, historiadora. Raymundo Manuel
González de Peña..................................................................... 29
• Los textos literarios de María Ugarte. Jeannette
Miller Rivas.............................................................................. 51
• Encomendábanse a la Virgen de Guadalupe los ocupantes
de naves que naufragaban. María Ugarte................................ 59
• ¿Sería Leonor de Ovando una de las monjas del Regina
que huyeron del Drake en 1586? María Ugarte....................... 67
• Ocurre un milagro durante incendio en Bayaguana.
María Ugarte............................................................................. 71

5
CLÍO 181

• Es posible seguir en Ingenio Boca de Nigua la forma de


fabricar azúcar en el siglo XVIII. María Ugarte...................... 77
• La Misión Roumain: Fabré Geffrard y el fin de la Guerra
de la Restauración. Agustín Ferrer Gutiérrez........................... 87
• Luis Muñoz Marín y Rafael Leonidas Trujillo. Una pugna
caribeña, 1940-1961. Jorge Rodríguez Beruff....................... 107
• Noticias de la Academia. Emilio Cordero Michel y Frank
Moya Pons.............................................................................. 171
• Últimas publicaciones de historia dominicana, 1° de
enero-30 de junio de 2011. Emilio Cordero Michel............... 195
• Índice de Clío. Del No 1 (1933) al No 180 (2010).
Fernando Infante, revisado y completado por Jesús R.
Navarro Zerpa......................................................................... 259
• Directorio de la Academia Dominicana de la Historia.......... 391
• Publicaciones de la Academia Dominicana de la Historia.... 397

6
Presentación

Presentación

Emilio Cordero Michel1

Desde que publiqué en la revista Clío Nº 178, del segundo


semestre de 2009, el testimonio que a la exiliada republicana
española doña María Ugarte le hizo la Dra. Carmen Castañeda
Quesada, profesora de la Universidad Estatal de Pennsylvania,
Estados Unidos, decidí dedicarle un homenaje en vida a esta
eminente investigadora histórica y Académica Supernumeraria
de la institución. Lo programé para hacerlo en este Clío
Nº 181, porque siempre he considerado que los homenajes
deben hacerse cuando las personas que se los merecen puedan
recibirlos en vida y no después de fallecidas.
Así lo hice con el brillante historiador e investigador fray
Vicente Rubio Sánchez, de la Orden de los Predicadores, a
quien dediqué el Clío Nº 166, del segundo semestre de 2003,
puesto en circulación en el salón de actos de la institución la
noche del 17 de marzo de 2004, a la que asistió y disfrutó el
homenaje ofrecido.
Igualmente hice con el Académico de Número Dr. Carlos
Maximiliano Dobal Márquez al dedicarle el Clío Nº 168, del
segundo semestre de 2004, puesto en circulación en el salón

1. Miembro de Número de la Academia Dominicana de la Historia y editor


de esta revista.

7
CLÍO 181

de actos de la Sociedad Amantes de la Luz de Santiago de


los Caballeros, en la tarde del 7 de abril de 2006, en la que
el homenajeado, manifestó una gran alegría y un desbordado
buen humor.
Desde el 2002 intenté varias veces hacerle un homenaje
similar al Académico de Número Dr. Francisco Alberto
(Chito) Henríquez Vásquez y, en cada ocasión que se lo
propuse, enérgicamente se negó. Por ello, tuve que esperar que
falleciera el 20 de noviembre de 2007 para rendirle homenaje
In Memóriam en el Clío Nº 175, del primer semestre de 2008;
revista que se lanzó al público en el salón de actos de la
Academia en la noche del miércoles 10 de septiembre de 2008
con la asistencia de su viuda e hijos.
Aunque desde finales del pasado año 2010, la Comisión
Editorial de Clío había aceptado mi sugerencia de dedicarle
en vida este número de la revista a doña María Ugarte por su
destacada labor de investigación histórica del período colonial
de Santo Domingo, desgraciadamente su defunción el pasado
14 de abril se adelantó a este programado propósito y ahora
la Academia Dominicana de la Historia se lo está haciendo In
Memóriam.
Este homenaje se inicia con cuatro trabajos que exaltan sus
acrisoladas virtudes personales y notable labor intelectual. El
primero, Doña María Ugarte en el recuerdo, del Miembro de
Número y Presidente de la Junta Directiva de la Academia, Dr.
Frank Moya Pons; El segundo, Elogio de María Ugarte, del
Académico de Número José Chez Checo; El tercero, María
Ugarte, historiadora, del Miembro de Número Raymundo
Manuel González de Peña; y el cuarto, Los textos literarios
de María Ugarte, de la Académica Correspondiente Nacional
Licda. Jeannette Miller Rivas.

8
Presentación

A continuación, se reproducen cuatro ensayos históricos de


doña María publicados en el suplemento cultural sabatino del
periódico El Caribe que no fueron recopilados en ninguno de
los dos tomos de la obra Estampas coloniales, editada por la
Comisión Permanente de la Feria del Libro, impresa en Amigo
del Hogar en 1998. A saber: Encomendábanse a la Virgen de
Guadalupe los ocupantes de naves que naufragaban; ¿Sería
Leonor de Ovando una de las monjas del Regina que huyeron
del Drake en 1586?; Ocurre un milagro durante incendio en
Bayaguana; y Es posible seguir en Ingenio de Boca de Nigua
la forma de fabricar azúcar en el siglo XVIII.
El noveno trabajo, La Misión Roumain: Fabré Geffrard
y el fin de la Guerra de la Restauración, es un novedoso
ensayo del historiador español Agustín Ferrer Gutiérrez en el
que trata la invaluable ayuda de todo tipo que los Gobiernos
Restauradores presididos por José Antonio (Pepillo) Salcedo
y Gaspar Polanco recibieron de ese Presidente de la República
de Haití; ayuda sin la cual no hubiera sido posible derrotar al
poderoso ejército español y recuperar la perdida soberanía
nacional. Esa solidaria y fraterna colaboración haitiana llevó
a los nacionalistas restauradores a plantearle a Geffrard un
acuerdo geopolítico para garantizar la libertad de los antiguos
esclavos haitianos mediante la expulsión de España del país,
Cuba y Puerto Rico y lograr la independencia de estas dos
últimas colonias hispanas en América, que dio origen a la
concepción antillanista, luego perfilada por Ramón Emeterio
Betances, Eugenio María de Hostos, José Martí y Máximo
Gómez.
El siguiente ensayo, Luis Muñoz Marín y Rafael Leónidas
Trujillo. Una pugna caribeña, 1940-1961, por el historiador
puertorriqueño Jorge Rodríguez Beruff, es un magnífico trabajo
sobre la postura del Gobernador de Puerto Rico que cobijó a

9
CLÍO 181

los exiliados antitrujillistas y se opuso radicalmente al tirano,


junto a los presidentes Juan José Arévalo, de Guatemala; José
Figueres, de Costa Rica; Ramón Grau San Martín, de Cuba; y
Rómulo Betancourt, de Venezuela. Interesante es comprobar
la amplitud de los servicios de inteligencia de Trujillo en el
extranjero, por los informes que recibía de los cónsules y
agentes del régimen de las actividades de los exiliados en esa
vecina isla.
Siguen Noticias de la Academia durante el semestre, que
en esta ocasión ofrecen la novedad de que, además de ser
tradicionalmente redactadas por su editor, el presidente de
la Junta Directiva Dr. Frank Moya Pons, escribió su amplia
parte final.
Después, la sección Últimas publicaciones de historia
dominicana durante el semestre, esta vez clasificadas
dependiendo de su forma de aparición: en libros, revistas y
publicaciones periódicas.
Se incluye el Índice de Clío. Del Nº 1 (1939) al Nº 180
(2010), elaborado por el historiador Sr. Fernando Infante con
la colaboración en la revisión y correcciones del Lic. Jesús
Navarro Zerpa, trabajo que nunca se había hecho con este
órgano de la Academia.
Por último, las clásicas secciones Directorio de la
Academia, actualizado con los nombres de los nuevos
Miembros de Número y Correspondientes elegidos a inicios
del mes de junio, y las Publicaciones de la Academia.

10
Presentación

María Ugarte en 1948. Fuente: Jeannett Miller. María Ugarte. Textos


literarios. Santo Domingo, Impresos y Publicaciones del Departamento
Administrativo del Banco Central de la República Dominicana, 2006, p. 108.

11
CLÍO 181

María Ugarte en 1953. Fuente: Jeannett Miller. María Ugarte. Textos


literarios. Santo Domingo, Impresos y Publicaciones del Departamento
Administrativo del Banco Central de la República Dominicana, 2006, p. 276.

12
Doña María Ugarte en el recuerdo

Doña María Ugarte en el recuerdo

Frank Moya Pons1


Aunque han pasado más de cuarenta años, todavía recuerdo
vivamente cuándo fue la primera vez que hablé con doña María
Ugarte. Antes de esa ocasión yo había estado leyéndola durante
mucho tiempo en las páginas del diario El Caribe, en donde
ella acostumbraba a publicar sus reportajes y donde luego
publicaría la mayoría de sus Estampas coloniales.
Me acostumbré a admirarla a distancia hasta que un
día, cuando yo era estudiante universitario, unos amigos
comunes me invitaron a visitarla en su espléndida residencia
de la Avenida Bolívar cuando todavía no era la viuda de José
Antonio Jiménez Álvarez, el reconocido hacendado experto
en la producción de ganado vacuno y caña de azúcar.
Me impresionó mucho la bondad de su corazón pues en un
pedacito triangular de más de 10 metros cuadrados de la acera
frontal de aquella gran casa se había instalado un chiripero que
había aprendido a amolar tijeras y cuchillos, y como le estaba
yendo bien con su clientela ocasional, éste había empezado a
construir un ranchito de cartón y hojalata en el cual, aún sin
terminar, se había mudado con su mujer.

1. Miembro de Número y Presidente de la Junta Directiva de la Academia


Dominicana de la Historia.

13
CLÍO 181

Los visitantes le mencionaron a doña María lo mucho que


le estaba afeando su jardín aquella destartalada construcción
casi en la misma puerta de entrada de su residencia, y ella les
contestó que sí, que ciertamente aquella era una construcción
bastante fea, pero que ella no tenía corazón para echarlos de
allí porque esa pareja se estaba ganando la vida trabajando
honradamente y, por ello, ella les pasaba agua y comida, y
hasta les instaba a que se mantuvieran en aquel lugar.
A partir de entonces, y durante años, fui observando cómo
fue creciendo aquel tugurio hasta convertirse en una casita
de bloques con techo de cemento de no más de doce metros
cuadrados, a la cual hasta un pequeño segundo piso le hicieron
sus dueños gracias a su creciente prosperidad como artesanos
arregla-todo que tenían suficiente sentido estético como para
mantener su casita bien empañetada y pintada de manera que
no afeara demasiado la gran casa que le servía de fondo.
Después de enviudar, doña María se mudó de aquella
pequeña mansión y se fue a vivir a un apartamento más
manejable por una mujer sola como era ella. Nunca le
mencioné aquel momento, pero cada vez que me reunía con
ella, en las incontables veces que nos vimos en el curso de
los decenios siguientes, siempre me venía a la memoria aquel
primer encuentro y la profunda reflexión que me produjo el
desprendido gesto de aquella mujer casada con uno de los
hombres más ricos del país que se negó a desalojar de su acera
a los ocupantes que afeaban su jardín y su residencia.
Doña María tenía una conexión muy cercana con algunos
parientes míos, específicamente con Gloria Moya Vda.
Jiménez, la madre de Enrique Jiménez Moya, y de ella había
recibido como regalo un ejemplar original del Mapa de la Isla
de Santo Domingo preparado por el padre de Gloria, Casimiro

14
Doña María Ugarte en el recuerdo

Nemesio de Moya, primo hermano de mi abuelo Miguel


Casimiro de Moya.
Andando el tiempo, y después de que habíamos desarrollado
una buena amistad que se enriqueció con el paso de los años,
un buen día la llamé y le pedí que me ayudara a resumir mi
Historia Colonial de Santo Domingo para utilizar ese texto
resumido como primera parte de un Manual de Historia
Dominicana que yo debía presentar al concurso convocado
por la Academia Dominicana de la Historia en 1976, con
motivo de la celebración del centenario del natalicio de Juan
Pablo Duarte.
Recuerdo que doña María se puso feliz y celebró aquel
pedido casi como una niña que recibe un regalo de cumpleaños,
y por ello se puso a trabajar en aquel proyecto como si se tratara
de un libro propio. El Manual de Historia Dominicana ganó
el concurso y doña María lo celebró como si ella hubiese sido
la autora. Creo que por ello fue que me llamó un día y me dijo
que quería hacerme un regalo que provenía de mi familia y que
ella creía que yo debía conservar pues debía ser más mío que
de ella: el original del Mapa de Casimiro Nemesio de Moya,
el cual preservo entre otros documentos familiares.
Años más tarde, en 1982, me tocó desempeñar de manera
honorífica la Dirección del Museo de las Casas Reales y
reorganizar algo la museografía de las colecciones permanentes
de esa institución, pues en esa época yo estaba involucrado,
junto con un grupo de amigos que nos organizamos en el
llamado Grupo de Investigaciones Submarinas (GIS), en la
supervisión del Programa Nacional de Rescate Submarino que
tenía a su cargo el salvamento de los restos de varios galeones
españoles hundidos en las costas dominicanas en los siglos
XVII y XVIII.

15
CLÍO 181

Doña María entonces me ayudó mucho a comprender


diversos aspectos de la vida cotidiana dominicana durante el
período colonial pues para entonces ella estaba metida de lleno
en la publicación de sus Estampas coloniales y en sus reportajes
sobre los monumentos coloniales que habían quedado después
de varios siglos de abandono o incuria.
Pasaron los años y nuestra amistad quedó sellada hasta el
final de sus días. Hubo períodos en que dejamos de vernos por
mucho tiempo, como fueron aquellos años en que tuve que
irme a estudiar o trabajar fuera del país, pero en mis regresos
siempre reiniciábamos nuestras conversaciones como si el
tiempo no hubiera pasado.
Las últimas veces que hablé con ella fue luego de que
su salud estuviera afectada por varios episodios cerebro-
vasculares que le habían quitado algo de su capacidad de
concentración, pero no de su conocida vivacidad ni de su
sobresaliente inteligencia.
Recuerdo que en una de mis últimas visitas a su casa ella
me dijo que lo que más le afectaba era que a veces no podía
recordar palabras o frases en el preciso momento en que quería
utilizarlas, pero que su condición física no le había quitado
su afán por la lectura, aunque sí le había quitado las ganas de
seguir escribiendo.
En realidad, ya no hacía falta que escribiera más. doña
María llenó las páginas de El Caribe durante décadas, cuyo
suplemento sabatino dirigió magistralmente, y escribió
extensamente en el viejo periódico La Nación. De sus escritos
salieron varios libros que son ejemplo de investigación histórica,
museográfica, arqueológica y artística. Pocas personas talvez
recuerden que ella también publicaba comentarios sobre las

16
Doña María Ugarte en el recuerdo

presentaciones de música culta que se presentaban en el país


en los años 60 y 70 del siglo pasado.
Esos escritos de doña María siempre estuvieron marcados
por su interés de enseñar, de educar. En ese sentido ella fue
una pedagoga admirable pues siempre procuró que la solidez
de sus datos estuvieran presentadas con un estilo periodístico
asequible a todo el mundo y que la Historia, la gran historia del
pasado colonial y monumental dominicano quedara registrada
académicamente pero, eso sí, asequible a todos.
Graduada en Historia en la Universidad de Madrid, doña
María trabajó de joven con Julio Ortega Frier en la compilación
de numerosos documentos sobre la propiedad territorial
dominicana en tiempos coloniales, particularmente acerca de
aquellos que se relacionaban con el sistema de los terrenos
comuneros. También ayudó a Manuel Arturo Peña Batlle
en la confección de la famosa Colección Trujillo de 1944,
publicada en ocasión de la celebración del primer centenario
de la República.
En reconocimiento a sus virtudes personales, a su brillante e
inquieta inteligencia y a su disciplina de investigadora histórica,
la Academia Dominicana de la Historia la eligió Miembro de
Número en el año 1995. Doña María fue la primera mujer
que alcanzó esta cimera posición en el mundo de las letras
académicas dominicanas.
Es en memoria de doña María Ugarte que hoy, la Academia
Dominicana de la Historia publica este número especial de la
revista Clío, en el cual se reproducen, como muestra, varios
trabajos periodísticos que no fueron recogidos en ninguna de
las antologías suyas que se publicaron antes de su partida hacia
el otro lado del mundo, acaecida el 4 de marzo del 2011.

17
CLÍO 181

María Ugarte en 1954. Fuente: Jeannett Miller. María Ugarte. Textos


literarios. Santo Domingo, Impresos y Publicaciones del Departamento
Administrativo del Banco Central de la República Dominicana, 2006, p. 228.

18
Elogio de María Ugarte

Elogio de María Ugarte1

José Chez Checo2


Cuando discutíamos en el seno de la Comisión de la Feria
del Libro la publicación del libro que hoy motiva que estemos
reunidos para su formal puesta en circulación, argumentaba a
su favor en forma encomiástica con una razón fundamental:
su autora, María Ugarte (así, sin la coletilla de doña que
solemos anteponer al nombre y que, según ella, “hace que
se vea muy mayor”) es una formidable historiadora que
gracias a sus estudios y a su vasta experiencia sigue en sus
trabajos de investigación y difusión cultural los lineamientos
metodológicos y las técnicas desarrollados por la historia
como disciplina científica, y sus obras poseen una calidad
extraordinaria.
El libro que hoy circula, Estampas Coloniales, cuyo
nombre proviene del título de una serie de trabajos que la
autora comenzó a publicar hacia 1943 en los Cuadernos
Dominicanos de Cultura ya desaparecidos, pero rescatados
el pasado año por Arístides Incháustegui, Blanca Delgado

1. Palabras pronunciadas en el Museo de las Casas Reales, el lunes 29 de


junio de 1998, en el acto de puesta en circulación de la obra de María
Ugarte, Estampas Coloniales (2 volúmenes). Santo Domingo, Editora
Amigo del Hogar, 1998 (Ministerio de Cultura, Comisión Permanente
de la Feria del Libro).
2. Miembro de Número de la Academia Dominicana de la Historia.

19
CLÍO 181

Malagón y el Banco de Reservas, consta de dos volúmenes que


contienen “una selección de las Estampas que aparecieron a
partir del mes de febrero de 1994 en el suplemento sabatino
de El Caribe” (p. 15).
El volumen primero, de 488 páginas, está dedicado al siglo
XVI y se halla dividido en cuatro partes relacionadas, en el
siguiente orden, con Nicolás de Ovando, freile de la Orden de
Alcántara; Gonzalo Fernández de Oviedo, “personaje polémico
y fecundo cronista” como le llama la autora; el licenciado
Méndez Nieto, autor de los afamados Discursos medicinales,
y un conjunto de temas misceláneos.
El volumen segundo, de 344 páginas, está dedicado a los
siglos XVII, XVIII y XIX. Las Estampas correspondientes
al siglo XVII se refieren a las “devastaciones, milagros,
arzobispos y otros temas”; al célebre Rodrigo Pimentel, al
arzobispo fray Domingo Fernández de Navarrete, y a otros
temas varios. Las relativas al siglo XVIII versan sobre el hatero
historiador banilejo Luis Joseph Peguero; los festejos sociales;
las costumbres, creencias y diversiones; las ordenanzas sobre
el régimen y gobierno de la isla (1786), y sobre algunas
consecuencias del Tratado de Basilea y, finalmente, las del siglo
XIX se relacionan con el “Bando de Urrutia” (1814), aquel
famoso gobernador y capitán general de la isla del período
denominado “España Boba” (1809-1821).
De María Ugarte no vamos a ofrecerles ahora, porque
abusaríamos de su paciencia, sus datos biográficos ya que los
mismos pueden ser leídos en la cubierta de la obra que hoy
circula, la cual posee, además, una “Nota preliminar” (p. 13-
16) donde ella expone el origen de su libro, la forma en que
suele tratar los temas y cuáles de éstos son más preciados para
ella, y qué espera del lector de su obra.

20
Elogio de María Ugarte

Lo que sí yo quisiera es que ustedes me permitan exponerles,


aunque sea en forma sucinta, las diez razones que me llevan a
afirmar que a través de la obra que hoy ocupa nuestra atención,
se percibe la presencia, además de la cronista y comunicadora
de 50 años, de una genuina y auténtica historiadora que
responde con acierto técnico, cuando estudia y analiza los
temas, a las clásicas preguntas de qué, dónde, quién, cuándo,
cómo, por qué y para qué que suelen formularse los verdaderos
profesionales que estudian el pasado.
Primera razón: La novedad de los “temas” enfocados. La
historia colonial tradicional, en sentido general, se ha limitado
a los aspectos políticos y económicos de Santo Domingo.
Honrosas excepciones son, entre otras, la obra editada por
Frank Moya Pons sobre La vida escandalosa en Santo
Domingo en los siglos XVII y XVIII, el libro la Mala Vida
de Carlos Esteban Deive, y la muy notable obra de Amadeo
Julián, Bancos, Iglesias y Esclavos, publicada por la colección
Banreservas y que recientemente fuera galardonada con el
premio Feria Nacional del Libro “Don Eduardo León Jimenes”
1997. María Ugarte, en cambio, tal como plantean modernas
corrientes historiográficas, se ha dedicado, en palabras suyas, a
los “temas cotidianos” (p. 14) y cuando se trata de personajes
prominentes como Ovando, Fernández de Oviedo y otros, a
“la cara menos conocida de sus respectivas existencias
para completar con un toque de carácter humano la visión
que de sus temperamentos se ha venido forjando a través de
los tiempos” (p. 15).
Para que se tenga una idea de lo que afirmamos, en las
Estampas Coloniales se abordan temas como la corrupción
(Caso de Rodrigo de Alburquerque, el famoso personaje del
repartimiento de indios de 1514); la vida urbana en los inicios

21
CLÍO 181

del siglo XVI; el desenvolvimiento de los primeros artesanos;


los favoritismos de los gobernantes; la habilidad de Fernández
de Oviedo para recortar con tijera figuras de papel (arte del
“decoupage”); el gran amor de este cronista por la institución
del matrimonio así como su inclinación al chisme y a la intriga;
naufragios de naves con famosos personajes como Alonso de
Zuazo, y salvamentos de pasajeros y tripulación; elementos de
dietas y gastronomías preferidas; ciclones; el caso de un indígena
que convivía con tres puercos; la farmacopea de la época; los
pintorescos tratamientos médicos; el arrojo y comportamiento
de una tal “Doña Brígida, mujer de armas tomar”; las intrigas
entre médicos, y la práctica del curanderismo; las andanzas
y triquiñuelas del pícaro Melgarejo; la vida de ciertos poetas
como Lázaro Bejarano; los orígenes de algunos conventos
de monjas; crímenes pasionales; la hipótesis de que Tirso
de Molina pudiese haberse fijado en el caso de Luis Colón
para crear su muy célebre personaje de don Juan Tenorio; los
famosos juicios de residencia que se hacían a los funcionarios
cuando cesaban en sus funciones; las fiestas de carnestolendas;
la presencia del corsario Drake en Santo Domingo en 1586; la
reacción de ciertos pobladores a las Devastaciones de Osorio
a principios del siglo XVII; las trapisondas de don Rodrigo
Pimentel, personaje “corrupto, usurero, asesino e inmoral”
quien, como narra María Ugarte, “acaparaba mercancías,
evadía impuestos y revendía a elevados precios y tenía como
manceba a una mujer casada”; las aflicciones de varios
arzobispos, entre ellos fray Domingo Fernández de Navarrete,
Fernando Carvajal de Rivera y Fernando Portillo; el intento
de 1699 de trasladar la ciudad capital al centro de la isla; las
novedosas e importantes descripciones sobre Santo Domingo
realizadas en 1762 por Luis Joseph Peguero, “hatero, poeta,

22
Elogio de María Ugarte

historiador, moralista, ferviente católico y fundador de la villa


de Baní”, personaje que, según Emilio Rodríguez Demorizi,
fue “de los primeros autores, sino el primero, en utilizar el
gentilicio dominicanos para los habitantes de nuestra tierra”
(p. 163); festejos oficiales como los organizados cuando se
recibía el sello real; costumbres, creencias y diversiones,
durante el siglo XVIII; ordenanzas sobre el gobierno de la isla,
y las situaciones ─muchas de ellas pintorescas─ que figuran
en el Bando de Urrutia, de 1814, personaje conocido con el
despectivo apodo de “Carlos Conuco” quien, como afirma
María Ugarte, había dedicado
“sus debilitadas fuerzas a perseguir a vagos y ladrones y,
sobre todo, a fomentar una finca de su propiedad cuyas tierras
hacía labrar a los reclusos de las cárceles y cuyos productos
comerciaba en la Ciudad Primada” (pp.307-308).
Segunda razón: Los personajes-protagonistas. Si se
analizan los contenidos diversos de las Estampas, se caerá
en la cuenta que con excepción de los relevantes personajes,
como Ovando y el cronista Fernández de Oviedo entre otros, la
autora ha rescatado a muchísimas figuras que tradicionalmente
habían permanecido en el olvido, las cuales aparecen siendo
protagonistas de la historia. Así se ha escrito, como abogan
corrientes historiográficas contemporáneas, “la historia de los
que no tienen historia”. Ella afirma, con razón, que “sin esos
seres grises e irrelevantes no se puede escribir una historia
total” (p. 15).
Tercera razón: La obra de María Ugarte, especialista en
el período colonial, viene a constituir un aporte al estudio
de esa época histórica de Santo Domingo. Eso constituye
una fausta noticia porque lamentablemente son muy pocos
los profesionales dedicados exclusivamente a ese período,

23
CLÍO 181

sobresaliendo actualmente en esa lista fray Vicente Rubio,


O.P., Raymundo González, Amadeo Julián, Carlos Esteban
Deive, Wenceslao Vega y Genaro Rodríguez Morel, éste último
residente en la ciudad de Sevilla, España. De esa manera, la
autora continúa los aportes ya realizados en sus anteriores
publicaciones: Monumentos Coloniales (1977); La Catedral
de Santo Domingo, Primada de América (1992), e Iglesias,
Capillas y Ermitas Coloniales (1996).
Cuarta razón: El uso de fuentes primarias. Este es uno
de los aspectos más relevantes del libro de María Ugarte.
Aunque la imagen que cotidianamente ella refleja es la de una
comunicadora, prefiero ese término al de periodista, María
Ugarte, allá por los años 30,
“obtuvo el grado de licenciada con premio extraordinario
en la carrera de Filosofía y Letras, sección de Ciencias
Históricas, en la Universidad Central de Madrid”.
Allí fue designada, para la misma época, en el “cargo
de profesor de clases prácticas de Historia Contemporánea
de España”. Traigo esto a colación porque estoy seguro que
desde esa época María Ugarte aprendió para toda la vida que
uno de los principios esenciales de este quehacer científico y
profesional es, como afirmara posteriormente H. I. Marrou en
su obra El Conocimiento Histórico, (Biblioteca Universitaria
Labor, Barcelona, 1968), que “la historia se hace con
documentos”.
Quizás dando un mentís a quienes afirman que el país no
posee suficiente documentación sobre el período colonial,
María Ugarte menciona entre las fuentes que le sirvieron de
base a sus Estampas, el Archivo Real de Bayaguana y las
colecciones documentales frutos de las investigaciones de fray
Cipriano de Utrera, Emilio Rodríguez Demorizi, J. Marino

24
Elogio de María Ugarte

Incháustegui, César Herrera, Máximo Coiscou, y Pedro Julio


Santiago. Además, ha empleado las nuevas ediciones críticas
de los grandes cronistas Gonzalo Fernández de Oviedo y
Bartolomé de las Casas, y la publicación de obras inéditas
como los Discursos Medicinales de Juan Méndez Nieto y la
Historia de la Conquista de la Isla Española de Luis Joseph
Peguero, así como textos documentales aparecidos en el Boletín
del Archivo General de la Nación (pp.13 y 14).
Esa labor, cuyos frutos hoy nosotros podemos disfrutar
con las publicaciones de los dos volúmenes de las Estampas
Coloniales, no fue tarea fácil. Ella misma confiesa que:
“había que hurgar minuciosamente en los textos –prolijos,
oscuros y confusos– de procesos judiciales, autos de embargo,
pleitos inacabables, escrituras de venta, inventarios de
bienes, actas de cabildo, cartas de dote, memoriales, compras
de esclavos, y todo género de piezas, o había que extraer de
los libros de los cronistas aquellos aspectos que se ajustaban
a mi propósito de reflejar, dentro del mayor rigor histórico,
lo que fue la vida consuetudinaria de los habitantes de Santo
Domingo en los tiempos en que la isla dependía de la corona
española” (p. 14).
He ahí, la quinta razón: el rigor académico que siempre ha
mostrado María Ugarte y que mencionara recientemente Laura
Gil en una reseña bibliográfica (Revista Rumbo, Nº 228, 15 de
junio de 1998, p. 58). Nuestra autora ha sido siempre exigente
consigo misma. Suele escribir de lo que sabe o ha estudiado.
Está al día de lo que escriben sus colegas historiadores
especialistas en el período colonial, como lo demuestran
sus habituales reseñas bibliográficas que aparecen en el
Suplemento Sabatino del periódico El Caribe. Es consciente
que como todo ser humano tiene sus limitaciones, pero es de

25
CLÍO 181

mentalidad abierta y, por eso, consulta, reconoce el trabajo


de los demás y se enriquece intelectualmente con los nuevos
aportes que aparecen.
Sexta razón: La sencillez en el estilo. Aun siendo rigurosa,
María Ugarte afirma que “ha pretendido ofrecer estos
testimonios en forma clara, sencilla y hasta amena”. Y ese es
otro de los puntos más luminosos del libro que hoy se pone
en circulación. Ella es tremenda escritora. Con seguridad,
sus lecturas y sus largos años dedicados al periodismo han
contribuido a desarrollar la gran destreza de la que puede
ufanarse porque, señores, como decía mi profesor universitario
ya fallecido de redacción y estilo, el genial Alberto Malagón,
“escribir es fácil”, pero “se aprende a escribir, escribiendo”.
En el campo historiográfico, tener rigor en la investigación de
la temática estudiada y al mismo tiempo saber comunicar los
resultados con sencillez, elegancia y gracia es una admirable
virtud. Tal es el caso de María Ugarte.
Séptima razón: La honestidad intelectual de la que siempre
hace galas María Ugarte en “la búsqueda de la verdad
histórica”. Ella lo expresa sin ambages:
“En ningún momento he permitido a la imaginación
agregar nada que desnaturalizara la verdad histórica.
Son las Estampas, pues, el resultado de investigaciones no
manipuladas ni tergiversadas. Nunca he caído en la tentación
de hacer literatura con los hechos del pasado, aunque respeto
a quienes lo hacen y obtienen a menudo brillantes y atractivos
trabajos” (p.14).
Además, María Ugarte cita escrupulosamente sus fuentes
y no se apropia, aparentando ser suyos, ideas y planteamientos
de otros autores.

26
Elogio de María Ugarte

Octava razón: La búsqueda de la causualidad, es decir,


las razones que explican que los hechos históricos han
sucedido de una forma específica. Con mucha frecuencia se
ve que María Ugarte en su obra no sólo expone las causas
económicas, sociales o políticas de lo acontecido sino que trata
de buscar explicaciones adicionales hurgando en los motivos
psicológicos que impulsaron a los personajes a desempeñarse
de una forma específica, o exponiendo el contexto ambiental
en que los hechos han acontecido.
Novena razón: El sentido pedagógico es otro elemento a
destacar en las Estampas. Coloniales María Ugarte escribe
para que la gente comprenda su pasado y eso le sirva para
entender el presente. Por eso, a su estilo sencillo, pero elegante
y agradable, ella utiliza
“numerosas citas como una forma de dar constancia de
la veracidad histórica de los textos consultados; pero para
hacerlas más comprensivas al lector se ha actualizado en ellas
la ortografía y la puntuación, práctica plenamente aceptada
hoy en día en la transcripción de documentos. Sólo en algunos
casos y por razones especiales, se ha respetado la ortografía
original” (p. 15).
Décima, y última razón: Con la publicación de los
dos volúmenes de Estampas Coloniales, María Ugarte
se ha preocupado que su labor, al estar dispersa, no pase
desapercibida, pueda ser consultada y conservada, y cumpla
una función social.
Y para concluir, felicitaciones a la Comisión Permanente
de la Feria del Libro, en la persona de su Presidente, el Lic.
José Rafael Lantigua, por haber auspiciado tan importante
obra; y a Ninón de Saleme, Lourdes Saleme y Editora Amigo
del Hogar por la belleza de su trabajo editorial. Una muy

27
CLÍO 181

calurosa felicitación a María Ugarte por haber dado al país los


dos volúmenes de las Estampas Coloniales, por su humildad y
dedicación permanente a la investigación y difusión históricas,
y por sus aportes a la bibliografía nacional. A ustedes, gracias
por su presencia y por su paciencia al escucharme.

28
María Ugarte, historiadora

María Ugarte, historiadora

Raymundo Ml. González de Peña1


En los últimos meses del pasado año 2010, Emilio
Cordero Michel, editor de la revista Clío, órgano de la
Academia Dominicana de la Historia, propuso dedicar el
número correspondiente al primer semestre de 2011 a rendirle
un homenaje en vida a la historiadora María Ugarte, única
académica supernumeraria. Como en otras oportunidades
me pidió una breve semblanza, a lo que accedí de inmediato.
Después, a principios de marzo, vino la triste noticia de su
fallecimiento. Parece mentira que hasta unas semanas antes
doña María estaba haciendo atinadas observaciones sobre
temas de su especialidad, alentaba proyectos y conversaba
animadamente. A pesar de sus 97 años bien trabajados, su
energía e infatigable voluntad se sobreponían a los dolores e
incomodidades que le provocaban sus múltiples quebrantos.
Su generosidad y sencillez junto a su gran espíritu de trabajo
fueron rasgos que la caracterizaron.
En estas páginas de agradecimiento he querido detenerme
brevemente a ponderar un aspecto de su obra historiográfica,
donde acaso deje entrever a la historiadora que fue doña
María Ugarte. Sus aportes más conocidos como periodista

1. Miembro de Número de la Academia Dominicana de la Historia.

29
CLÍO 181

─profesión en la que fue pionera en varios campos, crítica


de arte, fundadora y directora de suplementos, preocupación
por los monumentos y el paisaje urbano y cronista de la
restauración de los monumentos coloniales─, la muestran como
una abanderada de la cultura y el desarrollo de una conciencia
cultural en la sociedad dominicana.
Menos conocido es que la base de esa extraordinaria
labor en sus más de setenta años en la República Dominicana
radicó en su sólida formación de historiadora que le valió para
desempeñarse con desenvoltura allí donde incursionó. En
materia de formación casi nada le ofreció el medio dominicano.
Sin embargo, fue en él donde desplegó todas sus potencialidades,
con una intensidad de trabajo que tuvo apenas interrupciones.
Paleógrafa, diplomatista, auxiliar de investigación, el decisivo
hallazgo de los Archivos Reales de Bayaguana y Monte Plata,
sus proyectos historiográficos de largo aliento plasmados en
artículos y libros, la hicieron merecedora al sillón que ocupó
desde 1995 como la primera mujer designada académica
numeraria de la Academia Dominicana de la Historia.
Cuando doña María se refería a su formación inicial
de historiadora nunca faltaba la referencia a dos maestros
venerandos: Agustín Millares Carlo y Claudio Sánchez
Albornoz. Del primero dijo que era “extraordinario profesor
que lograba interesar a sus alumnos en la lectura de los
documentos”.2 La asignatura de Paleografía y Diplomática

2. María Ugarte. “Una formación para una vida”. En Santiago López-


Ríos Moreno y Juan Antonio González Cárcerles (coordinadores), La
Facultad de Filosofía y Letras de Madrid en la segunda República:
Arquitectura y universidad durante los años 30. Madrid, 2008, pp.716-
729. Mi agradecimiento a Quisqueya Lora por haberme enviado desde
España copia de este testimonio.

30
María Ugarte, historiadora

que impartía, le “gustó muchísimo”. Más exigente resultó el


segundo maestro del que expresó:
“No olvido la insistencia suya en las behetrías, que
debíamos distinguir entre los numerosos documentos que
aparecían en un libro que era dificultoso de entender, pero nos
obligaba a hacer un ejercicio apasionante”.3
Además, fueron sus profesores historiadores como Manuel
Ballesteros Beretta, Andrés Ovejero, Pío Zabala y Lera, José
Ferrandís o filósofos como Xavier Zubiri y Manuel García
Morente, entre otros intelectuales españoles de primera línea.
Estudiante “empollona” como ella se reconocía
─“empollones” se llamaba en España a los estudiantes que
pasaban horas y horas metidos en la faena de preparar sus
lecciones, “nerdos” dirían hoy los jóvenes-, aunque en realidad
no solo era una alumna aplicada sino también talentosa. Guardó
siempre un enorme respeto por las lecciones de sus maestros,
los cuales hoy siguen siendo reconocidos como grandes sabios
de la historiografía española del siglo XX. Millares fue profesor
de doña María en el tiempo en que éste era ya un destacado
intelectual en España. Como señala el estudioso de Millares,
José Antonio Moreiro:
“A lo largo de estos años, los correspondientes a la decena
1926-1936, puede decirse que llegó Millares a la deseable
madurez científica que en todo sabio alcanza su punto álgido
durante un período determinado y concreto de su vida. Por lo
que se refiere a Paleografía y Diplomática, las publicaciones
de este decenio demuestran bien a las claras ese momento
científico sazonado y maduro a que llegó Millares tanto como

3. Ibídem, p.722.

31
CLÍO 181

investigador de primera mano como comentarista de datos y


noticias anteriores o nuevas”.4
A esto el último añade Moreiro un poco más adelante:
“con su proyección en lo docente, en lo archivístico y en la
investigación de las fuentes históricas escritas”.5
Doña María recordaba con agrado el simpático acento
canario con que el maestro daba sus lecciones que despertaban
el interés del auditorio. Son también de este período dos de los
libros fundamentales de Millares:
“El primero, en 1929, bajo el título de Paleografía
Española. Ensayo de una historia de la escritura en España
desde el siglo VIII al XVII, publicado por Editorial Labor.
El segundo, en 1932, lleva el título de Tratado de Paleografía
Española, fue editado en Madrid por Victoriano Suárez”.6
Ambas obras debieron ser manejadas y estudiadas
escrupulosamente por doña María en los cursos que siguió con
el maestro en la Universidad Central, donde ya era catedrático
desde el año 1926. En 1934, Millares tomó posesión de su
sillón como numerario de la Academia de la Historia; asimismo,
expresa Moreiro:
“La guerra española de 1936, sorprendió, pues, al profesor
Millares Carlo en el cenit de su carrera científica y en plena
producción de sus especialidades predilectas, la Paleografía
y la Diplomática”.7

4. José Antonio Moreiro González. Millares, paleógrafo y diplomatista. En


Universidad de las Palmas de Gran Canaria, Biblioteca Universitaria.
Memoria digital de Canarias, 2006, p.124.
5. Ibídem, p.125.
6. Ibídem, p.125.
7. Ibídem, p.128.

32
María Ugarte, historiadora

El segundo de los maestros mencionados fue Claudio


Sánchez Albornoz. Su solo nombre evoca la coherencia moral
que demostró con su vida, como justamente señala Serafín
de Tapia8, así como una tradición de estudios y magisterio.
Sus grandes teorías relativas a la “esencia de lo español” en
correspondencia con la problemática de la historiografía de
carácter romántico y, hasta cierto punto, vitalista, en consonancia
con la filosofía liberal en apogeo antes de la gran crisis, o al
problema más propiamente histórico de la “inmadurez del
feudalismo en León y Castilla”, se fundamentaron igualmente
en tesis históricas concretas.
Tal fue la referida al campesinado castellano del medioevo
que consideró una clave de la libertad en la península,9 así
como también la relación entre lo visigótico y lo hispano,
ambos problemas susceptibles de comprobación a través de
determinadas herencias culturales y del estudio de las behetrías,
esto último que recuerda claramente doña María en sus memorias
sobre aquellos años de formación. Esto había llevado al maestro
a abordar temas concretos, sectoriales, y a preocuparse por
la vida de la gente corriente y a sus movimientos profundos,
casi soterrados, en lugar de atenerse a las tendencias generales
marcadas por los grandes poderes territoriales que surgieron

8. Serafín de Tapia Sánchez. “Don Claudio Sánchez Albornoz. El his-


toriador y su obra”. Aula, No.1, Salamanca 1985, pp.91-95. En esta
breve ponderación la autora presenta al historiador que en la República
“defendió la devolución de la tierra a los campesinos” y, después, bajo
la dictadura “se mostró intransigente con el franquismo”.
9. En palabras de Tapia Sánchez: “La existencia masiva en Castilla de
‘pequeños propietarios libres’ que hicieron de esta tierra ‘un islote de
hombres libres en una sociedad feudal’.” Ob. Cit., p.94.

33
CLÍO 181

con La Reconquista, a la que el propio Sánchez Albornoz dio


“el carácter de necesidad histórica”.10
Como se nota, María Ugarte fue alumna de algunos
de los más sobresalientes representantes de la historiografía
científica española de aquella etapa histórica. De acuerdo con
Jaume Vicens Vives el momento que atravesaba la historiografía
española no podía ser más auspicioso. En 1950 escribió este
significativo balance:
“Es evidente que en 1936 la investigación histórica
española se hallaba en una situación pujante; no tan
considerable como la alcanzada por otros países europeos con
más larga tradición científica, pero en trance de equipararse
rápidamente con ellos”.11
Tal fue el ambiente académico y profesional de la joven
estudiante y, a partir de 1935, profesional María Ugarte, a lo cual
debe añadirse lo que ella agregó con su infatigable laboriosidad,
disciplina y ahínco en el estudio, en las que cimentó de alguna
manera, y pese a la tragedia de la guerra en su país y en Europa,
una concepción humanista optimista y progresiva, aunque al
mismo tiempo realista y nada ingenua. Esta concepción quedó
grabada en su carácter abierto y generoso.
Graduada con apenas 21 años de licenciada con premio
extraordinario en la carrera de Filosofía y Letras, sección de
Ciencias Históricas, en la Universidad Central de Madrid,
ya estaba situada en el primer peldaño de una promisoria

10. Ibídem, p.94.


11. Jaume Vicens Vives. “Desarrollo de la historiografía española entre
1939 y 1949. Citado en Ignacio Peiró Martín en “Aspectos de la his-
toriografía universitaria española en la primera mitad del siglo XX”,
Revista de Historia Jerónimo Zurita, No.73, Zaragoza 1998, p.24.

34
María Ugarte, historiadora

carrera universitaria. En efecto, había sido designada para el


cargo de profesora ayudante de clases prácticas de Historia
Contemporánea de España en la misma universidad en
dos años lectivos consecutivos (1934-35 y 1935-36). Todo
ello se vio de pronto truncado por la guerra. Maestros y
compañeros igualmente fueron empujados al exilio. Destacados
historiadores pasaron a América, además de Sánchez Albornoz
y Millares Carlos, como José María Otts Capdequí, quien
años más tarde impartió un cursillo y dictó conferencias en la
Universidad de Santo Domingo, el historiador y jurista Javier
Malagón Barceló, amigo de doña María, quien vivió y enseñó
en Santo Domingo antes de seguir a otros destinos.
Sin embargo, la solidez de la formación profesional de
doña María le fue útil más allá de las fronteras de su país y
Europa, en un nuevo destino tan desconocido como inesperado.
Como refirió en el testimonio que escribiera para los 75 años
de la fundación de la Facultad de Filosofía en la Universidad
Central, hoy Complutense, el cual tituló de manera expresiva:
“Una formación para una vida”.12
“En esta querida Facultad, donde se forjó mi carácter
y donde fueron echadas las bases culturales que me han

12. María Ugarte. “Una formación para una vida”, pp. 716-729. Doña María
se refiere a este testimonio en la entrevista que concediera a Carmen
Cañete: “En el próximo mes de enero del 2008 se cumplirán los 75
años de la creación de la Complutense y de la Facultad de Filosofía.
Santiago López-Ríos, vicedecano de la Facultad de Filología, en su
búsqueda de egresados sobrevivientes de la época logró contactar
conmigo. Van a hacer un gran acto de conmemoración del cual soy
invitada, pero como yo ya no puedo viajar, irá mi hija a representarme”.
Carmen Cañete, “Testimonio de la exiliada española María Ugarte”,
Clío, Año 78, No.178, p.181. Santo Domingo, julio-diciembre de 2009
(Academia Dominicana de la Historia).

35
CLÍO 181

permitido en estos largos años abrirme paso con éxito en las


nuevas sociedades en las que me ha tocado vivir”.13
Sobre el carácter de la formación universitaria
española del período han sido destacados el subrayado en
la profesionalización y un cierto conservadurismo que se
desprende de su apartamiento de las cuestiones políticas e
ideológicas de la coyuntura. Así lo expresa Ignacio Peiró
Martín:
“Los historiadores formados en la época de la
profesionalización creyeron en las bondades de la metodología
histórica basada en la transcripción de documentos, su crítica
y su confrontación con fuentes paralelas. Esta confianza y
profunda fe en el método, consolidado por Claudio Sánchez
Albornoz y trasmitido por sus discípulos medievalistas reunidos
en el entorno del Anuario de Historia del Derecho Español,
fue cobrando cada vez más importancia hasta llegar a ser uno
de los criterios definidores de la formación y la deontología
profesional del historiador universitario”.14
Hasta cierto punto el talante que refiere la cita antes que
un obstáculo sirvió de precaución en el caso de doña María,
ya que el haberlo asimilado le permitió poner cierta distancia
entre las exigencias profesionales y la política del momento
en la República Dominicana. Aunque, desde luego, debió
guardarse sus opiniones sobre temas sensibles, especialmente
los políticos por ser obviamente peligrosos.
Ya en la ciudad de Santo Domingo, su primer trabajo
de investigación consistió más bien en una prueba para

13. María Ugarte. “Una formación para una vida”, p.729.


14. Ignacio Peiró Martín. “Aspectos de la historiografía universitaria es-
pañola en la primera mitad del siglo XX”, pp.7-28.

36
María Ugarte, historiadora

demostrar su capacidad como investigadora. Así fue como


surgió su estudio Origen de las universidades y de los títulos
académicos. Este, claro está, había sido un tema previamente
trabajado por doña María en la Universidad Central de Madrid.
En el mismo, destaca su competente dominio de una materia
escasamente conocida en el país, la diplomática, además de
su vasto conocimiento de la historia de esa institución desde
sus orígenes medievales y en la época moderna. Alcanzó ese
resultado no obstante la falta de la bibliografía más reciente,
de cuyo conocimiento dio cuenta, y a cuyos textos no pudo
acceder por las circunstancias del momento.
Gracias al trabajo realizado fue contratada como auxiliar
de investigación por el Lic. Julio Ortega Frier, rector de la
Universidad de Santo Domingo. Aunque cabe agregar que este
contrato fue de carácter privado, pues no significó ingresar en
dicha institución de educación superior.15 Este estudio resultó
más que convincente, por lo cual fue incluido en los Anales de
la indicada Universidad. Previamente había probado sus dotes
como paleógrafa con la transcripción del manuscrito de 1650
de la “Relación de la Isla Española” del canónigo criollo Luis
Jerónimo de Alcocer, publicada por Emilio Rodríguez Demorizi
en el Boletín del Archivo General de la Nación y luego incluida
en el primer volumen de sus Relaciones históricas de Santo
Domingo.
Emilio Rodríguez Demorizi, hizo una escueta referencia
con tono lacónico en nota al calce con el siguiente texto: “En la

15. En la entrevista concedida a Carmen Cañete, doña María Ugarte señala


que cuando ella llegó a Santo Domingo a principios de febrero de 1940
ya estaban copados los puestos en la Universidad. Pero también hay
que tener en cuenta que ese era un medio dominado por los hombres,
además de que ella era una profesora demasiado joven.

37
CLÍO 181

transcripción paleográfica nos ha auxiliado generosamente la


señora María Ugarte de Brusiloff”.16 Por su parte, doña María
recuerda el hecho como su primera tarea profesional después de
establecerse en la capital, tras pasar unos meses en la colonia
de Medina, en San Cristóbal, donde contrajo paludismo y desde
donde fue trasladada a la ciudad para convalecer:
“yo antes había trabajado en el Archivo General de la
Nación, transcribiendo el documento de Alcocer. Pero no me
pagaron nada, era un trabajo no remunerado”.17
Gracias a sus conocimientos de paleografía y
diplomática, así como de archivística y biblioteconomía,
entre junio y noviembre de 1943 impartió el primer curso de
archivística que se haya realizado en la República Dominicana,
lo que le mereció una distinción en el Primer Encuentro
Nacional de Archivos organizado por el Archivo General de
la Nación en el año 2006. También para esa institución realizó
el primer Índice del Boletín del Archivo General de la Nación
(1938-1944). Publicado sin referencia de autor en Ciudad
Trujillo por la Editora Montalvo en el año 1947, con el Nº 10
de la Colección de dicha institución, fue realizado enteramente
por doña María; y no le faltó su sello profesional, pues, hasta
hoy, permanece como modelo no superado en el país.
En esos primeros trabajos, recogidos recientemente por
el AGN en una publicación,18 es donde mejor se refleja su

16. Emilio Rodríguez Demorizi, Relaciones Históricas de Santo Domingo,


vol. I. Ciudad Trujillo, Editora Montalvo, 1942, p. 194, n. 1 (Archivo
General de la Nación).
17. Carmen. Cañete. Ob. cit., p.180.
18. María Ugarte. Historia, diplomática y archivística. Contribuciones
dominicanas. Santo Domingo, Editora Búho, 2010, 198 pp. (Archivo
General de la Nación, Vol. CII).

38
María Ugarte, historiadora

especialidad como diplomatista, la que luego puso de relieve


en el estudio del fondo descubierto por ella entre los legajos
de un archivo de notarios depositado en el archivo de la oficina
del Registro de Títulos del Departamento Sur del Tribunal de
Tierras y que doña María bautizó con el nombre de Archivo
Real de Bayaguana.19 Junto a este encontró el Archivo Real de
Monte Plata, aunque este último era de mucho menos entidad,
por su menor volumen e importancia, y tocaba más bien al
inicio del siglo XIX, mayormente el período denominado
de la “España Boba” en la historiografía dominicana. Puede
decirse, sin equívoco, que doña María sentó las bases de la
Diplomática en el país. Y con su estudio pionero sobre “La
publicación de la Ley en Santo Domingo durante el período de
la dominación española”, incorporó al país en el mapa de los
estudios científicos de diplomática documental moderna.
Después de esto trabajó en la preparación de la Colección
del Centenario, llamada entonces Colección Trujillo, bajo la
dirección de Manuel Arturo Peña Batlle. Aquí está de lleno
en el período de la historia contemporánea. Sin duda, la
lograda calidad de la edición de los documentos deben mucho
a su capacidad y a sus conocimientos, pues si bien no podía
comprensiblemente aportar en la selección de los mismos,
en cambio sí lo hizo, y mucho, en cuanto a la organización,
corrección y pulcritud de su presentación, cualidades necesarias
y que hacen valiosa una colección de documentos. En la
preparación de esta colección, nos decía doña María, que
trabajó muchas horas diarias, pues los 19 volúmenes de la
misma se prepararon con poco tiempo.

19. Véase: Ley 355 del 27 de julio de 1943 (Gaceta Oficial No.5957 del
11 de agosto de 1943), por la cual se transfiere al Archivo General de
la Nación el Archivo Real de Bayaguana.

39
CLÍO 181

Mientras realizaba investigaciones como auxiliar sobre los


predios rústicos y el origen de la propiedad en Santo Domingo
para el rector de la Universidad dominicana, doña María
descubrió uno de los más importantes fondos documentales de
la época colonial. Y de esta manera abrió las puertas a nuevos
descubrimientos (los Archivos Reales de El Seibo e Higüey).
En palabras de doña María:
“Porque aquí decían que no había nada de la época
colonial, y yo me encontré un repertorio enorme de documentos
coloniales muy valiosos (…). A partir de ahí se dieron cuenta
de que había documentos de valor y empezaron a buscar y se
encontraron más cosas. Esa época fue la parte mía histórica,
de investigación. Pero tampoco se conocía la Paleografía, así
que transcribí el documento de Alcocer y enseñé a transcribir
escritura procesal a un empleado del Archivo General de la
Nación”.20
Por razones que no vienen al caso, el licenciado Ortega
Frier no completó aquella investigación y los resultados de
ese trabajo nunca se dieron a la publicidad.21 Sin embargo,

20. Carmen Cañete. “Testimonio de la exiliada”, p.193.


21. Sobre dicha investigación señala Mons. Hugo E. Polanco Brito en su
Historia de Salvaleón de Higüey, Libro III- Santo Domingo, Editora
Taller, 1994, p.131 (Academia Dominicana de la Historia , Vol. LXI):
“Hace ya largo tiempo el Lic. Julio Ortega Frier, Rector de nuestra
Universidad de Santo Domingo por varios años y poseedor de una
muy buena Biblioteca Dominicana, comenzó a recolectar datos de las
tierras, fundos y monterías de la República. Pude conocer lo que había
recogido, utilicé algunos, y ahora supongo que el original estará en
la Biblioteca Nacional. Con estos estudios de tierras quiero hacer un
recuerdo de su interés por la cultura dominicana. Llamó a su estudio:
‘Predios Rústicos’.”. Suponía mal monseñor Polanco, pues en la
Biblioteca Nacional no se encontraba aquel trabajo, aunque sí algún
fragmento de él.

40
María Ugarte, historiadora

la investigadora llegó a formarse un criterio bastante claro


sobre la materia, el cual fue un tema recurrente en varias
conversaciones. A continuación resumo su argumento en sus
líneas esenciales.
Después de estudiar muchos expedientes de tierras y
otros documentos, doña María llegó a la conclusión de que el
origen de los terrenos comuneros se debió a las sucesiones y
herencias combinadas con la falta de mensuras y particiones
provocadas por la pobreza la mayoría de las veces y otras, las
menos quizás, por la falta de agrimensores capaces de hacerlas.
Ante esta situación se prefirió tomar el valor de la propiedad
para facilitar la división entre los herederos, dando así origen
al título o denominación de peso-acción o acción de peso de
un terreno comunero. De esta manera a cada uno se le daba lo
suyo, según el precepto del derecho que así lo mandaba para
el cabal cumplimiento de la justicia.
A esto último se añadió el cambio de valor de las tierras,
lo que implicó a su vez la diferencia entre el valor establecido
en los pesos de acciones (o acciones de pesos) y el precio de
los mismos. Esto hizo más complejo el tema de los traspasos
y ventas de tierras comuneras, pues hay que distinguir muy
bien cuando se refieren a las acciones de pesos o a su precio.
Como los pesos de acciones de los terrenos comuneros no se
referían a una parte específica del terreno, los problemas se
presentaban cuando se producía una venta o se quería hacer
alguna partición, pues los condueños pocas veces estaban de
acuerdo con la parte que debía ser afectada o donde debiera
asentarse un nuevo copropietario. Esto daba lugar a pleitos
interminables entre los mismos socios y no pocas veces
llegaban dichos pleitos a los tribunales, tanto en primera
instancia como en apelación.

41
CLÍO 181

Otro tema relacionado con asuntos de tierras fue el de la


Estancia de Palavé y el palacete que hay en él ubicados en la
provincia de San Cristóbal. Doña María tenía la hipótesis de
que esta hacienda perteneció a don Rodrigo Pimentel y que
éste la dejó en herencia al convento de las monjas Clarisas en
Santo Domingo, donde Pimentel está enterrado. Varias de sus
Estampas coloniales están dedicadas a este personaje del siglo
XVII quien por medios siniestros, en varias oportunidades, tuvo
bajo su control la colonia.
Aparte de las tierras, doña María estudió múltiples temas
vinculados a la vida cotidiana en los que centró su atención
desde sus primeros años en la República Dominicana. La
historia de la vida cotidiana ha sido una parcela a la que ningún
historiador se ha dedicado con la sistematicidad que lo hizo
doña María. Todos los aspectos posibles de la sociedad y una
galería de personajes, corrientes e insólitos ocupan sus estudios,
siempre claros, detallados y amenos. Aunque nos advierte de
forma enfática:
“Pero en ningún momento he permitido a la imaginación
agregar nada que desnaturalizara la verdad histórica. Son las
Estampas coloniales pues, el resultado de investigaciones no
manipuladas ni tergiversadas. Nunca he caído en la tentación
de hacer literatura con los hechos del pasado”.22
Ella fue nuestra historiadora de la vida cotidiana y en
este tema seguirá siendo de referencia obligada. En 1943,
aparecieron sus aportaciones en los Cuadernos Dominicanos
de Cultura, donde publicó sus primeras “Estampas coloniales”.
De esta época data la idea de las mismas. Al publicarse una

22. María Ugarte. Estampas coloniales, 2 vols, Santo Domingo. Comisión


Permanente Feria Nacional del Libro, 1998, vol.2, p.14.

42
María Ugarte, historiadora

selección de las mismas en dos tomos en el año 1998, doña


María escribió una “Nota preliminar” que iniciaba con estas
palabras:
“La idea de escribir estas Estampas viene de lejos; surgió
hace más de medio siglo. Me impulsó a ello el conocimiento y
estudio de un valioso repertorio documental, el Archivo Real
de Bayaguana, con fondos de índole municipal ricos en datos
sobre la cotidianidad en una pequeña urbe del interior de la
isla”.23
Las Estampas coloniales se convirtieron en uno de sus
proyectos historiográficos de largo aliento. Pero antes, debo
introducir a los lectores en la concepción de la historia que
tenía la autora y el modo como este proyecto se tradujo en
labor historiográfica. En los primeros artículos que publicó
en La Nación, en 1944, que sin ser propiamente un espacio
para el debate científico le sirvió de vehículo para dar vado a
sus inquietudes históricas, doña María expuso su concepción
acerca de la Historia y sus métodos. El medio en que lo
hacía imponía ciertas limitaciones, que aceptó como un reto.
Así vemos a la autora en busca de nexos con un público no
especializado, al tratar de situar al lector del periódico diario
en la problemática que la ocupa y en la que, como se dice, pone
el dedo en la llaga. Su actitud es la de enseñante, la Historia

23. María Ugarte. Estampas coloniales, vol.2, p.13. En la presentación de


esta obra, a cargo del también historiador José Chez Checo, este expresó
que a través de la misma” se percibe la presencia (…) de una genuina
y auténtica historiadora que responde con acierto técnico, cuando
estudia y analiza los temas, a las clásicas preguntas de qué, dónde,
quién, cuándo, cómo, por qué y para qué que suelen formularse los
verdaderos profesionales que estudian el pasado”. “Elogio de María
Ugarte”.En José Chez Checo, Sobre libros de historia II. 1997-2007.
Santo Domingo, 2008, pp. 9-19 (Colección Historia Total).

43
CLÍO 181

una oportunidad para enseñar. Esta actitud es la que reclama en


su artículo titulado “Hacia un nuevo sentido de la Historia”.24
Para ella el historiador ha de ser:
“Un individuo adaptado al medio en que vivimos, capaz
de poner al servicio de la humanidad del presente el ejemplo
siempre necesario de los hechos de otras épocas; dispuesto a
ofrecer en forma fácilmente comprensible, como corresponde
a un momento de fuertes traumatismos sociales y políticos,
las enseñanzas austeras de vidas de hombres y generaciones
de antaño”.25
En los trabajos publicados en las páginas de opinión del
citado diario la joven historiadora Ugarte señaló el rezago
“en el proceso evolutivo de los métodos” de la más
interesante de las disciplinas cultivadas por el hombre, la
Historia”.
Y a seguidas añadió: “dos terribles defectos (…) adolecen
los actuales cultivadores de la Historia”. El primero de
ellos se refiere a “la falta de sistema” que caracteriza la
“pseudohistoria”, sus cultores, nos dice:
“levantan monumentos, que ellos llaman historia, sobre
bases erróneas, sobre fuentes espurias o sobre datos aislados
recogidos sin método y ensartados caprichosamente para
producir impresión a los cautos”.
El segundo defecto, que la autora sitúa en el extremo
opuesto, se refiere a “la tendencia a la erudición extrema”, es
el caso de la obra que se pierde en detalles hasta desmoronarse

24. El artículo ha sido recogido en: Jeannette Miller (ed.). María Ugarte.
Textos literarios. Santo Domingo, Banco Central de la República Do-
minicana, 2006, pp.29-31.
25. Ibídem, p. 29.

44
María Ugarte, historiadora

la confianza en ella. Se produce así “una confusión lamentable


en lo que es hacer historia y en lo que es seleccionar fuentes,
coleccionar datos”. Ambos son procesos distintos y el segundo
precede al primero, aunque solo este puede dar a las partes
que han sido cuidadosamente depuradas la forma de “un todo
homogéneo, un cuerpo único”.
De estas atinadas reflexiones sacaba algunas conclusiones: la
una, el error que implica llevar “al periódico, a la revista ligera
de divulgación, las piezas documentales”; la otra, la necesidad
de que el historiador, al hacer su labor de “transformación de
las fuentes en capítulos de Historia”, cumpla “a cabalidad su
cometido” y dé “a la Historia el verdadero sentido que ella
tiene: un profundo y honrado sentido humano”.26
Otro de sus artículos iniciales, incluido por Jeannette
Miller en la selección publicada en María Ugarte. Textos
literarios, trata directamente de su inclinación hacia los temas
cotidianos. En general, comprendía que “desde el punto de
vista de los sistemas modernos” el contenido de la historia
“es extraordinariamente amplio” y proponía dos aspectos
“muy distintos en apariencia, en realidad estrechamente
vinculados”. El primero se refería a la historia vista desde
arriba, la historia de
“las hazañas de héroes, las gestas de preclaros capitanes,
las actuaciones políticas de hombres de gobierno, la vida
de príncipes y nobles, de papas y santos, de inventores y
artistas”.27

26. Ibídem, pp. 30-31.


27. María Ugarte. “Lo popular en la historia”. En Jeannette Miller, María
Ugarte. Textos literarios, p.32

45
CLÍO 181

Y a continuación lo contrastaba con el extremo de la historia


desde abajo, de la gente corriente o la otra cara de la historia,
como también se la llama:
“El otro aspecto que la Historia estudia es el aspecto
anónimo, el de hechos que no llevan nombres de personas; el
de instituciones que surgen y se desarrollan al margen, casi
siempre, de figuras aisladas; el de costumbres que nacen,
evolucionan y mueren sin que en su proceso contribuyan en
nada las hazañas de un hombre, el capricho de un rey o las
medidas de un legislador. Es la Historia que tiene como sujeto
al pueblo mismo, a la Humanidad en masa; es la Historia que
hacen los humildes y los grandes, los seres de inteligencia
privilegiada y los pobres de espíritu. Llena de color y fuerza,
de sentido perdurable y de raíces hondas”.28
Su comprensión de la historia resulta congruente con lo que
ahora comúnmente denominamos historia de la vida cotidiana.
En general, para ella esta noción estaba vinculada también a
un interés por la gente común y corriente, la que en general
queda fuera de la mirada de la historia tradicional; a la inversa,
le interesa más bien
“el conocimiento de esa parte de la historia en la que los
actores del drama existencial no se destacaron ni en la guerra
ni en la política ni en el arte y la cultura, sino que fueron
simples ciudadanos de todos los rangos sociales que, pese
a su modesta intervención en el devenir de nuestro pasado,
encarnan figuras que sirven de fondo y de contraste, de apoyo
y complemento, a las gestas patrióticas, a los acontecimientos
políticos y a las manifestaciones culturales de elevado nivel.

28. Ibídem.

46
María Ugarte, historiadora

Sin estos seres grises e irrelevantes no se pude escribir una


historia total”.29
En este sentido, su aportación cumplía con una tarea de
renovación de la historia, todavía vigente en nuestros días.
Aunque lo hacía sin estridencias de ningún género. Para algunos
podría parecer una vía de ocuparse de temas marginales y sin
importancia. Sin embargo, para ella era un trabajo consistente
con su concepto de la ciencia histórica.
“Desvinculado el individuo de su hogar, de sus costumbres,
de sus obligaciones cotidianas; omitidos detalles de creencias
y usos; prescindiendo de todo lo que a diario sucede y a diario
se vive, el hombre, sólo conocido por lo que de excepcional ha
realizado, es un ser que se escapa muy fácil a la comprensión
del que lo estudia”.30
No por casualidad las Estampas coloniales fueron
escogidas por ella para el tema central de su discurso de
ingreso a la Academia Dominicana de la Historia. Bajo el título
“Santo Domingo, visto a través de los Discursos Medicinales
de Juan Méndez Nieto (1561-1569)”, trató los temas que ya
venía trabajando desde décadas atrás. Esta vez lo hacía por
medio de las andanzas y aventuras de un médico pintoresco
que vivió en España y América, quien en una especie de diario
de las enfermedades y enfermos que atendió y curó, reflejó
muy bien el ambiente social, político y científico en que se
movía, siempre desde un punto de vista muy particular. Aun
así, la historiadora sintió que debía explicar su elección y pedir
“comprensión y tolerancia” al público académico:

29. María Ugarte. Estampas coloniales, vol .2, p.15.


30. María Ugarte. “Lo popular en la historia”, p. 33.

47
CLÍO 181

“Siempre he sentido una especial atracción por la


parte de la Historia que refleja los episodios y ocurrencias
de la gente corriente o, al menos, de quienes sin descollar
por sus hechos ─buenos o malos─ han vivido con sencillez
y naturalidad su existencia. Porque estimo que son también
sujetos de la Historia, parte importante de ella; actores de
reparto al mismo tiempo que pilares sobre los cuales se apoyan
y con los cuales cuentan los personajes que protagonizan las
gestas (…). Además, es imposible comprender la Historia si
sólo nos atenemos a estudiar a los privilegiados, a los elegidos,
a los héroes, a los genios. Para poder juzgar a las grandes
figuras hay que conocer su entorno, hay que familiarizarse con
sus contemporáneos, hay que situarse con la imaginación y
con el recuerdo dentro del escenario en el que les ha tocado
actuar”.31
De la presentación de estos motivos puede colegirse que
la historiadora había continuado profundizando en el marco
teórico que sostenía su proyecto, enriqueciéndolo con los
nuevos desarrollos que se produjeron en las décadas siguientes,
los cuales en no pocos aspectos ella previó con acierto. Ya en
los años 70 y 80 hubo un nuevo despliegue de teorías novedosas
sobre la vida cotidiana, especialmente desde la Sociología y
la Historia. Así vemos que subrayó la preocupación por los
sujetos de la historia.
Desconozco hasta qué punto María Ugarte estuvo atenta
a las lecturas de las obras teóricas que surgieron en los años
referidos. Al parecer no modificó su punto de vista para lo cual

31. María Ugarte. “Santo Domingo, visto a través de los Discursos Medi-
cinales de Juan Méndez Nieto (1561-1569)”. Clío, Año LXIV, No.152,
p. 13. Santo Domingo, enero-agosto de 1955 (Academia Dominicana
de la Historia).

48
María Ugarte, historiadora

le bastó la formación inicial, aunque nunca dejó de preocuparse


por ampliar la solidez de sus argumentos con las nuevas fuentes
y datos que le avalaban. El mismo texto de Méndez Nieto era
una ampliación de las fuentes conocidas y le fue sugerido por
don César Herrera Cabral, quien conocía de su interés por los
elementos de la cotidianidad.32
Doña María dedicó, además, mucho tiempo a historiar los
monumentos de la ciudad de Santo Domingo. La catedral, así
como las iglesias y capillas merecieron su atención. Este fue
otro de sus proyectos de largo aliento que tomó cuerpo a través
de los artículos de prensa. Los monumentos coloniales y el
periodismo se fusionaron en un gran proyecto de educación
ciudadana con relación al patrimonio histórico y artístico del
país.. La conciencia social sobre los monumentos históricos y
culturales dominicanos, que corresponde a su puesta en valor
por parte de la gente, fue resultado en gran medida de su trabajo
decidido y casi ininterrumpido, primero en la prensa escrita y
luego en programas de televisión, además de las cápsulas de
“Nuestra Cultura” que se colocaban entre los servicios de la
televisora Tele-Antillas a distintas horas del día. .
Permítame, lectora o lector, un breve testimonio personal,
ya para terminar. Siendo estudiante de segundo año de
bachillerato, el profesor Salvador Espinal Fernández hizo que
todos los que cursábamos con él la materia de Historia del Arte
y de la Cultura fuéramos a la Biblioteca Nacional para hacer
fichas de decenas de artículos de María Ugarte publicados con
fotos ilustrativas en la última página, regularmente la página
8, del Suplemento Sabatino de El Caribe, que entonces tenía

32. María Ugarte. “Santo Domingo, visto a través de los Discursos Medi-
cinales”, p.10.

49
CLÍO 181

el mismo formato que las demás secciones del diario. Desde


entonces me hice asiduo a su lectura. Gracias a la amistad
que le unió durante muchos años a fray Vicente Rubio, O.P.,
la conocí en el año 1989 cuando preparaba un reportaje sobre
La Rábida y el entorno del primer viaje de descubrimiento de
Cristóbal Colón. A través de fray Vicente me invitó a escribir
breves artículos con temas de historia colonial, que acogió en
las páginas del suplemento que dirigió durante tantos años.
María Ugarte vivió entre nosotros más de 70 años en los
que contribuyó a hacernos mejores ciudadanas y ciudadanos
de una manera casi imperceptible a través de su trabajo
periodístico. Fue un trabajo educativo de conciencia histórica
y ciudadana. Por ese medio, acaso sin proponérselo, doña
María alcanzó el ideal de historiadora que concibió en los
años 40. Pero también aportó a la renovación de la historia,
al descubrir nuevas fuentes para el trabajo historiográfico, al
introducir la paleografía y la diplomática como disciplinas,
al desarrollar la innovadora tarea de vincular la historia y la
cultura ciudadana y de llevar a cabo por sí sola un programa
de investigación de la historia de la vida cotidiana digno de
ser continuado por las nuevas generaciones de historiadores e
historiadoras dominicanos. Tal vez este sea el mejor homenaje
que podemos rendirle.
.

50
Los textos literarios de María Ugarte

Los textos literarios de María Ugarte1

Jeannette Miller Rivas2


Si el valor de la literatura descansa en el manejo de
la palabra, en la consecución de un estilo donde aparecen
elementos estéticos, toda la obra de María Ugarte debe
considerarse como literaria.3
Hacer esta afirmación sobre una escritora con más de
sesenta años de producción podría parecer innecesaria para
quienes han seguido sus escritos desde 1944, año en el que inicia
sus publicaciones en el periódico La Nación. Sin embargo, en
sociedades como la nuestra donde las verdades forman parte de
una nebulosa que toma forma de acuerdo a intereses inmediatos,
cualquier recordatorio sirve para reafirmar ese registro de las
verdades que, contra viento y marea, permanecen en la memoria
cultural de los grupos humanos.
Nacida en Segovia el 22 de febrero de 1914, María
Ugarte estudió Filosofía y Letras en la Universidad Central

1. En Jeannette Millar Rivas (Edición, selección y prólogo). María


Ugarte: Textos literarios. Santo Domingo, Subdirección de Impresos
y Publicaciones del Departamento Administrativo del Banco Central
de la República Dominicana, 2006 (Colección del Banco Central de
la República Dominicana, Serie Arte y Literatura)
2. Académica Correspondiente de la Academia Dominicana de la Historia.
3. Literatura: Arte bello que emplea como instrumento la palabra. Com-
prende no solamente las producciones poéticas, sino también todas
aquellas obras en que caben elementos estéticos como las oratorias, his-
tóricas y didácticas. Diccionario Enciclopédico Quillet. Tomo V, p. 442.

51
CLÍO 181

de Madrid donde tuvo como profesor a José Ortega y Gasset


y fue condiscípula de Julián Marías. Luego se especializó
en Ciencias Históricas. Inmediatamente después de obtener
su título, fue nombrada profesora ayudante de la cátedra de
Historia Contemporánea de España que dirigía Pío Zabala
y Lera, puesto que desempeñó desde 1934 hasta 1936. Fue
en esos años cuando la sorprendió la Guerra Civil Española
(1936-1939) y en 1939 logró salir de su país natal hacia Santo
Domingo, después de un peregrinaje a través de la Península
Ibérica y Francia, durante el cual vivió en la casa de Pío Baroja
en Vera de Bidasoa.
Ya en 1926 había conocido a Antonio Machado quien era
profesor en Segovia. Luego, en Santo Domingo, su trato con
los escritores Vicente Llorens, Jesús de Galíndez, Eugenio
Fernández Granell −pintor, escritor y músico− y artistas e
intelectuales como José Vela Zannetti y Constancio Bernaldo
de Quiroz, la convirtieron en testimonio vivo del exilio español
que pasó por República Dominicana, hasta el punto que hoy
se le considera una fuente de primer orden y sus testimonios
forman parte de textos y documentales de proyección
internacional.
Pero no son sus nexos directos o indirectos con los grandes
de la española Generación del 98, ni su valor como parte de lo
más granado del exilio español en el Caribe, lo que la presenta o
avala como una excelente escritora, sino el nivel de sus escritos,
aparecidos los primeros en el periódico La Nación, entre 1944
y 1945, verdaderas piezas literarias de las que resultan ejemplos
cimeros Lo popular en la historia, El agua en la poesía de
Antonio Machado y Elogio de las Plazuelas.
Veamos el manejo de la descripción literaria de que hace
gala en los textos siguientes:

52
Los textos literarios de María Ugarte

“Fue una mañana luminosa de verano cuando llegué


a Rodas, a la Isla de los Caballeros. La mirada estaba ya
habituada a paisajes exóticos, a grandezas orientales, a
esfinges egipcias, a líneas helénicas, a sinagogas y mezquitas.
En viaje de ascensión hacia el ayer remoto, había recorrido
toda la gama del arte y todos los matices de la Naturaleza:
valles y desiertos, lagos y montañas, ríos y archipiélagos; el
hieratismo de las esculturas de los faraones, la armonía de la
escultura griega, el atormentado barroco de Malta, los restos
del misterioso laberinto de Creta, la grandiosa serenidad de
muchas ruinas”.4
“Antonio Machado es el poeta de Castilla. Sevillano de
origen, apenas es la Andalucía alegre y multicolor la que
le inspira, sino la sobria y parda Castilla, la meseta triste y
seca, la héroes y místicos, enjuta y humilde, recia y silenciosa.
Castilla no canta: trabaja y sueña.
En sus peñascales, en sus tierras duras – grises en el fondo
azul del cielo – crece el tomillo, se esconde el musgo, brota el
agua fría. ¡El agua! He aquí el motivo predilecto del poeta:
el agua mansa, cristalina y transparente; el agua que corre
siempre igual, monótona y diáfana; el agua hecha lluvia, que
golpea los cristales del cuarto del poeta y fertiliza la tierra
sedienta y ansiosa; el agua que en chorros, se vierte en la
fuente, rítmica y soñolienta.”.5
“Todo es sobrio y sencillo, reposado y severo: las casas,
los arcos, la calleja, el muro gris con el pórtico Sur de la
hermosa basílica, exento de ornamentos platerescos y relieves

4. “Lo popular en la historia”. La Nación, 23 de septiembre de 1944.


5. “El tema del agua en la poesía de Antonio Machado. La Nación, 23 de
octubre de 1944.

53
CLÍO 181

complicados. El sentido religioso del interior del templo se


prolonga, sin transición, por el recinto de la plaza, cual si
ésta fuera un apartado claustro hecho para la meditación y
la renuncia. No hay en ella el sentimentalismo romántico de
unas ruinas, sino la realidad tangible de un pasado que se
perpetúa a través de los siglos y a través de los hechos. Es el
mismo pretérito, hecho piedras y espacio, contemplando el
presente sin apenas vivirlo, como un testigo mudo, solemne
en su humildad, grande en su sencillez”.6
Paralelamente, María Ugarte trabaja investigación histórica
y desde 1948, periodismo; pero no deja a un lado su interés
por la literatura, y en ese mismo año, motiva a un grupo de
jóvenes escritores a publicar sus poemas en la Página Escolar
del periódico El Caribe. Eran ellos: Lupo Hernández Rueda,
Víctor Villegas, Máximo Avilés Blonda, Abelardo Vicioso,
Ramón Cifré Navarro y otros, quienes luego adoptarían el
nombre de “Generación del 48” por ser ése el año en que
surgieron como agrupación.
Su papel como “madrina” del grupo, la ubica definitivamente
como una personalidad ligada a la crítica y al ensayo. Luego,
sus presentaciones de libros y sus comentarios críticos dan
seguimiento a las distintas promociones literarias dominicanas,
que aparecen en críticas y reportajes donde el estilo directo
de María Ugarte recurre a asociaciones y figuras del lenguaje
para poder transmitir los contenidos en toda su capacidad
enriquecedora.
Es sabido que en periodismo el reportaje puede alcanzar
categoría literaria por el permiso que tiene el autor de proyectar
sus puntos de vista y su particular percepción del tema que

6. “Elogio de las plazuelas”. La Nación, 23 de noviembre de 1944.

54
Los textos literarios de María Ugarte

está tratando. De ahí que muchos escritores de fama universal


como Ernest Hemingway, hayan salido de las filas del reportaje
periodístico, y novelas locales de gran valor se hayan iniciado
como reportajes, ejemplo de esto: Escalera para Electra, de
Aída Cartagena Portalatín
Veamos parte de un texto, publicado como reportaje, que
sobre Anadel, la casa que fuera motivo de la novela de Julio
Vega Batlle, escribió María Ugarte.
“La casa, un tanto abandonada, despojada al presente
de detalles amables y acogedores, atrae, sin embargo, por su
excelente ubicación en medio de una vegetación exuberante y
de un mar cambiante e imponente. Allá abajo, en la costa, las
palmeras se elevan verticales o se inclinan humildes, dejando
que el sol se cuele entre sus troncos, jugando con la sombra
de las hojas sobre la fina arena de la playa…”.7
Otro ejemplo de su prosa, esta vez extraída de un
comentario crítico al libro de poemas Esta pequeña isla, de
Lupo Hernández Rueda:
“(…) juega el poeta con la palabra tras ofrecer una
cruda visión del paisaje sureño ─cactus, pajonales, cañadas
sin agua, el guayacán, el pichipén, y las guazábaras─ todo
ello como fondo, como marco a la epopeya bélica en la que
‘danza la muerte con la muerteʼ. Una reiteración hábilmente
manejada de la palabra número es un alarde de dominio del
lenguaje, y, sobre todo, un conocimiento profundo de sus
valores rítmicos…”.8

7. “Anadel: paisaje que sirve de fondo a una novela”. El Caribe, 10 de


diciembre de 1977.
8. “Esta pequeña isla”. Santo Domingo, República Dominicana. 2003.

55
CLÍO 181

Y así podríamos seguir mostrando fragmentos de un estilo


maestro que trata la cuentística de Juan Bosch, los errores de El
Sacrificio del Chivo de Vargas Llosa, las influencias de Fernández
de Oviedo y Méndez Nieto en la obra de Gabriel García
Márquez, o la poesía en el estilo narrativo de Manuel Rueda.
Pero es en sus Estampas coloniales, publicadas en 1988,
narraciones que parten de los datos sobre la vida en Santo
Domingo, aportados por los cronistas Gonzalo Fernández de
Oviedo y Bartolomé de las Casas, y de textos de Juan Méndez
Nieto y Luis Joseph Peguero, donde la autora consigue un
ejemplar manejo del realismo, que en ocasiones recuerda los
mejores niveles de la literatura picaresca. Veamos este texto
breve titulado “Dieta para una dama apasionada”:
“Doña Isabel de las Varas, una viuda rica de 30 años,
miembro de una de las mejores familias de Santo Domingo,
era una mujer corpulenta y sanguínea, entregada al ocio y al
regalo, a quien la abstención sexual provocada por la muerte
del esposo la llevó a un estado de histeria que culminaba en
paroxismos tan alarmantes como espectaculares.
Dentro del complejo tratamiento a que fue sometida doña
Isabel –sangrías, sahumerios, garrotazos, friegas internas,
pócimas unturas y jarabes no podía faltar un estricta dieta
capaz de debilitar aquel fuerte organismo que se resistía a
sobrellevar la abstinencia sexual. Méndez nieto la ordenó, en
tal sentido, que ‘minorase la comida y el regaloʼ, permitiéndole
comer carne sólo una vez al día y que ésta fuera ‘del monte,
o de pollo o ternera, conejo o perdizʼ.
Excluyó en forma terminante de la dieta puerco fresco,
carnero, gallina y huevos. En suma, se le prohibieron ‘todos
los mantenimientos que dan mucha sustancia y ‘alimento
al cuerpoʼ. Y para suplirlos se le permitió comer ‘lechuga,

56
Los textos literarios de María Ugarte

calabaza, naranjas dulces y otras hortalizas y frutas de mucha


sustanciaʼ.
Se le quitó el pan y el vino ‘de que usaba ordinariamenteʼ
mandándole beber agua y comer cazabe o pan de toda harina
para que así se le templara la furia y la crianza de la simiente,
porque ‘sin pan y vino, la venus se enfría y pierde sus bríosʼ.
Las cenas recetadas por el galeno eran más frugales que
las comidas, limitándose a ‘lechugas, ensaladas, alcaparras,
conservas y plátano asadoʼ y de vez en cuando ‘una muxarra
o pescado pequeñoʼ.
Pero la parte peor del tratamiento impuesto a la
apasionada viuda consistía en ayunar dos días a la semana, y
para colmo, la pobre doña Isabel de Varas, antes de desayunar
tenía que realizar ‘notable ejercicioʼ en la huerta de su casa,
haciendo el oficio de hortelano y trabajando “hasta que sudase
notablementeʼ.
No era la dama persona acostumbrada a tanto sacrificio
que, para ser más eficaz, debería prolongarse ‘hasta que la
edad la curaseʼ, y le dijo al médico que ‘vivir con tanto tributo,
regla y cuidadoʼ era más ‘para monjas que para quienes
estaban acostumbrados a vivir, como ella, en tanto regaloʼ.
A lo que Méndez Nieto le recomendó como único remedio,
casarse de nuevo y volver ‘al juego del primer maridoʼ, y con
esto no tendría necesidad de más curas ni más médicos.
Consejo que, de muy buen grado, siguió doña Isabel,
procediendo a cumplirlo en breve tiempo”.9

9. ”Dieta para una dama apasionada”. Estampas Coloniales. Volumen I,


pp.257 y 258. Santo Domingo, Editora Amigo del Hogar, 1998 (Mi-
nisterio de Cultura, Comisión Permanente de la Feria Nacional del
Libro).

57
CLÍO 181

Como a otras personas que tienen la capacidad de


incursionar en distintos renglones de la cultura de manera
exitosa, a María Ugarte unos la conocen sólo por sus ensayos
históricos; otros, como una especialista en arquitectura
colonial, y aunque ciertamente lo es, y el nivel de sus textos
en esos renglones agrega a sus condiciones de historiadora
e investigadora, el innegable valor literario de todo lo que
escribe, hemos querido poner al alcance de quienes no los
conocen, parte de sus textos-literatura y otros sobre literatura,
aparecidos en periódicos, libros y revistas o leídos como
presentaciones de libros; comentarios críticos, semblanzas
y reportajes sobre publicaciones, tendencias y movimientos
literarios, en su mayoría dominicanos, como una manera de
completar la imagen de esta escritora, que con la importancia
de sus escritos ha trascendido y aportado a múltiples campos
de la cultura nacional.
Alguna editorial tendrá que asumir la publicación completa
de sus trabajos que abarcan, además de literatura, historia,
arquitectura, artes visuales y antropología, no sólo como un
homenaje a su labor de escritora e investigadora, sino como
un aporte al conocimiento de nuestra historia cultural de los
últimos 60 años.
Estamos seguros de que la publicación de estos textos
literarios de María Ugarte, ayudarán a las generaciones actuales
y futuras a conocer la trascendencia de una obra y la calidad
de un estilo literario, a partir del cual se han formado muchas
de las mejores corrientes de la prosa nacional.

58
Encomendábanse a la Virgen de Guadalupe los ocupantes de naves...

Encomendábanse a la Virgen de Guadalupe


los ocupantes de naves que naufragaban1

María Ugarte
Guadalupe es el corazón de Extremadura, la región
española que más hombres aportó a la conquista de América. Y
Guadalupe es el nombre de una virgen que llega hasta nosotros
rodeada de leyendas y devociones.
Esta virgen, chiquita y morena, tiene una historia tejida de
milagros. Dice la tradición que fue el evangelista San Juan quien
la creó y que de las tierras de Acaya y de Bizancio, Roma y
Sevilla, llegó como regalo de amistad de un pontífice llamado
Gregorio a un arzobispo que ascendió a santo con el nombre
de Leandro.
Este viaje tan extenso como difícil, no habría de ser el
último que transitara la piadosa imagen, porque en el siglo
VIII, ante la invasión sarracena, la ocultaron unos clérigos de
Sevilla para evitar que la profanaran aquellos pueblos extraños
que adoraban a otros dioses. Y fue precisamente Guadalupe,
nombre que significa río escondido, donde los religiosos bien
intencionados habrían de enterrar la pequeña escultura en un
lugar tan inhóspito como hermoso.

1. Publicado como “Estampas coloniales” en el periódico El Caribe, p.


4. Santo Domingo, 25 de octubre de 1997.

59
CLÍO 181

Al irse retirando los invasores hacia el sur empujados


por las huestes cristianas, ocurrió en muchos lugares de la
Península Ibérica que algún labriego o pastorcillo encontraba
sorpresivamente una imagen sagrada enterrada siglos atrás. Este
fue el caso de nuestra virgencita que, rescatada por un zagal
llamado Gil Cordero, recibió el nombre de aquel prodigioso
entorno; Guadalupe. Nombre que pronto habría de ser célebre
y que ha seguido siéndolo hasta el día de hoy.
Allí, en medio de un paisaje paradisíaco, y por mandato
expreso de la virgen, se erigió una ermita y éste fue el inicio
de una devoción entrañable que se extendió por todo el mundo
conocido, gracias a las noticias de los milagros que se sucedían
constantemente.
En el siglo XIV, durante el reinado de Alfonso XI, es,
realmente, cuando se inicia la historia del santuario, porque este
monarca, a raíz de la batalla de El Salado contra los musulmanes,
cuya victoria atribuyó a la intercesión de aquella virgen, amplió
la ermita, fabricó hospitales para peregrinos y construyó, hacia
1336, el templo de arte mudéjar-toledano que gloriosamente
perdura todavía. Con los padres jerónimos, el santuario se
convirtió en “antorcha de la fe, siempre encendida en los
senderos de América”, como dijera un franciscano, Sebastián
García, en un delicioso libro sobre el lugar sagrado.
La virgen de Guadalupe sirvió de paño de lágrimas y faro
de esperanza a todos aquellos que se encontraban en graves
peligros. Su advocación se propagó por el Nuevo Continente.
Y extrañamente, no era la virgen de La Rábida, también
chiquita, también milagrosa, ante la cual oró el Descubridor la
víspera de emprender su primer viaje, ni tampoco la virgen de
La Antigua, venerada en la catedral de Sevilla, sino la virgen

60
Encomendábanse a la Virgen de Guadalupe los ocupantes de naves...

guadalupana a la que todos invocaban y a cuyo santuario


prometían peregrinar, si lograban salvar sus vidas, o realizar
sus deseos.

Camino a Guadalupe muere Diego Colón


Cuenta Oviedo también, en el capítulo VI del libro 4 de su
Historia General y Natural de las Indias, como el almirante don
Diego Colón, al llegar a España en el mes de enero de 1524,
llamado por el Emperador, estuvo con la corte en Victoria,
luego en Burgos, más tarde en Valladolid, después en Madrid y,
finalmente en Toledo, donde permaneció durante el año de 1526,
fecha en la que el monarca decidió trasladarse a Sevilla.
El pobre don Diego seguía a la corte sin que pudiese en este
tiempo de cansado recorrido por las tierras de España, hablar
de sus problemas con don Carlos. El segundo almirante de las
Indias, el hijo y heredero del Descubridor, recorría las largas
jornadas cansado y triste. En esos tiempos, dice Fernández de
Oviedo, “había adolecido e estaba ya muy enfermo e flaco”.
Pero, a pesar de su delicado estado de salud, quiso seguir tras
el Emperador y “acordó hacer su camino por Nuestra Señora
de Guadalupe”. Camino por cierto difícil para una persona que,
como él, estaba en condiciones físicas muy precarias. Quisieron
sus amigos convencerle de que se quedase en Toledo, donde
“no faltaban médicos singulares y medicinas” ni las otras
cosas “que conviniesen para su curación”; pero don Diego se
obstinó en partir hacia Sevilla, con la esperanza de que, desde
allí, pronto podría regresar a la querencia de su mujer y de sus
hijos, allá en Santo Domingo.
Explicó el almirante a sus amigos que
“él se quería ir por nuestra señora sancta María de
Guadalupe porque esperaba que ella le daría esfuerzo para tal

61
CLÍO 181

jornada; y que en bendita casa quería tener novenas, y desde


allí irse tras el Emperador nuestro señor”.
Nada pudieron los consejos y las advertencias de sus
amigos. Don Diego partió de Toledo un miércoles 21 de febrero,
en una litera o andas en la que llegó al mismo día a una villa
llamada Puebla de Montalbán, a seis leguas de Toledo. Y allí su
enfermedad se agravó y el 23 de febrero, a las nueve de la noche,
entregó su alma a Dios “con mucha contrición y acuerdo”.
Seguido que expiró, cuenta el cronista,
“sus criados tomaron su cuerpo e lleváronle a Sevilla al
monasterio de las Cuevas, de la Orden Cartuja, e pusiéronle
allí, junto al cuerpo de su padre”.
El empeño de don Diego por llegar a Guadalupe quedó
frustrado, pero dejó constancia de su inmensa devoción a la
virgencita morena que se venera en su santuario.

Se salvan de ser comidos por sus compañeros


El año de 1513, según cuenta Fernández de Oviedo en el
capítulo III de su libro 50, partió una nao de Santo Domingo
hacia el Darién, donde estaba por capitán Vasco Núñez de
Balboa. Cargaba la embarcación hasta 50 o 60 personas entre
tripulación y pasajeros. Perdióse la nave por impericia del
piloto, y los tripulantes, en forma egoista y desconsiderada,
sacaron la barca de salvamento de la nave siniestrada y se
montaron en ella, diciendo a los acongojados pasajeros que iban
a buscar ayuda en el Darién, desde donde les enviarían alguna
carabela a socorrerlos. Impidieron a todos y a cada uno abordar
la barca por ellos ocupada y los dejaron abandonados en tierra
desconocida, entre indios bravos, sin piedad ni misericordia.

62
Encomendábanse a la Virgen de Guadalupe los ocupantes de naves...

Enfrentados a los indios y convencidos éstos de que aquellos


infelices cuyo número rondaba los 35, no iban a buscar oro ni
a disfrutar de sus mujeres, les dieron de comer, que es lo que
pedían, y en su compañía estuvieron los náufragos unos 50
días, hasta tanto que, convencidos de que los tripulantes de
la nave siniestrada no regresarían a buscarlos, hicieron una
barca con las tablas de la nao, que resultó de “mal talle e poco
labrada” y los sobrevivientes de aquel desastre se hicieron a
la mar en ella, “sin aguja ni carta de navegar ni piloto” y sin
saber adónde dirigirse. Terrible fue la travesía. Sólo quedaban
doce de los aproximadamente 35 que zozobraron.
Una nao capitaneada por Francisco Vázquez Coronado
avistó aquella rústica y maltrecha embarcación y salvó a sus
hombres quienes precisamente en ese día, se proponían echar
a suerte a aquel de ellos que sería matado para que, con su
carne, pudiesen alimentarse los demás. Tocole la suerte a un
tal Álvaro de Aguilar, quien estaba ya a punto de ser víctima de
aquel necesario acto de canibalismo, cuando la nave salvadora
le redimió del sacrificio.
El que escapó de morir, el referido Álvaro de Aguilar,
junto al segoviano Antón de Salamanca y un llamado Ternero,
dijeron al cronista Fernández de Oviedo, al preguntarles éste
que oración rezaron o qué voto prometieron, le respondieron
que cada uno “se encomendaba a Dios e lloraba sus culpas;
pero el Álvaro de Aguilar y el Antón de Salamanca y el Ternero”,
le dijeron que
“se había votado en ir en romería a Nuestra Señora de
Guadalupe, e que así creían que la Madre de Dios milagrosamente
les había escapado de tan señalados trabajos”.

63
CLÍO 181

Aparición de la Virgen de Guadalupe


Corría el mes de septiembre de 1533. Una nao que procedía
de España rumbo a Santo Domingo navegaba con muy buen
tiempo con todas las velas desplegadas. Era maestre de la
embarcación Cristóbal Vera. Ante un problema surgido en el
equilibrio del peso, por estar mal distribuida la carga, decidieron
“hinchar” de agua salada tres pipas y las colocaron en aquella
parte del navío que pesaba menos.
Ocurrió que un marinero, pocos días después entró debajo
de la cubierta con una candela encendida para buscar algo “e
hacer lo que le convenía e despabiló aquella candela”. Cuenta
Gonzalo Fernández de Oviedo en el capítulo VII del libro 50 de
su Historia, que la nave se llenó de humo que salía por debajo
de la cubierta. Al descender al lugar de donde procedía el fuego,
se encontraron que ya éste se había extendido, quemando
“un cable nuevo o maroma, con el que se suelen amarrar
e fijar las ancoras e habíase quemado asimismo una caja de
ropa e otras cosas que allí cerca había, con un ardor secreto y
sin llamas porque no había lugar por do salir el fuego”.
Cundió el pánico con el mismo ímpetu que crecía el fuego y
las más de cien personas que se encontraban a bordo pensaron
que su último día había llegado.
Suerte que aquellas tres pipas de agua salada que días antes
habían colocado bajo la cubierta para nivelar el peso de la nave,
se encontraban muy cerca de donde ardía el fuego, y, al ser
desfondadas y rotas por la tripulación, vertióse su contenido
“matando el fuego o al menos la mayor parte de él”. Tuvieron
los marineros tiempo para sacar más agua de la mar y de acabar
con ella de extinguir el incendio, escapando así de un peligro
“tan señalado e de muerte tan cruel”.

64
Encomendábanse a la Virgen de Guadalupe los ocupantes de naves...

Entraba la embarcación en el puerto de Santo Domingo el


viernes en la tarde del 19 de septiembre de ese mismo año de
1533, a los ocho días de haber acaecido el peligroso episodio.
Pasado un tiempo y tras haber tomado “refresco de agua e
leña e lo que más convino”, siguió su camino hacia la Nueva
España adonde iba fletada.
Gonzalo Fernández de Oviedo, curioso como buen cronista,
indagó detalles sobre el accidente y una mujer de bien, Catalina
Sánchez, a quien albergó en su casa todo el tiempo en que la
nave permaneció en puerto, le contó en forma pormenorizada
“como testigo de vista” que en aquel tiempo
“que el fuego en la nao andaba, eran muchos los gritos
e clamores de los pasajeros, e con tantas lágrimas e devoción
como se puede e debe creer; e que dos personas de los que allí
iban, afirmaban haber visto a Nuestra Señora de Guadalupe
en aquel mayor peligro en que estaban, e que ansí pensaban e
creyeron que se habían salvado por su medio”.
Y no hay que dudar que quienes pusieron su confianza en
la virgen pequeña y morena, si algún día regresaban a la Madre
Patria, encaminarían sus pasos hacia aquel santuario que se
yergue majestuoso entre montañas, para agradecer a Nuestra
Señora de Guadalupe el milagro de haberles salvado de una
terrible muerte.

65
CLÍO 181

María Ugarte en sus últimos años. Fuente: Archivo de Emilio Cordero Michel.

66
¿Sería sor Leonor de Ovando una de las monjas del Regina que huyeron...

¿Sería sor Leonor de Ovando una de las monjas del


Regina que huyeron del Drake en el 1586?1

María Ugarte
Transcurría el mes de enero de 1586. El día 10, bordeando
la costa de la Ciudad Primada de América, navegaban
lentamente varios navíos con las velas desplegadas. La
población contemplaba el paso de las embarcaciones, primero
con curiosidad, con temor luego. El día 11 corrió la voz de que
un nutrido y fuertemente armado contingente de soldados de
infantería había desembarcado en el litoral de Haina y avanzaba
decidido hacia Santo Domingo.
Eran los hombres del temido corsario inglés Francis
Drake, el “hereje luterano”. Los vecinos, aterrados, en vez
de enfrentarse al enemigo desde sus posiciones estratégicas,
sólo pensaron en huir. Pésimo fue el ejemplo de las máximas
autoridades, muy especialmente del Presidente, Gobernador
y Capitán General de la Isla, licenciado Cristóbal de Ovalle,
quien escapó cobardemente remontando el Ozama para buscar
escondite seguro. Por su parte, los defensores de la Fortaleza “se
escabulleron por los desagües en declive al río” abandonando
el recinto militar. Sólo un puñado de valientes enviados por los
Oidores Juan Fernández de Mercado y Baltasar de Villafañe

1. Publicado como “Estampas coloniales” en el periódico El Caribe, p.


9. Santo Domingo, 1 de julio de 1995.

67
CLÍO 181

se atrevieron a salir al encuentro de los invasores, pero al caer


su primera víctima bajo el fuego del enemigo desistieron de su
intento de convertirse en héroes y retrocedieron para refugiarse
en el ingenio La Jagua.
El espectáculo que mientras tanto se desarrollaba en
la ciudad era dramático: hombres, mujeres, niños y viejos
abandonaban precipitadamente sus hogares y marchaban sin
más dirección que la que su instinto de conservación les indicaba.
Entre esa abigarrada muchedumbre muchedumbre caminaban
–mejor dicho, corrían– unas cuantas religiosas vistiendo
severos y pesados hábitos. Pertenecían a la congregación de
las Dominicas, orden que residía en el monasterio de Regina
Angelorum.
Desocupada la ciudad por sus habitantes, la entrada de las
huestes inglesas fue un paseo triunfal por sus calles y plazas.
Sentaron sus reales en la Catedral y comenzaron a robar a
manos llenas todo aquello que de valor encontraron a su paso,
destruyendo, saqueando y terminando por incendiar una gran
parte de los mejores edificios citadinos, especialmente las
iglesias.
Sólo después que las autoridades españolas pagaran a los
corsarios un rescate de 25,000 ducados, las tropas de Drake se
retiraron. La ciudad quedó arrasada al concluir la ocupación
que se había prolongado por un mes.
Y comenzó entonces el retorno de los que se habían
escapado. Un trágico retorno que llenó de angustia y de tristeza
los corazones de los habitantes de la urbe. Ruinas y cenizas fue
lo que encontraron los atribulados vecinos de Santo Domingo
al volver a sus casas.

68
¿Sería sor Leonor de Ovando una de las monjas del Regina que huyeron...

No fueron más afortunadas nuestras pobres y asustadas


monjitas del Regina Angelorum, quienes al llegar al monasterio
sólo hallaron desolación, escombros, miseria… Sus cuitas
nos las cuenta un documento inédito procedente del Archivo
General de Indias, cuya copia figura en la Colección del
historiador César Herrera. Se trata de una información hecha
en la Real Audiencia de Santo Domingo “a pedimento del
convento y monjas del Regina Angelorum” solicitando ayuda de
la Corona para levantar los destruidos edificios y poder atender
a su mantenimiento. En nombre de la Priora y las religiosas
formula la petición fray Tomás de Ayala, quien presenta seis
testigos de calidad que declaran formalmente sobre los daños
recibidos por la congregación dominica. El documento se inicia
el 13 de junio de 1586 y se cierra el 25 del mismo mes y año.
Baltasar de Monasterio, Juan de Trejo, Luis de Consuegra,
Juan Rodríguez Franco, Baltasar de Castro Maldonado y Juan
Lebrón de Quiñones, los seis testigos, coinciden en declarar
que las monjas del dicho convento, “como mujeres, salieron
huyendo de él y anduvieron por los campos” llevando sólo la
ropa que vestían.
En sus testimonios declaran, además, que saben que los
ingleses “robaron, saquearon y quemaron el dicho convento
de monjas” y se llevaron “toda la sacristía y aderezos y
ornamentos de la dicha iglesia”, así como toda la ropa de las
monjas.
Pobrísimas, sin medios para sustentarse, fue preciso que las
religiosas se distribuyeran en las casas de parientes y vecinos
honrados, donde por un tiempo las protegieron y alimentaron.
Con gran trabajo de limosnas, repararon un “rincón” del
convento, donde se recogieron. Y allí vivían pasando mucho
trabajo y escasez, “así de sustento ordinario como de casa

69
CLÍO 181

y ornamentos”, cuando el Presidente y Oidores de la Real


Audiencia enviaron a Su Majestad la petición de las monjas de
que remediase con su ayuda y merced su extrema necesidad.
No constan datos en el documento sobre el número y los
nombres de las religiosas dominicas que habitaban el convento
de Regina Angelorum en enero del año 1586. Pero por una
información de fecha 30 de mayo de 1584 sobre la precaria
situación de este monasterio, se conoce que en esa fecha había
en él 36 religiosas, además de “sirvientas y criadas”. (El dato
aparece en el volumen I de la obra Noticias Históricas de Santo
Domingo, de Fray Cipriano de Utrera, p. 188).
Y lo más interesante de esta información es que incluye
los nombres de las religiosas, empezando con el de sor Leonor
de Ovando, que era a la sazón la Priora del convento. Como
superiora del mismo aparece sor Ana Cáncer.
El documento está fechado un año y siete meses antes
de producirse la invasión de Drake a Santo Domingo, lo que
nos hace pensar que la ilustre poetisa sor Leonor de Ovando
pudo haber sido, al ocurrir el nefasto suceso, una de aquellas
religiosas que huyeron despavoridas a través de los campos
aquel 11 de enero de 1586, sin llevar consigo más equipaje que
la pesada ropa que vestían.
Como carecemos de datos precisos sobre la fecha de la
muerte de esta culta escritora, no podemos afirmar ni negar
que sor Leonor de Ovando estuviera viva y al frente de la
congregación cuando Santo Domingo sufrió el más feroz y
calamitoso episodio de su historia colonial.

70
Ocurre un milagro durante incendio en Bayaguana

Ocurre un milagro durante


incendio en Bayaguana1

María Ugarte
Comenzó esta historia el 12 de marzo de 1609 en la ciudad
de San Juan Bautista de Bayaguana. Había pasado muy poco
tiempo desde que los vecinos de la banda norte de la Isla
Española se habían visto obligados a abandonar sus haciendas
y sus casas para trasladarse a esta población fundada con tal
propósito, cumpliendo así una orden del nefasto capitán general,
gobernador y presidente de la Real Audiencia, don Antonio
Osorio.
Ninguno de los vecinos se encontraba a gusto. Añoraban los
tiempos en que conseguían fuertes ganancias con los “rescates”,
esto es, con el comercio con súbditos de otros países, piratas y
corsarios muchos de ellos, en perjuicio del monopolio impuesto
por la Corona española.
La ciudad de Bayaguana, fruto de estas circunstancias
adversas, en vez de progresar, decaía en forma alarmante.
Numerosas viviendas estaban vacías, porque sus habitantes,
desoyendo las disposiciones oficiales, se habían trasladado
a Santo Domingo, Higüey o El Seibo, donde las condiciones
económicas y sociales eran infinitamente mejores.

1. Publicado como “Estampas coloniales” en el periódico El Caribe, p.


4. Santo Domingo, 30 de noviembre de 1996.

71
CLÍO 181

Una amplia sabana rodeaba el poblado, limitada por un


lado por el río Guabo. Alrededor de la plaza se levantaba
la iglesia mayor y la casa del vicario. Una nueva iglesia se
estaba edificando. Las construcciones eran todas de madera,
incluyendo el templo viejo y el que estaba levantándose.
El 12 de marzo de 1609 cayó en jueves. A eso de las dos
de la tarde, un voraz incendio se desató en la sabana, donde
no había monte ni arboleda, sino una hierba llamada portillo.
El viento soplaba con fuerza y las llamas alcanzaron las casas
más alejadas del pueblo. El fuego, avivado por el viento, fue
afectando rápidamente a otras viviendas del poblado, y también
a la vicaría, la iglesia vieja y la que estaba en construcción.
La confusión fue grande; cada uno trataba de salvar lo suyo
y entre ellos estaba el mayordomo de la iglesia y regidor,
Hernando Guerra, quien guardaba en su casa los ornamentos
del templo.

Un milagro
En este incendio de considerables proporciones
“fue Nuestro Señor servido de hazer un milagro grandísimo
en confirmación de su verdadero cuerpo el Santísimo Sacramento
del altar y fue que, habiéndose quemado y derretido los pies
de los cálices, la copa adonde se consagra y asiste su Divina
Majestad y preciosísima sangre lo que dura el no consumirle
el sacerdote, no se deshizo ni deslustró, sucediendo lo mesmo
a las patenas y custodia. Caso bastante a reducir a cuantos
herejes dudan lo que los católicos tenemos por fe”.
Este hecho extraordinario no sólo asombró a los vecinos
de San Juan Bautista de Bayaguana sino que conmovió
profundamente al gobernador, capitán general y presidente de

72
Ocurre un milagro durante incendio en Bayaguana

la Real Audiencia, don Diego Gómez de Sandoval, quien al


tener noticia del milagro decidió hacer poner
“en gran veneración estas preciosísimas joyas por honra y
gloria de Nuestro Señor y ensalzamiento de su santa fe”.
Para cumplir su propósito, Gómez de Sandoval dispuso
que fueran a Bayaguana dos prebendados de la catedral con
“cantidad de capellanes” a traer estas reliquias “yendo en su
compañía cuatro comisarios de la ciudad”.
Además, el presidente de la Real Audiencia
“previno una procesión general para que desde este río
hasta donde han de desembarcar (los ornamentos) vayan con
la veneración que es razón hasta el sagrario adonde se han
de guardar”.
El recinto religioso al que se refiere Gómez de Sandoval,
es, sin duda, la Catedral de Santo Domingo.

Las sospechas del gobernador


El disgusto y malestar de los pobladores de San Juan
Bautista de Bayaguana eran bien conocidos por las autoridades
de la colonia.
No es raro pues, que el gobernador y presidente de la Real
Audiencia, don Diego Gómez de Sandoval sospechara que el
incendio podía haber sido provocado por personas “que han
deseado que se deshiciese la dicha nueva población”.
No estaba decidido el gobernador a tolerar tal cosa. Por el
contrario, insistió en que
“los vecinos de aquella ciudad y los demás de las nuevas
poblaciones se acaben de persuadir a que por ningún caso han
de mudar de sitio ni volver al antiguo”.

73
CLÍO 181

Para evitar esto, Gómez de Sandoval ordenó que los afectados


por el fuego reedificaran sus casas “dentro de cincuenta días y
que el cabildo haga lo mesmo con la iglesia”. amenazándoles
con enviar “un juez a su costa a que lo ejecute”.
Para realizar las necesarias averiguaciones sobre el siniestro,
el presidente y gobernador designó al alguacil mayor de Santo
Domingo, Francisco Rodríguez Franco, juez de comisión,
quien se trasladó a Bayaguana con amplios poderes no sólo de
investigación sino, además, de aplicación de justicia. Con él
fueron Cristóbal de Medina, alguacil y Gaspar de Aspichueta,
escribano. Los tres que formaban la comisión se embarcaron
“en este río” en un barco el 20 de marzo de 1609.
El 23 fue recibido oficialmente el comisionado por el alcalde
ordinario de Bayaguana, Buenaventura de Quiñones.

Sospechosos y negligentes
El mencionado alcalde ordinario Buenaventura Quiñones
ya había iniciado el proceso que habría de continuar y ampliar
el alguacil de Santo Domingo, Francisco Rodríguez Franco.
Desde el momento en que fueron iniciadas las indagaciones
se denunció a Hernando Guerra, regidor y mayordomo de la
iglesia, de 68 años y a su yerno Francisco García, de haber “sido
causa e instrumento de dicho incendio por haber pedido dicho
día un tizón de candela” yendo a su estancia.
De las deposiciones de los testigos y de los acusados puede
deducirse lo siguiente:
En la mañana de este día 12 de marzo, más o menos a las
diez, todo estaba “sosegado” cuando el escribano público de
Bayaguana, Francisco Atanasio de Abreu, salió de la casa del
vicario donde quedaron jugando Rodrigo de Luzán, Hernando

74
Ocurre un milagro durante incendio en Bayaguana

Guerra y el alcalde Quiñones. De acuerdo al testimonio de


Francisco Correa jugaban a la polla, entretenimiento en el que
estaba participando el propio vicario, Pedro Bautista Fernando.
Francisco de Medrano se limitaba a mirar a los otros.
Por su parte, el acusado, Hernando Guerra, quien fue hecho
preso por el alcalde ordinario, relató lo sucedido afirmando
que el día del incendio, como a eso de la una de la tarde, iba a
caballo a su estancia, situada a una legua de la ciudad, con el
propósito de “mandar hacer un poco de casabe”. En el camino
tuvo un dolor de estómago
“para cuyo remedio quiso tomar un túbano de tabaco y
para este efecto mandó a su yerno Francisco García a casa de
Manuel Gómez e a otra casa por un tizón encendido”.
El siguió caminando y Francisco García le alcanzó, pero al
llegar junto a él, ya estaba el tizón apagado “de modo que no se
pudo encender el túbano”, y el tizón fue arrojado al campo.
Varios de los testigos que depusieron en el proceso al hablar
del tizón encendido dicen que Hernando Guerra lo quería para
“beber tabaco”.
Los vecinos del pueblo se ocuparon de retirar su ropa de
las casas afectadas por el fuego y los dos escribanos públicos
acudieron a salvar los papeles de su oficio. Lo cuenta Francisco
Atanasio Abreu, uno de ellos y también el otro, Cristóbal
Méndez de Sotomayor, quien relata que rescató de su vivienda
un lío de papeles de oficio y con ellos se fue a la iglesia, pero al
llegar las llamas hasta el templo pudo salvarlos llevándoselos
a la plaza, donde estaba su mujer.
Nadie acusó a Hernando Guerra de haber tenido la intención
de quemar el pueblo, pero, no obstante, él y su yerno fueron
apresados.

75
CLÍO 181

Cuando el alguacil mayor Francisco Rodríguez Franco


empezó a actuar en el asunto, el 23 de marzo, en calidad de juez
comisionado, ordenó una nueva información y preguntó por qué
no se había remediado el fuego; que si era acaso porque querían
que “se deshiciese la población”. Y recordó que el pasado
año, al producirse un siniestro similar, los vecinos acudieron
a apagarlo con ramos de guayabo. A esto replicaron todos que
entonces había mucha más gente para poder actuar.
Guerra y García permanecieron presos como sospechosos
y varios de los vecinos, empezando por el propio alcalde
ordinario, fueron también detenidos por negligentes. Hernando
Guerra se quedó sin ropa y tuvieron que socorrerle a él y a su
mujer. Al parecer, era un hombre rico y en el siniestro tuvo
pérdidas de hasta ocho mil ducados.
Pronto varios de los detenidos por no haber apagado el
fuego fueron absueltos y los que quedaron presos apelaron de
sentencias que estimaban excesivas.
Cabe decir que, como no existía cárcel ni había carceleros,
algunos vecinos fueron encargados de mantener a los reos
encerrados en sus casas, pagándoseles por ello la suma diaria
de un peso de a ocho reales de plata.

Nota de la autora. El documento que contiene éstos y otros muchos


datos acerca del incendio ocurrido en la ciudad de San Juan Bautista de
Bayaguana en el mes de marzo de 1609, procede del Archivo General de
Indias y es una carta muy extensa dirigida al Rey por el gobernador don
Diego Gómez de Sandoval el 20 de abril de ese mismo año. Está publicada
por J. Marino Incháustegui en los tomos III y IV, pp. 940 a 1,038 de su obra
Reales Cédulas y Correspondencia de Gobernadores de Santo Domingo.
Madrid, 1958.

76
Es posible seguir en ingenio Boca de Nigua la forma de fabricar azúcar...

Es posible seguir en ingenio Boca de Nigua la


forma de fabricar azúcar en el siglo XVIII1
María Ugarte
Elaborar azúcar a la manera en que se hacía en el país
a finales del siglo XVIII resultaría ahora posible con solo
conseguir las pailas o calderos adecuados.
El proceso de fabricación del dulce tal como se hacía en
aquella época puede seguirse hoy en día paso a paso luego
de haberse reconstruido parcialmente el ingenio de Boca de
Nigua, el más importante de la Isla en los últimos años de la
dominación española.
La restauración ha sido recientemente concluida, lográndose
así rescatar unas de las más interesantes y desconocidas ruinas
del período colonial, testimonio, además, de los antecedentes
de una industria que ha vuelto a ser, al cabo de los años, la
médula de la economía dominicana.
El sistema seguido en los trabajos de puesta en valor
de la factoría de azúcar por el ingeniero José Ramón Báez
López-Penha, encargado de la obra, se ha alejado de los
patrones corrientes debido a las especiales características del
monumento intervenido.
Esto fue así gracias a que dos de los edificios más
importantes del complejo —la casa de calderas y el secadero—
presentaban la característica de estar duplicados lo que permitió

1. Publicado como “Estampas coloniales” en el periódico El Caribe,


pp.16-17. Santo Domingo, 12 de abril de 1980.

77
CLÍO 181

reconstruir totalmente una de las partes y dejar la otra tal como


fue encontrada, limitándose a la limpieza y consolidación de
su estructura.
De este modo, es posible recrear el proceso de fabricación
del dulce en las partes restauradas y observar los detalles
conservados en las secciones que se han mantenido tal cual
apareció, sirviendo como prueba irrefutable de que al realizar
la reconstrucción no se ha inventado nada.
La factoría
El conjunto de edificios que integran el ingenio constituía,
al decir del Gobernador Joaquín García, la hacienda “mejor
establecida, más pingüe y bien gobernada de toda la Parte
Española y aún de toda la isla”. La opinión de quien fuera
en un tiempo la primera autoridad de la colonia aparece en un
documento fechado el 13 de diciembre de 1796.
La factoría de Boca de Nigua se encuentra situada a 26
kilómetros de distancia de la ciudad de Santo Domingo, a unos
dos de la costa y a 100 metros de la orilla occidental del río Nigua.
Se han identificado claramente el trapiche, la casa de
calderas, un doble secadero de azúcar y un horno de cal, además
de un pequeño ingenio que, sin duda, sirvió para extraer lo que de
azúcar hubiera quedado en las mieles luego del proceso normal
de purga del producto. Esto es, lo que se conoce como retempla.
Restos de muros y huellas de otros edificios pueden haber
pertenecido a la casa de purga y a las dependencias propias de
este tipo de industria, tal como la vivienda de los esclavos.

Trapiche
Las ruinas conservadas del trapiche fueron lo suficientemente
abundantes como para permitir a los restauradores reconstruirlos

78
Es posible seguir en ingenio Boca de Nigua la forma de fabricar azúcar...

casi totalmente ciñéndose a sus características peculiares. El


edificio es un gran polígono de 15 lados reforzados en cada
vértice por contrafuertes de mampostería forrados de ladrillo.
La base presenta tres huecos en forma de pequeñas bóvedas,
destinada una de ellas al arrimo de la caña; colocada otra en
el lado opuesto por donde salía una canaleta con el guarapo
que pasaba a la casa de calderas, y dispuesta una tercera para
sacar el bagazo que se llevaba al depósito situado delante de
los hornos para utilizarlo como combustible.
La rampa para los bueyes sube al nivel del trapiche y se
ha reconstruido sobre los restos existentes que revelaban las
dimensiones exactas.
Al centro del trapiche estaba el molino, cuyas huellas están
delimitadas en el pavimento. El molino debió tener tres mazas
verticales dentadas accionadas por el movimiento circular de
los bueyes. Entre las mazas se exprimían las cañas. El arrimo
y la manipulación de la caña era trabajo de esclavos.
El guarapo, jugo extraído de la caña, pasaba por gravedad
a una canaleta que lo conducía al tanque decantador en la casa
de calderas.
La casa de calderas
La más imponente e importante edificación de la factoría
es la casa de calderas, dotada de dos baterías o trenes gemelos
para procesar el azúcar, uno de los cuales fue reconstruido
recientemente y el otro solamente consolidado.
El edificio de 37.80 metros de largo por 13.65 de ancho, es
de mampostería de piedra y ladrillo y tiene dos plantas, estando
la inferior destinada a los fogones y la superior a los calderos
o pailas en los que se elaboraba el caldo a base del calor
proporcionado desde el piso bajo por combustible de leña.

79
CLÍO 181

En la planta alta, la casa de calderas presenta gran número


de ventanas. En el sótano el acceso al interior se hace por unas
bovedillas. La comunicación entre ambos niveles se realiza por
medio de escaleras exteriores de ladrillo.
Para la reconstrucción de la mitad del edificio de calderas
resultaron extraordinariamente útiles los planos de un
ingenio de azúcar del año 1786 que coinciden, centímetro por
centímetro, con la factoría de Nigua. Los planos pertenecían
a un ingenio de la parte francesa de la isla, hoy Haití, y están
diseñados por el señor Belin para Bas Limbé. Los planos y el
testimonio de las ruinas fueron las bases del trabajo realizado
por el ingeniero Báez López-Penha.
Cinco bóvedas de medio cañón en el nivel inferior de la
casa, daban paso al combustible para los hornos. El sistema de
los fogones es el llamado tren francés o jamaiquino, de fuego
corrido, más económico que el que para cada paila o caldero.
El fuego se prendía bajo la paila en que se terminaba el proceso
de elaboración del caldo y el tiro corría hasta la chimenea del
extremo opuesto.
Los hornos han sido reconstruidos en uno de los trenes o
baterías, al igual que los huecos destinados a la ceniza. También
ha sido levantada la chimenea de sección cuadrada, hecha de
mampostería en su interior y revestida de ladrillo al exterior.
El techo de la mitad del piso inferior .o sótano destinado a los
fogones ha sido recreado siguiendo las huellas que mostraban
una bóveda por aristas, que, al parecer, falló en un momento
dado y fue preciso apuntalarla, lo que explica la existencia,
justamente al centro, de unas pilastras de mampostería que
debieron ser levantadas para reforzar la clave. El nuevo techo
del entrepiso es una estructura de hormigón armado revestida
de ladrillo.

80
Es posible seguir en ingenio Boca de Nigua la forma de fabricar azúcar...

Cuatro argollas fuertemente incrustadas en los muros


interiores del nivel inferior del edificio constituyen un enigma.
¿Servirían acaso para amarrar a los esclavos que trabajaban
en la factoría?
La mitad del edificio de la casa de calderas presenta ahora
los muros levantados, los huecos de las puertas restaurados,
construida una bella cornisa y techada el área siguiendo el
diseño de los planos obtenidos. El techo de cuatro vertientes
se apoya en tijerillas. Tiene cubierta de madera y sobre ésta, a
ripio cerrado, se colocó tela asfáltica y sobre la tela, tejas del
mismo tipo que las originales, llamadas de escama, varias de
las cuales se conservan.
Sobre el techo hay a lo largo del edificio una ventilación
corrida, a modo de buharda, por donde salía el calor que
despedían los calderos al cocerse el caldo.
La planta del edificio presenta dos cuerpos laterales en
forma de cubículos que sobresalen en los extremos de la
fachada principal.
En el interior de la segunda planta, en la mitad reconstruida,
se ven, hechos en ladrillo, los huecos destinados a las pailas,
cuatro en línea recta y dos al final formando un ángulo, que
eran los conocidos como batidoras, donde concluía el proceso
de elaboración del producto dentro de la casa de caldera.
Estos huecos para las pailas se reconstruyeron, según
informó el ingeniero Báez López-Penha, sirviéndose de
plantilla giratoria vertical y reproduciendo las dimensiones
originales. Junto a los huecos se ven unas pequeñas depresiones
destinadas a depositar la espuma que se sacaba del caldo con
espumaderas. Estos recipientes desembocan en un canal; de
madera a través del cual la espuma salía hacia fuera para
aprovechar su almíbar en alimento para el ganado.

81
CLÍO 181

Báez López-Penha explica el proceso de fabricación


del dulce desde la entrada del guarapo al tanque situado en
cubículo saliente, donde el caldo se clarificaba para que llegara
limpio a primer caldero. Por un desagüe que iba a dar desde
el tanque a una pileta se eliminaban los residuos del guarapo.
Luego, el caldo era pasado de caldero a caldero por medio de
grandes cucharones, manejados por esclavos, hasta llegar a las
batidoras, donde se movía con paletas largas y bombos para
obtener un cierto grado de cristalización.

Purga
La masa parcialmente cristalizada se vaciaba en unos
envases de barro en forma de conos —las hormas— abiertos
en los dos extremos, tapándose el hueco más estrecho con un
tarugo de madera.
Al permanecer en reposo, la miel, por acción de la gravedad,
se iba depositando en el fondo.
El proceso de vaciado de las batidoras a las hormas se
realizaba, como es natural, en la casa de calderas. De allí se
pasaban las hormas a la llamada casa de purga, edificio en
donde se colocaban en tendales o tinglados, con la parte más
estrecha hacia abajo.
Los tendales se hallaban a una cierta altura del piso. Allí
se quitaba a las hormas el tarugo de madera y se dejaba correr
la miel.
En la parte superior de las hormas se colocaba en contacto
directo con el producto, una masa de barro aguado, que se iba
filtrando a través de la masa sólida de azúcar, arrastrando con
ella las mieles adheridas a los cristales. En esta posición se
mantenía a las hormas de 30 a 40 días.

82
Es posible seguir en ingenio Boca de Nigua la forma de fabricar azúcar...

En el ingenio de Nigua no se ha logrado identificar el


edificio destinado a casa de purga, aunque el ingeniero Báez
López-Penha supone que debió estar junto al secadero, donde
existen restos de unos muros que por su forma y dimensiones
parecen corresponder a esa dependencia.

Depósito-secador
En el complejo azucarero de Nigua apareció un edificio en
ruinas que pronto fue identificado como el lugar para depositar
y secar los panes de azúcar una vez éstos eran sacados de las
hormas.
El edificio, de planta poligonal, está dividido por dentro en
dos cilindros huecos de un diámetro de 4.25 metros cada uno.
En los muros interiores se veían con claridad las
escudarías de los cuartones que recibían los listones donde se
colocaban ordenadamente los panes de azúcar para su secado
definitivo.
En cada una de las dos áreas circulares del edificio se
hallaron vestigios de la existencia de estufas o reverberos
subterráneos que contribuían con su calor a apresurar el
proceso.
Fue posible detectar durante las investigaciones
arquitectónicas, unas salidas para la ceniza y huecos por donde
se alimentaba el pequeño fuego cuyo calor subía al interior de
los cilindros.
Debido a que al igual que la casa de calderas el depósito
o secador se presentaba duplicado, el ingeniero Báez decidió
reconstruir una de las partes y dejar la otra tal como apareció,
aunque debidamente consolidada. Y para que el visitante pueda
captar visualmente la forma en que se colocaban los panes de

83
CLÍO 181

azúcar, se han instalado en la mitad recreada unos listones como


los que debieron servir de apoyo a los panes de azúcar.
El techo del secador, que gracias a los vestigios encontrados
pudo establecerse que era cónico, fue también parcialmente
reconstruido, utilizando en la cubierta las tejas originales
aparecidas en el lugar del tipo llamado escamas, que se
distinguen por su color de las fabricadas con el mismo modelo
para completar el trabajo.

Historia
El ingenio de Boca Nigua pudo haber sido un antiguo
ingenio colonial totalmente modificado y modernizado en las
postrimerías del siglo XVIII, aprovechando, tal vez, algunos
restos de las primitivas instalaciones. Es bien sabido que junto
al río Nigua se fundaron varios ingenios en el siglo XVI.
El doctor Amadeo Julián, actual director del Centro de
Inventario de Bienes Culturales, ha encontrado en el Archivo de
Indias documentos relacionados con esta factoría que cuando
sean dados a conocer probablemente aclararán aspectos aún
oscuros de su origen.
Hasta ahora, los datos históricos por nosotros conocidos se
limitan a testimonios relacionados con una rebelión de esclavos
ocurrida en este ingenio en octubre de 1796, siendo a la sazón
su administrador don Juan Bautista Oyarzábal y su propietario
un noble español, el Marqués de Iranda.
Es precisamente en esa ocasión cuando el gobernador
Joaquín García, en carta dirigida el 13 de diciembre de 1796
al Príncipe de la Paz, don Manuel Godoy, califica a la factoría
de Boca de Nigua como la mejor de la isla.

84
Es posible seguir en ingenio Boca de Nigua la forma de fabricar azúcar...

Un francés, C. Vincent, quien estuvo en el país en el año


1798, escribe en una Memoria publicada por Emilio Rodríguez
Demorizi en su obra Viajeros de Francia en Santo Domingo,
que durmió “en un ingenio perteneciente a un español, hombre
muy meritorio Aria Sabal (Oyarzábal). Este establecimiento
es sin duda, el más magnífico y mayor de la Parte Española,
aunque las construcciones atestiguan por doquier que el
propietario tenía mucho dinero y el arquitecto mucha pesadez
en sus ideas y estilo de construcción”.
Un dato poco conocido es que fue en este ingenio de Boca
de Nigua, del Marqués de Iranda, donde en enero de 1801
Toussaint Louverture trató con don Leonardo del Monte, don
José Sterling y el oficial real don Francisco Gascue de ajustar
la paz con las autoridades españolas, paz que ominosamente
se redujo a que el haitiano entrara glorioso y triunfante el 26
de enero de ese año a tomar posesión de Santo Domingo,
recibiendo del general Joaquín García las llaves de la ciudad
y sus fortalezas.
Las instalaciones de esta factoría de azúcar aparecen como
destruidas en el plano de los alrededores de la capital de 1809,
publicado en 1810 por William Walton en su obra Present State
of the Spanish Colonies.

Costo de trabajos
El presupuesto hecho por la Comisión de Monumentos
a comienzos del año 1978 para la restauración y la parcial
reconstrucción del ingenio de Boca de Nigua ascendió a
RD$110,949.42
De acuerdo con los datos ofrecidos por el ingeniero
Báez López-Penha, el gasto total de los trabajos ha sido

85
CLÍO 181

de 107.504.22, habiendo quedado un saldo favorable de


RD$3,445.20. Ese sobrante se ha obtenido pese al aumento
extraordinario de los costos, tanto en el aspecto de los salarios
como en el de los materiales de construcción.
Además, se agregaron algunos trabajos de ambientación no
presupuestados que han permitido que el importante monumento
presente un aspecto muy atractivo y capaz de ofrecer al visitante
el testimonio de lo que era en las postrimerías del siglo XVIII
la industria del azúcar en nuestro país.
Ahora sería muy conveniente que el acceso al lugar fuera
debidamente acondicionado con una carretera en buen estado y
que se recomendara su visita como punto de atracción didáctica
y turística.
Para hacer aún más interesante el recorrido, valdría la
pena obtener los calderos e instrumentos necesarios con que
elaborar allí el azúcar por el sistema utilizado durante la época
de funcionamiento de la factoría.
En tal sentido, el señor Báez López-Penha informó que el
especialista en ingenios cubano Manuel Moreno Frajinals, a
quien se invitó hace unos meses a visitar los trabajos de Boca
de Nigua, ofreció facilitar algunos enseres usados para la
elaboración del azúcar en los finales del siglo XVIII, al mismo
tiempo que prometió investigar las áreas no identificadas del
complejo.
Báez López-Penha señaló que desde entonces el señor
Moreno no se ha comunicado con él sobre el asunto ni ha
enviado al país aquellos elementos que se necesitaban para
completar el equipo de fabricación, de los cuales el restaurador
dominicano, según lo convenido, le había suministrado una
lista detallada.

86
La Misión Roumain: Geffrard y el fin de la Guerra de la Restauración

La Misión Roumain: Geffrard y el


fin de la Guerra de la Restauración1
Agustín Ferrer Gutiérrez2
La Guerra de la Restauración (1863-1865) fue, de todas
las luchas contra el extranjero ocupante, la verdadera guerra
de Independencia Dominicana.3 En 1821, con la proclamación

1. Me encontraba trabajando en este artículo a instancias de Michel Soukar,


quien me mostró el libro de Pierre-Eugene de Lespinnase que, según
Emilio Cordero, Michel, estuvo en la Biblioteca Nacional de la Repú-
blica Dominicana pero que desapareció. Quería yo mostrar cómo en el
momento más delicado de la existencia de la Nación Dominicana, la
República de Haití estuvo apoyando a su nación-hermana. Y en estas
me pilló el terremoto del 12 de enero de 2010. Al día siguiente salí con
esposa e hijas hacia Santo Domingo, donde pasé los 45 días siguientes al
sismo. En este viaje y estancia pude contemplar con emoción y a veces
con lágrimas cómo el pueblo dominicano se volcó incluso dando de lo
que necesitaba para socorrer al pueblo haitiano. Se cumplió el reflejo de
la historia: en el momento más difícil de la historia contemporánea de
Haití, la República Dominicana estuvo a su lado. Con emoción Mons.
Dumas, obispo de Nippes y presidente de Cáritas Haitiana me contó
cómo la comarca de Jacmel subsistió durante dos semanas tras el sismo
gracias al socorro de Cáritas Dominicana transportado por la Marina de
Guerra Dominicana. En los momentos difíciles es cuando se aprecian
verdaderamente a los amigos y esto, aunque no haya tenido mucha
trascendencia mediática, la isla y los que en ella moramos lo sabemos.
2. El autor lleva viviendo con su familia en Haití desde julio de 2001 en-
viados por S .S. Juan Pablo II como familia misionera. En la actualidad
prepara una tesis doctoral sobre la seguridad en Haití.
3. Chez Checo, José. “Presentación”. En Balcácer, Juan Daniel (editor)
Ensayos sobre la Guerra Restauradora. Santo Domingo, Comisión
Permanente de Efemérides Patrias, 2007, p. 10.

87
CLÍO 181

del Estado Independiente del Haití Español, vulgarmente


llamado Independencia Efímera, no se dio una verdadera lucha
de liberación como la que el pueblo haitiano había culminado
en 1803 con la derrota de las tropas napoleónicas. La segunda
Independencia Dominicana en 1844 tampoco se alcanzó como
resultado de una guerra, aunque sí es cierto que su proclamación
desencadenó una serie de campañas bélicas mediante las cuales
Haití quiso volver a someter el territorio del Este de la isla, ya
soberano.
La Guerra de la Restauración si fue una verdadera contienda
de liberación nacional popular que movilizó a todos los sectores
de la sociedad dominicana. El precio pagado por España por
mantener bajo su poder la nación dominicana, entregada
de manera traicionera por el presidente Pedro Santana, fue
demasiado alto: el Gobierno Español llegó a desplegar una
fuerza de 63.000 hombres y sus bajas ascendieron a 23.000.4
Esta guerra fue el resultado de la oposición mayoritaria del
pueblo dominicano a la Anexión de la República Dominicana
al Reino de España. La joven nación caribeña apenas contaba
con 17 años de existencia, un período en el que Haití, antiguo
soberano, no renunció a la unicidad e indivisibilidad política
de la isla bajo una sola bandera. Cuatro campañas militares
(de 1844, 1845, 1849 y 1855-1856) que terminaron en
fracasos, fueron necesarias para que finalmente los dirigentes
haitianos reconocieran el derecho de los dominicanos a su
autodeterminación: que no constituían una amenaza para Haití,
sino un pueblo hermano.
Fabré Nicholas Geffrard (1859-1867) fue el presidente
con el que se operó este cambio fundamental de la política

4. Cordero Michel, Emilio. “Características de la Guerra Restauradora”.


En Balcácer, Juan Daniel, Ob. cit., p. 294.

88
La Misión Roumain: Geffrard y el fin de la Guerra de la Restauración

exterior haitiana porque con su política solidaria la isla dejó de


ser una e indivisible.5 El primer acto de esta nueva concepción
estratégica fue la tregua de cinco años que el Presidente
Haitiano firmó con el Gobierno Dominicano.6 Sin embargo,
esta acción diplomática no bastó para calmar la ansiedad de
Santana que se empeñó en anexar la República Dominicana
a España, mostrando su desconfianza tanto en la capacidad
defensiva del pueblo dominicano como en las garantías
ofrecidas por el Gobierno Haitiano. El Presidente dominicano
sacrificó la soberanía nacional para poder mantener la identidad
social de raíz hispánica y la bandera española volvió a ondear
desde lo alto de la fortaleza Ozama.
De este modo, se hizo realidad el más amenazante de los
escenarios considerados desde su nacimiento por la república
negra desde cuando al otro lado de la frontera se instaló
una potencia esclavista. El presidente Geffrard protestó
inmediatamente ante la acción y comenzó a prestar su apoyo
a los rebeldes dominicanos que rechazaron la Anexión. No
solamente le inquietaba la presencia de España en el territorio
dominicano sino el peligro de que el Gobierno de Madrid
hiciera valer sus derechos territoriales establecidos en el
acuerdo fronterizo fijados por el Tratado de Aranjuez de 1777
y que el Gobierno Español pretendiera hacer cumplir, según
constaba en la Real Orden de 14 de enero de 1862.7

5. Manigat, L. Éventail d´Histoire Vivante d´Haïti. Tome V “Aspects et


Problèmes de l´Histoire de la Diplomatie et des Relations Internatio-
nales d´Haïti”. Port-au-Prince, Media Texte, 2007. p. 479.
6. Price Mars, Jean. La République d´Haïti et la République Dominicaine,
1ª ed. Port-au-Price, Deschamps, 1953, p. 269.
7. Moya Pons, Frank. Manual de Historia Dominicana. Santo Domingo,
Editora Búho, Santo Domingo, 2008. p. 350.

89
CLÍO 181

Se trataba de parte de la meseta central haitiana donde se


encuentran las ciudades de Hincha, Las Caobas, San Rafael
de la Angostura y San Miguel de la Atalaya que Toussaint
Louverture había arrebatado a los españoles en favor de la
colonia francesa de Saint-Domingue. La posibilidad de la
invasión española era real y quién sabe si la reimposición de
la esclavitud también. La amenaza a la seguridad nacional era
tan abrumadora que Geffrard declaró que todos los medios eran
buenos para defender la libertad hasta eliminar la presencia
española en la isla.8
Su opción de prestar apoyo a los insurrectos era la única
salida que tenía disponible. Este apoyo le costó la humillación
infligida en lo que la historiografía haitiana llama “el Asunto
Rubalcava”. De vuelta de una batalla en apoyo de los
insurgentes, una unidad de élite del ejército haitiano, incapaz
de reprimir su ardor guerrero exaltado tras la victoria, desfiló
delante de la Legación Española en Puerto Príncipe y arrastró
por el lodo una bandera española capturada al enemigo y
esto ante los indignados ojos del Encargado de Negocios y
Cónsul General de Su Majestad Católica. El almirante Joaquín
Gutiérr4ez de Rubalcava, siguiendo órdenes de Madrid, llegó
en julio de 1861 con una imponente flota a la rada de la capital
haitiana, reclamó una fuerte indemnización y 21 salvas de
cañón para reparar la afrenta que los soldados haitianos habían
causado al honor hispano.
Geffrard con la misma convicción que aceptó la existencia
y el derecho de autodeterminación del pueblo dominicano
rechazó la presencia española o de cualquier otra potencia

8. Price Mars, Jean. “La Diplomatie Haïtienne et l´Indépendance Domi-


nicaine ”. En Revue de la Société d´Histoire et Géographie d´Haïti.
No. 32, pp. 16-17. Port-au-Prince, janvier 1939. pp. 16-17.

90
La Misión Roumain: Geffrard y el fin de la Guerra de la Restauración

extranjera en la isla. Por eso, tras haber sufrido la furibunda


reacción española su apoyo a la causa dominicana fue esta vez,
discreto pero decidido.
La Guerra de la Restauración estalló en agosto de 1863.
Ante el poder militar del Ejército Español, los dominicanos
adoptaron un enfoque asimétrico, el único a su alcance: una
táctica de guerrilla. Enseguida los españoles se dieron cuenta de
la dificultad del combate e incluso el general Ribero, comandante
supremo, en aquel mismo año, quiso convencer a Madrid de la
inutilidad de la lucha.9 A finales de 1864 la situación militar se
bloqueó y el mando español lo reconoció.
El entonces general responsable de las fuerzas española
en la lucha contra los rebeldes, José de la Gándara, quería
terminar con la ambigüedad de Geffrard respecto a su apoyo
a los insurrectos. Oficialmente éste aparentaba una postura de
neutralidad pero en realidad los rebeldes recibían “recursos
materiales y morales” de los haitianos, como demostrarían
los documentos capturados a los insurrectos en la toma de
Montecristi en mayo del 1864.10 Apoyo que no fue gratuito
como testimonia el aumento de las exportaciones de tabaco de
Haití, inexistentes apenas unos meses antes, provenientes del
trueque con los dominicanos por armas y municiones.11
El jefe del Estado Haitiano había ofrecido su mediación
con carácter oficial al Gobierno Español a través de su recién

9. Moya Pons. Ob. cit., p. 354.


10. De la Gándara Navarro, José. Anexión y Guerra de Santo Domingo.
Tomo II, p. 385. Santo Domingo, Sociedad Dominicana de Bibliófilos,
1975.
11. Entrevista del autor a Emilio Cordero Michel, presidente de la Aca-
demia Dominicana de la Historia. Santo Domingo, 5 de noviembre de
2009.

91
CLÍO 181

nombrado plenipotenciario ante la Corte de Madrid, Thomas


Madiou. El Ministro de Estado Español, Pacheco, la rechazó,
pues no podía permitir la intervención de otro Estado en lo
que consideraba una rebelión de una provincia española de
ultramar. La única salida aceptable para España era la sumisión
de los insurrectos. Ante este revés el Presidente Haitiano
se puso en contacto con los gobiernos británico, francés y
norteamericanos para trabajar por la finalización del conflicto,
pero el esfuerzo fue en vano.12
Con el fin de conocer la verdad de la posición y actuación
haitianas en el conflicto, De la Gándara envió al coronel
de ingenieros Francisco Van-Halen a entrevistarse con el
presidente Geffrard en octubre de 1864. El encuentro tuvo lugar
el día 20 de ese mes y Geffrard, que todavía estaba resentido
por el rechazo de Madrid a su ofrecimiento, manifestó que a
causa de este hecho se sentía incapacitado para ejercer sus
buenos oficios sin contar con la autorización del Gobierno
Español. El rechazo del Gobierno de Madrid a su primer
ofrecimiento, según declaró Geffrard, estaba en la manera en
que su Encargado de Negocios en Madrid había planteado la
intervención, dándole un carácter oficial y no oficioso como
realmente deseaba el Presidente Haitiano.13
Tras sugerir Van-Halen que personalmente no veía
impedimento en que ejerciera sus buenos oficios, el Presidente
Haitiano tomó la iniciativa y formuló a Van-Halen una
propuesta de buenos oficios pero esta vez de carácter personal:
aconsejaría a los dominicanos pedir humildemente al Capitán
General Español un alto el fuego para elevar a la reina Isabel

12. Price Mars. “La Diplomatie…”. Ob. cit., p. 51.


13. De la Gándara. Ob. cit., t. II, pp. 393-394.

92
La Misión Roumain: Geffrard y el fin de la Guerra de la Restauración

una súplica “acogiéndose a su benevolencia y apelando a su


nobleza y generosidad”14 con el fin de que les concediera su
autonomía.
Después de la entrevista con el militar español Geffrard
decidió enviar un hombre de su total confianza, su Encargado
de Negocios en Washington, el coronel Ernest Roumain que
fue acompañado por Décimus Doucet, Comisario Gubernativo
ante el Tribunal de Casación, como intérprete, para presentar
su propuesta a los jefes dominicanos. El 27 de octubre de 1864
los dos hombres partieron hacia la frontera de Dajabón. Las
instrucciones otorgadas por el jefe de Estado Haitiano quedaban
expresadas en un documento confidencial15 que contenía seis
propuestas:
1ª)P pedir un cese de hostilidades;
2ª) Proceder a un intercambio de prisioneros;
3ª) Convocar un referéndum sobre el fin de la guerra;
4ª) Enviar una súplica a la Reina;
5ª) Mantenimiento del statu quo durante la tregua y las
negociaciones; y
6ª) En caso de reanudar las hostilidades hacerlo tras un
preaviso de varios días.
Además de este documento Roumain recibió una carta
dirigida a él por el presidente Geffrard en la que declaraba
embarcarse en un nuevo esfuerzo de conciliación pero esta vez

14. Ibídem, t. II, p. 97.


15. De Lespinasse, Pierre-Eugène. Gens d´autrefois…Vieux souvenirs.
Paris, Les Editions du Scorpion, 1961. Este libro recoge en uno de sus
capítulos la transcripción de las cartas y el relato de los hechos de la
Misión Roumain. El primer volumen de esta obra se publicó en París
en 1926. El autor era nieto del coronel Roumain.

93
CLÍO 181

en su nombre privado, visto el fracaso de la primera tentativa.


En este documento dijo que actuaba por amor a la humanidad
y por simpatía a la causa dominicana. Esta misiva fue la que le
sirvió a Roumain de credenciales ante los dirigentes rebeldes.
El 31 de octubre ya instalados en Juana Méndez, los
comisionados enviaron una carta a las autoridades dominicanas
donde presentaron a éstas su misión. Enseguida, el Gobierno
Provisional Dominicano formó una comisión que debería
entrevistarse con los emisarios haitianos. El 5 de noviembre
a las nueve de la mañana tuvo lugar en Dajabón el primer
encuentro donde tan sólo se trató de exponer por parte haitiana
las propuestas de Geffrard a los delegados dominicanos quienes,
carentes de poderes, se limitaron a escuchar para transmitir a
su Gobierno el contenido de la iniciativa. Cinco días después,
los dos miembros de la Comisión Roumain partieron hacia
Santiago donde llegaron el 12 de noviembre.
Por carta fechada al día siguiente, el Gobierno Provisional
Dominicano aceptó y se adhirió a las propuestas del jefe de
Estado Haitiano. Desde Puerto Príncipe éste esperaba con
ansia noticias de la marcha de las negociaciones. El día 18
de noviembre Roumain recibió por partida doble la primera
comunicación de la recién formada Comisión de Relaciones
Exteriores que debía enviar a Puerto Príncipe. Una copia era
para Geffrard y la otra para hacérsela llegar a De la Gándara
pero, con las prisas, los dominicanos olvidaron hacerle una
para el comisionado haitiano. Cuando cuatro días más tarde
Roumain recibió su copia, debió sorprenderse grandemente
por el contenido de la misma.
En su primera carta la Comisión de Relaciones Exteriores
Dominicana hablaba de instrucciones pasadas al Presidente
Haitiano. En la correspondencia se incluía un otorgamiento de

94
La Misión Roumain: Geffrard y el fin de la Guerra de la Restauración

poderes formal y unas instrucciones confidenciales. Igualmente


se modificaban los seis puntos de Geffrard. La nota dominicana
sólo incluía cinco puntos pues se había eliminado el punto
5º de Geffrard que trataba de la conservación del statu quo
durante la tregua. Pero varios datos levantaron el estupor
de los comisionados haitianos. En primer lugar, junto con
la declaración de la tregua se pedía el fin del bloqueo al que
era sometido la zona insurrecta, cosa que Geffrard consideró
que sería inaceptable por parte de De la Gándara, como
efectivamente éste último manifestó en su libro.16 Era ésta una
errónea manera de entender, por parte de los jefes dominicanos,
lo que significaba el mantenimiento del statu quo.
Otro de los puntos que Geffrard no aceptó y sobre el que
solicitó a los dominicanos modificación, fue sobre el plebiscito
con que se debía cuestionar al pueblo sobre su deseo de paz
y no sobre su deseo de independencia como solicitaban los
rebeldes y que debería incluir a toda la población dominicana
y no rechazar aquella que se encontraba bajo dominio español.
Pero dos cuestiones sorprendieron al Presidente Haitiano: una
de ellas, que ponía en grave riesgo la misión y comprometía
la posición de Geffrard que era la utilización del título de
“Gobierno Provisional de la República Dominicana” por
parte de los rebeldes. El título resultaba inadmisible para el
mandatario haitiano. Pero lo que más indignó a éste fue el
hecho de que los insurgentes dominicanos emitieran un poder
a favor de Geffrard, que le presentaba como un mandatario de
los restauradores. En la carta personal que envió a Roumain
de 28 de noviembre de 1864 declaró:

16. De la Gándara. Ob. cit. t. II, p. 9.

95
CLÍO 181

“La forma que esos jefes han seguido para que yo intentara
alcanzar un arreglo entre ellos y el Capitán General de la
Gándara es enteramente inadmisible. En primer lugar, la
neutralidad del Gobierno, ante el desastroso conflicto en el que
hasta ahora están implicados los Españoles y los Dominicanos
y al cual se trata de encontrar una solución, no me permite
recibir, ni siquiera de manera oficiosa, correspondencia ni
actas, donde son calificados como «Gobierno Provisional de
la República Dominicana». Además, la dignidad de Jefe de
Estado no admite jamás mandato de la naturaleza del que me
han querido confiar por sus plenos poderes acompañados de
instrucciones confidenciales. El modo de proceder, era, así me
parece, tomado del que yo he seguido para su misión (la de
Roumain). La forma adoptada por los jefes dominicanos me
ha chocado inmediatamente”. 17
Geffrard, junto con esta carta personal a Roumain, le
envió de vuelta los documentos que éste había remitido
desde Santiago con el paquete del 18 de noviembre y nuevas
instrucciones que reafirmaban su posición inicial. El Presidente
Haitiano lamentaba que los jefes dominicanos no hubiesen
aceptado su propuesta tal cual. A todas luces parecía que
los jefes dominicanos, hombres llenos de valor y arrojo,
carecían del tacto diplomático necesario para la ocasión.
Ante la sorprendente contrapropuesta, Geffrard propuso dos
condiciones para seguir prestando sus buenos oficios: que
se acordara previamente con los dominicanos los términos a
someter a De la Gándara; y en segundo lugar, que se le otorgara
el “consentimiento” y no el “mandato”, como establecía la
contrapropuesta, para abrir las negociaciones. Respecto a los

17. De Lespinasse. Ob. cit., p .141. Traducción nuestra.

96
La Misión Roumain: Geffrard y el fin de la Guerra de la Restauración

términos, insistió en los seis puntos de su carta de 27 de octubre


aunque matizó algunos respecto a su posición inicial para
acomodar algunos detalles de la contrapropuesta dominicana.
Entre ellas, la solicitud del fin del bloqueo comercial, no así
del militar, como pedían los dominicanos. Igualmente Geffrard
redujo el plazo del preaviso reclamado por lo dominicanos para
el fin de la tregua de 15 a 5 días.
Los jefes restauradores recibieron desconcertados los
documentos devueltos por Geffrard el 5 de diciembre y Roumain
tuvo que negociar con ellos durante los tres días siguientes para
explicar la posición del Jefe de Estado haitiano. En su carta a
Geffrard deL 8 de diciembre, Roumain habló de la existencia
de dos bandos en el campo dominicano. Por un lado y el más
influyente, estaba el bando partidario de la negociación pero que
no quería solicitar la tregua dado el victorioso impulso bélico
de las fuerzas insurgentes en la Guerra Restauradora y; el otro,
menos numeroso, que rechazaba cualquier tipo de negociación.
Los partidarios de la negociación no estaban dispuestos
a aceptar el fin del bloqueo sólo en su aspecto comercial
ni a cambiar el término “exposición” por el de “súplica”,
ni a renunciar a su título de “Gobierno Provisional de la
República Dominicana”. En medio de un grave quebranto de
salud Roumain tuvo que parlamentar desde su lecho con los
comisionados dominicanos venidos al efecto. El pesimismo se
adueñó de él, la situación parecía haber llegado a un callejón sin
salida. Las razonables correcciones de Geffrard rebotaban en el
muro de la valerosa obstinación dominicana: lo que quedaba de
las propuestas iniciales sería inaceptable para De la Gándara y
la anhelada paz parecía alejarse en el horizonte de la desolación.
Pero el 9 de diciembre surgieron los dominicanos con una
nueva formulación donde las proposiciones quedaban reducidas

97
CLÍO 181

a dos. La primera, hacía referencia al canje de prisioneros que


el Presidente Haitiano debería proponer y que tenía que ser
verificado por un agente nombrado por él mismo. La segunda,
trataba del envío de una comisión a Madrid compuesta por
dos o más miembros, uno nombrado por los insurgentes y otro
por De la Gándara que debería llevar a la Reina una súplica
solicitando la paz y la independencia. Advertidos por Roumain
de que el Capitán General español no aceptaría el envío de
la comisión mixta, respondieron que en todo caso los dos
dominicanos irían solos a Madrid.
Los insurgentes evitaban así solicitar una tregua que
paralizase el avance de las tropas restauradoras en una
coyuntura claramente ventajosa para sus intereses bélicos y,
por lo tanto, ordenaban a su ejército continuar los esfuerzos
ofensivos.18 La eliminación de la propuesta de la celebración
de la consulta popular sobre el fin de la contienda respondía a
que los restauradores asumían el anhelo natural de la población
en ese sentido, y al hecho de que procurar la paz era la primera
obligación de cualquier gobierno. Respecto a la súplica
dominicana, Roumain recibió el 11 de diciembre un borrador
de manos de Pujol. Nunca sabremos su contenido puesto que
el mismo Lespinasse señaló que este importante documento no
apareció en el dossier de su abuelo el coronel Roumain.
El 14 de diciembre los delegados haitianos recibieron las dos
nuevas propuestas escritas por los restauradores y reenviaron
copia a Geffrard. En su carta, los líderes dominicanos mostraban
su esperanza de que el Presidente Haitiano se esforzaría por
obtener las reivindicaciones dominicanas, pues de esta manera

18. Relación nº44 de la Comisión de Relaciones Exteriores, en Rodríguez


Objío, Manuel. Gregorio Luperón e la Historia de la Restauración.
Santiago de los Caballeros, Editorial El Diario, 1939. p. 258.

98
La Misión Roumain: Geffrard y el fin de la Guerra de la Restauración

serviría la causa “de un pueblo aliado legítimo del pueblo


haitiano”.19 Ese mismo día Roumain y Doucet partieron hacia
Juana Méndez a donde llegaron tres jornadas después y donde
esperaron instrucciones.
Dos correos procedentes de Puerto-Príncipe y de Santiago
llegaron a manos de Roumain el 29 de diciembre. La misiva
procedente de la capital haitiana cambió radicalmente la línea
seguida hasta el momento en las negociaciones. Geffrard
había iniciado los contactos con el Encargado de Negocios
de Su Majestad acreditado ante su Gobierno, Mariano
Álvarez, al que los dominicanos consideraban como uno de
los principales instigadores de la Anexión a España. De esta
manera, cambiaba el canal de las negociaciones del militar a
diplomático y apartaba de su jugada al general De la Gándara.
Éste ya había sospechado el desvío en el proceso negociador
por una comunicación que Álvarez le había dirigido el 20
de diciembre y achacaba a la torpeza del diplomático, que le
había ocultado estos movimientos, el éxito de la maniobra de
Geffrard que, según De la Gándara, lo que realmente pretendía
era menoscabar la autoridad española en Santo Domingo.20
En su carta a Roumain, Geffrard acusó la recepción de las
dos propuestas dominicanas y las valoró como un paso hacia
adelante en la búsqueda de la paz, aunque lamentaba que no
se incluyera un cese de hostilidades, que debería constituir una
obligada primera etapa en el proceso de pacificación del país.
Respecto al canje de prisioneros le pareció adecuado el canal
militar utilizado, igualmente adecuado le resultó el general De
la Gándara como destinatario de tales propuestas. Sin embargo,
no opinó lo mismo sobre la propuesta de la transmisión de la

19. De Lespinasse. Ob. cit., p. 149.


20. De la Gándara. Ob. cit., t. II, p. 410.

99
CLÍO 181

súplica a Madrid. Aquí el canal defendido por Geffrard era


el diplomático, es decir a través de Álvarez, pues éste era el
más adecuado para una cuestión de tipo político como era la
demanda de la Independencia Dominicana.
Además, este canal era el más directa puesto que el militar
al fin y al cabo tenía que terminar en el Ministerio de Estado
en la capital española. El canal diplomático era, pues, el más
rápido y la urgencia de la situación lo convirtieron en el más
adecuado. Geffrard confesó haber sondeado a Álvarez sobre
su disposición a transmitir la súplica dominicana a Madrid,
a lo que el diplomático español respondió positivamente. El
Presidente Haitiano creía que el envío de la súplica a través
de comisionados dominicanos, cuya presencia en Madrid
crearía problemas de etiqueta y una situación embarazosa en el
Ministerio de Estado, pondría en riesgo toda la operación. Por
eso el envío de la súplica a través de Álvarez pareció ser la mejor
solución, además de que el propio Geffrard la acompañaría de
una carta autógrafa a Su Majestad en la que le rogaría aceptar
las demandas dominicanas.
Pero la súplica que redactaron los restauradores no podía,
según Geffrard, alcanzar el objetivo que se deseaba conseguir.
Esto así, porque en su opinión el texto removía el pasado.
Desgraciadamente, como hemos señalado más arriba, en el
dossier Roumain no se ha encontrado copia de esta carta.
Dado el empeño que el Presidente Haitiano tenía en lo que
él consideraba como “un des plus grands bonheurs de ma
vie” por el hecho “d`avoir contribué efficacement à rendre au
peuple dominicain la paix et l´indépendance”21 y esto desde

21. Traducción del editor Emilio Cordero Michel: “una de las más gran-
des satisfacciones de su vida” por el hecho “de haber contribuido
eficazmente a devolverle al pueblo dominicano la paz y la indepen-
dencia”.

100
La Misión Roumain: Geffrard y el fin de la Guerra de la Restauración

un profundo respeto hacia este pueblo y sin que en ningún


caso se pudiera atentar contra su honor y su dignidad22, decidió
proponer un texto alternativo para la súplica.23
Este cambio de estrategia por parte de Geffrard respondía
a que el Embajador Haitiano en Madrid, Thomas Madiou,
había tenido una reunión el 24 de noviembre24 con el Ministro
de Estado Llorente y éste le comunicó que el Gobierno de Su
Majestad tenía conocimiento de la Misión de Van Halen y que
aprobaba los buenos oficios que el Presidente Geffrard estaba
llevando a cabo. Madiou también transmitió a su superior dos
cuestiones que Llorente le había dado a conocer: que el Gobierno
Español nada podía hacer sin el concurso de las Cortes, a las
que en breve propondría una solución a la cuestión de Santo
Domingo; y que para poner fin a la lucha aceptarían que los
insurgentes elevaran una súplica la Reina donde expresaran
su imposibilidad de continuar con la guerra conscientes
de que tarde o temprano serían sometidos por España.
Todos estos detalles los compartió Geffrard con Roumain
pero le pidió que se los ocultara a los dominicanos y que
simplemente les hiciera saber que estos consejos, su nueva
propuesta, los ofrecía por el conocimiento que poseía de la
postura española y que, si seguían en todo punto los mismos y
entraban en el juego, obtendrían el éxito que ni su valor ni sus
sacrificios les harían alcanzar. Geffrard defendió la integridad
del texto de su súplica consciente de que había que, de alguna
manera, alimentar el orgullo español. Además añadió un par de

22. De Lespinasse. Ob. cit.,p. 156.


23. El texto íntegro se encuentra en: De Lespinasse. Ob. cit., p. 156 y su
traducción al castellano se puede leer en De la Gándara. Ob. cit., p. 424.
24. Según De Lespinasse. Ob. cit., p. 158. De la Gándara en Ob. cit. nota
Nº 1 de la p. 421 dice que fue el día 24 de diciembre.

101
CLÍO 181

detalles formales que debía reunir la misma: ser redactada en


un papel sin encabezamiento alguno que hiciera mención a la
República Dominicana; y que las firmas de los próceres al pie
del documento debería ir sin indicación de su cargo.
Con todas estas nuevas instrucciones, Roumain se dirigió
de nuevo hacia Santiago el 30 de diciembre, pero esta vez
sin la compañía de Doucet que, gravemente enfermo, debió
permanecer en Juana Méndez. El primer día del año 1865
llegó a la capital provisional de la República Dominicana y sin
tiempo para cambiarse de ropa tras el viaje se entrevistó con los
jefes restauradores. El 3 de enero, habiendo coronado con éxito
su misión, Roumain escribió a Geffrard relatándole como los
dirigentes dominicanos habían aceptado el texto de la súplica
propuesta con la excepción de una palabra de la primera frase.
En ella se substituyó “jefes” por “gobernantes” y quedaría
así: “El pueblo dominicano, representado por sus gobernantes
abajo firmados (…)”. Igualmente aceptaron la intervención de
Álvarez y decidieron posponer el envío de una delegación a
Madrid. Las formalidades requeridas por el Presidente Haitiano
respecto de la súplica también fueron aceptadas.
Al día siguiente Roumain se despediría de Santiago y de sus
interlocutores que como signo de amistad y agradecimiento le
obsequiaron, a él y al ausente Doucet, con una magnífica caja
de cigarros para que, según le escribió Máximo Grullón: “se
los fumen en recuerdo de los momentos agradables que han
podido disfrutar en mi patria…”. 25
Ya en Juana Méndez, esperaron la carta del 9 de enero de
1865 en la que el Presidente de la República acusa la recepción
de la súplica firmada por los jefes restauradores y una copia

25. De Lespinasse. Ob. cit., p. 164.

102
La Misión Roumain: Geffrard y el fin de la Guerra de la Restauración

de la misma e insta a Roumain y a Doucet a unirse con él en


Puerto-Príncipe felicitándose por el buen final de la misión.
Van Halen es enviado a la capital haitiana por el general
de la Gándara por segunda vez. A su llegada el 15 de enero la
súplica ya estaba en manos de Geffrard. De la Gándara había
perdido la partida, le habían dejado fuera de juego.
La acción diplomática de Geffrard había resultado ser útil
para España pues le ofrecía una salida honrosa del avispero
en el que Santana le había metido. Por eso tiempo después de
haber finalizado su misión, el encargado de negocios de España
en Puerto-Príncipe comunicó a Roumain que la Reina le iba a
condecorar con la gran Cruz de Isabel la Católica. Pero Roumain,
como buen republicano, declinó el honor aduciendo que él nada
había hecho por servir a España sino que solamente había servido
a su patria y había obedecido las órdenes de su presidente.
La famosa suplica llegó a manos de la Reina por medio
del embajador haitiano en Madrid, Madiou26. Pero antes de
este hecho, el 7 de enero de 1865, el gobierno Narváez había
presentado en las Cortes el proyecto de ley de abandono de
Santo Domingo. El clima político era claramente favorable
al fin de la trampa reincorporadora en la que Santana había
hecho caer al gobierno O´Donell. Nada más vuelto al poder en
septiembre de 1864 el gobierno de Narváez había transmitido
la orden a de la Gándara de “suspender toda operación ofensiva
y mantener a las tropas en la defensiva”.27 Un mes después
Narváez había comunicado a de la Gándara su proyecto de

26. Guerrero Cano, M. M. Santo Domingo(1795-1865). Cádiz, España,


Servicio de Publicaciones de la Universidad de Cádiz, 1986. p. 250.
27. De la Gándara. Ob. cit., p. 483.

103
CLÍO 181

solicitar la autorización parlamentaria para el abandono.28 Pero


este objetivo chocaría con la abierta oposición de la Reina ante
la que tuvo que dimitir por esta discrepancia en diciembre. Sin
embargo, ante la imposibilidad de formar un nuevo gobierno
la soberana tuvo que volver a llamar a Narváez que retiró su
dimisión y siguió adelante con su plan de abandono.
La súplica llegó a manos de la comisión parlamentaria que
debía estudiar la propuesta del gobierno y de ella hace mención,
en su dictamen de 3 de marzo en el que se apoya el abandono,
como un instrumento con el que los insurrectos abren una vía de
solución. La súplica es considerada como “la última respetuosa
exposición que [los dominicanos] dirigen a nuestra reina”.29 El
1 de mayo y con el dictamen positivo de la comisión el proyecto
de ley fue aprobado por la cámara y convertido en ley.
Sobre el canje de prisioneros al final los dominicanos se
entendieron directamente con de la Gándara pues se percataron
que la implicación haitiana en este aspecto de la paz no hacía
sino complicar su desenlace. Los días 29 y 30 de marzo de
1865 llegaron sendos barcos a Puerto Plata con prisioneros
dominicanos en manos españolas que fueron canjeados en los
primeros días de abril.30

28. Puente García, E. “1861-1865. Anexión y abandono de Santo Domingo.


Problemas críticos”. En Revista de Indias, Nº 22, pp. 411-472 y p. 424.
Sevilla, 1962.
29. González Tablas, Ramón. Historia de la dominación y última Guerra
de España en Santo Domingo. Santo Domingo, Sociedad Dominicana
de Bibliófilos, 1974. p. 348.
30. Robles Muñoz, C. Paz en Santo Domingo (1854-1865) El fracaso de
la Anexión a España, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones
Científicas, 1987, p. 424.

104
La Misión Roumain: Geffrard y el fin de la Guerra de la Restauración

De la Gándara siempre sospechó que Geffrard albergaba


un plan para expulsar a los españoles de la parte del Este y así
poder hacerse con el territorio dominicano. Sabía que Geffrard
detestaba la presencia de los españoles en la zona del Este de
la isla. Pero las razones que estaban en la mente del general
español no eran las que inspiraban al haitiano. Como hemos
señalado en el principio de este ensayo, la presencia de una
potencia esclavista representaba la mayor amenaza que la
República de Haití tuvo jamás, no tanto porque su soberanía y
su territorio se viesen en peligro ante una posible reivindicación
española de los límites del Tratado de Aranjuez, sino porque
el máximo valor adquirido en la Revolución Haitiana era
la libertad de los esclavos; libertad que en el momento de
su Independencia en 1804 se veía amenazada por potencias
esclavistas en el Caribe y sólo podía ser preservada y defendida
mediante la creación de un Estado libre y soberano.
La soberanía haitiana era la salvaguarda del trofeo de la
Guerra de Independencia, el móvil que había animado a todo
un pueblo de esclavos negros y gens de couleur en su lucha
inspirada en los mismos valores de la Revolución Francesa.
Y el control de toda la Isla de Santo Domingo era la garantía
de salvaguardar esa libertad. Tras años de campañas para
reconquistar la Parte del Este por parte de sus antecesores
en la máxima magistratura del Estado Haitiano, Geffrard
había acabado reconociendo la diferencia de los dos pueblos
que ocupaban la isla. Con este mandatario haitiano cambió
para siempre la postura geoestratégica sobre la unicidad e
indivisibilidad política de la isla.31

31. Price Mars. Ob. cit., p. 295.

105
CLÍO 181

Geffrard pudo convencerse de la fe independentista de los


líderes restauradores dominicanos en los intensos intercambios
de ideas y anhelos que a la Misión Roumain le ofrecieron
y así admitir que con ese compañero de viaje, el indómito
pueblo dominicano, la ruta era segura para Haití. Este cambio
fundamental de la estrategia nacional haitiana se materializó
en la Constitución de 1867, a partir de la cual desapareció la
mención de la totalidad del territorio insular como espacio de
soberanía de la República de Haití.32
Hasta entonces, la unicidad e indivisibilidad política
de Haití (la Isla Española para los haitianos) era el marco
imprescindible para la defensa de las conquistas de la revolución
antiesclavista. A partir de este momento, tras el mandato de
Geffrard, es igualmente significativa la iniciativa que llevaría
al diplomático haitiano De Pradines a Santo Domingo, donde
en julio de 1867 se firmó el primer Tratado de Paz y Amistad
entre las dos naciones, aunque no llegó a ser ratificado por la
parte haitiana.33
Este proceso culminaría años después con la firma del
Tratado de 1874 en Puerto-Príncipe mediante el cual la
República de Haití reconoció formalmente la Independencia
Dominicana.34

32. Hector, M. et Hurrbon, L. (dir.). Genèse de l´État haïtien (1804-1859).


Port-au-Prince, Editions Presses Nationales d´Haïti, 2009. p. 32.
33. Coradin, J. D. Histoire Diplomatique d´Haïti 1843-1870, Tome. II.
Port-au-Prince, Editions des Antilles. 995. p. 257.
34. Michel, G. Panorama des relationes haïtiano-dominicaines. Porrt-au-
Prince, Edición del autor. 1999. p. 17.

106
Luis Muñoz Marín y Rafael Leonidas Trujillo: Una pugna caribeña...

Luis Muñoz Marín y Rafael Leonidas Trujillo:


Una pugna caribeña, 1940-19611

Jorge Rodríguez Beruff2


A Patricio Bosch y Pablo Maríñez
“Porque viene de oportunidad, quiero recordar a Su
Excelencia un informe acerca de la política de Puerto Rico,
en el cual, después de citar los desplantes demagógicos de
Muñoz y sus notorios esfuerzos por ganarse la amistad de
Gallegos, Betancourt, Figueres y otros, le decía en estos o
parecidos términos: si Muñoz, en vez de ser gobernador de un
país intervenido, fuese el Ejecutivo de un país independiente,
se hubiese convertido en un político intervencionista y aliado
al comunismo, en la misma forma que Grau y Arévalo (...).”
(Comunicación del cónsul José Ángel Saviñón al
Secretario de Estado de Relaciones Exteriores, 9 de
febrero de 1951, citada en Mu-Kien Adriana Sang-Ben.
La Política Exterior Dominicana: 1930-1961, p. 295).

1. Publicado en Laura Muñoz y María del Rosario Rodríguez Díaz


(Coordinadoras). Caribe Imaginado. Visiones y representaciones de la
región. Morelia, Michoacán, México, Instituto de Investigaciones Dr.
José María Mora, 2009, pp. 39-65 (Universidad Michoacana de San
Nicolás de Hidalgo, Instituto de Investigaciones Históricas).
2. Doctor en Ciencias Políticas por la Universidad de York, Inglaterra,
historiador, profesor y Decano de la Facultad de Ciencias Sociales de
la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras.

107
CLÍO 181

La acción internacional de Luis Muñoz Marín y el liderato


del Partido Popular Democrático en el Caribe y América
Latina no tuvo el carácter de una “política de Estado” con sus
mecanismos tradicionales militares, diplomáticos, políticos y
económicos, a través de organismos estatales encargados de
implantarla. La relación jurídica y política con los Estados
Unidos le marco límites y condicionó sus modalidades.
En lo que respecta a la República Dominicana, se trató
inicialmente de una acción personal, informal, difusa, a
veces disimulada, que en ocasiones se impulsó por vías
gubernamentales de Puerto Rico. Consistió mayormente de
iniciativas personales de Muñoz Marín y de sus colaboradores
más allegados. Éstas iban dirigidas a establecer vínculos de
confianza con ciertas personalidades y fuerzas políticas, a
influir sobre el liderato y los funcionarios de política exterior
de Estados Unidos, e impactar la opinión pública en Puerto
Rico y los Estados Unidos sobre ciertos temas de política
internacional.
Algunas de esas iniciativas internacionales de Muñoz
durante la década del cincuenta, particularmente en el caso de
la República Dominicana, no correspondían con la orientación
dominante de la política exterior y militar de los Estados Unidos
hacia América Latina y el Caribe bajo las administraciones
Truman y Eisenhower. Por esto, la acción internacional de
Puerto Rico en el terreno de la política latinoamericana parecía
tener una dinámica propia y un alto grado de autonomía
con respecto a la política de Estados Unidos. La diplomacia
dominicana se ocupó de aprovechar este desfase para exigirle
a la potencia metropolitana que disciplinara a su colonia.
Esto cambió con la presidencia de John F. Kennedy.
Muñoz vio en Kennedy a un interlocutor ideológicamente

108
Luis Muñoz Marín y Rafael Leonidas Trujillo: Una pugna caribeña...

afín en la Casa Blanca. También llegaría al poder un nuevo


cuadro de liderato gubernamental estadounidense con el cual
sentía que podía trabajar en estrecha colaboración. Además, el
gobierno de Kennedy reclutaría a figuras allegadas a Muñoz
Marín, particularmente a Arturo Morales Carrión y Teodoro
Moscoso, para ocupar posiciones importantes relacionadas
con la política hacia América Latina. Ante esta nueva
situación, Arturo Morales Carrión propone que se abandone
la estrategia de influir “desde afuera” la política exterior de los
Estados Unidos desde una posición propia para actuar “desde
adentro” y como un instrumento de una nueva política que se
entendía correspondía con las metas del Partido Popular y el
Estado Libre Asociado. Esto se tradujo en una estrechísima
colaboración en la política hacia la República Dominicana de
1961 en adelante.
Los vínculos de Muñoz y el Partido Popular Democrático
con la llamada “izquierda democrática” latinoamericana son
bastante conocidos, particularmente los lazos de colaboración
con José Figueres de Costa Rica y Rómulo Betancourt de
Venezuela. Se ha investigado menos sobre los conflictos con
otros dos líderes caribeños: Rafael Leonidas Trujillo y Fidel
Castro Ruz, y sobre las iniciativas que propulsara Muñoz en
ambos casos. En cuanto al primero, se trató de una larga y
amarga pugna, la cual podemos comenzar a analizar con fuentes
que se han hecho disponibles recientemente.3 Con respecto a

3. Me refiero al valioso trabajo de la historiadora dominicana Mu-Kien


Adriana Sang Ben. La política exterior dominicana, 1844-1961. Santo
Domingo, Secretaría de Estado de Relaciones Exteriores de la Repúbli-
ca Dominicana, 2000, en especial el Tomo II La Política Exterior del
Dictador Trujillo, 1930-1961 que contiene dos capítulos relacionados
con Puerto Rico, además de los papeles sobre Luis Muñoz Marín hechos
públicos por el FBI. Otra fuente importante son los papeles de Muñoz

109
CLÍO 181

Fidel Castro, una intensa admiración inicial, y aún iniciativas


de diálogo y colaboración, se trocaron gradualmente en
distanciamiento político y apoyo a lo que Muñoz consideraba
la oposición democrática cubana.
En este trabajo enfoco la fuerte pugna que se desarrolló
entre Muñoz y Trujillo, desde la inauguración del primero
como Gobernador de Puerto Rico en enero de 1949 hasta el
asesinato del segundo en 1961.4 Quizás San Juan no jugó un
papel tan prominente como La Habana o Caracas en la crisis
dominicana, pero fue sin dudas un escenario importante de
acción política que tuvo importantes repercusiones para el
futuro de ese país vecino.

¿Vidas paralelas?
Las carreras políticas de Muñoz y Trujillo, aunque en gran
medida contemporáneas, fueron marcadamente disímiles.
Muñoz nació en San Juan a pocos pasos de la sede del poder
isleño en la casona de una familia patricia y culta al filo de la
Guerra del 98. Su padre, Luis Muñoz Rivera, era el máximo
líder del autonomismo criollo y su madre, Amalia Marín, una
mujer educada.
“Para esa fecha mi padre era un líder político muy querido
y respetado (...). Su puesto como Ministro de Gracia y Justicia

en la Fundación Luis Muñoz Marín y el monumental trabajo de docu-


mentación del historiador dominicano Bernardo Vega. La colaboración
de Julio Quirós ha sido muy valiosa y deseo consignar, una vez más,
mi agradecimiento. Igualmente le agradezco a mi esposa Aura Muñoz
su importante ayuda en la corrección del texto
4. El reciente libro de Walter Bonilla ha arrojado luz sobre el período
posterior a la muerte de Trujillo. Walter Bonilla. La Revolución de
Abril y Puerto Rico. Santo Domingo, Editora Cole, 2001.

110
Luis Muñoz Marín y Rafael Leonidas Trujillo: Una pugna caribeña...

y de Gobernación contaba con el pleno respaldo del país


(…)”.5
Muñoz Rivera era, sencillamente, la principal figura
política puertorriqueña. Pronto estaría el niño en Nueva York
durante el “exilio” de cuatro años de su padre y no fue hasta
su regreso a Puerto Rico que confiesa haber visto al primer
“pobre”. Mientras Trujillo coleccionaba chapitas en las
polvorientas calles de San Cristóbal, Muñoz dice haber soñado
con los personajes de Alejandro Dumas y Daniel Defoe, con ser
compositor de canciones populares o corresponsal de guerra
del periódico de su padre.
Luego del retorno a la tierra natal, Muñoz regresaría
a los Estados Unidos en 1910 a la edad de 12 años, esta
vez a Washington, la sede del poder metropolitano, como
el hijo del Comisionado Residente de Puerto Rico. Allí
estudiaría en la escuela Superior Preparatoria de la prestigiosa
Universidad de Georgetown. Conocería la metrópoli como
un joven crecientemente atraído por el mundo intelectual
tanto puertorriqueño como estadounidense, el liberalismo
de izquierda y las ideas socialistas. Sus primeros escritos
incluyeron poemas de izquierda y denuncias al imperialismo
estadounidense en el Caribe y América Latina, y de la política
de Estados Unidos en Puerto Rico.
Según relata en sus memorias, ya para 1922 se involucró
en una “conspiración” contra el dictador venezolano Juan
Vicente Gómez, a quien llamó más tarde “un campesino

5. Luis Muñoz Marín. Memorias, 1898-1940. San Juan de Puerto Rico,


Universidad Interamericana, 1982, p. 3.

111
CLÍO 181

fuerte, ignorante, y estúpido, que sabe como mandar peones


y manejar una finca”.6
En la convención anual de la American Federation of Labor
celebrada en Portland en octubre de 1923, Muñoz presentó una
moción condenando enérgicamente esa dictadura en Venezuela
“y en cualquier otro país”.7 También se vinculó a la revista
The Nation, dirigida por Ernest Gruening, que mantuvo una
línea editorial condenatoria del intervencionismo militar
estadounidense en el Caribe y luego de las dictaduras militares
como la de Trujillo. Esa revista liberal, ideológicamente afín
al Nuevo Trato, luego fustigaría a Roosevelt por su política de
acercamiento con Trujillo, Batista y Somoza.
Muñoz hizo su ingreso a la política puertorriqueña por vía
del Partido Socialista e imbuido, según él, de un socialismo
“doctrinario y simplista”. Para fines de los veinte ya estaba
afiliado al Partido Liberal como líder de su ala izquierda
independentista. La década del treinta fue de incesante trabajo
político por alcanzar el máximo liderato puertorriqueño, lo
cual logró con la fundación del Partido Popular Democrático
en 1938 y su elección como presidente del Senado en 1940.
Entre los temas centrales de esa campaña estuvieron la
denuncia del sistema electoral corrupto y la “construcción” de
una democracia de amplia participación popular. A pesar del (a
veces tortuoso) ascenso de Muñoz al poder, siempre contó con
el valioso capital simbólico y político, que supo aprovechar
en su favor, que le había sido legado por Luis Muñoz Rivera.

6. Ibídem, p. 53 y Carmelo Rosario Natal. La Juventud de Luis Muñoz


Marín, Vida y Pensamiento, 1898-1932. San Juan de Puerto Rico,
Edición del autor, 1979, p. 174.
7. Carmelo Rosario. Ob. cit., pp.164-165.

112
Luis Muñoz Marín y Rafael Leonidas Trujillo: Una pugna caribeña...

Para el decisivo año 1940 ya Trujillo llevaba una década en la


presidencia dominicana y había establecido un férreo control
sobre la vida del país.
Trujillo, por otro lado, nació apenas ocho años antes que
Muñoz (el 24 de octubre de 1891) en San Cristóbal, un pequeño
pueblo rural de la República Dominicana cercano a Santo
Domingo. Un biógrafo de Trujillo nos provee la siguiente
descripción del poblado:
“Una fotografía tomada en 1890 muestra el acceso a la villa:
una sinuosa calleja -en realidad sólo dos estrechos carriles
para el tránsito de los vehículos, con hierba silvestre en medio
y en los costados- y a cierta distancia, muy espaciados entre
sí, los humildes bohíos con sus toscas irregularidades”.8
El abuelo de Trujillo había sido comisario de Policía en
Cuba, de donde había tenido que salir huyendo, para luego
regresar a ese país donde ocupó el cargo de jefe de la Policía
de La Habana en los últimos momentos del poder español. De
su unión con la mulata Silveria Valdez que duró menos de un
año, nació el padre de Trujillo, José Trujillo Valdez. Por el lado
materno, el abuelo fue un campesino pobre que se casó con
la hija ilegítima de un oficial haitiano y una mujer haitiana.
Según Crasswelller, el padre de Trujillo fue
“un pequeño comerciante entregado a fluidas e indefinidas
actividades que cambiaba de tarea toda vez que una
oportunidad de ganar algunos pocos pesos se presentaba”.
Tuvo nueve hijos e hijas, algunos de los cuales, como Petán
y el propio Rafael Leonidas, se involucraron en actividades
delincuenciales en su juventud. Crassweller señala que:

8. Robert D. Crassweller. Trujillo, la trágica aventura del poder personal.


Santo Domingo, Librería La Trinitaria, s.f., p. 42.

113
CLÍO 181

“La familia de don Pepe Trujillo quedaría mejor


catalogada como perteneciente a la alta clase media dentro
de una pequeña y aislada comunidad rural, en la que nadie
podía aspirar a ser considerado socialmente prominente en
ninguna parte del país”.9
Según sus biógrafos, Trujillo siempre resintió la renuencia
del alto estamento social dominicano de aceptarle como uno
de los suyos.
La relación de Trujillo con los Estados Unidos fue muy
distinta a la Muñoz. No fue a través del mundo político
e intelectual de Nueva York y Washington, sino con las
autoridades militares de la Ocupación Militar estadounidense
que comenzó en noviembre de 1916. Para diciembre de 1918,
luego de ocupar varios empleos incluyendo el de Guardia Rural
y miembro de una pandilla de delincuentes conocida como
“La 44”, solicitó su ingreso a la Guardia Nacional Dominicana
controlada por los marines, en la cual fue inmediatamente
aceptado con el rango de segundo teniente. Trujillo se incorporó
en la Guardia en un momento de reactivación de la resistencia
guerrillera en el este del país, la cual continuó con fuerza hasta
mayo de 1922.10
Con el auspicio de los marines, que lo consideraban un
oficial de cualidades excelentes a pesar de haber pesado
sobre él serios cargos de violación y extorsión, ascendió
rápidamente en los rangos de la Guardia Nacional y luego de

9. Ibídem, pp. 44-45.


10. Bruce Calder. The Impact of Intervention. Austin, University of Texas
Press, 1984, caps. 5-7 y Pablo A. Mariñez. Resistencia Campesina,
Imperialismo y Reforma Agraria en República Dominicana (1899-
1978). Santo Domingo, Ediciones CEPAE, 1984.

114
Luis Muñoz Marín y Rafael Leonidas Trujillo: Una pugna caribeña...

la Policía Nacional, llegando a Comandante de ésta en 1925 y


al rango de Brigadier General en 1927. La Guardia Nacional
creada bajo la Ocupación Militar, luego la Policía Nacional, y
eventualmente el Ejercito Nacional Dominicano, fundado por
el propio Trujillo, fue su vehículo de ascenso militar y político.
Lauro Capdevilla señala lo siguiente sobre esta experiencia
militar y represiva:
“El modelo de Trujillo no será la sociedad de los Estados
Unidos en general, ni su forma de Gobierno, sino el Cuerpo
de Infantería de Marina, instrumento muy particular del
Estado norteamericano destinado a garantizar el dominio
imperial dentro de su área de influencia. De entrada, Trujillo
se sitúa dentro de los mismos límites y utilizando los mismos
medios: ausencia de perspectivas políticas independientes,
empleo directo de la fuerza y destrucción de todas las antiguas
relaciones dentro de la sociedad”.11
A diferencia de Muñoz, que desarrolló una red de amistades
entre los intelectuales y liberales estadounidenses, algunos de
los cuales llegaron a ocupar posiciones de importancia bajo
Franklin Delano Roosevelt, Trujillo forjó duraderas y valiosas
relaciones de apoyo político con la oficialidad de los marines,
y más generalmente con el estamento militar metropolitano.12
Los militares de Estados Unidos, como Richard Challener han

11. Lauro Capdevila. La dictadura de Trujillo. República Dominicana


1930-1961. Santo Domingo, Sociedad Dominicana de Bibliófilos, 2000,
pp. 34-35.
12. Eric Paul Roorda. The Dictator Next Door. The Good Neighbor Policy
and the Trujillo Regime in the Dominican Republic, 1930-1945. Dur-
kham, Duke University Press, 1998, pp. 21-22. Para las relaciones
con los militares de Estados Unidos, ver Bernardo Vega. Trujillo y
las Fuerzas Armadas Norteamericanas. Santo Domingo, Fundación
Cultural Dominicana, 1992.

115
CLÍO 181

mostrado, constituían una estructura paralela de formulación


e implantación de política internacional a veces de mayor
peso que las instituciones civiles formales representadas por
el Departamento de Estado, particularmente en el Caribe.13
Esa misma estructura militar, que consideraba a Trujillo un
valiosísimo aliado, mostraba una fuerte desconfianza y aún
animosidad hacia Muñoz, actitud que no comenzó a cambiar
hasta mediados de los cuarenta.
Trujillo llegó al poder a principios de 1930 como resultado
de una compleja conjura contra el presidente Horacio
Vázquez, la cual culminó con un golpe de Estado militar.
Poco después asumió la presidencia tras unas elecciones
altamente irregulares en la que se calcula votó solamente el
25 por ciento del electorado, aunque se contabilizaron más
votos emitidos que votantes. El uso sistemático y calculado
del terror contra toda oposición que caracterizó su régimen de
más de treinta años, comenzó aún antes de que tomara posesión
de la Presidencia.
Poco después de su ascenso a la presidencia comenzó
a desarrollar vínculos en Puerto Rico con el gobernador
Teodoro Roosevelt Jr. Trujillo lo utilizó como un intermediario
alterno con Washington para evitar a los diplomáticos poco
colaboradores de la misión estadounidense en Santo Domingo,
y para mantener vigilados a los exiliados dominicanos en
Puerto Rico, incluyendo al expresidente Horacio Vázquez.
El anterior gobernador, James Beverley, también se había
ocupado de mantener bajo vigilancia a la creciente comunidad

13. Richard D. Challener. Admirals, Generals and American Foreign Policy,


1898-1914. Princeton, Princeton University Press, 1973.

116
Luis Muñoz Marín y Rafael Leonidas Trujillo: Una pugna caribeña...

dominicana opositora en Puerto Rico. Desde entonces el exilio


en el país vecino sería una preocupación del dictador.14

1940: el ascenso de Muñoz y la consolidación de Trujillo


El año de 1940 fue decisivo para las carreras políticas de
Muñoz y de Trujillo. En el caso del primero, los sorprendentes
resultados de las elecciones de noviembre lo llevaron a la
Presidencia del Senado de Puerto Rico y a una larga trayectoria
de más de tres décadas como el principal líder político de Puerto
Rico. El gran caudal de apoyo popular logrado se expresó
en unas elecciones consideradas las más limpias en mucho
tiempo. Cuatro años más tarde el Partido Popular Democrático
arrasaría en las elecciones, y se mantendría sin perder una sola
elección hasta 1968.
Muñoz llegó a la Presidencia de Senado (la más importante
posición electiva para aquella época) en medio de fuertes
dudas del liderato de Washington sobre su confiabilidad. Su
anterior militancia izquierdista e independentista, la alegada
vinculación de varios líderes de su partido con el nacionalismo
albizuista, su programa de reformas de orientación anticañera
y su negativa a condenar públicamente el asesinato del jefe de
la Policía Francis Elisha Riggs, entre otras cosas, colocaban
un signo de interrogación sobre este líder que se había ido a
buscar votos en los campos y barrios de Puerto Rico.
Para Ernest Gruening, encargado de la política de Roosevelt
hacia Puerto Rico hasta 1939, Muñoz era completamente
inaceptable. Harold Ickes, el secretario del Interior, según lo
consigna en su diario, lo consideraba inestable e impredecible.

14. Eric Paul Roorda. Ob. cit., p. 54.

117
CLÍO 181

El gobernador William D. Leahy, el incumbente durante las


elecciones, lo tildó de “liberal de extrema izquierda”.15 Esto
era un asunto delicado en una coyuntura en la que Puerto Rico,
la República Dominicana y todo el Caribe se habían tornado de
gran valor estratégico por el comienzo de la Segunda Guerra
Mundial y estaban en marcha abarcadores planes militares que
involucraban a todos los países de la región.16
La actitud de Luis Muñoz Marín en 1940 hacia el régimen
de Trujillo la podemos inferir de unos pasajes que aparecen en
el Catecismo del Pueblo, uno de los documentos programáticos
más importantes de esas elecciones escrito por el propio
Muñoz. En sus puntos 48 y 49 el Catecismo, perfectamente
aplicables a la República Dominicana, decía lo siguiente:
“¿Cuál es la base principal de las dictaduras?
Los ejércitos, grandes cantidades de soldados armados
que pueden sostener por la fuerza un
gobierno contra la voluntad del pueblo.
¿Debe haber un ejército alguna vez en Puerto Rico?
Nunca. Nunca será necesario y no debe haberlo. Que no
haya ejército es la mayor garantía de que no habrá dictadura,
la República de Costa Rica, que es muy parecida a Puerto
Rico por sus condiciones, no tiene ejército y es una república
modelo donde gobierna la voluntad del pueblo. El pueblo de
Puerto Rico puede evitar que haya ejército, y, por consiguiente,
puede evitar que haya dictadura votándole en contra a toda

15. Ver el juicio del Almirante Leahy sobre Muñoz en Jorge Rodríguez
Beruff (editor). Las memorias de Leahy. San Juan de Puerto Rico,
Fundación Luis Muñoz Marín, 2002.
16. Jorge Rodríguez Beruff. “Puerto Rico and the Caribbean in U.S. Stra-
tegic Debate on the Eve of the Second World War”. Revista Mexicana
del Caribe, Núm 2, 1996, pp. 55-80.

118
Luis Muñoz Marín y Rafael Leonidas Trujillo: Una pugna caribeña...

constitución que autorice la creación de un ejército. Esto es


una demostración más de que la defensa del pueblo está en
manos del pueblo mismo por medio del ejercicio pacífico de
la democracia”.17
Del año 1924 al 1940, las Fuerzas Armadas Dominicanas,
el vehículo de ascenso de Trujillo, se habían más que
cuadruplicado en tamaño.18
Aunque Muñoz tenía valiosos contactos oficiales en
Washington, y había hecho grandes esfuerzos durante la
campaña por proclamar su adhesión a las políticas internas e
internacionales de la administración Roosevelt a través de su
periódico El Batey y por otros medios, era aún visto con recelo
en la coyuntura de 1940. Pocos días después de las elecciones
el agente especial del FBI, J. Clark Newsom, informaba que
Muñoz era “el más alto oficial del Partido Comunista para las
Indias Occidentales y la zona del Mar Caribe”.19
Esas acusaciones hiperbólicas y falsas, junto a otras sobre
sus borracheras, la alegada adicción a drogas y la relación
extramarital con una mujer a quien se referían despectivamente
como La Mendoza, se siguieron repitiendo por varios años en

17. Luis Muñoz Marín. Catecismo del Pueblo. San Juan de Puerto Rico,
Tipografía la Democracia, 1940.
18. Un analista contemporáneo señala que, “El control sobre unas fuerzas
armadas y de policía en expansión, que eran claramente su instrumento
personal en vez de una institución nacional, fue un elemento central
de la dominación de Trujillo sobre el país”. Jonathan Hartlyn. The
Struggle for Democratic Politics in the Dominican Republic. Chapel
Hill, The University of North Carolina Press, 1998, Tabla 2.1, p. 46-47.
Traducción del autor.
19. Carta del Agente Special Guy Hottel al Director del FBI, 13 de noviem-
bre de 1940, y otros informes sobre Muñoz en los papeles del FBI en
la Fundación Luis Muñoz Marín.

119
CLÍO 181

los informes del FBI y de las agencias de inteligencia militar


como la Office of Naval Intelligence, aún siendo Presidente
del Senado.20 Esto ocurría a pesar del creciente apoyo oficial
que fue obteniendo de la administración Roosevelt, aunque no
fue hasta varios años más tarde, cuando Muñoz actuó contra el
sector independentista del partido, que comenzó a convertirse
en un interlocutor confiable para Washington.
Trujillo, por otro lado, había contado siempre con el apoyo
de la estructura militar estadounidense, particularmente el
Cuerpo de Infantería de Marina. La relación con los civiles
del Departamento de Estado había sido mucho más compleja y
tirante. El golpe de 1930 no había contado con el beneplácito del
Departamento de Estado e influyentes figuras de la diplomacia
estadounidense como Sumner Welles habían mantenido una
actitud antagónica hacia Trujillo. La masacre de haitianos en
la frontera dominicana ordenada por Trujillo en octubre de
1937 había servido para tensar aún más las relaciones. Pero
imperativos estratégicos dictados por el deterioro del conflicto
europeo llevaron a que la Administración Roosevelt cortejara
activamente al dictador a partir de 1938 para asegurar su lealtad
en el conflicto bélico que se avecinaba. Esa política se siguió
también con otros líderes militares de la región como Anastasio
Somoza y Fulgencio Batista.21
En febrero de 1938, el Presidente de Estados Unidos envió
a su hijo, el coronel del US Marine Corps James Roosevelt,
a una gira por la República Dominicana. El acercamiento

20. Ibídem.
21. Para la política de Roosevelt hacia Batista ver Irwin F. Gellman. Ro-
osevelt and Batista. Albuquerque, University of New Mexico Press,
1973.

120
Luis Muñoz Marín y Rafael Leonidas Trujillo: Una pugna caribeña...

continuó durante 1939 cuando el acorazado USS Texas,


que participaba en las maniobras Fleet Problem XX, visitó
Ciudad Trujillo para inaugurar la Avenida US Marine Corps.
En esa celebración participaron 42 aviones de los marines.
Durante las maniobras, y con el beneplácito de Trujillo, una
docena de navíos del US Navy y el portaviones USS Langley
realizaron ejercicios en la Bahía de Samaná. En ese año,
Trujillo fue agasajado con grandes honores por sus colegas de
la infantería de marina, quienes le compararon con los héroes
de la Independencia dominicana, y también fue recibido por
el presidente Roosevelt.
Para 1940 la colaboración militar entre la República
Dominicana y los Estados Unidos estaba en pleno apogeo,
basada en la promesa de Trujillo de poner “todas las facilidades
y recursos del país (...) a disposición incondicional de Estados
Unidos”.22 A cambio de esto, el secretario de Estado Cordell
Hull acordó poner fin al control estadounidense de las aduanas
dominicanas en lo que se conoció en República Dominica
como el Tratado Hull-Trujillo. De esta manera, los sectores
antitrujillistas del Departamento de Estado quedaron finalmente
marginados y se unificó la política exterior civil y la militar
hacia el régimen en una estrecha alianza que duró hasta la
Guerra Fría.
Una de las ceremonias más extravagantes que sirvieron para
festejar esta alianza se la organizó el US Navy en Puerto Rico
en plena campaña electoral puertorriqueña. El vicealmirante
Ellis invitó a Trujillo a “darse una vuelta en su yate” para
presenciar los ejercicios navales en Culebra en febrero de 1940
sin tener siquiera la aprobación del Departamento de Estado.

22. Eric Paul Roorda. Ob. cit., p. 210.

121
CLÍO 181

Trujillo viajó a bordo de su yate Ramfis a Culebra donde fue


recibido con altos honores y una salva de 21 cañonazos. Allí
condecoró al vicealmirante Ellis y al general Upshur. Vale
la pena citar la descripción que hace Bernardo Vega de esa
“pintoresca” visita:
“La prensa dominicana dedicó, por supuesto, mucho
espacio a la visita, pues recibía informes telegráficos diarios
desde esa isla, enviados por Paíno Pichardo. Los titulares
fueron: “Conmemoración de la Independencia Dominicana
Coincide con Grandes Honores al Generalísimo por la Flota
de Estados Unidos en Culebra (...). En el curso de un acto
de condecoración a los altos oficiales norteamericanos, el
Vicealmirante Ellis dijo que la ‘Isla de Culebra debía llamarse
desde ahora isla de Trujilloʼ. El periódico también decía:
‘Al expresar el Coronel MacLaughlin que nunca se habían
dispensado tan altos honores a un personaje extranjero,
respondió el Generalísimo que él no se sentía extranjero, sino
americano del continenteʼ.
Además, la prensa consignaba: ‘Hoy el Generalísimo ha
pasado el día con los marines en la Isla de Culebraʼ, de ahí
procedió a St. Thomas, donde 18 aviones sobrevolaron su yate.
Según el ministro inglés, Trujillo sorprendió a los oficiales
norteamericanos cuando llegó a bordo del Texas, pues llevaba
uniforme de gala y siete collares diferentes, más otras 40
condecoraciones, mientras los oficiales tenían traje de batalla
pues estaban, precisamente en ejercicios”.23
El apoteósico homenaje que le tributara la Marina de
Guerra estadounidense en Culebra, las visitas a la República

23. Bernardo Vega. Trujillo y las Fuerzas Armadas Norteamericanas…,


pp. 241-242. Para otro relato sobre la visita a Culebra ver Roorda. Ob.
cit., p.181.

122
Luis Muñoz Marín y Rafael Leonidas Trujillo: Una pugna caribeña...

Dominicana de varios miembros de la familia Roosevelt, los


cálidos recibimientos oficiales que recibiera en sus varios
viajes a Estados Unidos y la firma del Tratado Hull-Trujillo,
entre muchas otras iniciativas bilaterales que se tomaron a
fines de los treinta y comienzos de los cuarenta, mostraron
claramente la nueva actitud ante éste gobernante, al cual se
refirió el presidente Roosevelt como “our son of a bitch”. Era
una alianza sustentada en consideraciones de defensa nacional
bajo la sombra del conflicto bélico mundial.
Por otro lado, Muñoz se había ocupado de expresarle
inequívocamente a Franklin Delano Roosevelt un absoluto
apoyo a su liderato mundial y a los preparativos bélicos que
estaban en marcha. En una carta del 28 de noviembre de 1940,
Muñoz le prometía al Presidente que:
“Nos abstendremos de tomar cualquier acción que pueda
─aunque sea de manera mínima─ interferir con su gran labor
como líder de la nación y del hemisferio americano”.24
Aunque el líder puertorriqueño había desarrollado un
discurso que definía la guerra como un proceso democratizador
en Puerto Rico y aún a escala mundial, también se cuidó de
aclarar en sus expresiones que los aspectos inconclusos de
la agenda democrática, como el problema colonial, serían
atendidos después que concluyera el conflicto. Podemos
entender, entonces, que se abstuviera de actuar abiertamente
contra un aliado de Estados Unidos mientras durara la guerra.
Además, el haber usado la posición legislativa de
Presidente del Senado para seguir una política activa en
contra de la dictadura dominicana lo hubiera enfrentado a
la poderosa estructura militar estadounidense que tenía una

24. Jorge Rodriguez Beruff. Las memorias..., p. 218.

123
CLÍO 181

relación sumamente estrecha con ese gobierno. El entonces


gobernador de Puerto Rico, Rexford G. Tugwell, aunque no
mostraba simpatías por la dictadura trujillista, tenía una clara
conciencia del contexto geopolítico y militar caribeño en que
se inscribía su gestión y sobre su papel como facilitador en
la implantación de los planes estratégicos estadounidenses.25
De hecho, Tugwell viajó durante la guerra a la República
Dominicana bajo el auspicio del US Navy para inspeccionar
la construcción de bases aéreas. Por ejemplo, estuvo en 1944
con el teniente general George H. Brett y el embajador en
Panamá Warren en una visita para discutir planes de defensa
aérea y coordinación militar.26 Quizás, por estas razones, no
encontramos evidencia de un activismo público de Muñoz
sobre la situación dominicana durante la guerra, aunque
tampoco gestos favorables a Trujillo.

Se tienden los puentes durante la guerra


Sin embargo, poco después de su elección en 1940, la
oposición dominicana, y particularmente el recién fundado
Partido Revolucionario Dominicano (PRD), inició contactos
con Muñoz y otros líderes del Partido Popular. Muy
posiblemente muchas de esas iniciativas fueron personales e
informales, por el grado de vigilancia que existía durante la
guerra, y por esto existe poca evidencia documental de ellas.
Los primeros acercamientos de la oposición dominicana a
Luis Muñoz Marín de los cuales hemos encontrado evidencia
ocurrieron a partir de 1942, cierto tiempo después de la fecha
de fundación del PRD.

25. Rexford Guy Tugwell. The Stricken Land. The Story of Puerto Rico.
New York, Doubleday, 1947, p. 28, y cap.13.
26. Roorda. Ob. cit., p. 223.

124
Luis Muñoz Marín y Rafael Leonidas Trujillo: Una pugna caribeña...

Para entonces, Puerto Rico se había convertido en refugio


de destacados opositores del régimen de Trujillo como el Dr.
Leovigildo Cuello y Ángel Morales, fundadores del PRD.
También estarían en Puerto Rico en diversos momentos
Juan Isidro Jimenes Grullón y Maricusa Ornes Coiscou. Los
movimientos de los grupos opositores estaban estrechamente
vigilados, no sólo por los cuerpos de seguridad dominicanos,
sino también por el FBI. Por ser tiempo de guerra, la
correspondencia era rutinariamente intervenida y su contenido
informado por la censura postal a las agencias de seguridad.
Muñoz, a pesar de ocupar un alto cargo público, estaba en la
lista de la censura postal.
La censura postal le refirió al FBI el 19 de noviembre de
1942 una carta enviada desde Venezuela por Marino P. Miniño
a Ángel Morales en Puerto Rico, y fechada cuatro días antes,
informando que Trujillo había enviado una misión de buena
voluntad a Puerto Rico con el propósito de obtener un homenaje
oficial para el régimen. El informe del FBI señala que Ángel
Morales y Guaroa Velásquez le enviaron un telegrama a Muñoz
sobre el asunto y que ni el gobernador Rexford Tugwell ni
Muñoz asistieron a la recepción en la legislatura.27
Poco después, el 25 de enero de 1943, la censura postal
interceptó una carta de una persona de la Sección de Cuba
del PRD, cuyo nombre está borrado, instruyendo que una
vez se constituyera el capítulo del PRD en Puerto Rico se
tratara de relacionar con el Partido Popular Democrático.28
También se cita a un informante que alega que un miembro

27. US Censorship Rept. 11-19-42. Papeles del FBI. File Number 100/5745
Section 3, FLMM.
28. DRP San Juan Section, San Juan Rept. 1-25-43. Papeles del FBI. File
Number 100/5745, Section 3, FLMM.

125
CLÍO 181

del PRD en Mayagüez (nombre borrado) le escribió a Muñoz


adjuntándole una carta abierta y expresándole su oposición a un
plan de vender tierras en República Dominicana para colonos
puertorriqueños.
La persona aludida era evidentemente el Dr. Leovigildo
Cuello, ya que el 4 de febrero de 1943 el secretario de Muñoz,
Lieban Córdova, le informa a éste por teléfono que se había
recibido una carta de Cuello oponiéndose al plan de tierras y
ofreciendo que
“un grupo de dominicanos exiliados, de reconocida
solvencia moral, estará dispuesto a suministrar a usted datos
de la mayor importancia al respecto, ya que se nos hace
imposible exponerlos a usted en la presente carta”.
También le envió el manifiesto a que se refería el
informante, titulado “Carta Abierta al Pueblo Dominicano y
a las Democracias.
Es interesante notar que la comunicación de Lieban
Córdova a Muñoz contenía también una consulta de José
A. Pérez, secretario del Senado, sobre si podía entregarle el
manifiesto al FBI para que fuera fotocopiado, ya que en la tarde
anterior el agente Wallace se había presentado en la oficina del
Capitolio procurando a Muñoz sobre este asunto. Wallace dijo
que el FBI quería tener ese documento en los archivos “para
lo que pueda suceder en el futuro” y que el gobernador había
recibido otra copia del manifiesto.29 La pregunta inevitable es
por qué se lo pidieron a Muñoz y no al gobernador Rexford
Tugwell.

29. Nota a L.M.M. de Lieban por teléfono (Confidencial), 4 de febrero de


1943, 12:00 m. Subsección 25, República Dominicana, Cartapacio 4,
Sección IV Luis Muñoz Marín, Presidente del Senado, FLMM.

126
Luis Muñoz Marín y Rafael Leonidas Trujillo: Una pugna caribeña...

El texto condenaba la tiranía de Trujillo, recalcaba el


carácter democrático del PRD y su apoyo “a los gobiernos
que dirigen la guerra internacional contra el nazi-fascismo”.
La importancia adicional de ese impreso, y de ahí el posible
interés que podía tener para el FBI, era que incluía los nombres
de las directivas de todas los secciones del PRD en La Habana,
Santiago de Cuba, Guantánamo, Caracas, Nueva York, México,
San Juan y Mayagüez. Varias de estas ciudades se convirtieron
en los principales centros de actividad opositora a Trujillo.
En San Juan la directiva estaba conformada por Dr. Miguel
A. Pardo, secretario general, Rafael Ortiz Arzeno, Marcos
Tió, Francisco Cerdeira y Antonio Mirabal. El Dr. Leovigildo
Cuello era el secretario general de la Sección de Mayagüez y
los otros oficiales eran el Dr. Luis E. Mainardi Reyna, el Dr.
Diógenes Martínez, la Licda. Luz Carolina Mainardi de Cuello
y José A. Tió.
Estos exiliados estaban al tanto de las iniciativas de Trujillo
en Puerto Rico. En marzo de 1943, Leovigildo Cuello le dirigió
una indignada carta al Lic. Agustín E. Font de Ponce, la cual
aparece entre los papeles de Muñoz, por el “inaudito discurso”
que ofreciera en ocasión de la imposición de una condecoración
del gobierno de Trujillo a Andrés Grillasca, alcalde popular de
esa ciudad. Para 1949 el consulado dominicano calificaba a
Grillasca como “gran amigo del Jefe”.30 Cuello le dice a Font
que “del modo que usted habló en La Perla, sólo hablan en
Santo Domingo los hombres vendidos del régimen, los hombres
corrompidos por las prebendas y el oro de Trujillo”.31

30. Mu-Kien Adriana Sang Ben. Ob. cit., p. 250.


31. Carta del Dr. Leovigildo Cuello a Lcdo. Agustín E. Font, 23 de marzo
de 1943. Subsección 25, República Dominicana, Cartapacio 4, Sección

127
CLÍO 181

También le envía el Manifiesto que le había remitido antes


a Muñoz y otro Manifiesto a los Intelectuales Puertorriqueños
suscrito por el doctor Roberto Agramonte y un gran número de
intelectuales cubanos y fechado el 14 de febrero de 1943. El
Manifiesto se refería al régimen de Trujillo como “un enemigo
encubierto de las naciones y los principios democráticos y
como un manifiesto agente de perturbación continental”.
En octubre de 1944, Juan Bosch, quien firma como
secretario de la Unión Democrática Anti-Nazista Dominicana,
le escribe a Vicente Géigel Polanco, un colaborador cercano
de Muñoz, incluyendo recortes de la prensa cubana para serles
entregados y le pide una declaración de éste sobre su próxima
victoria electoral para publicarla en su columna en un diario
de La Habana.32 Según un extenso informe de inteligencia
estadounidense sobre la República Dominicana de 1946,
para entonces Bosch formaba parte del Consejo Supremo del
Partido Revolucionario Dominicano y de la Unión Patriótica
Dominicana y era “Comisionado para todas las negociaciones
políticas con los países latinoamericanos”. El informe señala
que mantenía una estrecha amistad con Rómulo Betancourt,
presidente provisional de Venezuela, y había sido el más activo
y efectivo de los exilados. Otros miembros de ese Congreso
Supremo, como Ángel Morales, Juan Isidro Jimenes Grullón
y Leovigildo Cuello, tenían o desarrollarían conexiones con
Puerto Rico.33

IV Luis Muñoz Marín, Presidente del Senado, FLMM.


32. Office of Postal Censorship, San Juan, San Juan Rept. 11-6-44. Papeles
del FBI, File Number 100/5745 Section 3, FLMM.
33. Andrew D. Wadlaw. “Estimado de la situación política prevaleciente en
la República Dominicana...”. En Bernardo Vega. Los Estados Unidos
y Trujillo. Colección de documentos del Departamento de Estado y de

128
Luis Muñoz Marín y Rafael Leonidas Trujillo: Una pugna caribeña...

Muñoz Marín relata en el segundo volumen de sus


memorias, que en 1947 el gobernador Jesús T. Piñero recibió
una invitación para asistir a la toma de posesión de Trujillo.
Durante “toda una larga noche de argumentos”, Jorge Font
Saldaña y Muñoz trataron, infructuosamente, de persuadirlo
que no asistiera “para que no prestigiara la dictadura más
cruel de América”. La reticencia de Piñero se la atribuye a un
posible compromiso que había hecho con el Departamento de
Estado de Estados Unidos.34
En 1947 se produjo un grave conflicto entre Trujillo,
Betancourt y Grau San Martín que llevó a los países que
gobernaban al borde de un conflicto armado. Para julio de ese
año se comenzó a organizar la llamada Legión Caribe en Cuba.
Este ejército irregular “antidictatorial”, que pretendía llevar
a cabo una expedición armada a la República Dominicana,
llegó a tener alrededor de 1,500 combatientes y una cantidad
considerable de armamento (incluyendo barcos y aviones). El
Departamento de Estado de Estados Unidos bajo el general
George C. Marshall actuó de manera decidida para desarticular
el plan y apoyar activamente a Trujillo.35 Trujillo también
ejerció una gran presión sobre el Gobierno Cubano de Grau. Se
ha especulado sobre los vínculos de Muñoz con esta tentativa
militar. Lo cierto es que aliados suyos como José Figueres y
Rómulo Betancourt participaron activamente en la intriga,

las Fuerzas Armadas norteamericanas, Año 1945. Santo Domingo,


Fundación Cultural Dominicana, 1982, p. 330.
34. Luis Muñoz Marín. Memorias, 1940-1952. San Germán, Universidad
Interamericana de Puerto Rico, 1992, p. 187.
35. Para un relato sobre la Legión Caribe y los conflictos de 1947, ver a
Lauro Capdevilla. Ob. cit., pp. 177-195. Ver también, sobre el conflicto
con Venezuela a Demetrio Boersner. Venezuela y el Caribe, presencia
cambiante. Caracas, Monte Ávila Editores, 1980, pp. 51-53.

129
CLÍO 181

y armas y efectivos de la Legión más tarde contribuyeron al


ascenso al poder del primero. En la Fundación Luis Muñoz
Marín hay una foto de Muñoz hondeando la bandera de la
Legión.36

1949: comienzan las hostilidades


Luis Muñoz Marín fue abrumadoramente electo gobernador
en las elecciones de noviembre de 1948 y tomó posesión del
cargo en enero de 1949. Ese mismo año se produciría un
fuerte conflicto público entre el gobernador de Puerto Rico
y Trujillo, en el cual estuvo involucrada la Marina de Guerra
de los Estados Unidos. Ese conflicto sirvió para dejar sentada
la posición antagónica de Muñoz ante el régimen dominicano
e inició un período de muy tensas relaciones que no terminó
hasta la muerte de Trujillo en 1961. También le hizo patente a
la oposición dominicana que tenía un valioso aliado político
en la gobernación de Puerto Rico.
Según un informe del FBI de junio de 1949 basado en el
testimonio de un informante, Félix Benítez Rexach y Pedro
Trujillo, hermano del presidente dominicano, habían estado en
Puerto Rico para inducir a Luis Muñoz Marín que se reuniera
con Trujillo en el yate presidencial en la Bahía de San Juan
o en alta mar para discutir problemas de interés mutuo. El
informe también menciona que la esposa de Trujillo había
hecho un acercamiento a la esposa de Muñoz, pero había sido
rechazada.37

36. Conversación con Julio Quirós, archivista, FLMM, 17 de junio de


2002
37. San Juan Letter 6/9/49, Re: General Intelligence Matters-Dominican
Republic; Foreign Miscellaneous. File Number 100/5745, Section 3.
Papeles del FBI, FLMM:

130
Luis Muñoz Marín y Rafael Leonidas Trujillo: Una pugna caribeña...

Félix Benítez Rexach era un destacado ingeniero


puertorriqueño vinculado al movimiento independentista
que desde 1935 había estado colaborando con Trujillo en la
construcción de obras públicas y tenía una estrecha relación con
el dictador.38 Según Crassweller, era el único que podía entrar
enfangado en el despacho del pulcrísimo Trujillo y “el escogido
(...) para secundar los fines del dictador en Puerto Rico”.39
Desde la República Dominicana mantenía contactos regulares
con sectores independentistas y una dura campaña personal
contra Muñoz. Sus cartas eran rutinariamente interceptadas por
la censura postal. No hemos podido verificar la veracidad del
informe del FBI sobre la visita de Pedro Trujillo, pero es muy
posible que Trujillo quisiera neutralizar la evidente animosidad
del recién electo gobernador.
Es interesante notar que precisamente para 1949 Trujillo
envía como cónsul en Puerto Rico a José Ángel Saviñón,
quien anteriormente había rendido valiosos servicios de
inteligencia contra la oposición interna. Era, en breve, un espía
experimentado. La labor de Saviñon era no sólo seguirle los
pasos al creciente núcleo de opositores dominicanos en Puerto
Rico, sino también al gobernador, al liderato del Partido Popular
y los grupos puertorriqueños que comenzaron a organizarse
en favor de la democracia en la República Dominicana. Para
esa época comenzaban a activarse grupos puertorriqueños
antitrujillistas que incluían a populares e independentistas.

38. Otro destacado profesional puertorriqueño que le rindió servicios a


Trujillo durante los treinta fue Carlos Chardón. Para principios de los
cincuenta se rumoraba que había caído en desgracia con el Generalí-
simo.
39. Crassweller. Ob. cit., p. 137.

131
CLÍO 181

Además de la red de informantes que poseía el Gobierno


Dominicano en Puerto Rico, Saviñón logró penetrar la Sección
del PRD al más alto nivel al contar con un agente, Carlos Durán,
a quien se le asignó el nombre clave de GFANS, quien era el
Secretario General del partido en Puerto Rico y Secretario de
Relaciones Internas en el Comité Político de once miembros.
La importancia de este personaje en cuanto a Muñoz es que
manejó la correspondencia que venía de La Habana de líderes
como Buenaventura Báez, Juan Bosch, y Alexis Liz. Por esto,
las cartas y documentos que se tramitaban a través de Carlos
Durán para el gobernador de Puerto Rico llegaban a manos
de Saviñón en el Consulado (y por ende de Trujillo) antes de
que fueran entregadas a su destinatario.40 A partir de 1949,
los informes del Consulado sobre Muñoz y otros líderes del
PPD eran constantes. Hasta la personalidad de Muñoz era
escrutada en la siguiente descripción contenida en un informe
de Saviñon:
“Muñoz Marín no es un hombre elocuente en el uso de
la palabra; pero su lenguaje es claro y sencillo y siempre
está dirigido al pueblo (...) se presenta ante un público
celosamente custodiado por gran cantidad de guardaespaldas
y el recinto estaba vigilado por numerosos agentes. Cada vez
más me confirmo en la creencia, fundamentada en detenidas
observaciones realizadas, de que Muñoz Marín es un hábil
demagogo cuya política varía de acuerdo a las circunstancias,
y no de acuerdo a un programa o línea de conducta trazada
de antemano (...)”.41
Para fines de ese año, Trujillo tomó una iniciativa a través
de la Marina de Guerra de los Estados Unidos que colocó

40. Mu Kien Sang. Ob. cit., p. 249.


41. Ibídem., p. 289.

132
Luis Muñoz Marín y Rafael Leonidas Trujillo: Una pugna caribeña...

al gobernador en una difícil situación. Luego de una visita


de cortesía del almirante Daniel E. Barbey, comandante
del Décimo Distrito Naval, a la República Dominicana,
Trujillo le propuso reciprocar la visita con el envío de varios
navíos dominicanos y una misión militar y diplomática de
buena voluntad. El almirante, por su lado, quería también
conferirle una condecoración a Trujillo en La Fortaleza. El
Departamento de Estado consultó a Muñoz sobre esta visita
y su recomendación fue negativa. El gobernador también le
expresó su oposición al almirante Barbey:
“El almirante me lo informó. Yo le hice saber que no era
cuestión de informármelo sino de consultármelo (...)”.42
A pesar de esto, los planes de la Marina de Guerra de los
Estados Unidos se impusieron como en 1940, y se enviaron los
buques y la delegación a Puerto Rico. La misión diplomática
estaba encabezada por el embajador Julio Ortega Frier. Muñoz
escogió “irse de pesca” por varios días a Islas Vírgenes, a
pesar de que el Almirante le había pedido que organizara
una recepción oficial. En ese viaje le acompañaron Jaime
Benítez, que luego sería un interlocutor clave con Juan Bosch,
Antonio Colorado, Mariano Villaronga, Luis Palés Matos y
José Enrique Bauzá. Antonio Colorado era miembro de una
agrupación puertorriqueña antitrujillista. Por esta razón, la
misión de Trujillo fue recibida por el gobernador interino Sol
Luis Descartes y la oficialidad de la Marina de Guerra de los
Estados Unidos. Muñoz ordenó que sólo se le sirviera café
a la delegación en La Fortaleza para evitar que se hiciera un
brindis. Para añadirle al agravio, Muñoz hizo declaraciones en
St. Thomas confirmando que había viajado para no reunirse con

42. Luis Muñoz Marín. Memorias, 1940-1952..., p. 219.

133
CLÍO 181

la misión dominicana, así como otras expresiones consideradas


“ultrajantes para nuestro gobierno” por el Consulado
Dominicano.43
Durante la visita, la Asociación pro Democracia en Santo
Domingo, presidida por el ex representante Alfonso Bujosa,
piqueteó el Consulado Dominicano y los cuarteles del almirante
Barbey. Éste, por su lado, atacó a Muñoz en un programa de
radio. El incidente trascendió a los Estados Unidos por la
columna de Drew Pearson publicada en el Miami Herald y
en decenas de otros periódicos el 29 de noviembre de 1949.
Pearson hizo una dura crítica de la actitud de la Marina de
Guerra de los Estados Unidos y alegó que Muñoz había
pedido el retiro de Barbey. Tanto la Marina de Guerra como La
Fortaleza emitieron comunicados sobre el incidente; la primera
alegando que las relaciones Barbey-Muñoz eran cordiales, y
la segunda declarando escuetamente:“El gobernador no ha
solicitado ningún cambio en el liderato del Décimo Distrito
Naval”. El cónsul Saviñón hizo un acercamiento a Leopoldo
Figueroa, líder de la oposición, quien alegadamente le señaló
que la
“actitud del Gobernador Luis Muñoz Marín, al abandonar
la isla en los momentos en que visitaba una misión dominicana,
había sido desaprobada por Washington (...)”.
La oposición dominicana tomó nota de la actitud de
Muñoz, la cual le confirmaba que tenían un aliado decidido
en la gobernación de Puerto Rico.44 Muñoz le atribuyó tal

43. Ibídem, p. 321.


44. La Office of Naval Intelligence (ONI) le envió al FBI una carta sobre
este incidente, la cual no está entre los papeles del FBI sobre Muñoz.
Ver Extracts from Drew Pearson´s column of 10/29/49 and transla-
tion from Diario de Puerto Rico, 11/4/49 enclosed with ONI letter of

134
Luis Muñoz Marín y Rafael Leonidas Trujillo: Una pugna caribeña...

trascendencia a este imbroglio, que le dedicó un largo pasaje


en sus memorias titulado “Con café no se brinda”. Es la única
referencia a un conflicto con la Marina de Guerra de los Estados
Unidos en ese texto.
Luego del incidente Barbey-Muñoz, el Consulado
Dominicano logró obtener la lista de miembros del Comité
Puertorriqueño pro Democracia Dominicana”, el grupo que
había organizado los piquetes contra la visita de la misión
trujillista. Este comité publicaba un boletín. Sus miembros
eran personalidades reconocidas vinculadas al Partido Popular
Democrático y al independentismo. Es difícil pensar que un
grupo con esta composición no contara con el beneplácito de
Luis Muñoz Marín. Vale la pena citar la lista de miembros
del Comité pro-Democracia que aparece en los informes de
Saviñon:
“Alonso Bujosa, Presidente; Domingo Marrero,
Vicepresidente; Salvador Tió, Secretario; Ana Livia Cordero,
Tesorera; Carmen Rivera de Alvarado, Damián Folch, Jane S,
Andrey, Rev. Miguel Limardo, y René Jiménez, Vocales; Puruca
Barceló de Barasorda, Carmen Julia Marchand, Lic. Hipólito
Marcano, Emilio S. Belaval, Lic. Gilberto Concepción de
Gracia, Eugenio Font Suárez, Miguel Meléndez Muñoz, Juan
Sáez Corales, Hon. Ramón Barreto Pérez, Clarence Senior,
Dr. Antonio Colorado, Dr. José N. Gándara, Lic. Enrique
Campos del Toro, Dr. Angel Marchand, Pedro Orpi, Luis Muñiz
Suffrount, Hon. Pedro Vega Berríos, Lidia Ledesma de Rivera,
Lic. Guillermo Atiles Moreau, y Lic. J. M. Toro Nazario”.45

11/4/46, File Number 100/5745 Section 3, Papeles del FBI. Traduc-


ción del autor de la declaración de La Fortaleza. Para los informes del
consulado, ver Mu-Kien Adriana Sang Ben. Ob. cit., p. 288-289.
45. Mu-Kien Adriana Sang Ben. Ob. cit., p. 252.

135
CLÍO 181

Además, Muñoz envió a mediados de mayo de 1950 a Jaime


Benítez a La Habana con un mensaje suyo para la Conferencia
Interamericana para la Democracia y la Libertad, un cónclave
que reunió a los enemigos de Trujillo en la región y le proveyó
un foro a los exilados dominicanos. Es posible que este evento
fuera el marco para un encuentro entre Jaime Benítez y Juan
Bosch.46 Según el Consulado Dominicano, Muñoz invitó, por
intermedio de Ernesto Ramos Antonini, a los participantes de
esta conferencia a que visitaran Puerto Rico por lo que esperaba
que vinieran “políticos izquierdistas” como Figueres.47
Ya no se trataba solamente de la acción de los grupos de
exilados dominicanos y del PRD. La causa antitrujillista tenía
endoso oficial y había movilizado a numerosas personalidades
puertorriqueñas. No sorprende que el consulado le siguiera
la pista a este comité informando sobre adhesiones y bajas.
Es interesante notar que en un informe de agosto de 1950
se señala que el líder independentista Gilberto Concepción
de Gracia le había comunicado por carta a Félix Benítez
Rexach que no pertenecía al Comité.48 Benítez Rexach, que
para ese momento era miembro del Partido Independentista
Puertorriqueño, pudo haber hecho gestiones para desalentar
la participación independentista, y particularmente la del más
alto líder de Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), en
esta organización.

46. Habana Rept. 5-25-50, File Number 100/5745 Section 3. Papeles del
FBI, FLMM.
47. Mu-Kien Adriana Sang Ben. Ob. cit., p. 289. También en WFO Memo
8/3/54. Papeles del FBI, FLMM, se informa que una delegación de esa
organización había salido para San Juan en julio de 1954 para entregarle
un reconocimiento a Muñoz.
48. Ibídem, pp. 257-259.

136
Luis Muñoz Marín y Rafael Leonidas Trujillo: Una pugna caribeña...

Esto no quiere decir que el movimiento independentista


mantuviera una actitud pro Trujillo o que el Gobierno
Dominicano alentara sistemáticamente a este sector para
contrarrestar la postura de Muñoz y el Partido Popular
Democrático. En los documentos del Consulado Dominicano
aparecen sugerencias de apoyo a actividades de este sector para
“hacer quedar mal a Muñoz”.49 Sin embargo, las expresiones
sobre Pedro Albizu Campos en 1950 son sumamente críticas.
La nota sobre un discurso suyo en Ponce, en julio de 1950,
dice que “está coincidiendo en muchos puntos con los
marxistas” y que su mensaje de tres horas contenía “insultos a
los norteamericanos”. Sobre la rebelión nacionalista Saviñón
envía un informe que señala:
“Se ha especulado en torno a las personas responsables
de este suceso; pero a mi entender todo esto tiene una causa:
la pérdida absoluta del principio de autoridad. Con motivo
de los acontecimientos descritos se está generalizando este
comentario público: si hubiera un Trujillo aquí no ocurrieran
estos desórdenes”. 50
Además, en ocasión del arresto de Juan Isidro Jimenes
Grullón, en marzo de 1951, por autoridades de inmigración
estadounidenses que planeaban extraditarlo, el Consulado
Dominicano informa que el Partido Independentista
Puertorriqueño condenó esa acción, mientras que Muñoz
Marín hacía “grandes esfuerzos” por lograr su liberación.51 Y,
para 1956, se creó un Comité Parlamentario Pro-Democracia
Dominicana con representación del PPD, el PIP y el Partido

49. Ibídem, p. 253.


50. Ibídem, p. 290.
51. Ibídem, pp. 270-272.

137
CLÍO 181

Estadista Republicano (PER).52 Sin embargo, queda aún


por esclarecerse el papel de Benítez Rexach durante este
período.
En enero de 1951, el PRD, a través de su secretario de
Relaciones Públicas, Buenaventura Sánchez, le envía a Muñoz
un importante documento que revela de la percepción que tenía
la oposición dominicana del Gobernador de Puerto Rico. La
extensa carta comienza haciendo referencia a la columna de
Drew Pearson publicada en El Mundo de La Habana sobre
el incidente con la misión dominicana de fines de 1949. Más
adelante hace referencia al apoyo de la Marina de Guerra de
los Estados Unidos a Trujillo:
“(...) si la tiranía dominicana cuenta, no ya con el apoyo
expreso, sino siquiera con la simpatía, activa o pasiva, de la
Armada más poderosa que haya conocido el mundo (...) es
claro que el inerme pueblo dominicano no podrá libertarse
nunca de la opresora garra que lo ha estrangulado por 21
años cabales (...)”.
Y a seguidas le señala que:
“Al negarse a recibir y agasajar a los pretores sanguinarios
del tirano, noble gesto historiado por Drew Pearson,
dominicanos que conocemos bien a Trujillo le aseguramos
que usted se jugó con ello la vida, pero la acción dictada a su
conciencia por la pureza de sus convicciones democráticas,
no ha repercutido emuladoramente en la actitud de otros
gobernantes”.53

52. Ibídem, p. 304.


53. Del secretario de Relaciones Públicas del PRD, Buenventura Sán-
chez al Honorable Luis Muñoz Marín, gobernador de Puerto Rico,
Asunto: Informe y posibilidad de buenos oficios en el crítico caso

138
Luis Muñoz Marín y Rafael Leonidas Trujillo: Una pugna caribeña...

Luego de explicarle la composición y objetivos del PRD,


Sánchez le narra que el expresidente de Colombia, Eduardo
Santos, había aceptado la encomienda de ir personalmente a
Washington
“a tratar directamente con el Presidente Roosevelt, quien
tenía un elevado concepto del humanismo colombiano, el caso
insólito de la tragedia dominicana”.
Sin embargo, la gestión de Santos se frustró, estando ya en
Nueva York, por la muerte de Roosevelt, por lo que se le pide
a Muñoz que retome la misión de presentar ante el presidente
de Estados Unidos, Harry S. Truman, el caso de la República
Dominicana.

El nuevo binomio que está en condiciones de resolver, y pue-


de resolver, el caso dominicano, es el binomio Truman-Muñoz
Marín
Para evidenciar que la petición contaba con el endoso
oficial del PRD, Buenaventura Sánchez le acompaña una
transcripción de sus palabras en el II Congreso del partido
celebrado en Arroyo Naranjo, Provincia de La Habana, del 10
al 12 de diciembre de 1950. La transcripción incluye también
una moción de Sánchez para que se acogiera una propuesta
de la Sección de Puerto Rico de eliminar el “vital párrafo 7
de la Doctrina del Partido Revolucionario (Democrático)
Dominicano en su postura antiimperialista” con el propósito
de hacer una revisión a fondo de la relación con los Estados
Unidos. El nuevo texto que aparecía en la carta ya no hacía
referencia alguna al imperialismo y apoyaba

de la República Dominicana. La Habana, 29 de enero de 1951. Co-


rrespondencia de LMM, FLMM.

139
CLÍO 181

“la intervención colectiva a favor de la Democracia en


América como la mejor política para presidir las relaciones
de todos los países hermanos de este hemisferio”.
Aunque no hemos podido consultar el texto original del
punto aludido, todo indica que la petición a Muñoz involucró
un quid pro quo de carácter programático.
Muñoz había logrado insertarse en un aspecto de la
estrategia del presidente Harry S. Truman para la Guerra Fría
que había delineado en su famoso discurso inaugural del 20
de enero de 1949 sobre asistencia técnica y económica para
contrarrestar al comunismo, donde anunció el “Programa
Punto Cuarto”. El Gobernador le ofreció a Puerto Rico como
un instrumento conveniente para ofrecerle entrenamiento
técnico a personas de los países “subdesarrollados” y mostrarle
el éxito de un experimento democrático. El programa fue
eventualmente implantado a través del Departamento de
Estado bajo la responsabilidad de Arturo Morales Carrión,
un intelectual y estratega del Partido Popular que jugaría un
destacado papel en la política de Estados Unidos hacia la
República Dominicana. Para 1957, ya habían pasado por Puerto
Rico más de 4,000 participantes del programa. En los primeros
cuatro años no hubo participantes de la Argentina de Perón y
sólo un dominicano.54
A pesar de esa conexión de política exterior con la
administración Truman, es improbable que Muñoz hubiera
podido ser útil con respecto a lo que le pedía el PRD en la misiva
de 1951. El recrudecimiento de la Guerra Fría desde 1947 había

54. Para una discusión sobre la primera fase del programa Punto Cuarto,
ver Evelyn Vélez Rodríguez, “El programa de asistencia técnica o
Punto Cuarto en Puerto Rico, 1950-1954”, Tesis de Maestría, Centro de
Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe, septiembre de 2000,

140
Luis Muñoz Marín y Rafael Leonidas Trujillo: Una pugna caribeña...

endurecido la política de Estados Unidos hacia la República


Dominicana en el sentido de descartar cualquier acción que
creara inestabilidad en las dictaduras aliadas. El nombramiento
del general George C. Marshall en el Departamento de Estado
fue una confirmación de esa política. Marshall decretó que se
debían dejar de lado los objetivos democráticos en vista de las
amenazas a la estabilidad del país.55
También favoreció que se restableciera la venta de armas
a la República Dominicana. Esto significó la marginación de
funcionarios diplomáticos como Spruille Braden, Ellis Briggs y
Joseph F. McGurk que aún mantenían una actitud antagónica a
la dictadura. La política estadounidense no comenzó a cambiar
hasta la fase final de la administración de Eisenhower por,
entre otras cosas, los crecientes problemas provocados por
Trujillo y la insurgencia en Cuba contra Batista.56 En marzo
de 1953, Eisenhower recibió a Trujillo en la Casa Blanca en
ocasión de la firma de Tratado de Defensa Mutua. La “Feria
Internacional de la Paz y de la Confraternidad del Mundo
Libre”, fastuosamente organizada por Trujillo para celebrar
su “Era”, sirvió para confirmar las estrechas relaciones que
existían con los Estados Unidos para 1955.
Durante ese período Muñoz no había permanecido al
margen de la situación dominicana. El Consulado Dominicano
informaba de sus contactos con Rómulo Betancourt y José
Figueres, y alegaba que estaba financiando a Figueres con
fuertes sumas provenientes del PPD. Figueres estuvo en San

55. El General Marshall había participado directamente en las negocia-


ciones militares con el régimen de Trujillo a comienzos de la Segunda
Guerra Mundial. Roorda, op. cit., p. 182.
56. Me refiero al escándalo provocado en Estados Unidos por el secuestro
de Jesús Galíndez en marzo de 1956 y el desembarco del Granma en
Cuba el 2 de diciembre de ese año.

141
CLÍO 181

Juan en la fundación del Estado Libre Asociado y luego Muñoz


visitó Costa Rica en 1953 para asistir a su toma de posesión.
Incluyó en ese viaje paradas en Panamá, donde se fotografió
departiendo con Anastasio Somoza y el presidente Remón,
Costa Rica, Nicaragua, Cuba y Haití. Es decir, no tuvo reparos
en visitar tres países gobernados por dictadores, pero no incluyó
a la República Dominicana en el viaje. Muñoz, sin embargo,
había condenado el golpe de Estado de Fulgencio Batista en
un comunicado del 10 de marzo de 1952, añadiendo una frase
final pertinente a la República Dominicana: “un asalto a la
democracia en cualquier parte del mundo amenaza la libertad
de los hombres en todo lugar”.57

1956: crisis del régimen, ofensiva de Muñoz


Algunos autores señalan el 1956 como el año del comienzo
de la crisis del régimen de Trujillo. La torpe conjura para
secuestrar y asesinar a Jesús Galíndez, y el subsiguiente
asesinato del piloto estadounidense que lo transportó a la
República Dominicana, Gerald Lester Murphy, tuvieron fuertes
repercusiones en los Estados Unidos. El FBI y funcionarios del
Departamento de Estado pronto determinaron que la historia
oficial que le achacaba a Octavio de la Maza, quien también
fuera asesinado, el haber matado a Murphy por razones sexuales,
era una total fabricación. La familia de Murphy logró que su
representante al Congreso por el estado de Oregón, Charles
Porter, iniciara una investigación congresional. Trujillo, por su
parte, arreció la represión interna en 1957 con la creación del
Servicio de Inteligencia Militar (SIM) bajo el general Arturo

57. Comunicados de Prensa, Serie 14, LMM Gobernador de Puerto Rico,


FLMM:

142
Luis Muñoz Marín y Rafael Leonidas Trujillo: Una pugna caribeña...

Espaillat y el coronel Johnny Abbes, y redobló los esfuerzos


de relaciones públicas y cabildeo en los Estados Unidos.58
También se estaban produciendo cambios en el contexto
internacional que eran claramente desfavorables para la
continuidad del régimen de Trujillo. En 1953 había llegado José
Figueres, un denodado enemigo de Trujillo, a la presidencia
de Costa Rica. La dictadura de Batista se enfrentaba a un
proceso insurreccional desde fines de 1956. El año próximo
cayó el dictador militar de Colombia, Gustavo Rojas Pinilla,
y asesinaron al general Anastasio Somoza de Nicaragua. En
Venezuela un movimiento cívico militar derrocó, el 23 de
enero de 1958, al general Marcos Pérez Jiménez, y le abrió el
camino al triunfo electoral de Rómulo Betancourt, otro aliado
cercano de Muñoz, y al partido Acción Democrática. El 1 de
enero de 1959 le tocó el turno al asediado gobernante cubano, el
general Fulgencio Batista y Zaldivar. Una ola democratizadora
parecía arropar la región, mientras que las dictaduras militares
se desmoronaban una tras otra. Según Bernardo Vega, había en
1954 trece dictaduras en la América Latina, seis años después
quedaban sólo tres. Cada vez más Trujillo parecía un símbolo
de otros tiempos, un gobernante anacrónico y sin legitimidad
que se aferraba al poder por medio de la represión.
Muñoz utilizó esta coyuntura para arreciar sus ataques
públicos contra Trujillo, tanto en Puerto Rico como en
Estados Unidos, y reclamar un cambio en la política exterior
de la administración Eisenhower. Ya hemos mencionado la
creación de un grupo parlamentario tripartita pro-democracia

58. Para una discusión de estos conflictos, ver Crassweller. Op. cit., capítu-
los 21-23. También Bernard Diederich. Trujillo, la muerte del dictador.
Santo Domingo, Fundación Cultural Dominicana, 2000, capítulos 2-3.

143
CLÍO 181

dominicana en 1956. El caso Galíndez-Murphy también


le proveyó una oportunidad para reiterar su oposición a la
dictadura dominicana. El congresista Porter le escribió a Muñoz
el 10 de marzo de 1957 cuestionando la asistencia militar a la
dictadura y solicitando información sobre el programa “Punto
Cuarto”. El gobernador usó esa coyuntura para lanzar un
fuerte ataque público y presentar su oposición a la política de
Eisenhower. Su respuesta a Porter publicada en el periódico
El Mundo decía,
“Estoy enteramente de acuerdo con usted en la posición
que ha asumido con respecto al gobierno infamante que el buen
pueblo de Santo Domingo ha sufrido por tantos años. Desde
luego, el Departamento de Estado debe evitar una ruptura de
relaciones diplomáticas con cualquier país del Hemisferio.
Sin embargo, creo firmemente que debe mantenerse a raya la
dictadura dominicana y que no debe extendérseles cortesías
ni honores especiales más allá del mínimo que exigen las
relaciones diplomáticas. Hay otras dictaduras en la América
Latina, y claro está, debemos repudiar las violaciones a la
democracia donde quiera que ocurran; pero la de Santo
Domingo hace más que tiranizar, explotar y robar; también
degrada”.59
Muñoz mantuvo esta línea de argumentación durante el
período de 1957 a 1959 en numerosas expresiones públicas,
aplicándosela, no sólo a Trujillo, sino también a Batista y
otros gobiernos autoritarios en América Latina. Por ejemplo,
en un artículo titulado “The U.S. and the Latin Dictators” que
escribió como columnista invitado del New York Post el 11 de
septiembre de 1957, argumentó que

59. “Muñoz Llama ‘Infamante’ la Dictadura de Trujillo”. El Mundo, 23


de abril de 1957.

144
Luis Muñoz Marín y Rafael Leonidas Trujillo: Una pugna caribeña...

“(...) los Estados Unidos no deben parecer insensibles con


respecto las aspiraciones humanas de pueblos gimiendo bajo
el peso de gobiernos que no los representan”.60
Un año después, en un mensaje ante la ultraconservadora
American Legion, argumentó que los Estados Unidos corrían
el riesgo de ser calificados como imperialistas y crearle
oportunidades a la Unión Soviética si parecían apoyar
gobiernos dictatoriales y feudales en el mundo.61
En un texto sobre el casi linchamiento del vicepresidente
Richard Nixon en Caracas, Muñoz atribuyó el descontento
latinoamericano con los Estados Unidos a la política favorable a
las dictaduras, incluyendo la ayuda militar que se les brindaba,
y las políticas económicas proteccionistas contra la producción
de América Latina. Proponía que a los disturbios de Caracas se
respondiera, no con el envío de tropas, sino con una revisión
profunda de la política exterior, y sentenciaba, “Existe un
derecho latinoamericano a desaprobar profundamente la
actitud de los Estados Unidos hacia las dictaduras, y en esto
debo estar totalmente de acuerdo”.62 Irónicamente las tropas
que se iban a enviar a Venezuela hubieran partido de las bases
militares en Puerto Rico.

60. Luis Muñoz Marín. “The U.S. and the Latin Dictators”. Inside Wash-
ington, The New York Post, 11 de septiembre de 1957. Traducción del
autor.
61. “U.S. Risks ‘Imperialist’ Label by Appearing to Support Dictators,
Says Puerto Rican Governor Munoz”. Puerto Rico News Service, 4
de septiembre de 1958; y “Muñoz Exhorta EU Pronunciarse Contra
Dictaduras en América”. El Mundo, 4 de septiembre de 1958.
62. Luis Muñoz Marín, “Para N.A.N.A., 5/14/58”. Serie 14, Comunicados
de Prensa, LMM Gobernador de Puerto Rico, FLMM.

145
CLÍO 181

Aún luego del triunfo de la Revolución Cubana, para marzo


de 1959, Muñoz coincidía con Fidel Castro en cuanto a la
necesidad de acción contra las dictaduras en América Latina.63
En el artículo se le identificaba, no con buena intención, como
“firme partidario del líder revolucionario Fidel Castro”.
La campaña de Muñoz tuvo impacto a nivel continental,
publicándose sus declaraciones en varios países de América
Latina.64
Se debe señalar que los ataques a Trujillo y a otros
dictadores se dieron en el contexto de planes del Gobernador
para proyectar su liderato en el hemisferio con propuestas
para una nueva relación entre los Estados Unidos y América
Latina. El 8 de febrero de 1957, Muñoz le envió un memorando
confidencial a sus colaboradores Roberto Sánchez Vilella,
Arturo Morales Carrión y Teodoro Moscoso titulado “La
Unión Latinoamericana y posible viaje mío a América Latina”.
Les explicaba que el propósito del viaje sería para apoyar
la idea de una Unión Latinoamericana similar a la Unión
Europea, pero no para enfrentarse al “Coloso del Norte”.
Arturo Morales Carrión le escribió al gobernador el 26 de abril
explicándole las conclusiones del grupo que había designado,
las cuales enfatizaban que usara el viaje más para explicar la
situación puertorriqueña que para polemizar sobre la Unión

63. Frank Bartholomew. “Muñoz Marín Pide Que Se Autorice a OEA


Emprender Una Acción Contra Dictaduras”. El Diario de Nueva York,
11 de marzo de 1959.
64. Ver, por ejemplo, Luis Muñoz Marín. “La Unidad del Hemisferio
Occidental”. Combate, septiembre 1959; “EU debe alzar la voz contra
dictaduras en Latinoamérica, dice Luis Muñoz Marín”. El Comercio
(Ecuador), 8 de febrero de 1960.

146
Luis Muñoz Marín y Rafael Leonidas Trujillo: Una pugna caribeña...

Latinoamericana, y que se restringiera a visitar ocho países


democráticos o en transición a la democracia.
Luego de considerables preparativos, la gira no llegó a
realizarse.65 Los tres miembros de ese grupo, además de otros
allegados políticos, se involucrarían en la situación dominicana.
A pesar de la cancelación de la gira latinoamericana, Muñoz
continuó haciendo propuestas de carácter general sobre la
política de Estados Unidos hacia América Latina. Por ejemplo,
en septiembre de 1959, propuso en un discurso en Estados
Unidos que se adoptara un “Plan Marshall” para América
Latina para “cerrar la brecha entre las partes norte y sur de
América”, una idea muy similar a la de la “Alianza para el
Progreso” anunciada por Kennedy en marzo de 1961.66
La postura antidictatorial de Muñoz causó una controversia
en Puerto Rico. Su gobierno había reprimido al movimiento
nacionalista, mantenía al independentismo bajo constante
vigilancia policial, y había aprobado la draconiana e
inconstitucional “Ley de la Mordaza”.67 También mantenía
una fuerte pugna con el periódico oposicionista El Mundo.
Este periódico aprovechó los ataques muñocistas contra las
dictaduras en un discurso ante la Sociedad Interamericana de
Prensa para alegar en un editorial que en Puerto Rico había

65. Gobernador a R. Sánchez Vilella, A Morales Carrión, y T. Moscoso,


Memo: La Unión Latinoamericana y posible viaje mío a la América
Latina, 8 de febrero de 1957; Arturo Morales Carrión al Gobernador,
Memo: Viaje del Gobernador a la América Latina, 26 de abril de 1957,
Serie 19 América Latina, Sección V LMM Gob. de P.R., FLMM.
66. Discurso ante la asociación de abogados federal en honor a los miembros
del Tribunal Supremo, 26 de septiembre de 1959, Serie 19 Material
Impreso sobre América Latina, LMM Gobernador de PR, FLMM.
67. Ivonne Acosta. La mordaza, Puerto Rico 1948-1957. Río Piedras,
Editorial Edil, 1987.

147
CLÍO 181

una “dictadura disimulada”. La respuesta de Muñoz consistió


en argumentar que no había comparación entre Puerto Rico,
donde se aprobó una “ley indeseable” que fue derogada, y la
República Dominicana, donde existía “un gobierno acusado
de asesinar a sus adversarios y críticos”.68
La respuesta del gobierno de Trujillo ante la actitud “grave
y alarmante” de Muñoz fue iniciar una acción diplomática
ante funcionarios de Estados Unidos con el propósito de
desacreditarle e indisponerlo con la administración Eisenhower.
El 3 de mayo de 1956, el embajador de Estados Unidos, William
Pheiffer, fue convocado a la Cancillería a una reunión donde
estaría presente el cónsul general de la República Dominicana
en Puerto Rico, Dr. J. Marino Inchaústegui. William Pheiffer
era un admirador de Trujillo que una vez exclamara, “Trujillo
es un auténtico genio, quien piensa y trabaja mayormente a
favor de los mejores intereses de su pueblo”.69
En esa reunión se denunció la creación del “Comité
Parlamentario Pro-Democracia en República Dominicana” con
participación de los exilados y el apoyo de Muñoz. Las quejas
fueron múltiples: promoción de importaciones de carne de
Costa Rica para afectar las dominicanas, asedio del consulado
por opositores, resistencia a otorgar tablillas diplomáticas
oficiales, acusaciones injustas, y desplantes de Muñoz contra un
magistrado español. También se implicaba su deslealtad hacia
Estados Unidos al mencionar que no se permitieron banderas

68. “Gobernador Muñoz Contesta el Editorial EL MUNDO Sobre ‘Dicta-


dura Disimulda’”. El Mundo, s.f., en Serie 14 Comunicados de Prensa,
LMM Gobernador de PR, FLMM.
69. Bernardo Vega. Los Estados Unidos y Trujillo, los días finales, 1960-
1961. Santo Domingo, Fundación Cultural Dominicana, 1999, p. 7.

148
Luis Muñoz Marín y Rafael Leonidas Trujillo: Una pugna caribeña...

de ese país en la celebración de la Constitución de 1955. El


mensaje principal se recoge en el siguiente pasaje.
“A este respecto agregué también, que la actitud de Muñoz
Marín estaba produciendo la impresión de que la política
exterior norteamericana puede asumir dos modalidades:
una, la seguida por Washington, dedicada a la observancia y
mantenimiento de los principios consagrados en la Carta de
la OEA y al mantenimiento de la paz en el Caribe, y la otro,
la que sigue el Gobernador de Puerto Rico, violatoria de esas
normas y de subversión de la paz en el Caribe”.70
Apenas un mes después se volvió a convocar a Pheiffer a la
Cancillería para una nueva andanada de acusaciones. Esta vez se
mencionaron reuniones de Figueres y Betancourt con Muñoz en
San Juan, una visita de Horacio Ornes Coiscou, declaraciones
de un funcionario postal de Mayagüez sobre la interceptación
de la correspondencia en la República Dominicana y un regaño
de Muñoz a Felisa Rincón, la alcaldesa de San Juan, por la
actitud amistosa de ella con el consulado dominicano. Pheiffer
le dijo al Ministro de Relaciones Exteriores que el año anterior,
luego de una visita a la República Dominicana, el señor Gary
Hoyt, Encargado de la Oficina de Asuntos del Caribe en el
Departamento de Estado, había expresado la intención de pasar
por Puerto Rico
“para hacer advertencias (...) en cuanto a la conducta
internacional de ese gobierno, muy particularmente en lo que
se refiere al Gobierno dominicano.”
De nuevo el Secretario de Relaciones Exteriores de Trujillo
recalcó el desfase entre la política de Estados Unidos y Puerto
Rico:

70. Informe a Trujillo del 3 de mayo de 1956, en Mu Kien Sang. Ob. cit.,
p. 304.

149
CLÍO 181

“Señalé que en este caso aparecía una colonia asumiendo


una orientación de política exterior diferente a la de su Madre
Patria”.71
Las quejas ante funcionarios estadounidenses por las
acciones de Muñoz y el Gobierno de Puerto Rico continuaron
en años subsiguientes. La respuesta de Muñoz al congresista
Porter fue discutida por el secretario de Relaciones Exteriores
con el encargado de negocios de Estados Unidos, Spalding, y
el nuevo embajador Joseph F. Farland. Éste último ya no tenía
la actitud favorable ante Trujillo de su predecesor Pheiffer.
También la salida de John Foster Dulles, muy favorable a las
dictaduras militares como valladar ante el comunismo, de
la Secretaría de Estado y su sustitución por Christian Herter
indicaba un cambio de política hacia Trujillo. La gestión con
Spalding y Farland fue comunicada a Trujillo el 31 de julio
de 1957.72
Dos meses después, la Cancillería le envió a la Embajada
estadounidense un recorte del Diario de Nueva York y un
comunicado condenando la “política internacional” de Muñoz.
Para octubre de 1957, se había redactado un largo memorando
titulado “Conducta hostil del Gobernador Muñoz Marín de
Puerto Rico contra la República Dominicana”. Fue un alegato
detallado sobre todas las acciones de Muñoz contra Trujillo y
sus funcionarios desde 1949.
El primer incidente que menciona este documento es
la invitación del almirante Barbey a una misión especial
dominicana. Este documento revela que las protestas ante los
funcionarios estadounidenses habían comenzado tan temprano

71. Ibídem., p. 306.


72. Ibídem., pp. 309-310.

150
Luis Muñoz Marín y Rafael Leonidas Trujillo: Una pugna caribeña...

como en el año 1951 a raíz del viaje a Puerto Rico de Juan Isidro
Jimenes Grullón.73 También el Consulado informó en septiembre
de 1957 de una colecta para actividades antitrujillistas. Según el
informe, la lista de donantes la conformaban: Luis Muñoz Marín,
gobernador, $500.00; Arturo Morales Carrión, subsecretario
de Estado, $200.00; Guillermo Atiles, administrador del
Fondo de Seguro del Estado, $100.00; Ernesto Juan Fonfrías,
$200.00; Fernando Gallardo Díaz, Juez, $200.00; y otros.
El informante del Cónsul en Ponce fue José Dávila Ricci,
director de El Día “y persona estrechamente vinculada a las
actividades industriales de los también amigos Hermanos
Ferré”.74 Aún para noviembre de 1959, cuando ya las relaciones
con los Estados Unidos estaban severamente deterioradas,
se planteó una nueva queja ante la Embajada por emisiones
radiales de la estación WRIO de Mayagüez contra Trujillo.75
La política favorable de la administración Eisenhower hacia
la dictadura dominicana comenzó a cambiar a fines de 1958
a medida que la situación cubana y otros eventos adversos
en la América Latina iban gravitando cada vez más sobre el
acercamiento a la situación dominicana. También Trujillo
contribuyó a precipitar este cambio al adoptar una actitud de
hostilidad ante la misión militar de los Estados Unidos luego
que Ramfis fracasara en sus estudios en la Academia Militar
de Fort Leavenworth. Aunque por razones muy distintas a
las de Muñoz, Eisenhower se fue moviendo en la dirección
que propugnaba el Gobernador puertorriqueño: el apoyo a un
cambio político en la República Dominicana. Sin embargo,

73. Ibídem, p. 322.


74. Ibídem, p. 311.
75. Ibídem., p. 317.

151
CLÍO 181

continuaron las diferencias en cuanto al cambio que se


favorecía.
La primera medida importante que se tomó en contra de
Trujillo fue hacerle extensivo el embargo de armas que se había
decretado contra Batista en marzo de 1958. Luego, los motines
en Caracas en ocasión de la visita de Nixon conmovieron
profundamente los cimientos de la política latinoamericana de
la administración en cuanto a las implicaciones del apoyo a
las dictaduras de derecha. Como hemos visto, Muñoz usó esa
coyuntura para argumentar a favor de este cambio.
Para fines de 1958, el Gobierno Dominicano tocó un nervio
sensible de las relaciones con los Estados Unidos al pedir el
retiro de la misión militar (MAAG) y la renegociación de
los acuerdos militares de 1953. El personal del MAGG se
retiró en febrero de 1959. Trujillo también retó el embargo
estadounidense a Cuba proveyéndole numerosas armas a
Batista en las últimas etapas de su gobierno. El triunfo de la
revolución en Cuba aceleró la revisión de la política. Estados
Unidos también trataba de establecer distancia de Trujillo para
hacer más efectiva su oposición al Gobierno Revolucionario
Cubano. En marzo de 1959, Richard Rubotton, subsecretario de
Estado para Asuntos Latinoamericanos, le escribió al embajador
Farland señalándole que “estamos bajo instrucciones, que son
obligatorias para todas las agencias de gobierno, de tratar
de evitar dar cualquier impresión de que los Estados Unidos
favorece las dictaduras en América Latina”. Al mes siguiente
renunciaba John Foster Dulles, propulsor de la política de
apoyo a las dictaduras.76

76. Bernardo Vega. Los Estados Unidos y Trujillo, los días finales..., capí-
tulo 1, y Lauro Capdevila. Ob.. cit., pp. 293-317.

152
Luis Muñoz Marín y Rafael Leonidas Trujillo: Una pugna caribeña...

A diferencia de la administración Eisenhower que estaba


planificando el derrocamiento del Gobierno Cubano, Muñoz
veía, a principios de 1959, la Revolución Cubana como parte
del proceso democratizador en la América Latina y el Caribe. El
19 de enero de 1959, le escribe a su amigo Rómulo Betancourt
proponiéndole una reunión con Fidel Castro en la que podría
estar José Figueres, usando la oportunidad de la inauguración
de Betancourt. Allí le dice al Presidente electo de Venezuela,
“Tengo el mayor respeto por el movimiento de Fidel Castro.
Creo que es la única verdadera esperanza de ahondar la
democracia en Cuba que ha surgido desde que se estableció
la república. Ha habido cubanos que han tenido verdadero
respaldo popular, como Grau, y cubanos que han tenido limpia
conciencia, devota de los más grandes valores de la libertad.
Pero hasta donde alcanzo a ver, nunca han coincidido estas dos
realidades en una misma persona ni en un mismo movimiento.
Coinciden ahora en Castro y en grado máximo ambas. La
potencialidad para el pueblo cubano, que tanto merece buen
gobierno y buena democracia, me parece única. La facilidad
con que se puede frustrar me conturba el espíritu”.77
Para esta época, Muñoz también trató de reunirse con Fidel
Castro en Santiago de Cuba usando la mediación de Pepín
Bosch, el dueño de la Bacardí, reunión que Bosch desalentó.78
Muñoz le había notificado de estos planes de reunirse con Fidel

77. Luis Muñoz Marín a Rómulo Betancourt, 19 de enero de 1959, Serie


19 América Latina, Cuba 1957-1959, LMM Gobernador de Puerto
Rico, FLMM.
78. Luis Muñoz Marín a José Bosch, 11 de febrero de 1959, y José M.
Bosch a Luis Muñoz Marín, 18 de febrero de 1959, Serie 19 América
Latina, Cuba 1957-1959, LMM Gobernador de Puerto Rico, FLMM.

153
CLÍO 181

en Santiago a Richard Rubottom. Todavía para junio de 1960,


Muñoz decía lo siguiente en un comunicado de prensa,
“Creo que los propósitos de la revolución podrían haberse
llevado a cabo, y todavía pueden llevarse a cabo, en amistad
con Estados Unidos, en solidaridad con el mundo libre frente
a la política totalitaria soviética, y dentro de las normas
corrientes de la democracia (...) –a lo cual añadió a mano–. Si
en algo pudiera ayudar a esto, lo haría. No creo, sin embargo,
que pueda ayudar”.79
También se opuso repetidamente a acciones militares
contra Cuba, por lo menos hasta fines de 1960. Sin embargo,
los caminos de Fidel y Muñoz se bifurcaban ineluctablemente.
Cuba y Puerto Rico jugarían papeles distintos y antagónicos en
el complejo escenario que precedió a la muerte de Trujillo.

1960-1961: la colaboración con Kennedy


Como hemos señalado, el triunfo de la Revolución
Cubana provocó un cambio en la política de la administración
Eisenhower hacia las dictaduras latinoamericanas. En el caso
dominicano, esto se combinó con un gradual deterioro de
las relaciones bilaterales a partir del caso Galíndez-Murphy
en 1956. La crisis provocada por las manifestaciones contra
el vicepresidente Richard Nixon en Caracas, y que Muñoz
aprovechó para adelantar su postura antidictatorial, impactó
de inmediato la actitud estadounidense hacia Trujillo. Las
expediciones armadas, organizadas con apoyo cubano y
lanzadas desde Cuba, del 14 y 20 de junio de 1959 en Constanza,
Maimón y Estero Hondo, aunque aplastadas rápidamente por

79. Borrador de comunicado de prensa, Serie 14 Comunicados de Prensa,


1960 mayo-junio, LMM Gobernador de Puerto Rico, FLMM.

154
Luis Muñoz Marín y Rafael Leonidas Trujillo: Una pugna caribeña...

el ejército dominicano, agudizaron la preocupación con la


posibilidad de un gobierno “fidelista”.
La política de la administración Eisenhower consistió en
un creciente distanciamiento diplomático y militar, culminando
en la ruptura formal de relaciones diplomáticas en agosto de
1960. La Marina de Guerra de los Estados Unidos, sin embargo,
continuó sus visitas regulares a la República Dominicana como
si nada estuviera ocurriendo, lo cual fue interpretado por la
oposición como expresión de apoyo a la asediada dictadura.
Muñoz expresó su insatisfacción con la actitud del cuerpo naval
metropolitano. También, durante este período, se iniciaron
contactos encubiertos con sectores “aceptables” de la oposición
para asesinar a Trujillo.
El dilema de la política estadounidense durante el período
1959-1960 consistió en cómo provocar la caída de Trujillo
sin crear una situación de inestabilidad que llevara al poder
fuerzas políticas vinculadas de alguna manera con Cuba.
El derrocamiento de Trujillo se consideraba necesario para
legitimar la acción contra el gobierno de Fidel Castro en Cuba
y para lograr la colaboración plena de la llamada “izquierda
democrática” en los planes contra ese gobierno. Rómulo
Betancourt, por ejemplo, insistió en la solución previa del
problema dominicano antes de colaborar en los planes contra
Castro. De hecho, como ha señalado Bernardo Vega, la política
dominicana se convirtió luego de 1959 en un corolario de la
política hacia Cuba y la coordinación de ambas fue confiada
a un subcomité secreto del Consejo de Seguridad Nacional
conocido como el “Grupo 5412”.80

80. Bernardo Vega. Los Estados Unidos y Trujillo..., pp. 101, 128.

155
CLÍO 181

La administración estadounidense desconfiaba de los


grupos políticos exilados ya que consideraba al exilio
“infiltrado por comunistas o simpatizantes del comunismo”.81
Ese era precisamente el sector, particularmente el PRD, que
había cultivado una relación con Muñoz y el Partido Popular.
También los sectores oposicionistas internos que se estaban
agrupando bajo la bandera del movimiento armado del 14 de
Junio eran considerados inaceptables. De ahí la búsqueda de una
“tercera fuerza” no trujillista y claramente anticomunista que
pudiera servir de recambio político al régimen de Trujillo.
La percepción estadounidense era que tal fuerza aún no
existía, por lo que se debía evitar un derrocamiento “prematuro”
de Trujillo. Por lo tanto, la política de hostilidad y presiones
debía graduarse de manera de no provocar un desenlace “antes
de tiempo”, mientras que los planes de asesinar a Trujillo se
mantenían como una opción para ejecutarse solamente en
el momento en que se tuviera control de la situación. Debe
decirse, además, que en círculos diplomáticos de Estados
Unidos se especulaba desde 1957 sobre la deseabilidad de
un gobierno de Joaquín Balaguer y Ramfis Trujillo luego de
la salida del generalísimo. Esta era la otra carta de la política
hacia la República Dominicana que en algunos momentos se
favoreció en ausencia de de una fuerza política aceptable capaz
de garantizar el orden post Trujillo.
Para Muñoz esto significaba la continuidad de la dictadura
bajo la forma del “trujillismo sin Trujillo”, a lo cual se opuso
vehementemente hasta la renuncia de Balaguer a fines de 1961.

81. Subsecretario Rubottom a Secretario de Estado Christian Herter de


enero de 1960, citado en Bernado Vega. Los Estados Unidos y Trujillo...,
pp. 40-41.

156
Luis Muñoz Marín y Rafael Leonidas Trujillo: Una pugna caribeña...

La siguiente cita del secretario de Estado Interino Livingston


Merchant de enero de 1960 es ilustrativa del acercamiento de
la administración Eisenhower.
“Queremos neutralizar la habilidad de Cuba de influir
sobre cualquier otro régimen post-trujillista (...) luce que
existen pocas perspectivas de que los comunistas tomen el
control en la República Dominicana, aunque una revolución
interna contra Trujillo es posible. Un gobierno post-Trujillo
que simpatice con Castro, o con el comunismo, sería peligroso
desde el punto de vista de Estados Unidos. Nuestro objetivo
en la República Dominicana, sin embargo, es de difícil logro,
debido a que los elementos moderados que se han opuesto
a Trujillo están ampliamente dispersos, de forma tal que
los únicos grupos antitrujillistas activos en el área, en los
actuales momentos son comunistas, o infiltrados por los
comunistas. Existe cierto grado de esperanza entre los grupos
profesionales, de negocios y académicos. Nuestras acciones
en los meses siguientes estarán diseñadas para juntar estos
grupos”.82
El 10 de febrero de 1960, en el contexto de la crisis
provocada por los arrestos masivos y asesinatos de militantes
del Movimiento 14 de Junio y la subsiguiente Carta Pastoral83
que marcó la ruptura de la Iglesia católica con el régimen,
el subsecretario de Estado de Puerto Rico, Arturo Morales
Carrión, visitó a Richard Rubottom, encargado de América
Latina en el Departamento de Estado de Eisenhower, para

82. Comentario de Livingston Merchant, en Ibídem.


83. La Carta Pastoral del 31 de enero de 1960 denunciaba la represión
desatada por la dictadura durante ese mes, particularmente en contra
de los militantes del Movimiento 14 de Junio.

157
CLÍO 181

discutir la situación dominicana. La conversación indica que


Morales Carrión estaba íntimamente informado sobre los planes
de acción encubierta de la oposición interna en la República
Dominicana y que había sido él quien le proveyó copia de la
Carta Pastoral a la prensa en Puerto Rico y al New York Times.
También discutieron las emisiones de radio que se estaban
haciendo desde Mayagüez contra Trujillo (presumiblemente
por la estación WRIO).
Morales Carrión aprovecha para reclamar un protagonismo
mayor de Puerto Rico en la situación dominicana, argumentando
que la oposición estaba mirando más hacia Puerto Rico y menos
hacia Cuba.84 Como ha explicado Walter Bonilla, Muñoz
incidiría en la situación dominicana a través de un grupo de
allegados de su confianza, conocido como el “Grupo de Puerto
Rico”, entre los que estaban Santiago Polanco Abreu, Roberto
Sánchez Vilella, Jaime Benítez y el propio Arturo Morales
Carrión. Sería éste último el que jugaría un papel clave en los
eventos que precedieron a la muerte de Trujillo y en el período
inmediatamente posterior.
Para esta época, Félix Benítez Rexach, viejo aliado de
Trujillo, continuaba actuando en el escenario dominicano.
Ahora le recomendaba al dictador, en una carta de principios
de marzo de 1960, que permitiera un cambio en el gobierno
para lograr una distensión con los Estados Unidos. Le expresó
sus puntos de vista a Ramfis quien dijo estar de acuerdo con
él. La respuesta de Trujillo fue ordenarle al almirante Cortiñas
que lo matara, orden que éste se resistió a cumplir.85

84. Bernardo Vega. Los Estados Unidos y Trujillo…, p. 86.


85. Ibídem., pp. 168, 175.

158
Luis Muñoz Marín y Rafael Leonidas Trujillo: Una pugna caribeña...

Poco antes de la toma de posesión de Kennedy en enero


de 1961, Arturo Morales Carrión le envió un importante
memorando confidencial a Muñoz y al secretario de Estado,
Roberto Sánchez Vilella, proponiéndoles, entre otras cosas, cuál
debería ser el papel de Puerto Rico en el contexto de la política
exterior hacia la América Latina de la nueva administración. En
la carta manuscrita que le acompaña le señala que su propuesta
estaba “articulada con el programa para la América Latina
que el ‘TASK FORCE’ de JFK acaba de terminar en Puerto
Rico y en cuyo programa colaboré estrechamente”. También
le informa que probablemente él sería uno de los “tres o cuatro
puertorriqueños” que ocuparían puestos de importancia en el
nuevo gobierno, “como mi nombre se ha mencionado, estaría
dispuesto a ser uno de ellos (...)”.86
“Ahora parecen amanecer tiempos nuevos. La Administración
de Kennedy promete acción firme, inteligente y enérgica frente
a los problemas nacionales e internacionales. La grave crisis
cubana y la situación general en la América Latina impondrán
la necesidad de pensar con detenimiento en la posición del
Hemisferio en la política mundial es síntoma alentador que se
nos haya pedido ayuda en la preparación general de una nueva
política (…) Si tal política se adoptase, el ELA debía ser una
fuerza militante y dinámica, uno de los grandes motores de ese
empeño. A mi juicio, esa sería una de las garantías más sólidas
para que el ELA pudiese perdurar (…)

86. Memorando personal y confidencial de Arturo Morales Carrión al


Gobernador y Secretario de Estado, 9 de enero de 1961 (esta fechado
1960 pero eso es evidentemente un error del autor), LMM Gobernador
de Puerto Rico, FLMM.

159
CLÍO 181

El ELA como punta de lanza, como base de operaciones, en


la creación de una nueva América: eso necesitamos nosotros
y eso necesitan los E.E.U.U. (…)
Se debe tratar que ‘tres’ o ‘cuatro’ puertorriqueños
queden vinculados a la nueva Administración en posiciones
claves referentes a la nueva política exterior, en sus
aspectos económicos, políticos y culturales: el ‘know-how’
psicológico puertorriqueño, al servicio de una política de alta
envergadura”.87
La propuesta de Morales Carrión implicaba un cambio
significativo en la relación del ELA con la política exterior
de los Estados Unidos. Puerto Rico había buscado insertarse
activamente en algunos aspectos de la política de Guerra Fría,
particularmente a través del auspicio de programa “Punto
Cuarto”, manejado por el propio Morales Carrión. También
había jugado un papel legitimador de la política de Estados
Unidos bajo el concepto de “vitrina de la democracia”. Sin
embargo, también había retenido un cierto grado de autonomía
y actitud crítica frente a las administraciones de Truman y
Eisenhower en algunos aspectos de política exterior y forjado
lazos de colaboración propios con la llamada “izquierda
democrática” latinoamericana.
Esto se había evidenciado particularmente en la actitud
puertorriqueña ante la dictadura dominicana. Con la
administración Kennedy llegaría un nuevo equipo liberal
con el cual el Partido Popular mantenía vínculos ideológicos

87. Memo Confidencial al Gobernador y Secretario de Estado de Arturo


Morales Carrión, “Relaciones entre Estados Unidos y Puerto Rico: Su
futuro inmediato”, 10 de enero de 1961, LMM Gobernador de Puerto
Rico, FLMM.

160
Luis Muñoz Marín y Rafael Leonidas Trujillo: Una pugna caribeña...

y políticos más cercanos que con el grupo conservador que


rodeó a Truman y Eisenhower. Entre ellos estaban Adolf Berle,
McGeorge Bundy, Robert McNamara, Richard Goodwin,
y otros. Además, Arturo Morales Carrión sería nombrado
Subsecretario de Estado y Embajador ante la OEA y se
reclutaría también a Teodoro Moscoso como Coordinador de
la Alianza para el Progreso.
En ese nuevo contexto que se podía avizorar a principios de
1961, Morales Carrión proponía que la acción internacional de
Puerto Rico se subsumiera completamente dentro de la nueva
política exterior de la entrante administración demócrata. Que
Puerto Rico fuera “punta de lanza” y “base de operaciones”
de esa política, a cambio de poder influir “desde adentro” en
su formulación y obtener un fortalecimiento de la fórmula
del Estado Libre Asociado.88 La propuesta se fundamentaba
en las posibilidades de influir en la política estadounidense,
particularmente para los tres o cuatro puertorriqueños que
como él serían incorporados en el gobierno de Kennedy, pero
también implicaba sacrificar la libertad de acción propia que
Muñoz había mantenido en el caso dominicano.
La administración Kennedy, a pesar de la referencia
de Morales Carrión a la “política de alta envergadura”, no
introdujo cambios inmediatos en la política hacia la República
Dominicana. Continuó la reticencia a provocar una caída
inmediata de Trujillo hasta tanto no se resolviera la situación
cubana por medio de los planes de invasión que estaban en

88. Bajo la administración Kennedy se abriría una negociación con Puerto


Rico sobre reformas al ELA que se daría de forma paralela al desarrollo
de la crisis dominicana durante principios de los sesenta. Ver, Nestor
Duprey. Crónica de una guerra anunciada. San Juan, Editorial Cultural,
2002.

161
CLÍO 181

marcha. Además, posiblemente sin que fuera conocido por


el “Grupo de Puerto Rico”, abrió un canal de comunicación
directa y confidencial con Trujillo por vía de su padre Joseph
Kennedy y el diplomático Robert Murphy, con el propósito
de obtener una salida negociada de éste. Esta iniciativa estaba
en contradicción con los objetivos del “Plan Santo Domingo”
puesto en marcha por Figueres, Betancourt y Muñoz, el
cual perseguía el derrocamiento de Trujillo y un proceso de
democratización que incluyera a los grupos exiliados y las
organizaciones internas.
Luego del fracaso de la invasión de Bahía Cochinos el 17
de abril de 1961, Kennedy impartió órdenes de no colaborar
en los planes de asesinar al dictador que se habían puesto
en marcha por Eisenhower, posiblemente como reacción al
desastre provocado por las agencias de inteligencia en Cuba.
Sin embargo, al mes siguiente del fiasco de Bahía de Cochinos,
el “Grupo de Acción” le dio muerte a Trujillo.
La muerte de Trujillo puso en evidencia las diferencias
políticas que existían entre Muñoz y la administración
Kennedy. La actitud de Estados Unidos ante el gobierno de
Balaguer-Ramfis, que surgió luego de la muerte del dictador,
fue favorable, al verlo como una garantía de estabilidad y
un vehículo para lograr la transición hacia la democracia.
En una reunión sobre el tema dominicano, Kennedy había
afirmado, “queremos un régimen democrático en la República
Dominicana y, a falta de eso, preferimos una dictadura
amistosa, pues lo último que queremos es un régimen tipo
Castro”.89 Kennedy acogió favorablemente un extenso informe

89. Bernado Vega. Los Estados Unidos y Trujillo..., p. 708.

162
Luis Muñoz Marín y Rafael Leonidas Trujillo: Una pugna caribeña...

que le sometiera en embajador John Bartlow Martín a fines de


septiembre de 1961. Su propuesta era la siguiente:
“Permitir que Ramfis y Balaguer se queden, forzar sobre
ellos una verdadera coalición y un gobierno provisional,
quitarle a Ramfis su poder económico, sacar a sus tíos,
Arismendi y Héctor, fuera del país, desarticular el aparato de
terror, establecer una gran apariencia de democracia, y hacer
que parte de ella sea real, y enviar numerosas, poderosas
misiones de ‘ayuda’, tanto civiles como militares, a observar
los acontecimientos. Puesto que eso contempla permitir
la permanencia de Ramfis, podía costarnos la amistad del
pueblo. Pero puede que no –si lo hacemos de modo correcto– y
aseguraría la estabilidad, al menos por un tiempo (...)”.90
Por otro lado, la posición de Muñoz queda consignada en
una conversación del 6 de julio de 1961 con Sacha Volman,
quien era un emisario del PRD y también colaboraba con la
CIA. Muñoz favorece el retorno inmediato de los “partidos
revolucionarios”, su financiamiento por los Estados Unidos
pero no por la CIA, la presencia de una misión permanente de
la OEA y el restablecimiento de la democracia excluyendo el
“trujillismo” y el “fidelismo”. De esta manera descalificaba
no sólo a Balaguer, sino también a una parte de la oposición
representada principalmente por el Movimiento 14 de Junio.
El día antes de la conversación con Volman habían regresado a
la República Dominicana los dirigentes del PRD Miolán, Silfa
y Castillo. Tres meses más tarde llegaría Juan Bosch.

90. “Reporte de J. B. Martín sobre la República Dominicana” en Bernardo


Vega, Kennedy y los Trujillo (Santo Domingo: Fundación Cultural
Dominicana, 1991), p. 269.

163
CLÍO 181

La prolongación de la “dictadura amistosa” Balaguer-


Ramfis, sin embargo, lleva a Muñoz a hacer pública su oposición
a que continúen los “rastros” de la dictadura. En una entrevista
publicada en el periódico El Mundo el 14 de septiembre dice
sobre Balaguer, “No lo conozco y no sé que clase de persona
es, pero sus raíces están claramente en la dictadura trujillista”.
La noticia añade que Muñoz se opone al levantamiento de las
sanciones de la OEA antes que desaparezca “todo rastro del
Trujillato”. Esa posición se la reitera a Kennedy en una carta
del 20 de septiembre de 1961.
“Balaguer, quien puede que sea una buena persona, según
mi conocimiento, fue puesto en la Presidencia como un fútil
disfraz por Trujillo Sr. Y es mantenido allí como un fútil disfraz
por la continuación del poder de Trujillo (…) Yo le diría a
aquellos que argumentan de buena fe que el régimen Balaguer-
Trujillo se propone sinceramente traer la democracia, que no
conozco un solo líder democrático en toda la América Latina
que se lo creería (…)”.91
En esa carta también le expresa a Kennedy su apoyo a la
Unión Cívica Nacional, recién fundada en julio de 1961 por
sectores conservadores antitrujillistas. Sobre este grupo Muñoz
le señala:
“Aunque no debemos parcializarnos entre los partidos
democráticos, pienso que la Unión Cívica Nacional es la
fuerza política más sólida, democrática, liberal, dedicada, e
inequívocamente no comunista en Santo Domingo”.
Es interesante que Muñoz sugiriera esta nueva agrupación
como una alternativa política para el período post Trujillo,

91. Luis Muñoz Marín a Kennedy, 20 de septiembre de 1961, en Water


Bonilla, op. cit., pp. 123-6. Traducción del autor.

164
Luis Muñoz Marín y Rafael Leonidas Trujillo: Una pugna caribeña...

a pesar de los vínculos históricos con los grupos exilados,


particularmente con el PRD. Posiblemente se tratara de
ofrecerle a Kennedy una salida política que permitiera disponer
de Balaguer pero manteniendo fuera del gobierno a sectores
políticos menos aceptables. También debe señalarse que la
UCN, a través del “Grupo Altagracia”, mantenía una actitud
de oposición a la continuidad de un gobierno de Balaguer y
Ramfis.
Luego de la partida de Ramfis a mediados de noviembre
de 1961 y el retorno de los hermanos de Trujillo, la situación
dominicana continuó deteriorándose, en parte por el escándalo
causado por el asesinato de los miembros del “Grupo de Acción”
que estaban encarcelados. La administración Kennedy aplicó
presión militar para lograr la salida de Héctor y José Trujillo,
mientras que Balaguer continuó su política de concesiones a la
oposición y a los Estados Unidos en un esfuerzo por mantenerse
en el poder. La permanencia de Balaguer, la forma de transición
a la democracia y el alcance de la “destrujillización” fueron
elementos de mucha controversia durante los últimos dos meses
de 1961. Las protestas contra el gobierno se incrementaron,
decretándose por la UCN una huelga que duraría trece días,
comenzando el 19 de noviembre. El llamado “Plan Kennedy”,
basado en las recomendaciones de John Bartlow Martín y
negociado con Ramfis por el enviado George McGhee, preveía
un gobierno de coalición en el que participara Balaguer.
Arturo Morales Carrión facilitó las gestiones de los enviados
de la UCN en Washington que buscaban acordar un arreglo
político que permitiera el levantamiento de las sanciones de
la OEA.92 A fines de noviembre, viaja a Santo Domingo para

92. Ver, Bernardo Vega. Los Estados Unidos y Trujillo..., pp. 719-731.

165
CLÍO 181

negociar con las principales fuerzas políticas la formación


de un gobierno de coalición. Muñoz utiliza la coyuntura de
crisis de la “dictadura amistosa” para lograr la salida definitiva
de Balaguer y los remanentes del régimen trujillista. En una
histórica reunión el 15 de diciembre de 1961 en La Fortaleza con
Kennedy, y a la que asistieron Arturo Morales Carrión, Richard
Goodwin, Chester Bowles y el cónsul John C. Hill, Muñoz y
Morales Carrión lograron persuadir a Kennedy que le exigiera
personalmente a Balaguer su renuncia y la constitución de un
Consejo de Estado como condición para el levantamiento de las
sanciones de la OEA. El ultimátum a Balaguer fue redactado
por Goodwin y Morales Carrión.93 Dos días después, Balaguer
se comprometía públicamente a renunciar a la Presidencia tan
pronto se levantaran las sanciones.
Para todos los efectos prácticos la transición quedaba a
cargo de la UCN, percibida como la ansiada “tercera fuerza”
no trujillista y anticomunista. Irónicamente, ese sector
eventualmente le proveería sustentación política al golpe de
Estado de 1963 contra Juan Bosch. La salida de Balaguer
y la constitución del Consejo de Estado no concluirían la
participación de Muñoz y del Partido Popular en la fluida
situación dominicana. Por el resto de la década de los sesenta,
Muñoz y el llamado “Grupo de Puerto Rico” continuarían
jugando un papel importante en la República Dominicana
con resultados que no siempre fueron los deseados. En última
instancia sería Balaguer el verdadero heredero político de la
era post Trujillo y la transición a la democracia un accidentado
y largo camino.

93. Ibídem, pp. 731-732.

166
Luis Muñoz Marín y Rafael Leonidas Trujillo: Una pugna caribeña...

Fuentes Consultadas

Primarias
Fundación Luis Muñoz Marín, FLMM.
Correspondencia de Luis Múñoz Marín.
Informes sobre Muñoz en los papeles del FBI.
Luis Muñoz Marín, presidente del Senado.
Luis Muñoz Marín, gobernador de Puerto Rico.

Hemerografía
El Comercio. Quito, Ecuador.
El Diario de Nueva York. Nueva York.
El Mundo. San Juan, Puerto Rico.
Puerto Rico News Service. San Juan, Puerto Rico.
The New York Post. Nueva York.

Bibliografía
Acosta Ivonne. La Mordaza, Puerto Rico 1948-1957. Río
Piedras, Edil, 1987.
Bonilla, Walter. La Revolución de Abril y Puerto Rico.
Santo Domingo, Editorial Cole, 2001.
Boersner, Demetrio. Venezuela y el Caribe, presencia
cambiante. Caracas, Monte Ávila Editores, 1980.
Calder, Bruce. The Impact of Intervention. Austin,
University of Texas Press, 1984.
Capdevila, Lauro. La dictadura de Trujillo, República
Dominicana 1930-1961. Santo Domingo, Sociedad Dominicana
de Bibliófilos, 2000.

167
CLÍO 181

Challener, Richard D. Admirals, Generals and American


Foreign Policy, 1898-1914. Princeton, Princeton University
Press, 1973.
Crassweller, Robert D. Trujillo, la trágica aventura del
poder personal. Santo Domingo, Librería La Trinitaria, s. f.
Diederich Bernard. Trujillo, la muerte del dictador. Santo
Domingo, Fundación Cultural Dominicana, 2000.
Duprey, Nestor. Crónica de una guerra anunciada. San
Juan, Editorial Cultural, 2002.
Gellman, Irwin F. Rossevelt and Batista. Alburquerque,
University of New México Press, 1973.
Hartlyn, Jonathan. The Struggle for Democratic Politics in
the Dominican Republic. Chapel Hill, The University of North
Carolina Press, 1998.
Maríñez, Pablo A. Resistencia Campesina, Imperialismo
y Reforma Agraria en República Dominicana (1899-1978).
Santo Domingo, Ediciones CEPAE, 1984.
Muñoz Marín, Luis. “La Unidad del Hemisferio Occidental”.
Combate, septiembre, 1959.
Muñoz Marín, Luis. Catecismo del Pueblo. San Juan,
Tipografía La Democracia, 1940.
Muñoz Marín, Luis. Memorias, 1898-1940. San Juan,
Universidad Interamericana, 1982.
Muñoz Marín, Luis. Memorias, 1940-1952. San Germán,
Universidad Interamericana de Puerto Rico, 1992.
Rodríguez Beruff, Jorge. “Puerto Rico and the Caribbean
in U. S. Strategic Debate on the Eve of the Second World
War”. Revista Mexicana del Caribe. México, Universidad de
Quintana Roo/Instituto Mora /CIESAS /AMEC, núm. 2, 1996,
pp. 55-80.

168
Luis Muñoz Marín y Rafael Leonidas Trujillo: Una pugna caribeña...

Rodríguez Beruff, Jorge. (ed.). Las memorias de Leaby.


San Juan, Fundación Luis Muñoz Marín, 2002.
Roorda, Eric Paul. The Dictator Next Door, The Good
Neighbor Policy and the Trujillo Regime in the Dominican
Republic, 1930-1945. Durham, Duke University Press, 1998.
Rosario Natal, Carmelo. La Juventud de Luis Muñoz Marín,
Vida y Pensamiento, 1898-1932. San Juan, Edición del autor,
1979.
Sang Ben, Mu-Kien Adriana. La política exterior
dominicana, 1844-1961. Santo Domingo, Secretaría de Estado
de Relaciones Exteriores de la República Dominicana, 2000.
Sang Ben, Mu-Kien Adriana. “La política exterior
dominicana: 1930-1961”. En Tugwell, Rexford Guy, The
Stricken Land, The Story of Puerto Rico. New York, Doubleday,
1947.
Vega Boyrie, Bernardo. Los Estados Unidos y Trujillo,
Colección de documentos del Departamento de Estado y de
las Fuerzas Armadas Norteamericanas, Año 1945. Santo
Domingo, Fundación Cultural Dominicana, 1982.
Vega Boyrie, Bernardo. Los Estados Unidos y Trujillo, los
días finales, 1960-1961. Santo Domingo, Fundación Cultural
Dominicana, 1999.
Vega Boyrie, Bernardo. Kennedy y los Trujillo. Santo
Domingo, Fundación Cultural Dominicana, 1991.
Vega Boyrie, Bernardo. Trujillo y las Fuerzas Armadas
Norteamericanas. Santo Domingo, Fundación Cultural
Dominicana, 1992.
Vélez Rodríguez, Evelyn. El programa de asistencia
técnica o Punto Cuarto en Puerto Rico, 1950-1954. Tesis de
maestría. San Juan, Centro de Estudios Avanzados de Puerto
Rico y el Caribe, septiembre, 2000.

169
CLÍO 181

Luis Muñoz Marín. Fuente: Archivo de Emilio Cordero Michel.

170
Noticias de la Academia, 1ero. de enero-30 de junio de 2011

Noticias de la Academia,
1ero. de enero-30 de junio de 2011
Emilio Cordero Michel1
Frank Moya Pons2

En el primer semestre de 2011 se realizaron las siguientes


actividades: 14 conferencias; 1 congreso internacional; 1
seminario internacional; 1 coloquio; 1 investigación histórica
concluida; 4 conmemoraciones; 3 publicaciones; 5 puestas en
circulación de libros; 176 obras adquiridas para la biblioteca;
2,274 publicaciones donadas a los académicos y a bibliotecas
de varias instituciones; 1 misa de difuntos por el alma de la
Académica Supernumeraria Licda. María Ugarte; elección de
2 Miembros de Número y 2 Correspondientes Nacionales para
llenar vacantes; y otras que se detallan a continuación:
Conferencias
En el local de la Academia se pronunciaron las siguientes
conferencias:
1. En la noche del miércoles 19 de enero, Barahona en
el siglo XX, por el Miembro Colaborador Lic. Welnel Darío
Féliz Féliz;

1. Miembro de Número de la Academia Dominicana de la Historia y editor


de esta revista.
2. Miembro de Número y Presidente de la Junta Directiva de la Academia
Dominicana de la Historia.

171
CLÍO 181

2. En la noche del miércoles 26 de enero. Metodología de la


historia local; Historia de la provincia de Santiago Rodríguez,
por el Miembro Correspondiente Nacional Lic. Rafael Darío
Herrera Rodríguez;
3. En la noche del miércoles 2 de febrero, Producción
y pobreza en la provincia Juan Sánchez Ramírez: Análisis
de algunas tendencias históricas, por el M. Juan Ricardo
Hernández Polanco;
4. En la noche del jueves 17 de febrero, para conmemorar
el 55º aniversario de su fundación en La Habana, Historia
del Movimiento Popular Dominicano, por el Ing. Cayetano
Rodríguez del Prado y el Sr. Francisco Ramos Peguero;
5. En la noche del miércoles 23 de febrero, para conmemorar
el 167º aniversario del nacimiento de la República Dominicana,
La dinámica de la Independencia: una tesis, por el actual
Miembro de Número (Electo), Lic. Adriano Miguel Tejada;
6. En la noche del miércoles 9 de marzo, Las naciones
del Cono Sur en los días de la lucha por la Restauración
Dominicana, por el ex presidente de la Academia de la Historia
de la Argentina Dr. Miguel Ángel de Marco;
7. En la noche del miércoles 23 de marzo, para conmemorar
las acciones bélicas de la Primera Campaña Militar Dominico-
haitiana, Las batallas de marzo de 1844 (parte I), por el
Miembro Correspondiente Nacional, Gral. ® José Miguel Soto
Jiménez;
8. En la noche del miércoles 30 de marzo, para seguir
conmemorando las acciones bélicas de la Primera Campaña
Militar Dominico-haitiana, Las batallas de marzo 1844 (Parte
II) por el Miembro Correspondiente Nacional, Gral. ® José
Miguel Soto Jiménez;

172
Noticias de la Academia, 1ero. de enero-30 de junio de 2011

En la noche del martes 19 de abril, Cuerpo y cultura, las


músicas mulatas y la subversión del baile, por el Director del
Centro de Investigaciones Sociales y profesor de la Universidad
de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras Dr. Ángel G. Quintero
Rivera;
10.En la noche del miércoles 4 de mayo, Las fuentes de la
Historia Dominicana en el Archivo General de Indias, Sevilla
España, por el investigador y Representante de la Academia
Dominicana de la Historia en Sevilla Dr. Genaro Rodríguez
Morel;
11. En la noche del miércoles 11 de mayo, Esclavitud
africana y producción azucarera en Santo Domingo en el
siglo XVI, por el investigador y Representante de la Academia
Dominicana de la Historia en Sevilla Dr. Genaro Rodríguez
Morel;
12. En la noche del miércoles 25 de mayo, El merengue
dominicano en sus orígenes: Una riqueza histórica, por el
folklorista y Prof. Fernando Casado;
13. En la noche del 14 de junio, al inaugurarse en el
Auditorio del Palacio de Bellas Artes el X Congreso de
ADHILAC Las grandes revoluciones del siglo XX: Reflexiones
sobre México, Bolivia y Cuba, por el Dr. Franklin Knight; y
14. En la noche del jueves 30 de junio, en la apertura del
Seminario Internacional Intercambiando historias; género y
política en la República Dominicana, El negro tras la oreja.
Identidad racial dominicana, por la Dra. Ginetta E. B.
Candelario;

Congreso Internacional
Durante los días 14 al 17 de junio se celebró en el local de
la Fundación Global Democracia y Desarrollo (FUNGLODE),

173
CLÍO 181

el X Congreso Internacional de la Asociación de Historiadores


Latinoamericanos y del Caribe (ADHILAC), con el tema Las
Revoluciones en la Historia de América Latina y el Caribe
en el Siglo XX. El evento fue coauspiciado por la Academia
Dominicana de la Historia, la Cátedra Juan Bosch del
Departamento de Historia de la Universidad de La Habana, la
Universidad Autónoma de Santo Domingo, el Archivo General
de la Nación y FUNGLODE.
La inauguración del Congreso se realizó la noche del 14 de
junio en el Auditorio del Palacio de Bellas Artes. El Dr. Sergio
Guerra Vilaboy, presidente de ADHILAC, dijo las palabras de
bienvenida; luego el profesor e historiador de la Universidad
John Hopkins, Dr. Franklin Knight, pronunció la conferencia
magistral Las grandes revoluciones del siglo XX: Reflexiones
sobre México, Bolivia y Cuba A continuación, los directivos
de ADHILAC Dr. Guerra Vilaboy, presidente, Licda. Ángela
Altagracia Fernández, vicepresidenta, y Dr. Jorge Enrique Elías
Caro, secretario, entregaron al conferencista un documento por
medio del cual esa Asociación lo designo miembro de honor.
Concluyó la sesión inaugural con las palabras del Dr. Leonel
Fernández Reina, presidente de la República, quien hizo un
sustancioso recorrido sobres los movimientos revolucionarios
latinoamericanos y del Caribe en el pasado siglo.
Durante los días 16 y 17, en la sede de FUNGLODE, en 4
salas que funcionaron simultáneamente mañana y tarde en 34
mesas de trabajo, 128 expositores presentaron 125 ponencias.
El número de ponentes por país fue el siguiente: 2 de Alemania;
8 de Argentina; 13 de Brasil; 1 de Chile; 13 de Colombia; 2 de
Costa Rica; 15 de Cuba; 6 de Ecuador; 4 de España; 2 de los
Estados Unidos; 1 de Guatemala; 1 de Honduras; 1 de India; 32
de México; 1 de Paraguay; 1 de Puerto Rico; 21 de República
Dominicana; 1 de Uruguay; y 3 de Venezuela.

174
Noticias de la Academia, 1ero. de enero-30 de junio de 2011

Además de estas ponencias, en el Congreso se realizaron


las siguientes actividades:
1. Presentación de la Enciclopedia Digital del Caribe
(EnCaribe) auspiciada por FUNGLODE;
2. Puesta en circulación de 4 libros, 3 de ellos de la Cátedra
Juan Bosch, Departamento de Historia de la Universidad de
La Habana;
3. Conversatorio sobre el documental y el libro Hacia una
historia social de América Latina; y
4. Proyecciones fílmicas y videos de las revoluciones y
movimientos sociales durante el siglo XX.
En el atardecer del viernes 16 se clausuró el evento con las
palabras del Dr. Sergio Guerra Vilaboy; de la Licda. Ángela
Altagracia Fernández y el Dr. Jorge Enrique Elías Caro y la
entrega de sendos documentos nombrándolos Miembros de
Honor de ADHILAC por “sus valiosos aportes a la historia y
la historiografía de América Latina y el Caribe” al Dr. Ricardo
Alegría Gallardo, historiador puertorriqueño, antropólogo,
arqueólogo y Miembro Correspondiente Extranjero de
la Academia Dominicana de la Historia, quien por tener
quebrantada su salud no pudo asistir al Congreso, por lo que
el nombramiento fue recibido por su compatriota Dr. Antonio
Gaztambide Geigel (veinte días después, el 7 de julio, falleció a
los 90 años de edad tan magnífico intelectual y revolucionario
nacionalista de Puerto Rico); y al Dr. Emilio Cordero Michel,
Miembro de Número de la Academia Dominicana de la Historia.

Seminario Internacional
En la noche del jueves 30 de junio comenzó en la sede
de la Academia el Seminario Internacional Intercambiando
historias: Genero y política en la República Dominicana,

175
CLÍO 181

coauspiciado por: el Departamento de Estado del Gobierno de


los Estados Unidos de América a través del Centro Franklin,
Sección de Asuntos Públicos de la Embajada de los EE. UU.
en Santo Domingo; el Instituto Filosófico Pedro Francisco
Bonó de la Orden Jesuita; y el Centro de Estudios de Género
del Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC).
La inauguración del Seminario fue realizada con las
palabras de bienvenida del presidente de la Junta Directiva de
la Academia, Dr. Frank Moya Pons y del rector del Instituto
Filosófico Pedro Francisco Bonó, Dr. Pablo Mella. A seguidas,
la Dra. Ginetta E. B. Candelario, profesora de Duke University,
Durham, Carolina del Norte, Estados Unidos, pronunció
la conferencia magistral El negro tras la oreja. Negritud e
identidad racial dominicana. Concluida ésta, se puso en
circulación su obra Black Behind the Ears: Dominican Racial
Indentity from Museums to Beauty Shops y se ofreció una
recepción a los asistentes.
Los días viernes 1, sábado 2 y domingo 3 de julio se realizó
el seminario con 4 ponencias, 3 paneles y 2 foros que, por
corresponder a una actividad del 2do. semestre del año, se
detallará en el próximo Clío No. 182.

Coloquio
En la noche del jueves 27 de enero, se celebró en la sede
de la Academia, con el coauspicio de la Fundación Manolo
Tavárez, el coloquio La fundación, develamiento y proyección
del Movimiento Revolucionario 14 de junio, con los fundadores
del mismo, Ing. Leandro Guzmán Rodríguez y el Dr. Ramón
A. Blanco Fernández. Actuó como moderador el Miembro
Colaborador e integrante de dicho Movimiento Revolucionario,
Lic. Rafael Pérez Modesto.

176
Noticias de la Academia, 1ero. de enero-30 de junio de 2011

Investigaciones históricas
1. El jueves 7 de abril, el Dr. Guaroa Ubiñas Renville entregó
al presidente de la Junta Directiva de la Academia el proyecto
de investigación que concluyó, titulado Estero Hondo 1959
sobre el desembarco marítimo realizado por expedicionarios
antitrujillistas dominicanos e internacionalista que, el 20 de
junio de ese año, formando parte de las Expediciones de Junio
iniciadas el día 14 por Constanza, intentaron junto a los que
desembarcaron por Maimón, derrocar a la sangrienta tiranía de
Trujillo. La investigación se realizó, fundamentalmente, en base
a la historia oral interrogando a campesinos y pobladores de la
región que vieron, hablaron y/o ayudaron a los expedicionarios,
o fueron informados por sus ascendientes y vecinos.
2. El Proyecto Historia General del Pueblo Dominicano,
coordinado por el Académico de Número Dr. Roberto Cassá
Bernaldo de Quirós, que contempla la impresión de VI tomos
con un total de 111 capítulos, redactados por intelectuales de
diversas ramas de las Ciencias Sociales, se sigue ejecutando
con normalidad.

Conmemoraciones
Durante el primer semestre de 2011, se conmemoraron 4
aniversarios nacionales:
1. En la noche del jueves 17 de febrero, el 55º aniversario
de la fundación en La Habana, Cuba, del marxista-leninista
Movimiento Popular Dominicano, con la conferencia Historia
del Movimiento Popular Dominicano;
2. En la noche del 23 de febrero, el 167º aniversario del
nacimiento de la República Dominicana, con la conferencia
magistral La dinámica de la Independencia: una tesis;

177
CLÍO 181

3. En la noche del miércoles 23 de marzo, la conmemoración


del 167º aniversario del inicio de la Primera Campaña Militar
Dominico-haitiana, con la conferencia Las batallas de marzo
de 1844 (Azua, día 19); y
4. En la noche del miércoles 30 de marzo, concluyendo la
conmemoración del 167º aniversario del inicio de la Primera
Campaña Militar Dominico-haitiana, con la conferencia Las
batallas de marzo de 1844 (Santiago, día 30).

Publicaciones
En el período tratado la Academia publicó las siguientes
3 obras:
1. Historia de la República Dominicana, coordinada por el
Académico de Número Dr. Frank Moya Pons, coeditada con
el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Madrid,
España, a finales del pasado año 2010;
2. La revista Clío, Año 79, Nº 180, órgano de la Academia
Dominicana de la Historia, correspondiente al semestre julio-
diciembre d 2010; y
3. La compañía de Jesús en Santo Domingo durante el
período hispánico, 2da. edición, por Antonio Valle Llano, con
correcciones del autor y notas adicionales del Académico de
Número Dr. José Luis Sáez Ramo.

Puesta en circulación de publicaciones


En el semestre se lanzaron al público las siguientes 5
obras:
1. En la noche del miércoles 16 de marzo, Historia de la
República Dominicana coordinada por el Miembro de Número
Frank Moya Pons;

178
Noticias de la Academia, 1ero. de enero-30 de junio de 2011

2. En la noche del miércoles 23 de marzo, la revista Clío,


Año 79, Nº 180, correspondiente al semestre julio-diciembre
de 2011;
3. En la noche del miércoles 13 de abril, en la Sala de la
Cultura del Teatro Nacional, Verdades ocultas del Gobierno
de Juan y de la Guerra de Abril de 1965, por el Dr. Víctor
Gómez Bergés;
4. En la noche del miércoles 1 de junio, Apuntes para una
teoría de la nacionalidad dominicana, por el Miembro de
Número Dr. Ciriaco Landolfi Rodríguez; y
5. En la noche del jueves 30 de junio, Black Behind the
Ears: Dominican Racial Identity from the Museums to Beauty
Shops, por la Dra. Ginetta E. B. Candelario.

Biblioteca
A muy lentos pasos, se continuó el proceso de catalogación
de su acervo bibliográfico. Se aumentó su existencia con
la adquisición de 176 nuevas obras y se donaron 2,274
a Miembros de Número, Correspondientes Nacionales y
Extranjeros, Colaboradores y a bibliotecas de universidades
nacionales y foráneas, así como de escuelas primarias y liceos
de enseñanza secundaria del país.

Fallecimiento de Académica Supernumeraria


Como ya se ha expresado en los trabajos que figuran en
las primeras páginas de esta revista, el viernes 4 de marzo
falleció la Académica Supernumeraria Licda. María Ugarte
España; deceso que ha enlutado a todos los miembros de la
Academia.

179
CLÍO 181

El jueves 14 de abril, en la Catedral Primada de América,


el Cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez presidió la
celebración de una eucaristía en su memoria auspiciada por
la Academia Dominicana de la Historia; el Centro de Altos
Estudios Humanísticos y del Idioma Español; el Patronato de
la Ciudad Colonial de Santo Domingo; el Archivo General
de la Nación; el Museo de las Casas Reales; La Academia de
Ciencias de la República Dominicana; la Comisión Permanente
de Efemérides Patrias; el Comité Dominicano del ICOMOS; la
Fundación Corripio; y la Asociación Dominicana de Críticos
de Arte.

Elección de Miembros de Número y Correspondientes Nacio-


nales
El 19 de mayo, el presidente de la Junta Directiva de la
Academia Dominicana de la Historia, Dr. Frank Moya Pons,
convocó a los Miembros Número para elegir, el jueves 9 de
junio, a dos Miembros de Número para ocupar los sillones H
y T, vacantes por el fallecimiento del Dr. Francisco Alberto
Henríquez Vásquez y el renunciante Lic. Franklin J. Franco
Pichardo, respectivamente. Así mismo, la convocatoria se hizo
para cubrir dos vacantes entre los Miembros Correspondientes
Nacionales ocurridas por el fallecimiento de Mons. Juan Félix
Pepén y del Contralmirante ® César de Windt Lavandier.
Para tales efectos, en la noche del indicado jueves 9 de
junio 15 de los 22 Miembros de Número se reunieron en el
salón de actos de la institución y, una vez comprobado el
quórum reglamento por la secretaria de la Junta Directiva Dra.
Mu-Kien Adriana Sang Ben, se inició el proceso electoral.
De inmediato, el Lic. Raymundo Manuel González de Peña

180
Noticias de la Academia, 1ero. de enero-30 de junio de 2011

solicitó a la Asamblea que se guardara un minuto de silencio


por la memoria de la Académica Supernumeraria Dra. María
Ugarte España recientemente fallecida, lo que fue aceptado
por todos los asistentes.
Se designó una Comisión Electoral integrada por el Lic.
Rafael Emilio Yunén, el Dr. Wenceslao Vega Boyrie y la
secretaria Dra. Mu-Kien Adriana Sang Ben. El Presidente
señaló que para elegir a los dos Miembros de Número los
votantes debían escoger entre los cuatro siguientes Miembros
Correspondientes Nacionales que habían sido propuestos: Lic.
Edwin Espinal Hernández; Dr. Jorge Tena Reyes; Lic. Adriano
Miguel Tejada; y Licda. María Filomena González Canalda.
En la primera votación para escoger al académico que debía
ocupar el sillón H, ninguno de los candidatos obtuvo la mayoría
reglamentaria, por lo que se procedió a realizar una segunda
ronda con los dos candidatos que obtuvieron mayor cantidad
de votos: el Lic. Adriano Miguel Tejada con 7 votos y el Lic.
Edwin Espinal Hernández con 5. Realizada esta segunda ronda,
resultó electo el Lic. Adriano Miguel Tejada con nueve votos
contra seis que obtuvo el Lic. Edwin Espinal Hernández.
A seguidas, se procedió a elegir el académico que ocuparía
el sillón T. El Dr. Emilio Cordero Michel advirtió que el Dr.
Jorge Tena Reyes no podía participar como candidato por no
haberse cumplido en su presentación con las disposiciones
del Art. 17 del Reglamento Orgánico de la Academia al ser
propuesto para ocupar el Sillón H, lo que fue aceptado por
la Asamblea. Sometidas a votación las candidaturas del Lic.
Edwin Espinal Hernández y de la Licda. María Filomena
González, el primero resultó ganador al obtener doce votos y
la segunda tres.

181
CLÍO 181

Luego se procedió a elegir a los dos Miembros


Correspondientes Nacionales para llenar las vacantes
existentes. Fueron presentados cuatro candidatos: los Miembros
Colaboradores Lic. Welnel Darío Féliz Féliz; Ing. Constancio
Cassá Bernaldo Quirós; Lic. Rafael Enrique Jarvis Luis; y la
M.A. Natalia González Tejera.
En una primera ronda ninguno de los candidatos obtuvo los
8 votos requeridos para lograr la mayoría reglamentaria por lo
que se procedió a una segunda ronda entre los dos candidatos
que obtuvieron mayor preferencia electoral; el Ing. Constancio
Cassá Bernaldo de Quirós y el Lic. Rafael Enrique Jarvis Luis,
resultando ganador el primero con ocho votos contra siete que
obtuvo el segundo.
Luego se pasó a elegir el candidato para llenar la segunda
vacante con el resultado de que el Lic. Rafael Enrique Jarvis
Luis resultó ganador al obtener doce votos a su favor.
En conclusión, fueron elegidos los siguientes
académicos:
▪ Lic. Adriano Miguel Tejada, Miembro de Número para
ocupar el Sillón H;
▪ Lic. Edwin Espinal Hernández, Miembro de Número para
ocupar el Sillón T;
▪ Ing. Constancio Cassá Bernaldo de Quirós, Miembro
Correspondiente Nacional; y
▪ Lic. Rafael Enrique Jarvis Luis, Miembro Correspondiente
Nacional.
Igualmente, por solicitud del Presidente de la Junta Directiva
de la Academia, la Asamblea acordó crear una Comisión
Reglamentaria, integrada por los Dres. Wenceslao Vega
Boyrie, Amado Julián y José Luis Sáez Ramo, para elaborar
un Reglamento Eleccionario en vista de que las disposiciones

182
Noticias de la Academia, 1ero. de enero-30 de junio de 2011

del vigente Reglamento Orgánico de la institución son un poco


confusas. A la designada Comisión se le otorgó un plazo de tres
meses para realizar dicha tarea y presentar a la Junta Directiva
el resultado de su labor.

Comisiones de trabajo
En cumplimiento de lo establecido en el Artículo 32 del
Reglamento Orgánico de la Academia, la Junta Directiva
designó las Comisiones de trabajo siguientes que han de
auxiliarle en el ejercicio de su misión:
Finanzas y Presupuesto: Licdos. Juan Daniel Balcácer,
Manuel A. García Arévalo y Bernardo Vega Boyrie;
Investigaciones: Dr. Frank Moya Pons, Lic. Raymundo
Manuel González y Lic. José del Castillo Pichardo;
Revista Clío: Dr. José Luis Sáez Ramo, Lic. José Chez
Checo y Dr. Amadeo Julián;
Enseñanza de la Historia: Dra. Mu-Kien Adriana Sang
Ben, Licda. María Filomena González Canalda y Lic. Rafael
Enrique Jarvis Luis;
Programa Editorial: Dr. José Luis Sáez Ramo, Lic. José
Chez Checo y Dr. Amadeo Julián:
Jurídica: Dra. Mu-Kien Adriana Sang Ben, Dr. Wenceslao
Vega Boyrie, Dr. Américo Moreta Castillo y Lic. Edwin Espinal
Hernández;
Relaciones Públicas e Internacionales: Dr. Frank Moya
Pons, Lic. Adriano Miguel Tejada, Lic. Rafael Pérez Modesto
y Licda. Vilma Benzo de Ferrer;
Actividades Académicas Conmemorativas: Lic. Juan
Daniel Balcácer, M.A. Natalia González Tejera y Lic. José
Guillermo Guerrero Sánchez;

183
CLÍO 181

Divulgación Histórica: Lic. Manuel A. García Arévalo,


Lic. Alejandro Paulino Ramos, Lic. Rafael Pérez Modesto y
Lic. Adriano Miguel Tejada;
Biblioteca y Archivo: Dr. Frank Moya Pons, Dr. Jorge Tena
Reyes y Lic. Raymundo Manuel González;

Delegaciones provinciales y municipales


También en cumplimiento de lo establecido en el Artículo
1, Acápite a), del Reglamento Orgánico de la institución, la
Junta Directiva designó, hasta el 31 de diciembre del 2011,
a las siguientes personas como delegados provinciales y
municipales: Miembros Correspondientes Lic. Juan Ventura
Almonte, por Puerto Plata; Dr. Fermín Álvarez Santana, por
San Pedro de Macorís; Lic. Rafael Darío Herrera Rodríguez,
por Mao; M.A. Juan Ricardo Hernández Polanco, por Cotuí;
Miembro Colaborador Dr. Reynolds José Pérez Stefan, por La
Vega; y Lic. Piero Espinal, por San José de las Matas.

Reparación y remodelación del edificio sede de la Academia


Ha concluido, finalmente, la remodelación del edificio
sede de la Academia, sito en la Calle Mercedes 204 de esta
ciudad de Santo Domingo. Estos trabajos incluyen lo siguiente:
construcción e instalación de rejas en las puertas del balcón
para darle mayor seguridad a las oficinas administrativas;
eliminación total de los alambrados eléctricos antiguos e
instalación de otros nuevos dentro de una tubería contra
incendios para proteger la integridad del edificio; reparación de
la carpeta impermeable del techo de edificio ante la aparición
de nuevas y copiosas goteras al comienzo de la temporada de
lluvias de este año 2011; construcción de nuevas puertas y

184
Noticias de la Academia, 1ero. de enero-30 de junio de 2011

ventanas en los baños y distintas oficinas para reemplazar las


que habían sido corroídas por la carcoma o estaban podridas por
el agua; construcción e instalación de un forro de caoba, con
sus correspondientes puertas en la planta baja del edificio para
sanear las paredes corroídas por la humedad y la capilaridad
del agua del subsuelo; nueva pintura del piso de madera de
las oficinas del segundo piso del edificio; remodelación y
reconstrucción de todos los baños de la primera y segunda
plantas y reequipamiento de los mismos; reparación y pintura
de la escalera principal del edificio; reequipamiento de las
oficinas de la Academia e instalación de módulos y estaciones
de trabajo individuales de vidrio, melamina y aluminio para
aprovechar el espacio de manera más eficiente; instalación
de cerradura de seguridad en las oficinas administrativas;
instalación de extintores de incendio adicionales en todas
las habitaciones del edificio; mudanza de los archivos a una
habitación aparte reservada para esos fines.

Circulación de la obra Historia de la República Dominicana en


Madrid
El miércoles 30 de marzo, a partir de las 7:00 de la noche,
fue celebrada en el Museo Histórico Nacional de España la
ceremonia de puesta en circulación en Europa del libro Historia
de la República Dominicana, editado por el Consejo Superior
de Investigaciones Científicas, la Academia Dominicana de la
Historia y Editorial Doce Calles como segundo volumen de la
serie Historia de las Antillas. En este acto pronunciaron sendos
discursos los doctores Consuelo Naranjo Orovio, Frank Moya
Pons y José Antonio Piqueras. Al concluir el acto la Directora
del Museo, Dra. Carmen Sierra, ofreció un brindis en honor
del coordinador, los autores y los editores del volumen.

185
CLÍO 181

A las 9:30 de esa misma noche, el Dr. Frank Moya


Pons asistió a una cena ofrecida por la Directora del Centro
de Investigaciones Históricas del Consejo Superior de
Investigaciones Científicas, Dra. Consuelo Naranjo Orovio,
en compañía del Director de Ediciones Doce Calles, Sr. Pedro
Sánchez, la Directora del Archivo Histórico Nacional, Dra.
Carmen Sierra, el Dr. Nicolás Sánchez Albornoz, exdirector
del Instituto Cervantes, y las investigadoras del CSIC, doctoras
Inés Montaud y María Dolores González-Ripoll.

Actividades del Presidente de la Academia en España


El jueves 31 de marzo, a partir de las 10:30 AM, el
Dr. Frank Moya Pons realizó una visita guiada al Archivo
Histórico Nacional conducida por la Dra. Esperanza Adrados,
Subdirectora de esta institución. Allí examinó las colecciones
de mapas y legajos particulares relativos a la colonia de Santo
Domingo así como del período nacional de la República
Dominicana, entre ellos el legajo original del Tratado de
Aranjuez. El Dr. Moya Pons ordenó copia digital de esta pieza
y sus documentos de soporte para su futura publicación en la
República Dominicana, la cual ha sido recibida.
A las 12:30 PM, el Sr. Pedro Sánchez, Director de
Ediciones Doce Calles, recogió al Dr. Moya Pons en el
Archivo Histórico Nacional para llevarlo a la empresa SCN
Sistemas y entrevistarse allí con sus directivos para discutir
posibilidades de digitalización masiva de documentos
históricos en la República Dominicana. Los interlocutores
fueron la señora Rosa María Cuadrado y Ernesto Toledo,
División Software, Responsables de Proyectos. Luego de dos
horas de conversaciones y demostraciones, el Dr. Moya Pons

186
Noticias de la Academia, 1ero. de enero-30 de junio de 2011

acordó enviarles varias muestras de materiales a digitalizar


para fines de evaluación y cotización.
A las cuatro de la tarde, el Presidente de la Academia
visitó a la Impresora Muriel, una de las más grandes imprentas
de Madrid, para estudiar la posibilidad de imprimir allí la
Bibliografía de la Historia Dominicana, actualmente en
proceso de terminación en la Academia Dominicana de la
Historia, y cuyo grosor previsto exigirá de un papel y una
encuadernación especiales. El Dr. Moya Pons discutió con
los ejecutivos de la empresa las calidades y grosor de los
distintos tipos de papel y las nuevas tecnologías de impresión
y encuadernación de libros. Allí sostuvo conversaciones con
el Consejero Delegado Enrique Alonso Santamaría y con el
Director Técnico Comercial de la Empresa, Santiago Jimeno
Álvarez.
El viernes 1 de abril, a las diez de la mañana, se trasladó
en el tren AVE hacia Sevilla. Llegada a esta ciudad a las
12:30 pm. Recogida en la estación del tren por el Dr. Genaro
Rodríguez Morel. En la tarde, examen de documentos copiados
por el Dr. Rodríguez Morel en el Archivo General de Indias, y
planificación de los trabajos de los siguientes días.
El sábado, 2 de abril, visita a Cádiz para reunión y almuerzo
con el Dr. Justo Del Río Moreno, autor de varios libros y
artículos sobre los comienzos de la agricultura y la ganadería
en La Española. Conversaciones acerca de la posibilidad de
recoger todos esos trabajos en un volumen que será editado
por la Academia Dominicana de la Historia. Recorrido por
lugares históricos de la ciudad de Cádiz, incluida la Catedral.
La composición y diagramación de esos trabajos está ya muy
avanzada y esperamos imprimirlos en el segundo semestre de

187
CLÍO 181

este año. En la noche, cena con el Dr. Genaro Rodríguez Morel


y su señora esposa.
El domingo 3 de abril, viaje a Huelva en compañía del
Dr. Rodríguez Morel, para visitar a la Dra. Rosario Márquez
Macías, profesora de la Universidad de Huelva, quien ha
invitado al Dr. Frank Moya Pons a dictar un curso de Historia
Latinoamericana en dicha institución, enfocado en el proceso de
las independencias hispanoamericanas. El curso debió haberse
celebrado a finales de marzo del 2011, pero ha sido pospuesto
para el próximo año 2012 debido a una reprogramación
presupuestal. También se realizaron conversaciones sobre los
detalles del curso.
El lunes 4 de abril, a partir de las 10:00 AM, reunión con
la Dra. María Isabel Simó Rodríguez, Directora del Archivo
General de Indias, en compañía del Dr. Genaro Rodríguez
Morel, para dejar formalmente instalada la Misión Copiadora
de la Academia Dominicana de la Historia en este Archivo,
la cual será encabezada por el indicado Dr. Rodríguez
Morel. Magnífica recepción de la Dra. Simó Rodríguez, los
altos ejecutivos y el personal técnico del Archivo, quienes
conocen bien al Dr. Rodríguez Morel. Fotos y recorrido por
el Archivo.
A las 1:30 PM, visita al Dr. Antonio Gutiérrez Escudero, en
la Escuela de Estudios Hispanoamericanos de la Universidad de
Sevilla, y reunión con él y el Dr. Antonio Santamaría, Profesor
de la Escuela. Intercambio de ideas acerca de futuros proyectos
conjuntos de la Escuela con la Academia Dominicana de la
Historia.
A las 2:10 PM, conversación telefónica con la Dra. Carmen
Cózar, presidenta de la Real Academia de la Historia de Cádiz,
quien comunicó extraoficialmente al Dr. Frank Moya Pons la

188
Noticias de la Academia, 1ero. de enero-30 de junio de 2011

honrosa noticia de su elección como Miembro de Número de


la mencionada Academia y le invitó a ir preparando su discurso
de ingreso a esa honorable corporación.
A las 2:30 PM, almuerzo con el Dr. Genaro Rodríguez
Morel, y continuación de las conversaciones de planificación
de la Misión Copiadora. A partir de las 9:00 PM, cena con las
señoras M.A. Natalia González Tejera y Licda. Quisqueya
Lora Hugi, candidatas dominicanas al doctorado en Historia de
América en la Universidad Pablo Olavide, de Sevilla, quienes
han sido becadas por esa universidad bajo la recomendación del
Dr. Frank Moya Pons. Extensas conversaciones acerca de las
propuestas de tesis doctorales de ambas becarias, y aceptación
de parte del Dr. Moya Pons de ser el tutor y director de ambas
investigaciones.
El martes 5 de abril, a las 2:00 PM, almuerzo ofrecido al
Dr. Frank Moya Pons por el Dr. Antonio Gutiérrez Escudero,
de la Escuela de Estudios Hispanoamericanos. En la noche,
cena en el hogar del Dr. Genaro Rodríguez Morel, antes de la
cual los Dres. Moya Pons y Rodríguez Morel agotaron una
última sesión de trabajo de planificación de tareas de la Misión
Copiadora en el Archivo General de Indias.
El miércoles 6 de abril, a las 10:00 AM, partida hacia
Madrid en el tren AVE. Registro y almuerzo en la Residencia
de Estudiantes del Consejo Superior de Investigaciones
Científicas. A las cinco de la tarde, visita a la Librería del
Consejo Superior de Investigaciones Científicas, en Calle
Duque de Medinacelli, No. 4. Adquisición de obras para la
Academia.
El jueves 7 de abril, a las 9:00 AM, partida hacia Santo
Domingo desde el aeropuerto de Barajas.

189
CLÍO 181

Misión copiadora en el Archivo General de Indias


Tal como se ha informado en los párrafos precedentes,
la Academia Dominicana de la Historia dejó instalada en
Sevilla, España, la Misión Copiadora de Documentos en el
Archivo General de Indias, cuya jefatura ha sido encargada
al Dr. Genaro Rodríguez Morel, Delegado de la Academia en
la Península Ibérica, quien por solicitud de la Academia ha
sido nombrado Vicecónsul en Sevilla por el Sr. Presidente de
la República Dr. Leonel Fernández Reyna para facilitar sus
labores académicas en aquella ciudad. El acto de instalación
tuvo lugar en las oficinas de la Directora del Archivo General
de Indias, Dra. María Isabel Simó Rodríguez, el lunes 4 de
abril del 2011.
Programa de becas de doctorado
Aprovechando la oferta hecha al Presidente de la Academia,
Dr. Frank Moya Pons, por el Dr. Juan Marchena Fernández,
Director del Programa Doctoral de Historia de América y
Sociedades Indígenas de la Universidad Pablo de Olavide, de
Sevilla, la Junta Directiva ha institucionalizado un programa
de becas doctorales para dominicanos profesionales de la
Historia que deseen cursar estudios de doctorado en aquella
institución.
Este programa se inició con el envío de las dos primeras
candidatas, la M.A. Natalia González Tejera y la Licda.
Quisqueya Lora Hugi, quienes han cursado ya su primer
semestre con notable éxito y felicitaciones de sus profesores.
La M.A. Natalia González Tejera es profesora de la Universidad
Autónoma de Santo Domingo, y la Licda. Quisqueya Lora Hugi
es Directora del Departamento de Referencias del Archivo
General de la Nación.

190
Noticias de la Academia, 1ero. de enero-30 de junio de 2011

Para el segundo ciclo han sido elegidos los licenciados


Rafael Enrique Jarvis Luis y Andrés Morillo, profesores
universitarios: el primero de la Pontificia Universidad
Católica Madre y Maestra, y el segundo de la Universidad
Iberoamericana. Ambos deberán partir hacia Sevilla en enero
del 2012.
Este programa de la Universidad Pablo de Olavide para
los becarios recomendados por la Academia Dominicana de
la Historia es por tiempo indefinido, por lo que se prevé que
en un plazo de diez años la República Dominicana podrá
contar con cerca de veinte nuevos doctores o candidatos al
doctorado en Historia Latinoamericana, lo cual deberá otorgar
un nuevo impulso a los estudios históricos en la República
Dominicana.

Revista Clío
En cuanto a la revista Clío, la Junta Directiva ha decidido
que la misma debe ser editada conforme a las normas de
evaluación de colegas (“peer reviewed”) de otras revistas
similares en el mundo académico internacional En este sentido
instruyó a la Comisión del Programa Editorial y a la Comisión
de dicha revista que trabaje en las normas necesarias para que
los trabajos sometidos para su publicación sean evaluados en
forma colegiada por dos colegas o más, según sea el caso, y
para que estos evaluadores sean especialistas en la materia de
que trate el artículo propuesto para su publicación.

Índice de la revista Clío


Uno de los trabajos realizados durante el semestre fue la
revisión, corrección y terminación del Índice General de la
revista Clío que comprende todos los números aparecidos

191
CLÍO 181

desde el número 1 hasta el 180. Este importante instrumento de


investigación fue preparado por el Sr. Fernando Infante, quien
gentilmente lo ha cedido a la Academia para su publicación. El
trabajo de revisión y correcciones estuvo a cargo del Lic. Jesús
Navarro Zerpa, corrector de estilo de la Academia.

Relaciones con las Academias de la Historia hispanoamericanas


Durante este período la Academia Dominicana de la
Historia ha renovado sus lazos con todas las Academias
de Historia de America Latina y España, habiéndoles
comunicado a todas esas instituciones hermanas la elección
de la nueva Junta Directiva para dirigirla en el período 2010-
2013. En correspondencia, las Academias han respondido
favorablemente actualizando sus informaciones acerca de
sus respectivas directivas y membresías. Aprovechando
esta renovación de los tradicionales lazos institucionales, la
Academia Nacional de la Historia de Colombia ha nombrado
como Académicos Correspondientes a todos los Académicos
de Número dominicanos y ha enviado a nuestra institución los
diplomas que los acreditan como tales.

Nuevo edificio-sede de la Academia


Por instrucciones del Sr. Presidente de la República, Dr.
Leonel Fernández Reyna, el Arq. Gustavo Moré, ha venido
trabajando en la elaboración de los planos del proyectado
edificio-sede de la Academia Dominicana de la Historia, al
tiempo que la Unidad Ejecutora de este proyecto ha venido
realizando las coordinaciones de lugar con el Alcalde del
Distrito Nacional, Sr. Roberto Salcedo. A pesar de esos
avances, las dificultades presupuestarias del Gobierno han

192
Noticias de la Academia, 1ero. de enero-30 de junio de 2011

contribuido a detener la ejecución del proyecto, y prevemos que


la Academia continuará funcionando por un tiempo indefinido
en el actual local de la Calle Mercedes 204, Zona Colonial de
Santo Domingo.

Traducción de obras
De conformidad con el programa de trabajo establecido
por la Junta Directiva, uno de cuyos puntos programáticos
consiste en la traducción de obras de historia dominicana de
autores extranjeros que contribuyan a expandir el conocimiento
sobre aspectos poco estudiados en el país, la Academia ha
encargado la traducción de los primeros dos libros, luego de
haber realizado los acuerdos correspondientes con sus autores.
Estos libros se titulan:
Bachata: A Social History of Dominican Popular Music,
escrito por la Dra. Deborah Pacini Hernández, profesora de
Antropología y Estudios Americanos en Tufts University,
publicado originalmente por Temple University Press en 1995; y
Black Behind the Ear:. Dominican Racial Identity from
Museums to Beauty Shops, por la Dra. Ginetta E. B, Candelario,
profesora de Sociología en Smith College, Publicado
originalmente por Duke University Press en 2007.

Investigadores afiliados
La Academia ha concedido afiliación institucional a los
siguientes académicos extranjeros para realizar investigaciones
genealógicas e históricas en la República Dominicana durante
el verano del 2011 a:
Raquel Cepeda, socióloga y cineasta, de City University of
New York, para realizar estudios de orígenes genealógicos vía

193
CLÍO 181

muestreos de ADN y producir un film sobre raíces africanas


de varias familias de emigrantes dominicanos; y
José Luis Belmonte Postigo, historiador, profesor de la
Universidad Pablo de Olavide, Sevilla, España, para realizar
investigaciones en el Archivo General de la Nación y algunas
bibliotecas nacionales acerca del siglo XIX dominicano.

Unidad de digitación y diagramación


La Academia ha creado una nueva unidad de digitación y
diagramación de obras, y ha designado para desempeñar esa
función a una conocida artista gráfica, de larga experiencia,
con el propósito de agilizar y abaratar la actividad editorial de
la institución.

Héroes del 30 de mayo


Por iniciativa del Académico de Número, Dr. Emilio
Cordero Michel, el Presidente de la Academia solicitó al Poder
Ejecutivo la designación de héroes nacionales y otorgarles a la
vez la Condecoración al Mérito Duarte, Sánchez y Mella, en
el grado de Gran Cruz Placa de Oro, a los señores Ing. Manuel
de Ovín Filpo (fallecido) y Miguel Ángel Bissié Romero por
el probado heroísmo que desplegaron durante la conspiración
que puso fin a la dictadura de Rafael Trujillo el 30 de mayo
de 1961. El Poder Ejecutivo respondió favorablemente a esta
petición, mediante el Decreto Nº 353-11 del pasado 2 de junio
de este año.

194
Últimas publicaciones de historia dominicana, enero-junio de 2011

Últimas publicaciones de historia


dominicana, enero-junio de 2011
Emilio Cordero Michel1
La Comisión Editorial de esta revista, nombrada por
la nueva Junta Directiva de la Academia Dominicana de
la Historia, me sugirió que sería conveniente clasificar los
trabajos de historia y de sus ciencias auxiliares compilados
cada semestre en esta sección en tres categorías: los publicados
en libros, revistas y periódicos. Por considerar atinada dicha
sugerencia, a partir de este N° 181 de Clío así aparecerán en
el futuro. En tal virtud, en el primer semestre de 2011 compilé
la casi totalidad de esos trabajos, así como algunos editados
en el semestre pasado pero puestos a circular tardíamente que
totalizaron 478. Esos trabajos representan 50 más que los 428
del semestre julio-diciembre del año 2010, equivalentes a un
aumento del 11.68%. De ese número: 111 aparecieron en libros;
61 en revistas y 304 en periódicos. A saber:

Libros
Alonso Romero, Mercedes. Máximo Gómez. El Viejo
Mambí, 2da. edición ampliada. Santo Domingo, Editora
Corripio, 2011, 139 pp. (Casa de Cultura Latinoamericana y
Caribeña).

1. Miembro de Número de la Academia Dominicana de la Historia y editor


de esta revista.

195
CLÍO 181

Álvarez López, Luis y Matos González, Apolinar


(Editores). The History of Capitalism in Dominican Republic,
1870-2004. Deer Park, New York, Linus Publications, Inc.,
2011, 208. pp.
Álvarez, Soledad. “Un siglo de literatura dominicana”. En
Frank Moya Pons (Coordinador), Historia de la República
Dominicana. Madrid, Ediciones Doce Calles, S. L., 2010, pp.
517-553 (Consejo Superior de Investigaciones Científicas,
Colección Historia de las Antillas, Vol. II y Academia
Dominicana de la Historia, Vol. XCIV).
Andujar Persinal, Carlos. Encuentros y desencuentros de
la cultura dominicana. Santo Domingo, Editora Búho, 2010,
373 pp. (Instituto Tecnológico de Santo Domingo).
Arnaiz, Francisco José. Cuando nosotros decíamos paz,
ellos gritaban guerra. Santo Domingo, Editora Amigo del
Hogar, 2011, 175 pp. (Dirección General de la Feria del Libro,
Ediciones Ferilibro).
Baud, Michiel. “The Origins of Capitalist Agriculture in
the Dominican Republic”. En Luis Álvarez López y Apolinar
Matos González (Editores), The History of Capitalism in
Dominican Republic, 1870-2004, pp. 17-30. Deer Park, New
York, Linus Publications, Inc., 2011.
Bello Dotel, Alina J. “De historia e historiadores”. En Nury
de Frías de Pérez, et al (Coordinadoras). Desarmar la Historia.
Intervenciones en la XIX Cena Hora Puerta de América. Santo
Domingo, Ediciones Susaeta, s/f (¿2011?), pp. 9-12 (Ámbito
María Corral e Instituto de la Paz Mons. Juan Félix Pepén).
Bonilla, Bonnie. Biografías de presidentes dominicanos,
1844-2012, 5ta. edición. Santo Domingo, Delta Ediciones,
2010, 64 pp.

196
Últimas publicaciones de historia dominicana, enero-junio de 2011

Blanco, Puro. “Desarmar las cabezas para desarmar la


historia”. En Nury de Frías de Pérez et al (Coordinadoras).
Desarmar la Historia. Intervenciones en la XIX Cena Hora
Puerta de América. Santo Domingo, Ediciones Susaeta, s/f
(¿2011?), pp. 18-24 (Ámbito María Corral e Instituto de la Paz
Mons. Juan Félix Pepén).
Bosch, Juan. La fortuna de Trujillo. Santo Domingo, Editora
Alfa & Omega 2010, 63 pp. (Fundación Juan Bosch).
Cabezas, Amalia L. “Tropical Blues: Tourism and Social
Exclusion in the Dominican Republic”. En Luis Álvarez
López y Apolinar Matos González (Editores), The History of
Capitalism in Dominican Republic, 1870-2004, pp. 113-125.
Deer Park, New York, Linus Publications, Inc., 2011.
Cabrera, Carlos Enrique y Picard, Jean-Benoit. Ciudad
colonial: Santo Domingo. Santo Domingo, Editora Amigo del
Hogar, 2010, 62 pp.
Casso García, Antonio de Jesús. Trujillo en la ruta del oro.
Santo Domingo, Editora Powergraphic, 2010, 177 pp.
Céspedes Espinosa, Luis (Compilador). De América soy
hijo. Artículos y discursos de Armando Hart Dávalos. (Muchos
sobre Juan, Bosch). Santo Domingo, Editora Serigraf, 2011,
210 pp. (Colección Cátedra Juan Bosch, Universidad de La
Habana y FUNGLODE).
Céspedes Espinosa, Luis (Coordinador). El pentgonismo:
42 años después. (Ensayo sobre el libro de Juan Bosch El
pentagonismo. Sustituto del imperialismo). Santo Domingo,
Editora Serigraf, 2011, 270 pp. (Colección Cátedra Juan Bosch,
Universidad de La Habana y FUNGLODE).
Collado, Lipe. La Batalla del Hotel Matum, 1965.
Cronología. Santo Domingo, Editora Collado, 2011, 116 pp.

197
CLÍO 181

Conde Sturla, Pedro. El chivo de Vargas Llosa. Una lectura


política, 2da. edición. Santo Domingo, s/e, 2011, 72 pp.
Cruz Almánzar, Amín C. Presencia dominicana en las
Naciones Unidas. Un documento para la historia. Santo
Domingo, Editora Búho, 2010, 536 pp. (Comisión Permanente
de Efemérides Patrias).
Cruz Brache, José Antonio. Cubanos residentes en la
República Dominicana hasta la mitad del siglo XX. Santo
Domingo, Editora Galaxia, 2011, 490 pp.
De Frías de Pérez, Nury et al (Coordinadoras). Desarmar
la Historia. Intervenciones en la XIX Cena Hora Puerta de
América. Santo Domingo, Ediciones Susaeta, s/f (¿2011?),
41 pp. (Ámbito María Corral e Instituto de la Paz Mons. Juan
Félix Pepén).
De Frías de Pérez, Nury et al (Coordinadoras). “Resumen de
las aportaciones”. En Nury Frías de Pérez et al (Coordinadoras).
Desarmar la Historia. Intervenciones en la XIX Cena Hora
Puerta de América. Santo Domingo, Ediciones Susaeta, s/f
(¿2011?), pp. 34-40 (Ámbito María Corral e Instituto de la
Paz Mons. Juan Félix Pepén).
Deive, Carlos Esteban. Honor y gloria. Los dominicanos
en las guerras de independencia de Cuba. Santo Domingo,
Editora Amigo del Hogar, 2011, 433 pp. (Ediciones Fundación
García Arévalo).
Del Castillo Pichardo, José. “The Formation of the
Dominican Sugar Industry: From Competition to Monopoly,
from National Semiproletariat to Foreign Proletariat”. En Luis
Álvarez López y Apolinar Matos González (Editores), The
History of Capitalism in Dominican Repúblic, 1870-2004, pp
3-16. Deer Park, New York, Linus Publications, Inc., 2011.

198
Últimas publicaciones de historia dominicana, enero-junio de 2011

Despradel Cabral, Alberto y Reyes Sánchez, Miguel.


Historia de las relaciones dominico-haitianas. Santo Domingo,
Ediciones Sendero del Mundo, 2010, 533 pp. (Premio Nacional
de Historia “José Gabriel García”. 2010).
Diederích, Bernard. Trujillo. La muerte del dictador, 7ma.
edición en español. Santo Domingo, Editora Búho, 2011, 262
pp. (Fundación Cultural Dominicana).
Duany, Jorge. “La realización de la etnicidad en el Caribe
hispanohablante: una comparación de los haitianos en la
República Dominicana y los dominicanos en Puerto Rico”. En
Karin Weyland-Usanna et al (Editoras), Cruzando fronteras:
Convergencias entre la Sociedad Civil y la academia en el
Caribe. Santo Domingo, Editora Búho, 2010, pp. 173-207
(Instituto Tecnológico de Santo Domingo).
Escolano Giménez, Luis Alfonso. Archivo General de la
Nación. Bibliohemerografía archivística. Un aporte (1867-
2011). Santo Domingo, Editora Búho, 2010, 219 pp. (Archivo
General de la Nación, Vol. CXXXVI).
Escoto Abreu, Alicia. La Plantación Escoto. Santo
Domingo, Editora Manatí, 2011, 119 pp.
Feliciano, Isabel. “Dominicanos como el mango:
Reafirmando su identidad”. En Karin Weyland-Usanna et
al (Editoras), Cruzando fronteras: Convergencias entre la
Sociedad Civil y la academia en el Caribe. Santo Domingo,
Editora Búho, 2010, pp. 159-169 (Instituto Tecnológico Santo
Domingo).
Ferreira, Francisca. “Migración, tráfico y trata de personas
desde la República Dominicana”. En Karin Weyland-Usanna
et al (Editoras), Cruzando fronteras: Convergencias entre la
Sociedad Civil y la academia en el Caribe. Santo Domingo,

199
CLÍO 181

Editora Búho, 2010, pp. 65-82 (Instituto Tecnológico de Santo


Domingo).
Finlay-Brook, Mary y Hoyt, Katherine. “CAFTA
Opposition: Divergent Network, Uneasy Solidarities”. En Luis
Álvarez López y Apolinar Matos González (Editores), The
History of Capitalism in Dominican Republic, 1870-2004.pp.
163-177. Deer Park, New York, Linus Publications, Inc., 2011.
Franco Pichardo, Franklin J. (Editor). El juicio a los
asesinos de las hermanas Mirabal. Santo Domingo, Editora
Búho, 2011, 334 pp. (Museo Nacional de la Resistencia y
Comisión Permanente de Efemérides Patrias, Vol. 37).
Galván, William. “El liderazgo de Minerva Mirabal”. En
Mateo Morrison (Coordinador), Coloquio 2010, pp. 55-62.
Santo Domingo, Dirección General de la Feria del Libro, 2011
(Ediciones Ferilibro).
García, Flavia y Monzón, Amarilis. La Historia del
pasaporte dominicano. Santo Domingo, Editora Corripio,
2010, 312 pp. (Dirección General de Pasaporte).
García, Kenya. “Descripción de los bailes folklóricos
dominicanos presentados por el Ballet Folklórico de la
UASD”. En Karin Weyland-Usanna et al (Editoras), Cruzando
fronteras: Convergencias entre la Sociedad Civil y la academia
en el Caribe. Santo Domingo, Editora Búho, 2010, pp. 351-
358. (Instituto Tecnológico Santo Domingo).
Gaztanmbide Géigel, Antonio. Tan lejos de Dios…, Ensayos
sobre las relaciones del Caribe con los Estados Unidos. San
Juan, Puerto Rico, Ediciones Callejón, 2010, 242 pp.
Gaztanmbide Géigel, Antonio. “La geopolítica del
antillanismo de fines del siglo XIX”. En Gaztambide Géigel,
Antonio. Tan lejos de Dios…, Ensayos sobre las relaciones

200
Últimas publicaciones de historia dominicana, enero-junio de 2011

del Caribe con los Estados Unidos. San Juan, Puerto Rico,
Ediciones Callejón, 2010, pp. 59-100.
Gómez Bergés, Víctor. Verdades ocultas del Gobierno de
Juan Bosch y de la Guerra de Abril. Santo Domingo, Editora
Corripio, 2011, 557 pp.
Gómez Carrasco, Carmen Julia. “Familias transnacionales:
el camino hacía la cultura de paz y la ciudadanía universal a
nivel planetario. Apuntes sobre una pionera experiencia piloto
en la República Dominicana”. En Karin Weyland-Usanna et
al (Editoras), Cruzando fronteras: Convergencias entre la
Sociedad Civil y la academia en el Caribe. Santo Domingo,
Editora Búho, 2010, pp. 83-97 (Instituto Tecnológico de Santo
Domingo).
Gutiérrez Escudero, Antonio. “La estructura económica
de Santo Domingo, 1500-1795”. En Frank Moya Pons
(Coordinador), Historia de la República Dominicana. Madrid,
Ediciones Doce Calles, S. L., 2010, pp. 57-94 (Consejo
Superior de Investigaciones Científicas, Colección Historia
de las Antillas, Vol. II y Academia Dominicana de la Historia,
Vol. XCIV).
Hermann Pérez, Hamlet. Caamaño en Europa, 1966-1967.
Santo Domingo, Editora Búho, 367 pp.
Hernández Angueira, Luisa. “Reconstruyendo ciudadanía:
Las migrantes dominicanas en Puerto Rico”. En Karin
Weyland-Usanna et al (Editoras). Cruzando fronteras:
Convergencias entre la Sociedad Civil y la academia en el
Caribe. Santo Domingo, Editora búho, 2010, pp. 143-157
(Instituto Tecnológico de Santo Domingo).
Hernández González, Manuel Vicente. “Sociedad en La
Española, 1492-1795”. En Frank Moya Pons (Coordinador),
Historia de la República Dominicana. Madrid, Ediciones

201
CLÍO 181

Doce Calles, S. L., 2010, pp. 205-261 (Consejo Superior de


Investigaciones Científicas, Colección Historia de las Antillas,
Vol. II y Academia Dominicana de la Historia, Vol. XCIV).
Hernández González, Manuel Vicente. “Santo Domingo en
el contexto internacional, 1610-1795”. En Frank Moya Pons
(Coordinador), Historia de la República Dominicana. Madrid,
Ediciones Doce Calles, S. L., 2010, pp. 367-376 (Consejo
Superior de Investigaciones Científicas, Colección Historia
de las Antillas, Vol. II y Academia Dominicana de la Historia,
Vol. XCIV).
Hernández González, Manuel Vicente. “La organización de
la colonia, 1500-1795”. En Frank Moya Pons (Coordinador),
Historia de la República Dominicana. Madrid, Ediciones
Doce Calles, S. L., 2010, pp. 377-391 (Consejo Superior de
Investigaciones Científicas, Colección Historia de las Antillas,
Vol. II y Academia Dominicana de la Historia, Vol. XCIV).
Hernández González, Manuel Vicente. “Cultura y
Universidad, 1532-1822”. En Frank Moya Pons (Coordinador),
Historia de la República Dominicana. Madrid, Ediciones
Doce Calles, S. L., 2010, pp. 507-516 (Consejo Superior de
Investigaciones Científicas, Colección Historia de las Antillas,
Vol. II y Academia Dominicana de la Historia, Vol. XCIV).
Hernández Mejía, Edgar. La fuerza del sol de junio.
El significado histórico de la Expedición del 1959. Santo
Domingo, Impresora Soto Castillo, 2011, 39 pp.
Ibarra Guitart, Jorge Renato. Relaciones cubano-
dominicanas, su escenario hemisférico, 1944-1959. Santo
Domingo, Editora Búho, 2011, 309 pp. (Archivo General de la
Nación, Vol. CXXX).
Inoa, Orlando. “La sociedad dominicana en la segunda
mitad del siglo XIX”. En Frank Moya Pons (Coordinador),

202
Últimas publicaciones de historia dominicana, enero-junio de 2011

Historia de la República Dominicana. Madrid, Ediciones


Doce Calles, S. L., 2010, pp. 263-293 (Consejo Superior de
Investigaciones Científicas, Colección Historia de las Antillas,
Vol. II y Academia Dominicana de la Historia, Vol. XCIV).
Jáquez, José. Sin miedo a Trujillo. Santo Domingo, Editorial
Argos, 2011, 257 pp.
Jarvis Luis, Rafael Enrique. “Orígenes del resentimiento
dominico-haitiano”. En Nury de Frías de Pérez et al
(Coordinadoras). Desmontar la Historia. Intervenciones en la
XIX Cena Hora Puerta de América. Santo Domingo, Ediciones
Susaeta, s/f (¿2011?), pp. 25-31 (Ámbito María Corral e
Instituto de la Paz Mons. Juan Félix Pepén).
Jimenes Grullón, Juan Isidro; Miolán, Ángel; y Bosch, Juan.
La tragedia dominicana y el Primer Congreso Ordinario de la
C.T.A.L., 1941, 2da. edición. Santo Domingo, Editora Nacional,
2011, 73 pp. (Ministerio de Cultura, Colección Especial 30 de
Mayo: Puerta a la Libertad).
Landolfi Rodríguez, Ciriaco. Apuntes para una teoría de
la nacionalidad dominicana. Santo Domingo, Editora Búho,
2011, 390 pp. (Sección Nacional Dominicana del Instituto
Panamericano de Geografía e Historia).
Landestoy, Carmita. Yo también acuso. 2da. edición. Santo
Domingo, Editora Nacional, 2011, 240 pp. (Ministerio de
Cultura, Colección Especial 30 de Mayo: Puerta a la Libertad).
Lantigua, José Rafael. La Conjura del tiempo, 4ta. edición.
Santo Domingo, Editora Amigo del Hogar, 2011, 581 pp.
Lemus, Francisco Javier, et al. Religiosidad popular
dominicana. Santo Domingo, Editora Amigo del Hogar, 2010,
376 pp. (Banco Popular Dominicano).

203
CLÍO 181

Maldonado, Yairamarén. “Ensayo fotográfico: Una mirada


visual al intercambio cultural fronterizo dominico-haitiano”. En
Karin Weyland-Usanna et al (Editoras), Cruzando fronteras:
Convergencias entre la Sociedad Civil y la academia en el
Caribe. Santo Domingo, Editora Búho, 2010, pp. 317-334.
Maldonado, Yairamarén. “Cultura Vs. Consumo: Piñones
a través del lente”. En Karin Weyland-Usanna et al (Editoras),
Cruzando fronteras: Convergencias entre la Sociedad Civil
y la academia en el Caribe. Santo Domingo, Editora Búho,
2010, pp. 335-346.
Marte, Roberto. “Sociedad y economía en Santo Domingo,
1795-1844”. En Frank Moya Pons (Coordinador), Historia de
la República Dominicana. Madrid, Ediciones Doce Calles,
S. L., 2010, pp. 95-139 (Consejo Superior de Investigaciones
Científicas, Colección Historia de las Antillas, Vol. II y
Academia Dominicana de la Historia, Vol. XCIV).
Matos, Libio Amaury. Lemba. El esclavo rebelde del
Caribe. Santo Domingo, Editora Búho, 2011, 113 pp.
Miller Rivas, Jeannette. “Arte y arquitectura, 1844-2000”.
En Frank Moya Pons (Coordinador), Historia de la República
Dominicana. Madrid, Ediciones Doce Calles, S. L., 2010, pp.
555-584 (Consejo Superior de Investigaciones Científicas,
Colección Historia de las Antillas, Vol. II y Academia
Dominicana de la Historia, Vol. XCIV).
Miolán, Ángel. Un generalísimo. Santo Domingo, Editora
Nacional, 2011, 160 pp. (Ministerio de Cultura, Colección
Especial 30 de mayo: Puerta a la Libertad).
Molina Morillo, Rafael. Gloria y repudio. Biografía
de Pedro Santana, 2da. edición. Santo Domingo, Editora
Nacional, 2011, 265 pp.

204
Últimas publicaciones de historia dominicana, enero-junio de 2011

Moní Reyes, Ceferino (Diógenes). Miches: historia y


tradición. Santo Domingo, Editora Búho, 2011, 194 pp.
(Archivo General de la Nación, Vol. CXXI).
Morla, Rafael. “Modernidad e ilustración en Santo
Domingo”. Santo Domingo, Editora Búho, 2011, 167 pp.
(Archivo General de la Nación, Vol. CXXXIV).
Moya Pons, Frank (Coordinador). Historia de la República
Dominicana. Madrid, Ediciones Doce Calles, S. L., 2010, 725
pp. (Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Colección
Historia de las Antillas, Vol. II y Academia Dominicana de la
Historia, Vol. XCIV).
Moya Pons, Frank. “La población Taína y su desaparición”.
En Frank Moya Pons (Coordinador), Historia de la República
Dominicana. Madrid, Ediciones Doce Calles, S. L., 2010,
pp. 19-27 (Consejo Superior de Investigaciones Científicas,
Colección Historia de las Antillas, Vol. II y Academia
Dominicana de la Historia, Vol. XCIV).
Moya Pons, Frank. “Evolución de la población dominicana,
1500-2010”. En Frank Moya Pons (Coordinador), Historia de
la República Dominicana. Madrid, Ediciones Doce Calles,
S. L., 2010, pp. 29-54 (Consejo Superior de Investigaciones
Científicas, Colección Historia de las Antillas, Vol. II y
Academia Dominicana de la Historia, Vol. XCIV).
Moya Pons, Frank. “Transformaciones estructurales: 1900-
2010”. En Frank Moya Pons (Coordinador), Historia de la
República Dominicana. Madrid, Ediciones Doce Calles, S.
L., 2010, pp. 295-364 (Consejo Superior de Investigaciones
Científicas, Colección Historia de las Antillas, Vol. II y
Academia Dominicana de la Historia, Vol. XCIV).

205
CLÍO 181

Moya Pons, Frank. “La lucha por la democracia, 1961-


2004”. En Frank Moya Pons (Coordinador), Historia de la
República Dominicana. Madrid, Ediciones Doce Calles, S.
L., 2010, pp. 587-657 (Consejo Superior de Investigaciones
Científicas, Colección Historia de las Antillas, Vol. II y
Academia Dominicana de la Historia, Vol. XCIV).
Mutto Jr., Paul H. “The Development of the Dominican
Export Economy”. En Luis Álvarez López y Apolinar Matos
González (Editores), The History of Capitalism in Dominican
Republic, 1870-2004, pp. 31-52. Deer Park, New York, Linus
Publications, Inc., 2011.
Nicasío Rodríguez, Irma. Cuatro décadas de inmigración
femenina, remesas e impacto en la economía dominicana, 1970-
2010. Santo Domingo, Comphuter Todoimpreso, 2011, 232
pp. (Dirección General de Migración, Dominican-American
National Roundtable e Institute for Latin Studies).
Orozco, Manuel. “Globalization and Migration: The Impact
of Family Remittances in Latin America”. En Luis Álvarez
López y Apolinar Matos González (Editores), The History of
Capitalism in Dominican Republic, 1870-2004, pp. 127-144.
Deer Park, New York, Linus Publications, Inc., 2011.
Ortiz, Damayra. “Nosotros (‘los nuestros’) y ‘ellos’ (los
‘otros’) con o sin fronteras: Una reflexión política, cultural y
social entre comunidades de La Española/Haití”. En Karin
Weyland-Usanna et al (Editoras), Cruzando fronteras:
Convergencia entre la Sociedad Civil y la académia en el
Caribe. Santo Domingo, Editora Búho, 2010, pp. 209-225
(Instituto Tecnológico de Santo Domingo).
Peralta Romero, Raphael. El último Hombre Rana en
tiempos gloriosos. Santo Domingo, Editora Búho, 2011, 352 pp.

206
Últimas publicaciones de historia dominicana, enero-junio de 2011

Pérez Pérez, Manuel Otilio. La impronta indeleble de


Tomás Bobadilla... Uno de los fundadores de la Patria. Santo
Domingo, Editora Búho, 2011, 211 pp.
Pérez Stefan, Reynolds Jossef. Origen, trayectoria y
aportes culturales de la centenaria Sociedad Progresista, Inc.
La Vega, República Dominicana, Red Line Printing & Sign
Consulting, 2011, 167 pp. (Fundación Pro Desarrollo de la
Provincia de La Vega).
Pierre, Joseph H. “La concepción moderna de la Historia”.
En Nury de Frías de Pérez et al (Coordinadoras). Desarmar
la Historia. Intervenciones en la XIX Cena Hora Puerta de
América. Santo Domingo, Ediciones Susaeta, s/f (¿2011?), pp.
13-17 (Ámbito María Corral e Instituto de la Paz Mons. Juan
Félix Pepén).
Pierre, Sonia. “Situación actual de desnacionalización
en contra de ciudadanos/as dominicanos/as de ascendencia
haitiana”. En Karin Weyland-Usanna et al (Editoras), Cruzando
fronteras: Convergencias entre la Sociedad Civil y la academia
en el Caribe. Santo Domingo, Editora Búho, 2010, pp. 243-251
(Instituto Tecnológico de Santo Domingo).
Pimentel, Themo. Imágenes de la Guerra de abril de 1965.
Santo Domingo, Gráfica Ronar, 2010, sin n/p.
Portes, Alejandro. “Globalization from Below: The Rise
of Transnational Communities”. En Luis Álvarez López y
Apolinar Matos González (Editores), The History of Capitalism
in Dominican Republic, 1870-2004, pp. 179-190. Deer Park,
New York, Linus Publications, Inc., 2011.
Portes, Alejandro, Guarnizo Luis E. y Landolt, Patricia.
“The Study of Transnationalism: Pitfalls and Promise of an
Emergent Research Field”. En Luis Álvarez López y Apolinar

207
CLÍO 181

Matos González (Editores), The History of Capitalism in


Dominican Republic, 1870-2004, pp. 191-207. Deer Park, New
York, Linus Publications, Inc., 2011.
Ramírez Morillo. Balaguer y Leonel. Animales políticos
de la jungla dominicana. Santo Domingo, Editora Centenario,
2011, 778 pp. (Fundación de Estudios Socio Políticos, Jurídicos
y Económicos).
Rippy, Fred. “The Initiation of the Customs Receivership in
the Dominican Republic”. En Luis Álvarez López y Apolinar
Matos González (Editores), The History of Capitalism in
Dominican Republic, 1870-2004, pp. 55-73. Deer Park, New
York, Linus Publications, Inc., 2011.
Rodríguez, Manuel. Las nuevas relaciones dominico-
haitianas. Santo Domingo, Impresora de León, 2011, 275
pp. (Centro de Información Gubernamental, Ministerio de la
Presidencia).
Sáez Ramo, José Luis. Episcopología de la Arquidiócesis
de Santo Domingo. Santo Domingo, Editora Búho, 2011, 162
pp. (Comisión Arquidiócesana para la Celebración del Quinto
Centenario de la Diócesis de Santo Domingo y Arzobispado
de Santo Domingo).
Sáez Ramo, José Luis. El quehacer de la Igesia Dominicana,
1511-2011, 2da. edición. Santo Domingo, Editora Nacional,
2011, 207 pp. (Dirección General de la Feria del Libro,
Ediciones Ferilibro).
Sagás, Ernesto e Inoa, Orlando. “The Dominican-American
Convention, 1907”. En Luis Álvarez López y Apolinar Matos
González (Editores), The History of Capitalism in Dominican
Republic, 1870-2004, pp. 75-77. Deer Park, New York, Linus
Publications, Inc., 2011.

208
Últimas publicaciones de historia dominicana, enero-junio de 2011

San Miguel, Pedro L. La guerra silenciosa: Las luchas


sociales en la ruralía dominicana, 1ra. edición dominicana,
corregida y ampliada. Santo Domingo, Editora Búho, 2011,
307 pp. (Archivo General de la Nación, Vol. CXXXV).
Sánchez, Buenaventura. Trujillo: La agonía dominicana.
2da. edición. Santo Domingo, Editora Nacional, 2011, 99 pp.
(Ministerio de Cultura, Colección Especial 30 de mayo: Puerta
a la Libertad).
Santos Hernández, Roberto. De César Constantino a Juan
Bosch en la relación Iglesia-Estado. A propósito del XVIII
centenario del Edicto de Milán. Santo Domingo, Editora Búho,
2011, 91 pp.
Serulle Ramia, José y Boin, Jacqueline. “Evolución
económica de la República Dominicana, 1844-1930”. En
Frank Moya Pons (Coordinador), Historia de la República
Dominicana. Madrid, Ediciones Doce Calles, S. L., 2010, pp.
141-202 (Consejo Superior de Investigaciones Científicas,
Colección Historia de las Antillas, Vol. II y Academia
Dominicana de la Historia, Vol. XCIV).
Soto Jiménez, José Miguel. El trujillicón. Lucubraciones
sobre un acontecimiento histórico no del todo comprendido.
Santo Domingo, Editora Alfa & Omega, 2011, 94 pp. (Ediciones
del Ministerio de Cultura).
Soto Tejeda, Marcos. Ocoa. Veinte años de vivencias, 1940-
1960. Santo Domingo, Imprenta Unión, 2011, 385 pp.
Stevens, Gregory. “The Politics of Transnational Capital
in the Dominican Republic, 1980-2004”. En Luis Álvarez
López y Apolinar Matos González (Editores), The History of
Capitalism in Dominican Republic, 1870-2004, pp. 147-161.
Deer Park, New York, Linus Publications, Inc., 2011.

209
CLÍO 181

Tapia, Altagracia. “El trabajo de Solidaridad Fronteriza


en la frontera entre República Dominicana y Haití”. En
Karin Weyland-Usanna et al (Editoras), Cruzando fronteras:
Convergencias entre la Sociedad Civil y la academia en el
Caribe. Santo Domingo, Editora Búho, 2010, pp. 227-242
(Instituto Tecnológico de Santo Domingo).
Tavárez Mirabal, Minou. El camino que traigo conmigo.
Santo Domingo, Editora Impretur, 2011, 233 pp.
Tejada Adriano, Miguel. “Estado, política y gobierno,
1795-2008”. En Frank Moya Pons (Coordinador), Historia de
la República Dominicana. Madrid, Ediciones Doce Calles, S.
L., 2010, pp. 393-444. (Consejo Superior de Investigaciones
Científicas, Colección Historia de las Antillas, Vol. II y
Academia Dominicana de la Historia, Vol. XCIV).
Tejeda Ortiz, Dagoberto. Vida cotidiana del Santo Domingo
colonial. Santo Domingo, Editora Nacional, 2011, 194 pp.
(Ministerio de Cultura).
Tejeda Ortiz, Dagoberto. San Juan Bautista y la Sarandunga
de Baní. Santo Domingo, Editora Mediabyte, 2010, 237 pp.
(Colección Dagoberto Tejeda).
Trujillo Martínez de Domínguez, María de los Ángeles
(Angelita). Trujillo, mi padre en Mis Memorias. Miami,
Florida, Estado Unidos, Ediciones Unicaribe, 2011, 460 pp.
(Universidad del Caribe).
Valle Llano, Antonio. La Compañía de Jesús en Santo
Domingo durante el período hispanico, 2da. edición corregida
por el autor y notas adicionales de José Luis Sáez Ramo. Santo
Domingo, Editora Búho, 2011, 433 pp. (Academia Dominicana
de la Historia, Vol. XCV).

210
Últimas publicaciones de historia dominicana, enero-junio de 2011

Vargas, Nicolás. Al borde de la tormenta. Diario de


Santiago en la Guerra de Abril de 1965. Impresora Serigraf,
2010, 301 pp.
Vásquez Gautier de Freites, Antonia. Memorias de una
curiosa. Santo Domingo, Editora Amigo del Hogar, 2011,
286 pp.
Veeser, Cyrus. “Peasants in the World Economy. The
Dominican Republic in the Late 1805”. En Luis Álvarez
López y Apolinar Matos González (Editores), The History of
Capitalism in Dominican Republic, 1870-2004. pp. 79-92. Deer
Park, New York, Linus Publications, Inc., 2011.
Vega Boyrie, Bernardo. “La Era de Trujillo, 1930-1961”.
En Frank Moya Pons (Coordinador), Historia de la República
Dominicana. Madrid, Ediciones Doce Calles, S. L., 2010, pp.
445-503 (Consejo Superior de Investigaciones Científicas,
Colección Historia de las Antillas, Vol. II y Academia
Dominicana de la Historia, Vol. XCIV).
Weyland-Usanna, Karin, et al. (Editoras). Cruzando
fronteras: Convergencia entre la Sociedad Civil y la academia
en el Caribe. Santo Domingo, Editora Búho, 2010, 370 pp.
(Instituto Tecnológico de Santo Domingo).
Weyland-Usanna, Karin, et al (Editoras). “Introducción”.
Cruzando fronteras: Convergencia entre la Sociedad Civil y la
academia en el Caribe. Santo Domingo, Editora Búho, 2010,
pp. 17-31 (Instituto Tecnológico de Santo Domingo).
Weyland-Usanna, Karin. “Negociando la aldea global con
un pie aquí y otro allá: La diáspora dominicana femenina y
la transculturalidad como alternativa descolonizadora”. En
Karin Weyland- Usanna et al (Editoras). Cruzando fronteras:
Convergencia entre la Sociedad Civil y la academia en el

211
CLÍO 181

Caribe. Santo Domingo, Editora Búho, 2010, pp. 99-142


(Instituto Tecnológico de Santo Domingo).
Weyland-Usanna, Karin. “Ensayo fotográfico: La (des)
construcción de la identidad afro-dominicana: una retrospectiva
de la cultura popular afro-latina manifestada en los Congos
de Villa Mella, República Dominicana”. En Karin Weyland-
Usanna et al (Editoras). Cruzando fronteras: Convergencia
entre la Sociedad Civil y la academia en el Caribe. Santo
Domingo, Editora Búho, 2010, pp. 297-315 (Instituto
Tecnológico de Santo Domingo).
Wilmore, Larry. “Export Processing in the Caribbean:
Lessons from Four Case Studies”. En Luis Álvarez López y
Apolinar Matos González (Editores), The History of Capitalism
in Dominican Republic, 1870-2004. pp. 95-111. Deer Park,
New York, Linus Publications, Inc., 2011.
Zabala Lorenzo, Roque. Los Gobiernos Azules y la prensa,
2da. edición. Santo Domingo, Editora El Nuevo Diario, 2011,
206 pp.

Revistas
Alfau Durán, Vetilio. “En torno a Duarte y a su idea de
unidad de razas”. Boletín del Instituto Duartiano, No. 28, pp.
127-152. Santo Domingo, enero-junio de 2011.
Andújar Persinal, Carlos. “Mi percepción sobre la
Antropología dominicana”. Revista Dominicana de
Antropología, Nº 69, pp. 200-210. Santo Domingo, enero de
2011 (Instituto Dominicano de Investigaciones Antropológicas,
UASD).
Ávila, Víctor. “Antropología en la República Dominicana”.
Revista Dominicana de Antropología, Nº 69, pp. 222-228.

212
Últimas publicaciones de historia dominicana, enero-junio de 2011

Santo Domingo, enero de 2011 (Instituto Dominicano de


Investigaciones Antropológicas, UASD).
Baeza Flores, Alberto. “El Día Trinitario”. Boletín del
Instituto Duartiano, No. 28, pp. 46-55. Santo Domingo, enero-
junio de 2011.
Balcácer, Juan Daniel. “Duarte, patriota calumniado”.
Boletín del Instituto Duartiano, Nº 27, pp. 21-36. Santo
Domingo, julio-diciembre de 2010.
Balcácer, Juan Daniel. “El último día de Trujillo”. Revista
Global, Vol. 8, Nº 39, pp. 4-12. Santo Domingo, marzo/abril
de 2011 (Fundación Global Democracia y Desarrollo).
Bidó, Gabriel Atiles, “Arqueología de la Plaza de
Chacuey”. Revista Dominicana de Antropología, Nº 69, pp.
66-78. Santo Domingo, enero de 2011 (Instituto Dominicano
de Investigaciones Antropológicas, UASD).
Bosch, Juan. “Notas acerca de Juan Pablo Duarte”. Boletín
del Instituto Duartiano, Nº 27, pp. 5-12. Santo Domingo, julio-
diciembre de 2010.
Cassá Bernaldo de Quirós, Roberto. “Vigencia de Duarte”.
Boletín del Instituto Duartiano, Nº 27, pp. 45-50. Santo
Domingo, julio-diciembre de 2010.
Cassá Bernaldo de Quirós, Roberto. “Discurso de apertura
en la inauguración del III Encuentro Nacional de Archivos”.
Boletín del Archivo General de la Nación, Año LXXII, Vol.
XXXV, Nº 128, pp. 11-23. Santo Domingo, septiembre-
diciembre de 2010 (Archivo General de la Nación).
Castillo, Luciano. “Aportes a la Antropología General”.
Revista Dominicana de Antropología, Nº 69, pp. 253-260.
Santo Domingo, enero de 2011 (Instituto Dominicano de
Investigaciones Antropológicas, UASD).

213
CLÍO 181

Chez Checo, José. “Elogio de María Ugarte”. Clío, Año


80, No. 181, pp. 19-28. Santo Domingo, enero-junio de 2011
(Academia Dominicana de la Historia).
Cordero Michel, Emilio. “Presentación”. Clío, Año 80, No.
181. pp. 7-10. Santo Domingo, enero-junio de 2011 (Academia
Dominicana de la Historia).
Cordero Michel, Emilio. “Últimas publicaciones de historia
dominicana, enero-junio de 2011”. Clío, Año 80, No. 181 pp.
195-258. Santo Domingo, enero-junio de 2011 (Academia
Dominicana de la Historia).
Cordero Michel, Emilio y Moya Pons, Frank. “Noticias
de la Academia, enero-junio de 2011”. Clío, Año 80, No. 181
pp. 171-194. Santo Domingo, enero-junio de 2011 (Academia
Dominicana de la Historia).
Davis, Martha Ellen. “¿Existe un pensamiento antropológico
dominicano?” Revista Dominicana de Antropología, Nº 69, pp.
165-182. Santo Domingo, enero de 2011 (Instituto Dominicano
de Investigaciones Antropológicas, UASD).
Despradel Batista, Guido. “Aporte de la familia Duarte-
Diez a la Independencia”. Boletín del Instituto Duartiano, No.
28, pp. 92-125. Santo Domingo, enero-junio de 2011.
Escolano Giménez, Luis Alfonso. “La Isla Española o
Santo Domingo en el Islario General de Alonso de Santa
Cruz, cosmógrafo de Carlos I y Felipe II”. Boletín del Archivo
General de la Nación, Año LXXII, Vol. XXXV, Nº 128, pp. 25-
66. Santo Domingo, septiembre-diciembre de 2010 (Archivo
General de la Nación).
Ferrer Gutiérrez, Agustín. “La Misión Roumain: Fabré
Geffard y el fin de la Guerra de la Restauración”. Clío, Año

214
Últimas publicaciones de historia dominicana, enero-junio de 2011

80, No. 181, pp. 87-106. Santo Domingo, enero-junio de 2011


(Academia Dominicana de la Historia).
García Arévalo, Manuel A. “Juan José Arrom y la formación
de una conciencia antillana”. Boletín del Archivo General de
la Nación, Año LXXII, Vol. XXXV, Nº 128, pp. 93-132. Santo
Domingo, septiembre-diciembre de 2010 (Archivo General de
la Nación).
González, Raymundo Manuel. “María Ugarte, historiadora”.
Clío, Año 80, No. 181, pp. 29-50. Santo Domingo, enero-junio
de 2011 (Academia Dominicana de la Historia).
Guerra Sánchez, Antonio José. “Familias de antaño:
Navarijo, cuna de la Independencia”. Boletín del Archivo
General de la Nación, Año LXXII, Vol. XXXV, Nº 128, pp.
133-150. Santo Domingo, septiembre-diciembre de 2010
(Archivo General de la Nación).
Guerrero Sánchez, José Guillermo. “Del trabajo de campo
a la teoría arqueológica dominicana”. Revista Dominicana
de Antropología. Nº 69, pp. 50-65. Santo Domingo, enero de
2011 (Instituto Dominicano de Investigaciones Antropológicas,
UASD).
Hernández Soto, Carlos. “¿Existe un pensamiento
antropológico dominicano? Revista Dominicana de
Antropología, Nº 69, pp. 211-221. Santo Domingo, enero de
2011 (Instituto Dominicano de Investigaciones Antropológicas,
UASD).
Ibarra Cuesta, Jorge. “Prolegómenos a un conjunto de
hipótesis sobre los procesos de formación nacional en el
Caribe hispano parlante”. Boletín del Archivo General de la
Nación, Año LXXII, Vol. XXXV, Nº 128, pp. 67-91. Santo

215
CLÍO 181

Domingo, septiembre-diciembre de 2010 (Archivo General


de la Nación).
Imbert Brugal, Carmen. “La macana sin Trujillo o la triste
historia de la sumisión”. Revista Global, Vol. 8, Nº 39, pp. 38-
44. Santo Domingo, marzo/abril de 2011 (Fundación Global
Democracia y Desarrollo).
Infante, Fernando y Navarro Zerpa, Jesús R. “Índice de
Clío, Del Nº 1 (1939) al Nº 180 (2010)”. Clío, Año 80, No. 181,
pp. 259-390. Santo Domingo, enero-junio de 2011 (Academia
Dominicana de la Historia).
López, Yaniris. “La clave del patriotismo es dar vida a los
valores”. Boletín del Instituto Duartiano, No. 28, pp, 77-80.
Santo Domingo, enero-junio de 2011.
López Belando, Adolfo. “Arte rupestre en el Parque
Nacional Aniana Vargas”. Revista Dominicana de Antropología,
Nº 69, pp. 89-125. Santo Domingo, enero de 2011 (Instituto
Dominicano de Investigaciones Antropológicas, UASD).
Mateo, Andrés L. “Rendición de cuentas del general
Duarte”. Boletín del Instituto Duartiano, No. 28, pp. 86-91.
Santo Domingo, enero-junio de 2011.
Medrano, Nelson. “Bosch enfrentó a Trujillo en lo
ideológico y en la acción”. Revista Global, Vol. 8, Nº 39, pp.
46-51. Santo Domingo, marzo/abril de 2011 (Fundación Global
Democracia y Desarrollo).
Miller Rivas, Jeannette. “Los textos literarios de María
Ugarte”. Clío, Año 80, No. 181, pp. 51-58. Santo Domingo,
enero-junio de 2011 (Academia Dominicana de la Historia).
Moya Pons, Frank. “Doña María Ugarte en el recuerdo”.
Clío, Año 80, No. 181, pp. 13-17. Santo Domingo, enero-junio
de 2011 (Academia Dominicana de la Historia).

216
Últimas publicaciones de historia dominicana, enero-junio de 2011

Patín Veloz, Enrique. “Casa natal de Duarte”. Boletín del


Instituto Duartiano, No. 27, pp. 37-44. Santo Domingo, julio-
diciembre de 2010.
Paulino Ramos, Alejandro. “La discriminación de la cultura
africana en la música dominicana”. Boletín del Archivo General
de la Nación, Año LXXII, Vol. XXXV, Nº 128, pp. 151-164.
Santo Domingo, septiembre-diciembre de 2010 (Archivo
General de la Nación).
Peguero, Luis Alejandro. “El universo mágico-religioso
dominicano”. Revista Dominicana de Antropología, Nº 69, pp.
145-162. Santo Domingo, enero de 2011 (Instituto Dominicano
de Investigaciones Antropológicas, UASD).
Pérez Pérez, Rafael Leónidas. “Se dice que el trinitario
Juan Isidro Pérez murió de cólera”. Sección Historia, Revista
de las Fuerzas Armadas, Año LXXXIV, Nº 363, p. 43. Santo
Domingo, febrero de 2011.
Pérez Saviñón, José Joaquín. “La verdadera historia”.
Boletín del Instituto Duartiano, Nº 27, pp. 13-19. Santo
Domingo, julio-diciembre de 2010.
Pérez Saviñon, José Joaquín. “Hechos patrióticos acaecidos
en el mes de marzo del siglo XIX”. Boletín del Instituto
Duartiano, No. 28, pp. 82-85. Santo Domingo, enero-junio
de 2011.
Pichardo Cruz, Daniel Nicanor. “Regreso triunfal de Duarte
a la República, el 15 de marzo de 1844, cumplido su ideal de
Patria Libre”. Boletín del Instituto Duartiano, Nº 28, pp. 69-
76. Santo Domingo, enero-jnio de 2011.
Puello, Rafael. ¿Hay una Antropología Cultural
dominicana?” Revista Dominicana de Antropología, Nº 69, pp.

217
CLÍO 181

238-252. Santo Domingo, enero de 2011 (Instituto Dominicano


de Investigaciones Antropológicas, UASD).
Ramírez, Nelia. “Comentario al pensamiento de Juan Pablo
Duarte”. Boletín del Instituto Duartiano, Nº 28, pp. 56-63.
Santo Domingo, enero-junio de 2011.
Richard Cruz, Daniel Nicanor. “Regreso triunfal de Duarte
a la República, el 15 de marzo de 1844, cumplido su ideal de
Patria Libre”. Boletín del Instituto Duartiano, No. 28, pp. 56-
63. Santo Domingo, enero-junio de 2011.
Rimoli, Renato O. “Monos endémicos de las Antillas
Mayores”. Revista Dominicana de Antropología, Nº 69, pp.
81-88. Santo Domingo, enero de 2011 (Instituto Dominicano
de Investigaciones Antropológicas, UASD).
Rodríguez Beruff, Jorge. “Luis Muñoz Marín y Rafael
Leónidas Trujillo. Una pugna caribeña, 1940-1961”. Clío,
Año 80, No. 181, pp. 107-169. Santo Domingo, enero-junio
de 2011 (Academia Dominicana de la Historia).
Ruiz, Lucía. “La independencia”. Boletín del Instituto
Duartiano, No. 28, pp. 66-68. Santo Domingo, enero-junio
de 2011.
Sánchez, Edis. “¿Existe o no un pensamiento antropológico
dominicano?” Revista Dominicana de Antropología, Nº 69, pp.
229-237, Santo Domingo, enero de 2011 (Instituto Dominicano
de Investigaciones Antropológicas, UASD).
Sang Ben, Mu-Kien Adriana. “El péndulo peligroso: entre
la dictadura y la democracia”. Revista Global, Vol. 8, Nº 39,
pp. 32-37. Santo Domingo, marzo/abril de 2011 (Fundación
Global Democracia y Desarrollo).

218
Últimas publicaciones de historia dominicana, enero-junio de 2011

Sosa, Juan Rafael. “Conversando con Juan Pablo Duarte”.


Boletín del Instituto Duartiano, Nº 27, pp. 51-54. Santo
Domingo, julio-diciembre de 2010.
Tejeda, Adriano Miguel. “La dominación haitiana”. Boletín
del Instituto Duartiano, No. 28, pp. 64-65. Santo Domingo,
enero-junio de 2011.
Tejeda Ortiz, Dagoberto. “Lecturas dominicanas en y para
las Ciencias Sociales”. Revista Dominicana de Antropología,
Nº 69, pp. 126-144. Santo Domingo, enero de 2011 (Instituto
Dominicano de Investigaciones Antropológicas, UASD).
Tena Reyes, Jorge. “La Trinitaria: Su fundación, desarrollo
y acciones” Boletín del Instituto Duartiano, No. 28, pp. 13-45.
Santo Domingo, enero-junio de 2011.
Troncoso Sánchez, Pedro. “La pasión de Juan Pablo
Duarte”. Boletín del Instituto Duartiano, Nº 27, pp. 55-134.
Santo Domingo, julio-diciembre de 2010.
Troncoso Sánchez, Pedro. “Una jornada memorable”.
(Sobre la oposición de Juan Pablo Duarte al protectorado
francés). Boletín del Instituto Duartiano, No. 28, pp. 5-12.
Santo Domingo, enero-junio de 2011.
Ugarte, María. “Encomendábanse a la Virgen de Guadalupe
los ocupantes de las naves que naufragaban”. Clío, Año 80,
No. 181, pp. 59-65. Santo Domingo, enero-junio de 2011
(Academia Dominicana de la Historia).
Ugarte, María. “¿Sería Leonor de Ovando una de las
monjas del Regina que huyeron del Drake en 1586.” Clío, Año
80, No. 181, pp. 67-70. Santo Domingo, enero-junio de 2011
(Academia Dominicana de la Historia).

219
CLÍO 181

Ugarte, María. “Ocurre un milagro durante incendio en


Bayaguana”. Clío, Año 80, No. 181, pp. 71-76. Santo Domingo,
enero-junio de 2011 (Academia Dominicana de la Historia).
Ugarte, María. “Es posible seguir en ingenio Boca de
Nigua la forma de fabricar azúcar en el Siglo XVIII”. Clío,
Año 80, No. 181, pp. 77-86. Santo Domingo, enero-junio de
2011 (Academia Dominicana de la Historia).
Vargas, Tahira. “El estudio de la marginalidad urbana
desde la Antropología Social en la realidad social dominicana”.
Revista Dominicana de Antropología, Nº 69, pp. 183-199.
Santo Domingo, enero de 2011 (Instituto Dominicano de
Investigaciones Antropológicas, UASD).
Vega Boyrie, Bernardo. “Las falsas hazañas de Trujillo”.
Revista Global, Vol. 8, Nº 39, pp. 14-22. Santo Domingo,
marzo/abril de 2011 (Fundación Global Democracia y
Desarrollo).
Zapata García, Yanela. “El rol de la prensa dominicana
frente al liderazgo político postrujillista”. Revista Global,
Vol, 8, Nº 39, pp. 24-31. Santo Domingo, marzo/abril de 2011
(Fundación Global Democracia y Desarrollo).

Periódicos
Acosta Matos, Elíades. “Manual para la aniquilación
total de enemigos”. (Sobre el trato que daba Trujillo a sus
contrarios). Sección Lecturas, periódico Diario Libre, Año 10,
Nº 2,966, p. 17. Santo Domingo, 26 de febrero de 2011.
Acosta Matos, Elíades. “El secretario circular”. (Sobre
Fernando Arturo Logroño). Sección Lecturas, periódico Diario
Libre, Año 10, Nº 2,978, p. 15. Santo Domingo, 12 de marzo
de 2011.

220
Últimas publicaciones de historia dominicana, enero-junio de 2011

Aguasvivas, Freddy. “La CIA y el MPD. Algunas verdades


históricas”. Sección A, Reportaje, periódico Hoy, Año XXIX,
Nº 7,997, p. 12-A. Santo Domingo, 13 de febrero de 2011.
Alburquerque, Rafael. “República Dominicana, cincuenta
años atrás”. Sección A, La República, periódico Listín Diario,
Año CXXII, Nº 33,772, p. 6-A. Santo Domingo, 30 de mayo
de 2011.
Alcántara, Rosa. “Historiadores coinciden que RD desde
1844 tiene soberanía formal y no real” (Entrevista a Emilio
Cordero Michel, Franklin Franco Pichardo, José Antinoe
Fiallo Billini y José Miguel Soto Jiménez). Sección A, El País,
periódico Hoy, Año XXIX, Nº 8, 011, p. 11-A. Santo Domingo,
27 de febrero de 2011.
Apolinar, Bethania. “La educación fue muy exclusiva
durante la Era de Trujillo”. Sección A, La República, periódico
Listín Diario, Año CXXII, Nº 33,773, p. 9-A. Santo Domingo,
31 de mayo de 2011.
Arraya, Lucy. “Una reflexión sobre Haití y su Independencia”.
Sección Opinión. Periódico Diario Libre, Año. 10, Nº 2,925,
p. 22. Santo Domingo, 7 de enero de 2011.
Ayuso, Juan José. “Sesquicentenario del 2 de mayo de
1861”. Sección Al Día, periódico El Nacional, Año XLV, Nº
15,326, p. 17. Santo Domingo, 2 de enero de 2011.
Ayuso, Juan José. “Las ʻgloriosas’ Fuerzas Armadas”, 1.
Sección Al Día, periódico El Nacional, Año XLV, Nº 15,347,
p. 17. Santo Domingo, 15 de febrero de 2011.
Ayuso, Juan José. “Las ʻgloriosas’ Fuerzas Armadas”, 2.
Sección Al Día, periódico El Nacional, Año XLV, Nº 15,349,
p. 17. Santo Domingo, 17 de febrero de 2011.

221
CLÍO 181

Ayuso, Juan José. “Las ʻgloriosas’ Fuerzas Armadas”, 3.


Sección al Día, periódico El Nacional, Año XLV, Nº 15,351,
p. 17. Santo Domingo, 19 de febrero de 2011.
Ayuso, Juan José. “14 dominicanas”. (Sobre las mujeres
que participaron en la Separación del 27 de febrero de 1844),
Sección Al Día, periódico El Nacional, Año XLV, Nº 15,358,
p. 17. Santo Domingo, 27 de febrero de 2011.
Ayuso, Juan José. “Las apertura del Movimiento Popular
Dominicano”, 1. Sección Al Día, periódico El Nacional, Año
XLV, Nº 15,368, p. 17. Santo Domingo, 8 de marzo de 2011.
Ayuso, Juan José. “Las apertura del Movimiento Popular
Dominicano”, 2. Sección Al Día, periódico El Nacional, Año
XLV, Nº 15,370, p. 17. Santo Domingo, 10 de marzo de 2011.
Ayuso, Juan José. “Las apertura del Movimiento Popular
Dominicano”, 3. Sección Al Día, periódico El Nacional, Año
XLV, Nº 15,372, p. 17. Santo Domingo, 12 de marzo de 2011.
Ayuso, Juan José. “Tinima”, 1. (Sobre el yate que trajo a
los expedicionarios que desembarcaron en Estero Hondo el 20
de junio de 1959). Sección Al Día, periódico El Nacional, Año
XLV, Nº 15,375, p. 17. Santo Domingo, 15 de marzo de 2011.
Ayuso, Juan José. “Tinima”, 2. (Sobre el yate que trajo a
los expedicionarios que desembarcaron en Estero Hondo el 20
de junio de 1959). Sección Al Día, periódico El Nacional, Año
XLV, Nº 15,400, p. 17. Santo Domingo, 9 de abril de 2011.
Ayuso, Juan José. “El silencio de la tiranía trujillista”, 1.
Sección Al Día, periódico El Nacional, Año XLV, Nº 15,415,
p. 17. Santo Domingo, 26 de abril de 2011.
Ayuso, Juan José. “El silencio de la tiranía trujillista”, 2.
Sección Al Día, periódico El Nacional, Año XLV, Nº 15,417,
p. 17. Santo Domingo, 28 de abril de 2011.

222
Últimas publicaciones de historia dominicana, enero-junio de 2011

Ayuso, Juan José. “El silencio de la tiranía trujillista”, 3.


Sección Al Día, periódico El Nacional, Año XLV, Nº 15,419,
p. 17. Santo Domingo, 30 de abril de 2011.
Ayuso, Juan José. “La caída de la dictadura: 50 años
después”. Sección Al Día, periódico El Nacional, Año XLV, Nº
15,436, p. 17. Santo Domingo, 17 de mayo de 2011.
Ayuso, Juan José. “El final del tirano Trujillo”, 1. Sección
Al Día, periódico El Nacional, Año XLV, Nº 15,443, p. 17.
Santo Domingo, 24 de mayo de 2011.
Ayuso, Juan José. “El final del tirano Trujillo”, 2. Sección
Al Día, periódico El Nacional, Año XLV, Nº 15,445, p. 17.
Santo Domingo, 26 de mayo de 2011.
Ayuso, Juan José. “Doña Trina Moya”, 1. Sección Al Día,
periódico El Nacional, Año XLV, Nº 15,452, p. 17. Santo
Domingo, 2 de junio de 2011.
Ayuso, Juan José. “Balaguer contra Ramfis”, 1. Sección Al
Día, periódico El Nacional, Año XLV, Nº 15,457, p. 17. Santo
Domingo, 7 de junio de 2011.
Ayuso, Juan José. “Balaguer contra Ramfis”, 2. Sección Al
Día, periódico El Nacional, Año XLV, Nº 15,459, p. 17. Santo
Domingo, 9 de junio de 2011.
Ayuso, Juan José. “De Ovín y Bissié: héroes”, Sección Al
Día, periódico El Nacional, Año XLV, Nº 15,464, p. 17. Santo
Domingo, 14 de junio de 2011.
Ayuso, Juan José. “Lucha contra Trujillo: 1930-1961”
Sección Al Día, periódico El Nacional, Año XLV, Nº 15,468,
p. 17. Santo Domingo, 18 de junio de 2011.
Báez Guerrero, José. “Desagravio a Camateta” (Sobre
madre de Buenaventura Báez Méndez). Sección A, Opinión,

223
CLÍO 181

periódico Hoy, Año XXIX, Nº 8,006, p. 13-A. Santo Domingo,


22 de febrero de 2011.
Báez Guerrero, José. “Héroes olvidados del 30 de Mayo
de 1961”. Sección A, Opinión, periódico Hoy, Año XXIX, Nº
8,100, pp. 13-A/14-A. Santo Domingo, 27 de mayo de 2011.
Bálcacer, Juan Daniel. “No creo que haya unificación en la
Isla de Santo Domingo”. (Reseña de Carmen Matos). Sección
A, El País, periódico Hoy, Año XXIX, Nº 8,022, p. 8-A. Santo
Domingo, 10 de marzo de 2011.
Batista Lamaire, Olivier. “Pedro Francisco Bonó. El
gran olvidado por Balaguer”. Sección Semana, periódico El
Nacional, Año XLV, Nº 15,469, p. 33. Santo Domingo, 19 de
junio de 2011.
Batista, Sorange. “La venganza fue atroz”, 1. (Sobre el
asesinato de los ajusticiadores de Trujillo en Hacienda María).
Sección A, El País, periódico Hoy, Año XXIX, Nº 8,103, p.
11-A. Santo Domingo, 30 de mayo de 2011.
Batista, Sorange. “La venganza fue atroz. Asesinos
impunes”, 2. (Sobre el asesinato de los ajusticiadores de Trujillo
en Hacienda María). Sección A, El País, periódico Hoy, Año
XXIX, Nº 8,104, p. 11-A. Santo Domingo, 31 de mayo de
2011.
Beiro, Luis. “¿Dónde están y cuántos son los libros sobre
Trujillo?” Sección, La República, periódico Listín Diario, Año
CXXII, Nº 33,766, p. 9-A. Santo Domingo, 24 de mayo de 2011.
Blanco Díaz, Andrés. “Sobre el nombre de la Isla Española”.
Sección C, La Vida, periódico Listín Diario, Año CXXII,
Nº 33,640, p. 10-C. Santo Domingo, 15 de enero de 2011.

224
Últimas publicaciones de historia dominicana, enero-junio de 2011

Blanco Díaz, Andrés. “Exiliados contra la dictadura de


Lilís”. Sección C, Historia, periódico Listín Diario, Año
CXXII, Nº 33,647, p. 8-C. Santo Domingo, 22 de enero de 2011.
Blanco Díaz, Andrés. “Gascue se escribe con s”. Sección
C, La Vida, periódico Listín Diario, Año CXXII, Nº 33,791,
p. 6-C. Santo Domingo, 18 de junio de 2011.
Bosch, Patricio. “Rechaza artículo de Bernardo Vega sobre
el MPD y la CIA.”. Sección A, Reportaje, periódico Hoy, Año
XXIX, Nº 7,997, p. 13-A. Santo Domingo, 13 de febrero de 2011.
Brea García, Emilio José. “La muralla hay que preservarla”.
(Sobre la propuesta de derribar el muro que bordea la Torre
del Homenaje al lado del río Ozama). Sección Debate, Areíto,
Suplemento Cultural del periódico Hoy, Año XXIX, Nº 7,996,
p. 4. Santo Domingo, 12 de febrero de 2011.
Bretón, Félix Jacinto. “A los héroes y mártires del 14
de junio y 30 de mayo”. Sección A, Opinión, periódico La
Información, Año 95, p. 31,433, p. 9-A, Santiago de los
Caballeros, 11 de junio de 2011.
Cassá Bernaldo de Quirós, Roberto. “Es fundamental
estudiar el por qué los campesinos eran trujillistas”. Sección
Ecos, periódico Diario Libre, Año 10, Nº 3,041, p. 28. Santo
Domingo, 27 de mayo de 2011.
Cassá Bernaldo de Quirós, Roberto; Balcácer, Juan Daniel;
y Díaz Díaz, Eduardo. “Califican de mentira la versión de hija
del Tirano Trujillo”. Sección A, La República, periódico Listín
Diario, Año CXXII, Nº 33,769, p. 4-A. Santo Domingo, 27
de mayo de 2011.
Céspedes, Diógenes. “La isla: El fracaso permanente”.
Sección Crítica, Areíto, Suplemento Cultural del periódico

225
CLÍO 181

Hoy, Año XXIX, Nº 7,961, p. 5. Santo Domingo, 8 de enero


de 2011.
Céspedes, Diógenes. “La raza: El fracaso de las cinco
repúblicas”. Sección Crítica, Areíto, Suplemento Cultural del
periódico Hoy, Año XXIX, Nº 7,968, p. 3. Santo Domingo,
15 de enero de 2011.
Céspedes, Diógenes. “Haití-República Dominicana:
Blancofilia y negrofobía”. Sección Crítica, Areíto, Suplemento
Cultural del periódico Hoy, Año XXIX, Nº 7,975, p. 5. Santo
Domingo, 22 de enero de 2011.
Céspedes, Diógenes. “Origen edípico de nuestra oligarquía”.
Sección Crítica, Areíto, Suplemento Cultural del periódico Hoy,
Año XXIX, Nº 7,982, p. 5. Santo Domingo, 29 de enero de 2011.
Céspedes, Diógenes. “Variaciones sobre temas oligárquicos”.
Sección Crítica, Areíto, Suplemento Cultural del periódico Hoy,
Año XXIX, Nº 7,989, p. 5. Santo Domingo, 5 de febrero de 2011.
Céspedes, Diógenes. “La República: Nuevos temas
oligárquicos”. Sección Crítica, Areíto, Suplemento Cultural
del periódico Hoy, Año XXIX, Nº 8,003, p. 5. Santo Domingo,
19 de febrero de 2011.
Céspedes, Diógenes. “Nuevos temas oligárquicos”. Sección
Crítica, Areíto, Suplemento Cultural del periódico Hoy, Año
XXIX, Nº 8,010, p. 3. Santo Domingo, 26 de febrero de 2011.
Céspedes, D iógenes. “Un gran tema sobre el origen
oligárquico”. Sección Crítica, Areíto, Suplemento Cultural del
periódico Hoy, Año XXIX, Nº 8,024, p. 5. Santo Domingo, 12
de marzo de 2011.
Céspedes, Diógenes. “Una oligarquía depredadora”. Sección
Crítica, Areito, Suplemento Cultural del periódico Hoy, Año
XXIX, Nº 8,031, p. 5. Santo Domingo, 19 de marzo de 2011.

226
Últimas publicaciones de historia dominicana, enero-junio de 2011

Céspedes, Diógenes. “El frente oligárquico lo controla


todo”. Sección Crítica, Areíto, Suplemento Cultural del
periódico Hoy, Año XXIX, Nº 8,052, p. 3. Santo Domingo, 5
de abril de 2011.
Céspedes, Diógenes. “Patrimonialistas y clientelistas en
República Dominicana”. Sección Crítica, Areíto, Suplemento
Cultural del periódico Hoy, Año XXIX, Nº 8,080, p. 5. Santo
Domingo, 7 de mayo de 2011.
Céspedes, Diógenes. “El primer partido burgués en la
República Dominicana”. Sección Crítica, Areíto, Suplemento
Cultural del periódico Hoy, Año XXIX, Nº 8,094, p. 5. Santo
Domingo, 21 de mayo de 2011.
Céspedes, Diógenes. “RD: Fin del primer partido burgués”.
Sección Crítica, Areíto, Suplemento Cultural del periódico
Hoy, Año XXIX, Nº 8,108, p. 5. Santo Domingo, 4 de junio
de 2011.
Céspedes, Diógenes. “Destino de militantes del Partido
Nacionalista”. Sección Crítica, Areíto, Suplemento Cultural
del periódico Hoy, Año XXIX, Nº 8,115, p. 5. Santo Domingo,
11 de junio de 2011.
Chantada, Amparo. “Ciudadanía, memoria e identidad”.
(Sobre la propuesta de derribar el muro que rodea la Torre
del Homenaje al lado del río Ozama). Sección Debate, Areíto,
Suplemento Cultura del periódico Hoy, Año XXIX, Nº 8,059,
p. 3. Santo Domingo, 16 de abril de 2011.
Conde Sturla, Pedro. “El chivo de Vargas Llosa”. Sección
País, periódico El Caribe, Año 63, Nº 20,686, p. 16. Santo
Domingo, 25 de junio de 2011.
Contreras Marivel. “¿Derribamos el muro?” (Sobre
propuesta de derribar la muralla que bordea la Torre del

227
CLÍO 181

Homenaje al lado del río Ozama). Sección Debate, Areíto,


Suplemento Cultural del periódico Hoy, Año XXIX, Nº 7,989,
p. 3. Santo Domingo, 5 de febrero de 2011.
Córdova, Cuqui. “El deporte en la época de Trujillo”.
Sección B, El Deporte, periódico Listín Diario, Año CXXII,
Nº 33,780, p. 8-B. Santo Domingo, 7 de junio de 2011.
Corporán, Raysa. “Los Trujillos, una familia infuncional”.
Sección C, ¡Vivir!, periódico Hoy, Año XXIX, Nº 8,082, p. 1-C.
Santo Domingo, 9 de mayo de 2011.
Cruz, Yoany. “Trujillo era inflexible con el cumplimiento
del protocolo”. Sección D, Rostros, periódico Hoy, Año XXIX,
Nº 8,012, p. 6-D. Santo Domingo, 28 de febrero de 2011.
Cruz, Yoany. “Trujillo lucía agotado en las últimas fiestas”.
Sección D, Rostros, periódico Hoy, Año XXIX, Nº 8,103, p.
6-D. Santo Domingo, 30 de mayo de 2011.
De Castro, Aníbal. “Aquella tarde de final de mayo de
1961”. (Sobre la noticia del ajusticiamiento de Trujillo en el
pueblo de Pimentel). Sección A Decir de Cosas, periódico
Diario Libre, Año 10, Nº 3,042, pp. 13-14. Santo Domingo,
28 de mayo de 2011.
De la Rosa Carpio, Ramón B. “El quehacer de la Iglesia,
1511-2011”. Sección País, periódico El Caribe, Año 63, Nº
20,674, p. 17. Santo Domingo, 11 de junio de 2011.
De León, Viviano. “Libertades públicas con trastornos”.
(Entrevistas a Ramón Antonio Veras (Negro), José Antinoe
Fiallo, Ramón Pina Acevedo y Franklin J. Franco Pichardo).
Sección A, La República, periódico Listín Diario, Año CXXII,
Nº 33,771, p. 10-A. Santo Domingo, 30 de mayo de 2011.
Del Castillo Pichardo, José. “En el Laboratorio de Ciencias
de la UASD”. Sección Conversando con el Tiempo, periódico

228
Últimas publicaciones de historia dominicana, enero-junio de 2011

Diario Libre, Año 10, Nº 3,054, p. 16. Santo Domingo, 11 de


junio de 2011.
Del Monte Urraca, Manuel. “El muro gris versus esa maldita
pared”. (Sobre la propuesta de derribar la muralla que bordea
la Torre del Homenaje al lado del río Ozama). Sección Debate,
Areíto, Suplemento Cultural del periódico Hoy, Año XXIX, Nº
8,038, p. 3. Santo Domingo, 26 de marzo de 2011.
Del Monte Urraca, Manuel. “Una ciudad digna de mejor
suerte…”. (Sobre Santo Domingo). Sección Debate, Areíto,
Suplemento Cultural del periódico Hoy, Año XXIX, Nº 8,073,
p. 9. Santo Domingo, 30 de abril de 2011.
Del Monte Urraca, Manuel. “La ruina de los edificios
históricos”. Sección Debate, Areíto, Suplemento Cultural del
periódico Hoy, Año XXIX, Nº 8,094, p. 14. Santo Domingo,
14 de mayo de 2011.
Del Monte Urraca, Manuel. “Insensibilidad ante un gran
patrimonio”. Sección Debate, Areíto, Suplemento Cultural del
periódico Hoy, Año XXIX, Nº 8,101, p. 3. Santo Domingo,
28 de mayo de 2011.
Despradel Roque, Fidelio. “¡Es tiempo de rebeldía!”.
Sección A, Opinión, periódico Hoy, Año XXIX, Nº 8,103, p.
13-A. Santo Domingo, 30 de mayo de 2011.
Díaz, Juan Bolívar. “Salvador Jorge Blanco”. Sección A,
Opinión, periódico Hoy, Año XXIX, Nº 7,962, p. 9-A. Santo
Domingo, 9 de enero de 2011.
Díaz, Juan Bolívar. “Aún sobrevive la cultura trujillista”.
Sección A, Opinión, periódico Hoy, Año XXIX, Nº 8,102, p.
9-A. Santo Domingo, 30 de mayo de 2010.
Díaz Díaz, Eduardo. “El 30 de mayo y la construcción de
la democracia en la República Dominicana”. Sección Lecturas,

229
CLÍO 181

periódico Diario Libre, Año 10, Nº 3,048, pp. 13-14. Santo


Domingo, 4 de junio de 2011.
Domínguez, Jaime de Jesús. “La inexistente aristocracia
criolla”. Sección Aporte, Areíto, Suplemento Cultural del
periódico Hoy, Año XXIX, Nº 7,989, p. 10. Santo Domingo,
5 de febrero de 2011.
Domínguez, Jaime de Jesús. “Particularidades de la
Independencia Dominicana”. Sección B, El País, periódico
Hoy, Año XXIX, Nº 8,011, p. 10-B. Santo Domingo, 27 de
febrero de 2011.
Domínguez Fernández, Homero. “19 de mayo: Día del
soldado democrático”. (Homenaje al coronel constitucionalista
Rafael Tomás Fernández Domínguez). Sección A, El País,
periódico Hoy, Año XXIX, Nº 8,095, p. 13-A. Santo Domingo,
22 de mayo de 2011.
Escoto, Rafael A. “Desenteremonos del fantasma de
Trujillo”. Sección A, Opinión, periódico La Información, Año
95, Nº 31,428, p. 9-A. Santiago de los Caballeros, 6 de junio
de 2011.
Escoto Santana, Julio. “Como debe ser conocido el tirano
Trujillo”. Sección Opinión, periódico Diario Libre, Año 10,
Nº 3,054, p. 11. Santo Domingo, 11 de junio de 2011.
Espinal Hernández, Edwin. “La muralla ante el muro de la
ley”. (Sobre la propuesta de derribar la muralla que bordea la
Torre del Homenaje al lado del río Ozama). Sección Debate,
Areíto, Suplemento Cultural del periódico Hoy, Año XXIX,
Nº 8,003, p. 4. Santo Domingo, 19 de enero de 2011.
Espinal Hernández, Edwin. “Árabes en la República
Dominicana: ¿Qué tan antiguos son?”. Sección Cápsulas
Genealógicas, Areíto, Suplemento Cultural del periódico Hoy,

230
Últimas publicaciones de historia dominicana, enero-junio de 2011

Año XXIX, Nº 7,989, p. 3. Santo Domingo, 5 de febrero de


2011 (Instituto Dominicano de Genealogía).
Espinal Hernández, Edwin. “Ulises F. Espaillat, ¿el tronco
de la oligarquía?”. Sección Cápsulas Genealógicas, Areíto,
Suplemento Cultural del periódico Hoy, Año XXIX, Nº
7,996, p. 3. Santo Domingo, 12 de febrero de 2011 (Instituto
Dominicano de Genealogía).
Espinal Hernández, Edwin. “Interés genealógico de la
adopción”. Sección Cápsulas Genealógicas, Areíto, Suplemento
Cultural del periódico Hoy, Año XXIX, Nº 8,010 p. 4. Santo
Domingo, 26 de febrero de 2011 (Instituto Dominicano de
Genealogía).
Espinal Hernández, Edwin. “Trujillo en la vida social de
Santiago”. Sección Semana, periódico Diario Libre, Año XLV,
Nº 15,448, pp. 34-35. Santo Domingo, 30 de mayo de 2011.
Espinal Hernández, Edwin. “Bases de datos: precisiones
legales”, 1. Sección Cápsulas Genealógicas, Areíto, Suplemento
Cultural del periódico Hoy, Año XXIX, Nº 8,108 p. 4. Santo
Domingo, 4 de junio de 2011 (Instituto Dominicano de
Genealogía).
Espinal Hernández, Edwin. “Bases de datos: precisiones
legales”, 2. Sección Cápsulas Genealógicas, Areíto, Suplemento
Cultural del periódico Hoy, Año XXIX, Nº 8,115 p. 4. Santo
Domingo, 11 de junio de 2011 (Instituto Dominicano de
Genealogía).
Espinal Luna, Robert “Trujillo descontaba 10% a sueldos
de empleados públicos”. (Entrevista de Felix Parra). Sección
A, Ciudad, periódico La Información, Año 95, Nº 31,423, p.
3-A. Santiago de los Caballeros, 31 de mayo de 2011.

231
CLÍO 181

Espinosa Rosario, Manuel. “San Juan de la Maguana aportó


héroes en lucha contra Trujillo”. Sección Al Cierre, periódico
El Nacional, Año XLV, Nº 15,475, p. 32. Santo Domingo, 25
de junio de 2011.
Estrella Mueses, Luis (Luichi). “Denuncia compaña para
suavizar crímenes de Trujillo”. (Entrevista de Nelson Peralta).
Sección A, Ciudad, periódico La Información, Año 95, Nº
31,422, p. 4-A. Santiago de los Caballeros, 30 de mayo de 2011.
Fernández, César. “La patología tiránica de Rafael Leónidas
Trujillo”, 1. Sección A, Opinión, periódico La Información,
Año 95, Nº 31,425, p. 9-A. Santiago de los Caballeros, 2 de
junio de 2011.
Fernández, César. “La patología tiránica de Rafael Leónidas
Trujillo”, 2. Sección A, Opinión, periódico La Información,
Año 95, Nº 31,426, p. 9-A. Santiago de los Caballeros, 3 de
junio de 2011.
Filpo, Luciano. “Trujillo y la cultura política”. Sección A,
Opinión, periódico La Información, Año 95, Nº 31,425, p. 9-A.
Santiago de los Caballeros, 3 de junio de 2011.
Fisher, Steven M. “El Reino Unido y los últimos días de
Rafael Trujillo Molina”, 1. Sección A, La República, periódico
Listín Diario, Año CXXII, Nº 33,780, p. 9-A. Santo Domingo,
7 de junio de 2011.
Fisher, Steven M. “El Reino Unido y los últimos días de
Rafael Trujillo Molina”, 2. Sección A, La República, periódico
Listín Diario, Año CXXII, Nº 33,781, p. 11-A. Santo Domingo,
8 de junio de 2011.
Franco, Leopoldo. “A propósito de la muralla del 37”.
(Sobre la propuesta de derribar la muralla que rodea la Torre
del Homenaje al lado del río Ozama). Sección Debate, Areíto,

232
Últimas publicaciones de historia dominicana, enero-junio de 2011

Suplemento Cultural del periódico Hoy, Año XXIX, Nº 8,087,


p. 5. Santo Domingo, 14 de mayo de 2011.
Franco Pichardo, Franklin J. “Racismo, identidad,
migración y la República Dominicana”. Sección Debate, Areíto,
Suplemento Cultural del periódico Hoy, Año XXIX, Nº 7,996,
p. 10. Santo Domingo, 12 de febrero de 2011.
Franco Pichardo, Franklin J. “Crímenes de las Mirabal fue
detonante para el tiranicidio del 30 de mayo de 1961”. Sección
A, El País, periódico Hoy, Año XXIX, Nº 8,095, p. 12-A. Santo
Domingo, 22 de mayo de 2011.
Franco Pichardo, Franklin J. “Nos han vendido una imagen
maquillada del tirano Trujillo y su gobierno”. (Entrevista de
Mariela Mejía). Sección Ecos, periódico Diario Libre, Año 10,
Nº 3,040, p. 28. Santo Domingo, 26 de mayo de 2011.
Franco Pichardo, Franklin J. “Régimen de Trujillo no tuvo
una ideología, se basó en el despotismo”. (Reseña de Loyda
Peña). Sección A, El País, periódico Hoy, Año XXIX, Nº 8,104,
p. 10-A. Santo Domingo, 31 de mayo de 2011.
García Michel, Eduardo Antonio. “Motivación fundamental
de la Gesta del 30 de Mayo”. Sección Opinión, periódico Diario
Libre, Año 10, Nº 3,043, p. 18. Santo Domingo, 30 de mayo
de 2011.
García Michel, Eduardo Antonio. “Las ideas centrales del
tiranicidio”. Sección Opinión, periódico Diario Libre, Año 10,
Nº 3,062, p. 18. Santo Domingo, 21 de junio de 2011.
Gómez, Olga. “Familias capitaleñas. Los Saviñón y
los Lluberes”, 1. Sección Cápsulas Genealógicas, Areíto,
Suplemento Cultural del periódico Hoy, Año XXIX, Nº 7,975,
p. 4. Santo Domingo, 22 de enero de 2011 (Instituto Dominicano
de Genealogía).

233
CLÍO 181

Gómez, Olga. “Familias capitaleñas. Los Saviñón y


los Lluberes”, 2. Sección Cápsulas Genealógicas, Areíto,
Suplemento Cultural del periódico Hoy, Año XXIX, Nº 7,982,
p. 4. Santo Domingo, 29 de enero de 2011 (Instituto Dominicano
de Genealogía).
González, Alejandro J. “El fantasma de Trujillo”. Sección
A, Opinión, periódico La Información, Año 95, Nº 31,422, p.
9-A. Santiago de los Caballeros, 30 de mayo de 2011.
González Hernández, Julio Amable. “Salvador Jorge
Blanco: In Memoriam”. Sección Cápsulas Genealógicas,
Areíto, Suplemento Cultural del periódico Hoy, Año XXIX,
Nº 7,968, p. 4. Santo Domingo, 15 de enero de 2011 (Instituto
Dominicano de Genealogía).
González Hernández, Julio Amable. “Parentesco entre
primeras damas y presidentes”, 1. Sección Cápsulas
Genealógicas, Areíto, Suplemento Cultural del periódico Hoy,
Año XXIX, Nº 8,024, p. 4. Santo Domingo, 12 de marzo de
2011 (Instituto Dominicano de Genealogía).
González Hernández, Julio Amable. “Parentesco entre
primeras damas y presidentes”, 2. Sección Cápsulas
Genealógicas, Areíto, Suplemento Cultural del periódico Hoy,
Año XXIX, Nº 8,031, p. 4. Santo Domingo, 19 de marzo de
2011 (Instituto Dominicano de Genealogía).
González Hernández, Julio Amable. “Parentesco entre
primeras damas y presidentes”, 3. Sección Cápsulas
Genealógicas, Areíto, Suplemento Cultural del periódico Hoy,
Año XXIX, Nº 8,038, p. 4. Santo Domingo, 26 de marzo de
2011 (Instituto Dominicano de Genealogía).
González Hernández, Julio Amable. “Parentesco entre
primeras damas y presidentes”, 4. Sección Cápsulas
Genealógicas, Areíto, Suplemento Cultural del periódico Hoy,

234
Últimas publicaciones de historia dominicana, enero-junio de 2011

Año XXIX, Nº 8,045, p. 4. Santo Domingo, 2 de abril de 2011


(Instituto Dominicano de Genealogía).
González Hernández, Julio Amable. “Bases de datos
en Genealogía”, 1. Sección Cápsulas Genealógicas, Areíto,
Suplemento Cultural del periódico Hoy, Año XXIX, Nº
8,087, p. 4. Santo Domingo, 14 de mayo de 2011 (Instituto
Dominicano de Genealogía).
González Hernández, Julio Amable. “Bases de datos
en Genealogía”, 2. Sección Cápsulas Genealógicas, Areíto,
Suplemento Cultural del periódico Hoy, Año XXIX, Nº
8,094, p. 4. Santo Domingo, 21 de mayo de 2011 (Instituto
Dominicano de Genealogía).
González Hernández, Julio Amable. “Bases de datos
en Genealogía”, 3. Sección Cápsulas Genealógicas, Areíto,
Suplemento Cultural del periódico Hoy, Año XXIX, Nº
8,101, p. 4. Santo Domingo, 29 de mayo de 2011 (Instituto
Dominicano de Genealogía).
González Hernández, Julio Amable. “León Estévez y las
Mirabal”. Sección Cápsulas Genealógicas, Areíto, Suplemento
Cultural del periódico Hoy, Año XXIX, Nº 8,122, p. 4. Santo
Domingo, 18 de junio de 2011 (Instituto Dominicano de
Genealogía).
Grimaldi Silié, Eleanor. “Heroínas asumieron su circunstancia
histórica”. (Sobre las mujeres de la Independencia). Separata
Día de la Independencia, periódico Listín Diario, Año XXIX,
Nº 33,683, p. 4. Santo Domingo, 27 de febrero de 2011.
Grullón, Eda. “Tumbar o no la muralla de la Fortaleza”.
(Sobre la propuesta de derribar el muro que bordea la Torre
del Homenaje al lado del río Ozama). Sección Debate, Areíto,

235
CLÍO 181

Suplemento Cultural del periódico Hoy, Año XXIX, Nº 7,996,


p. 4. Santo Domingo, 12 de febrero de 2011.
Guerrero, Miguel. “Imbert burló cacería de un enjambre de
calieses”, Sección A, La República, periódico Listín Diario, Año
CXXII, Nº 33,773, p. 8-A. Santo Domingo, 31 de mayo de 2011.
Guerrero, Miguel. “Imbert recibió más visitas que Amiama
durante su reclusión”. Sección A, La República, periódico Listín
Diario, Año CXXII, Nº 33,774, p. 14-A. Santo Domingo, 1°
de junio de 2011.
Guerrero, Miguel. “Trujillo: La República Dominicana 50
años después de su muerte”, 1. Sección País, La República,
periódico El Caribe, Año 63, Nº 20,665, p. 14. Santo Domingo,
1° de junio de 2011.
Guerrero, Miguel. “Trujillo: La República Dominicana 50
años después de su muerte”, 2. Sección País, La República,
periódico El Caribe, Año 63, Nº 20,666, p. 14. Santo Domingo,
2 de junio de 2011.
Guerrero, Miguel. “Imbert narró cómo mataron a Trujillo”.
Sección País, periódico El Caribe, Año 63, Nº 20,685, p. 12.
Santo Domingo, 24 de junio de 2011.
Guerrero, Miguel. “Los dos vuelos del Cabrito. El atentado
trujillista contra el presidente venezolano Rómulo Betancourt”,
1. Sección A, La República, periódico Listín Diario, Año
CXXII, Nº 33,798, p. 7-A. Santo Domingo, 25 de junio de 2011.
Guerrero, Miguel. “Los dos vuelos del Cabrito. El plan
contra Betancourt”, 2. Sección A, La República, periódico
Listín Diario, Año CXXII, Nº 33,799, p. 5-A. Santo Domingo,
26 de junio de 2011.
Guerrero, Miguel. “Los dos vuelos del Cabrito. Trujillo
controló el complot contra Betancourt”, 3. Sección A, La

236
Últimas publicaciones de historia dominicana, enero-junio de 2011

República, periódico Listín Diario, Año CXXII, Nº 33,800,


p. 10-A. Santo Domingo, 27 de junio de 2011.
Guerrero, Miguel. “Los dos vuelos del Cabrito. Betancourt
sobrevivió a la explosión”, 4. Sección A, La República,
periódico Listín Diario, Año CXXII, Nº 33,801, p. 8-A. Santo
Domingo, 28 de junio de 2011.
Gutiérrez Félix, Euclides. “Chana Díaz. In memóriam”, 1.
Sección Opinión, periódico El Nacional, Año XLV, Nº 15,428,
p. 17. Santo Domingo, 9 de mayo de 2011.
Gutiérrez Félix, Euclides. “Chana Díaz. In memoriam”, 2.
Sección Opinión, periódico El Nacional, Año XLV, Nº 15,435,
p. 17. Santo Domingo, 16 de mayo de 2011.
Gutiérrez Félix, Euclides. “Chana Díaz. In memóriam”, 3.
Sección Opinión, periódico El Nacional, Año XLV, Nº 15,442,
p. 17. Santo Domingo, 23 de mayo de 2011.
Gutiérrez Félix, Euclides. “Chana Díaz. In memóriam”, 4.
Sección Opinión, periódico El Nacional, Año XLV, Nº 15,449,
p. 17. Santo Domingo, 30 de mayo de 2011.
Gutiérrez Félix, Euclides. “Chana Díaz. In memóriam”, 5.
Sección Opinión, periódico El Nacional, Año XLV, Nº 15,456,
p. 17. Santo Domingo, 6 de junio de 2011.
Gutiérrez Félix, Euclides. “Chana Díaz. In memóriam”, 6.
Sección Opinión, periódico El Nacional, Año XLV, Nº 15,463,
p. 13. Santo Domingo, 13 de junio de 2011.
Gutiérrez Félix, Euclides. “Justo homenaje”, 1. (Coronel
constitucionalista Rafael Fernández Domínguez). Sección
Opinión, periódico El Nacional, Año XLV, Nº 15,470, p. 17.
Santo Domingo, 20 de junio de 2011.
Gutiérrez Félix, Euclides. “Justo homenaje”, 2. (Coronel
constitucionalista Rafael Fernández Domínguez). Sección

237
CLÍO 181

Opinión, periódico El Nacional, Año XLV, Nº 15,444, p. 17.


Santo Domingo, 27 de junio de 2011.
Guzmán Cordero, Eduardo. “Muro como escultura en vez
de tumbarlo”. (Sobre la propuesta de derribar la muralla que
bordea la Torre del Homenaje al lado del río Ozama). Sección
Debate, Areito, Suplemento Cultural del periódico Hoy, Año
XXIX, Nº 8,010, p. 9. Santo Domingo, 26 de febrero de 2011.
Guzmán Medina, Ubaldo. “Fuerzas Armadas y Policía:
más grandes e ineficientes que cuando Trujillo”. Sección A,
El País, periódico Hoy, Año XXIX, Nº 8,110, p. 14-A. Santo
Domingo, 6 de junio de 2011.
Guzmán Then, Abel. “Partidos conservan el clientelismo
trujillista”. Sección A, La República, periódico Listín Diario, Año
CXXII, Nº 33,771, p. 7-A. Santo Domingo, 30 de mayo de 2011.
Herasme Peña, Emilio. “Trujillo: ¿murió a tiros o
arrollado?” Sección Reportaje, Areito, Suplemento Cultural del
periódico Hoy, Año XXIX, Nº 8,101, pp. 4-5. Santo Domingo,
29 de mayo de 2011.
Herasme Peña, Emilio. “¿Qué fue la llamada Era de
Trujillo?” Sección A, Opinión, periódico Listín Diario, Año
CXXII, Nº 33,771, p. 8-A. Santo Domingo, 30 de mayo de
2011.
Hermann Pérez, Hamlet. “Desclasificar el fusilamiento de
Caamaño”. Sección A, Opinión, periódico Hoy, Año XXIX, Nº
7,998, p. 12-A. Santo Domingo, 14 de febrero de 2011.
Imbert Brugal, Carmen. “Sina Cabral o la dignidad”
Sección A, Opinión, periódico Hoy, Año XXIX, Nº 8,100, p.
13-A. Santo Domingo, 27 de mayo de 2011.
Jaquez, Mario. “El restaurador José María Checo”. Sección
Cápsulas Genealógicas, Areíto, Suplemento Cultura del

238
Últimas publicaciones de historia dominicana, enero-junio de 2011

periódico Hoy, Año XXIX, Nº 8,129, p. 4. Santo Domingo, 25


de junio de 2011 (Instituto Dominicano de Genealogía).
Jiménez, Llennis. “Las dos caras de la Justicia en la tiranía
de Trujillo”, 1. Sección A, El País, periódico Hoy, Año XXIX,
Nº 8,123, p. 14-A. Santo Domingo, 19 de junio de 2011.
Jiménez, Llennis. “Las dos caras de la Justicia en la tiranía
de Trujillo. Tribunales de la Era”, 2. Sección A, El País,
periódico Hoy, Año XXIX, Nº 8,124, p. 14-A. Santo Domingo,
20 de junio de 2011.
Jiménez, Llennis. “Las dos caras de la Justicia en la tiranía
de Trujillo. El Palacio de Justicia de Ciudad Nueva”, 3. Sección
A, El País, periódico Hoy, Año XXIX, Nº 8,125, p. 6-A. Santo
Domingo, 21 de junio de 2011.
Johson Benoit, Daniel. “Trujillo duplicó las provincias del
país al afianzar dictadura”. Sección A, La República, periódico
Listín Diario, Año XXIX, Nº 33,770, p. 7-A. Santo Domingo,
29 de mayo de 2011.
Lantigua, José Rafael. “Oír otras voces antes de tumbar
el muro”. (Respuesta a Bernardo Vega Boyrie que sugirió
derribar la muralla que bordea la Torre del Homenaje al lado
del río Ozama). Sección Debate, Areíto, Suplemento Cultural
del periódico Hoy, Año XXIX, Nº 7,982, p. 3. Santo Domingo,
29 de enero de 2011.
Latour, George. “El valor de un monumento, ¿es histórico o
artístico”. (Sobre la propuesta de derribar la muralla que bordea
la Torre del Homenaje al lado del río Ozama). Sección Debate,
Areíto, Suplemento Cultura del periódico Hoy, Año XXIX, Nº
8,003, p. 4. Santo Domingo, 19 de enero de 2011.

239
CLÍO 181

Liriano, Jhonatan. “Mujeres de la Patria”. Separata Día


de la Independencia, periódico Listín Diario, Año CXXII, Nº
33,683, pp. 1-3. Santo Domingo, 27 de febrero de 2011.
López, Lincoln. “30 de mayo de 1961”, 1. Sección A,
Opinión, periódico La Información, Año 95, Nº 31,425, p. 9-A.
Santiago de los Caballeros, 3 de junio de 2011.
López, Lincoln. “30 de mayo de 1961”, 2. Sección A,
Opinión, periódico La Información, Año 95, Nº 31,431, p. 9-A.
Santiago de los Caballeros, 9 de junio de 2011.
Luciano, Lily. “Trujillo, autoritario hasta con sus médicos”.
Sección C, ¡Vivir!, periódico Hoy, Año XXIX, Nº 8,103, p.
1-C. Santo Domingo, 30 de mayo de 2011.
Malone, J. C. “Trujillo, verdad y reconciliación”. Sección
A, Opinión, periódico Listín Diario, Año CXXII, Nº 33,772,
p. 13-A, Santo Domingo, 30 de mayo de 2011.
Malone, J. C. “Trujillo: Nuestro chivo expiatorio”. Sección
A, Opinión, periódico Listín Diario, Año CXXII, Nº 33,379,
p. 14-A, Santo Domingo, 6 de mayo de 2011.
Martínez, Rafael. “Tiranía trujillista dejó sus huellas en el
deporte”. Sección Deportes, periódico El Nacional, Año XLV,
Nº 15,449, p. 39. Santo Domingo, 30 de mayo de 2011.
Martínez Burgos, José R. “Juan Isidro Pérez, figura
inmortal”. Sección A, Opinión, periódico Hoy, Año XXIX, Nº
8,072, p. 13-A. Santo Domingo, 29 de abril de 2011.
Martínez Burgos, José R. “Juan Isidro Pérez, una vida
trágica”. Sección A, Opinión, periódico Hoy, Año XXIX, Nº
8,086, p. 13-A. Santo Domingo, 13 de mayo de 2011.
Martínez Pozo, Julio. “¿Quién mató al Jefe?”. Sección
Opinión, periódico Diario Libre, Año XLV, Nº 15,448, p. 18.
Santo Domingo, 30 de abril de 2011.

240
Últimas publicaciones de historia dominicana, enero-junio de 2011

Mateo, Héctor. “Trujillo recetaba a sus obreros agrícolas”.


Sección Semana, periódico El Nacional, Año XLV, Nº 15,345,
p. 33. Santo Domingo, 13 de febrero de 2011.
Mateo, Andrés L. “Trujillo, la intelligentsia y el poder”.
Sección A, Opinión, periódico Hoy, Año XXLX, Nº 8,113, p.
15-A. Santo Domingo, 9 de junio de 2011.
Mateo Pérez, Anulfo. “El asalto a la casa curial de San Juan
de la Maguana”. (Episodio de la campaña de Trujillo contra la
Iglesia Católica). Sección Semana, periódico El Nacional, Año
XLV, Nº 15,462, p. 33. Santo Domingo, 12 de junio de 2011.
Medina, Oscar. “50 años: Momentos para reflexionar”.
Sección A, Opinión, periódico Listín Diario, Año CXXII, Nº
33,772, p. 10-A. Santo Domingo, 30 de mayo de 2011.
Mejía, Mariela. “Hijos héroes ajusticiaron a Trujillo
confiesan que tienen pesadillas”. Sección Ecos, periódico
Diario Libre, Año 10, Nº 3,043, pp. 26-27. Santo Domingo,
30 de mayo de 2011.
Mejía-Ricart, Tirso. “La periodización de la Historia
Dominicana”, Sección A, Opinión, periódico Hoy, Año XXIX,
Nº 7,990, p. 9-A. Santo Domingo, 6 de febrero de 2011.
Mejía-Ricart, Tirso. “La Guerra de Abril. Orígenes y
consecuencias”. Sección Aporte, Areíto, Suplemento Cultural
del periódico Hoy, Año XXIX, Nº 8,073, pp. 4-5. Santo
Domingo, 30 de abril de 2011.
Mena, Miguel D. “¿Santo Domingo, su último siglo dónde
es?”. Sección Cielo Naranja, Areíto, Suplemento Cultural del
periódico Hoy, Año XXIX, Nº 8,073, p. 10. Santo Domingo,
30 de abril de 2011.
Mena, Miguel D. “Casa del Tostado: La verdad de las
piedras”. Sección Cielo Naranja, Areíto, Suplemento Cultural

241
CLÍO 181

del periódico Hoy, Año XXIX, Nº 8,129, p. 9. Santo Domingo,


25 de junio de 2011.
Méndez Jiminián, Jesús María. “Hostos en Emilio
Rodríguez Demorizi”, 1. Sección A, Opinión, periódico La
Información, Año 95, Nº 31,302, p. 9-A, Santiago de los
Caballeros, 5 de enero de 2011.
Méndez Jiminián, Jesús María. “Hostos en Emilio
Rodríguez Demorizi”, 2. Sección A, Opinión, periódico La
Información, Año 95, Nº 31,308, p. 9-A, Santiago de los
Caballeros, 12 de enero de 2011.
Méndez Jiminián, Jesús María. “Hostos en Emilio
Rodríguez Demorizi”, 3. Sección A, Opinión, periódico La
Información, Año 95, Nº 31,314, p. 9-A, Santiago de los
Caballeros, 19 de enero de 2011.
Méndez Jiminián, Jesús María. “¡Duarte: Hoy siempre!”,
Sección A, Opinión, periódico La Información, Año 95, Nº
31,320, p. 9-A, Santiago de los Caballeros, 26 de enero de
2011.
Méndez Jiminián, Jesús María. “Carta abierta a Juan Pablo
Duarte”. Sección A, Opinión, periódico La Información, Año
95, Nº 31,326, p. 9-A, Santiago de los Caballeros, 2 de febrero
de 2011.
Méndez Jiminián, Jesús María. “Abraham Lincoln”.
Sección A, Opinión, periódico La Información, Año 95, Nº
31,333, p. 9-A, Santiago de los Caballeros, 11 de febrero de
2011.
Méndez Jiminián, Jesús María. “Mella y el Movimiento de
La Reforma”, 1. Sección A, Opinión, periódico La Información,
Año 95, Nº 31,336, p. 9-A, Santiago de los Caballeros, 16 de
febrero de 2011.

242
Últimas publicaciones de historia dominicana, enero-junio de 2011

Méndez Jiminián, Jesús María. “Mella y el Movimiento de


La Reforma”, 2. Sección A, Opinión, periódico La Información,
Año 95, Nº 31,342, p. 9-A, Santiago de los Caballeros, 23 de
febrero de 2011.
Méndez Jiminián, Jesús María. “Mella y el Movimiento de
La Reforma”, 3. Sección A, Opinión, periódico La Información,
Año 95, Nº 31,348, p. 9-A, Santiago de los Caballeros, 2 de
marzo de 2011.
Méndez Jiminián, Jesús María. “Hemingway y Bosch. Una
amistad literaria y revolucionaria”, 1. Sección A, Opinión,
periódico La Información, Año 95, Nº 31,353, p. 9-A, Santiago
de los Caballeros, 9 de marzo de 2011.
Méndez Jiminián, Jesús María. “Hemingway y Bosch. Una
amistad literaria y revolucionaria”, 2. Sección A, Opinión,
periódico La Información, Año 95, Nº 31,360, p. 9-A, Santiago
de los Caballeros, 16 de marzo de 2011.
Méndez Jiminián, Jesús María. “Hemingway y Bosch. Una
amistad literaria y revolucionaria”, 3. Sección A, Opinión,
periódico La Información, Año 95, Nº 31,366, p. 9-A, Santiago
de los Caballeros, 23 de marzo de 2011.
Méndez Jiminián, Jesús María. “Hemingway y Bosch. Una
amistad literaria y revolucionaria”, 4. Sección A, Opinión,
periódico La Información, Año 95, Nº 31,372, p. 9-A, Santiago
de los Caballeros, 30 de marzo de 2011.
Méndez Jiminián, Jesús María. “El encuentro Kennedy-
Bosch en la Casa Blanca”, 1. Sección A, Opinión, periódico
La Información, Año 95, Nº 31,378, p. 9-A, Santiago de los
Caballeros, 6 de abril de 2011.
Méndez Jiminián, Jesús María. “El encuentro Kennedy-
Bosch en la Casa Blanca”, 2. Sección A, Opinión, periódico

243
CLÍO 181

La Información, Año 95, Nº 31,384, p. 9-A, Santiago de los


Caballeros, 13 de abril de 2011.
Méndez Jiminián, Jesús María. “El encuentro Kennedy-
Bosch en la Casa Blanca”, 3. Sección A, Opinión, periódico
La Información, Año 95, Nº 31,390, p. 9-A, Santiago de los
Caballeros, 20 de abril de 2011.
Méndez Jiminián, Jesús María. “El encuentro Kennedy-
Bosch en la Casa Blanca”, 4. Sección A, Opinión, periódico
La Información, Año 95, Nº 31,394, p. 9-A, Santiago de los
Caballeros, 27 de abril de 2011.
Méndez Jiminián, Jesús María. “El encuentro Kennedy-
Bosch en la Casa Blanca”, 5. Sección A, Opinión, periódico
La Información, Año 95, Nº 31,400, p. 9-A, Santiago de los
Caballeros, 4 de mayo de 2011.
Méndez Jiminián, Jesús María. “Las propiedades de
Trujillo heredadas por el Estado Dominicano”, 1. Sección A,
Opinión, periódico La Información, Año 95, Nº 31,405, p. 9-A,
Santiago de los Caballeros, 11 de mayo de 2011.
Méndez Jiminián, Jesús María. “Las propiedades de
Trujillo heredadas por el Estado Dominicano”, 2. Sección A,
Opinión, periódico La Información, Año 95, Nº 31,412, p. 9-A.
Santiago de los Caballeros, 18 de mayo de 2011.
Méndez Jiminián, Jesús María. “Las propiedades de
Trujillo heredadas por el Estado Dominicano”, 3. Sección A,
Opinión, periódico La Información, Año 95, Nº 31,419, p. 9-A.
Santiago de los Caballeros, 25 de mayo de 2011.
Méndez Jiminián, Jesús María. “Las propiedades de
Trujillo heredadas por el Estado Dominicano”, 4. Sección A,
Opinión, periódico La Información, Año 95, Nº 31,424, p. 9-A.
Santiago de los Caballeros, 1ro. de junio de 2011.

244
Últimas publicaciones de historia dominicana, enero-junio de 2011

Méndez Jiminián, Jesús María. “Las propiedades de


Trujillo heredadas por el Estado Dominicano”, 5. Sección A,
Opinión, periódico La Información, Año 95, Nº 31,430, p. 9-A.
Santiago de los Caballeros, 8 de junio de 2011.
Méndez Jiminián, Jesús María. “En la casa natal de Ernest
Hemingway”. Sección A, Opinión, periódico La Información,
Año 95, Nº 31,436, p. 9-A. Santiago de los Caballeros, 15 de
junio de 2011.
Méndez Jiminián, Jesús María. “En la casa de Abraham
Lincoln”. Sección A, Opinión, periódico La Información, Año
95, Nº 31,442, p. 9-A. Santiago de los Caballeros, 22 de junio
de 2011.
Méndez Jiminián, Jesús María. “Abraham Lincoln en
Martí”. Sección A, Opinión, periódico La Información, Año
95, Nº 31,448, p. 9-A. Santiago de los Caballeros, 29 de junio
de 2011.
Minaya, Héctor. “Dicen E.U. sugirió aplazar muerte de
Rafael L. Trujillo”. Sección Actualidad, periódico El Nacional,
Año XLV, Nº 15,449, p. 8. Santo Domingo, 30 de mayo de
2011.
Minaya, Ligia. “Patriotismo olvidado”. (Sobre obras de
María Filomena González de la lucha contra el invasor yanqui
del 1916). Sección Saudades, periódico Diario Libre, Año 10,
Nº 2,966, p. 16. Santo Domingo, 26 de febrero de 2011.
Minaya, Ligia. “Recordando a Tunti Cáceres Michel”.
Sección Saudades, periódico Diario Libre, Año 10, Nº 3,065,
p. 14. Santo Domingo, 25 de junio de 2011.
Moya Pons, Frank. “Santo Domingo en el tiempo”. Sección
Historia y Memoria, periódico Diario Libre, Año 10, Nº 2,926,
p. 15. Santo Domingo, 8 de enero de 2011.

245
CLÍO 181

Moya Pons, Frank. “Raza y Nación”. Sección Historia y


Memoria, periódico Diario Libre, Año 10, Nº 2,931, pp. 13-14.
Santo Domingo, 15 de enero de 2011.
Moya Pons, Frank. “La Constitución de Cádiz en Santo
Domingo”. Sección Historia y Memoria, periódico Diario Libre,
Año 10, Nº 2,936, p. 15. Santo Domingo, 22 de enero de 2011.
Moya Pons, Frank. “La historia escondida”. Sección
Historia y Memoria, periódico Diario Libre, Año 10, Nº 2,948,
p. 15. Santo Domingo, 5 de febrero de 2011.
Moya Pons, Frank. “Los que cruzaron el Atlántico”.
Sección Historia y Memoria, periódico Diario Libre, Año 10,
Nº 2,954, p. 17. Santo Domingo, 12 de febrero de 2011.
Moya Pons, Frank. “Una historia nacional en una página”.
Sección Historia y Memoria, periódico Diario Libre, Año 10,
Nº 2,960, p. 13. Santo Domingo, 19 de febrero de 2011.
Moya Pons, Frank. “Muchos Caribes”. Sección Historia y
Memoria, periódico Diario Libre, Año 10, Nº 2,966, pp. 15-16.
Santo Domingo, 26 de febrero de 2011.
Moya Pons, Frank. “Factores de cambio”. Sección Historia
y Memoria, periódico Diario Libre, Año 10, Nº 2,978, pp. 13-
14. Santo Domingo, 12 de marzo de 2011.
Moya Pons, Frank. “Una nueva Historia Dominicana”.
Sección Historia y Memoria, periódico Diario Libre, Año 10,
Nº 2,984, p. 15. Santo Domingo, 19 de marzo de 2011.
Moya Pons, Frank. “Memorias de una curiosa”. (Sobre
el libro del mismo nombre de Antonia Vásquez Gautier de
Freites). Sección Historia y Memoria, periódico Diario Libre,
Año 10, Nº 3,002, pp. 13-14. Santo Domingo, 9 de abril de 2011.

246
Últimas publicaciones de historia dominicana, enero-junio de 2011

Moya Pons, Frank. “Un testamento de 1825”. Sección


Historia y Memoria, periódico Diario Libre, Año 10, Nº 3,008,
p. 13. Santo Domingo, 16 de abril de 2011.
Moya Pons, Frank. “Dualismos y contrastes”. Sección
Historia y Memoria, periódico Diario Libre, Año 10, Nº 3,018,
p. 15. Santo Domingo, 30 de abril de 2011.
Moya Pons, Frank. “La Vega vieja”. Sección Historia y
Memoria, periódico Diario Libre, Año 10, Nº 3,024, p. 15.
Santo Domingo, 7 de mayo de 2011.
Moya Pons, Frank. “La cuestión haitiana”. Sección Historia
y Memoria, periódico Diario Libre, Año 10, Nº 3,030, p. 15.
Santo Domingo, 14 de mayo de 2011.
Moya Pons, Frank. “Los mapas de la isla”. Sección Historia
y Memoria, periódico Diario Libre, Año 10, Nº 3,036, pp. 13-
14. Santo Domingo, 21 de mayo de 2011.
Núñez, Milcíades. “Las Hermanas Villa”, 1. Sección
Cápsulas Genealógicas, Areíto, Suplemento Cultural del
periódico Hoy, Año XXIX, Nº 8,052, p. 4. Santo Domingo, 9
de abril de 2011 (Instituto Dominicano de Genealogía).
Núñez, Milcíades. “Las Hermanas Villa”, 2. Sección
Cápsulas Genealógicas, Areíto, Suplemento Cultural del
periódico Hoy, Año XXIX, Nº 8,059, p. 4. Santo Domingo, 16
de abril de 2011 (Instituto Dominicano de Genealogía).
Núñez, Milcíades. “Las Hermanas Villa”, 3. Sección
Cápsulas Genealógicas, Areíto, Suplemento Cultural del
periódico Hoy, Año XXIX, Nº 8,073, p. 4. Santo Domingo, 30
de abril de 2011 (Instituto Dominicano de Genealogía).
Núñez Fernández, José Antonio. “Juana Saltitopa (Juana
Trinidad). ¡La coronela!” Sección A, Opinión, periódico Hoy,

247
CLÍO 181

Año XXIX, Nº 7,960, p. 13-A. Santo Domingo, 7 de enero


de 2011.
Núñez Fernández, José Antonio. “Julio Raúl Durán: ¡Titán
de la rebelión!” Sección A, Opinión, periódico Hoy, Año XXIX,
Nº 8,079, p. 13-A. Santo Domingo, 6 de mayo de 2011.
Ortega Chestaro, Amaury. “En Constanza nació la
esperanza”. Sección Semana, periódico El Nacional, Año XLV,
Nº 15,469, p. 36. Santo Domingo, 19 de junio de 2011.
Ortega Vergés, Carlos M. “Pioneros de la Aviación Militar
Dominicana”. Sección Historia, Areíto, Suplemento Cultural
del periódico Hoy, Año XXIX, Nº 8,045, p. 2. Santo Domingo,
2 de abril de 2011
Pacheco, Juan Rafael (Johnny). “La noche del 30 de mayo”.
Sección A, Ciudad, periódico La Información, Año 95, Nº
31,423, p. 5-A. Santiago de los Caballeros, 31 de mayo de 2011.
Pantaleón, Doris. “Trujillo construyó emblemáticos
hospitales”. Sección A, La República, periódico Listín Diario, Año
CXXII, Nº 33,773, p. 9-A, Santo Domingo, 31 de mayo de 2011.
Peña, Ángela. “Reacción a las sanciones. Crónicas
periodísticas del último año de la Era de Trujillo”. Sección
Reportaje, Areíto, Suplemento Cultural del periódico Hoy, Año
XXIX, Nº 7,968, pp. 6-7. Santo Domingo, 15 de enero de 2011.
Peña, Ángela. “José María Moreno Martínez (Pilía)”.
Sección A, Calles y Avenidas de Santo Domingo, periódico
Hoy, Año XXIX, Nº 7,969, p. 12-A. Santo Domingo, 16 de
enero de 2011.
Peña, Ángela. “Trujillo y la Iglesia después de la Pastoral”.
Sección Reportaje, Areíto, Suplemento Cultural del periódico
Hoy, Año XXIX, Nº 7,975, pp. 6-7. Santo Domingo, 22 de
enero de 2011.

248
Últimas publicaciones de historia dominicana, enero-junio de 2011

Peña, Ángela. “Américo Lugo, ejemplo perenne”. Sección


A, Calles y Avenidas de Santo Domingo, periódico Hoy, Año
XXIX, Nº 7,976, p. 12-A. Santo Domingo, 23 de enero de 2011.
Peña, Ángela. “Iglesia no agradeció a su benefactor”.
Sección Reportaje, Areíto, Suplemento Cultural del periódico
Hoy, Año XXIX, Nº 7,982, pp. 6-7. Santo Domingo, 29 de
enero de 2011.
Peña, Ángela. “Trujillo ‘presidente’ de todos los bancos”.
Sección Reportaje, Areíto, Suplemento Cultural del periódico
Hoy, Año XXIX, Nº 7,989, pp. 6-7. Santo Domingo, 5 de
febrero de 2011.
Peña, Ángela. “Trujillo denominado Primer Periodista”.
Sección Reportaje, Areíto, Suplemento Cultural del periódico
Hoy, Año XXIX, Nº 7,996, pp. 6-7. Santo Domingo, 12 de
febrero de 2011.
Peña, Ángela. “Jefe sorprende con cura para el colesterol”.
Sección Reportaje, Areíto, Suplemento Cultural del periódico
Hoy, Año XXIX, Nº 8,010, pp. 6-7. Santo Domingo, 26 de
febrero de 2011.
Peña, Ángela. “Balaguer: Trujillo es el décimo trinitario”.
Sección Reportaje, Areíto, suplemento Cultural del periódico
Hoy, Año XXIX, Nº 8,024, pp. 6-7. Santo Domingo, 12 de
marzo de 2011.
Peña, Ángela. “Monseñor Panal arrodilla a Trujillo”.
Sección Reportaje, Areíto, Suplemento Cultural del periódico
Hoy, Año XXIX, Nº 8,031, pp. 6-7. Santo Domingo, 19 de
marzo de 2011.
Peña, Ángela. “Primer maestro y defensor de la Patria”.
(Sobre Trujillo). Sección Reportaje, Areíto, Suplemento

249
CLÍO 181

Cultural del periódico Hoy, Año XXIX, Nº 8,038, pp. 6-7.


Santo Domingo, 26 de marzo de 2011.
Peña, Ángela. “Explosiones en la Semana Santa de 1961”.
Sección Reportaje, Areíto, Suplemento Cultural del periódico Hoy,
Año XXIX, Nº 8,052, pp. 6-7. Santo Domingo, 9 de abril de 2011.
Peña, Ángela. “Obispo Reilly: el calumniado”. Sección
Reportaje, Areíto, Suplemento Cultural del periódico Hoy, Año
XXIX, Nº 8,059, pp. 6-7. Santo Domingo, 16 de abril de 2011.
Peña, Ángela. “Los presos cubanos en oferta de canje”
(Sobre propuesta de Trujillo de cambiar a Delio Gómez Ochoa
y Pablito Mirabal, sobrevivientes del Frente de Constanza de la
Expedición del 14 de junio de 1959, por cubanos apresados en
la fracasada Invasión de Playa Girón, abril de 1961). Sección
Reportaje, Areíto, Suplemento Cultural del periódico Hoy, Año
XXIX, Nº 8,073, pp. 6-7. Santo Domingo, 30 de abril de 2011.
Peña, Ángela. “Ingreso de sangre joven al Congreso”.
(Sobre designación por Trujillo de 4 jóvenes a las Cámaras
Legistativas). Sección Reportaje, Areíto, Suplemento Cultural
del periódico Hoy, Año XXIX, Nº 8,080, pp. 6-7. Santo
Domingo, 7 de mayo de 2011.
Peña, Ángela. “Fiestas con falsedad”. (Sobre actividades
trujillistas en la semana del 15 al 21 de agosto de 1961).
Sección Reportaje, Areíto, Suplemento Cultural del periódico
Hoy, Año XXIX, Nº 8,094, pp. 6-7. Santo Domingo, 21 de
mayo de 2011.
Peña, Ángela. “El fin de la Era de Trujillo y loas a ‛excelsa’
matronas”. Sección Reportaje, Areíto, Suplemento Cultural del
periódico Hoy, Año XXIX, Nº 8,101, pp. 6-7. Santo Domingo,
29 de mayo de 2011.

250
Últimas publicaciones de historia dominicana, enero-junio de 2011

Peña, Ángela. “Muerto el chivo… no se acabó la rabia”.


Sección Reportaje, Areíto, Suplemento Cultural del periódico
Hoy, Año XXIX, Nº 8,108, pp. 6-7. Santo Domingo, 4 de
junio de 2011.
Peña, Ángela. “Tiranicidas: Sangre, deshonras y muertes”.
Sección Reportaje, Areíto, Suplemento Cultural del periódico
Hoy, Año XXIX, Nº 8,115, pp. 6-7. Santo Domingo, 11 de
junio de 2011.
Peña, Ángela. “Desdicha llega a los Román Fernández”.
Sección Reportaje, Areíto, Suplemento Cultural del periódico
Hoy, Año XXIX, Nº 8,122, pp. 6-7. Santo Domingo, 18 de
junio de 2011.
Peña, Ángela. “Inicia el populismo de Joaquín Balaguer”.
Sección Reportaje, Areíto, Suplemento Cultural del periódico
Hoy, Año XXIX, Nº 8,129, p. 6. Santo Domingo, 25 de junio
de 2011.
Peña, Loyda. “Rasgos trujillistas. A 50 años ‛Era’, su influjo
permea el sistema electoral”. Sección A, El País, periódico
Hoy, Año XXIX, Nº 8,113, p. 14-A. Santo Domingo, 13 de
junio de 2011.
Peña, Loyda. “Dos caras de Balaguer”. Sección A, El País,
periódico Hoy, Año XXIX, Nº 8,135, p. 14-A. Santo Domingo,
30 de junio de 2011.
Peralta, Nelson. “Dominicanos celebran hoy 50 años
caída de dictadura de Trujillo”. Sección A, Ciudad, periódico
La Información, Año 95, Nº 31,422, p. 4-A. Santiago de los
Caballeros, 30 de mayo de 2011.
Pérez Casanova, Luis. “Cultura trujillista”. Sección
Opinión, periódico El Nacional, Año XLV, Nº 15,449, p. 17.
Santo Domingo, 30 de mayo de 2011.

251
CLÍO 181

Pérez Casanova, Luis. “Verdad de Trujillo”. Sección


Opinión, periódico El Nacional, Año XLV, Nº 15,456, p. 17.
Santo Domingo, 6 de junio de 2011.
Pérez Gómez, Elías Antonio. “Los socialcristianos y la
Revolución de Abril de 1965”. Sección A, Opinión, periódico
Hoy, Año XXIX, Nº 8,073, p. 11-A. Santo Domingo, 30 de
abril 2011.
Pérez, Guillermo. “Trujillo erigió tiranía bajo ley, batuta
y orden”. Sección La República, periódico Listín Diario, Año
CXXII, Nº 33,772, p. 10-A. Santo Domingo, 30 de mayo de 2011.
Pérez Memén, Fernando Antonio. “Conmemoración
del 167º aniversario de nuestra emancipación política”.
(Conferencia pronunciada en México, D. F., el 27 de febrero de
2011). Sección C, Mirador, periódico La Información, Año 95,
Nº 31,379, p. 6-C. Santiago de los Caballeros, 7 de abril de 2011.
Pina, Tony. “Asesinatos en serie tras la muerte de Galíndez”.
Sección País, periódico El Caribe, Año 63, Nº 20,662, p. 21.
Santo Domingo, 28 de mayo de 2011.
Pina, Tony. “Trujillo, el fin de un régimen de barbarie”.
Sección País, periódico El Caribe, Año 63, Nº 20,663, pp.
12-13. Santo Domingo, 30 de mayo de 2011.
Pina, Tony. “Radhamés Trujillo murió ahorcado por el
Cartel de Cali”. Sección País, periódico El Caribe, Año 63, Nº
20,666, p. 15, Santo Domingo, 2 de junio de 2011.
Quiroz, Fernando. “Tiranía tildó de vándalos a héroes del
14 de Junio”. Sección A, La República, periódico Hoy, Año
XXIX, Nº 8,118, p. 16-A. Santo Domingo, 14 de junio de 2011.
Quiroz, Fernando. “¡Cuidado, comunistas, que con Trujillo
no hay negocio bueno!” (Advertencia de Juan Bosch al
Trujillo permitir el Partido Socialista Popular). Sección A, La

252
Últimas publicaciones de historia dominicana, enero-junio de 2011

República, periódico Listín Diario, Año CXXII, Nº 33,804, p.


8-A. Santo Domingo, 30 de junio de 2011.
Raful, Tony. “Manolo, Minerva…”. Sección A, Opinión,
periódico Listín Diario, Año CXXII, Nº 33,643, p. 10-A. Santo
Domingo, 18 de enero de 2011.
Raful, Tony. “Abril, nacen alas delante de tus ojos”. (Sobre
la Revolución Constitucionalista de 1965). Sección A, Opinión,
periódico Listín Diario, Año CXXII, Nº 33,738, p. 12-A. Santo
Domingo, 26 de abril de 2011.
Raful, Tony. “Kennedy, Trujillo y los héroes”. Sección A,
Opinión, periódico Listín Diario, Año CXXII, Nº 33,773, p.
10-A. Santo Domingo, 31 de mayo de 2011.
Raful, Tony. “Amado García Guerrero, según Bosch…”.
Sección A, Opinión, periódico Listín Diario, Año CXXII, Nº
33,780, p. 10-A. Santo Domingo, 7 de junio de 2011.
Raful, Tony. “Una petición a la Fundación 30 de Mayo”.
Sección A, Opinión, periódico Listín Diario, Año CXXII, Nº
33,787, p. 10-A. Santo Domingo, 14 de junio de 2011.
Raful, Tony. “¿Dónde está el Manifiesto, quién lo tiene?”
(Del grupo que ajustició Trujillo). Sección A, Opinión,
periódico Listín Diario, Año CXXII, Nº 33,794, p. 8-A. Santo
Domingo, 21 de junio de 2011.
Raful, Tony. “El plan político del 30 de mayo”. Sección
A, Opinión, periódico Listín Diario, Año CXXII, Nº 33,801,
p. 10-A. Santo Domingo, 28 de junio de 2011.
Read, Jaime. “Familia y Escuela: El Colegio Santa
Teresita”. (Sobre la familia Roques Martínez). Sección
Cápsulas Genealógicas, Areíto, Suplemento Cultural del
periódico Hoy, Año XXIX, Nº 8,017, p. 4. Santo Domingo, 5
de marzo de 2011 (Instituto Dominicano de Genealogía).

253
CLÍO 181

Reyes, Chichí de Jesús. “Con la Iglesia no se pelea”. (Sobre


la Carta Pastoral del 25 de enero de 1960). Sección A, Opinión,
periódico Hoy, Año XXIX, Nº 7,671, p. 12-A. Santo Domingo,
19 de enero de 2011.
Reyes, Chichí de Jesús. “El padre de Trujillo fue sepultado
en la Catedral”. Sección A, Opinión, periódico Hoy, Año XXIX,
Nº 7,673, p. 12-A. Santo Domingo, 21 de enero de 2011.
Reyes, Chichí de Jesús. “Presidentes dominicanos
renunciantes”. Sección Semana, periódico El Nacional, Año
XLV, Nº 15,380, p. 36. Santo Domingo, 20 de marzo de 2011.
Reyes, Chichí de Jesús. “Secuestro del coronel Cowley
demostró nivel operativo de la izquierda dominicana”. Sección
Actualidad, periódico El Nacional, Año XLV, Nº 15,383, p. 11.
Santo Domingo, 23 de marzo de 2011.
Reyes, Chichí de Jesús. “Horacio Vásquez y el contralor
Pulliam”. Sección Semana, periódico El Nacional, Año XLV,
Nº 15,434, p. 36. Santo Domingo, 15 de mayo de 2011.
Reyes, Chichí de Jesús. “Las atrocidades cometidas por
esbirros de Trujillo, agrupados en pandilla La 42”. Sección A,
El País, periódico Hoy, Año XXIX, Nº 8,098, p. 11-A. Santo
Domingo, 25 de mayo de 2011.
Reyes, Chichí de Jesús. “Hace 57 años Trujillo firmó el
Concordato en la Santa Sede”. Sección Actualidad, periódico
El Nacional, Año XLV, Nº 15,468, p. 10. Santo Domingo, 18
de junio de 2011.
Rivas, Ubi. “A medio siglo de Trujillo”. Sección A,
Opinión, periódico Hoy, Año XXIX, Nº 8,103, p. 13-A. Santo
Domingo, 30 de mayo de 2011.
Rodríguez, Rafael P. “Trujillismo y balaguerismo fueron
estilos de gobierno que murieron con sus líderes”. Sección

254
Últimas publicaciones de historia dominicana, enero-junio de 2011

Actualidad, periódico El Nacional, Año XLV, Nº 15,449, p.


22. Santo Domingo, 30 de mayo de 2011.
Rodríguez, Rafael P. “Fundamentos esenciales de la tiranía
trujillista y las dictaduras en América”. Sección Actualidad,
periódico El Nacional, Año XLV, Nº 15,454, p. 12. Santo
Domingo, 4 de junio de 2011.
Rodríguez Grullón, Julio M. “Trujillo: 50 años después”,
1. Sección A, Opinión, periódico La Información, Año 95, Nº
31,445, p. 9-A. Santiago de los Caballeros, 25 de junio de 2011.
Rojas, Juan. “Trujillo: 50 años después. La historia es dura
y no se puede tergiversar”, 1. Sección A, Opinión, periódico
La Información, Año 95, Nº 31,424, p. 9-A. Santiago de los
Caballeros, 1 de junio de 2011.
Rojas, Juan. “Trujillo: 50 años después. La historia es dura
y no se puede tergiversar”, 2. Sección A, Opinión, periódico
La Información, Año 95, Nº 31,428, p. 9-A. Santiago de los
Caballeros, 8 de junio de 2011.
Rojas, Juan. “Aspectos sociales, políticos y económicos
de la inmigración haitiana”, 1. Sección A, Opinión, periódico
La Información, Año 95, Nº 31,434, p. 9-A. Santiago de los
Caballeros, 15 de junio de 2011.
Rojas, Juan. “Aspectos sociales, políticos y económicos
de la inmigración haitiana”, 2. Sección A, Opinión, periódico
La Información, Año 95, Nº 31,440, p. 9-A. Santiago de los
Caballeros, 22 de junio de 2011.
Rojas, Juan. “Aspectos sociales, políticos y económicos
de la inmigración haitiana”, 3. Sección A, Opinión, periódico
La Información, Año 95, Nº 31,448, p. 9-A. Santiago de los
Caballeros, 29 de junio de 2011.

255
CLÍO 181

Rojas, Laura. “Trujillo tenía rasgos de un sicópata”.


Sección País, periódico El Caribe, Año 63, Nº 20,664, p. 13.
Santo Domingo, 31 de mayo de 2011.
Rosario, José Arturo. “El 7 de marzo de 1961. Una
fecha para recordar”. (Sobre los Panfleteros de San Pedro de
Macorís). Sección A, El País, periódico Hoy, Año XXIX, Nº
8,018, p. 12-A. Santo Domingo, 6 de marzo de 2011.
Sánchez Pujols, Fanny. “Jóvenes del 14 de Junio formaron
los comandos de la resistencia”. (Sobre la Guerra Patria de
1965). Sección A, El País, periódico Hoy, Año XXIX, Nº 8,118,
p. 8-A. Santo Domingo, 14 de junio de 2011.
Soldevilla, Dionisio. “Los caballos. La gran pasión de la
familia Trujillo”. Sección B, Deportes, periódico Hoy, Año
XXIX, Nº 8,103, p. 1-B. Santo Domingo, 30 de mayo de 2011.
Soldevilla, Dionisio. “El béisbol fue usado pero no respaldado
por Trujillo”. Sección B, Deportes, periódico Hoy, Año XXIX,
Nº 8,103, pp. 2B-3B. Santo Domingo, 30 de mayo de 2011.
Sosa, José Rafael. “¿Cómo fue el 30 de mayo, minuto
a minuto, el último día del dictador Trujillo?”. Sección
Actualidad, periódico El Nacional, Año XLV, Nº 15,446, p.
22. Santo Domingo, 27 de mayo de 2011.
Suero, Indira. “María Ugarte: Toda una vida dedicada al
periodismo”. Sección C La Vida, periódico Listín Diario, Año
CXXII, Nº 33,696, p. 8-C, Santo Domingo, 12 de marzo de 2011.
Tena Reyes, Jorge. “Las publicaciones del Archivo General
de la Nación”. Sección Libros, Areíto, Suplemento Cultural del
periódico Hoy, Año XXIX, Nº 7,996, p. 5. Santo Domingo, 12
de febrero de 2011.
Tineo, Héctor. “La vida de Trujillo terminó con sangre,
como inició su carrera por el poder”. Sección País, periódico
El Caribe, Año 63, Nº 20,664, p. 12. Santo Domingo, 31 de
mayo de 2011.

256
Últimas publicaciones de historia dominicana, enero-junio de 2011

Tineo, Héctor. “14 de junio de 1959: mayor derrota de


Trujillo”. Sección País, periódico El Caribe, Año 63, Nº 20,671,
p. 14. Santo Domingo, 20 de junio de 2011.
Trujillo Martínez, María de los Ángeles (Angelita). “No
siento ningún odio por Imbert Barrera”. (Entrevista de Miguel
Franjul). Sección A, La República, periódico Listín Diario,
Año CXXII, Nº 33,767, pp. 4A-5A, Santo Domingo, 25 de
mayo de 2011.
Trujillo Martínez, María de los Ángeles (Angelita). “Orden
de matar a las Mirabal la dio un jefe militar”. (Entrevista de
Miguel Franjul). Sección A, La República, periódico Listín
Diario, Año CXXII, Nº 33,768, pp. 8A-9A, Santo Domingo,
26 de mayo de 2011.
Trujillo Martínez, María de los Ángeles (Angelita). “El
gran traidor del Jefe fue Pupo Román”. (Entrevista de Miguel
Franjul). Sección A, La República, periódico Listín Diario,
Año CXXII, Nº 33,769, pp. 8A-9A, Santo Domingo, 27 de
mayo de 2011.
Trujillo Ricart, Aida. “Angelita (Trujillo Martínez) falta
respeto a personas muertas sobre crimen de las Mirabal”.
(Entrevista de José Rafael Sosa). Sección Actualidad, periódico
Diario Libre, Año XLV, Nº 15,448, p. 25, Santo Domingo, 30
de mayo de 2011.
Ubrí, Gustavo. “La muralla gris y la Ciudad Romántica”.
(Sobre la propuesta de derribar la muralla que bordea la Torre
del Homenaje al lado del río Ozama). Sección Debate, Areíto,
Suplemento Cultural del periódico Hoy, Año XXIX, Nº 8,024,
p. 3. Santo Domingo, 12 de marzo de 2011.
Urbáez, Ramón. “Trujillo se apoyó en temible poder militar”.
Sección A, La República, periódico Listín Diario, Año CXXII,
Nº 33,770, p. 13-A, Santo Domingo, 29 de mayo de 2011.

257
CLÍO 181

Vega Boyrie, Bernardo. “¡Derribe ese muro, señor Ministro


de Cultura!”. (Sobre muralla que rodea la Torre del Homenaje
al lado del río Ozama). Sección Aporte, Areíto, Suplemento
Cultural del periódico Hoy, Año XXIX, Nº 7,975, p. 8. Santo
Domingo, 22 de enero de 2011.
Vega Boyrie, Bernardo. “Nixon Balaguer y Bludorm”.
Sección A, Opinión, periódico Hoy, Año XXIX, Nº 7,979, p.
15-A. Santo Domingo, 26 de enero de 2011.
Vega Boyrie, Bernardo. “La CIA infiltró al MPD”. Sección
A, Opinión, periódico Hoy, Año XXIX, Nº 7,986, p. 15-A.
Santo Domingo, 2 de febrero de 2011.
Vega Boyrie, Bernardo. “Las falsas hazañas de Trujillo”,
1. Sección A, El País, periódico Hoy, Año XXIX, Nº 8,105, p.
12-A. Santo Domingo, 1ro. de junio de 2011.
Vega Boyrie, Bernardo. “Las falsas hazañas de Trujillo”,
2. Sección A, El País, periódico Hoy, Año XXIX, Nº 8,106, p.
18-A. Santo Domingo, 2 de junio de 2011.
Vega Boyrie, Bernardo. “Las falsas hazañas de Trujillo”,
3. Sección A, El País, periódico Hoy, Año XXIX, Nº 8,107, p.
16-A. Santo Domingo, 3 de junio de 2011.
Veloz Maggiolo, Marcio. “Carlos Esteban Deive”. Sección
A, Opinión, periódico Listín Diario, Año CXXII, Nº 33,755,
p. 9-A. Santo Domingo, 3 de mayo de 2011.
Veloz Maggiolo, Marcio. “Cincuenta años después”.
Sección A, Opinión, periódico Listín Diario, Año CXXII, Nº
33,776, p. 11-A. Santo Domingo, 3 de junio de 2011.
Veloz Maggiolo, Marcio. “Las contradicciones de nuestra
prehistoria”. Sección A, Opinión, periódico Listín Diario,
Año CXXII, Nº 33,783, p. 9-A. Santo Domingo, 10 de junio
de 2011.

258
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

Índice de Clío del No. 1 (1933) al No.180 (2010)

Fernando Infante1
Jesús R. Navarro Zerpa2

Clío, Año 1, Nº 1. Enero-febrero de 1933

• Página Liminar: Académicos de Número. Ley relativa al


Alcázar de Colón, pp. 1-2.
• La semana de Meriño. En la Universidad. Lic. M. de J.
Troncoso de la Concha, pp. 2-3.
• Discurso del Rector y Maestro. Dr. Federico Henríquez y
Carvajal, pp. 4-5.
• Discurso. Fernando A. Defilló, pp. 5-7.
• Discurso. Ilmo. Dr. José Fietta, nuncio de la Santa Sede, p. 8.
• En la Tribuna Académica. Discurso pronunciado por el
maestro y doctor Federico Henríquez y Carvajal, el domingo
15 de enero, último día de la semana de Meriño, pp. 8-11.
• Tópicos Históricos: Santo Domingo o La Española. Informe
del académico don Emilio Tejera Bonetti, p. 11-15.
• El presbítero Gaspar Hernández. Informe del académico
Lic. Cayetano Armando Rodríguez, pp. 15-17.

1. Investigador e historiador, autor de varias obras.


2. Profesor universitario de historia, que revisó y completó los datos de
esta compilación.

259
CLÍO 181

• Mapa de la Isla. Informe de la comisión ad-hoc, p. 18.


• Epistolario, pp. 19-22.
• Labor Académica, año 1931: Actas Nº 3-6, pp. 22-24.

Clío, Año 1, Nº 2. Marzo-abril de 1933

• Historia Patria, p. 25.


• La semana de Meriño. Síntesis biográfica de Fernando
Arturo de Meriño. Discurso de Max Henríquez Ureña, pp.
26-37.
• Genealogía. La ascendencia paterna de Juan Pablo Duarte.
Emilio Tejera Bonetti, pp. 38-44.
• La Política Exterior de Haití durante la presidencia de
Soulouque. Abel N. Leger (traducido y anotado por E.H.G.),
p. 44-48.
• Contribución a la cronología de los Gobiernos de la primera
época colonial de la Parte Española de la Isla. Máximo
Coiscou Henríquez, pp. 49-51.
• Apuntes Históricos. Mandatarios del Ejecutivo en la
República Dominicana. Federico Henríquez y Carvajal, p.
52-53.
• Epistolario, p. 54-56.
• Homenaje a Luisa Ozema P. de Henríquez, p. 56.

Clío, Año 1, Nº 3. Mayo-junio de 1933

• Anexionismo. Federico Henríquez y Carvajal, pp. 57-60.


• Academia Dominicana de la Lengua. Discursos leídos en el
acto de recepción del maestro y doctor don Federico Henríquez
y Carvajal, Presidente de la Academia Dominicana de la

260
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

Historia. Palabras de bienvenida por el académico Monseñor


Adolfo A. Nouel, Director de la Academia. Discurso del
recipiendario Dr. Federico Henríquez y Carvajal, y discurso
de Contestación por el académico Don Ramón Emilio
Jiménez, pp. 60-73.
• La Bandera de la Raza. Federico Henríquez y Carvajal, pp.
73-74.
• Fundamentos y exaltación de la bandera de la raza. Capitán
Ángel Camblor, pp. 75-76.
• Contribución al estudio del “Plan Levasseur”. Bibliografía:
1.- Documentos Inéditos; 2.- Documentos publicados; 3.-
Artículos de prensa; 4.- Folletos; 5.- Libros. Máximo Coiscou
Henríquez, pp. 77-82.
• El fuerte de San Gil en ruinas, p. 82.
• Informe Académico. Sobre las ruinas del fuerte San Gil, p.
83.
• Santo Domingo o La Española. Consejo Nacional de
Educación. Pedro Henríquez Ureña, pp. 83-84.
• Academia Dominicana de la Historia (Carta al Ayuntamiento
de Santo Domingo con una selección de nombres ilustres para
nominar algunas calles de la Ciudad de Santo Domingo).
Firmada por Federico Henríquez y Carvajal, pp. 84-85.
• Labor Académica, año 1932: Acta Nº 7, pp. 85-86.
• Epistolario, pp. 87-88.

Clío, Año 1, Nº 4. Julio-agosto de 1933

• Santo Domingo o Española. Federico Henríquez y Carvajal,


pp. 89-90.
• Historia Patria. La Anexión y la Restauración, pp. 90-94.

261
CLÍO 181

• Acta de la entrega y depósito del cuerpo de D. Cristóbal


Colón en el Monasterio de Santa María de las Cuevas de
Sevilla. Emilio Tejera, pp. 94-96.
• Anexión Frustrada, (Documentos Históricos). Henriquillo
Henríquez García (Traductor), pp. 96-100.
• Historia del Arte en América. Pedro Henríquez Ureña, pp.
100-101.
• Carta Política: José Núñez de Cáceres al Vicepresidente de
Venezuela general Carlos Soublette, p. 101-103.
• Autógrafos del general Luperón. Copia de tres cartas
originales del prócer general Gregorio Luperón, conservadas
en Hamburgo por el señor Roberto Kück, hijo del destinatario,
como el ministro dominicano en Alemania, pp. 103-104.
• Contribución al estudio del “Plan Levasseur”. Bibliografía:
1.- Documentos inéditos; 2.- Documentos publicados; 3.-
Artículos de prensa; 4.- Folletos; 5.- Libros. Máximo Coiscou
Henríquez, pp. 105-108.
• Sobre Economía Social Americana. Federico Henríquez y
Carvajal, pp. 108-110.
• Epistolario, p. 111.
• Labor Académica, año 1932, Actas Nº 9-13, pp. 113-116.

Clío, Año 1, Nº 5. Septiembre-octubre de 1933

• Bolívar en la Primada, pp. 117-120.


• Montoro, página ofrenda del Maestro, p. 120.
• Doctrina. Cartas cursadas entre Luis C. del Castillo y
Federico Henríquez y Carvajal, p. 121.
• Genealogía. Ascendencia paterna de Juan Pablo Duarte,
pp. 122-124.

262
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

• Influencia de la Iglesia católica en la formación de la


nacionalidad y la creación de la República Dominicana,
(primer premio en el concurso celebrado en el centenario
de Meriño, enero de 1933). Leonidas García Lluberes, pp.
125-134.
• Informe Académico, p. 135.
• Contribución al estudio del “Plan Levasseur”. Bibliografía:
1.- Documentos inéditos; 2.- Documentos publicados; 3.-
Artículos de prensa; 4.- Folletos; 5.- Libros. Máximo Coiscou
Henríquez, pp. 136-143.
• Hispaniola. Jean Le Fureteur (con “Anotaciones del Listín
Diario”), p. 144.
• Labor Académica, año 1932, Actas Nº 14-15 y año 1933:
Acta Nº 1, pp. 145-146.
• Epistolario, pp. 146-147.
• Notículas, p. 148.
Clío, Año 1, Nº 6. Noviembre-diciembre de 1933
• José Reyes, en el nonagésimo octavo aniversario de su
nacimiento, pp. 149-151.
• Discursos leídos en el acto de la recepción del académico
don Félix Evaristo Mejía y Discurso de bienvenida por el
académico Manuel de Jesús Troncoso de la Concha, p.
152-164.
• El centenario de Finley (3 de diciembre de 1833-3 de
diciembre de 1933). La personalidad científica de Finley.
Medalla de Oro: Premio otorgado por el Congreso Médico
Dominicano. Viriato A. Fiallo, pp. 164-165.
• Próceres. Página-Ofrenda del Maestro: Enrique José Varona
y Eusebio Fernández, pp. 166-167.

263
CLÍO 181

• La semana de Meriño, pp. 167-168.


• Una fortaleza junto al Colegio de Gorjón. Emilio Tejera,
pp. 168-175.
• Doctrina. Opinión del docto e ilustre internacionalista
John Bassett Moore, miembro del Tribunal Permanente de
Arbitraje de La Haya; y ex juez del Tribunal Permanente de
Justicia Internacional. John Bassett Moore, pp. 176-177.
• Documentos Antiguos. Cartas del general Páez al general
Pedro Santana, pp. 177-179.
• Informe Académico, pp. 179-180.
• Epistolario, pp. 180-183.
• Notículas, pp. 184-186.
• Labor Académica, año 1933: Actas Nº 2-6, pp. 186-188.

Clío, Año 2, Nº 7. Enero-febrero de 1934

• Día del periodista. Mensaje del señor Presidente de la


República, p. 1.
• Próceres Eximios. Juan Pablo Duarte y José Martí, enero 26,
1813–enero 28, 1853. Evocación y En la senda del Apóstol.
Federico Henríquez y Carvajal, pp. 1-2
• Centenario (1834-1934), pp. 2-4.
• José Gabriel García. Miguel Ángel Garrido, Américo Lugo
y Federico Henríquez y Carvajal, pp. 4-7.
• Manuel de Jesús Galván. Max Henríquez Ureña y Federico
Henríquez y Carvajal, pp. 4-7.
• José Reyes. Eliseo Pérez Sánchez, p. 8.
• Elogio de Núñez de Cáceres. Andrés Level de Goda, pp.
8-10.

264
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

• La Bandera de la Raza. Unión Hispanoamericana, pp. 10-


11.
• Cartas de Eugenio María de Hostos a Federico Henríquez
y Carvajal, pp. 12-17.
• Necrología Ilustre. Distinguidos dominicanos fenecidos en
el año 1933: Francisco José Peynado (1867-1933); Rafael
Justino Castillo (1861-1933); Enrique Deschamps (1872-
1933); Armando Pérez Perdomo (1877-1933), Rodolfo Coiscou
y Carvajal (1867-1933); Ramón Ovidio Lovatón (1873-
1933), Luis Ma. Hernández Brea (1857-1933), pp. 18-20.
• Epistolario, pp. 21-23.
• Notículas, pp. 23-26.
• Labor Académica, año 1933, Actas Nº 7-8, p. 26.
• Colección Lugo. Archivo General de Indias. Copia de la parte
relativa a Santo Domingo del Índice General por Audiencias
en 2 tomos manuscritos, pp. I-VIII.

Clío, Año 2, Nº 8. Marzo-abril de 1934

• La palabra del Maestro al Congreso Nacional de la República.


I. Día de Duelo; II. Día de las Ofrenda, pp. 35-36.
• Ramón Mella. Apoteosis del Héroe el 27 de febrero de 1891
en el XLVII Aniversario de la Independencia. Federico
Henríquez y Carvajal (discurso), pp. 37-43.
• Sánchez, silueta. Miguel Ángel Garrido, pp. 43-44.
• Núñez de Cáceres. Fe de Bautismo de un deudo suyo. Fray
Cipriano de Utrera (nota), p. 44.
• Historia de los Himnos dominicanos. José de Jesús Ravelo,
pp. 45-55.
• Alfredo Zayas, Página-Ofrenda del Maestro, pp. 55-56.

265
CLÍO 181

• Necrología Ilustre: Abelardo Urdaneta (1870-1933) y J. D.


Alfonseca (1878-1933), p. 56.
• Academia Dominicana de la Historia. Acuerdos: 1934, p. 57.
• Informe Académico. C. Armando Rodríguez, p. 57.
• Epistolario, pp. 58-62.
• Notículas, pp. 63-64.
• Labor Académica, año 1933, Acta Nº 9; año 1934, Actas Nº
1-2, pp. 64-66.
• Colección Lugo. Archivo General de Indias. Copia de la parte
relativa a Santo Domingo del Índice General por Audiencias
en 2 tomos manuscritos (continuación), pp. IX-XV.
Clío, Año 2, Nº 9. Mayo-junio de 1934

• Núñez de Cáceres: Las dos actas de Bautismo. Federico


Henríquez y Carvajal, pp. 75-76.
• El Generalísimo. Al margen de un discurso y dos conferencias.
Federico Henríquez y Carvajal, pp. 77-87.
• Epistolario. Cartas de Eugenio María de Hostos a Federico
Henríquez y Carvajal, pp. 87-90.
• Relación de las ciudades, villas y lugares de la isla de
Santo Domingo y Española. “En Execución del orden de Su
Magestad, que Dios guarde, dado en el buen retiro, en 21
de abril del año pasado de 1679. Escrita por Fray Domingo
Fernández Navarrete, electo Arzobispo de dicha Ysla”.
Relación publicada por Emiliano Tejera (Colección Lugo),
pp. 91-100.
• Labor Académica, año 1934: Actas Nº 3-5, pp. 101-103.
• Epistolario, pp. 104-107.
• Notículas, pp. 107-108.

266
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

Clío, Año 2, Nº 10. Julio-agosto de 1934

• Duarte y La Trinitaria. 1838-16 de julio-1930, p. 109.


• Restauración, 1863-1865: Nómina de Próceres, pp. 109-110.
• Acción Cívica. Mensaje Nacionalista de la Junta Patriótica
de Damas, p. 110.
• El Convento de Santo Domingo en la Isla y Ciudad de
este nombre. Breves apuntes sobre sus orígenes, y sobre la
fundación y vicisitudes de su Estudio General. Fr. M. Canal
Gómez, pp. 111-117.
• Cartas de Eugenio María de Hostos a Federico Henríquez
y Carvajal, pp. 118-121.
• Voto de Gracias al Maestro Eugenio María de Hostos, pp.
121-122.
• El 27 de febrero. Manuel Ubaldo Gómez, pp. 122-123.
• Ideario Españolense del siglo XVI. Carlos Larrazábal Blanco,
pp. 124-130.
• Doctrina. Función Jurídica y Función Ejecutiva, pp. 130-131.
• Núñez de Cáceres. Investigaciones Históricas. Documentos
obtenidos en México. Rafael Matos Díaz, pp. 131-132.
• Epistolario, pp. 132-134.
• Labor Académica, año 1934: Actas Nº 6-8, pp. 134-136.
• Notículas, pp. 137-140.

Clío, Año 2, Nº 11. Septiembre-octubre de 1934

• La Trinitaria, 16 de julio de 1838, pp. 141-142.


• Los restos de Colón. Américo Lugo, pp. 142-149.

267
CLÍO 181

• Bibliografía histórica de Meriño, Papeles de Martí,


Anulaciones. Federico Henríquez y Carvajal, pp. 149-152.
• El voto de un Prócer. Jaime R. Vidal y la Revolución de
Cuba, pp. 152-153.
• Martí en la Primada. Rectificaciones históricas. Federico
Henríquez y Carvajal, pp. 153-155.
• La isla de Haití. Una lamentable iniciativa de la U.S.
Geographic Board. Edmond Mangonés, pp. 155-160.
• Santo Domingo y los nuevos intereses marítimos de España.
M. R. Lepelletier de Saint-Remy, pp. 161-166.
• Figuras Históricas. La predestinada de la gloria. Página de
La Nación, Buenos Aires, Argentina, 5 de julio de 1934, pp.
167-168.
• Homenaje a Máximo Gómez. Cartas referentes al opúsculo
El Generalísimo, pp. 168-169.
• Labor Académica, año 1934: Acta Nº 9, pp. 169-170.
• Epistolario Académico, p. 170.
• Notículas, p. 171.
• Nómina de los Académicos, p. 172.

Clío, Año 2, Nº 12. Noviembre-diciembre de 1934

• La Trinitaria y el fundador de la República. Cartas: Juan


Pablo Duarte a Félix M. del Monte; El Fundador al
Historiador de la República, p. 173.
• Los restos de Colón (continuación). Américo Lugo, pp.
174-180.
• Núñez de Cáceres. Documentos obtenidos en México. Rafael
Matos Díaz, pp. 180-181.

268
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

• La isla de Haití. Una lamentable iniciativa de la U.S.


Geographic Board (continuación). Edmond Mangonés, pp.
181-189.
• Islas de Barlovento. Líneas Liminares. Francisco Carreras
Candi, pp. 189-191.
• José Núñez de Cáceres. René Lépervanche Parparcén, pp.
191-201.
• Santo Domingo y los nuevos intereses marítimos de España
(continuación). M. R. Lepelletier de Saint-Remy, pp. 201-
206.
• Márquez Sterling. Página Ofrenda del Maestro, p. 206.
• El hermano de Luperón. Párrafo de una carta inserta en
Humor y Comercio. Federico Henríquez y Carvajal, p. 207.
• Labor Académica, año 1934: Actas Nº 10 y 11, p. 207-209.
• Notículas, pp. 209-210.

Clío, Año 3, Nº 13. Enero-febrero de 1935

• Historia Patria. Vía Crucis. El veto y el voto, p. 1-2.


• Los restos de Colón (continuación). Américo Lugo, pp.
2-6.
• Anexionismo II, Informe. Mariano Torrente, pp. 6-12.
• La isla de Haití. Una lamentable iniciativa de la U.S.
Geographic Board (continuación). Edmond Mangonés, pp.
12-20.
• Concepto histórico, p. 21.
• Epistolario Académico, pp. 21-24.
• Verba et scripta manents. Francisco Henríquez y Carvajal,
p. 25.

269
CLÍO 181

• Necrología Ilustre: Joaquín Incháustegui (1887-1934); Rafael


C. Castellanos (1875-1934); Daniel Henríquez y Carvajal
(1843-1934); Juan Bta. Alfonseca i Castillo (1872-1934);
Luis Eduardo Aybar Jiménez (1881-1934), p. 26-28.
• Notículas, pp. 28-30.

Clío, Año 3, Nº 14. Marzo-abril de 1935

• Bibliografía Histórica. Estudio de Santovenia. Federico


Henríquez y Carvajal, pp. 31-32.
• Los restos de Colón (continuación). Américo Lugo, pp. 32-
35.
• Rodrigo de Bastidas. Primer Obispo de Venezuela. Monseñor
Nicolás E. Navarro, pp. 36-42.
• Fuentes Históricas, Oficialía del Estado Civil en Santo
Domingo. Bajo el Régimen haitiano, pp. 42-45.
• Informe sobre límites. Al Ayuntamiento de la ciudad de La
Vega. Manuel Ubaldo Gómez, pp. 46-47.
• Fuentes históricas de América. XXVI Congreso de
americanistas en Sevilla, España, pp. 48-49.
• La isla de Haití. Una lamentable iniciativa de la U.S.
Geographic Board (continuación). Edmond Mangonés, pp.
50-55.
• Necrología ilustre: Ángel María Soler (1872-1934); Federico
Velásquez y Hernández (1867-1934); Bienvenido Salvador
Noel (1874-1934); Andrés J. Montolío (1867-1934), Joaquín
Gómez Moya (1848-1934), pp. 55-57.
• Epistolario académico, pp. 57-59.
• Notículas, p. 59.

270
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

Clío, Año 3, Nº 15. Mayo-junio de 1935


• Bibliografía Histórica. Estudio de la Guerra Federal de
Venezuela. Federico Henríquez y Carvajal, pp. 61-62.
• Los restos de Colón (continuación). Américo Lugo, p. 63-68.
• La isla de Haití. Una lamentable iniciativa de la U.S. Geographic
Board (continuación). Edmond Mangonés, pp. 68-74.
• Doctrina. Dos cartas y una Post-data, pp. 74-75.
• Colón no estuvo nunca en La Habana: Ni vivo, ni muerto.
Virgilio Ferrer Gutiérrez, p. 76-77.
• Historia Patria. Documentos históricos del Archivo de
Duarte. Sección a cargo de Emilio Tejera, pp. 78-80.
• Votos de Condolencia (dos cartas), p. 81.
• Epistolario, pp. 81-87.
• Labor Académica, año 1934: Acta Nº 12; año 1935: Actas
Nº 1 y 2, pp. 87-90.
• Notículas, pp. 90.
Clío, Año 3, Nº 16. Julio-agosto de 1935
• Loor a Duarte. Disertación radiotransmitida, la primanoche
del 15 de julio, por la radioemisora Broadcasting, Caracas,
Venezuela. Carlos Larrazábal Blanco, pp. 93-95.
• Cuba y Quisqueya. Investidura del maestro Federico
Henríquez y Carvajal como Gran Amigo de Cuba, pp. 95-97.
• Historia Patria. Documentos Históricos del Archivo de
Duarte. Sección a cargo de Emilio Tejera, pp. 98-101.
• Los restos de Colón (continuación). Américo Lugo, p. 102.
• Bibliografía Histórica. Escritores españoles en la Universidad
de México. Pedro Henríquez Ureña, pp. 103-105.

271
CLÍO 181

• Andrés Bello. Cartagena de Indias. Cuatro opúsculos,


publicaciones de la Academia de la Historia de Cuba.
Federico Henríquez y Carvajal, pp. 106-109.
• Historia Patria. Escritos inéditos del padre Meriño, pp.
109-112.
• Una negociación frustrada. Leonidas García, pp. 112-114.
• Meriño. Un discípulo agradecido. Boletín eclesiástico, año
1921. Federico Henríquez y Carvajal, pp. 114-115.
• Labor Académica, año 1935: Actas Nº 3 y 4, pp. 116-117.
• Epistolario académico, pp. 117-122.
• Notículas, pp. 122-123.

Clío, Año 3, Nº 17. Septiembre-octubre de 1935

• Acto Académico. Celebrado en la Sala Baralt de la Biblioteca


de la ciudad el día 12 de octubre de 1935. En torno a Duarte.
Discurso de ingreso como Individuo de Número. Lic. Emilio
Rodríguez Demorizi, pp. 125-133.
• Discurso de recepción y de bienvenida. Federico Henríquez
y Carvajal, pp. 133-137.
• Duarte constitucionalista. Proyecto de Ley fundamental,
pp. 138-140.
• Historia Patria. Documentos Históricos del Archivo de
Duarte. Sección a cargo de Emilio Tejera, pp. 141-143.
• Labor Académica. Concurso Histórico; Académicos
correspondientes nacionales; Académicos correspondientes
extranjeros; año 1935: Actas Nº 6-8, pp. 144-147.
• Bibliografía Histórica. Venezuela. Cuba. Federico Henríquez
y Carvajal, pp. 147-150.

272
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

• Epistolario Académico, pp. 150-152.


• Antillanismo. Hostos y Betances. Federico Henríquez y
Carvajal, pp. 153-154.
• Notículas, pp. 154-156.

Clío, Año 3, Nº 18. Noviembre-diciembre de 1935

• Historia Patria. Américo Lugo y la Academia de la Historia,


pp. 157-158.
• José Reyes, 1835-1935, pp. 159-160.
• María N. Billini, 1835-1935, Dulces Memorias. Federico
Henríquez y Carvajal, pp. 160-162.
• Historia Patria. Documentos Históricos del Archivo de
Duarte. Sección a cargo de Emilio Tejera, pp. 163-166.
• Los restos de Colón (conclusión). Américo Lugo, pp. 167-173.
• Primera misa. Investigaciones históricas. Federico Henríquez
y Carvajal, pp. 173-175.
• Gesta Bolivariana. G. Porras Troconis, p. 175.
• Labor Académica, año 1935: Actas Nº 9 y 10, pp. 179-180.
• Epistolario, pp. 181-184.
• Necrología ilustre: Francisco Henríquez y Carvajal (1859-
1935); Arturo Joaquín Pellerano Alfau (1865-1935), pp.
185-187.
• Notículas, pp. 187-190.
Clío, Año 4, Nº 19. Enero-febrero de 1936
• El natalicio de Duarte, 1813–26 de enero–1936, p. 1.
• Día del periodista, 1934–1º febrero–1936, p. 1.

273
CLÍO 181

• Correspondencia diplomática de Levasseur, de Moges,


Barrot, etc., años 1843-1844. Procede del Archivo del
Ministerio de Negocios Extranjeros de Francia y la publica
Máximo Coiscou Henríquez, pp. 2-6.
• Historia Patria. Documento histórico del Archivo de Duarte.
Sección a cargo de Emilio Tejera, pp. 7-10.
• La primera misa. Documentación publicada por la Academia
de la Historia, pp. 10-13.
• La verdadera tumba de Colón. Alfredo Bateman, pp. 13-17.
• Bibliografía histórica. Enrique de Gandía, pp. 17-23.
• Necrología ilustre: Juan Bautista Vicini Burgos (1871-1935).
Félix M. Nolasco, pp. 23-24.
• Labor Académica, año 1935: Acta Nº 12, año 1936: Actas
Nº 1 y 2, pp. 24-25.
• Epistolario, pp. 26-28.
• Académicas, pp. 28-30.

Clío, Año 4, Nº 20. Marzo-abril de 1936


• Los restos de Colón, en la ciudad primada de la Isla
Española, pp. 31-32.
• Historia Patria. Primer Concurso Académico. Breve estudio
biográfico del general Antonio Duvergé. Veredicto del Jurado,
pronunciado el 25 de febrero del año 1936, pp. 32-33.
• La Bula de Pablo III, Creación de la Real y Pontificia
Universidad de Santo Domingo en la Isla Española, pp. 33-35.
• Historia Patria. Documento histórico del Archivo de Duarte.
Sección a cargo de Emilio Tejera, pp. 35-38.
• Correspondencia diplomática de Levasseur, de Moges,
Barrot, etc., años 1843-1844 (continuación). Procede del

274
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

Archivo del Ministerio de Negocios Extranjeros de Francia


y la publica Máximo Coiscou Henríquez, pp. 39-45.
• El triunfo de fray Bartolomé de las Casas, pp. 45-46.
• Panamá y los Estados Unidos. El Tratado del Canal. J. Rivera
Reyes, pp. 46-54.
• Los restos y la tumba de Colón. Daniel Bellet, pp. 54-57.
• La enfermedad del Dr. Federico Henríquez y Carvajal, p. 57.
• Bibliografía, p. 58.
• Académicas, pp. 58-60.
• Notículas, p. 60.
Clío, Año 4, Nº 21. Mayo-junio de 1936
• Bibliografía Histórica. Curiosas impresiones de un viajero
incógnito. Sobre la Isla Española. Max Henríquez Ureña
(extracto), pp. 61-63.
• Historia Patria. Documento histórico del Archivo de Duarte.
Sección a cargo de Emilio Tejera, pp. 64-71.
• La Bula de Paulo III, p. 72-77.
• Necrología ilustre: José Trujillo Valdez (1864-1935). Ramón
Emilio Jiménez, p. 77.
• Relación Histórica. Al Gobierno francés y a todos los amigos
de la soberanía nacional y del orden. Antonio Chanlatte,
General de Brigada y Comisario del Gobierno francés en la
parte (antes) Española de Santo Domingo, pp. 78-87.
• Correspondencia diplomática de Levasseur, de Moges,
Barrot, etc., años 1843-1844 (continuación). Procede del
Archivo del Ministerio de Negocios Extranjeros de Francia
y la publica Máximo Coiscou Henríquez, pp. 87-93.

275
CLÍO 181

• Epistolario, pp. 94-95.


• Labor Académica, año 1936: Actas Nº 3-5, pp. 95-96.
Clío, Año 4, Nº 22. Julio-agosto de 1936

• Páginas Gemelas. El 16 de julio 1838 y El 16 agosto 1863. Por


el Director de la Academia Dominicana de la Historia, p. 97.
• Honoris Causa: Centenario (Máximo Gómez); Listín Diario;
Academia; El Himno de Reyes, p. 98.
• Discurso de ingreso en la Academia Nacional de la Historia.
Andrejulio Aybar, pp. 99-116.
• Historia Patria. Documentos históricos del Archivo de
Duarte. Sección a cargo de Emilio Tejera, pp. 117-119.
• Correspondencia diplomática de Levasseur, de Moges,
Barrot, etc., años 1843-1844 (continuación). Procede del
Archivo del Ministerio de Negocios Extranjeros de Francia
y la publica Máximo Coiscou Henríquez, pp. 120-123.
• Labor Académica, año 1936: Actas Nº 6-8, pp. 124-125.
• Epistolario, pp. 126-128.
Clío, Año 4, Nº 23. Septiembre-octubre de 1936
• Centenario de Máximo Gómez. Federico Henríquez y
Carvajal, p. 129.
• La palabra del maestro Dr. Federico Henríquez y Carvajal.
Sugestión. Flérida de Nolasco, p. 130.
• Federico Henríquez y Carvajal, periodista. Emilio Rodríguez
Demorizi, pp. 130-132.
• El voto del Presidente. Carta de Joaquín Balaguer a Federico
Henríquez y Carvajal, p. 132.
• Mensaje. Federico Henríquez y Carvajal, p. 132.

276
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

• Investigaciones Históricas. En torno a la Independencia


Efímera, informes oficiales del cónsul de los Estados Unidos
en Cabo Haitiano. Max Henríquez Ureña, pp. 133-134.
• Historia Patria. Documentos históricos del Archivo de
Duarte. Sección a cargo de Emilio Tejera, pp. 134-137.
• Dionisio de Herrera. Rómulo E. Durón, académico
correspondiente en Honduras, pp. 138-140.
• Relación Histórica. Al Gobierno francés y a todos los amigos
de la soberanía nacional y del orden (conclusión). Antonio
Chanlatte, General de Brigada y Comisario del Gobierno francés
en la parte (antes) Española de Santo Domingo, pp. 140-144.
• Correspondencia diplomática de Levasseur, de Moges,
Barrot, etc., años 1843-1844 (continuación). Procede del
Archivo del Ministerio de Negocios Extranjeros de Francia
y la publica Máximo Coiscou Henríquez, p. 144-150.
• Bibliografía. Federico Henríquez y Carvajal, pp. 150-154.
• Informes académicos, pp. 154-158.
• Labor académica, año 1936: Actas Nº 9 y 10, pp. 158-159.
• Epistolario, pp. 159-160.
Clío, Año 4, Nº 24. Noviembre-diciembre de 1936
• Máximo Gómez. Centenario del natalicio del héroe, 1863
–el 18 de noviembre– 1936. Fragmentos del discurso
presidencial, en la recepción de la Embajada de Cuba, en
homenaje del héroe dominico-cubano. Rafael Leonidas
Trujillo, pp. 161-162.
• Párrafos del discurso pronunciado en la inauguración del
busto del héroe en la Avenida Máximo Gómez. Senador
Enrique Recio, presidente de la misión cubana, pp. 162-163.

277
CLÍO 181

• Párrafos del discurso pronunciado, en representación del


Ejecutivo, en el acto inaugural del busto del héroe. Víctor
Garrido, secretario de Educación y Bellas Artes, pp. 163-164.
• Fragmentos del discurso pronunciado en el ágape ofrecido a
la Misión de Cuba por el Congreso Nacional de la República.
Daniel Federico Henríquez Velásquez, presidente de la
Cámara de Diputados, pp. 164-165.
• Palmas de Gloria, Homenaje Nacional a Máximo Gómez,
pp. 166-167.
• Cartas de Máximo Gómez. Emilio Rodríguez Demorizi
(publicadas), pp. 167-189.
• Máximo Gómez. Héroe Máximo. Páginas del libro “Todo por
Cuba”. Federico Henríquez y Carvajal, pp. 189-190.
• Historia Patria. Documentos históricos del Archivo de
Duarte. Sección a cargo de Emilio Tejera, pp. 191-194.
• Correspondencia diplomática de Levasseur, de Moges,
Barrot, etc., años 1843-1844 (continuación). Procede del
Archivo del Ministerio de Negocios Extranjeros de Francia
y la publica Máximo Coiscou Henríquez, pp. 191-196.
• Académicas, p. 196.
Clío, Año 5, Nº 25. Enero-febrero de 1937
• Gloria a Duarte, 1813-1838-1844. Párrafos de la exposición
dirigida al Congreso en 1894, por la Junta erectora de la
estatua del héroe. Emiliano Tejera, pp. 1-2.
• Párrafos de la silueta del Padre de la Patria y Fundador de
la Primera República, primera edición, 1902. Miguel Ángel
Garrido, pp. 2-3.
• Historia Patria. Documentos históricos del Archivo de
Duarte. Sección a cargo de Emilio Tejera, pp. 4-6.

278
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

• Enriquillo o el germen de la teoría moderna del Derecho de


Gentes. Manuel Arturo Peña Batlle, pp. 6-16.
• Páginas históricas. Fernando Arturo de Meriño, pp. 16-22.
• Correspondencia diplomática de Levasseur, de Moges,
Barrot, etc., años 1843-1844 (continuación). Procede del
Archivo del Ministerio de Negocios Extranjeros de Francia
y la publica Máximo Coiscou Henríquez, pp. 23-28.
• Necrología ilustre: Francisco Carreras Candi, p. 29.
• Bibliografía: José Martí y Rafael María Baralt. Federico
Henríquez y Carvajal, p. 29-32.
• Epistolario académico, pp. 32-34.
• Labor Académica, año 1936: Actas Nº 11-13, p. 35.
• Académicas, p. 36.
Clío, Año 5, Nº 26. Marzo-abril de 1937
• Duarte en Hamburgo, líneas liminares por el Director de la
Academia, p. 37.
• Carta del Dr. R. Kurck, p. 38.
• Páginas Históricas (continuación). Fernando Arturo de
Meriño, pp. 39-46.
• Correspondencia diplomática de Levasseur, de Moges,
Barrot, etc., años 1843-1844 (continuación). Procede del
Archivo del Ministerio de Negocios Extranjeros de Francia
y la publica Máximo Coiscou Henríquez, pp. 47-50.
• Antillanismo. Cartas de José de Diego, pp. 51-54.
• Amigos y enemigos de Colón. Desde la llegada del Almirante
a España hasta su partida de Palos de Moguer para descubrir
el Nuevo Mundo. Isidoro Virgilio Meriño, pp. 55-59.
• Bibliografía. Federico Henríquez y Carvajal, pp. 57-63.

279
CLÍO 181

• Académicas, pp. 63-65.


• Epistolario, pp. 65-66.

Clío, Año 5, Nº 27. Mayo-junio de 1937


• La Española en tiempos de Fuenmayor. Fragmentos de un
pequeño estudio histórico. Américo Lugo, pp. 67-72.
• Una oración del padre Gaspar Hernández. Emilio Rodríguez
Demorizi (publicación y notas), pp. 72-79.
• La bandera de Lares. Robert H. Todd, pp. 79-82.
• Betances. La bandera de Lares, pp. 82-83.
• Páginas Históricas (continuación). Fernando Arturo de
Meriño, pp. 84-90.
• Correspondencia diplomática de Levasseur, de Moges,
Barrot, etc., años 1843-1844 (continuación). Procede del
Archivo del Ministerio de Negocios Extranjeros de Francia
y la publica Máximo Coiscou Henríquez, pp. 91-92.
• Cosas que fueron. Emilio C. Joubert, pp. 93-94.
• Epistolario académico, pp. 94-99.
• Labor Académica, año 1937: Actas Nº 2-4, pp. 100-101.
• Notas Académicas, pp. 101-102.

Clío, Año 6, Nº 28. Marzo- abril de 1938


• Himno a Duarte. En el centenario del fundador de la
República, 1813 –el 26 de enero– 1913. Versos del maestro
Federico Henríquez y Carvajal; música del maestro José de
Jesús Ravelo y Castro, pp. 103-104.
• Imagen de un diploma que concede la Biblioteca Pública de
Matanzas, Cuba, a la revista Clío de la Academia Dominicana
de la Historia, otorgado el 10 de diciembre de 1937, p. 104.

280
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

• La Española en tiempo de Fuenmayor. Fragmentos de un


pequeño estudio histórico. Américo Lugo, pp. 105-107.
• Discursos Históricos. Fray Pedro Pamies (1809-1843);
Gaspar Hernández (1798-1858), pp. 108-119.
• Diario Histórico de la revolución de la Parte Este de Santo
Domingo, comenzada el 10 de agosto de 1808, con notas
estadísticas sobre esta parte. Gilbert Guillermin, Jefe de
Escuadrón, agregado al Estado Mayor del Ejército de Santo
Domingo, traducido por C. Armando Rodríguez, pp. 119-136.
• Sección Académica, mensajes, pp. 137-138.
• Día del periodismo, pp. 139-140.
• Informe (Segundo Congreso Internacional de Historia de
América, celebrada en Buenos Aires, Argentina, del 3 al 13
de julio de 1937). Pedro Henríquez Ureña, pp. 140-141.
• Epistolario, pp. 142-148.
• Labor Académica, año 1937: Actas Nº 5-14, pp. 147-152.
• Académicas, p. 152.

Clío, Año 6, Nº 29. Mayo-junio de 1938

• Centenario de La Trinitaria, pp. 153-154.


• La Española en tiempo de Fuenmayor, fragmento de un
pequeño estudio. Américo Lugo, pp. 155-162.
• Las Devastaciones de Osorio de 1605 y 1606, contribución
al estudio de la realidad dominicana. Manuel Arturo Peña
Batlle, pp. 162-174.
• Diario Histórico de la revolución de la Parte Este de Santo
Domingo, comenzada el 10 de agosto de 1808, con notas
estadísticas sobre esta parte. Gilbert Guillermin, Jefe de

281
CLÍO 181

Escuadrón, agregado al Estado Mayor del Ejército de Santo


Domingo, traducido por C. Armando Rodríguez, pp. 175-194.
• Discursos Históricos. Tomás Bobadilla y Briones (1785-
1871). Emilio Rodríguez Demorizi, pp. 194-211.
• Criterio Histórico, informe de la Presidencia. Federico
Henríquez y Carvajal, pp. 212-213.
• La Cuna de América. Exposición. Sexta Comisión de la XVII
Asamblea de la Sociedad de las Naciones). Max Henríquez
Ureña, delegado de la República Dominicana ante la
Sociedad de las Naciones, pp. 213-215.
• Epistolario, pp. 215-216.
• Labor Académica, año 1938: Actas Nº 1-4, pp. 217-219.
• Sección Bibliográfica. Bibliografía dominicana. Emilio
Rodríguez Demorizi, pp. 220-221.
• Sección Bibliográfica. Bibliografía cubana. F. E. D., pp.
221-222.

Clío, Año 6, Nº 30. Julio-agosto de 1938

• Centenario de La Trinitaria. Concurso histórico. Acta de la


Sesión Conmemorativa, pp. 223-224
• Elogio de La Trinitaria y de Duarte. Ramón Emilio Jiménez,
pp. 224-228.
• Duarte y La Trinitaria, pp. 228-230.
• Centenario de La Trinitaria. Concurso histórico de la
Academia Dominicana de la Historia, Veredicto del jurado,
p. 230.
• Ensayo sobre la obra revolucionaria realizada por Duarte
y la Trinitaria, desde el 16 de julio de 1938, hasta el 27 de
febrero de 1844. José Manuel Machado, pp. 231-257.

282
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

• Juan Isidro Pérez, el ilustre loco. Emilio Rodríguez Demorizi,


pp. 258-270.
• Las Devastaciones de 1605 y 1608. Contribución al estudio
de la realidad dominicana (continuación). Manuel A. Peña
Batlle, pp. 271-282.
• Diario Histórico de la revolución de la Parte Este de Santo
Domingo, comenzada el 10 de agosto de 1808, con notas
estadísticas sobre esta parte. Gilbert Guillermin, Jefe de
Escuadrón, agregado al Estado Mayor del Ejército de Santo
Domingo, traducido por C. Armando Rodríguez, pp. 282-292.
• Sección académica. Tirso de Molina en La Primada. Cartas
de César Tolentino a Federico Henríquez y Carvajal y
viceversa, pp. 293-294.
• Labor Académica, año 1938: Actas Nº 5-8, pp. 294-295.
• Bibliografía dominicana, pp. 295-299.
• Bibliografía extranjera, p. 299.
• Académicas, pp. 299-300.

Clío, Año 6, Nº 31. Septiembre-octubre de 1938

• El 90º aniversario del Presidente de la Academia, Dr.


Federico Henríquez y Carvajal, 16 de septiembre de 1938,
pp. 301-303.
• Mensaje leído por el académico Dr. Manuel de Jesús
Troncoso de la Concha, vicepresidente de la República, en
el homenaje al generalísimo doctor Rafael Leonidas Trujillo
Molina en el acto cultural celebrado el 24 de octubre en el
teatro Capitolio, p. 303.
• Acción Cívica. Centenario de Eugenio María de Hostos,
pp. 304-305.

283
CLÍO 181

• Universidad de Santo Domingo, El Consejo Universitario.


Pliego de la resolución con motivo a la celebración de los 90
años de Federico Henríquez y Carvajal, p. 306.
• Diario Histórico de la revolución de la Parte Este de Santo
Domingo, comenzada el 10 de agosto de 1808, con notas
estadísticas sobre esta parte. Gilbert Guillermin, Jefe de
Escuadrón, agregado al Estado Mayor del Ejército de Santo
Domingo, traducido por C. Armando Rodríguez, pp. 307-335.
• El Nuevo Mundo colombista. Rudolf Cronau, pp. 336-337.
• Labor Académica, año 1938: Actas Nº 9-15, p. 337.
• Bibliografía dominicana, pp. 340-342.
• Bibliografía extranjera, pp. 343-344.
• Centenario de la Universidad, p. 344.
• Académicas, p. 344.

Clío, Año 6, Nº 32. Noviembre-diciembre de 1938

• A través de las ideas liberales de los fundadores de La


Española. Discurso leído con motivo de su recepción como
nuevo académico. Carlos Larrazábal Blanco, pp. 345-346.
• Palabras de bienvenida. C. Armando Rodríguez, pp. 353-355.
• Núñez de Cáceres ante Boyer. Max Henríquez Ureña, pp.
354-357.
• Centenario de Hostos, información oficial, p. 357.
• Diario Histórico de la revolución de la Parte Este de Santo
Domingo, comenzada el 10 de agosto de 1808, con notas
estadísticas sobre esta parte. Gilbert Guillermin, Jefe de
Escuadrón, agregado al Estado Mayor del Ejército de Santo
Domingo, traducido por C. Armando Rodríguez, pp. 358-382.

284
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

• José Martí y Máximo Gómez, la Revolución de Cuba en Santo


Domingo, pp. 383-387.
• Labor Académica, año 1938: Actas Nº 16-18, p. 388.
• Bibliografía dominicana. Federico Henríquez y Carvajal,
p. 389.
• Bibliografía extranjera. Federico Henríquez y Carvajal, pp.
389-391.
Clío, Año 7, Nº 33. Enero-febrero de 1939

• Página Liminar. Centenario de Manuel Rodríguez Objío,


1838 –19 Diciembre– 1938, p. 1
• La Palabra del Maestro. Discurso inaugural pronunciado
por el Dr. Federico Henríquez y Carvajal, presidente de la
Academia, p. 2.
• Discurso (Sobre el centenario de Manuel Rodríguez Objío).
Emilio Rodríguez Demorizi, pp. 3-7.
• Dominicanos insignes en el exterior. Fray Cipriano de Utrera,
pp. 7-13.
• Tirso de Molina en Santo Domingo. Flérida de Nolasco, pp.
13-19.
• Historia Patria. El 27 de Febrero de 1844. El Disparo
de Mella, Romancero Dominicano. Federico Henríquez y
Carvajal, p. 20.
• Labor Académica, informe al secretario de Justicia, Educación
y Bellas Artes. Federico Henríquez y Carvajal, pp. 21.
• Actas Nº19-21, pp. 22-24
• Correspondencia, pp. 24-28.
• Bibliografía dominicana. Federico Henríquez y Carvajal,
p. 28-30.

285
CLÍO 181

• Bibliografía extranjera. Federico Henríquez y Carvajal, pp.


30-32.
Clío, Año 7, Nº 34. Marzo-abril de 1939
• Centenario del sabio maestro e ilustre antillano Eugenio
María de Hostos, pp. 33-34.
• Hostos y Nosotros. Pedro Troncoso Sánchez (discurso), pp.
35-38.
• Escuela Normal. Juan Francisco Mejía (discurso), pp. 39-40.
• Homenaje de la Junta del Centenario, Discurso pronunciado
por el Dr. Arturo Grullón, Maestro Normalista (Colocación
de la primera piedra del monumento a Hostos), pp. 40-44.
• La primera piedra, pensamiento formulado en el Cementerio.
Federico Henríquez y Carvajal, p. 44.
• En el cementerio. Virgilio Díaz Ordóñez (discurso), pp. 44-45.
• La Palabra del Maestro. Federico Henríquez y Carvajal
(Discurso homenaje a Hostos), pp. 45-47.
• Hostos ante la historia dominicana y de América, discurso
panegírico de orden. Félix Evaristo Mejía, pp. 47-57.
• Acto universitario. Discurso de orden. Pedro Emilio de
Marchena, pp. 57-58.
• Hostos y Meriño. Páginas leídas en el acto celebrado en la
Universidad el día 29 de enero de 1939 en honor a Hostos.
Emilio Rodríguez Demorizi, pp. 59-60.
• Hostos y La Vega, las proyectadas granjas agrícolas del
señor Hostos. Guido Despradel Batista, pp. 60-62.
• El intuicionismo filosófico. Viriato Fiallo, pp. 62-64.
• Hostos a los cien años. Pablo Pichardo, pp. 64-65.

286
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

• La concepción sociológica de Hostos. Pedro Henríquez


Ureña, pp. 66-67.
• Eugenio María de Hostos. Manuel Ubaldo Gómez Moya,
pp. 67-68.
• Salve. Mercedes Laura Aguiar (maestra normalista), p. 68.
• Mi Tributo. Federico Henríquez y Carvajal, pp. 69-71.
• La Normal. Américo Lugo, pp. 71-72.
• Hostos, investidura y despedida. Discurso del 17 de diciembre
de 1888. Federico Henríquez y Carvajal, pp. 72-73.
• Hostos, el centenario en las Provincias, p. 74.
• Junta Dominicana Pro Centenario de Hostos, p. 75.
• Duelo, p. 76.
• Informe, p. 77.
• Labor Académica, año 1939: Actas Nº 1-4, pp. 78-80.
• Bibliografía dominicana. Emilio Rodríguez Demorizi, p. 81.
• Bibliografía extranjera, pp. 81-85.
• Académicas, p. 86.
Clío, Año 7, Nº 35. Mayo-junio de 1939
• Heredia, centenario de la muerte del cantor del Niágara,
(1839-1939), pp. 87-88.
• El cantor del Niágara. Ramón Emilio Jiménez, pp. 89-94.
• La Española en tiempo de Fuenmayor, fragmento de un
pequeño estudio. Américo Lugo, pp. 95-97.
• La República Dominicana y el doctor Felipe Larrazábal.
Carlos Larrazábal Blanco, pp. 98-101.
• Discursos históricos: Gonzalo Regalado y Muñoz (1793-
1867). Emilio Rodríguez Demorizi, pp. 102-113.

287
CLÍO 181

• Baní, parcela histórica de su vida en la villa en el valle.


Emociones, recuerdos, añoranzas, (1862-1838). Federico
Henríquez y Carvajal, pp. 114-118.
• Duelo académico, pp. 118-119.
• Bibliografía dominicana. Federico Henríquez y Carvajal,
p. 120.
• Bibliografía extranjera. Federico Henríquez y Carvajal, pp.
121-124.
• Correspondencia, pp. 124-127.
• Notículas, pp. 127-128.
Clío, Año 7, Nº 36 y 37. Julio-agosto-septiembre-octubre de 1939
• Centenario de Luperón, 1839 –ocho de septiembre– 1939,
pp. 129-130.
• Capotillo (1863). Federico Henríquez y Carvajal, p. 131.
• Párrafos del discurso pronunciado por el presidente Ad-
hoc, en el acto académico celebrado en honor del héroe el
domingo 10 de septiembre. Palabras liminares. Manuel de
Jesús Troncoso de la Concha, pp. 132-133.
• Discurso de orden, pronunciado por el secretario de Estado
de la Presidencia, en el acto académico celebrado en honor
del héroe el domingo 10 de septiembre. Arturo Logroño, pp.
133-137.
• Evocando y recordando a Luperón. Federico Henríquez y
Carvajal, pp. 137-139.
• El centenario en Puerto Plata. Discurso leído por el
secretario de Justicia, Educación y Bellas Artes, en nombre
del Ejecutivo Nacional, el día 8 de septiembre de 1939,
en homenaje del Héroe con motivo del centenario de su
natalicio. Virgilio Díaz Ordoñez, pp. 139-140.

288
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

• Escritos de Luperón. Emilio Rodríguez Demorizi (colección


y notas), p. 141.
• Epistolario, pp. 142-154.
• Reliquias de Gregorio Luperón. Emilio Rodríguez Demorizi
(Colección), p. 155.
• La Española en tiempo de Fuenmayor, fragmento de un
pequeño estudio. Américo Lugo, pp. 156-158.
• Betances. Edición de “Puerto Rico Ilustrado”, correspondiente
al 30 de septiembre de 1939. J. de la Luz León, pp. 159-162.
• Bibliografía antillana, pp. 163-165.
• Bibliografía dominicana, pp. 165-166.
• Labor Académica, año 1939: Actas Nº 6-8, pp. 166-168.
• Correspondencia, pp. 168-172.
• Académicas, pp. 173-174.
Clío, Año 7, Nº 38. Noviembre-diciembre de 1939
• Rudolf Cronau, pp. 175-177.
• Cartas de duelo, pp. 177-178.
• La Española en tiempo de Fuenmayor, fragmento de un
pequeño estudio. Américo Lugo, pp. 178-180.
• El antillano. Federico Henríquez y Carvajal, pp. 181-184.
• Tarjas del monumento del doctor Betances. Robert H. Todd,
p. 185.
• Betances. Vicente Geigel-Polanco, pp. 186-188.
• Oración panegírica. En memoria del académico fenecido
Dr. Adolfo A. Nouel, Arzobispo Vitalicio de Santo Domingo.
Federico Henríquez y Carvajal, p. 188.

289
CLÍO 181

• Oración panegírica, en memoria del académico Dr. Adolfo


A. Nouel. Emilio Rodríguez Demorizi, pp. 189-196.
• Escritos de Luperón. Emilio Rodríguez Demorizi (colección
de notas), pp. 197-215.
• Labor Académica, año 1939: Actas Nº 9-13, pp. 215-218.
• Correspondencia, pp. 218-219.
• Bibliografía dominicana, pp. 219-222.
• Bibliografía hispanoamericana, pp. 222-224.
• Académicas, pp. 224-225.
Clío, Año 8, Nº 39. Enero-febrero de 1940
• Mensaje del maestro al ilustre Ayuntamiento de Baní, p. 1.
• El maestro, hijo adoptivo de Baní. Emilio Rodríguez
Demorizi, pp. 2-3.
• La Española en tiempo de Fuenmayor, fragmento de un
pequeño estudio. Américo Lugo, pp. 3-10.
• Estudios históricos. Trabajo leído en la sesión pública de
la Academia Dominicana de la Historia, la noche del 30 de
diciembre de 1939, en honor a la misión cultural de la Universidad
de Puerto Rico. Carlos Larrazábal Blanco, pp. 10-16.
• Centenarios Centenario de Bolívar. Centenario de la muerte
de Bolívar. Federico Henríquez y Carvajal, pp. 16-18.
• Cartas y comunicaciones de Ulises Heureaux, de febrero 1893
a febrero 1899. Henriquillo Henríquez García (publicadas
por), pp. 19-29.
• Escritos de Luperón. Emilio Rodríguez Demorizi (colección
y notas), pp. 29-41.
• Duelo. Lic. Jacinto Bienvenido Peynado, Presidente de la
República, p. 42.

290
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

• Juramento. Lic. Manuel de Jesús Troncoso de la Concha,


Presidente de la República, p. 42.
• Correspondencia, pp. 43-44.
• Bibliografía antillana, pp. 44-46.
• Bibliografía extranjera, pp. 46-48.
• Académicas, pp. 49-50.
Clío, Año 8, Nº 40. Marzo-abril de 1940
• El día Panamericano en el cincuentenario de la Unión
Interamericana, mensaje. Federico Henríquez y Carvajal, p. 51.
• Editorial, p. 52.
• Unión Panamericana, carta del residente Dr. L. S. Rowe,
p. 52.
• Historia colonial o historia de la isla Española o de Santo
Domingo (1551-1608). Américo Lugo, pp. 53-70.
• Cuba en Santo Domingo. Correspondencia revolucionaria
cubano-dominicana, pp. 70-81.
• Escritos de Luperón (continuación). Emilio Rodríguez
Demorizi (colección y notas), pp. 82-93.
• Cartas y comunicaciones de Ulises Heureaux, de febrero 1893
a febrero 1899. Henriquillo Henríquez García (publicadas
por), pp. 94-104.
• Labor Académica, año 1940: Actas Nº 1-3, pp. 104-106.
• Correspondencia, pp. 106-109.
• Académicas, p. 110.
Clío, Año 8, Nº 41. Mayo-junio de 1940
• Errores históricos. Federico Henríquez y Carvajal, p. 111-113.

291
CLÍO 181

• El testamento de un héroe. Edificación del alma cubana y del


alma dominicana, iniciativa del delegado Andrés de Piedra-
Bueno a la II Reunión interamericana del Caribe, p. 113.
• La II Reunión Interamericana del Caribe, p. 113.
• Historia colonial de la isla Española o Santo Domingo
(1557-1608). Américo Lugo, pp. 115-128.
• Guerra de Reconquista, a modo de proemio. Luis Rodríguez
Guerra, pp. 129-138.
• Cartas y comunicaciones de Ulises Heureaux, de febrero 1893
a febrero 1899. Henriquillo Henríquez García (publicadas
por), pp. 138-150.
• Labor Académica, año 1940: Actas Nº 4-5, pp. 151-152.
• Correspondencia, pp. 152-154.
• Bibliografía hispanoamericana, pp. 154-156.
• Bibliografía oficial, pp. 156-157.
• Académicas, pp. 157-158.
Clío, Año 8, Nº 42 y 43. Julio-agosto-septiembre-octubre de 1940
• Centenarios (Cuarto centenario del descubrimiento de
América). Federico Henríquez y Carvajal, pp. 151-156.
• Historia colonial de la isla Española o de Santo Domingo
(1557-1608). Américo Lugo, pp. 157-168.
• Guerra de Reconquista. Luis Rodríguez Guerra, pp. 169-183.
• Escritos de Luperón. Emilio Rodríguez Demorizi (colección
y notas), pp. 183-189.
• Discursos históricos, discurso que pronunció el presbítero
doctor don Manuel de Regalado y Muñoz, cura y vicario
de la ciudad de Puerto Plata, en la solemnidad del primer
aniversario de la Constitución dominicana, que se celebró en

292
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

la iglesia de su parroquia en día 30 de noviembre de 1845.


Emilio Rodríguez Demorizi (colección), pp. 189-192.
• Cuba en Santo Domingo. Correspondencia revolucionaria
cubano-dominicana, pp. 193-201.
• Cartas y comunicaciones de Ulises Heureaux, de febrero 1893
a febrero 1899. Henriquillo Henríquez García (publicadas
por), pp. 201-218.
• Bibliografía antillana, pp. 219-220.
• Bibliografía suramericana, p. 220.
Clío, Año 8, Nº 44. Noviembre-diciembre de 1940
• Centenarios. Fiestas de la Primada (Cuarto centenario del
descubrimiento de América). Federico Henríquez y Carvajal,
pp. 221-226.
• Errores Históricos. Federico Henríquez y Carvajal, p. 226.
• Historia colonial de la isla Española o de Santo Domingo
(1557-1608). Américo Lugo, pp. 227-247.
• Hostos juzgado. Carlos de Lugo, pp. 248-254.
• Cartas y comunicaciones de Ulises Heureaux, de febrero 1893
a febrero 1899. Henriquillo Henríquez García (publicadas
por), pp. 255-267.
• Bibliografía suramericana y antillana, pp. 268-272.
• Labor Académica, año 1940: Actas Nº 6-7, pp. 272-273.
• Académicas, pp. 273-274.
Clío, Año 9, Nº 45. Enero-febrero de 1941
• Centenarios. Cincuentenario de la Independencia. Federico
Henríquez y Carvajal, pp. 1-3.
• Homenajes históricos, p. 4.

293
CLÍO 181

• Historia colonial de la isla Española o de Santo Domingo


(1557-1608). Américo Lugo, pp. 5-20.
• Hostos, hombre representativo de América. Conferencia
en la Academia Nacional de la Historia de Buenos Aires,
Argentina. Tulio M. Cestero, pp. 21-32.
• Cuba en Santo Domingo. Correspondencia revolucionaria
cubano-dominicana, pp. 33-42.
• Bibliografía iberoamericana, pp. 42-44.
• Correspondencia, pp. 44-45.
• Nómina de la Academia, p. 46.
Clío, Año 9, Nº 46. Marzo-abril de 1941
• Centenarios. Centenario de Duarte; Cincuentenario de la
Restauración; Centenario de Mella; Centenario de Sánchez.
Federico Henríquez y Carvajal, pp. 47-50.
• Homenaje póstumo, p. 51.
• Nuestro héroe, a la memoria del malogrado joven Lorenzo
J. Perelló hijo, pp. 52-54.
• A la benemérita sociedad literaria “Amantes de la Luz”.
Federico García Godoy, pp. 55-59.
• Bibliografía colonial. “Historia de las Indias”, Fray
Bartolomé de las Casas. Carlos Larrazábal Blanco, pp. 59-71.
• La marcha triunfal, de las armas dominicanas en los primeros
días del grito de Independencia. Antero Héctor Rodríguez
(teniente del ejército de Cuba), pp. 71-73.
• Cuba en Santo Domingo. Correspondencia revolucionaria
cubano-dominicana, pp. 74-80.
• Unión Interamericana, Grupo América, p. 81.
• Labor Académica, año 1941: Actas Nº 1-3, pp. 82-83.

294
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

• Bibliografía antillana, pp. 83-86.


• Académicas, pp. 87-88.
Clío, Año 9, Nº 47 y 48. Mayo-junio-julio-agosto de 1941
• Páginas bolivarianas. Federico Henríquez y Carvajal, pp. 89-90.
• Matanzas. Exposición de Hemeroteca en la Biblioteca
Pública “Santiago Álvarez”, p. 90.
• Historia colonial de la isla Española o de Santo Domingo
(1557-1608). Américo Lugo, pp. 91-104.
• Bibliografía colonial. “Historia de las Indias”, Fray
Bartolomé de las Casas (continuación). Carlos Larrazábal
Blanco, pp. 105-115.
• Cuba en Santo Domingo. Correspondencia revolucionaria
cubano-dominicana, pp. 116-121.
• Sánchez, Del Monte y Moreno del Crhisto. Emilio Rodríguez
Demorizi, pp. 122-126.
• Bibliografía, pp. 127-131.
• Labor Académica, año 1941: Actas Nº 4-5, pp. 131-135.
• Académicas, p. 136.
• Junta dominicana pro centenario de Hostos, sesión
extraordinaria celebrada el domingo 1º de junio de 1941.3
Clío, Año 9, Nº 49 y 50. Septiembre-octubre-noviembre-diciem-
bre de 1941
• Centenario. Emiliano Tejera, 1841 –21 de septiembre– 1941.
Homenaje de la Academia Dominicana de la Historia, pp.
137-138.

3. Últimas tres páginas sin numerar a partir de la p. 136 de éste número


de la revista Clío.

295
CLÍO 181

• Discurso. Pronunciado por el maestro Federico Henríquez


y Carvajal, presidente de la Academia Dominicana de la
Historia, pp. 139-140.
• Discurso. Leído por el licenciado Carlos Larrazábal Blanco,
Miembro de Número, pp. 141-143.
• Discurso. Del licenciado Manuel Arturo Peña Batlle,
Miembro Correspondiente, pp. 144-146.
• Emiliano Tejera. Página de honores póstumos. Página del
prólogo del libro “Indígenas de la isla de Santo Domingo”.
Pedro Henríquez Ureña, p. 147.
• Duarte y Emiliano Tejera. Emilio Rodríguez Demorizi, p. 148.
• Emiliano Tejera. Parcela de su obra y de su vida. Federico
Henríquez y Carvajal, pp. 148-152.
• Diversos escritos de Emiliano Tejera. Monumento a Duarte,
exposición redactada por Emiliano Tejera y dirigida al
Congreso Nacional por la Junta Central Directiva el 27 de
febrero de 1894, pp. 153-166.
• Cuestión fronteriza dominico-haitiana, palabras escritas por
Emiliano Tejera y leídas en la presentación de credenciales
de los plenipotenciarios dominicanos encargados de celebrar
un Tratado de Paz con Haití, p. 167.
• Ante el árbitro, palabras pronunciadas por Emiliano Tejera al
presentar a la Santidad de León XIII, juez árbitro en el desacuerdo
fronterizo dominico-haitiano, sus cartas credenciales
como presidente de la delegación dominicana, p. 168.
• Contramemoria. Escrita y presentada por Emiliano Tejera
en la Santa Sede, pp. 169-181.
• Epistolario de Emiliano Tejera. Emilio Rodríguez Demorizi
(publicación y notas), pp. 182-209.

296
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

• Labor Académica, año 1941: Actas Nº 6-10, pp. 210-213.


• Académicas, p. 213.
• Abside, homenaje lírico-literario a Emiliano Tejera. Palabras
y lectura por la señorita Luz Henríquez García. La visión
de Duarte. Párrafos de la Exposición dirigida al Congreso
Nacional por la Junta Electora del Monumento a Duarte, el
27 de febrero de 1894, escrita por Emiliano Tejera. La Velada
de “Abside”.4

Clío, Año 10, Nº 51. Enero-febrero de 1942


• Centenarios. Páginas del Presidente de la Academia
Dominicana de la Historia. La semana de Meriño. Federico
Henríquez y Carvajal, pp. 1-5.
• Discurso inaugural de lápida conmemorativa del centenario
de Emiliano Tejera. Por el Presidente de la Academia
Dominicana de la Historia, pp. 6-7.
• Centenario de Emiliano Tejera. Páginas del eminente escritor
dominicano. Rectificación histórica respecto del lugar en
que acaeció la muerte del historiador Gonzalo Fernández
de Oviedo, pp. 7-11.
• Párrafo de una exposición al Congreso Nacional en abril de
1900. Emiliano Tejera, pp. 11-12.
• Párrafo de una Nota Diplomática. Don Emiliano Tejera, p. 12
• Párrafos de las Memorias. Presentadas por don Emiliano
Tejera en su calidad de ministro de Relaciones Exteriores
del Presidente de la República en los años 1906, 1907 y
1908, pp. 13-19.

4. Últimas tres páginas sin numerar a partir de la p. 213 de éste número


de la revista Clío.

297
CLÍO 181

• Hostos. Acto de inauguración de la estatua en honor del


Maestro, pp. 20-21.
• Voto de gracia. Carta escrita por Adolfo de Hostos, p. 21.
• Discurso leído por el Lic. Víctor Garrido, secretario de
Estado de Educación Pública y Bellas Artes, pp. 22-23.
• Discurso pronunciado por el Dr. Federico Henríquez y
Carvajal, Presidente de la Junta Dominicana pro-Centenario
de Hostos, pp. 24-25.
• Bibliografía colonial. “Historia de las Indias”, Fray
Bartolomé de las Casas. Carlos Larrazábal Blanco, pp. 25-36.
• Bibliografía. Federico Henríquez y Carvajal, pp. 37-41.
• Academia Dominicana de la Historia, Año 1941: Actas Nº
11; Año 1942: Actas Nº 1-2, pp. 41-42.
• Correspondencia, pp. 43-46.
• Académicas, p. 46.
Clío, Año 10, Nº 52 y 53. Marzo-abril-mayo-junio de 1942

• Centenarios. Páginas del Presidente de la Academia


Dominicana de la Historia. Manuel de Jesús Galván, José
Gabriel García, José Reyes, María N. Billini, Máximo Gómez
y su centenario, pp. 47-51.
• Eugenio Perdomo (1836-1863). Página Liminar, pp. 52-53.
• Diario. Dedicado a la señora Virginia Valdez, como un
recuerdo de la sincera amistad con que la distingue su
desgraciado amigo. Eugenio Perdomo, pp. 53-62.
• Los cuartillos y contramarcas de la Reconquista dominicana.
Rafael J. Fosalba, pp. 63-72.
• Juan José Illas y el terremoto de 1842. Emilio Rodríguez
Demorizi, pp. 73-82.

298
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

• Bibliografía antillana, pp. 83-87.


• Correspondencia, pp. 88-90.
• Nómina de los Académicos, Fundadores, Numerarios,
Supernumerarios, Correspondientes Nacionales y extranjeros,
pp. 91-92.

Clío, Año 10, Nº 54. Julio-agosto de 1942

• Centenarios. Página del Presidente de la Academia


Dominicana de la Historia. Eugenio Perdomo; Francisco X.
Billini; La Trinitaria; Universidad: 1538-1938, pp. 93-96.
• Ave Patria. En el primer centenario de la Trinitaria, 1838
–16 de julio– 1938. Federico Henríquez y Carvajal, p. 97.
• El 16 de agosto, 1863-1883, p. 98.
• Acta de Independencia, pp. 98-99.
• Pbro. Rafael García Tejera. Discurso leído la noche del 4
de julio de 1941, en el templo de San Carlos con motivo
de centenario del nacimiento del ilustre sacerdote. Carlos
Larrazábal Blanco, pp. 100-101.
• Discurso: Homenaje a Espaillat, en el primer aniversario de
la muerte de Ulises Francisco Espaillat. Federico Henríquez
y Carvajal, pp. 104-105.
• El caso de Gaspar Hernández. Emilio Rodríguez Demorizi,
pp. 106-113.
• Bibliografía antillana, pp. 114-118.
• Labor Académica, año 1942: Actas Nº 6-7, pp. 118-119.
• Candidaturas, pp. 119-120.
• Correspondencia, pp. 120-121.
• Académicas, pp. 120-122.

299
CLÍO 181

Clío, Año 10, Nº 55. Septiembre-octubre de 1942


• Centenarios. Páginas del Presidente de la Academia
Dominicana de la Historia. Hostos, 1839 –11 de enero– 1939,
pp. 123-124.
• Página Liminar, pp. 124-128.
• Junta dominicana pro centenario de Hostos, correspondencia,
p. 129.
• Actas, de informaciones y de resoluciones, sesión extraor-
dinaria celebrada el domingo 1º de junio de 1941, pp. 130-133.
• Día de Colón y de América, 1492-1942, pp. 134-136.
• Alonso de Ojeda, pp. 137-138.
• Los restos de Ojeda, pp. 138-143.
• Documentos Históricos: Gonzalo Fernández de Oviedo,
traductor el “Corbaccio”, p. 144.
• Malta y Trípoli, antiguas posesiones españolas, pp. 145-147.
• El Congreso Anfictiónico de 1826. Discurso pronunciado por
el señor Rafael Matos Díaz, Encargado de Negocios de la
República Dominicana, en la sesión solemne celebrada el 22
de junio de 1942, por la Sociedad Bolivariana de Panamá,
pp. 148-153.
• Bibliografía americana, pp. 153-157.
• Actas, año 1942: Actas Nº 8-9, pp. 157-158.
• Correspondencia, pp. 158-160.
• Académicas, pp. 160-162.

Clío, Año 10, Nº 56. Noviembre-diciembre de 1942


• Centenario. Páginas del Presidente de la Academia de la
Historia. Rodríguez Objio, 1838 –19 de diciembre– 1938,
pp. 163-164.

300
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

• Manuel Ubaldo Gómez Moya. Académico fundador y


numerario, 1857-1945. Ramón Emilio Jiménez, pp. 165-170.
• Necrología Ilustre. Monseñor Luis Antonio de Mena,
Arzobispo de Parios, pp. 171-173.
• Colón en La Española. El CDL Aniversario del Descubrimiento
de la Isla, pp. 174-175.
• La doctrina Monroe y la Reincorporación de Santo Domingo
a España, pp. 175-176.
• Post scriptum. Federico Henríquez y Carvajal, pp. 176-177.
• Bolívar, las cartas apócrifas producidas o reproducidas por
Colombres Mármol y Rómulo Carbia, p. 177.
• Las cartas apócrifas, demostración del profesor Millares
Careo, pp. 178-182.
• Mensaje Honorífico, al Maestro Don Nicolás Victoria Jaén,
p. 183.
• Actas, año 1942: Actas Nº 10-11, pp. 184-185.
• Correspondencia, pp. 185-189.
• Bibliografía Dominicana, pp. 189-190.
• Académicas, pp. 191-193.

Clío, Año 11, Nº 57 y 58. Enero-febrero-marzo-abril de 1943.

• Centenarios. Páginas del Presidente de la Academia


Dominicana de la Historia. Gregorio Luperón, 1839 –8
septiembre– 1939; Manuel Rodríguez Objío, 1838 –19 de
diciembre– 1938; Emiliano Tejera, 1841 –21 de septiembre–
1941, pp. 195-197.
• El siglo XX. Página escrita por Eugenio María de Hostos,
en enero del primer año del siglo, pp. 200-202.

301
CLÍO 181

• Expedición de Sánchez y de Cabral, apuntes y documentos


para su estudio. Emilio Rodríguez Demorizi, pp. 203-231.
• Los vascos en la Audiencia de Santo Domingo. Jesús de
Galíndez, pp. 232-237.
• Bibliografía, pp. 237-240.
• Actas, año 1943: Nº 1-3, pp. 241-243.
• Correspondencia, pp. 243-244.
• Páginas editoriales, pp. 245-248.

Clío, Año 11, Nº 59. Mayo-junio de 1943


• Centenarios. Páginas del Presidente de la Academia de
la Historia. Presbítero Rafael García Tejera; Colón en la
Española; Prócer Antillano A. Robert Todd y Miguel Guerra
Mondragón, pp. 55-57.
• Don Juan Sánchez Ramírez y la Reconquista. Manuel de
Jesús Troncoso de la Concha, pp. 59-61.
• Félix María Ruiz, más de cuatro décadas en el destierro,
traslación de sus restos a la Patria, pp. 62-64.
• Documentos para la historia de Santo Domingo. Máximo
Coiscou Henríquez, pp. 65-72.
• Bibliografía, Cuba, Puerto Rico, pp. 73-77.
• Academia Dominicana de la Historia, entrega del edificio,
p. 77.
• Discurso. Leído en la Academia Dominicana de la Historia.
Víctor Garrido, pp. 77-78.
• Carta Abierta, pp. 78-79.
• Actas, año 1943: Nº 4-5, pp. 79-80.
• Correspondencia, pp. 80-83.
• Páginas editoriales, p. 84.

302
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

Clío, Año 11, Nº 60. Julio-agosto-septiembre-octubre de 1943

• Páginas del Presidente de la Academia Dominicana de la


Historia. Martí en la Prensa, pp. 85-87.
• El Último Trinitario, Acta Notarial, pp. 88-91.
• Proceridad Dominicana, pp. 92-97.
• La imprenta y los primeros periódicos de Santo Domingo.
Emilio Rodríguez Demorizi, pp. 98-109.
• Actas, año 1943: Nº 7-9, pp. 109-110.
• Correspondencia, pp. 111-112.

Clío, Año 11, Nº 61. Noviembre-diciembre de 1943


• Editorial, pp. 113-114.
• La imprenta y los primeros periódicos de Santo Domingo
(continuación). Emilio Rodríguez Demorizi, pp. 61-180.
• Necrología ilustre: don Francisco Rodríguez y Marín
(España); Guillermo Valencia (Colombia); Alejandro
Andrade Coello (Ecuador), p. 180.

Clío, Año 12, Nº 62, 63 y 64. Enero-junio de 1944

• Primer centenario de la República, 1844–27 de febrero–


1944, pp. 1-4.
• Apuntes de Rosa Duarte. Emilio Rodríguez Demorizi
(edición y notas), pp. 5-58.
• Rosa Duarte, Apunte para la Historia de la isla de Santo
Domingo y para la biografía del general Juan Pablo Duarte,
pp. 59-71.
• Archivo de Duarte. Carlos Larrazábal Blanco (edición y
notas), pp. 72-74.

303
CLÍO 181

• Archivo de Duarte, pp. 75-119.

Clío, Año 12, Nº 65, 66 y 67. Julio-diciembre de 1944

• Notas Editoriales. El Dr. Henríquez y Carvajal renuncia a la


presidencia de la Academia. El Nuevo Presidente, Dr. Manuel
de Jesús Troncoso de la Concha, pp. 121-124.
• Traslado de los restos del Primer Almirante a Santo
Domingo, p. 124.
• Otra fecha centenaria. Interesante iniciativa, p. 125.
• El brigadier don Juan Sánchez Ramírez. Manuel de Jesús
Troncoso de la Concha, pp. 126-130.
• Despedida del brigadier Juan Sánchez Ramírez desde su
lecho de muerte, pp. 131-132.
• La constituyente de San Cristóbal. Emilio Rodríguez
Demorizi, pp. 133-139.
• Los noventa y seis años de don Federico Henríquez y
Carvajal. Albacea del pensamiento de Hostos y Martí. Pedro
de Alba, pp. 140-142.
• Un obstinado realista, rasgos biográficos del clérigo limeño
Gaspar Hernández. Enrique D. Tovar y R., pp. 143-172.
• Discursos históricos de Félix María del Monte. Emilio
Rodríguez Demorizi, pp. 173-192.
• Actas, año 1944: Actas Nº 1-14, pp. 193-201.
• Correspondencia, pp. 201-205.
• Necrología, Pedro María Archambault, p. 206.
• Notas biográficas, libros y folletos nacionales, p. 207-214.
• Biblioteca, pp. 214-218.

304
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

Clío, Año 13, Nº 68, 69 y 70. Enero-junio de 1945

• Homenaje al presbítero Gaspar Hernández. Ramón Emilio


Jiménez, pp. 1-5.
• Las “Biografías de dominicanos notables” escritas por José
María Morillas. Max Henríquez Ureña, pp. 5-7.
• Biografía del ilustrísimo doctor don Pedro de Valera y
Giménez, Arzobispo Metropolitano de Santo Domingo,
Primada de Indias. José María Morillas, pp. 7-15.
• Doctor don José Núñez de Cáceres, apuntes biográficos. José
María Morillas, pp. 16-32.
• Discursos históricos, Alejandro Angulo Guridi, (1822-1906).
Emilio Rodríguez Demorizi (Colección), pp. 33-41.
• Manuel de J. Heredia, 1836-1894, pp. 41-43.

Clío, Año 13, Nº 71, 72 y 73. Julio-diciembre de 1945

• Notas necrológicas: Don Félix Evaristo Mejía y Abreu (1886-


1945); Don Luis Emilio Alema y Rodríguez (1883-1945); Lic.
Gilberto Sánchez Lustrino (1902-1945), pp. 45-47.
• Una carta de Francisca Duarte, pp. 47-48.
• Discursos históricos, Fernando Arturo de Meriño, 1833-
1906. Emilio Rodríguez Demorizi (colección) pp. 48-59.
• Papeles de Familia. Carlos Larrazábal Blanco, pp. 59-93.
• Sánchez, defensor público. Emilio Rodríguez Demorizi, pp.
94-103.
• Racionero licenciado don Antonio Sánchez Valverde. José
María Morillas, pp. 103-111.
• Extractos de Actas, año 1944 Nº 1-8, pp. 111-114

305
CLÍO 181

Clío, Año 14, Nº 74 y 75. Enero-julio de 1946

• Necrología, Doctor Pedro Henríquez Ureña, 1884-1946, p. 1.


• Miembros de la Academia Dominicana de la Historia, p. 2.
• Sánchez y la Revolución del 57. Emilio Rodríguez Demorizi,
pp. 3-7.
• Biografías de dominicanos notables, Excmo. e Ilmo. Sr. D.
Francisco Javier Caro y Torquemada. José María Morillas,
pp. 8-17.
• Biografía del doctor Juan Vicente Moscos. José María
Morillas, pp. 18-21.
• Don José Joaquín del Monte y Maldonado, apuntes
biográficos. José María Morillas, pp. 21-23.
• Don Tomás Bobadilla, apuntes biográficos. José María
Morillas, pp. 23-25.
• Discursos históricos: Eugenio María de Hostos (1839-1803);
Federico Henríquez y Carvajal (1848); Eugenio Deschamps
(1861-1919); Emilio Rodríguez Demorizi (colección), pp.
26-57.

Clío, Año 14, Nº 76 y 77. Julio-diciembre de 1946

• Notas editoriales. 450 Aniversario Santo Domingo;


Terremoto; Lámparas de la Academia; Publicaciones, p. 59.
• Proclama de los dominicanos (1809). Román Power, pp.
60-61.
• Diario de viaje de Monseñor Meriño. Rafael C. Castellanos
(copiado), pp. 62-69.
• Fe de erratas a la Colección Trujillo. Vetilio Alfau Durán,
pp. 70-71.

306
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

• Discursos históricos, Monseñor A. A. Nouel (1862-1937).


Emilio Rodríguez Demorizi (colección), pp. 72-110.

Clío, Año 15, Nº 78 y 79. Enero-junio de 1947

• Publicaciones. Vetilio Alfau Durán, pp. 1-2.


• Descubrimiento del cráneo de un indio ciguayo en Santo
Domingo. Alejandro Llenas, traducción del francés por el
Lic. Cayetano Armando Rodríguez, pp. 3-6.
• Academia Dominicana de la Historia, lista de miembros, p. 7.
• Necrológicas.Carlos Medina Chirinos, director del Archivo
Histórico de Zulia, Venezuela; y el doctor Enrique D. Tovar,
Historiógrafo de refinada cultura peruano, p. 7.
• Discursos históricos: .Antonio Sánchez Valverde, Sermón de
la Purificación de Nuestra Señora, predicado en la Catedral
de Santo Domingo, con la asistencia del Real Acuerdo. José
Núñez de Cáceres, discurso ante Boyer en el Ayuntamiento de
Santo Domingo el 9 de febrero de 1822. Pbro. D. V. de Moya,
discurso en La Vega el 2 de noviembre de 1856. Benigno
Filomeno de Rojas, en la Convención Nacional el 25 de
marzo de 1865. En Santiago Discurso leído por Don Manuel
de Jesús Peña y Reynoso, fundador de la Sociedad Amantes
de la Luz en el acto de instalación el 4 de julio de 1874 en
Santiago, reproducido por resolución de la directiva actual
de la Sociedad, el 2 de agosto de 1925 10mo de su Muerte.
Francisco Gregorio Billini, discurso al prestar juramento
como Presidente de la República, Santo Domingo, el 1 de
septiembre de l884. Francisco Gregorio Billini, al renunciar
a la Presidencia de la República, Santo Domingo, el 16 de
mayo de 1885. De Oratoria Dominicana. Emilio Rodríguez
Demorizi (colección), pp. 8-42.

307
CLÍO 181

Clío, Año 15, Nº 80. Julio-diciembre de 1947

• Dominicanidad de Juan Sánchez Ramírez. Discurso de


ingreso en la Academia Dominicana de la Historia, el 21 de
septiembre de 1947. Fray Cipriano de Utrera, pp. 43-53.
• Discurso del Presidente de la Academia Dominicana de la
Historia al recibir a Fray Cipriano de Utrera, pp. 53-54.
• Testamento y codicilo de Hernando Gorjón. Fray Cipriano
de Utrera (introducción y notas), pp. 55-66.
• San Dionisio, patrono de Higüey. Fray Cipriano de Utrera,
pp. 67-69.
• Juan Pablo Duarte. José Gabriel García, pp. 69-76.
• Historia de un nombre. Alcides García Lluberes, pp. 77-94.
• ¿Cuándo llegó al Seybo Pedro Santana? Vetilio Alfau Durán,
pp. 94-95.
• Académicas, pp. 95-98.
• Academia Dominicana de la Historia, lista de miembros, p. 98.

Clío, Año 16, Nº 81. Enero-junio de 1948

• Discurso, pronunciado por el Excmo. señor generalísimo Dr.


Rafael L. Trujillo M., Presidente de la República Dominicana,
en la inauguración de los trabajos iniciales del Faro a Colón,
el 14 de abril del 1948, pp. 1-3.
• Almoneda del ingenio de Hernando Gorjón. Fray Cipriano
de Utrera (historia y notas), pp. 3-18.
• Duarte como poeta, archivo de D. José Gabriel García, pp.
19-24.
• La Ocupación de Santo Domingo por Haití. Manuel de Jesús.
Troncoso de la Concha, pp. 25-32.

308
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

• De Capotillo a Santiago. General Benito Monción, pp. 33-39.


• Vindicación de la ciudadanía y apología de la conducta
política del Dr. D. Bernardo Correa y Cidrón, natural de
Santo Domingo de la isla Española, escrito por él mismo,
año de 1820, pp. 40-53.
• Emilio Prud´homme (esbozo). Américo Lugo, pp. 54-61.
• Tirso de Molina en Santo Domingo, biografía. Vetilio Alfau
Durán, pp. 62-64.
• Notículas, pp. 65-69.
• Academia Dominicana de la Historia, Miembros de Número
y Correspondientes Nacionales, p. 69.
• Índice general (1933-1947), índice de autores que aparecen
en esta revista desde el primer número hasta el último,
correspondiente al pasado año de 1947. Vetilio Alfau Durán,
pp. 71-80.

Clío, Año 16, Nº 82. Julio-diciembre de 1948

• La Academia Dominicana de la Historia, y el centenario


del Dr. Henríquez y Carvajal. Discurso de su presidente el
Dr. Manuel de Jesús Troncoso de la Concha, en el acto del
descubrimiento de la tarja conmemorativa en la casa del
Maestro, pp. 81-84.
• Henríquez y Carvajal y el culto de Martí en Santo Domingo.
Emilio Rodríguez Demorizi, pp. 85-86.
• Centenario de D. Federico Henríquez y Carvajal. Tulio M.
Cestero, pp. 87-89.
• Mensaje a América en mí centenario. Federico Henríquez y
Carvajal, pp. 89-90.
• Relación del general Kerversau, pp. 91-96.

309
CLÍO 181

• Presidentes de la Republica Dominicana (1844-1952).


Vicepresidentes de la República. Capitanes Generales durante
la Reincorporación a España (1861-1865). Gobernadores
militares norteamericanos (1916-1922). Vetilio Alfau Durán,
pp. 97-105.
• Federico de Jesús García, pp. 106-109.
• Pedro Alejandrino, pp. 109-110.
• Historia de mí salida de la isla de Santo Domingo. Gaspar
de Arredondo y Pichardo, publicada por el doctor Alcides
García Lluberes con notas del autor y del Lic. Vetillo Alfau
Durán, pp. 111-130.
• El capitán don Rodrigo Pimentel. Flérida de Nolasco, pp.
131-137.
• Juan Pablo Duarte, cuadro necrológico del Padre de la
Patria y Fundador de nuestra República, pp. 138-141.
• Breves datos biográficos del maestro don Federico Henríquez
y Carvajal, p. 142.
• Una epístola de Eugenio Salazar de Alarcón, relativa a Santo
Domingo, pp. 143-144.
• El estudio de la ciudad de Santo Domingo. Fray Cipriano de
Utrera, p. 145-177.
• Notículas. Vetilio Alfau. Durán, p. 177-187.
• Academia Dominicana de la Historia, Miembros de Número,
Correspondientes nacionales, p. 187.
• Índice del Volumen XVI, p. 188.
Clío, Año 17, Nº 83. Enero-abril de 1949
• Centenario de la Batalla de Las Carreras, p. 1.
• Necrológica: Lic. Arturo Logroño, académico de número;
Pedro Spignolio Garrido, académico correspondiente, p. 2.

310
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

• El santuario de Higüey. Pbro. G. B. Moreno del Christo,


Vetilio Alfau Durán (notas), pp. 3-8.
• Breves apuntes históricos de la Restauración. Emiliano I.
Aybar, pp. 9-10.
• Efemérides dominicanas. Eliseo Grullón, pp. 11-12.
• El “Negro Incógnito” o el “Comegente”. Francisco Mota
hijo, pp. 13-15.
• Documentos históricos. 1.- Partida de Bautismo de Jacobo
Villaurrutia. 2.- Discurso del general. M. G. Borguella,
el 16 de noviembre de 1828. 3.- Acta de Matrimonio del
general Pedro Santana y Doña Ana Zorrilla, El Seybo 26 de
noviembre de 1858. 4.- Acta de defunción del general Pedro
Santana. 5.- Acta de Defunción del general Ramón Santana.
6.- Documentos relativos al general Ramón Santana. 7.-
Partida de Bautismo del literato Francisco Xavier Angulo
Guridi. 8.- Acta de Defunción del literato Francisco Xavier
Angulo Guridi. 9.- Testamento del general Ramón Mella,
Puerto Plata 5 de noviembre 1859. 10.- Partida de Bautismo
del Prócer D. Ramón Mella. 11.- Partida de Nacimiento del
Pbro. Manuel González Bernal. 12.- Partida de Bautismo
del trinitario José María Serra. 13.- Partida de Bautismo
del trinitario Juan Nepomuceno Rabelo. 14.- Partida de
Bautismo del trinitario Felipe Alfau. 15.- Partida de Bautismo
del general José María Cabral. 16.- Partida de Bautismo del
prócer Tomás de la Concha. 17.- Partida de Bautismo del
Gral. Antonio Abad Alfau. 18.- Partida de Bautismo del
Comendador G. Gabriel Moreno del Christo. 19.- Partida de
Bautismo del Gral. D. Manuel Durán. 20.- Acta de Defunción
del Gral. Bernardino Pérez. 21.- Acta de Defunción del
Presidente Buenaventura Báez. 22.- Carta Post Mortem del
Arzobispo D. Tomás de Portes e Infante, Santo Domingo

311
CLÍO 181

2 de diciembre de 1857. 23.- Acta de Matrimonio de los


padres del general Duvergé, Seibo, 21 de octubre de 1818.
24.- Sentencia condenatoria del general Antonio Duvergé,
Seibo, 9 de abril de 1855. 25.- Proceso del general Antonio
Duvergé, sentencia contra sus compañeros, Seibo, 10 de
abril de 1855. 26.- Los bienes del general Duvergé, un aviso
de su albacea. 27.- La Acusación de Higüey, diciembre 2 de
1856. 28.- Las Ruinas de Higüey, año 1856. 29.- Dos cartas
relativas a Duvergé, año 1926. 30.- Oración pronunciada
por el Lic. Alejandro Angulo Guridi en el sepelio del Gral.
Manuel Altagracia Cáceres, Santo Domingo 18 de septiembre
1878. 31.- El Congreso Nacional Dominicano y Benito
Juárez. 32.- Don Antonio López de Santa Anna en Santo
Domingo. Vetillo Alfau Durán (colección y notas), pp. 15-32.
• El estudio de Gorjón y Ciudad y su erección en Universidad.
Fray Cipriano de Utrera, pp. 32-39.
• Actas, pp. 40-43.
• Academia Dominicana de la Historia. Académicos de
Número, p. 44.

Clío, Año 17, Nº 84. Mayo-agosto de 1949

• Estatutos de la Universidad de Gorjón. Fray Cipriano de


Utrera, pp. 45-75.
• Dos cartas del padre Las Casas Relativas a Enriquillo, (a
propósito de la polémica entre Fray Cipriano de Utrera y
Manuel A. Peña Batlle, acerca de Enriquillo), pp. 75-84.
• Sobre un supuesto escudo, cartas cruzadas entre el
Ayuntamiento de San Francisco de Macorís y el Presidente
de la Academia de la Historia, pp. 85-86.
• Confraternidad antillana, pp. 86-87.

312
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

• La Academia Dominicana de la Historia y los restos de


Ojeda, pp. 87-88.
• Veredicto, p. 88.
• Documentos históricos: El Testamento Político de don
Tomás Bobadilla. Vetilio Alfau Durán (Colección y notas),
pp. 89-93.
• Efemérides Dominicanas. Eliseo Grullón, pp. 93-97.
• Miembros de la Academia Dominicana de la Historia, pp.
98-99.

Clío, Año 17, Nº 85. Septiembre-diciembre de 1949

• “El Tapado” de México y el de Santo Domingo. José de Jesús


Núñez y Domínguez, pp. 101-113.
• El “Tapado de México”. Fray Cipriano de Utrera, pp. 114-144.
• Hoja de servicio del autor de Enriquillo. Emilio Rodríguez
Demorizi, pp. 145-146.
• El artículo 210 de la Constitución de San Cristóbal. Francisco
Elpidio Beras, pp. 147-151.
• Académicas, p. 152.
• Actas, pp. 153-156.

Clío, Año 18, Nº 86. Enero-febrero de 1950

• Duarte, el Restaurador. Emilio Rodríguez Demorizi, pp. 1-4.


• Académicas, p. 4.
• La trinitaria, apuntes y documentos para su estudio. Emilio
Rodríguez Demorizi, pp. 5-18.
• Apostillas, centenario del historiador y geógrafo Casimiro
N. de Moya. Vetilio Alfau Durán, pp. 18-25.

313
CLÍO 181

• Juan Bautista Cambiaso. José Gabriel García, pp. 25-28.


• Aparece un retrato de Tirso de Molina en Santo Domingo.
Fray Manuel Penedo Rey, mercedario, pp. 28-32.
• Una carta del padre Gaspar Hernández. Emilio Rodríguez
Demorizi, pp. 32-33.
• Documentos históricos: 34.- El último Manifiesto del general
Santana, julio 20 de 1862. 35.- Discurso Pronunciado en
Higüey el 27 de febrero de 1854, por el prócer D. Tomás de
la Concha. 36.- Acta de Bautismo de Juan Antonio Alix. 37.-
Relación de méritos del padre Valera, año de 1793. 38.- El
general Luperón y la repatriación de Duarte en 1875. 39.-
Manifiesto del general Rafael Pérez, Santiago, 1878. Vetilio
Alfau Durán (colección y notas), pp. 34-39.
• Efemérides dominicanas. Eliseo Grullón, pp. 39-40.

Clío, Año 18, Nº 87. Mayo-agosto de 1950

• Causas de la Anexión a España. Emilio Rodríguez Demorizi,


pp. 41-44.
• Santo Domingo y República Dominicana. Manuel de Jesús
Troncoso de la Concha, pp. 45-46.
• Carta del Dr. Ayala-Duarte al historiador Fray Andrés
Mesanza, O. P. Alcides García Lluberes (notas), pp. 47-51.
• Rasgos biográficos de dominicanos celebres; Pbro. D. Juan
de Jesús Ayala y García. José Gabriel García, pp. 52-64.
• Una sentencia histórica. Sentencia dictada por la Suprema
Corte de Justicia de la República en fecha 3 de febrero de
1893 y la cual fue causa del llamado en nuestra historia
contemporánea diferendo dominico-francés, pp. 65-73.

314
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

• Del Santo Domingo del siglo XVI. Biografías: doctor Eugenio


Salazar de Alarcón; licenciado Lucas Vázquez de Ayllón;
licenciado Suazo. Joaquín García Icazbalceta, pp. 74-77.
• Efemérides dominicanas. Pedro florentino y su influencia
nefasta en la Guerra Restauradora. Eliseo Grullón, pp.
78-79.
• I Congreso hispanoamericano de Historia, conclusiones,
pp. 80-83.

Clío, Año 18, Nº 88. Septiembre-diciembre de 1950

• Constituciones del Cabildo eclesiástico de Santo Domingo,


introducción histórica. Fray Cipriano de Utrera, pp. 85-93.
• Hoja de servicios de Tomás de Bobadilla. Emilio Rodríguez
Demorizi, pp. 94-104.
• Rasgos biográficos de dominicanos célebres, Tomás Correa
Córcega. José Gabriel García, pp. 105-110.
• Las doctrinas políticas de Eugenio María de Hostos, pp.
111-112.
• Biografía de don Jacobo de Villaurrutia, pp. 113-117.
• Reflexiones Históricas: Juan Pablo Duarte. Félix María
Delmonte, pp. 118-120.
• La batalla de “Las Carreras”, sus antecedentes históricos y
consecuencias trascendentales. César Herrera, pp. 120-140.
• Índice de los números correspondientes a los años 1949-
1950, pp. 141-144.

Clío, Año 19, Nº 89. Enero-abril de 1951

• El hospital de San Andrés. Fray Cipriano de Utrera, pp.


1-14.

315
CLÍO 181

• El Santo Cerro en Santo Domingo. Pbro. Rafael Celedón,


pp. 15-22.
• Juan Pablo Duarte. José Ramón López, pp. 23-26.
• Rasgos biográficos de dominicanos célebres: Agustín de
Madrigal. José Gabriel García, pp. 27-29.
• Represalias y muerte de Florentino. Emilio Rodríguez
Demorizi, pp. 30-32.
• Dominicanos ilustres: general don Pedro Prud´homme. Juan
Garrido y Pichardo, pp. 33-36.
• Duarte, Ravelo y la Bandera Dominicana. Alcides García
Lluberes, pp. 37-44.
• Recuerdos de Palo Hincado. Francisco Angulo Guridi, pp.
45-47.
• La bibliografía histórica en la República Dominicana. Luis
Floren, pp. 47-52.
• Necrología: Lic. D. Manuel Ubaldo Gómez, hijo (1892-
1951), pp. 53-56.

Clío, Año 19, Nº 90. Mayo-agosto de 1951

• Morell de Santa Cruz. Fray Cipriano de Utrera, pp. 57-74.


• Nuevas noticias acerca de Santana. Emilio Rodríguez
Demorizi, pp. 75-77.
• Duarte. Eugenio María de Hostos, pp. 78-79.
• Pbro. Manuel María Valencia (1810-1870).Vetilio Alfau
Durán, pp. 80-91.
• De la era de la Anexión, cartas, otros documentos, notas.
Alcides García Lluberes, pp. 92-100.

316
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

• Documentos históricos: 40.- Partida de Bautismo del


dramaturgo D. Francisco Javier Foxa y Licanta. 41.- Partida
de Bautismo del poeta D. Narciso Foxa y Lecanda. 42.- General
Ramón Castillo al Pueblo. 43.-Vicente Celestino Duarte y Felipe
Alfau. Vetilio Alfau Durán (colección y notas), pp. 100-105.
• Acta, p. 105.
• La bibliografía histórica en Santo Domingo. Luis Floren,
pp. 107-111.

Clío, Año 19, Nº 91. Septiembre-diciembre de 1951

• Un decreto histórico, p. 113.


• La semana de Isabel la Católica y Cristóbal Colón, pp.
114-115.
• Isabel la Católica, fundadora de la ciudad de Santo Domingo.
Fray Cipriano de Utrera, pp. 116-132.
• Los cónsules Levasseur y Saint-Denys. Emilio Rodríguez
Demorizi, pp. 133-134.
• Felipe Fernández de Castro y la ocupación haitiana. C.
Larrazábal Blanco, pp. 135-136.
• Las primeras honras fúnebres a Sánchez. Nicolás Ureña de
Mendoza (1822-1875). Vetilio Alfau Durán (reproducción y
notas), pp. 137-141.
• Gral. Juan Alejandro Acosta. José Gabriel García, pp. 141-
142.
• Oración pronunciada en las exequias del arzobispo Dr. D.
Pedro Valera y Jiménez. Fray Remigio Cernadas, Vetilio
Alfau Durán (publicación y notas), pp. 143-147.
• Epistolario de D. José Gabriel García, pp. 147-156.

317
CLÍO 181

• Investigaciones históricas del académico Emilio Rodríguez


Demorizi, p. 157.
• Índice del tomo XIX, año 1951, p. 158.

Clío, Año 20, Nº 92. Enero-abril de 1952

• Decreto del excelentísimo señor Presidente de la República,


con motivo del fallecimiento del Doctor Federico Henríquez
y Carvajal, p. 1.
• Muerte y sepelio del Dr. Federico Henríquez y Carvajal,
primer presidente de la Academia Dominicana de la Historia,
pp. 2-3.
• Discurso del Lic. Manuel M. Guerrero, ante el cadáver de
Don Federico, pp. 4-5.
• Federico Henríquez y Carvajal, perfil Autobiográfico, pp. 6-8.
• Muerte de un gran patriota. Félix Marcano, p. 9.
• He visto a Duarte. Federico Henríquez y Carvajal, pp. 10-11.
• Ingreso de los académicos electos: Julio Ortega Frier y
Amiama, p. 11.
• Miscelánea Histórica. Extracto de los Cuadernos de
Apuntes del historiador García. Leonidas García Lluberes
(publicaciones y notas), pp. 12-18.
• Una familia fundadora de San Rafael. Carlos Larrazábal
Blanco, pp. 19-20.
• Epistolario del Dr. José Gabriel García. Vetilio Alfau Durán
(publicación y notas), pp. 20-29.
• Santana. José Lamarche (1857-1916), p. 30.
• Minucias bibliográficas. El primer libro de versos publicado
por un dominicano. Vetilio Alfau Durán, pp. 31-32.

318
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

• Fe de erratas. Vetilio Alfau Durán, pp. 33-34.


• Acta del 5 de febrero del 1952, p. 34.
• Bibliografía histórica dominicana (1946-1948), pp. 35-57.
• Índice de autores, pp. 57-59.

Clío, Año 20, Nº 93. Mayo-agosto de 1952

• Bosquejo histórico del correo en Santo Domingo. Manuel


de Jesús Troncoso de la Concha, pp. 61-63.
• Escritos inéditos de Ulises Francisco Espaillat. Leonidas
García Lluberes (publicaciones y notas), pp. 63-72.
• Informe del general Charles Herard Aime, representante del
Gobierno Provisional de Haití, jefe del ejército expedicionario
que operaba en la parte norte y en el este, año 1843, pp. 72-76.
• Congreso histórico municipal Interamericano, pp. 77-88.
• El general Gaspar Polanco. Alcides García Lluberes, pp.
89-106.
• Raimundo Rendón Sarmiento. C. Larrazábal Blanco
(colección y nota), pp. 106-109.
• Roldán “El Ingrato”. Fray Cipriano de Utrera, pp. 110-117.
• Tres cartas relativas a los orígenes de La Trinitaria (1819-
1838). José María Serra, pp. 118-125.
• Apostillas históricas: I.- El presidente Morales Languasco.
II.- El general Remigio del Castillo. III.- Muerte y sepultura
de la viuda, de la hermana y la nieta de Sánchez. Vetilio
Alfau Durán, pp. 125-132.
• Centenario del historiador don Eliseo Grullón, pp. 132.
• Necrológica: doctor Américo Lugo, 1870-1952, p. 133.
• Miembros de la Academia Dominicana de la Historia, p. 134.

319
CLÍO 181

Clío, Año 20, Nº 94. Septiembre-diciembre de 1952

• Centenario de don José Toribio Medina, 1852-1930,


homenaje de la República Dominicana al sabio historiador
y bibliógrafo, gloria de Chile y de América, pp. 135-144.
• En honor a don José Toribio Medina. Luis Floren, pp. 145-152.
• José María de Rojas. Ramón Azpurúa, Carlos Larrazábal
Blanco (colección y notas), pp. 153-158
• En honor de Académico Fray Cipriano de Utrera (Decreto),
p. 158.
• Leonardo da Vinci: bosquejo de interpretación. Armando
Álvarez Pedroso, pp. 159-165.
• Misceláneas históricas. Extracto de los cuadernos de
apuntas del historiador García. Leonidas García Lluberes
(publicación y notas), pp. 166-177.
• Apostillas históricas: IV.- Pedro Henríquez Ureña y Salomé
Ureña de Henríquez. V.- El primer médico dominicano
graduado en París. VI.- El general. Timoteo Ogando.
VII.- Guarocuya y Herniquillo. VIII.- ¿Bahoruco, Bauruco,
Baboruco, Baoruco? Vetilio Alfau Durán, pp. 178-185.
• Documentos y tradiciones. Alcides García Lluberes, pp.
186-187.
• Centenario del nacimiento de Rodolfo D. Cambiaso, p. 188.
• Ideario de Duarte, pp. 189-192.
• Índice del Volumen XX, correspondiente al año 1952, p. 193.
Clío, Año 21, Nº 95. Enero-abril de 1953
• El centenario de José Martí (1853-1953), pp. 1-2.
• Apología de José Martí, apóstol de la Independencia de
Cuba. Ramón Emilio Jiménez, pp. 2-13.

320
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

• José Martí, pp. 13-28.


• Martí en Santo Domingo. Max Henríquez Ureña, pp. 29-41.
• Martí y Santo Domingo. Vetilio Alfau Durán, pp. 42-46.
• “De la mano de valientes”, César Salas, datos biográficos, p. 47.
• Miscelánea histórica. Extractos de los Cuadernos de
Apuntes del historiador García. Leonidas García Lluberes
(publicación y notas), pp. 48-56.
• La parroquia de Higüey (1778-1782), pp. 56-65
• Miembros de la Academia Dominicana de la Historia, p. 66.
Clío, Año 21, Nº 96. Mayo-agosto de 1953
• Necrología: Lic. Julio Ortega Frier (1888-1953). Vetilio
Alfau Durán, pp. 69-70.
• Díaz Ordóñez en la Academia Dominicana de la Historia.
Discurso de recepción como Miembro de Número, pp. 71-73.
• El poeta Miguel Alcalá hijo. Alcides García Lluberes, pp.
74-86.
• Miscelánea histórica. Extracto de los Cuadernos de
Apuntes del historiador García. Leonidas García Lluberes
(Publicación y notas), pp. 87-91.
• Necrología: Francois F. Sevez hijo (1905-1953). Vetilio
Alfau Durán, p. 92.
• Los hermanos Puello, contribución a un estudio biográfico.
Vetilio Alfau Durán (publicación y notas), pp. 93-105.
• Nota Iconográfica. Estado mayor del presidente Heureaux.
Soneto de Galván, a la memoria del coronel Don Elías Piña,
muerto en el ataque de Bánica, 1848, p. 106.
• Miembros de la Academia Dominicana de la Historia, p. 107.

321
CLÍO 181

Clío, Año 21, Nº 97. Septiembre-diciembre de 1953


• Necrología: Lic. D. Cayetano Armando Rodríguez. Vetilio
Alfau Durán, pp. 109-111.
• La clase media en Santo Domingo. Manuel de Jesús Troncoso
de la Concha, pp. 112-114.
• Duarte y Martínez de León. Vetilio Alfau Durán (publicación
y notas), pp. 115-119.
• Miscelánea histórica. Extracto de los Cuadernos de
Apuntes del historiador García. Leonidas García Lluberes
(Publicación y notas), pp. 120-125.
• Los haitianos. José María Serra, pp. 126-129.
• Por la verdad histórica. Vetilio Alfau Durán (publicación y
notas), pp. 129-132.
• Acrisolando nuestro pasado. Alcides García Lluberes, pp.
133-147.
• Bibliografía histórica. Emilio Rodríguez Demorizi, pp.
148-150.
• Índice del Volumen XXI, correspondiente al año 1953, pp.
151-152.
Clío, Año 22, Nº 98. Enero-abril de 1954
• Breves notas históricas. Manuel de Jesús Troncoso de la
Concha, pp. 1-3.
• Por la verdad histórica. Juan Nepomuceno Ravelo. Vetilio
Alfau Durán, pp. 4-16.
• Página suelta. La primera gestión de Núñez de Cáceres en
Venezuela. Carlos Larrazábal Blanco, pp. 17-18.
• Misceláneas históricas. Extracto de los Cuadernos de
Apuntes del historiador García. Leonidas García Lluberes
(publicación y notas), pp. 19-24.

322
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

• Apuntes y documentos; Luis José Pequero, Pedro Valera y


Jiménez, Antonio del monte y Tejada, Sebastián Pichardo.
Emilio Rodríguez Demorizi, pp. 25-43.
• Nuestros primeros escritores, Américo Lugo. Alcides García
Lluberes, pp. 44-63.
• Miembros de la Academia Dominicana de la Historia, p. 64.

Clío, Año 22, Nº 99. Mayo-junio de 1954

• Manuel Arturo Peña Batlle. Emilio Rodríguez Demorizi,


pp. 65-66.
• M. A. Peña Batlle. Virgilio Díaz Ordóñez, p. 66.
• Por las piedras ilustres. Manuel Arturo Peña Batlle, pp. 67-69.
• Historia de la Deuda Pública dominicana, primer período
de 1844 a 1860. Manuel Arturo Peña Batlle, pp. 69-83.
• Antecedentes históricos y sociológicos de la Anexión a
España. Manuel Arturo Peña Batlle, pp. 84-91.
• Cartas de Manuel Arturo Peña Batlle, pp. 91-96.
• En torno a La Trinitaria. ¿Cuál fue el número de sus
miembros fundadores? Vetilio Alfau Durán, pp. 97-102.
• Noticias de la Independencia dominicana en Venezuela.
Carlos Larrazábal Blanco, pp. 102-103.
• Papeles dominicanos de Máximo Gómez, adición y
enmiendas, pp. 104-105.

Clío, Año 22, Nº 100. Julio-septiembre de 1954

• En torno a Duarte y a su idea de unidad de las razas.


Discurso de ingreso como Miembro de Número de la
Academia Dominicana de la Historia, leído en la sesión

323
CLÍO 181

solemne celebrada el día 25 de julio de 1954. Vetilio Alfau


Durán, pp. 107-114.
• Discurso de Contestación, leído en la sesión solemne
celebrada el día 26 de julio de 1954. Virgilio Díaz Ordóñez,
pp. 114-117.
• La mujer que salvó a Duarte. Francois F. Sevez hijo, pp.
118-120.
• Apuntes y documentos. La construcción de barcos en Santo
Domingo. Emilio Rodríguez Demorizi, pp. 121-123.
• Nombres de La Vega, pp. 123-125.
• Alemanes en Santo Domingo, pp. 125-127.
• Acerca del Tratado de Ryswick, pp. 127-132.
• Del Ayuntamiento de Santiago en 1813, p. 132.
• Miscelánea histórica. Extracto de los Cuadernos de Apuntes
del historiador García. L. G (publicación y notas), pp. 133-140.
• Los sínodos del Arzobispado de Santo Domingo. Fray
Cipriano de Utrera, pp. 141-162.
• Miembros de la Academia Dominicana de la Historia, p. 163.

Clío, Año 22, Nº 101. Octubre-diciembre de 1954


• Dios y Trujillo, una interpretación realista de la Historia
Dominicana. Discurso de ingreso como Miembro de Número
de la Academia Dominicana de la Historia, leído en la sesión
solemne celebrada el día 14 de noviembre de 1954. Joaquín
Balaguer, pp. 165-170.
• Discurso de contestación, leído en la sesión solemne
celebrada el día 14 de julio de 1954. Ramón Emilio Jiménez,
pp. 170-174.
• Pedro Alejandrino Pina. Francois F. Sevez hijo, pp. 175-196.

324
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

• Documentos históricos: 44.- Partida de bautismo del


trinitario don Jacinto de la Concha. 45.- Acta de defunción
del Dr. Alejandro Angulo Guridi. 46.- Acta de nacimiento
de Gregorio Rivas. 47.- Acta de defunción del Pbro. Don
Calixto Ma. Pina. 48.- Fusilamiento de los siete. 49.- Acta de
matrimonio del general A. A. Alfau. 50.- Da. Froilana Febles
y la Iglesia del Seibo. 51.- Partida de bautismo del general
Alejandro Wos y Gil. 52.- Manifestación baecista en Higüey
en 1856. Vetilio Alfau Durán (colección y notas), pp. 197-202.
• D. Simón Bolívar y el Santuario de Higüey. Vetilio Alfau
Durán, pp. 202-208.
• Duarte y las Bellas Artes. Alcides García Lluberes, pp. 209-225.
• Iconografía dominicana, p. 225.
• El Culto de las Mercedes; La Inmaculada Concepción;
Los Dominicos en las Antillas y Venezuela en 1632. Emilio
Rodríguez Demorizi (apuntes y documentos), pp. 225-251.
• Necrología: Dr. Ramón Frade; Doctor Luis Heriberto Valdez,
p. 252.
• Índice correspondiente al Volumen XII, pp. 253-255.
• Miembros de la Academia Dominicana de la Historia, p. 256.

Clío, Año 23, Nº 102. Enero-marzo de 1955

• Las guerras europeas en Santo Domingo. Discurso de ingreso


como Miembro de Número de la Academia Dominicana de la
Historia, leído en la sesión solemne celebrada el día 12 de
diciembre de 1954. Pedro Troncoso Sánchez, pp. 1-12.
• Discurso de contestación al ingreso del nuevo Académico.
Emilio Rodríguez Demorizi, pp. 11-14.
• Doctor don Apolinar Tejera. Vetilio Alfau Durán, pp. 15-29.

325
CLÍO 181

• Apuntes y recuerdos del camino de Santana. M. A. González


Rodríguez, pp. 30-31.
• La Inmaculada Concepción en Santo Domingo, reconstrucción
del discurso pronunciado por conceptos, durante la celebración
de Año Mariano de 1954, en la ciudad episcopal de Santiago
de los Caballeros. Fray Cipriano de Utrera, pp. 32-38.
• Miscelánea histórica. Extracto de los Cuadernos de Apuntes
del historiador García: El Ingenio Santa Ana de Engonve;
Otros documentos históricos interesantes; Más capitaleños
de la Restauración. Leonidas García Lluberes (publicación
y notas), pp. 39-48.
• César Nicolás Penson, esbozo de un estudio. M. A. Machado,
pp. 48-49.
• Apuntes y Documentos. Cofradía de las Mercedes en el Santo
Cerro. Emilio Rodríguez Demorizi, pp. 50-57.
• Miembros de la Academia Dominicana de la Historia, p. 58.

Clío, Año 23, Nº 103. Abril-junio de 1955

• Dr. Manuel de Jesús Troncoso de la Concha. Decreto de


duelo oficial, p. 59.
• Caída de un Patriarca. Emilio Rodríguez Demorizi, pp. 59-60.
• Manuel de Jesús Troncoso de la Concha, In Memorian.
Ramón Emilio Jiménez, p. 60.
• Doctor don Manuel de Jesús Troncoso de la Concha. Vetilio
Alfau Durán, pp. 61-63.
• Panegírico en el sepelio del Dr. Troncoso de la Concha.
Joaquín Balaguer, pp. 64-66.
• Familias de Santo Domingo. Carlos Larrazábal Blanco, pp.
67-81.

326
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

• Apuntes y Documentos. Fundación de la Beneficencia. Emilio


Rodríguez Demorizi, p. 81-97.
• Una carta de Duarte, p. 97.
• En torno a La Trinitaria, ¿Cuáles fueron sus nueve miembros
fundadores? (Continuación). Vetilio Alfau Durán, pp. 98-112.
• Una carta a Máximo Gómez. C. Félix Lizasa, pp. 112-114.
• Últimos días de Máximo Gómez. Clementina Gómez Toro,
pp. 115-121.
• Academia Dominicana de la Historia, sucesión académica
de los Miembros de Número, p. 122.

Clío, Año 23, Nº 104. Julio-septiembre de 1955

• Mensaje al generalísimo Trujillo, de la Directiva de la


Academia Dominicana de la Historia, pp. 123-124.
• Del generalísimo Trujillo, al Presidente de la Academia
Dominicana de la Historia, p. 124.
• La parroquia de San José de los Llanos, Breves Notas
Históricas. H. E. Polanco Brito, pp. 125-132.
• Apuntes y recuerdos de San Carlos. M. A. González
Rodríguez, pp. 133-136.
• Partida de Bautismo de D. Mariano Antonio Cestero. Vetilio
Alfau Durán (notas), p. 136.
• Lance personal de los generales Barceló y Scanlan, pp.
137-139.
• Weyler en Santo Domingo. Vetilio Alfau Durán (publicación
y notas), pp. 140-141.
• Apuntes y Documentos. Reglamento de Policía y buen
Gobierno. Emilio Rodríguez Demorizi, pp. 142-149.

327
CLÍO 181

• Familias de Santo Domingo. Carlos Larrazábal Blanco, pp.


150-156.

Clío, Año 23, Nº 105. Octubre-diciembre de 1955

• Homenaje de la Academia Dominicana de la Historia al


generalísimo Trujillo, p. 157.
• Francois Drambroise y el Barrio de los Guamachos. Alcides
García Lluberes, pp. 157-162.
• El general Gándara y los rehenes de 1865. La Conducta de
Galván. Vetilio Alfau Durán (publicación y notas), pp. 163-173.
• Miscelánea histórica. Extracto de los Cuadernos de
Apuntes del historiador García. Leonidas García Lluberes
(publicación y notas), pp. 174-184.
• Figuras americanas. Sumner Welles. Américo Lugo, pp.
185-193.
• Apuntes y Documentos. Emilio Rodríguez Demorizi, pp.
194-204.
• La batalla de Sabana Larga, J. Max Ricardo y Román, pp.
205-208.
• Índice del Volumen XXIII, año 1955, pp. 209-211.

Clío, Año 24, Nº 106. Enero-marzo de 1956

• En torno al general José Joaquín Puello. Discurso de ingreso


como Miembro de Número de la Academia Dominicana de
la Historia, leído en la sesión solemne celebrada el día 26
de enero de 1956. Víctor Garrido, pp. 1-7.
• Familias de Santo Domingo. Carlos Larrazábal Blanco, pp.
8-24.
• Don Julián Belisario Curiel, 1829-1869, pp. 25-28.

328
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

• Miscelánea histórica. Extracto de los Cuadernos de


Apuntes del historiador García. Leonidas García Lluberes
(publicación y notas), pp. 28-36.
• Partida de defunción y lápida sepulcral del arzobispo
Álvarez de Abreu. Vetilio Alfau Durán (publicación y nota),
pp. 37-44.
• Apuntes y Documentos. Emilio Rodríguez Demorizi, pp.
45-69.
• Duarte. Eugenio Astol (escritor y poeta puertorriqueño), p. 70.
• Apuntes y recuerdos de San Carlos. M. A. González
Rodríguez, pp. 71-75.
• Instituto Panamericano de Geografía e Historia, p. 75.

Clío, Año 24, Nº 107. Abril-junio de 1956


• La historia de Santo Domingo. Rafael Montoso, pp. 77-79.
• Juan Pablo Duarte. Porfirio García Lluberes, pp. 80-84.
• De la familia de Duarte. Manuel Antonio Diez (ex Presidente
de Venezuela), pp. 85-88.
• El poeta Rafael Pérez, sus últimos escritos. Vetilio Alfau
Durán (publicación y notas), pp. 89-92.
• Apuntes y recuerdos de San Carlos. M. A. González
Rodríguez, pp. 93-95.
• Miscelánea histórica. Extracto de los Cuadernos de
Apuntes del historiador García. Leonidas García Lluberes
(publicación y notas), pp. 96-100.
• Apuntes y documentos. Rafael María Baralt. Emilio
Rodríguez Demorizi, pp. 101-119.
• Espaillat. Apuntes biográficos. S. Ponce de León, pp. 120-127.

329
CLÍO 181

• Batalla de Sabana Larga-Jácuba. J. Max Ricardo y Román,


pp. 128-135.
• Miembros de la Academia Dominicana de la Historia, p. 136.

Clío, Año 24, Nº 108. Julio-diciembre de 1956

• Miscelánea histórica. Papeles de Don Delfín Madrigal,


extracto de los Cuadernos de Apuntes del historiador García.
L. G (publicación y notas), pp. 137-153.
• Minucias bibliográficas dominicanas, en torno a las
rectificaciones hechas a la obra del profesor Waxman. Vetilio
Alfau Durán, pp. 154-161.
• Apuntes y recuerdos de San Carlos. M. A. González
Rodríguez, pp. 162-164.
• Apuntes y documentos. Emilio Rodríguez Demorizi, pp.
165-185.
• Centenario de la Matrícula de Segovia, inicio del inter-
vencionismo en Santo Domingo. Vetilio Alfau Durán, pp.
186-192.
• Índice del Volumen XXIV, pp. 193-195.

Clío, Año 25, Nº 109. Enero-marzo de 1957

• Misión dominicana en los Archivos de España, pp. 1-3.


• Miscelánea Histórica. Extracto de los Cuadernos de Apuntes
del historiador García. Leonidas García Lluberes, pp. 4-31.
• Hostos, la palabra del Presidente del Congreso Nacional y
el negado voto de gracia. Vetilio Alfau Durán (publicación
y notas), pp. 32-42.

330
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

• Apuntes y recuerdos de San Carlos. M. A. González


Rodríguez, pp. 43-50.
• Un ensayo interesante y algo más acerca del 27 de Febrero
de 1844. Alcides García Lluberes, pp. 51-61.
• Reflexiones históricas sobre Santo Domingo. Félix María
del Monte, pp. 62-72.
• Apuntes y documentos, del comercio en la América. Emilio
Rodríguez Demorizi, pp. 73-117.
• Un memorial de Sánchez Valverde, pp. 118-130.

Clío, Año 25, Nº 110. Abril-junio de 1957

• Miscelánea Histórica. Leonidas García Lluberes, pp. 133-151.


• Juan Pablo Duarte. Manuel Ubaldo Gómez, pp. 152-159.
• Efemérides dominicanas. Eliseo Grullón, pp. 160-164.
• Gregorio Rivas, Apuntes para su biografía. Sergio A. Rivas,
pp. 165-172.
• Apuntes y recuerdos de San Carlos. M. A. González
Rodríguez, pp. 173-186.
• Dos grandes batallas. Alcides García Lluberes, pp. 187-194.
• Francois F. Sevez hijo, apuntaciones bibliográficas. Vetilio
Alfau Durán, pp. 195-206.
• Apuntes y documentos. Emilio Rodríguez Demorizi, pp.
207-209.
• Los restos de Colón. Fray Cipriano de Utrera, pp. 210-272.
• Retrato de un Arzobispo por un libre pensador. Monseñor
Fernando Arturo Meriño. Ramón Emeterio Betances y
Alacán, pp. 273-283.
• Miembros de la Academia Dominicana de la Historia, p. 284.

331
CLÍO 181

Clío, Año 25, Nº 111. Julio-septiembre de 1957


• Nuevas perspectivas del procesamiento de María Trinidad
Sánchez. Discurso de ingreso como Miembro de Número de
la Academia Dominicana de la Historia, leído en la sesión
solemne celebrada el día 16 de julio de 1957. Francisco
Elpidio Beras, pp. 285-305.
• Discurso de Contestación. Ramón Emilio Jiménez, pp. 306-315.
• Miscelánea Histórica: Extracto de los Cuadernos de
Apuntes del historiador García. Leonidas García Lluberes
(publicación y notas), pp. 316-334.
• Efemérides dominicanas. Eliseo Grullón, pp. 335-341.
• Una carta de Santana. Vetilio Alfau Durán (publicación y
notas), pp. 342-346.
• El retrato de Duarte, pp. 347-350.
• El mausoleo de Meriño. Arístides García Gómez, pp. 351-377.
• Un copiador de oficios del Ministerio de la Guerra del
Gobierno Provisional de la República en el período de la
Restauración. Alcides García Lluberes, pp. 378-396.
Clío, Año 25, Nº 112. Octubre-diciembre de 1957
• II Congreso Hispanoamericano de Historia, pp. 397-400.
• La posición cultural de Santo Domingo en la arqueología
indo-antillana. Discurso de ingreso como Miembro de
Número de la Academia Dominicana de la Historia, leído en
la sesión solemne celebrada el día 10 de diciembre de 1957.
Emile de Boyrie Moya, pp. 401-436.
• Discurso de Contestación. Virgilio Díaz Ordóñez, pp. 437-442.
• Las negociaciones de la Junta Central Gubernativa con
Saint-Denys. Víctor Garrido, pp. 443-474.

332
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

• Miscelánea Histórica. Extracto de los Cuadernos de


Apuntes del historiador García Origen de la Capilla de
los Inmortales; Un nuevo y peregrino manifiesto de la
Independencia; Manifestación de los españoles que no
siguieron sus banderas; Llamamiento. Leonidas García
Lluberes (publicación y notas), pp. 475-495.
• Ilmo. Dr. Elías Rodríguez y Ortiz. Vetilio Alfau Durán
(publicación y notas), pp. 496-500.
• Archivo de la Restauración, un copiador de oficios del
Ministerio de la Guerra. Alcides García Lluberes (publicación
y notas), pp. 501-526.
• Índice, Volumen XXV, año 1957, pp. 527-530.
Clío, Año 26, Nº 113. Enero-diciembre de 1958
• Fray Cipriano de Utrera. Emilio Rodríguez Demorizi, pp. 3-6.
• Elogio a Fray Cipriano de Utrera. Víctor Garrido, pp. 7-11.
• Panegírico de Fray Cipriano de Utrera, en la Iglesia de las
Mercedes. Pedro Pablo Báez González, pp. 12-17.
• Sesión necrológica en el I Ayuntamiento de Utrera, pp. 18-20.
• Fray Cipriano en la villa de Utrera. Salvador de Quinta,
pp. 21-24.
• Fray Cipriano de Utrera. Breves apuntaciones bio-
bibliográficas. Vetilio Alfau Durán (compiladas), pp. 25-45.
• Genealogía de Fray Cipriano de Utrera, pp. 46-72.
• Miscelánea histórica. Extracto de los Cuadernos de
Apuntes del historiador García. Leonidas García Lluberes
(publicación y notas), pp. 73-100.
• Mendigaña, últimos años y actuaciones de un Arzobispo de
Santo domingo… que no lo fue. Roberto M. Tisnes J., pp.
101-121.

333
CLÍO 181

• Archivo de la Restauración, un copiador de oficios del


Ministerio de la Guerra. Alcides García Lluberes (publicación
y notas), pp. 122-155.
• Juárez en la República Dominicana. Andrés Henestrosa,
pp. 156-157.
• Miembros de la Academia Dominicana de la Historia, pp.
158-160.
Clío, Año 27, Nº 114. Enero-junio de 1959
• Saint-Denys. Víctor Garrido, pp. 3-14.
• Una carta de Enriquillo. Emilio Rodríguez Demorizi, pp.
15-17.
• Personajes y hechos de la historia dominicana, José Núñez
de Cáceres. Leonidas García Lluberes, pp. 18-34.
• Francisco Henríquez y Carvajal, en el centenario de su
nacimiento, pp. 35-48.
• General Pedro Guillermo. Vetilio Alfau Durán, pp. 49-74.
• Apuntes para la historia de la Cultura dominicana, 1.
Federico Henríquez y Carvajal, pp. 75-81.
• Archivo de la Restauración, un copiador de oficios del
Ministerio de la Guerra. Alcides García Lluberes (publicación
y notas), pp. 82-104.
• Acerca de Santana. J. Marino Incháustegui (publicación),
pp. 105-108.
• Bibliografía histórica dominicana, pp. 109-112.

Clío, Año 27, Nº 115. Julio-diciembre de 1959

• Una posible representación de la Catedral de Santo Domingo


en la tabla del siglo XVI. Marqués de Lozoya, pp. 113-115.

334
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

• La población de Santo Domingo. Manuel A. Amiama, pp.


116-134.
• Cuentas personales del presidente Báez, 1868-1874. Emilio
Rodríguez Demorizi (publicación), pp. 135-175.
• Apuntes para la historia de la cultura dominicana, 2.
Federico Henríquez y Carvajal, pp. 176-186.
• Miscelánea Histórica. Extracto de los Cuadernos de
Apuntes del historiador García. Leonidas García Lluberes
(publicación y notas), pp. 187-200.
• Juan Bautista Zafra. Vetilio Alfau Durán, pp. 201-214.
• Archivo de la Restauración, un copiador de oficios del
Ministerio de la Guerra. Alcides García Lluberes (publicación
y notas), pp. 215-235.
• Necrología. Doctor D. Vicente Tolentino R., pp. 236-238.
• Índice del Volumen XXVII, p. 239.
Clío, Año 28, Nº 116. Enero-junio de 1960

• Carlos V y sus vasallos patrimoniales de América. Enrique


Otte, pp. 1-13.
• Del expediente información de un corsario francés. Anexo
Documental, pp. 14-27.
• Noticias Literarias. Emilio Rodríguez Demorizi, pp. 28-30.
• Noticias de la ciudad de Santo Domingo a fines del siglo XVI
(1590-1599). Francisco Sevillano Colom, pp. 31-53.
• Apuntaciones en torno al 27 de Febrero de 1844. Vetilio
Alfau Durán, pp. 54-107.
• Miscelánea Histórica. Extracto de los Cuadernos de
Apuntes del historiador García. Leonidas García Lluberes
(publicación y apuntes.), pp. 108-133.

335
CLÍO 181

• El 16 de julio y el 16 de enero. Alcides García Lluberes, pp.


134-145.
• La Independencia y la Separación. Leonidas García Lluberes,
pp. 146-152.
• Archivos de la Restauración, un copiador de oficios del
Ministerio de la Guerra. Alcides García Lluberes (publicación
y notas), pp. 153-172.
• Miembros de la Academia Dominicana de la Historia, p. 173.

Clío, Año 28, Nº 117. Julio-diciembre de 1960


• Ripios Históricos: La Décima y el Cotuy; Doce pueblos;
¡Fin!; La Puerta del Conde y la Puerta Grande; Historia
de la Catedral de Santo Domingo; Finis Coronat Opus.
Leonidas García Lluberes, pp. 175-214.
• La puerta el Conde. Fray Cipriano de Utrera, pp. 215-217.
• Duarte y los orcopolitas. Sánchez Integral. Duarte en
campaña. Del martirilogio dominicano. Sufragio Histórico
Dominicano. La Independencia y la Separación. La Bandera
Nacional. Crítica Histórica. Otro documento notable, pp.
218-286.
• Continuación de una nota. Alcides García Lluberes. pp.
287-306.
• Una Constituyente de 1844. Pbro. D. Julián de Aponte.
Vetilio Alfau Durán, pp. 307-311.
• El Santo Cerro y la cruz de La Vega. Fray Roque Cocchia,
pp. 312-330.
• El bloqueo marítimo durante la Restauración. Vetilio Alfau
Durán (publicación y notas), pp. 331-342.

336
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

• Miembros de la Academia Dominicana de la Historia, pp.


343-344.
• Índice del Volumen XXVIII, año 1960, p. 345.

Clío, Años 29 y 30, Nº 118 y 119. Enero, 1961-diciembre de 1962

• Santo Domingo, 21 de noviembre de 1961. La Academia


solicita a las Cámaras Legislativas la restitución inmediata
a la capital dominicana, de su ilustre nombre de Santo
Domingo, pp. 1-2.
• La Real Audiencia de Santo Domingo. Discurso de ingreso
como Individuo de Número de la Academia Dominicana
de la Historia, en el acto celebrado el día 5 de octubre de
1961, con motivo del 450 aniversario de la fundación de la
Real Audiencia de Santo Domingo, la primera establecida
en América. César A. Herrera, pp. 3-14.
• Discurso de contestación. Vetilio Alfau Durán, pp. 15-18.
• Apuntes para una biografía del Adelantado don Bartolomé
Colón, fundador de la ciudad de Santo Domingo. J. Marino
Incháustegui, pp. 19-27.
• Rectificación Histórica. Humboldt no estuvo nunca en Santo
Domingo. Vetilio Alfau Durán, pp. 28-34.
• Las Batallas de Marzo. Francisco Elpidio Beras, pp. 35-67.
• Apuntes acerca de algunos estudiantes y graduados en la
Universidad de Caracas. Carlos Larrazábal Blanco, pp. 68-80.
• Necrológicas: Leonidas García Lluberes (1882-1962); Lic.
H. E. Ashton H. (1882-1963);
• Ing. Francisco A. Gómez (1888-1960); R. P. Antonio Valle
Llano (1894-1961), pp. 81-86.
• Índice onomástico, pp. 87-91.

337
CLÍO 181

Clío, Año 31, Nº 120. Enero-diciembre de 1963

• Centenario de la Restauración, pp. 1-3.


• Comisión Nacional del Centenario, pp. 3-6.
• Programa de Actos Centenario de La Restauración. Hugo
E. Polanco Brito, pp. 7-11.
• Centenario de la Restauración, misa de media noche.
Monseñor Hugo E. Polanco, pp. 12-14.
• En el centenario de la Restauración. Juan Bosch, Presidente
de la República, pp. 15-22.
• Perfil nacionalista de Luperón. Hugo Tolentino Dipp, pp. 23-66.
• Luperón en la historia dominicana. Rufino Martínez, pp. 67-99.
• Pedro Francisco Bonó. J. Max Ricardo Román, pp. 100-112.
• Índice de personas, lugares y materias, pp. 113-117.

Clío, Año 32, Nº 121. Enero-diciembre de 1964

• Centenario de Mella, 1864 –4 de julio– 1964, pp. 1-2.


• Los primeros pobladores de Santo Domingo. Ernesto Schafer,
seleccionados por Guillermo Esteves Volkers, pp. 3-29.
• La casa de piedra de Ponce de León en Higüey, génesis de la
conquista de Borinquén y del descubrimiento de la Florida.
Emile Boyrie de Moya, pp. 30-52.
• Antes que en Caparra, Ponce de León construyó en Santo
Domingo. Adolfo de Hostos, pp. 53-56.
• Archivo de la Restauración, un copiador de oficios del
Ministerio de la Guerra. Alcides García Lluberes (publicación
y notas), pp. 57-74.
• Índice de personas, lugares y materias, pp. 75-77.

338
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

Clío, Año 33, Nº 122. Enero-abril de 1965

• Publicaciones de 1963-1964, pp. 1-3.


• Ejemplos de civilidad, don Genaro Pérez y el General
Heureaux, pp. 4-9.
• El 2 de mayo de 1861, primer episodio de la Restauración.
Manuel de Jesús Goico Castro, pp. 10-25.
• Un episodio de la Batalla del 30 de Marzo. Juan F. Infante
Viñas, pp. 26-29.
• Los apuntes de Rosa Duarte. Emilio Rodríguez Demorizi,
pp. 30-33.
• Apuntes para la bibliografía política dominicana. Vetilio
Alfau Durán, pp. 34-60.

Clío, Año 36, Nº 123. Enero-agosto de 1968

• Noticias de la Academia, p. 1.
• Necrológicas: Andrejulio R. Aybar (1873-1965); Doctor
Marino J. Incháustegui (1908-1967); Ing. Emile R. Boyrie de
Moya (1903-1967); Doctor Alcides García Lluberes (1889-
1967); Dr. Max Henríquez Ureña (1885-1968); Lic. Virgilio
Díaz Ordoñez (1895-1968), pp. 2-13.
• Las “virtudes viriles” de Duarte. Vetilio Alfau Durán, pp. 14-25.
• Antecedentes de la Anexión. Francisco Elpidio Beras, pp. 26-35.
• Antecedentes de la Anexión. Emilio Rodríguez Demorizi,
pp. 36-43.
• Genealogía de Benigno Filomeno Rojas. Julio G. Campillo
Pérez (introducción y notas), pp. 44-106.
• Apuntes para la bibliografía poética dominicana. Vetilio
Alfau Durán, pp. 107-119.

339
CLÍO 181

Clío, Año 37, Nº 124. Enero-agosto de 1969


• Noticias de la Academia, pp. 1-3.
• Necrología: Don Emilio Tejera Bonetti (1880-1968). Vetilio
Alfau Durán, pp. 4-8.
• Adiós a don Emilio Tejera. Emilio Rodríguez Demorizi, pp. 9-10.
• Emilio Tejera Bonetti. Carlos Larrazábal Blanco, pp. 11-12.
• En el día de Duarte, ante la estatua del Padre de la Patria.
Francisco Elpidio Beras, pp. 13-14.
• Confusión de ideal. José Lamarche, pp. 15-17.
• Noticias mexicanas de Núñez de Cáceres. Emilio Rodríguez
Demorizi, pp. 18-25.
• Apuntes para la historia constitucional dominicana, la elección
presidencial de Bordas. Vetilio Alfau Durán, pp. 26-52.
• Apuntes para la bibliografía poética dominicana. Vetilio
Alfau Durán, pp. 53-67.
Clío, Año 38, Nº 125. Enero-agosto de 1970
• Noticias de la Academia, pp. 1-2.
• La Iglesia católica y la primera constitución dominicana.
Monseñor Hugo E. Polanco Brito, pp. 3-12.
• Lecciones de historia de la enseñanza nacional. Federico
Henríquez y Carvajal, pp. 13-49.
• Bibliografía para la bibliografía poética dominicana. Vetilio
Alfau Durán, pp. 50-77.

Clío, Año 38, Nº 126. Septiembre-diciembre de 1970

• Noticias de la Academia, la Sociedad Dominicana de


Geografía, pp. 1-2.

340
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

• Manuel María Valencia, político, poeta y sacerdote. Discurso


de ingreso en la Academia Dominicana de la Historia.
Monseñor Hugo E. Polanco Brito, pp. 3-24.
• Contestación. Emilio Rodríguez Demorizi, pp. 24-26.
• La lucha del pueblo dominicano por la democracia. Discurso
de ingreso en la Academia Dominicana de la Historia.
Federico C. Álvarez, pp. 27-82.
• Discurso de contestación. Francisco Elpidio Beras, pp. 82-85.
• El padre Billini. Apuntes y documentos para su biografía.
Vetilio Alfau Durán, pp. 86-112.
• Necrológicas: Pedro L. Verges Vidal (1903-1970); Félix
Reyes (1899-1970), pp. 113-114.
• Publicaciones de la Academia, pp. 115-116.
Clío, Año 39, Nº 127. Enero-diciembre de 1971

• Noticias de la Academia. Centenario de Manuel Rodríguez


Objío (1838-1871), pp. 1-2.
• Oración fúnebre pronunciada en el sepelio del Académico,
escritor y poeta Ramón Emilio Jiménez. Pedro Troncoso
Sánchez, pp. 3-5.
• Necrología, de D. Ramón Emilio Jiménez. Vetilio Alfau
Durán, pp. 6-9.
• En elogio de Virgilio Díaz Ordóñez. Francisco Elpidio Beras,
pp. 10-12.
• Gaspar Hernández, peruano precursor de la emancipación
dominicana. Francisco Elpidio Beras, pp. 13-24.
• El Concilio Provincial de Santo Domingo y ordenación de
negros y de indios. Monseñor Hugo E. Polanco Brito, pp. 25-37.
• El Perú y la Anexión. Wenceslao Troncoso, pp. 38-47.

341
CLÍO 181

• El padre Billini, apuntes y documentación para su


bibliografía. Vetilio Alfau Duran, pp. 48-74.
• Sobre el año del nacimiento de Tirso de Molina. Gregorio
B. Palacín Iglesias, pp. 75-85.
• Publicaciones de la Academia, pp. 86-87.
Clío, Año 40, Nº 128. Enero-diciembre de 1972
• Noticias de la Academia. Sesquicentenario de la Independencia
de 1821, pp. 1-3.
• Necrológicas: Lic. Víctor Garrido (1886-1972); Prof. José
Antonio Hungría (1886-1972);
• Prof. D. Ramón del Orbe y Del Orbe (1902-1972), pp. 4-12.
• Núñez de Cáceres como estadista. Manifestación dirigida al
mariscal Urrutia. José Núñez de Cáceres, pp. 13-19.
• El Gran Pronóstico. José Gabriel García, pp. 20-25.
• El nacionalismo en Puerto Rico. Manuel Guzmán Rodríguez,
pp. 26-29.
• Paralelo entre Núñez de Cáceres y Juan Pablo Duarte. Ángel
Rafael Lamarche, pp. 30-38.
• Paralelo entre Núñez de Cáceres y Juan Pablo Duarte. José
Ramón López, pp. 39-43.
• Paralelo entre Núñez de Cáceres y Juan Pablo Duarte. Víctor
M. de Castro, pp. 44-46.
• Núñez de Cáceres. Federico García Godoy, pp. 46-54.
• Núñez de Cáceres, primer libertador de la República. Juan
Isidro Jimenes-Grullón, pp. 55-57.
• Emancipación y emancipadores. La figura y la obra del
licenciado don José Núñez de Cáceres. Andrés Julio
Montolío, pp. 58-74.

342
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

• Apostillas Históricas. Vetilio Alfau Durán, pp. 75-77.


• Simón de Portes, un dominicano en Cuba y en México. Emilio
Rodríguez Demorizi, pp. 78-82.
• Algunos datos acerca de don Simón de Portes. Rafael Díaz
Matos, pp. 83-86.
• Investigaciones históricas dominicanas en México. Dr. José
Núñez de Cáceres. Lic. don Simón de Portes y Lic. J. Núñez
de Cáceres. Rafael Díaz Matos, pp. 87-91.
• El prócer dominicano Núñez de Cáceres. Rafael Matos Díaz,
pp. 92-96.
• Algo más sobre Núñez de Cáceres. Rafael Matos Díaz, pp.
97-101.
• El ideal internacional de Bolívar. Manuel A. Peña Batlle,
pp. 102-108.
• Repatriación de Núñez de Cáceres, pp. 109-126.
• La primera independencia dominicana. Discurso de ingreso
en la Academia Dominicana de la Historia. Dr. Julio G.
Campillo Pérez, pp. 127-142.
• Discurso de contestación. Pedro Troncoso Sánchez, pp.
143-148.
• El padre Billini. Apuntes y documentos para su biografía.
Vetilio Alfau Durán, pp. 149-158.
• Publicaciones de la Academia, pp. 159-160.
Clío, Año 41, Nº 129. Enero-diciembre de 1973
• Noticias de la Academia. Visita del Dr. Gregorio Marañón
Moya y el Dr. Torcuato Luca de Tena. Designación como
Miembro Correspondiente al Dr. Frank de Moya Pons, pp. 1-2.
• La Iglesia católica y la independencia efímera. Monseñor
Hugo E. Polanco Brito, pp. 3-12.

343
CLÍO 181

• Núñez de Cáceres, gobernador en México. José Ma. Tovar, p. 13.


• Vida y hechos del magnífico capitán Alonso de Hojeda,
primer conquistador de la Isla Española. Discurso de ingreso
a la Academia Dominicana de la Historia. Manuel de Jesús
Mañón Arredondo, pp. 14-31.
• Discurso de Contestación. Vetilio Alfau Durán, pp. 32-33.
• El Lic. Peña Batlle y un manifiesto sobre el caso fronterizo.
Carta al Dr. Federico Henríquez y Carvajal. pp. 34-41.
• La batalla del Cibao. Federico Carlos Álvarez hijo, pp. 42-54.
• El padre Billini, apuntes y documentos para su biografía.
Vetilio Alfau Durán, pp. 55-79.
• Sumario, p. 80.
• Publicaciones de la Academia, pp. 81-82.
Clío, Año 42, Nº 130. Enero-diciembre de 1974
• Noticias de la Academia, pp. 1-2.
• Disquisiciones sobre una revolución en su centenario.
Francisco Elpidio Beras, pp. 3-21.
• Disertación en el 50 aniversario de la reinstalación del
Gobierno Nacional. Pedro Troncoso Sánchez, pp. 22-39.
• De Heureaux y otros temas políticos. Andrés J. Montolío,
pp. 40-78.
• Nuestra primera biblioteca pública. Vetilio Alfau Durán,
pp. 79-85.
Clío, Año 43, Nº 131. Enero-diciembre de 1975
• Noticias de la Academia, pp. 1-3.
• El archivo de la Casa Ducal de Veragua. Duque de Veragua,
pp. 4-13.

344
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

• El ducado de Veragua, notas para su historia. Duque de


Veragua, pp. 14-28.
• Bosquejo histórico del Santo Domingo colonial como clave
del Santo Domingo de hoy. Juan Jacobo de Lara, pp. 29-58.
• Notas para la esclavitud en Santo Domingo. Vetilio Alfau
Durán, pp. 59-80.
• De Rodolfo D. Cambiaso al general. Braulio Álvarez, pp. 81-90.
• Centenario de la llegada de Hostos a la República (1875-
1975). Pedro Troncoso Sánchez, pp. 91-95.

Clío, Año 44, Nº 133. Enero-diciembre de 1976

• Noticias de la Academia, pp. 1-10.


• Necrología: Doña Silverio R. de Rodríguez Demorizi; Lic.
Federico C. Alvarez (1892-1976); Don Alonzo Rodríguez
Demorizi (1900-1976), pp. 11-16.
• El título de la Catedral Dominicopolitana. Fray Vicente
Rubio O.P, pp. 17-37
• Domingo Pantaleón Álvarez Abre (1683-1763). David W.
Fernández, pp. 38-46.
• El suceso de Monte Grande, como acabó la esclavitud en
Santo Domingo. Vetilio Alfau Durán, pp. 47-76.
• Libros sustraídos, pp. 77-78.
Clío, Año 45, Nº 133. Enero-diciembre de 1977
• Noticias de la Academia, pp. 1-3.
• La controvertida fecha de la muerte de fray O.P. de Córdoba.
Fray Vicente Rubio O.P, pp. 4-23.
• Por la verdad histórica, planes que precedieron el 27 de
Febrero de 1844. Vetilio Alfau Durán, pp. 24-62.

345
CLÍO 181

• Centenario del hallazgo de los restos de Colón. Monseñor


Hugo E. Polanco Brito, pp. 63-81.
• La discutida primacía fundacional Universitaria de América.
Sor Agueda M. Rodríguez Cruz, pp. 82-86.

Clío, Año 47, Nº 134. Enero-junio de 1978

• Noticias de la Academia, pp. 1-3.


• Centenario de la muerte de Ulises Francisco Espaillat.
Discurso de ingreso a la Academia de la Historia. Frank
Moya Pons, pp. 4-11.
• Discurso de recepción. Julio Genaro Campillo Pérez, pp. 12-15.
• El 27 de Febrero ignorado, Bobadilla encabezado principal.
Vetilio Alfau Durán, pp. 16-32.
• Vida constitucional dominicana. Ricardo Pérez Alfonseca
(notas de Vetilio Alfau Durán), pp. 33-60.
Clío, Año 47, Nº 135. Julio-diciembre de 1978
• Carlos V como emperador europeo-americano. Alabanzas
de Santo Domingo. Marqués de Lozoya, pp. 1-10.
• Trayectoria constitucional dominicana. Julio G. Campillo
Pérez, pp. 11-21.
• En el aniversario de la Constitución. San Cristóbal, 6 de
junio 1978. Francisco A. Henríquez Vázquez, pp. 22-27.
• De cómo estuve 22 veces en peligro de muerte. Maximiliano
Grullón (publicación y notas de Vetilio Alfau Durán), pp. 28-57.
• El padre don José Martínez Cárceles y el cura don Manuel
Ignacio Santa Cruz. Manuel Ubaldo Gómez, pp. 58-64.
• Neblina de la Historia. ¿Vivió y murió en la República el
padre Santa Cruz? Julio Sánchez Gil, pp. 65-70.

346
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

• Crónicas dominicanas, el general Pimentel y sus adversarios.


Un secuestro frustrado. Eliseo Grullón, pp. 71-75.
• Por la verdad histórica. El fundador de San Pedro de
Macorís. Vetilio Alfau Durán, pp. 76-92.
Clío, Año 48, Nº 136. Enero-diciembre de 1979
• Noticias de la Academia, pp. 1-3.
• Noticias inéditas de Martí y de Máximo Gómez y del general
Collazo. El Reloj Público de Monte Cristo. Diario de Benigno
D. Conde, pp. 5-8.
• El sur. Discurso de ingreso como Miembro Correspondiente
a la Academia Dominicana de la Historia. E. O. Garrido
Puello, pp. 9-23.
• ¿Copero de los reyes católicos? Fr. Vicente Rubio O.P, pp. 24-39.
• Antecedentes del 27 de Febrero, Proclama y Manifiesto
Patriótico. Vetilio Alfau Durán, pp. 40-49.
• Comienzos de una labor. Discurso en el acto aniversario
de la imposición de la medalla de oro a Emilio Rodríguez
Demorizi, 1932. Rafael Montás Coén, pp. 50-53.
• Emilio Rodríguez Demorizi y su obra. Frank Moya Pons,
pp. 53-60.
• Páginas de Historia Contemporánea. Lo que yo vi. Agustín
Acevedo, pp. 61-172.
Clío, Año 49, Nº 137. Enero-diciembre de 1980
• Noticias de la Academia, pp. 1-4.
• Cuatro siglos de historiografía dominicana. Siglos XV-
XVIII. Discurso de ingreso como Miembro de Número de
la Academia Dominicana de la Historia. Manuel de Jesús
Goico Castro, pp. 5-31.

347
CLÍO 181

• Discurso de bienvenida al nuevo Académico Dr. Manuel de


Jesús Goico Castro. Frank Moya Pons, pp. 32-36.
• Día de la Constitución. Dr. Wenceslao Vega Boyrie, pp. 37-45.
• ¿Quienes construyeron la iglesia de Jacagua? Carlos Dobal,
pp. 46-51.
• La constitución. Alonso Rodríguez Demorizi, pp. 52-55.
• Historia del porte de armas. Alonso Rodríguez Demorizi,
pp. 56-58.
• Derrocamiento de Espaillat. Ayuntamiento Constitucional
de Puerto Plata, pp. 59-64.
• Muerte de dos correspondientes: En la muerte de Jovino
Espínola. Mario Concepción, pp. 65-66. Sócrates Nolasco.
Vetilio Alfau Durán, pp. 66-68.
• De la llamada “Prolongación”. Vetilio Alfau Durán, pp. 69-75.
• Pedro Francisco Bonó frente a Salnave. César Herrera, pp.
76-85.
• Valladolid, morada de los últimos días de Colón. José
Guerrero Martín, pp. 86-90.
• Palabras pronunciadas por la señora Doña María Vicioso
de Mayol en la puesta en circulación del libro “Papeles de
Bonó” el día 28 de agosto de 1980, en la Casa de Rodrigo
de Bastidas, pp. 91-93.
• Palabras pronunciadas por el señor Frank Moya Pons en la
puesta en circulación del libro “Papeles de Bonó”, celebrada
en la Casa de Rodrigo de Bastidas, el día 28 de agosto de
1980, pp. 94-100.
• Un libro de Estrella Betances de Pujadas. Emilio Rodríguez
Demorizi, pp. 101-102.

348
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

Clío, Año 50, Nº 138. Enero-diciembre de 1981

• Noticias de la Academia, pp. 1-3.


• Discurso pronunciado en la sesión solemne celebrada por la
Academia Dominicana de la Historia en conmemoración del
150 aniversario de la muerte del Libertador Simón Bolívar.
Carlos Federico Pérez, pp. 4-12.
• La alternación del poder. José Gabriel García, pp. 13-29.
• Centenario de la Revolución de 1881, pp. 30-95.

Clío, Año 51, Nº 139. Enero-diciembre de 1982

• Noticias de la Academia, pp. 1-2.


• En el día de la Constitución. Concepción y esencias de la
Constitución de San Cristóbal. Néstor Contín Aybar, pp. 3-22.
• Juan Nieto de Valcárcel, minero en Huelva y Santo Domingo.
Antonio Gutiérrez Escudero, pp. 23-49.
• Antonio María Pineda de Ayala. David W. Fernández, pp.
50-55.
• Sucinto estudio del correo en Santo Domingo. Enrique J.
Alfau, pp. 56-68.
• Vetilio Alfau y Emilio Rodríguez Demorizi, la historia de dos
modestias. Ángela Peña, pp. 70-74.
• En elogio a don Emilio Rodríguez Demorizi. Frank Moya
Pons, pp. 75-81.
• Discurso en el acto homenaje al Dr. Vetilio Alfau Durán.
Pedro Troncoso Sánchez, pp. 82-87.
• De Santiago Guzmán Espaillat a Rafael Estrella Ureña, pp.
88-92.

349
CLÍO 181

• El día de Bonó. Fernando Pérez Memén, pp. 93-96.


• Don Miguel Lavastida, apuntes y documentos para su
biografía. Vetilio Alfau Durán, pp. 97-125.
• Candidatura cívica, pp. 126-134.
• Letras de Hoy. Maceo en Santo Domingo. José María Chacón
y Calvo, pp. 135-137.
• Discurso ante la tumba de José Núñez de Cáceres, Ciudad
Victoria, 11 de septiembre de 1846. Simón de Portes, pp.
139-141.

Clío, Año 52, Nº 140. Enero-diciembre de 1983

• Noticias de la Academia, pp. 1-2.


• Constitución y Administración del Estado. Raymundo Amaro
Guzmán, pp. 3-20.
• Dantès Bellegarde o la fe en Occidente. Patrick Bellegarde-
Smith, pp. 21-28.
• Necrología del Dr. J. Price Mars, pp. 29-31.
• General Demetrio Rodríguez, pp. 32-46.
• Así se escribe la historia. José Gabriel García, pp. 47-60.
• Cómo murió la Primera República. Américo Lugo, pp. 61-79.
• El arzobispo Fernando Carvajal y Rivera: Un crítico de la
política colonial en Santo domingo. Fernando Pérez Memén,
pp. 80-99.
• Discursos de Manuel de Jesús Goico Castro, pp. 100-108.

Clío, Año 53, Nº 141. Enero-diciembre de 1984

• Noticias de la Academia, pp. 3-5.


• Los restos de Colón, p. 6.

350
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

• Los restos de Colón en Santo Domingo. Emilio de la Cruz


Hermosilla, pp. 7-30.
• En la ruta del V centenario del Descubrimiento. Pedro
Troncoso Sánchez, pp. 31-76.
• Únicos restos de don Cristóbal Colón. Manuel Ma. Miniño
Rodríguez, pp.77-83.
• Los restos de Colón divididos entre Sevilla y Santo Domingo.
José de la Peña Cámara, pp. 84-93.
• Elementos atómicos para identificar los restos de Colón,
pp. 94-95.
Clío, Año 54, Nº 142. Enero-diciembre de 1985
• Noticias de la Academia, pp. 3-6.
• Apología de Vetilio Alfau Durán. Manuel de Jesús Goico
Castro, pp. 7-9.
• El escritor don Vetilio Alfau Durán. Mirtilio Féliz Peña, pp.
10-12.
• Vetilio Alfau Duran. Editorial del Listín Diario, pp. 13-14.
• Murió el cronista nacional. Pedro Troncoso Sánchez, pp.
15-20.
• Imagen de un profesor. Jorge Tena Reyes, pp. 21-25.
• Realizan en esta capital sepelio historiador Vetilio Alfau
Durán. Santos A. Rubio, pp. 26-28.
• Fallece historiador Vetilio Alfau Durán. Mirtilio Féliz Peña,
pp. 29-31.
• La media naranja. Ángela Peña, pp. 32-33.
• Don Vetilio. Carlos Dobal, pp. 34-36.
• El historiador Vetilio Alfau Durán, fallece a los 76 años. Hoy
9 de marzo de 1985, pp. 37-39.

351
CLÍO 181

• Vetilio Alfau Durán, in memorian. Rafael Lantigua, pp. 40-44.


• Aquella cosa apacible y gentil que fue Don Vetilio. Manuel
Mora Serrano, pp. 45-47.
• Responso a don Vetilio Alfau Durán. Ubi Rivas, pp. 48-50.
• Sencillo y afable, Alfau Durán era un sabio de envergadura.
Ángela Peña, pp. 51-54.
• Una carta a don Vetilio. José Chez Checo, pp. 55-59.
• Vetilio Alfau Durán y el dato verdadero. Héctor Pérez Reyes,
pp. 60-63.
• Cápsulas. Álvaro Arvelo hijo, pp. 64-66.
• Panegírico del profesor Telesforo R. Calderón. Manuel de
Jesús Goico Castro, pp. 67-70.
• La organización constitucional durante la Primera Republica.
Enmanuel Esquea Guerrero, pp. 71-94.
• La influencia de la Constitución de Cádiz en la primera
constitución dominicana. Fernando Pérez Memén, pp. 95-103.

Clío, Año 55, Nº 143. Enero-diciembre de 1986

• Panegírico de Emilio Rodríguez Demorizi. Manuel de Jesús


Goico Castro, pp. 3-6.
• Oración fúnebre. José Francisco Peña Gómez, pp. 7-14.
• Dos amigos: Fray Cipriano de Utrera y Emilio Rodríguez
Demorizi. Monseñor Hugo Eduardo Polanco Brito, pp. 15-18.
• Recordando a Emilio. Pedro Troncoso Sánchez, pp. 19-22.
• En elogio a don Emilio Rodríguez Demorizi. Frank Moya
Pons, pp. 23-28.
• Carta dirigida a la señora Clara Rodríguez Demorizi. Juan
Jacobo de Lara, pp. 29-30.

352
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

• Tributo al padre de nuestra historia documental. Julio Genaro


Campillo Pérez, pp. 31-32.
• Don Emilio, el escalador de la historia. Carlos Dobal, pp.
33-34.
• Emilio Rodríguez Demorizi. Porfirio Herrera Báez, pp. 35-36.
• Alcance histórico de la obra de Emilio Rodríguez Demorizi.
Manuel A. García Arévalo, pp. 37-42.
• Bibliografía de Emilio Rodríguez Demorizi. José Israel
Cuello, pp. 43-53.
• Don Emilio Rodríguez Demorizi. José Israel Cuello, pp. 55-60.
• De Cuba a Rodríguez Demorizi. Francisco Dorta-Duque,
pp. 61-64.
• Don Emilio y don Sebastián. Héctor Pérez Reyes, pp. 65-67.
• Rodríguez Demorizi en la tertulia de los solterones. Georgilio
Mella Chavier, pp. 69-72.
• Academia Dominicana de la Lengua, de la Historia y otros
prominentes escritores, expresan sus condolencias, pp. 73-76.
• La prensa nacional ante la muerte de don Emilio Rodríguez
Demorizi, pp. 77-93.
• Editoriales, pp. 93-100.
• Noticias de la Academia, pp. 101-107.

Clío, Año 56, Nº 144. Enero-diciembre de 1987

• Decreto que crea la Comisión Oficial encargada de la


realización del Programa del 150º aniversario del nacimiento
de Máximo Gómez, pp. 1-2.
• Decreto que declara el “día del generalísimo Máximo
Gómez”, el 18 de noviembre de 1986, p. 3.

353
CLÍO 181

• Mensaje al pueblo dominicano . Comisión Oficial del


sesquicentenario del nacimiento de Máximo Gómez, pp. 4-5.
• Máximo Gómez. Joaquín Balaguer, pp. 6-11.
• Las virtudes de Máximo Gómez. Monseñor Hugo E. Polanco
Brito, pp. 12-16.
• Desinterés Patriótico de Máximo Gómez. Monseñor Hugo
E. Polanco Brito, pp. 17-20.
• Homenaje a Máximo Gómez. Manuel García Arévalo, pp.
21-26.
• Martí en Gómez y Gómez en Martí. Carlos Dobal, pp. 27-38.
• Informe del Comité Pro Celebración del sesquicentenario del
nacimiento del generalísimo Máximo Gómez, pp. 39-42.
• Homenaje a Concepción Bona, p. 43.
• Decreto presidencial que dispone trasladar al Panteón
Nacional a la heroína Concepción Bona, pp. 44-45.
• Acta notarial sobre el traslado de los restos de Concepción
Bona, pp. 46-52
• Doña Concepción Bona, 1824-1901. Vetilio Alfáu Durán,
pp. 53-55.
• Concepción Bona, in memoriam. Monseñor Hugo E. Polanco
Brito, pp. 56-61.
• Apología de Concepción Bona. Manuel de Jesús Goico
Castro, pp. 62-66.
• Concepción Bona. Alcides García Lluberes, pp. 67-68.
• La primera bandera dominicana. Manuel A. Machado Báez,
pp. 69-75.
• Decreto Nº 560-87, que designa una comisión encargada de
elaborar un Programa Conmemorativo del 150 aniversario
del nacimiento del padre Francisco Xavier Billini, pp. 76-77.

354
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

• Decreto Nº 566-87, que autoriza una emisión de sellos


postales con motivos del sesquicentenario del nacimiento
del padre Billini, pp. 78-79.
• Programa Conmemorativo, sesquicentenario del nacimiento
del padre Billini, pp. 80-81.
• Mensaje. Joaquín Balaguer, pp. 82-83.
• Mensaje. Comisión organizadora, pp. 84-85.
• Homilía del Arzobispo de Santo Domingo, en el 150º
aniversario del padre Billini. Monseñor Nicolás de Jesús
López Rodríguez, pp. 86-92.
• 150º Aniversario del nacimiento del padre Billini. Pedro C.
Pichardo, pp. 93-97.
• Francisco Javier Billini, sacerdote, maestro, periodista y
filántropo. Virgilio Hoepelman, pp. 98-115.
• El 150 aniversario del Padre Billini. Manuel de Jesús
Arredondo, pp. 116-120.
• Académico César Herrera Cabral da bienvenida al nuevo
Académico Dr. Carlos Dobal. Rafael G. Santana, pp. 121-123.
• Perfil biográfico e histórico de Álvaro de Castro. Discurso
de ingreso como Miembro de Número a la Academia
Dominicana de la Historia. Carlos Dobal, pp. 124-159.
• Noticias de la Academia, pp. 160-162.

Clío, Año 57, Nº 145. Enero-diciembre de 1988

• Decretos presidenciales disponiendo el traslado de los restos


de varios héroes de la Restauración Nacional, pp. 9-14.
• Decreto Presidencial Nº 159-88, creando e integrando la
Comisión Pro-Conmemoración del sesquicentenario de la
Fundación de la Sociedad La Trinitaria., pp. 15-16.

355
CLÍO 181

• Primeros mártires en Santiago de la Restauración. Hugo


Eduardo Polanco Brito, pp. 17-32.
• Investigación sobre la muerte de Pepillo Salcedo, dispuesta
por la Sociedad “Amantes de la Luz”, 1923-1928, pp. 33-85.
• César Herrera Cabral: semblanza de un dominicano ilustre,
1910-1988. Manuel de Jesús Mañón Arredondo, pp. 87-96.
• Divulgación histórica. El general Manuel Buceta vs. Basura
de Santiago (Listín Diario, 16 de agosto 1981). César
Herrera, pp. 97-104.
• El libro de César Herrera Cabral, una historia aleccionadora.
Virgilio Alcántara, pp. 105-114.
• Panegírico de Georgilio Mella Chavier. Manuel de Jesús
Goico Castro, pp. 115-119.
• Noticias de la Academia, pp. 121-122.
Clío, Año 58, Nº 146. Enero-diciembre de 1989
• Decreto del Poder Ejecutivo Nº 116-89, que dispone el
traslado al Panteón Nacional de los restos de varios
dominicanos ilustres, 26 de marzo 1989, pp. 9-10.
• Programa de actos para el traslado de los restos del prócer
Pedro Francisco Bonó, pp. 11-13.
• Panegírico a Pedro Francisco Bonó. Franklyn Almeida
Rancier, pp. 15-24.
• Discurso de presentación del nuevo Académico de Número
don Manuel A. García Arévalo. Carlos Dobal, pp. 25-32.
• Dimensión y perspectiva del Quinto Centenario del
Descubrimiento de América. Discurso de ingreso del nuevo
académico. Manuel A. García Arévalo, pp. 33-60.
• Las luchas por la Libertad. Carlos Larrazábal Blanco, pp.
61-65.

356
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

• A la memoria de don Carlos (1894-1989). Julio G. Campillo


Pérez, pp. 67-69.
• Pedro Troncoso Sánchez, abogado-historiador. Luz Solano
Borrero Hernández, pp. 71-74.
• Despedida del licenciado don Pedro Troncoso Sánchez. Hugo
E. Polanco Brito, pp. 75-76.
• Posiciones de principios en la historia política dominicana.
Pedro Troncoso Sánchez, pp. 77-89.
• A Román Franco Fondeur. Julio Genaro Campillo Pérez,
pp. 91-95.
• Noticias informativas de la Academia, p. 97.

Clío, Años 59 y 60, Nº 147 y 148. Enero de 1990-diciembre de 1991


• Los hermanos Henríquez y Carvajal al Panteón Nacional,
pp. 9-10.
• Programa de actos en honor de los Dres. Henríquez y
Carvajal en Cuba y Santo Domingo, pp. 11-15.
• Dr. Francisco Henríquez y Carvajal (1859-1935), pp. 17-20.
• Temas económicos, Cayacoa y Cotubanama, nuestro sistema
monetario. Francisco Henríquez y Carvajal, pp. 21-35.
• Don Federico Henríquez y Carvajal (1848-1952), pp. 37-40.
• Homenaje a Mella. Federico Henríquez y Carvajal, pp. 41-48.
• Decreto del Poder Ejecutivo Nº 76-90, que dispone el
traslado de los restos de don Cristóbal Colón al Faro erigido
a su memoria, pp. 49-52.
• El escudo de armas de la ciudad de Santiago de los
Caballeros. Pedro Julio Santiago, pp. 53-64.
• Lic. Francisco Elpidio Beras Morales (1901-1990), pp.
65-66.

357
CLÍO 181

• Palo Hincado, brote primigenio de la dominicanidad.


Francisco Elpidio Beras Morales, pp. 67-78.
• Dr. Manuel de Jesús Goico Castro (1916-1990), pp. 79-80.
• Andrés Bello, historiador. Manuel de Jesús Goico Castro,
pp. 81-89.
• Panegírico en el sepelio del don Manuel de Jesús Goico
Castro. Manuel García Arévalo, pp. 91-94.
• Lic. Manuel A. Amiama (1899-1991), pp. 95-96.
• La población de Santo Domingo. Manuel A. Amiama, p.
97-122.
• Buenaventura Báez y sus antepasados. Julio G. Campillo
Pérez, pp. 123-126.
• Noticias de la Academia. Lamentables fallecimientos, p. 127.

Clío, Años 61 y 62, Nº 149 y 150. Enero de 1992-diciembre de 1993

• Presidente Balaguer y el V centenario del descubrimiento y


evangelización de América, pp. 9-21.
• La evangelización de América. Monseñor Nicolás de Jesús
López Rodríguez, pp. 23-45.
• Aportes del proceso evangelizador a América, pp. 46-58.
• Quinto centenario e integración iberoamericana. José Chez
Checo, pp. 59-70.
• Odisea del ancla de Colón. Carlos Dobal, pp. 71-88.
• Decreto Nº 395-89, que dispone el traslado al Panteón
Nacional de los restos del distinguido hombre de letras don
Américo Lugo, pp. 89-90.
• Restos de historiadores y poetas exaltados al Panteón
Nacional, pp. 91-93.

358
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

• José Joaquín Pérez y Gastón F. Deligne en el Panteón


Nacional. Mariano Lebrón Saviñón, pp. 95-104.
• Sesquicentenario de la Independencia Nacional, p. 105.
• Decreto Nº 93-93, que crea e integra la comisión oficial
para la organización de los actos conmemorativos del
sesquicentenario de la Independencia Nacional, pp. 107-108.
• Inicio de la celebración del sesquicentenario de la
Independencia. Monseñor Hugo E. Polanco Brito, pp. 109-112.
• Los fundadores de La Trinitaria. Julio G. Campillo Pérez,
pp. 113-119.
• Noticias de la Academia, pp. 121-127.

Clío, Año 63, Nº 151. Enero-diciembre de 1994

• Emancipación e Independencia. Julio Genaro Campillo


Pérez, pp. 9-27.
• Papel de los africanos y los negros mulatos criollos en
el marco de la Independencia Nacional. Franklin Franco
Pichardo, pp. 28-42.
• La política exterior de España y las relaciones entre la
colonia española de Santo Domingo y Haití, 1806-1820.
Amadeo Julián, pp. 43-89.
• ¿Fue La Vega, cuna de la producción azucarera americana?
Emilio Cordero Michel, pp. 90-111.
• Las inmigraciones de Santo Domingo y su aportación al
desarrollo de Puerto Rico durante el siglo XIX. Sebastián
Robiou Lamarche, pp. 113-126.
• Congreso de historiadores, 1844-1994. Julio Genaro
Campillo Pérez, pp. 127-129.

359
CLÍO 181

• Discurso inaugural del Congreso de los Historiadores, 16-19


febrero 1994. Julio Genaro Campillo Pérez, pp. 131-133.
• Archivo de Clío, pp. 134-158.
• Directorio de la Academia, pp. 159-160.
• Modificación de los Estatutos y Reglamento de la Academia
Dominicana de la Historia, pp. 161-163.
Clío, Año 64, Nº 152. Enero-agosto de 1995
• Santo Domingo, visto a través de los discursos medicinales
de Julio Méndez Nieto (1561-1569). Discurso de ingreso
como Miembro de Número de la Academia Dominicana de
la Historia. María Ugarte, pp. 9-80.
• Discurso de recepción de la nueva Académica de Número
Lic. María Ugarte. Carlos Dobal, pp. 81-90.
• Duarte y la Presidencia de la República. Julio Genaro
Campillo Pérez, pp. 85-90.
• Gregorio Luperón y Haití. Emilio Cordero Michel, pp. 91-123.
• Academia elige nueva directiva, p. 125.
• Sesión extraordinaria para elegir nueva Junta Directiva de
la Academia, pp. 127-128.
• Juramentación nueva Junta Directiva 1995-1998. Raquel
Lugo, pp. 129-130.
• Discurso inaugural del nuevo presidente de la Academia.
Julio Genaro Campillo Pérez, pp. 131-133.

Clío, Año 64, Nº 153. Septiembre-diciembre de 1995

• Frutas en la dieta precolombina en la Isla Española. Discurso


de ingreso del nuevo Miembro de Número de la Academia
Dominicana de la Historia. Bernardo Vega, pp. 11-90.

360
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

• Discurso de recepción en respuesta al discurso de ingreso


de Bernardo Vega de Boyrie. Manuel A. García Arévalo,
pp. 91-99.
• Lic. Genaro Pérez Tavárez, 1845-1938, en el 150º aniversario
de su nacimiento. Luis A. Bircann Rojas, pp. 101-105.
• Tipología del liberalismo dominicano en las relaciones entre
la Iglesia y el Estado. Discurso de ingreso como Miembro
de Número a la Academia de la Historia. Fernando Pérez
Memén, pp. 107-131.
• Discurso de recepción del nuevo Académico Fernando Pérez
Memén. Carlos Dobal, pp. 133-136.
• Noticias de la Academia, 1995. Calendario, 1996, pp. 137-138.

Clío, Año 64, Nº 154. Enero-abril de 1996

• Hugo Eduardo Polanco Brito. Julio Genaro Campillo Pérez,


pp. 7-8.
• Panegírico póstumo en homenaje a Monseñor Hugo Eduardo
Polanco Brito. Manuel de Jesús Mañón Arredondo, pp. 9-12.
• Una vida fecunda, dedicada a la Iglesia y a la Patria.
Américo Moreta Castillo, pp. 13-17.
• Despedida a Hugo Eduardo Polanco Brito. Carlos Dobal,
pp. 19-21.
• Arzobispo Polanco, hombre y carisma. Juan Félix Pepén,
pp. 23-26.
• Oración fúnebre, homilía del 14 de abril de 1996. Monseñor
Nicolás de Jesús López Rodríguez, pp. 27-32.
• Oración fúnebre homilía del 15 de abril de 1996. Monseñor
Juan Antonio Flores, pp. 33-37.

361
CLÍO 181

• Monseñor Hugo Eduardo Polanco Brito, Arzobispo-


Obispo Emérito. Salvador Jorge Blanco, expresidente de la
República, pp. 39-41.
• Monseñor Polanco Brito. Artagnan Pérez Méndez, pp. 43-45.
• El presbítero y comendador Gabriel Moreno del Christo:
París o las Pampas del Guabatico. Discurso de ingreso
como Miembro de Número a la Academia Dominicana de
la Historia. José Chez Checo, pp. 47-126.
• Discurso de recepción del nuevo Académico Lic. José Chez
Checo. Manuel A. García Arévalo, pp. 127-133.
• Fundación de la ciudad de Santo Domingo. Manuel Salvador
Gautier, pp. 135-144.
• Noticias de la Academia, pp. 145-147.
• Directorio Academia Dominicana de la Historia, pp. 149-151.

Clío, Año 64, Nº 155. Mayo-diciembre de 1996

• Apología a Pedro Francisco Bonó. Discurso ingreso como


Miembro de Número de la Academia Dominicana de la
Historia. Roberto Cassá, pp. 7-28.
• Contestación al discurso de ingreso del doctor Roberto Cassá y
Bernaldo de Quirós. FranciscoA. Henríquez Vázquez, pp. 29-37.
• Influencia de la historiografía hispanista en la cultura e
identidad dominicanas. Julio Genaro Campillo Pérez, pp. 39-55.
• Espaillat: la realidad nacional y los modelos políticos
imperiales. Mu-Kien Adriana Sang, pp. 57-76.
• El señor Hostos en Santo Domingo. Américo Moreta Castillo,
pp. 77-91.
• Hernando Gorjón, hombre de empresa y de presa. Emilio
Cordero Michel, pp. 93-113.

362
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

• Panteón Nacional, nombre de los próceres que allí reposan


y lugar de ubicación de sus restos mortales, pp. 114-117.
• Noticias de la Academia, pp. 119-124.
• Directorio, pp. 125-128.

Clío, Año 65, Nº 156. Enero-junio de 1997

• Nuevo duelo para la Academia. Julio Genaro Campillo


Pérez, pp. 1-2.
• Panegírico dedicado al Dr. Manuel de Jesús Mañón
Arredondo. Carlos Dobal, pp. 3-5.
• Homenaje a Manuel de Jesús Mañón Arredondo (1929-
1997). Fernando Morbán Laucer, pp. 6-7.
• Fallece el historiador Mañón Arredondo. Tulio Navarrete,
pp. 8-9.
• Emancipación, separación e independencia dominicanas.
Julio Genaro Campillo Pérez, pp. 10-21.
• Fray Gaspar Gorriccio, gran amigo del Descubridor. Carlos
Dobal, pp. 22-26.
• Análisis jurídico y reponderación del Archivo Real de
Bayaguana. Américo Moreta Castillo, pp. 27-40.
• La renuncia presidencial de Santiago Espaillat. Julio Genaro
Campillo Pérez, pp. 41-50.
• Carta del Cónsul de Francia al M. de N. E. de Francia, 8
de julio de 1849, p. 51.
• Carta del Cónsul de Francia al M. de N. E. de Francia, 20
de julio de 1849, pp. 52-53.
• Carta del Cónsul de Francia al M. de N. E. de Francia, 19
de agosto de 1849, pp. 54-55.

363
CLÍO 181

• Homenaje al Prócer Nacional Gregorio Luperón. Julio


Genaro Campillo Pérez, pp. 56-59.
• Sobre la obra “Ideario de Gregorio Luperón”. Francisco A
Henríquez Vázquez, pp. 60-64.
• Una carta poco conocida escrita por frey Nicolás de Ovando
en La Española (1505). Esteban Mira Caballos, pp. 65-78.
• Noticias de la Academia, pp. 79-84.
• Directorio, pp. 85-86.
Clío, Año 65, Nº 157. Julio-diciembre de 1997
• Homenaje a Gregorio Luperón y Benigno Filomeno de Rojas
en el Panteón Nacional. Julio Genaro Campillo Pérez, pp. 1-4.
• La responsabilidad jurídica del Presidente en la Constitución
de San Cristóbal. Jaime de Jesús Domínguez, pp. 5-15.
• Federico Henríquez y Carvajal, primer Presidente de la
Academia Dominicana de la Historia. Francisco Alberto
Henríquez Vázquez, pp. 16-61.
• Discurso de recepción del nuevo Miembro de Número
Dr. Francisco A. Henríquez Vázquez. Manuel de Jesús
Arredondo, pp. 62-67.
• Rescatan fotografía de Teodoro Stanley Heneken. Julio
Genaro Campillo Pérez, pp. 68-80.
• Trujillo y su parentela de origen haitiano. Julio Genaro
Campillo Pérez, pp. 81-91.
• El oficio de historiador, pp. 92-99.
• Sobre la desaparición del original de las Capitulaciones de
Santa Fe. Demetrio Ramos Pérez, pp. 100-112.
• Noticias de la Academia, pp. 113-115
• Directorio, pp. 116-117.

364
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

Clío, Año 66, Nº 158. Enero-junio de 1998

• Vicisitudes de Juan Pablo Duarte. Discurso de ingreso


como Miembro de Número a la Academia Dominicana de
la Historia. Juan Daniel Balcácer, pp. 1-28.
• Discurso de recepción al nuevo académico Lic. Juan Daniel
Balcácer. José Chez Checo, pp. 29-33.
• Arqueología, historia e identidad. Discurso de ingreso
como Miembro de Número a la Academia Dominicana de
la Historia. Marcio Veloz Maggiolo, pp. 34-51.
• Discurso de recepción del nuevo académico Dr. Marcio Veloz
Maggiolo. José Chez Checo, pp. 52-59.
• Historiadores iberoamericanos convencionan en Caracas.
Julio Genaro Campillo Pérez, pp. 60-62.
• El vínculo universitario caribeño, expedientes de dominicanos
y puertorriqueños en la Real y Pontificia Universidad de San
Gerónimo de La Habana, 1800-1840, pp. 63-102.
• Tabaco y algodón en Santo Domingo, 1731-1795. Antonio
Gutiérrez Escudero, pp. 103-125
• Noticias de la Academia, enero-junio 1998, pp. 126-128.
• Directorio, p. 129.

Clío, Año 66, Nº 159. Julio-diciembre de 1998

• Omisiones e invenciones en la obra de Jean Price-Mars “La


República de Haití y la República Dominicana”. Francisco
Alberto Henríquez Vázquez, pp. 3-24.
• Jesuitas nacidos en La Española durante los primeros años
de la estancia de la Compañía (1658-1757). José Luis Sáez,
S.J., pp. 25-50.

365
CLÍO 181

• Homenaje a Francisco Gregorio Billini. Monseñor Nicolás


de Jesús López Rodríguez, pp. 51-68.
• Duarte y su Proyecto Constitucional, análisis jurídico,
político e histórico. Julio Genaro Campillo Pérez, pp. 69-89.
• Bibliografía norteamericana sobre temas dominicanos.
Frank Moya Pons, pp. 90-106.
• VI Congreso Iberoamericano de Academias de Historia,
Caracas, 27 al 30 de abril de 1998, pp. 107-114.
• Manuel de Jesús Mañón Arredondo, in memorian. Manuel
A. García Arévalo, pp. 115-122.
• Iglesia e identidad nacional en Santo Domingo. Américo
Moreta Castillo, pp. 123-143.
• Hostos y la educación jurídica. Américo Moreta Castillo,
pp. 144-153.
• Noticias de la Academia, pp. 154-157.
• Directorio, pp. 158-160.
Clío, Año 67, Nº 160. Enero-junio de 1999
• La Casa de la Moneda. Octavio Amiama Castro, pp. 3-27.
• Magnicidio del general Heureaux, su impacto noticioso en
el exterior. José C. Novas, pp. 29-38.
• Henry Christophe; el esclavo que se convirtió en rey. Gerard
de Catalogne, pp. 39-52.
• Hombres y ganado en la tierra de oro: Comienzos de la
ganadería en Indias. Justo L. del Río Marrero y Lorenzo E.
López y Sebastián, pp. 53-104.
• La aportación dominicana en el desarrollo de Puerto Rico
en el siglo XX. Sebastián Robiou Lamarche, pp. 105-116.
• Biografías de dominicanos notables. Racionero licenciado don
Antonio Sánchez Valverde. José María Morillas, pp. 117-138.

366
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

• Documentos. Comerciantes de Santiago de los Caballeros


entre 1861-1864, pp. 139-142.
• Noticias de la Academia, pp. 143-145.
• Directorio, pp. 147-149.

Clío, Año 67, Nº 161. Julio-Diciembre de 1999

• En el centenario del magnicidio. Lilís y la cultura política


dominicana. Adriano Miguel Tejeda, pp. 3-13.
• Traslado y comprobación de los restos del presidente Ulises
Heureaux. Informe a la Academia Dominicana de la Historia.
Carlos Dobal, pp. 14-25.
• La leva de 1782. Raymundo González, pp. 26-80.
• I Concilio Plenario Latinoamericano, Roma, 28 de mayo-9
de julio de 1899. José Luis Sáez S.J., pp. 81-104.
• Cartas del Cabildo de la ciudad de Santo Domingo en el
siglo XVI. Roberto Cassá, pp. 105-113.
• El tabaco en Santo Domingo y su exportación a Sevilla (época
colonial). Antonio Gutiérrez Escudero, pp. 114-153.
• El hermano de Luperón. Federico Henríquez y Carvajal, pp.
154-156.
• Índice temático de Clío, 1987-1999, pp. 157-169.
• Noticias de la Academia, pp. 170-171.
• Directorio de Miembros de la Academia, pp. 172-174.
Clío, Año 68, Nº 162. Enero-junio de 2000
• Marco político-religioso del Episcopado de Fr. Fernando
Portillo y Torres, O.P. en Santo Domingo (1788-1798).
Discurso de ingreso como Miembro de Número a la Academia
Dominicana de la Historia. José Luis Sáez, S.J., pp. 3-26.

367
CLÍO 181

• Discurso de recepción del nuevo Académico de Número


padre José Luis Sáez. Fernando Pérez Memén, pp. 27-34.
• Sobre el Vitruvianismo en la historia de la Arquitectura y el
Urbanismo. Discurso de ingreso como Miembro de Número
a la Academia Dominicana de la Historia. Eugenio Pérez
Montás, pp. 35-72.
• Respuesta al discurso de ingreso en la Academia Dominicana
de la Historia del Arq. Eugenio Pérez Montás. José Luis
Sáez, S.J., pp. 73-80.
• Historia de los terrenos comuneros de la República
Dominicana. Discurso de ingreso como Miembro de Número
a la Academia Dominicana de la Historia. Wenceslao Vega
Boyrie, pp. 81-108.
• Discurso para recibir al Dr. Wenceslao Vega Boyrie como
nuevo Miembro de Número. Frank Moya Pons, pp. 109-120.
• Circulación del libro “Dr. Andrés López Medrano y su legado
humanista”, pp. 121-138.
• El padre Buggenoms (1826-1882). Monseñor Rafael Bello
Peguero, pp. 139-150.
• Fallece historiador haitiano Roger Gaillard (1923-2000),
pp. 151-156.
• Más allá del ideario antillano: presencia de Hostos en el
pensamiento de Luperón. Edwin Espinal Hernández, pp.
157-210.
• María de Toledo: perfil biográfico de la primera virreina de
las Américas. Juan Francisco Maura, pp. 211-224.
• Noticias de la Academia, pp. 225-226.
• Directorio, pp. 227-229.

368
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

Clío, Años 69 y 70, Nº 163. Julio de 2000-junio de 2002


• Introducción. Emilio Cordero Michel, pp. 5-9.
• Síntesis biográfica de Julio Genaro Campillo Pérez. Franklin
Gutiérrez, pp. 11-14.
• Panegírico en el sepelio del magistrado e historiador Dr.
Julio Genaro Campillo Pérez: Frank Moya Pons, pp. 15-
20; Jorge Subero Isa, pp. 21-24; Salvador Jorge Blanco, pp.
25-27; Juan Luperón Vázquez, pp. 29-31; Américo Moreta
Castillo, pp. 33-36; Luis Yépez Suncar, pp. 37-38; José
Mauricio Estrella Hernández, pp. 39-40.
• El historiador Julio Genaro Campillo Pérez. Américo Moreta
Castillo, pp. 41-45.
• Trujillo versus Muñoz Marín: dos ideologías enfrentadas.
Discurso de ingreso como Miembro de Número a la Academia
Dominicana de la Historia. Mu-Kien Adriana Sang Ben, pp.
47-74.
• Discurso de recepción de la académica Mu-Kien Adriana
Sang Ben. José Chez Checo, pp. 75-82.
• Centenario de la defunción de fray Rocco Cocchia (1900-
2000). Monseñor Antonio Camilo González, pp. 83-108.
• Los contenidos del machete y la identidad dominicana.
Manuel A. García Arévalo, pp. 109-116.
• El diferendo domínico-francés de 1893. Manuel de Jesús
Troncoso de la Concha, pp. 117-146.
• Historiografía brasileña. Arno Wehling, pp. 147-170.
• La inexistencia de una oligarquía económica en la época
colonial. Discurso de ingreso como Miembro de Número
a la Academia Dominicana de la Historia. Jaime de Jesús
Domínguez, pp. 171-210.

369
CLÍO 181

• Discurso de recepción del nuevo académico Jaime de Jesús


Domínguez. Wenceslao Vega Boyrie, pp. 211-214.
• Dra. Anita Gómez Romero Lanuza, 1917-2000. Julio Genaro
Campillo Pérez, pp. 215-218.
• Para la historia de la Academia. Julio Genaro Campillo
Pérez, pp. 219-222.
• Normas para publicar trabajos en Clío. Emilio Cordero
Michel, pp. 223-232.
• Directorio de Miembros de la Academia, pp. 233-235.
Clío, Año 70, Nº 164. Julio-diciembre de 2002
• Presentación. Emilio Cordero Michel, pp. 3-6.
• Memorias de la Academia Dominicana de la Historia del
período agosto 2001-diciembre 2002. Roberto Cassá, pp. 7-14.
• Reflexiones sobre la Guerra de Restauración. Francisco
Antonio Avelino, pp. 15-38.
• Características de la Guerra Restauradora, 1861-1865.
Emilio Cordero Michel, pp. 39-77.
• Emigrados dominicanos en Puerto Rico, 1796-1812. Adam
Szaszdi Nagy, pp. 79-179.
• Peculiaridades del surgimiento del Estado dominicano.
Roberto Cassá, pp. 181-206.
• Últimas publicaciones de historia dominicana. Años 1999,
2000, 2001 y 2002. Emilio Cordero Michel, pp. 207-322.
• Normas para publicar trabajos en Clío. Emilio Cordero
Michel, pp. 323-332.
• Noticias de la Academia, año 2002, pp. 333-344.
• De los autores, pp. 345-348.
• Directorio de Miembros de la Academia, pp. 349-350.

370
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

Clío, Año 71, Nº 165. Enero-junio de 2003

• Presentación. Emilio Cordero Michel, pp. 3-12.


• Los pactos de hermandad entre los indios taínos y los
conquistadores españoles. István Szászdi León-Borja, pp.
13-31.
• El legado testamentario del gobernador de las indias frey
Nicolás de Ovando. Esteban Mira Ceballos, pp. 33-58.
• El sistema de las encomiendas en Santo Domingo durante
el siglo XVI. José Chez Checo, pp. 59-86.
• Junta de Hacienda de 1661 en Santo Domingo para el pago
de los lanceros de 1665. Wenceslao Vega Boyrie, pp. 87-102.
• El bohío dominicano: de lo real a lo simbólico. Walter
Cordero, pp. 103-128.
• La vida cotidiana en un pueblo de bohíos: Higüey en los siglos
XVII y XVIII. Manuel Hernández González, pp. 129-142.
• El hato ganadero del este, en la economía dominicana del
siglo XVIII. Con Antonio Sánchez Valverde en San Dionisio
de Higüey. Rudolf Paul Widmer Seembauser, p. 143-158.
• El padre Gaspar Hernández Morales, M. I. (1798-1858) y su
verdadero aporte al movimiento independentista. José Luis
Sáez Ramón, pp. 159-184.
• La Constitución de San Cristóbal del 6 de noviembre de 1844.
Américo Moreta Castillo, pp. 185-204.
• Hostos y la conciencia moderna en República Dominicana.
Raymundo Manuel González de Peña, pp. 205-224.
• República Dominicana cuna del antillanismo. Emilio
Cordero Michel, pp. 225-236.

371
CLÍO 181

• Las historias locales: su importancia para el desarrollo


comunitario. Rafael Emilio Yunén Zouain, pp. 237-254.
• Últimas publicaciones de historia dominicana. 2º semestre
de 2002 - 1º semestre de 2003. Emilio Cordero Michel, pp.
255-282.
• Normas para publicar trabajos en Clío. Emilio Cordero
Michel, pp. 283-290.
• Noticias de la Academia, 1º de enero-30 de junio de 2003,
pp. 291-318.
• De los autores, pp. 319-330.
• Directorio de la Academia Dominicana de la Historia, pp.
331-333.

Clío, Año 71, Nº 166. Julio-diciembre de 2003

• Presentación. Emilio Cordero Michel, pp. 5-13.


• Curriculum vitae de fray Vicente Rubio Sánchez O.P.
Raymundo Manuel González de Peña, pp. 15-18.
• Presentación de fray Vicente Rubio O.P. con motivo de la
entrega del “Caonabo de Oro” en 1986. María Ugarte, pp.
19-24.
• Se cumplen 40 años de haber llegado fray Vicente Rubio O.P.
a Santo Domingo. María Ugarte, pp. 25-30.
• Fray Vicente Rubio cumplirá el día 27 de marzo de 1998,
50 años de su ordenación sacerdotal. María Ugarte, pp.
31-35.
• Perfil de fray Vicente Rubio Sánchez O. P. Ángela Peña, pp.
37-42.
• El padre Vicente Rubio, O. P. en el cincuenta aniversario del
regreso de los dominicos. Ángela Peña, pp. 43-48.

372
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

• Fray Vicente Rubio Sánchez, O.P. historiador y maestro.


Raymundo Manuel González de Peña, pp. 49-61.
• Isacio Pérez Fernández y sus estudios sobre Bartolomé de
las Casas, in memorian. Fray Vicente Rubio Sánchez, O. P.,
pp. 63-78.
• La segunda fortaleza de Santo Domingo. Fray Vicente Rubio
O. P., pp. 79-85.
• Conflictos en la Universidad de Santo Domingo en la segunda
mitad del siglo XVIII. Manuel Vicente Hernández González,
pp. 87-112.
• El asesoramiento pedagógico de los gobernantes dominicanos
(1900-1961). Discurso de ingreso como nuevo Miembro de
Número a la Academia Dominicana de la Historia. Francisco
Antonio Avelino García, pp. 113-134.
• Discurso de recepción del académico Francisco Avelino
García. Roberto Cassá, pp. 135-144.
• Las grandes corrientes de la historiografía latinoamericana.
Sergio Guerra Vilaboy, pp. 145-182.
• El surgimiento de la historiografía crítica en Jimenes-
Grullón. Roberto Cassá, pp. 183-204.
• Memoria de la Academia Dominicana de la Historia en el
año 2003, pp. 205-216.
• Últimas publicaciones de historia dominicana, julio-
diciembre de 2003. Emilio Cordero Michel, pp. 217-254.
• Noticias de la Academia. 1ª de julio-31 de diciembre de
2003, pp. 255-304.
• De los autores, pp. 305-314.
• Directorio de la Academia Dominicana de la Historia, pp.
315-318.

373
CLÍO 181

Clío, Año 73, Nº 167. Enero-junio de 2004


• Presentación. Emilio Cordero Michel, pp. 7-10.
• El pensamiento social de Máximo Gómez. Discurso de
ingreso como nuevo Miembro de Número a la Academia de
Historia Dominicana. Emilio Cordero Michel, pp. 11-44.
• Discurso de recepción del académico Emilio Cordero Michel.
Roberto Cassá, pp. 45-50.
• Primeros pleitos en la historia judicial dominicana. Discurso
de ingreso como nuevo Miembro de Número a la Academia de
Historia Dominicana. Américo Moreta Castillo, pp. 51-74.
• Discurso de recepción del académico Américo Moreta
Castillo. Wenceslao Vega Boyrie, pp. 75-78.
• Remanentes ideológicos de la esclavitud en República
Dominicana. Discurso de ingreso como nuevo Miembro de
Número a la Academia de Historia Dominicana. Franklin
José Franco Pichardo, pp. 79-98.
• Discurso recepción del académico Franklin José Franco
Pichardo. Emilio Cordero Michel, pp. 99-112.
• La colonización de la frontera dominicana en la segunda
mitad del siglo XVIII: La fundación de San Rafael, Las
Caobas y San Miguel de La Atalaya. Manuel Vicente
Hernández González, pp. 113-146.
• El cuerpo de la patria: imaginación geográfica y paisaje
fronterizo en la República Dominicana durante la era de
Trujillo. Carlos Daniel Altagracia Espada, pp. 147-202.
• La era de los caudillos en la República Dominicana. Rafael
Darío Herrera González, pp. 203-224.
• El despertar de la conciencia nacional en Cuba, Santo
Domingo y Puerto Rico. Jorge Ibarra Cuesta, pp. 225-234.

374
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

• Intentos de producir algodón en 1862 durante la Anexión a


España. Luis Álvarez López, pp. 235-244.
• Problemática en el desarrollo urbano de Guaymate. Rafael
Jarvis Luis, pp. 245-256.
• Últimas publicaciones de historia dominicana, enero-junio
de 2004. Emilio Cordero Michel, pp. 257-306.
• Presentaciones y reseñas de libros. Roberto Cassá Bernardo
de Quiróz, pp. 307-316.
• Noticias de la Academia, 1º de enero-30 de junio de 2004,
pp. 317-330.
• De los autores, pp. 331-340.
• Directorio de la Academia Dominicana de la Historia, pp.
341-346.
• Publicaciones de la Academia Dominicana de la Historia,
pp. 347-353.

Clío, Año 73, Nº 168. Julio-diciembre de 2004

• Presentación. Emilio Cordero Michel, pp. 7-14.


• Aproximación al perfil biográfico de Carlos Dobal. Edwin
Espinal Hernández, pp. 15-19.
• Semblanza del Dr. Carlos Dobal Márquez. Ricardo Miniño
Gómez, pp. 21-26.
• El academicismo de Dobal. Rafael Emilio Yunén Zouain,
pp. 27-32.
• Al maestro Dobal, con cariño. Mu-Kien Adriana Sang Ben,
pp. 33-39.
• La creación historiográfica de Carlos Máximo Dobal
Márquez. Edwin Espinal Hernández, pp. 41-49.

375
CLÍO 181

• El “ethos” nacional en la historia dominicana. Discurso de


ingreso como nuevo Miembro de Número de la Academia
Dominicana de la Historia. Ciriaco Landolfi, pp. 51-70.
• Discurso de recepción del académico Ciriaco Landolfi
Rodríguez. Wenceslao Vega Boyrie, pp. 71-73.
• La figura del montero en la formación histórica del
campesinado dominicano. Discurso de ingreso como nuevo
Miembro de Número de la Academia Dominicana de la
Historia. Raymundo Manuel González de Peña, pp. 77-96.
• Discurso de recepción del académico Raymundo Manuel
González de Peña. Roberto Cassá Bernaldo de Quiróz, pp.
97-102.
• Incursiones de gavilleros: tiempo y lugar (1904-1916). María
Filomena González Canalda, pp. 103-117.
• Garveyismo y racismo en el Caribe: el caso de la población
cocola en la República Dominicana. Humberto García Muñiz
y Jorge L. Giovannetti, pp. 119-202.
• Hostos: pensador social. Francisco Antonio Avelino García,
pp. 203-244.
• Dos catedráticos dominicanos en la Universidad de
Salamanca. Ruth Torres Agudo, pp. 245-264.
• Últimas publicaciones de historia dominicana, julio-
diciembre de 2004. Emilio Cordero Michel, pp. 265-307.
• Noticias de la Academia, 1º de julio-31 de diciembre de
2004, pp. 309-363.
• De los autores, pp. 365-378.
• Directorio de la Academia Dominicana de la Historia, pp.
379-384.
• Publicaciones de la Academia Dominicana de la Historia,
pp. 385-390.

376
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

Clío, Año 74, Nº 169. Enero-julio de 2005


• Presentación. Emilio Cordero Michel, pp. 7-9.
• La formación de la industria azucarera dominicana entre
el 1872-1930. Discurso de ingreso como nuevo Miembro de
Número de la Academia Dominicana de la Historia. José del
Castillo Pichardo, pp. 11-76.
• Discurso de recepción del académico José del Castillo
Pichardo. Emilio Cordero Michel, pp. 77-87.
• Gestación de la moderna economía azucarera en las Antillas
Hispanas (1850-1900). Oscar Zanetti Lecuona, pp. 89-140.
• La plantación que no se repite: las historias azucareras de
la República Dominicana y Puerto Rico. Humberto García
Muñiz, pp. 141-174.
• Hoja de vida de Carlos Rafael Nouel Pierret. Víctor José
Arthur Nouel, pp. 175-184.
• Don Carlos Rafael Nouel Pierret, político, sacerdote e
historiador. José Luis Sáez Ramo, pp. 185-220.
• De la Historia razonada a pensar históricamente. Rosa
Congost Colomer, pp. 221-237.
• Máximo Gómez. Su actitud ante la vida, la ética, la moral y
el pensamiento. Francisco Pérez Guzmán, pp. 239-262.
• Manuel de Jesús Troncoso de la Concha. Político, jurista,
historiador y narrador literario. Américo Moreta Castillo,
pp. 263-273.
• Puesta en circulación y reseña de libros: “Máximo Gómez,
a cien años de sus fallecimiento”. “Una cuestión de Honor”
“Las Polémica sobre la Anexión de Santo Domingo a España,
vista desde España (1861-1865)”. Roberto Cassá Bernaldo
de Quiróz, Emilio Cordero Michel y Luis Álvarez López,
pp. 275-296.

377
CLÍO 181

• Últimas publicaciones de historia dominicana, enero-junio


de 2005. Emilio Cordero Michel, pp. 297-331.
• Noticias de la Academia, 1º de enero-30 de junio de 2005,
pp. 333-358.
• De los autores, pp. 359-374.
• Directorio de la Academia Dominicana de la Historia, pp.
375-380.
• Publicaciones de la Academia Dominicana de la Historia,
pp. 381-388.

Clío, Año 74, Nº 170. Julio-diciembre de 2005

• Presentación. Emilio Cordero Michel, pp. 7-11.


• Pautas para investigación de historia nacional dentro del
contexto global. Discurso de ingreso como nuevo Miembro
de Número de la Academia Dominicana de la Historia. Rafael
Yunén Zouian, pp. 13-40.
• Discurso de recepción del nuevo académico de número Rafael
Emilio Yunén. Roberto Cassá Bernaldo de Quiroz, pp. 41-48.
• Propiedad y pastos comunes en La Española, 1541-1550.
Francisco Moscoso, pp. 49-63.
• El cimarronaje y la manumisión en el Santo Domingo
Colonial. Dos extremos en una misma búsqueda de libertad.
Wenceslao Vega Boyrie, pp. 65-102.
• La primera abolición de la esclavitud en Santo Domingo
1801. Emilio Cordero Michel, pp. 103-113.
• Puerto Plata y la Gesta Restauradora. Carlos Manuel Finke
(Ney), pp. 115-148.
• Pensamiento y acción antillanista de Luperón. Santiago
Castro Ventura, pp. 149-170.

378
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

• El ferrocarril La Vega-Sánchez y los cambios urbanos en


el nordeste dominicano. Juan Ricardo Hernández Polanco,
pp. 171-234.
• El bufete corporativo en el Caribe: El Archivo Peynado
& Peynado de la República Dominicana y su importancia
para los estudios caribeños. Humberto García Muñiz, pp.
235-281.
• Últimas publicaciones de historia dominicana, julio-
diciembre de 2005. Emilio Cordero Michel, pp. 283-338.
• Noticias de la Academia, 1º de julio-31 de diciembre de
2005, pp. 339-378.
• Directorio de la Academia Dominicana de la Historia, pp.
379-384.
• Publicaciones de la Academia Dominicana de la Historia,
pp. 385-393.

Clío, Año 75, Nº 171. Enero-junio de 2006

• Presentación. Emilio Cordero Michel, pp. 7-14.


• Caciques guatiaos en los inicios de la colonización: el caso
del indio Diego Colón. Esteban Mira Caballos, pp. 15-34.
• Los verdaderos restos de Colón están en Santo Domingo.
Carlos Esteban Deive González y Manuel A. García Arévalo,
pp. 35-62.
• Los estudios en la Universidad de Santo Domingo en el siglo
XVIII a través del inventario de su archivo. Manuel Vicente
Hernández González, pp. 63-84.
• La esclavitud en la España Boba, 1809-1821. Francisco
Bernardo Regino Espinal, pp. 85-112.

379
CLÍO 181

• La huella hispánica en la sociedad dominicana. Roberto


Cassá de Bernaldo y Quiróz y Emilio Cordero Michel, pp.
113-128.
• Familiaridades, consanguinidad y fraternidad en el
movimiento independentista. Edwin Espinal Hernández, pp.
129-150.
• Las tertulias puertoplateñas en el siglo XIX. Juan Francisco
Payero Brisso, pp. 151-166.
• Impacto económico del ingenio azucarero en la sociedad
dominicana, 1916-1930. Arturo Martínez Moya, pp. 167-200.
• Rafael Leonidas Trujillo y Muñoz Marín: una pugna
caribeña. Ángel Collado Schwarz, Jorge Rodríguez Beruff
y Nelson del Castillo, pp. 201-221.
• Ejes vitales para una biografía de Emilio Rodríguez
Demorizi. Américo Moreta Castillo, pp. 223-236.
• Importancia del contexto histórico en el desarrollo del arte
dominicano. Jeannette de los Ángeles Miller Rivas, pp. 237-265.
• Nuevas tendencias historiográficas del americanismo: la
historia-problema. Teresa Cañedo-Argüelles Fábrega, pp.
267-282.
• Últimas publicaciones de historia dominicana, enero-junio
de 2006. Emilio Cordero Michel, pp. 283-326.
• Noticias de la Academia, 1º de enero-30 de junio de 2006,
pp. 327-356.
• De los autores, pp. 357-376.
• Directorio de la Academia Dominicana de la Historia, pp.
377-382.
• Publicaciones de la Academia Dominicana de la Historia,
pp. 383-391.

380
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

Clío, Año 75, Nº 172. Julio-diciembre de 2006

• Presentación. Emilio Cordero Michel, pp. 7-10.


• Declaración de la Academia Dominicana de la Historia en
su 75 aniversario, pp. 11-13.
• Discurso en el 75 aniversario de la Academia Dominicana
de la Historia. José Felipe Chez Checo, pp. 15-25.
• La Academia Dominicana de la Historia entre el saber y el
poder, 1931-2006. José Guillermo Guerrero Sánchez, pp. 27-50.
• Pleito por la tierra entre hateros de Santo Domingo y al
mediar el siglo XVII. Antonio Stevens-Acevedo, pp. 51-176.
• Bonó: Precursor de la Historia Social dominicana. José
Guillermo Guerrero Sánchez, pp. 177-195.
• La interpretación de Bonó sobre la dominicanidad y la
haitianidad. Francisco Antonio Avelino García, pp. 197-222.
• Bonó ¿baecista y anexionista? Una rectificación. Raymundo
Manuel González de Peña, pp. 223-248.
• Una tercera perspectiva: los europeos en República
Dominicana bajo la Ocupación Militar Norteamericana de
1916-1924. Alan McPherson, pp. 249-288.
• Últimas publicaciones de historia dominicana, julio-
diciembre de 2006. Emilio Cordero Michel, pp. 289-334.
• De los autores, pp. 335-342.
• Noticias de la Academia, 1º de julio-31 de diciembre de
2006, pp. 343-380.
• Directorio de la Academia Dominicana de la Historia, pp.
381-386.
• Publicaciones de la Academia Dominicana de la Historia,
pp. 387-396.

381
CLÍO 181

Clío, Año 76, Nº 173. Enero-junio de 2007


• Presentación. Emilio Cordero Michel, pp. 7-12.
• Origen de los Cabildos en América. Dante Ortiz Núñez, pp.
13-38.
• Cronología de la historia de Samaná. Wenceslao Vega
Boyrie, pp. 39-52.
• El Imperio de Napoleón Bonaparte en Samaná. Luis Efraín
Baldrich Beauregard, pp. 53-65.
• Schombugk y Samaná. Emilio Cordero Michel, pp. 67-84.
• La calumniada vocación intelectual del Luperón. Santiago
Castro Ventura, pp. 85-101.
• El proyecto de reforma constitucional de 1899. Antonio
Ramón Lluberes Navarro (Ton), pp. 103-117.
• El legado de José Gabriel García y el aporte historiográfico
de sus hijos. Frank Alejandro Roca Friedheim, pp. 119-174.
• Nuevos retos a la Historia Social del Caribe. Fernando Picó,
pp. 175-186.
• Máximo Gómez y las mujeres. Benigno Souza Rodríguez,
pp. 187-207.
• Historiadores puertoplateños miembros de la Academia
Dominicana de la Historia. Juan Ventura Almonte, pp. 209-246.
• La Descubierta. Frontera y mercado. Alberto Perdomo
Cisneros y Gisela Ramírez de Perdomo, pp. 247-274.
• Últimas publicaciones de historia dominicana, enero-junio
de 2007. Emilio Cordero Michel, pp. 275-320.
• De los autores, pp. 321-332.
• Noticias de la Academia, 1º de enero-30 de junio de 2007,
pp. 333-372.

382
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

• Directorio de la Academia Dominicana de la Historia, pp.


373-378.
• Publicaciones de la Academia Dominicana de la Historia,
pp. 379-388.

Clío, Año 76, Nº 174. Julio-diciembre de 2007

• Presentación. Emilio Cordero Michel, pp. 7-12.


• La producción azucarera y la esclavitud vistas a través
del inventario del Ingenio Santiago de la Paz. Francisco
Moscoso, pp. 13-42.
• El Santo Domingo del siglo XVIII a través Libro Becerro.
Américo Moreta Castillo, pp. 43-66.
• Herencia colonial de las naciones dominicana y haitiana.
Francisco Bernardo Regino Espinal, pp. 67-98.
• Los Duarte francomacorisanos y los Duarte del Patricio: un
parentesco inexistente. Julio González Hernández y Antonio
José Guerra Sánchez, pp. 99-118.
• Benito Juárez y la solidaridad dominicana. La Doctrina
Juárez y el Benemérito de las Américas. Patricia Galeano,
pp. 119-134.
• El exilio de republicanos españoles a República Dominicana,
1939-1940. Natalia González Tejera, pp. 135-158.
• Peña Batlle, historiador nacional, pp. 159-192.
• La insurrección del 24 de abril de 1965: qué aprender de
ella. José Antinoe Fiallo, pp. 193-220.
• La historia analítica en la dimensión de las ciencias humanas
y sociales. Mario Hernández Sánchez-Barba, pp. 221-246.
• Últimas publicaciones de historia dominicana, julio-
diciembre de 2007. Emilio Cordero Michel, pp. 247-302.

383
CLÍO 181

• De los autores, pp. 303-316.


• Noticias de la Academia, 1º de julio-31 de diciembre de
2007, pp. 317-372.
• Directorio de la Academia Dominicana de la Historia, pp.
373-378.
• Publicaciones de la Academia Dominicana de la Historia,
pp. 379-389.

Clío, Año 77, Nº 175. Enero-junio de 2008


• Presentación. Emilio Cordero Michel, pp. 7-15.
• Francisco Alberto Henríquez Vásquez. Fernando Pérez
Memén, pp. 17-19.
• Francisco Alberto Henríquez Vásquez . Acercamiento
al profesor de historia dominicana. Raymundo Manuel
González de Peña, pp. 21-30.
• Tertuliando con Chito Henríquez. José del Castillo Pichardo,
pp. 31-48.
• El pensamiento político y la acción revolucionaria de Juan
Pablo Duarte. Francisco Alberto Henríquez Vásquez, pp. 49-82.
• Máximo Gómez. La imposible desintegración de un
Libertador. Respuesta a dos calumnias históricas. Francisco
Alberto Henríquez Vásquez, pp. 83-98.
• Máximo Gómez. ¿Qué quieren hacer con su historia?
Francisco Alberto Henríquez Vásquez, pp. 99-104.
• Máximo Gómez. Su lugar exacto en nuestra historia .
Francisco Alberto Henríquez Vásquez, pp. 105-111.
• La arquitectura indígena en La Española. Esteban Prieto
Vicioso, pp. 113-150.

384
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

• Notas sobre las concepciones populistas-liberales de


Duarte y la Independencia Dominicana. Raymundo Manuel
González de Peña, pp. 151-166.
• El proyecto de Constitución de Duarte. Fernando Pérez
Memén, pp. 167-198.
• La labor legislativa de la Junta Central Gubernamental,
marzo-octubre de 1844. Wenceslao Vega Boyrie, pp. 199-212.
• Marxismo y nueva historia. Guy Bois, pp. 213-242.
• Historia y marxismo. Fernando Martínez Heredia, pp. 243-
260.
• Últimas publicaciones de historia dominicana, enero-junio
de 2008. Emilio Cordero Michel, pp. 261-314.
• Reseñas, pp. 315-330.
• Noticias de la Academia, 1º de enero-30 de junio de 2008,
pp. 331-356.
• De los autores, pp. 357-362.
• Directorio de la Academia Dominicana de la Historia, pp.
363-368.
• Publicaciones de la Academia Dominicana de la Historia,
pp. 369-379.

Clío, Año 77, Nº 176. Julio-diciembre de 2008

• Presentación. Emilio Cordero Michel, pp. 7-8.


• Quinientos años de heráldica municipal dominicana. Edwin
Espinal Hernández, pp. 9-30.
• Aspectos históricos y jurídicos del Código Negro Carolino.
Américo Moreta Castillo, pp. 31-48.

385
CLÍO 181

• El pueblo de Samaná en 1876. Welnel Darío Féliz Féliz, pp.


49-80.
• Las mujeres anónimas de inicios del siglo XIX dominicano.
Quisqueya Lora Hugi, pp. 81-122.
• La desocupación militar norteamericana de 1924 vista por
Américo Lugo. Rafael Darío Herrera Rodríguez, pp. 123-138.
• La lucha contra Trujillo. Alberto Bayo Giroud, pp. 139-204.
• El testamento del coronel José Contreras. Juan José Ayuso,
pp. 205-219.
• Portal o Web-Site en la red Internet de la Academia Dominicana
de la Historia. Víctor José Arthur Nouel, pp. 221-227.
• Historia. Pierre Vilar, pp. 229-260.
• Últimas publicaciones de historia dominicana, julio-
diciembre de 2008. Emilio Cordero Michel, pp. 261-344.
• Noticias de la Academia, 1º de julio-31 de diciembre de
2008, pp. 345-378.
• Directorio de la Academia Dominicana de la Historia, pp.
379-384.
• Publicaciones de la Academia Dominicana de la Historia,
pp. 385-396.
Clío, Año 78, Nº 177. Enero-junio de 2009
• Presentación. Emilio Cordero Michel, pp. 7-12.
• Movimientos conspirativos y el papel del exilio en la lucha
antitrujillista. Francis Pou de García, pp. 13-72.
• 1959: De las expediciones, los dictadores y los héroes. José
Abreu Cardet, pp. 73-96.
• Las expediciones de Junio de 1959. Emilio Cordero Michel,
pp. 97-149.

386
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

• Puerto Rico en las Expediciones de Junio de 1959. Félix


Ojeda Reyes, pp. 151-168.
• Las mujeres en el Movimiento Clandestino 14 de Junio.
Tomasina A. Cabral Mejía, pp. 169-194.
• El pancaribeñismo de Eric Williams: de la visión al proyecto
regional. Humberto García Muñiz, pp. 195-256.
• La historia y la larga duración. Michel Vovelle, pp. 257-302.
• Revolución y larga duración. Jorge Luis Acanda, pp. 303-312.
• Reseña de libros, pp. 313-319.
• Últimas publicaciones de historia dominicana, enero-junio
de 2009. Emilio Cordero Michel, pp. 321-362.
• Noticias de la Academia, 1º de enero-30 de junio de 2009,
pp. 363-376.
• Directorio de la Academia Dominicana de la Historia, pp.
377-382.
• Publicaciones de la Academia Dominicana de la Historia,
pp. 383-394.

Clío, Año 78, Nº 178. Julio-diciembre de 2009


• Presentación. Emilio Cordero Michel, pp. 7-14.
• La mujer indígena en la época de la Conquista. Arsenio
Suárez Franceschi, pp. 15-28.
• Una “visita” a las haciendas de Santo Domingo en el año
1779. Javier Malagón Barceló, pp. 29-66.
• El rostro de la muerte y su ritual en Santo Domingo a través
de los testamentos de los siglos XVIII y XIX. Ruth Torres
Agudo, pp. 67-93.

387
CLÍO 181

• El Diferendo dominico-francés de 1891 y Samaná. Efraín


Baldrich Beauregard, pp. 95-126.
• La Constitución de Moca de 1858 inspiración del Gobierno
Restaurador. Américo Moreta Castillo, pp. 127-148.
• Movimientos de oposición a Trujillo en la década 1930-1939.
Emilio Cordero Michel, pp. 149-174.
• Testimonio de la exiliada española María Ugarte. Carmen
Cañete Quesada, pp. 175-204.
• Cuba: una auténtica Revolución. Samir Amin, pp. 205-212.
• La historia de las estructuras. Krzysztof Pomian, pp. 213-263.
• Reseña de libros: “Desiderio Arias y Trujillo se escriben” de
Bernardo Vega Boyrie. Manuel A. García Arévalo, pp. 265-279.
• Noticias de la Academia, 1º de julio-31 de diciembre de
2009, pp. 281-309
• Últimas publicaciones de historia dominicana, julio-
diciembre de 2009. Emilio Cordero Michel, pp. 311-368.
• Directorio de la Academia Dominicana de la Historia, pp.
369-374.
• Publicaciones de la Academia Dominicana de la Historia,
pp. 375-386.

Clío, Año 79, Nº 179. Enero-junio de 2010

• Presentación. Emilio Cordero Michel, pp. 7-14.


• Comercio y transporte en la economía del azúcar antillano
durante el siglo XVI. Justo L. del Río Moreno, pp. 15-70.
• La insurrección dominicana en febrero de 1863. Sus causas
e implicaciones internacionales. Luis Alfonso Escolano
Giménez, pp. 71-108.

388
Índice de Clío del No. 1 (1933) al No. 180 (2010)

• Santiago de Cuba y la Guerra de la Restauración de Santo


Domingo, 1863-1865. Maritza Pérez Dionisio, pp. 109-120.
• Máximo Gómez y el antillanismo. Emilio Cordero Michel,
pp. 121-131.
• Aporte de los braceros al desarrollo azucarero dominicano,
1900-1930. Arturo Martínez Moya, pp. 133-199.
• Testimonio. Cecilio Grullón Martínez, pp. 201-220.
• Historia de la cultura material. Jean-Marie Pesez, pp. 221-
274.
• Reseña de libros: “El tabaco. Historia general en República
Dominicana”, 2 tomos, por José Chez Checo y Mu-Kien
Adriana Sang Ben. Roberto Cassá Bernaldo de Quirós, pp.
275-285.
• Noticias de la Academia, 1º de enero-30 de junio de 2010,
pp. 287-314.
• Últimas publicaciones de historia dominicana, enero-junio
de 2010. Emilio Cordero Michel, pp. 315-380.
• Directorio de la Academia Dominicana de la Historia, pp.
381-386.
• Publicaciones de la Academia Dominicana de la Historia,
pp. 387-399.

Clío, Año 79, Nº 180. Julio-diciembre de 2010

• Presentación. Emilio Cordero Michel, pp. 7-10.


• Fecha de llegada de los primeros frailes de la Orden de
Predicadores al Nuevo Mundo. Fray Vicente Rubio, O.P.,
pp. 11-54.
• La crisis de las monarquías y su impacto en las Antillas,
(1789-1823). Frank Moya Pons, pp. 55-86.

389
CLÍO 181

• William Walton, La Reconquista de Santo Domingo y la


independencia de América. Amadeo Julián, pp. 87-122.
• El primer intento independentista dominicano y la
reincorporación a España, 1808-1809. Emilio Cordero
Michel, 123-146.
• La Guerra de la Restauración vista desde abajo. Raymundo
Manuel González de Peña, pp. 147-168.
• La Restauración. Un eslabón de la Independencia Nacional.
Mu-Kien Adriana Sang Ben, pp. 169-186.
• Presencia de ciudadanos ilustres en Puerto Plata en el Siglo
XIX. Juan Ventura Almonte, pp. 187-234.
• La historia de los marginales. Jean-Claude Schmitt, pp.
235-276.
• Reseña de libros: La Real Audiencia de Santo Domingo,
1511-1799. La Justicia en Santo Domingo en la época
colonial, de Américo Moreta Castillo. Raymundo Manuel
González de Peña, pp. 277-284.
• Noticias de la Academia: Actividades; Documentos sobre
el caso de Guido Despradel Batista; Acta de la Asamblea
Electoral; Memoria de Emilio Cordero Michel y Palabras de
Frank Moya Pons. Emilio Cordero Michel, pp. 285-328.
• Últimas publicaciones de historia dominicana, 1° de julio-31
de diciembre de 2010. Emilio Cordero Michel, pp. 329-390.
• Directorio de la Academia Dominicana de la Historia, pp.
391-396.
• Publicaciones de la Academia Dominicana de la Historia,
pp. 397-409.

390
Directorio de la Academia Dominicana de la Historia

Directorio de la Academia
Dominicana de la Historia,
1º de enero-30 de junio de 2011

A) Académicos de número:

1. Dr. Frank Moya Pons (1978, Sillón B)


2. Dr. Carlos Máximo Dobal Márquez (1982, Sillón E)
3. Lic. Manuel A. García Arévalo (1989, Sillón D)
4. Lic. Bernardo Vega Boyrie (1995, Sillón G)
5. Dr. Fernando Antonio Pérez Memén (1995, Sillón C)
6. Lic. José Felipe Chez Checo (1996, Sillón I)
7. Dr. Roberto Cassá Bernaldo de Quirós (1996, Sillón N)
8. Dr. Marcio Veloz Maggiolo (1998, Sillón Q)
9. Lic. Juan Daniel Balcácer (1998, Sillón M)
10. Dr. Amadeo Julián Cedano (1998, Sillón P)
11. Dr. Wenceslao Vega Boyrie (2000, Sillón J)
12. Arq. Eugenio Pérez Montás (2000, Sillón F)
13. Dra. Mu-Kien Adriana Sang Ben (2000, Sillón R)
14. Dr. José Luis Sáez Ramo (2000, Sillón S)
15. Dr. Jaime de Jesús Domínguez (2000, Sillón O)
16. Dr. Emilio Cordero Michel (2002, Sillón A)
17. Dr. Francisco Antonio Avelino García (2003, Sillón L)

391
CLÍO 181

18. Dr. Américo Moreta Castillo (2003, Sillón K)


19. Lic. Raymundo Ml.González de Peña (2003, Sillón U)
20. Dr. Ciriaco Landolfi Rodríguez (2003, Sillón X)
21. Lic. José del Castillo Pichardo (2003, Sillón Y)
22. Lic. Rafael Emilio Yunén Zouain (2003, Sillón V)
23. Lic. Edwin Espinal Hernández (2011, Electo, Sillón H)
24. Lic. Adriano Miguel Tejada (2011, Electo, Sillón T)

C) Académicos correspondientes nacionales:


1. Mons. Antonio Camilo González
2. Licda. Vilma Benzo Sánchez de Ferrer
3. Dr. Vetilio Manuel Valera Valdés
4. Lic. Rubén Arturo Silié Valdez
5. Gral. ® José Miguel Soto Jiménez
6. Gral. ® Héctor Lachapelle Díaz
7. Mons. Dr. Rafael Bello Peguero
8. Lic. Arístides Incháustegui Reynoso
9. Dr. Fermín Álvarez Santana
10. Dr. Juan Ventura Almonte
11. Dra. Carmen Durán Jourdain
12. Dr. Jorge Tena Reyes
13. Lic. Walter J. Cordero
14. Licda. María Filomena González Canalda

392
Directorio de la Academia Dominicana de la Historia

15. Lic. Alejandro Paulino Ramos


16. Licda. Celsa Albert Batista
17. Gral. Dr. Rafael Leonidas Pérez Pérez
18. Lic. Manuel Danilo de los Santos Sánchez
19. Lic. José Guillermo Guerrero Sánchez
20. Lic. Filiberto Cruz Sánchez
21. Lic. Dantes Ortiz Núñez
22. Lic. Diómedes Núñez Polanco
23. Lic. Rafael Darío Herrera Rodríguez
24. M. A. Juan Ricardo Hernández Polanco
25. Dr. Euclides Gutiérrez Félix
26. Licda. Sonia Nereyda Medina Rodríguez
27. Dra. María Elena Muñoz Marte
28. Dr. Hugo Tolentino Dipp
29. Lic. Roberto Santos Hernández
30. Dr. Santiago Castro Ventura
31. Licda. Jeannette de los Ángeles Miller Rivas
32. Dr. Antonio Ramón Lluberes Navarro (Ton)
33. Lic. Rafael Enrique Jarvis Luis
34. Ing. Constancio Cassá Bernaldo de Quirós
35. Vacante
36. Vacante

393
CLÍO 181

D) Miembros protectores:
1. Grupo Popular
2. Mercasid
3. Banco y Fundación Ademi
4. Grupo Punta Cana
5. Ambev Dominicana, C. por A.
6. Supermercados La Cadena
7. Señor Ramón Menéndez
8. Banco Vimenca
9. Refinería Dominicana, S.A.
10. Superintendencia de Bancos
11. Archivo General de la Nación
12. Comisión Permanente de Efemérides Patrias
13. Instituto Dominicano de las Telecomunicaciones

E) Miembros colaboradores:
1. Lic. Vetilio Alfau del Valle
2. Dr. Fernando Batlle Pérez
3. Lic. Rafael Camilo
4. Licda. Dilia Castaños
5. Luis E. Escobar R.
6. Prof. Robert Espinal Luna
7. Dr. Carlos Manuel Finke González (Ney)
8. Lic. Nelson Guzmán
9. Dr. Arturo Martínez Moya
10. Dr. José Antonio Martínez Rojas

394
Directorio de la Academia Dominicana de la Historia

11. Arq. Gamal Michelén


12. M. A. Ramón Paniagua Herrera
13. Licda. Soraya Pérez Gautier
14. Dr. Reynolds José Pérez Stefan
15. Dr. José Alfonso Petit Martínez
16. Lic. Daniel Reyes Jiménez
17. Lic. José Alfredo Rizek Billini
18. Ing. Ana Beatriz Valdez Duval
19. Miguel Estrella Gómez
20. Carlos Alonso Salado
21. Lic. Rafael Pérez Modesto
22. Dr. Esteban Prieto Vicioso
23. Dra. Virginia Flores Sasso
24. M. A. Natalia González Tejera
25. Licda. Quisqueya Lora
26. Lic. Francisco Bernardo Regino Espinal
27. Lic. Frank Marino Hernández Gurola
28. Dr. Juan Francisco Payero Brisso
29. Lic. Alberto Perdomo Cisneros
30. Lic. Welnel Darío Féliz Féliz
31. Dr. Rolando Forestieri Sanabia
32. M. A. Reynaldo Rafael Espinal Núñez
33. Dr. Cristóbal Pérez Siragusa
34. Lic. Héctor Luis Martínez
35. Dr. Edgar Hernández Mejía
36. Lic. Julio Amable Gonzáles Hernández

395
CLÍO 181

37. Ing. Efraín Baldrich Beauregard


38. Dr. Manuel Alexis Reyes Kunhardt
39. Ing. Jesús María Méndez Jiminián
40. Lic. Lucy Margarita Arraya
41. Arq. Pablo Euclides Santos Candelario
42. Lic. Miguel de Camps Jiménez
43. Ing. Víctor José Arthur Nouel
44. Arq. Linda María Roca
45. Periodista Juan José Ayuso
46. Dra. Ruth Torres Agudo

F) Junta Directiva (agosto 2010–2013):


Dr. Frank Moya Pons, presidente
Lic. Juan Daniel Balcácer, vice-presidente
Dra. Mu-Kien Adriana Sang Ben, secretaria
Lic. Manuel A. García Arévalo, tesorero
Lic. José Luis Sáez Ramos, vocal

396
Publicaciones de la Academia Dominicana de la Historia

Publicaciones de la Academia
Dominicana de la Historia

Revista Clío:
No. 1 (enero de 1933) al No. 181 (junio de 2011).

Libros y opúsculos:
Vol. 0-1 Federico Henríquez y Carvajal. Estatuto i
Reglamento de la Academia Dominicana
de la Historia. Ciudad Trujillo, Imprenta
Montalvo, 1932.
Vol. 0-2 Fernando Arturo de Meriño. Páginas histó-
ricas. Ciudad Trujillo, Imprenta J. R. Vda.
García, Sucs. 1937, 126 pp.
Vol. 0-3 José María Morillas. Siete biografías do-
minicanas. Ciudad Trujillo, Imprenta San
Francisco, 1946, 172 pp.
Vol. 0-4 Américo Lugo. Los restos de Colón.
Ciudad Trujillo, Imprenta de la Librería
Dominicana, 1950, 129 pp.
Vol. I Emilio Rodríguez Demorizi. Invasiones
haitianas de 1801, 1805 y 1822. Ciudad
Trujillo, Editora del Caribe, 1955, 371 pp.

397
CLÍO 181

Vol. II Emilio Rodríguez Demorizi. La Era de


Francia en Santo Domingo. Ciudad Trujillo,
Editora del Caribe, 1955, 313 pp.
Vol. III Emilio Rodríguez Demorizi. Relaciones
dominico-españolas, 1844-1859. Ciudad
Trujillo, Editora Montalvo, 1955, 428 pp.
Vol. IV Emilio Rodríguez Demorizi. Antecedentes
de la Anexión a España. Ciudad Trujillo,
Editora Montalvo, 1955, 463 pp.
Vol. V Joaquín Marino Incháustegui. Documentos
para estudio. Marco de la época del Tratado
de Basilea de 1795 en la parte española
de Santo Domingo. Tomo I. Buenos Aires,
Artes Gráficas Bartolomé Chiasino, 1957,
401 pp.
Vol. VI Joaquín Marino Incháustegui. Documentos
para estudio. Marco de la época del Tratado
de Basilea de 1795 en la parte española de
Santo Domingo. Tomo II. Buenos Aires,
Artes Gráficas Bartolomé Chiasino, 1957,
402 pp.
Vol. VII Cipriano de Utrera. Para la Historia de
América. Ciudad Trujillo, Impresora Domi-
nicana, Santo Domingo, 1959, 273 pp.
Vol. VIII Víctor Garrido. Los Puello. Ciudad Trujillo,
Editora Montalvo, 1959, 234 pp.
Vol. IX Emilio Rodríguez Demorizi. Salomé Ureña y
el Instituto de Señoritas. Para la historia de la
espiritualidad dominicana. Ciudad Trujillo,
Impresora Dominicana, 1960, 427 pp.

398
Publicaciones de la Academia Dominicana de la Historia

Vol. X Emilio Rodríguez Demorizi. Informe de la


Comisión de Investigación de los Estados
Unidos en Santo Domingo, 1871. Ciudad
Trujillo, Editora Montalvo, Santo Domingo,
1960, 650 pp.
Vol. XI Víctor Garrido. Política de Francia en Santo
Domingo, 1844-1846. Santo Domingo,
Editora del Caribe, 1962, 154 pp.
Vol. XII Emilio Rodríguez Demorizi. Próceres de la
Restauración. Noticias biográficas. Santo
Domingo, Editora del Caribe, 1963, 355 pp.
Vol. XIII Pedro Troncoso Sánchez. La Restauración
y sus enlaces con la historia de Occidente.
Santo Domingo, Editora Montalvo, 1963,
27 pp. (Edición del Centenario de la
Restauración).
Vol. XIV Emilio Rodríguez Demorizi. Elogio
del Gobierno de la Restauración. Santo
Domingo, Editora Montalvo, 1963, 20 pp.
Vol. XV Emilio Rodríguez Demorizi. Actos y doctri-
na del Gobierno de la Restauración. Santo
Domingo, Editora del Caribe, 1963, 460 pp.
Vol. XVI Leonidas García Lluberes. Crítica histórica.
Santo Domingo, Editora Montalvo. 1964, 465
pp.
Vol. XVII Emilio Rodríguez Demorizi. Papeles de
Pedro Francisco Bonó. Para la historia
de las ideas políticas en Santo Domingo.
Santo Domingo, Editora del Caribe, 1964,
636 pp.

399
CLÍO 181

Vol. XVIII Emilio Rodríguez Demorizi. Homenaje a


Mella. (Centenario de la muerte de Matías
Ramón Mella, 1864-1964). Santo Domingo,
Editora del Caribe, 1964, 302 pp.
Vol. XIX Emilio Rodríguez Demorizi. Baní y la no-
vela de Billini. Santo Domingo, Editora del
Caribe, 1964, 320 pp.
Vol. XIX-bis Emile de Boyrie Moya. La casa de Piedra de
Ponce de León en Higüey. Santo Domingo,
Editora del Caribe, 1964, 32 pp.
Vol. XX Emilio Rodríguez Demorizi. Riqueza mi-
neral y agrícola de Santo Domingo. Santo
Domingo, Editora del Caribe, 1965, 438 pp.
Vol. XXI Emilio Rodríguez Demorizi. Papeles de
Buenaventura Báez. Santo Domingo,
Editora Montalvo, 1968, 562 pp.
Vol. XXII Carlos Larrazábal Blanco. Familias domini-
canas. Letras A-B. Vol. I. Santo Domingo,
Editora del Caribe, 1967, 361 pp.
Vol. XXIII Emilio Rodríguez Demorizi. Hojas de ser-
vicios del Ejército Dominicano, 1844-1865.
Vol. I. Santo Domingo, Editora del Caribe,
1968, 448 pp.
Vol. XXIV Vetillo Alfau Durán, Controversia históri-
ca. Polémica de Santana. Santo Domingo,
Editora Montalvo, 1968, 182 pp.
Vol. XXV Emilio Rodríguez Demorizi. Santana y
los poetas de su tiempo. Santo Domingo,
Editora del Caribe, 1969, 362 pp.

400
Publicaciones de la Academia Dominicana de la Historia

Vol. XXVI Carlos Larrazábal Blanco. Familias domini-


canas. Letras C-Ch. Vol. II. Santo Domingo,
Editora del Caribe, 1969, 287 pp.
Vol. XXVII Emilio Rodríguez Demorizi. Pedro Alejan-
drino Pina. Vida y escritos. Santo Domingo,
Editora del Caribe, 1970, 247 pp.
Vol. XXVIII Alcides García Lluberes. Duarte y otros
temas. Santo Domingo, Editora del Caribe,
1971, 786 pp.
Vol. XXIX José Gabriel García. Rasgos biográficos
de dominicanos célebres. Santo Domingo,
Editora del Caribe, 1971, 372 pp.
Vol. XXX Emilio Rodríguez Demorizi. Los domini-
cos y las encomiendas de indios de la Isla
Española. Santo Domingo, Editora del
Caribe, 1971, 400 pp.
Vol. XXXI Víctor Garrido. Espigas históricas. Santo
Domin-o, Imprenta Arte y Cine, 1971, 354 pp.
Vol. XXXII Tobías E. Cabral. Índice de Clío y del Boletín
del Archivo General de la Nación. Santo
Domingo, Editora del Caribe, 1971, 288 pp.
Vol. XXXIII Emilio Rodríguez Demorizi. Santo Domingo
y la Gran Colombia, Bolívar y Núñez
de Cáceres. Santo Domingo, Editora del
Caribe, 1971, 219 pp.
Vol. XXXIV Cipriano de Utrera. Polémica de Enriquillo.
Santo Domingo, Editora del Caribe, 1973,
500 pp.

401
CLÍO 181

Vol. XXXV Emilio Rodríguez Demorizi. Sociedades,


escuelas, gremios, cofradías y otras corpora-
ciones dominicanas. Santo Domingo, Editora
Educativa Dominicana,1974, 267 pp.
Vol. XXXVI Emilio Rodríguez Demorizi. Luperón y
Hostos. Santo Domingo, Editora Taller,
1975, 50 pp.
Vol. XXXVII Carlos Larrazábal Blanco. Familias domi-
nicanas. Letras D-E-F-G. Vol. III. Santo
Domingo, Editora del Caribe, 1975, 472 pp.
Vol. XXXVIII Vetilio Alfau Durán. El Derecho de Patronato
en República Dominicana. Santo Domingo,
Editora Educativa Dominicana, 1975, 127 pp.
Vol. XXXIX Emilio Rodríguez Demorizi. Necrología del
Padre de la Patria. Santo Domingo, Editora
Educativa Dominicana, 1976, 20 pp.
Vol. XL Emilio Rodríguez Demorizi. Hojas de ser-
vicios del Ejército Dominicano, 1844-1865.
Vol. II. Santo Domingo, Editora del Caribe,
1976, 571 pp.
Vol. XLI Emilio Rodríguez Demorizi. Ulises F.
Espaillat y Benjamín Franklin. Santo
Domingo, Editora Taller, 1976, 24 pp.
Vol. XLII Emilio Rodríguez Demorizi. En torno a
Duarte. Santo Domingo, Editora Taller,
1976, 333 pp.
Vol. XLIII Emilio Rodríguez Demorizi. Acerca de
Francisco del Rosario Sánchez. Santo
Domingo, Editora Taller, 1976, 258 pp.

402
Publicaciones de la Academia Dominicana de la Historia

Vol. XLIV Cipriano de Utrera. Los restos de Colón en


Santo Domingo. Santo Domingo, Editora
Taller, 1977, 390 pp.
Vol. XLV Frank Moya Pons. Manual de historia domi-
nicana, 1ª ed. Barcelona, Industrias Gráficas
M. Pareja, 1977, 640 pp.
Vol. XLVI Carlos Larrazábal Blanco. Familias domini-
canas. Letras H-L. Vol. IV. Santo Domingo,
Editora del Caribe, 1978, 288 pp.
Vol. XLVII Carlos Larrazábal Blanco. Familias domini-
canas. Letras M-N-Ñ. Vol. V. Santo Domingo,
Editora del Caribe, 1978, 370 pp.
Vol. XLVIII Emilio Rodríguez Demorizi. Milicias de
Santo Domingo, 1786-1821. Santo Domingo,
Editora del Caribe, 1978, 443 pp.
Vol. XLIX Julio Genaro Campillo Pérez. Elecciones
dominicanas, 2ª ed. Santo Domingo, Editora
Amigo del Hogar, 1978, 480 pp.
Vol. L Carlos Larrazábal Blanco. Familias domini-
canas. Letras O-P. Vol. VI. Santo Domingo,
Editora del Caribe, 1978, 282 pp.
Vol. LI Carlos Larrazábal Blanco. Familias domini-
canas. Letras Q-R. Vol. VII. Santo Domingo,
Editora del Caribe, 1979, 248 pp.
Vol. LII Emilio Rodríguez Demorizi. La Constitución
de San Cristóbal, 1844-1854. Santo Domingo,
Editora del Caribe, 1980, 485 pp.

403
CLÍO 181

Vol. LIII Carlos Larrazábal Blanco, Familias domini-


canas. Letras S-T. Vol. VIII. Santo Domingo,
Editora del Caribe, 1980, 288 pp.
Vol. LIV Carlos Larrazábal Blanco. Familias domi-
nicanas. Letras V-W-X-Y-Z. Vol. IX. Santo
Domingo, Editora del Caribe, 1980, 153 pp.
Vol. LV Emilio Rodríguez Demorizi. Documentos
para la historia de la República Dominicana.
Vol. IV. Santo Domingo, Editora del Caribe,
1981, 389 pp.
Vol. LVI Emilio Rodríguez Demorizi. Breve pane-
gírico de Pedro Henríquez Ureña. Santo
Domingo, Editora Taller, 1981, 11 pp.
Vol. LVI-bis Emilio Rodríguez Demorizi. Santana y los
poetas de su tiempo. 1a reimpresión. Santo
Domingo, Editora Corripio, 1982, 363 pp.
Vol. LVII Emilio Rodríguez Demorizi. Colón en la
Española. Itinerario y bibliografía. Santo
Domingo, Editora Taller, 1984, 43 pp.
Vol. LVII -bis Hugo Eduardo Polanco Brito (Comp.).
Francisco Xavier Billini. Obras, I. Anales,
cartas y otros escritos. Santo Domingo,
Editora Amigo del Hogar, 1987, 325 pp.
Vol. LVIII Hugo Eduardo Polanco Brito (Comp.).
Francisco Xavier Billini. Obras, II.
Educativas y religiosas. Santo Domingo,
Editora Amigo del Hogar, 1987, 280 pp.
Vol. LIX Hugo Eduardo Polanco Brito (Comp.).
Francisco Xavier Billini. Obras, III. La

404
Publicaciones de la Academia Dominicana de la Historia

Crónica 1882. Santo Domingo, Editora


Amigo del Hogar, 1987, 335 pp.
Vol. LX Hugo Eduardo Polanco Brito (Comp.).
Francisco Xavier Billini. Obras, IV. La
Crónica 1883. Santo Domingo, Editora
Amigo del Hogar, 1987, 382 pp.
Vol. LX-bis-1 Hugo Eduardo Polanco Brito. Traslado de los
restos de los primeros mártires de Santiago
en La Restauración (17 de abril de 1863)
y del general José Antonio Salcedo (5 de
noviembre de 1864) al Panteón Nacional del
17 al 19 de abril de 1988. Santo Domingo,
Editoral Tiempo, 1988, 26 pp.
Vol. LX-bis-2 Hugo Eduardo Polanco Brito. Los escriba-
nos en el Santo Domingo Colonial. Santo
Domingo, Editoria Taller, 1989, 277 pp.
Vol. LXI Hugo Eduardo Polanco Brito. Historia
de Salvaleón de Higüey. Vol. 1. Santo
Domingo, Editora Taller, 1994, 176 pp.
Vol. LXII Pedro Julio Santiago y Julio Genaro
Campillo Pérez. El Primer Santiago de
América. Santo Domingo, Editora Amigo
del Hogar, 1997, 346 pp.
Vol. LXIII Julio Genaro Campillo Pérez. Dr. Andrés
López Medrano y su legado humanista.
Santo Domingo, Editora Corripio, 1999,
376 pp.
Vol. LXIV José Antonio Jiménez Hernández. Manuel
Jiménez. Prócer de la Independencia. Santo
Domingo, Editora Corripio, 2001, 361 pp.

405
CLÍO 181

Vol. LXV Julio Genaro Campillo Pérez. Emilio


Noelting. Un químico dominicano que ilu-
minó a Europa. Santo Domingo, Editora
Corripio, 2001, 213 pp.
Vol. LXVI José Abreu Cardet. Cuba y las Expediciones
de Junio de 1959. Santo Domingo, Editora
Manatí, 2002, 156 pp.
Vol. LXVII José Abreu Cardet, Roberto Cassá Bernaldo
de Quirós, José Chez Checo, Walter J.
Cordero, Raymundo Manuel González de
Peña, Jorge Ibarra Cuesta y Neici M. Zeller.
Homenaje a Emilio Cordero Michel. Santo
Domingo, Centro Editorial, 2004, 247 pp.
Vol. LXVIII Rafael Emilio Yunén Zouain. Pautas para
investigaciones de historia nacional den-
tro del contexto global. Santo Domingo.
Editora Búho, 2005, 46 pp. (Coedición con
la Academia de Ciencias de la República
Dominicana).
Vol. LXIX Ramón Emilio Saviñón Mendoza. El peso
oro dominicano: origen, evolución y de-
valuación a través de su historia. Santo
Domingo, Editora Búho, 2005, 28 pp.
Vol. LXX Frank Moya Pons. Los restos de Colón,
Bibliografía. Santo Domingo, Editora Búho,
2006, 101 pp.
Vol. LXXI Manuel Vicente Hernández González. La
colonización de la frontera dominicana,
1680-1795. Santo Domingo, Editora Búho,

406
Publicaciones de la Academia Dominicana de la Historia

2006, 316 pp. (Coedición con el Archivo


General de la Nación).
Vol. LXXII Rafael Darío Herrera Rodríguez. Montecristi.
Entre campeches y bananos. Santo Domingo,
Editora Búho, 2006, 174 pp.
Vol. LXXIII José Luis Sáez Ramo. La expulsión de los je-
suitas de Santo Domingo, 1766-1767. Santo
Domingo, Editora Búho, 2006, 344 pp.
Vol. LXXIV Harry Hoetink. Ensayos caribeños. Santo
Domingo, Editora Búho, 2006, 121 pp.
Vol. LXXV Manuel Vicente Hernández González.
Expansión fundacional y desarrollo en el
norte dominicano (1680-1795). El Cibao
y Samaná. Santo Domingo, Editora Búho,
2006, 337 pp. (Coedición: Archivo General
de la Nación).
Vol. LXXVI Juan Gil. Columbiana. Estudios so-
bre Cristóbal Colón (1984-2006). Santo
Domingo, Editora Búho, 2007, 641 pp.
Vol. LXXVII Juan Daniel Balcácer (Editor). Ensayos sobre
la Guerra Restauradora. Santo Domingo,
Editora Búho, 2007, 370 pp. (Coedición:
Archivo General de la Nación y la Comisión
Permanente de Efemérides Patrias).
Vol. LXXVIII Francisco AntonioAvelino García, Raymundo
González, José G. Guerrero, Santiago Castro
Ventura y Andrés L. Mateo. Eugenio María
de Hostos en el 168° aniversario de su naci-
miento. Santo Domingo, Editora Búho, 2007,

407
CLÍO 181

100 pp. (Coedición: Academia de Ciencias de


la República Dominicana).
Vol. LXXIX Frank Moya Pons. El ciclón de San Zenón y
la “Patria Nueva”: reconstrucción de una
ciudad como reconstrucción nacional. Santo
Domingo, Editora Búho, 2007, 65 pp.
Vol. LXXX Genaro Rodríguez Morel. Cartas del Cabildo
de Santo Domingo en el siglo XVII. Santo
Domingo, Editora Búho, 2007, 444 pp.
(Coedición: Archivo General de la Nación).
Vol. LXXXI Genaro Rodríguez Morel. Cartas de la Real
Audiencia de Santo Domingo, 1530-1546.
Santo Domingo, Editora Búho, 2007, 490 pp.
(Coedición: Archivo General de la Nación).
Vol. LXXXII Antonio Gutiérrez Escudero. Santo Domingo
Colonial: Estudios históricos. Siglos XVI al
XVIII. Santo Domingo. Editora Búho, 2007,
351 pp.
Vol. LXXXIII Raymundo Manuel González (Compila
dor). Documentos para la historia de la edu-
cación moderna en la República Dominicana,
(1879-1894), Tomo I. Santo Domingo,
Editora Búho, 2007, 616 pp. (Coedición:
Archivo General de la Nación).
Vol. LXXXIV Raymundo Manuel González (Compilador).
Documentos para la historia de la educa-
ción moderna en la República Dominicana
(1879-1894), Tomo II. Santo Domingo,
Editora Búho, 2007, 512 pp. (Coedición:
Archivo General de la Nación).

408
Publicaciones de la Academia Dominicana de la Historia

Vol. LXXXV Constancio Cassá (Compilador). Escritos de


Luis E. Alemar, 1918-1945. Santo Domingo,
Editora Búho, 2009, 562 pp.
Vol. LXXXVI Rubén Silié. Economía, esclavitud y pobla-
ción. Ensayo de interpretación histórica del
Santo Domingo Español en el siglo XVIII.
Santo Domingo, Editora Búho, 2009, 264 pp.
Vol. LXXXVII María Magdalena Guerrero Cano. Sociedad,
política e Iglesia en el Santo Domingo co-
lonial, 1861-1865. Santo Domingo, Editora
Búho, 2010, 628 pp.
Vol. LXXXVIII Américo Moreta Castillo. La Real Audiencia
de Santo Domingo, 1511-1799. La Justicia
en Santo Domingo en la época colonial.
Santo Domingo, Editora Búho, 2010, 221 pp.
Vol. LXXXIX Reina C. Rosario Fernández (Compiladora).
El exilio republicano español en la socie-
dad dominicana. (Memoria del Seminario
Internacional celebrado en marzo de 2010).
Santo Domingo, Editora Búho, 2010,
285 pp. (Coedición: Archivo General de
la Nación y la Comisión Permanente de
Efemérides Patrias).
Vol. XC Delio Gómez Ochoa. Constanza, Maimón
y Estero Hondo. La victoria de los caídos,
4ta. edición corregida y ampliada. Santo
Domingo, Editora Collado, 2010, 304 pp.
Vol. XCI Esteban Mira Caballos. La Española, epi-
centro del Caribe en el siglo XVI. Santo
Domingo, Editora Búho, 2010, 618 pp.

409
CLÍO 181

Vol. XCII Alejandro Paulino Ramos (Compilador).


El Paladión: de la Ocupación Militar
Norteamericana a la dictadura de Trujillo,
Tomo I. Santo Domingo, Editora Alfa &
Omega, 2010, 438 pp. (Coedición: Archivo
General de la Nación).
Vol. XCIII Alejandro Paulino Ramos (Compilador).
El Paladión: de la Ocupación Militar
Norteamericana a la dictadura de Trujillo,
Tomo II. Santo Domingo, Editora Alfa &
Omega, 2010, 496 pp. (Coedición: Archivo
General de la Nación).
Vol. XCIV Frank Moya Pons (Coordinador). Historia
de La República Dominicana. Madrid,
España, Ediciones Doce Calles, S. L., 2010,
725 pp. (Coedición: Consejo Superior de
Investigaciones Científicas, Colección
Historia de las Antillas, Vol. II).
Vol. XCV Valle Llano, Antonio, S. J. La Compañía de
Jesús en Santo Domingo durante el período
hispánico, 2da. edición con correcciones
del autor y notas adicionales de José Luis
Sáez Ramo. Santo Domingo, Editora Búho,
2011, 433 pp.

410
Publicaciones de la Academia Dominicana de la Historia

Aviso
Se informa a los lectores de Clío, a los historiadores
y estudiosos del pasado dominicano, que algunos de
los libros aquí anunciados, están a la venta, a precios
populares, en las oficinas de la institución, de lunes a
viernes, en horas de 8:00 a.m. a 2:00 p.m.

Página Web de la
Academia Dominicana de la Historia
La Academia Dominicana de la Historia anuncia
a los lectores que puede accesar a su portal www.
academiahistoria.org.do para consultar la versión
digitalizada de su órgano de difusión, la revista Clío,
y otras informaciones de la institución.

411