Está en la página 1de 1

2 CapÍtulo 1

{*:maax ry frffitfrBtdcs §m gxsáüüp§&tmtragia


DeJttri el cotnportcrntiento anortnal (ü"astrsrno psicalógico) y clescriba lus clLsfimcio-
nes psitolr:git:tts, tutp;ttstin'q t t:s1ntt',skts t:ttltwt'6lcs crtípicas o inesperulas.
D esc r ib u el t no delo tle I r tet ttífu; o - ¡t t o fe siort ctl.

Supongamos qLle se levarrta uslerl iii: 1a r:ania, desa-


v-,"rna,asiste a clases, estudia lr, al finaliza¡ el día, dis-
fi-uta de Ia compañía de sus amigos antes de irse a dor-
r:iir. Qr-iizá no se le haya ocurido que también har.
rnuchas personas fisicamente sarl¿Ls que no pueden ha-
cer algunas o ninguna de estas cosas. l.o qtie escis indi-
i¡iduos tienen en común es un trastorno psicolégico,
1o cual no es más que disfunción psicológica de un indi-
r,iduo, asociada con la anguslia o con un impediitrento
e¡i el fi:ncionamiento ¡/ una respuesla que no es carac-
teústica o no se espera culturalmente. Antes cle e;<a,mi
ii¿r con exactitudlo que esto significa, \,.earnos la situa-
ción de un indir,iduo.

,.ü-u*{y
1,¿i ltrrira {auü ${i ráes;n¿¡l ¿b;t ;rl lir:}r s&ftgrtl
¿W+é ús ww fi'astawt* trssi**lr*g-ix:tsi'
joven de 16 años, nos fue eni,iaria a la Clí-
Jrrci1,, ur-ia Sin dejar de tener en cuenta los problemas reaies ¿r los
nica cle Tiastomos de Ansiedad después de pasarpor que Judy se enÍi'enta, veamos rnás dc cerca la dcfini-
episodios de desmayo que iban en aumento. Unos ción de trastot't7o psicológico o con-rpoftamicntr-r ancir-
dos años antes, en su primera ciase de biología, el mal, que es \a disftLnciórt p.sicológic¿'¿ cle un inr1ividuo
profesor provectó una película de la disección de asociada con lacLngustia o cort itnpeclitttentos err ei [un-
ulla ranapara mostrar diversos puntos de anatornía. cionamiento y con una respuestct qLLe tK) e.e lí1tic,t tt.'.;1t¿
Se trataba de un filme parlicularrnente gráfico, con rctdct cuburctbnente (véase la figur;i 1 1). A prinr.-ra
imúgenes reales de sangrc, tejido r rnúsculos. A la r¡ista, estos tres criterios parecerían obrios, pet{) no se
rnitad de Ia proyección, Judy'se sintió un poco ma- llega a ellos con facilidacl, v éste es un bue,n lnomr-nto
r eada y salió del salén, pero las imágenes no la aban- para explorar 1o que significan. Y lo que es nrás impor-
donaron, ya que siguieron preocupándola -v en oca- tante, verá que no se ha concebido tod¿n Ía un critcrio
siones sevolúaa sentir mareada. Comenzó a eradir que defina del todo la anormalidacl.
siruaciones en las que pudiera haber sangre o heri-
das. Deió de ver revistas que fuüeran imágenes san- Lliqli¡rir i¡n"¡ prii rrlr16ir ;t
grienlas. Le resukaba difícil ver carrre cruda y hasta La dislunción psicológica se refiere a una intermpción
Úanditas adhesivas, pues Ie recordaban [as támidas clel ftlncionamiento cognoscitivo, ernocional o co11-
irlágenes. Prácticamente cualquier cosa que sus ductual. Por ejemplo, si usted sale con alguien que le
amigos o lamiliarcs dijeran, que pudiese evocar una parece agradable, pelo experimenta un gran femrtr du-
imagen de sangre o de alguna herida, le provocaba rante toda la noche v sólo desea voh,er a casa, alrilque
mareos. Llegó al gr-ado desent# r:?areos sialguno de no ha¡,a por qué teme! 1'si este temor se presenta cada
s us am gos excl amaba "córtalo". Judv se des m ayaba
i vez que Llsted sale con la persona, enlonces sus eniocio-
cuando de repente se topaba con algo sangriento, Ie- nes no funcionan adecuadamente. Sin embai'go, si io-
nómeno que empezó a darse seis meses antes de su dos sus amigos están de acuerdo en que es peligr'oso sa-
r''isita a Ia chnica. EI médico de la flamilia no encon- Iir con esa persona, entonces no serÍa "clisfuncional"
. rró nada malo en ella, ni t.arnpoco ol-ros doctores. sentir temor y evitar salir con e1la.
Pero cuando nos Ia eariar-on a Ia clínica. sufoÍa des- En el caso de Judv existía una disfunción, porque
mayos entre.cinco y 10 r,eces a Ia semana, a menudg se desrravaba a1 ver sangre. Sin embar-qo, muchas per-
i
r én,c1age.'De§&,,fuggo, esto fu e problernático pára sonas experimentan una reacción más rnoderacla (se
;1éJta,y pq{tqrü.áárll:_.fl44a la escuela durznte cada des' sienten mareadas al ver sairgre) sin haliarse clentro clel
m",*, y" q"e suico*rpaneros Ia rodeaban, rataüda criterio del trastor-no, de modo que a menLlclo lesulta
dg a"v"*daila y la claqg se intern:mpía. Corno nadie ¡lna tarea difícil marcar el lincle entre una rli,uhtnr--ir1n
ieramal enelia, el direcLor normal y Llna anormal. Por esta razón, con fi'ectiencia