Está en la página 1de 19

CONTAMINACIÓN DE CUENCAS HÍDRICAS

La contaminación hídrica o la contaminación del agua es una modificación


de esta, generalmente provocada por el ser humano, que la vuelve impropia o
peligrosa para el consumo humano, la industria, la agricultura, la pesca y las
actividades recreativas, así como para los animales.1

Aunque la contaminación de las aguas puede provenir de fuentes naturales,


como la ceniza de un volcán, la mayor parte de la contaminación actual proviene
de actividades humanas.

El desarrollo y la industrialización suponen un mayor uso de agua, una gran


generación de residuos, muchos de los cuales van a parar al agua y el uso de
medios de transporte fluvial y marítimo que en muchas ocasiones, son causa de
contaminación de las aguas por su petróleo o combustible. Las aguas
superficiales son en general más vulnerables a la contaminación de origen
antrópico que las aguas subterráneas, por su exposición directa a la actividad
humana. Por otra parte, una fuente superficial puede restaurarse más
rápidamente que una fuente subterránea a través de ciclos de escorrentía
estacionales. Los efectos sobre la calidad serán distintos para lagos y embalses
que para ríos, y diferentes para acuíferos de roca o arena y grava de arena.

La presencia de contaminación genera lo que se denominan “ecosistemas


forzados”, es decir ecosistemas alterados por agentes externos, desviados de la
situación de equilibrio previa obligados a modificar su funcionamiento para
minimizar la tensión a la que se ven sometidos

La contaminación del líquido es junto con el crecimiento demográfico, la


urbanización desaforada y la falta de normas la razón de los actuales problemas
de suministro, y se prevé que en 2025 habrá una falta de agua apta para el
consumo. Plomo, aluminio, manganeso, boro, cianuro, cromo: algunos ríos del
país serían mejor empleados como minas. Según el Plan Ambiental 2006, en
cauces como el del Motagua, Coyolate o Guacalate las aguas son tan corruptas
que superan 10 mil veces los límites legales para el consumo humano.
“Estamos contaminando toda el agua”, repite una y otra vez Carlos Roberto
Cobos, gerente del Componente para el Manejo Integrado del Recurso Hídrico,
del Ministerio de Agricultura y Ganadería. Y lo cierto es que la capital sola vicia
al año el equivalente a medio lago de Amatitlán. Esas aguas negras van a parar
a los ríos Villalobos y Las Vacas, en ese orden.
Según el balance Hídrico de 2005, es más el agua nacional contaminada que la
apta para el consumo, ya sea humano, de riego o industrial; y supone casi un 70
por ciento de los que se encuentra en la superficie.
En 31 años, de 1970 a 2001, se triplicó el caudal de aguas negras. También la
agricultura, con su químicos e tóxicos tiene que ver; y la autoridad de Manejo
Sustentable del Lago de Amatitlán ha reportado más de 80 fábricas que
contaminan los ríos que desembocan en él.
¿La culpa, de las ciudades?
Sin embargo, la mayor contaminación no se debe a la industria, matiza Cobos.
El gran problema son las áreas urbanas, que no tienen plantas de tratamiento y
todo lo tiran al río.
Según un estudio de 2002 del Ministerio de Salud con la Organización
Panamericana de la Salud, nueve de cada diez ciudades descargaban sus aguas
residuales en los ríos sin tratarlas. Casi toda el agua de consumo doméstico
regresa contaminada.
El Plan Ambiental 2004 añade que las plantas de tratamiento que existían tenían
capacidad para limpiar solo el 5 por ciento de los deshechos metropolitanos. Y
ni siquiera funcionaban bien.
Pedro Tax, hidrólogo del Insivumeh, subraya que las grandes ciudades de la
nación suelen estar encaramadas en lo alto de las cuencas. Esto hace que su
porquería la reciban más abajo otras comunidades, que probablemente ni la
hierven, ni la filtran, ni le aplican cloro. En Guatemala, un 39 por ciento de
hogares no dedican tratamiento alguno al agua, especialmente en las aldeas.
Según Héctor Tuy, coautor del Perfil Ambiental 2006, el del agua es un problema
agravado por la despreocupación de las autoridades municipales. “No le han
puesto atención a algo que tiene un costo bajo y que redundaría en la salud de
la gente”. Porque, de hecho, de las diez principales causas de enfermedad, la
mitad tiene que ver con la calidad de las aguas.

También en los pueblos, depósitos clandestinos y las letrinas están cerca de ríos,
fuentes de agua o zonas de recarga hídrica Suciedad y agua se mezclan de tal
modo que las plagas proliferan y se extienden las enfermedades infecciosas.

CAUSAS PRICIPALES DE LA CONTAMINACION HIDRICA

En la actualidad, cerca de 5 millones de personas en el mundo mueren por


beber agua contaminada, una situación que se agudiza especialmente en
aquellos contextos de exclusión social, pobreza y marginamiento.

Para entender esta situación, quizá debamos remontarnos a las principales


causas que han provocado la contaminación del agua. Veamos cuáles son:

1) Desechos industriales

La industria es uno de los principales factores que provocan la contaminación


del agua. Desafortunadamente, miles de empresas aún desconocen el buen uso
que se debe dar a este recurso y vierten cantidades de productos contaminantes
derivados de sus procesos industriales. Los ríos y los canales son los más
afectados por estas malas prácticas.

2) Aumento de las temperaturas

Aunque no lo parezca, el calentamiento global también influye en la


contaminación del agua. ¿Cómo es posible? La explicación es sencilla: cuando
un ecosistema sufre temperaturas por encima de las habituales, las fuentes de
agua disminuyen su cantidad de oxígeno, lo cual hace que el agua altere su
composición.

3) Uso de pesticidas en la agricultura

La gran mayoría de los procesos agrícolas de nuestro tiempo emplean


fertilizantes y productos químicos para el cultivo y la producción de los alimentos.
Pues bien, estos productos se filtran a través de canales subterráneos que, en
la mayoría de los casos, acaban en las redes de agua que utilizamos para
nuestro consumo. Esta agua difícilmente será tratada para que vuelva a los
canales aptos para el consumo.

4) Deforestación

La excesiva tala de árboles contribuye a que los ríos, los lagos y otras fuentes
hídricas se sequen. Además de esto, la tala de bosques no en todos los casos
incluye la retirada de las raíces de los árboles que están en las orillas de los ríos,
lo cual provoca la aparición de sedimentos y bacterias bajo el suelo y la
consiguiente contaminación de este preciado recurso.

5) Derrames de petróleo

Finalmente, no podemos olvidar una práctica que tradicionalmente ha provocado


la contaminación de aguas en diversos puntos del planeta: los vertidos de crudo
y sus derivados. Dichos vertidos se deben al transporte deficiente del petróleo y
a la filtración de productos como la gasolina, que generalmente es almacenada
en tanques bajo tierra; en muchos casos, los tanques tienen fugas y la sustancia
se filtra a los cuerpos que están a su alrededor, entre ellos las fuentes de agua
aptas para el consumo humano.

En el post de hoy queríamos mostrarte cómo la falta de agua potable tiene graves
consecuencias para nuestra salud y para la del planeta en general. Por eso es
esencial hacer un uso responsable del agua y emprender medidas encaminadas
a reducir las causas que provocan su contaminación. Aunque parezca un hito
inalcanzable, empezando por ser responsables a pequeña escala ya estaremos
contribuyendo a la causa. Recuérdalo: ¡está en tu mano!

El ser humano es el principal causante de la contaminación del agua, que


puede verse afectada de muchas maneras: con el vertido de desechos
industriales; por culpa del aumento de las temperaturas, que provocan la
alteración del agua al disminuir el oxígeno en su composición; o a causa de
la deforestación, que origina la aparición de sedimentos y bacterias bajo el suelo
y la consiguiente contaminación del agua subterránea.

De la misma manera, los pesticidas utilizados en los campos de cultivo


agrícola se filtran por los canales subterráneos y llegan a las redes de
consumo; y también con el vertido accidental de petróleo.
CONSECUENCIAS DE LA CONTAMINACIÓN DEL AGUA

¿Qué efectos provoca la contaminación del agua? En primer lugar, la


desaparición de la biodiversidad y los ecosistemas acuáticos. También el
ser humano se ve muy perjudicado a causa de la alteración en la cadena
alimentaria y contrae enfermedades al beber o utilizar el agua contaminada.

Por todo ello, debemos garantizar la disponibilidad de agua, su gestión


sostenible y el saneamiento para todos.

El agua es necesaria para cultivar y procesar alimentos, también brinda energía


a la industria con el objeto de satisfacer a una población en constante
crecimiento. La gestión inadecuada de las aguas residuales urbanas, industriales
y agrícolas, conlleva a que el agua que beben cientos de millones de personas
se vea peligrosamente contaminada o polucionada químicamente. La
contaminación del agua también provoca que parte de los ecosistemas acuáticos
terminen desapareciendo por la rápida proliferación de algas invasoras que se
nutren de todos los nutrientes que les proporcionan los residuos.

Un aspecto importante es la división del agua según su grado de contaminación.


El primero es la poli saprobia: agua que está fuertemente contaminada con
carbono orgánico, caracterizada por una población de organismos específicos y
normalmente con una concentración muy baja e incluso total ausencia de
oxígeno. El segundo es la mesosaprobiana: los organismos que viven en medios
con una cantidad moderada de materia orgánica y variable cantidad de oxígeno
en disolución, como algunas algas clorofíceas. Por último, se encuentra la
oligosaprobiana: zonas de vertido de aguas residuales a un río, donde las aguas
han alcanzado el aspecto y características de su estado natural.

La contaminación de agua se genera por diferentes tipos de vertidos: aguas de


proceso, aguas fecales y aguas blancas. El primero es un vertido del proceso
productivo, con lo que su carga contaminante va a depender de la actividad
industrial. El segundo es generado en los aseos y asimilables a aguas residuales
domésticas. Y el último, se les suele llamar “aguas crudas” por su carácter previo
a la potabilización. Su importancia está en que son la base de la producción de
agua para el consumo humano masivo.

Los servicios de agua y saneamiento insuficientes o gestionados de forma


inapropiada exponen a la población a riesgos prevenibles para su salud:
enfermedades como el cólera, diarreas, disentería, hepatitis A, la fiebre tifoidea
y la poliomielitis. Esto es especialmente cierto en el caso de los centros
hospitalarios en los que tanto los pacientes como los profesionales quedan
expuestos a mayores riesgos de infección y enfermedad cuando no existen
servicios de suministro de agua, saneamiento e higiene.

Según un artículo de Responsabilidad Socio Sanitaria en octubre de 2016, se


calcula que unas 842.000 personas mueren cada año de diarrea como
consecuencia de la contaminación del agua, de un saneamiento insuficiente o
de una mala higiene de las manos. Esta infección es altamente prevenible, pero
sigue siendo responsable de la muerte de 361.000 niños menores de cinco años,
muertes que se podrían evitar si se abordaran estos factores de riesgo.

En los lugares donde el agua no es fácilmente accesible, las personas pueden


considerar que lavarse las manos no es una prioridad, lo que aumenta la
probabilidad de propagación de la diarrea y otras enfermedades. La diarrea es
la enfermedad más conocida que guarda relación con el consumo de alimentos
o de la contaminación del agua. Sin embargo, hay también otros peligros: casi
240 millones de personas se ven afectadas por esquistosomiasis, una
enfermedad grave y crónica provocada por lombrices parasitarias contraídas por
exposición a agua infestada.

Además, en muchas partes del mundo, los insectos que viven o se crían en el
agua son portadores y transmisores de enfermedades como el dengue. Algunos
de estos insectos, denominados vectores, crecen en el agua limpia, y los
contenedores domésticos de agua para bebida pueden servir como lugares de
cría. Tan solo con cubrir estos contenedores es posible reducir la cría de vectores
y reducir también la contaminación fecal del agua en el ámbito doméstico.

Otra de las causas de la contaminación del agua es la deforestación en las zonas


costeras y la creciente demanda de la construcción de gigantescos edificios. Esto
produce que los suelos en esas zonas se vuelvan vulnerables. A su vez, si le
agregamos que la pavimentación no permite el paso a las filtraciones de aguas
fluviales cuando llueve, el ecosistema se ve seriamente perjudicado. Esto
favorece que las aguas saladas se filtren por debajo contaminando las aguas
dulces.

EFECTOS DE LA CONTAMINACIÓN EN LAS FUENTES


HÍDRICAS

La contaminación de las fuentes hídricas (agua) sucede principalmente en dos


áreas: comercio e industria.

Comercio. La agricultura, la ganadería comercial y las granjas avícolas son la


fuente de muchos
contaminantes orgánicos e inorgánicos de las aguas superficiales y
subterráneas. La contaminación de origen agrícola deriva del uso de plaguicidas,
pesticidas, biocidas, fertilizantes y abonos que son arrastrados por el agua de
riego, llevando consigo sales compuestas de nitrógeno, fósforo, azufre y trazas
de elementos organoclorados. Los residuos animales tienen un alto contenido
en nitrógeno, fósforo y materia consumidora de oxígeno y a menudo albergan
organismos patógenos. Los residuos de los criaderos industriales se eliminan en
la tierra, por lo que el principal peligro que representan es el de la filtración.
Industria. La contaminación de origen industrial es una de las que produce un
mayor impacto, por la gran variedad de materiales y fuentes de energía que
pueden aportar al agua: materia orgánica, metales pesados, incremento de pH y
temperatura, radioactividad, aceites, grasas, etc.
El agua se puede contaminar por fugas en conducciones y depósitos de carácter
industrial y también por restos de combustibles, todos ellos derivados de las
infraestructuras y el empleo del automóvil. Entre las industrias más
contaminantes se encuentran las petroquímicas, las agroalimentarias, las
energéticas (térmicas, nucleares, hídricas, etc.), papeleras, siderúrgicas,
alimentarias, textiles y mineras.
Marea negra. El vertido de petróleo crudo (industria petroquímica) causado por
accidentes contamina las aguas marinas. vegetales y animales destruyendo el
ecosistema. La presencia de nitratos (sales del ácido nítrico) en el agua potable
puede producir enfermedades infantiles que en ocasiones suelen ser mortales.
El cadmio, presente en el agua y procedente de los vertidos industriales, de
tuberías galvanizadas deterioradas o de los fertilizantes derivados del cieno o
lodo puede ser absorbido por las cosechas y producir un trastorno diarreico
agudo, lesiones en el hígado y riñones.
La contaminación por fertilizantes puede ocasionar problemas como: mal sabor
y olor del agua, cúmulo de algas, crecimiento denso de las plantas con raíces, el
agotamiento del oxígeno en las aguas más profundas, la acumulación de
sedimentos en el fondo, así como otros cambios químicos. Todo esto, con el
paso de los años, convierte las fuentes hídricas en densos pantanos cenagosos.

EFECTOS SECUNDARIOS

La falta de plantas de tratamiento para las aguas residuales en las ciudades y en


las industrias, hoteles y explotaciones mineras, agrícolas y ganaderas, ocasiona
grandes desechos de aguas contaminadas que hacen mucho daño al medio
ambiente. La mayoría de esas aguas es descargada en los ríos, lagos, mares,
en los suelos a cielo abierto o en el subsuelo, a través de los llamados pozos
sépticos y rellenos sanitarios.

En las últimas décadas el mundo ha venido mostrando preocupación y está


tratando de resolver los problemas relacionados con la disposición de los
efluentes líquidos provenientes del uso doméstico, comercial e industrial de las
aguas de abastecimiento.

La primera prioridad que demanda una comunidad es el suministro del agua, con
calidad adecuada y cantidad suficiente. Ya logrado este objetivo, surge otro no
menos importante que consiste en la adecuada eliminación de las aguas ya
utilizadas que se convierten en potenciales vehículos de muchas enfermedades
y trastorno del medioambiente.

Las fuentes de agua (ríos, acuíferos, lagos, mar), han sido incapaces por sí
mismas para absorber y neutralizar esta carga contaminante, y por ello estas
masas de agua han perdido sus condiciones naturales de apariencia física y su
capacidad para sustentar una vida acuática adecuada, que responda al equilibrio
ecológico que de ellas se espera para preservar los cuerpos de agua. Como
resultado, pierden aquellas condiciones mínimas que les son exigidas para su
racional y adecuado aprovechamiento como fuentes de abastecimiento de agua,
como vías de transporte o fuentes de energía.
Las aguas de desecho dispuestas en una corriente superficial (lagos, ríos, mar)
sin ningún tratamiento, ocasionan graves inconvenientes de contaminación que
afectan la flora y la fauna. Estas aguas residuales, antes de ser vertidas en las
masas receptoras, deben recibir un tratamiento adecuado, capaz de modificar
sus condiciones físicas, químicas y microbiológicas, para evitar que su
disposición cause los problemas antes mencionados. El grado de tratamiento
requerido en cada caso para las aguas residuales deberá responder a las
condiciones que acusen los receptores en los cuales se haya producido su
vertimiento.

Las plantas de tratamiento de aguas residuales deben ser diseñadas,


construidas y operadas con el objetivo de convertir el líquido cloacal proveniente
del uso de las aguas de abastecimiento, en un efluente final aceptable, y para
disponer adecuadamente de los sólidos ofensivos que necesariamente son
separados durante el proceso. Esto obliga a satisfacer ciertas normas o reglas
capaces de garantizar la preservación de las aguas tratadas al límite de que su
uso posterior no sea descartado.

RIESGOS

Los trabajos de IH Cantabria en el análisis de riesgos ambientales se centran en


aspectos relacionados con la escasez de recursos hídricos, la contaminación de
las aguas y las inundaciones fluviales, contando estas últimas con un apartado
específico.

Los cambios en el ciclo hidrológico motivados por las alteraciones de diverso tipo
que tienen lugar en las cuencas o el cambio climático, constituyen un aspecto de
especial relevancia para la estimación de los recursos hídricos, por un lado, y de
las potenciales afecciones al medio natural, por otro.

En este sentido, la caracterización de los riesgos hidrológicos e hidro


morfológicos en ríos son una línea de trabajo prioritaria de IH Cantabria, que se
ha desarrollado enormemente en los últimos años con los trabajos llevados a
cabo por el mismo para la aplicación de la Directiva Marco del Agua en diversas
Demarcaciones Hidrográficas.

La evaluación del riesgo de contaminación de las aguas continentales, es otro


campo en el que el IH Cantabria cuenta con abundante experiencia, tanto desde
la perspectiva de la caracterización, análisis y modelado de su calidad físico-
química y biológica, como desde el punto de vista del establecimiento de
medidas para su control y remediación.

Entre dichos estudios cabe señalar los relativos a la calidad del agua en ríos
urbanos, en embalses y en lagunas naturales. En estos últimos, el estudio de
procesos de eutrofización y de contaminación orgánica ha dado lugar al
desarrollo de metodologías y herramientas específicas.
Soluciones a la contaminación del agua

1) Plantar árboles en las orillas de los ríos o lagos.

Un río por regla general debe tener en ambos lados una franja considerable de
bosque nativo para evitar la erosión y así conservar su profundidad natural.
Asimismo, en las orillas de los ríos los árboles cumplen con la importante misión
de conservar el agua, la flora y la fauna que conforman los ecosistemas
naturales.

2) Uso adecuado de los productos por parte de las industrias

La prevención de la contaminación incluye prácticas que reducen el uso de


materiales peligrosos para así proteger los recursos naturales. A su vez, otra
medida preventiva sería el cambio del producto incluyendo modificaciones en la
composición para reducir el volumen y la toxicidad de los residuos durante el
ciclo de vida de estos. De esta manera cuidamos y protegemos a los
ecosistemas y al medioambiente en general.

3) Usar la bicicleta

La mejor manera de reducir la contaminación del agua es disminuyendo el uso


de combustibles fósiles y la mejor manera es hacerlo en bicicleta. A su vez, es
una medida que beneficia a nuestra economía porque reducimos los costos
asociados a combustible, estacionamiento y el movernos en bicicleta resulta
entre 50 a 100 veces más barato que movernos en un automóvil.

4) Reducción del uso de los productos químicos en las plantaciones

Para reemplazar el uso de productos dañinos para el medioambiente existen


diversos productos de origen biológico que contribuyen al control de las plagas
de manera eficaz y sana, como, por ejemplo: los bioestimulantes, biopesticidas
y bioelicitores.

Los primeros son sustancias de origen biológico que promueven el desarrollo de


las plantas y mejoran su metabolismo. Esto último hace que las plantas sean
más resistentes ante condiciones adversas, como sequías o las plagas. Los
segundos son empleados principalmente para el control de plagas en agricultura.
La bacteria del biopesticida provoca una enfermedad en los insectos y destaca
por apenas tener efectos en otros organismos y por ser respetuoso con el
medioambiente. Los últimos estimulan el metabolismo secundario de las plantas
y está íntimamente relacionado con la protección del cultivo y la productividad.
5) Controlar los vertidos

Para que la contaminación del agua se reduzca, debe haber una clara y concisa
formación profesional para los operarios encargados de las líneas productivas
de las industrias. Un primer paso sería establecer y dar a conocer procedimientos
escritos que describan, en función del producto vertido, las acciones a llevar a
cabo, el orden en que se han de realizar y los materiales a utilizar. Además de
disponer en las zonas de almacenamiento de un sistema de recogida de aguas
residuales independiente del sistema general, e instalar contadores de consumo
de aguas.

Un segundo paso sería recircular el agua de los circuitos de refrigeración, previo


enfriamiento, en torres de refrigeración o intercambiadores de calor. A su vez,
separar las aguas residuales que contengan contaminantes tóxicos y/u
orgánicos de aquellas aguas no contaminadas.

Un tercer paso sería realizar inspecciones de la red hidráulica y colectores y


establecer planes de mantenimiento y desinfección de las instalaciones y
equipos. Asimismo, establecer un sistema de recogida de lixiviados que impida
el vertido incontrolado de los mismos hasta suelos desprotegidos.

Un último paso sería introducir bandejas, canaletas para la recogida de derrames


y goteos en las bocas de los tanques de trasiego y la línea de envasado. Además,
recoger los goteos de lubricante de cadenas y almacenar las tierras gastadas
separadamente del resto de residuos orgánicos generados durante la vendimia.

A modo de conclusión, debemos plantearnos en qué planeta queremos vivir:


poniéndole atención a las especies que están en peligro de extinción y utilizando
la tecnología para hacer el bien y salvar al medio ambiente. Démosle importancia
a este tipo de actividades que benefician a todos los seres que habitamos este
bello planeta. Aportando nuestra cuota de solidaridad con el ecosistema
podemos ser parte de la solución y así podremos ver los resultados a largo plazo.

Contaminación de Ríos y Lagos

De todos es sabido el estado de contaminación y deterioro ambiental en que


están casi la totalidad de los cuerpos de agua de Guatemala. Desde que en 2006
se emitió un acuerdo que obligaba a las autoridades a implementar plantas de
tratamiento de agua para rescatar nuestros lagos y ríos, no se han efectuado ni
siquiera los estudios técnicos, y el gobierno de Jimmy Morales empujó
recientemente la fecha para cumplir con esta obligación hasta el 2023.

Los guatemaltecos hemos visto y presenciado cómo nuestros lagos, tales como
Amatitlán y Atitlán; ríos como el Motagua; por mencionar los más conocidos, y
zonas costeras en ambos litorales, sufren de daños irreparables e irreversibles
a consecuencia de las descargas o liberación de residuos tanto sólidos como de
aguas negras vertidas en sus cauces, sin tratamiento alguno a pesar de que los
guatemaltecos pagamos impuestos y arbitrios municipales que debieran ser
utilizados para estos fines.

Hemos leído informes de entidades serias que indican que Guatemala es un país
de los más vulnerables al cambio climático. Una de las principales
consecuencias es el agotamiento de las fuentes de agua apta para el consumo
humano y para sostener la vida de los habitantes de este país.

La explosión demográfica explica este fenómeno. Guatemala pasó de tener 7,5


millones de habitantes en 1976, a 15,8 millones en 2015. El caudal de aguas
negras, las que son vertidas sin ningún tratamiento a los ríos que rodean
ciudades y poblaciones, se ha triplicado en ese tiempo.

Unos tres millones de guatemaltecos, mayoritariamente del área rural, no tienen


acceso al agua potable, extremo que se paga, incluso, con la vida: de las 10
causas principales de enfermedades endémicas en el país, cinco tienen relación
directa con el consumo de agua contaminada. Los niños son los más
vulnerables. Según la Secretaría General de Planificación Económica, en
Guatemala mueren 42 menores de cinco años por cada 1.000, la tasa más alta
de Centroamérica. El 48,1% de esas muertes son atribuibles al consumo de agua
no potable.

Las aguas dejan también de ser válidas para el riego. A las aguas negras se
suman los metales pesados que desecha la industria, y los herbicidas y
plaguicidas de las grandes plantaciones, que producen alimentos cuyas
exportaciones sostienen uno de los pilares fundamentales de la economía
nacional.

El país no cuenta con una ley de aguas que regule su calidad. El intento por
reglamentar las aguas residuales que obligaba a las municipalidades a tener una
planta de tratamiento y que debía entrar en vigor el 2 de mayo de 2015 fue
pospuesto para 2017 por falta de presupuesto. “En el fondo”, comenta la
investigadora Mosquera, “hay falta de voluntad política. No llegamos ni a
considerar la construcción de plantas de tratamiento de las aguas residuales,
porque no es algo que, desde la perspectiva de los dirigentes políticos, pueda
generar un caudal de votos. Un tratamiento de cloración reduciría drásticamente
los casos de enfermedades gastrointestinales. Pero no lo hacemos y seguimos
tirando la basura a los ríos, con lo que se agrava el problema”.

La contaminación de los ríos es una problemática más antigua que la


contaminación ambiental, pero que con el aumento de la población de las
ciudades que han nacido a las orillas de los mismos, el volumen de desperdicios
tanto orgánicos, producto de desagües cloacales, como químicos, como
consecuencias del desarrollo industrial, se incrementó de manera tal que las
aguas del mismo se ven afectadas de tal forma que su composición deja de ser
natural, afectando tanto a la fauna y flora que se alimenta de la misma como a
los humanos que la beben.
Los ejemplos en el mundo de ríos que han sufrido daños irreparables son
muchos y la provocación de los mismos por lo general se debe a la priorización
de instalación de industrias y fábricas que generan puestos de trabajo, pero sus
desperdicios del ciclo productivo. Las grandes empresas nacidas principalmente
en Europa, luego de haber provocado daños en sus países y que en los mismos
se legislara para evitar su instalación, emigraron a países subdesarrollados
donde no existían esas exigencias y leyes que pusieran un marco para la
instalación de estas plantas, provocando daños en estos países nuevamente.

El ejemplo de esto, se está viviendo a esta altura de la civilización, en países de


Oriente, principalmente en China, donde el desarrollo industrial impetuoso, ha
ocasionado impactos ambientales en los ríos que han provocado el traslado de
poblaciones numerosas tradicionales que habitaban a orillas de ríos extraían del
mismo lo necesario para vivir, tanto desde el punto de vista alimenticio como de
generación de ingresos para cubrir otras necesidades básicas.

Las fabricadas e industrias instaladas en las márgenes de estos ríos para utilizar,
vaya paradoja, las aguas de los mismos para su ciclo productivo, de forma de
tener bajos costos, luego castigan al mismo enviándoles a su cauce todo tipo de
productos químicos contaminantes y nocivos para la vida animal existente en el
mismo, y matando gran parte del mismo. De esta forma, ya la pesca disminuye,
el agua no se puede beber sin correr riesgos y las personas que vivían de mismo
tienen que emigrar con las nocivas consecuencias que esto implica.

CAUSAS

 Aguas residuales y otros residuos que demandan oxígeno (en su mayor


parte materia orgánica, cuya descomposición produce la desoxigenación
del agua).

 Agentes infecciosos (cólera, disentería) causan trastornos


gastrointestinales.

 Nutrientes vegetales que pueden estimular al crecimiento de las plantas


acuáticas. Éstas, a su vez, interfieren con los usos a los que se destina el
agua y, al descomponerse, agotan el oxígeno disuelto y producen olores
desagradables.

 Productos químicos, incluyendo los pesticidas, diversos productos


industriales, las sustancias tensioactivas contenidas en los detergentes,
jabones y los productos de la descomposición de otros compuestos
orgánicos.

El problema con los jabones (detergentes) es que, cuando se usan en agua dura
que contiene iones calcio y magnesio, se pueden formar natas que eliminas al
jabón:

RCOO + Ca² o Mg² (RCOO) Ca o (RCOO) Mg


Los jabones no actúan bien en agua dura y cuando se usan con esta, dejan natas
en los artículos que se lavan.

Se pueden sintetizar otros compuestos orgánicos a partir de compuestos


químicos del petróleo, que tienen acción detergente. Estos compuestos se
denominan sindets (detergentes sintéticos) o simplemente detergentes. LA
mayoría de los sindets son compuestos de sodio del sulfonato de benceno
substituido, denominados sulfatos lineales de alquilo (LAS).

Los detergentes también contienen pequeñas cantidades de perfumes,


blanqueadores y abrillantadores ópticos. Estos últimos son tinturas que le dan a
la ropa un aspecto de limpieza, y el principal aditivo de mucho detergentes es el
tripolifosfato de sodio, Na P O . Tal compuesto es lo que se llama fosfato de los
detergentes.

 Minerales inorgánicos y compuestos químicos.

 Sedimentos formados por partículas del suelo y minerales arrastrados por


las tormentas y escorrentías desde las tierras de cultivo, los suelos sin
protección, las explotaciones mineras, las carreteras y los derribos
urbanos.

 Sustancias radiactivas procedentes de los residuos producidos por la


minería y el refinado del urano y el torio, las centrales nucleares y el uso
industrial, médico y científico de materiales radiactivos.

 El calor también puede ser considerado un contaminante cuando el


vertido de agua empleada para la refrigeración de las fábricas y las
centrales energéticas hace subir la temperatura del agua de la que se
abastecen.

 El mercurio, un metal líquido muy tóxico, se acumula en el fitoplancton.


En él las concentraciones son mil veces mayores que en el agua. Los
peces pequeños lo concentran aún más, y en el pez grande puede llegar
a límites peligrosos para la salud humana.

 Contaminación cloacal: una contaminación habitual es la que se produce


por bacterias fecales. Eso se debe a que muchas ciudades vuelcan sus
líquidos cloacales sin purificar, o con purificación deficiente, a los ríos y al
mar. Algunas ciudades no tienen plantas depuradoras; otras las tienen
demasiado pequeñas o fuera de funcionamiento. Algunas veces aparecen
restos cloacales en las playas. Este problema puede surgir por fallas en
los sistemas de bombeo.

 Plástico: son materiales estables, útiles y baratos. Habitualmente se usan


una vez y se tiran. Son estables o se degradan muy lentamente. Se
calcula que muchos de los plásticos pueden durar cientos de años. Son
trampas mortales para la fauna marina. Al tragar el plástico, muchos
animales ya no pueden bucear normalmente y se mueren de hambre.
 Las represas: El parásito transmisor de la esquistosomiasis se puede
desarrollar en la vegetación de aguas calmas. Según la Organización
Mundial de la Salud (OMS), existen seiscientos millones de personas que
corren peligro de contraer el “mal de las represas” o esquistosomiasis. Es
la gente de setenta y cuatro países tropicales y subtropicales de Asia,
África, América latina y el Caribe que vive en malas condiciones
sanitarias. En la cuenca del río Paraná, en la década del cincuenta, la
llamada “era de construcción de las represas” produjo un gran aumento
de esta enfermedad. Los portadores del parásito trabajaron en la
construcción de las mismas.

CONSECUENCIAS

Los efectos de la contaminación de los lagos y ríos incluyen los que afectan a la
salud humana. La presencia de nitratos (sales del ácido nítrico) en el agua
potable puede producir una enfermedad infantil que en ocasiones es mortal. El
presente en los fertilizantes derivados del cieno o lodo puede ser absorbido por
las cosechas, de ser ingerida en cantidad suficiente, el metal puede producir un
trastorno diarreico agudo, así como lesiones en el hígado y los riñones.

Hace tiempo que se conoce o se sospecha de la peligrosidad de sustancias


inorgánicas, como el mercurio, el arsénico y el plano.

Los lagos son especialmente vulnerables a la contaminación. Hay un problema,


la eutrofización, que se produce cuando el agua se enriquece de modo artificial
con nutrientes, lo que produce un crecimiento anormal de las plantas. Los
fertilizantes químicos arrastrados por el agua de los campos de cultivo pueden
ser los responsables. El proceso de eutrofización puede ocasionar problemas
estéticos, como mal sabor y olor, y un acumulamiento de algas o verdín
desagradable a la vista así como un crecimiento denso de las plantas con raíces,
el agotamiento del oxígeno en las aguas más profundas y la acumulación de
sedimentos en el fondo de los lagos, así como otros cambios químicos, tales
como la precipitación del carbonato de calcio en las aguas duras, otro problema
cada vez más preocupante es la lluvia ácida que ha dejado muchos lagos del
Norte y del Este de Europa y del Noroeste de Norteamérica totalmente de
provistos de vida.

EFECTOS PRINCIPALES

Debido a su escasa entrada y salida de agua, los lagos sufren graves problemas
de contaminación.

Los ríos, por su capacidad de arrastre y el movimiento de las aguas, son capaces
de soportar mayor cantidad de contaminantes. Sin embargo, la presencia de
tantos residuos domésticos, fertilizantes, pesticidas y desechos industriales
altera la flora y fauna acuáticas. En las aguas no contaminadas existe cierto
equilibrio entre los animales y los vegetales, que se rompe por la presencia de
materiales extraños. Así, algunas especies desaparecen mientras que otras se
reproducen en exceso. Además, las aguas adquieren una apariencia y olor
desagradables. Los ríos constituyen la principal fuente de abastecimiento de
agua potable de las poblaciones humanas. Su contaminación limita la
disponibilidad de este recurso imprescindible para la vida.

EFECTOS SECUNDARIOS

Los desechos plásticos son solo un ejemplo de la contaminación que enfrenta el


agua del país. Se puede afirmar que la degradación de las aguas superficiales y
subterráneas ha llegado a convertirse en un poderoso obstáculo para el avance
sostenible de Guatemala. La contaminación afecta a la salud pública, expresada
en enfermedades serias sobre todo en la población infantil, el turismo, la
potabilización, la pesca y otros sectores, causando daños ambientales,
económicos y sociales que constituyen un freno para el desarrollo.

RIESGOS

La extracción de muestras en los caudales reveló la existencia de contaminación


bacteriológica, originada especialmente por las comunidades que habitan en las
riberas de los afluentes, según investigadores de la Unidad de Hidro química del
Insivumeh.

Los expertos comprobaron que la contaminación de los ríos ha sido paralela al


crecimiento de la población, debido a que los caudales son utilizados como
desagües o vertederos de desechos industriales.

Componentes de jabones y detergentes, botellas plásticas y residuos de


fertilizantes son los desechos que más se han detectado en los análisis del
Insivumeh.

Actualmente los investigadores realizan un nuevo estudio, pero aún no se tienen


resultados. El análisis más reciente develó que únicamente dos ríos se
encontraban limpios de contaminantes, aunque no se pudo determinar si tienen
restos de plaguicidas, debido a que no cuentan con equipos ni recursos para
esos estudios.

Claudia Cordero, de la Unidad de Hidro química del Insivumeh, explicó que los
principales focos de contaminación se encuentran en lugares con mayor
población, ya que los desagües de las casas desembocan en los ríos y el agua
de estos se utiliza para lavar ropa.

“Los ríos están contaminados bacteriológicamente, y no hay plantas de


tratamiento de las municipalidades por donde recorren los ríos”, refirió.

La experta añadió: “El riesgo es para la gente, porque utilizan el agua para
consumo propio”.

SOLUCIONES

Los efectos de la contaminación en algunos casos se pueden aliviar, pero es


costoso y requiere tiempo. Muchas veces no hay oportunidad de solucionar los
problemas, ya que el medio ambiente se deteriora de una manera irreversible.
Las reservas de agua potable de la Tierra se encuentran amenazadas por el
consumo excesivo y por la presencia de contaminantes. Todos podemos realizar
acciones para cuidar el agua:

 Evitar pérdidas en las cañerías y en el inodoro

 Reparar los cueritos de las canillas que gotean

 Usar detergentes biodegradables

 No dejar canillas abiertas sin necesidad

 Lavarse los dientes con la canilla cerrada, solo abrirla para enjuagarse la
boca

 No tirar basura a la playa ni a los cursos de agua

Los siguientes consejos ayudarán a que, desde nuestros hogares,


contribuyamos a no contaminar los ríos y embalses cercanos a nuestros
domicilios.

1. Utiliza menos químicos para realizar la limpieza de tu hogar

Usar químicos tóxicos como el blanqueador o el amoniaco para limpiar tu casa


es perjudicial para el suministro del agua. Muchos detergentes, al llegar a las
aguas residuales, son extremadamente nocivos para la naturaleza. Por el
contrario, los productos de limpieza provistos con la Eco-etiqueta son igualmente
eficaces y resultan menos dañinos con el medio ambiente. También podemos
utilizar para tareas de limpieza productos domésticos comunes como el vinagre
blanco y el bicarbonato de sodio que son completamente inofensivos.

2. Desecha los desperdicios de la manera correcta

Nunca viertas algo que no sea biodegradable en el desagüe. Cuando sea


necesario utilizar algo tóxico en el suministro de agua, como pintura o amoniaco,
procura desecharlo correctamente. Esta es una lista de materiales que nunca
deben verterse por el desagüe:

 Pintura
 Aceite de motor
 Disolventes de limpieza
 Amoniaco
 Químicos para piscinas

No arrojes basura en el inodoro. Arrojar objetos que no se degraden como


pañales, toallitas húmedas y aplicadores para tampones de plástico puede
provocar problemas en el sistema de alcantarillado. Con el tiempo, estos objetos
pueden terminar en los arroyos, ríos o en otras masas de agua de tu localidad,
en donde pueden afectar a los peces y a otros animales salvajes. En lugar de
arrojarlos al inodoro, tíralos a la basura.

3. Ahorra la mayor cantidad de agua posible

El ahorro de agua es una forma importante de ayudar a preservarla como un


recurso global. Adopta los siguientes hábitos para conservar más agua en toda
tu casa:

 Toma duchas en lugar de baños.


 Cierra los grifos cuando no uses el agua, como cuando te cepillas los
dientes.
 No riegues el césped en exceso. Asegúrate de que los aspersores estén
apagados durante las lluvias.
 Riega tu jardín antes de que salga el sol o después de que se haya puesto
para reducir la evaporación, lo que provoca un desperdicio de agua.
INTRODUCION

La contaminación es uno de los problemas ambientales más importantes que


afectan a nuestro mundo y surge cuando se produce un desequilibrio, como
resultado de la adición de cualquier sustancia al medio ambiente, que causa
efectos adversos en el hombre, en los animales, vegetales o materiales
expuestos a dosis que sobrepasen los niveles aceptables en la naturaleza.

La contaminación puede surgir a partir de ciertas manifestaciones de la


naturaleza (fuentes naturales) o bien, debido a los diferentes procesos
productivos del hombre (fuentes antropogénicas) que conforman las actividades
de la vida diaria.

Las fuentes que generan las contaminaciones de origen antropogénico más


importantes son: industriales (frigoríficos, mataderos y curtiembres, actividad
minera y petrolera), comerciales (envolturas y empaques), agrícolas
(agroquímicos), domiciliarias (envases, pañales, restos de jardinería) y fuentes
móviles (gases de combustión de vehículos)

El progreso tecnológico y el acelerado crecimiento demográfico, producen la


alteración del medio, llegando en algunos casos a atentar contra el equilibrio
biológico de la Tierra. No es que exista una incompatibilidad absoluta entre el
desarrollo tecnológico, el avance de la civilización y el mantenimiento del
equilibrio ecológico, pero es importante que el hombre sepa armonizarlos. Para
ello es necesario que proteja los recursos renovables y no renovables y que toma
conciencia de que el saneamiento del ambiente es fundamental para la vida
sobre el planeta.
CONCLUSION

hoy en día la contaminación es un tema que a nadie le importa y por tal razón
las personas no hacen nada por reducir la contaminación, pero no debería ser
así ya que el planeta está enfermo y si no lo cuidamos este ha futuro se va
acabar.
por eso es necesario que las personas cuidemos al planeta y esto se puede
lograr educando a las personas en cuanto a medio ambiente se refiere porque
una sociedad conocedora y consciente en cuanto al tema de contaminación
ambiental, es la primera etapa para la recuperación ambiental, así salvaremos al
planeta.
COLEGIO PARTICULAR MIXTO BILINGÜE
“LICEO QUESADENCE”
QUESADA, JUTIAPA.

Catedra:
Seminario

Catedrático:
Cesar Fernando Escobar Zepeda

Tema:
Contaminación De Cuencas Hídricas Y Contaminación De Ríos Y Lagos

Integrantes:
Petrona Arcely Munguía Flores
Deimy Edith Medrano Castillo
María Celeste López González
Jeimy Maitte Grijalva Valdez
Dania Maidely Flores Munguía

Fecha:
Jueves 21 de junio de 2018

Carrera:
Perito Contador Con Orientación en Computación y Secretariado y
Oficinista

Grado:
5to. Secretariado y Oficinista Y 6t0. Perito Contador