Está en la página 1de 25

Universidad Autónoma Del Estado De

México

Centro Universitario U.A.E.M. Texcoco

“Problemas Contemporáneos De La Realidad


Mexicana”

Presenta: López Carrillo Viliulfo

Docente: Ysidro Heras Soria

Texcoco, México a 05 de junio de 2018


Unidad I. La sociedad mexicana
1.1. Sociedad y cultura

Por más de 3000 años las culturas mesoamericanas desarrollaron una Sociedad
Teocrática Militar con roles y clases sociales bien definidas. Modelos existentes de
educación para cada clase social, sistemas tributarios. Sociedad totalmente
estratificada en base al origen de las personas (Españoles Peninsulares, Criollos,
Mestizos (castas), indios y esclavos). Los puestos de poder en el gobierno, el cuerpo
y la iglesia eran ocupados y diseñados por Peninsulares. El poder de la iglesia era
total, interviniendo en las decisiones de gobierno y controlando la economía.
Sistemas de justicia y educación definidos, pero solo funcionales para las castas
superiores. La educación estaba acotada e impartida por la iglesia. La economía
estaba basada en la agricultura y la minería. Sociedad Patriarcal y machista. La
mujer es relegada a las tareas domésticas y con educación secundaria (aún en las
clases altas). La sociedad del inicio del México Independiente mantuvo las
características de la sociedad Virreinal, eliminando únicamente la pirámide a los
Españoles Peninsulares. Paulatinamente se inducen principios democráticos y
liberales provocando inestabilidad social y enfrentamientos entre las facciones.
Sigue predominando la agricultura y se empieza a conformar una nueva clase de
personas educadas, y comerciantes. La iglesia mantiene el control de la economía
y de la vida social. El rol de la mujer se mantiene igual que en la colonia. Periodo de
transición, con muchos cambios, paralelos y de guerra civil. Marca el fin del control
directo y abierto de la Iglesia en la sociedad y la economía. Porfirio Díaz consigue
generar condiciones de "Seguridad" política y económica por 30 años. La sociedad
mexicana cambia totalmente el desarrollo económico del país, la aparición de una
clase burguesa. La educación civil se consolida. La seguridad se paga con represión
total a cualquier movimiento en contra del sistema. Se inicia el desarrollo industrial,
se adoptan modas europeas (francesas). El pueblo en general no tiene acceso a
mejoras en la educación ni en la salud, a pesar de que los primeros esfuerzos de
generalizar la educación. Las mujeres comienzan a participar más de la vida social.
En las clases altas comienzan a tener acceso a educación.
Casi 20 años de inestabilidad social, casi un millón de personas murieron en ese
período. Las estructuras civiles consolidadas durante el porfiriato mantienen cierto
nivel de operación, independientemente del caudillo que esté al mando. La
economía se destruyó y se dependió totalmente de la agricultura nuevamente.
Educación pública como política pública, se crean, controlan y refuerzan los
derechos de los trabajadores para el control de los movimientos sociales, se
consolida la clase burguesa y se crea una clase política que vive del y para el
sistema. Se crea un sistema de salud pública. La "bonanza" de finales de los 40
crea también una clase media con acceso a educación. El gobierno controla todos
los aspectos de la vida social. La economía se diversifica. En los 60's la conciencia
social de la clase media educada géneros sociales que son reprimidos por la fuerza.
La participación de la mujer en la empresa comienza a cambiar integrando
gradualmente en actividades y roles que antes están reservados solo para los
hombres. A partir de los 70, el gobierno comienza a perder el control de la economía,
decisiones equivocadas recurrentes crisis económica. A partir de los 80s la
conciencia política se incrementa y se inicia un proceso de democratización.
Participación social en la política se incrementa. Se logró la alternancia en el
gobierno. La mujer alcanza un alto grado de equidad. Se reconoce la existencia de
una sociedad participativa. A pesar de que la mitad de los mexicanos en Pobreza,
el acceso a la salud, educación y participación política se generaliza. Se
incrementan los niveles de inseguridad y violencia. El gobierno se muestra incapaz
de cumplir con sus funciones básicas en varios lugares del país.

1.1.1. Sociedad
El hombre es un ser social, está inmerso en la sociedad desde que nace hasta
que muere. Pero resulta difícil dar una definición exacta de la sociedad, por eso
presentaremos primero algunas definiciones:
 "Reunión permanente de personas, pueblos o naciones que conviven y se
relacionan bajo unas leyes comunes"
 "Agrupación de individuos con el fin de cumplir las finalidades de la vida
mediante la cooperación mutua"
 "Es un gran número de seres humanos que obran conjuntamente para
satisfacer sus necesidades sociales y que comparten una cultura común"
 "Sistema o conjunto de relaciones que se establecen entre los individuos y
grupos con la finalidad de constituir cierto tipo de colectividad, estructurada en
campos definidos de actuación en los que se regulan los procesos de
pertenencia, adaptación,
participación, comportamiento, autoridad, burocracia, conflicto y otros"
Consideramos más apropiada la definición que da Fichter, porque en ella se
distingue mejor la sociedad del grupo, pues este último comprende solo una parte
de la sociedad y también porque la cultura de una sociedad es más amplia que la
de una persona o la de un grupo.
1.1.2. Cultura
La cultura se define como un conjunto de conocimientos, ideas, tradiciones y
costumbres que caracterizan a la sociedad, ya sea en un lugar determinado, de
forma individual o colectivamente y en un tiempo en específico o en la actualidad.
La cultura es importante porque conforma la identidad – lo que hace ser a una
persona lo que es-, las diferencias culturales se llevan a cabo debido al paso de la
historia en territorios diferentes, y por ello a pesar de que somos ciudadanos del
mundo, la idiosincrasia difiere entre sí de los pobladores de distintas zonas y
épocas.

En el contexto actual, la cultura mexicana es en definitiva una de las más admiradas


alrededor del mundo, básicamente porque tiene hechos históricos distintivos de la
evolución del continente Americano que van desde las diferentes culturas
precolombinas que se establecieron en su territorio, -de las cuales bien destacan la
Maya, la Mexica, la Tolteca, la Mixteca, Zapoteca y vaya muchas más -, hasta las
conquistas Europeas de América, la época colonial que siguió, las luchas de
independencia y las situaciones actuales, que otorgaron entre sí; un conjunto de
experiencias, gastronomía, pensamientos, libros, música, moda, vestimenta,
bebidas, instrumentos musicales, tecnología, técnicas, lenguaje, y todo un conjunto
de elementos distintivos que conforman la cultura mexicana.

1.2. Idiosincrasia del mexicano


La idiosincrasia no se puede definir como la forma superficial en que los individuos
muestran sus rasgos en un territorio determinado, sino por la connotación de las
características mentales y actitudinales que los constituyen, de acuerdo con
nacionalidad, estatus, gustos, costumbres sociales, historia y cotidianeidad. En
México existe una idiosincrasia que puede ejemplificarse con la siguiente anécdota:
un hombre ubicado en un estanque observa cómo circula un torrente de agua y no
hace nada para evitar inundación, sólo hasta el momento en que su cuerpo casi es
anegado. Dicho carácter “nacional” es reminiscencia de un mestizaje comprendido
solamente en la dermis, pero que no es identificado como parte intrínseca a su
conformación humana y social. El hoy es para vivir. El mañana para planear, pero
como se vive en el hoy todos los días no existe la seguridad de mañanas seguros.
Los mexicanos nos ponemos máscaras. No nos rajamos, es decir, no abrimos las
compuertas internas para sacar a flote potencialidades, inquietudes, proyectos y
caracteres de ser auténticos. Tememos a la muerte, pero la festejamos con jolgorio
cada vez que enfrentamos una situación atípica. Somos temerarios, pero nos
sujetamos al sistema de vida prevaleciente creyendo ser leales a la bandera,
constitución y catolicismo, pero aún más, nos vestimos con ropajes prehispánicos
ataviados con accesorios. En pleno siglo XXI no acabamos de entender la
conquista, independencia, reforma y revolución, pues creemos ser únicos, pero sin
definición.

Cada inicio de año nuevo la lista de promesas se llena con buenos propósitos, pues
los mexicanos, enfundados en ropa interior roja o amarilla, prometemos bajar de
peso, llegar puntual a las citas, respetar el derecho ajeno, no ser bravucones, fumar
y tomar alcohol en menor cantidad y ser buenos padres, hijos, hermanos, pareja y
amigos de los demás. Al paso del tiempo dichas intenciones pasan a ser un nuevo
inventario a futuro, porque es imposible cumplirlas en el corto plazo. Aunque
parezca cosa trivial, este estilo de ser y estar se traslada al plano social, económico
y político, permeando las actividades que llevan a cabo gobiernos, legisladores,
líderes públicos y empresariales, partidos políticos, jueces, estudiantes, profesores,
trabajadores, profesionistas e intelectuales; lo cual fusiona elementos perjudiciales
que obstaculizan la construcción de un país sustentable y armónico.

Será mañana, te juro por la virgen, mi abuela se murió, el tráfico estaba insoportable,
después te pago y prometo cambiar, son sólo algunas frases del breviario que los
mexicanos transmitimos o recibimos de los demás, para ocultar indisciplina,
irresponsabilidad e ineficacia. Así somos, alcanzan a musitar muchas bocas
anónimas en medio del desorden para cumplir o hacer cumplir un objetivo de vida,
pero esto no puede ser una justificación. La verdad es que existe la arraigada
creencia de que dicha “naturaleza” es de origen hereditario, sin embargo, ésta no
es -por ningún motivo- una situación insalvable, aunque quiera asumirse como ADN
imposible de modificar.

1.2.1. Concepto de idiosincrasia.


Se define como aquel patrón de conducta, desarrollado o implantado, que se
presenta en los individuos pertenecientes a un grupo social (aunque, incluso, se
puede encontrar en un solo sujeto), definiendo su personalidad, carácter
y temperamento.

Mayormente, se debe a los diferentes comportamientos que se pueden observar en


una colectividad, quienes, a su vez, están siendo persuadidas constantemente
por ideología desarrolladas por un sujeto perteneciente al clan o un ente externo
considerado importante a su criterio, como lo pueden ser la música, la religión,
movimientos protestantes o la moda, cuya filosofía es trasmitida y aceptada a través
del conjunto por un integrante con una posición jerárquica alta en el mismo.

El transmisor debería gozar de una alta credibilidad dentro del grupo, es decir,
asumir la posición de “jefe”, pues, es una de las pocas opciones creíbles con la que
se puede logra un impacto a nivel psicológico importante, logrando que las
personas restantes se sientan cómodas, de alguna manera, de seguir con el nuevo
movimiento. Según estudios científicos realizados, los humanos tienen un instinto
social agudo, por lo que al ver un ser importante manteniendo un comportamiento
distinto, ellos lo seguirán, de otra manera, se sentirían excluidos o marginados.

1.2.2. Factores históricos, culturales y psicosociales


México se encuentra en una profunda crisis de identidad y pérdida de valores.
¿Quiénes somos los mexicanos? nos preguntamos muchos de nosotros. Y esta
confusión tiene una raíz que se origina desde la conquista, las invasiones
extranjeras, el arrebatamiento de las tierras del Norte, pero sobre todo del profundo
rechazo de la actual imagen del mexicano "Tranza, flojo, conformista, y vivo".

Y es que parece ser que los mexicanos hemos perdido la confianza en nosotros
mismos a través de ser testigos como históricamente se le ha traicionado a la madre
patria con sangre y traición entre sus propios hijos.

Es por eso por lo que me llama mucho la atención como la sociedad mexicana esta
tan hambrienta de triunfos que celebra, sin comparación alguna, las fiestas patrias.
Pero en la realidad usan el modelo del mexicano “Vivo".
Esta contradicción nos llama mucho la atención pues vemos en ella un país que
quiere, pero no sabe cómo. Y en esa confusión la vivacidad o supervivencia se
convierte en el modelo predilecto donde el que es más vivo es el que avanza. Pero
¿A dónde avanza? NO AVANZA solo escala a la cima de un árbol que no crece
porque sus raíces han sido maltratadas.

Por fortuna observamos que una gran parte de mexicanos se empiezan a preguntar
¿Quién es México y a dónde va? y eso refleja el hartazgo y rechazo a la imagen del
mexicano mediocre y "vivo". Porqué México no debe ser nuestra clase política
actual, ni nuestra sociedad desinteresada. México no debe ser egoísta! México es
un país con profundas raíces de culturas milenarias. México es un país de luz y
color, de magia y alegría.
Es por ello por lo que requerimos del despertar de ese letargo de nuestra sociedad.
Ser nuevos mexicanos con valores. Mexicanos que amen a su país y su cultura.
Que se interesen por ser mejores cada día y alienten a cada uno de sus semejantes
a serlo. Y sobre todo que se perdonen a sí mismos.
Es verdaderamente una pena como los mexicanos siguen arrastrando la conquista,
la perdida de California y los territorios del Norte; y las invasiones. Perdonémonos
como país. Recordemos y miremos hacia adelante.

1.2.3. Estereotipos y valores de la sociedad mexicana.


Las sociedades se estructuran y construyen su cultura en torno a la diferencia
sexual de las personas que la conforman, atribuyéndoles características y
significados particulares a las acciones que desempeñan.

De esto se desprenden los conceptos de masculinidad y feminidad, los cuales


determinan el comportamiento, las funciones, las oportunidades, la valoración y las
relaciones entre ambos.
En México se concibe aún la idea en gran parte de la gente, que hombres y mujeres
son distintos; son evidentes desde luego las características y actitudes que se les
adscriben y diferencian, sin embargo, es sumamente importante también asumir
cómo es que se establecen las distintas posiciones o el papel que juega cada uno
en nuestro sistema social.

El concepto sexo se refiere a las diferencias biológicas, fisiológicas, cromosómicas


de los seres humanos que los definen como hombres o mujeres; son
particularidades con las que se nace, universales e inmodificables.

El género es considerado como el conjunto de ideas, creencias y atribuciones


sociales que se edifican en cada cultura y momento histórico con base en la
diferencia sexual.

La filosofía maneja esta vertiente del pensamiento humano, a través de la Axiología,


definida como la parte de la Filosofía que estudia los valores, especialmente
morales. Esta, divide a los Valores en sociales, denominados "ética"; e individuales,
englobados en la "moral". En ambos casos los valores principales se aplican de
manera directa, pero, además, se debe aceptar que, si un valor no se aplica en lo
individual, no se ejercerá hacia los demás miembros de la sociedad.

La moral es un elemento que se asocia a las creencias religiosas, y en muchos


casos a esta parte de la educación "espiritual" es a la que se deja como
responsabilidad de otros, porque para muchos es cosa de curas, padres, pastores
o cualquier otra entidad similar, cuando la "moral", debe emanar del núcleo familiar,
en principio, y posteriormente, del resto de los elementos formadores de individuos
(profesores, guías espirituales, etc.).
La ética, por otro lado, es algo que muchos creen solo se debe aplicar en cuanto a
la profesión que se desempeña, pero la filosofía marca que el comportamiento
"ético" debe darse en cualquier actividad que se desempeñe.

Unidad II. Principales problemas de la sociedad mexicana


2.1. Crisis económica, pobreza y desempleo
Una de las razones por las cuales el Producto Interno Bruto (PIB) de México registra
tasas de crecimiento mediocres (el promedio es de 1.76% en lo que va del presente
sexenio) es porque la economía nacional carece de un verdadero motor interno de
crecimiento, como lo debería ser el componente consumo de la demanda agregada,
el cual representó al tercer trimestre de 2014 el 51.6% del total de demanda de
bienes y servicios en la economía.

La falta de un consumo nacional fuerte es lo que nos impide ser considerados dentro
de los países BRICS, los cuales están conformados por Brasil, Rusia, India, China
y Sudáfrica. Estas naciones si tienen motores propios de crecimiento y de hecho
fueron las que continuaron impulsando la economía mundial mientras Estados
Unidos y Europa trataban de resolver su crisis financiera en el periodo de 2009 a
2012.

Y pues dado que México no tiene una buena dinámica de consumo interno, es por
ello por lo que dependemos tanto de los impulsos del exterior a través de la
demanda de exportaciones, las cuales representaron al tercer trimestre de 2014 el
24.6% de la demanda agregada total de nuestro país. Esta dependencia explica la
razón del dicho de que cuando a Estados Unidos le da gripa a México le da
pulmonía.

¿Por qué no tenemos en México un consumo interno fuerte? Pues porque el nivel
de masa salarial (personas que trabajan multiplicado por el sueldo promedio) se ha
mantenido estancada en los últimos años producto de políticas económicas que no
permiten el desarrollo de las micro, pequeñas y medianas empresas (mi pymes); y
si bien es cierto que la Tasa de Desocupación (TD) es más baja en comparación
con otras naciones, como las que forman parte de la Organización para la
Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), la realidad es que la gente en México
gana poco, ya sea en la economía formal o informal.
Pero antes de mostrar la precariedad de muchos de los empleos en México, es
pertinente explicar porque en nuestro país la TD es más baja que en otras naciones,
como en Estados Unidos, siendo que allá tienen un mejor nivel de vida.
2.2. Discriminación.
La discriminación es un fenómeno de larga data y que por desgracia se ha
presentado a lo largo de toda la historia de la humanidad, desde sus más remotas
épocas y que lamentablemente todavía subsiste actualmente en nuestros días. A
pesar de ello, los esfuerzos tendientes a erradicarla y a lograr por tanto el goce
efectivo de los derechos para todos los seres humanos han sido más bien recientes,
como veremos a continuación.
A pesar de que por primera vez en 1789 la famosa declaración francesa de los
Derechos del Hombre y el Ciudadano, “universalizó” los derechos para todos los
hombres sin distinción, al señalar en su artículo 1º que todos los hombre nacen y
permanecen libres e iguales en derechos y que las distinciones sociales sólo
pueden fundarse en la utilidad común; sin embargo, dicha afirmación en aquel
entonces, implicaba una idea mucho más restringida, al referirse en realidad
solamente a un tipo específico de ser humano: el varón, blanco, mayor de edad,
cristiano, ciudadano, propietario, europeo, con lo cual la mencionada
universalización de derechos, fue más bien una aspiración, que una realidad de la
que pudieran gozar todos efectivamente.

No sería sino hasta una vez concluida la Segunda Guerra Mundial, que la lucha por
la igualdad de derechos de todos los seres humanos sería emprendida con
seriedad, pues sólo a partir de entonces y en vista de las abominables prácticas
discriminatorias y las muchas atrocidades y males que ambas guerras (Primera y
Segunda) causaron a la humanidad, los gobiernos de los principales países del
mundo se comprometerían a tratar de evitar que ello se repitiera, buscando lograr
para todos los pueblos e individuos la igualdad de derechos, y prohibiendo en
consecuencia la discriminación y por tanto, todas aquellas distinciones injustificadas
que pudieran afectar a las personas en el goce de sus derechos fundamentales.
Al respecto, la Carta de la Naciones Unidas de 1945, en su Preámbulo postuló la
afirmación de la fe de los pueblos en los derechos fundamentales del hombre, en la
dignidad y el valor de la persona humana, así como la igualdad de derechos de
hombres y mujeres, y de las naciones grandes y pequeñas, y señaló la práctica de
la tolerancia y la convivencia pacífica como un medio para mantener la paz y
seguridad internacionales. Asimismo, en su artículo 1 señaló entre los propósitos de
la Organización de las Naciones Unidas, desarrollar y estimular el respeto a los
Derechos Humanos y a las libertades fundamentales de todos, sin hacer
distinciones por motivos de raza, sexo, idioma o religión.

Posteriormente, en París, el 10 de diciembre de 1948 se aprobaría la Declaración


Universal de Derechos Humanos. Esta declaración se fundamentaría en el principio
de que “la libertad, la justicia y la paz en el mundo tienen por base el reconocimiento
de la “dignidad intrínseca” y de los derechos iguales e inalienables de todos los
miembros de la familia humana”.

Con el paso del tiempo, se crearían diversos tratados e instrumentos internacionales


que vendrían a establecer de una manera mucho más clara, no sólo la igualdad de
derechos y la prohibición de la discriminación, sino que vendrían a configurar un
auténtico derecho a la no discriminación en favor de todas las personas en general
y también, particularmente, en favor de ciertos individuos pertenecientes a ciertos
grupos considerados como vulnerables: mujeres, minorías étnicas y religiosas,
grupos indígenas, menores de edad, discapacitados, migrantes, homosexuales, etc.

Entre estos instrumentos internacionales podemos encontrar a la Convención para


la Prevención y Sanción del Delito de Genocidio (1948), la Convención Internacional
sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación Racial (1966), el Pacto
Internacional de Derechos Civiles y Políticos (1966), el Pacto Internacional de
Derechos Económicos, Sociales y Culturales (1966), la Convención Americana
sobre Derechos Humanos llamada también “Pacto de San José” (1969), la
Convención sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la
Mujer (1978), la Convención sobre los Derechos del Niño (1989), la Convención
Internacional sobre los Derechos de los Trabajadores Migratorios y de sus
Familiares (1990), la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los
Pueblos Indígenas (2006), por citar sólo algunos.

En el caso de nuestro país la igualdad de derechos ha estado presente


prácticamente desde nuestros primeros documentos constitucionales. Incluso ya
desde los propios Sentimientos de la Nación dados por Don José María Morelos en
1813, se hizo referencia a ella al hablar de que se prohibiera para siempre la
esclavitud y la distinción de castas, debiendo quedar todos como iguales y que sólo
distinguiría a un americano de otro, el vicio y la virtud.

Más tarde, la propia Constitución de Apatzingán de 1814, estableció en su artículo


19 que la ley debía ser igual para todos; y en su artículo 24 que la felicidad del
pueblo y de cada uno de los ciudadanos consistiría en el goce de la igualdad,
seguridad, propiedad y libertad.

2.3. Manifestaciones públicas y desorden.


La Ciudad de México tiene una complejidad mayor a la de los demás estados de la
República por ser la sede de los Poderes federales. Esto ocasiona que en ella se
concentren la gran mayoría de las marchas y manifestaciones de protesta contra
autoridades (tanto locales como federales), mismas que provocan una serie de
afectaciones para la capital del país en varios temas.
En el ámbito económico, por ejemplo, se dan cierres de comercios, ausentismo
laboral, despido de empleados y pérdidas para la industria. En lo que se refiere a la
movilidad, se generan serios problemas de tránsito y saturación del transporte
público. Por lo que toca al medio ambiente, se produce una concentración mayor de
contaminantes en el aire que respiramos y daño a árboles y plantas que dejan de
beneficiarnos con los servicios ambientales que nos prestan regularmente.

También, existe una afectación a la salud de las personas, causándoles


enfermedades respiratorias, del corazón, de la piel, del estómago e incluso
sicológicas, además de deteriorar, en general, la calidad de vida.

Sin embargo, durante los últimos años, los plantones, las marchas y
manifestaciones en la vía pública también se han dado cada vez con mayor
frecuencia en otras entidades como Oaxaca, Guerrero o Chiapas, causando los
mismos problemas a sus habitantes.

Las marchas y manifestaciones encuentran su fundamento legal en la Constitución,


por lo que nadie puede negar que cualquier persona tiene derecho a realizarlas o
formar parte de ellas, siempre y cuando se realicen de manera pacífica y sin afectar
los derechos de terceros. Sin embargo, también existe una serie de derechos
garantizados por la misma Constitución que se ven afectados por los manifestantes,
como la salud, el libre tránsito o el medio ambiente sano.

Es, precisamente, en este punto donde se deben buscar alternativas que nos
permitan a todos ejercer nuestros derechos sin que otros nos lo impidan, es decir,
convivir armónicamente y con respeto a los demás.

2.4. Crisis de representación política y de las instituciones


gubernamentales:
Bueno, como todos sabemos, en la actualidad vivimos en un país con una gran
crisis económica y política, ya sea por la devaluación del peso mexicano o del dólar
en Estados Unidos, que es con el país que colindamos y nos afecta cualquier
suceso que pase en este mismo, también otros países tienen efecto en nuestra
economía, pero siendo vecinos de USA, tenemos el gran problema de que la crisis
que sufrió recientemente, también nos afecte a nosotros.

Y en lo referente a la crisis política del país, para mí, siento que va de la mano con
la inseguridad, la delincuencia y el narcotráfico, ya que siento que, por miedo a este
último, el gobierno no intenta hacer nada para detenerlo de una vez por todas, sino
que hay veces que hasta el mismo gobierno es cómplice de estos actos que afectan
al país y a todos los habitantes de él. Otro problema sobre esto es que los
congresistas están en una etapa en donde no abordar temas de importancia como
lo son, la generación de empleos o el crecimiento económico, sino que se
preocupan por los sueldos que les pagaran, o que quieren aumentos, y no trabajan
para el bien del país si no que trabajan para el bien mismo, sin tomar en cuenta las
necesidades que tenemos como mexicanos.

México está atravesando una crisis multidimensional; tanto en lo económico, como


en lo político, moral y social, confronta radicales disyuntivas. Para explicar el origen
de esta crisis, su evolución reciente y sus posibles vías de desenlace, en el artículo
se analizan las limitaciones de la transición mexicana a la democracia, y, por tanto,
las razones de la continuidad institucional, legal y cultural del viejo régimen. A su
vez, se estudia la aceleración de la crisis desde el regreso del Partido de la
Revolución Institucional a la presidencia de la república (2012) y el lanzamiento del
proyecto restaurador. Finalmente, se presenta la evolución y los retos estratégicos
de los nuevos movimientos sociales de protesta y los posibles derroteros de la
actual lucha entre la restauración autoritaria y democratización.

2.5. Participación ciudadana y cultura política.


La sociedad está compuesta por individuos, los cuales se entiende que participan
como ciudadanos al tomar parte de la vida pública, es decir, al formar parte de los
asuntos que son de interés para la colectividad.

La participación ciudadana tiene como elemento fundamental la cultura política, en


tanto que esta determina en qué manera se lleva a cabo o si se lleva a cabo o no,
de lo que se sigue que la democracia necesita ciudadanos con cultura política
democrática, en tanto que sus valores y actitudes motivan a los ciudadanos a ser
participativos y, por lo tanto, influir en los asuntos públicos.

Por consecuencia, la participación ciudadana permite hacer llegar a las instituciones


de un sistema político las demandas e intereses que genera la colectividad, con el
objetivo tanto de influir y aumentar la efectividad de las políticas públicas, como de
controlar el ejercicio del poder público. De ahí que un problema grave que puede
presentar un régimen democrático es que los ciudadanos manifiesten un grado
elevado de desconfianza con respecto al desempeño de las instituciones políticas.

En este sentido cabe apuntar que un grado de confianza alto respecto de las
instituciones conlleva la disminución del riesgo de que los ciudadanos expresen sus
demandas y necesidades ilegalmente, o en formas que perjudiquen a los demás
integrantes de la colectividad. Para expresarlo de otra manera, la desconfianza con
respecto de las instituciones aumenta la inclinación de los ciudadanos a expresarse
por medios no institucionales, y en muchos casos de forma violenta, debido a que
perciben como deficiente el desempeño de aquéllas.
Es prudente advertir aquí que la participación ciudadana también tiene como función
el control del ejercicio del poder, debido a que es a través de ella que adquieren
vigencia los instrumentos de transparencia y rendición de cuentas en la gestión
pública. Por lo que el acceso a la información pública gubernamental se constituye
en un presupuesto del funcionamiento de un régimen democrático, que por lo tanto
se debe garantizar. En ese orden de ideas, podemos apuntar que la existencia de
la participación es posible sólo si los ciudadanos disponen de información, pueden
informar y ser informados con el objetivo de formarse un criterio respecto de los
asuntos públicos del país e incidir en ellos de manera real.

Las instituciones que se constituyen en el principal medio, a través del cual se


pueden hacer llegar las demandas, intereses y necesidades de los ciudadanos y
grupos de ellos a la estructura de un régimen, en el contexto de la democracia
representativa, son los partidos políticos, ya que estos se instauran como
intermediarios entre el régimen democrático y sus instituciones representativas con
la colectividad. De ahí que los partidos deben funcionar, tanto hacia el interior como
hacia el exterior, conforme a los valores político-democráticos con el objetivo de
contribuir en algún grado al desarrollo de la cultura política democrática en los
ciudadanos que los habilite para llegar a ser en agentes de cambio.

Es por ello por lo que aun con mayores ánimos y renovado entusiasmo se debe
trabajar de manera decidida y sin escatimar recursos a fin de conseguir que los
ciudadanos en general, y aquellos que se dedican o aspiran a dedicarse a los
asuntos públicos en específico, sean instruidos de manera periódica en materia
política y democracia para ganar espacio en el conjunto de valores compartidos que
fundamenta el comportamiento político de los ciudadanos en México.

Con lo hasta aquí escrito, me parece en consonancia con las ideas de Nohlen, que
la capacitación y educación política deben ser prioritarias en la estrategia de
desarrollo de un régimen democrático, con el objetivo de enseñar “los valores, las
reglas y los patrones de comportamiento de los ciudadanos acordes con la
democracia.

2.6. Educación y valores

La educación mexicana, más que una teoría de la enseñanza es una proclama


democrática, humana, cultural y social que nos anima, nos revive, reanima y
engrandece todos los días. Es como una bendición que nos eleva hacia el mundo
de dicha, libertades y grandeza. Al leer y releer el contenido principalmente de las
fracciones I y II del artículo 3º de la Constitución Federal, recogemos una serie de
valores que tienden a fortalecer los conceptos de “convivencia humana y social”,
que nos proyecta a una vida más plena en lo social.

La educación mexicana tiene como paternidad, la corriente político-ideológica del


liberalismo político contra el conservadurismo que de una manera u otro todavía
trata de frenar su grandeza humana, cultural y social que encierra. No es por mero
patriotismo, pero después de leer el artículo 3º de la Norma Suprema, es probable
que lleguemos a la conclusión de que en ningún otro país exista un sistema
educativo-cultural que comprenda un tantos valores humanos, culturales y sociales,
con tal tan amplitud y debidamente estructurado.

Por principio de cuentas, la educación en México, desde el siglo XIX, es declarada


“Laica, gratuita y obligatoria”: en los tiempos modernos se le refuerza con el atributo
de “calidad”. Además de ser, la propia educación “democrática, nacional y destinada
a reafirmar una mejor convivencia humana y social”.

Ante un tema tan importante, pero discutido, a la vez, es necesario traer a colación
algunos conceptos valiosos desde la parte inicial del propio artículo que señala:
“Toda persona tiene derecho a recibir educación… La educación que imparta el
Estado tenderá a desarrollar armónicamente todas las facultades del ser humano y
fomentará en él, a la vez, el amor a la Patria y el respeto a los Derechos
Humanos…”. Es laica porque garantizada la libertad de creencias por el artículo 24
de la Carta Magna, se mantiene ajena a cualquier doctrina religiosa.

Recordemos que el criterio que orienta a la educación mexicana se basa en los


resultados del “progreso científico”, lucha contra la ignorancia y sus efectos, las
servidumbres, los fanatismos y los prejuicios. Al reconocerse que es democrática,
habrá de considerarse como un sistema de vida fundado en el constante
mejoramiento económico, social y cultural del pueblo; el ángulo de popular con sello
de igualdad entre los mexicanos.

El mejoramiento de la convivencia humana es uno de los grandes temas de nuestra


vida educativa, a fin de fortalecer el respeto y la diversidad cultural, la dignidad de
la persona, la integridad de la familia y la convicción del interés general de la
sociedad. Se estructura la educación superior en el propio artículo 3º constitucional,
al grado que ya existen en México cerca de 3 mil instituciones que imparten
especialidades, diplomados, maestrías y doctorados; las cuales han logrado una
alta calificación académica, incluso a muchas de ellas acuden estudiantes del
extranjero a realizar sus estudios. Así, también realizan su función de “impartir
educación, realizar la investigación y difundir la cultura”.

2.7. Violencia y narcotráfico

La violencia en México está ligada a un proceso de corrupción política que genera


límites difusos entre gobierno y crimen organizado. Un fenómeno que forma parte
de un proceso histórico sin precedente y que viene de la mano con el cambio de
régimen político a partir de la alternancia en el poder, coincidieron investigadores
durante el foro Violencia y Paz, realizado en el Senado de la República. Para
Lorenzo Meyer, historiador del Colegio de México, los periodos de violencia en
México hasta antes de la crisis actual habían estado vinculados a una lucha por
destruir y transformar el orden político vigente. Y por ello, la ausencia de este
componente revolucionario en el periodo actual hace que la violencia actual no
tenga precedentes en la h "México tiene sus etapas de violencia aguda y está
relacionada la primera de ellas con la destrucción del orden político que se
estableció en la colonia. Los años del México que va intentando formarse como
nación llevaron a una vida muy difícil en las ciudades, pero sobre todo en el campo.
La vida de mediados del siglo XIX, donde había que pensarla tres veces antes de
venir de Puebla a la Ciudad de México, de los asaltantes de Río Frío y una plaga de
violencia y asaltos", explica Meyer. "Luego ya en el Porfiriato se disminuye
notablemente. El Estado comienza a tomar fuerza y, por las buenas o por las malas,
impone un cierto orden sin que se elimine la criminalidad. La Revolución Mexicana
destruye dicho orden y vuelve a haber en algunas regiones como Michoacán, con
formas muy brutales de explotación y una vida sin ley, pero el orden se vuelve a
consolidar".

El origen del narcotráfico en México es incierto y está rodeado de sombras. Mientras


que muchos señalan a los inmigrantes chinos, llegados a México a principios del
siglo XX con el equipaje cargado de sus conocimientos sobre el cultivo de opio y su
dependencia a esta droga, otros creen que realmente el problema empezó décadas
más tarde, cuando Estados Unidos, bajo la Administración de Franklin Delano
Roosevelt, supuestamente impulsó el cultivo de la amapola en suelo mexicano. El
supuesto plan consistía en producir la gran cantidad de morfina necesaria para
calmar los dolores de los militares estadounidenses durante la Segunda Guerra
Mundial. Fuera como fuese, lo cierto es que desde aquellos orígenes el narcotráfico
se ha convertido en un gigante ingobernable que no para de aumentar su poder,
que penetra en los cuerpos y las instituciones del Estado y es responsable de unos
niveles de violencia salvajes. Según el Observatorio Nacional Ciudadano, México
podría haber alcanzado los 19.000 homicidios a finales de 2016, una cifra que
supone un aumento del 3,2% respecto al año anterior. También ha crecido el
número de secuestros y extorsiones, de manera que, a pesar de algún éxito puntual
que se anotó el Gobierno en la reducción de los niveles de violencia entre 2013 y
2014, todo indica que las cifras a finales de 2016 volverán a ser igual de desastrosas
que al inicio de la legislatura del actual presidente del Ejecutivo, Enrique Peña Nieto.

Durante el mandato de Carlos Salinas (1988-1994), los tentáculos del narcotráfico


llegaron hasta la familia presidencial. El hermano del mandatario fue sentenciado
por enriquecimiento ilícito para más tarde ser puesto en libertad sin que nunca se
llegara a saber qué ocurrió realmente. Paralelamente, bajo el mandato de Salinas
se creaba la Subprocuraduría de Investigación y Lucha contra el Narcotráfico, se
decomisaban y destruían grandes cantidades de drogas ilícitas, se emprendían
campañas con el Ejército para disuadir del desarrollo de actividades relacionadas
con el narcotráfico, se aumentaba la cooperación bilateral con los países vecinos y
el país participaba en la elaboración de la Convención de las Naciones Unidas
contra el Tráfico Ilícito de Estupefacientes y Sustancias Sicotrópicas, aprobado por
el Senado mexicano en noviembre de 1989.

Por último, el papel de Estados Unidos es clave, y no precisamente para bien. Más
allá de las colaboraciones puntuales de las autoridades estadounidenses con
México, anunciadas a bombo y platillo, la desconfianza de ambas instituciones es
mutua. Hablando en cifras, el Congreso estadounidense calcula que entre 19.000 y
29.000 millones de dólares de ganancias ilícitas fluyen desde Estados Unidos hacia
cárteles del narcotráfico y otras organizaciones criminales en México. El tráfico no
es solo de dinero negro, sino que también se calcula que entran diariamente a
México unas 2.000 armas provenientes de Estados Unidos. El panorama no parece
muy esperanzador: el recién electo Donald Trump ya ha hablado claramente a favor
de la enmienda para mantener la posibilidad de que el ciudadano estadounidense
posea armas, algo que seguramente le hará un flaco favor al tránsito de armas
ilegales a México. Mientras tanto, en Estados Unidos aumenta el consumo de droga;
en concreto, el consumo de heroína es especialmente preocupante, porque
prácticamente se triplicó entre 2007 y 2014 y llega a causar 10.000 muertes al año.

En México, los cárteles trafican con drogas, contrabando, armas y personas y lavan
su dinero con bancos y proyectos económicos. En la actualidad, los grupos están
más fragmentados, tienen un peso más local y diversifican sus actividades ilícitas
para obtener más ingresos. El país sigue albergando las organizaciones criminales
más peligrosas, violentas y sofisticadas del hemisferio norte, que consiguen
extender sus redes hasta Canadá, Argentina e incluso a países de Europa.

Unidad III. La sociedad civil organizada ante la realidad


mexicana.

3.1. Sociedad civil

La sociedad civil independiente y organizada en México surge a raíz del terremoto


del 19 de septiembre de 1985. Después de 32 años, hemos sido testigos y
participantes de acciones solidarias de una magnitud sólo comparable con el
tamaño de la tragedia del “otro” 19 de septiembre. Muchos mexicanos, en su
mayoría jóvenes, se organizaron de una manera asombrosa, protagonizando
esfuerzos de rescate y ayuda que surgieron de forma inmediata, espontánea y
orgánica. Esta vez, gracias a la existencia de las redes sociales, se generaron
redes de voluntarios y brigadistas, solicitudes de ayuda, un sinnúmero de centros
de acopio y plataformas virtuales para conectar esfuerzos ciudadanos como la ya
icónica plataforma Verificado19s.

La respuesta de las organizaciones de la sociedad civil (OSC) fue igual de


poderosa. Diversas instituciones se activaron de manera inmediata y se
adueñaron del reto dentro de sus posibilidades y márgenes de acción
institucionales, a pesar de las limitaciones que les impone el entorno para su
operación.

3.2. Organizaciones de la sociedad civil como alternativa frente a


la crisis de partidos políticos y grupos de presión.

En el 2014, de acuerdo con datos del INEGI, las OSC o instituciones sin fines de
lucro (ISFL) en México representaron el 3% del Producto Interno Bruto (PIB). En
perspectiva, en ese mismo año, el sector agrícola aportó un 3.1% del PIB. Aunado
a esto, las ISFL representan 21% de todo el valor agregado en el sector educativo;
12% en el campo de las artes, el entretenimiento, y la recreación; y casi el 5% en
salud y asistencia social, de acuerdo con información obtenida en el reporte The
State of Global Civil Society and Volunteering, del Centro de Estudios de la
Sociedad Civil de la Universidad Johns Hopkins.

A pesar del peso específico de este sector en la economía y de su contribución


para el fortalecimiento de la democracia, en México solamente existen un total de
60 mil 205 instituciones sin fines de lucro privadas, cifra que en un país con cerca
de 120 millones de habitantes resulta marginal comparada con otros países de la
región. Chile, por ejemplo, cuenta con más de 100 mil OSC y una población de 18
millones de personas.

El “subdesarrollo” de la sociedad civil organizada en México se debe, en gran


medida, a que nuestro país aún no cuenta con una política nacional coherente e
integral para regular y promover el sector de las ISFL. Entre los distintos retos y
obstáculos que enfrentan, sobresalen la escasez de financiamiento y la
sobrerregulación.
A. Escasez de financiamiento

Si bien existen OSC que han sabido captar fondos, donaciones de fundaciones y
programas internacionales, la realidad es que no todas las organizaciones tienen
acceso a estos recursos ni cuentan con la capacidad para procurarlos de forma
sustentable.

B. Sobrerregulación entorpecedora

La personalidad jurídica más común entre las ISFL es la de asociación civil. La


constitución legal se hace ante un notario público y tiene un costo en tiempo y
dinero. Posteriormente, si así se desea, se puede obtener el estatus de donataria
autorizada, el cual es una prueba legal de formalidad y seguridad jurídica para
quien quiere donar, además de que permite conceder al donante beneficios
fiscales a través de la deducibilidad. Si la organización quiere tener posibilidades
de solicitar fondos públicos, debe obtener también una clave única para el registro
federal de las OSC. Cada uno de estos pasos implica costos: de registro,
verificación y cumplimiento anual.

3.3. Organizaciones No Gubernamentales que defienden y


protegen los Derechos Humanos

Muchas organizaciones por todo el mundo dedican sus esfuerzos para proteger
los derechos humanos y acabar con sus abusos. Las principales organizaciones
de derechos humanos disponen de páginas web extensas documentando
violaciones de los derechos humanos y hacen una llamada para tomar medidas
para remediar tales violaciones, tanto a nivel gubernamental como a nivel de la
gente de la calle. El apoyo y la condena pública de los abusos es importante para
su éxito, ya que cuando las organizaciones pro-derechos humanos son más
eficaces es cuando sus llamamientos en pro de la reforma van respaldados por un
fuerte apoyo del público.

ORGANIZACIONES NO GUBERNAMENTALES.

El Fondo para la Defensa de los Niños (CDF por sus siglas en inglés):
El CDF es una organización en defensa de los niños, que trabaja para asegurar la
igualdad de condiciones para todos los niños. CDF aboga por políticas y
programas que saquen a los niños de la pobreza, los protejan del abuso y el
abandono, y garanticen su derecho a un cuidado médico y educación por igual.

Derechos Humanos Sin Fronteras:

HRWF se centra en dirigir, investigar y analizar situaciones en el ámbito de los


derechos humanos, al igual que promover la democracia y el cumplimiento de la
ley a nivel nacional e internacional.

Amnistía Internacional:

La Amnistía Internacional es un movimiento mundial de personas que realizan


campañas para el reconocimiento internacional de los derechos humanos para
todos. Con más de 2.2 millones de miembros y suscriptores en más de 150
países, ellos dirigen investigaciones y generan acciones para prevenir y terminar
los graves abusos de los derechos humanos y exigir justicia para aquellos cuyos
derechos han sido violados.

Asociación Nacional para la Progresión de la Gente de Color:

La misión de NAACP es asegurar la igualdad de derechos económicos, sociales,


educativos y políticos y eliminar el odio racial y la discriminación racial.

3.4. Observatorios ciudadanos.

El término observatorio hace alusión a la denominación bajo la cual un número de


personas y/u organizaciones se agrupa con el objetivo de impulsar o vigilar un
proceso, una política o un actor en específico. El término recuerda un ejercicio de
contraste, en el cual la figura del Observatorio surge como una entidad que, sin
ser la responsable directa de una política o proceso en específico, la observa o
evalúa desde fuera; en este sentido, la connotación del término observatorio
conlleva una distancia de la figura gubernamental que inyecta autonomía y cierto
nivel de imparcialidad a las observaciones.
Un observatorio tiene una vida orgánica plural de la cual se esperan anotaciones
enriquecidas por distintos puntos de vista, todos ellos acreditados en sus
respectivas materias. Es decir que un elemento constitutivo del observatorio es el
no ser una entidad unipersonal; se trata generalmente de colectivos que bien
pueden estar integrados por individuos o por organizaciones de distinta
naturaleza. Si se tratase únicamente de una persona aislada, el término
observatorio debería ser sustituido por el de especialista.

un observatorio se refiere a un conjunto de individuos o personas que se agrupan


en un espacio autónomo con el fin de monitorear, evaluar e incidir en
determinadas políticas o procesos, las cuáles pueden variar en su naturaleza. Un
elemento distintivo de los Observatorios es su independencia técnica con respecto
a las entidades de gobierno, así como el ejercicio de contraste que realizan entre
lo que es y lo que debería ser con respecto a determinada situación. Las
actividades principales de un observatorio son la elaboración de diagnósticos, la
redacción de informes y reportes al respecto y la difusión de los resultados
obtenidos. Uno de los instrumentos principales es el Internet, no obstante, algunos
observatorios pueden usar instrumentos de investigación cualitativa o cuantitativa
más específicos, cómo encuestas o indicadores. Finalmente, debe señalarse que
los observatorios pueden trabajar en distintos ámbitos geográficos, ya sea
nacional, regional, estatal o municipal.

3.5. Contralorías sociales.

La Contraloría Social, conforme al artículo 69 de la Ley General de Desarrollo


Social, se define como “[...] el mecanismo de los beneficiarios, de manera
organizada, para verificar el cumplimiento de las metas y la correcta aplicación de
los recursos públicos asignados a los programas de desarrollo social.”

Por su parte, el artículo 71 del mismo ordenamiento establece como funciones de


la Contraloría Social:
 “I. Solicitar la información a las autoridades federales, estatales y municipales
responsables de los programas de desarrollo social que considere necesaria
para el desempeño de sus funciones;
 “II. Vigilar el ejercicio de los recursos públicos y la aplicación de los programas
de desarrollo social conforme a la Ley y a las reglas de operación;
 “III. Emitir informes sobre el desempeño de los programas y ejecución de los
recursos públicos;
 “IV. Atender e investigar las quejas y denuncias presentadas sobre la
aplicación y ejecución de los programas, y
 “V. Presentar ante la autoridad competente las quejas y denuncias que
puedan dar lugar al fincamiento de responsabilidades administrativas, civiles o
penales relacionadas con los programas sociales.”

3.6. Organizaciones vecinales y comités de vigilancia.

Los comités de vigilancia vecinal, de vigilancia de la manzana, de vigilancia de la


ciudad o de vigilancia contra el delito —cualesquiera sean sus nombres—
constituyen uno de los medios más efectivos y menos costosos para prevenir la
delincuencia y reducir el miedo. La Vigilancia Vecinal lucha contra el aislamiento
que provoca la oportunidad para el delito y lo alimenta. Asimismo, forja vínculos
entre los residentes de un área, ayuda a reducir los robos y asaltos y mejora las
relaciones entre la policía y las comunidades a las que ella sirve.

Cuando un grupo decide formar una Vigilancia Vecinal, se pone en contacto con la
policía, la Oficina de Seguridad Municipal o la entidad que exista para dichos fines
a fin de que le ayuden a capacitar a sus miembros en materias de seguridad en el
hogar y en cómo hacer denuncias. Allí recibe información sobre las peculiaridades
de los delitos locales.

Selecciona un coordinador y jefes de manzana, quienes asumen la


responsabilidad de organizar reuniones y suministrar información a los miembros.
Recluta a los integrantes, se mantiene al día respecto a los nuevos residentes y
realiza esfuerzos especiales para atraer a los ancianos, los padres que trabajan y
la gente joven.

Trabaja con el municipio local u otra entidad para poner carteles de vigilancia
vecinal, generalmente luego de que el 50% de todos los hogares se hayan afiliado.

Cualquier residente de la comunidad puede pertenecer, ya sea hombre o mujer,


joven o de edad, casado o soltero, arrendatario o propietario.

Un grupo de ciudadanos interesados, una organización de la comunidad o una


agencia de aplicación de la ley puede dar impulso al esfuerzo de organizar una
Vigilancia Vecinal.

Los miembros aprenden a mejorar la seguridad de sus hogares, vigilar el barrio y


cuidar de los vecinos, y denunciar a la policía o los organismos municipales de
seguridad las actividades que les despiertan sospechas.

Usted puede formar un comité de vigilancia alrededor de cualquier unidad


geográfica: manzana, edifico, parque, área comercial, complejo de viviendas
públicas, oficina, barrio, etc.

Los grupos de vigilancia no son policías sin uniforme.

Son ojos y orejas extras para denunciar delitos y ayudar a los vecinos.

La vigilancia vecinal ayuda a alimentar el orgullo, el sentido de pertenencia y sirve


de trampolín para aunar esfuerzos que incumben a los intereses de la comunidad,
tales como la recreación de los jóvenes, el cuidado de los niños y la vivienda de
bajo costo.

3.7. Impacto de la sociedad civil organizada en la solución de


problemáticas de la realidad mexicana.

La sociedad civil organizada ha vivido un intenso proceso de crecimiento en todo


el mundo y este fenómeno ha estado también presente en México. Los
ciudadanos, a través de sus organizaciones, asumen papeles y ocupan espacios
antes reservados sólo a los gobiernos. La nueva presencia ciudadana es uno de
hechos que definen ahora a la modernidad y una de las mayores esperanzas en la
construcción social del milenio que comienza. En México, las organizaciones de la
sociedad civil son expresión de la nueva democracia. A través de sus
organizaciones, los ciudadanos encuentran cauces de participación y se
comprometen con la construcción de su sociedad. Las organizaciones son,
asimismo, el instrumento que tienen ahora los ciudadanos para participar, junto
con el gobierno, en la edificación del Estado mexicano.

Hacen parte también de la discusión académica. Se trata, como se ha podido ver,


de una problemática que aborda temas centrales de la discusión teórica, pero
también, y, sobre todo, que busca, a partir de esa misma reflexión, aportar
elementos para que las organizaciones se comprendan mejor y también puedan
dar mayor calidad a su acción y elevar su impacto.
Fuentes consultadas:

https://es.wikiquote.org/wiki/Sociedad

http://conceptodefinicion.de/cultura/

http://diferenciaentre.info/diferencia-entre-cultura-y-sociedad/

http://curiososdelasociologia.blogspot.com/2011/03/el-factor-cultural.html

http://www.ir-sp.com/blog/que-es-el-comite-de-vigilancia/

https://www.monografias.com/docs/Concepto-De-Contraloria-P3EG5QVFJDGNY

http://www.filosofia.net/materiales/sofiafilia/hf/soff_mo_16_c.html

https://www.monografias.com/docs/Concepto-De-Contraloria-P3EG5QVFJDGNY

http://economipedia.com/definiciones/organizacion-no-gubernamental-ong.html

http://givinginternational.es/que-es-una-ong-y-cual-es-su-funcion/

https://www.agci.cl/index.php/glosario/189-s/460-sociedad-civil-organizada

https://definicion.de/asociacion-civil/

http://www.sosteniblepedia.org/index.php?title=Sociedad_civil_organizada#Sociedad_civil_organiza
da

http://guiasjuridicas.wolterskluwer.es/Content/Documento.aspx?params=H4sIAAAAAAAEAMtMSbF
1jTAAAUNjc2NTtbLUouLM_DxbIwMDCwNzAwuQQGZapUt-
ckhlQaptWmJOcSoA7eh5HDUAAAA=WKE

http://villasdelpilar.org.ve/asamblea-de-ciudadanos/?i=1

http://www.unidosporlosderechoshumanos.mx/voices-for-human-rights/human-rights-
organizations/non-governmental.html

http://www.estepais.com/articulo.php?id=1272&t=sociedad-civil-la-sociedad-civil-organizada-en-
mexico-hacia-un-nuevo-modelo

http://segured.com/las-bases-de-la-vigilancia-vecinal/

https://www.gob.mx/sfp/articulos/que-es-la-contraloria-social-y-cual-es-su-marco-legal

http://www.observatoriosciudadanos.org.mx/quees01.aspx