Está en la página 1de 2

MOSTAGÁN, UN NOMBRE DE RAÍZ FENICIA, QUE NADA TIENE QUE VER CON

MAZAGÓN

José Luis Gozálvez Escobar

Sin tratar de ocultar la tesis que defiendo sobre el origen portugués de Mazagón,
traigo a estas páginas amigas un pequeño capítulo de la historia de un puerto
mediterráneo que sí tuvo un claro origen fenicio. Su nombre tiene una sonoridad que
nos recuerda a nuestra playa, pero nada más. La historia y hasta la propia etimología
de ambos lugares distan mucho de tener similitudes.

Mostaganem o Mostagán (en árabe: ‫ )ﻣﺴ ـ ـ ـ ـ ـ ـ ـ ـ ـ ــﺘﻐﺎﻧﻢ‬es el nombre de una ciudad de Argelia,
capital de la provincia o wilaya homónima, al oeste de la costa. Puerto en el golfo
de Arzew, su riqueza actual procede de ser una gran exportadora de productos
agrícolas.

Sus orígenes se remontan a la época fenicia, cuando era un puerto púnico llamado
Murustaga. Reconstruida por los romanos bajo el nombre de Cartenna en el siglo III,
fue refundada en el siglo XI por el príncipe almorávide Yusuf ibn Tašufin. Durante la
expansión otomana, desde siglo XVI, se convirtió en una base corsaria de considerable
importancia.

Pero Mostagán se vinculó a la historia española gracias a la expedición de Blas de Lezo,


en febrero de 1733, que tenía por objetivo liberar la ciudad asediada de Orán. Ante la
presencia de la potente flota española, las nueve galeras otomanas que bloqueaban su
puerto huyeron en desbandada. Lezo persiguió a la nave capitana de Bey Azen hasta la

1
ensenada de Mostagán, defendida por dos fuertes y 4.000 enemigos. Lejos de
detenerse, Lezo entró impetuoso en aquellas aguas protegidas, arrasando sus
fortificaciones con gran pericia artillera y asaltando la nave capitana ante el terror de
los musulmanes. Así se destruyó, según la leyenda, sin duda, algo fantástica, uno de los
puertos más importantes de los corsarios de Berbería, uno de los grandes azotes del
comercio y la navegación por aguas del Mediterráneo y hasta del Atlántico andaluz,
como es sabido.

Septiembre de 2018