Está en la página 1de 2

Estad quietos y sabed que yo soy Dios” (Salmo 46:10)

SILENCIO (1 MINUTO)

ORACION DE APERTURA

Juntos:
Enséñanos a contar de tal modo nuestros días, que traigamos al corazón sabiduría.
Porque mil años ante tus ojos son como el día de ayer que ya pasó, y como una vigilia de la noche.
Sea la gracia del Señor nuestro Dios sobre nosotros.
Confirma, pues, sobre nosotros la obra de nuestras manos; sí, la obra de nuestras manos confirma.
(Salmo 90: 12, 4 y 17)

PAUSA

Juntos:
Nuestra alma espera al Señor;
Él es nuestra ayuda y nuestro escudo; pues en Él se regocija nuestro corazón, porque en su santo
nombre hemos confiado. Sea sobre nosotros tu misericordia, oh Señor, según hemos esperado en
ti.
(Salmo 33:20-22 NVI)

PAUSA

Juntos:
"Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre.
Venga tu reino.
Hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo.
Danos hoy el pan nuestro de cada día.
Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros hemos perdonado a nuestros deudores.
Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal.
Porque tuyo es el reino y el poder y la gloria para siempre jamás. Amén."
(Mateo 6:9-13 LBLA)

PAUSA

Juntos:
Señor, tú dices que “En arrepentimiento y en reposo seréis salvos; en quietud y confianza está
vuestro poder.” Enséñame a descansar y confiar en ti a través del resto de este día.
“Enséñame, oh Señor, tu camino; andaré en tu verdad; unifica mi corazón para que tema tu nombre.
Porque grande es tu misericordia para conmigo.”
(Isaías 30:15b y Salmo 86:11, 13 NVI)

PAUSA

En el grupo, comparta brevemente sus pensamientos y sentimientos sobre esta experiencia.

CONCLUYA CON SILENCIO (1 minutos)


Estad quietos y sabed que yo soy Dios” (Salmo 46:10)

SILENCIO (1 MINUTO)

ORACION DE APERTURA

Juntos:
Enséñanos a contar de tal modo nuestros días, que traigamos al corazón sabiduría.
Porque mil años ante tus ojos son como el día de ayer que ya pasó, y como una vigilia de la noche.
Sea la gracia del Señor nuestro Dios sobre nosotros.
Confirma, pues, sobre nosotros la obra de nuestras manos; sí, la obra de nuestras manos confirma.
(Salmo 90: 12, 4 y 17)

PAUSA

Juntos:
Nuestra alma espera al Señor;
Él es nuestra ayuda y nuestro escudo; pues en Él se regocija nuestro corazón, porque en su santo
nombre hemos confiado. Sea sobre nosotros tu misericordia, oh Señor, según hemos esperado en
ti.
(Salmo 33:20-22 NVI)

PAUSA

Juntos:
"Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre.
Venga tu reino.
Hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo.
Danos hoy el pan nuestro de cada día.
Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros hemos perdonado a nuestros deudores.
Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal.
Porque tuyo es el reino y el poder y la gloria para siempre jamás. Amén."
(Mateo 6:9-13 LBLA)

PAUSA

Juntos:
Señor, tú dices que “En arrepentimiento y en reposo seréis salvos; en quietud y confianza está
vuestro poder.” Enséñame a descansar y confiar en ti a través del resto de este día.
“Enséñame, oh Señor, tu camino; andaré en tu verdad; unifica mi corazón para que tema tu nombre.
Porque grande es tu misericordia para conmigo.”
(Isaías 30:15b y Salmo 86:11, 13 NVI)

PAUSA

En el grupo, comparta brevemente sus pensamientos y sentimientos sobre esta experiencia.

CONCLUYA CON SILENCIO (1 minutos)