Está en la página 1de 10

1

JESÚS RESUCITA AL HIJO DE


LA VIUDA DE NAÍN
BIENVENIDA 10 MINUTOS
PARA LA PRIMERA CLASE.
Hoy les traigo una tabla de surfear (un dibujo o foto). ¿habías visto una de
éstas? (espera respuestas) ¿Has visto alguna vez a alguien surfear? (espere
respuestas) Hoy te voy a contar la historia maravillosa de Bethany Hamilton.
Bethany comenzó a surfear bien temprano en su vida. De hecho, participó de
su primera competencia en este deporte cuando tenía ocho años.
Increíblemente ganó tanto en la división de tablas cortas como en la de tablas
largas en esa competencia. No había duda de que ella tendría un brillante
futuro en el deporte de tablas.
Al cumplir los trece años, Bethany fue a surfear en las costas de la isla de
Kauai en Hawái cuando fue atacada por un tiburón tigre de 14 pies. Debido a
este ataque, Bethany perdió un brazo. También perdió el 60% de su sangre y
tuvo que ser operada en varias ocasiones. La mayoría de las personas
asumieron que su sueño de ser una surfista profesional había terminado, pero
no fue así. Bethany tenía una confianza grande en Dios y eso hacía que tuviera
una actitud positiva ante la vida. Milagrosamente, justo un mes después del
ataque, Bethany retornó al agua y continuó persiguiendo la meta de ser una
surfista profesional. En el año 2007, Bethany logró su meta: era una
profesional en el deporte y dos años más tarde llegó a tener el segundo lugar
en el Campeonato Juvenil Mundial. ¡Eso es dar un giro milagroso!
Nuestra lección bíblica habla sobre un cambio más milagroso todavía. Diga:
Bienvenidos niños, Hoy veremos a una mujer que era viuda perder a su único
hijo, pero que, al encontrarse con Jesús lo vio resucitar para regresar con ella.
Jesús lo resucitó. Haga una oración.

PARA LA SEGUNDA CLASE.


Pida a un voluntario que, de un resumen de la lección, luego a otro voluntario
para que dé la bienvenida a todos y un último voluntario para que haga la
oración de inicio.
2
MINISTRACIÓN
PRIMERA PARTE. 5 MINUTOS
 Hablarles sobre posibilidad de orar por las personas que están enfermas.
 Guiarlos a que oren por todos aquellos saben que están pasando por
enfermedades.

SEGUNDA PARTE. 5 MINUTOS


 Enfatizar sobre la importancia de orar por las personas que han perdido a un ser
querido, ellos tienen necesidad del consuelo que solo Dios puede dar.
 Guiarlos a que tengan un tiempo de oración en el que pidan por personas que han
perdido a sus hijos o a seres cercanos a ellos.

TEXTO AUREO: 10 MINUTOS


“No temas, porque Yo estoy contigo. Soy tu
Dios. Te fortaleceré y te ayudaré”.
(Isaías 41.10).
LECCIÓN 5 MINUTOS
1 – Jesús entiende a las personas, a cualquier persona. El relato de Lucas
7:11-17 es una prueba de esto.
Una viuda, es una mujer a la que se le murió el esposo, ¿conocen a alguna
señora que se quedó sin esposo, porque éste murió? Pues a esa señora se le
conoce como viuda, en los tiempos de Jesucristo ninguna legislación
garantizaba el sustento para las viudas; no había fondos de pensión. Como
ellas habían sido dependientes de sus maridos, se hacían dependientes de sus
padres o familias, o de las familias de sus maridos.
Sin embargo, había algunas leyes que aliviaban un poco la situación.
 El hijo mayor asumía el control de la familia, si tenía edad. Él tenía la
responsabilidad de sustentar a la madre.
 Podían participar libremente de banquetes.
En la actualidad, las mujeres que quedan viudas, o las que, debido a las
circunstancias, necesitan cuidar solas de sus hijos, también enfrentan
dificultades.

EL PODER DE DIOS
Jesús transformó el dolor de la madre en alegría cuando devolvió la vida al
joven. Con seguridad ese milagro no era esperado ni imaginado por esa madre.
Eso nos muestra que no hay obstáculos que Dios no pueda vencer para cumplir
3
sus propósitos. Él tiene el control de todos los medios posibles para hacer lo
que desea.
Dios puede hacer cosas espectaculares para todos nosotros. Aún frente a
situaciones complicadas y sin solución aparente, tu y yo podemos confiar en
que, si Dios quiere, puede hacer algo en nuestro favor.

2 – LA COMPASIÓN DE JESÚS
Compasión es tener piedad, pena, dolor, condolencia del otro. Jesús tuvo pena
de la viuda, se condolió con su situación. Ese hijo era el único sostén y ánimo
terrenal para esa mujer. Jesús sabía que ser viuda no era una buena situación.
Por eso, al acercarse le transmite compasión con las palabras “No llores”. En
esa frase corta se nota la expresión de mucha simpatía. Es muy importante
recordar que nuestras palabras, dichas con cariño, pueden aliviar el
sufrimiento de mucha gente. Cristo es nuestro ejemplo en la forma como
debemos hablar con los demás.
En seguida Jesucristo tocó el cajón. Jesús entendía que más importante que
cualquier otra cosa es aliviar el dolor de las personas.
La compasión de Jesús no disminuyó. Todavía hoy podemos oír su voz
simpática decir: “Conozco tus lágrimas; yo también he llorado. Conozco los
pesares demasiado hondos para ser susurrados a ningún oído humano. No
piensés que estás solitario y desamparado.

3 – LA INICIATIVA DE JESÚS
La viuda no pidió el milagro. Jesucristo hizo el milagro por iniciativa propia.
Es cierto que la Biblia afirma que quien pide recibe. Pero la Biblia también
afirma que él nos amó primero. En el milagro a la viuda, vemos una descripción
clara de la salvación. Nosotros no buscamos a Dios, estábamos lejos de Dios,
éramos extraños para él.
Siempre escuchamos que necesitamos acercarnos a Dios, que necesitamos dar
el primer paso en dirección a él. Pero la historia de la salvación muestra que
Dios tuvo compasión de nosotros. Él tomó la iniciativa y envió a su Hijo a la
tierra para que con su muerte Jesús viniera a nuestro encuentro y nos diera la
oportunidad de la salvación.
Jesús tomó la iniciativa, y todo lo que podemos hacer es aceptar por la fe la
dádiva maravillosa de la vida que solo él puede dar. La viuda no tomó la
iniciativa, pero Jesús conocía sus necesidades. Por eso, él fue hasta ella, hizo
un milagro que ella ni había pedido. Lo mismo hará por ti.

4 – PODER Y COMPASIÓN
Dios es amoroso, y cuida de nosotros en cualquier circunstancia.
El episodio de la viuda de Naín nos muestra que la supuesta ausencia de Dios
no dura para siempre. También nos muestra que la vida está hecha de
4
contratiempos, de angustias, de desafíos, de malentendidos. En todo eso hay
un Dios que nos acompaña y se dispone a hacer algo.
Es probable que estés necesitando un milagro en tu familia. Es posible que le
has orado a Dios, y todavía no sucedió lo que le pides. Es el momento de dejar
que Dios actúe con poder y compasión, permitiendo que tome la iniciativa de
obrar en ese problema.
Eso solo será posible si permites que Dios tome el control, supliquemos hoy
para que nos deje entender su voluntad.

HISTORIA 10 MINUTOS
1 – Lea y relate la historia.
Poco después de curar al siervo del oficial del ejército, Jesús sale de
Capernaúm y se dirige a una ciudad llamada Naín, que está a más de 30
kilómetros al suroeste. Pero no está solo, con él van sus discípulos y muchas
otras personas. Cuando están muy cerca de Naín, probablemente al anochecer,
se encuentran a bastantes judíos en un cortejo fúnebre. Van cargando el
cadáver de un joven para enterrarlo fuera de la ciudad.
La madre del muchacho está totalmente desconsolada. Es viuda y acaba de
perder a su único hijo. Cuando murió su esposo, al menos le quedó el consuelo
de tener a su amado hijo con ella, así que debía de estar muy unida a él. Pero
ahora que ha muerto, han desaparecido todas sus ilusiones y la garantía de
tener a alguien que la cuide en el futuro. ¿Quién le hará compañía y le ofrecerá
su apoyo?
Cuando Jesús ve el dolor de la mujer y lo triste que es su situación, se
conmueve profundamente. Con ternura y con una seguridad que transmite
confianza, le dice: “No llores más”. Pero no se limita a decirle eso. Se acerca
a la camilla funeraria y la toca. La manera en que se dirige a la mujer y sus
acciones impresionan tanto a los que lloran la muerte del joven que se
detienen. Muchos seguramente se preguntan por qué le ha dicho eso Jesús y
qué va a hacer.
Jesús resucita al joven y se lo entrega a su madre; la multitud mira asombrada.
¿Y qué pensarán los que viajan con Jesús? Ellos lo han visto curar a muchos
enfermos. Sin embargo, parece que nunca lo han visto resucitar a nadie. Saben
que siglos atrás algunos volvieron a la vida, pero ¿podrá Jesús resucitar a
alguien que ha muerto? Jesús ordena: “Joven, yo te digo: ¡levántate!”.
Entonces, el muchacho se incorpora y empieza a hablar. A continuación, Jesús
se lo entrega a su madre, que no sale de su asombro. La mujer siente una
inmensa alegría. Ya no estará sola.
Cuando la gente ve que el joven está vivo, alaba a Jehová, la Fuente de la
vida. Unos dicen: “Un gran profeta ha surgido entre nosotros”. Otros se dan
cuenta de la importancia de lo que acaba de suceder y afirman: “Dios
5
se ha acordado de su pueblo”. La noticia de este impresionante milagro se
esparce por toda la región y seguramente llega a Nazaret, donde se crió Jesús,
que está a unos 10 kilómetros. De hecho, hasta en Judea se enteran de lo que
ha ocurrido.
Juan el Bautista, que todavía está en prisión, tiene mucho interés por las obras
que realiza Jesús.

PREGUNTAS
Reparta premios a los que respondan.

 ¿Qué hace cuando sus discípulos le hablan de estos milagros?


 ¿Con qué se encuentra Jesús cuando está a punto de llegar a Naín?
 ¿Qué siente Jesús al ver aquella escena, y qué hace a continuación?
 ¿Cómo reacciona la gente al ver el milagro que Jesús ha hecho?

2 – JESÚS RESUCITA AL HIJO DE LA VIUDA DE NAÍAN de Lucas 7:11-17.


Elija a 7 niños que pueda leer. Asigne un versículo de la lectura a cada uno.
Por turno, en voz clara, despacio que cada uno lea el versículo. Cuando lean
toda la historia diga: Un día, Jesús y sus discípulos estaban caminando hacia
un pueblo llamado Naín. Mientras se acercaban a la puerta del pueblo, un
difunto estaba siendo llevado a enterrar a las afueras del pueblo. El era hijo
único de una viuda, la cual estaba muy triste porque ya no tenía a nadie que
la cuidara. Cuando Jesús vió esto, le dijo a la viuda, “No llores.”
Luego fue hasta el ataúd y lo tocó. “Joven, a tí te digo, levántate.” El muerto
se levantó y comenzó a hablar. Jesús le entregó a la viuda su hijo y los dos
dieron vuelta de regreso a su casa. ¡Esto es lo que yo llamo un cambio
milagroso!
Jesús quiere que tú y yo experimentemos un cambio milagroso también en
nuestras vidas. Jesús dijo: “Yo soy la resurrección y la vida. Todo aquel que
cree en Mí, aunque muera, vivirá; y todo aquel que vive y cree en Mí, nunca
morirá.” ¡Ese es el cambio milagroso que Jesús quiere para nosotros!
Pida que aquellos que quieren cambiar su vida, pasen adelante y ore por ellos.
Padre, gracias por darnos a Jesús, tu único Hijo, para darnos la victoria.
Recibimos tu nueva vida y te entregamos nuestra vieja vida, en el nombre de
Jesús oramos. Amén.

DINÁMICA 10 minutos
1 – COMPLETAR
Reparta la hoja 1 a todos, pida que completen las palabras secretas según la
clave, que usen el código superior para completar las palabras, mientras
repasa la historia y hace algunas preguntas de recordatorio. Ayude a los más
pequeños.
6
2 – EL HIJO DE LA VIUDA RESUCITADO.
Entregar una copia de la hoja 2 a cada alumno, provea crayones, pida que
pinten la escena y hable sobre el poder del Señor sobre la muerte. Repase la
historia y formule algunas preguntas de repaso.

ALABANZA DINÁMICA 10 minutos


Letra del canto basada en Marcos 9.23 “Para el que cree, todo es posible” e
Isaías 41.10 “No temas, porque Yo estoy contigo. Soy tu Dios. Te fortaleceré
y te ayudaré”. Reciten los textos hasta que la mayoría los aprenda. Luego pida
que todos piensen en alguna situación que necesite de fe y oración, ponga el
canto y pida a todos que adoren y al finalizar pida que oren por sus peticiones.
El audio lo pueden descargar del chat del ministerio de niños, lo pueden
reproducir en sus celulares y amplificarlo en clase para enseñarlo.

GRANDES VERDADES 5 MINUTOS


Recite de memoria el versículo de esta lección y luego recuérdeles de qué se
trata la historia de esta lección, diga que existen varias cosas que podemos
aprender de esta lección, pero hoy veremos una.

1. NUESTRO DIOS.
Todos lo que creemos tenemos un Dios, somos sus hijos, pertenecemos a Su
familia, a Su pueblo. El se dice nuestro Dios, nosotros le decimos: Dios nuestro.
El nos dice: mis hijos, mi pueblo y nosotros confesamos: Pueblo suyo somos.
Tenemos un Dios Todopoderoso.

2. NO TEMAS
Aunque en la vida pueden sucedernos muchas cosas malas, no debemos
llenarnos de miedo, porque tu y yo tenemos un Dios que está de nuestra parte.
No solo porque sabemos que Él es nuestro Dios, sino porque Él mismo nos dice
que no temamos, porque Él está con nosotros. Puede ser que no lo veamos,
pero Él está cerca de nosotros. Ante cualquier cosa que pase, Él nos defenderá,
nos ayudará y no nos desamparará jamás.

INTERCESIÓN: 5 MINUTOS
1 – Todos tomados de las manos (repitiendo en voz alta): “Señor te pedimos
que consueles a todos aquellos que han perdido a un ser querido y que tiene
mucho dolor en su corazón, fortalécelos, en el nombre de Jesús. Amen”. Y
todos aplauden.
7
2 – Todos tomados de las manos (repitiendo en voz alta): “Señor te pedimos
por aquellos que están cerca de morir en hospitales, todos aquellos que están
sufriendo pedimos que los levantes, que hagas milagros, los milagros que sólo
tu puedes hacer, lo pedimos creyendo en el nombre de Jesús”. Y todos dicen
“amén”.

PROGRAMACIÓN
MIÉRCOLES DOMINGO
1. Oración y Bienvenida - 10 min 1. Oración y Bienvenida - 10 min
2. Historia 1 - 10 min 2. Historia 2 - 10 min
3. Receso - 5 min 3. Receso - 5 min
4. Lección 1 - 5 min 4. Lección 3 - 5 min
5. Texto áureo - 10 min 5. Dinámica 2 – 10 min
6. Receso - 5 min 6. Receso - 5 min
7. Dinámica 1 - 10 min 7. Alabanza Dinámica - 10 min
8. Lección 2 - 5 min 8. Texto áureo - 10 min
9. Receso - 5 min 9. Receso - 5 min
10. Alabanza Dinámica - 10 min 10. Lección 4 - 5 min
11. Grandes verdades 1 - 5 min 11. Intercesión 2 - 5 min
12. Receso - 5 min 12. Receso - 5 min
13. Ministración 1 - 5 min 13. Grandes verdades 2 - 5 min
14. Intercesión 1 - 5 min 14. Ministración 2 - 5 min
8

Hoja 1

El muerto se incorporó y comenzó a hablar, y Jesús se lo entregó a su madre.


Lucas 7:17 (NVI)
Cada número representa una letra del alfabeto. Sustituye cada letra por el
número correspondiente para resolver las palabras secretas.
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16
I K Y U Q T M W C Ñ D G A P V R

17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32
Ó E Á Í Ú F B N Z É J X O H S L

1. 7-4-18-16-6-29 ____________________________________________________________

2. 32-18-15-13-24-6-13-16 _____________________________________________________

3. 30-1-27-29 ________________________________________________________________

4. 13-32-13-23-13-16 _________________________________________________________

5. 15-1-4-11-13 ______________________________________________________________

6. 7-13-11-16-18 _____________________________________________________________

7. 22-26-16-18-6-16-29 ________________________________________________________

8. 16-18-31-4-9-1-6-13-16 ______________________________________________________

CLAVE
MUERTO MADRE RESUCITAR LEVANTAR

HIJO VIUDA FÉRETRO ALABAR


Hoja 2
9
10

El muerto se incorporó y comenzó a hablar, y Jesús se lo


entregó a su madre. Lucas 7:17 (NVI)
Instrucciones: Las palabras de Lucas 7:11-17 (NVI)

JESÚS MULTITUD VIUDA PROFETA DIOS


COMPAÑÍA PUEBLO GRUPO LEVANTAR JOVEN
DISCÍPULOS MUERTO TOCAR HABLAR AYUDA
GRAN MADRE FÉRETRO ALABAR JUDEA