Está en la página 1de 18

1

Señor
JUEZ PROMISCUO MUNICIPAL DE PUERTO META (REPARTO)
E. S. D.

Referencia: Acción de Tutela como mecanismo


transitorio para evitar un perjuicio
irremediable.

Accionantes: N:N:(Concejala) de Puerto López (Meta) en


representación del Partido Liberal).

Accionados: Dirección Nacional del Partido Liberal


Colombiano, representada en el Señor Doctor
Horacio Serpa Uribe.

Presidencia de la Mesa Directiva del Comité


de Acción Liberal Departamental del Meta
del Partido Liberal Colombiano representado,
por el Dr. ANGELO VILLAMIL TORREZ
en su calidad de Presidente y Representante
a la Cámara y persona autorizada para la
entrega de avales en el departamento del
Meta.

Registraduria Municipal de Puerto López


departamento del Meta.

NN, mayor de edad y vecina de este Municipio, identificado civilmente como


aparece al pie de mi respectiva firma, actuando en nombre propio y en calidad de
Concejal en ejercicio del Municipio de Puerto López (Meta), me dirijo a ese
Despacho con fundamento en el Art. 86 de la Carta Constitucional con el fin de
obtener sentencia Judicial mediante el cual se TUTELE los derechos fundamentales
del DEBIDO PROCESO, EL DE ELEGIR Y SER ELEGIDO, EL DERECHO A
LA IGUALDAD, DIGNIDAD HUMANA Y BUEN NOMBRE tal y como lo
establecen los artículos 1, 13, 15, 29 y 40 de la carta política de Colombia con
fundamento en los siguientes:

FUNDAMENTOS DE HECHO

1. El día 14 de julio de 2015 , aparecieron los accionados y sin convocar a


todos y cada uno de los concejales en ejercicio afiliados al Partido Liberal
Colombiano, pues solamente lo hicieron con los colegas NN y NN a
quienes inscribieron en la lista por el partido junto a once (11) nuevos
aspirantes , ante la Registraduria del Estado Civil, entre los aspirantes llamados
a conformar la lista Liberal se encuentra la Joven NN, quien posteriormente
renuncio de manera irrevocable a sus aspiraciones y fundamento su decisión en
aspectos religiosos y reprocho tajantemente la decisión del Comité de Acción
Liberal, tanto así que insto al partido, a devolverle el AVAL que por derecho
propio me corresponde. El presidente del Comité de Acción Municipal, señor
NN, no incluyo mi hoja de vida ( carpeta) para la respetiva evaluación del
2

Comité Departamental, excluyendo sin justificación alguna a la suscrita


accionante, coartando la posibilidad no solo de aspirar a una nueva
elección sino la posibilidad de poder hacerlo por otro partido, pues la
Ley ya no lo permite.
2. Que la suscrita Concejal víctima de esta arbitrariedad y violación flagrante de los
derechos fundamentales, arriba enunciados en la actualidad me encuentro en el
ejercicio de mis funciones como Concejal de este Municipio perteneciente a la
Bancada Liberal, tal y como aparece en la parte accionante. Afirmo con toda
seguridad de la presente violación a mis derechos fundamentales porque hasta la
fecha desconozco el motivo por el cual el Partido Liberal me retira
intempestivamente el AVAL, además las autoridades competentes para resolver estas
divergencias que se susciten entre sus miembros contra la ética y la disciplina son:
por el partido Liberal; corresponde al Tribunal Seccional o Nacional
Disciplinario según sea el caso, o Comité de Ética, por faltas graves
establecidas en la ley 974 de 2005 más conocida como Ley de Bancadas,
siempre y cuando medien razones fundamentadas, mediante el debido
proceso, como ser escuchados, y rendir descargos y de encontrarse méritos
iniciar apertura de investigación formal.

3. No es la primera vez que el Partido Liberal viola derechos Fundamentales de los


Corporados, pues en las elecciones del año 2011, le retiraron el AVAL a 3 Concejales
de la Duma en similares hechos. debido a los continuos atropellos del Partido Liberal
contra sus miembros, el CONSEJO DE ESTADO, bajo Expediente: No.
440012331000201100207 01 (Acumulado) Veinticuatro (24) de abril de dos mil trece
(2013). Fallo de segunda instancia, sentó Jurisprudencia Y trajo a colación sentencia
de la Corte Constitucional e indico que “Bajo estos lineamientos, ha dicho la Corte:
“La Constitución consagró el derecho fundamental al debido proceso, entendido
éste como el conjunto de garantías que procuran la protección del individuo
incurso en una actuación judicial o administrativa, para que durante su trámite se
respeten las formalidades propias de cada juicio…..) .

En el mismo sentido en cuanto al abuso del Partido Liberal, en este caso


desconociendo sus propios Estatutos hicieron caso omiso a lo decido por el
TRIBUNAL NACIONAL DE GARANTIAS QUE DECLARO ILEGAL LA
ADOPCION DE LOS NUEVOS ESTATUTOS DEL PARTIDO LIBERAL
expedidos mediante Resolución 3007 de marzo 20/ 2013 ” por la cual se expide el
código de ética y Procedimiento Disciplinario del PLC” y como consecuencia de
ello el día 16 de julio de 2015 mediante sentencia del Consejo de Estado de fecha o
(05) de marzo (03) de dos mil quince (2015) bajo radicación No. AP 25000-23-41-
000-2013-00194-01 y en virtud de la demanda de Acción Popular presentada por el
ciudadano Silvio Nel Huertas Ramírez contra el consejo Nacional Electoral a donde
se cuestiona al Partido Liberal de actuar en contra del interés colectivo, de
violar la Moralidad Administrativa, de desconocer los principios democráticos y
de producir actos contra la constitución Política de Colombia, la Magistrada
Consejera Ponente Dra. STELLA DÍAZ DEL CASTILLO CONTO; explicó
alcances de decisión de los estatutos del PLC, Reiteró plazo de un mes para que el
Partido Liberal adopte toda su actividad política a los estatutos anteriores y un año
como plazo máximo para que se convoque al congreso liberal…..)

Es verificable que no estoy incursa en ninguna de las causales de inhabilidad o


impedimento para que se me excluya del aval. En suma mi actuar hasta la fecha ha sido
decoroso y he asumido con responsabilidad mis compromisos, con el Partido Liberal y con la
comunidad. No cursa en mi contra ni siquiera por lo mínimo un llamado de atención ni una
3

amonestación por parte del Tribunal Disciplinario del partido Liberal quien es el titular de la
acción Disciplinaria.

4. Respetado Juez Constitucional: es de su conocimiento, que el debido proceso


debe de aplicarse no solo a las actuaciones Judiciales sino a toda clase de
actuaciones Administrativas, en este caso que nos ocupa, de hecho los
Partidos Políticos funcionan como asociaciones por iniciativa Privada aun
cuando sujetas en su organización y funcionamiento a normas de derecho
Público y al Control y vigilancia del Estado. Esta manera de aparecer y existir
de las organizaciones Partidistas, es consecuencia de la forma amplia e
incondicional de como en la constitución se regula el derecho de Asociación
Política, que es derecho Constitucional Fundamental. De esta manera entonces
se supone que si el estado que es quien ejerce el Control sobre Los Partidos
Políticos en Colombia, estos no deben vulnerar derechos Fundamentales, de
llegar hacerlo rompería con el Principio del Estado Social de Derecho como principio
medular de nuestra organización política.

5. Su señoría la AUTONOMIA de los Partidos Políticos en Colombia no es


absoluta, Pues como ya se mencionó todas sus Actuaciones deben consultar
con el debido Proceso, ni tampoco la DISCRESIONALIDAD que ellos
arguyen es sin límites, la Real Academia Española, la define Como “la facultad
que otorga el ordenamiento jurídico a un órgano administrativo para decidir sobre un
tema del cual no está contemplada una solución estricta en el reglamento o norma, o
si ésta es ambigua. Se colige entonces que los Partidos Políticos NO pueden
Confundir dicha Discrecionalidad que ellos aplican en muchos casos, para cometer
atropellos contra sus militantes, y miembros de Corporaciones Públicas, dicho de
otra manera la discrecionalidad es “el margen de arbitrio que el Derecho da a los
órganos y organismos del Estado para ejercitar sus competencias en atención a los
fines para los que fueron establecidas y en atención al interés público.” Esta facultad
no es ilimitada, ni está por sobre la ley, en cuanto es derivada de ella misma, la ley
deja a la Administración un poder libre de apreciación para decidir si debe obrar o
abstenerse o en qué momento debe obrar o cómo debe obrar o en fin qué contenido
va a dar a su actuación. Se pone de relieve que Con esta arbitrariedad del Partido
LIBERAL COLOMBIANO, en el sentido de cortar de tajo las aspiraciones Políticas
de la suscrita, constituye una violación directa al DEBIDO PROCESO.

Honorable Juez Constitucional cercenarle los derechos Políticos a una mujer en


calidad de Concejal en ejercicio sin mediar si quiera notificación alguna, además de
vulnerar derechos Fundamentales, como el ELEGIR Y SER ELEGIDO, DEBIDO
PROCESO E IGUALDAD, atenta contra mi DIGNIDAD Y BUEN NOMBRE.

6. Para cualquier caso, de considerarse que me encuentro inmersa en la comisión,


de faltas LEVES, GRAVES O GRAVISIMAS ( capitulo l Procedimiento
sancionatorio artículos del 63 al 93) Y que en consecuencia involucrara
normas disciplinarias contempladas en los Estatutos, debió entonces
acudirse a las instancias del mismo partido, como lo es el TRIBUNAL
SECCIONAL O NACIONAL DISCIPLINARIO, Y EL TRIBUNAL DE
GARANTÍAS en caso de violación de derechos humanos, es decir estos son
los organismos competentes, para que mediante el debido proceso si se llegase
4

a las determinaciones del caso serían las instancias competentes para dirimir
las controversias. A este momento no existe motivo alguno para que se me
negara de manera excluyente y arbitraria el aval del que tengo derecho.

Su señoría en ningún caso estos Comités de Acciones Liberales Territoriales se


puede atribuir funciones que no estén previamente establecidas en los estatutos y
Resoluciones del Partido Liberal Colombiano, si bien es cierto que la dirección
Nacional les delega las funciones de escogencia y entrega de AVALES en el
departamento del Meta, en mi caso y de acuerdo con la SENTENCIA DEL
CONSEJO DE ESTADO al manifestar que “el otorgamiento del aval debe ser el
resultado de un proceso serio, democrático y razonado que refleje el auténtico sentir del
colectivo…) de igual manera ha dicho que “Tolerar este tipo de conductas sería
permitirle a los partidos que mutilen para el respectivo periodo el derecho a participar
en las elecciones.

7. Que los derechos fundamentales Son los atributos, prerrogativas y libertades


que se le reconocen a un ser humano por el simple hecho de serlo, e
indispensables para una vida digna. Sin ellos no es posible un desarrollo
civilizado de personas y de pueblos, en el que prevalezcan la libertad, el
respeto al derecho del otro, la justicia, la equidad, la tolerancia y la solidaridad.

8. Que el artículo 9 numeral 12 de los Estatutos del Partido Liberal establecen lo


siguiente: “SER PROTEGIDO POR LAS AUTORIDADES DEL
PARTIDO EN CASO DE VIOLACION DE SUS DERECHOS
FUNDAMENTALES”, difieren con la posición domínate y antidemocrática
tomada por los Señores delegados para otorgar los avales en este Municipio.

9. Se observa la intención de las directivas del Partido Liberal en causarme


daño pues, si bien es cierto que los partidos tienen la autonomia para
abstenerse en casos excepcionales, con causales debidamente fundamentadas
de otorgar los avales, en este caso, me encuentro en ejercicio, de mis
funciones, hasta el 31 de diciembre de 2015 y de lograr nuevamente el favor
Político de mis adeptos, iniciaría nuevamente el 1 de enero de 2016, es decir
no habría interrupción en el ejercicio del cargo, es por ello que tengo derecho
propio a ser Avalada por el Partido Liberal, tengo la prioridad de acceder al
aval. En este caso dicha autonomía y DISCRECIONALIDAD, de los partidos
políticos, no puede ser sinónimos de arbitrariedad, cercenando mis derechos a
la legitima defensa, contradecir las pruebas o argumentos por las cuales se
basan para negarme el AVAL, sin brindarme las garantías mínimas de defensa,
como quiera que nunca fui escuchada ni notificada de tan arbitraria decisión.

10. Me preocupa en gran medida que el Tribunal Seccional de Garantías del


partido Liberal en el Meta, quien es el órgano encargado de salvaguardar los
derechos fundamentales de sus militantes en caso de ser vulnerados, tienen
doble instancia, es decir al realizar la reclamación al tribunal seccional seria el
Tribunal de garantías Nacional quien dirimiría la controversia, solicitudes de
intervención para el amparo de nuestros derechos fundamentales, que
5

demorarían como mínimo 3 meses para ser resueltas, situación que preocupa
porque el plazo para modificación de listas vence el 1 de agosto de 2015 y
de no restaurarse mi derecho propio al que tengo de obtener el AVAL, se
produciría un daño irremediable a los derechos fundamentales enunciados,
como también al buen nombre, detrimento patrimonial y derecho a
representar la comunidad de porto lopence y Centro Poblado de Pachaquiaro
la cual represento y que tienen el deseo de avalarme con su voto de
confianza gracias a la gestión que de manera responsable he venido
adelantando en ese sector especialmente.

11. Se evidencia la intención dolosa por parte de los accionados de excluirme del
debate electoral del 25 de Octubre, de 2015 por considerar que posterior a la
publicación de la Ley 1475 de Julio 14 de 2011, no existe la posibilidad de
cambiar de opción partidista para hacer uso del derecho constitucional de
elegir y ser elegido, en igualdad de condiciones, pues en el caso de marras, se
me excluyo a la suscrita de la lista de los 13 concejales con aspiraciones de
revalidar la credencial, dejándome sin ninguna posibilidad para ejercer mis
derechos políticos ya que con la nueva reforma política a partir del 14 de Julio
de 2011 fecha en que fue sancionada la Ley 1475 de 2011 y promulgada en el
diario oficial, esta imposibilito a que miembros de corporaciones públicas de
un partido puedan renunciar a otro o inscribirse por un movimiento de firmas
con lapso de un año antes de la inscripción, situación que imposibilita y mi
deja incursa en causal de doble militancia, en el evento de intentarlo.

12. No media en mi caso, proceso disciplinario alguno de parte de los entes de


control del Estado, ni del partido en el cual milito , (Comité de Ética o
Tribunal Disciplinario) que sirviera de soporte para la determinación de
excluirme de la lista, en contravía de las mismos estatutos de la Dirección
Nacional Liberal.

13. Que la Dirección Nacional del Partido Liberal Colombiano, mediante


comunicación del nueve (9) de del Julio año en curso emitió comunicación a
la opinión pública en los siguientes términos: “Los delegados para conformar
las listas a Diputados, Concejales y miembros de Juntas Administradoras
Locales deben tener en cuenta que quienes ostentan actualmente la dignidad y
postularon su nombre nuevamente para las elecciones del 25 de Octubre,
tienen prioridad para hacer parte de ella. Solamente en casos excepcionales con
causales debidamente fundamentadas, pueden ser excluidos”. (Se anexa)

14. Que en observancia a la Constitución Política en materia de selección de


candidatos a cargos de elección popular contenidas en el Artículo 1, 13, 29, 40-
1, y 107, que consagran en su orden los derechos a participar en un orden
justo, pluralista y democrático, a la igualdad, al debido proceso, a la
conformación Y ejercicio del poder político, a elegir y ser elegido, a tomar
parte en las decisiones regionales en relación a la escogencia de candidatos a
alcaldías, Concejos, y Juntas administradoras locales, se me han cercenado
estos derechos.
.
6

Por todo lo anteriormente expuesto como fundamento factico de la presente Acción,


acudimos a su Señoría como Juez Constitucional para que se sirva tutelar y amparar
los derechos fundamentales vulnerados, con el fin de ser restablecidos bajo el amparo
y postulado de la inmediatez. Para ello describimos a continuación la procedibilidad y
el concepto de la violación que fundamentan la presente.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

Artículo 40 de la constitución política. Sobre los derechos de elegir y ser elegido, 29


DEBIDO PROCESO, 13 DERECHO A LA IGUALDAD, artículo 15 DERECHO AL
BUEN NOMBRE, art. 1 DERECHO A LA DIGNIDAD HUMANA. Además de las
normas de orden nacional, la violación de estos derechos de elegir y ser elegido tienen
también incidencia sobre normas internacionales como lo es; el derecho de todo ciudadano
a participar en la dirección de los asuntos públicos, a votar y ser elegido ya tener acceso a la
función pública, ha sido establecido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos
(DUDH) y jurídicamente garantizado y protegido por el artículo 25 del Pacto Internacional
de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP

SENTENCIA SECCIÓN QUINTA DEL CONSEJO DE ESTADO


Expediente: 440012331000201100207 01 (Acumulado) Veinticuatro (24) de abril de dos mil
trece (2013). Fallo de segunda instancia

“El debido proceso establecido en el artículo 29 constitucional, es una manifestación del


Estado Social de Derecho que tiene como fundamento la protección de los ciudadanos frente
a las actuaciones del aparato estatal, como sujetos propicios a ser dominados por el
imperium del Estado. Esto obedeció al ánimo de los constituyentes de dotar a los
colombianos de una Carta de derechos lo más completa posible, cuya finalidad, en últimas,
es convertir a la persona en el centro y principal protagonista del nuevo ordenamiento
jurídico. En este sentido, la Carta del 91, en los incisos 1° y 2° del artículo precitado, hizo
más explícito y extensivo este principio, que viene de tiempo atrás en nuestro derecho
constitucional, definiendo de forma expresa que el debido proceso se aplica no sólo a las
actuaciones judiciales, sino también a todas las de carácter administrativo.

Así, ha sido sostenido por la Corte Constitucional en los siguientes términos: “Durante la
vigencia de la Constitución de 1886, siempre se entendió que el principio del debido proceso
se aplicaba a todas las actuaciones judiciales y administrativas. Así lo consagraban las leyes
al señalar las competencias y los diversos procedimientos”. La Constitución vigente, en su
artículo 29, en los incisos 1° y 2°, hizo más explícito el principio, así: "Artículo 29.- El
debido proceso se aplicará a toda clase de actuaciones judiciales y administrativas. Nadie
podrá ser juzgado sino conforme a la ley preexistente al acto que se le imputa, ante juez o
tribunal competente y con observancia de la plenitud de las formas propias de cada juicio".
(Negrillas fuera del texto original).

Se trata, además, de un derecho fundamental de aplicación inmediata (art. 83 C.P.) que


propende, como conjunto de garantías, por la protección de los derechos del individuo,
cuando éste se encuentre inmerso en una actuación judicial o administrativa, cuando quiera
que la autoridad correspondiente - con su actuar- no se apegue a las leyes preexistentes,
obvie las formas propias de cada juicio, desconozca su competencia, o no permita la
contradicción de las pruebas, entre otros supuestos, y pueda comprometer los derechos de
los administrados.
7

Bajo estos lineamientos, ha dicho la Corte: “La Constitución consagró el derecho


fundamental al debido proceso, entendido éste como el conjunto de garantías que procuran la
protección del individuo incurso en una actuación judicial o administrativa, para que durante
su trámite se respeten las formalidades propias de cada juicio. La norma constitucional lo
consagra para todo tipo de actuaciones, de manera que las situaciones de controversia que se
presenten en cualquier proceso estén previamente reguladas en el ordenamiento jurídico, el
cual debe señalar las pautas que procuren el respeto de los derechos y obligaciones de las
partes procesales para que ninguna actuación de las autoridades tenga origen en su propio
arbitrio, sino que obedezca a los procedimientos descritos en la ley y los reglamentos”7.
(Negrillas fuera del texto original).

Dicho en otras palabras por el máximo órgano constitucional: “Es pues este un mandato
inexcusable que no pueden desatender las dependencias del Estado en sus distintos niveles de
jerarquía, tanto en el sector central como en el descentralizado y en todas las ramas del poder
público y organismos de control respecto de las actuaciones de sus correspondientes órbitas
de competencia, so pena de incurrir en flagrante violación de la preceptiva constitucional y
en ostensible abuso de sus atribuciones en detrimento de los derechos constitucionales
fundamentales, ocasionando la nulidad de las decisiones adoptadas en contradicción o
violación de los preceptos superiores”

.Aplicación de la norma constitucional: Entonces, si la solicitud de revocatoria de la


inscripción no podía decidirse por el Consejo Nacional Electoral con fundamento en la Ley
1475 de 2011, es preciso examinar la petición frente a lo dispuesto en las normas vigentes y
aplicables al caso. No escapa a la Sala la regla establecida en el artículo 108 constitucional,
modificada por el A.L. No. 1 de 2009, de conformidad con la cual: toda inscripción de
candidato incurso en causal de inhabilidad, será revocada por el Consejo Nacional Electoral
con respeto al debido proceso. Tampoco lo dispuesto en el numeral 12 del artículo 265 de la
Constitución Política de conformidad con el cual corresponde al Consejo Nacional Electoral,
“decidir la revocatoria de la inscripción de candidatos a Corporaciones Públicas o cargos de
elección popular, cuando exista plena prueba de que aquellos están incursos en causal de
inhabilidad prevista en la Constitución y la ley”.

El anterior contexto normativo lleva a concluir que para acceder a la solicitud de revocatoria
de la inscripción, con fundamento en las normas aplicables y vigentes, era necesario tener
plena prueba de que el candidato se encontraba incurso en causal de inhabilidad, para lo cual
no bastaba con demostrar que frente a él existía una mera investigación de tipo penal. Por
ejemplo, para el caso de los gobernadores, en atención a lo dispuesto en el artículo 30,
numeral 1º de la Ley 617 de 2000, para configurar la inhabilidad más que una investigación,
se exige que el candidato haya sido condenado por sentencia ejecutoriada a pena privativa de
la libertad, veamos:

“Ahora, si bien es cierto que el aval es un requisito legal y constitucional sin el cual no
se puede realizar la inscripción del candidato y, por ende, tampoco su elección, debe
tenerse en cuenta que como toda decisión política de los Partidos y Movimientos
Políticos que aspiren a conquistar el poder público en las urnas, el otorgamiento del
aval debe ser el resultado de un proceso serio, democrático y razonado que refleje el
auténtico sentir del colectivo y al mismo tiempo haga surgir tanto en el avalado como en
los simpatizantes y demás afectos políticos, la convicción de que la puja democrática se
hará con la persona escogida.
8

Esto por supuesto, genera en los partidos la seriedad y la responsabilidad de la decisión y en


los candidatos la confianza del respaldo político durante todo el proceso electoral, de manera
que, el aval no puede ser retirado intempestivamente y sin una causa constitucional o legal,
porque afectaría en grado sumo el derecho fundamental de dicho candidato a ser elegido,
quien no contaría con el tiempo requerido y probablemente con los recursos económicos
necesarios para participar políticamente por otro partido, lo que junto con el desconocimiento
de la confianza legítima le podría acarrear una infracción a la Constitución por doble
militancia política.

Tolerar este tipo de conductas sería permitirle a los partidos que mutilen para el
respectivo periodo el derecho a participar en las elecciones. Tampoco es cierto que una
eventual condena penal pudiere llegar a afectar al partido político, lo anterior por
cuanto el artículo 107 constitucional dispone: los Partidos y Movimientos Políticos
deberán responder por toda violación o contravención a las normas que rigen su
organización, funcionamiento o financiación, así como también por avalar candidatos
elegidos en cargos o Corporaciones Públicas de elección popular, quienes hayan sido o
fueren condenados durante el ejercicio del cargo al cual se avaló mediante sentencia
ejecutoriada en Colombia o en el exterior por delitos relacionados con la vinculación a
grupos armados ilegales y actividades del narcotráfico o de delitos contra los
mecanismos de participación democrática o de lesa humanidad. De conformidad con lo
señalado, en lo pertinente será confirmada la sentencia de primera instancia, en
atención a lo expuesto párrafos adelante.

CONCEPTO DE LA VIOLACION- CONFIGURACION REQUISITOS


GENERALES DE PROCEDIBILIDAD DE LA ACCIÓN DE TUTELA:

Conforme al artículo 86 de la Constitución Política, al Decreto 2591 de 1991 y a la


jurisprudencia constitucional, en general, los requisitos de procedibilidad de la acción
de tutela son los siguientes: (1) legitimidad activa y pasiva; (2) vulneración o
amenaza de un derecho constitucional fundamental; (3) subsidiariedad; e (4)
inmediatez.

En el presente caso se verifica el cumplimiento de los siguientes requisitos, así:

(I) Legitimidad Activa y Pasiva.

De acuerdo con el artículo 86 constitucional toda persona tiene acción de tutela para
obtener la protección de sus derechos fundamentales afectados o amenazados por la
acción u omisión de una autoridad pública o de los particulares, en los casos que
determine la ley.

(III) Subsidiariedad. Procedencia de la acción de tutela como mecanismo


transitorio para evitar un perjuicio irremediable.

De acuerdo con los artículos 86 de la Constitución Política y 6º del Decreto 2591 de


1991, la acción de tutela sólo procederá (i) cuando el afectado no disponga de otro
medio de defensa judicial, debiendo valorarse la existencia de dichos medios en
concreto, en cuanto a su eficacia, atendiendo las circunstancias en que se encuentra el
9

solicitante, y (ii) cuando, no obstante la existencia de un medio idóneo de defensa


judicial, aquélla se formule como mecanismo transitorio para evitar un perjuicio
irremediable.

De esta forma, si bien Los Estatutos del Partido Liberal han señalado unas instancias,
procedimientos y recursos para resolver este tipo de decisiones y de revisar y revocar
estas mismas, lo cierto es que en el presente caso dicho mecanismo ordinario de
defensa no se revela como idóneo y eficaz para otorgar la protección urgente e
inmediata que se requiere para evitar la consumación de un perjuicio
irremediable, de suerte que la acción de tutela se erige como el mecanismo que, de
forma transitoria, está llamado a prosperar para salvaguardar los intereses ius
fundamentales de los accionantes.

Respecto del perjuicio irremediable, la Corte Constitucional ha establecido que éste


debe ser (a) inminente, esto es, que amenaza o está por suceder prontamente y (b)
grave, es decir, que irrogue con gran intensidad, un daño o menoscabo material o
moral en el haber jurídico de la persona; de manera que (c) las medidas que se
requieran para conjurarlo sean urgentes, con lo que, (d) la acción de tutela resulta
impostergable, esto es, adecuada para restablecer el orden social justo en toda su
integridad1, toda vez que si no llegare hacerse los aquí accionantes quedarían sin el
derecho de elegir y ser elegidos para las próximas elecciones regionales de octubre
sino que en los próximos días (18 de agosto de 2011) según el calendario electoral
quedarían sin la posibilidad de inscribirse, tiempo en el cual ni el Partido Liberal ni
ninguna de sus autoridades internas como el Veedor o el Tribunal de Garantías
podrían restablecer los derechos fundamentales vulnerados ni corregir el yerro y daño
ocasionado.

Ahora bien, la Corte Constitucional ha señalado que el concepto de perjuicio


irremediable no es susceptible de una definición legal o reglamentaria, porque se trata
de un concepto abierto que debe ser precisado por el juez en cada caso concreto 2, con
lo que se faculta al funcionario judicial para “darle contenido y sentido a su tarea de
protección efectiva de los derechos fundamentales y ser el punto de confluencia del
derecho y la realidad, de cuya adecuada interrelación depende la justicia de su
decisión”3.

La caracterización del perjuicio irremediable alrededor de su inminencia, gravedad y


urgencia, ha sido reiterada de forma uniforme por las distintas Salas de Revisión de la
Corte Constitucional4; no obstante lo cual, corresponde al juez de tutela, en cada caso
concreto, ponderar si estos elementos caracterizadores del perjuicio irremediable
están presentes. Sobre el particular, la Corte Constitucional ha desarrollado algunos
criterios interpretativos que fueron recogidos en la Sentencia T-1039 de 2006, en los
siguientes términos:

1
Cfr. Corte Constitucional, Sentencia T- 225 de 1993.
2
Cfr. Corte Constitucional, Sentencia C-531 de 1993.
3
Corte Constitucional, Sentencia C-531 de 1993.
4
Ver, entre otras, las Sentencias T-1316 de 2001 y T-719 de 2003.
10

“- Se ha sostenido en distintas oportunidades que cuando la acción de


tutela es interpuesta por un sujeto de especial protección constitucional,
tales como madres cabeza de familia5, mujeres trabajadoras
embarazadas6, discapacitados7 o personas de la tercera edad8, el
concepto de perjuicio irremediable debe ser entendido en forma mucho
más amplia “para así materializar, en el campo de la acción de tutela, la
particular atención y protección que el Constituyente otorgó a estas
personas, dadas sus condiciones de vulnerabilidad, debilidad o
marginalidad”9, en estos casos debe tomar en consideración no solo las
circunstancias personales del actor en el caso concreto, sino también
“las características globales del grupo, es decir, los elementos que los
convierten en titulares de esa garantía privilegiada”10.

- Se ha afirmado que existe un perjuicio irremediable cuando se trata de


derechos fundamentales cuyo ejercicio está delimitado temporalmente
por la Constitución, por ejemplo, el derecho a la representación política
o el derecho a ser elegido miembro de corporaciones públicas, porque
en estos casos “[c]ada día que pasa equivale a la imposibilidad absoluta
de ejercer la representación de quienes votaron para elegir a una
persona para que los represente en una corporación pública”11.

- Del mismo modo se ha argumentado que la imposición de una sanción


disciplinaria que conlleva la imposibilidad jurídica para el afectado de
acceder al ejercicio de cargos públicos puede ocasionar un perjuicio
irremediable en ciertos eventos12.

También se ha deducido la existencia de un perjuicio irremediable en


aquellos casos de afectación grave y evidente del derecho a la libertad
individual cuando la persona privada de la libertad interpone la acción
de tutela mientras está en trámite una acción de revisión 13”. (Énfasis
agregado)

Tal como se observa, la jurisprudencia constitucional ha construido una línea de


interpretación en relación con la configuración del perjuicio irremediable, que la
vincula íntimamente, de un lado, con los derechos fundamentales cuyo ejercicio se
encuentra limitado temporalmente, como es el caso del derecho a la representación
política o el derecho a ser elegido miembro de corporaciones públicas y, de otro lado,
con las sanciones disciplinarias que imposibilitan el acceso al ejercicio de cargos
públicos.

5
Sentencias T-719 de 2003, T-804 de 2005.
6
Sentencias T-992 y T-1244 de 2005.
7
Sentencias T-1128 y T- 1268 de 2005, T-491 de 2006.
8
Sentencia T-605 de 2005.
9
Sentencia T-719 de 2003.
10
Sentencia T-1316 de 2001.
11
Sentencia T-778 de 2005.
12
Sentencia T-143 de 2003 y T-1093 de 2004.
13
Sentencia T-659 de 2005.
11

En relación con la configuración del perjuicio irremediable por el hecho de la


afectación de derechos fundamentales de vigencia limitada en el tiempo, la Corte
Constitucional ha señalado lo siguiente:
“La acción de tutela busca, en este caso, impedir la exclusión del
ejercicio del derecho político a representar, cuando quien la invoca ya
ha sido elegida mediante voto popular para ocupar un cargo en una
corporación pública. El derecho político a representar, del cual es titular
quien ha sido elegido por el sistema uninominal o quien pertenece a una
lista que ha obtenido escaños en una corporación pública, es un derecho
que se ejerce en momentos constitucionalmente preestablecidos que no
pueden ser sustituidos o postergados. El derecho de participación
política, en una de sus manifestaciones, se materializa como el derecho a
ser elegido, es decir a representar a una colectividad. El ejercicio de este
derecho, dependiendo del cargo, se encuentra circunscrito a un límite
temporal que comprende un período establecido por la Constitución. Por
ejemplo, el artículo 132 de la Constitución dispone que los Senadores y
los Representantes serán elegidos por un período de cuatro años.
Igualmente, el artículo 323 establece que el período para los concejales
es de cuatro años. Existen límites temporales para el ejercicio del derecho
de representación que están claramente fijados por la Constitución. Por
lo tanto, el ejercicio del derecho no puede llevarse a cabo en cualquier
tiempo y de cualquier manera, sino que responde a una delimitación
constitucional aplicable por igual a toda una misma corporación pública.
Por lo tanto, en el caso concreto se encuentra en entredicho la
oportunidad del ejercicio de un derecho fundamental. Cada día que
pasa equivale a la imposibilidad absoluta de ejercer la representación de
quienes votaron para elegir a una persona para que los represente en
una corporación pública. Se reúnen entonces los requisitos de certeza e
inminencia necesarios para la configuración de un perjuicio
14
irremediable”.

De otra parte, en cuanto al perjuicio irremediable que apareja la imposición de una


sanción disciplinaria que comporte la inhabilidad para ejercer determinados cargos
públicos, la Corte Constitucional dispuso:
“La Sala no hizo expresa la regla subyacente a esta argumentación, a
saber, que cuando la imposición de una sanción disciplinaria conlleva la
imposibilidad jurídica para el afectado de acceder al ejercicio de cargos
públicos, puede llegar a configurarse en casos concretos un perjuicio de
carácter irremediable. Sin embargo, es claro que esa fue la ratio
decidendi de la decisión finalmente adoptada –en el sentido de desestimar
la existencia de un perjuicio irremediable en ese caso concreto, en el cual
se demostró que la sanción impuesta había sido únicamente de carácter
pecuniario-. Esta regla constitucional será reiterada y aplicada en la
presente oportunidad.
(…)
La configuración de un perjuicio irremediable que ha de ser prevenido
por vía de la acción de tutela surge, en este orden de ideas, cuando se
14
Corte Constitucional, Sentencia T-778 de 2005.
12

presentan circunstancias excepcionales tales como las siguientes: (i) que


existan motivos serios y razonables que indiquen que una determinada
providencia sancionatoria en materia disciplinaria puede haber sido
adoptada con desconocimiento de las garantías constitucionales y legales
pertinentes y, por ende, con violación de los derechos fundamentales de
los afectados, en particular al debido proceso; (ii) que el perjuicio
derivado de la providencia sancionatoria adoptada de manera
inconstitucional amenace con hacer nugatorio el ejercicio de uno o más
derechos fundamentales de los sujetos disciplinados, (iii) que el perjuicio
en cuestión llene los requisitos de ser cierto e inminente, grave y de
urgente atención, y (iv) que los medios judiciales ordinarios con los que
cuentan los afectados para su defensa no sean lo suficientemente
expeditos como para controlar la legalidad y constitucionalidad de las
medidas sancionatorias impugnadas con la urgencia requerida para
impedir la afectación irremediable del derecho fundamental
invocado”15. (Énfasis agregado)

Conforme a los precedentes constitucionales transcritos en precedencia, es dado


afirmar que si bien al juez de tutela le corresponde en cada caso apreciar la existencia
de un perjuicio irremediable, es posible inferir que su ocurrencia se ha ligado de
manera reiterada a la protección de ciertos derechos –tales como el derecho al
ejercicio de cargos y funciones públicas o el derecho a la libertad personal-, relación
que encuentra justificación en la necesidad de adoptar medidas urgentes e
impostergables para la protección de derechos fundamentales de carácter temporal,
pues en algunos casos la tardanza en su protección haría nugatorio su ejercicio, por
estar condicionados a términos constitucional o legalmente establecidos, o en otros
eventos permitir la prolongación de su afectación configura un perjuicio grave e
injustificado para su titular16.

Ahora bien, para efectos de acreditar la inminencia del perjuicio que se cierne sobre
los derechos fundamentales del accionante a participar en el ejercicio y la
conformación del poder público, resulta relevante señalar las razones por las cuales el
perjuicio alegado es inminente y grave, a la vez que las medidas que se requieren para
conjurarlo son urgentes e impostergables.

Como se analizará in extenso en acápites ulteriores, en el presente caso, la decisión


adoptada por la Dirección Departamental del Partido Liberal y de los facultados para
otorgar los avales en negar el otorgamiento de estos a los aquí accionantes, representa
una amenaza cierta e inminente para sus derechos constitucionales fundamentales al
debido proceso, a la igualdad, la participación política y a elegir y ser elegido así
como de los principios constitucionales de confianza legítima y buena fe, como quiera
que, ya se inscribió la lista al Concejo Municipal, imposibilitando y vulnerando
flagrantemente el derecho adquirido de representación por parte los Concejales, sin
que a la fecha el recurso de amparo y demás reclamaciones presentadas ante las
autoridades del Partido Liberal se resuelvan oportunamente y formulará resulte eficaz
para el restablecimiento de los derechos trasgredidos, merced a la dilación en el
15
Corte Constitucional, Sentencia T-1093 de 2004.
16
Cfr. Corte Constitucional, Sentencia T-1039 de 2006.
13

trámite y efectiva solución de los recursos de tal naturaleza en el Partido Liberal


presentados en todo el país, circunstancia que comporta la innegable probabilidad de
que se agote irreparablemente el período del calendario electoral que enmarca hasta el
día 25 de Julio de los corrientes como fecha límite para modificaciones de listas,
incluso en el caso de una decisión favorable al desatar el recurso y reclamación
interpuesta ante el Partido, ésta resultaría inocua por cuanto se estaría frente a un
perjuicio consumado e irreparable, con posterioridad al 25 de Julio de 2015

Así las cosas, resulta claro que en el presente caso se satisfacen cabalmente los
requisitos establecidos por la jurisprudencia constitucional, en relación con el
perjuicio irremediable, para que proceda la acción de tutela como mecanismo
transitorio.

En primer lugar, se trata de un perjuicio inminente, como quiera que es un hecho


cierto que tan pronto se inscribió la lista al concejo municipal de Puerto López y si
esta queda en firma el próximo 25 de Julio de 2015, perderá mis derechos
adquiridos como miembro del partido liberal y la oportunidad y los derechos
fundamentales y garantías a elegir y ser elegido bajo el entorno de los derechos
políticos garantizados por nuestra Constitución Política, por ello la dilación en el
tiempo de su resolución incide negativamente en la efectividad de mis derechos
fundamentales, por tratarse de aquellos cuyo ejercicio se encuentra limitado en el
tiempo.

En segundo lugar, se trata de un perjuicio grave, por cuanto de no corregirse


urgentemente, a través de la acción de tutela, los yerros en que incurrieron los
accionados, la aquí Accionante sufriría un daño de gran magnitud respecto del
derecho constitucional fundamental a elegir y ser elegido, toda vez que incluso en el
caso de que el Partido Liberal resolviera a favor las reclamaciones estas ocurrirían en
tiempo tan posterior al calendario electoral que se encontraría mayormente agotado o
incluso vencido el período legal para modificaciones de listas, con lo que se trataría
de un perjuicio consumado, en relación con el cual no resultaría procedente ni
siquiera la acción de tutela.

En tercer lugar y en concordancia con lo anterior, resulta manifiestamente claro que


las medidas que se requieren para conjurar el perjuicio que se cierne sobre la
accionante son urgentes, para procurar el restablecimiento inmediato de mis
derechos fundamentales trasgredidos y evitar que se consolide un perjuicio
irremediable cuya inminencia es concreta y no abstracta, toda vez que la dilación del
Partido Liberal habitual con que conoce y resuelve los recursos y reclamaciones por
estas mismas circunstancias, implicaría que para la época de su resolución, ya se
encontraría ampliamente agotado o incluso vencido el término legal para ser incluida
nuevamente en las listas al Concejo Municipal.

Finalmente, la acción de tutela resulta impostergable, con el fin de restablecer el


orden social justo que ha sido afectado con la decisión del Partido Liberal, en
contravía de las normas que rigen la materia, no solo los estatutos del mismo partido,
sino los derechos fundamentales que ampara nuestra Constitución, situación que
puede demostrarse con el material probatorio puesto a su disposición y de la
14

jurisprudencia de la Corte Constitucional en relación con la adecuada interpretación y


aplicación que debe al respeto al debido proceso, derechos políticos y en especial al
de elegir y ser elegido.

Conforme a lo anterior, resulta claro que no obstante a la posibilidad de haber acudido


a presentar formalmente el recurso de amparo y demás reclamaciones antes la
Dirección Nacional del Partido, dada la demora ordinaria en su resolución, los
Accionantes se enfrenta a un perjuicio irremediable, grave e inminente, consistente en
la trasgresión de su derecho constitucional fundamental al debido proceso y, de
contera, a la violación de su derecho a elegir y ser elegido materializado en la
arbitraria privación de mi calidad de Concejala del Parido Liberal, de suerte que la
acción de tutela se erige en el mecanismo idóneo para procurar, de forma transitoria,
el eficaz restablecimiento de los derechos conculcados y evitar la consumación de un
daño irreparable.

En efecto, de un lado, el perjuicio se mantiene, toda vez que según la jurisprudencia


constitucional basta con que este sea inminente y no actual, para que proceda la
acción de tutela. De igual forma la misma Constitución establece que la acción de
tutela procede frente a la amenaza o vulneración de derechos fundamentales, de
manera que al ser cierta la amenaza de los derechos invocados, en nada incide que a
la fecha no se hayan resuelto las reclamaciones porque lo cierto es que
inmediatamente termine el periodo del calendario electoral para la modificación de
lista, surtirá los efectos lesivos alegados en esta demanda en contra del accionante.

(iv) Inmediatez.

La Corte Constitucional ha establecido que, dado el carácter inmediato de la


protección que se deriva del ejercicio de la acción de tutela, resulta razonable, para
efectos de su procedencia, exigir que sea promovida dentro de un término tal que
permita que la intervención del Estado sea eficaz, en atención al hecho que la dilación
en el ejercicio de la misma torna nugatorio el amparo.

En el presente caso, la decisión de no otorgarnos el aval teniendo el derecho adquirido


para ello, es constitutiva de la violación de los derechos fundamentales al debido
proceso, a la igualdad, la participación política, y al derecho de elegir y ser elegido,
así como de los principios constitucionales de favorabilidad, confianza legítima y
buena fe, esta lista fue inscrita antes del 15 de Julio de 2015 , por lo que el término
transcurrido entre su expedición y la formulación de la presente demanda es inferior a
10 días, de manera que la solicitud de tutela es oportuna y pertinente y la eventual
protección que conceda el juez de tutela resulta eficaz e idónea para la efectividad del
derecho al debido proceso y los demás conculcados de la accionante. Artículos 13,
29, 40 y 86 de la Constitucion Política de Colombia.

MEDIDA PROVISIONAL:

Con fundamento en el artículo 7 del decreto 2591 de 1991, solicito al señor juez se
dicte como medida provisional LA SUSPENSIÓN PREVENTIVA, de inscripción
de la lista al Concejo por el Partido Liberal Colombiano, inscrita ante la
15

Registraduria Municipal de Puerto López- Meta el día 14 de Julio de este año hasta
tanto no se decida la presente Acción de TUTELA.- Lo anterior con el fin de evitar
la trasgresión inminente al derecho tutelado.

De acuerdo con el artículo 7 del Decreto 2591 de 1991, el juez constitucional puede
adoptar cualquier medida de conservación encaminada a la protección del derecho
fundamental amenazado o vulnerado y, particularmente, tiene la facultad de suspender
la aplicación del acto concreto que lo amenace o lo vulnere, en los casos en que lo
considere necesario y urgente.

Estas medidas provisionales, según lo ha expresado la Corte Constitucional, buscan


“evitar que la amenaza contra el derecho fundamental se convierta en una violación
del mismo o, habiéndose constatado la existencia de una violación, que ésta se torne
más gravosa”17

En el presente caso, se encuentra suficientemente demostrada la trasgresión de los


derechos constitucionales fundamentales al debido proceso, a la igualdad y a elegir y
ser elegido del accionante, conforme a lo cual se solicita a su Señoría, en su calidad
de juez constitucional, que en el momento de admitir la presente demanda de tutela,
adopte las medidas necesarias para proteger los derechos fundamentales de la
accionante y que, en consecuencia, ordene la suspensión provisional de los efectos de
la Lista al Concejo Municipal del Puerto López departamento del Meta por el Partido
Liberal.
La adopción de la medida provisional solicitada resulta necesaria, pertinente y urgente
en el caso concreto, como quiera que es inminente el perjuicio que se cierne sobre los
accionantes, con base en una decisión abiertamente desconocedora de derechos
constitucionales fundamentales.

VINCULACIÓN DE TERCERO CON INTERÉS

De acuerdo con la jurisprudencia de la Corte Constitucional es imperativo comunicar


la iniciación de un proceso de tutela a los terceros que puedan tener un interés
legítimo en el resultado del mismo.

En efecto, la Corte Sostuvo lo siguiente:


“… no es posible adelantar válidamente un proceso de tutela cuya
finalidad es desconocer actos jurídicos, sentencias o providencias
judiciales ejecutoriadas, o actos administrativos, sin la citación de
quienes participaron en tales actos, o se encuentren en una situación
jurídica concreta en virtud de ellos (…). Esto se entiende fácilmente si se
tiene en cuenta que quienes han intervenido en un proceso judicial, o
derivan derechos de una providencia, lo mismo que aquellos que los
derivan de un acto administrativo están llamados a intervenir
necesariamente en el proceso de tutela encaminado a dejar sin efecto la
decisión judicial o administrativa”.18

17
Corte Constitucional, Auto 166 de 2006.
18
.
16

Conforme a lo anterior y con el fin de garantizar el derecho fundamental al debido


proceso de los terceros con interés, solicito a su Señoría que vincule al presente
proceso de tutela a los señoras y señores inscritos en la lista del Partido Liberal el día
10 de Julio de 2015, para el Concejo Municipal de Puerto López departamento del
Meta ante la Registraduria Municipal de esta localidad, cuya lista se adjunta.

PRETENSIONES:

Con fundamento en los hechos narrados, solicito al señor juez disponer y ordenar a la
parte accionada y a mi favor, lo siguiente:

TUTELAR mis derechos fundamentales a ELEGIR Y SER ELEGIDOS, A LAS


GARANTIAS AL DEBIDO PROCESO AL DERECHO A LA IGUALDAD, A
LA DIGNIDAD HUMANA Y AL BUEN NOMBRE en consecuencia ORDENAR,
que en un término no mayor a 48 horas a la Dirección Nacional del Partido Liberal, El
Directorio Departamental del Partido Liberal Colombiano, en cabeza de sus
delegados o a quien corresponda MODIFICAR la lista al Concejo a la cual
pertenezco y se me incluya para así de esta manera poder participar en las próximas
elecciones de octubre, y ordenando un nuevo sorteo de número.

Ordenar al señor Registrador Municipal de Puerto López todo lo que este a su alcance
para dar cumplimiento a la inclusión de mi nombre en la lista al Concejo Municipal
por el Partido Liberal.
JURAMENTO:

Manifestamos, bajo la gravedad de juramento, que no hemos presentado otra acción


de tutela en relación con los mismos hechos y derechos contra los accionados.

COMPETENCIA:

Es Usted competente señor Juez para conocer de la presente acción de tutela


conforme con lo dispuesto el Decreto 1382 de 2000, que dispone y determina la
competencia en el sitio de la vulneración o amenaza al derecho fundamental incoado.

PRUEBAS

DOCUMENTALES:
1. Fotocopias Cedula. (1 folios)
2. Fotocopias Credencial. (1folios)
3. Solicitud de aval Directorio Municipal.(1 folios)
4. Formulario E-6 CO de la Registraduria Nacional del Estado civil de Puerto
López Meta. ( 2 folios)
5. Resolución 3035 05/07/2015 Partido Liberal en. (15 folios)
6. Resolución Comité Acción Liberal 3229 – 29 Abril 2015 ( 3 folios)

ANEXOS:
Además de las copias del acápite anterior, van 3 copias más de cada de ellas, para
efectos legales, un CD de la entrevista radial a la Dra. STELLA DÍAZ DEL
17

CASTILLO CONTO Magistrada Consejera Ponente del Consejo de Estado y estatutos


Partido Liberal Colombiano en original para su despacho.

NOTIFICACIONES:

LA ACCIONANTE:

N.N.
Dir.: Calle 13. No. 14-73 Barrio Bello Horizonte celular- 313 209 9704

.LOS ACCIONADOS

Directorio Departamental Partido Liberal donde se ubica el Presidente del


Directorio Departamental del partido Liberal y al representante a la Cámara: Carrera
33 No.41-63 Barrio el Espejo (centro) Telefax: 6621578
Dirección Nacional del Partido Liberal Colombiano, ubicada en la Avenida Caracas
No. 36-01 PBX 593 45 00. FAX 323 10 70 Bogotá D.C

Registraduria Municipal del Estado Civil, ubicada en la Cra 7 No. 4-75 Puerto López
(Meta).

De los terceros, miembros de la lista


Bancada Partido Liberal Colombiano Concejales YOLANDA HERRERA
HERNANDEZ, celular 310 650 0986- JOSE DOMINGO RIQUINIVA, celular 313
444 0448
18

Del Señor Juez, Con todo respeto,