Está en la página 1de 18

Inocencia,

de William Blake
1
Javier Sáenz Obregón

Noihing ü good ñor bad, but thinking makes it so. tros Alejandro Obregón y Alvaro C e p e d a lle-
William Shakespeare varon como estandarte de su vida aquel afo-
rismo de los Proverbios del Infierno del viejo
Blake, el cual repetían con la misma devoción
Para Santiago Samper que un monje hindú repite su mantram:

B lake, quien se inventó una


forma de grabado para im
primir sus propias obras
poéticas y pictóricas, murió tildado
de loco, sin haber logrado siquiera ven-
«El camino del exceso conduce al palacio de la
sabiduría».

Un poeta peligroso

d e r suficientes de sus textos p a r a p a g a r el C o m o estudiante de secundaria en Ingla-


mercado. Hoy en día sus libros originales son terra, mi interés p o r Blake se encendió en u n a
exhibidos en los museos, su poesía y arte es lluviosa tarde en Canterbury hace ya más de
reconocida m u n d i a l m e n t e , y su pensamiento dos décadas. El profesor de literatura inglesa,
es estudiado y citado por historiadores, psi- un h o m b r e pausado y circunspecto, e n t r a d o
cólogos y filósofos. Entre nosotros, los maes- en años, desvió su mirada por entre la venta-
na hacia la catedral cercana. Sus ojos se llena-
r o n s ú b i t a m e n t e d e u n a luz j u g u e t o n a y
volteándose hacia la clase exclamó con inusi-
tada fuerza:
"¡Si quienes los entonan en la catedral com-
prendieran el sentido de los versos de Blake que
acabamos de leer, nunca más los cantarían en ese
lugar, ya que van en contra de todo lo que ellos y
la religión institucional representan!".
El profesor se refería a los versos conoci-
dos como Jerusalém, del Prefacio de su p o e m a
"Milton".
Desde ese m o m e n t o sospeché que Blake era
mucho más peligroso de lo que había imagi-
nado. Aquí están los versos en cuestión, que
había escuchado muchas veces en la catedral,
y que los niños y profesores cantaban con más
entusiasmo que de costumbre:

Y será que aquellos pies, en tiempos remotos


Caminaron sobre las verdes montañas de In-
glaterra ?
Y fue visto el Cordero de Dios
En los agradables campos de Inglaterra"?
Y el Rostro Divino
Brilló sobre nuestras colinas nublosas?
Y Jeriisalem fue construido aquí des, haciéndolas más p l e n a m e n t e h u m a n a s :
1
Entre estos oscuros Molinos Satánicos ? la aceptación del fuego del deseo y las e m o -
c i o n e s , así c o m o la l u c h a p s í q u i c a c o n t r a
Traéalme mi Arco de oro ardiente; Urizen, el Dios vengativo y m a n i q u e o de la ley
Traédme mis Flechas de deseo; m o r a l y la de la razón.
Traédme mi Lanza; Apártense nubes!
Traédme mi Carroza de fuego! Un personaje peculiar

No cesaré en la Lucha Mental, William Blake, poeta, impresor, pintor, pen-


Ni mi Espada descansará en mi mano, sador y revolucionario, nació en 1757 y mu-
Hasta que construyamos a Jerusalem rió en 1827; fue un personaje peculiar, aún
En la tierra verde y agradable de Inglaterra. p a r a Inglaterra, tierra tan fértil en excéntri-
cos a pesar de su e n g a ñ o s a apariencia como
Atraído p o r la peligrosidad de nuestro poe- centro del sentido c o m ú n y de la vida n o r m a l
ta y luego de muchos años de releer este pasaje de la cultura occidental m o d e r n a . Es más bien
en el contexto de su obra completa, entendí poco, y bastante fragmentario, lo que se co-
que el h i m n o que todavía se entona en las igle- noce de su vida. Pero lo q u e sabemos de él,
sias anglicanas tenía un sentido mucho menos p r i n c i p a l m e n t e a través de sus cartas, revela
optimista que la dudosa esperanza de que J e - u n a vida e x t e r n a m e n t e o r d i n a r i a , d e u n a
sucristo hubiese visitado esa isla nublada, cuna asombrosa productividad poética y artística,
del empirismo, la racionalidad científica y la e i r r u m p i d a p o r episodios de u n a imagina-
Revolución Industrial. Entendí que más que ción visionaria.
una reafirmación ilusoria de la validez históri- Esta imaginación visionaria, que aparece en
ca de una religión nacional —el anglicanismo— su obra poética como la función h u m a n a que
de orígenes poco espirituales, como es bien trasciende el tiempo y el espacio cotidiano, le
conocido, el sentido del sim-bolismo de Blake p e r m i t i ó vivenciar el sentido de u n o de sus
era c a p t a d o mejor si los dos primeros versos versos más conocidos:
se leen con un frío t o n o de ironía, y los últi-
mos dos en la voz a g u e r r i d a de un Blake pro- Ver el universo en un grano de arena
fético, visionando u n a nación espiritualizada Y un cielo en una flor silvestre,
p o r la Imaginación. Llevar el infinito en la palma de la mano
A partir de estos versos comencé a acercar- Y la Eternidad en una hora.O
me a la visión de nuestro poeta; a e n t e n d e r
que su poesía es simbólica, y p o r lo tanto, Blake nació en Londres de p a d r e calcetero
polisémica y abierta a la psiquis del lector; y n u n c a salió de Inglaterra. Sin t e n e r mayor
p e r o que a la vez, es posible intuir su sentido educación formal —dejó el colegio a los diez
general, dadas las regularidades de su lenguaje a ñ o s — criticó a los principales científicos y
simbólico. Es así c o m o las imágenes de nubes filósofos de su época: a Newton, Bacon, Locke
y de Molinos Satánicos se relacionan con la y Voltaire. Para sobrevivir tuvo que trabajar
opresión sobre la psiquis h u m a n a de la unila- como ilustrador de otros poetas mediocres,
teralidad de la razón, propia, según Blake, de más convencionales y por lo tanto más exitosos
la cultura e u r o p e a de su época. Mientras que que él. Las escasas copias de sus libros, que él
las imágenes de los dos últimos versos aluden mismo escribía a m a n o , ilustraba e imprimía,
a algunas de las d i m e n s i o n e s psíquicas que t e r m i n ó o b s e q u i á n d o s e l a s casi todas a sus
espiritualizarían al individuo y a las socieda- amigos, ya q u e muy pocos se las c o m p r a b a n .

Revista UNIVERSIDAD DE ANTIOQUIA, 260


20
A los diez a ñ o s declaró su i n t e n c i ó n de cual c o m e n z ó a vivenciar su aforismo: «Los
convertirse en artista y le fue p e r m i t i d o dejar tigres de la ira son más sabios que los caballos de la
el colegio y e n t r a r a u n a escuela de dibujo instrucción». El libro fue u n o de los únicos dos
donde trabajó d u r a n t e cinco años. Sobre esta volúmenes de poesía impreso p a r a Blake en
decisión le c o m e n t ó más tarde a su a m i g o tipografía convencional, un m é t o d o de edi-
3
George C u m b e r l a n d : ción que poco le atraía. Tan poco le gustaba
Recuerdo, cuando pensaba acerca de mis incli- su p r i m e r a obra, que de la edición de unos 50
naciones artísticas, un sentimiento de disipación libros que él mismo distribuía, todavía le que-
criminal y de olvido de lo importante, y escondía d a b a n ejemplares en el m o m e n t o de su muer-
mi cara ante la imposibilidad de abandonar una te, cuarenta años más tarde.
pasión que es prohibida por la ley y la religión. A los 22 años ingresó como estudiante de
Por falta de recursos no p u d o ingresar como la Royal Academy, p e r o p r o n t o rechazó la for-
aprendiz a un estudio de pintura, p e r o logró mación i m p a r t i d a de copiar la naturaleza, al
entrar al taller de un maestro de g r a b a d o , considerar que disminuía la fuerza de la ima-
donde a p r e n d i ó d u r a n t e siete años las técni- ginación. En 1782 se casó con Catherine, hija
cas para grabar sobre planchas de cobre, con- analfabeta de un j a r d i n e r o , sin que el matri-
virtiéndose en u n o de los mejores artesanos m o n i o tuviera hijos.
de su época, al desarrollar las técnicas tradi- En 1800 ocurrieron u n a serie de eventos
cionales e inventarse nuevas. reveladores de los esfuerzos heroicos, y a la
A pesar de h a b e r dejado el colegio a tan postre, i n t e n s a m e n t e cómicos, que tuvo que
temprana edad, o p r o b a b l e m e n t e p o r haberlo realizar d u r a n t e su vida para sobrevivir eco-
hecho, se convirtió en un ávido lector de obras n ó m i c a m e n t e . En ese año a b a n d o n ó Londres,
de literatura y filosofía, las cuales escogía se- p o r p r i m e r a vez, instalándose en el poblado
gún su interés p e r s o n a l . Entre sus lecturas de Felpham p a r a hacer los grabados de u n a
preferidas estaba la obra espiritual de obra que estaba escribiendo el poeta Hayley.
Swedenborg y la de B o h e m e . Leyó también a La d e p e n d e n c i a económica y la estadía con
Milton, Shakespeare, Chaucer y a los poetas este p o e t a mediocre, tan opuesto a su sensibi-
ingleses de su t i e m p o . Entre los filósofos es- lidad, fue p a r t i c u l a r m e n t e difícil para su es-
tudió a Burke, Locke y Bacon, con desprecio y píritu i n d e p e n d i e n t e . Hayley, p o p u l a r en su
abominación. No es legítimo hablar de las «in- época, era un poeta que, en palabras de Yeats:
fluencias» de estas lecturas sobre Blake ya que vertía ríos de versos, siempre lúcidos, siempre ra-
como toda acción h u m a n a , la lectura era p a r a cionales, siempre faltos de inspiración.
él un acto de imaginación, p o r m e d i o del cual El m e c e n a z g o d e l a m a b l e y m u n d a n o
transformaba lo que leía, a p r o p i á n d o s e de los Hayley p r o n t o se volvió insoportable p a r a el
elementos de los textos de forma original, al poeta. Hayley, a d e m á s de d a r a nuestro visio-
inscribirlos en su propia reflexión vital. De otra n a r i o p o c o más q u e trabajos mecánicos de
parte, como lo ha señalado el historiador in- ilustración, le presentaba excelentes señoras
glés E. P. T h o m p s o n , Blake se apropió, inscri- que deseaban miniaturas y pantallas pintadas.
biéndolas d e n t r o de su visión original, de al- Hacia el último a ñ o de su estadía de tres, que
gunas imágenes, términos y actitudes de los Blake describió como los años más oscuros pa-
movimientos espirituales y sociales disiden- decidos por algún mortal, ocurrió algo que des-
2
tes del Londres de su época. p e r t ó su a d o r m e c i d a gratitud. En palabras de
En 1783 sus amigos costearon la impresión Yeats:
de Poetical Sketches —Bosquejos Poéticos— es- Una noche encontró un soldado en su jardín, y
crito entre los 12 y los 20 años, obra con la no sabiendo que había sido puesto a cavar por or-

Revista UNIVERSIDAD DE ANTIOQUIA, 260


21
den del jardinero, respetuosamente le solicitó que Blake le relató cómo a los cuatro años, «Dios
se marchara. El hombre rehusó con amenazas, y acercó su frente a la ventana». Otro amigo suyo
Blake, enfurecido, lo cogió por los codos y, a pesar describe que el poeta, ya mayor, al vagar p o r
de su forcejeo, lo puso en el camino que conducía el c a m p o en Peckham Rye, pasó frente a un
a su guarnición. El soldado se vengó, jurando que árbol lleno de ángeles, sus relucientes alas bri-
Blake «había lanzado maldiciones al Rey y hecho llando entre las ramas. Se tiene noticia tam-
votos por Napoleón». bién de que e n c o n t r ó a Ezequiel sentado en
Blake fue arrestado y Hayley vino ensegui- un día de verano en c a m p o abierto, y que fue
da y lo puso en libertad bajo fianza, luego se azotado p o r su m a d r e p o r llegar a casa con
p r e s e n t ó en el juicio y habló en su defensa, y ese absurdo cuento.
nuestro poeta fue e x o n e r a d o . Su h e r m a n o Robert, con quien siempre
Más acá o más allá de estos sucesos, relati- tuvo u n a relación espiritual muy cercana, se
v a m e n t e ordinarios, son los relatos de sus epi- e n f e r m ó y m u r i ó c u a n d o a p e n a s tenía 19
sodios visionarios, los que p e r m i t e n recono- años. El p r i m e r biógrafo de Blake, Alexander
cer al Blake artista y poeta, y vislumbrar que Gilchirst cuenta cómo William cuidó de Robert
su visión imaginativa marcó no sólo su obra, d u r a n t e toda su e n f e r m e d a d y estuvo a su
sino también su vida. lado sin interrupción d u r a n t e las últimas dos
C o m o señala Yeats, el a ñ o del nacimiento semanas de su vida. Estaba exhausto, p e r o su
de Blake era el mismo que el místico sueco, facultad imaginativa estaba alerta, y afirmó
S w e d e n b o r g , tan c e r c a n o a los afectos cómo había visto el espíritu liberado de su
t e m p r a n o s de nuestro poeta, había señalado h e r m a n o a s c e n d i e n d o y «aplaudiendo lleno de
como el del fin del viejo m u n d o . Blake vivió dicha». Muchos años después, le escribiría a
con la convicción de que en su vida se iban a William Hayley: «Hace trece años perdí a un her-
dar las señales de u n a Nueva Era, de ocaso de mano, y converso con su espíritu cada día y cada
la estrechez de las viejas teologías dualistas y hora en el espíritu. (...) Escucho sus consejos y hasta
moralistas, y de construcción deJerusalem, ciu- hoy escribo por su inspiración».
d a d espiritual que en su obra simboliza la en- De su e s t a d í a en F e l p h a m , en casa de
c a r n a c i ó n de la Imaginación. Hayley, t e n e m o s otro relato de las visiones de
Y si bien dichas señales no aparecieron tan Blake. Un día, c u a n d o caminaba a orilla del
claramente en el m u n d o , sí lo hicieron en su mar, se e n c o n t r ó con u n a multitud de reyes,
obra poética y profética, la cual anuncia la lle- poetas y profetas; en sus palabras: «sombras
gada de un nuevo estado del alma, en el que, majestuosas, grises pero luminosas y superiores a
p o r m e d i o de la Imaginación, se conciliarían la altura común del hombre». En otra ocasión le
la Inocencia y la Experiencia, así c o m o todos p r e g u n t ó a u n a señora q u e se sentó a su lado
los dualismos de la racionalidad, de la m o r a l en u n a reunión en casa de Hayley: «¿Has visto
convencional y de las religiones organizadas. alguna vez un funeral de hadas?». «Jamás, señor»,
Según Yeats, d u r a n t e su vida, nuestro poeta fue su respuesta. «Yo sí», replicó Blake. «Pero
tuvo la experiencia de las inmensas posibili- nunca antes de anoche. Me encontraba escribien-
d a d e s de lo h u m a n o , y que Dios hablaba p o r do en el jardín; reinaba una absoluta calma en las
i n t e r m e d i o suyo, como, según Blake, lo había ramas y las flores, y una dulzura fuera de lo co-
h e c h o a través de los g r a n d e s h o m b r e s de to- mún en el aire. Oí un suavey agradable sonido sin
das las épocas y países. saber de dónde provenía. Al cabo, vi moverse la
Estas experiencias visionarias c o m e n z a r o n amplia hoja de una flor, y bajo ella, una procesión
bastante t e m p r a n o . En su diario, Crabb de criaturas de la talla y el color gris verdoso de los
R o b i n s o n , u n o d e sus a m i g o s , c u e n t a q u e grillos. Portaban un cuerpo tendido sobre la hoja

Revista UNIVERSIDAD DE ANTIOQUIA, 260


22
de un rosal, al que enterraron entre cánticos, desa- Cantos de Inocencia y Experiencia (1789-1794);
pareciendo luego». Visiones de las Hijas de Albion (1793); Las Bodas
Luego de u n a vida visionaria, de p e n u r i a del Cielo y el Infierno (1793); América. Una Pro-
económica y de inmensa productividad p o é - fecía (1793); Europa. Una Profecía (1794); El
tica y artística, m u r i ó dichoso, c a n t a n d o con Primer Libro de Urizen, (1794); El Libro de
toda su fuerza. Ahania (1795); El Libro de Los (1795); El Canto
En vida, Blake fue casi t o t a l m e n t e ignora- de Los (1795); Milton. Un Poema (1804-1808);
do. En 1808, su p r i m e r comentarista lo tildó y Jerusalem. La Emanación del Gigante Albion
5
de «genio errático y demente», criterio q u e pre- (1804-1820).
valeció d u r a n t e t o d o el siglo 19 y hasta bien Se trata de u n a inmensa obra, tanto poéti-
entrado el actual. Esta valoración fue compar- ca, como artesanal y pictórica, de e n o r m e in-
tida p o r el p r i m e r editor de los Cantos de Ino- tensidad y belleza, y única en la historia del
cencia y Experiencia, quien en 1838 comenta- arte. En estos libros, logró unir sus dos gran-
ba sobre "el toque de locura" q u e i m p r e g n a b a des d o n e s de p o e t a y artista, convirtiéndolo
su obra. C o n la publicación de su biografía en el único g r a n artista cuya poesía ha llega-
en 1863, c o m e n z ó a o b t e n e r algo de recono- do a ser tan valorada como su arte.
cimiento, a u n q u e siguió considerado como un Todavía se discute acerca de la técnica que
desquiciado que no era r e c o m e n d a b l e leer. utilizó p a r a g r a b a r sus p r i m e r o s libros, en los
A partir de la s e g u n d a mitad del siglo su cuales se combina la poesía escrita a m a n o con
obra se difundió más a m p l i a m e n t e y a reco- ilustraciones q u e se entremezclan con el tex-
nocerse su valor; d e s d e hace u n a s décadas ha to. La explicación más plausible es que escri-
comenzado a otorgársele el lugar q u e le co- bía y pintaba primero en papel y luego lo trans-
r r e s p o n d e como u n o de los g r a n d e s poetas y fería de alguna forma a la superficie de la pla-
artistas de la h u m a n i d a d ; y sólo muy recien- ca de cobre, p r o b a b l e m e n t e p r e s i o n a n d o el
temente los críticos se a d e n t r a r o n en sus li- papel con un bolillo caliente sobre la superfi-
bros proféticos posteriores, puesto que aún sus cie de la placa, o calentándola previamente.
admiradores los consideraban incomprensi- Para 1793, Blake había desarrollado u n a mo-
4
bles. La corriente ha invertido su r u m b o , y dificación de este proceso, que d e n o m i n ó «gra-
en los últimos años, m u c h o s h a n llegado a b a d o en m a d e r a sobre cobre», del cual sobre-
(i
considerarlo como el poeta q u e le habla de vive u n a descripción suya.
manera más clara a nuestra generación sobre
el p o d e r espiritual y la libertad personal, so- La simbología de la obra poética
bre los peligros de la cultura racionalista y las
inmensas posibilidades de lo h u m a n o . C o m o lo señala Sir Geoffrey Keynes, es
evidente que el p e n s a m i e n t o de Blake y sus
Los Libros: Arte y Poesía formas de expresión estaban más de cien años
adelante de la c o m p r e n s i ó n de sus contem-
Artesano, Impresor, Pintor y Poeta p o r á n e o s . Pero i g u a l m e n t e no hay n i n g u n a
d u d a de que su poesía representa un reto para
La obra cumbre de Blake c o m o artista y el lector. Sobre este reto Blake le escribió u n a
poeta son sus llamados Libros I l u m i n a d o s , carta a un c o m p r a d o r insatisfecho de u n o de
d e n o m i n a d o s así p o r la técnica de g r a b a d o sus libros, en la cual aparece el siguiente pa-
utilizado. Estos son, en o r d e n cronológico: No saje que debería ser leído p o r los p e d a g o g o s
hay Religión Natural (1788); Todas las Religio- sin imaginación q u e desconfían de la capaci-
nes Son Una (1788); El Libro de Thel (1789); d a d de c o m p r e n s i ó n de sus alumnos:

Revista UNIVERSIDAD DE ANTIOQUIA, 260


23
«Dice que requiero de alguien que Ilustre hasta el último de sus libros proféticos. Es así
mis Ideas. Pero debe saber que Lo Grande es nece- como, a través de la obra, el estado de Inocencia
sariamente oscuro para hombres Débiles. Aquello es simbolizado en los campos, las colinas, los
que puede ser hecho Explícito para el Idiota no valles; y el de Experiencia, p o r los jardines cuida-
merece mi atención. Los más sabios de los Anti- dos, la cultivada rosa con sus espinas, la oscuri-
guos consideraban que lo que no es Explícito es lo dad misteriosa del bosque, las lejanas estrellas y
más adecuado para la Instrucción, porque despierta los mecánicos molinos. Mientras que la rebeldía
las facultades para que actúen. Le menciono a Moi- contra el estado de Experiencia, que anuncia la
sés, Salomón, Esopo, Homero, Platón». llegada de la Imaginación, se simboliza con el
En b u e n a m e d i d a , la dificultad de la obra fuego intenso y por aquel
reside en sus ambiciosos alcances; pues es a
la vez, el relato de su p r o p i o desarrollo espiri- «Tigre, tigre, luz llameante,
tual; la reconstrucción imaginativa de la his- En los bosques de la Noche».
toria espiritual de Inglaterra y de la h u m a n i -
dad; el análisis del desarrollo y de las posibili- O c u p a n d o un lugar central en el relato
dades integrativas y trascendentes de la psi- mítico de la obra están las personificaciones
quis h u m a n a ; y u n a crítica a las condiciones de la c u a t e r n i d a d del alma h u m a n a , del Hom-
epistemológicas, psicológicas, religiosas, socia- bre Eterno: el aéreo Urizen —la Razón y Ley
les, políticas y económicas de su época. Moral que todo lo odia y desprecia y que Blake
De otra p a r t e , Blake n u n c a pasó p o r un asoció con Satanás; el fogoso Luvah— símbo-
curso convencional de construcción de ver- lo del Instinto o Deseo, también llamado Ore,
sos y p o r lo tanto su expresión poética no era en su intenso m u n d o de rebeldía y libertad
muy cultivada ni refinada. Sus lecturas no espiritual, fuente del a m o r y del odio; la acuá-
fueron p r e s c r i t a s s i n o v o l u n t a r i a s , y los tica Tharmas o Vola —símbolo de la Pasión, dio-
estándares convencionales de «buen gusto» sa de la naturaleza con su velo de ilusión y
nunca fueron impuestos sobre su m e n t e . En e n g a ñ o ; y la terrenal Urthona o Los— símbolo
algunos casos su ortografía es tan original de la Imaginación, c r e a n d o y d e s t r u y e n d o las
como su obra, especialmente en el uso de las producciones del t i e m p o con su yunque vi-
mayúsculas p a r a resaltar lo expresado y en la sionario. Para Blake, la naturaleza y los actos
utilización del signo & á cambio de la)). de estos personajes —arquetípicos, diríamos
La obra de Blake es claramente simbólica, en hoy— son las causas internas de los eventos
7
la acepción junguiana de este concepto, como externos de la historia individual y colectiva.
el lenguaje propio de la psiquis y la mejor forma
de representar algo relativamente desconocido. Una Sola Visión
Blake sitúa todos sus espacios, tiempos, perso-
najes y situaciones dentro de la psiquis. Es así Blake era un visionario, mucho más cercano
como el p a n t e ó n mítico que creó, de dioses a algunas de las visiones de nuestra época que
masculinos y sus Emanaciones, o aspectos feme- ven con claridad las limitaciones del ethos mo-
ninos, son representaciones de elementos psí- d e r n o dominante —de fe en los datos de los
quicos del ser h u m a n o , y su sentido profundo sentidos, la moralidad legalista y la razón - para
sólo puede ser captado por el contexto simbóli- llegar a la libertad, la solidaridad y la verdad.
co en que aparecen y por una actitud de intros- Su visión era u n a sola, y partía del acto
pección por parte del lector. Este lenguaje sim- imaginativo de ver en las profundidades de la
bólico de la obra tiene una continuidad profun- psiquis —el alma, como la llamaba— de la
da desde los Cantos de Inocencia y Experiencia h u m a n i d a d . Para Blake, ver no con los senti-

Rev.is.ta UNIVERSIDAD DE ANTIOQUIA, 260


dos — c o m o lo hace el científico— sino a tra- A partir de esta visión de lo más profundo
vés de ellos — c o m o lo hace el artista— era la de lo h u m a n o , elaboró un relato mítico y sim-
vía regia del h o m b r e m o d e r n o para el desa- bólico sobre el pasado, el presente y las posi-
rrollo de la espiritualidad, eso es, de la Imagi- bilidades del individuo, la sociedad y la hu-
nación. Los órganos sensoriales, separados de manidad. En este relato se entremezclan, como
los p o d e r e s imaginativos del alma serían limi- rostros de un m i s m o fluir, las d i m e n s i o n e s
tados y fuente de error. La unilateralidad de históricas, sociales, psíquicas y espirituales de
la razón y los datos crudos de los sentidos, el la especie. Aunque en Blake se trata de dimen-
f u n d a m e n t o mismo de la filosofía científica de siones indivisibles, h e m o s s e p a r a d o su análi-
su época —el e m p i r i s m o y el sensualismo— sis p a r a tratar de captar en algo el inmenso
conduciría a u n a visión limitada y perversa
p o d e r de su visión.
de lo h u m a n o y lo natural. R e p r e s e n t a r í a n
igualmente un estado del alma que obstaculi-
La Historia como mito: Inocencia, Expe-
zaría el desarrollo espiritual. Para Blake:
riencia e Imaginación
«(...) para los Ojos del Hombre de Imagina-
ción, la Naturaleza es la Imaginación misma. Tal
A través de su obra, Blake se e m p e ñ ó en
como es el hombre, Así Ve».
trazar el curso del alma h u m a n a desde su es-
La visión artística, más que el arte en sí, se-
tado psíquico original de perfecta u n i d a d y
ría la q u e posibilitaría el p r o c e s o de
felicidad, que d e n o m i n ó de Inocencia, su paso
espiritualización del ser h u m a n o . Considera-
p o r el sufrido estado de Experiencia, hasta su
ba que los apóstoles fueron todos artistas ya
destino en la Imaginación. A diferencia de las
que «el Cristianismo es arte» en tanto visión ima-
religiones institucionalizadas, p a r a Blake el
ginativa de las posibilidades de lo h u m a n o , y
p o r lo tanto declaraba q u e «la ocupación del destino final del alma h u m a n a no sería un
Hombre son las artes». Para Blake, la transforma- estado de perfección, sino u n o de plenitud,
ción de la visión artística es el fundamento del de desarrollo completo de las posibilidades de
desarrollo psíquico y espiritual del individuo y lo h u m a n o . El conflicto inicial entre Inocencia
la sociedad; el arte y no la religión organizada y Experiencia, al ser vividos como dos estados
sería la espiritualidad verdadera y el camino contrarios del alma, se resolvería p o r m e d i o de
hacia la sacralización del ser h u m a n o : la Imaginación.
La Inocencia c o r r e s p o n d e , en la vida del
Un Poeta, un Pintor, un Músico, un Arquitecto: individuo, a la niñez virgen y e s p o n t á n e a , sin
el Hombre o Mujer conciencia de sí misma; es un a m a n e c e r que
que no es uno de éstos no es un Cristiano. p e r m i t e al individuo percibir la gloria origi-
Deben abandonar Padres & Madres & Casas nal del alma. Se trata de un estado de u n i d a d
& Tierras si se interponen en el camino psíquica, de desinhibición y a r m o n í a con la
del Arte. naturaleza, para el cual la m o r a l i d a d es irrele-
La Oración es el Estudio del Arte. vante. En la Inocencia no hay conflicto; no hay
IM Alabanza es la Práctica del Arte relaciones problemáticas y las divisiones del
El Ayuno &c, se relacionan todos con el Arte. t i e m p o no i m p o r t a n ya que se percibe un pre-
La Ceremonia externa es el Anticristo. sente infinito.
En su recorrido espiritual, el alma tiene que
Es claro que aquí Blake no está h a b l a n d o salir de la Inocencia y pasar necesariamente
de oficios sino de la visión transformadora que p o r la dolorosa Experiencia; un estado de des-
subyace a la capacidad creadora de todos los ilusión, de d u d a y culpabilidad, fruto del con-
individuos. flicto i n t e r n o y con el m u n d o . En la Experien-

Revista UNIVERSIDAD DE ANTIOQUIA, 260


cia, el alma pierde para siempre su pureza y Para Blake, la Imaginación, la facultad espi-
felicidad original, y el individuo siente que la ritual, es infinita y eterna, y hace al individuo
corrupción está en la base de toda la existen- p l e n a m e n t e h u m a n o . Es u n a facultad creativa
cia h u m a n a , que la m e z q u i n d a d y la crueldad y apasionada q u e transforma al individuo y al
son universales. m u n d o a través de su visión de las posibilida-
En el estado de Experiencia, los celos oscu- des de lo h u m a n o ; el m u n d o se convierte en
recen el a m o r y la fe de la Inocencia aparece «mundus imaginalis» en tanto lugar de even-
como la patética negación del h o m b r e en acep- tos espirituales y no s i m p l e m e n t e escenario
tar los hechos de la vida social y natural. Co- de la b u r d a transmutación de la materia. Se
r r e s p o n d e en la vida individual al advenimien- trata de u n a c o n c e p c i ó n de la Imaginación
to de la adolescencia y la auto-conciencia. El contraria a la del m u n d o m o d e r n o , el cual,
ser h u m a n o se convierte en u n a criatura dual d e s d e su estado de Experiencia, considera lo
con dos principios contrarios: Instinto o Deseo imaginativo como lo irreal, lo fantasioso, lo no
y Ley o Razón, lo «malo» y lo «bueno». El pro- existente. En palabras de Urizen, la d e i d a d de
pósito de todo el transcurso de la h u m a n i d a d este estado del alma:
y de la vida individual sería la unión, a través
de la Imaginación, de estos dos principios, la El Espectro —(la Razón)— es el Hombre;
Boda del Cielo y el Infierno de su célebre p o e m a , Lo demás es engaño y capricho.
y la construcción en el m u n d o de El Hombre
Universal, o la Divina Humanidad. La Imaginación es pues p a r a Blake lo que
Para lograrlo, Blake veía que no se p u e d e p e r m i t e q u e lo percibido se relacione con la
negar el instinto, ni e n g a ñ a r s e a sí mismo tra- experiencia del individuo, t r a n s f o r m a n d o su
psiquis y desarrollándolo, p o r lo tanto, espiri-
tando de regresar al estado de Inocencia, sino
tualmente.
que es necesario espiritualizar el instinto, el
Concebía la Biblia como un relato simbóli-
deseo y los sentidos, p o r m e d i o de la Imagina-
co de la historia espiritual del h o m b r e y abo-
ción. Había vivenciado que c u a n d o esto se lo-
rrecía la interpretación literal que le daba la
gra, los sentidos ya no son más un obstáculo
religión organizada} Según él, p a r a la h u m a -
que constriñe la experiencia h u m a n a , sino que
nidad, la Inocencia t e r m i n ó con la expulsión
llegan a convertirse en «las principales puertas
del Paraíso, y en la vida individual, c u a n d o se
del alma en nuestra era». Y p a r a q u e no haya
adquiere conciencia de lo sexual; m o m e n t o
d u d a de q u e sobre este tema Blake es nuestro
en q u e el individuo se divide psíquicamente
c o n t e m p o r á n e o , vale la p e n a citar algunos de
entre instinto y razón, entre naturaleza y m o -
sus Proverbios del Infierno:
ral. Pensaba q u e la causa de la p é r d i d a del
paraíso t e r r e n a l no fue la sexualidad en sí
—Quien desea más no actúa, nutre la pestilencia.
—el «fruto prohibido» del Génesis— , la cual
considera Un bello don de la Bondad Divina, sino
—La lujuria del macho cabrío es un regalo de Dios.
e l h e c h o d e concebirla c o m o e l e m e n t o d e
identidad espiritual, eso es, como e l e m e n t o
—Aquellos que controlan el deseo, lo hacen por- de unilateralidad psíquica. El Antiguo Testa-
que el de ellos es suficientemente débil para ser m e n t o sería la historia del h o m b r e en el esta-
controlado; y el controlador o la razón, roba su do de Experiencia, y la vida de Jesús, la llega-
lugar & los gobierna contra su voluntad. da de la Imaginación al m u n d o , siendo Jesu-
Y estando controlado, gradualmente se torna cristo un símbolo arquetípico de la Imagina-
pasivo, hasta que sólo es la sombra del deseo. ción; el Juicio Final sería el último estado del

Revista UNIVERSIDAD DE ANTIOQUIA, 260


27
alma h u m a n a : el de su redención definitiva y Cómo el llanto de los Deshollinadores
u n i ó n con lo divino. Consterna las Iglesias sombrías;
Inocencia, Experiencia e Imaginación son Y los suspiros de los Soldados desventurados
entonces, simultáneamente, imágenes simbó- Corren como sangre sobre los muros de los Palacios
licas del transcurso psíquico de la especie, y
del desarrollo histórico y posible del indivi- Pero escudio, sobre todo en las calles de meduinoclie
d u o y de las sociedades occidentales de su Cómo la maldición de la joven ramera
época. Destroza las lágrimas del Niño recién nacido,
E invade de miserias el fúnebre carruaje Nupcial.
La Visión Social
Las instituciones caritativas que emergieron
Blake fue un republicano toda su vida y un en la época e r a n poco efectivas y se orienta-
crítico implacable de la opresión de la m o n a r - ban p o r intereses privados más que p o r prin-
quía y el clero. No fue el aprendiz de los salo- cipios democratizadores o p o r u n a actitud de
nes de m o d a de su época; como testigo de las Compasión y Amor, que para Blake constituía
protestas de los londinenses pobres ante la la Imaginación h u m a n a . Esta caridad partía del
h a m b r u n a , así como de las rebeliones de los convencimiento de q u e u n a masa trabajado-
marinos y los mineros del carbón, se convir- ra sumisa era fundamental para la prosperi-
tió en simpatizante de u n a oposición turbu- d a d comercial de la ciudad y la nación. Según
lenta e i n d e p e n d i e n t e . Londres era el centro Stanley Morgan, Blake fue el único individuo
de la revuelta p o p u l a r contra la Corona, q u e
que cuestionó los f u n d a m e n t o s psicológicos
inclusive llegó, p o r parte de algunos grupos,
y políticos de las obras caritativas de su épo-
al apoyo abierto a los Estados U n i d o s d u r a n -
ca, pues percibía que los motivos detrás de las
te la g u e r r a de i n d e p e n d e n c i a .
obras caritativas de sus c o n t e m p o r á n e o s ha-
A través de su obra poética atacó los males
cían que ésta fuese más u n a e n f e r m e d a d del
sociales que habían creado, en sus palabras,
alma, que u n a virtud. En su libro los Cuatro
un «terrible desierto» en la ciudad de L o n d r e s
Zoas, Blake d e n u n c i a claramente la hipocre-
del siglo 18. Los lujosos salones de la socie-
sía y sutileza psicológica de esta caridad:
d a d p u d i e n t e estaban sostenidos sobre pila-
res de u n a profunda pobreza y degradación.
En "Londres", poema magistral que hace parte Obliga a los pobres a vivir de un pedazo de pan,
del libro Cantos de Experiencia, Blake deja en por medio de artes suaves y dulces.
claro que su denuncia no es u n a simple críti- Sonríe ciuindo ellos fruncen, frunce cuando ellos
ca política, sino que se dirige hacia el conjun- sonríen; y cuando un hombre se ve pálido
to de formas —psicológicas, sociales, religio- Del trabajo y la abstinencia, di que se ve sano y
sas— que p u e d e t o m a r la opresión h u m a n a : feliz.
Y cuando sus hijos se enferman, déjalos morir.
Transito por cada calle del Reino, Hay suficientes
Cerca a donde fluye el Támesis, que nacen, demasiados, seguramente, y nuestra
Y percibo en cada cara que encuentro tierra se verá inundada
Marcas de debilidad, marcas de dolor: Sin estas artes. Si quieres que los pobres vivan
con moderación,
En cada grito de cada Hombre, Ceremoniosamente entrega cada pedazo de pan
En el grito de terror de cada Niño, que les das —con malicia graciosa.
En cada voz; en cada prohibición, Magnifica pequeños regalos. Reduce al hombre
Escucho las cadenas forjadas por la mente a querer el regalo, y luego entrégalo con ceremonia.

Revista UNIVERSIDAD DE ANTIOQUIA, 260


28
la Imaginación, era u n a ilusión y no u n a visión
de lo posible, y Londres seguiría siendo un
lugar d o n d e :

(...) las almas de los hombres son compradas y


vendidas
Y la infancia lactante por oro;
Y la juventud dirigida hacia mataderos
Y la belleza por un pedazo de pan.

1788 fue el a ñ o del centenario de la revo-


lución inglesa, y en el verano de 1789 se le-
vantaron las barricadas en París y los revolu-
cionarios se t o m a r o n p o r asalto la Bastilla. En
el m i s m o a ñ o , en los Estados Unidos, Was-
h i n g t o n se había convertido en el p r i m e r pre-
sidente de la República. Las simpatías de Blake
estaban d e c i d i d a m e n t e con los republicanos.
I m a g i n a b a q u e los fuegos de la revuelta des-
truirían la antigua tiranía de sacerdote y rey, y
revelarían u n a h u m a n i d a d en libertad. Es cla-
ro que nuestro poeta también se hubiera re-
gocijado con un Londres a r d i e n d o p o r fue-
bbr, gos revolucionarios. A partir de estos eventos
Pero Blake fue más allá de la crítica a la ca- históricos, escribió tres libros poéticos y visio-
ridad; cuestionó el f u n d a m e n t o psíquico del narios: América, la Revolución Francesa y Un
sentimiento de lástima, al verlo como u n a ac- Canto de Libertad.
titud racional de enjuiciamiento que divide el
alma, la cual conduce a la tiranía, ya que im- Lo Humano: Arte y Libertad
plica colocarse p o r encima de la p e r s o n a a la
que se le tiene lástima. Y como p a r a nuestro U n o de los temas centrales de toda la obra
poeta, la tiranía e n g e n d r a tiranía, la p e r s o n a de Blake es la gran contienda entre la imagi-
a quien se le tiene lástima r e s p o n d e , de ma- nación y la razón, entre el arte y la ciencia. Al
igual que el psicólogo profundo Cari J u n g en
nera defensiva, con un sentimiento de ven-
la p r i m e r a mitad de este siglo, Blake fue el
ganza, que es otra forma de juicio.
g r a n c o m p e n s a d o r de su época, s e ñ a l a n d o
Blake atacó el d o g m a que consideraba que
c l a r a m e n t e las consecuencias nefastas de la
dios había creado ricos y pobres, patrones y
unilateralidad de la psiquis de la cultura en
sirvientes. Las iglesias y sus enseñanzas eran
q u e vivió. C o m o J u n g , vio el largo camino que
para él molinos de opresión y de hipocresía, y
todavía t e n e m o s que recorrer para pasar de
representaban la negación de la Imaginación
seres racionales a seres psicológicos, p a r a pa-
Humana. Hasta q u e no se lograra u n a trans- sar de la vivencia que concibe la Inocencia y la
formación p r o f u n d a del alma h u m a n a , Experiencia como estados del alma m u t u a m e n -
Jerusalem, la ciudad de a m o r divino creada p o r te excluyentes; y llegar a vivenciarlos como

Revista UNIVERSIDAD DE ANTIOQUIA, 260


29
contrarios dinámicos en tensión. C a m i n o q u e
sólo c o m e n z a r e m o s a recorrer c u a n d o reco-
nozcamos q u e la racionalidad, la ciencia y la
tecnología, son sólo u n a p a r t e de la aventura
h u m a n a , y q u e t e n e m o s q u e e m p r e n d e r el
camino psíquico y espiritual de encarnación
de la Imaginación h u m a n a en el m u n d o natu-
ral y cultural. La liberación q u e i m a g i n a b a
Blake no era sólo social, sino fundamental-
m e n t e psíquica. En sus palabras del p o e m a
"Milton":

«Existe la Negación & existe lo que es Contrario.


La Negación debe ser destruida para redimir
los Contrarios.
La Negación es el Espectro, el Poder de Raciocinio
en el Hombre.
Este es un Cuerpo fabo, una Incrustación sobre
mi Espíritu
Inmortal, un Sí mismo que debe ser descartado
y aniquilado.
Para limpiar el rostro de mi espíritu por medio
del Auto-examen;
Para bañarme en las Aguas de la Vida, para
lavar lo No Humano;
Vengo en Auto-aniquilación & la grandeza de
la Inspiración; (...)
Para desechar los trapos podridos de la Memo-
ria por medio de la Inspiración;
Para desechar a Bacon, Loche & Newton del
ropaje de Albion;
Para quitarle sus sucias prendas & vestirlo con
Imaginación (...)».

Tanto su vida como su obra se caracterizan


p o r la búsqueda de la autonomía y la libertad
psicológica. Su obra es un canto a las posibili-
dades de la Imaginación, y de afirmación de la
independencia del ser h u m a n o y del artista;
en sus palabras, su tarea era la de « (...) crear un
sistema o ser esclavo del de otro. No razonaré ni
compararé, mi trabajo es crear».
La visión psicológica de Blake se constitu-
ye en u n a protesta contra la epistemología de
Locke, contra una concepción de lo h u m a n o

Revista UNIVERSIDAD DE ANTIOQUIA, 260


30
como algo p u r a m e n t e material o fisiológico
que d e b e ser formado, p o r lo tanto, p o r el
m u n d o externo. A esta concepción le contra-
p o n e la visión del ser h u m a n o como formador,
eso es, imaginador, del m u n d o . Para Blake la
facultad imaginativa es la creadora de la reali-
d a d ; el deseo es parte de la imaginación, y el
m u n d o que deseamos es más real que el m u n -
do que aceptamos pasivamente.
En oposición a la psicología clásica y cris-
tiana que consideraba la e m o c i ó n , las pasio-
nes, y el deseo, c o m o el e n e m i g o a doblegar,
en t a n t o fuente del p e c a d o y de p e r t u r b a c i o -
n e s d e l a r a z ó n , p a r a Blake t o d o l o q u e
i n c r e m e n t e la vida creativa es lo v e r d a d e r a -
mente bueno.
Blake p i n t ó y escribió p a r a revelar la ver-
d a d psíquica, tal c o m o él la p e r c i b í a . Veía
q u e el a l m a , la Imaginación Humana, es el
p r i n c i p i o y el fin de t o d a s las cosas. No sólo
lo ve t o d o reflejado en ella, sino q u e p i e n -
sa q u e el a l m a es la vida d i n á m i c a del m u n -
d o , y el m u n d o en sí, un reflejo de la reali-
d a d q u e t i e n e s u v e r d a d e r a existencia e n e l
a l m a . S e g ú n Blake, lo q u e l l a m a m o s «reali-
d a d » , no es m á s q u e la i m p r e s i ó n parcial o
s e n s o r i a l de lo real. Para l l e g a r a la v e r d a -
d e r a p e r c e p c i ó n h u m a n a , e s n e c e s a r i o uti-
lizar la Imaginación, el p o d e r q u e p e r c i b e
m á s allá d e l intelecto y de los s e n t i d o s . Esta
s u p r e m a c í a de la Imaginación s o b r e cual-
q u i e r o t r a facultad h u m a n a , fue la inspira-
ción de su vida y la base de t o d a su o b r a y
pensamiento:

«Si las puertas de la percepción se abrieran,


todo aparecería ante el hombre tal como es:
Infinito».

Y en otro pasaje:

¿ Cómo sabes que todo pájaro que vuela,


No es un inmenso mundo de dicha
Cerrado por tus cinco sentidos?

Revista UNIVERSIDAD DE ANTIOQUIA, 260


31
La Humanidad de lo Divino en la base de u n o de sus más bellos poemas
t e m p r a n o s —Jueves Santo de Cantos de Ino-
C o m o h e m o s visto, Blake consideraba q u e cencia y Experiencia—, en el cual atestigua la
u n o de los principales obstáculos p a r a la ins- opresión sobre la infancia de la caridad y el
tauración de la Imaginación en el m u n d o era ritual cristiano:
la religión institucionalizada de su t i e m p o ,
anclada en el estado de Experiencia, d e s d e el ¿Es acaso algo sagrado ver
cual se percibe la visión imaginativa c o m o el En una tierra rica y fecunda,
mayor e n e m i g o . A la visión religiosa propia Bebés reducidos a la miseria
del estado de Experiencia le recriminaba iró- Alimentados por manos frías y mezquinas?
n i c a m e n t e su dualismo psíquico y espiritual,
—la codificación en sus libros sagrados de la ¿Es ese llanto trémulo un canto?
f r a g m e n t a c i ó n psíquica del h o m b r e con su ¿Puede ser un canto de alegría?
visión dualista de la moralidad—, p o r conce-
bir, c o m o lo hace el racionalista, lo sagrado y En otro p o e m a —"El J a r d í n del Amor"—
lo divino c o m o algo externo y diferenciado de del mismo libro, en t o n o irónico c o n t r a p o n e
lo h u m a n o : el j a r d í n cultivado p o r u n a religión sin Imagi-
nación con los campos silvestres del estado de
No busques a tu padre celestial entonces, más Inocencia:
allá de los cielos Fui al Jardín del Amor
Allí reside el Caos y la Noche Antigua. Y vi lo que nunca había visto:
Habían construido una capilla en su centro
La concepción psicológica y espiritual de En el campo donde solía jugar.
u
B l a k e e r a r a d i c a l m e n t e m o n i s t a ; y los
monistas, al no aceptar la existencia separada Y en otro pasaje del m i s m o p o e m a , en el
de lo h u m a n o y alguna esencia trascendente cual la Experiencia i r r u m p e en el m u n d o de la
que lo e m p e q u e ñ e c e , t a m p o c o reconocen la Inocencia:
espiritualización de Ley Moral alguna. Con-
sideraba los preceptos morales como u n a crea- Y vi que estaba lleno de tumbas,
ción de Satán, q u e como u n a espada derrama- Y lápidas donde debería haber flores;
ron la sangre del Señor de la compasión. Y sacerdotes en negros trajes, hacían sus rondas
Para Blake todos los dioses habitan en el pecho de vigilancia,
del hombre, lo divino habría q u e verlo en el Y amarraban con zarzas mis alegrías y deseos.
hombre mismo:
La adoración de Dios es: Honrando sus dones Basándose en sus propias visiones, Blake
en otros hombres, cada uno de acuerdo a su genio, reafirmó lo que consideraba el auténtico cris-
y amando más a los grandes hombres; aquellos que tianismo. Pero rechazó a p a s i o n a d a m e n t e el
envidian y calumnian a los grandes hombres odian cristianismo institucional de su época,
a Dios; pues no hay ningún otro Dios. asociándolo a lo que más aborrecía: la fría Ley
Al percibir la religión organizada como u n o Moral de Urizen, símbolo de la racionalidad y
de los más formidables adversarios de la fa- del dualismo moral del Viejo T e s t a m e n t o ; un
cultad imaginativa del ser h u m a n o , Blake eri- p a d r e vengativo y castigador, que d e n o m i n ó
gió al sacerdote en símbolo de la tiranía y opre- 10
con ironía Nobodaddy —el Padre de Nadie.
sión psíquica y espiritual de la h u m a n i d a d . Para Blake la Ley Moral es la antítesis de la
La d e n u n c i a de esta tiranía sobre el estado de Imaginación, p o r q u e limita al ser h u m a n o , al
Inocencia —simbolizado p o r la infancia—, está concebir lo divino como algo abstracto, como

Revista UNIVERSIDAD DE ANTIOQUIA, 260


32
una perfección negativa. Es así c o m o Urizen, palabras: «La misma ley para el buey y para el
la divinidad de este estado del alma, afirma león es opresión».
su ideal en estos términos: C o m b i n a n d o la h o n e s t i d a d intelectual de
un científico con el sentido de lo sagrado de
He buscado una felicidad sin dolor, un místico, su o b r a yace c o m o un p u e n t e en-
Algo sólido sin fluctuaciones. tre las visiones espirituales del p a s a d o y la psi-
cología profunda c o n t e m p o r á n e a . Sus pala-
Esta moralidad, al negar, p o r pecaminosos, bras e n c u e n t r a n eco en la psiquis del h o m b r e
el instinto y las e m o c i o n e s d e l i n d i v i d u o , m o d e r n o , cansado ya de d o g m a s religiosos y
—como sabemos, lo más fluctuante de lo hu- especulaciones racionalistas:
mano— lo hace incapaz de salir del estado de
Experiencia. Blake consideraba q u e la Iglesia «Si te humillas, me humillas a mi también,
Llama virginidad aquello que desea, más no ac- Tú también habitas en la Eternidad
túa, y p o r lo tanto, obligaba al individuo a vi- Tú eres un Hombre, Dios ya no es más,
vir en un estado de falsa h u m i l d a d , a p a r e n - Aprende a adorar tu propia Humanidad». E
tando Inocencia. A Urizen, el dios de este cris-
tianismo, lo c o n d e n ó p o r ser Un poder abstracto Bibliografía
y restrictivo que obliga a los hombres a servirlo en
gratitud moral y sumisión. Blake, William. Songs of Innocence and Experience. Shewing
the Tino Contrary Sates of the Human Soul. With an introduction
Blake ve q u e la v e r d a d e r a importancia de and commentary by Geoffrey Keynes. Oxford & New York:
la enseñanza bíblica reside, no en las n o r m a s 1967, Oxford University Press.
Blake, William. The Book of Urizen. Edited and with a
morales del Decálogo, sino en las enseñanzas Commentary by Kay Parkhurst Easson and Roger R. Easson,
sobre el a m o r incondicional y su correlato, el Boulder and New York: 1978, Shambala in association with
perdón de los pecados; desechó las prohibi- Random House.
Blake, William. Jerusalem. The Emmanatitm of the Giant Albion,
ciones morales, reconociendo un solo precepto The Iluminated Books. Volume I. Edited with an introduction
afirmativo: Amarás. El p r o p ó s i t o final de la and notes by Morton D. Paley, Princeton: 1991, The William
Imaginación es la creación en el h o m b r e de Blake Trust/Princeton University Press.
Blake, William. Millón. Edited and with a Commentary by
«el espíritu de Jesús», q u e describe c o m o un Kay Parkhurst Easson and Roger R. Easson. London: 1979,
«continuo perdón del pecado». Para Blake esto no Thames and Hudson.
Bly, Robert. An Idea with Poems and Translations. Chosen by
es posible sin visión espiritual, sin Imagina-
Robert Bly. Boston: 1972, Beacon Press.
ción. Sólo p o r m e d i o de la identificación del Chesterton, G. K. William Blake, Paris: 1982, Nouvelles
individuo con «La Imagen Divina», es posible éditions Oswald.
Gardner, Stanley. Blake. London: 1968, Evans Brothers
perdonar, lo d e m á s es p a r a Blake, p u r a h i p o - Limited.
cresía. Entonces ya no i m p o r t a n el bien y el Frye, Northrop. Fearful Symmetry. A Study of William Blake,
mal, o el p e c a d o y la b u e n a obra, p o r q u e «so- Princeton: 1990, tenth paperback reprinting, Princeton
University Press.
mos totalmente unos en Jesús, nuestro Señor». Keynes, Geoffrey. A Study of the Illuminated Books of William
Es sólo en la actualidad, con el advenimien- Blake. Poet, Printer, Prophet. New York and Paris: 1964, The
Orion Press with the Trianon Press.
to de la psicología profunda, el resurgimiento Poetry and Prose of William Blake. Edited by Geoffrey Keynes,
espiritual, y la reacción contra el materialis- London: 1967, Nonesuch Press.
mo y racionalismo del p a s a d o , que Blake p u e - Raine, Kathleen. William Blake. London: 1974, reprinted,
Thames and Hudson.
de ser aceptado como el más g r a n d e profeta Raine, Kathleen. Golgonooza, City of Imagination. Last Studies
espiritual del m u n d o m o d e r n o , al afirmar que in William Blake. Ipswich: 1991, Golgonooza Press.
todo lo que existe es sagrado, y rechazar los in- Ram Baba. «William Blake: Poeta y Místico», en Kriya Yoga
Magazine. No. 6, Bogotá: 1976, Kriya Yoga Ashram.
tentos de i m p o n e r u n a n o r m a moral, psico- Shorer, Mark. William Blake: The Politics of Vision. New
lógica o espiritual sobre el individuo; en sus York: 1959, Vintage Books.

Revista UNIVERSIDAD DE ANTIOQUIA, 260


33
Thompson, E. E Witness against the beast. William. Blake and que es la única forma legítima de intuir y experimentar el
the Moral Law. New York: 1993, The New Press. sentido de los relatos simbólicos. Desconfiaba de la religión
William Blake: Antología Bilingüe. Madrid: 1996, Alianza institucionalizada de su época por múltiples razones: por sus
Editorial, segunda reimpresión. alianzas con el poder político, por su énfasis en la razón para
William Blake 's ílluminated Books. Jerusalem, Songs of interpretar la Biblia, y por su preferencia por la Ley Moral
Innocence and Experience, The Early ílluminated Books, The Conti- negativa del Viejo Testamento.
nental Prophecies, Milton, The Urizen Books. London: 1995, Tate 9. En una conversación con su amigo Crabb Robinson,
Gallery Publishing. reportada por éste, en que le preguntó sobre la Divinidad de
Yeats, W. B. William Blake, Medellín: 1984, Universidad de Jesucristo, Blake le respondió: El es el único Dios, y luego aña-
Antioquia, Departamento de Bibliotecas. dió —Y yo también lo soy, y como también lo eres tú.
10. Nobodaddy: Nobody's Daddy.
Notas
Javier Sáenz Obregón (Colombia)
1. Las traducciones son del autor. Cabe anotar que la Psicólogo y magister en educación. Miembro del Equi-
mayoría de las traducciones de la obra de Blake al castellano po de Historia de la Práctica Pedagógica en Colombia y
son de pésima calidad. Esto es especialmente cierto de la
de la Junta Directiva del Colegio Agustín Nieto Caballe-
traducción de William Blake: Poesía completa de la Colección
Jorge Luis Borges: Biblioteca Personal de Ediciones Orbis, ro. Tiene varias publicaciones sobre historia de la peda-
que además de ser incompleta, tergiversa en algunos pasajes gogía, lo irracional en los procesos de formación y las
el sentido del original. Para sólo dar un ejemplo, en "Los tradiciones de autoconocimiento de la India.
Proverbios del Infierno", del libro Las Bodas del Cielo y el
Infierno traduce el texto «The tygers of wrath are wiser than
the horses of instruction», como «Los tigres de la ira son más
razonables que los caballos de la instrucción». Confundir en
Blake ser sabio con ser razonable es llanamente no haber
entendido las primeras letras del lenguaje de nuestro poeta.
2. La originalidad de la obra de Blake y a la vez su relación
con las ideas de los movimientos sociales y espirituales disi-
dentes del Londres de su época ha sido tematizada de forma
brillante por el historiador inglés E. E Thompson en su libro
Witness Against the Beast. Este texto tardío de Thompson, ana-
liza la pluralidad de movimientos con los que probablemente
el poeta tuvo algún contacto: los Antinomians,Levellers,
Muggletonians, Behmenists, Diggers, Adamists y Seekers, entre otros.
3. El otro fue La Revolución Francesa (1791).
4. El primer libro de la obra de Blake que logró acepta-
ción y reconocimiento fueron sus Cantos de Inocencia y Expe-
riencia. Se trata de un texto con una forma más clásica y que
puede ser leído de manera ingenua ya que sus poemas son
engañosamente simples. Pero sólo la lectura de su obra poste-
rior, de los llamados «libros proféticos», permite acercarse al
complejo y profundo simbolismo de este libro temprano.
5. Además de estos libros, grabados por el propio Blake, y Los Hijos de la Gran Diosa
los dos que mandó imprimir en tipografía tradicional, dejó Marta Cecilia Vélez. 1999.
otros dos libros manuscritos que nunca grabó: Tiriel (1789) y 14 x 21.5 cm. Rústica. 419 p.
Vola o Los Cuatro Zoos (1795-1804). Colección Otraparte
6. Ninguna de las copias que sobreviven de los libros ori-
ginales de Blake son idénticas entre sí ya que retocaba de
manera distinta cada copia del mismo libro. La cultura occidental se ha erigi-
7. Es sorprendente la sincronicidad de la visión de Blake do sobre una falla: el rechazo y
del alma humana —o psiquis, diríamos hoy— con la que olvido de sus bases vitales —la
desarrolló en la primera mitad de este siglo el psicólogo suizo unidad, lo mistérico, el sentimien-
Cari Gustav Jung. La sorpresa es aún mayor al saber que Jung to, la intuición, la aceptación de
no conoció la obra de Blake. A partir de las dos obras, se la diferencia, lo materno—; en una
puede equiparar, sin mayor esfuerzo, la visión de estos dos palabra, lo femenino, represen-
individuos sobre la cuaternidad de la psiquis o el alma: Urizen
tado por excelencia en la Gran
—Pensamiento, Luvah —Sentimiento, Tharmas —Sensación,
Urthona —Intuición. Diosa primigenia. Y esta falla la
8. Nuestro poeta aborrecía la religión organizada, eso es, la ha conducido a ser una cultura
institucionalización de una experiencia espiritual originaria de la exclusión, la violencia y la
que es absolutamente personal. No perteneció a iglesia o secta muerte.
alguna y la lectura simbólica que hizo de la Biblia fue personal,

Revista UNIVERSIDAD DE ANTIOQUIA, 260


34