Está en la página 1de 1

http://www.cuentoscortos.

com/cuentos-originales/beethoven-gran-musico-desde-nino

Beethoven, gran músico desde niño


Autor:

Silvia García
Edades:

Todas las edades


Valores:

superación, esfuerzo
Ludwig van Beethoven nació en una
familia humilde en Alemania en el año
1770. Su madre tenía una salud muy
delicada y su padre era el director de una
importante orquesta obsesionado con
convertir a su hijo en un gran compositor.
De hecho, Beethoven había demostrado
desde muy pequeño sus grandes dotes
musicales.

Su padre le exigía mucho y le hacía


practicar varias horas al día con
instrumentos como el piano, el clarinete y
el órgano. Tanto era así que se pasaba la
mayor parte del día ensayando y casi no
iba al colegio ni salía con amigos. Cuando
iba a clase, estaba tan cansado que apenas
prestaba atención. Su padre era tan
estricto que hasta había veces en las que
le obligaba a levantarse de madrugada
para tocar el piano para sus amigos y
presumir de hijo.

Con solo siete años, el pequeño Ludwig ya


era capaz de dar recitales de piano. A los
10 años abandonó la escuela
definitivamente para dedicarse
enteramente a la música. Empezó a dar
clases con un nuevo profesor de mucho
prestigio que le enseñó las obras de
Mozart y de otros compositores muy
importantes. A los 16 años, los nobles de
su ciudad, de Bonn (Alemania), le pagaron
un viaje a Viena (Austria) para aprender
de los mejores músicos, incluido de Mozart. Al poco tiempo, su madre falleció y tuvo que volver
a Alemania para cuidar de sus hermanos pequeños porque su padre no era capaz de hacerlo.

Como no iba a la escuela y, además, su padre había perdido su trabajo en la orquesta, algunas
personas le ayudaron a pagar sus estudios musicales para poder continuar con su carrera como
músico y compositor. Cuando cumplió los 30 años empezó a notar que escuchaba mal. Poco a
poco su sordera fue creciendo hasta que no fue capaz de escuchar ningún tipo de sonido.

Beethoven probó diferentes tratamientos para curar su sordera, pero nada funcionó y se
entristeció mucho. A pesar de eso, continuó componiendo música. Una de sus obras más
importantes es la “Quinta Sinfonía”. También son muy populares sus obras musicales “Para
Elisa”, “Claro de Luna” o su “Novena Sinfonía”. En total compuso nueve sinfonías, 32 sonatas,
dos misas y una ópera. La verdad es que, como pasa muchas veces, Beethoven empezó a ser
mucho más apreciado después de su muerte, en la ciudad austriaca de Viena en 1827. Hoy en
día está considerado como uno de los mejores músicos de todos los tiempos.