Está en la página 1de 7

Filipo II accedió al trono de una frágil Macedonia que se veía amenazada por gran cantidad de

enemigos. Sin embargo, gracias a una serie de reformas militares y administrativas, no solo logró
recomponer el reino de Macedonia, sino que lo erigió como la principal potencia militar de Grecia,
siendo ésta la base para que su heredero, Alejandro, conformase el mayor imperio conocido por el
hombre hasta ese momento.

A sus 26 años, comenzó llevando a cabo una drástica reforma del ejército haciéndolo
permanente, disciplinado y bien armado, valiéndose de todos sus conocimientos adquiridos
durante su estancia como rehén en la corte tebana de Epaminondas. De esta forma, creó
poderosas falanges muy compactas que estaban armadas con largas sarissas o lanzas de unos 5
metros. De igual forma, instituyó una poderosa caballería de élite y tropas ligeras de gran agilidad,
los peltastas. Con Filipo, también se perfeccionó el arte de la poliorcética en Grecia, pues hizo
venir a ingenieros de Siracusa y Cartago quienes diseñaron y construyeron grandes máquinas de
asedio. Gracias a este ejército reorganizado, Filipo llevó a cabo una política expansionista
y consolidó la monarquía macedonia. En este sentido, sometió a los tracios e illirios, haciéndose
con importantes yacimientos auríferos que comenzaron a engrosar las arcas reales de Pella, la
capital de Macedonia. También creó y fortaleció los lazos entre familias nobles macedonias y
extranjeras, lo que contribuyó a la pacificación de las zonas fronterizas. Además, los descendientes
de estos jóvenes eran enviados a la corte real para ser educados o para servir como rehenes en
caso de necesidad. Gracias a su labor, se proclamó rey de Macedonia el mismo año que nació su
primogénito Alejandro, en el 356 a.C.

LIBRO 4

LAS REVOLUCIONES

No podemos decir de una manera general en qué época comenzaron esas revoluciones. Las
causas que la hicieron sucumbir pueden deducirse a dos. Una el cambio a la larga, se operó en
las ideas a consecuencia del desarrollo natural del espíritu humano,el cual al destruir las antiguas
creencias,hizo desplomarse al mismo tiempo el edificio social que la había levantado y que ellas
solas podían sostener; la otra es la existencia de una clase de hombres que estaba fuera de esta
organización de la ciudad y que, interesada en destruirla por lo que de ella tenía que sufrir, le hizo
guerra sin descanso. Es necesario estudiar por qué y cómo los hombres se han alejado
gradualmente de esta antigua organización, no para decaer, sino al contrario para avanzar hacia
una forma social más vasta y mejor.

Capitulo 1

PATRICIOS Y CLIENTES

Hasta aquí no hemos hablado de las clases inferiores, ni teníamos por que hacerlo, la ciudad se
había como si esas clases no existiesen.

Conviene investigar los principios en que se sustentaba esta división de las clases, antes de que la
ciudad se formase, la familia ya contenía en sí esta distinción de clases: el primogénito,
sucediendo él sólo a su padre, heredaba el sacerdocio, la propiedad, la autoridad, y sus hermanos
eran respecto a él lo que habían sido respecto al padre. A él solo pertenecía, en el origen, el título
de pater, pues esta palabra, que designaba el poder y no la paternidad, sólo pudo aplicarse
entonces al jefe de la familia.
El primogénito tiene el privilegio del culto, de la sucesión, del mando, además, esta familia tiene
servidores, que no la abandonan, que están hereditariamente asociados a ella, y sobre los cuales
ejerce el pater o patrono la triple autoridad de señor, de magistrado y de sacerdote. La propiedad
de la familia pertenece íntegramente al jefe, quien, por lo demás, comparte su disfrute con las
ramas segundonas y aun con los clientes.

Ni el dinero del cliente pertenece a éste; el verdadero propietario es el patrono, y puede


apoderarse de él para satisfacer sus propias necesidades. La distinción todavía es mas
manifiesta en la religión. Sólo el descendiente de un pater puede practicar las ceremonias del
culto de la familia. Ni siquiera puede sustituir a la familia ausente. Así, aun antes de que se hubiese
salido del estado de familia, existía ya una distinción de clases: la antigua religión doméstica
había establecido rangos. Hasta hemos mostrado que, en su origen, la ciudad no fue una
asociación de individuos, sino una confederación de tribus, de curias y de familias, y que en esta
especie de alianza, cada uno de esos cuerpos siguió siendo lo que había sido al principio.

La ciudad, en sus primeros tiempos, sólo fue la reunión de los jefes de familia. Todavía puede
verse un vestigio de esta regla en una antigua ley de Atenas que decía que, para ser ciudadano,
‘segundonas, ni mucho menos a los clientes. También se ve desde los comienzos de Roma otra
asamblea más numerosa, la de las curias; pero difiere muy poco de la de los patres.

No hay que representarse la ciudad de esas antiguas edades como una aglomeración de hombres
que viven revueltos en el recinto de sus murallas. Si se trata de una guerra, llegan esos jefes
seguidos de su familia y servidores (sua manus); se agrupan por las fratrías o por curias, y forman
el ejército de la ciudad a las órdenes del rey.

Capitulo 3
PRIMERA REVOLUCIÓN
1. Se despoja a los reyes de la autoridad política
Un comienzo fue el hombre quEl rey en
Hemos dicho que el rey fue al principio el jefe religioso fue al principio el jefe religioso de la
ciudad, el rey de la ciudad no ejercía su poder sobre la población entera; los hombres debían sentir
por él gran respeto, ya que era el hombre que recitaba la oración, que celebraba el sacrificio; que
tenía, en fin, por derecho hereditario, el poder de atraer sobre la ciudad la protección de los
dioses. Se conservó, pues, la realeza; pero despojada de su poder, ya no fue más que un
sacerdocio, esta realeza, así reducida a las funciones sacerdotales, siguió siendo casi siempre
hereditaria en la familia santa que había poseído antaño el hogar y había comenzado el culto
nacional.
2. Historia de esta revolución en Esparta
Esparta siempre tuvo reyes, y, sin embargo, la revolución de que hablamos aquí se realizó en ella
como en las demás ciudades. Es fácil inferir, por las atribuciones que se concedieron a los éforos,
el escaso poder de que se dejó a los reyes.
Se acierta, pues, al decir que la realeza de Esparta es sobre todo un sacerdocio hereditario. Por
eso Herodoto puede decir que Esparta no conoce el régimen monárquico, y Aristóteles, que el
gobierno de Esparta es aristocrático.
3. Idéntica revolución en Atenas
Se ha visto antes cuál había sido el estado primitivo de la población del Ática. Éstos fueron los
que defendieron su independencia como mejor pudieron, y los que, una vez pedida la deploraron,
el conflicto entre esa aristocracia y la realeza no podía tardar en surgir asi pasaron cerca de
cuarenta años, pero un día la familia real se mancilló con un crimen y la revolución que despojó a
la realeza del poder político se realizó, bajo formas diversas, en todas las ciudades.
4. Idéntica revolución en Roma
La realeza fue al principio en Roma lo que en Grecia. El rey era el gran sacerdote dela ciudad, y al
mismo tiempo, el juez supremo; por ahí se ve que Roma se hallaba en las mismas condiciones
que las demás ciudades, los mismos conflictos que hemos observado en Grecia se encuentran,
pues, en Roma.
La aristocracia piensa inmediatamente en abolir la realeza, y los padres ejercen por turno las
funciones inmediatas del rey, conforme a estas reglas se eligió a Numa y este se mostró muy
religioso más sacerdote que guerrero, parece ser que, bajo Numa, la realeza quedó reducida a las
funciones sacerdotales, como había ocurrido en las ciudades griegas.
La pendencia entre los reyes y la aristocracia adquirió caracteres de lucha social, cada asamblea
romana está presidida por un magistrado que designa el objeto del voto, en el caso actual, el
presidente designado por el senado es Lucrecio, uno de los conjurados, que indica como único
objeto del voto la elección de dos cónsules, esta revolución no agradó en Roma a todos. Muchos
plebeyos se incorporaron al rey, asociándose a su fortuna.
Capitulo 4
LA ARISTOCRACIA GOBIERNA LAS CIUDADES
Esta aristocracia estaba fundada en el nacimiento y, al mismo tiempo, en la religión. En Atenas,
desde la muerte de codro hasta solón, toda autoridad estuvo en manos de los eupátridas, se ha
observado frecuentemente cuán muda es la historia sobre este largo período de la existencia de
Atenas, y, en general, de la de las ciudades griegas. Este régimen político nada más duró algunos
años en Roma. En Grecia, al contrario, hubo un largo espacio de tiempo en que la aristocracia fue
señora.
La monarquía ya no existía en Corinto cuando partió de allí una colonia para fundar Siracusa: de
modo que la nueva ciudad no conoció la realeza fue gobernada, desde luego, por una aristocracia.
Capitulo 5
SEGUNDA REVOLUCIÓN; CAMBIOS EN LA CONSTITUCIÓN DE LA FAMILIA; DESAPARECE
EL DERECHO DE PRIMOGENITURA; SE DESMEMBRA LA "GENS"
La revolución que derribó a la realeza, más que cambiar la constitución de la sociedad, modificó la
forma exterior del gobierno. Este grande y general esfuerzo de la aristocracia respondía, pues, a
un peligro. El derecho de primogenitura, condición de su unidad, desapareció. En Atenas, la ley de
Solón todavía marcaba una cierta preferencia por el hijo mayor.
No es posible decir en qué época desapareció en Roma el privilegio del mayorazgo. Es probable
que los reyes, en sus luchas contra la aristocracia, hiciesen lo posible para suprimirlo y
desorganizar así a las gentes. El derecho de primogenitura desapareció, pues, de todas partes:
considerable revolución que empezó a transformar la sociedad, el hermano que así se separaba
del hermano mayor tenía lo sucesivo su propio hogar.
Capitulo 6
LOS CLIENTES SE EMANCIPAN
1. Lo que era al principio la clientela y cómo se transformó
He aquí otra revolución cuya fecha no puede indicarse, pero que con toda seguridad ha
modificado la constitución de la familia y de la sociedad misma, si nos atenemos al cuadro que los
escritores nos trazan de la primitiva clientela de Roma, resultaría una verdadera institución de la
sociedad de oro.
Lo que sabemos de más cierto sobre el cliente es que no puede separarse del patrono ni escoger
otro, y que está incorporado, de padres a hijos, a una familia. El patrono no es sólo un amo; es
juez y puede condenar a muerte al cliente, el cliente no ve nada que le proteja; no es ciudadano
por si mismo: sí quiere presentarse ante el tribunal de la ciudad, es necesario que su patrono le
conduzca y hable por él, es fácil presumir que entre el patrono y el cliente apareciese muy pronto
la aversión.
En el estado de aislamiento en que la familia había vivido mucho tiempo, la clientela pudo formarse
y conservarse, dejar a esta familia era tanto como colocarse fuera de toda organización social y
de todo derecho; era perder sus dioses y renunciar al derecho de orar. Parece seguro que la
condición de los clientes mejoró poco a poco. Al principio vivían en la casa del amo, cultivando
juntos el dominio común. Luego se les asignó un lote de tierra. El cliente debió considerarse ya
más feliz.
En seguida sucedió un nuevo progreso. Ya no cultivó para el amo sino para sí mismo. Pero ese
campo, donde ahora transcurría su vida, donde estaba todo su trabajo y todo su goce, aun no era
de su propiedad.
2. La clientela desaparece de Atenas; obra de Solón
A medida que a estos hombres les mejoraba la suerte sentían más amargamente que todo les
quedaba en desigualdad ya que convertidos en poseedores del terreno, no podían ser
propietarios.
3. Transformación de la clientela en Roma
Esta guerra entre los clientes y los patronos también ha llenado un largo período de la existencia
de Roma, sin embargo una cosa resulta cierta. En los orígenes de Roma hubo clientes, es fácil
discernir las sucesivas mejoras que se aportaron a la situación del cliente, y por qué grados llego
al derecho la propiedad, así el cliente, aunque todavía no puede llamarse propietario, al menos
disfruta de las cosas tan ampliamente como es posible.
No parece que la revolución emancipadora de los clientes se realizase en Roma bruscamente,
como en Atenas, los lazos de la clientela se aflojaron poco a poco y el cliente se alejó
insensiblemente del patrono, este cambio aportó otro en la constitución de los comicios. La
asamblea se dividía antes en curias y en gentes, y si el cliente votaba, hacíalo bajo la inspección
del amo, era ya mucho separar al cliente del patrono en los momentos más solemnes de la vida;
en el combate y en el del voto.
Los márcelos parecen ser una rama así desprendida de la gens Claudia. Su nombre era Claudio;
pero como no eran patricios, sólo debieron formar parte de la gens a título de clientes. No lo huera
sido cuatro siglo antes, y los Claudios habrían ganado su causa. Pero en tiempos de Cicerón, el
derecho sobre que fundaban su reclamación era tan antiguo, que se había olvidado, y el tribunal
pudo fallar a favor de los Marcelos.
Capitulo 7
TERCERA REVOLUCION; LA PLEBE INGRESA EN LA CIUDAD
1.Historia general de esta revolución
Los cambios que a la larga se habían operado en la constitución de la familia, aportaron otros en
la constitución de la ciudad. Así hubo dos grandes cuerpos frente a frente, dos sociedades
enemigas, de las dos clases una quería que se conservase la constitución religiosa de la ciudad, y
que el gobierno, así como el sacerdocio, siguiese en poder de las familias sagradas. La otra
quería derribar las antiguas barreras que la colocaban fuera del derecho, de la religión y de la
sociedad política.
Si recordamos que los hombres no habían encontrado otro principio de asociación que la religión
hereditaria de las familias, y que no poseían la idea de una autoridad que no se derivase del culto,
comprenderemos fácilmente que esta plebe, fuera del culto y de la religión, no haya podido formar
al principio una sociedad regular.
Cuando los reyes fueron vencidos en todas partes y la aristocracia se hizo señora, el pueblo no
se circunscribió a lamentar la monarquía; aspiró a restaurarla bajo nueva formula. En efecto,
designaba algo novísimo entre los hombres, una autoridad que no emanaba del culto, un poder
que no había sido establecido por la religión.
La obediencia a un hombre, la autoridad concedida a ese hombre por otros hombres, un poder de
origen y naturaleza completamente humana, la plebe romana primero tramó conspiraciones para
restablecer a Tarquino. Enseguida intentó nombrar tiranos, y puso sus ojos sucesivamente en
Publícola, la clase inferior prosperó poco a poco. Hay algunos progresos que se realizan
oscuramente, poco a poco se formó una riqueza mobiliaria; se acuñaron monedas; el dinero
apareció.
En muchas ciudades, singularmente en Atenas, se vio parte del cuerpo aristocrático caer en la
miseria, otra consecuencia de este cambio fue que en el pueblo mismo se establecieron
distinciones y categorías, necesarias en cualquier sociedad humana.
Todavía hay un cambio del que conviene hablar, pues ayudó eficazmente en el progreso de la
clase inferior: tal es el que se realizó en el arte militar, en fin, la clase inferior también logró tener
su religión. Puede suponerse que esos hombres tenían en el corazón el sentimiento religioso.
Cuando la clase inferior hubo consumado esos diferentes progresos; cuando contó con ricos,
soldados, sacerdotes; cuando reunió todo lo que da al hombre el sentimiento de su valor y de su
fuerza; en fin, cuando hubo obligado a la clase superior a tenerla en cuenta, en otros sitios , al
contrario, el pueblo empleó medios menos violentos. Sin luchas a mano armada, y con sólo la
fuerza moral que le habían dado sus últimos progresos, obligó a los grandes a hacerle.
Entonces se nombró un legislador y cambió la legislación. Esto es lo que se vio en Atenas, en
algunas ciudades, la admisión de la plebe entre los ciudadanos fue obra de los reyes; así ocurrió
en Roma. La riqueza se ha convertido en único objeto de los deseos de los hombres, por que
otorga el poder. En efecto, después de Teognis, la nobleza sólo fue un recuerdo. Las grandes
familias siguieron conservando piadosamente el culto doméstico y la memoria de los antepasados;
así se transformó gradualmente la ciudad antigua.
2. Historia de esta revolución en Atenas
Los eúpatridas, después de derribar a la realeza, gobernaron en Atenas durante cuatro siglos.
Hacia el año 612, el descontento general y los signos ciertos que anunciaban una próxima
revolución, despertaron la ambición de un eúpatrida, la energía de los arcontas logró que abortase
la empresa; pero la agitación continuó después de él. Los sentimientos de odio no se calmaron.
Pero el pueblo no se conmovió; la religión de los eupátridas ya no ejercía prestigio sobre su alma,
y persistió en exigir reformas.
Solón tenía la rara fortuna de pertenecer a la vez a los eupátridas por el nacimiento y a los
comerciantes por las ocupaciones de su juventud. Hemos dicho antes que Solón comenzó por
emancipar la tierra de la vieja dominación que la religión de las familias eupátridas había ejercido
sobre ella. Estas grandes innovaciones trastornaron todas las antiguas reglas de la ciudad, en la
nueva constitución no se tenían en cuenta para nada los derechos del nacimiento; todavía
existían clases, pero sólo se diferenciaban por la riqueza.
El régimen así fundado tenía dos clases de enemigos: los eupátridas, que deploraban sus
privilegios perdidos, y los pobres, que aún sufrían de desigualdad. Siguiendo el ejemplo de
muchas ciudades griegas, quiso un tirano, Pisístrato, salido de los eupátridas, pero persiguiendo
un fin de ambición personal, prometió a los pobres un reparto de tierras y se los asoció.
El pueblo no se mostró muy deseoso de reconquistar su libertad, la antigua aristocracia tuvo por
un momento la esperanza de aprovechar la caída de los Pisistrátidas para recobrar sus privilegios,
la población siguió en doscientas o trescientas gentes, en cada uno de esos cuadros había dos
clases de hombres; de una parte, los eupátridas , que poseían hereditariamente el sacerdocio y la
autoridad; de la otra los hombres de condición inferior , que ya no eran servidores ni clientes, pero
que estaban retenidos por la religión bajo la autoridad del eupátrida.
Tras la reforma política de Solón había, pues, otra reforma que realizar en el dominio de la
religión, en cada una de esas circunscripciones había un culto, un sacerdote, un juez, reuniones
para las ceremonias religiosas, asambleas para deliberar sobre intereses comunes, el nacimiento
no significó nada; los hombres fueron iguales para el caso y ya no se conoció ningún privilegio.
Desde entonces, ya no hubo razón para que el sacerdocio fuese hereditario en el demo, como lo
había sido en la gens, tampoco había ninguna para que el sacerdote fuese siempre un eupátrida.
Esta reforma fue la que acabó de derribar la aristocracia de los eupátridas de esta forma la
sociedad ateniense fue completamente transformada. Aristóteles no encontraba otro más eficaz
que éste, cuando esta reforma se hubo consumado en todas las ciudades, pudo decirse que el
antiguo molde de la sociedad estaba roto y que se formaba un nuevo cuerpo social.
3. Historia de esta revolución en Roma
La plebe adquirió muy pronto gran importancia en Roma. Las guerras se sucedían sin cesar, y
como se necesitaban hombres, el resultado más frecuente de cada victoria era que se despojaba a
la ciudad vencida de su población para transferirla a Roma, todos ingresaban en la plebe, el
bastardo era rechazado por la religión de las familias puras y relegado a la plebe y por todas estas
razones la plebe aumentaba en número.
Las tradiciones y los testimonios de la antigüedad colocan en el reinado de Servicio los primeros
progresos de la plebe, este mismo rey estableció luego una nueva división en la ciudad. Sin
destruir las tres antiguas tribus, en las que las familias patricias, esta muchedumbre, hasta
entonces flotante, especie de población nómada que no tenía ningún lazo con la ciudad, tuvo en
adelante sus divisiones fijas y su organización regular.
El rey dio la vuelta alrededor de esta asamblea mixta, llevando por delante de las víctimas y
entonando el himno solemne. Terminada la ceremonia, todos fueron igualmente ciudadanos así
Servio hizo una nueva división, la primera se subdividió en cinco clases, Servio introdujo así un
principio novísimo en la sociedad romana: la riqueza determinó en lo sucesivo los rangos, como
antes lo había hecho la religión.En adelante el ejército ya no estuvo compuesto sólo con los
hombres de las curias: todos los hombres libres, al menos todos los que poseían algo, formaron
parte del ejército, y sólo los proletarios siguieron excluidos.
La caballería era parte, pero apenas era posible tocar al ejército sin tocar al mismo tiempo a la
constitución política, esta organización militar era permanente.
Con la revolución que derribó a los reyes, la religión obtuvo otra vez el imperio y ocurrió
forzosamente que toda la clase plebeya fue excluida de las leyes sociales y asi se dio paso para
que hubiese más esclavitud; la casa del patricio era a sus ojos una prisión.
Capitulo 8
CAMBIOS EN EL DERECHO PRIVADO; EL CÓDIGO DE LAS DOCE TABLAS; EL CODIGO DE
SOLÓN
No pertenece a la naturaleza del derecho el ser absoluto e inmutable, cada sociedad tiene su
derecho que se forma y se desenvuelve con ella, que cambia como ella y que en fin sigue
siempre el movimiento de sus instituciones, de sus costumbres y sus creencias.
Si nos colocamos en la época en que la plebe adquirió importancia e ingresó en el cuerpo político
y se compara el derecho de esta época con el derecho primitivo, desde luego se observan grandes
cambios, el derecho salió de los rituales y de los libros sacerdotales; perdió su religioso misterio: es
una lengua que todos pueden leer y hablar. La ley era antes un dictado de la religión;
considerábase como una revelación hecha por los dioses a los antepasados, de ahí dos
consecuencias: primera, la ley ya no se presenta como una fórmula inmutable e indiscutible. Entre
todos los textos que nos quedan de ese código, no hay ninguno más importante que ése, ni
ninguno que señale mejor el caracter de ;la revolución que entonces se produjo en el derecho.
la Ley de las Doce Tablas establecio que la cohabitación de un año sometería a la mujer a la
potestad del marido, así se observa que la ley de las doce tablas al igual que el Código de Solón
se aleja bastante del derecho primitivo.
Capitulo 9
NUEVO PRINCIPIO DE GOBIERNO; EL INTERÉS PÚBLICO Y EL SUFRAGIO
La revolución que arruinó el imperio de la clase sacerdotal y elevó a la clase inferior al nivel de
los antiguos jefes de las gentes, marcó el comienzo de un nuevo período de la historia de las
ciudades.Se realizo una especie de renovación social, todo cambio en el fondo, un nuevo régimen
quedó fundado por el interes público, las reglas de gobierno debían ser flexibles y variables y para
ello se reunía a los hombres y se les consultaba y asi se empezó a votar y el gobierno cada vez
se separo mas de la religión y la elección ya pertenece a los dioses sino al pueblo.
Capitulo 10
LA RIQUEZA INTENTA CONSTITUIRSE EN ARISTOCRACIA; ESTABLECIMIENTO DE LA
DEMOCRACIA; CUARTA REVOLUCIÓN
El régimen que sucedió a la dominación de la aristocracia religiosa no fue inmediatamente el
democrático, el nuevo sólo se estableció con alguna solidez onde tuvo a la mano una clase
superiorque pudiese tomar, por algún tiempo, el poder y la autoridad moral que perdían los
eupátridas o los patricios.
Servio en roma tuvo que fundar una aristocracia para reducir la influencia del patriciado, y ésta no
fundaba su superioridad exclusivamente en la riqueza. Pero esta nueva aristocracia fue combatida
ya que los pobres quisieron ser ciudadanos y entrar al cuerpo político.
Conviene hacer una última observación. Quizá se hubiese evitado el advenmiento de la
democracia de haberse podido fundar lo que Tulcídes llama " el gobierno para algunos y la libertad
para todos".
Capitulo 11
REGLAS DEL GOBIERNO DEMOCRÁTICO; EJEMPLO DE LA DEMOCRACIA ATENIENSE
A medida que las revoluciones seguían su curso y que la sociedad se alejaba del antiguo régimen,
el gobierno de los hombresa era cada vez más difícil. Atenas reunía gran número de Magistrados,
unos eran los que velaban por los intereses materiales de la ciudad, y aquellos que sólo ejercían
funciones de orden público eran elegidos por el pueblo pero estos tenían poco prestigio y
autoridad.
Los magistrados que sólo tenían la misión de hacer ejecutar las leyes, estaba el senado, sobre el
senado mismo estaba la asamblea del pueblo, este era el verdadero soberano. El publo tomaba
asiento en bancos de piedra, a una orden del presidente, el heraldo anunciaba el asunto en que la
asamblea debía ocuparse. Cuando el heraldo había leido el proyecto del decreto, comenzaba la
discusión, el pueblo quería que cada asunto se le expusiese en todos sus aspectos, la
democracia sólo podía sostenerse por el respeto de las leyes, el pueblo como verdadero soberano
era considerado como impecable, el ciudadano, como el funcionario público de nuestros días, se
debía todo entero al Estado.
Capitulo 12
RICOS Y POBRES; LA DEMOCRACIA SUCUMBE; LOS TIRANOS POPULARES
A medida que las ciudades se alejaban del antiguo régimen, formábase una clase pobre, el
hombre era sustentado por su jefe, y éste a quien debía obediencia, debíale a su vez el subvenir a
todas sus necesidades.
La democracia no suprimió la miseria; al contrario, la hizo más sensible. La igualdad de derechos
políicos puso más de manifiesto la desigualdad de las condiciones, el ciudadano encontraba pocos
empleos, poco trabajo. La falta de ocupación le hacía pronto perezoso.
En cada ciudad, el rico y el pobre eran dos enemigos que vivían uno al lado del otro, el pobre sólo
podía adqurir la riqueza despojando al rico, la ciudad sólo era, como dice Platón un conjunto de
hombres de los cuales una parte era señora y la optra esclava, la democracia con los ricos en el
poder se volvio una oligarquía violenta.