Está en la página 1de 6

ANÁLISIS DE POÉTICA

Alumnos: Rosario Huertas y Diego Amerise

MADAME IVONNE

El tiempo —«oscuro enemigo que nos roe la sangre, según el verso de Baudelaire—, se alimenta de nuestras
ilusiones, de nuestra vida...» (Enrique Cadícamo, en Tanguera, nº 29, sin fecha).

Grabado el 6 de noviembre de 1933 por Carlos Gardel. Según las confesiones del autor de la
música Eduardo Pereyra Madame Ivonne es un homenaje a la administradora de la pensión
donde el vivía, y que en varias oportunidades le tu tuvo paciencia en el pago del alquiler. Pues
entonces pidió a Cadícamo que adaptara la letra a los tópicos recurrentes de ese momento, y
este creativo escritor imagino en sus versos las razones de la llegada a la argentina de esta
humilde Ivonne de Montevideo, fantaseando con ser un viejo amor del autor. Este estilo
compositivo denominado tango-romanza, inspirado en las viejas romanzas, arias italianas
sencillas, melódicas, muy distintas del típico canyengue.

La fantasía trascurre en Montmartre una colina de 130 metros situada en la orilla derecha del río
Sena, en el XVIIIème Arrondissement de París (Distrito 18°), conocida por la cúpula blanca de
la Basílica del Sacré-Coeur ubicada en su cumbre.

Cadícamo era al parecer gran lector de Baudelaire a quien citaremos “Para conocer el alma de
un poeta, hay que buscar en su obra aquellas palabras que aparecen con mayor frecuencia;
esas palabras delatan su obsesión. “Montmartre” es la palabra que más se presenta en los
tangos que recuerdan a París, en ese entonces este país era la meta porteña del exilio. Ivonne
vivía en esta colina y allí conoce a este argentino.

La describe con su pinta de “alegre grisetta” : aunque la palabra griseta define a cierta tela gris
de seda, su significado en los tangos alude a las grisette, nombre dado a las obreras en Francia
debido a los vestidos de color gris que usaban. Esa es la imagen típica de la francesita
inmigrante en el tango. El Quat'z'Arts Ball fue una gran fiesta de carnaval parisina organizada por
los estudiantes arquitectura, pintura, escultura y grabado, de la Escuela Nacional de Bellas Artes
de París, que fue prohibida por los años 50, en conocido barrio latino de estudiantes parisinos,
llamado así porque usaban el latín para comunicarse.

“La Cruz del Sur fue como el sino” señala a su destino gris, inevitable destino que la condena a
la pobreza, tu pena de nieve, fría, desolada.

“La que va a ver que todo quedó en la distancia/ con ojos muy tristes bebe su champán.” Solo le
quedan sus recuerdos de moza, ya sin aquel argentino que la conquistó en Paris.
RECITADO

Ivonne,

yo te conocí allá en el viejo Montmartre,

cuando el cascabel de plata de tu risa

era un refugio para nuestra bohemia

y tu cansancio y tu anemia

no se dibujaban aun detrás de tus ojeras violetas.

Yo te conocí cuando el amor te iluminaba por dentro

y te adoré de lejos, sin que lo supieras

y sin pensar que confesándote este amor

podría haberte salvado.

Te conocí cuando era yo un estudiante de bolsillo flacos

y el París nocturno de entonces

danzaba al espacio en una cascada de luces

el efímero reinado de un nombre,

Mademoiselle Ivonne…

LETRA:

Mamuasel Ivonne era una pebeta

que en el barrio posta de viejo Montmartre,

con su pinta brava de alegre griseta

animó la fiesta de Les Quatre Arts.

Era la papusa del barrio latino

que supo a los puntos del verso inspirar...

Pero fue que un día llego un argentino

y a la francesita la hizo suspirar.


Madame Ivonne,

la Cruz del Sur fue como el sino,

Madame Ivonne,

fue como el sino de tu suerte...

Alondra gris,

tu dolor me conmueve,

tu pena es de nieve…

Madame Ivonne…

Han pasado diez años que zarpó de Francia,

Mamuasel Ivonne hoy solo es Madam…

La que va a ver que todo quedó en la distancia

con ojos muy tristes bebe su champán.

Ya no es la papusa del Barrio Latino,

ya no es la mistonga florcita de lis,

ya nada le queda… Ni aquel argentino

que entre tango y mate la alzó de París

MUÑECA BRAVA

Tango 1929

Música: Luis Visca

Letra: Enrique Cadícamo

Cadícamo fue un gran poeta que reflejó en sus tangos la problemática atemporal que se da en la
relacione entre hombres y mujeres. Ubicado en una Buenos Aires donde los valores estéticos y
éticos generaban un machismo que hoy en día quizás esté un poco más aplacado por todas las
corrientes que promueven la igualdad de género.

Los tópicos en sus letras siempre fueron los mismos: la pasión y el desencuentro, el amor y la
perdida, y en el medio todos los matices que pueden dar infinidad de situaciones. Por lo general
el desarrollo y la exposición de estos temas son abordados desde el resentimiento y/o la queja
del narrador. Hay un dejo de nostalgia y hasta cariño en estos reproches, pero todo culmina en
hacer ver a la joven de 20 abriles que pronto llegará el ocaso de su juventud y con ella la
desgracia y el abandono. Siempre la imagen de la mujer es una joven exitosa, pero confundida
que va en busca de una vida fácil de lujos y placeres.

Che madam que parlás en francés

y tirás ventolín a dos manos,

que escabiás copetín bien frapé

y tenés gigoló bién bacán...

Sos un biscuit

de pestañas muy arqueadas...

Muñeca brava

bien cotizada.

¡Sos del Trianón...

del Trianón de Villa Crespo...

Milonguerita,

juguete de ocasión...

Tenés un camba que te hacen gustos

y veinte abriles que son diqueros,

y muy repleto tu monedero

pa´ patinarlo de Norte a Sud...

Te baten todos Muñeca Brava

porque a los giles mareás sin grupo,

pa´ mi sos siempre la que no supo

guardar un cacho de amor y juventud.

Campaneá la ilusión que se va

y embrocá tu silueta de rango,

y si el llanto te viene a buscar

escurrí tu dolor y reí...

Meta champán que la vida se te escapa,


Muñeca Brava, flor de pecado...

Cuando llegués

al final de tu carrera,

tus primaveras

verás languidecer.

Describe a una prostituta joven y bella. Es una joven de 20 años que anda por la vida de milonga
en milonga. El narrador sufre su desamor, así como también un dejo de angustia y rencor por su
amor no correspondido. En el último verso se expone el desenlace de esos sentimientos
generados por la “Muñeca Brava” que también parla francés, toma champan y cotiza bien.
Increpando a la señorita por su vida de jolgorios le advierte su futuro. Clásico reproche en las
letras Tangueras. La mina linda que sufrirá el paso del tiempo y sus excesos harán reflejo de la
erosión de su belleza superficial y corporal.

En la elección de este repertorio tuvimos en cuenta el tópico del papel de la mujer en el tango.
Esta temática preponderante en tercera persona y sojuzgante de la conducta moral de ambas
damas nos rebela dos personajes similares en la escena de la composición de época, el lugar
dado a la mujer depende de la subjetividad de la época y este discurso imperante determina su
valor. Para las damas hay entonces dos posibilidades valorativas: madre- prostituta; dentro de
esta última valoración, ambos tangos presentan a un personaje en común. Esta imagen de
soledad y abandono, de pobreza y abnegación de Madame Ivonne, simplemente Madam ahora,
como se denomina a las mujeres que dirigen el burdel; contada desde sus años de soledad,
contrapuesto a la juventud de Muñeca brava, también fracesa, que decide darse a los lujos y el
dinero. Ambas son salvadas en ese dejo de compasión que deja verse en el poesía de
Cadicamo, condenatoria y trágica a la vez:

“Campaneá la ilusión que se va

y embrocá tu silueta de rango,

y si el llanto te viene a buscar

escurrí tu dolor y reí...

Meta champán que la vida se te escapa,”

De MUÑECA BRVA
“Alondra gris,

tu dolor me conmueve,

tu pena es de nieve…

Madame Ivonne…”

De MADAME IVONNE.

El mismo recitado previo de Madame Ivonne condena el sino de su suerte, y ubica al personaje
que escribe como aquel que hubiese querido salvar su suerte de ese destino penoso que le toca
vivir tras el desamparo del amor. Ambas prostitutas, las historias parecieran relacionarse en un
antes y un después, ese “sino” del destino que condena a la soledad y el vacío del amor a quien
desde la mirada de la época “juega con el amor”. Si bien el destino de ambas tiene un origen
distinto, ambas terminan en igual condición: la marginalidad y la desidia.