Está en la página 1de 5

La Revolución de 1952 fue el primer paso de la constitución genuina de la democracia en la sociedad

boliviana . El proceso que comenzó en abril no escogió, como proponía intuitivamente Guevara, la
formación del ciudadano con toda su implicación conceptual desde la óptica liberal, sino la construcción
de una Nación que pudiera entretejer lazos de convivencia e intercambio entre el conjunto de los
habitantes de este territorio.

Esa es la naturaleza verdaderamente central de la Revolución: la apropiación objetiva del espacio


geográfico por todos sus habitantes. La idea de democracia tiene aquí una connotación especial, pero no
es todavía la aplicación de unas reglas de juego en las que comience a aplicarse de un modo más o
menos sofisticado el concepto de derechos y deberes de ciudadanos iguales y soberanos.

Pero está claro que sin ese paso que cambió definitivamente el eje de las relaciones de poder, y que
permitió el tránsito hacia la práctica democrática, lo ocurrido en1982 era simplemente impensable.

La Reforma Agraria, el Voto Universal y la Reforma Educativa resolvieron en gran medida el viejo
entrabamiento basado en las exclusiones y planteado como el “problema indígena”, y abonaron el
terreno para la participación real de todos en los destinos de la República. Si bien es cierto que la tierra,
el voto y la educación entregaron de hecho un poder de decisión y fueron instrumentos para el camino
hacia la igualdad, está claro que la estructura de la administración del poder no cambió, en la medida en
que también fue un poder autoritario, excluyente y tan arropado en un texto constitucional como
descaradamente dictatorial e intolerante. Esa es la paradoja revolucionaria en su compleja relación con
lo democrático.

No debe escapar de nuestra visión el hecho de que tras el primer gobierno de la Revolución, el partido
gobernante vivió un duro debate a propósito del camino a seguir. La imposición de las posturas
moderadas que aceptaban la Constitución de 1947 y la reapertura del Parlamento, no fue fácil. Otra vez,
la democracia se concebía en el seno del MNR de maneras muy distintas. La fuerte influencia de
posturas marxistas y seudo fascistas dominó el escenario de ese debate hasta el final de los años 80,
mucho después de concluido el ciclo de la Revolución Nacional, y sólo fue superada por el vendaval de
los hechos más que por el convencimiento de una derrota en el campo de las ideas. Lo democrático, en
consecuencia, no tenía una lectura equivalente en ese período; la recuperación de la democracia poco
tuvo que ver, salvo en sectores de élites más bien aislados y arrinconados por mucho tiempo, con el
modelo que empezó a construirse a lo largo de las dos últimas décadas del siglo XX.

Las acciones basadas en la violencia que tuvieron una larga saga expresada en el círculo permanente y
aparentemente cerrado desde 1952, de levantamiento-masacre, la lucha frontal entre los movimientos
gremiales primero, y sindicales después, sobre todo en la minería y la consecuente sucesión de
masacres de mineros en el período 1920-1950, marcaron una realidad en que lo democrático no era
parte de la historia. La sociedad boliviana no concibió la resolución de su futuro a través del diálogo ni
sobre la base del orden constitucional, en tanto el orden constitucional había sido capturado por las
élites para la legitimación de poder absoluto. Esta constatación sigue siendo hoy parte constitutiva de
nuestra estructura política. No se trata, por tanto, de la discusión de una filosofía, de una mirada
conceptual sobre cómo construir la sociedad, sino de revertir la práctica que excluye a la base de la
sociedad y la reivindicación de la democracia que, a título de cambio “revolucionario”, está controlada y
capturada por nuevas élites autocráticas.

A partir de la Revolución, a la par que se agudizaba el debate sobre las diferentes concepciones de lo
democrático, sobre todo con la idea de las democracias populares de corte marxista que parecían
opciones importantes y posibles como alternativa al liberalismo clásico, la sociedad boliviana se
reconfiguró y las mayorías excluídas sistemáticamente del banquete comenzaron a integrarse a la
sociedad. Paradójicamente, la brecha campo-ciudad no sólo en tanto implica grandes diferencias
sociales y económicas, sino en tanto el mundo rural mantuvo aislada su visión de cultura y práctica
política casi sin cambios, planteó una fuerte discusión de tono culturalista que desembocó en las
transformaciones iniciadas en 2003.

Los hechos terminaron por demostrar que la confrontación de las ideas a lo largo de varias décadas
había prescindido de un ingrediente central: intentar comprender la realidad del otro, pero no sólo en
tanto ese otro tenía necesidades y carencias, no sólo en tanto el otro debía ser también un ciudadano,
sino en tanto ese otro no funcionaba en la lógica de un modelo de pensamiento, de un conjunto de
valores y de una visión determinada del tiempo y del espacio. La compulsa de poder en Bolivia estuvo
siempre bajo el paraguas de un paradigma claramente occidental: el paradigma del progreso. La idea del
progreso determina una visión del tiempo y de la historia y, por supuesto, de la construcción del futuro;
tiene que ver con los valores básicos de la vida cómo la concebimos. Este dislocamiento aún no resuelto
puso en el tapete el ingrediente de la visión de la cultura y forzó a la sociedad boliviana a intentar una
respuesta que fuera capaz de combinar ambas visiones sobre la base de una Constitución única
rabiosamente liberal en sus principios (1967), aunque claramente teñida de las ideas de la
responsabilidad social a partir de 1938 y los hechos consecuentes de 1952.

'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''

Orígenes

Los orígenes de esta Revolución se encuentran en la Gran Depresión y la derrota de Bolivia en la Guerra
del Chaco. La Gran Depresión, debilitó a la Gran Minería, auspició el ingreso del Estado a la economía a
través del control de divisas y cupos de exportación de estaño. A su vez, la derrota sufrida por Bolivia en
el Chaco demostró las limitaciones del modelo político vigente hasta entonces, agotó a los partidos
políticos tradicionales y puso en evidencia la fragilidad del Estado boliviano.

Inicios

El año 1951 el MNR obtiene un triunfo parcial en las elecciones, con una mayoría parcial. La Ley
electoral establecía que el Congreso Nacional debía elegir al Presidente de la República entre los tres
partidos políticos más votados: el MNR, PURS y FSB. Ese año se forma una Junta Militar de Gobierno
para evitar la llegada al poder del MNR, la que se enfrenta a una insurrección en su contra. En La Paz y
Oruro ocurren enfrentamientos callejeros entre el 9 y 11 de abril, derrotándose al ejército, pero con un
saldo de 490 muertos. Se forma un gobierno provisional a cargo de Hernán Siles Zuazo junto a Juan
Lechín Oquendo, que asume el mando hasta el regreso de Víctor Paz Estenssoro desde su exilio en
Argentina.

Logros de la revolución Nacional:

Voto Universal

El 21 de julio de 1952 se otorga el voto universal. A los analfabetos y a las mujeres se les otorga el
derecho al sufragio.

Nacionalizaciones

Nacionalización de la minería. El 31 de octubre de 1952 la propiedad de las mineras, principalmente


compuesto de minas de estaño, Patiño, Hoschild y Aramayo son nacionalizadas e integradas en una
nueva empresa estatal (COMIBOL).

Reforma Agraria

Creación del Ministerio de Asuntos Campesinos, organización de la sindicalización campesina y la Ley de


Reforma Agraria (2 de agosto de 1953).

Central Obrera Boliviana

La central obrera boliviana Central Obrera Boliviana(COB) fue creada en abril de 1952. Fue importante
en la consolidación del gobierno del MNR, permitiendo la participación de los sindicatos y sus dirigentes
en el gabinete. A través de la COB se instaló el poder de los sindicatos de Bolivia.

Disolución del ejército

Se disolvió el Ejército y se reemplazó por milicias de mineros, campesinos, fabriles y clases medias.
Oficiales y cadetes fueron internados en prisiones y campos de concentración, por no alinearse con el
régimen movimientista. Recién en 1954 se reabre la Escuela militar y se reorganiza el ejército bajo la
orientación movimientista. (De Wikipedia, la enciclopedia libre)

``````````````

La Revolución Nacional

El nuevo gobierno revolucionario del MNR instaló en palacio a Paz y Siles. Las ideas gestadas en los años
treinta y cuarenta comenzaban a hacerse realidad.

El primer paso fue el decreto del voto universal el 21 de julio de 1952, con estamedida se rompía la
democracia excluyente y calificada del pasado, otorgando elvoto a la mujer, a los analfabetos y haciendo
elegible a cualquier ciudadano mayor de edad. De 130.000 electores en 1951 se pasó a 960.000 en
1956.El otro objetivo clave era tomar el control total de la economía por la vía dedescabezar a los tres
grandes mineros del estaño, se consideraba que solo unestado fuerte, dueño de sus recursos naturales y
de sus empresas de producción,podría desarrollar el país. Por eso, el 31 de octubre de 1952 Paz firmó el
decretode nacionalización de las minas, con lo que el 80 % de los ingresos de lasexportaciones y los
recursos del subsuelo pasaron a poder del estado. Actoseguido se creó Comibol la empresa minera
estatal, se estableció el control obrerocon derecho a veto, se despidió y recontrató a todos los
trabajadores lo que ledemando una fuerte erogación al erario.En Agosto de 1953 se tomó la medida
más trascendental del gobiernorevolucionario, la reforma agraria que devolvió la tierra a los
campesinos, de esemodo se incorporó a casi 2.000.000 de bolivianos a la economía, como el voto
loshabía incorporado a la política. Fue un paso de liberación de la mayoría de losbolivianos.En 1955 se
dictó un nuevo código de la educación. La educación universal yobligatoria, la instalación de núcleos
escolares rurales para los campesinos,marcaron un giro fundamental que universalizó un derecho
esencial que habíaestado restringido y planteado discriminatoriamente a partir de la idea de
unaeducación especial para los indígenas.Otro de los objetivos básicos de la Revolución fue la
diversificación económica y lavertebración del país. La inauguración de la carretera Cochabamba-Santa
Cruz (laprimera ruta asfaltada del país), permitió un acceso al oriente que marcó elimpulso de
crecimiento de Santa Cruz de la Sierra. Se construyó un ingenioazucarero, se impulsó la producción de
petróleo hasta lograr exportarlo con eloleoducto a Arica. Se transfirieron fondos de Comibol para todo
este proceso quesi bien ayudaron a esta tarea, descapitalizaron a la empresa de la minería.Junto a estas
medidas se vivió el nacimiento de la Central Obrera Boliviana (abrilde 1952), la creación de milicias
mineras y campesinas, el cierre del colegio militar y la baja de más de 500 oficiales para reorganizar el
ejército. El colegio militar sereabrió en 1954.El costo de la Revolución fue alto, un proceso
hiperinflacionario que llevó alboliviano a devaluarse en un 900 % en los cuatro años de gobierno de Paz.
Losintentos de conspiración de FSB y sectores dentro del propio MNR, condujeron ala adopción de
medidas represivas sin precedentes al abrirse campos deconcentración en las minas y el altiplano,
donde se vejó y torturó a centenares depresos.

En 1956 se realizaron las primeras elecciones con voto universal. Siles Zuazoobtuvo una abrumadora
mayoría (82 %) ante el impacto de las medidas de cambiosobre todo a favor de los indígenas. Su tarea
fue dura, implantar un programa deestabilización monetaria que superase la crisis económica. Esto lo
enfrentó a laizquierda del MNR que se opuso al plan diseñado por el asesor norteamericanoJackson
Eder. El Presidente tuvo que iniciar una huelga de hambre para lograr suobjetivo que provocó la
renuncia de Ñuflo Chávez, su vicepresidente. El plan tuvoéxito y la moneda se estabilizó, manteniendo el
tipo de cambio de 12 pesos por dólar hasta 1972. En este periodo se aprobó un nuevo código del
petróleo muyliberal para la inversión externa, se aprobó el código de seguridad social y una leyde
cooperativas.La extraña muerte del jefe de FSB Oscar Unzaga de la Vega, que se dijo se habíasuicidado
en una casa donde se hallaba oculto y los hechos de sangre de cuartelSucre en La Paz y Terebinto en
Santa Cruz, mancharon el gobierno del PresidenteSiles. En esos días se produjo la exitosa lucha de los
cruceños por las regalías delpetróleo.En 1960 se convocó a elecciones, las tensiones internas del MNR
llevaron a Paz avolver a candidatear para resolver el conflicto entre izquierda y derecha,postergando las
aspiraciones de Wálter Guevara, quien rompió con su partido ycreó el Partido Revolucionario Auténtico,
presentándose a elecciones. Paz ganócómodamente y ocupó por segunda vez el cargo. Paz pensó que
después de losgrandes cambios era necesario institucionalizar la Revolución (el modelomexicano fue
permanente como ejemplo para los bolivianos). Su primera medidafue una nueva Constitución (1961)
que incluyó las minas nacionalizadas comopatrimonio del estado, reconoció el voto universal y las
milicias populares yestableció la reelección. La crisis de Comibol, sujeta a graves pérdidas y altoscostos
de producción por una burocracia excesiva, baja de ley de mineral yobsolescencia tecnológica, condujo
al intento de reestructuración a través del plantriangular con la participación del BID y el gobierno
alemán. En 1962 se hizoconocer el plan decenal, el primer plan que planteaba en el largo plazo
eldesarrollo del país y establecía la premisa de lucha contra la pobreza, en la lógicadel desarrollismo
bajo planificación estatal. Ese mismo año un desvío arbitrario delas aguas del río Lauca llevó a Bolivia a
romper relaciones con Chile.La idea equivocada de que él era el único que podía conducir el plan
decenal,llevó a Paz a ir a la reelección en 1964, lo que dividió radicalmente a su partido ylo enfrentó con
Siles, Guevara y Lechín. Ganó la elección como candidato únicocon el Gral. René Barrientos como
vicepresidente, pero apenas tres mesesdespués, en noviembre fue derrocado por Barrientos y el Gral.
Alfredo Ovando,apoyados por las FF.AA., la oposición interna del MNR y varios sectores de laclase
media. Demasiados años de gobierno, altos niveles de corrupción y un ciertodistanciamiento con
obreros y mineros, terminaron con su gobierno.En esos doce años la ayuda económica de los Estados
Unidos fue decisiva.Desde que en 1953 comenzó como donaciones, hasta los créditos de los sesenta, la
ayuda convirtió a Bolivia en altamente dependiente, al punto que el tesoro vivíade esos créditos incluso
para poder pagar salarios de la administración pública.