Está en la página 1de 449

LA ROSA

MÍSTICA
desplegada
o
EL SANTO
ROSARIO
P. R. Martínez Vigil
L / A .

ROSA MÍSTICA
DESPLEGADA

Ó E L SANTO ROSARIO
EXPLICA D O

F.S f . f S R m K r t , S*A?(jfi. ALE¿A> M } S T R R I O S Í l » l > l ' w r . l ¿ t f C U S


t^ r. A l ’ ^u ttih r u .v K jjA f - di: hcn oíi ce w aría
v x i r . v i - r o s t>?. :. a c v r x A t K A .

pt' l' L‘l

P. R. M A R T Í N E Z VIGIL,
ti¿i Orden i!t Prnticaftcm,
O b i s p o í f j O v i f tío,

CON L IC E N C IA -3 C L E S I Á 3 T 1U A ,

Q U IN T A E D IC IÓ N

MADRID
I.IB3 ERÍA CATÓLICA DE GREGORIO DEL A.VO
Cíllc :1c l.t ujim. 6.
K)OI.
R O S A M I S T I C A
IN13ICE
PíLfíS.

Pró¡v<¿0 á üt segunda ed ició n ................ 5


La Rosa'Mixtiva. ¡M a r ía !...................... 11
E l R o s a r io , si» o r ig v n y m n a tu r a le z a . 21

PRIM ERA PARTE

Primera serin ilr. meditación es; sobre los


quince misterios del Rosario................ 35
Misterios gozosos....................................... 35
Misterios d o lo r o so s ............... ....................... 51
M isterios g lo r io s a s ....................................... 63
Secunda serie Je meditaciones sobre los
misterios y las tres vidas de Jeprts__ 78
Misterios gozoso*................................ , , . 78
Misterios dolor/utas.................................... 90
MisUtritns c¡loriosoi..................................... IO4

S E G U N D A P A R TE

t>d Rosario perpetuo, Guardia de honor


de María.................................................... 11 j
H,\¡\ I. Lo '¡u i sí entieiuln pnr Rom-rio
j>erJ.'Cti«i............................................... 113

l*A ?s.

:? I. lJ yi\»er p u n s m in e n tr , de i’sín A s o c i a ­
c i ó n ....................................................................... M .|
£ IT. R estau ración d i l R o sa rio pQ)-ptiu<>, l n>
C ap . II. Objeto d i tstii A so cia c ió n ......... 123
1.-AI1. III- D fb e r e s . couiiirum m y ven­
ta ja s ................................... .................. 13a
§ I. D eberes tí c b l i g a a o n e s ..................... 132
•¡i II. C on d icion es ....................................... . 133
í; III. l'cn fn jas. ............................................ 134.
C a p . IV . O r ¿ ¿ t m is n u ó n invítenla d e l
R o s a r io p e r p e t u o ................ »........................ 137
5} I. rx¡v’sii>ii,'..< y seceitm as .......................... J37
vj LL. O f g i i í t ú a c i ó i i tic l a G u a r d i a d ? h o ­
n o r da M a r i a rn la s p e q u e ñ a s p a r r o -
r/M i'rtj tid te r e s \ c o l e g io s .......................... 1 |[
^ III. D i v i s io n e s e s p e c ió la s p a r a la s
h o m b r e s .............................................................. 143
C a p . V. /ckv/.'iíírs/íi ti a lg u n a s dificv.iht-
(fl-S........................................................ 145
C a )3. V i . Hj é r e te la s /.j< 1iiri.-i. ' tte ?n . 1.so-
cióli . ............................................................... 1 1/

TKKCERA PAR TE
IJ e la s riq u e z a * ¿lol sa n to R o s a i i ú . . . . . . 153
CaI\ L. /Jtí ios incmt:iiniantos y s u fr a ­
g io s 1/1' /« (trrim <l¿ X'inio D inaitigu. 154
C a p . II. D e la s iinl'iltreiir.ina d<;l sa n to
R o s a r i o .................................................................................. ... 151’
t; 1. G o 'u iic io ite s ¿ ¡p n er a lu s ¿ 't i n i g t u t a r
c itiU íjitie r i ii d u l^ i 'n t in ............................... 15 7
J; 1J. H w t li c io i ie s p a r iic u fn r ttx p arit- ^
jjíi;- /¡i# ¡ n d a i g r i ic i a s etc' S o s a - r io . . . . 159
C a : \ 111. C a t á lo g o r }a$ i n d u l g e n c i a s
d e l M in / o R j s n r i o ...................... ........................... I(¡[

En e l tlia tu ym* se ttntra en la O -frm litt. 162


/’ >; ni p rim er dom ingo du nuin ... !Ó2
En- /ris fitastr.s Un ta Mantisimu V iru ta . II)'
E :i !íis jicbitis tie l R o s a r i o . . . nifi
Kn ¡n* fiaras íf<! 'fiv ¡tlisiurí-os de! Rosti­
r í a . , . ............................................................ irtK
E n ios d ia s da la s nataciones y o ir o s d el
m í o ................................................................................................... i6S

P o r -reanv e l K c.n n r i® . ............................... .. . 17o


P r .r !a Mixrt m t i v u u e l ¡¡tin tís im o R o s a ­
r io .................................................... .................... 172
P o r 1 ' ¡ i r i t i s (i' ir:¡.'í ( I r j n ' e d t t d ................................... 1 7 ;',

l ' í ' . i u i /r.'.s t y o í r o a ! t g i i h i i t i i l u ii-

! f t > i i p e d i d - - i < ..................................................................... . J ’/ 1’

P u n í /<>.< ííí'jm>fti/rí(v¿_................................ L~¡~¡


P ara ............................................... j 7 >j
P o r Jiíirt'r v i .Ve \ d ? ( A 'ntr i r io n Mi'S d ?
O c t u b r e ............ ............................................ .. . iü o
T V ic r s .

A l K 'jsario perp etu a y G u a r d ia fie ho­


n or d e M a r ín ..................... - .................... .....I$l
JiI ú ltim o d om in g o d e c a d a m e s ............. , 1S2

C U A R T A PAUTE

Ejercicio cotidiano..................................... .... 1S5


Consttjvs p r e lim in a r e s . , ........ .. ..... 165
Oraciones de la mañana.......... ....................tSS
T ristigio ............................................ . . . . . . 1S9
A cción d e g r a d a s ............................................. iSq
M em orara, íi oni'.ltín d e S a n D e n ta n lo
tí M a r ía S atitii-im a .................................. .... Iou
A l A n gel arstrnUr>............................................. J90
A la s cin co lla g a s ..................................... ........ 191
A M a ría in m a c u la d a ................................ .... 19!
.1 S a n io Tumi«? 1le A tjuino, p a r a obte­
n er /i7 enstidetd .............................. ......... ....F</l
0 ¡ ación p a r a t i a cierta en la ('.lección
de. e s t a d o ................................................. .......194
/i las A ve M u r ía s .............................................I
Oraciones de la n oclic............................ . H/S
E x am en d ia r io da con cien cia .............*........199
Á la Santísima Trinidad............................... 20a
A ctos d e F cj E sp era n z a y C a r id a d ........ .... ?co
A J esús Sacramentado. Oración de des-
«£«««7)* .............................. . ............ 302
A l Sagrado Corazón de Jesús................ 20.-|
Al Espíritu Santo. Himno. Veni, Crea-
t o r .................................. ............................ 207
A Marín Santísima. Oración a l C ora só n
dt‘ Mariti ......................... 209
Oración paya nlr.anz-tr la ¡urotecchin de
ln Síinltsi/lia Virgen ........................ 311
A S a n J o s é . O í w jV í i ! ........................................ .. 213
A Sanío Domingo de Gus>nán, abogado
contra Ifts en ¡e n tu r a s ......................... 2 r4
A S an ta C a ta lin a ríe ¿¡cita, ahogada- de
fu bncu a initcrüt............................. . . . 215

QUINTA. P A R T E

Modo de rexrir el santo Rosario y de ha-


ecr la hora de piard iu ............................ 317
O ración ■prejan'ntcrin , . ............................ 21"
Ofrecimientos del Rosario...................... 319
Liinnias <fa Nuestra Señora • ■■ ^.......... 23^
Conclusión del Rosario.................. . . . . 240
Idem hU in.............................................. 3>1°
Consuj'raiMn á Nn-extra Señara del R o­
sario ................................. .................... 2+3
l 'f c s » .

Mérudo para «ir la .Santa Misa en unión


ilc los Corazcnos de Jesús y <lc María. z.\~
Oficio L’arvo de la Santísima Virgen. . . . 26o
OrBiiiimcss pata l;i Confesión. .-iiitiut del
examen.................................................... ,v|0
I íx í i m e n ilf- co 11t . i i 'i t a u .................................... ;>J 2
O ra ció n ¡un-u drxp:t¿s d a !it n h sa’Hción , 3 )7
Oriicinnr.s para aati:r¡ de la Conumóri. . 3 :S
Or«:;oiv;s paru <li:s;>ik-s r:o la Comunión.
O ra c ió n <¡¡‘ -Suu to T.'/m tis ti r A u u ii r i
p a r » iln r g r a c i a s tf-íxpttás ti- - J a C oin u-
itiói) ........ ................................................... 3 5 f>
A s p ir a c ió n t h l ini.-iimt Santo í),> r.tnr. . . ^57
O ración: J I ü j iic a 4 » i .................................... J 5V
Novena de Nuestra Señora del Kosario.. .Vj I
(riisos é H im n o s ............................................. >7;i
Salve, Regina .............................................. 3K7
J ’r o s a liiviulatíi........................................... ;><)!
M ía n l>i'i.<” ieg!tit/t; -.leí s a tU is h ib : R o za -
r i v ...................................... ........................... ;V:J4
J ‘i uix'sí'.a th:l yiiiilishuo Rustiría ............. |-’ -
( 't h i lic a < i' tu T’f’r n 'e ii M u i ........................... |2.|
F ó r m a l a ¡tu r a r c - .ih ir Ion cr .fr tu h 's d r !
R u s t ir ía y g i u ir t fiit * tU- h o n o r it<: M ti­
n a .................................. .......... .. .................... |J7
h 'ó r m u t.t p a r a a p l ic a r !<( I it d t í!g ,,ic t ; t
r á f is ,

p l c n a r U i r im i- .id id a p a r a ¡ a hora de
t u m a t r l e ii /<>s a i f n u l r x d s ! R i i s n r i o . [34
/ h m lic -ib u - d ? b i s n :\ r iv h > y ......................... ... . 4 3 -;
R e n d i c i ó n di-, l a s v c t a x .............. ............................ 436
Jjí'inlhión tía ius r o s a s ................................ 437
Hendido<t ih‘ !tis iim ía/h is de los ¿fH ar-
t li u s <it', h o n o r ........................................................... |ji>
M od ü ele f u w l u r ia C o f r a d í a d e l lio s a -
n o ............................................... ............. 440
C o n rh iir.il....................................................... (47
PRÓLOGO
A LA S E G U N D A E D I C I Ó N

Faltaba A nuestros amados y numerosos


asociados del Santísimo R osario, y especial­
mente á loa Caballeros de la Guardia de ho­
nor de María, tan felizm ente establecida en
muchas iglesia*, un libro que pudiese fa c ili­
ta r la la meditación de los misterios, y po­
nerlos al corriente de Zas considerables y mul­
tiplicadas indulgencias concedidas á esta de­
voción. P uhs si bien circulan con profusión
el Mes de] Rosario, de nuestro querido maes­
tro el Rdo. P. Morán, y eí Arco Iris de Paz,
del Rda. P. UUoa, la extensión- de estas obras
áprcciabilisinias, y la circurtslancia de tro
contener las indulgencias, ponían más de re­
lieve la necesidad de un m anual práctico de
LA K03A H if t lf iA

instrucción y devoción <j»ie estuviera al al­


cance de iodos y que fácilm ente pudiera lle­
varse a l templo.
Nuestro cbjeto es llenar este vacio. Para el
aféelo, hemos tomado por modelo la Rosa Mís­
tica del Silo. F . María Agustín, organizador
de la Guardia de honor de María, cuya prim e­
ra par te transcribimos aquí literalm ente, se­
g ú n una traducción que, debidamente autori­
zados, hicimos hace ya onc.r. años. E l bien que
en las almas produjeron las afectuosas m e­
ditaciones que la constituyen, justifican nues­
tra elección. E u Ins r f « « ¡ í ¡ s partes hemos pro­
curado completarla no solfwwjite con cuan­
to es necesario sepa el asociado del Rosario,
s í ' i s o hasta con las p rá d ico a n k s indispensa­

bles para tjue los hijas de M aría puedan ir


al templo sin necesidad de llevar otro libro
cfttí el que tenemos el ¡tonar de ofrecer ti nues­
tra timada fa m ilia de la Guardia de honor.
Nuestra R o s a M í s t i c a contiene cinco p a r­
tes, en vea de las cuatro tic la prim era edi­
ción.
En Ja primera, después de exponer la na­
turaleza del Honorio, recorremos los quince
misterios con sus corresfionditmtes fru ía s, de-
teniéndonos en consideraciones propias para
t r ú l o o o 7

hacer sobresalir la parle, que cupo á Jesl'B y


íi MaRÍA. Con el fin de poner ¿•s/us misterios
ni alcance da todos y de dejar en los coraso-
nes impresiones salmlubles, se exponen de la
manera más rent:i!la y tierna que ha sido po
siblc. En luiít segunda explicación se tocan
los puntos de vista más snisticas v propios de
las almas más versadas en ¡tt práctica de la
virtud.
En la segunda parte hablamos del Rosario
perpetuo, da su moderna organización como
G ü ard ja di: h o n o r de M a ría , de su actua­
lidad y de Sus ventajas.
En la tercera parte traíamos de las riqite-
3íts ’J sl sanio Rosttrio, sin mnilir las propias
d» la Guardia de honor y las concediilas tum•
t'ién á los que luigtin el Mes del Rosario ó Mes
de Octubre, pttdicndo asegurar á nuestras
lecturas que sáln hacemos mérito de las in -
diligencias de incjiiiestahlf. autenticidad. Asi
podrán lus AsarÁados conocer y apreciar el
ricn tesoro ilfr qtu pueden disponer.
En la cuarta parte ponoino¿ el ejercicio coti­
dianot aJguiias oraciones, el ejercicio de con­
fesión y comunión, piadosos afectos sobre
!ns padecimientos (fe J e sú s y de MaAÍa. para
«sutil ¿i la sintió. Misa con devoción-, el O/i■
LA BO SA M ÍS T IC A

cío Parvo de Nuestra Señora y otros ejerci­


cios pitulosas del Cristiano.
Abrasa la quinta parte las oraciones pro­
pias de la AstirituMn del Rosario, un méto-
d<i práctico para tutear la hora de guardia,
la consagración á la Virgen María , la No­
vena ileí Rosario cun sus Gozos, la Misa p r i­
vilegiada de lo.s sál-.mina y un form ulario
completo ríe asunto! ile la Cofradía.
Espera m os que este pequeño libro sttrti de
alguna nlilidad á nuestros Asociados, ¡i quie­
nes suplicamos se dignan recibirla como «un
premia de nuestro amor y da nuestra sincera
afición.
Las palabras del real Profeta cuando ex­
clamaba con un dulce transporte: Tuyo soy
y«, sálvame, pueden aplicarse, á M aría, ti
quien sin duda había enlreiiído en lonta­
nanza, como una resplandeciente aurora que.
aparecía en el horizonte para la salud del
inundo, y desde cuyo v io le n to xe apresuró ti
rendirle el homenaje de su corazón. Nosotros
también, enirfivieudn, mas ¡a y! desde muy
lejos, let divina Reina del Rosario, más puru
q lie el azul de Ins cielos, más resplandeciente
que los ángeles, más radiante de gloria y de
híUr-.u yuc los querubín es, nos apresuramos.
i'jtó ic a n n

nonio el Rey salmista, « rendirle el homenaje


de nuestro corazón, y A decirle: Tuyo soy yo,
si; soy vuestro, ¿oh M a rin l, íoilo vuestro, eu-
terammt/i vuestro; y trabajamos mn ardor
para <¡ue lo senil «siinisuw latías aijuellos á
quiencs Rutamos. Dignaos, pues, recibir ente
pfiqitnilo libro, compuesto con este objeto, y
bendecirla desde lo alto rft? Ins cielos, bendi­
ciendo en él n vtte.síros hijos del santo Rosario.

íB K N I iie A N Ü S S fíO H Í ¥ D ÍA
L a a ití.'ir iir V nitítíN M a h ía !

M a d r i d 8 rio T ífa io n ib r i* J u 1 S 7 0 , d í a d e l a I n m a -
c t i Iilda. C o n iíR jiu ió u do M a e s t r a S e ñ o r a , P a -
t r o u a d e E s p a ú a é In d ia ,* .
LA ROSA MISTICA

¡M A R ÍA !

El alma salta de alegría al dulce nom­


bre de M aría, y el corazón se ensancha
coma una flor con el matntino aliento de
una brisa embalsamada. ¡Ah! ¡Tan gran­
des misterios de amor nos recuerda!
l?l nu= trae á Ja memoria la encarnación
del V erbo Divino para la n¡dud del mun­
do: el sacrificio de una madre al pie de la
cruz. Nos recuerda la dulce consoladora de
los afligidos, ía abogada de los pecadores,
la proten tora de la Inocencia y el seguro
refugio y amparo do todos cuantos sufren
en este valle de nnisum?.
¡María!... es nuestra M adre, nuefitvn me­
dianera, nuestra esperanza, nuestra ami­
ga., nuestra dicha, nnestro todo después
do Jesús.
1' 2 C.X U O S A . M lfj'r TC A

¡M aría! TCs curro un manantial inagota­


ble, de donde traen su origen todas nues­
tras alegrías y nuestra salud. E s Madre,
del Salvador.
¡M aría! TCs «orno un vaso precioso del
que salen las gracias que convierten y
santifican. E s la tesorera de Dios.
E lla ea también la que dulcifica nuestros
malea, la que enjuga de sobro nuestras
frentes el sudor de la agonía, mostrándo­
nos el cielo, del cual es refulgente puerta:
Fulgida y orla.
¡O lí M adre, mrts a preciable y m¡ís po­
derosa que todas las ci ialuids, mrfs dulce
que la armonía de los cielos, mas graciosa
que la misma gracia! Q ue vuestro nombre,
suave y perfumado como loa aromas del
O riente, esté siempre en nuestros labios
para refrescarlos, y vue.slra memoria en
lo íntimo de nuestros corazones, para ro­
bustecerlos y consola rlcií.
¡M aría! Los ¡íngeles cu el cielo la ve­
neran; los arcángeles y lo» tronos son sus
fieles mensajeros; las dominaciones depo­
nen ante ella sus coiona*, y los querubi­
nes se glorían de celebrar sus grandezas.
JLn la tierra, los privilegiados genios que
¡ H A R ÍA ! IB

so ciernen en lo más encnmbritdü del


inundo dé las inteligencias, como el águi-
la en las elevadas regiones de la atmósfe­
ra, han puesto bus delicias en. celebrar sus
glorias. L os A gustinos, los Bernardos, los
Tomás de A quino y mil otros han ento­
nado á su honor himnos de la m¡ÍB encan­
tadora armonía. Algunos otros, mía pe­
queños y más modestos, han procurado
también, como la curruca sobre el florido
rosal silvestre, tartamudear siquiera algún
cántico de amor, sintiendo todos en el fon­
do de su cora/fin un impulso irresistible
que los constreñía ú cantar rf María.
1£1 canto ¿no es el idioma del amor?
Y el amor de Jesús y de M aría ¿no es el
pan cotidiano, así de los hombres corno
de loa ángeles? P or eso queremos cantar
A M aría, y mezclar nuestra voz, aunque
débil, con esc solemne coDcierto que hace
diez y nueve siglos se levanta para gloria
de María inmaculada. La. cantaremos des­
envolviendo su Rosario, y mostrando if sus
hiju= las riquezas y lúa bellezas encerradas
en esta Rosa m ística, á quien la sania Igle­
sia nos hac.e saludar en sus Letanías: üoíía
m y s fá eu , o r a p r o n o b is.
u r,A R O ÍA M IS T IC A

E l lloBario ¡oh María! es la eoioua de


zafir que resplandece en torno de vuestra
frente.
E l Rosario ¡oh M aría! es la diadema
real de preciosos diamantes que ciño vues­
tra augusta cabeza.
El Rosario ¡oh M aría! es el vestido de
mil colores que, formando ondulantes plie­
gues , desciende de vuestras sontas es­
paldas.
E i iiosario ¿uo es la guirnalda de florea
que enlaza y une con vuestro maternal co ­
razón el corazón de vuestro* hijos?
¿N o en la misteriosa escalera de Jacob
que conduce al cielo? ¿E l arpa santa del
rey D avid , con la cual cantamos vues­
tras alabanzas, meditando vuestro Rosa­
rio"? ¡S í, Reina de los cielos; vos sois el
objeto ile nuestros cultos en esta devoción
toda divina!
Mas... ¿qué cnsa es el Rosario, atendida
su esencia?
Hablándonos la santa Iglesia de M aría,
la llama Rosa m ística: Rvsa nigaliva.
F.ní,a liosa m ística, como todas tas ro­
sos, tiene un corazón que loruia y consti­
tuye en ella la belleza por excelencia; este
¡ m a h ía ! 15

corazón divino es Jesús. Y todo el con­


junto de esta Rosa m ística, que simboliza
íí M aría, s e despliega ó desenvuelve en
quince hojas ó pétalos.
Cinco son de UDa blancura deslumbrante
[Como d lirio de los valles, y se llaman:
A nunciación, Visitación, N atividad, Pu-
¡rificación ó Invención del Niüo Dios en
Jftl templo. Tales son los Misterios gozosos.
?! Cinco están rociados de sangre como
í|¡i rosa, de pftrpura, y se llaman: Oración
■peí Huerto, Flagelación, Coronación de
¿espinas, Cruz i£ cuestas y Crucifixión. T a ­
jes son los Misterios dolorosos.
| Los cinco último» están dorados como
las espigas de una mies ya ¡sazonada por
$1 sol, y se llaman; Resurrección, Ascen­
sió n , V enida del .Espíritu SaDto, Asun­
ción de M aría y su Coronación en eL cielo.
•Tales son los Misterios glorioso*.
V e d , pues, aquí el Rosario. No es otra
iflósa que la expansión de eeta Rosa m ís-
Uca, cuyo divion corazón es J a ú s .
| A loa quince misterios corresponden
wuÍDce decenas de Avcmnrias. Rezar, pue^,
£) santo Rosado es desplegar esta llosa
slgístifia, recorriendo con el corazón los
i í : r.,\ KOSA

misterios, mientras que nuestros labio;


promiuriau las Avemarias.
E l K o sa rio ,p o r consiguien te, tiene rno
cho de, grand e, puesto qne no es otra cosa
que J esfia y M aría manifestiímloHe al mun
do por medio de quince m isterios, y la m a­
nifestación de estoa quince m islen os con s­
tituye el C ristianism o entero.
Admirable composición de súplicas ln;
má“ escalentes, y <!e materias de medita
uimi las m:ís tiernas, el santo Rosario es
mrdjjleíu howenají tributado ;í M aría y .■ ■
bu divino Hijo y Señor nuestro Jestfi>.
Mientras que por di dirigimos- ¡í la Mad;v
de Oíos las súplica» que le sontati acepta.-,
honramos interiormente suí wozok, sus do­
lores, sus glorias y huí virtudes incompa­
rables. Es uu medio sencillo y fácil pa¿-a
excitaren nuestras almas, la consideración
de las giaudes verdades de nuestra fe, y
reanimar la mcmoria.de los inmensos be­
neficios de Dios, fís un medio ¡>e>uitt'i
fú til para encender en nuestros oorazon '-
el amor de Jesrts y de M aría, el aborre'-i-
mieuto del pecado, el deseo de los bici.'^
celestiales. y para animarnos ií la príeln’u
de tenias luí virLudes cristianas. E s al mis­
j .1 *1 ' ÍA ! 17

mo tiempo un arma invencible para com­


batir ;í los enemigos de nuestra salud. un
mndio poderosa jijira obtener de D ios, por
la inie.reeíitíii ‘.1g M aría, las "thcíhs de
conversión y íl<* santificación, tan uecesa-
ria« ;í Unios. Ks, en fin, un tesoro rua<pta~
b h de indulgencias y de m éritos, como más
adelante veremos, siempre que los asocia­
dos A su Cofradía lo rezan con Lis dispo­
siciones convenientes, non piedad, fideli­
dad y perseverancia. ill testimonio m;ís pe­
rentorio que en prueba de esto puede adu~
cirst! es la experiencia u u iveisal, y el pre­
cio y estilan en qne fué siempre tenido por
ia Iglesia.
De aqní se desprende que tan bella y
fecunda devoción no ha podido ser inven­
ción de los hombres. En efecto: la historia
nos dice que la misma Reina de los lÍDge-
l*-s. Muría Santísima, le revoló :í Santo
D o m in go de ( j i u z m íín ,c o ..... un e fica cís im o
meilíü para obtenerla conversión y la san­
tificación de las alma.*. Preúiwi, le flice,
va Itosario, ¡/ loí? pccadort.s r/ue lo rfiza­
ren snráu sal ros. Santo .Domingo, fiel
siempre a las inspiraciones de su divina
Señora, predicó el líosario, y los herejes
18 LA BO S» t f f S T IC A

y loa peleadores se convinieron á millares:


ma'6 de doscientos mi! entraron eu el seno
d e la Iglesia í impulsos de su ferviente
predicación. L os hijos del gran Guxnaín,
herederos del espíiíLu y de las promesas de
su santo fundador, pTcdiean afín ul Rosario
con amor, mirándole, como el arma tem blé
que dclic cerrar la boca del infierno, y esta
predicación del Rosario va siempre acom­
pañada de admirables frutos de bendición
y de salud.
Para ganar las importantes y numerosas
indulgencias con las cuales; se lialla enri­
quecida e*ra devoción, udcmrts de la re­
cepción en una Cofradía canónicamente
erigida y de la recitación semanal del R o ­
sario entero, es preciso meditar sus miste­
rios, como lodo mas adelante se explicar ¡í.
Sin la consideración de los misterios, el
Rosario es mi cuerpo sin alma. Deben,
■pnes, los asociados aplicarse ¡í esta medi­
tación, cada uno eegfm la medida de sus
talentos: para el logro de este no es me­
nester poner al esp 5r¡tu e.n tortura, y el
pequeño tratado que ofrecemos á nuestros
cofrades, bajo los auspicios de M aría, la
m is dulce y cariñosa de las madres, podrá
; m ai; f\ Ü'j
faoilitatlcs no poco esta modo de oracióct.
¡Oh María! M editar vuestro Rosario
es celebrar vuestras grandezas y cantar
vuestras virtudes, divina R.nina de los fín­
celes.
Antes de tomar <:n nuestras manos la
mística lira que debe resonar con vuestras
alabauzas, permitidnos ;oh exceda Reiua
dbl Cielo! que, postrados humildemente á
vuestros [)ics, imploramos vuestra ayuda.
Somos débiles, sin talento j sin amor; pero
uua mirada de vuestros ojos iluminará
nuestra inteligencia, una sonrisa ríe vues­
tros labios ¡aflamará nuestro corazón, y
una bendición de vuesira mano maternal
nos dar¡£ fuerza y valor. Bendecidnos, pues
¡oh muy amada M aría!, y á todos los hijos
del Ií osario.
EL R O SA R IO

SU OHIGEN -i SO NATUWALEZA

«Cuando Dios envió al arcángel Gabriel


la Bienaventurada V irgen M aría para
nunciarle el misterio de la Encarnación
el Hijo de IMos en su casto seno, la an­
idó eo estoa términos: Ave, M aría, llena
res de gracia ; el Señor ex contigo; bendi-
i tú eres entre iodos las mujeres (1 ). Es-
is palabras, Iü9 más dulcea que ninguna
riatura h a ja oído jam ás, se repiten de
dad en edad en los labios de los crietia-
iOS, y desde el fondo de este valle de lí-
;r¡mas no cesan éstos de repetir á la ma-
[re de su Salvador: Ave, María. L as jerar-
,1-iías del Ciclo, para dirigir á la humilde
lija de D avid esta gloriosa salutación, ha-
lían diputado uno de bub jefes; y , ahora
;ue está sentada encima de los ángeles j

(1) Sfti¡ Lnronzo. t, 39 .


22 Í.A nrtflA ULSTICA.

de todos los coros celestiales, el linaje hu ­


mano, que la tuvo por hija y por hermana,
le envía dusde aquí abajo la salutación an­
gélica: Avn. María. Cuando la V irgen la
oytí por primera ve?; ele Luca de Gabriel,
concibió al puntu ea su purísimo vientre
al V erbo de D ios; y ahora, cada vez que
una boca h ti intuía le repite cstus palabras,
que fueron la señal de su maternidad, nos
entrañas palpitan al recuerdo <le un mo­
mento que no tuvo semejante en el oielo
ni en la tierra, y toda la eternidad se llena
del jObilo que ella siente.
Ahora bien: aunque I06 cristianos tenían
costumbre de convertir de esta suerte su
corazón hacia M aría, nada de regular ni de
solemne tenía, sin embargo, el uso iume-
mcirial de esta salutación. Los rieles, para
dirigírsela A su Bienaventurada protecto­
ra, no se m in ian ; uuda uual seguía para
ello el impulso privado de su amor. D o ­
mingo, «pie no ignoraba el poder de Ja aso­
ciación en la plegaria, creyó que sería (itil
aplicarla ¡i la salutación augélica. y que
este clamor comdu do todo mi pueblo re­
unido subiría hasta el cielo con grande
eficacia. La, misma brevedad da las pida-
KL U C íA K IO '. O ltK JE N Y SA T U R it-K X A

liras del íiigel exigía que se repitiesen


cierto 11fimero de veces, como aquellas
uniformes aclamaciones con que la grati­
tud de loa pueblos vitorea íí los soberanos.
Pero la repetición podía engendrar la dis­
tracción do. la mente, y Domingo obvió
este peligro distribuyendo en vanan aeries
las BaluUic.ioncs orales, y ¡í cada una de
ellas unió el pensam ieatu ile uno de los
mistfli'ins do nuestra redención, que fue­
ron sucesivamente para la bienaventurada
Virgen un motivo de júbilo, de dolor y
de triunfo. D e este modo la meditación
íntima se unía A la uraeión pfibliuu, y el
pueblo, saludando á su Madre y tí su .Rei­
na , la seguía en el fondo de su corazón on
cada uno de los principales sucesos de su
vida. Domingo formó una cofradía para
asegurar mejor la duración y solemnidad
de esta modo de suplicación.
Su piadoso pensamiento fué bendecido
por el m is grande de los triunfos: un
triunfo popular; el pueblo cristiano se lia
adherido á él de siglo en siglo con increí­
ble fidelidad, L as cofradías del Rosario
se han multiplicado hasta el infiuiio; segu­
ramente no habrá en el mundo un solo cria*
I.A KOSA M ÍS T IR A

Liano que no tenga su Husario. En las igle­


sias de los pueblos, ¿quién no ha oído por
la tarde la voz grave de los aldeanos reci­
tando ¡£ dos coros la salutación angélica?
¿Quién no lia encontrado procesiones de
peregrinos repasando con los dedos laa
cuentas ríe sus rosarios, V abreviando el
largo afán dül camino con la repetición al­
ternativa del nombre <lc MaríaV Siempre
que una cosa llega á perpetuarse y á hacer­
se universal, necesariamente encierra una
misteriosa armonía con las necesidades y
el destino del hombre. E l racionalista son­
ríe viendo pasar largas hileras de hombres
que van diciendo y volviendo á dccir uua
misma palabra; el que está iluminado por
una luz mejor, comprende que el amor no
tiene más que una palabra, y que, dictán­
dola siempre, no la repite nunca.
L a devoción del Rosario fué interrum­
pida por la terrible peste que asoló la
Europa en el siglo x rv , y la renovó eü
el x v Alán de la Itoclie, dominico bretón.
En 1 5 7 3 , el Soberano Pontífice G rego­
rio X .TII, en conmemoración de la famosa
batalla de Lepan to, gayada contra I o b
turcos en tiempo de un Papa dominico,
K li H 0 3 A IM Í» : ilItlttK K V \ A f l I E A t .K X A ¿6

ftn el día mismo en qne las cofradías del


Jttosarío hacían en Roma 7 ea «1 inundo
cristiano procesiones públicas, instituyó la
fiesta qnft toda la. Iglesia celebra bajo el
nombre de lienta de la Virgen del R o ­
sario, cada año el primer domingo de O c ­
tubre >■(i).
Tal ch el origen del Santo Rosario: este
lincho histórico no es posible ponerlo en
duda, desde que doce Sumos Pontífices
proclamaron £Í Santo Domingo autor y ín a­
dador de es(a santa devoción.
Vam os á desarrollar brevemente su n a­
turaleza, dejando las condiciones y las ven­
tajas para el curso de esta obrita.
Consiste el Rosario en rezar quince ve­
ces mi Patbenv.estro>diez Avemarias y ua
Gloria P a lr i, y en meditar en cada dece­
na sobre uno de los quince principales
misterios, que se dividen en Gozosos, Do­
lorosos y Gloriosos. .Los cinco misterios
gozosos son: la Encarnación del Hijo de
Dios, la Visitación de Nuestra Señora, el
Nacimiento de Jesucristo, la Purificación
y el Encnentro de Jeaás en el templo.
, (1) f . La', ordaiht: : Vida d.t. Santa Domingo,
CU JI. V I .
o¡\ LA. KOSA M Í^ líC A

L os cinco misterios dolorosos son: La


Oración del huerto, ios Azotes en la co­
lumna, la Coronación de espinas, la Cruz
á cuestas, y la V rncifixión.
L o s cinno misterios gloriosos sou: la
Resurrección y la Ascensión del Salvador,
la V en ida del Espíritu 8anto,la Asunción
y la Coronación de Nuestra Señora.
devoción del Husario so justifica por
sí misma; bastacom prender su objeto, su
fin, su espíritu y sus prácticas. Su objeto
es hacernos conocer ¡í Dios y á Jesucristo
su Hijo, honrar á Alaría y dar gracias ií la
Triüidud BeaLísiiiia: sus practicas son la
meditación de los santos misterios de la
Religión, y la re.eíüieióu de las tres más
hermosas plegarias de la Iglesia, el P a ­
drenuestro, el Arrutaría y el Qhrtn, Pa-
tri. Una devoción que descansa sobre estos
fundamentos, es ncccsuriimieute una devo­
ción sólida y e.-íOfíleute. Para conocer m e­
jor esta excelencia, basta recorrer las me­
ditaciones de Ins quince misterios que se
ponun imíe abajo, y leer la paráfrasis del
Padrenuestro, A aunaría, y Gloria P a tri
que se halla en muchos libros: tratemos,
8Ía embargo, de exponer aquí su espíritu,
V L H Ü Ü A H iO : O H IÜ E N V X A T L 'U A L F 7 A

ií fio de dar más alta idea del Rosario, y


de probar que ea á la vez un libro de m e­
ditación , ilc oraoióu y de acción de gracias.
1 .° É l Rosario es un libro di¡ m edita­
ción, es d ecir, el libro de la vida, «le lu
pasión y de la gloria del Ilijo de D ios, J e ­
sucristo Señ»r uuestru; es la substancia de
todo el Evangelio, el compendio de su
doctrina y ol resumen de las graudezas de
María.
En efecto: en los Misterios Gozosos des­
cubre el cristiano cómo Dio» nos lia amado
hasta darnos ;í su propio Hijo, cuál ha sido
el celo de Jesucristo por mientra sabirl,
cuál la senda que recorrió para señalarnos
la que debemos seguir; en ellos aprende
el cristiano cuáles son los obstáculos de la
salvación que es preciso vencer; el menos­
precio de los honores, de laa riquezas y de
los placeres; la práctica de las virtudes
de lininildad, pobre/.;) y obediencia; en
lina palabra: ve en la vida del divino Sal-
vailor iodo lo que su amor infinito hi/.o por
nosotros, y todo lo que nosotros debemos
hacer por él.
En los Misterios Dolorosos comprende
?L cristiano cuánta es la malioia del p eca ­
wA. ROSA M ÍSTICA

do, el horror que debe inspirarnos, los casj


tigos que nos prepara, y qué venganza,
tomará Dios de los pecadores impeniten­
tes cuando no perdonó á su propio H ijo.
A qu í conoce el cristiano lo que es pccado,
puesto qno Dios necesitó de tan gran v íc­
tima par» repararle; lo que os el infierno,
pues so necesitaron tantos dolores para li­
brarnos de él; lo que es el paraíso, pues
fué precisa la muerte del Hijo de Dios
para merecérnosle; lu que vale nuestra
alm a, rescatada por tan grande precio, con
el precio de la sangre de un Dios. ¡Ah!
A n te la consideración de los tormentos de
Nuestro SefK>r, ¿quién so ncgar;í :í llevar
con paciencia la cruz de esta vida? ¡Onáii
ligera debe parecemos en comparación de
nuestras ofensas, y con qué reconocimiento
debemos recibirla de manos de Dios!
En los Misie.rioa Gloriosos vislumbra el
cristiano los bienes y la gloria que prepa­
ra Jesucristo en el cielo para los que le
hayan imitado sobre la l.ierra; la dicha de
un alma resucitada y confirmada en gracia
por el Espíritu Santo; el inquebrantable
fundamento de nuestra esperanza, Jesús,
sentado en lo alto de los Cielos, donde
k i. u d s a b jo : o r k . ü k v v a i i t i i '. l e z a 50

en nuestro pontífice, nuestro abogado y


nuestro intercesor; descubre, en fin, en
la elevación y coronación de M aría las
grftnf]e,74»5 de la M adre de D ios, y el mo­
tivo de nuestra confianza en e) poder y
bondad de la (pie ha sido constituida R ei­
na del ciclo y de la tierra, dispensadora
de las gracias, Madre y mediadora de todos
Ion oristinos, y proteo!ora de todos los pue­
blos y ríe todos lo; imperios.
2 .° E l Rosario es un libro de oracio­
nes : compónese de las m is perfectas y más
usadas en la Iglesia.
¿Qué liay más perfecto que la oración
del Padrenueslro, la oración dominical, la
oración que el mismo Señor se ha dignado
enseñarnos? ¿Podremos encontrar jauiús
una oración más sublime que esta oración
bajada de los cielos, que encierra iodo lo
que podemos pedir para la gloria de Dios,
para nosotros mismos y para el prójimo?
Pedimos para gloria de Dios el cumpli­
miento tic su voluntad en la tierra, como
loa ángeles la cumplen en el cielo; pura
noBotros y para el prójimo, los bienes espi­
rituales de la salud, los bienes temporales
de la vida presente y loa bienes eternos
30 I, A lilliA m íh t ii;a

del reino de D ios; finalmonto, la gracia de


vernos librea de los males pasados por el
perddu de nuestras faltas, de los males
presenten pi>r la p iiv e r v :ie M » n del pecado,
y <le los males futuros por el triunfo solrre
nuestras pasiones, ¡mr;i ¿r<»-;;r de la pande
esta vida y de la dicha de la otra.
¿Q,ué hay iu;ís lieino ijuc la oración del
Avernarín , compuesta con las palabr-as de
la Santa Escritura y con Jas de la Iglesia,
que nos recuerda las grandezas y los pri­
vilegios du .María, y añade las alabanzas
<lc la Madre de D ios, para aumentar los
motivos de nuestra confianza y el fervor
de nuestra plegaria?
Y ¿!|<ií; mas noble que la do.vología del
G loria P a f r i j que termiua cada decena,
profesión de fe tan precisa con respecto
al misterio ¡neTrihle de un solo Dios en tres
personas, que jamíís será bastante alaba­
do y bendito; himno sublime de reconoci­
miento, que los fieles, íí ejemplo de los
onros <.:eles<tinles, repiten frecuentemente
con la Iglesia en el Oficio divino, para ho­
nor de la Santísima Trinidad?
He aquí desenvuelto todo el plau del
Rosario; he aquí su espirita puesto al al-
F . l. H O R A R I O : O K IU K K Y . ' i í l' I I I A l . H » 31

cauce de lodos: ahora bien: ¿hay aquí algo


que pueda desaprobar una jazén ¡lustrada?
Si no huy ninguna cosa más sencilla, más
natural ni más popular, tampoco la liay
más bella, más profunda ni más sublime.
¿Puede haberla más agradable, á .Jesús y A
M aría, más útil íí los hombres, y, por con­
siguiente, más digna de Dios? ¿Q ué pode­
mos desear para Dios más grande que la
santificación de su nombre, la venida de
su reino y el cumplimiento de su volun­
tad'!1 ¿Qué podemos pedirle más necesario
para nosotros que el pan nuestro de cada
d ía, el perdón do nuestras culpas, el so­
corro contra las tentaciones, y la libertad
de. todu mal? ¿Qní" podemos decir ¡í M a­
ría m is grato á su corazón que ias pala­
bras del Arcángel anunciándolo el'm iste­
rio del V erbo Encarnado? Y ¿podeinots
emplear más útilmente la protección de
María «pie rogándole que sea nuestra me­
diadora en la vida y en la muerte? Admi­
remos la <li vi ni,. Providencia: uo le plugo
confiar ¡í la elocuencia humana el modelo
de. nuestra» oraciones ni el elogio de las
virtudes de M aría; el FTijo de Dios vino A
engeüainot; él mismo á orar bien, y envió
B2 r.A ROSA M ÍSTIC A

un arcángel para enseñarnos ¿alabar á rii


M adre.
L a oración dominical es el compendio
de toda la Religión, la regla de nuestros
deberes, el símbolo más sublime de fe , el
código máb perllecto de moral, y la más
encantadora lección de caridad. Un Padre
que nos lo promete todo, el H ijo que todo
lo perdona, el Espíritu Santo que todo lo
otorga; nada se ha olvidado: y en la salu­
tación angélica., el misterio inefable de un
Dios liecho hombre, de una V irgen fe ­
cunda, de uua criatura Madre de Dios.
¡Qué objetos tnn dignos de contemplación!
¿Quién será capaz de admirarlos, y de re­
petir absorto las palabras consagradas á
recordarlos? ¡Qué placer el decirla cion ve­
ces! ¿Por ventnra 110 es dulce el recuerdo
de lo que uno ama? Sólo un corazón indife­
rente puede encontrar enojosa esta repe­
tición.
En ouanto al orden y á la división de
es loe misterios, nada hay más adaptado á
la economía de nuestra ¡¡anta Religión. Los
misterios del primer orden son objeto de
gozo para M aría, porque son el principio
de nuestra salud; loa misterios del según-
R f, h ú s a r ™ : :> u i « k n y n a t t j r a i .r j í a

rio orden son el motivo de sus dolores,


ponpie amistan nuestra ingratitud; loa mis­
terios (leí tercer orden son materia de bu
gloria , porque nos abren el paraíso. ;Q,ué
lecciones noiís instructivas en todos sus
detalles y en todos sin objetos, en sus m o­
tivos nomo en mis ejemplos! ¿Q,uó pnede
haber je;ís propio puní ilumiiiar nuestro
espíritu, mover nuestro eora/.ón y dirigir
mientras acciones? E l línsario nos enseñó
Á orar bien, A vivir bien y ¡t morir bien;
estudíenle con cuidado todos los fieles; los
ignorantes, para instruirse: loa pecadores,
psirn convertirse; los justos, para santifi­
carse; los perfectos, par;» perseverar en lu
perfección de los caminos del Señor. L a
rasión sola, nos impondría el deber de ha­
cerlo así, si tu íe no hubiera ya puesto de
relieve k s ventajas (1).
•H." Con lo dicho bg comprende que el
R'jeario es un libro de acción de gracias:
por él nfrenemos rfD io í,cn reconocimiento
ütí los beneficios recibidos, todos los méri­
tos de la redención, que son el fundamento

cJamb']í',y j Nauütd dul Rasarlo, cap, u,


^i^ina 12H y si guiem os.
M LA 1IO S* M ÍSTIC A

de nuestra esperanza, y el amor de Jesús


y de M aría, que es Jo más perfecto que
encuentra Dios en sus o bra s. Los devo­
tos del Rosario enuonUai-rfn la ampliación
de eelas indicación**-! en el curso de esli»
obrita.
PRIMERA PARTE
PRIMERA EXPLICACIÓN T)F. I.QS MISTERIOS

M IS T E R IO S G O Z O S O S

P R IM E R M ISTER IO

La Anunciación de Nuestra Señora.


La plfinlLrnl de los tiempos hn llegado,
y Dios se dispone á obrar su misericordia
sobre el muntlo, y ií dar principio á la obra
de la salud de loa hombrea por medio de
la Encarnación de su Hijo.
Represen tómenos la humilde morada de
Nazarct.— En el fondo de esta morada hay
una pequeña celda, desde la cual, puesta
M aría de rodillas, implica ai .Eterno que
tenga ¿L bien no diferir por más tiempo la
venida del M e^as, Súbitamente se pre­
sento delante do ella el arcitogel San G a ­
86' LA Lir>f.A, M Í S T I C A

briel cercado de refulgente luz, y, proster­


nado Á sus pies, la saluda diciendo: vIm
(fraila pleno... I)-iof> te salee, Urna de yra-
cm , d S e m r «t contigo, bendita lú eren
entre luda* las mujeres... Muría se turba
al oir esta salutación; ums el síngel la
tranquiliza, añadiendo: .Vo tennis, Moría,
porque, has hallado grana delar/fc de Dio¿:
concebirá? y parirás un hijo, y Llamarás
su nombre Jesús¡ será grande, 1/ se I<¡
llamará Hijo del Altíaimo, y reinará por
loda ¿a eternidad.
I]n este momento los (Jielos sr, abre», los
ángeles encogen respetuosamente b u s alas,
y la Beatísima Trinidad aguarda como sus­
pensa el consentimiento de M aría.
T.u humilde Virgen duda, temiendo la
suerte que á su virginidad cabría; pero,
siendo asegurada de que sería Madre de
Dios sin dejar de ser siempre virgen, da
su respuesta al tíngel paraninfo del Señor
por estas palabras de aceptación: lie aquí,
la esclava, di l Señ or: hágase en m i según
tu palabra.
L a tierra comenzó enfouccs £Í revivir,
los cielns se conmovieron de dulce alo-
g r ía ,y el V erb o Divino, saliendo del ¿eno
l ’l ll ) I E lt A PABTB 87

del Padre, sin que por eso le dejara, vino


íi reposar en tas purísimas entrañas de M a­
ri;». E l misterio está eíecluüdo, y el Hijo
de Dios hecho hombre habitó entro nos­
otros.
1 * Consideración. Admiremos aquí la
inmensa caridad de las tres adorables P er­
sonas divinas, que de comfin consenti­
miento concurrieron ¡í nuestra salud,
i. El Padre, en lugar de herir con los rayos
Üe su cólera :í los hombres culpables, les
envía !Í su Hijo para que los salve.
El Hijo se digna abajarse hasta huccrsn
hombre y tomar la forma de esclavo, para
ejecutar esta obra de salud.
V este misterio de un Dios hecho hom­
bre se realiza en M aría por obra del E sp í­
ritu Santo, jO h! Sepamos comprender el
imor infinito que la Trinidad ñus tiene, y
lo vivir sino para correspondería.
■2.a CtoisHlenudúri. Este misterio es el
mucipiu de las grandezas de María. Aso­
lada de na modo inefable ¡í las tres adu-
ables Personas divina?, es desde este ius­
ante la Hija predilecta de Dios Paclre, la
ladre de Dios ITijo, y la Esposa querida
el Santuario inmaculado de Dios E sp í­
i,/i l: u í ¡ a m v r n .'A

ritu Santo. D e consiguiente, tributémosle


amor y veneración profunda... y que nues­
tras palabras en la recitación de esta de­
cena de Avemaria* sean ú la vex un cán­
tico de acción de gracias á la Santísi­
ma Trinidad, y un himno de alabanzas á
María.

r r .U T O K B P .S T E M IS T E R IO

<ui iv.8pirnilciicia n lii gracia , y Inuuihluii.

¡O h Jesús! Por el bautismo habéis esco­


gido mi alrna [j¡ira que fuera vuestra hija.
y vuestra esposa, lla eed que corresponda
¡í loa designios que sobre mí habéis teni­
do, y que sea enteramente vuestra por toda
la eternidad. O s pido asimismo, por la in­
tercesión de la divina Virgen Alaría, que
la profundidad de mis miserias atraiga
sobre mí la inmensidad de vuestras mise­
ricordias!
N ota. N o es nmxmrw que cada r e * se
lea todo para enría ímztcrio m
frrilo; puede uno limUarm tí un punto pitr-
iirnkir, ó á una solti MmsidrrnrJjm f á fin
de que, p)v/"ta¿d¿Ádndüla ñuta, pueda «i-
l'IIIM K IiA fA U l'K

car de ella u n substancioso alimento fiara


d alma. Ente método tiene la ventaja de
■poder variar fi ecnm lem eute las materias
de las meditadouca.

S liG U N D O M I S T E R IO

La Visitación de Nuestra Señora.


Apenas hubo el arcángel San Gabriel
subido al ciclo, cuando M arín, levantán­
dose con prontitud, partió para las mon­
taña» ile la Judea, con el íín de visitar sí
Santa Isabel.— Y ¿por qué con pronlilud?
j ALi! Porque M aría lleva de titro de sí la
salud del mundo; ó más bien, porque la
misma salud del mundo la conduce por
medio de tina inspiraciones A la montaña,
para comunicarse A los hombres en la per­
sona de Sun Juan Bautista,
Representémonos esta misteriosa esce­
na de la entrevista de la Santísima V i r ­
gen María y de Santa Isabel. Habiendo
llegado M aría á lleb ró n , eutió en la casa
de Zacarías, y saludó á su prima Isabel,
la que, llena e» este momento deL Espíritu
■10 LA 111M.A MÍSTICA

del Señor, exclamó en ua dulce transporte


(le Jfibilo jí la vista de M aría: ¿D e dónde
á m i tanta dicha, t/ue la Madre de m i
D ios se diyno visiiam te? A t-n vos. nm ti
q?>e m i hijo saltaba de <¡ux¡> en m is entra­
ñas... Bienaventurad'!: tú r/nn fias creído,
porque se cum plirá todo cuanto te ha sido
anunciado. M aría, movida de leconogí-
iriieníu hacia D ios, entona su sublime
cántico del M afpiifiml: Magnifica y en­
grandece m i alma al Señor, -parque el que
es poderoso, ?/ cuyo nombre en sanio, ha
hecho en mí grande a cosas. Entonemos
nosotros, á imitación dy M aría, na cán­
tico de acción de gracias al Señor, que ha
hecho en uosotroí grandes cosas, habiendo
tenido compasión de nuestras miserias, y
eacáudonos del abismo del pecado para
ponernos en camino de aalvaeión eterna.
1 .a Cü un ¿deración. L a caridad, que
había heclio descender al H ijo de Dios
aobre la tierra pura salvarnos, no le per­
mitió esperar la. ópuea. de bu nacimiento
temporal para comenzar íí trabajar de ima.
inaneia nociva en la ejecución de cstu
obra; tiene sed de nnc&tra s¡slud, y se apre­
sura i. saciarla; para d electo, comunica
f k ik k k a im it'p r 41

esta sed ¿M a ría , la <[ue á su vez vuela, &


pesar ele mil peligros y fatigan, hasta Hu-
h ró n j allí ha tic tener i u g r i r , c n la p er so n a
de San Juan Bautista, la primera aplica­
ción de los frnt.os de la Encarnación,
2.:‘ Consideración. ¡Cufín grande apa­
rece María en el plan divino, y cuita bello
es el lu^ar que ocupa! Jesús es la salud
del mundo, y María la medianera por la
que ¿I llega ¡í nosotros. Jesús mereco por
los hombres, y María comunica estos mé­
ritos. Ella es el canal de las grad as, así
como Jesús es in causa moriLoriu y el ma­
nantial de do traen mi origen. Debemos,
pues, como San Juon Kantista, saltar de
gozo y walir del pecado al dulce eco de su
voz divina. Dirijámosle al efecto nuestras
súplicaa y oraciones, para que se digne
visitarnos y convertirnos:.

ru in o DE ESTE M l.V l fc.KIO

D eseo iU* ..... js firt [;i“U!nu srin tificarió ti


y ilc la iU*l i)rójíiiH r.

, Oh Muría! Puesto que Jesucristo se


biao hombre por nosotros y por uuetstra
42 LA TtOA.l IIÍSTTOA

salud, alcanzadnos la gracia de compren­


der tu cnanto sfia posible es le beneficio,
y de corresponder A 61 cou fidelidad; y
tam bién la de hf.cerlc comprender á nues­
tros prójimos, trabajando en sn santifica­
ción , segíin la medida dt¡ nuestras fuerzas
y de nuestro estado.

T liR C E K M ISTERIO

La Natividad de Nuastro Señor Je3ucris;o.


¿Qné significa osa hennosu luz que res­
plandece en lo» aires? ¿Q ué esos náulicos
llenos de gozo que íi lo lejos se oyeo:
Glorio- a Dios en las alturas, // en la
tierra pe '■ d his hombres de buana volun­
tad? ;A h ! Q ue el H ijo de Dios acaba de
nacRi' entre nosotros.
Habiendo mandado el emperador A u ­
gusto nacer ci padrón de sus Estados,
debía cada uno de bus vasallos ir ií dar 8H
mimbre un la ciudad (le 1:1 cnal era oriCui­
do. En consecuencia de este mandato, San
José se dirigió ¡i Belén cu c<iii»pnñía. de su
esposa M aría, (jue j a so hallaba próxima
F J t lM K H A V 'A l f i 'M 43

á dar tí luz áNutíBtro Señor. Como no ha­


llasen hospedaje en los mesones, les fué
forzoso retirarse ¡í un pobre establo, donde
nació Jesús en la mitad de la noche. E n el
mismo instante los ciclos brillan con una
resplandeciente luz, y ima vos angelical
anunció ií Los pastores que vigilaban sobre
sus rebaños en laa majadas vecinas, que
acababa de nacerles nn Salvador; quienes
sin dilación corrieron ri visitarle en medio
de la melodía de los conciertos de los án­
geles qnc vibraban p.q la atmósfera. Corra­
mos también nosotros; penetremos con el
espíritu en el entablo de B e lé n , y contem­
plemos ;í este pequeño y recién nacido in ­
fante. Recostado sobre un poco de paja y
envuelto en pobres pañales, nos extiende
bus mnneoitas infantiles, y parece <¡ue u na
dice: V ed , ;« j ) l hombres!, entinto os amo.
Y o soy Dios, m:ís grande que el universo
entero, y vedme nquí hecho un iníantito
por vuestro auior. ¿Auu me rehusaréis
vuestro corazón? ¡Oh! N<>, no os le rehú­
sa •nos, divino Niño Jciñ?; vuestro es este
corazón que tanto habéis amado, y a Vos
perleucccrrf por toda la eternidad; os le
ofrecemos por las manos de Alaría c o q
44 D i HIJ8A M ÍS T IC i

nuestras profuuda-s adoraciones, que uni­


mos A las de loa tingóles, á las de los pas­
tores y :í la? ile los Magos.
1.“ Consideración. Si Jesús lia querido
nacer en uu establo, ha sido porque el hom­
bre ae había puesto fí nivel de los brutos
degradado por el pecado, y el Salvador d e­
bía sacarlo del abismo do se había sumer­
gido. Elevados ya hasta ser hijos del ciclo,
divinizados en cierto modo |ioi el misterio
de nn Dios heoho hombre, comprendamos
nuestra dignidad, y no volvamos A caer en
la sima profunda de donde fuimos miseri­
cordiosamente sacados.
2/' Consideración-. El hermoso papel
de María s<; perpetúa aún hoy día entre
nosotros; porque, así como diíí ;í luz ¿í de-
s(ís en Belén, debe todos los días comuni­
carle if nuestras almas de una manera m ís­
tica y espiritual, y jamás mi alma poscení
verdaderamente tí Jesús ¿i nn le li:i reoilii-
do de M aría. E s, pues, íÍ esta Señora tí
quien debemos dirjgJmo£ paia obtener que
nuestro Sefior Jcsucnsto nazca y crezca en
nosotros.
1'JIIV. KRA 1'AKTtí 4q

fruto nr, estií misterio

)-j^|iíi*í Ni ilt».

¡O h Muría! Alcanzadme el desprendi­


miento de los bienes de la tierra, á fin de
que mí corazón sea una cuna i propósito
en la que Jesíis pueda complacerse y des­
cansar pacíficamente.

CO A R T O M ISTE R IO

l a purificación de Nuestra. Ssñora.


Apenas habían pasado cuarenta días
después de la Natividad de nuestro Beñur
Jesucristo, cuando M aría, acordándose de
las obligaciones que imponía la ley, salió
de su retiro y, llevando en sus virginales
brazos al divino infante Jesfi?, se dirigió á
Jcrusalén para som eterse gustosa í la ley
de la purificación, y puní ofrecer á Dios
por medio de) sacerdote la víctim a precio­
sa do sn H ijo querido, que debía ¡¡«r ¡amo­
lado por la salud de) ininulo. L a acompaña­
ba San José; y, habiendo llegando al tcm-
46 I.A ÜOHA M ÍS T IfA

pío, encontraron al aucíinno Simeón, quien,


Lomando :-il divino Infante en sus brasoe,
exclamó con espíritu prof<ítico: Ahora, ¿oh
¡Señor!, podéis dejar ú rites tro sierro im
paz, se.uúti r neutras promesas; porque mis
ojos han insto la salud <¡w habéis prepa­
rado delante de la fax de. todos lo? pueblos,
para que sen la lux- de las gentes y ¡a glo­
ria de Israel. V olvién d oae luego bacía la
V ir g e n , añadid: i'Jste N iñ o será d objeto
de. la contradicción de lo<¡ malos, y ocasio­
nará la ruina y la resurrección de mu.-
ckos. Y ó Vos os iraspum ni el alma una
espada de dolor.
Tam bién cantó las alabanzas del SoDor
la profetisa Ana, lo m al José y M aría es­
cucharon llenos de admiración. Habiendo
llenado exaotainemp. todos los requisitos
de la ley, regresaron á Mazaret, eu m a n ­
s ió n , fin rlow.le pronto les fu é preciso Imir
para evadir las persecuciones de líe m ­
eles.— Unámonos á este misterio de pure­
za o inmolación, para honrar á Jesús y á
M aría y dar gloria ú la Beatísima Trinidad.
I .1 Conoide-ración. La? víctim as debían
ser presentadas en el templo y consagradas
:í Dios antes <le su inmolación. y sólo des-
í-limi-.KA. rA U T E

puéB de un tiempo mrfjs 6 menos largo Sí


derramaba au sangre. L a gran víctim a ele­
gida por Dios para la salud del mundo es
Jesucristo, y d misterio de la Presenta­
ción es su ccmsayracióii., el principio del
Calvario.
2 .a Consiihracitm. Si Je^Cis es sacer­
dote y víctim a, Muría es también sacer­
dotisa; olla es (juien lu ofrece por nuestra
salud, ella (¡tiien le sacrificó. ¡O h! Sepamos
reconocerlo y dar ;í .María sacrificio por sa­
crificio, amor por amor.

FKL VO JJ-; l íS' L )*. A ilS T K K lO

OliCiltciit'í.i-

¡Oh Jesíis! ¡olí María! No m is orgullo


ni mrfs volnntad propia: obediencia & las
leves de la Iglesia; obediencia !Í loa supe­
riores, a los padres y d torios los (|uc tie-
ueu derenlio para maridarnos. Obediencia
liasia k exhalación del (íltimo snspiro.
T.A «OSA H ÍBI'Ii.'A

Q U I N T O M I S T E R IO

La invs5.ción de Jesús en el templo.


M aría y José iban todos los año? á Jc-
ruBulén para ofrecer «anrifir.ios al Altísim o.
En cumplimiento de lo proscrito por la ley,
Jesús los acompañó ¡í la edad de doce arios,
y, sin que ellos lo advirtiesen, se quedó
en el templo en lugar de regresar con ellos.
Habiendo notado María sn ausencia, le
huleaba por todas panos, y exclamaba,
oprimido sil corazón de mortales angustias:
«Angeles del cielo, ¿qué ha sucedido ¡í mi
»H ijo? ¿Dónde estrí? ¿Qu¿ habéis,. Dioa
¡smío, hecho do él? ¿ L e habéis sacado (le
'>este niundoV ¿Seré yo culpable en vues-
;>tra presencia de b u p é r d i d a ? ¡ Castigad­
lome, Dios mío, pero devolvedme á mi
* Jesús!» Tal era, nos dicc San Buenaven­
tura, el dolor de María, durante los tres
días que tardó en encontrar á sn Hijo.
¡Ouíín grande debió de ser bu alegría cuan­
do le haltí) en el tem plo, sentado entre loa
doctores, escuchando, preguntando, y ha­
ciéndose admirar por la sabiduría de siib
PR1JIK1IA 1>A11TK 4!)

palabras! Habiéndoleconducido ¡í Nazarct,


tuvo la elidía ele tenerle consigo durante
largos años, y de ^ozar da Jti dulzura de
su compañía.
dolor de M aría es nun imagen del
dolor d d alma que lia perdido ¡i su Dios.
¡O lí! Plegue al cielo que nosotros coiu-
¿irendamos cómo la verdadera. felicidad
est<í cifrada en poseer á Jesús, fuera del
cual s(ílo hay en el mundo decepciones y
miserias.
1 .” Consideración. L a misma ardiente
caridad que impelid tí Jesíis en 1» V isita­
ción á comenzar ames de su uacimiento la
obra «le la santificación de las alm as, le
impele en este misterio ¡¡ comentar su apos­
tolado antes de su adolescencia, porque Je-
»fi3 es todo caridad: D m s chantas csf. ¡S e­
pamos, pues, serle reconocidos y dignos
de su amor!
ií,* Consideración. ¡Cuán grande apa­
rece M aría en este misterio! Manda á s u
H ijo; y al oír su palabra, Jesfis como que
suspende su misirtti, del mismo modo que
á sus insinuaciones obi‘<5 mcís tarde su pri­
mer milagro. Be encierra en Nazai'et, lejos
de los hombres, y durante este largo roti-
fio tA nos a m ística

ro honra y ama i. su Madre como perfecto


H ijo, con un respeto del todo Glkl y un
amor todo divino. Y nosotros ¿tememos
quizá llevar demasiado lejos nuestro culto
para con M aría, siendo asi que Jesús, ver­
dadero D io s, consagró treinta años de su
vida mortal ¡í su amor y veneración ? M e­
diten los janseuistas y los protestantes es­
tas verdades, y comprenderán la inseuaa-
t«z de sus doctrinas.

FRUTO DL ESTü M ISTER IO

JiiiKoav :'i J c m ís .

¡Olí divino Maestro! V o s me halléis


buscado cuando huía de V o s; ¿os aparta­
réis de mí ahora que i>3 busco? Venid jí
habitar en mi corazón, que es la morada
que María ot¡ prepara.
rntM K H A PAfiTÜ 51

M IS T E R IO S D O L O R O S O S

P R IM E R M ISTERIO

La Oración del huerco.


Loa místanos gozosos eran la prepara­
ción ¡í la obra de nuestra redención; los
misterios dolorosos son sn ejecución.
Trasladémonos en espíritu al jardín ó
huerto de los olivos. Contemplemos al d i­
vino Maestro postrado ante su Padre, ro­
gándole por el inundo que v a A redimir.
L a noche está ya avanzada, todo duerme
cu la naturaleza, y Jesús vela y ora... Pero
el temor no tarda en apoderarse de él, y,
lleno de tris te xa y de angustia, levanta sus
manos al cielo, y exclama: Padre mío, si
cu posible, apártese de mí esta cáliz. No
obstante, cúmplase tu voluntad y no la
mía... Luego desfallece, bañado en un co-
[jíobo sudor de sangre, y comieuza una do­
loroso agonía... ¿Cuál ea, pues, el cáliz
objeto de tantos temores? L a justicia de
Dios, que pide venganza; la ingratitud de
52 T.A B 0 8 A U JBTICA

los hombres, que desconocen la obra de


la Redención; la Iraición de Judas, los
padecimientos de M aría: he aquí los mo­
tivos de tan dolorosa agonía. Contemple­
mos este misterio, y unámonos ií Jesús
para orar y gemir sobre la suerte de loa
pecadores.
1 .“ Con&idemeión. L a pasión ea la ex-
piacióu. Para los pecados inlerous eran ne­
cesarios interiores sufrimientos, y estos ex ­
piatorios sufrimientos de nuestras faltas in­
ternas son la agonía de Jesús... V e d aquí
cuánto le hacemos padecer con nuestros
pensamientos y deseos. ¿Tendremos valor
para prolongar este suplicio?
2 .® Cortítídeyuvivit-. Si María es grande
en los misterios gozosos, no lo es menos
en los dolorosos. Corredentora con Jesús,
sufre con Jesús; y, aunque retirada en la
soledad de su morada, sufre el suplicio de
la agonía, y, angustiada y llena de temor,
exclamar «Dios mío, apártese de mí el cá­
liz de los padecimientos de mi Hijo. No
obstante, cúmplase vuestra voluntad y no
la mía». ¡No permitáis, Madre m ía, que
sean inútiles para mi salud vuestros sufri­
mientos y los de vuestro Jusús!
FitiM K XA j m i i t i :

F R 'JT O D E USTE M 13 T K R I O

r.il CrilltTll'ÍÚll

¡Olí divino Maestro, que habéis llorado


lágrimas de snngrc por nuestros pecados!
Concedednos esa contrición interior y so­
brenatural río la. cual no hay conversión
verdadera.,. O3 lo pedimos por la interce­
sión de María.

SEGUNDO M ISTER IO

Lo3 azotes.
"¡Q u e sea crucificado! ;Q,ue sea cruci­
ficado!», exclamaban los judíos hablando
de Jeafis; y Pilatoy, no pndiendo mitigaT
furor, tomó el partido de hacer uxotai-
¡í ente JenÍH cuya muerte pedían, A fin de
conmover en su favor aquellas almas san­
guinarias. L e entrega, pues, A los soldarlos
romanos, quienes le despojaron de sus ves­
tidos, le ataron á la columna del preto­
rio, é hicieron caer sobro su inocente car­
ne una lluvia de azotes. E sta carne quedó
54 I-A R O S A M r 9 T li ;A

lív id a , rajada y abierta por uiil partes,


saltando sí pedazos; los huesos aparecieron
descubierto*.,. ¡Q ué espectáculo! Le hemos
víalo, exclam aba Isa ía s; estaba de^mnoci­
do; había desaparecido m belleza, y pare­
cía el úllinio dr, les hombres. Verdadera­
mente le Im biéamov tomatla por mi- lepro­
so 6 por un hombre á quien la mano de
Dios hubiese- herido ;/ humillado. A u g elo s
del cielo, ¿donde estáis? ¿ N o podéis ano­
nadar á esto5 m iserables que así ultrajan ií
vu estro R e y ? N o les era perm itid o; Jesiís
q uería sufrir, y su frir sin quejarse, por
nuestros pecados, V e d , rlice San liei-uar-
do, esa pfirpurn ensangrentada de su p a ­
sión: es la señal de su caridad ardiente y
d e la sed que le d ev o ra por nuestra salud.,.
¿T end rem os bastante atrevim iento para
com eter el crim en A vista de tau triste es­
pectáculo?
1 .a Consideración. S igu e la expiación:
tras los pecados internes expiados por la
a go n ía, vienen lo s pecados extern os, so­
b re todo las faltas contra la virtu d de la
castid ad : y Jesíis quiso su friré) horroroso
suplicio do la flagelación, castigand o en sil
cuerpo virginal huí delicad ezas del nuestro,
M S1M K IM P A jlT Is 55

para expiar principalm ente todos nuestros


vergonzosos pecados y culp ables sensua­
lidades.
2 “ Consideración-. Tam bién cupo á
Marín mía gran parte en esta terrible fla­
gelación : cada uno de los golpes qne des­
garraba, las divinas espaldas de Jesfts, des­
garraba tam bién su corazón materna!...
¡O h l ¿Q uién jamíis podrá com prender !;i
grandeza de los padecim ientos de M aría,
unidos ií los de su divino H ijo?

FRUTO 1)1- l ' S l l i « I1 S T E 2 I0

K ain rifu <Uj p n iiio m ú » .

¡O h J esú s! S ea nuestra vida nna vid a


de uoulimia m ortificación. ¿Podrem os tra­
tar delicadam ente nuestro cuerpo cargado
d e pecados, ¡i la vista del vuestro d esp e­
dazado por el látigo de Jos sayones?

TERCKK M IST K R IO

L a Coronación de espinas.
L a flagelación no dio fiu sí loa p ad eci­
mientos de Jcsíís; un suplicio quizá mtís
50 f.A ItO SA M ÍS T IC A

terrible le estfí preparado antes d el supli­


cio del C a lv a rio ; el torm ento de la co ro ­
nación d e espinas. L o s soldados romanos
se apoderaron d«l divino S alvad or, ¡í quien
el sufrim iento había reducido al (iltimo
extrem o, y . echando Robre sus desgarra­
das espaldas un pedazo de pfirpn ra, le in ­
trodujeron en el pretorio. R euniéndose en
tom o suyo la co h o rte, tejieron una c o ro ­
na d e esp in a s, y la pusieron subre »n d e­
licad a cab eza, calándosela fuertem ente en
la fren te, y poniéndole en seguida una
caña por cetro real en la m ano, doblando
sus rodillas por irrisión ante el Señor de la
m ajestad, dictándole para ¡iiKirítarle:
la yilarde, Titu dr tos judíos. D espués
le escupieron en ul rostro y le cubrieron
de bofetones.— ¡O lí v il« .a !;O h ignom inia!
Jesús es nuestro R e y ,) ’ en señal de so b e­
ranía se le ofrece una corona de espinas,
una c a ñ a y un pedazo de púrpura! ¡-Jesíís
es nuestro D io s , y , en ve/. du adoraciones
y homenaje#, se le prodigan ultrajes é in ­
sultos!... ¿Drínde est;fis,«íngele-j del C ielo?
¿P od éis acaso cubriros con vuestras alas y
dejar im pnncs sem ejantes d e s a c a to s ? ¡O h
alma, mía! ¡ l ’árate en la contem plación de
rn iH C R A 57
celas cosas, 1lom udo tu orgullo y frivoli-
(Uul [ta s a d a s !
1.“ Cau&Ufaración. l a cab eza ea el
asiento donde luííh se dejan ve r el orgullo
del hombre y la vanidad de la m ujer: la
augusta cabeza, de Jes lis debía sufrir la p e ­
nosa expiación de estas faltas en la coro­
nación de espinas, Y ¿ podrem os afín coro­
narnos du vanagloria y van idad, ;í vista del
suplicio de nuestro am ante lied u u lu r?
2 .“ Consideración. A un que M a ría no
fué coronada de espinas, fué coronada de
dolor. ¡Cuiín cruelm ente d esgarran n o b u
corazón las espinas de la corona, de Jeafisi
M a ría , pues, anda en busca de alm as g e ­
nerosa» que quieran tejer y ceñir a su freu -
le y á la de sil H ijo una corona do consu e­
lo , y bstas alm as fieles son leía asociados
del santo R osario: sepam os, herm anos, c o ­
rresponder dignam ente al llam am iento de
M aría y ií los deseos de su corazón.

FR U T O DE EVI'fc M IS T Í'R IO

.Uo i -iíííl m c íó h d e J:i

¡O h , JubTis! A V o s y uo los hom bres


q uerem os com placer y agradar: lejos de
oS la lin fa k ís iíc j

nuestro coniKÓn torio deseo d e la eatimu-


eión de las criaturas: dadnos el espíritu
de hum ildad y mortificación que as pedi­
m os por la intercesión de la hum ilde M u­
r ía , vuestra divina M adre.

CUARTO M ISTE R IO

La cruz á cuestas,
L a sentencia h a sido pron unciada, y
Jcsíio va ¿ morir... C argad o do una pe­
sada cruz es conducido ignom iniosam ente
qL C a lv a rio , en m edio de una fu rio sa m u­
chedum bre. M acerado por tan los golpea y
a co la d as sus fuerzas por rail su frim ien ­
tos, cae (rus ve ce s en tierra, próxim o sí e x ­
halar el postrer suspiro... L o s verdugos,
tem erosos de que queden frustradas sus
miras de crucificarle v iv o , m uriéudoseles
eu el cam ino, le agregaron un hom bre de
C ire n e, para que lo ayudara á lleva r la
cruz. L a santa V e ró u icn , viendo desde
Jejos el rostro adorable de su .Divino M aes­
tro cubierto <le sa liv a s, da sudor y d e san­
gre; se abre p a so , llena, de lagrim as, por
I'K TM K H A I’ A R T E 55'

entre el tropel del pueblo, y ao acerca paja


enjugar eate divino sem blante. O tra s pia­
doras m ujeres seguían llorando al S a lv a ­
dor, y osle Señor los d ijo ; H ijas de -Jem-
salúu, no Unrti.i por m í, sino por vosotras
y vuestros hijos. L lorem os por nosotros y
por nuestros pecados, verdaderas causas
de los padecim ientos d e Jes lis, y llo re­
mos también |>or nuestras reincidencias
tan frecuentem ente m ultiplicadas; y jp le ­
gue :í D ios que recuperarnos cu este baño
de ligrim as y de sangre nuestra inocencia
perdida!
!."■ Consideración. L a m on tara del
C alvario es la montaña do la salud; y la
penitencia y la cru z de la m ortificación son
el cam ino que á ella noa conduce. Jesú s,
al exp iar en este m isterio nuestras infide­
lidades 6 inconsecuencias, lia querido en­
señarnos tp ie ,p íira se r discípulos su yos, es
preciso cargar valerosam ente con la cruz
y lleva rla sin réplica hasta la muerte.
2 .' Consideración. ¡Q u é angustias p o ­
drán ser com paradas £Í las que padeció la
V ir g e n Santísim a enando su l i i j o era, con ­
ducido d la m uerte! ¡Siu un m ilagro de
parte del A ltísim o , ¿n o habría expirado,
TirV ROP-A M ÍS T I C A

abrum ada por el peso ríe tan gran dolor?


G im ien do y suspirando siguió laa ensan­
grentadas huellas del H ijo de sus en tra­
ñ as, y subió la montaña del suplicio para
imir su sacrificio til de su Jesfis. Silbam os
también nosotros con los ojos arrasados de
lágrim as este m onte de sa la d , para no
bajar jam ás al abismo del pecado.

m u ra r>E e k t k M rs T L R io

I\U i ¡«*ii <*.¡¡i t!» Iiis m i s e r i a s il« l¡i v itk i.

Y o acep to , ¡oh mi d u lce J esú s!, todas


las penalidudes de mi estado y d e esla
vid a como otras tantas em e es elegidas
por vuestra m isericordia para purificar 7
santificar mi alm a: d adm e, os su p lico, mía
resignación y paciencia sem ejante á la de
M aría.
Q U IN T O M IS T E R IO

La crucifixión.

L a sentencia- ha sido ejecutada: la san­


gre divin a que debe regenerar el m ando
inunda el C alv ario , y, pasados algunos mo-
PTUHTFItA L'AKTK

m eatos, tocio habrií sid o consum ado. |Q,ué


cuadro tan triste y tan patético! C on tem ­
plemos esta escen a de d eso la ció n : la, v í c ­
tima d ivin a está pendiente «lo !a cru z, el
filtimo soplo do vid a aparece sobre sus
cárdenos lab io s, y las lágrim as corren de
sus casi apagad»*) ojos; los torm entos más
horrorosos, nnidos & una urdiente y d evo-
radora sed, ponen fin A su santa vid a , so ­
m etiéndole á los más rudos é incom pren­
sibles dolorea. Su cuerpo, sumamente d e s ­
pedazado, se ha!lal>a suspenso del santo
m adero por medio de (res gardos de hie­
rro que traspasaban sus pies y sus manos;
su corazón estaba com pletam ente afligi­
do: abandonado di¡ sus apóstoles, cjue d é­
bilm ente habían huido, era insultado del
m odo unís ignom inioso por los fariseos,
quienes con irrisión le d ecían : T ú . que
quieres m irar á otros , sálvate, á ti mismo.
Su alma está atribulada; parece que el P a ­
dre E tern o tse complano en abandonarle
y dejarle en la más extrem a desolación:
¡D io s urtú, Dios -mío! ¿ Por ué -mo ha­
bas desamparado? ¡O h , qué eu p liciol S u ­
fro por los hom bres, y de sus manos sa ­
crilegas recib e el últim o golpe. M editem os
62 LA D O S A. WTfiTTC A

estos padecim ientos del S a lv a d o r, y o ig a ­


mos acu ella agonizanle voz que aun se
deja escuchar: Padrr: m ío, perdonadlos,
porque no suben b qtw hticcn. Jesú s m uere
perdonando á sus en em igos, á sus v e rd u ­
g o s, é im plorando sobra «líos la m isericor­
d ia de l^ioa Padre. ¡Q u é am or! D espués,
dando una grande v o z,e x p iró .,. ¡E stá todo
acabado... estam os redim idos!
1 .a Consideración. Jesús lia sido ofre­
cido eri Hiuinfiolo, porque así lo ha que­
rido, para hacernos ver hasta dónde llega­
ba su am or para con nosotros. M uere para
d estruir el pecad o y daruos la vid a; m ucre
para hacernos m ás llevaderos con su ejem ­
plo ¡os torm entos de la muerte, y m urien­
do nos da lo que lo es m ás querido, su
M adre: ¿podía lleva r tuíís lejos sil amor
para con nosotros?
2.a Cunsidcractiju. ¿Q u ién podría con ­
tener las lágrim as al v e r & Jesús m orir y
ií M aría en su p resen cia, con el corazón
cercado de angustias? C ad a uno de los pa­
d ecim ientos d e Jesrts es un padecim iento
para M aría, y cada una de las ignom inias
d el H ijo halla eco en e l corazón d é la M a ­
dre. ¡O li dolores d e M a r ía ,q u é grandes y
P R lU B U A . TAT1TP 68
profundos sois, pero qué nobles y su bli­
mes! A l inm olar á J e s ú s , nos engendráis
para, una nueva vid a , y nosotros som os
vuestra, herencia. ¡D esg ra cia d o do quien
no sepa amaros y sp.roa « ¡con o cid o!

f:’.V ¡V DU E S T E M ISTER IO

Amor ;i J^mis y M:ii*i<i.

¡ O h J e s ú s ! P ues nos habéis am ado h asta


el suplicio de Ja cruz, os ¡irruiremos hasta el
suplicio del m artirio, si así lo exigís. ¡O lí
M a ría , que nos habéis sacrificado ií vuns-
irn H ijo ! O s sacrificarem os nuestras más
queridas a feccio n es, y nuestra vida serd
una vid a (Ir reconocim iento h acia V o s .

M IS T E R IO S G L O R IO S O S

P R IM E R M I S T E R IO

La Eesurreccior. del Señor.


A leg raos, ;oh dulcísim a R ein a de los
C iclos!, alegraos y enjugad vuestras lá g ri­
Ci-J LA R O SA M ÍS T IC A

m as, porque la prem ia que lloráis no yace


en la tumba,, ha resucitado... hollando con
su victoriosa planta ol infierno y la muerte.
E n la m adrugada de la Pasiuia se d irig ie­
ron al sepulcro unas santas m n jw es, con ij.l
piadoso objeto de em balsam ar el cuerpo del
Salvadiir. P or el cam ino se d ecían : ¿Q uién
vos levantará la piedra- q?ie c.itbre la -sepul­
tura? P ero ¡cuál no filé sil sorpresa al ha­
llarla ya v u e l t a S o b r e olla estaba sen-
lad o un ;íngel rodeado (le lu z, que les dijo:
No queráis temar. ¿ ¡h txm h tí Jcfú s N(t-
xarano, q w ha :iido crut-iftca-do? h'rsn'dtú:
no esl-tíuqni. No (unió Jesús en apareccLsc
á la M agd alen a, a las santas mujeres y ;t
los A p ú íto le s, para alegrarlos y consolar­
los. Alegrdm ouos tam bién no¡?olros, porque
la R esurrección d e Jesíis es el principio
de la nuestra. A p artem os de nosotros la
m ortaja del p eca d o , en la que cstamoH en­
vu eltos, y sea nuestra resurrección esp i­
ritual el preludio de nuestra eterna resu ­
rrección.
1 ." ConsUh'rttrión. L a resurrección de
Jesucriyto lia destruido el im perio de S a­
tanás, ha confirmado nuestra Te, vivificado
niieBt.ia esperanza, y levantado el m ístico
t*R Itf5 JlA K A .R TR

edificio de la sauta Ig lesia sobre fu n d a ­


mentos ¡[¿destructibles. H ijo s de eata m is­
ma Ig le sia , nada tenem os que tem er; es
la E sposa de Jesú s, y 110 pu ed e perecer;
ella, después de haber suFrido liara h a ce r­
se digna del E sposo que la eligió , triun­
fará eternam ente con él de lodos sus ene­
migue.
2.ü Consideración. M uy largos d eb ie­
ron parecer ¡í M aría loa tres dfas que estu­
vo su H ijo en el sepulcro. R eco gid a eu bu
humilde m orada oraba, vertiendo sus ojos
virginales copiosas lig rim a s, y estam paba
sus labios eu los iustruuieutos de la pasión,
y besaba los cla v o s y la corona de espinas
que tanto habían atorm entado i. su queri­
do H ijo; pero ¡ muy grande debió Je ser su
dicha cuando éste se le apareciera con el
sem blante resplandeciente de gozo y de
gloria!... M uría, no o b stan te, llora hoy
por nosotros, £ quienes ve sepultados en
la tumba del pecado. ¿Q uerrem os ser siem ­
pre m ateria de tristeza y de lágrim as para
esta ternísim a M ad re?
LA R r t f t i M íS T ÍC A

PR V T O I>£ E S T U M IS T E R IO

L ¡ i c im v c i’í i i i n .

¡O h Jesús! A yu d a d mi d eb ilid ad , d o ­
mad mis perversas ¡nclinacion^R, y aterrad­
me por vuestra g ra cia , com o aterrasteis íí
S anio eu el cauiiuo d e D am asco: mi vida,
de hoy en adelante, sea una nueva vida,
una vid a de resurrección en Jesucristo.

SECUNDO M ISTER IO

L a Ascensión del Señor.


£ 1' S alvad o r auuució í sus discípulos
que había llegado el momento de dejarlos:
p ara el efecto los llevó al monLe O lív e te ,
así com o í su Santísima. M a d re , la que uo
podía menos de sentir su apartam iento, si
bien se regocijaba también de su gloria.
Jesús dijo, dirigiéndose íí los apóstoles: Su
me ha dado todo yodar en el n/.r.lo ¡¡ m la
t ie n a ; id , ensañad á todas las gentes, y
bautizndias en el nombre del Fadre, del
H ijo y del E sp íritu Santo. E n to n ces le-
PRIML'UA fAHlE 67

vantrf ana divinas manoa, y comenxú A ele­


varse por los aires... B ien pronto una nube
le ocultó A stia ojos, y, subiendo ¡í lo más
alto de los cielos, se sentó á la diestra del
P adre, para r e i n a r e L e n m m o n t e . L o s A p ó s ­
toles se quedaron mirando hacia el lugar
por dunde había desaparecido su M aestro,
hasta que dos ángeles les despertaron de
su éxtasis dictándoles: Varones de Galilea,
¿<¡tié hacéis ron los ojos fijos eu el ciHo?
E ste J eítíy qUe tía ascendido de. r.n medio
de vosotros, rolmrd <í bajar como le habéis
visto subir. O ído esto, M a ríc Santínima,
lo; A p lató les y las sautas m ujeres y d iscí­
pulos se retiraron al C en ácu lo , i. prepa­
rarse para la venida d el 'E spíritu San to.
Tengam os siem pre nuestras m iradas d iri­
gidas hacia el c ielo , para contem plar la
patria en la que nos espera J e sú s, y reti­
rémonos á la soledad de nuestro eorazrtn
con M aría, para, obtener la visitación del
E spíritu San to, que nos hará avanzar en
el camino de la eterna bienaventuranza.
1.” Consideración. S i Jesfis sube al
c iclo , es para abrirnos sus pu ertas, cerra­
das por el pecado do A d ío , y para prep a ­
rarnos mi lugar en torno de su tro n o ; y si
08 LA R O SA u lS T T C A

lo hizo á loa pocos d ías después d e au Ite-


sn rrccció n , fu é para enseñarnos que un
alm a resucitadb á la g ra cia d ebe lleva r
una vid a celestial, y que, m i entras nuesLroa
pies locan la. tierra, d eb e nuestro corazón
habitar en m edio d e los áugcles.
2 .a Cvtiaidei'aciún. M aría hubiera q u e­
rido subir al cielo con Jesú s; pero su m i­
sión no estab a term inada aú n , destinada
corno estaba para set’ la M adre y la p ro ­
te cto ra de la Ig lesia nacieote. S i , alguna
vez, la d esestim ación d e la v id u y el deseo
de la m uerte se apod era de nosotros, r e ­
cordem os que tenem os una carrera que
a n d a T , virtu d es que p racticar y m éritos que
ad q u irir, y acerquém onos al corazón m a ­
ternal d e M a ría ,e n el que hallarem os fu e r ­
zas y valor.

FRU Tü OJl E S T E M IST E R IO

E sp íritu rte ornciiin.

R em óntate, alm a m ía , rem óntate por


m edio d e las alaB de la oraciÓ D , y , su sp i­
rando por la m u erte, penetra hasta el c íe ­
lo cou el ardor de tus d eseos, penetra
P R IM E R A P A R T E 69

hasta el C ielo en unión de J esú s y con los


deeeoa de M orís.

TERCER M ISTER IO

La> venida del Espíritu Santo.

Trasladém onos en espíritu al C en ácu lo.


L o s A póstoles estiín reunidos, y en m edio
de d ios está M aría. Y a h a cía n u eve días
que perseveraban en el retiro, la oraoitín
y la penitencia, esperando el cum plim iento
cíe las promesa3 que les había hecho Jesú s
antes de subir al C ielo . E u el día d e P en ­
tecostés, M a r ía , levantando sus m anos
al ciclo , dirigió á sil H ijo , en unión con
los A p ósto les, la siguiente p legaria: E n ­
viad á vuestro divino E sp ír itu , y se liará
una nueva creación. In m ed iatam ente, un
m ido espantoso, sem ejante al de un vien ­
to im petuoso, llena el C en ácu lo, y ven se
aparecer lenguas de fu eg o que, d ivid id as,
ec asentaron sobre la cabeza d e cad a nuo
de los A p óstoles y discípulos. L le n o s to ­
dos del E spíritu S a n to , y henchidos de
sus d oaes, se dispersaron por Jesusalén,
70 L A KOSA ÍJÍ9T1<:.\

y por ol m undo en tero, anunciando por


todas pactes la buena u u ev a del S a lv a ­
d or resucitado. C on virtiero n lina inm ensa
m ultitud de alm as, fundaron gran nfnnero
d e iglesias en todos los puntos del u n iver­
so , y sellaron con su sangre la fe divin a
que predicaban. ¡V e n g a esc d ivin o E s ­
píritu ¿ d e sc a n sa r sobre nosotros! ¡V e n g a
á renovar el aspecto de nuestras alm as, A
destruir para siem pre el espíritu del mun­
do y á hacerñus apóstoles y santos!
1." Considerorión. Jesu cristo, antes de
su A scen sió n , había dicho ¿i sus d iscíp u ­
lo s, y en ellos ¡í nosotros: No on dejaré
huérfanos... E star ó con vosotros hasta la
cm&imner.ón de lo¿ siglos. Y , fiel á su
prom esa, está siem pre con nosotros, y a en
la E u ca ristía encerrado en nuestros taber­
náculos, ya por m edio de su g ra c ia , que
difund e eu nuestras alm as, con tal que le
ofrezcam os un coraz/m puro y lim pio de
todo pecado; y , finalm ente, por su santo
E sp íritu , que deja oir sus gem idos in ce­
santes y santas inspiraciones en el fondo
de nuestras alma?. P erm anezcam os unidos
siem pre (i Jcsfis, com o él quiere estar
siem pre con nosotros.
m :} íE iiik pa k tf. 71

2 .1 Consideración. M oría, que por su


pureza sin manoha y su profunda hum il­
dad l u i b í a hecho bajar ¡£ b u seno al m isino
H ijo dü D io s, atrajo también por el ar­
diente fervor de sus súplicas a] E sp íritu
Santo sobre Ja (.ierra. I-os aptisLolea, re­
unidos en torno su y o , como pequeños po-
11 uelos alrededor de su m adre, se refu gia­
ban bajo sus protectoras a la s, v iv ía n con
sus consejos, y conducían í sus pies las
alm&H que habían co n v ertid o , para que
ella las bendijese y adoptase por hijo?. .
Form em os también nosotros nuestras
filas en torno de M a ría , y vivam os bajo su
égida tutelar hasta el últim o d e nuestros
días.

FRUTO HE ESTE MISTERI O

IVcrulasa en t;i •polftn..

; V a lo r , oh alm a fiel! U& vid a de este


ni Lindo e í una vida de lucha y de com ba­
tes; pero, con el auxilio de M a ría , ten d re­
mos de iineslr.-i parle al E spíritu Santo,
que es un espíritu de fortaleza,, y la victo-;
ria nos pertenecerá.
72 LA R O SA H iS T lrA

CUARTO M ISTER IO

La Asunción de Nuestra Señera.

L le g ó el m om ento en el que M a ría d e­


b ía dejar esta tierra de dolor. Jeslis, desd e
lo alto del c iclo , le d irigía las siguientes
palabra»: Ven de las moni-añas del Líbano,
Esposa m ía: ven de las mnntn-ñm del L í­
bano; ven y serás coronada.
M a ría , m uerta en un éxtasis de amor, y
en terrada, sale de su sepultura después de
tres días, y llena de glo ria , de gracia y de
belleza se encam ina, llevad a por los á n g e­
le s , sí las m oradas eternas. ¡Q u é hernioso
debió de sor su triunfo! ¡Q u é cánticos tan
patéticos en touaiíau los escogid os viendo
i su d ivin a Soberana elevarse de la tierra
al cielo! R e vestid a de todos loa Fulgores
del S o l, coronada su fronte do estrellas, y
apoyada sobre su querido H ijo , se rem onta
por los aires, colm ando de beudiciones á
cuanto encuentra :í su paso: sube inundada
d e d elicias y de glo ria: y lns dem onios,
aterradus, hnytsn y Be sepultan en las ltf-
P R T U R ltA P A R T F 73

bregas mazmorras d el a vern o , h aciend o


atroces y horrendas contorsionen.
E l cielo parece que recibe nuevo brillo
con su llegada. E lla sube por sobre los á n ­
geles, que se jncliuaü ante su presencia;
por sobre los a rc á n g e le s, que Ja saludan
como á su R eina; por sobre las dotniüacio­
nes, que deponen fí sus pies su» enronas.
S ab e i lo más alto del cielo hasta lo s pies
dol Eterno, don ríe reina y reinará por loa
HigloH de los siglos... ¿Bienaventurada M a ­
ría! E n el golfo de esa d ich a tan pura que
os inunda, y de la gloria que os rodea, no
os olvidéis de los hijos que dejasteis mi la
tierra.
1 .“ Conaidr.ruiiúa. Jesús quiso a cre­
cen tar los m erccim ientus de bu M adre d i­
vina dejándola a u n quince 6 veinte años
en la tierra después de b u A scen sió n ; Do­
meñándonos también íi prepararnos para la
m uerte con anticipación por medio de una
vid a de oración y desprendim iento. B ie n ­
aventurados los m-mrlas que mueren en
el ¡Señor, nos dice la S agrad a E scritu ra;
pero, para morir en el S eíiu r, es preciso
que como M aría, estem os com pletam ente
muertos al mundo y al pecado.
74 L A, R U SA H Í a i 'J U *

2.'1 Connüteración. Muría no podía ya


v iv ir lejos de Jesús, y desde el fondo de
bu corazóu exhalaba tiernos y dolorosos
suspiros. / D ma uño, exclam aba, cómo m
ha prolongado mi destierro• ¿Cuándo me
llamareis d Vos'? ¿D ejaréis alín por mucho
cieiapo rf vuestra sierva y í vu estra madre
en el desconsuelo y en las lágrim as? Y , en
uno de las transportes de estos sublim es
raptos, el alma pitra de M aría se despren­
dió del cu erp o, y se elevó al C ielo : fué
uua m uerte d e amor... ¡ O h ! ;S¡ pudiésem os
m orir, com o M a r ía , en éxtasis de am or de
D io s !

r -iíM O JJfc b s j t k > :i s t i ¿ k u i

L a ¿ri/iu'i't úv a iiü Imivjiíi in t u ir le .

A y u d a d n o s, V i r g e n S an ta, d rom per los


l:vzos que nos unen al pec.ádo, para cjue
nuestra muerte sea la muerte de los pre-
tleHlm;idos y el p rin cipio de nuestra eter­
na felicidad,
PniM EBA T M BT lí 75

QUINTO M ISTER IO

La coronación de la Santísima Virgen.

Colocada M aría en lo miís alto de los


eielos. rceibirt «lo su H ijo adorado la dia­
dema inmortal del reino celeste. I>;ih tres
inefables Personas d ivin as, puniendo su
trono : í la derecha de Jesfís, la prooia.ma-
ron solem nem ente R ein a universal de c ie ­
los y tierra, disponiendo que toda criatura
ie estuviese sum isa y obediente; y ln .lú ci­
da asamblea do los escogidos vino llena de
jiítiilo A arrojarse ¡í sus pies y rendirle sus
homenajes. ¡O lí! ¿Q uiéu podrá com p ren ­
der r.nán sublim e es la gloriosa dignidad de
María en el cíele*? E le va d a sobre los que­
rubines y serafines, sentada en un trono
resplandeciente de luz y herm osura, d o-
nrna todo lo <juc no en D ios. L a s innum e­
rables legiones de espíritus angélicos a p u ­
ran tocia, la íaeran ele h u .s arpas- v ctitiras
y los coros d e p u r ís im a s vírgenes con pcie
lirios en las m anos, y el purpurado ejér­
cito de m ártires con sus -palmas, cercan.
76 LA H n »A M ÍS T IC A

ñu trono, y m ezclan eus vocea con los m e­


lodiosos acordes de los célicos instriunen-
toH, y cantan llenos de am or las glorias de
su m uy amada Soberana: tod o s, puniendo
á ans pies guirnalda» ile florea, exclam an
en un delicioso transporte: D io s le salve,
llena de gracia. S í, María.; llena estáis de
graoia, de m ajestad, de b elleza; reinad
siem pre sobre nosotros... ¡C uán do nos será
concedido ser los afortunados testigos de
la encantadora escena que representa el
cielo! ¿Podem os abrigar la dulce y conso­
ladora esperanza de que algfiu día m ezcla­
remos mientras voces con las de los e sco ­
cidos para can tar las glorias de M aría? S í,
si b o h ío s Seles al s a n t o Rosario, porque el
R osario es la m isteriosa cadena que une la
tierra al cielo, y sua m isterios son los es­
labones. ¡O h Señora nuestra del S an tísi­
mo Rosario! ¡C au tiv a d nuestras alm as y
conducidlas c crca de vuestro trono eu las
mansiones celestiales!
1. ' Coimdaración. Jesfis había con ta­
do todos los m erecim ientos de M aría, pre­
parando íí cada uno uu grad o de glo ria .
T am bién cuenta los nuesi ros y les prepara
su correspondiente felicid a d ; por cun&i-
P R T M f.R A F A P .T E 77

guiento, bebem os, & ejem plo ríe M aría,


tejernos con antelación tina corona inm or­
tal por la p ráctica de las virtu d es y do las
buenas obras.
2 .a Consideración. M a ría , coronada de
gloria 6 inm ortalidad en el c iclo , uo se
olvid a do loa hijos que dejó en la tierra.
E s nuestra M a d re , y nos am a; nuestra
Ilein a, y nos protege; nuestra M ed iad ora
para con Jesús, 6 im plora yin cesar sob re
nosotros la m isericord ia d e su H ijo... ¡O lí,
y euáu bellos son estos atributos de M a­
ría. cuito tiernos y cuán sublim es á U vez!
.En otro tiem po nos di<J á Jesíis en Belén;
hoy nos le d ev u elve propicio con sus con ­
tinuos m eg o s: todo lo debem os á M a ría ,
pues por ella se nos da torio. No eesemua
de invocarla con el R osario en la n a n o , y
con su ayuda nos salvaremos.

FRUTO V i £STE MISTERIO

l'lrielldiuí y coij11.*ih%u pti tf&rfn.

¡O lvid aros, oh M aría; o lvid a ro s, tiern a


M adre; olvidaros ¡í V o s y á vuestro R o sa ­
rio; ¡X o, no, nunca, jam ás!
78 LA H O SA V Í 8 T K Í A

SEGUNDA EXPLICACIÓN DE LOS M lS m iO S

L a s tres vid as de Jesús.

N uestro Señor Jesucristo se manifiesta


al mundo de tres maneras distintas:
P o r su vida natural;
P o r su vid a eucanslica ;
P o r aii vida míntim en las ahitas.
C ad a ima d e es las tres vid as es un f e ­
cundo m anantial de orar, ifin y m editación.
Estudiárnoslas en los misterios del San tísi­
mo Rosario. A lgu n as am plificaciones, aun­
que lacón icas, podrán ser de m uy grande
provecho d nuestros asociados, y sum inis­
trarles m ateria para su diaria m editación.

M IS T E R IO S G O Z O S O S

I. LA ANUNCIACIÓN

I'ida natural da Jcsiís. L a vid a natu­


ral fie .Itísfis en este misterio os su E n m r-
ntudón , la mitón de la naturaleza humana
con la naturaleza divina., bu anoruidamien-
P K IM E W A PARTE

ln} su estado de víctima y de pontífice cu


Muría. D esd e es le mom ento ruega por el
mundo; desde este momento se ofrece com o
una víctim a de iuiuolacióu para la saíud de
los hom bres; y el inm aculado corazón de
Marine» ¡í la vez el santuario donde ora y
el altar sobro el cual se inmola. Fin unión,
pues, con Jesús E n carn ad o, procurem os
escondernos siem pre on el corazón de
María.
1'ida eucaristiea. E l m isterio (le la E n ­
cam ación se halla perpetuado en la E u c a ­
ristía. E l mismo am or que im pelió sí Jesfia
;í encarnarse en las entrañas de M aría ea
ti i'[i:e le h ace perm anecer en la santa H o s­
tia: $ m delician son estar ron los hijos de
¡on hombres. P o r las palabras: hágase eu
>ni aegún tu pnlnbra, se liizo hom bre en
[’l seno de la V ir g e n ; y por éstas otras:
i>Jc en m i cuerpo, descien de diariam ente á
nuestros altares, y en esta estrecha m ora-
lia de tmestros tabern ácu los, como eu otro
tiempo en la angosta prisión del vientre de
M aría, ora y se inmola (i Ja gloria del P a ­
dre Kf jrno, ora y se inmnln por el mundo
y pide m isericordia para los pobres p e ca ­
dores. ¡Oh! tíi lográram os penetram os bien
1.A b u s A M Í S T I C A

de la incontestable verdad <le la presencia


real de Jesucristo en la E u ca ristía , y de
su vid a suplicante po r la salud (le lo s hom ­
b res, ¡con quá recogim ien to, con qué fe r ­
vor, con que santo tem or estaríam os á los
pies de su trono!
Pidam os á M aría, durante eata decena
del K osarioj uua fe v iv a y nua ardiente c a ­
ridad para acom pañar dignam ente á .Teeíia
en los sagrados tabernáculos.
Vida mística. L a vid a m ística de Je-
sds cu las alnrifl» es su vid a eu nosotros
por la gracia y por la sagrada comunión.
P o r la (/rucia nos hace participantes de su
naturaleza d ivin a, y por la santa camimión
se une á nosotros de noa m anera m isterio­
sa , pero real. L a vid a de la gracia no <¡a
otra eotsa que la continuación de la vida
do D ios en nosotros, y la sagrada com u­
nión la extensión nnestraa almas del m is­
terio de la E ncarnación. ¡O h , c u ín g ra n ­
de es la dignidad del cristia n o ! P o r la g r a ­
cia queda en cierto modo d ivin izad o; por
la sagrada comunión viene á eer, como M a ­
r ía , el tem plo v iv o del V e r b o hecho hom ­
bre. P rocurem os, pues, com o M aría, p u ­
reza é inocencia de v id a ; com o M a ría , luí-
p n n iE itA v a iit p 81

y a ni os del m ando y de sus placeres; y com o


M arín, amemos el recogim iento y la unión
c o n tin u a con Jesús en lo interior do nues­
tro corazón.
/ W r iiíiífs ír o . J J ie ? . A v e m a r i a s . - G l u r i a .

2 . VISITACIÓN

Vida natural, [ja vid a natural de J e­


sús es la parte histórica d d m isterio. S e
hizo llevar por M a ría á casa de Santa Isa ­
bel para santificar con so presencia al niño
•Juan B au tista, que debía ser bu precursor.
Por esta visita colm ó el S alvad or de b ie ­
nes á todos los miem bros de la casa: á San
Jr/'.in Bautista, que quedó libre del pecar
ilo original; & San Zacarías, que reco b ré
pn el natalicio do su hijo el babln que ha­
bía perdido; y í Sania Isabel, íí quien c o ­
municó el don de profecía. D e tóíle modo
obiií siempre el S eñ or durante su vid a
murtal, de modo que se d ecía de <51: l i a
¡invado harimdo bien.
¡O h Jesús! ¡Ouáu grande es vu estra
bondad, y, no ob stan te, es caria día más
deecouocida! H a ced que siq u iera nosotros
os amemos, y que oa n ad am os el hom c-
83 T.JI B O SA M IS T IC A .

n aje de nuestro profundo respeto y d e los


m ás puros afectos de nuestra alma.
Vida eucartsliai. Jesú s santifica toda
la casa de Santa Isa b el desde el seno de
M a ría , do estaba encarnado; y desde la
hostia, en la que resid e, derram a abun ­
dantem ente las influencias de su g ra cia en
el m nndoj y v iv ifica la Ig lesia entera. C o ­
m unicándose ií las alm as, excita en unas
la fe, com o cu otro tiem po eu Santa Isa ­
bel; en otras la espera*(¿a, como en San
Juan B au tista, <jne saltaba de gozo en bu
presencia; finalm ente, en otras la taridad,
com o en M a ría , quien, no teniendo y a qué
desear, entonó el sublim e cán tico d e a c ­
ción d e g ra cia s, el Magníficat,
'Adem¡ÍB, Jesfia en la E u caristía se hace
conducir todoB loa días por el sacerdote y
por el m isionero ¡í loa enfermos, ú los a fli­
gidos , á loa -pecadores, y 6 todas las al­
m as que necesiten consuelo, conversión y
H alad. E l m inisterio apostólico no es más
que el desarrollo del m isterio d e la V i s i ­
tación, y Jesucristo es el centro y el foco
de toda la vid a cristiana, adonde debemos
venir á confortar y v iv ifica r nuestros co­
razones.
p n iv K n .\ t a u t is

Vida mistina. Jesús continúa en oos-


otroü de una manera iuefable el m isterio
de la V isitación . L a devoción sensible y
el fervo r súbito son las visitas del buen
M aestre y los efectos de su gracia. Yo es-
loy ú la puerta, »/ llamo... A írem e, es*
¡josa mía, hermana m ia, áhrf.me... Os he
amado con un amor eterno... H ijo mío,
dame tu ñoraxón.
M aría, principio de la v id a natural de
.1Bbfis, es asimismo el m ás p erfecto san­
tuario de s i i vida m ística; en ella v iv ía por
3u gracia; cu ella se h a cía sensible por
dulces y deliciosas visitas; y M a ría , fiel
siempre en corresponder á la gracia, mar­
chaba íí grandes paBoa por la p rá ctica 'd e
todas las virtudes y por el cam ino de la
más em inente santidad. Im itad ores do M a­
ría, seamos Heles á J e su c risto , que v iv e
en nuestras alm as; seamos fíeles al buen
M aestro, cuando se d ign e h acer Tesónar
dentro de nosotros la dulce vo z de su v i­
sitación: abrám oslo la puerta d e nuestro
corazón, y cerrém osla á tod a hum ana a fe c ­
ción.
t, a ro sa m ís t ic a

3 . NATIVIDAD

Vida natnral. G ran d e ín é lu ariguatia


de M aría y «le S an José no encontrando
en Belén un alma carita tiva qne Ies diese
albergue eu su casa.— U n estab lo, sito en
un extrem o de la ciu d ad , sirvió de palacio
tí la Ruina de los cielos y de cuna al lie y
del mundo.— E l infantito Jnsíia en 1111 p e ­
sebre; SU desnudez, s u llan to, sus pad eci­
mientos.— C án tico s de loa iin g d e s; ad ora­
ción de los pastores y d e los M agos.— C a ­
ricias m aternales que M aría prodiga al re-
ciiíu n acido N iño.— C onsiderem os tan gran
m isterio, y unámonos A Ius personajes que
en ól figuran para adorar y para amar.
Vida euearistica. L a palabra Tklén, sig-
uiñea «u hebreo casa de pan. E l prim er
nacim iento de. J esu cristo , aunque m ny
re a l, ora tam bién la imagen y figura de
otro nacim iento en otra fin.ua de pan: el
tabernáculo es la casa que encierra el pan
de En este pesebre m isterioso r e ­
posa Jeaús com o en el de B o lín , en m e­
dio de la m ayor pobreza y del desapego
de todas las coBas, y aq u í, com o a llí, re­
cibe las adoraciones de loe án geles, de los
r i U H E llA PA U TE 85

pastores, de los r e y e s, de lo8 grandes y


•lo tos pequeños, de los Beles y d e los san­
tos; como en B elén , tiene sus m anos lle-
’üis de gracias para com unicarlas A los
¡lumbres, y nos d irige las m iradas de su
cjiuzón llenas de ternura y m isericordia.
¡O lí, qué m isterio de amor es Jesú s en
la sania H ostia! C orram os, pues, ¡t sus al­
iares d retornar nuestras alm as, y por el
i-rvor d e nne 3tras oraciones hagám onos
d gn os de recib ir la com unicación d e sus
gracias y de sus d ivin as caricias.
Villa N uestro corazón no ea
tura cosa muchos ve ce s que nn establo
lleno de [meados y de m iserias, y, no ob s­
tante, dignase N uestro S eñ or n acer en él
]](»• su gracia y por la sagrada comunión;
y a?í coleo el establo de B elén, después
del i-ucijiiiento del M e sía s, se convirtió en
ni'i < clo que d ifu nd ía divinos fulgores,
la niiiéti nuestra alm a, si Jesrts nace en
ella m ísticam ente, se hace una m orada
refqilaudceicnte con la claridad de sus d o­
nes; y nuestros cuerpos y nuestros cura-
zemes, semejante :í los pastores y rf loa re­
yes, covjíuDiien sus adom ciim ea para ren ­
dir un perpetuo hom enaje al recién nacido
88 LA HÚ3A MÍSl-rCA
infante. C om pren d e, alma m ía, tu dign i­
dad on el estado de la gra cia ; no olvidos
que eres el m isterioso pesebre, el cielo eu
la tierra, do Jesús reposa con p lacer y en­
cuentra sus delicias.

4 . P U R IF IC A C IÓ N

Vida natural. V ia je de B elén ¡í .Tem-


salén para cum plir cou la ley : la inm ola­
ción de dos pichones y la ofrenda de cinco
sid o s de plata para el rescate de Jesús,
quien, á pcsaT de eetoj se ofrecía de lodo
varazón á su Pndrc celestial por la salud
de Ins hom bres: Dios m ío, fas antiguas
víctima# y los fiar.rificios no os agrada­
ron ; pr.ro aquí leuéis á vuestro llijo , á
quien diaieis u n cuerpo* a(l u ^ 1* tenéis
dispuesto á hacer vuestra voluntad... y
este sacrificio fué mrfs tarde consum ado
en el C alvario. ¡C u ín profundo eu refle^
xiones ee el misterio de la P u rific a c ió n ! E s
ixjsís bien líi Purificación del mundo que la
de M aría.
Vida eucarM im . E l m isterio Oe la
Purificación se p e rp etra fin la Rucariatía;
pues en ella , enmo en el tem plo do Jeru -
1-llIN lER i P A Itl'li 87

saléis, e« pone Jesús en las manos del sa­


cerd o te, y se d eja o frecer po r él i. D ios
Hn P a d re, y se ofrece íí sí m ism o, porque
es á la ve7. victim a y pontífice: A q u í es­
toy, Padre mío; vedme aquí pura cum ­
p lir vuestra voluntad, E u Jerusalén se
ofreció víctim a du un sacrificio que d eb ía
realizarse; «obre el a ltar se ofrece víctim a
de un sacrificio consumarlo. J csíis sacra­
mentado es un m odelo d e obed ien cia y un
manantial ríe pureza; acerquém onos á él
para que nuestra alm a recib a su espíritu
de sacrificio y de caridad; ofrezcam os Á
menudo al P ad re E tern o , por m edio de
M aría, este sacram ento de am or: es el m e­
dio niás poderoso p ara obten er su m iseri­
cordia.
Vida mística. JesÚB y loe cristiauo»
sólo form aron un solo cuerpo: el cuerpo
místico de la santa Iglesia. Jesú s es la ca­
beza de este c u erp o , y loa fieles sus miem­
bros. N uestra vid a debe ser la vid a de este
Señor, vida p u ra, v id a cán d id a , v id a obe­
diente y vid a de sacrificio. E l quiere en
este misterio unir entre s í tod os los miem ­
bros de la Ig lesia para o frecerlo s á su P a ­
dre , form ando de ellos un inm enso Holo*
:,A SO SA M ÍS T IC A

causto. ¿R ehusarem os mwotros incorpo­


rarnos con Jeafia para dar glo ria á D io s
é inm olarnos por la salud de Iuh hombres?
Digamos ¿í m ies ira vex: A quí estoy: v e d ­
me aquí, buen M aestro; vedm e aqu í, D ios
m ío , com o una víctim a para el sacrificio
eu unión de vuestro H ijo .

2. KNCUI.NTUO KN E L TKMPI.C1

Vida natural. J e sú s, queriendo ocu ­


parse en la obra de eu Jfadre, que era la
o b ia de nuestra sa lv a ció n , pareció o lvid ar
por un momento sus deberes de fam ilia
respecto á M a ría y San Josfi, para no pen­
sar sino en los intereses de su P a d re c e ­
lestial. D eja n d o , p u es, ií su fam ilia d e la
tierra eu el desconsuelo y en las lágrim as,
se quedó en el tem plo, para dar principio
á au m inisterio en medin de los doctores
de la ley.
D e este modo debem os obrar nosotros.
Cualquiera que sea nuestro estad o, demos
siempre la preferen cia lí los intereses fiel
orden sobrenatural sobre los del orden na­
tu ra l, y abandouem os, si D io s lo ex ig e de
n osotros, á nuestra fam ilia de la tierra para
l'lllM Ü ñ A PA R T ts

encerrarnos en el tem plo de la v id a religio­


sa y ocuparnos exclu sivam en te de los ne­
gocios del cielo.
Vida r.umrístka. T o d o este m isterio
so halla conten ido en el de la sagrada Ku-
c arislía. en el que Jesús parece- que aban­
dona a su P ad re y ¡í su M adre del cielo
para encerrarse en un estrecho sagrario
en medio de nosotros y ocuparse de nues­
tra salud; para ser en este sacram ento la
luz de los d o cto res, la cien cia de los S a n ­
tos y las delicias de las alm as puras. ¿N o
fué de la E u ca ristía d e donde Santa C a ­
talina de Sena y S an ta T e re sa de Jesfis
recibieron la luz sobrenatural con que ilu s­
traron el m undo, y donde S auto Tom ife de
Aqnino y San A gu stín bebieron sil su b li­
me y profunda c ie n c ia , y Santa M agd ale­
na de Pazzis los transportes de auior que
la sacaban fu era de bíV V a y a m o s , pues,
también nosotros á. los pies de Jesús S a ­
cram entado A em briagarnos cu la cien cia
de la verdadera salud, y en aquella d ich a
inefable que será el gusto anticipado de
la que disfrutarem os en la P atria celestial.
Vida mística. Si el altar es el tem plo
donde Jesú s-H ostia in stru ye las alm as y
90 t.A K O *A U lfiT IC A .

le s com unica b u ciencia divina y s u s d e li­


cias., nuestra alm a ea la verdadera N aza-
i c t , en ln qne se com place habitar, y en
la que quiere v iv ir con M a ría y San José
hasta nuestro último suspiro. L a vida de
Jesús en N uzarct es una vid a hum ilde y
o cu lta , llena de suavidad y d e encantos.
¡Q,ué dulces entretenim ientos habrán teni­
do lugar entre el N iño J es6 s, M a ría y San
José! E l N iño Jesús quiere eum unicarnos
esta mííina vid a , hacernos amar la hum il­
d ad y el retiro, y arrebatar nuestro cora­
zón por m edio de intim as com unicaciones
y entreteniiuientos deliciosos. ;O h bien­
aven turad a ol alm a que posee en efecto á
la Santa b’annlia! ¿ P o r qué no es esta alm a
la nuestra? A m em os á Jesfid infan te, á M a­
ría , á San José; ostrechémosloa en el m ís­
tic o JNazaret de nuestro corazón , y v iv a ­
mos perfectam ente en su com pañía.

M IS T E R IO S D O LO ROSOS

1. LA A í j ONÍ a

Vida natural. Tía últim a cena en la


cu al Jesús instituyó el sacram ento de Itt
P H rv iK A p a u t t : a i

E u caristía.— EL d iscurso tan lleno de e fu ­


sión que d irigió A sus d iscíp u los cuando
m archaron al huerto de los O liv o s , deján­
dolo» después á la subida del m on te, me
uofl á P ed ro , S an tiago y J o a n , á quienes
llevó cousígo hasta la, entrada del jard ín ,
en el cual penetró so lo , para e n tre g a rs e á
las angustia» de una (listeza m ortal y de
uua cruel agon ía.— S il oración al Padre,
repetida tres v e c e s .— E l sudor de san­
g r e .— L a traición iufam c de Judas y la
huida de los A p ósto les.— ¡Q u é m aterias
tan provechosas para nuestra alm a, ai se
detuviera en su consideración!
Vida eucarist¿ca. E l tabern ácu lo de
los a ltares, ¿no es para J e s ú s uu nuevo y
perm anente huerto de O liv o s?
— Soledad, como en ¿ate, porque nues­
tros tem plos están desierto".
— Oración, com o en el m ism o: P a d re
mío, apártese de mí el crfliz am argo de la
condenación de estas pobres almas.
— Tristeza, com o en el huerto de los
O liv o s , al ver la ingratitud d e lo» hom ­
bres, y cuán indtil e s b u sacrificio para un
gran número de ellos.
— Agonía, finalm ente, com o en el jar*
92 T.A ROSA M ÍS T IC A

din (leí m onte O lív e te , porque Jesú s es el


C ordero de D ina que q u ita los pecados
del mundo.
.No nos dnrm am os, pues, como los A púa-
toles; oigam os á nuestro Jesús que nos
dice: ¿N o ¡uxlriin vigilar una hora con­
migo? Consolem os al S eñ o r, haciéndole
■frecuentes, v isita s eu el sacram ento de su
iinaor (1).
Vida miélica. Jesús, vivien do en nues­
tras alm as por su g ra cia , quiere que su
vid a y la nuestra sean una vid a de su fri­
m ientos y de aniquilam iento: las delicias
de la santa infan cia no pueden ser dura­
d era s, y las consolacion es sensibles nu son

(1) EL p eiisauiih uto do .Tí>«t'is aiyimiar.Wa di»


OLuífOn A )a bi'lla y piadosa ilovoc-iún de: la A d o ­
ra ció n p e rp e tu a n o c tu rn a rtn,] S n n rlsm io Síi^ra-
iiiCiiLu . :lhl comí? ln cunaidnr.’t.i'.iAr d n Yfnrin
uiúrnilo p o i los pecados <lr»l ir.undo fui' I h, cr,u?a
líiotiví-, ■!« la. nrii-niji/.a.ci.'jTi «ln.I iiosa-rin porpe-
lu u. E 4 .suiitu , fjuo nos vonnr'rd.i reto s
‘.hm-uos uiigt-ci'ios. de l;i vida. d«l Iv.ien M aestro ,
debe se r ol a m a de io í ad o rad o res del íia ü lls i-
mu 3 m:r»:]iHnco, como lo os tln los asncin/loa <lol
Ro^a-riu: los pi'iui.irn* son cab n H ito» y g u a r­
dilla di; J e s ú s , loa se gu n d e a de M irla .. D obom os
lliUiev sa ín a A, los r: I.(! <>scn]pulix:>n m raxivr ol
K o su rú ; |juru ¡id orár a l K an tlsim o Sa.cramr<iito,
que e l m ojor m odo d<» ador ai- a mi»«f.vo S a íio t as
i'n i'rK u \ im m :

tus íníís í propósito para purificar y dar


fortaleza al alm a. V e d aquí la can sa y el
m otivo por el que Jesucristo prueba sí sus
amantes y timados co a tristezas interiores,
con sequedades y tribulaciones, q u e casi
les precipitan en c! d esfa llecim ien to ¡ h a­
ciéndoles tem er tjuc está todo perdido.
Ksto no es miís que la agonía d e Jesfis,
que se veuueva en estas alm as, y que el
divino S alvad or las adm ite á la participa*
driii del acibarado c íliz d el huerto de los
lOíivos, tratándolas enrao ;í queridísim as
esposas con quienes com parte sus dolores.
Xi estuvo exnnla M aría de eslo s padecí-
Imientos; antes bien fueron renovadas en

r ip 'l'.lu r lo s m i s t e r i o s d o s u r id n .; a h o r a b ie n :
M iiílü j-iu a d(! ln v irtu d i1 J n s ú s s o n esl H o k ilv ío .
I’ O’.' c:4ti! m o t i v o e l ->1. i t . P . M ívi-íiv A in h i 'o s i o L’ oh-
« .lol O i ‘‘ 1 i : i clu P IV [1 i [ ¡ u W i r n s , a r a b a «lo ífti"
>>-. un [iiMciosfí opúsculo con ni i.lbnlo F¿!. t(a-
-’i !■
'•‘ l i n i / l a A < lo r a c i ó n J i u c a r í s t i rt;. E n á l l>5.o.o u u a
ín^úu oí ras «lúa dovo'iioi.Q», <I'i li tatito ’n r ■
i u'ino 'isi,it minado nn Knropa. EspPi'íuims <]uc
.mv ;iro.n.u 3(i imprim a en esta e m itía ], ¡n i tu
:<¡n ]rj3 G uardian de Mm'ia puedan, si quieren.
ii¡L:-f>r ¡i’.i hora íim.r: ol S;ic’i'a.inr'niTi. y r-.impHr á
lü la;j iW ;1rvoMoh«s. M ientras ta n to ; p'ii'-
r !i «ei-virse de H»ta« [iiartng.iB iriodii.acioii.os Ji>
i ¡■iir.arüliía, «.['.otn panudas del santo Ro-
“'.i'): csu n a pi'ántir.'D, aprobada por la. Islositv,
01 I.A HOSA M S T I f A

sd corazón las escen as todas ele l a P asión ,


queriéndolo así Jesús para realizar eu en
querida M adre la vida mística que pen­
saba eslab lfcn r en las almas. V a lo r y con ­
fianza, pues este estado de tribulación in ­
terior no es un abandono, sino una prueba.

2. FLAGELACIÓN

Villa natural. Jesú s, atado y am arra­


do en el huerto d e G etsem a u í, y condu­
cid o ignom iniosam ente por las calles de
J erusalcn, de tribunal en tribunal.— X o-
che horrorosa pasada en la prisión. U l­
trajes de que f n é cubierto.— F ilé cond u ci­
do £t la presencia de Pilatnn, después á la
de H ero d es, y, finalm ente, traíd o d e nuevo
note P ilo to s, quien le IiíkO a la r ú nnn c o ­
lum na, y d esgarrar sus carn es, y derra­
m ar su sangre ;1 fuerza (le azotes; vnien-
Iras que el hnen S eñ or de la M ajestad le­
vantaba sus ojos al cielo y ofrecía estos
padecí mi eu lo í eu cond igna expiación por
nuestros pecados.
C on tem pla, alm a m ía, estas cosas, y no
te sacies nunca d e record arlas, para que
pftTM KR A l'A lVL'í. fió

puedas com prender todo el horror y m al­


dad del pecado.
Vida envaríjtiira. A u n en la E u c a ris­
tía es Jesucristo desapiadadam ente azota­
do. y, como en la colum na del pretorio,
recibe sin quejarse los go lp es j d escargas
de sus uuevos verd u g os, de los herejes
que niegan su presencia re a l, de los im-
,píos que blasfem an su santo n om bre, y de
la mujer mundana que le ultraja con sus
irreverencias 6 inm odesta perm anencia en
la iglesia... ¡O h ’ ¡D e cuántos m odos reno-
s'amos los padecim ientos do Jesíis en la
sagrada E u ca ristía! ¡Q ueram os m orir a n ­
tes que ser contados en el número d e los
verdugos del divino S alvad or!
Vida nmti-e.a. Jesfis no se contenta a l­
gunas veces con hacer pad ecer á las alm as,
pus queridas, una agonía interior que las
reduce ¡í las angustias dn la m uerte, sino
hitadas también participantes de sus azo-
U"¡, ora visitándolas con duran en ferm e­
dades, ora con pérdidas tem porales y a d ­
versidades de lodo género, ;í fin do p u ri-
icarlas más y miís y hacerlas dignas de sí.
A tada nuestra aluaa i. esta, colum na de
lis tica y espiritual flagelación , d eb e per-
T.A R U S A M Í S V I f l *

m anecer en tranquila calm a, resignada


com o Jesú s en t» fiel pretorio, y aceptarlo
todo de manos del buen M aestro , com o
una gracia de saulilicadíÍD. ¡A h ! ¡L o s su-
frim i etilos aceptados voluntariam ente son
com o unas alas ilc ¡íguila qu e nos levan ­
tan en raudo vuelo íí las mansiones c e le s­
tiales!

3- COGOKACIÓX DE ESPIN AS

Vida natural. E scen a dnlnrosa de la


coronación de espinas; insultos de los so l­
dados rom anos, qne escarnecían ;í Jc^fis,
doblando ante él la rod illa y saludándole
R ey de lns judíos-, ■P ilatos le presenta al
pueblo con una cafia en la mano y con un
m auló d e grana sobre sus espaldas, y dice.:
VrA aquí al hom bre; y ti exaltado popu­
lacho exclam a: C raciftralt, en tri f ic u k , y
deja en libertad ¡f B a r r a b a .
C on sid era, aliña m ía, este su p licio , ¡y
ve cnííntas veces le haa renovado prefi­
riendo tus pasiones al amor de Jcsfis!
V id a c n m r i s l w / . Jesús en el altar, no
solam ente es azotado por los herejes é
im píos; sino también coronado de espinas
rRIUBFA 1-AHiE ! )7

por muchos que se dicen cristian o s, no


siendo «n realidad m is que hom bres c a r ­
uatas 6 ingratos á los benefieios que el S e ­
ñor les Iih dispensado.
Alinas piadosas, ¿dónde esUÍ vuestro
fervor y vuestro recogim iento en presen­
cia de la sanin E u ca ristía? ¡A b ! N o sois
tul vez para Jesfls miís que una corona de
usp'uas.
Almas coasayrañns ú T)ion por vuestro
estado de p e rfe cc ió n ,¿ d ó n d e está vuestra
n u lid a d y el am or A vuestros deberes para
cutí el Santísim o Sacram ento? ¡A h ! V o s -
oi ros tam bién sois para Jesú s una corona
de espinas.
A h no..'! consagradas d D ios por la u n ­
ción sacerd otal, ¿dónde está vuestra d e ­
voción en el servicio de los altares y en la
celebración de la santa M isa? ¡A L ! TjO
decimos con dolor: tam bién algunos do
nosotros somos para Jesús una corona de
espinas. Y loda3 aquellas almas que h a ­
cen do los sacram entos un ju gu ete, y ¡í
quienes el respeto humano ó la hipocresía
c o w W i ' r i i la santa M isa , ¿no son para
Jesús espinas bien cru eles? ;O h ! ¡N o su-
ceda sem ejante cosa entre loa asociados
LA UOÜA H J 2 T J I .J .
del Santísim o R osario! Salgam os d el le ­
targo en que yacen nuestras alm as, y rjuc
nnest.ro eorazáu, tom o Ja pequeña lám para
del santuario, se consum a día y noche d e ­
lante de. Jesfis.
Vida mí&tifía. J eslís, así com o azota
cort trabajos íf las almas qne le p erten e­
cen , así tam bién las corona de hum illa­
ciones j con el doble objeto de hacérselas
sem ejantes y p artícip es Je todos sus mis­
terios.
Corona de hum illaciones interiorea á la.
vista de nuestros pecados pasados y p re­
sentes.
C orona de hum illaciones por parte de
losi am igos que nos venden.
C orona de hum illaciones por parte del
mundo que nos d escon oce, nos menospre­
cia, nos carga de, ii'risiuuea, nos calum ­
n ia, etc. P o r otra parte, están hum illacio­
nes noa son necesarias para nuestra santi­
ficación, y el alm a fiel, s i n t i e n d o e í t a ne­
cesid ad, exclam a con San Juan do la Cruz:
Quiero su frir y ser /lespreciado por Vos
y cotí, V os, ¡ oh Jesús m ío!
TH 1V W IA PA RTE 99

4. LA C-RCZ A CUF.STAS
Vida natural. T o d a la historia d el V ia -
ci'iicis.— J«síis l’n í condenado ;í m uerte por
’ :i iníis inicua de las sentencias.— 'C on du­
cido ;il muute del su p licio, fn <5 abrevado
de ignominia po r un populacho entureci-
do. Cayíí tres ve ce s en el cam ino.— S i-
iiirtn C irin eo fu e destinado para que Ir
ayudara sí lleva r la cruz. — E ncontró £t b u
Madre Santísim a. — L a santa V erón ica,
com padecida, enjugó su Tai! divina.— L a s
¡:ijas de Jernsalén .— ¡C uántas cosas, y
cuán propias ppra dejar hondas imj>res¡o-
nu» en nuestra aluja hay qne m editar en
c?tc misterio!
Vida cucaríslica. T.a cruz que lleva
-Tea(ia sacram entado e í bien pesada. H e ­
mos visto que todos lo-í trabajos (le la P a ­
sión se renuevan d r una m anera m isterio­
sa cu la ¡Sagrada E ucaristía.
I.a agonía, que ocasionan la frialdad,
tibiez i e in d iferen cia de los hom bres.
L a flagelación, causada por loa insultos
ilc los herejes é impíos.
L a coronación de esj/i-nus, renovada por
los cristian os sensuales 6 infieles, codo lo
I tÁ. H 0 6 A U ÍSTiU A

su fre Jesú s con la m ism a paciencia que en


los días d e su vid a m ortal. E l llev a todos
loa días esta cruz sin qu ejarse, y Ja lle v a ­
rá hasta el fin del rnuudo, rogando siem ­
pre por los pecad ores, com o lo hiao en lu.
cim a del C alvario. Y 110 sólo lleva gt< cruz
sin quejarse, sino que, olvidándose á sí
m ism o, una d irige desde el fondo del sa­
grario palabras tiernas que nos consuelen.
.C orram os, pues, á im itación de la V e r ó ­
n i c a ^ enjugar la luz del S alvad or ccu los
ósculos espirituales de nuestras fervien tes
v isitas al Sacram ento del altar. T/hvemos
ese augusto rostro con las lágrim as de una
verd ad era com punción, y uueslru alm a
purificada llegará un día al moDte de la
salud.
Vida mística.. E l que quiera venir cu­
pos df. m í, dice el S alvad or, niegúese á sí
invernóf tome au. cruz, y sígame. D e este
m odo quiere v iv ir en nosotros, habiéndo­
nos sem ejantes á sí.
— C uaudo JeBÚs nos h ace su frir agonías
m ortales, no liace otra cosa que im poner­
nos su cruz.
— C uan do nos azota con padecim ientos,
nos impone su cruz.
PRIM BRA p P A T tT B

- Cuando nos colm a de oontral ¡empoa


y de pequeñas m iserias, tam bién dos ira-
l>oncsu cruz; y quiere q ue, á ejem plo s u y o ,
llevem os tortas estas cru ces con gen ero si­
dad y sin quejarnos hasta la m uerte, que
es nuestro C alvario. ¡O L alm a m ía! V & Io t
y resignación; porq ue, si participam os de
las cruces de Jesús, lambién p articip are­
mos rte su glot-ia.

5. LA CRUCIFIXIÓN

Vida wtinral. D olorosa esceu a d e la


crucifixión. L o s cla vo s taladran los ad o­
rables p ies y uiauos del S a lv a d o r.— Sed
a rd ie n te , y por fínico refrigerio hiel y v i ­
nagre.— J e sú s, crucificado de esle modo
entre dos lad ron es, exp ira dándonos por
M adre i M a ría .— D escen d im ien to de la
cruz.— Jesfifl, síirigrienl.o y desfigurado, es
colocado en los brazos de M a ría .— M a­
rín Dolorosa.— D esolación d e M a ría : no
hay dolor sem ejante ií su dolor.— M ed ite­
m o s bien «eU » m isterio, y el pecado uo Lea-
Irá culi ¡da en nuestra alma.
Vitlti atM j'ístka. ' E ntro los m isterios
de la Pasión que se fe n u e v a u en la E u ea-
ll>3 l.A H O SA M Í S T IC A

ris tía , uno- de los que míís nos enternecen


ea el de la crucifixiñn. L a santa M isa, so­
bre lo d o , no es otra «osa qne su m ística
reproducción ; eu ella todo nos recuerda
el C alvario.
— L o s o rD a tn e n to H e n f o r m a de cruz.
— E l sa ce rd o te que extien d o los brazos
en fo rm a de cru z.
— Los signos de la cruz que form a so­
bre sí mismo y sobre las oblaciones.
-■ L a elevación de la hostia después de
la ooiiHíigración.
- L a separación ele la saugre rjn c está
en el cííliz, del cuerpo que est.í sobre los
corporales. T od o nos trae tí la m em oria la
crucifixión de J csfis; pui' manera que el
íaenfirno Je ln Miña es llam ado el sa crifi­
cio incruento, ó no s<iu;./rien(o; de la cruz.
¡C on qué d evoción t.an profunda d eb ere­
mos e6iar en sn presencia! Jesú s os inm o­
ta dn en el altar de un morlo m isterioso, y
en él, com o en la cru z, tiene sed de nues­
tra s a lu d , y dice í í s u E terno l'a d re : - / r e n ­
go se d , dadm e alm as! ¡Y taubis enuionío-
iies iir.ligr.as, entre las cuales quizás .jh
enencutren la-; nuestras!... ¡O lí, qué 111a-
u aulial tan ¡xbunilaute d e coiisideracio-
l'ltIH EH A 1’ ftRTK 103

[íes para sacarnos lágrim as y m overnos (\


t lo lw l
Vida mística. L a m u e rte , ln m u erte,
la mufirte, tal £6 el origen fie la v erd ad era
vida. T o d o eu n osotros d eb e s e r oriicifica.-
d o u o u Je s fís : n u estro s p ies, nuestras m a ­
nos, nuestros o jo s, nuestro tupí rito , m ies-
tro c o ra s e n , n u estra c o n cu p is c e n c ia , tod os
nuestros sen tid o s; p o rq u e, estan d o t.odo
on nosotros m an ch ad o p o r el p e ca d o , todo
de;K', ser purificado y reform ad o.
-María, ¡muque no tenía ruula que re fo r­
mar ni purificar; M aría inm aculada desde
su primer instante basta su último su sp i­
ro, lia participado plenam ente de esta crn-
oilixióu de J«sfis. San A g u slín nos dice
que su corazón materna] y el corazón de
su Mijo eran como dos espejos que roñe-
jan sus mutuos padecim ientos. Y nosotros,
hijos cu lp ables, ¿rehusarem os ¡usociaruos
;i los sufrim ientos de nuestra M adre? ¡O h
mística c ru c ifix ió n !; O h m uerte bien aven ­
turada, que nos disto la vid a , sed nuestra
herencia, y la herencia, de todos los d e v o ­
tos da M aría!
lO i LA HOSA MfSTir.A

M IS T E R IO S G L O R IO S O S

i. ntstrRRixcióx

Vida Tuthmtl. L o s gu ard ias del sepul­


c ro . Sil espan toso m iedo cu an d o vieron
al ¡íngel sentad o sob re la p ie d ra , i la, cual
h abía dado vuelta.— Tíib d iferen tes a p ari­
cion es de J e s ú s .— Su glorioso cu erp o lo ca
ap enas la tie rr a , y parouu que tiende c o n ­
tin u am en te ó lan zarse al cielo. T am b ién
n o so tro s, h¡ am am os 6 im itam os á J e ttí s ,
res uc ita r fin o s un d ía llanos do g lo ria y de
herm osu ra.
Vida cucaristien. Jtsfie eu el sagrario
escá resucitado, si bien en un estado de
m uerte m ística. Su cuerpo, oculto bajo las
síw ta s especies . es im pasible; es el misino
cuerpo resucitado y glorioso que alegra los
cielos; aunque los m alvados le insulten, y
los im píos y m alos cristianos le ultrajen,
él esld al abrigo de su* tiros. A leg rém o ­
nos, porque Jestís y a 110 puede pad ecer
m fís,y com unica twpim ual y corporalm cn-
lv este estado de resurrección á cuautoa bu
PHWKUA i'Airn; 105

¡mercan A él en la sagrarla m esa , y le re­


ciben dignamente.
Vida mística. J esú s, luego qua nace
por la gracia en un alm a, la engrandece
l>cr las consolaciones de los Miliarios go-
.vrj.víw. la purifica y le da vigor y fuerza
por los padecim ientos de loa Misterios do­
l o r o s o s , y la con d u ce, por fin, ¡í los J/w -
if.rioK (lloviosos. E sta alm a se encuentra
entonce* en nnn vid a com pletam ente re­
sucitada, sobrepuesta ya y vencedora de
b s miseria» que antes la atorm entaban, é
insensible com parativam ente ¡í lodo lo que
no es D ios: tal es el principio de nuestra
transformación en Jesucristo. F ortaleza y
constancia, alma m ía, pues las cru ces son
nada si se com paran ií la d ich a do la r e ­
surrección que de ellas nos resulta.

2, ASC EN StflN

Vida natural Tva reunión d é lo s A p ó s ­


toles y discípulos sobre el monte O lívete;
Jesús les da los últimos consejos y loa in­
viste de í u s poderes, y subiendo en seg u i­
da ul ciclo, viéndole ellos, les prom ete en ­
viarles pronto el E sp íritu consolador que
1ÍIB r,A ROS.L MASTICA
les anscilnní toda verdad. Y el h erm o so
c ie lo a d o n d e J csfia snl>o es n uestra P a tr ia ,
en la qu e un d ía , en co in p a O ia d e l m is­
mo, « íia b le c e re m o s n uestra e te rn a m orada.
Vitfo encaristica. L a A scensión de Jc-
slís s u perpetua en !a E u caristía. P arece
que el divin o M aestro nos dice desde el
interior del sagrario, u-umu en otro tiempo
¡í sus discípulos: ¿-Voy ¡í mi P ad re: vo s­
otros enseñad á todas las unciones, sed
sus apóstoles por la santidad de vuestra
vid a y por vuestra acrisolada v iilu d , y yo,
en unión de mi P a d re, os bendeciré:-.
Vida mística. Cuando Josíis resucita
com pletam ente en nn alm:i, lo prim ero qnc
hace es ilum inarla, comunicrfudola santos
deaeos riel ciel.»;y finia alma vuela eu pon
de su A m ado por el fervo r de oración y
sublimidad de rus m ediiackm es. ¡G u in d o
se reproducirán cu nosotros sem ejantes
gracias!

V11NIDA OP.r. H S P ÍR IT U SA N T O

Vida natural. J b s C is lio puede fa lla r


ni ;í sus promesas ni á an palabra. N o os
d ejaré h uérfan os, había dicho sí sus d iscí-
p h im iíu /. i’ A i m : 107

jmlos: os enviaré ol E sp íritu consolador.


Sólo nueve íIííih habían transcurrido, cuan-
i!n ol E sp íritu San to bajó al C enáculo,
’ üira transform ar estos hom bres tím idos
. ií apóstoles que llevasen la un (.ore Lia de
In fe hasta los últim os confines de la tierra.
También nosotros seríam os buenos c iis -
tiiuios y verdaderos apóstoles si proenríí-
ramos que el E sp íritu S an to se apoderara
■lo nuestro corazón.
Vida rwcaristirn. E l tubeniíícido del
r ’.tiir es para Jesfis otro c ic lo ; y desde su
mlcrior. donde rein a com o en la G loria,
(■■-mímica ;í las alm as liel ís su divin o E s ­
píritu j sus siete (iones, coa particu lari­
dad el d o n <h i a t r l i i j ^ u d a para eoaipren-
i’ i'i-, y el fto u d e f o r t a l r .z a para obrar. D i ­
jim o s , pues, sin cesar, postrados delante
ikl :ill:u-: E n v ia d ¡oh divino Jcsíís! vues-
n o espíritu, <í íín de que uua nueva crea-
¡'ióii se o fcciíie en nosotros.
Vida mística. E l a lm a re s u c ita d a , en
la cual ae o p eran a sc e n sio n e s m isterio sa s
v»’i- la o ra ció n , y a no v iv o m ás que p o r la
ii'->l>¡irición do la g r a c ia : «Tt-sús la c o n d u c e
(•"ii su d iv in o E s p ír itu ; la n a U m ile z a ñ o l a
dom ina y a ; su v id a e s la v id a d e J e sú s,
íoa LA. E O S * M ÍSTICA

vida, to d a d iv in a, con la rjnc h a ce co sas


g ran d es an te D ios y ante loa h om brea.
¡O h divino Jesiía! A p od eraos de mi esp í­
ritu, y con du cid m e en todo y por torio.

4. A SU N CIÓ N

VifJn natural. Jesús se com padece de


las lágrim as y padecim ientos de su q u e ri­
da M a d re , y desde lo alto del cielo deja
oír su afable voz: Ven, ege.Offid't mía:
ven , m uy am arla, ven íí recib ir la corona
que te está preparada desde la eternidad...
Y Ól mismo desciende con toda la C orte
celestia l para enaltecer inííü el triuüfo de
M aría. ¡O lí, cuán bueno es el Señor! S e a ­
mos fielea, y riüs com unicará parte de su
am or para con su M adre.
Vida e u e o r w l i c a . D espués de subir al
c iclo , continuó Jesús au vida euearística
en \Tari:». U n a piadosa leyenda nos dice
que la Santísim a V irg e n com ulgaba tmlos
loa d ía s , perm aneciendo incorrupta la san­
ta hostit; en su pecho ImsU Li comunión
siguiente. J esú s, pues, v iv ía continuam en­
te en M a ría , y esta vid a eucarística era
al principio de su A.sunción. Sn corazón
PRIUEUA l'AltTC
~c abrasaba más y uiíís bajo 1» acción del
antt>r d ivin o, y su alm a ac lanzaba hacia
c! cielo. L a n inerte de M aría fn é una co-
iiiiiuirtn de =u alma con Jcsfis. ¡O jah í que
nuestra. muerte sna íí su vez una comunión
íIcí nuestra alma can D ias!
Vida mística. Cuando las alm as cn-
mimsHiii ¡í sor p erfectas, son atraídas por
•: esfis como el hiervo por el im án; Jes d ice
como :í M aría: Y m } '¿¡¡cogida m ía; veo,
piJouia m ía q uerid a, ven del desierto de
ía tierra ¡í lom ar posesión de mi gloria... Y
alma, atraída poi Jusíis, e x c la m a :; O h ,
quién me dit-ra alas de palom a para vo lar
liaeia mi D ios! T en go sed de V o s ¡olí D io s
:mo!, y os d eseo, com o desea las aguas
vivnd de mía fuen te cristalina el acosado
y sediento cierv o entre los ardores d el es-
:!u: y Jesús responde: ; V en del L íb an o,
esposa m ía; prom etida m í a , ven ;í recib ir
u corona que te Lengo preparada, y A to-
mar asiento ¡í mi lado!... Y el alm a, en lia
dulce transporte de am or, se une con M a­
ría triunfante, y establece ya eu morada ¡£
los pies del Eterno. ¿Experim entam os noH-
oiros eslos deseos? ¿ S e ha com enzado ya
uutíí'tra asunción?
110 1.JL n O S á M ÍSTIC A

5 , CONONACIÓN DE MAliÍA

Vida natural. Jesús, cuya presencia


es la gloria íIí'I triunfo de M aría, la con­
dujo hasta lo más alto del «.¡«Oo, en medíu
dfi la? reiteradas aclam aciones de los es
cogidos. Ciñendo eu seguida sus si b u o
maternales con la discierna del reino de lo;
cielos, la invistió de todo su poder, la hiz"
la tesorera y dispensadora do todas sn:.
g ra cia s, y quiso que toda criatura en e
cielo y vn 1h tierra y en el infierno reco­
nociese el reinado y poder de Muría. He-
goeijéiuonos por esta om nipotencia parti­
cipada de nuestra anuida Reina; ella usa­
rá de su poder en beneficio de sus liijos.
Vida ciimrhh'r--/. Como Jesús era eii
la tierra la corona de María, ea en la s¡mt:L
cominnY.n la gloria de nuestras almas; y
así com o para María era la prenda d e su
íuLina corvina de inm ortalidad, así es para
nosotros la prenda d« la gloria <juo espe­
ra wos: Se non ría una prenda de la gloria
venidera. Unám onos, p iie s ,á Jesús en esto
mundo por frecuentes y santas conmine
lies, y después seremos coronados por ¿I
en el cielo.
rn ]M £ l:A 1'AllT.t: 111

Vida m ístira. E l alma fiel, después de


haber pasado por los diversos misterios del
1¿osario, llega al descanso en D ios y á In
miii.'jn divina; eu esta unión y despósem e
con -Jesíís experim enta delicias índeim i-
h!uü, c[iie son el "listo anticipado il«l cielo;
( ii medio de etilos goces del espíritu y
d t esta calma en la unión, lus accione* del
ulinu son otros tantos actos de am or que
¡mmentan sil mérito, otros tantos diaman­
tes que enriquecen su corona. ‘Cuán bella
^¡lie ser semejante corona, cuando hasta
la respiración y latidos del corazón se ha­
to:; m eritorios! Y ¿eiiííndo entraremos nos-
"U"S en esta vida de p erfección, que (aula
xl 'iia proporciona ú iMcsIra vida eterna?
A Vos toca, divina V irgen María, conquis­
im o s y atraernos por m edio de la m ística
• l'-í. t del .santísimo Rosario, .rentar núes-
i.ii valor en vuestro corazón de M adre, y
Conducirnos de virtud en virtud, hasta
'lener mieblra coronación en el cielo.
A^í sea.
SEGUNM v n m

DEL R O SA R IO PERPETU O
GUARDIA DE HONOR DE MARÍA

C A P ÍT U L O I
LO nuh. SF. ENTIENDE POK ROSARIO PEHPKlTtO

El Rosario perpetuo e-s tina Asociación


pii 1¡’. cual nochi? y din se reza e! Rosario,
pr.ra dar sí M aría un perpetuo homenaje y
obtener de la misma, Scñr>ra unri perpetua
protección. E sta Asociación form a en la
rieren la Gn'trdia de honor dií la R eina
■:le Jr>s angeles, y sns m iem bros, repariieu-
dn entre sí torlas las linras del día y de la
noche pura la recitación del Rosario, se
honran con el gloriuso título de caballeros
<>guardias de Marín.
1U V* HOBA MÍSTICA

§ T
Primar pniisauiieiLto (1a anta Asocia cita.

E l prim er pensam iento de esta piadosa


Asociación frié inspirado A un religioso d o ­
minico, ha ya algunos siglos.
Entusiasmarlo por la eoutinua m ed ita­
ción de la grandeza de M aría y de su p o ­
der para cun D ios, buscaba ansioso eflte
SEinto religioso no medio p ara honrar d ig ­
nam ente e 6tus (/mnrfexas, y pora enseñar
á los hombres á a p ro ^ churse dp. su pode­
rosa mcdineión en Obuclteio de la Iglesia
y de la sociedad.
Rl santo Rosario, (pío es á la vez una
tierna plegaria y un himno de alabanza ú
M arín, era el m:ís propio para llenar este
doble objelu, y á esta devoción mnebcis
veces secular recurrió e*te digno hijo de
Santo Domingo; y para lograr mejor an p ia ­
doso designio im aginé organizar el servi­
cio de que hablamos, í fin de qu e, restando
los asociados noche y día el santo R osa­
rio, y sueediéndose sin interrupción noche,
y día en sus horas de guardia, velaran
como fieles centinelas de M aría, y rindie-
sn tíu x n .i pa ste 115

tan mi perpetuo homenaje, é imploraron


nna perpetua protección.
¡Piadoso pensam iento, que bendijo el
ííí’Io, y fné acogido con am or y entusias­
mo por todos loa siervos de M aría! So pro*
yiii^.neiiín por el inundo cristiano filé nfpi­
da, haciéndose popular al poco tiempo.
Los Papas U rbano V I I I é Inocencio X ,
■:sn cuyo pontificado se extendió adm ira-
'.'lómente el Rosario perpetuo en Roma, le
hallaron tan bello y tan conforme al espí-
c'tu de la Tglesin, (juc ellos miamos Ir abra­
zaron con la mayor p a n e de sus C ardena-
W , el d u r o , las com unidades religiosas y
m.ís de 80.000 personas de la ciudad sao-
ir;; Alejandra V I I , Inocencio X , C lem en­
te V II y Pío V I le auxiliaron con todas
vis fuerzas y le enriquecieron con indul­
gencias. E l nátnero de los asociados llngá
;í ser inm enso, contándose o,n F rancia y on
España dos millones, y encontrándose á en
i'abeza gran número de Obispos y m illares
de comunidades religiosas. ]Q,ué gloria
• ;ua M aría, y qué m anantial de bendicio­
nes para, la Iglesia! E sta devoción se cou-
-erva hoy bajo el mismo aspecto en E s­
paña y eu y tros remos cristianos; pero,
T.A JIÍIHA MÍ0T1CA.
por desgracia, había dejado de orí 9ti r,
como otras muchas instituciones católicas
en F rancia y en no pocos países inffr
como esa nación, fueron v id imas de 1j
torm enta revolucionaria. H oy ha sirio res
lablecida por los hijos ríe Santo Domingo,
que la habían fundarlo, del modo que ahur,
diremos.

§ tt
Iteetaai'iiciv ii (lfl R o m u jo i> «n ieln o .

H a cía dos -años que los religiosos dom i­


nicos habían tom ado posesión de su cou-
vento de L y o n , y que el wnnto Rosario si
lazaba todos los días públicam ente en su
iglesia durante la santa M isa, con grai:
provecho de los líeles, cuando se les ocu­
rrid ií esto; Pudre.í qn« debían hacer a l ­
guna cosa ruis para gloria du M aríu, que
loa había protegido de una m anera palpa­
ble en circunstancias difíciles. E n los con­
torno» mismos del convento, y casi en todo
el m undo, eni atacada M aría con una re ­
crudescencia. rab ieta por los herejes é iui
píos; resol vieron en conrccaencia res'iiblo-
cer de una manera mas regular y más com-
. I IJ(í v * F .vliT t: 117

¡ilota la anticua devoción del R osario per- "


¡itílur*. para formar pm torno de la santa
\fadre de D ios cu.nu una guardia de ho-
..■m- que tomase á su cuenta la defensa de
■u culto y la conservación de sus in ie-
-.■esos.
Este pensamiento, largam ente meditado
f>n l:i r.alaia y en el silencio de la «ración,
Inó pne 3to en pníoliea, v coronado desde
s-.;s principios con el más próspero suceso.
Apenas dos palabras habían sido pro­
nunciadas desde el pfilpito sobre esta obra,
ias almas se presentaron en gran nfimero,
I i'.'.iendo á porfía ser adm itidas eu esta
«•tula Asociación: dos nv.'ses después esta­
ba ya com pletam ente organizada. T odas
1:ls horas, así del día corno de la noche,
habían sido tom adas por personas de to-
i.íj í edades, de ambo» sexos y dn todas
condiciones; m agistrados y oficiales ha-
liian dado su nom bra, teniendo ;í gran hon­
ra furmar parte en la guardia de honor de
M aría: y la devoción del Rosario se p er­
petuaba sin interrupción uorno en los me-
jures (lias de los últimos siglos.
La inauguración solemne tuvo lugar eu
el convento de dominicos de L ynu, la ta i-
J. A H f >SA M ÍfclH A

de del prim er domingo ríe Julio de 185S.


M uchas horas autes de la ceremonia, 1e
iglesia estaba llena. Después de un sermór
sobre la belleza y actualidad de la obra,
fuernu lo» asociados arm ados caballeras
de M aría, para defender hasta el ri 1timo
suspiro su honor y su culto: se cantaron
las Letanías á dos coros por los religiosos
y loe fieles, y se did fin al acto religioso
con la L(audición ti el Santísimo Sacram ento
en el altar de la Virgen.
D esde entonces, la obra del Rosario lia
ido siem pre en aum ento: ha penetrado eo
gran nfiuiero de diócesis y extendido sus
ram as basta las fronteras, y pasado á p aí­
ses extranjeros, liem os visto alistarse pa­
rroquias enteras con su cura í¡ la cabeza.
M uchos hom bres, que no tenían de cris­
tianos máa que el carácter bautism al, pues
110 se acordaban de practicar los deberes
de la Religión, hau obtenido ser adm iti­
dos en esta A sociación, prom etiendo eer
fieles hasta la m uerte al cum plim iento de
sus obligaciones. «E stoy seguro, decía el
sacerdote que había recibido sns nombres,
que estos hombres harán de cuando en
Cuando una oración, y este lazo que A ella
6KC¡nwi>A P A h .ru 110

los atrae, y al que la Iglesia llama Pode-


,vsn refugio de- pecadarúx, es ftícil que al-
día los ennduzca á la práctica de sua
deberes religiosos.»
Cuando iitrn pníftticn cristiana se hace
¡lupular y toma desdo el principio un ca­
rácter de universalidad, podemos asegurar
rjuu ea obra de D ios, y que corresponde ¡í
una necesidad: tal se presenta á nuestro
espíritu el Rosario perpetuo. D esde su
i-u n a se hizo popular y tom ó el carácter de
uní v en alid ad ; desde su cim a, fecunda
íjijinpre un dichosos resultados, produjo
i¡-i bien inmenso en las alm as: es, no In
iliiiletnoa, querido de D ios, pues lo ben­
dijo. Corresponde íí nna gran necesidad, íí
1¡! necesidad de la oraciónj y en el c a p í­
tulo siguiente, al expone?’ los motivos de
aet’.iíilidad íi oportunidad de esta devo­
ción, tendrem os el placer de desarrollar
esla idea, esta nenesidad de la oración, Á
la que también satisface el Rosario per­
petuo.
Una persona dotada de sublime inteli­
gencia, m aravillada de lo que se contaba
dfl restablecim iento del Rosario perpetuo
y de la rapidez de su extensión, decía coa
120 I.A u n í A M ÍSTIC A

adm iración: « ¡Qué gracias y bendiciones


tan abundantes resultarán de ese inmenso
concierto de voces que cantan perpetua­
m ente las alabanzas de M aría; de esa co­
rriente no interrum pida de oraciones que
se eleva continuam ente de la tierra al cic­
lo! Si un A vem aria bien dicha tiene tan te;
poder subre el corazón de N uestra Señora,
¡ qué bienes, qué bendiciones podemos pro­
m eternos de esos millares de millares' (le
Rosarios que se rezan sin interrupción, de
noche y de d ía , por almas tan fervorosas!
Esperem os do esta devoción todo el bien
de que nuestra patria se halla necesitada,
porque la historia nos recuerda sin cesar
las influencias benéficas que el Rosario
ejerce sobre los deslíeos de las naciones h
fisto hom bre le nía razón. Nosotros no
olvidarem os jamrfs el trinnio que el R osa­
rio nos concedió sobre Ioií albigcnscs en
Tolosa, sobre los turcos cu Lcpanto y so­
bre los holandeses en Ifi!¡pinas. D ecía uo
ha mucho tiempo un santo m isionero, que
en todas aquellas parroquias en las que
había hallado floreciente la Asociación ó
Cofradía del Rosario, habia notado m¡fe
virtud y más pureza de co stu m b res,y que
ÍK U U N D A VAK'Ht 121

¿u? feligreses se hallaban c ie n to s de una


porción de vicios, que son la perdición de
muchos pueblos y la tortura de su* pá-
¡ roeos.
La influencia del santísimo Rosario se
nace sentir de una manera más palpable
aun en las almas en particular, iiem o s co­
nocido irmohas eu las que la gracia veri-
!icó mía transform ación com pleta, desde
■1 naodi cu lo en que se alistaron en las filas
■i:1 esta milicia: las hemos visto abandonar
completa y resueltam ente una vida de di­
sipación v ligertaa, p ara dar principio i
fra de mortificación y penitencia: almas
l'.ie srtlo pensaban «ti la vanidad, pusieron
>u inorada en el C alvario, v comenzaron
á alim entarse con el pensnmienrn de un
Hiiis sacrificado. sL a hora de nú Rosario,
decía un aíociado, es un rato delicioso para
iiii: se me figura que M aría w>tíí á mi lado
y ?e sonríe eou sn Niño.»— «Cuando yo me
detengo con la santísim a V irg en , decía
otro, acerca de los padecim ientos de su
divino H ijo por la meditación del Rosario,
experimento lan gran disgusto del mundo
y su? placeros, que apetezco, ó morir, ó
convertirme en apóstol para ganar almas
12-2 LA RUJA. UÍH TIC A

para Dina.» Tales b o u Jad gracias, grandes


pnr cierto y nada raras, que Dios otorga
á los asociados del R osario perpetuo. En
el orden tem poral, como en el espiritual,
podríamos citar una porción de hechos
palpitantes de la asistencia de la S a n tísi­
ma V irgen; puro nos abstenernos de ha­
cerlo. Los asociados pueden lccrlo 9 en las
publicaciones periódicas, ó revistas del
Rosariu, que se publican en varios puntos
de Europa.
Hoy día, la Asociación del Rosario per­
petuo e«tá com pletam ente establecida en­
tre nosotros, y cuenta muchos miles de
asociados, núm ero rjue cada día se aum en­
ta prodigiosamente. A ésta obra sonríe el
porvenir más risueño y la más lisonjera
esperanza, hallándose nomo se halla forta­
lecida por su organización perfectam ente
regular, favorecida del E piscopado, y so­
bre todo asistirla por Ja m aternal protec­
ción de María.
SKfítfXfiA l'AUl'i:

C A P ÍT U L O I I
O.U1KTO l'IC KSTA ASOCIACIÓN

L a prim era cualidad que debe tener


: >'Ia obra e s, la Aki nchiulidail (i oportuni­
dad. P ar ella echa raíces en uná sociedad,
"ivc eu la mismn, y en la misma produce
ventajosos resultados. Nada más fiínil que
:'L‘Oonor.cr en ol Rosario perpetuo una obra
actualidad.
I.1' Es una araná», p a ra el inundo
ya no un cuida da orar. — « L o que
ju;inti<’tn! ni mundo en un estado oOL'inal,
dccía un escritor bien conocido, es eJ equi­
librio cutre la oración y la acción, entre
las suplicantes voces <lc la hum anidad te­
merosa ó reconocida, y el ruido incesante
le sus trabajos y de sus pasiones. Cuando
(-.'ib equilibrio se haya alterado por la fal­
la de oración, todo será turbación, así en
las almas como en las sociedades.» No
examinaremos Imst.a qué punto y en qué
grado existe esta turbación, este estado
anormal eu nuestro uiuudo moderno. Se­
ría prolijo enum erar todos los puntos del
Í3 4 I.A n n S A . 3 1 Í 5 T 1C A

globo en los qne )a oración está m u erta, y


l)io3 oyn, pero que no atiende A la voz del
hoinbn;.
E l Rosario -perpetuo es el contrapeso
del mundo que no quiere orar, y que ni
siquiera ve cutíu pode mu os pueden ser
para detener la cólera de D ios airado,
para ali viar el peso tic nuestras iniquida­
des y para restablecer entre nosotros el
r-.t]uüibrt<j tan necesario puf re cielo y tici-
rra , estos Lon-entes do oraciones que las
almas fieles dirigen a Us pies del Eterno.
2 ." Es un m anan tial de gracias para
reyeuorar nuestra enferm a sociedad.—
L as llagas vivas de nuestra sociedad m o­
deran son el ■bulifemntixino y el m ateria­
lismo .
¡Cuántos hombres se mueven en torno
nuestro que llevan,. .<i, ef nombre de .suro*
ricim ie» , p tro en- reíúidnd <?«/«•« m uertos!
Nuda de sentido cristiano, oarlu dr, instin­
to de bi vida sobrenatural; Lumbres todos
del momento, del p resente, que se, «mpe­
ñan on vivir en este inundo corno si no les
aguardara otro; indiferentes ¡í D ios, indi­
ferentes ¡í toda tivenncia religiosa, indife­
rentes A «u eternidad. ¿(Mino ennoblecer
S K ‘i L ' X D .1 1’ A l i T H 125

' Atas naturalezas degradadas? ¿Cómo ole-


v;;i- estos corazones em pedernidus? ¿ Cómo
ucitar al mundo sobrenatural de la gra-
¡-U fi estas alm as, sepultadas ya y casi p er­
didas en el pecado y eu las afecciones fe-
ivenaleii? Em presa es ésta en cuyo favor
homl>rc solo nada puede hacer. Para de­
volver Ja vida ;í cadáveres, se requieren
■■.odifrios de la gracia... y estos prodigios
obtienen poc medio de Id oración fer-
>lente, perseverante, perpetua, cum olü de
mes tros caros asociados.
P eio el .Rosario perpetuu, no solamente
.■>. una oración; es adem ás una oración di-
j i^idarf M aría, lo que le reviste ele nuevos
ír.ractcrpji de nclttalhhul.
¡1." E n séla n o s á c.anoc.f.r á Marta.—
m era’mente liablandu, la Virgen es poco
conocida, y ni siguiera ¡?e sospecha el lu-
■-nr preferente y primario que ocupa ca el
!>lan divino. M aría es para el mundo un
personaje com plelarientc secundario; su
devoción, una cosa accesoria al cristianis­
mo: su culto, una supererogación. Se ne­
cesita t-er devoto [tara ir ¡í hincarse de r o ­
dilla? ií los pie; de sil aliar. E rror bastante
viiufii], por desgracia, v que tiende nada
VIH I.A l-r]?A ¡ i i i p r i o ,!

meaos que jí arru in ar la economín de nues­


tra redención, y á m inar por su base el
cristianismo.
El Jiosano pnrpfítuo es una alta y so
Iemne protesta contra e¡sle error infernal:
y, concediendo á M uría el puesto que k
corresponde en el plan divino, nos enseñ:i
lo que ella es y vale para con nosotros, y
lo que nosotros debem os ser con relación
íte lla; él nos dice de nna manera p rácti­
ca que, si Jesús CS la fuente de la g racia,
M aría es el canal y la D ispensadora, y
que por sn medio hemos de recurrir ¡í Je-
8 íís, pues por ella -vino JesíW hasta nos­
otros.
4.° Glorifica <í H aría.— P arece entrar
en los designios de Dios que M aría sea eu
miesLros días más conocida y m is horna­
da eu la Igle&ia. Evidentem ente se conoce
que marchamos hacia, esta glorificación de
la Santísima. V irgen, y, si bien tenemos
ya mucho adelantado, no cstumuB, sin em ­
bargo, en el término. T^a definición dog­
m ática de su Inm aculada Concepción no
lia sido míí? que la rismitía aurora, íí la
que se segu iri un din más brillante y m;ís
puro: ¡jorque M aría no dejara' sin recom ­
3H O U N D A PA R T E 127
pensa el honor y la gloria, que la Tglesia le
(Itcrctó con este motivo. Muchas almas
tienen cierto presentim iento ríe una época
de grandeza y de prosp erid ad , que será
romo el reinado de M aría en l a t i e r a . E sta
es también la dulce esperanza que rego­
cija y hace rebosar en jtíbilo al alma a tri­
bulada de nuestro Santo Padre Pío TX en
ií¡edio de todas pus am arguras.
¿Quién, pues, no ve eulín adm irable­
mente se aruioni/a el Horario perpetuo
o n las esperanzas del augusto Pontífice y
(ií- la Iglesia? El es uua m archa muy lógi­
ca y natural hacia esta nueva era de las
¿rrori;ia rie M aría en el mundo,
y .0 Da á María una guardia de hv-
tpuf la defienda do sm.s* enemigos.—
K1 infierno no ignora que M aría es el c/>-
unl por el que se nos comunica la gracia;
gran táctica, por consiguiente, para
perdemos consiste en separam os de Ma-
n’j, para que así estemos separados (Je J e -
■ fttem del m a l uo hay salvación. Con­
siderad las herejías m odernas, y no las ve­
réis apasionadas por ningún sistem a espe­
culativo; el protestantism o tom a otro rum-
l»;: ’- vm pra las alm as con din ero, giles-
I/A U .-S A >íifi-ncA

trm je OI elta-i el culto dr, la Viryen- Y por


estos dos medios diabólicos hace lamenta
bles estragos en I¡i Tglesia de Dios.
L a Aaoeiaeiíiu de San Francisco de S a ­
len está llamada, si aniquilar los esfuerza
de la prim era de estas m aniobras; y (:
h‘osario perpetuo se presenta de una mi;-
□era providencial A luchar con la segun­
da. M ientras que los asociados de tía;i
F rancisco de Sale» forman una mu rall­
en torno de les almas para ¡ireservarla
de la doble seducción del error y del di­
nero ¡ ios asociados del Rosario perpetui
forman muro im penetrable alrededor d-;
María para defender su culto y vengar sa
hi.noi-. Son su ijiifirdia de konnr, sus ca­
balleros. que velan noche y día ¡í sus picn
<¡on el rosario en la mano, A semejanza
imitación de los varones fuertes de quie­
nes habla la E scritura, que, con la espada
desnuda, cercaban el trono de Salomón,
para tributarlo homenaje y defenderle do
los peligros y asechanzas de las tinieblas.
¿Q uién, pues, no querrá form ar pan*.'
de esta guardia de honor de la Reina ii<¡
los cielos? (1). Todo cristiano ea un uulda-
(1 j Toacm'ji .yw- el eo:isiieio lie. ariuncim- <jh-.'
a n d lI M D A PA I:TK

lo de Jesucristo , y todo cristiano puede


y debe aerlo de M aría, porque la causa de
i:i Madre es inseparable de la del H ijo , y
rs una misma y sola causa, Si, p u e s, debe-
mus revestirnos con la arm adura de Dios,
i í decir, con el cíngulo de la verdad, la
cu raza de la ju sticia, el broquel de la fe,
el eaaoo de la salud y la espada espiritual
de la palabra divina, rogando en lodo tiera-
l>n 6 insistiendo en la oración ( 1 ), d eb e­
mos tam bién, corno soldados de M aría, re­
vestirnos de la arm adura que nos ha p re­
parado; es decir, debemos tom ar nuestro
rosario, que encierra todas las armaa de
í/iic habla San Pablo. Todos, sin distinción
ile sexo, de edad, de condición, ciencia ó
fortuna, pueden Ber ar.nados caLaileros de
María, nuestra querida R eina, bendecirla,
alabarla con el rosario en la m ano, defen­
der su culto, vengarla de siib enemigos,

]<j.< h a b i t a n t e s d o l A r c h i p i é l a g o l ' ü i p i u o f i t r -
m a n ' t i t a a u m G i ’O s a g n u r i l i a d e l i o u o r p í i r a h a ­
c e r l .i r .o r l- n í , s v l K e i n a y P a U o u t i ; y c a p o r a . m u »
i p i« i o s r B V f i r o n d o 3 p á r r o c o s l i a g a u f l o r e c e r y
r e j u v P r n K ’. e r la. v i r t u d d o s n s f o l i e t c s e s ii l a b o -
i 't f i í f a n o m b r a r t o l á r b o l a o c u l a r u e l s a n t í s i m o
iltwai-ift. ¡ Prim era alw iiiit.J
i.l) tíau P a b lo , C arta 1 lo s Ules io s, in.|>. vi.
9
130 I A H D 3Í. M ISTIC A

arrancar almas al infierno, extender bu


reino y darle nuevos hijos.
ti." Defiende la santa Iglesia m ilitan­
te.— L a Iglesia os en nuestros días ataca­
da con tesóü. D iríasa que el infierno in­
tenta vengarse fie Pío I X , y hacerla ex­
piar la rabia mortal que le ocasionó la pro-
tmügacióu del dogma de la Jniuaududa
Concepción.
¿Q uién no sabe las veces que Dios se
sirvió del Rosario p ara salvar *u Iglesia?
E n el siglo S in , contra los nlbigenses; eu
el siglo x v r , contra la invasión m usulm a­
na; cd el siglo x v t i , contra el holandés en
Filipinas, ¿Por qué no hemoB de confiar en
que tam bién ahora la salvará de las mani­
obras pérfidas y sacrilegas de ludos Iok
agentes del infierno?
7." A livia la Iglesia purgante. — Las
almas del Purgatorio, que forman la Ig le ­
sia sufriente, no habían sido jamás tan re­
legadas al olvido oomo en la época que es­
tamos atravesando... Los gemidos de nues­
tros liemianos y herm anas , que están en­
vueltos en llamas, no ae dejan ya oir, porque
el ruido de este mundo y nuestras tum ul­
tuosas y exaltadas pasiones apagan su voz,
S k U U iU A PA R T E 191

> las zozobras y cuidados que trae conai-


:;u Fju.ii vida llena d e egoísmo d o dan lugar
al recuerdo fie los miiertos... P ero el R osa­
rio perpetuo ruega par ellos; es un fresco
ro c ío que cae sin cesar sobre las abrasado­
ras llamas <ilcl P urgatorio, para dism inuir­
la* v apagarlas; «s un tesoro de indulgen-
i;ias, aplicables todas A los difuntos. ¿Quién
;ay, pop consiguiente, que no quiera unir­
lo ;< esta corriente de oracioues é inclul-
:..úno¡üs para el alivio y deacauso de tautas
; !.nas, quieii!^, lal vez siglos h a, tienden
hiritiliuente hacia nosotros sus manos su-
.'.ieantes?
■•i.0 .Kinalinento. el Rosario perpetuo
■i "obtiene para sí solo todos estos piadosos
¡multados, sino que los obtiene, y en do-
¡>!e cánula, para la C ofradía del Santísim o
Cosario, haciéndola re ilo re cor ol darle una
'Jiganiy.aeión fuerte y vigorosa; porque,
l'ítra entrar en la guardia de honor de Ma-
¡‘ía. es preciso pcrteneoer ;í la C ofradía
am ónica del Rosario, y cum plir las obli­
gaciones que impone.
Ei Rosario perpetuo, pues, estudiado ba­
jo todus estos puntos de vista, es una obra
verdaderamente bella, e.mmenimucnte ca-
132 L*. ROSA M ÍSTIC A

túlica y de una oportunidad incontestable.


Consideraciones qne deben ser un podero­
so motivo para que todo buen cristiano se
decida ú alístam e en sns banderas, y para
que los m inistros del Señor favorezcan su
extensión.

C A P ÍT U L O Í I I
DEBEHSS, CONDICIONES V VENTAJAS

§ I
Deberos Vi ubligucimuts.
L as ohl ¡paciones del Rosario perpetur<
son muy fáciles y muy sencillas. P ura to
m ar parle en esta milicia santa basta es ­
coger U N A H O frA por mea, sea del dí:i
ó de la noche, y em plear esta hora inva­
riable en rezar el Rosario entero, seguido
de las L etan ías de la Santísim a V irgen.
E sta obligación se puede cum plir en la
iglesia, en c asa, de camino 6 en otro lu ­
gar cualquiera, proourando que haya reco­
gimiento.
U n a h o r a p o r m b h ¿p arecerá mucho
cuando se trata de M aría, de la Iglesia y
SKGUKDA P A R T R

Je las alm as? ¡Ah! Una hora al m es, aña­


dida A las devociones ordinarias, es bien
poca, cosa tratándose de honrar ú. la santa
Madre de Dio3 ultrajada, y de im plorar su
;trotecckm sobre la Iglesia y sobre el m un­
do. Por uso todas las almas devotas del cal­
lo de M aría, apenas conocieron esta mili­
cia santa, se apresuraron á d ar su nombre,
gloriándose, y con razón, de pertenecer
iujuí en la tierra ú la G uardia de h-onvr
<le la R eina de los á n g eles,y de ser como
;■-lis caballeros.
Dns son las condiciones necesaria» para
<pic alguien pueda inscribirse en el Rosa-
perpetuo.

§ n
C ondiciones.

i.1' Ser cofrade del sanio Rosario y lle­


nar sus obligaciones, porque el Rosario
¡n-rpptuo no es una Cofradía d istinta de
i<|iiélla, sino que toma á los mas devotos
de entre los cofrades del itu sario , para con
■■•los formar la Guardia, de honor de M a-
'1a. Es la devoción tiene por objeto, no el
suprimir la C ofradía, sino el robustecer­
1P4 1,1 HOáA MÍSTICA
la, oonfirmnTla y comunicarla nuevo entu-
siasmu.
2.r' R em itir al capellán, de] Santísimo
Rosario de la iglesia donde se halle esta­
blecida la Asociación (i) su nombre, con
el día y la hora que se Laya escogido, para
que todo qnede inscrito en el registro cc>-
rrespondionte. Nuda cuesta esto,
Lúa que no sean cofrades lo advertirán
al mismo tiempo que m anden su uumbre,
para que se leu inscriba en la Cofradía.

3 n r

V « n l ¡i j a t .

1 “ Indulgencias. — B asta Reliar una


m irada sobre las indulgencias que se po­
nen más adelante, pura convencerse de que
el santo Rosario es una mina fecunda en
la que podemos tom ar i manos lle n a s, v á
cualquiera hora, los tesoros de que ncce-
sitamos para satisfacer ií la justicia divi-

íl> T lü a d e la s i g l e s i a s iíe E s p a n a íjul1 p ri­


m e r o v i <5 u s ia b ie c c r s o e s t a A kocíslu íA h Iu u ln
d e S a n t o D o m in g o f e R o ija .
SE tR rX D A p a u t e ISÓ
na. tanto por lo que nosotros debemos,
cuanto por lo que deben las alma a del
Purgatorio. N uestro Santísim o P ad re el
Pupa Píu IX concede indulgencia plena-
via á todos los asociados el d ía que hagan
su hora de gu a rd ia , con tal que com ul­
guen y visíten la iglesia, rogando por bu
intercesión.
2.' Protección especial dt Ufaría, de,
quien, son defensores y caballeros. —M u­
chísimos son los asociados que lian expe­
rimentado esta protección en sus necesi­
dades espirituales y corporales, y en sus
enfermedades de cuerpo y alma. L as re-
riatas y boletines del R osario, que se pu­
blican eu muchas ciudades de Europa,
''raen á cada paso numerosos ejemplos.
3." Unión de oraciones- con m illares
<U asociados esparcidas p or todo el -mun­
do.— ¡Qué pensam iento tan consolador po­
der decirse ií cada instante de la vida: En
este momento, muchas almas fervorosas
niega o por m í E l l a s rogarán por mí to ­
dos loa días de mi v ida, y rogaríín también
en la hora de mi m uerte; sns oraciones me
acompañarán al Purgatorio, sin abando­
narme hasta que me introduzcan en |«t
I3lj la sosa m ís t ic a

mansión de los S antas, en la eterna bien­


aventuranza.
4.” Participación en vida y después ck
la m uerte de las obran, m eiennncntos y
sufragio.* de las tres Ordenes de Sanio
Dom ingo.— F u e ra de los trabajos, peni
teacíps y oraciones ordinarias, cada reli­
gioso sacerdote celebra al año treinta y
tres M isas por los religiosos difuntos y
por los afiliados í la O rd e n , como lo son
los cofrades del Rosario. Los religiosos
que no son sacerdotes rezau numerosas y
largan preces, y coda convento celebra por
la misma intención una M isa, el Oficio y
procesión de difuntos cada sem ana, y vein ­
te Misas conventuales al año.
P ara todo hom bre de fe, estas ventajas
eon inmensas 6 inapreciables, y se expon­
drán más extensa mente en la tercera parte
de este libro.
í KírTIHP A 1’AftTF

C A P IT U L O I V
^Kr.AXrZAClÓN MODERNA DEL ROSAMO
P E U I’ ETUO

§ I
D ivisiones y «un io n es.

Después ele la asistencia fiel cíelo, nada


nscgnra lauto la duración de una institü-
tióii y la fidelidad de sus asociados como
l:i rigurosa, organización 3c una jerarquía
regular de jefes que estrechen los tuiecii-
iiros entre bí, enlazándolos todos, desde el
simple asociado hasta el supremo d iree-
1‘¡r. E sta jerarquía existe hoy en la obra
<lel R o m n o perpetu o, establecida en esta
úmna.
Siendo el Rosario perpetuo ana corona
no interrum pida dn oracioue? que llena to­
das las horas del día y de la noche, se ha
organizado la obra por secciones y d iv i­
siones. La. fcnrióu com prende el día: la di-
rm ón abraza el mes, Al fren te de cada d ía
se pone un jefe, que ee llam a je fe de ser.-
nión; este jefe cuida de buscar veinticua­
tro peraouas que se encarguen de las vein-
LA HOSA MiftTTC-V
ticna.ti‘0 horas del día y de la noche, y vi­
gila para ciue todos cum plan con celo. Al
frente d«I mes estií el je fe de dU'isióu,
quien busca trein ta y «na personas. pura
los treinta y un días del mes; les ayuda eu
el desempeño de su com etido y fia la o r­
ganización de las secciones, y se pone cu
correspondencia 6 comunicación cou el
director de la obra, que es el capellán del
santísim o Hosario, en la iglesia de la C o­
fradía.
E sta cconom íae» muy sencilla: director
para loda la A sociación; je fe de dirisi.ón-
para el m ea\ je fe de sección para el día, y
asociado.-; para las horas del día.
P ara extender la obra por toda la E s­
paña, como ya va estándolo por todo el
mundo cristiano, y para asegurarle urt buen
rebultado, es esencial que en todas las pro­
vincias y en todos loa pueblos de im por­
tancia se establezcan jefes de división, bien
iean sacerdotes <5 laicos, hombres 6 m uje­
res, que, con la aprobación del director y
capellán del Kosario, se encarguen de for­
m ar secciones. E s im portantísim o organi­
zar en todas partes un a. jera rq u ía regular
de jefes, porque entonces so llenan los cria-
ftKftfTNDA rl» T B

f'rnws más pronto de lo que parecía creí­


ble, protegiendo M aría la Asociación des­
líe el cielo, y presentándose los devotos
■;'n cuanto que es conocida en la localidad.
Pava organizar la G uardia de honor, el
icio de división comienza por encoger los
/r/t'.e de secjiCn de entre Ihh personas más
iccoTreridablcs del p w b lo , y luego I03 pre­
venía al Padre capellán 6 d irecto r, bien
w a personalm ente, ó bina por esciir.o, si
w¡l:( distante. A cada uno de estos jefes se
'os da este libro 6 la N oticia sobre elS a n -
';si>no Jl(i:-nrio y m oryanix ación corno
‘ívardia dn honor de M aría, y se le seña­
la un día fijo, [)Ui ejem plo, el L". el 2 .L',
: 1 ;{.° del mes, etc,, si se rrata de hacer
una división com pleta para los treinta y
un días del me3, ó bien el prim er domin­
an, ó el prim er limen, si se trata de nna
''visión parcial de d o m i n g o s 6 de s e ­
manas,
A f u vez el jefe de sección, enterado del
mecanismo de la A sociación, y teniendo
feñalarlo sil día, comienza por buscar y
reunir veinticuatro p em m as para las vein-
licualro lioras de este día. H a rá lo posible
para encontrarlas, no muy lejos, s í d o en
140 LA RUSA M ISTIC A

su vecindad, de entre su familia y cono


c id o s.p a ra poder tratarlos más fiícilmentf
P ara cu da asociado que se aliste procura­
rá adquirir una Noticia sobre ti líosari»
p ara que se «ulero de esta. devoción sania,
y nn diploma de asociado que recuerde al
nuevo caballero de M aría la hora de guar­
dia y demás deberes de la Asociación.
Generalm ente se deja á los asociados la
libertad de escoger la hora que miís les
plazca; sin embargo, si otra cosa fuese n e ­
cesaria, no podemos dudaL' de la buena
voluntad de loa hijos c hijas de H a ría eu
aceptar la que se les designe. Se les hará
notar que la Santísim a V irgeu ama el or-
d e o ,y que es más meritorio escoger las
horas de la noche que las del d ía; que en
ellas se ora con más recogimiento, en unión
do los liijois de Santo Domingo, que se le ­
vantan ií cantar m aitines; y los asociados,
para com placer í M aría, tom arán gustosos
estas horas.
Después que el jefe de división haya
organizado el Rosario perpetuo en su pue­
b lo , debe esm erarse nn extenderlo rf las
parroquias vecinas. Se procura buscar nne-
vos jefes que, con la aprobación del Pa-
SK fiL'N D A P A S T E 141

.-!r« capellán, trabajen por establecer nne-


' c>s puestos de la G uardia de honor de
María.

S li
' ii^uiiizaciiMi do lo Giidrdiik de linnov do M aría
i ii lus nui|iie¡í:(> |uiiToi]iiinfl, lidleveti y « « lefio s.

Lh experiencia ha dem ostrado que los


reverendos curas párrocos pueden fácil­
mente nacer florecer la piedad de sus p a ­
rroquianos, y d ar más f u m a y vida ¡í la
Cofradía del Rosario, estableciendo reunio­
nes de asociados para los domingos del
año. E sta misma Asociación sum inistró cu
muchos países fervorosos adoradores del
Santísimo Sacram ento, tanto dorante el
día como por la noche, haciendo coinei-
dh' la hora de guardia de los hijos de M a­
ría con la hora de la A doración perpetua.
I jos asociados, pne*, que lo sean de la
Adoración del Santísim o Sacram ento 6 del
Sagrado Corazón de Je sú s, pueden cum ­
plir con una y o tra devoción, llenando su
hora ante el «auto tabernáculo.
En los pnchloB pequeño» donde no se
puede llenar una división, ya por la esua-
1.42 LA ROBA M ÍSTIC A

sez del vecindario, ya porque estén ocu­


pados en el tra b a jo , pueden form arse con
no escaso fruto {(¿risionn parciales, ser
de unn sem ana, sea de los cinco domingos
del mes, doblando, 6 triplicando eu caso
necesario, el prim er domingo, ú otro cual­
quiera. A estas asociaciones se las llama hi
Sew ruin dol florar ¡o <5 el Día del Rosario.
También las asociaciones de H ijas de
M aría, y otras congregaciones piadosas,
han form ado cu Europa hermosas divisio­
nes y secciones de la G uardia de. honor de
M aría, ponidudose los presideutei de las
mipmíis ií la cabeza del Rosario. Así el
Rosario será la cadena m isteriosa que una
las diferentes c-ofradías, y lea sirva de
base y oimiento.
Las comunidades religiosas, loa conven­
tos y colegios ofrecen también gran efí­
mero de piadosos asociados, si no para un
día com pleto, porque tienen otros ejerci­
cios, ¡í lo menos para gran parte del día y
de la noche.
Los seminarios mayores y m enores, las
casas de pensión, las escuelas, los hospi­
tales, y hasta los, miárteles, se han ctirola-
dn bajo la buudera de N uestra Señora del
S H O lW A PA ltT K

Rosario. Y el soldado bien puede gloriar-


de llevar ai lado de la m edalla m ilitar
l:i mieva m e d a lla de la G uardia de honor,
v de hacer su guardia ante l:i augusta J.íei-
ti¡i del cielo y de la tierra.
Los lallerea, las fábricas y las casas de
¡■hilo eucicrrau también numerosos cab a­
lleros de Marín.
¡Que la Santísim a V irgen M aría alcan-
(■<: á todos estos soldados la victoria sobre
sus enemigos, y la corona eterna de la
ícloria en el cielo!

£ in
D ív isio iie i* en im ú tlc -s y a r .i lo s li o m b io .

No pudiendo muchos hom bres en tra re n


.03 cuadros do la gran división de treinta
¡lía?, á cousa de su trabajo, se han creado
divisionos especiales para ellos; porque,
decían: nosotros amamos también lí M aría
y queremos form ar parte de su Guardia
honor: ¿se habrií de reservar esta dicha
únicamente para las m ujeres? L as divisio­
nes de hom bres com prendeu los cinco do­
mingos del mes. E l jefe de división, que
141 t. a nnsA M Ía n c *

debo ser hom bre, tiene bajo ru dirección


cinco jefes de sección paca los cinco d o ­
mingos del mes, ó más, si lo* domingos
están duplicados: estos jefes de sección
buscan los asociados p ara todas las lloran
de sn dfa. Cnando el mes tiene sólo cua­
tro dom ingos, los íisouiados del quinto do­
mingo harán su hora de guardia en un día
festivo, si lo hubiere, y gi no el prim er do­
mingo del mes siguiente, según les maní-
lies le el respectivo ¡efe.
T iene este míítodo la doble ventaja de
ser perfectam ente regulur, y de facilitar i
los hombres el modo de santificar el do­
mingo. Lo mismo se puede practicar con
las mujeres que entran en las fábricas, y
que no pueden escoger otro d ía q u o el do­
mingo. Los jefes y el director ó capellán
procurarán poner este medio eu ejecución
para no excluir ¡í nadie del grande ejerci­
to de M aría.
S F O r-íT lA I ARTK 145

C A P IT U L O V

R tS P ^E S T A A ALGUNAS DIFICULTADAS

1.° ¿G:un« las indulgencias el que por


olvido, 6 por alguna razón legítim a, aac-
nnta ¿ atrasa la hora de guardia?
Respuesta.— Sí.
L,.,! E l que no pnedíi hacer en hora,
; ¡mcde bimcar otra persona que la haga
por 61?
R.— Sí; y bí no la en cu en tra,p ro cu rará
cumplir por sí mismo lo mtís pronto po­
sible.
8 .° ¿Peca el qnc fa lta al cum plimien­
to de los deberes de esta santa A socia­
ción?
R ,— N o: el que fa lta , pierde, sí, 6, me­
jor dicho, no gana las indulgencias ui las
gracias inm ensas que le están concedidas;
pero no se hace reo de pecado alguno, ni
aun venial.
4.° ¿E s preciso que cada asociado ten-
s;¿i im rosario entero de quince decenas'?
R .— N o; bosta que le tenga de cinco
dieces, con tal que esté bendito. E n la
10
148 T,A SOPA MÍSTICA
iglesia de la C ofradía se bendicen general­
m ente los rosarios todos los sábados des­
pués de la M isa He la V irg en , entregán­
dolos en la sacristía, D urante la octava de!
Rosario se Biip.'en bendecir desde el p a l­
pito, después de la novena.
5.° L as pertonaa t|uti deseen inscribir­
se en la Cofradía del Rosario al mismo
tiempo que en el R o sa rio p rjyelu o , ¿pue­
den hacerlo?
R .— Sí; y deben hacerlo a s í, si aun no
fuesen cofrades.
f>." ¿H ay obligación de rezar las L e ­
tanías de la V irgen después del Rosario
para ganar las indulgencias?
R ._ N o .
7.® L as personas que sólo pueden dis­
poner de tiuvlñi hora ¿pueden asociarse ¡í
otra para llenar la bota de guardia?
U .— Sí; mas deben en cada semana rc-
.zai lo que les falte p ara cum plir el Rosa­
rio entero y g an ar las indulgencias.
8 .° Cuando nn Re puede cum plir eu la
hora señalada por una causa legítim a, ¿se
puede cam biar la horaV
14.— S í ; y será conveniente avisar al jefe
de seccidn para que procure que otra per-
SKÍ+i:STlA T*ATtTl?

s->ti;i llene esta hora; pero no es necesario


<]r.r parle al capellín del Rosario.
O. 1 Cuando m uere un asociado, ¿debe
l> iicr otro el jefe de sección?
R ,— S í, pero 6Ín borrar al difu n to , que
si^ne participando después d e mnerfco de
i >s benefidos de la Asociación. E l diplo-
]>i:i. fiel difunto se m anda al capellán, p ara
¡ae le encomiende á las oraciones de los
■•iMiermanos, como ¡se anele h acer todos los
;>i'i¡ueru5 domingos despuéB de la proce-
•itín .
1 0 . ¿ E s necesario anunoiar el m isterio
■uiU»-; de cada decena cor res pon di ente?
R. —S í, y en alta voz, si el Rosario se
iüua en plíblico; en particular, basta anun­
ciarlo m entalmente, Y eata práotica es
lista n te para cum plir con la meditación
.ecesaria para ganar las indulgencias.

C A P IT U L O V I
E JE R C IC IO S T ÍA D O S O S

Los domingos p o r la tard e anclen ha­


cerse en Ja iglesia de la cofradía ejercicios*
piadosos, que tienen el dable objeto de
m !.* n o s A JUSTICIA

avivar la devoción de loa asociados y tío


santificar el dom ingo, pidiendo á Marín
Santísim a por las necesidades de la. Ig le ­
sia y de la sociedad. Se reza una p arte de!
Rosario, síguese la m editación w n un;
plática sobre el santísim o Rosario <5la Iw
tura de algunos ejem plos, y se conclnyc
con «1 canto de las L etan ías, Snlre é. H im ­
no de lo? G uardias de honor.
A unque cada de esto sea obligatorio
no sabríam os, b íd em bargo, rer.omenda;
bastante la asistencia de los asociados, y^
porque contribuye poderosam ente rf ins­
truirlos en las riquezas espirituales del Uri­
nario perpetuo, ya porque fom enta la ca­
ridad para con D ios, la. piedad haoia su
M adre Santísim a, y el am or entre los aso­
ciados; y ya, por fin, por las muellísimas
indulgencias que están concedidas Á cada
uno de estos actos. Lo mismo se lia do d e ­
cir respecto ú la procesión y sermón del
Santísim o R osario. que tiene lugar en la
mafiana 6 tarde de los prim eros domingos
de cada mes y principales festividades de
los misterios.
j-?Para los asociados distantes,que uo pue­
den concurrir á estas asambleas de fami-
8E G T J N U A I ' A R ’J J t 14Ü

ii.i, base ideado y llevado á feliz cabo eu


ultimas ciudades de E uropa la publicación
(ii riódica de R evivías ó Anales del Rosa-
que difundan por todas partes la pre-
lüuacidn que se hace en el tem plo, y su-
p.un eu uierlo modo la instrucción que en
é. lisilirfun de tecibii’ los que no concm reu.
Mientras algo parecido n o pueda plantcar-
><; <.<() m ieaiia E sp añ a, rogamos á los joles
ilj división de ios pueblos distantes que
liü perdonen medio alguno para conseguir
■:nc: los asociados se reúnan en sus respec-
vas iglesias, a lo menos Jos prim eros do-
!¡.'.i:jgos de cada mc.s, donde, bajo lad ireo -
<. un de un piadoso sacerdote, se consa-
j;reu á la oración m ental, recitación del
¡•osario y cauto de las alabanzas de la
.Uciua de loa ¡ÍDgeles.
También les rogamos que rem itan al
“iipcllán del Rosario la relación d e los he­
lio s edificantes Locantes al Rosario, de las
conversiones y curaciones y otros favores
ilean 2 nclos por medio de esta saludable
líivoción, y debidos al m aternal amoT de
la Santísim a V irgen M aría, para que pue-
i-lah publicarse eu las U tvista s del Rosa­
rio de L yon, P arís y L ondres, mientra»
J.6 0 - LA RDRA U Í íITIC A

llega, el día do lejano de una publicación


española.
Modelo de luí (Uta.9 tU los jefes.

A 3 Ü U IA C IO N GENERAL I> K f. B O S M IT 0 l’ B l t r E K . o ,

Guardia dd honor de Muría,


ixtMecfda fi.K
D iv . (tw u b rs d d p u tb tú ) . — J e í s ú e riiv . (m i nombre).
Sec. ( p e ta ta l U fa), — ]cíc de S cl. iwwhre).

ü o u íik l :* i >k t. o # a s o c ia d o s l ’U U IU .O tíA L l.K

12 m, 1
i a i>
S}Ü”
cj ( dt» H S
U ft 4
Hit 4 A. ó
c>á «
64 7
7 4 6
*2 {) 1de*
< i de 9 ft 10
■File 10 é, 11
\ dt> 11 á. 12
. de 12 A 1
i 4 2
ses\ & Si S
ció 8 ¿ 4
4> 4 t>
í /SS 6 4 ü
{ de <j b 7
de 7 ft S
Ís 6Á 9
9 Á 10
10 4 11
Mi: U « l'J
S ttf tlx n * P A R T ti 151

; Plegue á la S an tísim a Virgen nance-


tkr á ios asociados á esta obra, y á lodos
canutos de ella se ocupan, la sonrisa de.
b'H inefable a m o rs que llena de p íte lo á
fox ángeles, m ientras que llega el día en
ijitr tengan la dir.ha de contem plarla en el
rielo, así nomo al fru to de su vientre, Je­
sucristo Señor vuestro !
TfiKCEJU PARTE

U£ LAS RIQUEZAS DEL SANTO ROSARIO

Ligeram ente hnsc ya locado e&ta cues­


tión al hablar de las ventajas dei Rosario
¿wpp.tuo; mas se hace preciso presentar­
la en todo su esplendor, aunque eólo sea
sucintamente.
A. dos clases se pueden reducir las ri­
quezas del Santísim o R osario; l . fl, ú la
participación en todos los m erecim ientos
y sufragios de la O rden de Santo Domin­
go, y de todua loa miembros de la C ofra­
día; 2 .°, :í las innum erables indulgencias
con que está enriquecida la Asociación.
Algunas explicación oh darán luz para apre­
ciar estos favores.
154 LA ItOHA M ÍSTIC A

C A P ÍT U L O I
DF. LOS ílERflCLMIF.NTOS Y SLTEAGIOS lili LA
OKDRN PE SANTO DOMINGO

Jitia merecim ientos y sufragios de la O r­


den, cu la que tienen parte los cofrades,
pueden tratarse bajo el triple punto de
vista de la oración, la, penitencia y las
buenas obras.
1 .u Oración. L os asociados, tanto en
vida como después de m uertos, pmiiuípan
de todas las oraciones que día y noche se
hacen en nnestros conventos y en los mo­
nasterios de nuestras religiosas. Ellos tie­
nen gran par Le en los Oficios divinos, en.
el sauto sacrificio de la M isa, en los Ro­
sarios, ef.e.; y además en muchas oracio­
nes y sacrificios que ae aplican para los di­
funtos, entre los que se cuentan los añila­
dos al Rosario.
Si creemos que hemos conseguido m u­
cho cuando nos hemos recom endado á las
oraciones de algfin sauto personaje, ¿qué
será el participar de las oraciones de tan-
laB almas suatas que todo lo dejaron por
rS lIC B R t PAUTE

Dios, y <jue se consum en por sn gloria?


2." Penitencia. No sólo en las ora­
ciones, sino aun en las penitencias que se
¡■radican en la OrdeD de Santo Domingo,
¡íonen parte lo» cofrades del Rosario. En
ostft m ateria, la delicadeza nos prohíbe en-
(rar en detalles. B aste <lccir que estun au s­
teridades son rigurosas y continuas.
o .'1 Buenas obras. A dem ás, partici­
pan los asociados íí las buenas obras y
méritos de la O rd e n ; en los méritos de la
liria contem plativa, y eu los méritos de la
riiiít- apostólica de tm eílros misioneros,
c¡ue riegan con sus sudores la viña del S e­
ñor; y de nuestros m ártires, cuyo número
ea considerable, y que han sellado y nellan
hoy cou su sangre la fe de Jesús. Al m is­
mo tiempo participan los asociados do to­
das las oraciones, penitencias y obran bue­
nas de esa m uchedum bre incontable de
miembros de la C ofradía esparcidos por
todo el universo.— ¡ Este es uu pensamien­
to lleuo de consuelo para los que somos
tan fríoa en la oración, tau flojos eu la pe­
nitencia y tan estériles cu ohrns buena»!
¡Cuánto raiís fácil es la salvación para el
cofrade <jue cuenta con este tesoro!
156 L A. RO¿A M ÍSTICA

Síguensc A esto las indulgencias con


que está enriquecida, la A sociación, y do
las que vamos á ocuparnos. ¡O h , qué her­
m osa eu la corona del Rosario!

C A P ÍT U L O I I
DE LAS INDTJLIÍF.NCIAS DEL SANTO «OSARIO

Antes de entrar erj detalles sobre las in ­


dulgencias tari num erosas y tau ricas con
las que la Iglesia Iih dotado al Rosario,
bueno su ri decir algunas palabras sobre la
naturaleza de las in d u lg e n c ia s^ sobre las
condiciones que se r-iAigeu p ara ganarlas;
y prim eram ente a ubre las condiciones ge­
nerales para toda indulgencia, y después
sobre las especiales de las del Santísim o
Rosario.
U na palabra, ante todo, sobre la natu­
raleza de laa indulgencias.
L a indulgencia es la remisión total tf
parcial de la. pena temporal debida por el
pecado, hecha fuera dul sacram ento de la
Penitencia por el Soberano Pontífice ó sus
delegados, quienes tienen la facultad de
disponer de los méritos satisfactorios de
T E H t'K IlA 1'A.RT*

Muestro Señor Je su c risto , de Ja S antísi­


ma V irgen M aría, de los Sautos, en favor
:1 “ los fieles vivos, y, por medio de sufra­
gio, en favor de la» almas del purgatorio.
La indiligencia plenaria remito toda la
oena debida por el pecado: si el que gana
ana m tc m m m tc muriese en seguida, iría
lcrccho al cielo; y, si toda en tera se ap li­
ca A un alma del purgatorio, se libra de
aquellas penae.
L a indulgencia parcial rem ite solam en­
te nno parte de la pena debida por el pe­
cado.

S I
(.'oiiUkjoiics seneraleá \ur:i gnnar t-iiiil>ju¡or
iiHluljicncia.
Cuatro cosas we necesitan para ganar
cualquier indnlgcticia: 1 .“, esfaT en estado
de gracia, es d ecir, ser miembro vivo de
1» Iglesia; 2."', cum plir puntualm ente las
fibras prescritas; 3.a, t.enpr intención dt¡
ganarla; y i.", tenor la conveniente d evo­
ción.
1 .-' E slar en cafado de gracia.—Sin
em bargo, enseñan graves teólogos que,
LA !IOSA M ÍSTICA

para las indulgencias qnc bg aplican por


las almas del purgatorio, no se requiere
estado de gracia, si no lo expresan los té r­
minos de la concesión; y que se pueden ga­
nar estando en pecado, haciendo con pie­
dad lu que se manda.
2 :' Cum plir Inx ubras prescritas .—
L a confesión en tra casi siempre entre las
obras pi'CForitiiH. Los que ee confiesan ha­
bitualm ente cada ocho d ías, pueden con
esta confesión ganar tm las las indulgen­
cias que se encuentren en este tiempo.
i?." h ik n ció n de ganar las induU/en-
cias. —Basta form ar intención, al lev an tar­
se, de gaiüir todas las indulgencias conce­
didas A las ohrna que se hagan durante el
día; annque es laudable renovar la inten­
ción al principio de las mismas obras.
4 .‘ D c c o c ió n .—- Esto es ffíeil de com­
prender. Tin el cumplimiento de las obras
prescritas se debe procurar que el en ten ­
dimiento y el corazón 6e ocupen en ellas.
Las distracciones largas y voluntarias da­
ñarían esta condición. Los indulgencias ge
ganan con tanta míÍR plenitud, cuanto mjís
intensa sea la caridad qnc nos nnimn al
cumplir las obras mandadas. Vivam os,
T ltT trT ftA PAILTR

pura, con una pureza de corazón j un f e r ­


vor de espíritu cada vez más grawlea,

s H
OoinlicioneH prtrMttdlnvoM pura ¿r¡iii»r todu¿ la s
jniluIgoiiuinK di»ln Col’iMiUa d e l R osanO .

Además de las condiciones generales,


*c necesitan utras cuatro paca ganar las
indulgencian concedidas íí la C ofradía del
Santísimo R osario: 1.*, estar inscrito en
una cofradía couÓDÍcamente erigida; 2.',
tener un rosario bendito; 3.a, rezar sem a-
nalraente el R osario; 4 .11, m editar los m is­
terios.
1 .A H ita r iim :ri(o en una cofradía r.a -
a ó m m . —T o d a cofradía del Kosario debe
erigirse en nombre del R everendísim o
M aestro General de Padres Dom inicos, 6
cou 6U autorización, segíiu dispone el de­
recho eomfiu. Sin este requisito, la cofra­
día no goza de ninguna gracia ni indul­
gencia.
2 .a Tener un rosario bendito, — L os
religiosos dominiooH, y los aacerdotns que
han recibido facultad cspecml de la Santa
LA HURA M ÍSTICA

Sede <5 del M aestro G eneral de Domini­


cos, son los tínicos que pueden be aducir
rosados para que con ellos so ganen las
indulgencias ( 1 ).
3.” Henar semanahnentñ el Rosario.
fío es preciso rezarlo de una sola v e z , ni
aun dividirlo nn solas tres parte? para otros
U ntos días; para ganar las indulgencias
basta que se recen las quince decenas, 6
dieces, ó m isterios, dentro de la semana.
Así lo decidid la Sagrada Congregación
de Indulgencias en 22 de E n ero de 1858,
diciendo: Con tal que dentro de la sem a­
na recen las dctxntvi. avnque l»x d iv i­
dan en jnát- de ¿res partes. Em pero para
ganar las indulgencias onncedidae expre­
sam ente por rezar la tercera parte del Ro­
sario, 6 todo el Rosario, hay que iiLener-
se á lo prescrito , y no partirlo en menos
de tres partes.
á /L M editar los m isterios. — M ientras
que se re»H el Rosario, debe cada uno apli-

(1.) La» soliñit.nftes para, friu d a r uofm ilíiw ,


b e n d o cir ronüriofi, ato., si» Hírlgcn. fil H v v tr e n d i-
.9íV/ío P a d re M a t e r o G e n e ra l d e la Ortiva* de P re
dif.ftdórfijt, llon-picia de la Miner va, IIovni. Pna*
■ion iiAoerfle español.
TÉlU'jKftA VARTB
riu1 su entendim iento íí la meditación J e
mí m isterios, un Ja form a de que sea ca­
puz. Jm personas rudas 6 ignora ules, así
cuino las enferm ad, á quienes una tensión
(fe espíritu fatigaría, c^lííii exentas de esta
meditación, según una Bula de Benedic­
to X IÍT.

C A P ÍT U L O I I I
i;,\r Á i,;io o p ií l a s in d u l g e n c ia s p e l s a n t o
liOSARIO

Damub textualm ente el cutálogu de lita


indulgencias aprobada» expie^aincutc por
la -Sagrada Congregación el lh> de Sep­
t i e m b r e d e IS O ’2 , a ñ a d ie n d o ú n i c a m e n t e
alg u n a s q u e fueron concedidas con poste-
riuridud, tanto ai lio sano perpetuo como
:í los que hicieren el Ales del Rosario 6
l/Ks Je Oi htbre, segfin el precioso librr.*
de nuestro qucridi) uuieMro el líe verendo
Padre M oran, dedicado sil Ej>i«co|>:ido e s­
pañol. O ii;is muchas indulgencias hay que,
si bien no se puede abrigar iluda sobre su
valor, hemos prescindido de ellas hasta
que se alcance de la Sagrada Congrega­
ción la conveniente am ciiücklad.
11
LA. ItrtSA MISTICA

I
T.n l' ( «li n cu ijno (<« u n li'ii oil l a lo ír a d líi,

1. InIH'I/íEIS'CIA TT.EXARU p ara los


fieles que, arrepentido*, confesados y co­
mulgarlos, Rniran en la C ofradía.— Cap. 11,
Summ. Induhj. £¡S. Rotar., núm?. 2 y 3.
2. Imhtí.GKKCIa plf.mAltiA si, arre­
pentidos y confesados, comulgaren el mis­
mo rila en la iglesia 6 capilla de la Cofra­
d ía, rezando la tercera paite del Eosario
y rogando por la tranquilidad de la Santa
M adre Iglesia.— Cap. II, núm. 1.

II
En ol pL-iiiior domingo do < uios.
1. Is d ü i.o e n c ia PLENAiilA para los
cofrades q u e, arrepentidos y. confeeadí-B.
comulgaren en la iglesia de la Cofradía y
regaren allí por U extirpación de las he­
rejías, por la paz entre Iok príncipes cris­
tianos y la exaltación du hi Santa M adre
Iglesia.— Cap. i x , núm. 1.
2. I.N’Dür.GBK'f'iA I 'liín a k ia s i, a rre ­
p entidos, confesados y com ulgados, visi-
TEHl.'JiP.A P \TtTF. 1 r¡3

■.aren la capilla d elK o saiio .— Cap. v i , n ú ­


mero 2 .
■i. T\'m:L(_iEKí;r¿ p t.b n a u ía «i, arre-
])unri<los, confesados y com ulgados, afiis-
'iw en ¡í la procesión y rogaren por La con-
’nr'lia entre los príncipes cristianos, la
<xtirpación de las herejías y la exaltación
di) la Santa M adre IgleRÍa,.— Cap. v, nú-
‘nevos 3 y 5; cap. I V , nú»), ií.
4. H ay adem ás otras muchas indul­
gencias parciales. —Cap. V, núuis. 1 y 2;
cap. v il, núm . 5,

III
F,n la s f i s s U s do U liü iilib im n V i i ’^ceii M a ría .

1. IXDOLOC.NCIA PMíSAUIA para los


cofrades que arrepentidos y confesados,
6 con el propósito firme de confesarse en
los tiempos establecidos por la Ig lesia, vi­
sitaren la capilla del Rosario desde las
primeras vísperas hasta la pura La del sol,
en los días «le Concepción. N atividad, P re ­
sentación. A nunciación, Purificación, V i­
sitación v Asunción do la V irgen M aría.
Cap. Vi, núm. 1.
1(M LAÍfROEJ. M ÍSTIC A

2. RfíCiA p l e n a h ia en loa mis­


mos días ai, coDÍesados y com ulgados, vi­
sitan una iglesia ciudqiiicra ñ oratorio pft-
blico, y, deteniéndose allí algfin tiempo,
ruegan según la intención del Sumo P o n ­
tífice; la cual, con laa condiciones predi-
ehas, puede ganarse también en las fiestas
de la Resurrección de N uestro Señor J e ­
sucristo y Ascensión del mismo, eu el día
do Pentecostés y en dos viernes de C ua­
resm a, ¡í elección propia.— P i n s I X , J)ec,
S. C. Indidgm l, 12 M aji 185 f.
íí. TNruji.CiüM.'iA Pj.EivAKjA visitando
la capilla del Rosario, confesados, com ul­
gados, y rogando spgfín la intención del
Sumo Pontífice, eu las cinco fiestas p rin­
cipales de M aría Santísim a, esta es, C on­
cepción, N ativ id ad , A nunciación, Purifi­
cación y A sunción. — Cap. vi, uúm s. 2 y 3.
i . I n d u l g e n c i a p l k s a r i a eu las sie ­
te fiesias de Marín Santísim a indicadas y
expresadas en el § I (Cap- Y, núm. 4), si,
arrepentidos y confesados, ó con el pro­
pósito firme de confesarse en los tiempos
establecidos, asistieren ít la procesión <¡uc
se acostum bra hacer en las solemnidades
do la J3ealísima Virgen.
TKRCKBA PA R T E 165

.'3. En algunas fiestaa de la B eatísim a


Virgen se aum entan la-? indulgencias. En
l;i ÜL’nla <lc la A nunciación, bí, arrepenti­
do:;, confesados y com ulgados, rezaren el
H■ü-i'.rio, indhia -íf.voia i 'lum' a r ia ; y en los
■Lii- do la A sunción, N atividad y Pnrifí-
í.k-Mii do Marín. Santísim a, lui:z a & o s y
:w :a c ija u e s t e s a h . -Cap. rv, núm . 4.
lv I n ] ) i : i . c ; j í s c i a p l k k a i i u en la fies-
;:i dft la A sunción, si, arrepentidos, con-
f >:vlo!5 y com ulgados, visitaren la iglesia
(I: 1¡: Cofradía desde las prim eras vísperas
in'.-l:i 1 ¡« puesta ilel sol, y rogaren allí por
l i : .\aHaci<5n ele la S an ta M adre Iglesia,
' ¡t'p:iek>n de la s herejía.*, etc.— Cap. vi.
.'•■"¡i/. -I.
7. H ay otras indulgencia? parciales en
vnria» fiestas de la B eata V irgen M aría;
i í ostíín concedidos o j i í n i h a s de indul-
/"iK’ia ú lo« (jue rezaren tina tercera parte
k>l Rrisnrio en Ina fiestas de la A nuncia­
d o » , V isitacitín, A sunción, N atividad y
Purificación de la Santísim a V irgen. —
iv, m h ii. 1 . -C om o asimismo están
(--mordidos h i k i t í a í í o s y s i k t .k c l ' a r e n -
i> :sak tí aquelles cofrade* que, arrepenti­
do s y confesados, rezaren el iloaariy en­
ICO r.A ROSA M ÍSTIC A

tero en las lien tas de la N ativ id ad , A nun­


ciación y Asunción de la Beatísim a V ir­
gen.— Cup. IV, n úm . 3. —Y la misma in­
dulgencia de s i f .t h a S o s v s i e t e cji; a -
h e s t j í n a s está concedida i Jos c u f i a des
que, arropenticlus, confesados y comulga­
d o s, visitaren la capilla ó el aliar del san­
tísimo R osario, y rogaren, sc^fin la pres­
cripción acostum brada, en ¡o» días de P as­
cua (le Pentecostés, dü la A sunción de la
V irgen M aría, de Todos los Santos, y de la
N atividad de Ííueatro Señor Jesucristo.—
Cap. v i, núm . 8 .

IV
E n l;t fiesta <1cL Sunlisiiiir» lliisiirio ,
in-impi' dom ingo do G em ino.

1. Todas las indiligencias de los p ri­


m eros domingos de cada mes.— Además,
los cofrades, si arrepentidos se confesasen
con un .sacerdote del O rden de Predicado-
re», y comulgasen cu la iglesia del misruo
O rd e n , doude está instituida ln Cufiadla
d e l Santísim o Rosario, ganarán i . n u u l -
ÜI£N(!IA PLENAK1A.— Cap. IX, tm/H. 3.
TEIW K K A P M IT B

2. IxmiLGKNOtA p l e g a r i a s i, arre­
pentidos y uumiilgddoü, en memoria de
¡fu cila gran victoria obtenida contra !og
uireas j>or las armas cristianas por inter-
w k ín de María Santísim a, viaitareu d e­
votamente la capilla del Rosario desde las
jirimpraü vísperas d e la vigilia basta la
puesta d el sol de la misma tiesta, y roga-
i'ü’i allí por el triunfo de la Ig lesia, extir-
luisióu de las herejías, etc., quotiea id fe-
r 'ñ n t, M ies (tantas cuantas veces lo lii-
«.iereu).— Cap. v i, núms. i y 7. 5 . F¿us V,
•«'istitiU. 8. S a lva ío fü 5 A lartii Íó72¡
cuya indiligencia es común ;í iodos lo» fie­
les.— Cap. v i, núm . 5 , ei ift cítala con.<-
•iiut. ¿i. P ii V.
?>. I.N1H.X&EJÍCIA FLKNAK1A para tO<l<)
:iel que un día de lo» de la octava del R o­
sario, () bien el mismo día octavo, ¡í e le c ­
ción suya, si, confesado y com ulgado y
ivgatido algún tiem po, según el mudo acos­
tumbrado, visitare la capilla de la Cofra­
día del Rosario. — DcueU. X I .ll, B id la
P r e tio s u a , § ¡í.
I>A KOSA W ÍSTIC A

V
Tin las fles-tits d« los M iste rio s ilel Tío&ai‘ii».
1. iNm.ir^rj.N'ci.v rr.K^AKia para los
cofrades <]uc. arrepentidos, rmifesado^ y
comulgados, visitaren devotamente la ca­
pilla del tilintísimo Rosario en aquellos
días en los »]iie se celebran alguno* de los
Misterios del Ron mió. -Cap. vi, núm. ii.
'¿. D iez A>!otí y otras tanlus cuarente­
nas de indulgencia si re/areu utia torcera
pacte deí Rosario nn los días de la lvesu -
rrección de Nuestro Seiiwr Jesucristo, de
la Anunciación y Asunción de la Virgen
María. Además, rezando al menos una ter­
cera [jarte del Rosario en Uis fiestas res-
taule» de Nuestn» Si*ñor Jesucristo y de la
EeatCsiina Virgen María, cu tas cuales se
hace memoria <lr. lo» Misterios <lel Rosa­
rio, gunaráu siete aflos y otras tantas ciia-
renteuas de iudulgemjia.-- Cup. iv, núm e­
ros fi y 7.
VI
Bu los (lias ilo U s eatiirioiicí. >■o tro s ilul nfío.
1. L ioh cofrades, vL-ilnndu cinco alta­
res de la iglesia, gauan enteramente las
T FR C f.H A PAKTU 169

mismas indulgencias que ganarían si en


jHirrrjti'iuacirtii visitaren todas las estacio­
nes de. Roma. — Cap. V'lir.— Los días tle
J:i.i citiMiionos sod: la (Jim incistón, la E p i­
fanía, las tres Dominicas S-.-ptuagési-
:n:i. Sexagésima y Quincuagésima. Todos
!':s días, desde ul Miércoles de Ceniza has-
!a Dominica ¿n nU>h'. Til día de San Mnr-
y los tres días de Rogaciones. La As-
ici’slón, la vigilia y la siesta de Henlenos-
lií:;. y lodos los días hasta «l afíbado si-
"nisnto, y las cuatro Témporas de Sep­
tiem b re. Las Dominicas de Adviento, y
l is cuatro Témporas do Diciembre; la vr-
>: lia de Natividad. En el día de la Nati ­
vidad de Nuestro Señor, tres estacionen
pura las tres Misas. Las tres fiestas siguien­
tes :í la Natividad.— Miss. Rom.
¿. Í s d t i í . c e n c i a p i - E s a k i a para loa
cofrades que, «rrepcnTidnH, confesados y
comulgado1', visitaren o) altar del Rosario
eu los días siguientes, ¡í wd.'>>r: fin la D o­
minica tercera de Abril (Gap. vi, n fiin . -I),
en luí fiestas de Cuspas Chriali y di l Santo
I¡fular de U< Iglesia. (Cap. v n , n úm . (i), y
en la Dominica infraoctava de la Xutivi-
fiad de la Vngeu María, rogando empero
-17D LA ROSA JtiSTIC A

según lu prescripción fie los Romanos Pon­


tífices que la lian concedido.— Cap. xx,
núm . 2 .
V II
Pul- rn z a i1 e l

1. I ni>i ."l g kn o i a s PAnoiAr.'ES jw ra los


cofisuli»: qno r r/^ r e u la te rc e ra p arte del
R o sario (Cap. n i, núm s. 1, 2 , 4 , ú y 0); ai
vezaren la le rc w a p arte dnl R o sario eu la
ig lá tia do Iji O o fiu d ía, en la capilla dol Ro­
sario , 6 en vina p a n e do la iglesia de d o n ­
d e p u ed a verse el a lta r de d ic h a ca p illa; 6,
v iv ien d o f u tr a de la ciu d ad en quti está
«rigidn la C o fra d ía , eu cualquier ig lesia fi
o rato rio , cix o i.en ití a S o s de indulgencia,
qi¡e p ueden gutmree una vo/. ai día.— Ca-
piialO III , MÍW; 7.
2 . T o h a ó i .a s i» j > u ta k n * c ia s «oiieo-
didas rf aquellos que. ea España rezan la
Cotona de la ReaUVuna V irgen, si rezan
el Rosario rii¡«ro. - C»p. jii, u/tu/.. 11.
•!). ASOS )>lv liS' DL'HíiJyCIA cuuce-
d id o s á lo.s cufiados- [tara ca d a uno de 1<i.-
tio s díjis de la sem an a en los qun rezaren
la ta re era p a rte del .R osario, con tal q u e
TBRC1ÍUJL rA UTE 171

ei< el d isc u r so d o la m ism a se u iu n a le lia -


v;,u r e z a d o enLero. — Cup. m , nútti. ív —
!."ü eofrin lea q u e rez a ro n d e v o t a m e n te el
'¡¡osario c u te r o en c a d a «fiuiaim , g a n a rá n
•i i-iTB a S o s y o tra s ta n ta s c u a t í f a t u x a s
de in d u lg e n c ia .— (■'<[>. i j l . núm. 1 0 .— L o s
O' frad es rjue a r r e p e n tid o s y c o n f e s a d o s , 6
■_ m el p r o p ó s ito (le c o n f e s a r s e , rozaren d e ­
v o ta m en te «1 R o s a r io tr e s v e c e s en la s e -
;:'.ana, imanaran c a d a v ck 1>U:V/, año% y o tr a s
u n ta s u l'a jr p .n tií.n a s .— (Jnp. m , «v-wf-.Q.-
V, fin a lm e n te , r ez a n d o el R o sa r io u n a v s /
la s e m a n a , g a n a n [NDHI.cíKü'cia i u ’ü a -
a p lic a b le una vck en la vüh.— (fop¿-
'it.io IV, núm. 2.
4. C iiín ih'ao d tí i x ií i'I /í k iíc ia p ara
m dos los fieles i|iic rezaren el R osario en-
í>:ro, ó la te rc e ra p a rte , por cada Pw.lre-
kx.üsIio v p o r cada Avemaria. Si por un
¡u’iii rezaren cada día al m enos la te rc era
p arte. confesados y com ulgados, eu un día,
:í elección, ¡'¡man i.n h u u íiü n c ia i* lk n a u ia ,
c o n ta l q u e los rosarios i;*l6n benditos por
Jil ib io so s di1! O rd e n de P re d ic a d o re s {Dr,-
nml. JLLir. 13 Ajifil. lT 2 f>: Sanctt&si-
nn(.-i)f que son ju stam en te las iudn ly cu ciu i
yn concedidas cí las coronas d e S an ta B rí­
172 L A R09.V M ÍSTIC A

gida, cjoroo se ve en el Sumario de las mis­


mas.— 4 ife Diciembre de 77/4, in Bul-
lar. Cíe mentís X I.
5. D jtfZ AÑOS y IMtffc ( 'f7AHENTliNAS
una vez a! din para todos los líeles, aun­
que no sean cofrades. quo al menos, con
corazón contrito y devotamente, rezaren la
ternera parle del Rosario en compañía <!<■
otros, acá en casa, son «n la ¡silesia, ó en
público (i privado oratorio.— Plus I X .
Dee. S. C. Jnduly. 12 Maji 1851.

vni
Por la Mis;i votiva <lcl S:uitÍMino Rosario (1).
1 , T o d as l a s isoui.cjcn'cias conce­
didas al que reza el líosario eDten> para
los fea cerdo te 5 que teniendo facultad cele­
brasen la Misa votiva del ¡Santísimo Kosu
rio, y para todos loa religiosos y religiosas
del Orden Dominicano, así como para los
cofrades del Rosario que, arrepentidos y
confesados, ó cou el propósito firme de
confesarse, la oyeren devotamente, y allí
rogaren por l;i pazontre It.»* príncipes Cris­

ti) Véasoja Slisa, ftl fin do tal» libn.


TliTLClíHA 1'AtlTi: )7 '(

liíim.is. ]j;jr la <J\iir-|>;ici(jD do las herejías y


exaltación de la Santa Madre Iglesia.—
i'll/i. X , U Ú th : G.
2. T u JÍA * I.Afj I.SUt'J.GKK’OIAS COnUtí-
iii.l t» por )a procesión de la primera Do­
minica de cada m es, una vez al mes, si
i-st uviesen acostumbrados ú celebrarla íí
<i;Ha, arrepentidos, confesados y comulga­
d o s.— Uap. x , núm. 7,

IX
P « r viirüiü ohriis, d« piciliid.

1. Cie.v d ía s de indulgencia para los


'■"fi'ades cada vez que n.-.iataa ¡í la. Salve
después de cüqj piulas, ¡u'repenlidos y eun-
.r.~ado«, (\ con el propósito firme de confe­
rirse íí su tiempo.— Gap. vui, mí?//, 4.
Adumás, en lus fiestas de la Beatísima
\ iigcn, de 1<jk Apuntóles y de Ioh Santos
del Orden de Predicadores, cuando, segúu
¡os estatutos (le l¡i Cofradía, deben asistirá
elht^euu la candela encendida, ganan tke.S
aS»»,-í y T ilias CCA B EX TB SA S.----Ibid. — P o r
resolución de la Sagrada Congregación de
Indulgencias de 11 de Agosto de 18(32,
174 T.A. ÜOS.V J l Í F T I C A

aprobada por la Santidad de Nuestro San­


to Padre Pío TX en 18 de Septiembre
de 18R2, se entienden las fiestas de );>
Beatísima Virgen que se celebran en toda
la Iglesia, y las ficsi&a ualalieías de los;
Apóstoles solamente.—Jín todos loa sába­
dos y fiestas del año se ganan, ademiís.
C’u a h k n ta d ía s . y en los ssíbados ríe Cua­
resma t'N aS o .— Ibnf.. números 1 y 6.
2. T rb s añ o s y tuisb o u a k e n tf.v a s si
visitaren á los cofrades enfermos,—Igual­
mente, si acompañaren á loa cofrades di­
funtos á la sopnltm-a, t r e s aSou y otras
TAVTA.S CtJAKESTENAs . —Si Hflistiuren íí
las exequias, acompañando la procesión
que sr.’ hace loe sábados, 6 una vvr. ¡í 1¡-
semana en las iglesias 6 dentro ilel claus­
tro, en Biifragio de los difuntas, OCHO año*
d l iNcnr-orívoiA.— Y generalmente, poi
nada obra de caridad fi de piedad, SK-
SRN’TA. DÍAK J>F, IVnCLGBS'OJA. -fía}). VI],
per luí.
3. (Ven d ía s de inijulciisnoia para
los cofrades cada día que visitaran la ca­
pilla del Rosario, rogando como queda di-
clu».— Cap. v i , núm. 4.—-Si hicieren rezar
á otra persona una tercera parte del Kosa-
TKJ[C!£HA P A S .T r 175

rio , c a d a v e z c i e n t o c u a r e n t a d í a s d t :
í .\ j ü t .o [; n ü í a .— Cap. ni, números 1 y 4 .-
•^i a r r a p e n ! id o s l le v a s e n e l R o s a r i o e u o b -
M 'p iio d e l a B e a t í s i m a V ir g e n M a r í a , g a -
i.unín u n a v e z al d ía c t e n a . s o s y o írfis
■I'WTAS OCARENTliSAS. - - C'-'p. ITT, nv.mü-
ro ,'í. S í p ro n u n c ia s e » el n o m b re d e Je sfia
:il íiti d e c a d a Are triarla, c is c o AÑOS y
< ín c o cuA nBSTEN A S.— Ihid., y en el capí*
!til/¡ IV, HÚiU. í).
4 . ClK N DÍAS DK 1\DII1',GEJI0IA p a r a
ii.is c o f r a d e s nada. vez- q u e t u v i e r e n u n
c u a r to d e h o r u ele o r a c ió n m e n t a l; y, si
m e d ia h u r a , SIETE * S o s y ü k t e c i'A K F .n -
t k x a s j s i a d e m iís la t u v i e r e n , s e a fiel p r i ­
m e r m o d o , s e a d f l í c g n n d o , p e r o lo d o s
¡os d í a s , d u r a n t e u n m e s , c o n f e s a d o s , CO-
m /ilg a d o s y c u m p l i d a s la s o r a c i o n e s q u e
>o ¡ic n s lu m b ra m a n d a r , rx r* T 'L f.e n c ía p l e -
.''A k ia c a d a m e s on u n d í a , ¡í clecciÓ D .—
'¡■'¡■us VTF, nii//cndctvi., 16 A d Tel/mia.-
r>i I SOS.
ó, I n d o i . í i e m ü a j.'T .e k a e ia p a r a lo s
c o fra d e s q u e e n los c u a t r o aniversarios d e l
O r d e n asisten al re z o d e ! Oficio de difud-
Ios, c o n f e s a d o s y c o m u l g a d o s , y r o g a n d o
c o m e queda d i e b o arribo. Ibtd . — Final­
Í7S LA icos* tdSTirA

mente: los cofrades qnc por cuarenta días


ejercitaren eu la oración, cu la mortifica­
ción y otras obras de piedad, en memoria
de los cuarcnla días que Nuestro Señoi'
Jesucristo estuvo en el desierto, ganan iiikx
vez al uno las mismas indulgencias qn;
Paulo V concedió ií los Regularía que ha­
cen por diez días los ejercicios espiritua­
les.— Ibid .

X
P¿ir:L lo s oh term o s y oí ro s «
Í lll|> H l1 ltlO K .

1. L a t:\u u lc ik x c ia p l e n a r u de la
p ro c e ? ió i cu las p rim eras D om inicas del
m es p u ed e g anarse por los cofrade» via­
je ro s, n av eg an tes ó sirv ie n te s, rezando el
R osario entero, y p o r los enferm os ó legí­
tim am en te im p ed id o s, vezando la te rc era
p a r te , con tal q u e estén co n trito s y tengan
ílim e p ro p ó sito d e confesa rae y com ulgar
en los días estab lecid o s p o r la Ig lesia. —
Cap. si.
2. INDULGENCIA PLLXAIIIA COllCeJida
p o r la v isita de la capilla en las fiestas tle
los M isterio s d el lio s a r io , puede g a n a rle
T E ra m * . pa b tt : 177

|i'ir los mismos rezando el Rosario, como


i:i¡uda dicho.— £ i , ibid.
i. L a ik d ü l h r n o ia v l b n a r ia conce-
; ! 'I:i j»or la com unión hecha en las prim e-
n s D om inicas del mea eo la iglesia de la
f 'i'¡radía, y p o r la procesión de las tnis-
ii.us D om inioas, pue<1e ganarse p o r los co-
riiidcs en fe rm e s, s i, confesados y cíimul-
uikIos, r rz a r rn el R osario d elan te de algu-
iui devota im ag en , ¿ h ic ie re n otra* oraciio-
u: = por la ex a ltació n de la S a n ta M a d re
Iglesia, es tip a ció n de las h ere jías y con­
cordia y co nservación de Ja paz e n tre los
.■íhicipes cristianos. —Cap. v, nú>n. 2, y
¡itp. ix . núm. 1 .
i. Ilay otras indulgencias parciales
; :u-a los enfermos.— Cap. V il, núms. 4- ;/ 5.

XI
Pnrn los m m ibuiiilxs.

i. J n u u l ü i í n c í a I'I- e k a i í i a íí la hora
de la m u e rte pnra los co frad es <juu rez a­
ren el R osario por la sem ana. (Se aplica
por el sacerd o te con la fórm ula de la ab-
12
178 la hopa M lP T r r *

Bollician del Rosario.) - Cap. iv , núm.


y cap. x, núm* 4-,ef poat, cap. xn.
2. í n d ü i .c k x c i a p j j o n a r i a ni re c ib i ti­
ren on la innütrle los santos sacramentos
de 1» Penitencia y Eucaristía,— Cap. i:
núm 1, v '(>¡>. x , núm. 1.
3. Indulgf.N'CIA pi.-kxarta si, hn!jTcn-
flo rpzaili) al menos una voz el Rosaric,
arrepentidos, confesados, ó con el propo­
sito, e(«., muriesen teniendo en la m an o j­
eándola bendita del Iíusario. Cap. x, mí
mero 2.
4. Itínur.nFA'crA p t/rx ak ia en el a r­
tículo de* la muerte, si, habiendo rw.iViiiln
los santos sacramentos v profesado la te
de la Iglesia, rifaren la Salir y se enoo-
íuendagen ¡í 1» Bienaventurada Virgen M a­
ría.— Cap. X, núw. 4.
¡>. Tndulí.íexcja I’F.fnaria si, arre
pentidoa, confesados y cnmulgados, invo­
caren el S;in)ísimi> K o mitre de Jesús con
el corazón, no pndiendo non la boca, ó
dieren alguna señal de contrición.— Capí­
tulo x , núm. 5.
l'E R C K R A P A U T E 27F)

X II
Piiim Ioh iimc 1'los.

í. El altar de) Santísimo Rosario es


privilngiudo cada vez que nn naeerdote,
¡iel Ordun de "Predicadores solamente, ce-
la Misa de difuntos por el alma de
¡íltrúu cofrade del Santísimo Rosario. ■
x u , mUn. 1.- - E l cual privilegio l'ué
;!:>]niés ampliado y extendido í todos los
diares de las iglesias de los religiosos I>o-
nJaieoB en beneficio y liburiutitfii del pur-
„';i torio de las almas ile todos los Heles.—
r’W?í<y>W. X T I PExpon/’ nobu, ‘¿'2 Sr-ptr.m-
¡« i,* 17iM.
Donde estií erigida canónicamente
in Cofradía, es tavnbiíin privilegiado el altar
¡M Rosario para todos los sacerdotes co­
lindes respecto de cunlquicr difunto. - •
f'oncjr. Iwhdi/., 7 J u m i 1^42.
Adurasís, es privilegiado para cualquier
■acordóte, cuando en aquella ig'leaia don-
íIp celebra no huya olro altar privilegia­
do. Pinft IX , Omnüim salulari, 3 Mar-
i¡¡ 1«57.
Todas y cada una de las indulgencias
190 L A H 0 9 A M ÍSTIC A

concedidas á loa cofrades clel Rosario pue­


den aplicarse pnr los mismos, por modo de
sufragio, á las almas do 106 fieles difunto-;
que pasau de esta vida unirías jí Dios en
caridad.— Cap. .\u , núm . 3.

X III
Por liarer «I m«s d«l Koí-;u-io 6 mes de O ctnbrr

1. Ix d u lu e x c ia p t,p ia r ía para to­


dos los fieles que asistan todo el mes ¿los
ejercicios del mes del Rosario, s i , reci­
biendo los sacramentos al fin do, mes, vi­
sitan nna iglesia, rogando |>or la intención
del Papa .— Pío I X , 28 Julio 18(38.
2. SlKTE AXOS Y SIETE CITAKENTEN'Ah­
íle i n d u lg e n c ia á t o d o s lo s f ie le s p o r c a d a
v e z q u e a s i s t a n ó h a g a n a lg ú n e jijn jie io d e
d i c h o mes ’h i Honorio.— Pro J X , id.
3. M u c h í s im a s íND'or/SESciAS parcia­
les concedidas ¡í cada uno de dichos ejer­
cicios y al rezo del Rosario por treinta y
seis Cardenales, Arzobispos y Obispos de
España.— Véase Mes del Rosario.
t r h i . i : ii \ p a r t í: 131

X IV
Al R osario p w p e tu o y ^n:u(H;i de Iioiuií
ll(! ¡ H lL l'ítt.

Ls u l j .gen' cia p l e k a h ia p a ra los


j!. i.-'3 d e división y de sección el d ía qnn
r.. :iinizan á ejerce r su oficio, sí, con fesa-
■i s y comulgados, visitan la iglesia, ro­
lando por la pnz entre los príncipes cris-
r¡:i»os, aumento de la fe y extirpaclóu de
herejía.— Pin I X , 12 A tril 1867.
2. InDULCÍ ENCÍA TI.KNAR1A IÍ todos los
¡■.iociados del Rosario peTpctuo, en el día
hagan la hora de guardia de honor de
tantísim a Virgen, rezando en ella el
líosario, con tal que, cimfesadosv comul-
./.■lo3, visiten iglesia por la intención airi-
■ expresada.- Pió I X , id.
3. 300 d í a s Tin rNDULGü-NCi.v para los
¡:-ffs de ho oo íóo 6 di visión, por <‘ada vez
¡ ifi inscriban algfin fiel en la Asociación
¿U líosario perpetuo, ó asistan i las rc-
■iiiijncs y ejercicios piadosos del Rosario,
'i hagan cualquiera otra obra de las que
prescribe el reglamento, con tal qvie, sí lo
■'leuos uoutritoH, digan el himno Veni,
L a ItU SA M ISTIC A

Créalo}' Spiriiu (1) y tres Avemarias .—


Fío I X , id.— L a s in d u lg en cias d e eatos
tres núm eros hoii aplicab les JÍ Jas alm as
del P u rg a to rio .
4. d ía s l il i in d u l g e n c ia por ha­
c e r la h o r a d e g u a i d i a , y o t r o s lauto» p u r
los e je r c ic io s q u e s>c hacen e n la c a p i l la
los d o m in g o s p o r la t a r d e , y p o r o l i o s m u -
cIioh a c t o s d e p i e d a d y devoción. — Exce­
lentísimos r, Jbmis. Sres. Arzobispos de
M anila y Obispo de Nueva Cúrs/rez.

XV
E l ú ltim o dom ingo iln ru<!a >nes.

1. T n d u lü b k c ia p l e x A lt i a íí to d o s los
fieles q u e suelen rez ar la te rc era p a rte del
R o sario tres veces :£ la se m an a , si <>n d i­
ch o dom ingo couíiesau y com ulgan y vi-
nilan alg u n a iglesia rogando por Ja in te n ­
ción del Sum o P o n tí tice. - - P í o IX , 12
Mayo 1851..
En este catálogo do están anotadas las

(l) Vé<vn>)» i¡A#. 208.


IfclULMiUA Í'A H T L

indulgencias plfuiariíta que se pueden ga-


11111’ confesando y comulgando y visitando
las iglesias de Dominicos en loe días de
li>s Santos de esta Orden; ni anu se ex-
presan con todos sus detalles muchas de
las indulgencias con ondulas ;í la Cofradía
del Rosario. — Oct. 1571.
Todas estas, indulgencias non numero­
sas y verdaderamente extraordinarias, y
ninguna duda puede ofrecer su autentici­
dad y su publicación, como se ve por las
citas que les signen.
Los Romuuos Punwfiecs han mirado
; ’hmli[>rü el Rosario como lina devoción
profundamente crisiiuna, capa/ de produ­
cir mucho bien en las a lu u s, y que ha con-
i ti huido macho il la salud <lc la Iglesia,
por cuya razón la lian tanto enriquecido.
Por otra paite, los asociados del Rosario,
especialmente los que forman su guardia
d?. honor, son loa hijos predilectos de M a­
ría, y la augusta Reina de loa ángeles ha
querido facilitarles los medios de expiar
su* taitas en este mundo, para que m;ís
pronto sean recibidos eu la ciudad de los
escogidos, donde ella los c6}icra llena de
amor y dulzura.
l&l L a ROSA M IS T IC A

¡Cuán culpables seríamos ai no su piára­


mos aprovechamos do tantos favores como
nos prodigan la Iglesia y Ja Santísima V ir­
gen María]
CUARTA P A U T E

E JE R C IC IO C O T ID IA N O

CONSEJOS PRELIMÍNARHS

liecomcndamos ante tocio á nuestros co­


frades tlel Síhlísim o Rosario:
1.° Que sean fieles en el cumplimiento
de sus obligaciones de asociados, aunque
Ioscncste algtin trabajo: Sólo serd oortma*
do el que •peracr.p.rr. hattn el fin , dice la
Sagrada Escritura. Participando los cofra­
des del Roa a rio de más gracias que otros,
smín también mucho tnus culpables si do
ellas abusan.
2.r> Q.ne consagren, ií lo menos u n día
ú la semana, el sábado, "pani dar gracias
A líi Santísima Trinidad por los ÍDOjensos
beneficios con que ha colmado á la Santí­
sima Virgen; y, si le s es posible, comul­
guen este diii, 6 el domingo, ofreciendo ¡5
186 IjA ilO SA M ÍSTIC A

este fin la comunión. Agradezcan en se­


guida á la Virgen María lo que «lia ha he­
cho y luicc por nosotros: este reconoci­
miento por los beneficios recibidos la dis­
pondrá Á conceder nuevos favores.
c!." Q ue elijan it M aría por su (feposi~
tarta, entregándole ouanto les portenecc
6 cuanto les pertenecerá; sus oraciones,
sus merecimientos, sus buenas obras, sue.
indulgencias, etc., para que de todo dis­
ponga según su beneplácito. Vivamos se­
guros de que María nos pagará los intere­
ses centuplicados, sin detrimento del ca­
pital, que formurá para nosotros un peso
de inmensa gloria eu el ciclo.
jOfa bienaventuradas las almas ¡í quie­
nes es dado comprender y practicar todas
estas cosas!
4.“ Hijo» e hijas de M aría, uo os con-
tenUiiE; con uniar íí María ui con honrarla;
esforzaos además en imitar sus virtudes;
para cuyo objelo, ved lo que fné Alaría,
según San Am brosio, y lo que debéis ser
vosotros:
Miirin ÍHB
Virgen de cuerpo y de alma.
f CARTA l'A K T K

Humilde de corazón y grave en aiis pa­


labras.
Anuiente en mis consejos.
A p lic a d a ni trabajo y a m ig a d o la lectura.
C'oni finida en bus d is c u rso s .

EH n so ilU lin ^iú »

ñi> la fe. En la piedad.


¡vii el pudor. En el silencio.

Ofendió ií sus padres.


Despreuió i. los pequeños.
Jíidicnlizó á los débiles.
Desechó ¡í loa pobres,
Miiría Iciiia Liur prlnriiiio
No buscar más que sí Dios.
V ivir en la soledad.
No causar pena A nadie.
Hacer bien ¡í todos.
Honrar ¿í los de innyor edad.
iSo envidiar á los iguales.
Huir de la vanagloria.
Amar la. virtud.
Seguir en todo la recta razón.
398 LA HOSA .M ÍS T IC A

N:iiln inmodesto habta

Él» su andar. En sus ocupaciones.


E n su continente. Eu sus mirarlas.
En sus palabras. En sus obras.

M iiris w'it tu J a de Dius.

¡Así debéis ser vosotros, asociados del


Rosario; vosotros, que sois aquí en la tie­
rra la gloria y el consuelo de María!

O IIACIONES DE LA MAÑANA

A l despertar sn eleva el pensamiento á


D ior, diciendo: Por la señal >J< de la san­
ia cruz, de nuestros enemigos líbra­
nos ¡►J"! Señor, Dios nuestro; en el nombre
del Padre, del H i j o y del Espíritu San­
to. Amén.
Bendita sea I». 3»nta é individua Trini­
dad, ahora y siempre, y por ios siglos de
los siglos.— Padre nuestro, etc.— JJius te
salve, M aría, etc.— Oreo en Dios Padre
Todopoderoso, etc.— Seíior mío Jesucristo,
Dios y hombre verdadero, etc.
r U A R ’tA PA HTK 18‘J

TIUSAÜ10

Santo, Santo, Santo eres, Señor Dios


Je loa ejércitos; llenos están loa cielos y
i;i tierru de tu gloria: Gloria al Padre,
¡'loria al Hijo, gloria al Espíritu Santo.
Cual días da indiligencia cada día, y
,nm plmaria al y»<?.«,■ diciéwfofo todas las
■'km, // confesando y comulgando.

ACCIÓ3T Olí Ü R A C U S

Yo os doy gracias, Dios mío, por todos


los beneficios <]ne de vuestra liberal mano
lie recibido, y con especialidad por haber­
me dejado llegar A este día, en el que tí
li unra y gloria vuestra os ofrezco todos
mis pensamientos, palabras y obras, crin
Jti sanare y méritos de Jesucristo, y firme­
mente propongo, con vnenlra gracia, no
ofenderos en él; socorredme, pues, Señor,
cun vuestro auxilio, para practicarlo así,
por los méritos de Jesucristo, de su San­
tísima Madre y de todos los Santos. Amén.
lflO LA RUSA M ISTIC A

i l K M O H A R B ti OftACÍÓN r>F. S A N BERNAji.DC)


i. M A llí A SANTÍSIM A

Acordaos, ;oli piadosísima Virgen Ma­


ría!, (jne jamás se «y(S decir que fuese <lc
Vos abandonado ninguno de cuantos Kan
acudido ¡í vuestro ampin-o, implorado vues­
tra protección y reclamado viiesiro auxi-
Jio. Animado con esta confianza, ií Vos tam­
bién acudo, ¡oh Virgen de Iuk vírp>nuH!, y,
gimiendo bajo" el peno <k* mis pecados, me
atrevo A parecer ante vuestra soberana pre­
sencia. No deHñdiéis mis srtplicus, ¡oh M;i-
dre del Verbo divino!; untes bieu oídlas
y acogedlas benignamente. Amen.
Trexeknios días de. md'ulijcnvrt portada
ve.', (¡ue .se diga, y una vez al mes ■indul­
gencia plcnaria, habiáulaUi did/o lodos los
díattf rxniiriejido loa 8W fí mentón y visi­
tando mía if/ksin. — Pío I X , 11 Diciem­
bre .1.840.
Ar. Amcki. ru áro n lo

ADgel de Dios, bajo cuya onpfodin me


puso el Señor enn amorosa piedad; ií mí,
que soy vuestro encomendado, alumbrad-
« JÜ A R T A P A U T E 19 1

inc hoy, guiadme, regidme y gobernadme.


A tilín.
Cien día* de. ütdtdgcmia por rada vex
ijitn .<te ditja; ¡¡ m u i ¡dertorin, ro m o la <m-
i'i'hr .— Pío TX, 5 Agosto 1851.
E» srifiiMa sr. huní la omeüiti mental,
,■; .'o iní. á la . si rs pr>-ibis, para
no- ,]f/sn ¡y ttmer allí la ¡riedilndón.

oUACIt'lN A LAS ÜINOC» f.LAÍÍAS DE SÍJICRTllO


s e x o r .nc^uniiis ro

Dios do roí corazón y mi S eño r Jesu ­


cristo, ]>or IrtR cinco llagas que ea la cruz,
y ¡Hvr las innumerables que on vuestra sa-
L'tíKla pn6iún os imprim ió vuestro amor,
oh pedimos (jno, sugúu vuestra miserinor-
4:u, favorezcáis á los q u e redim isteis con
vnostei preciosísima. sa ngro, y nos c o n ­
duzcáis i la vida elevna. Amén.

,í MA Ii LA INMACULADA

Bendita sen tu ]iiirez;i,


Y eternamente lo sea,
Pues todo un Dios se recrea
En tan graciosa belleza:
1 ÍG 1.A HOSA M ISTIC A

A ti. celestial princesa,


Virgen sagrada María,
Te ofrezco desde este día
Alina, vida y corazón;
Mírame con compasión,
Ko me dt?j<?s, Madre mía.
M m ]>i.ñmax s o i Ists intluUjriu-itifi ro n ctd i-
dax por div.ir devotamente esta deciw»« á Ala­
ría ¡Sanllsima.

ORACIÓN .v s a s i 1o t o . m á s n r AQtlISO
|>:ir:i u l'ic r ie i' |»nr s u in tv r r f .s iiin «1 |iiíl(lis»o
i}i»n ilr. la rciK tiifoil.

Castísimo Santo T otuís, escogido como


un lirio de inocencia; tfi, q n o has conser­
vado siempre sin mauclui alguna la túniea
bautismal; lú, que ceñido por dos iíngeles
fuiste verdaderamente un jfngel viviendo
011 la carne, encomiéndame, te suplico, ■ >
Jet-lis, Oordciv» sin mancha, y :í María,
Reina de lus vírgenes, rf fin de que yu,
llevando c<m devoción so b re mi* riüones
tu cíngwlo sagrado, r e c ib a el m ism o bene­
ficio rpie líi recibiste, é, imitándote sobre
la tierra, sea alglín día coronado contigo,
poderoso [jtotector de mi inocencia, enlre
lo s ángeles del cielo.
CUARTA P a RTK 193
*

Un Padrenuestro. — Quince Averna-


ríos-.— C u Gloria fa tr i.
Ruega por nosotros, glorioso Sao tu
Tomás,
R1. Para que seamos dígaos Je las pro­
mesas de Cristo.

O R A C IÓ N

¡Oh Dios, que os habéis dignado armar-


rtcis con el cíngnlo sagrado de Santo T o ­
más, en medio de les rudos y difíciles
combatas que tenemos qne sostener cd
este mundo! Humildemente os suplicarnos
'jiic nos concedáis, por su intercesión po­
derosa, vencer valerosamente á los enemi­
gos de nuestro cuerpo y alma, para que,
coronados onu la aureola de la perpetua
virginidad, merezcamos recibir la palma
dr, la bienaventuranza entre los castos es­
cuadrones de espíritus celestiales. Por .Te-
sucristo Señor nuestro. Así sea.
i.-os r.ofi'ar?.^ dr.i Cinyulo, 6 M ilic ia an g elí-
t;¡i, qm- rf.r.tn diariamente esta oración, ga­
nan indt’Xyencm -plena^ia, una vo,» al mes,
■<>nf‘is<mdo y v.omnlgando. í ’ftra más dista-
véase d devocionario (¿talado M ilic ia
an gélica.
13
194 T.A ROSA M ÍSTIC A

ORACIÓN

p.'Lr.i pedir lu ^r.mhi «le t'iiuucr.r sn vofumióii.


Dadme, Señor, esa sabiduría que se
aBÍenta junto tí vuestro excelso Trono, para
que me asista y me revele lo que he de
liacer para agradar fí vuestros ojos. H a­
cedme conocer, Dios mío, el camino que
debo seguir para conservar siempre el t£-
tnlo de hijo muy amado de vuestro cora­
zón. Hablad, Señor, porque vuestro siervo
escucha. ¿Q,ué queréis que haga? Mandad,
y coucededme la gracia de conocer y cum­
plir siempre vuestra santísima voluntad.
V os sois ¡oh Moría! la estrella polar
hacia la cual dirijo mis suplicantes mira­
das desde el mar borrascoso de este mun­
do. Dirigid mi ooraw’in y mi alma por la
senda de la virtud. D eseo tomar el estado
y abrazar la carrera en donde pueda ser­
vir mejor á vuestro H ijo, y alcaiinar, sir­
viéndole con fidelidad, el fin para que lu í
creado, la dicha inefable de ver &. D ios y
poseerle eternamente eu vuestra compa­
ñía. Así sea,
CU ARTA P A S T E 196

A LAS AVF- MAIifAS

Angelus J>omi- V. E l Angel del


ni nnnLiavit, Ma- Señor anunció á
ri:ie. María,
n. E t coneepit de í-t Y concibió por
Spiritu Sánelo. obra del Espíritu
Arr., María. Santo.
y. E c c e a n c ílla D ios te salve,
Domini. M aría, etc.
i'iat roihi se- f . H e aquí la es­
cundum verbum clava d«l Señor.
tuum. IÍ». Híígasc en mí
Ave, María. según tu palabra.
V. EtY erbum ca­ Dios te salve,'
ro faclimi cst. M aría, etc.
!(., TCf: habtfavít ¡u y. Y el Verbo so
nobis. liizo carne.
Ate, María. r¡). Y habitó entre
nosotros.
D ios te salve¡
M a ría , etc.
y. Ora pro nobis, ir. lluega por nos­
Saneta Dei Geui- otros, Santa Ma­
tlix. dre de Dios.
LA I I O S l ttfflT IC A

TÍ'. U t digoi effi- Para que sea­


cíatnur p r o m ia - mos dignos de las
sioaibns Christi, promesas de Cris­
to.

O rm ius. Oración.

G ra tía m tURra, Derramad, Señor,


Huaesumus, Domi­ vuestra g r a c ia en
ne, mentibuB nos- nuestros corazones,
tria infunde, ut qui, á fin de que, habien­
a n g e lo nuntiante, do conocido por la
Christi F ilii tuí íii— voz del Angel el
carnationem engno- misterio de la En­
vimus, per passio- carnación de vues­
nem ejuB el crucem tro Hijo, podamos,
ad r e su r r e c tio n is por los méritos de
glrtriam perduca- su Pasión y de su
mur. Per eiimdem cruz, llegar ;í la glo­
Christum Uominuin ria de la resurrec­
nostrum. Amen. ción. Por el mismo
Jesucristo Nuestro
Señur. Amén.
Benedwlio. N o s B en dición . La
cum prole pia bene- Virgen María nos;
dicat V irgo María. bendiga con s\i pia­
Amen. doso Hijo.
C tr* B T A PA R T E 197
Trescientos día* de indulgencia por re­
tar (mía salutación al toqm de la campa­
na. y nna indulgencia plcnaria al mes.
■onf'esando y comulgando.
Durante el tiempo pascual, eu decir,
deudo el medio día del Sábado Santo hasta
d medio dia del sábado desp uéa de Penitt-
•’ostá;, en lugar del Augelus, debe rezarse
fui pie :
llegina coeli, laeUue, alleluia.
Quia ijuem merniati portare, allelaia.
Rcsurrcxit sicut dixit, allelaia.
Ora pro nobis Denm, alleluia.
y. Gande et laetare, Virgo María,
uileluia.
uj. Quia surrexit Domiuus vece, alie-
luia.

Oremus.

Deus, qui per resurrectionem Domini


nostri Jesn Ohristi mimdum. laetifieare
dignatus ea: praesta, ijjjaeaumus, nt, per
rj us Geuitricem Virginem Mariam perpe-
tuae capiamus gaudia vitae. P er eiiindem
Chrial.mn Doiaiuum nostrum. Amen,
I.A. H 0 9 A M ÍSTIC A

O K A U IO N E S D E L A W O C H í;

Por l¡i señal etc.— Jlcnditft sea lu


santa 6. individua Trinidad, aJiora, siem­
pre y por los siglos de los siglos. Anifii).
Padre nuestro, etc.— Dios te salve, H a ­
ría, etc, Creo en Dios Padre, etc.—Yo
pecador me confieso íí Dios Todopodero­
so, etc.
o n Afirt’íK

"Visita, Señor, te ruego, esta habitación,


y aparta lejos de ella todas las asechan­
zas del enemigo: que tus santos ángeles,
que cu ella habitan, nos guaixlen en paz,
y que permanezca siempre en nosotros tu
santa bendición. Amén.

AJi A N W .l. O U STO m O

Angel de Dios, bajo cuya custodia me


puso el Señor con amorosa piedad; á mí,
que soy vuestro encomendado, alumbrad­
me esta noche, guiadme, guardadme y go­
bernadme. Amén.
CL'AILTA rA B T E t39

BENDICIÓN

Bendígame y guárdeme el omnipotente


y misericordioso Señor, Padre, Hijo y E s­
píritu Sanio. Am(5n.

E Í A J I R K n i í CONCIENCIA

Puesto en la presencia de Dios, m«-


ili(:i breve y fervorosamente lo? puntos
.siguientes:
1. D a gracias & Dios, que le conservó
la vida en yste día y te libró de muchos
peligro;.
2. Considera diligentemente qué pen­
saste, qué hablaste y qué hiciste en este
día. Lo que eonscguiriís fácilmente, consi-
ilerando a Lentamente dónde estuviste, con
<p:ién hablaste, ele.
3. Arrepiéntete de corazón de las co­
sas en que hayas faltado; pídele á Dios
perdón, propón la enmienda y la confesión
sacramental.
1. Implora devotamente la gracia de
Dios para enmendarle, y su protección
contra los peligros de alma y cuerpo que
puedan asaltarte por lu noche.
200 LA BOSA MISTICA

D i después: Señor mío Jesucristo, I>ios


y Hombre verdadero, etc.

A L A S A K T ÍS I M A T R I N I D A D

ACTOS D Ji F R , KSPRTIAN7A Y CAI11L)AI>

A cto <le le .

Y o orco firmemente, porque así lo lia


revelado D ios, Verdad infalible, á la San­
ta Iglesia Católica., y por medio de ésta
nos lo revela también ¡£ nosotros, que hay
nn solo D ios en tres personas diviuas,
iguales y distintas, que se llaman Padre,
H ijo y Espíritu Santo; que el Hijo se hizo
hombre, touiaudo, por obra del Espíritu
Santo, carne y alma humana en la; entra­
ñas de la Purísima Virgen María; murió
por nosotros en una cruz, resucitó, subió
al cielo, y de allí ha de venir al fiu del
mundo ¡í juzgar á los vivos y A los muer­
tos, para dar eternamente á loa buenos el
Paraíso y á loa malos el Infierno; y creo
también por la misma razón todo lo que
cree y enseña la misma Santa Madre
Iglesia,
CC IMITA 1>AFTT. aot

A rto ile espcritnzn.

J)iue> mío, porque sois omnipotente é


infinitamente bueno y misericordioso, es­
pero que, por 1os méritos de la Pasión y
muerte de Jesucristo nuestro Salvador,
me daréis la vi Ja eterna, la. cual Vos,
siendo fidelísimo,habéis prometido al que
haga obraa de buen cristiano, corno yo
me propongo hacurlaa con vuestro santo
auxilio.
)
Acto (te rfU'iilad.

Dios mío, porquu sois el sumo y perfec-


tísiino bien, os amo de todo corazón y so-
l>re todas las cosas, y esliiy dispuesto i
perderlas todas antes que ofenderos; y por
vuestro amor amo también y quiero amar
;í mi prójimo como á mí mismo.
Siete años y ñete. cuarentenas por mda
que. devotamente se hoyan esios actos;
rcxdndohs todos tus días, indulgencia pla-
naria tina vex al mes el día i¡ur se con­
fiese y comulgue; ídem á la hora de la
m unte .—Bened, X I I I , 15 Euero 1728.
202 1,A S O ÍA M ÍSTIC A

Á J E S Ú S .S A C R A M E N T A D O

ORAOIÓH DE TiraSAliftAVIOa

ijoe iiu flc se rv ir iwira l.t v isil» nñuUifiMli» la K^r.ion'ji

¡Oh Dios mío y Salvador inío, Jesu­


cristo, Dios y Hombre verdadero! Con el
profundísimo réstela qnc la misma fe mí
inspira, oe adoro y ys arnu de todo cora­
zón, oculto e n el augustísimo SacramcnLo
del Altar, un desegravio de todas las irre­
verencias, profanaciones y sacrilegios que,
por mi desgracia, lie podido cometer has­
ta el presente; como también de todos los
pecador que se han com etido,y que ¡ojalá
un suceda nunca! puedan cometerse en lo
sucesivo. Os adoro, pues, ¡oh Dios mío!,
no cuanto sois digno de ser adorado y yo
debo adoraros, pero al menos torio cuanto
yo puedo,y quisiera poderlo hacer con la
perfección de que non capaces todas las
criaturas racionales. Tlnlre tanto, me pre­
pongo adoraros ahora y siempre, no sólo
por aquellos católicos que no os adoran ui
os aman, sino también en suplemento y por
C iJ A U T * PA U TE 2 08

!;i cuiiversión de todos los herejes, cism i-


os, impíos, ateos, blasfemen, hechice­
ros, mahometanos. judíos 6 idólatras. ¡Ah!
jS¡, Jesús mío! Hautíd que torios os oo-
i'.)/’can, os adoren, os amen y os den gra-
i.'íns (inda. ¡Estante en el santísimo y divi­
nísimo Sacramento. Así sea.
Doscientos dmx tle indvltjrnaa ra a n -
itoni rito este arto de desagrado *.—
X l l , 18 Aguílu

.fA ttIJIjA TOHIA*

Sea de todos conocido, adorado y ben­


decido en cada momento el ¿anlísimo y
■i’viníaímo Sacramento.
Os adoro, Señor, cad;t momento,
Pan del cielo v divino Sacramento.
¡Olí m¡ Jesús! ¡Corazón de María!
Os ruego beudigfíismc cada día.
Todo mi corazón íí Vos entrego;
Aceptadlo, J csnk, segrtn os ruego.
C'ien días de indulqencia.
E l qu e <¡/riera a d r e tm tv i X'j m á s lie.m pa
■'/i ¡a presencia del Santísimo Sacramen­
to, putdv Hervirse, de la Segunda explica­
201 I.A S O S A --ifSTTC A

ción de los M ístenos, primera parte ¡k


ente mismo libro, y da lan oraciomn para
después de la Comunión, tercera parir.

CO.UAZÓN D E JE S Ú S

OI'’RE CIMIENTO

;Oh amable Jesfis mío! Yo, N. N., coa


el objeto de mostraros mi agradecimiento,
j para reparar mis iufidelidad e s , oa doy
mi corazón, y me oonsagro enteramente ;í
Vos, y con vuestro auxilio me propong i
no volver más ¡í pecar.
Cien días de indulgencia una re-x oi
día, y una plenaña al m<js confesando ■'/
comulgando, diciándole iodos los dias.~
Pío V I I , 9 Junio 18U7; 26 Septiem­
bre 1S17.
ORACION

¡Oh divino Corazón de mi Jesús! Oí-


adoro con todas las potencias fie mi alrm,
oa las consagro para siempre con mis pen
sarmientos, palabras, obras y todo mí mis­
mo. Me propongo tributaros actos de ado-
c i:a r t a v A rrc 203

vdc.Wii, de amor y gloria semejantes, en


cimuto mb ea posible, á los que vos tribu-
tiíií: ¡d Padre Eterno. O» suplico que seáis
el veparailor de mía faltas, el protector de
wi vida, mi refugio y mi asilo en la hora
de mi m uerta Por los gemidos y amargu­
ra eu que estuvisteis sumido por mí du-
r.utc todo el ouihu de vuestra vida mortal,
íi ncedeflmc nna verdadera contrición do
nú? pecados, el desprecio de las cosaa te­
rn a s , nn ardiente deseo de la vida cter-
i u u a confianza eu vuestros méritos in-
ti;iiLos, y la perseverancia final en vuestra
Lvacia.
i Oh Corazón de Jesús, lodo atuor! Os
i ii ezco estas humildes: sfíplicas por mí y
]n'i1 todos aquellos que se unan :i mí en
' :-'rnt.u para adoraros; dignaos por vues-
t¡ ¡i bondad iuGnita aceptarlas y o irka, so-
!■'f; todo en favor del- primero de nosotros
uie acabe esta vida mortal. Derramad ho-
!<re é], ¡oh Corazón dulcísimo de mi Sal­
vador!, en medio de las agonías dula muer-
ir* vuestros consuelos interiores; recibidle
en vuestras sagradas llagas: purificadle de
iorla impureza cu esta hoguera de amor, íí
íin de que le concedáis la entrada eu vuee-
30G LA. E O SÍ. U Í6T JC A

tra gloria, donde bc haga delante de Vos


el intercesor de todos los que aun purran-
necon en este destierro. ¡Olí Corazón san­
tísimo de mi amabilísimo Jesfia! Me pro
pongo renovar y ofreceros estos actos dr¡
adoración y en las srtplicns, por m í, mise
rabie pecador, y por torios los asociados :i
vuestra adoración, d cada instante y has(:s
el ñltimo momento de mi vida. Os enc»-
micDdo, ¡oh JesCis mío!, la Santa Iglesia
vuestra ainada Esposa y nuestra, verdade
ra Madre; las almas que ejercitan la justi
cia, todos Jos pobres pecadores, losalligi-
dos, los agonizantes y todos los hombres,
y no permitáis ijiie la sangre que por ello;
derramasteis les sea infructuosa. Dignaos,
finalmente, aplicar estas súplicas y acto?
de adoración en sufragio de las alma» del
purgatorio, particularmente de aquellas
que practicaron duraute su vida la santa
devoción de adoraros. .
¡Oh Corazón amabilísimo de María, que
entre los corazones de tudas las criaturas
sois el más puro y el mrfs inflamado de
amor para con Jesús, y juntamente el más
misericordioso'para con uo so tros, pobres
pecadores! Alcanzad del Corazón de Jesús
tilA H T A PA ÍITK 307

nuestro Redeutor La» gracias que ob pedi-


11:118. ;Oh Madre de misericordia! Un solo
impulso, un solo movimiento de vuestro
O , abrasado de amor hacia el de Je-
biij, vuestro divino Hijo, puedo llenarnos
íí» consuelo. Concedednos, pues, catu grn-
r ia; y el divino Corazón de Jestis, por el
iinot' lilial que Uno y que tendrá siempre
|i;it'a con V os, no dejará ciertamente de
uir nuestras súplicas. Así sea.

AT. E S P Í R I T U SAN TO

HL-USO
Vi'nl, O e n to r SiilHLns.

Ven ¡oh Creador Espíritu!


V nuestras mentes visita;
Los pechos que tú formaste
Llene tu gracia divina.
Don Altísimo y Paráclito
Con razón te denominas,
Pues fuego, amor, noción santa
EreB, y fuente de vida.
Tfi, 8«ptiforme en fu» clones,
Poder del Dios que te envía,
Cíial prometiera A tus siervos,
Todo idioma facilitas;
LA ROSA H iaT T C A

Alumbra nuestros «cutidos,


Tu amor en el peclio inspira,
Y isla nuefetra débil masa
Con tu soplo vigoriza.
Lejos huya el enemigo,
Concédenos paz benigna,
Para que el mal evitemos
Siempre por tu impulso y guía.
Tlaz que :tl Padre conozcamos
Y al H ijo, ciencia divina,
Y en ti creamos por siempre
¡Oh umorí que entrambos aspiran.
Sea ií Dios Padre la gloria
Y al Hijo, que hizo cautiva
La muerte, y á T i, ¡oh Paráclito!
Por edades infinitas.
Así sea.
(,'ien días de indulgencia cada din, ira-
denlos días en la octava de Petúecoxtts,
y una plenaria al mes, confesando i¡ co­
mulgando. diciñulnlc todos tos días.—
Ltióu X I I I , 26 Mayo 1896.
Trescientos dias por cada mx para Íí-*
jefes de. sección ó división en la forma
prescrita en el Catálogo de indulgencias,
cap. m v, níím. 3.— Pío IX , 12 Abril 1SG7.
CU ARTA J’AIÍTB 209

Á M A R ÍA SANTÍSIM A

OTUCIíto AL COKAZUK DE .UAllí A

¡Oh Corazón ríe María, Madre ele Dios


y Madre nuestra! ¡Corazón amabilísimo,
objeto de las complacencias de la adora­
ble Trinidad, y digno do toda la venera­
ción y ternura de los ángeles y de los hotn-
’íies; Coras:fin «1 m¡ís semejante fll de J e ­
sús, dcL cual sois l¡i m¡ís perfecta imagen;
C-oraztfu lleno de bondad, y que tonto os
compadecéis de nuestras miserias! Dig-
r.nou derretir el hielo de D u e a t r o s corazo­
nes, y haced que vuelvan á conformarse
puteramente- cou el Corazón del divino
Salvador. Infundid eu ellos el amor de
vuestras virtudes, inflamadlos en aquel di­
choso fuego en qne vos estáis ardiendo
sin cesar. E u cerrad en vuestro seno l a
í:iuta Iglesia; custodiadla, sed siempre su
ilube asilo y su inexpugnable torre contra
toda incursión de sus enemigos. Sed nues­
tro camino para dirigirnos h Jesús, y el
«mducto por el cual recibamos todas las
i}
210 Ti H íífl» M ÍBT1T A

gracias para nuestra. salvación. Sed nue*-


tro socorro en las necesidades, nuestro
cODaneln en las aflicciones, nuestra forta­
leza en Jas tentaciones, nuestro refugio en
las persecncionea, nuestro ayuda en todos
los peligros, pero especialmente en los úl­
timos combates de nuestra vida á Ja hora
de lá muerte, en ando tu tío el infierno se
desencadena contra nosotros para arreba­
tar nuestras almas, en aquel formidable
momento, eu ar¡nel punto terrible del que
depende nuestra eternidad. ¡Ali, Virgen
piadosísima! Hacednos sentir entonces la
dulzura de vuestro maternal corazón y la
fuerza de vuestro poder para con el de
Jesús, abriéndonos en la misma fuente de
la misericordia un refugio seguro, en don­
de podamos reunimos para bendecirle con
Vos en el paraíso, por todos I or siglos de
Jos 3ÍgloB. Así sea.
Sea para siempre y en todas partes co­
nocido, alabado, bendecido, amado, ser­
vido y glorificado el divinísimo Corazón
de Jesús y el purísimo Corazón de Marín.
Así sea.
Sesenta días dn indulgencia por nada
vea, y una plenaria, confesando y uumul-
CUABTA 1M H T F 211

tjtaidn >j visitando un altar de h Virgen


ias fiesta* de la Natividad, Asunción
:í Sagrado Coraxón: idem en la hora de la
:.,nerle.— Pío V I I , 18 Febrero 1807, etc.

0 ; l .\ ü l ') X DE SANTO TOMÁS D E AQ.UJN0

fni.n1. aUiuifCiii* la |U*oTecció» de la Patitísim a Vu*gen.

¡Oh santísima y duloíainia Virgen Ma-


■\a, Madre de Dio?, TTíja del ttey Sobera­
no, Reina de los Angeles y escogida por
el Creador para ser la Madre de todas las
criaturas! E n este día y en todos Iob días
ilf.' mi vida, yo me abandono eu vuestros
brazos, pongo en vuestras manos mi alma,
mi tiuerpo, inis pensamientos, mis deseos
y mis acciones todas, para que, aegúa La
voluntad do vuestro Hijo, seau dirigidas
por Vos á la mayor gloria de Dios, ¡1 mi
provecho espiritual y al bien de mi próji-
.un. Sed, Santísima Señora, mi ayuda y
mi fuerza en los lazos que me tieuda mi
antiguo enemigo y todos los adversarios
'1<-J mi salvación. Dignaos alcanzarme de
vuestro muy amado Hijo y mi Señor J e ­
sucristo la gracia que necesito para trinn-
212 LA ROUA M I S T I C A

far de toctos los tentaciones del inundo, do!


demonio y de la carne, y nn firmo propo­
sito de nunca m¡ís pecar, y de persiiVBrítr
en vuestro h l t v í o í í ) y en el de vuestro Ilij-
muy amado, Alcanzadme aún, dulcísima
V irgen, del Espíritu Santo, vuestro Espo­
so, una obediencia ciega y verdadera hu­
mildad de coraxóu, que me hagan conocei
cuán frágil soy y cuán miserable pecador,
impotente, no solamente para hacer nn;¡
acción buena y virtuosa, sino incapaz do
resistir íí los continuos asaltos del inlierm:
sin la ayuda de vuestra gracia y sin vues­
tra intercesión. Alcanzadme además, V ir­
gen Tnmaculaxla, pureza de alma, de cora­
rán y de cuerpo, con la que resista £Í !c,
concupiscencia y (\ todas las pasiones des­
ordenadas, y pueda ofrecerme íí Vos y ¡i
vuestro Hijo adorable como un sauriiioio
de suave olor, puro y sin mancha: y ha
ced por vuestra intercesión que mi cora­
zón y mi alma estén noche y día atravesa­
dos por la espada del santo temor de L>ios;
y lleno yo ele amor á vuestro Unigénito
I-lijo y mi Divino Redentor.
Os suplico, en lin, ¡ob rai (loica Madre
puerta del cielo y abogada misericordiosí
C llM iT A HAHTS 21 a

vua de los pecadores!, que no permitáis


;¡.:u:ís que eale vuestro indigno hijo que 05
■idílica ríe rodillas He aparte en nada de la
tüiia fe católica, ni ceda ¡í las tentaciones
<!.¡j] enemigo infernal, principalmente eu la
!ioi¡i de Ja muerte. Obtenedme por vuestra
ii Kircesmtl tina esperanza cierta, y lirnifi
perdón de tudos mis pecados, por los
i írritos de la Pasiún y muerte de vuestro
divino Hijo, para que, muñendo en la
::.'iíeveraiK‘iii de vuestro amor, pueda ser
otilado por V os, única estrella del mnr de
• te mundo, íí la puerta de la eterna feli­
citad. Así sea.

Á S A N - JO SÚ

. OKACMÓÍt

¡Oh custodio de vírgenes y Padre San


>o?é, ií cuya üel vigilancia fué couliada ln
jiiisma inocencia, Cristo -Jesús, y la Vir­
gen Madre de las vírgenes, la dulcís V ir-
-icn María! Por estas dos prendas Jesús y
'íaríu us ruego y os conjuro que me pre­
servéis limpio de toda mancha, para que,
■214 LA ROSA H Í3 T IC A

con meóte pura, corazón caslo y cuerpo


continente, sirva castÍRimamcDte á J esfis
y á María. Así sea.
(Pueden añadirse siete P a d r e n u e str o s ?«
honor de los siete dolores del P a tr ia b a Sai'
Jos¿).

A S A N T O D O M IN G O H E O U Z M Á N ,
A 1 IU U A U O C O K » A L A S t . l L E S l 'U l l A S

OH ACIÓN

Gloriosíaimo padre y abogado mío San­


to Domingo, os ofrezco humildemente tres
l ’adremu'siroi para <juu por mí loa presen­
téis íí la Santísima Trinidad, suplicando sí
su divina clemencia y misericordia, por los
merecimientos de Nuestro Señor y Reden­
tor Jesucristo, D ios y hombre verdadero,
se sirva perdonarme mis pecados, y dai-im
gracia para hancr pcnitcncia y enmendar­
me de ellos; y, si es su divina voluntad,
me dé salud, y me libre de estas calenturas,
y de todas m¡3 enfermedades espirituales y
corporales. Asimismo os ofrezco tres Ave
m urías, para que las presentéis á la Iteiou
C UATITA. P A H T R ¿15

ilc los ángeles, Sefiora. y Abogada nuestra,


suplicándole por sus santísimos méritos, y
por los misterios de b u santo Rosario, que
interceda por mí con el Padre como Hija,
con ol Hijo como Madre, y como Esposa
con el Espíritu Santo; y porque soy tan
“rati pecador, que no merecen ser oídas
mis oraciones, os suplico, padre y abogado
nüo, las adornéis y ayudéis co» viiostra in­
tercesión y merecimientos, para que así
,-erm piadosamente recibidas, y mis deseos
cumplidoB, alcanzándome en esta vida aa-
íucl para el cuerpo y alma, y después de
ella la gloria. Así sea.
Tres P a d re n u e stro s y A v e m a r ia s .— Cua­
renta dici.9 de Í 7idulgencia p o r ni Exc.mn. S e­
ñor P ala fo x , Arzobispo de. Sr.'iüla.

A S A N T A C A T A L IN A DE S E X A ,
¿nocínn r>r i..\ btie.na jitjbiue

ORACIÓN

Dios os salve, candidísima azucena,


abogada mía especialísima, que, uuidu
con vuestro esposo Jeslís con ardentísimo
210 r. A ROÍ! A STiri/k

amor, alcanzasteis muchas veces á pérfi­


dos y o b stin ad a pecadores la gracia de
una verdadera contrición en su dltiinii
hora; úb pido, por aquella gloria c o d que
os ha honrado vnesl.ro Raposo celestial,
y por aquel amor con que fuisteis siempre
unida A el, que inealcaucéig (especialmen­
te en el último momento de mi vida) amar­
gas lágrimas de mis pecados, el consuelo
de recibir los santos sacramentos, y la
gracia «speeial de una verdadera contri­
ción, para que así pueda después glorifi­
car coa voe ¡í vuestro amaatísimo Esposo
divino por toda la eternidad en la bien­
aventuranza de la gloria. Así sea.
Q U I N T A PARTE
MODO DE REZAR EL SANTO ROSARIO
V l)E HAQEl! LA HDPA DE GUARDIA HE KOXOR

Puesto dr■ ■rodillas milc una imagen de


Xucsira Señora del Rata-rio, si esto te es
¡mi-ble, dirás:
Por la aeñal >J| de la santa cruz, ctc.

ORACtÓN pe e p a h a t o r ia

jCutíntas acciones de gracias os debo,


oh Reina del santo .Rosario, por haberme
¡ulinitido en el ntíinero de vueal.ros hijos!
5"'er bijo vuestro incluyo la calidad de ser
Lijo de Dios Padre, y hermano de Jesu­
cristo por adopción. E l que lo es verdade­
ramente, tiene derecho ¡í 1» divina gracia
y al reino de los cielos, pertenece á vuea-
Iiíi especial familia, y goza de vuestra pro*
¡«wción y maternales cuidados. ¡Q,ué gran­
de es mi dicha! Yo quiero corresponder
belmente á las obligaciones que esta dicha
r.i nosA. « i a i i c j

me impone. Alejad Je raí la indiferencia,


la pereza y el olvido, y hacedme diligente
y fervoroso en todos los actos que sean
para vuestro obsequio.
Y ahora, ¡oh Madre m ía!, que voy á re-
zar la hora de vuestro Eoaariy, conceded­
me la gracia de que yo os mire prusente;
en unión con todos los que en esta misma
hora o h íilabau en este santo ejercicio; pro­
nuncie bien tan divinas palabras, medite
y contemple tan augustos y profundos mis-
terios, y obtenga loe miís copiosos frutos,
para boura vuestra y salvación de mi alma.
Amén.

MISTERIOS GOZOSOS DEL SANTÍSIMO ROSARIO

FIÍT M E R M IS T E R IO
De L't E m srn a c if’m d e l H ijo de Dl»is.

JfYuto de este m isterio: L a humildad.


¡Oh euáu humilde escuchas (1)
Al paraninfo!
(1) Jj03 v e rsu s de cft-iln, m is te rio ae jvnrisn
p rin c ip a lm e n te p a r a c u a n d o se. cu-ute oí Ilosft-
r i n , y b ie n puedv. o m itirlo s el tjue liaco le. Hortt
de tíw trd ia y el qu« rozn to d o 6 M&rta dol R o­
sa rio .
CiUlVTÁ P A R 'ftí

• Ave, llena de gracia,


Dios es contigo. *
Alcáuzanos, Señora,
Q,ue á nuestras almas
LaTgoa rumíales vengan
De amor 7 gracia.
Un Padi-enuextro, ilifiü A vem arias y un
Gloria P a iri.

OFIlECUMIEffTO

¡Oh Virgen María y Madre nuestra! Ofre­


cérnosle humildemente estas diez Aroma­
rías y lio Padrenuestro en reverencia del
gozo que tuviste cuantío, saludada del a r­
cángel San Gabriel, el Padre Eterno to es­
cogió por H ija, el Verbo divino por M a­
dre y el líspíritu Santo por Esposa. Supli­
cárnoste, Señora, por el inefable misterio
de la Encarnación de tu querido Hijo, nos
alcances verdadera y profunda humildad,
perfecto dolor de nuestros pecados, y la
salud, paz y sosiego de estos reinos y de
todos los príncipes cristianos. Amén.
LA. KOÍ¡¿ tíJ& TJi'A

SEGUNDO MISTETCTO
Do la Y fsitacim i (le N u e stra Seím ra.

Fruto: La caridad.
¡Cuánto gozo sentiste,
Dulce M aría,
Visitando á la madre
Del gran Jjanliaiu!
Favorecida el alma
Coa tu presencia,
Siempre í! Dios, y A l¡ siempre
Consigo tenga.
U n I'adrtm ucztro, <licz A vem a ria s, etc,

OFUF-CIMlliNTO

¡Oh Virgen Muría y piadosa Reina nues­


tra! Ofrecérnoste humildemente estaa diez
Avemarias y mi Padrenuestro, t>n reve­
rencia dol gozo que tuviste cuando, des­
pués fie haber concebido A Dios, llena de
amoi y caridad, fuiste con toda prisa :í la
casa de tu prima Sania Isabel, para co-
rnimicarlas bienes celestiales y al Precur­
sor gracia y santidad. Suplicárnoste, Se­
ñora, nos alcances de tu Hijo que morti­
O U IN 'M P if lT K

fiquemos nuestras pasiones, y una encen­


dida y picota caridad para aoiar á nues­
tros prójimos), y la salud, paz y sosiego de
estos reinos y (le lodos los príncipes nris-
tiauoa. Amén.

t i -:k c e r m is t e r io

Dnl Niiciiiiionfo d r l H ij o ilp Dios.

Frntn: El desprendí/nimio.
De l ¡, doncella hermosa.
La fe lo dice,
Nace el Yerbo hecho Hombre,
Y quedas Virgen.
Logre tu ruego dnlce
Que en n i ostro pedio
.Kazca, viva y florezco
Niño tan bello.
JJadrnntt.t.ilro, f:U;.

OFIlECniIJiW ‘1’0

¡Oh Virgen María y Madre de toda pu­


reza! Ofrecérnoste humildemente estas diez
Avemarias y u n Padrenuestro, en reve­
rencia del gozo singular que túvote cuan-
222 r .* HOSA M ÍSTIC A

rio pariste á tn amado Hijo y envuelto en


pobres pañales le reclinaste en un pesebre,
quedando Virgen después del parto purí­
simo. Suplicárnoste, Señora, por el naci­
miento de lu Hijo, Dios y Hombre, nos
alcances un corazón limpio y puro, para
que merezcamos nacer SÍ su s ojos oon vida
de un nuevo espíritu, y la salud, paz y so­
siego de es Loa reinos y de todos los prín­
cipes cristianos. Amén.

C L 'A R T O M IS T E R IO
J)c la Purifi<ui<\iúji do NiiiíbIth Salíora.

Fruto: La obediencia.
Al Cordero divino
Rendida ofreces,
Legislador supremo,
Rey de los reyes.
lla z , purísima V irgen,
Q ue, fervorosos,
Sentidos y potencian
Le rindan todos.
¡'arlrm aeziro, ote.
Q C T flT A PAUTE m

OFMEÜIMIEKTO
¡Oh Virgen M aría, Madre de Dios y de
ios pecadores! Ofrecérnoste humildemente
r.’stas diez Avemarias y nn Padrenuestro,
en reverencia del gozo que tu alma sintió
cuando, hecha t r o n o de tu precioso Hijo,
le presentaste e n el templo para l n z y re­
medio de los hombres. Suplicárnoste, be-
ñora, nos alcances que, por iu intercesión,
se alumbren las tinieblas de nuestras co n ­
ciencias, y hi salud, pos y sosiego de es-
iDS r e i n o s y de todos l o s príncipes cristia­
nos. Amén.
Q U IN T O M IS T E R IO
l><vl Niín> perilido y hallado on H Tr-iupio.

Fruto: Buscar á Jesús.


A Jesfis en el templo
Hallando ;oh Madre!,
Tu corazón inunda
Gozo inefable.
Logremos, dulce Reina,
P or este gozo,
Qne como Ifi le hallaste,
Le hallemos todos.
Fadrcnucitro, oto.
r.A H I I3 A M ÍS T IC A

OTMlEOIMltirTTO
¡O h Virgen M aría y dulcísim a Señora!
Ofrecérnoste hum ildem ente estas diez Ave­
m arias y un P adrenuestro, en rev eren d a
del goza que tu viste cuando, después de
haber buscado cuino M adre cuidadosa ¡i
tu querido H ijo, le hallaste en el templo
disputando con los doctores como sabidu­
ría eterna. Suplicárnosle, Señora, por el
gozo que tuviste de haberle hallado, nos
alcances de Su M ajestad alecto fervoroso
de buscarle cada «lía con más veras, ver­
dadero dolor de nuestros pecados, luz y
acierto para hacer una, confesión bien be-
cha de lodos ellos, y la salud, paz y so­
siego de estos reinos y de todos los p rín ­
cipes cristianos. Am én.

MISTERIOS DOLOROSOS DEL SANTÍSIMO ROSARIO

l-'R IM E R M 1 S T E R T O
Do la vi’itción (lol Huerto.

F ruto: L a conlrivión:
¡C uánta fué la agonía.
O h triste M adre,
iíO IK ÍA PA& TK

De JeufiK eu el H u e rto ,
Pues sudó sangre!
P or su mortal congoja,
V irgen penada,
U na yo mis afanes
A peuaa tantas.
Un P a d renuestro, dioz A m m u ria s y un
Gloria P a tri.

O F U E CIM IEN TO

¡Oh V irgen M aría y M adre afligida!


Ofrecérnoste humildem ente «días diez Ave-
martas y un Padrenutniro, en reverencia
del dolor que til alma sintió eu Jaa angus­
tias , tristeza. y sudor de sangre que tu que­
rida H ijo padeció en el H uerto. Suplicá­
rnoste, Señora, por la voluntad prontísi­
ma con que se ofreció pr>r nosotros ¡í la
muerte, nos alcances espíritu de resignu-
ciíín en su divina voluntad, verdadero do­
lor de nuestros pecados, y la salud, paz y
sosiego de estos reinos y de todos los príu-
cipcs cristiano». Amén.
XA SO SA KTBTTfiA

SEGUNDO M ISTERIO
J)«t Ion ¡usóte* í|iic el Hijo flo.Dius p¡id«i‘.iíi aludo
¡t ia ífilmuKu.

F ru to: La pmiilenc-ia.
¡U a Dios en la coniuma
Por bien fiel hombre!
¿Y le (Jarás, ingrato,
N uevos aKot.es V.
P o r su dolor y afrenta
B rote continuo
Dolor y acerbo llanto
El pecho mío.
P a d r e n v a t r n , ote.

¡( FIÍ .EC IM IK N J'O

¡Oh Virgen M aría y prudentísim a S e­


ñora! O frecémoste humildem ente estas diez
Avem arias y un Padrenuestro, eis reveren­
cia del dolor qnc sentiste en la desnudez,
azotes y Hagas de tu ainado Hijo. Suplí-
CiímostCj ¡Señora, por el dolor y desmide/,
que tuvo alado ít la colum na, le pidas no?
desmide de nn estíos malos afectos, y su­
framos uon paciencia los azotes que por
■ |U I .' A l 'A U T I . 227

nuestros pecados nos envía, y nos dé v er­


dadero dolor de todos ellos, la salud, paz
y sosiego de estos reinos y de todos los
príncipe» cristianos. Amén,

TKUCER MISTERIO
l>« l:< f.nruu» ile espions ilel lliji) lie Dios.

Fruía: Tm abnegación.
L a v a , Señor, mi alma,
Y a pesarosa,
Cou los hilos de sangre
De til corona.
Y alcánzanos ¡oh Marlre!
Q u e sus espinas
Saquen de miesi.ros ojos¡
T a r im a s vivas.
P a d ren u estro , et.i:.

o p iie c ijíijs n t o

;Oh Virgen M aría y m iserieordiosísinm


Señora! O frecém oslo hum ildem ente estas
diez A vem arias y un Padrenuestro, en re ­
verenda del dolor que tu alma sintió cou
la corona de espinas gue pusieron í tu
22H T.A K O S A M lB T I fl.l

querido H ijo sobre su delicada cabeza. Su­


plicárnosle, S eñora, por aquella.» lastimo­
sas y penetrantes h eridas, nos aloaocet
verdadero dolor de nuestros pecados, y la
salud, paz y sosiego de estos reinos y de
todos los príncipes cristianos. Amén.

CUARTO M IS T E R IO

De Ib cruz A c iw ím .

F ru to: L a paciencia.
La cruz llevando á cuc9las
H acia el Calvario.
Cae Jesús al peso
De mis pecados.
H az, V irgen, qu e, ¿ s u ejemplo,
Sobre los hombros
L as cruces de mi estado
Lleve aaimoBO.
Padrenuestro, etc.

OFRECIMIENTO

¡O h V irg en M aría y dolorida Madre!


O frecérnoste hum ildem ente están diez Ai-e-
mcu ias y nn Padrenuestro, en reverencia
U U IN TA T * H T K 239

■leí dolor que tuvo tu corazón viendo la


Haqucza y cansancio con que tu H ijo lle­
vaba «obre bus hombros el madero santo
¡lii la cruz. Suplicém oste, Señora, por bu
si-iuísima inocencia, nos alcances espíritu
de resignación, con el cual por su amor
llevemos con pacieucia la cruz de nuestras
iraltajos,y consigamos la salud, paz y so­
siego de estos reinos y de todos los p rín ­
cipes cristianos. Amén.

g n iN T O M IS TE R IO

De iViiitn ol H ijo dft 1>Los fné cru cifica d o .

Fruto: A m or á María.
Sigámosle fervientes
Al monto sacro i
Y a que en cruz le pusieron
N uestros pecados.
Concédem e, Señora,
Q ue por f¡u m uerte
Terina siem pre mis ojos
Hechos dos fuentes.
l ’"4>,eim<islro) etc.
LA ROSA. 'MÍS,<’ li:A

OFltEÜLMLKKTO

¡O h V irgen M aría, M adre de ponas y


dolores! Ofrecérnoste humildemente es raí
diez Avem arias y un PatlrmmrMro, en re­
verencia -riel excesivo dolor q u e mi alm a
tuvo viendo crucificado >í tu Hijo, sus pifes
y manom clavadas , y abierto con una lanza
aquel pecho amoroso. Suplicárnoste, Seño­
ra, por el ejemplo grande de paciencia y
humildad que en la cruz nos d i o , nos al­
cances hum ildad profunda, con la cual nos
alentemos á padecer por él, y consigamos
verdadero dolor de nnestros pecados, luz y
acierto para hacer una c o n fe s ió n bien he­
cha de todos ellos, la quietud y bosiego de
fistos reinos y la paz entre todos los prín-
oipes crisliauos. A m é n .

MISTERIOS GLORIOSOS DEL SANTÍSIMO ROSARIO

PR IM E R M IS TE R IO
De. lii ¡clui'iiisa íesurreecKm il<>l Hi.ju de Midi.
F ruto: Gonve-rs ióu.
E res al orbe entero,
Doncella herm osa,
q i i i í H'A

Del sol que resucita


Plríoída aurora.
Y pues gozo oa inunda
fin este día,
Vuélvenos, dulce M adre,
De muerte ;í vida.
liu P adreniiextiu. d iez <4c*»»«W ík y d ia ­
ria Pnt.fi.

ojvittftfnjiii'.STi)

¡Oh Virgen M aría, Ilciua gloriosa dn


¡os cielos! Ofrecérnoste hum ildem ente cü-
inb diez Avem arias y mi Padi'i:nuestro, eu
reverencia de lü. alegría inefable que In­
viste cu la resurrección gloriosa de tu que­
rido Hijo, el cual, triunfante de la m uerte,
y acompañado de almas santas, te hizo la
primera visita, con virtiendo en alegría las
pasadas penas. Suplicém oste, Señora, nos
alcances la alegría espiritual de la buena
m ucicncia, y la salud, paz y sosiego de es­
to? reinos y de todos los príncipes cristia­
no?. A.ih¿d.
t ,* ROSA M ÍSTIC A

SEGUNDO MISTERIO
De U Apcerifii*» del Hijo de D¡#b

V m ío : Deseo del Cielo, y oración.


M ientras el H ijo asciende
T riunfante al CieJo,
Le sigues con las «las
D e tus deseos,
¿Quó lineen eu la T ierra
Los corazones,
Q u e no vu elveu al cen tro
D e bus am ores?
l >adrenue¡‘tro, ote.

Oi'HECIJlIENTO

¡O h V irgen M aría j M edre de piedad y


misericordia! Ofrecérnoste hum ildem ente
cetas diez Avem arias y un Padrenuestro,
eu reverencia de la alegría que íuviste en
la adm irable Ascensión y solemnísima m a­
jestad cou qu<i subió al ciclo Jesucristo,
tu H ijo querido y SeCor nuestro, y fué re­
cibido en él. Suplicárnoste, Sonora, por su
gloria j universal p o d er, üob alcances una
QUINTA 1'AItT* 288

liien fundada esperanza de guisarle, y la


¡•alud, paz y sosiego de estas reinos y de
l'jdos los príncipes cristianos. Amén,

TERCER M1STER1U

]>r lu venilla del E s p í r i t u Santo.

Fruto: Caridad y forlahxñ.


Eí E sp íritu Santo
Toda te inflama,
Y con lenguas de fuego
T u gloria ení-alzu.
R audal tic ric<js dones
IvOgrcn tus hijos,
¡Olí fuente inagotable
D e beneficios!
Padrenuestro, o te .

O V B E C m iE M T O

¡Oh V irgen M arín, Esposa, del E spíritu


iranio y único consuelo de afligidos! O fre ­
cérnoste humildemente etúas diez Avem a­
rias y un Padrenuestro, en reverencia de
l;t alegría espiritual que tuviste con las
particularísim as riquezas y dones del Ks-
l.A tK'H.v MÍfl'rf.rA

pírilu Santo, «nviado pava consuelo de ln.


Iglesia. Suplicárnoste, Señora, por tu a r­
dentísim a caridad, nos alcances del E sp i­
rita Santo perfecto amor de Dioa y del
prójimo, verdadero dolor de nuestros pe-
«adoa, y la salud, paz y sosiego de estos
reinos y de lodos los príncipes oristluuos.
A m í n.
ÜUA1Í.TO M I S T E R I O

INo l¡t A siinnivu <Jn .Sue-stru S ciio ra.

t r o to ; Una hubn-'.’. nw.ffic.


Ál empíreo te elevas
Con gala y fausto,
V /i quieu ol pecho di-jie,
Te da 6ii lado.
K ii refulgente trono
Ya colocada,
IlnK que los que te sirven,
Sin i:u te aplaudan.
J''>drenuvrti'r,. etc.
O ía te raí rnt o

;(>h V irgen M arín, M adre de p e c a d o ­


ra» 1 O f r e im o s ce humildemente es las d io .
A fa n a ría s y un I ’udrm itasfro, en rev e-
I ' a RTI-: i ’í J í

otieia de tu felicísimo tránsito y apacible


■uiiortc, de-pnés ríe la cual resucitaste glo­
riosa y, asistida tic ángeles y acom pañada
;tn tu araadu H ijo, entraste triunfante on
oi oielo pf.ru. ni agrade con tu presencia.
Súplic¡írnoste, Señora, favorezcas á tus
siervos en la hora de la m uerte, para que
*ea principio de una dichosa v id a , y en
isla nos alcances la salr.d, paz y sosiego
>k’ líalos reinos y de todos los* príncipes
cristianos. Amén.

(,HJ I N T O M ISTE R IO

Hp I;i cvironat¡On d e K m h ti a S cílor«

Fruto: Unión y fidcHdvd á Jtrú * ;./


María.
Las divinas F e rg c im ,
(,Hon tres diadem as,
A ti, llena de grauia,
D e gloria, llena,
Snber¡mu íáeüura
D e tie r ra y cielo,
Cíñenos de lus manos
L aurel eterno.
Vadrcnv,estro; u to .
238 T.A MOKA XI ÍCTICA

O F fiE C IM dJN T O

¡Oh V irgen M aría, corona de ángeles y


de hombres! O frecérnoste humildemente
estas dic?. A vem arias y un Pndrf.nncslrv,
en reverencia de la inm ensa gloria y su ­
premo lugar que sobre todos los seraliues
te di<5 la T rin id ad Santísim a, coronándote
por R eina de todo lo criado. Suplicárnoste,
poderosa y liberal Señora, uoa alcances tal
desprecio de cuanto estim a la tie rra , que
merezcamos verte con D ios cu I 09 oiehw,
y conseguir al presente verdadero dolor
de nuestros pecados, luz y acierto para
hacer uua confesión bien hecha de todos
ellos, la quietud y sosiego de estos reinos
y la paz entre tudoe los príncipes cristia­
nos. Amén.

LETANIA DE NUESTRA SEÑORA

K yrie cleison.
C hriste eleison.
K yrie eleison .
Chri3tc, andi nos.
C hriste, exaudí nos.
P a te r de coelis D eus. miserere nobis.
b l 'I K T A PfcR'JK

P’ili RederaiJtoi' mundi P iu is," miserere,


Spiritus Sánete Den?, m iw to v..
S aooia Trinilaa TTons D cus, miserere.
Sánela M uría, ora pro nobh.
Snnotti Uei Genit.rix, ara.
Snncta Virgo V irginum , ora.
Mater C h risti, ora.
M ater divinae grutiac, ora.
Mater {mrissima, ora.
Matur uasíi-miina, ora.
Mater icviolata, ora.
Mater jul.emerata, ora.
Mater immaoulata,
.\f;Uur amabilis, ora.
Mater adm irabili?, ora.
M ater O reatoris, ora.
Maíer Salvatoris, ortl-
Virgo pruden tísim a, ora.
Virgo veneranda, w b,
Virgo pracdicauda. ora.
Viigu puttíris, ora.
Virgo elemens. ora.
Virgo lídelis, ora.
Specnlum justitiae, ora.
Sedes sapicntiae, ora.
Cansa noat.rae letitiac, ora.
V as Rjiiritnale, ora.
vHB i..\ iíosí MÍH'rrr*
V; as honorabile, ora.
Vas insigne íIp.vo tum is, ora.
liosa m ystica. orti.
T iim s davidica. ora.
T nrris cbnrnca, ora.
Domus :iurc;ij ora.
Foedei'is arca, oro.
.Tanua ooali, ora.
Stcllu m atutina, oro.
Salas infirmennm, ora,
Refuginm p cccatorum , ora.
Consulairix aiH ictonuu. ur».
AnTÍlinm chri-stíanni'tinij ora.
Regina A n g d o ru m , ora.
Regina Palm u-cliarum . . ora.
Regina P rophetarnni, ora.
Regina A poslolorum , ora.
Rcgiua M artyrum , ora.
Regina Confessorum . ora.
Regina V ii’gim im , ora.
R egina 9anctorum cmuiiim, ora.
Reg iua sine labe oiigiuali concepta, ora.
R egina Sacratissim i R osarii, ora.
Agruís D «i, i.j111 t.oliis pecyata rmindi, p a r ­
ce nóbis, Domina.
Agrios Dei, ijui tullís peccata miindi, exau­
dí nOK, Doruinr.
«IJIH'J'A 1'AIITi: 2Sf»

Agnus D ei, qui tollis percata m undi, m i -


screre- nobis.
v. Ruega por nosotros, Reina del San­
tísimo Rosario.
u'. Para que seamos dignos do las p ro ­
mesas de Jesucristo.

OKA (!l ó tí

¡Oh D ios, cuyo U nigénito, por sn vida,


muerte y resurrección, nos compró el pre-
:nio de la eterna salud! T e rogamos nos
com iedas rf los que en el Santísim o Rosa-
"io veneramos estos m isterios, que im ite­
mos lo que enseñan y consigamos lo que
promeLen.
Concédenos,, om nipotente y m isericor­
dioso Señor, que los que nos sentimos opri­
midos bajo el peao de nuestros pecados
seamos aliviados por el patrocinio del bien­
aventurado Sonto Domingo, tu confesor y
Padre nuestro.
A larga, Señor, la d iestra de f.us auxi­
lios, para que tus siervos y esclavas le
busquen de, aquí adel&nte con todo su co­
razón. y consigan de tu piedad lo q u e dig­
namente te ]leparen íí pedir.
LA «OSA SIÍ9T1CA

Inclina, Señor, tus oídos á los niego?


cod que im pluram oa tu m isericordia, pi­
diendo para los cofrades que ya han falle­
cido el descanso de la gloria, salud y p ro ­
tección para nuestro católico M onarca
paz para toda la Iglesia y los bienes tem ­
porales en loa térm inos de tus fieles; por
la intercesión de tu Santísim a M adre y m é­
ritos de tu H ijo, nuestro Señor Jesucristo,
que vive y reina por los siglos de los s i­
glos. Amén.
Coiidaniñu t*n lulin.

Sub tuum praesidium confugirmts, Sane-


la Dei G enitrix; nost.ras deprucationcs ni-
desp id as iu necessitatibuis, sed a pericul¡&
cunctis libera nos sem per, V irgo bene­
dicta.
Pie JPater D om iniee, tuorum momoi-
opCTutn, ita coram aummo Judici p ro tuo
coctn paupcrmio.
y. Regina Bacratíssiini R oearii, ora
pro ntibis.
ií. U t digni efficianiur puomissionibue
C h m ti.
\f. Je§u bonc, piecc Dominiei.
rt. Tibi praesta nos grato? cffiei.
<jrL>n-A p a k t k 2 41

y. Salvos fae servog tuos ut uncí lia h


mas.
1^. Deus meus, spcrantcs iu te.
y. F ia t pax in virtute tua.
i:'. E t aliimilimtia in t mi bus tais.
v. A porta iuferi.
vi. Eruti, D om ine, animas eorum.
v. D om ine, exaii'li orationeoa naoatu.
ÍÍ. JJt clamor mens :ul te veni&t.

OKJüMU*

Deus, cnjns U nigénitas per vitum, raor-


ioíti et resurrectionem snam nobis sulutis
w íw nae ¡naem ia com para vit; concede,
'inaesiimns, ut bacc m y stm a SancLissiuio
Misario B eatae M arine "Virginia ro notan-
io.-., imitemur qnod contincnt, et quod pro-
¡nittunt asseqnamur.
Concede, quaesumiis, O m nipotens Deus,
:d .:¡m peccatiínim noslrurm n pondere pre-
uiimni', Rflítti D om im ci, coufessoris tul,
LJatrÍÉj nostri. patr^üinio snhlcvamur.
Pretende, D om ine, famuíis et famnlu-
bus tuis do.xtcram coelestis ao.'dlii, ut te
Mu» cordc percjuiranl. et <juae digin; pos-
t-úam assequantur.
il?
1.* F O S A 'M IS T IC A

In clin a, D um ine, aurem tuam ad p rece a


nostras, qnibus irnsericordiam tuam sup-
plicee deprecam ur, u t animas coufralrum
nostrorum , quas de hoc saeculo migrare
jussisti, in pacía ac lucia i-egioui eoneti-
tuas, et sanctorum tuoruoi jabeas esse con­
sortes; et panem et. salutecu tuam nostris
concede tem poribus; e tfru c tn s terrac daré,
et conservare digneria. P e r Dominum nos-
trum Jesiim C hristum , Filium Umm, qui
tecum vivit e t regnat in unitatc Spiritue
Sancti D eus, per omnia saecula saeculo-
rum. í£. Amén.
V. Domine, exaudí orationem meam.
E t clam or mena ad te veniat,
f . Betiedicam us Domino.
D eo grntius.
y. Ave M aría, gratia plena, Dominus
teoum.
ly. B euedieta tu in m ulicribus, et he-
aediclus ir actas ven tris tui, Jesús.
« iü lH lA PA RTS 248

CONSAG RACIÓ N
:l SHenil» Scii'H;i ücl SjlII11^iN(H Uo^ll'in, 'I(11‘ lll ilus­
t r a Ai«ih:ííi€mmi iíc l'j* í.'u r f l i n - . di) lio iio r <le }í n t 'i¡ t
vti'Otii' con frecncntúi, aiiutiillmlos íi lus
|.ii.> iM :ill:u- ilc su MilieiMUl HeiJIU.
J^sta consagración prin cip alm en te la. h a ­
rán lodos los sábados, Los d ías en qno se ce-
lo.l.a .vguna fiísra la Sandísima VÍL'gsu,
y con esiibcialidad duben liacciliu el día qu e
¡l curta guardia lo r.oqne la hora <Jb1 ¿auto
Rosario.
Perm itidm e, ;nh V irgen inmaculada,
Reina del Santo Rosario!, turnaros hoy por
.Miuhe, pairoiiH, asilo, refugio y protec­
ción; quiero daros iuí corazón, mi alma,
:ni cuerpo, lodo mi ser, y, después de Dios,
amaros sobro todas las cosas. ¡FeLiz el que
os coüBagra bu amor!
¿No sois, V irg en bendita, rnits p u ra que
los ángeles, más bella que los astros ríe la
noche y m /s brillante que el mismo sol?
¿No excedéis al lirio en esplendor? ¿No
sois un jardín de delicias, una ñor perfu­
mada, una blanca palom a, la amada. de J e -
síirt, la Hij;t querida, la M adre sin m an­
cha, la Esposa elegida entre miles? ¿0,'iiéu
•244 I.A RU9A MÍSTICA

podrá rehusaros hu corazón? O s doy ei


ojío, pues sois bella sobre todas la? bellas,
enriquecida de todas las gracias, colmada
de todas las perfeccionas. O s le doy, ¡oh
M nrín!, pues el reconocim iento nir, im po­
ne este necesario deber.
V irgen Santa: el m undo os debe la vida
de la g ra d a ; sois la nueva E v a ; on Vos
encuentra el g d D C r o humnnu alegría, paz,
rcpuracifin, salud, consuelo y esperan/.;!.
Y e en V os íí la salvadora de Jos desterra­
dos, la M adre da los huérfanos, la luz de
los que se hallan sum ergidos en tinieblas,
el puerto seguro de los atacadas por ia
tem pestad. Yo especialm ente, ¡oh Madre
de bondad!, he contraído para con Vos
una deuda de a m o r , que todo el ardor de
los serafines sería incapaz de pagar. Me
habéis- U.tiÍ Jo siempre abierto vuestro co­
razón; me habéis retirado del abism o; me
habéis defendido constan t e m e n le contra
los reiterados alaqu«*s del infierno; habéis
aido mi fuerza, mi valor, mi g u r a . , mi sios-
t¿n en el desierto de Ja vida; mi e s t r e l l a
en los escollos del leinpeí-Uiosu mar del
m undo, t a n fértil en naufragios. ¿N o es
justo, amable Reina del Santo Rosario, que
i¿i:í.nta rA itrt: '24r>

(Y~ aunemos, bendigamos v seamos YuealLoe


caballeros y fielfl?. guardias <lo honor pava
dorilicarcs sin cesar?
Me rltvlico ¡í vuestro servicio, y p ropon­
go g u ard aros nna fidelidad inv io lab le; m o­
rir, s í, mil vfwcs m orir am os qnn hannr
traición á la fe de mi proposito. ¡O h R cin a
1 1•
’11 S anto Rosario! T om ad posesión «le to d o
un sor, y m am !id com o soberana. D e ste ­
rrad de uii cuerpo y de iui alm a c u a n to os
d esag rad e; snnliíiead mi co razó n ; c o n te ­
ned su s inclinaciones perversas: y p u rih ra d
sus intenciones. S í, d esd e luego qnieni
seguir v u estra s in sp ira cio n e s, v iv ir bajo
viiuhIcu m irada m aternal y no tiC!¡ip:iinie
ai¡ts que c¡i agradaros. V u estro s deseos
smjkíu ios m íos, v u estro s gozos m is gozos,
vu estras dolores ruis d o lo re s, pues sois
toda m ía y yo todo vuoslro p o r la e te r­
nidad.
;O b M adre am adísim a! Jt'ermitirl os pida
(íii esie moni'jiilo f.ori (-spe^ialidad tres r:o-
S?.S:
l / Un CMi'aztíu muy puro para amaros
y amar á rJosíí*.
Un día (le los que están consagra­
dos á V os, para m orir cu vuestros brazos,
LA HrtÜA MÍSTICA

pronunciando perfectos palabra?! fie amor.


3.a La gracia de form ar parte del coro
privilegiado que en r¡1 cielo y & los pies de
vuestro ironu eslá siem pre cantando vues­
tras alabanza?. Pido rnrfs fjuu os doy; pero,
V irgen santa, ¿no os hÍ20 D ios infinita­
mente rica y potente? Los pecadores con­
vertidos por V os, ¿no forman en «1 cielo
vuestra m is he)Ja enrona? S ulvat mi alma
será un nuevo diam ante aumentado fí vues­
tra diadem a. A dem ás, divina Reina del
Sanco Rosario, el sitio de mi caballero de
vuestra G uardia real, ¿no es íí vuestros
pies, tanto en el cielo como en Ja tierra':1
Me protegeréis, pues, durante mi vida; me
asistiréis en la hora de mi m uerte; reco­
geréis mi ulma en el último suspiro; me
introduciréis en lúa tabernáculos eternos,
donde os amaré y alalwré siem pre, en
unido con Ion rfngeles y los Santos. A sí sea.
4tr(NTA ía b t i! 247

M ÉTO D O P A R A OIR LA S A N T A MISA

i:n i'NifiK no i.os

CORAZONES DE JESÚS Y MAHl.A

S« gú n el C o n cilio T rid c n tin o . e l SiiiJiitiuio


de l.i M í íb . es el m ism o d s l C a lv a r io , pnex
■:ju« e s la m ism a la v íc tim a quo se o fre ce cu
imo y o tro : cod la ú n ic a d ife re n c ia , que J e -
siicri.sT.o, Sum o iSar.Knli>LF!, s« uLYhcíú á sí
m isino de \u>a m a n e ra s a n g r ie n ta on el C a l­
v a r io , y sonre el a lt a r sn o-f'i-p.’.fi p or m ano
de .su» tninisLi'Oü de un modo incrnent.o.
V arios aou los m étodos que pticden c m -
plfiavse parn oir con provnoho In Misa. U no
4c los mujo rus *¡u duda es íigu raru os el ni-
ta-- como si f'.'.ese e? fia lv a iio . (S K"an-iportav-
uod od f-spírirn al miyrao Cu-lvariu, uuiéudo-
nos 6. los uura/onos de J e sú s y de M aría,
que en aqn<tl mom nnto de prueba su con fo r­
maron on ludu con la voluntad de D ios. Jjéi
incitación total ó parcial del S a n tísim o Ro-
KUrio, m id a á la consideración de .=us m iste ­
rios, es un uiedio oportunísim o y eficaz para
alcanzar est.» -inión con los C orazones Sa-
'■y* la ros* .m í s t i c a

j'n i'iys do .Jccii-s y María dv.ranto fil ir—


crufl-nío sac.íflci.o. A proveo liam os c-íta oca­
sión pora aconsejar á. 1,0du* Ioh a so n a d o s rio
1» CUi ardía ¿lo honor ¿le Al avia,, A todos los
cofrades del Kosario y á rodos lo* cristia­
nos l a práctica de oír la san ln Mi-ía reza r-
do «1 senilísim o I.’o h £ii'i o ; da l a C;vie pueden
se rv irse con igu&l ¿Yuro aun las puntonM
que 110 Ka!j«n T os hom bm s y Lis rnuje-
re1; , !oí; jóven es y j o s :iíí¡ük ¿l« u n o y otro
sex o ancontrairán en esta devoción un m e­
dio fácil puva. asi^rir al Sacritioio de la M isa
con vocoglmlonl.'j cxliinoi: é interior.
íTo o b sta n te . f»n ob sequ io de Ja ,5 perso im s
ipic encuentran. m ús devoción «n oh- la san
ta M is a le vendo en un lib r o p ia d o so , pona­
m os i <:<ml'¡ir¡a,-;'ióu uno.? e je r c ic io s propio^
p a r a este so lem n e ael.v re lig io so .

O raxiAn m tlcs de 1.a M isa.

Corazón .imantísinio de raí JbbCis, V os


sois el único y solo adorador perfecto de
la D i vi ua M ajestuil, y M ediador entre
Dios ofendido y el hom bre culpable; yo
nn? uno á la intención que os ohligú tí in ­
molaros sobre el Oalvsirio y :inn en Jas
í s t .i T’ .iTtri-: 240

r.ras del aliar. Concededm e que asista ;í


ofltíi Misa con las mismas disposiciones
con que asistió vuestra M adre Santísima
;il de vuestra Pasión y Muerte.
Alcanzadm e, ¡uli ¡únanle Corazón de
María!, ima fe viva y una caridad ard ien ­
te, para que sep:< inmolarme con vns y
vuestro Hijo Divino.

A 1:1 M U Í C ü i ú l l .

C o n sid e ra d p.l C orazón do .(e sú s a g o n izan ■


'In en e l h u e rto ¿o lo-; O liv o 1 , r íu m e v g i-
'lo ci: !a m iis honda fri-.e z e , ni c.onsidi.u'ai-
n u estras in g ra titu d es y los casl-ig es de q.in
nos liace-i v d o s > . L l C orazó n de AI avia, coan-
jiUrLÍa üOn t u D ijo , desdo. s n r e t ir o , t.oáas
su s pollas y a n g u s tia s .
D iviuo Jesút.; en mí y hii mis pecados
pensabais cuando vuestro Corazón santí­
simo quedó anegado en un mar de temor,
de tristeza y de angustias, £Í la vista del
amargo cáliz de la Pasión que os aguarda­
ba. Yo, rjon mis iniquidades, fui la causa
de vuestra agonía m ortal, y del sudor de
sangre cou que habéis regado el huerto de
(.Tetseman'í. Y o fui también eL que sum er-
m L A Ü O tA M ÍS T IC A

giú el Corazón de M arín cu 11 u océano de


amarguras. 9 í, por mi culpa sufrieron Je-
nfiií y M aría tan rudos torm eulos durante
el curso de su vida santísim a: todo ha sido
por mi culpa y por mi gravísim a culpa.
Perdonadm e, Corazón misericordioso de
Je sú s, cninu habéis perdonado i la peni­
te n te M agdalena y ai ladrón que se arre­
pintió. Suplico al Corazón de la siempre
V irgen M aría que interceda por m í p ata
q u e ohtenga un corazón coD trito y hum i­
llado, con el que alcance la gracia y amis­
tad de la dem en cia divina.

Al t i i t r u i l u y Ky rifts.

Aeotupaiiail con el espiriMi á J esu cristo ,


que, cargado de p risio n es. es conducido al
tribunal del sum o sacerdote.
¡Olí divino Salvador! V uestro corazón
generoso se h a sometido á las más rudas
y hum illantes prisiones para librarm e íí
m í de las cadeoas del pecado y darme Ja
libertad santa de hijo de Dio». Y vues­
tro Corazónj ¡oh M adre am orosa!, movido
por igual sentim iento de m isericordia, ha
oonaemído librem ente en la cautividad de
i 'CTA l’Au t y 251

vuestro Iiijo. Y yo, ciego é ingrato, he


renunciado ai beneficio de la redención,
sujetándome con mis innum erables peca-
1I03 ií nueva y míífi dura esclavit ikI , bajo
la tiranía del demonio y de mis perversos
liííhitos. Corazones sacratísim os de Jes fia
y de M aría, tened compasión de uií, é in ­
teresad en mi ayuda la m isericordia de la
iuefable T rin id ad , para qu e, renunciando
los hábitos y ocasiones del pecado, sea
rehabilitado en los derechos que adquirí
en el b¡iiilÍ3mo,y honre de hoy en adelan­
te con una vida s-antíi al Pudre celestial
que uie ha adoptado, al Hijo de Dios que
jnc hizo miembro de su enerpo m ístico, y
al "Flspírit» Santo que quiere ímbiLir en mí
como en un tem plo vivo.

A l G lo ria.

C o n t e m p l a . ” A .T r i s u c r i s t y u o i j f e s a n d o s u
ilivinitlsul ¿ l e í a n l a d e l t r i b u n a l c i d s u m o s a -
c c i i l o i c , au cq u e saLv.i». m uy b ien que esta,
i'.orf'psicln 1« a c . a r r e n r i a u l t r a j e s y f i e n t e n c i a .
•le i m i e n o ,

Kri medio de loa oprobios y humillacio­


nes de la Pasión, el Corazón de destís
¿V j |,A ilO K A « ¡ ‘•■I 1 0 *

adora y ensalza, y bendice y glorifica !:»?


perfecciones divinas, que han encontrada
el secreto de castigar el penado pin perder
al pecador, ¡luciendo caer todo el rigor de
la justicia sobre justo y tatito, porque. bu
ha entregado para bati^fucción de los crí­
menes del inundo. El Corazón de María
se unió íí las adoraciones y alabanzas de
Jesús.
S¿atne perm itido, T rinidad B eatísim a,
unirme <í Jos homenajes que os tributan lo?
Sagrados; Corazones de Je ítís y de María,
y bendecir vuestra san tid ad , vuestra jus­
ticia, vuestra sabiduría, vuestra miseriuor-
dia y vuestra bondad infinita en <?1 tiempo
y en la eternidad. Así sea.

A Lis OiVHicinus.

T iaslu d iios cotí el o s p im u á la prisión


donde J'rsiÍ!*, eutrftgiulo á Ins caj'-Kchos di!
los soldado* y de lo s Jnnriilia:'cs tlo lsn u io sa ­
c erd o te, filé ca-igudo de op rob ios dnvnnt«
toda i a noche.
Cordero divino, vuestra lengua perma-
cín muda., mientras que vuestros enemigos
os daban bofetadas y cubrían vuestro her-
Q U IN T A l'A U T K

muso rostro con inm undas salivas, blasfe­


mando vuestra D ivinidad; pero vuestro
limante Corazón p edía en silencio la con­
versión ilc estos impíos y de todos los im-
}>fos del inundo, que d ía y noche os ultra­
jan con sus lenguas sacrilegas y atrevidas
¡iiaiiD?. Corazún am ante d e Jesú s, haced
que hajft sobre mí el rocío do la div in a m i­
sericordia; y V o s, augusta M aría, alcan­
zadme. de vuestro H ijo querido la gracia
de grabar eu mi corazón, puru im itarlos
con Vos, los ejemplos de dulzura, de hu­
m ildad, de paciencia y de caridad que me
ha dado en su Pasiííu

A Ut )C[»Mul:i.

Seguid ¿ Jesu cristo , Mne ili:.sd« el c iilm -


4al de C aiííís es llevado al de P U n tos, y tic
ó.fití! a l J e H üLodcs.
Sediento de oprobios y humillaciones,
,oh divino J e s ú s ! , hubíiis querido compare-
eei1 en lo* tribunales de tantos jueces ini­
cuos 6 im píos, A fin de hacer com prender
:í vuestros fieles im itadores que debeu te ­
nerse por felices cuando, por vuestro am or
y por la defensa de la justicia, son calum-
m LA H 0 6 A M ÍSTIC A

niadoe ante los jueces de la tierra, Tan


ávido estaha vuestro Corazón de humilla*
cioues, y tan encendido en celo y caridad.
¡Oh M aría! V os fuisteis la prim era en pe­
netraros de esos sentim ientos del Corazón
de vuestro Hijo, y en aprovecharos de esta
saludable lección: Aprended en m i , que
noy mauao y hum ilde de enrawn. H abéis
perdonado generosam ente :í esos juenoH
inicuos y crueles, que como A porfía h a ­
cían padecer afrenlas é ignominias al San­
io de los 8antos, anunciado por tautas pro-
facías y deseado por todas las naciones.
Corazón de M aría, alcanzadm e la. gracia
de conform arm e con los sentim ientos dei
Corazón de vuestro Hijo¡ y de d ev o l­
ver sí mis enemigos am or por odio, se rv i­
cios por malos tratam ientos, bendiciones
por maledicencias.

A l E v iu ig itlio .

Escuchad con fu la d ecla ia cio u ijue Jhsü.í


hace A Pilado: «Tí« vonitlo al m ando ¿ dar
testim on io ríe la vcrdiid. El que p-aitenec« «
Lii vij i-<lad oye uni vnv.j, L cimentad Ib, íiiíIíb -
ren'-iii Au P ilaco, que, dusi.'Kiis dr: prug-intar
4 C IN T A rA K T B 255

á Jesús «¿Qué es I n. verda-d?», sale sin e s p a ­


lar la respuesta,, de la cual defendía su sa­
lud eterna.
Creo, Jesús mío, que habéis venido á
rs.tc muíalo pura d ar testimonio do la v e r­
dad. V uestro tierno Corazón se ha com pa­
decido de este valle de quebranto, al verle
sembrado de errores y de vicios: y , obli-
ífido por laa entrañas de vuestra mise­
ricordia, habéis bajado ¡í enseñarle c o d
vuestra doctrina y ejemplos el camino ver­
dadero que conduce á la vida. No perm i­
táis, Jesús mío, que sea yo del número de
tantos desgraciados im itadores de Pilato,
«jue se m uestran indiferentes en m ateria
de religión. Concededm e, p o r el contra­
rio, que me distinga por mi docilidad en
escuchar vuestra voz, mostrándom e cons­
tantemente hijo de la verdad. ¡O h Marín,
que con tanto cuidado conservabais en
vuestro Corazón las palabras de vuestro
Mije, mereciendo que por vuestra fideli­
dad eu oírlas y practicark a fueseis procla­
mada mas dichosa que por el privilegio
de la m aternidad divina! Obtonudm e kt
gracia de im itar vuestra fidelidad, p ro fe ­
sando paladinam ente la lieligióa católica,
LA IIC -S A M líT íT A

y practicando o na ritos deberes impone, sin


miramientos ni respetos humanos.

Al Creilo.

¡Oh felicísima M aría por haber ere id*


los inefables misterios rjuebs lian sitio re
velados de lo a)l*>, Bivtln '¡arre cm H disii,
m ereciendo en recom pensa de tanta fe ser
elepida pura cooperadora. de su cum pli­
miento! E l anonadam iento de la Kncarna-
citfn, las huinilhiclouyí! del pesebre y lo-:
oprobios du la Cruz no fueron suJieieute¡:
para, lianer fluctuar ni por un solo instaut.:
esta fe sin ieunl en la D ivinidad de vues­
tro H ijo y en el cumplimiento de taa pro­
mesas de Dios. Alcalizadme, ¡oh M adre dei
Verbo E ncarnado!, la inquebrantable fir­
me/;! de vuestro Gorazriii para, que cons­
tantem ente erra todas las verdades que
rué lian sido reveladas por vuestro H ijo y
ensenadas por la Iglesia católica, á fin de
que jam ás, ui los escándalos de. la infide­
lidad ni las p e r n e e n clones del m undo, m e
impidan liacer de las verdades de la fe l:i
regla y norata de mis pensamientos, de mi-'
paíabraa y de roda mi conducta.
Q P I N T A 1‘A I I E

Al Ofertorio.

Coa¿ifteini1 com o P ila to , aunque plena


menta «oíivcncirto de la ÍDoueimia dol S a l­
vador, m oví rio no obstante por lo s in d ig n o s
rp jpp.tos de lo s .judíos, Ip hizo padecer el to r­
mento «tro/, ( I b lo s a c o l e s y corona fie Rspi-
iias, nondciiaudo fiua.meuVi á i u i ü m uerto
¡ilrcutosa al m ism o H ijo de JJios y A utor dft
Ir. vida,.
¡Oh Jesfis, que para expiar nuestros pe­
cados de orgullo y sensualidad habéis sido
ajotarlo y coronado de espinas, y para ren­
dir homenaje al soberano dominio de vues­
tro Padre sobre la vida y sobre la m u er­
te oís habéis sometido á l a sentencia de
muerte pronunciada por uu juez pagano!
Concededme igual celo pnr la gloria de
Diña que el que animaba á vuestro g e­
nero bo Corazón. A nim ada vuestra divina
Madre de igual esp íritu , celo y caridad,
consintió resignada en la misma oruel sen­
tencia, y en veros inmolar sobre la Cruz,
Adorable liedentor, que cam ináis ahora A
inmolaros sobre el alta r; recibid )a ofren­
da voluntaria quu os hago de todo cuanto
17
2;>8 Ti a nnsA . m ís t ic a

yo tengo, de lo que yo soy, de cuanto poseo


y ]iuedo poseer sobre 1» tierra.
Feliz vo si, en unión de vuestro sacri­
ficio y del de vuestra am antísim a Madre,
pudiese algfm día ofroccrme en holocausto
por la cansa de la te , 6 sí lo menos por la
santificación de las almas que con vuestra
Sangre redim isteis.

A l O i-ate F r u i r es.

ConsMeríid con qu.é amor recibió J esu s


^obrt» su s d ivin as espalda:: el m adero tle la
cruz, in stru m en to de n uestra .salud.
H abéis dicho, ¡oh diviuo Jesíis!, predi­
ciendo vuestra Pasión: «D ebo ser bauti­
zado con nn bautism o de sangrú, y desea
en el alma que esto se verifiques.
¡Con qué ansia abrazasteis aquella cruz
que iba rf ser el instrum ento de ese b a u ­
tismo sangriento, por el que suspiraba
vuestro Corazón! L a malicia de los hom­
brea es la que os la ha preparado; pero
V o s la aceptáis como venida del Padre
celestial, que se vale de nuestras malas
disposiciones para d ar fiel cumplimiento
í los deseos de su misericordia. V uestro
Q U IE T A PA RTI 259

Corazón, ¡oh M arín!, ae bailo animado de


Los mismo» sentim ientos que el de vuestro
Hijo, y se resignaba á llevar uua cruz in­
terior, que no era menos cruel porque fuese
menos visible,
Con cedu elme la gracia do recibir am o­
rosamente la cruz q u e la P rovidencia me
'lepare cd las penas y aCicclones fie esta
vida, dirigiéndola, segíin es sn voluutad, sí
i;i expiación de mis pecada?, al ejercicio
de la hum ildad, (Ir la paciencia, de la ca­
ridad , y al aum ento de m erecim ientos para
la vida eterna.

Al Pi'sfar.i* y Sanctns.
Contemplad ¿ J e s ú s , quo con la cruz so-
':res su s hombros m archa dosile el PrftU m o
al Calvaría.
¡Levantem os nuestros corazones! S /ir-
x*tin conhi! i nos dice el celebrante, exci­
tándonos á consideraciones dignas del ¡>a-
ciiíicir.) que se va A consum ar. ¡L evante­
mos nuestros corazones!, nos diccn Jesús
y María al subir valerosam ente la dura
pendiente del Calvario. Lejos de nosotros
loa pensamientos bajos y terrenos, los sen­
timientos carnales v humanos.
260 LA K U 91 H Í6 T IC A

Q uiero, anlautísim o Jesíís, penetrar las


intenciones y sentim ientos de vuestro Sa­
grado Corazón. Subís al m onte Calvario
para rendir á la M ajestad divina el sobe­
rano homenaje que se le debe; para d ar :í
aquella R ondad siu lím ites acciones de
gracias proporcionadas A Ion beneficios-
que nos ha. dispensado; para ofrecer á la
divina Ju sticia una satisfacción que repare
com pletam ente la injuria que nueEtros c rí­
menes infirieron íí su santidad; y, final­
m ente, para obtener de la clemencia su ­
prema todo género de gracias y bendicio­
nes. Y el Corazón de M aría, acom pañán­
doos al C alvario, se unía á todos vuestros
sentim ientos é intenciones. Conform án­
dome con estas mismas intenciones, os
ofrezco yo, Dios m ío, este santo Sacrifi­
cio; me uno á los cánticos celestiales, con
los que glorifican y en8aIzan esta víctim a
de amor los ángeles y los arcángeles, los
tronos y las dom inaciones, y los podares
todos de vuestro ejército glorioso, y con
los cuales la glorificarán hasta la consu­
mación de los siglos durante la oblación
de la M isa, y aiu fin en la eternidad que
poseen.
Q U IS T A T A B IB

Desile cL ísiljicU ib ¡i ln C onsagración .

Coiueia|)la.d á J e sú s, el C ordero sin m a n ­


cilla , dtsspojaulu de su s vestid u ras , uxteudi-
do sobre la cruz y cla v a d o al altar de svi
(icio.
¡Ha<sia qué p untóm e habéis amsulu, dul­
císimo Jesú s; hasta entregaros por mi am or
a los lo raí eu los más iguomlnioaoa, al más
cruel de los suplicio»!
Os ofrezco, P ad re celestial, esto Cor-
de 10 inmaculado que borra los pecados del
mundo, cd expiación de todos los delitos
con los ciialeH lie ultrajado jí V u e stra M a­
jestad Santa: á vista de los m éritos infini­
tos de esLa víctim a inocente, tened ií bien,
Dios mío, concederm e el perdón que oh
pido. Eu expiación de la tibieza coa que
practico todas las cosas que pertenecen i
vuestro servicio, oa ofrezco la caridad in­
finita que le obligó á iumolarse por vues­
tra t/loria y la salud del género humano.
Y por los miamos fines os ofrezco los do­
lores crueles que traspasaron el Cornetín
virginal de M aría al oír los golpes h o rri­
bles de los m artillos que introducían los
clavos en las manos y pie« de su H ijo ben­
2R 2 LA HOSA MÍS TIC A

ditísimo. E l lóbrego eco del Calvario, r|Ub


repetía los golpes, redoblaba sus torm en­
tos y multiplicaba las heridas que tenían
traspasada su alma. ¡Olí Padre T odopode­
roso! E u vista de los méritos de la cari­
dad infinita del Corazón de vuestro Hijo
y de loa dolores del Corazón ¡«maculado
de M aría, os suplico hum ildem ente que-
protejáis vuestra Iglesia Santa, al Sobera­
no Pontífice y ¡í los Pastores todos que la
gobiernan.C oncedednos á todos las gracias
de que necesitam os para llegar al cielo.
PB.-i(le la El»Y »tivn haHta ol PsuIrennoRtro.
M irad i J e sú s elevado sobre la cruz entro
el cielo y la T ierra, siendo el m ediador entre
D io s “y loa bcunbi’es, iuieaira¿ que María., «11
pie im ito á la m ism a cru z, hacé el oficio ác
m ediadora pavn i'.in Jwsús.
T rinidad B ellísim a, o« doy todu bunur
y toda gloria sobre la tierra, por ni C o ra ­
zón de Jesfiíj, en el Corazón do Jesú s y
con el Corazón de Jesíi», que se ofrece ¡í
sí mismo sobre este altar, y en unióu del
mismo Corazón espero que, aunque peca­
do r, os daré honor y gloria por la cter
nidad.
1 ? T J IlfT A . P A T I T E 268

¡Oh C o rd ó n de M uría, traspasado con


l;i eapada del. mrfs vivo dolor, ni ver & J e ­
sús inmolado sobre el madero de la cruz!
Vuestro dolor se renovaba cada vez que
en vuestra presencia ofrecían los A pósto­
les el mismo sacrificio sobre el altar. H a ­
ced, V irgen dolorosa, que yo participe de
I;ik agonías y d o lo r e s q u e su frió vuestro
Ilijo para redim irm e del pecado; alcan­
zadme que toda mi vida sea uua im itación
de su lJasióu sacrosanta. Inflamad mi co­
razón eu celo por la gloria de y sal­
vación de Iíih alm as, como lo estaba el
vnoBtro y el de Jesú s en el Calvario. Pero,
sobro todo, haced que conciba nn grande
a p r e cio d e mi ulma, redim ida á costa de
tu.ii grande precio.

Al PíiilrenupsIi'O.

• lid y imidiUul la i sietth pulnbrus ríe J e s ú s


sobre la c r u z , y ha-uiidlc Con ixin íian za las
siete ppririoii-js db la O ración d o m in ic a l,
que ©l uii-smo liSnñor nos ha ensMiHi.li».
Padre nuestro, que esUís en los ciclos,
&antificado 6ea el tu nom bre, venga tí nóa
el tu reino, hrigase tu voluntad, así en
2*54 LA BOSA MÍSTICA

tierra como en el cielo. E l pan nuestro de


cada d ía dánosle hoy, y perdónanos nues­
tras deudas, así como nosotros perdona­
mos íí n u e s t r o » deudores: y no nos dejos
caer en la tentación, mas líbranos de mal.
A sí sea.
Al partir l¡). Hostia.
Cont«ripla,d la lla g a del sagrado costailo,
de In, que sa lió agu a y sangre para n n estm
,juatifioa.eión.
V uestro Corazón, ¡oh divino Jesús!,
abierto por la cruel lair/.ada, me convida
á penitencia y com punción, pues m is pe­
cados son lo6 que 1c abrieron tan dolori­
da y profunda herida, m¡ís cruel aún para
el Corazón de Marín que para el misuio
Jesús. ¡O h tierna M adre!, os diré con San
B ernardo: entonces merecisteis justam en­
te el Ululo de m ártir, porque en verdad
padecisteis msís <pic todos loa m ártires
junto?, pues el dolor de vuestra aloca ex­
cedió á todos Ins suplicios del cuerpo.
¡Oh M aría, que con tanto respeto reco­
gisteis, segfin la tradición, el agua y san­
gre que corrían del costado entreabierto
por la lan^a! Toaed á bien aplicarm e lo?,
«K-IBTA PA1ITK 2R5

méritos infinitos de esta saugre adorable,


«uva dispensación os lia sirio confiada por
vuestro querida H ijo, y purificad tarabita
m i alma de todas sus manchas eu el agua
saludable que brotó de esa herida de asilo
para el pecador.
i Dulcísimo Jes As, os diré afín con S an­
ia Brígida: os conjuro, en virtud de esu Co­
razón traspasado por la lanza, que trasp a­
séis el mío con las saetas de vuestro divino
a mor, á liu de que, m uerto enteram ente al
mundo, no tenga otro objeto en esta vida
mortal que el de procurar amaros con todo
mi corazón y mis facultades todas. »

A Ioh Asnns y Comunión.

bajado ile la crua el cnei'¡u> de J e s iis , es


'.lü|>Qsilado eu lo> brazos de su afligida
■Míidve, em balsam ado y colocado e u g1 s a . .
pulcro.
¡Olí M adre afligid¡sima, que, según una
piadosa tradición, habéis ayudado í José
de A rim atea y á Üicodem us á em balsam ar
y enterrar í vuestro H ijo adorable! P e r­
mitidme, tierna y amorosa M ad re, que
ofressoa á Jesúa las disposiciones de vues­
la bosa m ís t ic a

tro Corazón, para suplir con ellas las im-


perfecciones del mío. Jesús baja ahora á
mi corazón, por medio de la Comunión,
para lecib ir en él nueva sepultura : pueda
yo, ¡olí M arín!, ofrecérsele renovado por
la penitencia; presentarle los sudarios de
tino lienzo en la pureza de conciencia; la
m irra y el silos, en la mortificación in te ­
rior y exterior; el buen olor de los p e r ­
fum es, eu la s i mi dad y edificación de mi
vida; en mi vigilancia y solicitud, la p ie­
d ra, aellui y guardia del sepulcro. H aced,
¡oh M aría!, que abunde eu los mismos sen­
timientos en quo abundó vuestro Corazón
cumulo se encarnó el V erbo eterno en vues­
tras virginales entrañas, y cuando asistíais
al sacrificio de la M isa míe celebraban los
Apóstale», recibiendo de su m ano, con
tanta fe como autor, la sngrada Comunión.

Hesite fii l'nstbuuiuiuiiin )i:is1u. la K ciid jciiiu .

M aría, retirada, y sol»., coutenipla los mis-


tu n o s de la l'usióu su H ijo , y espera a n ­
siosa el mciraeatü de sn R en u n ección .
¡Dios mío! E u acción de gracias por el
beneficio J e esta M isa y Com unión, os
Q fT M T A P A ltT K

ofrezco la que os dió el Corazón de Jesú s


el día que instituyó la E u caristía, y la que
rindió el Coraztfn de M aría en el día
;le la Encarnación y en sus fervorosas co­
muniones.
B endecidm e, ¡oh Jesfis!, corno bendi­
jisteis tí vuestra M adre, saludándola des­
pués de la R esurrección; bendecidm e, co­
rno bendijisteis í todos los discípulos, re­
unidos con la misma Señora en el monte
*">Iívcle el d ía ile !a Ascensión. B endecid­
me, Corazones adorables de Jesú s y Mu-
lía, m anantial de todas las bendiciones.

A l último Kvimsclio.

Con“idcra,d i'c y la perseverancia J e lia -


■•í:i puestas á pviinba vn ios d íi s de su s o ­
ledad.
;Oli Jesús! Concededm e la gracia de
perseverar en vuestro am or, y de c.ouser-
vnr hasta el fin de mi vida el fruto de las
Misas que he oído y de las comuniones que
lie recibido, para que., cuando venustos á
juzgarnos, mcreaca esUtr colocado :( vues­
tra derecha y oir aquella eterna bendición:
<'V enid, benditos de mi P ad re, -í poseer
3R8 r,A n o s * m ís t ic a

el reino que os está preparado desda el


principio del m undo».
G racia que os pido y espero alcanzar
por la intercesión del Corazón inmaculado
de M aría, vuestra M adre, y M adre mía.
A sí sea.
O K IC IO PA R V O
BE l*.
SANTÍSIMA VIRGEN M A R Í A
SEdCn tL HITO DQ I-A
O R D EN DE P R E D I C A D O R E S ( l '

M A IT IN E S
V. D íob te s a lv e , María., llena er&s de
g ra cia, el Seiior es con tigo.
II'. Bendita, t á eres entre toda.9 las M -
jtires, y bendito ea el fruto de tu vientre,
Jesús,
V. Señor, ab rir¿3 m is Irihios.
ti'. Y m i Loca an unciará ta s alabanzas.
Jf. D ios m ío , atiendo á m i socorro,
Of'. Señor, ayúdam e prontam ente,
í . G loria al P adre y al H ijo y al E sp í­
ritu Santo,
a". Como «ra «n el p rin cip io, ahora y

(1; Cincuenta diaa de indulgencia y<yr "aáa


illa que te rice, lo cual puede hacerte á C^alq.tic'l'
hora, y dividiéndole ea. variay p a r la . (4 . P ío V,
5 do A b ril d« 157J.)
‘2 7 0 r..v b o sa M f ? .r ir ,\

siem p re, por los siglos do los siglos. A fI


seft. A leluya.
De.ade. S ep tu a g ésim a h a d a Rnxur/'e.txián
no se d k c A lelu y a, sin o A labado se a s, .Se­
ñen-( Roy de etern a gloria.
I m ita to r io . — Al Hay Mijo do la V irgen,
v en id , adorém osle.

¡ALMO XCIV
V enid, regocijém onos en el S eñ o r; yante­
m os aleg res á Dios S alvador n u estro ; co rra-
moK á encontrarlo con a la b a n z a s, y c a n té ­
mosle alagrea con salm os.
Al Tiey Hijo de I» Virgan , v en id , adoré­
m osle.
P orque el Sciior en Dios g ra n d e , y E ey
g ran d e sobte todos los diostíd; porqjia no
dcsccirará el Señor á rh p u e b lo ; porque en
sn m ano e stá n todos lúa térm in o s ri? la tie ­
r r a . y las jilturHí de los m ontes su y a s son.
V en id , «dorém osle.
P orque suyo ss el unir, y ¿1 lo hizo y sus
m anos form aron ln cierra. Venid, adorém os­
le, y posti r>rr¡onos an te D ios, y ilorfimos dfi-
lanto del S eñor que nos 1ta c ria d o ; porque
Al wí u' Seüor Dios n u e s tro , y nosotros so­
mos tu pueblo y 1<ih ovejas de su rebaño.
QUftfTJL p a u t h 2Í71

A) Roy H ijo de Jo. V irg en , ven id , a d oré­


mosle.
•Si hoy oyernis su va-/., no q u eráis cnduve-
w r viití.sOios co.'iizdiics, como un la ir r ita ­
ción el din ríe la ten tación en el d esierto,
ilonrln ínB tenta-ron v u e su o s padr es, me pro.
bf.ro'.i y vieron m is obras.
V enid, adorém osle.
C uarenta año» H.vl.uvh <:íirr:;i de aquella gc-
iicm uióii, y dije; lisco.ü jiiciupro j'crran d«
nuraxóa; m as ellos no cononieron m is ciuui-
n:;s. y mi mi ira lea juró que no oiHra.riao en
mi descanso.
Al .14ny Hijo de la V irg e n , vailiti, ndoré-
hio.h'.u.
Gloria .a1 Pariré y al Hijo y ul iOspiril.il
Sanio. Coma era on el p rin cip io , ahora y
siempve, por los siy lo s ili! los aigloF. A sí ¡sea.
V enid, adorém osle.
Al H ey H ijo de la Virgr-n. v en id , adoré-
i iid k I k .

H I M N O cQ Ü JS M Tl iíU IlA n . . .

E l c|ac ‘ ierra, mar y dn lo


Como á sn Har.edor adoran .
En ol “iouo do Mnría,
Puro y ijelladn, y a m oni.
272 la. k o b > ü iJT rC A

L una. s o l, tod o á su im perio


R iu d e v a sa lla je : .nolas
L as en trañ as de un a V irgen
L len a s de gracia le alujB.11.
¡F e liz M adre!, en cu yo olnusirn
Q uiso encerrarse en persona.
A quel que eu su puño cuolerra
Lft ium ensíd:u:. cío las cosas.
;"Feliz al c e le ste anuncio
Que fecunda te p ieg o n a
D el santo am or, pura, darnos
Íjh tan su spirada aurora!
A T i, Señor, ijiie df> Virgen
N u c iste , sea In g lo r ia ,
Y al Pudre y al S anto E sp ír itu ,
D io» uno, y trino en personas. A sí sea .

ÍAI.M O VI TI

¡Oh Señ or, Soberano dnciio nneskro!


¡C uán atlm im blc es tu sanco n om in e tu
tod a la redondez fie la tierra !
P o iq u e tu m ajestad se ve ensalzada so ­
b ro lo s c iclo s.
De la boca de loa niños., y de los que es­
tán aún pendientes del pecha do.sus madres,
h iciste T ú saJir perfecta alu.l>anüQ , por ra­
qüw ta rA n rn 279

zón de tus enn m igos, pava d estru ir n.1 e n e ­


migo y al roa.ga.tivo.
Yo contem plo tns o ís lo s, obra do tu s do-
dos , la lnim y las estrellas ijim Til c r ia s te , y
¿xctamo:
¿Q'.iá es el hom bro para qne T A te acu er­
des de él V ¡; O ci vié es e l hijo dol hom bre para
que vengas á vi.sitnrle?
Hicísfcclc poco inferior 4 loa á n g e le s , co-
ron.ístciln de g lo ría y de honor, y le has d a ­
do el mando sobre las obras d« tu s m anos.
Todas tila s las p u siste á su s p io s; todas las
ovejas y b u ey es, y auu las bestia» del
can: ['0:
bas o v es iltl cielo y loa panes del m a r q u e
hienden su s ondas.
¡O h, Señor, Soberano dueño nuestro!
| Oii4.ii adm irable es tu nom bre en toda la
redondez do la tierra!
(¡lo:ia al Padre y ni TTijo y al E sp íritu
Sftiiío, Como ova en el p rin cip io , ahorn. y
siempre > por Ion sig lo s de lo s «siglos. A si
sen..
SALMO XVIII
Los oímIos publican lft gloria ile D io s, y el
lirmamento an u n cia la grandeza de las obras
dfí ens m anos.
18
274 L\ H05A rn ta xi uA

Cada día tran sm ite 0011 ¡ibnndancja al ai-


lu ie n te día estas voce¿ ó anuncios, y La una
noch« las com unica á la otra, noche.
N o lmy lcng'-iajo ni idiom a un los cu ales
no sean en rendidas ésta s sus voces.
Su son id o se ha iiropngado por toda la
tierra , y liasta e] ejibo dnl ni ue Jo se ha.n
oído su? palabras.
Euso D ios especia [monto en h1 so l su ta ­
bernáculo ; y él, á inHriHi ii.de UU (¡Spnso que
salo de su títla in o ,
¡Salta como "¡ganra A r.orrer su carrera:
sale de imji oxtrc^nidii-.T del cielo,
Y corro lin sla la ot.vn, extrem idad del m ií-
u io; ni hay quien pueda esconderse do su
calor.
L a le y dcsl S e io i- os uim acn ’.a d a , y ella
con vierte así la s ahilar: e l testim on io de]
Señor es fie l, y da sabiduría á los pO'que-
ñuelos.
L o s m andam ientos del iJcüoi' son rrxLoay
alegran lo í corazones: el l.nminuso precepto
de) Sflíior os ol que alunihLü los ojos.
E l p u ro y r¡¡into tem or dal Seüu:- pcrniti-
r.ooe pov todos lo s s ig lo s : Uw ju ic io s del S e ­
ñ o r son v e r d a d : b u s: m ism os e stá n ju s t if i-
ondor!.
i^ n iS T A PA ttT K 27ñ

Son m as codiciables q*ic Ift Abundancia do


010 y p ie d ras, p r e c io s a s : m ás d u lce s q ue la
m iel y ul psiubl.
lJ or esn tu s ie r v o los g u a r d a , y en b! g iia r -
durlo* queilsv abutid airte rutón tú g a la rd o n a d o .
¿ Q u ién es el que conoce todos sus y e r r o s ?
P u r ifíc a m e de los m íos o c u lto s , y p e rd o n a
ú tu •iiervo lo s ajen o s.
Si 110 d o m in are n sobre tni’ , en to n ces e s t a ­
rá lim p io de to d a m an ch a y purifin ado fifi de¡-
1ii.o m u y g ran d e.
C on lo r.iua te seríln ace p ta s la s p a la b r a s
ó c á n tic a s de mi b o c a , com o ta m b ié n la m e ­
d ita ció n ele m i co ra z ó n , que h a rá y o s ie m ­
pre en tu a c a ta m ie n to .
¡O h, S e fio r, am p aro m ío, y R e d e n to r m ío!
G loria, a l P a d r e y a l H ijo y a l E s p ír it u
San to. Com o a ra en el p r in c ip io , a h o r a y
sie m p re , jior los sig lo s de lo s s ig lo s. A s í s e a .

SALMO XXIII

D el S e ñ o r es la T ie r r a , y cu an to lilla co n ­
tien e : ol m u n d o, y tod os sns h a b ita d o re s .
P o rq u e ¿1 la ef-tfibloció sviporior á los m a­
re s , y la colocó m ás a lt a que los río s.
¿Q u ié n s u b ir á a l m onte d el S e ñ o r? ¿O
quién podrá e s ta r en sn. s a n tu a r io ?
270 I,.V H 'T S * j r i s w *

El que tien e pnves las m anos y lim p io el


corazón; el que 110 hn. recibido en v a n e au
a lm a , n i hecho ju ram en tos en gañ osos á sn
prójim o,
É ste es ol que obtendrá ia bendición del
■Señor y la m isericord ia de D ios su Salvador.
T al es el lin a je de loa que Im scan, de los
que an h elan por vor el rostro del Dio? de
Jacob.
L ev a n ta d , ¡o lí príu cip es!. v u estra s puer-
L a s.v elevaos v o so tra s, ;o}i puertas de la
eternidad !. y entrará el "Rey de la gloria.
¿Q uién es o.=e. R ey de la g lo r ia ? E s el S e­
ñor fu erte y poderoso : e l Señor poderoso en
la s b atallas.
L ev a n ta d , ;oli p r in c ip e s!, vu estras puer­
ta s , y elev a o s v o so tra s, ;oh piiorta» de la
ete r n id a d !, y entrará el lie y de la g loria,
¿(¿uifiji es ese 1-iey de la g loría? E l Señor
de los ejércitos; es el R ey de la g lo ria .
Gloria, al P ad re y al H ijo y al F.spívjtu
Santo.
Como era en oL p rin cip io , aliora y sie m ­
pre, por los a illo s do ios sig lo s. A sí sea.
A n tífo n a . .Bendita Tú ores ontre lo'.las
la s m u jeres, y b endito es el fruto de tu
v ientre,
4('’]HTA PASTE 277

V. E u tu s lab ios se ha derram ado la


gracia.
Jl\ P o r sho te lia bendecido D ios para
siem pre.
P a d ren u estro ... (e n voz b a ja ).
j¡. Y no nos dejas caor en la ten ta ció n .
. M as líbranos do mal.
\f n m la , P a d r e , echar la hendicióri.
B en d ició n . La V irgen Madre de lfis v ír ­
g en es in terced a por n osotro s an te el Sefior.
IV. A si sea. „

LaUOlÓN 1
S am a M arín, V irgen de la s v írg en es , Mu-'
Jro é Ilijft del B a y do iod o s lo s rey es; d e­
rrama sobre nosov:os ln gracia de tu co n ­
su e lo , para que por til m ediación m erezca­
m os co n seg u ir el prem io del R ein o celestia l,
y reinar eternam ente con lo s esco g id o s de
Dios. Y tú , S m o r , t.en m isericordia de nos­
otros .
A D ios g racias,
ti. N o sé con <jué alab an za s eusabíarto,
¡oh sum a £ in m acu lad a V irgin id ad ! P o r­
que al que no «a.bB en los c ie lo s, con tu viste
ou tu castísim o sen o.
y. B endita tti ares entro todas la s mu-
r.K ro s a . r ita T ir^

je r c s, y bendito es el fruto de tu v ien tre.


rr. P orq ue al quo no cabo en lo s cielos,
co n tu v iste en tu castísim o sout>.
M anda, P u d re, ec.lia.i- la bendición.
B e n d ic ió n . Tía S a a ta M.tdrn de D io s sea
n u estro a u xilio,
l'í. A sí sen.
l d c c h Vn i i

Santa Muría., piadosísim a, entre todas ias


m ujares p ia d o sa s, y nnt,ie Itis más sa n ta s
S a n tísim a; interc6de por nosotros; por T i
¡oh V irg en !, j-e<;il>&nuestras sú p licas el cjno,
nuciundo de T i yor nosotros^ reina sobre to ­
dos los c ie lo s, p a n q u é con su caridad sea n
borrados nuestros jiP.oii.dos. 1! T ú , Señ or, ten
m isericordia de nosotros.
n \ A D ios gracias,
K \ Bifiunventui-iida. erñ?, V irg en M uría,
qu« llev a ste en tu vien tre di Seíicn- Creador
del mundo. E ngendraría a l m ism o qu« te
h izo , y pcm iiiD eces siem pre V irgen .
V. D io s te s n lv ;, Maríív, Ucna. gres de
g r a c ia , ol Señor es contigo.
ii'. E n gen d raste al ntütno que te h iz o ,y
p erm aneces siem pre Y irgvn,
M anda, P a d n -, c-oliav ln bendición.
'jr' TM T* PA ttiU ZÍ9

B endi.i'iún. La V irgen M aría n os b en d i­


ga con su piadoso Hijo,
IV-. A st se a.
LECÜló.V i n
Santo. Madre <lo D io s , qne mfirecisto eon-
cebiv tlignam onto a.1 iiu>* do cabe en el m u n ­
do; borra, nuestra* culpas con tvi piados* in ­
te r c e sió n , j*k,ra. q u e , purificados, m erezca­
m os por tu m ediación Hubir al descanso de
lu g loria eí.Hi iift. donde con t,u m ism o H ijo
rein as para siem prs. Y T ú , yoELor, te n m ise­
ricordia da nonotrus.
B¡\ A D ios gracias.
Ti'. D ich osa otas, Sagrada, V irgen M u­
r ía . y d igna de loria, <ilabn.ii*a.. Porque de
Ti nació ol .Sol de Jusi.ir.ía., J esu c r isto D ios
n uestro.
y . R uega por el p u eb lo , su p lica por el
filero, intercede por ol devoto sex o fie las
m ujeres: «x[ier i meneen r,vi socorro todos los
qiifi celebran la m em oria de tu san to n om ­
bre.
6*. Porque do Ti nació el Sol de J u sticia ,
Jesn&risto D ios du b SvI’O,
y . fJloría al P adre y al H ijo y al E sp í­
ritu S an to.
K'. J esu cristo D io s nu estro.
880 LA R O SA M IS T IC A

CÁ N TI C O D B ACCIÓN D £ O R A C I A 5 ,
Ó « T E TlE U -H »

A T i ¡ oh Dios alabamos,
Y universa] Señor te confesamos.
A T i la tierra entera
Padrn Interno te llama, y te venera.
A T i, llanos de anhelo,
Las Potestades y Angeles ¿ bI cielo ,
Los tikoa Querubinas
Y los puros ardientes ¡Serafinas
Que en amor fcrvoToso se derriten,
En incesantes himnos te repiten,
C o j ) veverente canto ,

Santo, S am o, Señor, tres roces Santo.


Dios sumo, iulminante
Señor dn los ejércitos triunfante,
Con leugaa respetaos»
Cielo y tierra tu gloria majestuosa
Publican non detoro.
De fcua fieles Apóstoles el uero,
Tus Profetas sagrados
Y tas m in ire s fuertes y esforzados
Alaban incesantes tu grandeza;
La Iglesia nuestra Madre te confiesa,
Y adora reverente
A Ti *t>h Padre y Señor Omnipotente t,
aüTN TA PAUTE 281

A T i, Hijo verdadero y adorable,


i' A T i , divino JJ3piritu inefable.
Tú eres el Rey de gloria, Cristo amado,
Y del Eterno Padre Ilijo engondradu.
Tú, por librar los hombres, encarnante,
i' el seno de una Virgen preparaste.
Tú, con la mu erre cruel que padeciste,
El reino <i? los cielos les abriste.
Tú á la diestra de Dios csÁS sentado,
Y qne i juzgar vendrás has revelado.
Socorre , pues, Jesús, compa.decido ,
A los que con tu s&ugre haa redimido.
Haz que te smen. que fieles pnrsevereB
ít en tu gloria, entre Sancos se numeren.
Salva A l.u pueblo, pneg hiciste aprecio
De una heredad que t,b costó tal precio.
Agrádese regirla,
Y hasta la eterna gloria conducirla.
Cada día, mi Dioa, gracias te damos;
Y til nombre alabamos*.
Líbranos del pecado en usle día;
Piedad, piedad, úe ultima la voz mía,
Imploro tu piedad, en confianza
De que Tú la darás 4 mi esperanza»
Señor, en Ti he nsjr.erado, l>ios elemento,
No permitas que muera eternamente.
392 la nodA ji[87tr.<

y . Kuogn por nosotros, Sania Madre de


Dios.
Para que soamos dignos de las pro-
musas de O iiato.

LAUD ES
y. Dios m ío, aiiand c A ral socorro.
H‘. S«ñor. Ayúdame prontamente.
y. Glori:i al Padre y ni Hijo y al Jilspí-
rim Santo.
R\ C o í i h i ara. on ül prin Ripio, ahora, y
siempre, por los siglos cíe los aiglos. Asi
sea. A leluya; ó bien: Alabado sbíis. Señar,
B ey df? etoniu, gloria.

HA I. MO XC1I

F.l Señor rciuó, revistióse de gloria. ar­


móse de fortaleza y se r.ilió todo de ella.
Asentó tuinliinn firm e 1» redondez de la.
tierra., y 110 será cuiimovida.
Desde en'.onoei quoclú, ¡nh S o ü o r!, pre­
parado tu solio , y Tft ores desde la e te r­
nidad.
Aleáronlos río*, ¡oh ^cíior!. levantaron
los ríos hu vok; alzaron el sonido de sus olas
cou el estruendo de las muuhañ agua».
Maravillosas son las eucreí>j.'tul»!-.ií< de la
QUINTA l’AH'l'K 2tí3

mar; más admirable es el Seüov de las &1 -


t n i 'u a .
Tas testimonios so han hedió pi>r oxtve-
jiio (ileíbles. La santidad dr.be bcr, Señor, el
ornamento de tu casa por la sorie dn los si­
glos.
Gloria al Podré, y al H ijo, y al Espirita
Santo.
Como mri en. el principio, ¡üiora y siempre,
por los siglos de lot) siglos. Asi sna.

SALM O .v c ix

Moradores todos de la tierra,, cantad con


júbilo las alabanzas de Dios; servid al Se­
ñor con alegría.
Vfinid llenos de Alborozo ¿ presentaros
ante su. acRtnmieLiLo.
Tened eiiLcndi'.lo que el Sfeñor es el único
Dios. K1 es si que nos hizo, y no nosotros á
nosotros mismos.
¡Oh tú. puenlu suyo; vosotros, ovejas á
quien ¿1 apacienta! Entrad por sos puertas
cuuiaudo alAbanzjn, venid á, sur atrios en­
tonando himnos, y tributadle acciones de
gracias.
.Bendecid su nombre, porque es un ¿señor
lleno de bondad; es eterna su misericordia,
•2S4 r,A HOBA H líT IO A

y su varrJad resplandecerá de generación en


generación.
Gloria al Padre, y al H ijo, y al Kspíritu
Santo.
Como era ru el principio, abura. ysiein-
-prc, por los fjiglo.s de los siglo*. Asi sea.

SALM O I .X ll

Dias mío, ¡oh mi Dios! , á Ti aspiro y rao


dirijo desde que apunta, La aurora,.
Da '(.'i está sedienta ni alma mín. ¡i " de
cuántas maneras lo está también ésí.H mi
cuerpo!
£11 esta tierra desierta é intran.-iitablo, y
sin agua, me pongo ea tu pr usencia, como
si me hallara, en o).santuario, para c.oiitom-
plar ta poder y la gloria luya.
M is aprcciabltí es qao mil vidas tu mise­
ricordia; por tanto. se ocuparán mis labios
en 1.11 alabanza.
.Por oso to bendeciré toda mi vida, y alaa-
ró mis manos invocando tu nombre,
Qn«de mi alma bisa lle.na como de un
manjar ping'Ac y jugoso ¡ y entonces, non
labios que rebosen de júbilo, le cantará mi
boca liiremos dt> alabanza.
líe acordaba de Ti un mi lecho; p.n '1’im e -
ÍJfTISTA P4 lt i r 98¡>

(litaba luego quo aro anecia,, pfte.s Tú eres mi


amparo.
Y A la, sombra, ¡le tas alas t u r regrouí,¡ar¿;
ftii pos ild Ti va ajihnlanilo el alma itiíh;
protegido me ha tu dicsLi-ft.
Eu vano lian buscado (;ómo cuitarme la
v¡da.¡ entrarán en las casernas más profun­
das de l a H b i t i i ; entregados serán á los filos
;í« laa espadas; snváu pasto de las raposas.
Entre tanto el Kcy se regocijará en Dios;
loados serán aquellos que le juran, porque
quedó así tapada la boca de todos los que
hablaban inicuamente.
N o í « dice. Gloria,

.SAliMO L X V l

Dios Icngn misericordia de nosotros, y


no1; bendiga; baga, ícsplandecor sobre nos­
otros la lux do su rostro y nos mire compa­
sivo.
Para que conozcamos, ¡oh Señor!, en la
tierra tu camino, y 'odas las nacioTih.s in
salvación.
Alábente, Dios mió, los pueblos; publi­
quen toilos los pueblos tus alíil>anzn3.
Regocijonsc, salten da gozo las nacionRs,
parque Tú juzgas á los pueblos uon justi-
286 T.* HC13A MÍSTICA

nía, y diriges las nacionns sobre la tierra.


Alibente, Dios mío, ios pueblos; publi­
quen todos lo* pueblos tus alabanzas; ha
dado la iíKvra su fruto.
.Kendígatio» Diofj, el Dios nuestro; bnn dí­
ganos D io?, y sea temido on to'lo.s los tér­
minos de la tiflrra.
Gloria al Pailra.

CÁNTICO r)H LOS TUKS JÚVK^JSíj (D a n ., 3.)

Bcmleoiri a.1 Señor, rodas las obras fiel


Señor: ahijadle y ensalzadle <iu todos los
sig-lo-s.
Bendecid al S«ñor, ángeles del Señor: cio-
los , bendecid al Señor.
Vtendecid al Señor todas las itguas que es­
táis ?obro lus cieloa; T;oda.3 la? virtudes del
Señor, bendecid al Señor.
Bendecid al Señor, sol y luna; estrellas
dclcifllo, bendecid ul ffeñor.
liendBr.id al Señor, toda agua, lluvia y
í-ooío•, todo» los vientos da D ios, bendecid
al f^eñor.
Bendecid al Señor, i'uego y estío; frío é
invierno. Iiendftcid al Sefior.
Bendecid al Señor, rocíos y 0sca.rr.l1as;
hielos y í’ríos, bondecid al >Señov.
<1!TI3T,\ PA.RTK 2R 7

Bondncid al Sefior, helada? y uioves: no-


dics y días, bendecid al finñor.
Bundccid al Señor, Juay tinieblas; relám ­
pagos y uulica, bendecid al Soñor.
Bandida la T.ierra al S eñ or; a'ábeic y nn-
s¿lr;elo 0:1 todos los siglos.
.llondftcid a1. S eñ or, innati-s y colin do?;
l'lantaw ijue pi r>¿lr.oí.s en la íien :», bendecid
todus al Señor.
J-imuli'c.kl, fnpn:,en, al Sftiior: marus y ríos,
iicmlocül *1 'Señor
Ben-lccid ni .S-íSor, ballenas y todos los
yecos que vivís cu las agu as; Jodas las aves
•.leí cielo, bendecid ¡*1 Señor-
BftudcaM al Suiíor, todos los ¡inimiilfiB y
gnnndoH: liijos de lt*s bombees, uendeoid ftl
Soñor.
Bendiga Israel n\ ,Señor ; nlábcle y ensál-
cel« en Lodos? ios siglos,
lícndac.irl al .Señor, sacerdotes del Seilov;
siervo.-: del Seiíor, bendecid (ll Sbúoi\
B endoí:.d al Señor, espiritas y nlinsts de
los jusr.os: síiiiíos yhv.m ildcs de corazón,
bsiidccid al So ñor.
Bendecid al Scíior, Anauí a s, A g r ia s , Mi-
•sasl; nialjaiHi: y cnsaizudle bil Lodos los si­
glo*.
Ijk R O f-A M ÍST IC A

Bendigamos al Padre y al H ijo oon el Es­


píritu Santo; alabémosle y ensalcémosle en
todos los siglos.
Bendito eros, Señor, en el fivmaman-o del
cielo: loable y glorioso y ensalzado cu to­
dos los siglos.
No se dice G loria.

SALMO C X t V I l I

Alabad al Soñor, vosotros que estáis en


los «lelos; alabadlo los qtte estáis en las al­
turas.
Alabadle todos vosotros, ángeles suyos;
alabadla vosotras todas, milicia;* suyas.
Alabadle, ¡olí sol y lu n a!; alabadle todas
vosotras, lucientes estrellas.
Alábale tú , ¡olí ciclo empirco !; y alaben
el nombre del Señor todas las aguas que
están sobre el firmamento.
Porque el Seüor h abló, y con sólo que­
rerlo quedaron hechas las cosas; él mandó
que existitfsbii, y ( [ u e d n v n n criiuluA. Ksta-
blcciólas para que snbsistieseu eternamen­
te y por todos los siglos; fijóles mi ordeu
que observarán siempre.
A labad al S eñ or v o so tr a s , criaturas de la
<jrrrnTA p a r t e m

i ierra, moní-traos del mar, y vosotros to*


iloa, i olí abismos!
l-'aogo, granizo, nieve, hielo, vientos pro­
celosos , vosotros que ejecutáis sos órdenes.
Montas y coJIsulus todos, plantas fructífe­
ras, y todos vosotros, ¡oh cedros!
Bestias todas silvestres v domésticas, rep*
i iLes y volátiles.
Reyes de la. tierra y pueblos tod os: prín­
cipes y jvicoes todos de la, tioira.
Los jó vanea y las vírgenes, loa ancianos
y Icis: niños, to<las las criaturas canten ala­
banza? al nombre del S eñor; porque .sólo el
nombre del Señor, y no otro, es digno de ser
envainado.
Su gloria resplandece sobre cielos y tie­
rra; y ¿1 es el que ha e nal Lado el poder de
su pueblo.
Himnos le canten tod o; sus santos: ios
hijoH de Israel, el pueblo peculiar suyo.
No se dice Gloria.

salm o c x lií;

Cftritiul al Señor un náutico uiievo: resue­


nen sus loores en la reunión de los santos.
Alégrese Israel en el Señor que le crió; y
regocíjenae en sn B ey los hijos de Sión.
10
SS)0 LA i ! OS A M ÍSTICA

C e le b re n su e x c e ls o n o m b re o o n a r m o n io ­
sas c o n c ie r t o s ; y p u b liq u e n su s a la b a n za s
a l son del p a n d e ro y s a lte rio .
P o r g u e el S eñ or ha m ira d o b e ni gu arnen tu
á su p u e b lo ; y h a de e x a lt a r A los h u m ild es
y « a lv a r lo t .
tr o z a iá u s e lo s s a n to s en la g lo r ia ,; y re
gor.ija rso lian fu aun m o r a d a s .
Iveuojitu'újj. cu sns bootis elogios sublimes
de D ios, y vibrarán en sns manos «spuJus
de dos filos.
P A ra e je c u ta r la d iv in a v e n g a n z a en las
n a c io n e s , y ca s tig a r i los p u e b lo s im p ío s .
I.1ara a p r is io n a r con g r illo s A n’iia i'By«i?( y
ooji es poyas <1o h ie r r o á sms m a g n a te?.
1'fl.i fi ejft’.nt.ar en pJ,Ior el juir.io decretado;
gluriu es ú&líi ipio osló reservada para todos
sus pantos.
.Yo se dice G)0>-¡«..

SALM O CL

A la b a d ,il .Sflrior qun remide « n su C blestial


sn.D tut.no: a la b a d le so n Lado en el firm a m e n ­
to d o su p od e r,
A labad:»- p o r ki ,-¡ p r o d ig io s á i'a vor v u e s ­
t r o : a la b a d le por su ju m en ta, g ra n d a za .
JUJMTA IV .R T k 291

Alabadle a.1 son de clarines: ftlaba.dlur.on


c;l flaltftrio y la cítara,.
Alabadle t:i>u pandaros y armoniosos con-
«ievtos: alabadle con inHtrumentos músicos
Je cacrdfis y de viento,
Alabadle con sonoro? címbalos: alabadle
«on nímbalos de júbilo, iCmpléese torio espí­
ritu on Alabar á TJios.
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu
■Santo.
Como era en el prim-.ipio, ahora y &iom-
pro, por loa siglos dé los siglos. Asi sea.
Antífona, áanta Madre do Dios, que des­
pués ilul parto porinancciste Virgmi purísi­
ma, intercedo por ilosoíj'üs,

CAPITULA. (E ccii., 2 4 .)
Yo, como la vid. broté pimpollos de suave
olor, y mis flores dan frutos de gloria y de
riquezas.
iy. A Dios gracias.

HIMNO «O l>I.OR10«A DOMINA!'»


¡Oloiiosíi entre la.-; doncellas,
Más que los astros sublime!
AI que tu crió, á tus pechos
Amamantaste apauible;
2U2 LA nnSA MÍSTICA

Cotí tu truto reparaste


El írnto de Eva int’eiice,
Y para. que al cielo entremos
Las puertas Tú nos abriste.
Del alto rfcv «ras trono,
Y su brillo inextiuguible;
Puoblos, cflutfid redimirlos
La vida que ü3 da esl»a Virgen.
Muría, Madre de gracia,
María, dulo.e y clemente,
Líbranos del enemigo
Ahora y en nuestra muerte.
A T i, Señor, que de Virgen
Naciste, sea la gLorin,
Y ai Padre y al Santo Espíritu
Dios mío y trino en personas. Asi sea.
y . El Señor la eligió y la pveñriA.
JR¡\ Y lu lince habitar en su tabernáculo.

CÁN TICO 1)13 Z A C A R IA S . ( LllC., I .)

Bondilo sea ol Señor Dios de Israel por­


que visitó é hizo la redención do su pueblo.
Y nos ba suscitado tin Salvador pod^io¿o
eu la uasa de David, su siervo.
Como lo thnía prometido por boca de sus
santo» Profetas, que nos precedieron eu los
tiempos pasados.
Q L 'ÍN T A PA B T K 293

Que iio9 salvaría de nuestros enemigos, y


(Id ma.no de todos los que nos aborrecen.
P ara u sar d a m is e r ic o r d ia c o n nussT.ros
1>adres, y Manifestar que se a co r d a b a de su
?an ta a lia n z a .
i' del juramento ;;ue hizo Abraham, nues­
tro padre, de darse como Salvador A nos~
otros.
Pava que, librados de las minoH d« iiuhs-
froH enemigos, le mirvurnas sin temor.
Jiu santidad y eu justicia delante de ól,
í,odos los dias de nubsir» vida.
Y tú ¡oh niño! p ro fe» de) Altísimo, Serás
llaimido; porque irxH unto la fa v, del Sftfior,
para aparejar sus cumiaos.
Pava enseñav á su pueblo la ciencia de la
salvaoíóii, á Ha de que reciba la remisión
■le sus pecados.
Por las entrañas jle miatricordia de nuea-
■^ro D ios, con que nos visitó de lo alto el
Oriente.
Pura alumbrar í los que están sentados
en tinieblas y sombra de muerte, y dirigir
:iuastros yasos por «1 camino de la paz.
Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu
■Santo.
Como ora cu ol principio, ahora y sioua-
LA llO SA M ÍST IC A

pre, por los a igloa iIr los siglos. Así 3éa,


Antífona. ; Oh gloriosa Madrn de Dios y
siempre Virgen María, que mereciste llevar
en tu seno al Señor de todris lus cosas, y lao
tar. siendo Virgen, ni Iley de los áugules.
Te rogamos qac te acuerdes inisoricordiosa
de nosotros, y que por nosotros niegues á
Cristo, pora que, ayudados c.ori tu interce­
sión , merezcamos llegar ¡il reino de l o s c i e ­
los.
TP. Señor, oye mi oración.
Ví. Y mi clamor llegue hasta Ti.

OUISUOS

Te rogamos, Señor Dios nuestro, qns n os


concedas, á nosot.vom cus siervos, gozar du
perpetua salud de cuerpo y a lm ;t; y por la
gloriosa nitercestón do lft Bienavení.uraila
fiiompre Virgen Miu-la, Yerros libres do las
mit¡e r i ¡ví presentes, y disiruta.r de la s «ter­
nas delicias de la gloria. Por Olisco Señor
nn&stro.
R', Así sea.
En Adviento, Natividad y tn.mp'i pascutd
.su omite, la antífona ¡/ oración (¡un antecede,
¡/se dic'\a en su lugar Itts que se pontn en tu
pá¡¡. ¡)l>6 y .liyuientes,
q i/I M T A l’ AIITR

Ol.vACIÓX
Á. -SAHI'O BUMIMGO DE GU2M ÁN

Antífona. Hendito sua el RecUntov ás to­


llos. que, i'ifovByeudo á la salud dalos hom-
b-os, c,nviú h1 inundo á íanto Do miago.
\\ )j 3. 1«3’ ds Dios la tiene cii su corazón.
ii\ Y andará con firmes pasos.

OIíeuok
¡ Oh Dios, cjuo te has dignado ¡íuiniua:-1u
sania iglesia con los utórito* y doctrina de
auesivo hiimaventiii'ado Padre Santo Do­
mingo, tit confesor ! Concédele iior sn inUn-.
oiisión qnu nunca ie l'alMin los :l<<xlí1ío~>tem-
l)f»r-ah:S, y ciut; siampre veciba espimnalo.s
imn-emcnlos. Pov Cml.o Señor nuoMtro.
i;'. Así sea.

ORACIÓN

Á LOS SANTOS DK l.A O l í D E \

Antífona. ¡Oh cuín fclis-e-j siempre la


gloria de los Hanlos, y cuán esclarecidos. los
iniírito: de los pi-odioadores, por cuya pala­
bra y oblas se he nao sea ol inundo, y poi:
cuya -predicación e l alm a se con solid a !
2% LA ROBA U tflT IC A

jf. ("¡ogR.rA.nse los santos en la. gloria.


R'. Y regocijarse han eu sus moradas.

O ttflM O S

Rogárnoste, omnipotente Dios, nos con­


cedas que los ejemplos de tus santos que
han pertenecido 4 mies Ira Orden exciten
en nuestros corazones (i«seos de. emprender
una vida mejor, imitando las virtudes do
quicnes-hacemos memoria. Por Cristo Señor
nuestro.
R:‘. Asi sea.

ORACIÓN
Á TODOS LOS SANTOS

Antífona. ¡Oh santos todos dul Señor,


dignaos iaterceier por naestra salvación y
por la de todos los Ji&inbres!
X. Rogad por nosotros, san Loa todos del
Señor.
ií. Par» que seamos dignos de las ]>vome-
sas de Cristo.

OREMOS

Danos. Señor, te suplicamos, que todos


tus santos oren siempre por nosotioí, y dig-
QUJ.WTÍ i‘* r .m 397

na»a uh los con clemencia. Por Cristo Señor


nuestro.
i¡¡. Así sea. ^

P A R A P E D IR L A PAZ

Antífona. D a , Señor, la poz en nuestros


<lías, porque no hay otro que pelee por nos­
otros sitio tú, Dios nuestro,
V?, Xieine la paz dentro do tu* muros,
H:\ Y la abundancia en tas palacios.

OREMOS

; 0 h D ios, de quien proced.cn Los Ka.nt.os


doseos, los consejos toctos y las obra.5 jus­
tas! Da á tus siervos la paz que no pue de
darles el manilo, para que, entregados nues­
tros c o r a z o n e s á la observancia de tus man­
damientos, y aTiuyeuíftudo el tem oT d e los
enemigos, eaté:i tranquilos los tiempos por
tu protcoción. Por nuestro Señor Jesucristo
tu H ijo , que siendo Dios vive y reina con­
tigo en unidad del Espíritu Santo por los si­
glos de los siglo?.
11'. Así sea.
V. Señor, oye mi oración.
y.'. Y raí chimor llegue hasta Ti.
Í¡US * .* «03* m ís t ic a

y, HcncUg-auLOS al Señor.
It\ A D io s gracias.
Jf. Dios te salve, Muría, llena er«s de
gracia, el Señor es contigo,
II'. Bflinljl.n l'.i'i «res entre todas lab mu­
jeres, y bendito os el fr.ito de in vimitro,
JeaÚH.
Kn Adviento, después d> l cántico de 7.a-
caria í-, se dk'<i.
Antífona. 1 2 ! Espíritu. IHant.o veudrá ko-
bre Ti, Tvfaríu, no temas; llevarás SU tu vioii-
l.re al Hiio ilc Dios. Aleluya.

ORACIÓN
l)ioH; 1:110 <|'.iisi.stc f|"e tu Verbo toinasu
uuruu sil Iris rnl.i-M.flas rio la tiien-
avnnSiivii.rln Vivgc.H U ¡ uíh , , uiiíp.hI o el A n g e l
lo rtiiuii'jió rl miiip'fia, Ronuedo á los íjne
hiKíiildementc .e sn .Lie:tunos, que. p11es la
creemos t>?riliuWa, Madre cío Dios, sétimos
con su inttieesióu ayudados en tu presen­
cia. Por Cristo, Señor nuestro.
As/ -ift».
Dfxde la Satinidad del Señor turnia la
fiatu tic !-¡ Purificación,
Antífona. Uim Virgen Madre .lió á Iyiü
ttl l{cy,cuyo uuirílire t¡» eterno, y, aliando las
. 'j.'. . LVTA P tR T K

alegrías (le la maternidad con los honores


..le la. virginidad, no 1>ubo m u je r semejante
■i e lla , ni untas ni después.

ORACIÓ N

¡O h D ios, [ju c Iir s dado di g e n e r o h u m a n o


la re co m p e n sa de la. e to rn a ünlnd p o r la v i r ­
g in id a d fe cu n d a de la P i e i '.i vF.nturH.dn. M a­
r ía ! SuplL cíím oítB n o s com ieda s qu e ex per i-
m oiitem op nn unes:, ros n e c e s id a d e s la im or-
cesión de la, S e ñ o r a , p o r la cu n l m e r e c im o s
reoib iv fll Antoi- de la v id a , Nne.sl.ro S e ñ o r
Jesu cris to .
Ii". A s i una.
?)?.nd<: Padi lla flauta T rin id a d .
Antífona. I-Ü^uaventnrfiiln. !\T:idrw fin Dios,
sieinsve Virgen Maria, templo «eí Señor,
sagrario del Kí-iváritu Santo, Tú sola , por 1111
privilegio sin ujcmplo, agruilit.stü ¿Nuestro
Señor .Tesuoiiítn; muga jíor el pueMo, su­
plica por el alero, intercede por «1 devoto
íoxo de las mujer os. Aleluyn, aleluya.

ORACIÓN

Tu v o g t iit ijs , :'e ñ o r D io s m iux;'ru, ele-, pd-


!/ma 394 .
l.A M iS 'l'l'J A-

P R IM A

Xr- Dios te salve, María, llena eres de


gracia, el Scüor es comigo.
W-. Bendita Tú eres entre todas las muje­
res, y beudito es «1 fruto de tu vientre,
Janús.
V. Dios mío, atiende i mi socorro,
R". Señor, ayúdame pvontamento-
Gloria. al Padre y a.1 Hijo y a.1 Erji-Ii'í-
tn Santo.
IV. Como era. en el principio, ahora, y
siompre, por los siglos de los siglos. Así
«ea. Aleluya,.
Mil Septuagésima: Alabado soas, Señor
Rey de clariía, gloria.

II IM K O a M E M E N T O S . . .

Recuerda, llaeodor del orbe,


Que al K«no fiel ilrt .María
Benigno bajaste un día ,
Niififit.ra. forma á revestir.
Y T ú , Madre de la gracia,
María duloe y üicmcjUe,
Líbranos del insolente
Dragón , llora, y al morir.
Q i'lX T A l'A B T r

A T i. Señor, Be» la gloría


Que de Vírgtm has nacido,
Y al Pudre (te do has venido,
Y al Paráclito también. Así sea..

SALM O Í1X1X

Clamé al Señor en mi tribulación, y me


a.tendió.
Libra. ¡ oh Señor!, mi alma de los labios
¡uienos y de la leugun, dnloxa.
¿Qué se te djuá, ó quó fruto sacurás d©
iiis calimanias, olí lengua, fraudulenta?
T'11 tiftr -vaspasada con agudas saetas, vl-
iríitlas por una mano robnsrn, y sci- arrnjfi-
da eti un 1'nogo 'lev-orador.
; Ay de m í, que mi destierro ¿e ba prolon­
gado I Habitado he entre los moradores de
Oedar: largo tiempo ba estado uii alma pe­
regrinando.
'í o era pacifico coa los que nboirccía,>i la
paz; pero «líos, así que les hablaba, sb Ic -
va.nLaba.il contra mí sin motivo alguno.
Gloria al Pudre y at Hijo y al Espíritu
Santo.
Como era en el principio, aboya y sifim-
pve, por los siglos de los siglos. Asi sea..
r,A HnSA M ÍSTIC A

•SAI..MU CX.t

Alcé ruis ojos Inicia los montea de Jorusa-


lóu, de donde me ha de veuir el socorro.
Mi socorro Tioiie del -Señor, que crió el
ciclo y tierra.
X o jní:niit'.irá cite rCáhalcu tns pies. ¡cdi
alma m ía!; ai se adormecerá Aqccl que te
a->tA guardando.
Nu, por cierto; no se o<iormccer¿, ni dor­
mirá el qu.c guarda á Israel.
El Señor es el cuo te euscoilia: el Soñor
está, á tu Jado par&defenderte.
Ni d(> dTa el sol te 'luuniará, ni dr, noche
te do'iará la lunik.
El Señor te preservará de xotlo mal. Guar­
dará, el Señor tu alraft.
Til Señor te guardará en todos los paí-os
de Ui vida, de.-de ílhoia y para siempre.
Gloria al Padre y il! 1 Tíjo y nL lispmtn
iSfiu i.o.
Como era en el principio, ahora y siem­
pre, por los siglo?! de los siglo*1- Así sen.

.s a l m o rsixi

Gran contorno luve cuando so nift dijo:


ire m o s í la casa del Señor.
Q U IS T A P A lITIt 30M

Rn tus a trios descansar A.n nuestro? pies,


¡ olí J srusalán I
JeruHalén, ln cual ae va edificando como
mía ciudad, cuyas parcos están en perfecta
y mutua uuió'l.
Alb't snuiráu Las trib u s , toilxs laa tribus
ilil S eñ or, /íH^iiu la. ordenanza duda ií. la-
r:irl, para tributar alnb.anx.xK ni nom bre d ol
Señor.
Uli a6 establecieron los tribunales para
ejercer líi j ’.i^í ti trono para la casa de
David.
Pedid d D ios los lii«nf:.s do la paz para Je-
n is a lé n , y «letid: V ivan en la abun dancia
lo s c^iiC te ¡tiñan, ¡oh cint3x.il santa!
Ilcin e la ¡iay. dea tro de tus m u ros, y la
.ib andancia. en tus palacio*,
P or am or «lo m is Lam íanos y de mis pró­
jim os b e pedido y o In paz y prosperidad
pftru ti.
Por respeto úla cusa del Señor Dios nnes-
; i o, te procuraré tanto* bienes.
■'J-loria al P a i r e , etc.
Antífona. Virgen Sania, bannii: digno da
puliUcFir tus iiln.bansas; rlumn fortaleza oon-
Ira tus enemigos.
T.\ u n í * M ÍST IC A

C A P ÍT O L A . ( E c c l i . , 2 1 .)

Desde el principio, y untes de loe siglos,


ya recibí yo el ser, y no dejará de existir cu
todos los siglos venideros; y en el taberná­
culo santo ejerceré el [ninÍHt»rio inio ante
su acatamiento.
IV, A Dios gruci&S.
11'. Después del parto permaneciste Vir­
gen inmaculada.
Se repite iodo e¿ responsorio: Después del
parlo permaneciste Virgen iuiaiiciilaila.
Tf, Madre de Dios, intercede por nos­
otros.— Virgen inmaculada.
y . Gloria al Padre y al Hijo y al Espí­
ritu Sanio.
if. Después del parto permaneciste Vir­
gen inmaculada.
j¡. Bendita Tft eres entre todas las mu-
je rea.
IJ. Y bendito es el fruto de tu vientre,
Jesús.
j?. Señor, oye mi oración.
iy. Y mi clamor llegue haata Ti.
ORISMOS

Difunde, Señor, te suplicamos, tn gracia


entre nuestra» ulrnasi para que, daxpuóajle
Q U IN T A 1-ARTK 905

conocer por b! mensaje Angel la Encar­


nación de Cristo tu Hijo, lleguemos i>or su
L'asióo y su cruz á la. gloria de su resurrec­
ción. Por el uiiímo uuestro Señor Jesucris­
to tu I lijo , que 6Íendo Dios vivo y roiua
iniiil.igo, m> unidíLcl (Tul líspírit-ii Santo, por
los siglos de los siglos.
il'. Así sea.
y. Señor, uye mi oración,
V mi clamor llegue hasta Ti.
Bendigamos al Sfliioi'.
Ií'. A Jíios gracias.
Dios te salve, María, etc., como al
:-'nicÁpiu, á no ucr que iriMi diateiiiisiUi- ísv-
¡••■ce oirtt hora.
TI jKCIA

y . Dios tu salvo, Haría., liona ores de


gracia, el Señor rs contigo.
K'. BcncUUi Tú eres entre todas Jas mu­
jeres, y bendito es el fruto ¿le tu vientre.
.1c-sús.
í\ Dios mío, atiende á mi socorro.
iy. S n íio r , u y ií'laT iie p r o n t a m e n t e .
V. (xlorin. ai .Padre y al Hijo y al Espí­
ritu Saw.o.
ir. Como eru. en el principio, ahora y
211
306 IA SO SA H < 9 T 1 0A

siempre, por los siglos de los sigloa. Asi


sea. Aleluya.
En ¡Septuagésima! Alabado seas, Señor,
Rey de eterna, gloria

HIMNO

Recáetela, H&codov ilel orbe,


Qne al seno fiel de María
Benigno bajaste un día,
Nuestra forma * revestir.
Y T ú , Madre de la. ¡""arcía,
M aiia dulcc y c.lemr.nto,
Líbranos d«l inyoleiHe
Dragúi», hora y al morir.
A T i , Señor, sea la gloria.
Q«e .rio Virgen has nacido ,
Y al Padre da do has venido
Y al Paráclito también. Así sea.

SALMO cxxn
A T i, Señor, que habitas en loa cielos, le
van té mi corazón.
Como Iob ojos de los siervos están miran­
do siempre las manos é insinuaciones de sus
unios.
Como la. esclava tiene fijo» sus ujoa en ma­
nos de su señora, asi nuestros ojos estin cía-
<Jül!TTA PAUTE 807

vados en el Señor Dios nuestro, para mover­


le. i que se apiade de nosotros.
Apiádate, Seño;-; ten misorioordia, de roa-
orron, porque estamos muy hartos de opro­
bios.
Llana de ellos está nuestra alma, hecha
Ir. ino/.a de los jicos y el escarnio de los so­
berbios.
(ílona al Pudre, cto.

SALMO Ü XXXIU

A no hnbei1catado el Sññov con nosotros,


confiéselo ftborft Israel, A 110 haber estado el
Señor á favor nuestro,
Cuando arrem etieron la s gen tes contra
nosotros, 1103 hubieran s iu duda tragado
vivos.
Entonces, que se inflamó su furor contra
ñora oros, hubiéraunos infaliblemente su­
mergido las aguas.
Pevo bu vadeado nnestm alma el torren-
le; seguramente no hubiera podido vadear
•.mis aguasa tan p l o Criadas.
Bendito sea ol Señor, que uo permitió qne
l'ué^cmos p r e s a de r u s rabiosos dientes.
Nuestra al mu escapó cual pájaro del laüo
de los caaadoi.es.
308 LA k «j s a m ís t ic a

Fu» roto el lazo, y nosotros qnedamos li­


bres.
Nuestro socorro viene clcl nombre Jal Se­
ñor, Criador del cielo y de la tierru.
(ilDria al Padre, etc.

S ALM O CXKLV
Los q;io ponen un ti Seiior su conüanza,
estarán liiuios como el monte de Sión : n mi­
ca jamás será derrocado el morador de Je-
rngaléu.
Cirouída está Jernsalén de ínontus, y el
iSñfior es fll antemural de su pueljlo desde
ahora, y pavu siempre.
Porque no dejará el Señor ¡»u:.eto por If.r-
go tiempo al dominio de ’ os pec-iulores «) li­
naje de los justos, pura ^uk, agolúiulos, no
se echen al partida de la iniquidad.
Bendice, ¡oh Señor!, á los buenos y á lo*
rectos d# coiaxón.
Pero, á los qn« se desvian por caminos
torcidos; envolverlos ha ti Señor con los
malhechores: la paz de Dios citará sobre
Israel.—Gloria, al Padre, etc.
Antífona. — Al-igrate, Virgen María, por­
que Tú sola h.i> destruido todas las li'jrejias
por todoul mundo.
llU t S T A PARTE

OAPíTur-A. ( Eccli. . 24. 1

Y así lijé mi Rvt&nr.ia, «n el monte Sión, y


i'ué el lugar de mi reposo la ciudad santa, y
on Jovusalén está ol trono mío.
JV. A Dios gracias.
lv*. Santa María, Madre de Cristo. Oye
los ruegos de tus siervos. Se rep ite: Santa
María, oto.
R'. Y procúranos por ni intBrcesión la
misoncordia de los ciclos. Oye lo? ruegos
d¡> tus sifirvos.
V. Gloria al Pmlre y n.1 Hijo y u.1 Espí­
ritu Santo.
•'íf< repite, todo: Sania María, etc.
y. Kucgft por uosotios, .Santa Mari re de­
cios.
ir. Para que seamos dignos de las pro­
mesas de Cristo.
V. Señor, ova mi oración.
Ii'. Y mi clarnov llegue hasta Ti.
ORHMOS (1)
Te rogamos, Señor Dios nuestro, que uofl
Bor.cedfts á nosotros tns siervos gozar de

(1) En Arlviuntr, y Nr.tividad, oración, i'ú-


¡;¡dfis 3/13 y 334.
m !,* R O ÍA i) l9 T I C A

perpetua salud do cuerpo y alm a, y por la


g lo rio sa intercesión de la IS lena ven t.ur adsi
siem pre V irgen M aría vernos libres de las
m iserias presentes, y d islr litar de la s eter­
nas d elicias de Ja g lo ria . P o r N nestro Señor
Jo su c risto , n.i H ijo , qne, siendo D io s, viv»
y reiiiH. coiiúigo, en unidad del E sp íritu S a n ­
to, por los sig lo s du los sig lo s,
5V. Así sea.
V. Señor, oye ini oración.
11'. Y mi clamor llegue tmst a Ti.
V. Bendigamos ul Señor.
H\ A Dios g racias.
>\ Dios u> salve, María, etc.
IV. Bendita Tú eres, oto.

SláX'PA

y. D ios r,« s a lv e , A la ría , llena eros <le


g r a c ia , «1 Señor es contigo.
ií. B end ita T i eres cutre todas la s m u­
je re s , y bendito c,5 el fruto da la vientre,
Jflsú s.
y. llio s mío, atiende á mi üooorro.
lil. Sfifior, ayúdam ó prontam ente.
i. (ilorid al Padre y ftl .Hijo y al Espi-
ritu Santo.
H O iS T A PAUTE HH

ií- Como era, fin el princM |jio . ¡tlio¿a y


íiBiupre, pov los siglos rio loa siglos. Así sea,
Aleluyá­
i s ScptiMgásima: Alabado soas. Soñor,
Ltey de eterna gloria.

iiiwifO

liticUOrdn, LInuedur dol orbe,


Que al seno ñel de María
Benigno bajaste un día,
N u estra forma. á re ve stir.
Y Tú , Madre di la gracia,
Muría dulce y clmncaie,
Líbranos del insolen tn
Dragón , liorri y al raorii.
A T i. Scüor, Mfiii la g lo ria
Q.ie de V irgon iia9 uncido ,
Y al Pudro da <íg lias voaido,
Y a.1 Paráclito tam.bió.11. Así sea.

3AI.MO OXXV

Cuando el Señor hará volver A 3 ióu ios


cautivos, ser A i ridecible nuestro ecm.snolo.
Entonces rrtbosftiá do gv/.o ntiestrn, boL-o,,
y de jiVnilo uuestra lengua.
Dílúso entonces entre la s nacionos; g ra n ­
diosas cosaa h;i hecho por ellos 6l Boüor,
T.A D O S A. M IST lO A

■Si, cosas grandes ha obrado el Señor á


favor nuestro: inundados estamos (le gozo
P ero, Suñor, libra de la esclavitud á nuea*
tros hRnnanoB cautivos: vuelvan como to­
rrentes ftl soplo del Mediodía.
Aquellos quo sembraban con lágrimas, se­
garán llanos da júbilo.
Cuando iban, espai-uian llorando sus so-
m illts.
Mas, cnando viielvanj vendrán con gran
regocijo, trayendo las gavillas do rhh mió­
se?.— (xloriu al Pudra, ote,

SALM O i ’ XA'VI

Si el Seflor uo es ol que edifica la casa, en


vano se fatigan los que ln. fabrican.
Si el Señor no guarda la. ciudad, inútil­
mente se desvela e l que I r g u a r d a .
En vano será el levantaros antes de ama­
neóos: levantaos después do. hulinr descan­
sado, y acudid al Señor los que coméis pan
de lágrimas.
Mientras conoide Dios el sueño y reposo
á sus amados, lis aquí que los viene del Se­
ñor ln. herencia, los hijos, las ganancias y
las crías do los ganados.
Como las lie cima en mano de rn hombro
«itflH T A P A liT K

robusto: así los hijos de los justos &t>ibu-


¿ados.
Dichoso aquel varón que ve cumplidos sus
«lus-cos con respecto A tales h ijos: nu qu eda­
rá.- confundido cuando hubiere ele tratar con
sus enemigos en las pnertas y r.vihnnales.
Grlovia al "Padre, ote.

aalmo o x x y n
B ienaventurados todos nqncllos que te-
Lien al .Señor-, que andan jjoc sus santos cb -
íí'inQK.
D ichoso tú , |oh ju s t o !, j.'OvqiiB com erás
■n paz el fruto del trabajo de tus raimos: rli-
■.lioso se rá s, y tod o te irá bien.
Tu esposa será corno una |>nn'a fecunda
i1» el re oi iilo de tu casa.
Alrededor de. u i m esa estarán t«is h ijos
;omo pim pollos de olivos.
Tales sei-¿n las bendienme.» dol hombre
f|UO tome a.1 "Señor.
£1 Señor te bendiga desde Siún, para que
contemple!? los bienes de Jctusalén, y difi-
¡rute-i de ellos -.iodos los días de r,u vida.
Y veas A los h ijo s dn r,ns h ijos, y la pax en
Israel.
Gloria al Padre, etc.
I.A HOSA M ÍST IC A

A ntífona, lícgocljutii y alég rate, Virgen


M adre clel S eñor, porque eres iHadrc cu la
prole y V irgen eu el parto.

C A F iT ü r.A , (Eccli., 2 4 .)

Y me a rra ig u é e» un ¿metilo g lo rio so , y


e,n la porción de m i D io s, la cual es su he­
ren cia; y mi habitación fué en la plena re ­
unión de los san to s.
A D ios gracian.
R', Ruega por nosotros, 3 Huta Ifadvs de
Dios. iSe rep ite: [tn«ga, i-tc.
V'. P a ra r|as seam os dignos do la s pro­
m esas de C risto .— S an ta M adre de Dios.
Gioiift &1 P ad re y ¡ií H ijo y a l E s p i­
r ita S a n to .— R u e g a , etc.
Sí. JÍL S e ñ o r ía e lig ió y la prefirió.
IV. Y la hace habitar en su tabernáculo.
V. S eñor, oye mi oración.
JV". Y mi clam or lle^e “h asta T i.

OREMOS

P ro te g e , Seüor, & tus sie rvo s cou el soco­


rro de la jia z, y lib ra de su s enem igos á
cuantos confian en el patrocinio de la si«m-
]iie Virgen M aría. Por nuestro Señor J e s u ­
c ris to . t.n l l i j o , que siam lo Dio» v ive y r e i­
liU ItiTA FAUTK BIS

na contigo, en unidad del Espíritu Santo,


l>oi- los siglos de los siglos.
K'. Así sea.
y . Señor, oy« mi oriu-.ión.
I t Y mi clamor l!«guu hasta Ti.
V. Btjmligarao-; al Boñor.
ir. A. Dios grttuias.
V, Dios te salvo, lia ría , etc.
K‘ . Bendita Tú cíes, etc.

* NONA

II". Dio« to salve, Muría, llena evos dn


gracia, el Señor es contigo.
Ií*. bendita Tú eres entre todas la.a mu­
jeres. y bendito ns ni fruto ¿In tu vientre,
Jasúa.
V, Dios mío, atiendo á mi socon-u.
II*. Señor, ayúdame prontamente.
y . Gloria al Padre y ni Hijo y al Espí­
ritu Santo.
Ii*. Como ora. fin al principio, «.hora y
siempre, por los siglos d« loa siglos. Asú
sea. Aleluya.
!i» f>Á'fitnr¡g¿siniii: Alabado koiis, Señor,
Iíey de eterna gloria.
LA ROflA M i s x r c *

h im n o

Bouutíi'fla, Hacedor del orbe,


Que al seno fiel -le M aría
Benigno bajaste uu d ía ,
X a es br& form a i. revestir.
Y T í i , M adre da la g r a c ia ,
M a iía , dulce y elem ente,
T/branos ciel in-iolunte
Dragón , hora y a l morir.
A T i, Scüur, sea la g lo ria
Quo lie V irgen has nacido,
Y al P a d re de do li.n s v e n id o ,
Y al l?ará>cli¡.o tam hién. A sí sea.

S a i , mo c x x v n i

Mnohas veces me h au nsaltarín los ene­


m igos desde mi lia m a edad; dígalo ahora
Is r a e l.
M uchas i-eces ina han asaltado desdo mi
ticriiH. «fiad, pero no han podido « quiim^ u .
tíobre mis espaldas descargaron vndos
golpes los pecad ores: por la r ¡jo tiempo aic
hieioron sen tir sil iujusl.ioiw..
E l Señor, empavo, que es jnsi.u, ha corta­
do la cabeza á los p u jad o res; confnadidos
Q U lfliTA P ARTE 317

v¡r;i:i y puestos en fuga, to<losi los que abo­


rrecen á Sión.
.‘íoa.n h ierba de tejad o s, U ou.a.1, a n tes de
>>’ :■ ¡m n u oad a, s í .=n:¡a.
De la. que nimua, llouó su i>uño el segador,
ni brazos el que recoce los manojos.
Ni dijoron los pas:tjm-<is: la. bendición del
continúe sobre vosotros; os la deses.-
iiíjA co el nombre 3 e>l Señor.
Gloria al Padre, «te;.

SAI . MO CXXI X

Dentle lu m is profundo (ilairiH á Ti. ¡oh


'-.:ñor!; oye, Señor., benign&mculo mi voz.
l’ .-'trtn átenlos l-us oídos á la voz de mi»
!■ ',‘ge.riai.
Si íp pones ú cxanohiav, í^eñor, nuestras
ii. ildado.s, (¡quién podrá, subsistir, ¡oh Se-
■oi'1, eu til prttRiínr.ia?
Mas en T i se h alla como de> a lie n to la tltí-
iH¡:ncia; y en v ista (Ib tu ley lie confiado eu
T i, ; oh Señor !
En la promesa del Rflfior se ha apoyado
i-ii Alma: en ni Señor lia puosto su esp#-
H ilIH H .

Desde el amariBo.er liiisui ln. nociio espere


i-^rahl uu «1 Señor.
818 LA. HOSA M I T I C A

Porque en el Sefior está la misericordia,


y eu 9a mauo tiene una redención abuuilan-
tí sima.
Y él es el <¿uo redimirá á Israel do tuda*
sus iniquidades,
Gloria, al Padre , etc.
SAT.TllO oxx\

¡Oh Señor! Xo se ha. engreído mi corazón,


iií mus ojos sp. Iihti mostrft ld ulUvos.
No he aspirado á cosas grandes, ni ¿ r.i>-
sas elevadas sobra mi capacidad.
Si yo no lie sentido ‘bajauicnlo do m i, sino
que, a 1 contra--¡o , se ha anRr>bei'b>?c¡flí> mi
áuimo.
Como el niño recién destetado está, pe­
nando eu los tiruzos de su madre, tal sealu
pena dentro de mi corazón.
J^spere Israel en el Señor, desde ¡diora y
por íi«:ii[uñ jíuaás.
G loria n.1 P a d r e . ew ,
A rrfifona. Dichosa Madre y Virgtn |julí-
sitna, gloriosa lícinn, del mundo, inrercefli*
liOf nosotros ante el Señor,

OADtTULA. (K co ti., ¡ M .)

Elevada «-"o y cual ucd.ro sobro el Líbano,


y cual ciprés sobre ol monte; Sión: eiteudí
QD IKTA TA R TS 310

ruis ramas como i i m palma de Cades; y eo-


m:j el rosal plantado eu Jaricó,
ií. A Dios gracias.
ii. El Señor la eligió, y la p r e f i r i ó . Rcpl-
''sn .•lil Seño;-, eoc.
y. Y la Lace habita1* en su Mibernáculo.
V .& Kciirió.
V. G -loría a l P a i r e y al H ijo y a l 'R spí-
riir. S a n io. — El Señor, e tc .
v. Santa Ríadi-e de D ios, siempre Virgen
Mavía.
Intercede pur nosotros »tite l>ios
::)lG S tro SeÜOL'-
V. Señor, oye ini oraciúu.
ií, Y mi clamor llegae hasta Ti.

OREMOS

■Smpilcárnoste, Señor. que perdones los


¡■ecartes de tus siervos, para, qne lo.-s que
■amo* iucúpaces de ¡«.gradarte con nuestras
aciones seamos salvos por la intercesión
t.lp la Madre de r.n Hijú y Señor nuestro.
Pur el mismo nuestro Seüor Jesucristo, tu
Ilijo. q.ie vivo y ytíiiiQ, oontigo eu unidad
‘leí Espíritu Santo por los siglos de lo= si­
glos,
ir. Así sea.
U20 LA BOSA M jv r j(U

y. Señor, oye mi oración.


l(. Y mi clamor llegue liafrtw. Ti,
y. Bendigamos ilI Señor.
K. A Dios gracias.
'y Dios te salve, Moría., llena eres «le
gracia, el Señor os contigo.
l«. Bendita Til oves entre codas la.-í ran-
jareis. y bendito es «1 fruto de tu vientre.
J osús.
V ISP E R A *
V. Dios te salve, Muría., llena eres di
gracia , iíI S«ñor eí contigo,
ís. Bendita Tú eres «ntre todas las m a­
jares, y bendigo es el fruto de Lu vientre,
Jesús.
v. Dios mío, ¡uiendo á mi souorru.
h. .Soüor, ayúdame piornamente,
v. Gloria al Padre y al Hijo y al Espí­
ritu ¡santo.
lí. Como era en el principio , ahora y
sicm.|.iro, ]Jor los siglos do loa siglos. Así
sea. O bien: Alabado seas, Señor, Bev de
eterna gloria,
SALM O OIX.

El Señor dijo a lui Í iít ío t : Siéntal e a ini


diestra.
q il I N T A jfA U 'N i ÍÍ21

Mientra.» que yo pongo A tus enem igos por


i;iriin& de tus pies.
De Sión h a rá s a lir el Señor «I cetro de tu
poder: domina tú eu medio il« Ui¿ enem igos.
Contigo está «1 yrindpR.do en el día de til
poderío, en medio de los resplandores de la
‘-nn ti And; de mis en trañ as te cngenfli'A antes
<le e x istir el lucero de lft m añ ana.
J u r ó el Seiitir, y 110 se an-opi>nt.irÁ , y dijo:
Tú eres sacerdote sem p iterno, según el o r­
den de Melqntxeilnc.
E l Señor ostá á tu d in stra: eu el di» do su
irr, destrocó A. los reyes.
Kjnrceift su ju icio en medio de luf> nacio­
nes, consum ará un ru in a , y estre lla rá con­
tra el suelo la s orgiülosas testas de m uchí­
sim os.
B eberá iIhI torrente dorm ite ftl camino:
..oí- eso levantará su «abe?:».
G lo ria fll P u d re, etc.

salm o 0 x 11

A la b a d , ¡o h jó v e n e s!, ul S eñ o r: dad loo­


res al nombre tlol Señor.
Sea b e n d ito e l n o m b r e d e l S e ñ o r , d e sd e
a h ora m is m o liaxt.» e l (i 11 de lo s s ig lo s .
ai
3Ü 2 IjA ROflA MÍSTICA

Desde Oriente hasta Poniente es digno dn


ser bendecido el nombre del Señor.
Exceluo es el Seflor sobre todas las gentes,
y Sil gloria sobrepuja los cielos.
¿Qnién como el Señor nuestro Dios? El
tione sa morada en la? alturas, y está cui­
dando de las criaturas humildes nn g1 cielo
y en la tierra.
L e v a n ta dol polvo de la tierra a.1 desvalí -
do, y alza del estercolero al pobre.
Pavo, colocarle entre lo» principe*, entre
los iiviiir.ippK da su pueblo.
iíl A lu mujer, atir.es estéril, !a hace vi­
vir en su orsb, alegre , c.1 verse rodeada de
hijos.
Gloria, al Padre, ci.c.

SALMO CXXI

Gra.n contento tuve cuando se me dijo:


Irem os ú. la nasn d«l Señor.
En tus atrios descansarán riueáírus pies,
; oh Jerusalén!
Jorusftlóu, la cual se va edificando wm o
una ciudad cuyas partos están eu perfecta
y mutua unión.
Allá subirán las Ulbua , todas las tribus
del Sbñor, yeg-ún la ordñuauza dada á le-
fJUIStA PARTIS 32B

m el, para trib u ta r alaban zas al nombre del


,señor.
Allí se establecerán los trib u n ales para,
■ itiL'cer la ju stic ia , el trono paTa la oasa de
i.'a v id ,
Pedid á Dios los bienes de la paz para Je--
iusal¿n, y der.íil: Vivan tu la abundancia los
.[ 11íí tr aman joh ciudad santa!
Reine la paz dentro i'íb vas muros, y la
liundancia an tus palncios.
Por amor de ini* hermanos y de inia pró­
jimo» lin pedido yo la paz y prosperidad
para ti,
Por respeto á Ut, cusít del Señor Dios nuea-
iru La procuraré tantos bienes.
ü lo ria ¡il Padre, ate,

SALM O C X X V I

Si el Señor no es el ¿jue etliÜoa la caa<v, en


vano se fatigan los que la fabrican.
Si el Señor no gu ard a la ciudad, inútilm en-
u: se d esvela el qcie la gu ard a.
IO11 vano sot’Á el levantaros antes de ama­
necer: levantaos despnús do haber descan­
sado, y acudid al .Señor los que coméis pan
■le lágrimas.
Mientras cwhhhIh D ios el sueno y reposo
m LA BOBA M ÍS T IC A

& sus amados, lie aquí qíie l«s viene del Se.
jíor la herencia, los hijos, las ganancias y
las crías ele los ganados.
Como las flechas en mano de un hombre
robusto, así los hijo? de loa justos atriba-
lados.
Dichoso aquel varón que vo cumplidos
sos deseos 0011 respecto á tales hijos: no
quedará confundido cuando hubiere de tra­
tar con sus enemigos en las puertas ó tri­
bunales.
Gloria al Padre, etc.

SALMO CXL1I

Ataba al Señor, ¡olí Jeruaalcn!; alaba,


¡ob Sión..', A tu Dios.
Porque él ha asegurado con fuertes barra»
tus puertas; ha llenado de bendición á tus
hijos, qn» mora.» dentro de ti.
Ha establecido la, paa en tu territorio, y
te alimenta con ln flor de la harina..
SI despacha sus órdenes & la tierra; órde­
nes que se comunican velooísimfimente.
El nos da. la nieve como copos de lana; es­
parce la escarcha oomo ceniza.
El despide el granizo en menudos peda­
zos-, al rigor de su irío ¿qaión resistirá?
Q U IN T A P I E T E 825

P e ro luego despacha sua órdenes y de­


rrite estas co sa s; ta c a soplar su vien to , y
fluyen la s aguas.
Jil ftjinncia sa palabra á J a c o b , ans pre­
ceptos y ocu ltos ju ic io s á Israel.
K o ha hecho oleo tanto c o a lus dem ás
n acion es; dí les ha. m anifestado á ellas sus
ju icios.
Glorie, al Padre, etc.
Antífona. Santa Madre de D io s , siem pre
V irgen M aría, in terced e p or n osotros anta
Dios n uestro Señor.

h a títu la . (Eccli.. 2-i.)

C om o cinam om o y bálsam o arom á tico, di


fra g a n cia ; com o m irra e s c o g id a , di su a v i­
dad de olor.
ií. A D io s gracias.

H IM N O « A T M M A R IS S T B L L A »

Salve, del m ar estrella (1),


D e D ios M adre S a grad a,
Y siempre Virgen pura,
P u erta del c ie lo santa.
Pues de G-abriel oíste

Cl) Do rodillas eu la primera, estrofa.


826 LA HOSA HÍST1ÜA

■F1 A v e , ¡ oh. Virgen sacra!,


En el mudando el ile E v a ,
Da paz A nuestras alian.fi.
A l o s dugos da vista,
Las prisiones desata,
Ucstierra nuestros males,
Nuestros bienes rtlcanna.
Muéstrate Madre nuestra,
Y lleguou tus plegarias
Al qu e, por redimir nos,
Nació de tu:s entra,ñas.
Virgen que igual no tienes .
La más dulce onr.re tamas',
Tjibra el a ln a de culpas,
Y liusla, pura y mansa.
Remueva nuestra nlina.,
El ca.iniuo prepara..
Y así á, Jesús veamos
Alegres en la patria.
Kiiidamtis á.Dios Padre
Y á Cristo su. C1.labfi.312a..
Y al Espívitiii Santo,
Unn. á los tres sea duda. Así sea.
y. fluega. por nosotros, Santa Madre de
Dios.
tí. Pa,ra que seatnes; dignos de las pro­
mesas de Cristo.
Q Ü IK T A F A B T K

CÁ UTICO DJS IrA V in Q E X M A B lA

« MAf t Nt f c MCAT» . ¡ 7 .U C ., 1. )

líugraudece mi almn,i Señor.


V mi espíritu se regocijó en T)íim, mi S's.1 -
•.ador.
tJorque miró ln, humildad de su esclava:
he ».(jui que desde ahora me llamarán Bien­
aventurada todas las generaciones.
Porque hizo <: jnmigo cosas grandes ol
que- es Todopoderoso, y es santo el nom­
bre de él.
V su, m is e r ic o r d ia s e /‘^ tie n d e , d o g e n e ­
ra ció n t-.n g e n e r a c ió n , s o b re to d o s los q u e Le
tem e n .
Manifestó el poder de su brazo; esparció
i los soberbios del pensiimient.o de su co­
razón.
A los poderosos derribó del trono; y en­
salzó A los liumildíía.
A lo s h a m b r ie n to s lle n ó de b ie n e s ; y á lo s
-■■icos í1«jl> YÜGÍOS.
líecibió bajt> ,íi< protección á Tsraul, su
siervo., acordándose de su misericordia.
Como lo prometió á ime-strof; padres-, á
Aljraham y á su de*ceneia por los siglos.
828 l a nosA m ís tto a

G lo r ia a l P a d r e y a l H ijo y a l E s p í r i t u
S a n to .
Como era. en el principio, ahora y siem­
pre, por Ion .siglas du los siglas. A si sea.
A ntífona, ttant-4 M a r ía , socorre á lo s
desgraciados, ;ivuihi i 1<>» pusilan im os, con­
su ela á los triste *, vucffa. por e) pueblo, su­
plica p o r el filero, intorcrde por b1 devoto
s«xo ele las m ujeres.
v. Señor, oye mi oración.
ií;. Y mi clamor llegue hasta Ti.

QltBMOS
'le rogamos.. Señor Dios iiii>>$r.r», ijue nos
confuías á nosoLros, tus siervos, gozar de
poiT/otua salud de cuerpo y Alma, y por la
gloriosa iutui-eesicjn de Ja Bicnaventmada
siempre Virgen María v ern os lihrm ¿le las
miseria» prnxímtes, y di¿i'rular de los eter­
na: delicias de la gloria.. Por Cristo, Señor
nuestro.
tr. A s i ao a.
En Adviento, Natividad del Suiíor y tiem­
po pasc.ual se dic.en las Oraciones 1/ A ntífo­
nas que eslún, en las páginas 332 y HílH, y ¡te
pmilen las anterio/cx.
Q FJX TA r i K I £ 329

OttACIÓN-
Á SANTO nO M IH C O DU OUZ3IÁN

Antífona. Líiaa Santo Domingo, padrn


n u estro , únenos á ti mi la íiova de la muer­
te, y m íranos siniujiro aquí jibujo con ojo fa ­
vorable.
vr. T.h Vioca d e l ja s t o rmsclilH/ni la. sa b i-
ti m ía.
ií. Y au lengua baljlarú io junto.

OUEMOW

¡Oh Oíos, que to has dignado ilu m in ar tu


santa. Ig le s ia con los m éritos y doctrin a rio
nuestro biuüaFcnturatlo padre San to Do­
m in go , tu con fesor! Concédele por su in ­
tercesión que nunca le t'nHen los auxilios)
tem p o rales, y qna siempre reciba e sp iritu a ­
le s ineremuntoa. P o r C risto , Señor nuestro,
ti. Así sea.

OH ACIÓN
Á I.OS SAN TOS D )I L A OKDEN

Antífona. L a g ra c ia m isericordiosa d a
Cristo ensalzó cu e) r.inlo á los santos que
la Orden ds nuestro p ad ie Santo Dom ingo
830 L A a OSA M ÍS T IC A

pvodu,jo; pudimos ser ayudados por aun mé­


ritos, y encomendados á Jiios por sus ora­
ciones.
"v. Gelelircn los pueljloa '1a sabiduviu. íI h
los santos.
(i;. Y anuncie la Iglesia sus alabanzas.

O REM OS

.[iojtfíimnste, omnipotente .Oios, nos con­


ceda* que los ejemplos de tnf. «autos que
han pertenecido á nuestra Orden exciten en
nuestros corazones dnseo.-i ile emprender una
vida mejor, imitando las vj'rtml«s du quie­
nes hacamo- memoria, Por Cristo, Keüor
nuestro.
Ii. Aai ¿na.

ORACIO X
Á TOOOS LOS SANTOS

Antífona. ; 0 I> san toa lodos? del Sfiüor!


Digimos infercedr.r por nuestra ealvaaión y
poT la de todos los hombres.
Rogad por nosotros, santos todos del
Señor.
l‘l. lJaia que senmoíl digno: de las prome­
sas de Cristo.
< iü I M T * 1'A JtTR 331

OREMOS
Donos; í^sñor, te suplicamos, que todos
tus santos oren sierran■« por nosotros, y díg.
itate oírnos coa clemencia. Por Cristo, .Se­
ñor nuestro,
Rl, Aíí SBiL.

PA R A PEDIR L A IVA./.
Antífona. Da, Huííor, la paz 011 nuestros
<Ua.s, porque no hay otro que peleu por uus-
otros sino tú, Dios nuestro.
y Reí ne la paz dentro de tus muros,
ií. Y la abundtiiieia «11 uis palacios.

OREMOS

; Olí Dios, de quien proceden los santos


ílessos. los r.onsfíjos rectoa y lus obras ,|ni-
tsiH»! Da ¡i Uis siervos la. p!tz que no pusfl»
darles «1 mundo, partí, que, entregados une*-
iros corazones á la observancia de tus man­
dam ien tos,^ ahuyentólo ni lemo; de los
tíiiBinigua, estén tranquilos los tiempos por
lu protección.. Por nuestro Se-ñor Jeiiicria-
to tu Hijo, «pío. RÍe:ido Dios vi ye y reina, con­
tigo, en unidad del Espíritu Santo; por los
siglos de los siglos,
Í.A « 0 6 A MÍSTICA

A. Así sea.
T?. Señor, oye mi oración.
IV. Y m i clam or llegue hasta. T i.
V. 'tí en digam os al Señor.
hi- A Dios ^rucias.
V. D ios to s a lv e , M a rín , llen a eres J e
g racia.
rt. E l Señ or es con tigo , bendita l ’n «res
entra todas la s m n jo res, y bendito es el f r u ­
to ele tu. vientre, Je s ú s .
D urante todo el A dviento se d ir á la A ntí­
fo n a y Oración s iy u ie n tt, dexpuilx d el M ag­
níficat
A ntífona. ¡O li V irg e n de las vírg e n e s!
¿Cóm o se hará, esto, que no lias ten i ti o su-
inejuntu ú T i, antes ni dnsymés? H ija s de Je -
ru.sn.lRn, ¿p o r que os a d m irá is? E l m isterio
que veis B« divino.

ORACIÓN

D io s, qtie q u isiste i[iie tu V erb o tom are


nu estra carue eu la s en trañ as de la B ie n ­
aven tu rad a V irgen Mivia , cuando el Angel
le annnciñ el m isterio, concede & los que hu­
m ildem ente te aupl ¡Ramos que, p n e s la cree­
mos verd ad era M adro ile D io s, .seamos con
q ir l K T A l'A B T H B38

su intercesión ayudados en tu presenoia.


Por Cristo Señor nuestro.
i'(. Así sea.
Desde la Natioidad dtl Señor fiCLita la P u­
rificación.
Antífona. ¡Oh admirable com ercio de
Diox con h>x hombres' 131 Creador (leí linaje
humano, tomando un cuerpo animado, d ig ­
nase nacer de una V irgen , y , saliendo á luz
sio haber sido concebido com o los demás
hom bres, nos hacn participantes d6 su divi -
ni da<1.
ORACIÓ N

¡Oh D ios, íjub has dailo al género hum ano


la, recom pensa dn la eterna salud por ln v i r ­
ginidad fecunda de la Bicna.vBntura.da M a­
r ía ! Suplic&mosto nos concedas que e x p e ri­
m entemos en n u estras necesidades la inter­
cesión do la S eñ o ra, por la cual m erecim os
recibir a l Auioi- da la v id a , X ueatro Señor
Je su cristo .
i?, A si sea.
Desde la Resurrección hada Ja Trinidad.
Antífona. U eina del rielo, alégr>ü,«, ale -
ln yft; porque «1 ijuc llev a ste eu tu ¿eno, a le ­
lu y a , resucitó como lo d ijo, a le lu y a ; ruega
¿ Dios por n o so tras, alelu ya.
334 T. i ROSA. MiS'JTfik.

ORACIÓN

Te rogamos, ¡-íeiloi:. Dio* nuestro, etc..


páy. 294 .
COMPLETAS
V. Dios te salve, María, llena eres do
gracia, el Señor os contigo.
ií. Bendita. Tú eres entre todas las muje­
res , y bendito es si tinto de tu vientre, Ja-
s ú r .

í. Convipi'tfino.s , Dios, Salvador nues­


tro.
Ií. Y a-parta tu ¡m ele nosouoa.
y. Dios ruío, alieude & mi socorro.
ií. Señor, ayúdame prontamente.
Xr. Gloria al Pa.drey al Hijo y al Espíri­
tu Santo.
ií. Oomo evo en el principio, akora y
siempre, por los siglo? iln los siglos. Así
sea. Aleluya. O bien ■Alab&do seas, ñefior,
Rey de o terna, gloria.

SALMO C X X X I

Anuérdato tle David, ¡o h Señor!, y de


toda su gran luansiídum’bre.
De cómo juró al Señor, é 1j¡¿o voto al Dios
dt Ju^ub, diciendo:
qrjCCTA PA.RTr 835

No me metei’é yo al abrigo de ini casa: no


subiré á reposar en mi lecho;
No pégate mis ojoa, ni cerraré uús pár­
pados ,
Ni reclin aré mia síbu bs , hasna que ten ga
una habitación pava el Sofior, nu taber­
n ácu lo pata el Dios de Ja cob .
Nosotros hemos oído que su morada esta-
liu antas bu Silo, tierra de Efrata: la hnlla-
ínos después en los r-ampos d‘! la selv.n.
K iiívarem o*, p u es, en sit ;.-abellón; adora-
rem os 1h peana do «u* pies, y le direm os:
¡Olí Señor. le v i rítate y veo al lugar de tu
morada, tú y el ave a. en que brilla tu san­
tidad!
■Revístanse de justicia tus sacerdote» y re­
gocíjense tus santos!.
Por amor ds David, siervo tuyo, no apar­
tes tu rostro de :.u "Ungido,
Juró el Señor ú Duvid esta promesa, que
no retractará: colocaré sobre tu trono é, Lu
descendencia.
C oíi tal (¡un tu s h ijo s sean fieles á m i
a lia n z a y á lo s p r e ce p to s qnn y o les e n s e ­
ñ aré.
Aun loa hijos de éstos ocuparán t.i trono
pava siem pre.
(Jflfi I.A HOÍIA « IflT tC A

Porque ai Señor liA csiio^ido para sí á


í¡ió n ; la hn nlngido p ara habitación su y a ,
d icien d o:
E ste es pava ruanipre el lu g a r J e mi rcpo-
ao; aquí h a b ita ré , porque éste es el sitio
que me lie escogido.
Colm aré de bendiciones ¿ aus viu d as; h a r­
taré do pan á su s pobres.
R evestir»’ á su s ¿uce ni o Les de s a n tid a d ; y
s u s s a n to s s a l ta r á de jú b ilo .
A quí haré, florecer el cetro d e . D a vid ; p re­
parada tengo una ¡tnr-nrr.lia :t mi Ungirlo.
A sus eneuiigus los cubriré de oprobio;
m as un óL b rilla rá la gLoriii ele mi propia
santidad.
G lo ria al P a d re , ote.

S A L UD C X X X H

¡Olí cuán b u e n a y cu án rinliíB ro s a es e l


T iv ir los, h e rm a n o s p.n m u tu a u n ió n !
l is romo el oloroso perfum o q u e , d e rra ­
mado en la cabeza , va destilan d o por la re s­
petable b a rb a d» A arón.
Y desujícudc h asta la orla de su vestid u ra:
como e! roi'ío qnn cao sobro eL monte H er-
m óu: como el que dosuionde sobre el montft
Sión,
<¡U 1ETA P A R T E 387

P u es allí donde reinri la concord ia, dorra,'


nía ol Señ or sus bendiciones y vid a sem pi­
terna .
G lo ría a l P a d rn , el.n.

SALM O O X X X Jtl

E a , p ues, bendeoid a l Señor ah ora m is­


m o, voaot.ro“ todos, ¡oh siervo s dol Soñor!
Vosotros los que asistís mi U casa d al S e ­
ñ o r, en los atrios del fcem^Lo do nuestro
Dios.
Ijflvan tad por la s noches vu e stras manos
hacia el san tu ario , y alabad a l Señor.
B en d ígate desde Sióu el Soñor, que cvi¿
el cielo y la. tierra .
■ G lo ria a l P a d ro , ote.
Antífona. V irg e n ü a rín ., no liu nacido
entro las m ujeres nlnguiiH que sea sem ejan­
te A T i , floreciente como la r o s a , íntguntH
como el lirio , .Ruega. por n o so tros, Santa
M adio de T)ios.

CAPITULA. ( Eccli., 24.)


Y o so y la Ma-die del A m or H erm oso, y
del temor, y de la cien cia, y de la san ta e s ­
peranza.
i\. A l)if)H gracias.
¿i
8 3R L.A Í106A M ÍSTIC A

Intercede por nosotros, Sonta Virgen


de las vírgenes, Madre de Dios, Mari a,
¿'c repite: Interned a por nosotros, ere.
J ’. P a r a «pie seam os dignos de la s pro­
m esas de C risto,
ft. M adre d« D io s, M íiiía.
y. Gloria, a l Padro y a l H ijo y a.1 E s p í­
ritu .Santo.
R. Iiito rccd e, etc.

HIM NO «V IR G O S IN S U I.A K IS » . ..

Y ir g c n , que ig u al no tien es,


La rnáí dulce uniere tantas i
Tjibi a a l alm a de culpas,
Y hazla pura y m ansa.
Renutvsi nuestra, vid a .
E l cam ino p is p a ra ,
Y así á .Tesis veam os
A le g re s en la p atria .
"Rindamos á D ios P a d re ,
Y á Cristo su «ulabair/a,
Y a l E s p íritu 3 a n to ,
U n a á los tres seo dada. As-i sea.
i>. D espués del p arto pBrmtuicciste V ir ­
gen inm aculada.
i?. Mad.ro do D io s, in te rc a le por nos­
otros.
Q UT XT A T A U T IÍ

CÁNriOO I>n¡ SIMEÓN. (L ’IC.,2.)


Ahora,, Señor, despides i tn *i«rvo, según
t i p a la b r a , en paz.
P o rq a c lian visto mis ojos Kn salud.
L a cual Iirs aparejado ante la f&K d« to­
dos los pueblos.
iJ a ia ser la la z de los prentiles y la. g lo ria
de tu pvitílílo T.srjiel.
(¿loria a l Pudro y al H ijo y al E sp íritu
Santo.
Como e ra en h1 p rin cip io , ah o ra y siem ­
pre i por loa siglo s do los sig lo s. A s i sea.
Antífona ( 1). B ajo tn am paro nos acoge­
m o s, S an ta .Mmlre de D io s: no desprecies
n u estras su plicas ou las n ecesid ad es. antes
bien líbranos de los peligros ¡ oh V irg e n
sierapr» glo rio sa y bendita!
r . Seno:-, oyft mí oración.
Y nii clam or llegue h a sta Ti.

OREM OS

Concede, D ios (le m iserico rd ia, am paro fi.


n u estra d ebilidad, pirn. que los que h o n ra­
mos la m em oria de la Sarita M adre de Dios

(1) Eatia, AntíIonB so dice rte rodillas.


LA IIO SA M ÍSTIC A

sa lg a m o s. por b 1 apoyo (le su intevgesióu,


del sepulcro de nuestros i'eejulos. P o r el
mismo nuestro Señor Je sn cv isto , tu H ijo,
ijut* .siendo D ios v ive y rciu a contigo en
unidad d el E sp íritu Santo, por Los sigloa'd e
los siglo s.
A si Rea..
ví. Señor, 070 m i orniión.
A. Y rci clam or lleg u e h asta T i.
J>. B o Jid ig u in o b a l S e ñ o r.
íí. A Dios grftoias.
V. D ios tu Hü’. v e , M a ría , liona urea de
g racia., el .Señor es contigo.
I\. B e u .iita Tú e ras entre todas la s in n -
je r e s , y bendito es el IVuto de rn vieutuo.
Jo s a s .

OH A C IO N ES P A R A L A CONFE,SJ.ÜN

N o t a . E n lu g a r de la s oraciones que si­


g u e n , puede, uno serv irse 0011 provecho del
santo It o s a r io . mediLaudo c,on especialidad
los m isterios dolorosos.

AN TKS T>EL EXAMEN

Jffispíritu de luz y ile verdad, que son­


dáis los profundos abismos de mi concien-
QIITNTA p a b t t : 34]

cía y penetráis en el fondo de mi corazón,


iluiuiuadme con vuestra llama divino, para
que conozca el número y fealdad de ruis
pecados; mostradme toda la gravedad del
mal que cometí, y del bien que voluntaria
y culpablemente dejé de haceT ; mostrád­
melo, Espíritu consolador, con la misma
claridad con qnc se me presentará eu mi
último inicio, delante del tribunal de la
justicia divina.
¡Oh Jesíis, á quien tanta pena y dolor
causaron íais ingratitudes, y que con tan­
tas lágrimas y gemidos habéis pedido per-
drín por mí! Permitidme que con el espí­
ritu y el corazón vaya con vos al hnerto
de loa Olivos, para penetrarme allí de
aquellos sentimientos de dolor que 03 lle­
naron de tristeza hasta la muerte.
Virgen Santa, refugio y consuelo de loa
pecadores; Angel'de mí guarda, y glorioso
Santo de mi nombre, interceded por^mí
ante el divino Espíritu para que conozca
y deteste todn lo que hay en mí que con­
trista y aflige á mi Dios.
Aquí se examinará cuidadosamente ¡a
co?icieneia, recorriendo los diez manda­
mientos de ln Lttff de Dinn, los chico de la
342 LJL B O S A M lS T T C A

Iglesia y Las obligaciones propias de sit


estado. En cada precepto examinará las
vece* i}>!<’■ le ha quebrantado cuín pensa­
mientos, con palabras, con obras y con
amisiones. Rl número de r« * s que en
cada tino ha pecada, ai lut sido m 111atería
grave (¡ leve, y fas circunstancias del su­
jeto. de la materia, del lugar, de los me­
dios de que. se sirvió para pecar, del fin
que en el pecado tuvo, del modo y del tiem ­
po. Examinara can especialidad si eon
sus malas am ones ha cscamla-lizado á s«
prójimo, moviéndole, á pecar.

EX A M E N D E C O N C IE N C IA

P rim er mandamiento.— Si adora 6 cree


en Ídolos 6 dioses falsos; si cree alguna
cosa contraria á la fe, ó pone en duda sus
m isterios; bí lee 6 tiene en su poder libros
prohibidos; s i ignora la doctrina cristiana:
ai no hace aclos de fe, esperanzo y cari­
dad, desconfia.de la miscrioordia de Dios,
ó recibió algún sacramento ai o Ins dispo­
siciones debidas.
Segundo.—Si juró fallando ¡í la verdad
Q n iH T A P A R T Í

ó á la necesidad; si juró alguna cosa mala;


si hizo votos ó juramentos que no haya
cumplido; si profirió palabras injuriosas
coDtra Dios y bus Santos; ei faltó al respeto
en el templo.
Tercero.— S i dujó de oir M isa en alglín
dom ingo 6 d ía fe stiv o ; si trab a jó ea loa
d ías en que no esl;í perm itido.
Cuarto- Si no obedeció f¡ sus padres y
superiores en las cosas en que debe hacer­
lo; sí no los socorrió en sus necesidades; si
los maldijo, bnrló de ellos, ó les levantó la
naaoo; si trató de tomar estado sin pedir­
les su consejo y bendición. Si, siendo su­
perior ó padre de familia, no alimentó á
sus hijos ó inferiores, no les enseñó y dié
colocación; no les eorrigió sus excesos, ó
si leR escandalizó con sus malas obras.
Quinto,— Si se deseó la muerte ú otro
mal grave íí sí mismo ó al prójimo; si mató,
ó hirió ó dió golpes; si tuvo ó tiene odio
contra alguien; si se embriagó 6 comió
cosas nocivas á su salud; si puso en peli­
gro su vida; si ee desalió ó batió en duelo;
si á sí misino ó á otro maldijo.
Sexto.— Si advertidamente se deleitó en
pensamientos impuro», aunque no inten­
344 J .A R I1A 4 l l f r l T C A

tase hacer tu que pensaba; si habló ó cantó


cosas torpes, fi oyó con gusto que otnis Jo
hicieren; si leyó, oyó leer, ó tiene libroa
obscenos ó estampas provocativas; si con­
sigo mismo, ó con otro», incurrid en accio­
nes deshonestas, ó deseó ejecutarlas.
Ñ é p iim u .— Si tomó alguna cosa de otro
contra sn voluntad; si de cualquier modo
]c hizo UaDo en sus hteoes. Estos hurtos
ó dafios debun restituirse cuanto antes.
Octavo.— Si ligeramente ó sin funda­
mento juzgó mal de su prójimo; si contó
tí oyó contar sus defectos; si le infamó,
calnmnió, contnmelió ó descubrió sus se­
cretos. También aquí hay obligación de
restituir.
Debe también examinarse sobre el pre­
cepto de la confesión anual, de la comu­
nión eu el tiempo pascual, sobre los ayu­
nos, abstinencias y promiscuaciones; y aun
sobre las asociaciones á que pertenece y
compromisos de partidos que abrazó, qui­
zá con grave detrimento de su alma, fal­
tando i. las leyes de la Iglesia, é incurrien­
do hasta en excomuniones; preguntando,
en caso de duda, Á uu confesor docto, v ir­
tuoso y discreto.
Q C IN T A Í “AH TE

PARA PE D IR A D IO S C O N T R IC IÓ N ó DOLOR

Dios mío, vuestros ojos, vigilantes tle


continuo sobre mí, han visto lodo lo qnc
hay de imperfecto y criminal en mis obras;
y la luz que me habéis comunicado me
hace conocer la gravedad de mis males.
Ablandad la dureza de mi corazón con el
eoplo de vuealro espíritu, y haced que sal­
gan de ól lágrimas de verdadera compun­
ción; pues poderoso sois. Señor mío, para
cambiar las duras peñas del desierto en
nn manantial de agua viva. [Oh si pudiese
juntar mis lágrimas á la sangre preciosa
que vuestro Hijo derramó pnr mí sobre la
cruz! Aine yo mucho, para que obtenga
de Vos ol perdón de inis muchos pecados;
es la (mica gracia que os pido, postrado i
vuestros piea sagrados, eu nombre de vues­
tro Hijo, por la intercesión de María San-
tíeima, del Angel de mi guarda y do todos
mis santos protectores.

ACTO D E C O N TRICIÓ N

D e ja o s, Dios m ío , ab lan d a r p o r el arre*


p en tim ien to d« un corazón que sin c era­
LA R O S4 M fR T IT i

mente detesta sus íaltaa. ¡Üh, si la inten­


sión tie mi dolor pudiese igualar la feal­
dad de mis pecados! ¡Oh Salvador mío!
Os suplico, poniéndoos aute los ojos la
agonía del huerto de Getsenianí, que su­
pláis con vuestra misericordia los defec­
tos do mi dolor. Poned en mi corazón uua
gola del acerbo dolor y desconsuelo que
abrevó entonces vuestra afligirla alma.
Perdón ¡oh Dios mío! do todos los pe­
cados que he cometido, 6 hice cometer ¡í
mis prójimos; perdón de todo el bien que
dejé de hacer, tí que hice imperfectamente;
perdón, Señor mío, perdón de todos loa
pecados que conozco, y perdón también
de los que me son desconocidos. Los de­
testo de lodo mí corazón,y quiero reparar
todo el mal que hice pecando, auuque sea
á costa de lo que más aprecio en este
mundo.

ACTO DU Pl! OPÓSITO 1)K ÜNMWNDA

¡Dios iníol Quiero perder todo cuanto


poseo y amo, antes que desagradaros con
uu solo pecado. Que por lo mismo que
vuestra bondad no tiene límites y que
QT.TST a P A R T S 3 i7

vuestra misericordia es infinita, ¿seré yo


tan insensato que al>use de vuestros bene­
ficios para ofenderos?
¡O h, no!, de niugCin modo. Me atrevo á
poneros por testigo de la liriue resolución
que hago de huir do! pecado, de evitar las
ocasiones de ofenderos y de trabajar efi­
cazmente en extirpar el vicio de... (Aquí
se expresarán los pecados en qnr con más
frecuencia cae, cuya enmienda priucipal­
meóle so propoue.]

ORACIÓN
P .\fiA DJÍSJHIÉS D E LA ARSOLUCIÚN

¡Me atrevería yo á prometérmelo, Dios


mío! Hace un instante que era un crimi­
nal, y ahora quedo ya purificado de todos
mis pecados, mediante la gracia dcL sacra­
mento de la. Penitencia. Sí, Seüor mío; aca­
bo de ser absuelto, y esta sentencia de
vuestra misericordia me vuelve ú poner
en estado de. gracia. Mi reconciliación, mi
salud, la debo ¡í los méritos de la sangre
preciosa epje habéis derramado por mi
amor, y á la3 amorosas llagas que el amor
abrió en vuestro cuerpo, para que fuesen
LA n n S A M ÍSTIC A

perennes fuentes fie salvación para el pe­


cador. (iracías, Dios mío; gracias por tan
señalado beneficio.

A OTOS
PARA A N TRS DE I.A COMUNIÓN

L o m ismo que pnift la confesión, pueden


los fieles preparante p ara la sania, unrnu-
nión r&uanílo e.l santo liu aario y meditando
sus m isterios. Itecom uníam os csUi práctico.,
tanto par» antes como para, después ele la
com unión, A laa personas <iuc no safce-u
le er, que podrán hncer una preparnoiún y
acción de g ra c ia s m uy pi'Ov«t:lnj“ a s, si so
uncu al Corazón de Je s ú s y al de M aría,
conformándose en nn todo á =in voluntad
soberana.

acto de fe

Creo, Salvador y Dios mío, que sois á


quien voy i recibir en ln adorable Euca­
ristía.. Sí, creo firmemente que en este Sa­
cramento de amor se hallan vuestro sagra­
do Cuerpo, que fué desgarrado y clavado
en una cruz; vuestra Sangre preciosa, de­
rramada por mi salud j vuestra alma, ador­
Q U IifT A PA R T E 0 4 fi

nada de gracias y virtudes; y vuestra D i­


vinidad, perenne mauautial de todos los
bienes. V erdad es que mis sentidos sólo
descubren uqui las apariencias de pan y
viuo; pero mi fe eu vuestra palabra, Dios
mío y señor mí o, os ve oculto lia jo esos
velos sagrados. ¡Olí maravillas inefables!
;Oh prodigios incomprensibles de la Om­
ni poteuei a y de la sabiduría de Dios! ¿Es
posible que .4 tanto Ueguo el amor de un
Dios infinito para eou uu miserable peca­
dor:? j Olí Je.sfi3 mío! V os, que sois la ver­
dad eterna, lo habéis dicho. Venís í mí,
cual pan descendido del cielo, para nutrir
mi alma y llenarla de fortaleza. Mi mayor
dicha la cifro eu dar pleno asentimiento á
esta verdad, por cuya defensa daría vo­
luntariamente mi propia vida.

ACTO D E HUMILDAD

Dios Omuipotente, ¿quién soy yo para


que vengáis á mí? Vos sois el Rey del
universo entero, y vuestra gloria llena los
ciclos y la. tierra de majestad, y yo soy
fínicamente polvo y nuda. Me ruborizo y
lleno de confusión al considerar cuán apar­
r.A J10SA M ÍS T IC A

tado ile vuestra santidad infinito me tienen


mis miserias y peoados. ¡Oh Santo de los
Sanios! ¿Qué os diré eu vista de lo indig­
no que soy de recibiros’? ¡A.y! Después de
tantos beneficios como vuestra liberalidad
me lia dispensado; después ele las solem­
nes promesas que he hecho de serviros,
todavía tuve bastante atrevimiento para
ofenderos, para haceros traición. ¿Cómo
podré acercarme á vuestra mesa sagrada,
y recibiros en mi pecho, y daros en él al­
bergue y morada? ¡ Ah, Seiíur! Soy entera­
mente indigno de tan señalado beneficio

ACTO TVE C O NT RICION

¿Quién convertirá mis ojos en una fuen­


te de lagrimas, para llorar día y noche mi
ingratitud y mis pecados? ¡Oh Jesús mío!
Los detesto de (odo mi corazón, y Vos me
los habéis perdonado ya, lavándome en el
sacramento de la Penitencia.; no obstante,
lavadme más y más, aumentad mi dolor,
concededme la gracia de gemir constante­
mente pur la gracia que be tenido de con­
tristar vuestro sagrado Coraaóu, y conce­
dedme asimiHmo que vele sobre mi con­
«l ü lf iT A PA RTE

ducta, para no incurrir de nuevo en seme­


jante desgracia.

ACTO DE ESPF.UANZA

jO h b u c n Jesús! Grande es mi indigui-


dad; pero vuestra dulzura inefable, vues­
tra amoroaa invitación me clan aliento y
fortaleza: en V o s pongo toda mi esperan­
za. Voy A V os, como va uu hijo i. su tier­
no padre; como va la oveja ñ su pastor;
como va, un enfermo al médico qne le ha
de dar la salud. Vos, es verdad, sólo en­
contraréis en mí pecados y minerias; pero
yo, Señor, no encuentro en Vos m¡ís que
ternura y misericordia. Tened, pues, p ie­
dad y compasión de mí, ya que jamás des­
amparáis d los que en Vo6 ponen sil con­
fianza.
A CTO D E AJIOR

¡Divino Jesfis! jOuán grande es el amor


que abrasa vuestro corazón, que os iucli-
uó íí prepararnos este convite «pie encierra
tantas delicias en el momento mismo que
ibais A dejar este mundo para ir ¿ voestro
Padre celestial! Todo entero os entregáis
¡í mí en este Sacramento: ¿no es justo que
I.A H D 8 A M ÍSTIC A

á mi vez me entregue ¡í Vos sin reserva?


¡ Ah! Indudablemente, y éste es el objeto
de todas mi» ansias, y de los suspiros to ­
do» de mi corazón. Venid ya, Jesús mío;
venid, abrasad mi alma en el fuego del
umur divino que habéis venido ¡i traer ií
cete mundo. ¡Oh, mi único y exclusivo
bien, mi consuelo, mi vida! Os amo sobre
todas las cosas; os amo con todo mi cora­
zón, con mis fuerzas todas, con toda mi
alma.
ACTO DB DF.SKO

¡Oh Dios de gracia y de bondad! ¡L la­


gado lia la hora feliz y dichosa, y tan a r­
dientemente deseada por mí! ¿Qué os diré,
Señor l u í o? Mi corazón se abisma, y mi
espíritu se pierde. ¡Oh corazón vacío de
todo bien! ¿Con qué corresponderás al Co­
razón amoroso de Jesús'? ¿Qué podrás
oíreoer al Dios omnipotente que eu este
momento te viene á visitar? ¡Oh Dios mío!
Mi único deseo es amaros eternam ente; es
que rui alma, adornada con vuestras dádi­
vas, eea una víctima que se consuma so­
bre vuestro al tai- por las llamas de la ca­
ridad.
l'AJ<Tfc2

O R A C IÓ N
Á I.A SANTÍSIMA V IRftRK

¡Santísima Virgen y mi amuntísiina M a­


dre! Dichoso yo si ene hallare adornado
uiin la* mismas disposiciones y experimen­
tase los mismos sentim ientos que Dios
cumulo v i n u el Salvador del mundo ;í ha­
bitar en vuestro ennn. Rogad por mí y nais-
l.iiltmi.

A C T O S P A R A D E S P U É S UE L A COMUNIÓN

ACTO DE ADORACIÓN

Ya estáis dentro de mi pecho ;oh V er­


bo encarnado!, V os, ante quien los ánge­
les del cielo se prosternan llenos de santo
pavor. Adoro humilde y rendido vueBtra
majestad suprema y vuestras infinitan per­
fecciones. Me anonado ante vuestra pre­
sencia soberana, y me someto, Jesús mío,
:í vuestro beneplácito, para que eterna­
mente reinéis en mi corazón y en el de to­
dos los hombres.
£3
LA R O ÍA HTBTJCA

A CTO D É AGftATJKClMIENTO

¡Bendice, alma mía, al Señor, y no olvi­


dos jamiís la* gracias y favores con que te
ha distinguido! .DiguaoB, Virgen purísima
y excelsa, bendecir por mi £t vuestro Hijo
divino y darle infinitas gracias, que yo me
uno tí VToa para alabarle y bendecirle. ¡Olí
Jesús! Quiero vivir de manera qiio toda
mi vida sea una continua acción de gra­
cias por tanto amor, y nada quiero hacer,
decir ni pensar que no sea agradable ;í
vuestras ojos soberanos.
ACTO DK >iMO;¡

¡Oh Jesús! Me pedís el corazón: vedle


aquí tan pobre y miserable cwno os; puri-
ficadle, abrasadle, consumidle con el fuego
de vuestro amor. ; Cuerpo sagrado de mi
Jesús, clavado por mí en una cruz, sed rui
tesoro para siempre! ¡Corazón atloiable,
traspasado por mi amor con una lanza
cruel, sed para siempre mi morada! ¡San­
gre preciosa, derramada por mi salud, sed
el único manauiial donde encuentre alivio
iní sed de felicidad! ¡Oh Je s ú s ! Ameos mi
eorazóu cnanto Vos merecéis ser ¿miado.
ítrtirT A p a r t e 355

ACTO DE OFRECIMIENTO

¡Dios mío y mi amoroso Padre! Oa


ofrezco mi alma con todas sus potencia»,
mi cnra/Ai con todos sus afectos, mi cuer­
po con 8ns sentidos lodos, y todo cuanto
yo poseo. Disponed de mi vida á vuestro
agrado, y estéu mis días todos consagra­
dos á vuestro servicio. Hien conozco, Oíos
mío, que esta ofrenda no vale nada; mas
yo la uno ;í lus nifrptj¡miento*' de vuestro
divino Hijo, para haceros total entrega de
Lodo mi 8er; y et<l03 méritos os liarán agra­
dable mi oferta, y le (larÍQ valor í vues­
tros ojos.
ACTO DE PE TIC IÓ N

¡Olí Jesús mío! Ahora que estsíis pre­


sente en mi corazón, ¿podréis negarme
ningún favor que os pida? Couocida os es
mi miseria y mi indigencia; dadme, pues,
el remedio <]ut necesito. Pídyos una in­
violable fidelidad tí vuestra gracia, un sau-
to fervor en vuestro servicio; la humildad,
la dulzura y o) espíritu de simplicidad y
sumisión, Dadme también vuestro amor y
el don de la pe versucia üual. Bien sé
IA »03A M fSTIO A

que no lo merezco; pero lo merecen vues­


tros méritos y los de vuestra Madre aman-
tísim a.por ony» mediación o b l o pido. Así
sea.

ORACIÓN
DEL AKC,ÉL ICO DOCTOR
SANTO TOMÁS DK AUUINÍJ , ÍJAHA DAR GRACIAS
DESPUÉS DE LA COMUNION

Te doy gracias, ¡oh Señor Dios Padre


Todopoderoso y Eterno!, de que por nn
puro efecto de t.u misericordia infinita; y-no
por consideración fí mórito alguno que ha­
ya en m i, acabas ele darme por alimento
el Cuerpo adorable y la Sangre preciosa
de tu fínico Hijo, nuestro Señor Jesucris­
to, aunque por la multitud y e te rn id a d
de mis culpas me he hecho enteramente
indiano de participar de la santidad de
este misterio. Te suplico que esta Comu­
nión no traiga sobre mí loe funestos efec­
tos de tu indignación, sino que sirva pera
aplacar tu ira y hacer que alcance el per­
dón de mis pecados; que me revista de la
armadura de una fe viva.; que sea puesto
por ella ¡í cubierto bajo el escudo ¡inpene­
« (I II N T A PARTE 867

trable de tu amor, y que sofoque mis ma­


tas inclinaciones; que extermine mía vi­
cios; que domine mis pasiones; que deten­
ga mis desarreglos: que mímente en mí ln.
cavidad, la paciencia, la humildad, la su­
misión y ludas la-s demás virtudes; que sea
mi defeusor contra los ataques de Los ene­
migos visibles é invisibles; que calme to­
dos mis movimientos interiores y exterio­
res; que me una inseparablemente A Ti
solo ;oli Din? mío!, y que, en fin, acabe
yo felizmente la obra de mi salvación. Te
ruego asimismo que, dcspuós de haberme
admitido en la tierra :í tu sagrada Mesa,
me enndiizoas, aunque indigno y misera­
ble pecador, ií aquel banquete que lias pre­
parado a. tns elegidos, y del cual, con el
Hijo y el Espíritu Santo, eres Tfi su ver­
dadera luz, su entera satisfacción, su eter­
na felicidad, su regocijo completo y su
bienaventuranza. A 01611.

ASPIRACIÓN
COMPUESTA POR SANTO TOMÁS DE ACUIN O

Alma santísima de Jesús, santifícame.


Cuerpo sacratísimo de Jesíís, sálvame.
358 LA SO SA M ÍS T IC A

Sangre preciosísima de Jes lis, em briá­


game.
A gua purísima fiel (¡oslarlo de Jesfií,
lávame.
Sudor virtuosísimo de) semblante He
Jesús , fcáuame.
Pasión pia<loaísitua de Jesús, confór­
tame.
¡Olí buen Jesfis! Guárdame.
Deutro ile tus Hagas escóndeme.
No ruc permitas qutí me separe de Ti.
Del enemigo malo líbrame.
E u la hora de mi m uerte llámame.
Miíodame ir ¡í Ti.
Porune junto í Ti.
Para que con tus santos te alabe.
Por I o p siglos de los siglos. Así sea.
¡Oh. M aría, Madre de gracia! Intercede
por mí.
Keclbcmc por siervo tuyo.
Líbram e ríe todos los males.
Ayúdame en la hora de mi muerte.
Para que con tus escogidos te glori­
fique.
lJor los siglos de los siglos. Así sea.
QCTJKT/L PA R T E 359

Ü K A inÓ N ÚLTIMA.

H em e aquí, ¡oh dulcísima y amado J e ­


sús!, postrado en vue-ara divina presen­
cia: 05 pido, Señor, con todo fervor qnc
imprimáis en mi cura/fin los más vivos
sentimientos de fe, esperanza y caridad,
uu verdadero dolor de todos mis peoado3
y un firme propósito de jaruiís ofenderos;
mi en Iras que yo, con todo el amor y com­
pasión do que soy capaz, voy consideran­
do y meditando sobre vuestras cinco lla­
gas, teniendo presente lo que de V os dijo
¡oh mi 1'ios! c) santo Profeta David: ?Trat¡-
pasaroa rui= mimos y mis pies , y se pue­
den contar to;!os mili huesos* (1).

(1) Pió V II, en 10 do A bril iíl 1821. cojir.ndió


indiil#eiií-.jíi p le u a ria , a.plicablü u. luí tilma dft]
p u rg a to rio , tt. r-gilos los q ue, coufw arlos y co-
miLtsa.do^.riiffiiadcvo'.r.tnBntü bsLíl orn-uión an te
u u Ci'n"ítijo , «raudo p"i’ >Sn Santidad.. Lo? q^ie,
confcsílnrinsa cada ocho dias. Lüunil^.irRn m ás
á lu ja n d o . pudran g a n a rla calla, vez que comul-
£ilch , Rtig-'iu tíl uiismfi T’n 11 ii í i :o p'.v dp freso
■:tc. 12 dp Jn u io de JS22. i 'i a IX , ccuKrm audo
esta ludiilgüü.uiít, ordenn i^uc se iucgufi al mi-i-
uio tiem po por Su Santidad,
m LK llO SA H tS T IfiA

Los que tengan tiempo y devoción, pro -


niren entretenerse un rato en meditar ¡a
v j d a e i j o a r í s t i c a . de Jesucristo en tos
misterios del Rosario, como está en la
prim era parte .
NOVENA
T)B

N U ESTR A SE Ñ O R A D E L RO SA RIO

R etado el Rosario delante de. ln ima-


gnu de María S a n tísim a , sigue e i

acto de c o n t r ic ió n

Señor mío Jesucristo, Dios y hombre


verdadero, Criador, P adre y R edentor mío;
por ser vos quien auis, os amo de todo co­
razón, y porque os am o, me pesa de habe­
ros ofendido. ¡Oh bondad infinitaI ¡Quién
siempre os hubiera agradado con pensa­
m ientos, palabras y obras! Y o , Dios mío,
propongo, ayudado de vuestra divina g ra ­
cia, uiuicn nitís pecar, H a rta rm e de toda
ocasión de culpa y hacer una buena c o n ­
fesión de todas las que he cometido. E s ­
pero, Señor, en vuestra infinita m iseri­
cordia, que, mirando á vuestros mdrilos
santísimos y £ mi corazón contrito, me lia-
LA. M ÍSTIC A

béÍH J e perdonar y dar gracia para vivir y


perseverar en vuestro santo Hervido hasta
la m uerte. Amén.

O RA CIÓ N
l ’AKA ' I O D O S LOS D ÍAS

jO h clem entísim a V irgen! ¡Oh ternísim a


M adre! ¡Oh dulcísima M arín, consuelo y
refugio de pecadores, abogada de los mor­
tales, mediadora cutre D ios y los hombres!
¡Oh felicísima a rc a , qne socorriste al miiu-
do perdido en el míu fatal naufragio! ¡Oh
brillante iris de. pa&, que, dando fin á las
guerras de. cielo y tierra, reconciliaste al
Criador agraviado con los delincuentes h i­
jos de Adán! ¡Oh candidísim a paloma, que,
ccnduciundo el lam o de la unís frondosa
oliva, anunciaste serenidades jÍ este nues­
tro triste valle! ¡Oh piadosísima iu leree-
ftora, que, viendo el mundo relajado y en
vísperas de perecer al estrago de la justa
indignación de tn ofendido Jesú s, revelaste
á tn querido Hiervo Dom ingo, privilegiado
bijo de (na finesias, el más oportuno rem e­
dio, íínuc alüíízar y seguro a6Íln ckl San­
tísim o R osario, por el cual fué reform ado
Q U IE T A V A K TK 363

el m undo, 6 indultado de los enojos de)


más terrible J u e z ! Goucédenos, benigní­
sima M adre, que por el m érito y eficacia
de tan acepta y saludable devoción acerte­
mos í desarm ar las irritadas iras de nues­
tro Dios y Señor, recuperar su am istad y
gracia., y volver S. la tern u ra de ana p ater­
nales brazos, borrando cou las aguas de
una fervorosa penitencia tas úfnnsas que
lian provocadu el rigor do su justicia, para
que, reconciliados con tu cimanl.ísimo H ijo
y entrañados en su dulce C orazón,m ercá­
ronnos oír aquella tau dichuía lietidieión:
Venid, benditas de m i Padre >j vuestro,
» reñbir et reino <]>'->: ot; e.v/'í preparado
desde la constitución tUil mundo. V enid,
benditos de mi M adre y vuestra. íí poseer
las delicias de su hermosísimo rostro y
ternuras de su dulcísimo peehv. en 1¡i eter­
na bienaventuranza. Am én, Jesús.

O R A C IÓ N
PARTICU LAR PA R A EL PRIM ER DÍA

Dios le salve, ave del celestial paniítto;


D ios te salvo, paloma inooentínimu, fe ­
cundada por el E spíritu divino en los go-'
LA n fif{ \ H E T IC A

zos de la Encamación; Dios te salve, tris­


tísima tórtola, llorosa en los tormentos de
la Pasión; Dios te salve, hermosísima fé­
nix, renacida en el fuego de la caridad á
las glorias de tu Asunción; Dios te salve,
sin el ¡ay! de la corrupción al concebir,
sin el jay! de la molestia en la preñez, y
sin el ;ay! del dolor al parir. Dios te sal­
ve, amorosísima M adre, sin el ¡ay! de la
culpa y sin el ¡ay! de la pena. Dios te sal­
ve, y sálvanos, por lu eficacia de las Ave-
m arim uon que te hemos saludado, de las
miserias que indujo al linaje humano aque­
lla prevaricadora primera madre nuestra,
trocando en perdón el gemido de la culpa,
jr en gloria el lamento ile la pena, Aruíu,
Jesús.
Cutía uno pedirá aquí aquella gracia ó
favor que desea conseguir "por la interce­
sión de María Santísim a, y para más
obligarla se rcxardn (res Avemarias ron
tres Gloria P a tn , etc., en reverencia de
los tres órdenes de mis leño# del santipi-
rno Rosario.
Q U IN TA P 4K T B

ORACIÓN1 F IN A L

l'ARA TO D O S LOS MIAS DE l.A HQVKNA

¡Oh buen Dios, que así amasteis al


m uodo con tanto exceso de dilección, que
una rlistcis íí Vuestro Unigénito Hijo, para
que, por su vida, muerte y resurrección,
non RODsiguiese el prem io d e la eterna sa-
lwl! Os rogamos eoncedrfia piadoso sí los
que meditamos Ion misterios de nuestra
redención eu el Rosario de la Sacratísima
Virgen M aría que le sirvamos amantes y
humildes, reformando nuestras vidas A las
luces» de tan divinos ejemplares, Jesús y
María, y cousijpinios los premios y gracias
q u e M adreé Hijo nos prometen, y en par­
ticular el favor que suplicamos en esta
noveua, una muerte feliz, y que con los
ángeles les alabemos por tuda la eterni­
dad. Amén, Jcsfis.
Cantante ulgnuas estrofas de los yoxoa,
i) hrnjo migue, la Salve, I letanías y dmmís
oraciones de la ptuj.
t .* iu is a m ís t ic a

8EGTTNTJÜ D ÍA

Sfí dará ■principio ron vi acío cié contri


ción y con la oración que em picxu: ¡Olí
clementísima!, etc., páginas 362 y 308.

OCACIÓN l’ A K TICtir.A R i^AÜA U STE DÍA

Dios tú m lm , María, aurora, hermo­


sa, q u e, p arie n d o al mejor sol d e jnsliuia
Cristo Jesús, iluminaste nuestra tenebrosa
y melancólica rfegión; M ana, mar de amar­
guras en las recias olas de su dolorosa
pasión; María, Señora y Emperatriz sebe-
rana, exaltada sobre ludas laa criatura»
en tu gloriosa coronación; Dios le salve,
M aría, estrella del mar, ventana clel paraí­
so y puerta de la salud. Alámbranos, astro
hermosísimo, y coa las luces de tu sutilí­
simo Rosario d esliara las sombras de
muerte que obscurecen nuestras altuas;
convierte en Amarguras de penitencia las
delicias de estts engañoso siglo ijue noa
despeñan en la culpa; y pues tienes, como
Kmperat.ríz augusta, el cetro de cielo y
tierra, restituye á los desterrados hijos de
Q TJXfr'fA P A R T I? 367

Eva i los gozos rlp. la celestial patrio,


Amén, Jesús.
Se hará la ‘p etición, y rexarúu tas tres
Avemarias, ule-, y se concluirá con la
oración últim a: ¡Oh buen Dios!, etc., pá-
yina 3fíi.
Este modo se. observará m todos los
días de la norma.

T K K C E ll U ÍA

Dio:-: te salve, Marín, llena eres de (pa­


ria; llenada gracia en tu vientre, sagrario
riquísimo, que encerró al Autor fíe lus
gracias; llena fie graciti en tu Corauón,
feliz; concha cíe la plenitud de los dones;
llena de gracia, con que comunican loa
santos y participan loa pecadores; llenn
de gracia, porque de tu pleuitud noa vino
el precio de la redención, y esperamos
el premio de la remuneración. Ayúdanos,
graciosísima M adre, pur las excelencias
de tu salutación angélica y por los miste­
rios de tu santísimo líosíi>'io, para encon­
trar la preciosa joya dte la gracia que per­
dimos por la desgracia de la culpa, para
que la tierra estéril de nuestras almas se
LA M ÍBTIÍIA

limpie de las espinas de los vicios, y se


vista de la amenidad hermosa de las vir­
tudes. Amén, Jesús.
O üA U TO DÍA
TÁm ie salve, María, llena eres de gra­
d a , el Señor <m cont/yo; contigo por ln.
suma concordin de tu volnutad con la de
Dios; contigo por la suma unión de tu
carne con Ja persona del Hijo de Dios;
contigo por la. aniña intimidad de Madre
natural con tu ITijo Díuh; el Seflorcs con­
tigo, como señor con su más querida sier­
vo, oomu esposo con su imís agraciada es­
posa, y como hijo sujeto y obediente A su
madre amantfsiraa; y pues tienes, ¡oh ex­
celsa R eina!, en tus manos los poderes del
Todopoderoso, lia¡<, Señora, que tu b e n ­
ditísimo Hijo sea en nosotros y con nos­
otros; eu nosotros por interior renovación
de M uestras almas, y coii nosotros p o r la
digna participación de su carne y sangre.
Ainrin, Jesús.
r¿ u n * ro d ja
Di<n¡ le saíne, M aría, llena tres degra­
d a , el Señor es contigo, bendita Tú eres;
qiHMTA ?AJ1TR 3 fi9

bendita. T ú , porque TCi sola nada tuviste


de maldición, libre del oprobio de la este­
rilidad y de la pensión del dolor en tu parto
feliz; bendita T ú , porque socorriste s£ la
universal ruina en la presencia de uuestro
Dios y Señor; bendita Til, porque quebras­
te la cabeza al común enemigo, príncipe do
las tinieblas; bendita T ú, porque nn perdo­
naste rf tu vida por las angustias y fribu-
lacitfu del linaje humano; bendita Tú, por­
que acumulaste misericordias ¡í misericor­
dias: las misericordias de los misterios uni­
dos en tu Rosario sí las misericordias de
los misterios obrados en el mundo. Danos,
Señora, & los que devotos le rezamos vic­
toria del mundo, demonio y carnc; á la
Iglesia triunfo de sus enemigos, extirpa­
cido de las herejías, paz y concordia á los
príncipes cristianos. Améu, Jesús.

SEXTO DÍA

Dios te salve , Marta, llena eres de gra­


n a , el Señor es contigo, bendita Tú eres
entre lodas las mujeres; entre todas, por­
que Tú sola posees con excelencia todo
lo bueno que se halla eu todas; mrfu que
370 I.A r o s A. M i K T ir .V

todas, ponjiie Tú sola crea privilegiada y


preferida ií todas; ítlas vírgenes, siendo la
primera que consagraste tu integridad al
Señor; íí las cisadns, porque Tfi sola con­
cebiste sin lesión de tn sello virgiaal; íí Jas
viudas, porque Tú sola te privaste de tu
propio Hijo, pur adoptarnos como tierna
Madre A los miserables hijos de Eva; so­
bre todas, porque fuiste privilegiada para
Madre del Todopoderoso, y seulada cooio
Reina á la diestra de tu auiantísimo Hijo.
Vuelve, Señora, á nosotros esos tas itiwe-
ricordioFos ojos, y derram a sobre los tris­
tes hijos de Adán el lleno de tus piedades,
levanta íí los caídos, corrobora á Iob tími­
dos, consuela rí los afligidos, intercede y
ruega por el devoto sexo de las mujeres.
Amén, «lesfia.

SÉPTIMO DÍA

T)íof te salve, María, llena, e.re.s de gra­


cia j el Señor es contigo, bendita T ú eren
entre loria? las mujeres, y bendito es el
fru to ; bendito el fruto que, cuino tierra
bendita sin lus espinas de la culpa, diste al
mundo; bendito el fruto que hiciste núes-
q.C IN T A PA RTI! 871

tro por la comunicación do nuestro frrigil


barro, Nuestro, porque le ofreciste por nos­
otros en el templo; Duestro, porque le sa­
crificaste por nuestra redención en el Cal­
vario; y nuestro, porque desde el cielo nos
le muestras amoroso ¡í los que peregrinos
¡¿eiiiimn* en este d e s t i e r r o . Bendito es el
froto que nació del paraíso de tu virgíneo
claustro; bendito el fruto que se cogió para
nuestra salud en el árbol de la cru z ; ben­
dito el fruto que te trasladó al cíelo para
colmar la gloria do los bienaventurados.
Suplicémoste, purísima Virgen, que nos
des ií gustar el precioso fruto de tus en-
Ira fia s, para que, percibiendo sus dulzu­
ras en la piadosa meditación de los mis­
terios de, tu Rosario santísimo, le gocemos
coa hartura en el celestial convite do la
gloria, Amén, Jesús.

O CTAVO J)ÍA

Diof) le, mira, María, llenn eres degra­


d a , d Señor ex contigo, bendita T ú eres
m ire (odas Itis mvjeras, y bendito es d
fruto de, tu vientrey de tu vientre, anima­
rla arca, donde se depositó el maná Je la
372 LA SOSA MISTICA

gloria; de tu vientre, vellón purísimo,don­


de se recogió el rocío de los cielos; de tu
vientre, ag rad o viril de la míís rica pren­
da, Jesú s;d e tu vientre, paraíso hermoso,
adornado du ros;is y lirit>*, i'ojsih dp. la más
delicada integridad entre las agudas espi­
nas do los doloves de la Pasión de In niunn-
tísimo Hijo, y lirios de eterna claridad en
los rasplaudures de m i gloriosa. Resurrec­
ción. Concédenos, ternísima M adre, que,
ooncibieudo eu nuestras almas i. tu bendi­
tísimo Jesús, por el dolor de una verdade­
ra contrición le demos :í la luz de la. gra­
cia, como frutu de una f>u.ludu.l)le peniteu-
oia. Amén, Jesús.

TCOVTÍNO TITA

Dios le salve, Ufaría, Urna fii'« de gra­


cia, el Señor es contigo, bemliln T>'> eres
entre iodos lus mujeres, y bendito es el
fruto de tu- vientre, Jesús; •Tesis .1 'ri
anunciado por el arcángel San G abriel;
Jesús hecho Hombre en tu claustro virgi­
nal; Jesús nacido al namulo para su luz,
medicina y salud; Jesús oclamado Rey de
los judíos; JeBÚs entregado «n sus manos
<¿UIHTA F A ttT Ji 876

por nuestro amor; Jesús muerto por nues­


tra salvación; Jes-ús rea licitadlo del sepul­
cro; Jesús exaltado triunfante á Ion cielos;
Jesíis sentado :í. la diestra del Padre, coro­
nándote por Reina y Princesa; Jesús ro­
pa qdo al Padre nos haga participantes de
sus glorias; Jesús el más incomparable te­
soro; todo Jesús, Señora, te le ofrecemos
en lns brillantes piedras de til santísimo
Rosario: recíbelo como prenda de tu ma­
yor agrado, y remunera, clementísima Ma-
rfa, nuestra-ofrenda otorgando la petición
de nuestro corazón con que humildes con­
cluimos tu angélica salutación y novena.
Santa María, mar de piedades, Madre de
Dios y nuestra, ruega, Señora, por nos­
otros tus hijos pecadores, ahora aAcanzín-
donos la gracia, y la gloria en la hora de
nuestra muerte. A.méu, Jesfis.

GOZOS
k M A R ÍA SiVNTLsUIA. D E L K O SA R1U ( l )

Uon (laico am or cada d ía ,


Y con nenio corazón ,
(1; C A n frtr.á o l>v.\ «¡s m ' o Íah |»-ji * lo '.;u u iú u , y
luego si# u.o la S a l v * , pi£f- 3S8.
LA. BOÜAvMÍB'l'IC.S

U tzaré con devoción


E l Homrio de María.
L a suprem a Trinidad
Plantó el B o sal M arian o .
¥ su poder ¿obBrano
D ía o trono á, su piedad ¡
Cojiijilucií á t.an tjva'i bondad
Quien te a la b a , Y irg u ii p ía:
Rezaré con devoción, ota.
A nuestra ¿lad re debemus
Am or dulce y m a te rn a l;
Can cnriiO ; pubS, iilis .1
'Humildes la salu dem os;
Con «i Avi; 1» ulaUrnifl?,
lints nos llena, de a le g ría :
Ucearé con devoción, f>tc.
A n geles y hom bres unidos
A coros os digtui Ave,
Que os un cántico m uy suave
A lns divinos o íd o s;
Lúa demonios oonfmidido^
H u yen do esiu m elodía:
RtZ'tiá con devoción, «:.c.
£>e «nrru-nó ei d ivino Y erb o
l iü s u vi&utft¡ v irg in a l,
Y t!n Bíjt.e 'íici'ii Ivoaal
y llI N T A p A ltT k S ÍS

E l llore quedó hecho siervo :


Como el m ás sediento ciorvo
H erido de am or v e n ia :
Rezaré con devoción, etc.
Sagrad o trono el R o sal
L le v ó la R o sa fra g a n te ,
Cuyo olor sim io al iuülbnlo
E l P recu rso r c e le s tia l:
De la. inanuba o rigin al
Quedó lim pio en este d ía :
Rezaré con de.unción, «te1..

Nació Je s ú s m uy gm oiuso
De M adie llen a de g r a c ia .
Ramik(1ío iit* 1» desgracia,
Con rostro afable y hernioso;
E n lo pío y «.moroso
A la M adre p arecía:
licuaré con devoción, etc.

Tí ti e l lñ iii[ ) lu 1« o f r e c í »
Como lio s a con fra g a n c ia ;
L e r 63 cntó con gan&ncia,
Y «I Pailrn ír com plació ;
£ 1 enojo fonoció
Con la prenda que o fre c ía :
Razaré non deuuiián, etc.
I.A SO SA

• T re s díns del H ijo ausente


P ad ecíais soledad,
A un untos que la im piedad
L o tra ta se in icu a m onto:
D e s e o , p n e a , xiiiiiüniKTite
H allarle en V o s, Madre m ía
Razaré enn dtvncitinj etc.

A 1» R a s » de su am or,
C o a la san gro quo sudaba
Color ile n ii :ir la daba
P a ra foieu del pecador:
P a r a tem plar el ri^or,
Como R o sa p arso in :
R izaré cok devoción, oto.

Aqup.l ros!r<i üliofeteailo


D el Cordero lan su frid o ,
Y con azotes h erido,
Con roana usU'i litírinuaeiido:
Tam bién cuando coronado
Y cu an do 011 La. C ru z in o rla :
Hozaré con devoción , ctc.

"RAseo Cnvdnvo es llam ado


De B ern ard o ucin dulaum.,
L a o v e ja , su Madre p u ra ,
Con lan rosad lo lia marcado
Q V rK T A P A llT K

.4.1 Padra lia disim ulado


N u o stra cruel a le v o s ía :
Mezaré «m devoción, etc,.
V iv a la ruaca au ro ro ,
V iv a J e s ú s , sol herm oso,
llb.siicitado y g lo r io s o .
Que os dió c o n fía lo . SnñDra:
Con ro sas se coudbctiiu,
Que en su pocho d e sc u b ría :
licuaré con duración, dio.
Con rosas suba vestirlo,
Y tu s llaga.» son la s puertas
Que «síiáu con rosas «.hienas
AL cristiano arrep entid o:
E u Sil M adre protegido
H a lla folia ñor-* y g u ía :
Rezaré non devoción, etc.
L a rosa. es tuiuplo sagrado
T}fil Diapens&clor de donas,
Que vin o á. Ion corazones
E n incendios tran aforrando:
E u 9ii color enrHirnado
.El dfi rosas ae veía :
Rezare con devoción, etc.
Rn b1 uíiíio , ooronndfi
Con ln m i* suprem a g lo ria ,
S?8 LA. K flgA K ÍS T lC A

No perdió de su m em oria
E l emplao da A b o gad a:
Con protección d ilatada
Al hombre fa v o r lo en viu :
Rezaré con devoción, etc.
Onn dulce am or cada día
con tierno co raz ó n ,
Rezaré con devoción
E l Rosario jlf/iria.

H IM N O S
1)K L ü S O UARDEAS D E HONOR t>U M ARlA (1 )

G u ard ias. gu ardias, M aría nos llam a;


Del Rosario las arman ceñid;
Que d infierno se agita y rtbram a;
Nuestra espada es la C ruz: d la lid.
A la lid , in ven cibles gnet-rm-ns;
A la lid , por M aría A tr iu n fa r;
A la lid, á la lid, calmilcvosi,
Qnft y a suena el clarín m ilita!-.

(1) Car.taRft Pn algunas capillas ilel Rosario


1 r:-s domingos por lrv tarílo.
H tlIK T A P A R T E 3 ÍÍI ,

No queremos» Ljue nadie m ancille


De la M adre de Dios el honor,
¡iu e queram os qne brille y rebrillo
Puro y lim pio ¡ín nucvti'fi alm a su am or.
(/uai difíg, ¡/uarcliiiH, nte.
L o ju ra m o s, Seüora divina.;
S í. juram os tn le difundir,
Tu fe santa ijno a l oielo ilum ina.,
V id a eterna ilal que iba i uiorir.
B e lla V irg e n , llenu, eres de gracia.
Y bendita T ii sola m ujer,
Pues? arrolla.Fi la hum ana desplacía.,
Pues e.|.>lasta tu pie á L u cifer.
G u a rd ia s , Q m irdiax, etc.
ü y e , ¡oh V irg e n !, U prez que te eleva
E l ardiente entusiasm o español;
N avegand o con tó u iylalo : lle v a
Tu U osario A los clim as del sol.
S a lv e , a a lv e , ya, Cuba to a c la m a ;
S a lv o , s a lv e , to invoca el P e rú ;
S a lv e , s a lv e , la t.iarra se in Fitina;
'.¿uien la enciende en umor ores T ú .
G uardias, guardias, ote.
fía lv c , s a lv e , te eanta. el lmpa.uo
Que en T.-npanto derroca a l lü lá u i ,
Y hum illando al inliel aiVicano.
eso L A H .O SÍ U ÍR T tC A

S a lv e , s a lv e , repite en Tetuán ;
S a lv e , aa.Ive, tainliiK.n hoy, M a ría ,
E n tu siasm a s tu ornada n a c ió n ;
Sé T ú siem pre «11 estre lla y Su g ilí» ,
1*11 R o sa rio su in v islu pendón.
(irtitrdias. guardüiS) etc.

I[

Invict'jx yu-in dias de honor,


Caballeros dz M aría,
Venid, vnnicl <stv dia
A mostrar t:neutro vuloi'.
Y e n íd , la s sienes orladas
D el R o sa rio con la s rusas ,
T a n fre sc a s . tan am orosas,
Que al orhr, inundan fifi olov ;
VonW, y ¿tal gran Domingo
lía jo )a ilu stre b a n d era ,
Con le ardiente y t’« ai ricura
Acogeos sin temor.
Invictos yuurdiax, etc.
Publicad por todo el mundo
D el .Rosario 1% excelen cia,
Y el fav o r y la. clem encia
De lii R e in a <1■-1 uiuur.
qTTINTV PAllTK

S e g u id , seg u id , fervorosos
Y esforzado» a d a lid e s,
Que <>.n la s mñs san grim itas lides
l>c Satán sftvíiis tyr r di.
fnriclus g u a rd ia s. el:c .

Vuestru será la v icto ria .


Porque desde al ciclo santo
De M uría os cubre el manto,
de malos preserva.doi-:
P ro clam ad la inmaculado.,
Fu eu tc do eternal d u lz u ra ,
De íigaa cristal in» y ¿tura,
T)« dr.licioio sabor.
Invictos guardia*, etc.
Venid auto el solio sacro.
D iam antino, fu lgu ran te,
Ailoudo se sienta am ante
i.a M adre «luí S a lv a d o r:
V w iid , y íintc ella de liinojos,
L á g rim a s do am or vertiendo,
Ofreuedlc seg u ir siendo
Sionnu-e sus g u ard ias dú lionoi,
Jnmvios guardia*, etc.
382 T.A n rrS A M ÍSTIC A

H IM N O
.4 LA SANTISIMA VIRGEN T)RÍ. HOSANIO (1)

Del ampirr.o á la R eina adormía


Pulsad hoy vuestras arpa? dirinrat,
í ’ de rafia) reñid perirfrinnx
A iin fre.v.tp guirnalda inmortal.
S a lv e , ¡ olí V irgen !, antorcha dol cíbIo,
M ás quo b1 sol refulgente y h orm osa,
Que <1el m undo en ]a m ar boimsieosu
F u iste siem pre la entrena. polar.
T ú del tiem po nuboso la s som bras
Y las ira s ¡le Dios enojado.
Como ívís el deQ90 nublado,
Ledn ah uyentas del triste mortal.
Del empíreo, ote.
^i.ie si ol rayo vibrando en. su diestra
A la tie r rm en su infausto destino
Ajuenaxu, el Rosario divino
Se interpone y su le v m atern al.

(I.j Sucio miniarse on el novenario dol Ko-


f-ario.
ftL 'iJÍT A PA IU 'K

Y Gruzinin, el apóstol ibero,


H eve! ó tu secreto profundo,
Auunciando á los pueblos y al mundo
Do tu escudo el poder c-elestial.
Del empíreo, etc.

¿D o está, dónde, el im pelió fam oso


Qite en B iz an cio reinó, y del Oriente
Su poder extendió al Occident?,
¡ístvec bando In. tierra y el mar?
¿ Do la unse&a del turco ominosa,
Que lle v a ra el te rro r y el khpanto
A l cxU cm o del otbo, entre tanto
Q.tis mis (Iotas hidnron tem b lar?
Del f’/mpii'ia.i, etc.
Y a no ex iste ... E l g ig a n te del Tajo
Que veloz como «1 Tuyo febeo
A su encuentro v o ló , on e l E geo
Sepultó su a rro gan cia orien tal.
Y es la lam a que a l oielo p iadoso,
Por T i , ; oh. Virgen !, la espléndida g lo ria
I)o nste triu n fo y Sj U eterna, m em oria.
]¡¡u Lepanto p lu gu io ra sellar.
D tl Kvipireo, etc,

Y qué filé de Ioh gran des im perios


Q ue, tu ;iraor de sus lúbricos laves
1.A ROÍ»*. m 1¡»t i « a

D e ste rra n d o , en gns triste s (tztuos


In vocaron tan sólo á B e lia lr
Pei'eciorou... L a s lia s d e l i'.ielo,
Our I safio ío aquilón reb ram an d o ,
D ispersaron «1 polvo nefando ,
.(testo v il de su ser crim in al.
Del empíreo, etc..
No asi M aulia ¡ 1 ), la, bo lla, In am ante
Del Jlósario y sus mis'.ica.s flo res.
Que en sus tristes y acerbos dolores
Sólo sabe tn g ra c ia imploLür.
S i la tierra, en sus hondos oimientos
Se estrem ece; ai sil fuego d evora
■Sus h o g a re s, ó el rayo atesora
E n un cielo la m uerta fatal,
Dal empíreo, etc.
S i el euüón holandés eu hus m ufus
A m e n a z a , y Ib. playa, arenosa
I>c C&vi'ie retiem bla medL-oaa
al «Rtvnendo (1el bvonce le ta l,
Sólo ¿ XL su cS[)cranKft y su triunfo
debió M anlia, y su t'.nlnfl consuelo,
V ol Horario, el scci'oto del cíelo,
L a salvó ¿Le su m in a final,
Del empíreo, etc,
Ó) Manila.
4U 1H T A PA RTE

V en id , p u e s , h abitan tes del orbe,


V enid, razas y pueblos «reyen tes,
Y hu ol templo entonad reverb iites
A la V irg e n su ctorno c-antar,
Que dol Crono de Dios ban venido
E l Hosario y los gran des m isterios
Qiih la t ie r r a , 011 sus doa h e m isfe rio s,
H oy celebra con pompa triu n fal.
Del empíreo, etc.

RT. VOTO DR UN üCAÜUiA. D E HONOR

Hosa d ivin a ,
Que al mundo libra*
D i corrupción;
Dt tus olurwt,
Angeles y hombres
Corran e,n pvx.
A T i , M a r ía ,
Dul/.ura y vida,
Madro do amor,
A T i te aclam a
Su soberana
M i corazón.
Roxa, etc.
A T i mi lir a ,
Que Sel su sp ira ,
r.A h o s a m ís tic a

C o nsagra y o ;
A T i , M a r ía ,
To<1hs las lir a s
R in d an loor.
Soba, etc.
Santas falangosa
Dtí litíriuosob ángeles
O igo c a n ta r :
Su s mulodías
Tu nombre in sp ira ,
T u santidad,
ele.
Y y o , g a 9n.n 0 ,
Polvo livin.no,
¿Q ué cuuture?
¿Q uién dará sontís
A m is canciones,
A m i rabel?
Rosa, etc.
¡O b ! s í, m i lira
Pov ti suspira
Cou vivo a fá n ;
E s tu llosario
Quien sn «ntusinamo
H izo e stallar.
liosa, ate.
Q U IS T A P A IIT E 307

E s , ¡oh M u ría,
M adre D iv in a ,
Tu devoción:
E a tn fra g a n c ia ,
L irio sin m an ch a,
Nardo ríe D ios.
Rosa, etc.
O yó, p ues, p ía ,
D el alma mía
L a prez l e a l :
Que tu Uosítrio
Camen los a 6tl'0 B)
I jh. tie rra y m ar.
l lo s a , etc.
Y anLí su coro
S u s puertas de oro
A b ra el E d é n ,
üoiido tus gu ard ias
Rinden sus arm as
ite in a , á ta s pies.
Hosa, ete.

SA LV E

S a lv e , R e g in a , Ma- Dios te sa lv e , R e i-
ter misfii ii-.oi diíK. vi- na y M adre de m ise-
ta.dulcodo, apea nos- rico rd ia , vid a y dul-
388 LA BOSA M lS lT IC A

tra, sa lv e. A ti te cla- (?u ra , e s p e r a n z a


nvamuR exulta f i l i i uuestra, D ios te s a l­
E v a e . A d ío susiñra- ve . A T i llam am os
mus g e m e n t e s e t loe desterrados hijos
Hentet; in liac la.cry- de E v a ; A T i suápi*
uiaium v a lle , -tija, er- ram o s, gim iendo y
go, artvocata nostrn, llorando en este v a ­
illo.s m isei'icor- lle de lig r im a s ; nn,
des o c n lo s ad r.oa p u es, S e a o r a , A bo­
converte. Til; .Tesiini g a d a n u e stra , vu el­
Benedictniu fructum ve á nosotros esos
ventriB tu i , no b is tus ojos m isericor­
po9k hoc exiliu m os­ diosos , y después de
tente. O ciernan», o este d estierro m ués­
p ía , o dulcís V irg o tran os á J esús, fru to
M arín. “bendito de tu vi en­
tro. ¡O h clem entísi­
m a! ¡Oh p i a d o s a !
¡O lí dnlco V i r g c u
H a ría .
V. D i g n a r e me y. V irg e n santa.,
lau d are te, V irgo aa- hazm e d igno de p u ­
cr&ta. blicar tu s al&biiu-
zas.
Ii Da, nxilii virtu- f¡'. D am e fo rta le ­
tcm c o n tr a hostes za con tra tus enem i­
tuos. gos.
Q U IH T A PA U TE 389

onniMüs okbm os

Concede nos fam a- T e rogam os, Señor


ios tuos, quaogumus, Dios n u e B í r o , que
Domine Deim , :>or- nos cojic-edas & nos­
petua raen Lia et, cor- otros tus sie rv o s g o ­
pnris salu te gandB- zar de perpetna s a ­
vo; et: gloriosa. Boa- lud de cuerpo y a l­
taí M a r ii s seraper m a; y por la g lo rio ­
v irg in is íntBLCBSaio- sa i n t e r c e s i ó n de
n«, a prreseuti libe- la b i« iia v o n tu r a d a
rari tristitia. retorna, siem pre V irg e n M a­
p erfrn i lestiiia. P e r ría vernos lib res de
Ghristuin D am iniiin la s m iserias p resen ­
nostrnm . te s, y d isfru ta r de
la s eternas delicias
de l a g l o r i a , p o r
(Jrisio Señor nuos­
tro.
ii). Amen. 1$. A.sí sea.
Anliph. M ugue Ant. &rtin Santo
P a te r HíliicLó Dotni- D o m in g o , P a d r e
QÍce, ín o v t is h ora jin e stro , ú u o n o s á
nos tecnm suscipa, li cu la hora ría La
hb liic sem per nos pió m u erte, y m íranos
ios piec . siem pre aquí a,bajo
ooa ojo farotiible.
i . a. nos* m ístiu a

Orn pvo nobis y. R u e g a por u os -


Beato P a ter Domi- otros| glorioso T*a-
nice. dro Santo D om ingo.
r;. U t tligni effi.- ií. Tara, que s e a ­
ciamur pcomiasioni- mos d ignos de Ihs
hns C b risti. prom esas de Cristo.

OHMMUS ORTOtfOS

Deus, quj iiloolo- ¡O lí D io s, que le


siam tiiím hoati D o - lias dignado ilum i­
m iu iu i vuiil'eíísuris nar tu S iu ita Tgltaiii
fu i, P a t r i s nostri, con 1 os in é v it o s y
¡Ilum inare d ign alu s il <io.[rr i i■>i do 111 H*s i.ro
6S mfcritis ct doctii- bicuavcnturado Ta-
ni>: cunt'eilH, u tejn ? dra fía.rto D om ingo,
in tero esíio n e, tem- tu con feso r, concé­
poralihus non dp,8ti- dele, por su interce-
tila-'t.ar, a u x lliis , ct s i ó u , i]uc nunca le
spiritiialiliuR s e m - falten los au xilio s
peu proflciat iucra- teiupurulea, y cjiie
raentis. P e r Chris- siem pre reciba esp i­
tum Dominnm nos- r i t u a l e s increm en-
trum . l.os. P o r (Jrisio S e ­
ñor nuestro,
í<: A 111011, tif. A sí sna.
Q U IS T A P A R T I Sal

¡iiguen Inx L e ta n ía s como se hallan en la


pát). 2 3 0, 1/ en los bdltados Sí añade al fin la
siquienie
PRO SA
InYiolattL, in tacta, In v io la d a , hiLacta
ot casta a s , M aría. y casta. «ras,; oh Ma..
r íft!
Qnto os oft'nota fu l­ Que fu iste hecha
gida coeli porta. r c f u l i j e u t o p u erU
drtl oiolo,
O mater ahuft, ¡ Oh M adre a u g u s­
OJirishL carissim a! ta , i C risto g r a tí­
sim a!
íniscípu pin, la u - llñr.iljo piadosa ol
ilnm ¡ir¿ooonia. Rifiinoio lie tus g lo ­
rias.
N o.strix n t p u ia Que nuestros p e­
i>ectora, sin t et ool- chos sea .ii puros y
pora. nuestros cuerpos.
T e 11 une üagitan t Te lo suplican de­
devota corda, eh ora. votos los labios- y co­
razones.
T u a p o r procatH. Pov tus ovaciones
dulcísona. ¡siempre aceptables.
No’bis co n ce d a s Alcnnaft el perdón
von.iu,m per saacula. eterno ¿ tus cofra­
des.
LX H 0 3 A SttBTTCA

O benigna, qase ¡Oh madre ben ig­


sola inviolala par- na, única que qne-
mansisti. «iUste u ie m p r b lim­
pia.
t . R egina yaotft- y. Reina del San­
tissimi B o sa rii, ora tísimo R osario, rue­
pro nobis. go por nosotros.
¡. il). ITi- d i^ n i eí'íl- Para ijue soa-
cínmar promissioni- iiios dignos de las
bu3 Chvisti. promesas ríe Oriato.

ORBMUS OKIÍMOfj

G r u tia m tua.ni Difunde, Señor, l.«


quífisumus, Domine, suplicam os, tu gra­
montibus nogti’is in ­ cia on imeaU-as al­
funde, ilt qui angB- m as, para que des­
lo nunr.ÍRnte, Chris- pués de conocer por
ti filli tai iiicarua- el mensaje dol Angel
liionum cognovimüis, la enoarnaciYm do
per paaaionern ojua Cristo, tn H ijo, lle­
et crncem a<l resor- guemos por stt Pa­
i- e o t io n is gloiiam sión y su ctuz á la
p e r d u c a r a u r . Per gloria d é la resurrec­
etim d em Christum ción. Por el mismo
Domiamn uoscrum. Cristo Señor nuestro.
íí. Amen. ií. Asi AH», j
Q U IN T A FAB.TR

DESPEDIDA

Adiós, Reina del cielo,


De estrellas coronada;
Adiós, Madre adorada:
Adiós, adiÓKj atiiittr.
A d ió s, que ya ese velo
Til faz divina encubre,
Y el corazón nos cubre
De llanto y adicción.
A diós, m i cierna MarlrB,
1 ><J Dios templo y sagrario ;
Dame jioi' trt Rosario
L b oteniA sB.lvauióu.
/Idiós, Reina del cielo,
De estrellan coronada;
Adiós, Madre adorada;
Adió*¡ (tdiós, adiós.
MISA PRIVILEGIADA
Uül,

S A N T Í S I M O R O SA R IO

CÁNTASE LOS SÁDJDOS

EN LA CAPILLA DE LA COFRADÍA (1)

INTROITO

Su lve, ¡.ailix sano- Dio.'i to salve, raiz


tu , salve m uudi g lo ­ santa; Dios tu ¿alvo,
ria. O M arín ttos vir- g l o r i a del m eado,
gin n in , velut ropa, ;oh M &r i f i !, fiar <le
v c l liliiim : taum pro las vírgenes, como
n obis dcprucE.re. Fi- la rosa ó «1 livio; m o ­
lim n. ga por nosotros á tu
'J'em p. l ’ íig i-k .-- H ijo.
A lle lu ja , alleluja.
Ei i li., 2 ' i. Gi a- y. f í r a c i a sobre
tia s u p e i gi-aiiam.. g r a c ia , ln. m n j e v

fi) Vónsc ül CaL.üu^o tío ljidul£Oueias, p i


rraío v m .
1 {I>IM T A i'A i ir K ííij

m u lie i 1maneta e t pu* sa n ta y pundono­


dorata. rosa,
G1orín. Pfttri, Ofc CIloriH, al Pudro, y
F i l i o , e t ftpivitui al H ijo , y al Espíri­
Sancto 5 sien i oi’at in tu .Santo; como era
principio, et mine, en ol principio, a Vio-
et scmjper, nh in sre- r a y siempre, por los
c a la «¿a cu lo ru in . siglos de los siglos.
Am.cn. A sí sea.
S&lvB 1-a.dix., cío. D ios te s a lv e , ate.
3 K yrlc oleisou. 8 S eñ or, i¿t!u p ie ­
dad i l f i 1 1D S O Ú -O S .

íi Cliiisle elcison. 8 Cristo, tan pie­


dad do nosotros.
3 Kyrie cleitíon. !5 Seiior, ten pie­
dad de nosotros.

G L O liT A

G l o u i a in i :.\o k L- G loria á D ios eu


Et iu berra
Sifi D i j o . las a ltu ra s , J paz fci'
pns Loinim bus bo­ la tierra á lo» hom -
us» voluntaos. Laxi- bn*H do buena v o ­
clamas le. Bencdieí- luntad. Alaliúinoabe,
m u s te. Adoramus beiulecim osbe, ad o­
le. Glorificamus te. rárnoste , g lo rificú -
Grati&s agim us tibí, m obto. Crraxsiub te da*
39G LA R O S A M ÍS T IC A

propfcer magnamglo- moa por t.11 grande


r ia m Luarn. D om i­ gloria., Señor, Dios,
na Deux E ex oujlns- K cy Jet cielo, Dios
tia , DenH Pater om- Padre omnipotente.
t iip o t e n s . Domine ¡Oh Señor unigénito
Fili unigenite Jesn H ijo, Jesucristo Se­
C lir i s t e , D o m in e ñor Dios, Cordero de
Deus agnns JJei, F i­ Dios, Hijo del Padre!
lias Patrifi. Qiií. toi- T i , que quitas los
lia poccata. íuundi, poaados del mundo,
miserere notos. Qui ten misericordia de
tollis pcccala nran- n o s o t r o s . T ú, ijue
d i, suscipe depreca- quitas l o s pecados
tionem nosU-am. Qu.i dol mundo, admite
s e d e s a,d rlestoriurL nuestro ruego. Tú.,
Patris, miserere no- que estás sentado á
l>i3 . Quoniam tu ao- la diestra úeI Padre,
lus sanolus. Tu so- ten miíericotditt de
lus Dominue. Tu so- nosotros. Porque Tú
I116 aitissiiinis, Jesn solo ¡oh Jesucristo!
Ckruste. Onm sancto eres santa. Tú solo
Spiritu. ín glnriaD el eros Señor, Tú solo
PiUtíh. Amon. Altísim o, non. el Es­
píritu. Santo en la
gloria, de Dios P a­
dre. Así sea.
Q.UTW TA P A U T E

COLECTA

5'. Dominux v o - y. Til Kefioi' sea


biscum. con vosotros.
lí- Et onm spiri- i\. Y non tu espí-
tn f.uo. rinii.

OliUMUS

OuiuipotoDK et mi- Dios O mil ipo ten re


sericors D sus, qui y m is e r ic o r d io s o ,
ab ¿eterno unigeni- que desde la eterni­
Lam tibi cottüimlcm, d a d prodestinasto,
iit^ u e cousubstan- ségtiri la carne i en el
tiftlem Fiiium sccun- espíritu de íantiüoa-
dnm canicm praedes- ción 4 Nuestro Se­
t i n a s t i in Spiritn ñ o r Jesucristo, tu
3ftnr.rificaüonis T)o- H ijo Unigénito, qne
minuui uostrum Je- es igual y consubs­
3um Chvistum, et t a n c i a l contigo, y
iSauctissimam Virgi- d e s d e entonces Ib
nem Míwiam tiV.i ac- elegiste por Madre á
cepTÍssimam In M a­ la Santísima V irgen
trera oidum a sa'culo M aría, gratísima X
p re eleg iste; prajsta,, tas «jo s ; concéde­
qawsumus, utambo- nos, to rogamos, por
rum meritis, per hu- loa méritos do am­
898 I.X «O S A M i& T I C A

era qoin d ecim m vs- bos, cumplí dos por


t e r i a SacisiHrtsimi los quince misterios
R o s a r i i oom píetis, del santísimo R o sa ­
iüa in piiKsiiíiiti si- rio, qne do tal ma­
mus illi addicti, qna.- nera les es ¡ifim o»
ttuinrf nr.ifl.ni in r,f«- unidos un la vida,
lesti.5 v ilc e gloria que singamos tam­
iYuccus Hornm in 110- bién ©temamonto on
bÍG jagitoi' scia iu - I lO ílO t r U K HUH frutos
[nu$, en Ir, gloria de la v i­
da. celestial.
TJt Fámulos tuos V á t.üs sierv os,
ii'apam nosU-iim IV., n u e s t r o Santísimo
Antitistcm no.strurn i? a di-n fi1 Ph i 'R N..
AT., et Regom n os- nuestro Prelado N,,
ir uní N ., Hegiuam nuestro R.ej’ A7., A la
iiiim prole regia, Or- li.oina con la real fa ­
dinem ntwfcrum, et milia, &, nuestra Or-
nos íub Uta prolee- ilen, y i nosotros,
tío 11e nnstridi; paoem guárdanos á todu.H
Oi. suiutuin tnam no- l'ajo tn protección;
stris concede tempo- concede p.n nunstros
í-ilm.s: et ¡ib lücclesia días tu. paií ,y tu sa­
tu a cunctswn L-epellc lud; aparta rodo mal
neqnitiam ; gc gentes de tn Iglesia.; a l j a t c
pagano ruin et liitire- con el poder de tu
ticom m d extcitc tuse diestra, ¡I las paga-
QTTTSTA P A R T F 309

im l e r t i a r.onbei-an- nos y hovo.iea, y díg­


tu r; ct fru&tus tcrriB nate da.r y conservar
ílar« «t Aonsm*va.i,e los írutos fie 1a tie­
digneris. Per enm- rra. Por ol mismo
Jum Duminum ik js - nuestro Señor Jesii-
trnm Jesiim Chris- cvist.o, in H ijo , que,
tiun. Filiuiu luum, siendo U ios, vive y
ni tecum v ivit et reinaconrigo en uni­
i'ü g n a t in iinifcaLe dad del mismo Espí­
c ju s d c m S p lr jt u ritu Samo. Por loa
Sn,ncti Tíeue.Per nm- siglos ile lo* siglos.
uia scsuiiJu stcculo-
rum .
h). Amen. Así ven.

EPISTOLA

l e c t io r.inni leu cjü n m u, i.m i»)


SAH ISM TI 4 K DE L A S A U l v m t Í A

(Cani. 2 eí Perl. 2 .)
Ego üos oampi, et T o, flor tlel campo
liliu conv&lliun:. Si- y lilio de los valles.
r.nfc litium ínter apl- Gomo lirio entre las
iias, sit‘ árnica mea espina.», así mi am i­
intev Alias. F i w i i s ga «litro las bijas.
dislillans labia tila, Fanal qne destinan
«ponsa. m el, et 3ne tus labio*, ¡ o l í espu-
400 LA U 08A U 1 6 T IL A

íu b lingua tna: et s>t! Miel y leche de-


odor vfistimantoram biijo de tu lengua:
tuorum, sicnt odor y el olor de lüs ves
tlinlis. H oitns r.on- Lidos como olor dr,
(duSu s, s o í o r m ea inoiensr>. Huerto Pi­
í-^oii^a, lioi'Ous con- rrado ere», hermana
clusns, fons signa- miu, esposa, huerto
tus. Emissioncs tim revrado, fuente se­
pavtdisus mnloruin llada. Tus renuevos
punir.oruin cuta po- son verjel dtt grima-
la o fu m fiu etib u B . das cuh T r a t o s do
ligo qnasi vitis fruu- manzanos. Y o como
tificsiv i suuvilatom la vid eché fruto de
odoris: et flores» mfii suave o l o r ; y mis
fructus lioim ris, el frutos son frutoa d«
hoiiestatis. Ego ma­ honor y de riyucíift.
tar pnlchrae diler.- Y o, madre del amor
tionis, et tim oñs, et hermoso, y del te­
agnitionis, et san ri­ mor y de la ciencia,
tas s p e i , I n me gra- y de la santa espe­
tla omnis 7íae, et ve- ranza. Eu mi toda lo.
1'itatÍR, in me ouiuis gracia, del camino y
spes vítae, et virtu- de la verdad; en mí
tis. Transige ad me toda e s p e r a n sa de
omntíS,qu¡ concupia- gracia y de virtud.
oitis me, et a. geneia- Pasad ¿ mí todos lúa
tionibuM meis impla­ que rao codiciáis, y
Q U IK T A P A B T U 1 01

mi ni, Spirifcus oaim llenaos de mis fru­


meua super niel (ini­ tos. Porque mi espí­
cia i ef h a e r e (lit a s ritu es tnAsíJulr.e que
mna super uicl, ct fa- la. miel, y íni heren­
vuni. cia. que la, miel
y el panal.
]}. Ccmt. 2 . 1)iler- fv. Mí amarlo para
cusmeu» Tnilii, et ego mi y yo para él, quo
illi, qui pascitur in­ se a|jij,cicnta entre
tuí1Ulift, doñee ¡tsjjl- los lirios, qne
i'et dies, ot inclinen- ¿ople el día y decli­
tur umbraw. nen las somhraí-.
y. Eccl. SO. iSicnt y. Como días de
d105 vein i circurda- primavera la rodea­
haut en.ui flores ro- ban flores de rusas y
¡rariim, ot lilia con- lirios do los valles.
valium * 1. A llelcja, A lel.iya, a l e l u y a .
íü’.eluja.
y. N ú m . n . V ir g a _V. L a T ü fa de
Jhssí; ílo cu U , V ir g o , .Tessié floreció, la V ir­
.Dearrt. « t h o m iiiciü gen concibió al Dios
g e n u it : p a ce m l>eus hom bre; Dios devol­
r e í d i t , iu s e re con - vió la paz, rcconcí-

(1) Los veraiculosseñaladlos uou la ostrnllica


svii los quo se cantan uu ol coro, cu los tiempos
■me se oxproóaii ni iiiincipio.
402 r.A ROSA. M ÍN TICA

Li&ns inut summis. li a n d o a o n s ig o al


Allelnja. homhrw. Aleluya.
In fra . Scptuages. En Hepiuag. Trac.
’V ract. * Gande, Ma­ A l ó g r a t e , Virgon
ría V irg o , cuuctus María, ( l O t quoTú so­
ha,ereaes sola inter«- la has destruido tu­
m iíli. if. (juae, (ía- das 1a 9 herejías, y.
lm c l i s A r c h & n g o li T ú. qno crcíste el
dictis credidisti. y. anuncio <1«1 Arc.Au-
Dura V irgo Deuin. gol Gabriel. V. Con­
et haminem gennis- cebiste al Dios H om ­
t i: bt, poat partum bre, y d e s p u é s dol
virgo inviolata por- parto qnedast« siaui-
uiaijsLHbi. V. Dei gt- pro Virgen. v. Hue-
nltrix, intercede pro g a p o r nosotrns, Ma­
nobis. dre de Dios.
Temp. Rosar, se- Fn T tasu rrecióu .
cMiidiim * Allel. y. Aleluya. Kesuoitó sJ
Matt. 2 8 . S u r r e x i t Señor, y saliendo al
Do™imis, nt.. o^^c.ln,- r.ncaentro á las m u­
í'tínw mulieribii-, nil: jeres, los dijo: Dios
A vctc. Tune nccos- os gnnrde; y hIIhk se
sernnt., «t, ten'JBrant llegaron á ól y abis.-
podes cjus. A ilcluja. z á r o n l© su s pies.
A’ eluya.
Tr.mp. A:iccn.i. .$í- I£n Ascensión. A le­
cunduvi. * Allel. V. luya. Cuando Criatu
< U riN rA 1‘ A K 'i't; -103

Eph. i . Ascemlfliia subió á lo alto, llevó


Clii'istuij in altum, cauLiva la cautivi­
capti vnin duxit eap- dad, (lió dones á los
rivitatem : rlfwlit do­ hombres. Aleluya.
na hnniimbus. Alle-
luj,..
EVANGELIO

Domiuus vo- y . El S e ñ o r s u r .
biscum . con vosotros.
Ñ. Y con tn eí]ií-
riliu.
S E Q U E N T C jV S A X U T J c o n t in u a c ió n DDL
B VAN CIELII SKflIJN- SANTO EVAXttKLIO
IiUM I.IICAM . SEtttTS SAN LUCAS.
Capitulo ft.
In il’:o teciporct Eu aq\iol tiempo
Iter niíiobat Jesns caminaba Josús por
por civilato* |et cas- ciudades y aldeas,
islla, praedioans, et {iredicHtulo y amiTi-
eviLiiijclLaaiiti r e g - ti;ir¿tlo ol reino de
nura I><ñ, bi d'.iode- D ios; y lo* doce con
ciin cuín 111o, «t mu ó l , y también algu­
liei cs aliijuae, quae nas mujeres quo ha­
eríint r,urft'i.ae a spi- bió. él sanado de es­
rilibus inalignis, ct píritus malignos y
infirm itatibus: 11a- <le ejiferm e d a d e s :
4(M LA. R O S * jrfK T tr.\

ría., qua.0 vocatur M irla , que so llama


M agda!ene, de qua M a g d a le n a , de la
s o y t e m il«m o n iA cual hebla echado
evierant, oí. .Joa.na s ie t e demouioa, y
uxor Chusae procu.- Juana. mujer de Cu­
ratoi’is Hei-odis. et sa, p r o c u r a d o r de
Susarma, e t a li a e 'FTorcides. y Susaua
multae, que tninis- y otras muchas, quo
trabant oi d« fiicnl- lo asiatian de sus ha­
t&fcihtis suis. Cu ir. ciendas. V como hu­
düteiu turba plim- biese ¡:nucurriclo 11A-
ma M uvcm reiit, et r r ,8 r o dol pu eblo, y
de civitatibus propc- acudiesen solícitos A
mrenb ad eurn. •]iv? t 61 de las ciudades,
p e r sim iütudincin; les dijo por semejan­
ü x ü t, <[ui seminat. za: Tin hombre salió
s e m in a r e s s m e n &sembrar su simien­
annm: et, dam se- te, y, al sembrarla,
raínat. ali'id cecidit una jjarte cavó junto
sooua vJftm, et con­ al camino, y f-.ié ho­
culca t.Tim est, cf. vo- llada y Ir, comierúD
lucrcs cceli comede- las aves del ¿ielo. Y
runt ilhid. Et uliud otra cayó sobre pie­
CBcidit. s n p r a pe- dra., y, cuando f'.ié
tram; e t , P A tnra, nacida, se secó, por­
arciic, qtiia non ha.- que n o tenia hume­
bebat humor em. "Et dad. Y otra, ce y ó en-
Q U IN T A p a r t í: 1%

;.l i ud cecidi t i n t e r trc espinas, y las es-


^piuasi et simal exo- pinas (jue nacieron
uie spinac suffocavc con «lia la ahogaron.
r:int ¡llud. Et aliad Y otra cayó eu bue­
ceeidit iu LciTU.ui I10- na tierrn, y nació y
;.am: et, ortnrn, fecit. dio fruto á cierno por
i.-j-ctuiu cout-.ipli.im, uno. Dicho esto, co-
ILcac uicens, cljumi- m euzí á decir en alta
bat: Qui linbet aures voz: (¡nien tieix». ore­
riudieadi, a u liai. in- jas de oír, oiga. Su?
:erro<;íiba.nt. autem discípulos I p. pregun­
riiiu discipuli Hju<, taron qué parábola
qnee esset htuc pava- era éatn. El los dijo:
bola.. Q.uibns ipse di- A vosotros bh du.de»
si:.: Vobis daCuui «Ht saber el uiib^orío del
u o s s c ía y s t e r iu m reino de Dios, ma= á
rogni Df>i ¡ niEt.evíK lo? otros por parábo­
auteui in parabolis: las , para que Tiendo
ut, v id e n t e s , n on no vean, y oyendo
videant. er audien- no euticuclíin.
1asj non intelligunt.

CUÜ3 DO

G r iíd o i s USUM C r e o en uu sole


Dcum 1 P atiere. om- D ios, P a d r e omui
nipotentem, r u c io - potente, Criador de
i .» ni-.s» M Í S T I C . »

rem , t¡t terree, cielo y de In tierra,


vi.sihiliuuj o tu u iu m y de todo lo visible
et invisibilium : et é invisible ¡ y en un
in unum Doininuin solo Seiior Jesucris­
J ü sa in O liris tu in , to, Ui jo unigénito de
Filium I'iei nnig»iii- Dios y nacido del T*a-
lum . et (¡x Pai ro nti- dru u n tií Aillos los KÍ-
tnm ant.e omnin s¡»- f f l o s , D i o s <le Dio s,
culu; Deum de D ko. Jjhx de )w „ Dios ver­
¡n m e n tLe Jumino, dadero de Dios var-
Oeum veriiu de Deo dadm o; engendrado,
Vero: g cn iu u u , non n o l i e u h o , tonaubK-
íact'iiu, coiiKnbstan- tancial al Padre, y
t i a le m P a t r i p e r por quien fueron Ilu­
quem urania f a c t a días todas las cosas-,
3 unt: qui proiiter nos til que pov nosotros
liom incs, ct pi-optcr los hombres, y por
D u jtv a m s a l 11tem n u e s t r a salvación,
cle,:;ccndi t de c-j-lis. descendió i’ s los cie­
JN I.'A liY A TU S B S T los, V TOMÓ CAKNB
DE Sl'lKlTIl SanIIVO I)H I.A V lllL 'F .K M a -
lO.vMAHIA VlIlGIKE h ía por n j jü A i >i í l

E l HOMO I-’ ACITUSKST: Jilsi'íHiTii S a n t o , y


Cruciíi.'ius utiam pro .■JKiMxo iiomüiik: fué
no b is , sub Ponuio ta m b iú ii c n i r i f i c a d »
Pilato passas. el sc- por noaolros, pu.de-
sepultus e,~t[ et. i n- oió IirLjo e) i.ortev de
(J lllM T i PAHTK 41*7

surrcxit t e n i a die Policio Pilado, y íuó


íícounduui Sci'iptu- sepultado; y resuci­
rns: t»L ascendit iu tó ni tercero día. so-
u oelu m , s e d e t ac gún las divíufts Es­
dextfiram Patria: el crituras; y subió »1
itfli'am 'VQiiturus est ííír’ o, y está senta­
oum gloriu judicare do A la diestra del
v i v o s , et üiovl.uos, P a d re ; y otra vos ha
cujafí rogni jion crit. do ven ir ¿ juzg&r lo?
finís: «t iu Spivitnm VÍvo« y los mucrtQH,
Snnc;um Domhium y 3U roino ífirá eter­
ot vivificantem , qui no. Creo, también en
ex P a t r c Filuxjue el E s p í r it u Santo,
p r o c e d i t ; qui onm Señor y vivificador,
Patru, r<b Filio si muí que procede del Pa-
adoi-atur, et. conglo- drti y dei I-Tijo; qaiou
rifi.oaturí([ui locatu* igualmente es ado­
estper Prophatas: et rado, y tiene junta­
imam, so.nctiiin ca- mente gloria con el
tholicam evapostoli- Padre, y oon el H ijo,
cain Ecülcsiwn. Con- y es el que haliló por
liloor utuun yapáis- loa Profetas : y oreo
ma iu remiísiontiiu en la Ig lesia , uuu,
pcecatorum : et ox - Han t a , c a t ó l i c a y
p e c t o resurrectio- apostólica. Confieso
nom uiortuorum, et un buulidmo para la
vi trun rentuvi .neocu- remisión da los jih-
JO S |J.A B f> S A J liS ilC A

li. Amen. nados; y aguarda la


resurrección do la
carne y la vida per­
durable. Asi sea.

O FERTO liJO

V'. Doininu* v o - y. El Señor se»


bíscum. con voso ti os.
A. E l , etc. i\. Y co n . ote.
Oremus. A v «, O r e m o s . Dios te
Ilcgina, c u ílo r u m , salve, Reina de los
Mater llcg is kngelo- cielos, M a d r e del
rum. O M aria, íios Uey de los Angolés.
virginum , velnt vo­ ¡O h María, flor de
sa vel lilinm : íunde las vírgenes, com o
preces ad F i l i u m la rosa ó el lir io !
pro ealute íidelium. Ruega ñ, til Hiju por
la. salnd de los fieles.
Temp. paxc. Alle- Ett Paxcua. Ale-
lu ja , aliel. la v a , alcl.

ORACION

Tb ofrecem os, Dios mió y Padre de m i­


sericordia, este santo sacrificio de la ¡Misa,
en memoria del sacrificio del Calvario y por
la Halad espiritual y corporal de todos los
Q UIITTA P A R T B

asociados fin la Cofradía del Santísim o üo-


sario. ttaa, Padre San tísim o , qae seamos
iodos verdaderamente devoto» de tn S a n tí­
sim a M adre, OStándole sumisos con perfecta
devoción de cuerpo 7 alm a, para que, des­
pués de ofrecerte estos obsequios, m erezca­
mos con bu g racia llegar A Ion premios eter­
no? de la gloria. A s i sea..

PltRFACIO

y. Por omuia s é ­ y. Por los .siglos


cula Steculorum. de los siglos.
11). Auien. I'c. A s í sea.
y. Dominas v o - jf. E l Señor sea
biscum. con vosotros.
ti). Et enm spiri- ií. Y con cu espí­
ui too. ritu.
V. iSuTBum corda. y. A m b a los co­
razones.
H a b e m u .s a<) iv. L o s tenemos
Domínum. hacia, el Señor.
y. G r a t i a s aga- Demos g racias
iuus D o m in o Deo á D ios, Señor n ues­
nostro. tro.
rti. D ignum etjus- Es digno y
tum cst, justo.
LA R O S A M Í ft T lO A

Vere dignum , et V erd ad a r amentu


justum 8st| yeqaum, es d i g n o y j u s t o ,
et salutarü, noy tibí conveniente y salu­
a e m p e r et ubique dable qae siempre y
gra.tiaa agerú, D o­ en todas partes te
mine Sánelo, Po-Lcl- rJiidumob- g r a c i a » ,
oTnnipotans, alterne Señor balito | Padre
D eus; et te in vo- toilojiodfli'OHO, Dios
neratione sanctissi- sempiterno; y que,
mi ]í.osa.r¡i B eaiae con los c o r a z o n e s
Mari ce semper Yir- llenos do g 0 2 0 , te
gin is, Bxnltantibud alabemos, bendiga­
cuiimis Jaudnre, be* mos y ecLebromos en
nedicere et p red ica­ la v e n e r a c ió n del
re. Qnse et- Unige- s a n t ís im o Rosario
uitum tuum Sane ti de la bienaventura­
S p i r i t u s obumbra- da siempre V irgen
tione c o n c e p i t , et iía-rla. L a que, por
virginitatis g l o r i a obra del E s p í r it u
perm anente, m u ido Santo, concibió á. iu
himfiii ibternum ni- Unigénito y, perma­
fondit, J esum Uhris- neciendo i nl.nu ta. la
tu m , Dominum nos- gloria de su virgin i­
trum. Por quoiu Mü- dad, derramó sobre
jestatem tuam lau- el mundo la luz eter­
dant A n g e l í , ado­ na, Jesucristo Seiior
r a n t- cloir.iaationep, nuestro, Por quien
QIIIHT. tahit 411

iremnnt poi.ostn.tes: alaban tu Mn.jn.stad


c/iíli, c:<olorum que los ¿agolen, adOran-
vil-tutes. sic beata se­ la las dominaciones
ra i:him, so cia cxnka- y Lómenla las potes*
tig n o conce] ebvant. ta d os; los cielos y
Cu.m (.¡Liibus et. nas- sus virtudes 3r los ar­
Lraa voci^s, nt arimit- dientes soiaímes la
H jn h c a s deprcca- celebran e n armo­
nmr. supplici con- niosa melodía. En
í'c;;síotii“ ilicnijt.es: cuyo concíurto te ro­
gam os sean admiti­
das nnostras y o c c b ,
que mi s u p li c a n t e
confesión te dicen:
Sam ctu s, Sanctub, Sakto, Santo,
S a so tu s, Dominus Santo, Seflav Dios
Deus Sabaotli, F lc- de los ejércitos. L le­
ni siinfc ca'li et térra nos están los cieloa
g loria tua. IIOíH. 1111H y la tierra de tu g lo­
in exoe1si.a. BgüccIíc- ria. Hosanna o a las
t'JK qni vciiít ili no- nlfrnms. Bendito el
miuí D om ini: H o­ qnc vienn eu el nom-
sanna iu exceisis. hi-tí del .Señor. H o­
sanna en las alturas.
4.1-2 L A n o $ ¿ M IST IC A

OllACIÓN
Clementísimo Padre, por los m éritoi ele
mi Señor Jesucristo é intercesión d e N u b r-
tra Safiora del R osario, proteged y ampa­
rad la Santa. Iglesia O a . L ¿ l ¡ c i i , y extendedla
por toda la tierra; unid en cavidad á i.odos
Los Celes, para que sólo tengan un espíritu
y no corazón; bendecid í nn astro Santísi­
mo Padre el P apa, A nuestro P iolado, á
nuestro iiey C atólico, á nuestros superio­
res temporales y ¿ los diroctoics de nues­
tras almas, y á todos los católicos esparci­
dos por el mundo.
O» ofrezco este sacrificio ¡i muestra mayor
gloria, y para prni'eclio espiritual de mi
alma: y por mis padres, hermanos, parien­
tes, cofrades, amigos y bienhechores vivos
y difuntos, y r j i jiM .rtir.u la i' p a r a que me con­
cedáis (aquí se expresa lo que fe dezt.ti alcan­
zar); hacednos k todos participantes do tan
soberano misterio, y colmadnos de bendi­
ciones en esta yida y en la otra.

JACULA TOB.I AS L’ARA l.A ELEVACIÓN

Padre E terno, y o os oíroczco la sangro


picuiosiniuia da Jesucristo en expiación d *
QHTN l'A HARTE 413

mis pecados, y por las necesidades ríe Tu


snnts. Iglesia.— Cien dias da indulgencia por
rada vez que se diga.
¡Oh dulcísimo Jesús! No rfeiiñ mi Juez,
sino n i Ss.lvn.dor.— Cincuenta diaí de indul­
gencia cada vez.
Jesús dulce y humilde do corazón , haced
mi corazón, semejante al vuestro.— Trexcito.'
tos dios de indulgencia.
Sea, Jesucristo alabado para siempre.—
Cincuenta días de, iiululyenria.
Jesi’ts m ío, misericordia. — Cien diai■ de
Indulgencia.
Alabado, adorado, amado y glorificado
sea au todos los momentos el Corassón euc»-
rístico de Jesús, en lodos los tabernáculos
del muudo, hasta la consumación de loa si­
glos. Asi sea.— Cim dias de indulgencia una
vez al día.
Coi-fiy.ón sagrado de Jesús, tened miseri­
cordia de nosorros.— Gim dias da indulgen­
cia.
Corazón inmuculado de María, rosad por
noHotroH.— Cien dias de indulgencia.
LA ROS A M ÍST IC A

SECUENCIA DE SANTO TOMÁS DE AQUINO


TAHA T I R S P U F » T>R 1 .4 T 1 .T .V I f-A fo l

A lm a, en himnos y cantares
Alalia ¿ iu Salvador,
Alaba á tu Capitán
Y 4 tu divino Pastor.
Cuanto alabarle pudieres,
Tanto alttjea «1 tnraor;
Que e.xc.ede todo. alabanza ,
Y no es bastante tu voz.

L o quo hizo Cristo en la cena,


Eso miomo hacer mandó
Con ceremonias expresas
En memoria de su amnr.

Dase á ios cristianos flogm a,


Que pasa le í pan la ¡ior
A sor Oanio. y Sangre el vino
F<n la t.ranHuliñt,H.n<’ iaf.ión
Lo quo nv miran los ojos
Ni lo &lca.az& la razón ,
Animosa lo asegura.
La. le , en. orden superior.
Q U IN T A IM ttT E

Los buenos como los thaIcm


R eciben lft com unión,
P ero con dosigual suerte
Be vida 6 movfcal horror.
Ed muertu puro, los malos
Quien vida í los muertos dio.
¡Ailvim-ta en uuu tíumidB.
£1 íia desigual de dos!

¡Mira d e angolés « 1 pan


Y a manjar al viador!
Sin duda pan de los hijos;
No pava los perros, no.

Eucu pastor, pan verdadero,


'l'ennos, .Texús, cuaiptitión;
Tú nos acude y sustenta.,
Señor, y defiéndenos.
T ú . en la tierra de los vivos,
Libres do lmma.na pación ,
Huant»* v«r aquéllos bienes,
Que olios solos bienr-ss son.
T ú , íjiin todo cuanto hay sabes;
Omuipolonto Señov,
Y nos Hiist,nulas acá
En la mortal condición ,
Ponnos i tu mesa, y has
« 0 i .a r o ía w I s tio a

Qtae, heredando igual fa v o r ,


T)e ta s ciudadanos santas
Gocemos la com unica. A s í sea.

P A D R E N U ESTR O

P er oíania s»i- f . I'or los siglos


cula a fe cu lo m m . ele loa siglos.
H(. Amen. n¡. A si eea.
()RRMUfi. Pitecc li­ ÜKBMOS. InfitrTllf-
tis salutaribust mo- doe con saludables
lliti, et divina insti- precepto s, é infor­
tutíojli fo rm a 'i. an- mados p o r institu­
domas dicere: Pater ción divina,nos atre ­
noster, qui es in c a í - vem os á decir: P a ­
lis: sauctifioetur no- dre nuestro, que os­
men Umm. Adveniat eas on l o s c i e l o s ;
regnum tnum. Tfiat: santificado sea el tu
voluntas tna, sicut nombre; ven ga ¿ n ó s
in cual» et in térra, el tu reino: h ágase
PftnctQ nostrura quo- fn voluntad, asi ou
tid ia n iim da nobis la tierra como en el
hodie. Et dimitte uo- uielo. E l pan nues­
bis debita nostra, s¡- tro de cada día dá­
cnt e t n o s dim itli- nosle b o y ; y perdó­
miis debiLoribus nos- nanos nuestras deu­
tris, E t n« nos indu- d as, así como nos-
Q U IN T A PA11TK <17

c a í in te n ta tio n e iu . otros perdonamos á


nuestro» deudores;
y no nos dejes caer
en la tentación.
js\ Sed libüi'n nos Jl¡\ May libran on
a malo. dn mui,

LA PAZ

y}. Per omnia s é ­ V*. Por los siglos


cula smculoruin. d C 109 s i g l o s .
B". Ainan. Si'. Así sen.
Jt, i*ftx Domini y . L a paz del Se­
.sin s e m p o r vobis- ñ or soa siem pre cou
cain. vosutroB,
11". Et ciim epiri- ft\ i r coa Lrix espí­
l;i búa. ritu.
A g n u 3 D ci, qui Cordero de Dios,
r.ollis peruana m u - que quitas los peca­
■:li, miserere nobis. dor Jr*l in i j . i i ti o , tan
misericordia de nos­
otros.
A g n u s JJcI, qui Cordero de Dios,
Lollid pecc.a,'a inun- qno itíirf los [leon-
d iT miserere aobis. tíoa del inundo, ton
reisericordift de e o s -
olros.
sJ7
41 fi r.JI ROS A M iü T irA

A g n u s D ei, (|ni Cordero de Dios,


tolli.s per:cata mun- que qniras 'os p«r.a-
di, dona nobis pa (los d e l mando, da-
cem. nos la paü.

COMUNIÓN ESJei.im’ UAL

Y o creo. Jhhús mío y Dios m ío, qu« es­


táis icalmonlie presento en el sacramento
del Altar, os adoro con toda mi alma, y con
todo mi corazón os amo. Quisiera recibiros
dentro fie mi pec.lio; m as, no pudifindo íljio-
ra 9 acL’HiueiiCulineiite, venid á lo menos es-
piritunlir.Fnitf) á mi corazón: y como si ya
hubieseis venido, os abraso y me '.mo todo
á V o s : no perm itáis, ñuño'', que jHmás me
sep&re de V 03 . ¡Muera yo p or amor dt guien
¡>or mi recibió la m uerte!

COMUNION

O qnam specios» ; Oh , cuán hermo­


facta os et sn íw is, in sa y suave eres, San­
dfiliciis virg'nit.RtiS; ta Madre áe Hios, en
S a n c U Dei (.t c u í U-í x . lus enüautos de tu
Qu am ovid 011tus Ji1i¡vi virginidad! Viéndo­
S ion, vcina-ntein iu la lay liijas de Sióu,
Q U IN T A P A R T E

ÜOL'ibus rosariim et brillante e n tr e las


lilis non val lium, boa- flores de rosas y li­
tissinaaui preeJi cave- rios rio los vallns, la.
vmitj et r agina olftU- «.clamaron Beatísi­
(lavorunL a.nn. T en ip . ma, y luü v«inas la
-Paxr.fi. Alio luja. alabft.rr>n.

Ú LTIM Afí ORACIONES

y. Doininus v o - V. "FU Señor sea


’iji-icu.xa. con vosotros.

ÜREM US OlíEMOS

Veneranda ,S acra- O íos Todopodero­


tisiiiuelí.osaiií uiví- so, lavorer.B benig­
tíirioill lionorcm Da! no k los qnec&lobvíiu
O reu itricix ««mper los misterios del san­
Vivginis Marico rJi tísimo Hosavio, de­
Ecclesia m n ñdeli dicados por til Igle­
dicatn,, celebrantes. sia i3el en honor (le
()ui]iipoi:«T>!= De u ií, la Aladre ile Dioo y
benigno tavovo pro- siempre Virgen Ma­
scyuei'B: m ómnibus, lí a,pa.ru. que cuantos
i 11 t e spcnuitibiis, en 'Ti esperan. expe­
tiaxili; tiTÍraunua os- rimenten el benoiicio
tend us, ínvsUin oram de tu a u x ilio , y con ­
virfrus, et votorum sigan la v ir t u d ile
420 uá. ítoeA »fü‘nu&
oVimea-tur effactog. los m is t e v ioa y el
cumplimiento de sus
deseos.
Et fámulos tuos, Y á tus siervos,
P apam , o t e ., p á g i ­ n u e s t r o Santísimo
na 3 9 7 . Padre el P apa, ele.,
como arriba en la
Coltctu, pdg. 3 9 7 .
y. D o m in u s v o - y¡. El Señor sea
b is e n m . con nosotros.
T^'. E t c u m s p ii ita R'. Y con tu ospi-
fcno. rit-n.
-> y . Ite , Missa e st. y . Id , se conclu­
yó Ja Misa.
in). Deogre-tias, Il'\ A Dios gra­
cias.

BENDICIÓN

E t ín ü d ic t io Dei L a bendición de
U m nipotenús, P a - D ios Todopoderoso,
tris, et F ílii, et Spi- Pudro, H ijo y Espí­
ritns ñauc.li deseen- ritu Santo, deüeion-
dat supor vos etm a- (Ib. y p o r m a n e z t a
neat semper. siempre sobro vos­
otros.
ft\ Amen. IV. Aaí sea.
Q u iH T A p a r t í

MilNCIPIO DEL S,M0 BVAMEUO SlflÚN SAJi JIAV

Ea si principio era ©1 V erbo, y el Verbo


era con Dios, y el Verbo era Dios. Esto era.
en el prinoipio con Dios. Todas la? (josas
fiw o n hachos por él¡ y nada ile lo que fue
hecho, se hizo sin é l: en él estKba la vida,
y la vida era. la la/, de los hombres. Y la lúe
en las tinieblas resplandece; mas las tinie­
blas no Isi comprendieron. Fué u u h o i u b r B
enviado de Dios (|uc tcnin, por nombro Juan.
Éste vino en testimonio, para dar testimo­
nio do la luz, parn, que creyesen todos por
él. No era él ln lux, sino para que die¿B
"eatimoiiio de lu lus. El VBllliO ora la luz
verdadera, que alumbra á todo hombre que
vicna á este mundo. A lo suyo vin o, y los
suyos no lo rocibieron. Mas á cuantos lerp.-
cibiuvon les rli«i potestad do. ser hechos hijos
do Dios, á aquellos que crcen en su nombre:
los cuales son nacidos, no de xangru, ni de
voluntad de varón, mas do Dios. Y KL Yeb-
vu l'UÉ hkChij ca iin e, y habitó mure nos-
ooios: y vimos la gloria, de él, gloria como
c";e Unigénito Aol Pariré lleno de gracia y de
vortiad.
ft. A Dios gracias,
PROCESIÓN
D B L SAN TÍSIM O ItO SA D lO

En la» procttient* de le» primaras Dcmingos di mes,


caitiansc ios Letanía» coino eildn en la jtag. S")€. Un lus
ftslitiia/'ts de l.x Purtflcacm u Asunción de y u a tr t
Sellara A c y ca:ilvpropio para Kia¡troce/Henes; en ’^dos
lúa demás Utos ve cante lo siguiente:

H IM N O

Ave uiBi'ÍB Salve ilel uiar es­


trella,
Dei Mater alma, De D io» Madre sa­
grada,
Aiqnesem por Virgo, Y s ie m p r e Virgen
ym a.
F élix coeli v..orta. P u e r t a d e l c ie J o
santa.
Súmeos illud Ave P n e s d e G a b r ie l
o lí l.o
í.Tabrielis orn, El Ave, ¡olí Virgen
sacra!
Funda nos in pace En él mudan«lo el de
E va,
Mntaus uomen Da, paz & nnwttraa
E v «.Q. ululas.
QU12ÍT / rA n m 423

SoJve viaola reís, A lo a c i e g o s d »


vista,
Pi'ol'ar lumen c&ecis, ijas p L -isio n «s des-
ftiitlr,
Main n osir» polle, D o stitrn i n u e s t r o s
m ales,
Qoiiii. cvmctu. posee. Na os broa bienes al-
üauKa.
M o n s t r a t« e s s e M n é s tv H lo jM a d re
Matrtun, nuestra,
iSamat peí- te pi scos, Y llegn&u tus plega­
rias
(¿ni, pro nobia na­ Al quo por redim ir­
tas, nos
Tulit esse ttius. Nació ele tus cjil.va-
ña,s.
V irgo siugnlaris, Virgrm queifjual 110
tienes,
Lntor omnes mi vis, Lft más duLcs «ntre
tantas,
N os, eulpis solutos, Libra «1 alma de cul-
I'»Sí
Mite? fao et castos. Y hazla pura y man­
sa.
V ita m p rje st». pn- R o n u e v a n u e s tro ,
ia u . alm a,
Iter para tntum, El cjunino prepara,
r.Á R O E A M Íg T IU A

TTt videntes Joacun Y asi & Jesús vea­


mos
Sem p w collaetoinur. Alegres en la palri».
Sit la,us D oíi Patri, A lin d a m o s á Dios
Padre
Sum m o Christo de- Y á Cristo sn ala­
CKS, banza ,
Spirifci Sancto, Y al Espíritu Sttuto
Tribuí? honor utcis, Una á loa tros sea,
Amen. dada. Asi soa.

CÁNTICO T>]0 LA VIEGEN MARÍA.

Magníficat anima Engrandeoo mi al­


mea Domfcinm. ma , Señor.
Et exult.s-vit spivi- Y mi espíritu se
tus meus in D eo sa- regocijó eu Dios mi
1atari meo. Salvador.
Q.uia, rcapexit Viu- P » ié: ; u « miró la
milit.n.T,em a n o illfc humildad ele su es­
sute ccce eníiu wchoc clava; lie aqn1 qnc
L ea ra m me dicen!, ilusrtñ ahora me 11a-
omncsgiineríUiones. infti'ún bienaventu­
rada, todas las £«ne-
rftc.Hjnes.
Quia f o c i t mihi Porque hizo con­
ijia g o a ijni potens migo cosas grandes
QÜ1NT i' u i t u 425

ost; et saiifitnm. 110- el que es Todopode­


inen ejus. roso; y es santo el
nombre de Al.
Eti m ía orí c o r d ia Y sn misericordia.
ejn? a progenie iu a6 extiende de gene­
progenies; ¿insenti- r a c ió n cu genera­
bus enm, ción. sobi'H todos los
qnií le temen.
Fecit. pot,Kntiatu iu Manifestó el poder
lu-acliio suo: dispar - de au bruao: esparció
sit SiipflrhoH mente á los soberbias del
c o r d is s a i . p«nSüuiien%o de su
coraxón.
Dflposiüi. potentes A los poderosos
do s o .1.6' 9" cxaU.avIt derribó dol tro n o ; y
h nmiles. ensalzó á loa linmil-
..dea.
Estirientes impln- A Ioü ham brientos
vit boriis, et divilCfc llen ó de bim ies; y A
dimiíja inanes, loa ricos deró v a cio».
S u sc ap i i- I s r a e l R e c i b i ó bajo su
puerum svuim, ro- p-raíeeción á Israel,
cordatus misericor­ sil siervo, acoL-dán-
d ia su;». Hokb de sa m isericor­
dia.
Sicut locutus est Oouoo lo prometió
avl patvasi «ostros, i nuestros padres, á
426 LA ROSA M ÍSTIC A

AbmhRTn «t. semini Abraliam y & su des­


ejus in srecula. cendencia., p o r los
siglos.
Gloria Patri, ct F i­ Gloria al Padra, y
lio. efcSpiriíin Sanc'l’.o. al H ijo , y al Espíri­
tu Sauto.
Sicut-«rat- in prin­ C o m o era en el
cipio fif. mine el sem- prinu¡i>io, a h o r a y
per. et in sracula Síe- siem pre, y por los
uiilorum. Amiiu. aiglú 6 de loa siglos
Así sea..
FÓ K M U L A
l’ A R A RECTDIR LOS üO l'U AD Bís VVjJ. 1ÍOSAJU0

V (VCTARDIAH » E IIONOK D E M ARÍA

Los que aspiran á xcr recibidos, sn hincan


de r.odülaa anle la reja dpi presbiterio de la
capilla del Rosario, teniendo un sits manos el
¡■osario y la vela. 751 xacwdotv, con roquete y
estola blanca, vuelto hacia ellos, dic?.:

A d ju t o r it im y, Nuestro soco­
aostiam iu nominn rro está en el nom­
Domini. bre del Señor.
ií. Qui fecit ccs- ií. Que hizo ol oía­
lum et torram. lo y la. Mena.
f . Domine exau­ V. Señor, oye mi
dí oratiuuom meam. oración.
ií. Iit clamor rueus vi. í mi clamor
iu! te venÍHt. litigue lia»la Ti.
5f. D o m in u « vo- El SoñoL' soa
biscum., (; d ü v o s o t r o s .
428 t, a n osi iiís t ic a

[?. Et clin» spirl- rt. Y con to espl­


ín tno. rita.

OIUÜMUS OREMOS

Omuipatens sem ­ Dios Todopodero­


piterno D e a s , qni so y sempiterno, que
per moriera Uniafc- por la muerte da t i
niti tai, tunad um rol- U n i g é n i t o to has
la p s u m rGstatmuü dignado reparar la
digiiauis cs t, ut nos caída d e l m u n d o ,
a mor te «te rn a libe­ para libram os de la
rares, efc ad ganrJia muerte aterna y üuu-
ccel 6» bis r s gtii p erd u- ducirnos á lo.j goces
ceras: respice. rjnse- d e l reino celestial;
sliuius, super hos i'a- mira, te rogam os, i
mnlas tuo?>, qui in- estos tus s i e r v o s ,
Lei- filios efc confra- que aspiran ser con­
tres sotíiotatis Hea- tados ontro los Lijos
tissimi» Virginia Su j cohermanos de la
cratissiim R o s a r ii, soi’.iudftd del Bosario
conniimorave d e s i- de la Santísima Vir­
doranL, et por m cii- gen M aría, y por los
tü ejnsdem Gonitii- merecimientos do la
cis U ci, elTunde su­ m i s m a _Madve de
per illos fceuodictiü- Dios derrama sobre
nem tuam, quatenns ellos t.u bendición,
<)V1I»TA PA R T E .. 421

benedicti ¡*ie 'Liu lioc para q u e, asi bendi­


sreotilo vivaut, ut in- tos en oste mundo,
-erovas dcsterte tune v iv a n después por
i 11 jjerpcluum oollo- los siglos tltí los si­
ca,ri m w BauU u-. Pp.r glos entre las ovejas
Cluiatum Dominum do ttt derecha. P or
nostrum. J e s u c r is t o S eñ or
nuestro.
IV. Amen, ii). Adí dea.

Si Uis velas, Ion rasar ion ó las medallas nn


t.sluviaxn bénditot, aa bendecirán ahora con
Iris fórm ulas, pág. 4 3 5 , y desjunta dice el sa­
cerdote:

A n c lo r í t a t e qua Clon la autoridad


lu n g o r , et miM » de que estoy reves­
Rmo. Putrn M agis- tido y rae lia sido
tro OliILuís Pi-skIí- coiifiad®. por ©1 Ií-e-
catorum tvadita., ego verflmllsimo P a d re
admitió vos Oonfra- Maestro tfcnoi&l de
teruitati Sannl:it¡sii- la Orden de Predica­
nni R osarii, et rcci- dores, «s admito en
pio ful partir.ipatio- la Cofradía d«l Sau-
neni in i lu lg c n t ia - tisirno R osario, y os
rum ejus, quw pai­ h a g o partí ñipantes
s a n o t, a ni S c d e m <le las mdulgoncifta
400 LA ROHA M tH TJOA.

apontolirjam non íes- que le concedió la


ti» f a o r u u t ; í Lúíü: Sautu Sedo Apostó­
participes vos fació lica , y de los bienes
Omni -irn b o n o r \i m e s p ir i t u a l e s (le ln
.spíritnalinm i. n tin s Orden ile 'Predica­
Hacri Ordinií) PríC- dores, y de cuantas
dioaí.onim, sicnt 6t obras buenas hac6n
orauium. aliorum bo- COU la gracia, de Dio:*
rioiura. spiritualíum, los berrníinos y >iev-
et operum q u » ;..us- mtmast do lu. socie­
sim , coopera n te D ei dad d e l Santísimo
gratín, a, Frutrilms, Rostir iri esparcidos
et Sororibus Societa- por todo el mtmdo,
tia Sunctissími Ro- Eli ol nombre de)
sarii per viaivcrsum Padre, ¡5 ( del Hijo,
miludum p n ra g u n - y del Espíritu Santo.
tur. In nomine Fa-
Iris ÍJ( ti; Filii er
iSpívitui onneu.
Hi. Amen. fu. Así sea.

Se les ro cía con ngan. bendita, y al entre-


ya'ile.? el rip a ria hendito se dic e:

A c e ip c s i g u a tu Recibe la señal de
Dei vivfuitis , nli ¡p- Dios vivo , así l!a-
sa SíLiiutiaaima Y ii- mada por la misma
<¿U1B1‘A PARTI? 431

gino sic m i n e n y a- Santísima V i r g e n ,


tmn , ut sit tibí pig- pitia que re sirva de
uüs ot uaediatn ad prenda y medio para,
vil’.a.m neteruam pro- c o n s e g n i r la virio,
merendara. hf.i-i'aa.
i\. Amen. ii. Ajki Kna.

Si tos cofrades so «wswí&wwrew romo gunr-


ilbts de honor de María-, ve. Zas pondrá la »«¡-
dnll./i del rosario perpetuo, dicit-mio:

Sr. s o ip e , frh ,ter R ecibe, hermano


( v e l s ü r o r ) , hant (ó h e r m a n a ), esta
Ueatissimíe Virginia sagrada modalln dn
TJei (xeoiLricis Ma- la EfiaLísima. Virgen
rirc imnginem ?arra- M a r ía , M a d r e de
üara. ta,iuquu.m sig- Dio*;, «oiiia una at-
nmu exjermiTP Lui iial exterior d e- tn
filíala «rgii á i s j i - filial afecto In icia
inam. ilatrem affei;- tan tierna Madre y
tus, ol coiiíKKralio- de )n consagración
jús, qaa, liodio ¡psius con que huy te dedi-
illibatse Vii'^inis r.nl- u-us al culto<1*> laniis-
tui iruiiiclparis éiein- ma. Virgen Purísi­
yCr üt ulíiqua me­ ma, Líecuerda siem­
mento ad quuui dig- pre y « ii Ledas par­
nitatem evaotns k í.s. les la excelsa d ¡gui-
492 LA KOKA M ÍS T IC A

nt tna inuocentia et dad A que hoy eres


sane Lítate, lib e r e a «1 « v a l i o , para que
emíttas in feternita- con tu inocencia y
tein iVuctus. ¡santidad produzcas
abundantes f r u t o s
dé w i l m í u c e r n a .
H¡. Amon. fij. Asi sen..

fíe da la ext.nía á hexar d los nuevo* cofra­


des, y xe termina dv:.iendo frente, al altar ;

y. A d ju t o r iu m y, Njeütru hoco-
noscrum in nomine rro está en el nom­
Domini. bre del Stiñor.
i¡¡. Qui fecit c>‘«* ti. Q u e liiz o el
lum ct tci'i'am. ciclo y la i jftrrft.

Los ■}lombrea de los cofrades se asientan


<¡7i ni libra (vniriíiicji dn Iíj Cofradía.
Si tn algún caso quisiere hacerse ln r:era-
mtniia con m ás xnlemnidad, p o r haber jjim -
cho concurso, «« proc.cdc dvl mudo siyui'iide:
FJ yarfrdnLn, ctm r.apa pluvial blanca y p r e ­
cedido de tos acólitos, viene al M a r y ento­
na el Vntií , Cveaior; prosiguen loa cantores
}f coro, y se termina con el verso Tímitte spi-
rituni y la oración Deuu. qni corda, etc.
Q U ISTA PARTE Í3 3

Sigue la ceremonia como arriba se, expuso,


>/ al fin se. m ida el Te Denm con el vtrsículo
Ti fine clien. mus Pat.rriin; Dominus vobiscum;
Oi'emus; Dolía, cujus m isoricordj» non est
numeras, etc. Durante el 'TV Deutu SC da A
íjssar la estola ó una reliquia.
F Ó R M U L A
PATÍA API.1UAK JjA INDULGENCIA LLENARIA
CONCEDIDA 1‘ ARA EL ARTÍCVJ.O DS LA
HUBRTE Á I.ÜS COFRADES DEL EO8 AHÍO.

Dicito Confíteor, Paler spirituahn dicat:


Miserenlur... Indulgentia.ni. Dominus nos-
ter Jesús Christus Filius D ci v iv í, qui Bea­
to Pacto A postolo sao dedit potostatem li-
gandi, atque solvon d i. per snam pvissinia.m
misevicordiam veniina! i-.onfossiojiem tua.m,
et remittat tibí omnin peccaia, quaerum-
que. et quomodocumqua in toto vitre do-
oursu conunisaisíi, iIb quilma cordc contri­
ta s,at ore conr'cssus e s , vestitviFraa t;ibi sto-
iam primum, qnam in BaptisniftU; reoeuisti.
T¡t p w Tndulgentiam pleuftviam a Snmmis
Poniáficlbiu livnocsntio O ctavo, et Pío
Quinto, confratribus Sancti-isimi Rosar i ¡
in articulo mortis constitutis concesaam,
liberet t.c h pi-te sentís. ac fvituvuj Tita? p fu­
nis, clignetur Purgatorii Gvnniíir.un reinitLo­
ra, portas inferí clauders, paradisi.janna.nt
íilIIN TA l’ * K I K . ;13ñ

aperire, tequa ad gandía sempiterna perdu-


cere, per sacratissima s u * v it * passioniK,
et slorificationis myste.ria .Sanctisfiimo R o ­
sario compvehensa. Qiú oum Patre, et Spi-
ritu Sánelo, D cu í unns vivit et regnat iu
Sípcula sieculorum. Amen.

BENDICIÓN DE LOS ROSARIOS

y . Adjutoiiam nostrum, ene.


y. Domiiius vohiscum, etc.

OREMUS

Omnipotena, et misericors Dbiii. quipvop-


ter eximiam cliaritatem :uani| qua «lilexisti
n os, Filium tiuim unigenitum. Domínum
nostrum Jesum OhiLstum , de ocelis iu ter-
íam dpsr.emlero, et de Be.ftt.ÍKRimai Virgi-
ni? Marios Dnminse nú'traB uMirci Sftci atissi-
ibo , Angelo nunciante. uftinem « íscipero,
erucemque, ac mortein. subiré, et tert.ia ctie
glorioso a mortius rumu-gerc volnisti, at
uos eriporesi de potcstate diaholi; obseora-
nms humensam ciernenLiam trnun, ut Lceo
signa Itosarii iu honorem , et laudeiu ejus-
dem Ganitricis FLlii tui, ab Eculesia tua'
430 1 ,A llflS * 51ÍW IG *

fideli dioata, Viene l^l rticas, et sa-ncti fices,


eisque tnntam Infundas virt.utein Spirikift
Sancti, nt-, qm’ tínmqne hotnm qnodlihBt Kfl-
ctlm portaverit, ntque in domo su a iq teren -
tertennerit, et iu eis ad te, secundum ejus-
d«m «anctas Societatis inetituta, divina
contemplando raj>t»ria, devota oraverit,
salubri, ot porscvei-anli doTotíouc ühuudet,
sitque con f o t s , et pamcepfl omnium gra-
tianam, privilogiorum et, ÍTi<lulgeatiíirnm,
quíe oirlcm Societat.i per sarotam Sedém
Apostolif.a-m coneessa fu ern n t; ab omni
hosto visibili et in v isib ili, sempei-, et ubi­
que in hoc Rpeonlo libevetur, et in exit-n suo
ab i|>sa ’beatissinift Yir^ine Maria Dei Ge-
nitriee tfbl plenus bonis oporihus prtcseli­
tar i meruatur. Pbv finnidern Ohi'istum Do-
minum...
Aupergu-ntur aqun benedicta.

B E N D IC IO N " D E LAS VELAR


D B L A C O tfK A D ÍA D H b HOSAItTO

H. Adjntoritnn nostrnm, efe.


Dom inas vobisonm, etc.
¿U I S T A P AH T E

0HK1HUS

Domine Jesu. Christe, lux vera., qui iilu-


minus omiiiitn. liominein. VBnientem in. lumc
muadtim; ct’i'nnde per intercessiouem Virgi-
nis Mariss matris tuas, ct peí- qnindecim
ejus neeessarii inysteria, Lena j < dicúonero
twim super líos Céreos et Candelas, ct sanc-
oifica ea..í lumiue tu a; gratín; ¡ or. concedo
pi'OvituLíí, ut siour. ha)ii lniiiiaaj'jrt igne sisi-
bilí accensa, nocturnas depcllunt. fceuebvas,
ita curda iitísira iavisibíli igu e, ac, Spiri-
vOS S Sftnctti «píendore iüustraóa, ouunium
vitiorLim cogítate carean t, ub puro mentís
ouulo cei-ners sempei posüímus, ijilw tibí
scuit placita, et nosb-;n saluti utUia: guate-
mis £iost hujus aueculi caliginosa discrimina,
nd lucem inrlefloiejitem pervenire murea-
rauv. (¿ni vivís, ele.
Aspergantur aqua benedicta.

BENDICIÓN DE LAS LtOsSAS


DEL, B O B AS 10

V, Ailjni:ori ,im nosi;i'um, efcc.


y. Dominua vo tíisiium , Rtc.
I,.\ Rn3A H E T IC A

01ÍBMIJS

.Dens, Croalior. et conservntor generi»


h i i m u n i , d at oi- g t w i ¡ » spirítiitilia, et l a r g i -
tor retenía* s.a'.utisi; ljcncdictioue tn¡i sancta
bene >$( «lie has llosas , ■'inas pro gratiis tihi
f i x o l v e n d i s . cuín ilnvotioiie, ac veneratioiii!
bna.,:iis, sfcmperyue Viiginis Mari»; H.tjsaiii,
h o ü i e tí b i pviBStíntamiin, e l p d i m u s b e n e -
dicii, ut iiiíuudi i n c l s par v i r t u t e m ídiitirtó
Ora «U b*no(li«ioi!nin .Midesr.em: ur., q u i
eas a.d odoris suavilatcm , ct repel lamias i n -
fimaitates humano u s n i tribuía t i, tnltím eis
signaunlo saucUe Crn ►¡J ois b e u e d i c t i c m e n i
largiaris, ut, q u i h n s c n i n q n e iiiñi-milutíbus
apposite luüriiit, scu , qui cus i u domibus
sais p ortaveiin t, a b iuflumitatc Kanentii:-,
disuedanb diuboli, contrem isoaiu, et fugicuit
paviui cura suis ministris do liabitationilms
i l l i s , iinc mtipliu-i t i b í s e r v ionl.es i n q u i f i ^ i i e
príesumani. Per...
AejKrgantur aqua benedicta.

BKNDICIÓK T>E l\AvS M EDALLAS


DE L O i «U A KU iA S DE HOSOR Di:T, HOSAHIO

>*, Adjutoj ium iio.-<ti iirii, ntr„


y. Doiniuus vobiscum , ote.
V U iH T i PABTK

OllBMU.S

Dcus, finí Bear.am M aiiam sum^er Y irg i-


íiem ¡ib itil'üHio cLegisti, i[isa.ruque ab omni
peecati labe p n eseiva-ti, de qua inisccie-
cnr U n is e n it iis rilv u a i'uus Salvalor m un di;
bcne >$( d ictip ¡ tít sancti ijf floarn dignare
hnc üjús imagine». s u ’j A dvocatiom s Sam;-
rissimi Ro^a-rü eifltím dientas, ut omnea
oonfratres at r.auso-ores qm il!;is clevotB as
reyevontfii- itt sigiinm filialis er#a Matreui
afÍBctus, gestaveriut. eai-um rulspectu cxci-
tHti immn.ouLai.ftm ¡íancti^im i liosavii Ue-
giDam congrua pie ta,Le vención tnv, ejusque
poi.issimaiM apnd te IntercoH-siouem impe-
trenin»1. Poi' enmdbni Clmstum...
Aupergantur <u/ua bentdk-Ut.
MODO DE FL'NDAK
LA

COFRADÍ A d e l r o s a r io

Tara proceder á la fundación d éla Cofra­


día se priioúicnn las diligencias siguientes:
l / ; El Párroco y púsolo piden por CiCtiLo
aL Reverendísimo Maeal.ro Gmiirra’. de la
Orden «e Predicadores, <¡'ac icsidc en .Roma,
couvcnr.0 tle la ¡vlinorv.i. ln. ¡uuoriE acióii
competente.
2 .11 EL eiludo S u p e r io r re m ite la s letra s
de fu n d a c ió n .
R.11 En estas leí,ras lin di* conceder sn
permiso cL Obispo do la Diócesis.
4 .a También ha de prestar su asenso el
Prior de Dominicos máa próximo a.1 pueblo
de ln fundación.
5 .a El Predi cndor Iiíl de ser designado
por el Prior citado, ó por el Maest.ro Ge­
neral.
6.“ No hade existir en el pueblo otra co-
¡3.0IÍITA rA U T v 441

Frftflfa del Rosario, á lio ser que par» ello


se obtenga inclulto apostólico.
7 ." St: lisná la protesta, al erigir la Co­
fradía, ene si la, Orden de Predicadores tie­
ne algún día non vento eil el pnéblo, á él pa­
sará dicha Cofradía, cuya condición firma­
rá el Párroco y ofici;üei de la misma.
Estas co1nlr2ior.es son esuncialas pava Jo.
validez de la fundación. M ándase, además-
8.* Q u o el prlmei: domingo iln Octubre
se tclcbro la fiesta del Rosario i:ou Misa y
O ñoi o c a n ó n i c o .
9 .a Qac on la capilla, designada pura la
Cofradía se pinten los quince mis torios del
H osaiio y ni PaLriaiosv Santo Dom ingo re­
cibiéndole de ananos de la Virgeji. listas
dos condiciones no lü'fcetnn lti vaiidaz.
Prp.pftL-adE. la imagen d<t Nuestra Señora,
señalado, la capilla y día de la fundación, y
abierr.o el libro de la Cofradía, en él se co­
pian los letras del Maestro G eneral, qne
se arcliivan originales, y se (iscribe In s i­
guiente

A C IA D E FUKDACJIÓN

Ku si nombre de ia Santísima Trinidad,


Padre, H ijo y Espirita Santo, tres persa-
■142 r.A Hr¡;? a m tstka

ñas distintas y nn solo Dios vorrla.dm'0: « ti


alabanza, y gloria de María Santísima., ver­
dadera Tkf.fi.ilr«f. da 'Dios y Señora n u e stra , y
en lionor del gloj ioao Padre Sanio Domingo
de G-uzmán, autor y fnndador del Rosario.
Y o , X. X . (nombre d*I ih-siyn'iAo para p r e ­
dicar y fundar ln C ofradía): Por cuclillo
Don N. N., párroco dfi ghN* ¿meldo, y hus
vecinos, han podido y obtenido dei R e ve ­
rendísim o M uestro (> inmv.il d« la. Orden ¿tí
Predicad ores la a lcU-tis de le, l'und ación do
la Cofradía del R o sa rio , y la s licen cias del
lim o. >Sr. Obispo de esta diócesis y del R e­
verendo P . P riov de N.. OS ol más pró­
ximo á Rsl.p. ¿mallín; uKuiido de. Ijls 'icsm '.lu
referidas, am bo. transcritas; y guardada'
originales en e¿ archivo de osU parroquia,
vine ú. bIIu y prediqué üobre la excelenoJíi.
y utilidad de la devoción del santísimo R o­
snido, fundé hu. Cofradía en la i^lonin dé N .,
y la ao Salé por cabilla la <y.ie está ni lado
(derecho ó izquierdo) de la mayor de dicha
iglesia.
Asimismo declaré al Pilrroco y vecinos
do osto pueblo, A los Superiores y Mayor­
domos de la iglesia y Cofradía, qus ss ha­
cía esta fundación con la precisa condición
Q U Ib'TA P AR T K 448

de qns si la Orden de Predicadores llegase


en algáu tiempo á tener convento <5 colegio
en HKf.e lugar, desde lu ego, y desde ahora
ps-ni entonces, se mi deuda trasladada, y fun­
dada on «1 d icto convouto ú ccdepio e*ta
Cofi'Hílín, se^ún el L-íiuo. Maestro (lencral
lo dispone. en las loLi-as de su Anidación, la
cual condición todos los mencionados dije­
ron que ftdtnitím) y admití flvon.
Advertí también <juc ninguna persona de
eato pueblo, sino solamente el Párroco ijue
por tiempo fuere, tiene facultad de admitir
en esta Cor-adía. á los fieles, y quo éstos
ninguna obligación tienen de dar cosa al­
guna pov sbl1 admitidos en «lia.
Declaré asimismo que esta, Caña día, asi
fundada por concesión dn los Somos Pontí-
ficen, os participarle de todas las gracias,
favores é indulgencias concedidas ¿ todas y
á caía, una de I r,.-; Cofradías dol lío.sitrio fun­
dadas en cualquier igiosia de] namdo.
igualm ento advertí que tudos los cofrades
del Rosario están admitidos por lus fieve-
rcndísiinos MucsUos Generales de la Ordüir
de Predicadores á la especial participación,
de todas las obras buenas, á, saber; sacrifi­
cios, oraciones, lim osnas, ayunes, etc,, que
444 »jA ltO SA « Í 5 T I C A

todos los religiosos y religiosos de la misma


Orden liacen por todo el m undo; como tara-
hién que todos loa cofrades tienen entre ¡si
especial participación on los bienes espiri­
tuales de los otiod.
Finalmente, para manií'ústa.r de hecLo ln
fundación d e o¿la C ofradía, liíce solemne
procesión por los sitios d e cautumbru. lle­
vando on eila la. imagen de Nuestra Señora
del Rosario. J.*c todo lo cj.al testifico y doy
fe , y lo ürmarnn conm igo el r ¿ ::io c o ¿ in ­
frascritos en este pueblo de N ., etc.

A si preparada el acia , se procede á la


función de iglesia para, fundar la Cofradía,
y después del sermón se firma de manera
que en ella ss expresa. Acto contin'.io se
pueden inscribir ios nombres de los que
entren cofrades, y para mayo:- solemnidad
efectuar la recepción com o se explico, en las
páginas 431 y -1B2 de esie libro.

Cada Cofradía puede tener constitucio­


nes cspccialos, aprobadas por el Obispo, y
un segundo libro para aseuLar los nombres
Q U t3 T A PARTE ít lft

de loa cofrades da número que quieran con­


tribuir coa algo para los fines n;ie se se-
ñaLcn. En cate libro se poueu también lo»
acuerdos y nombramientos de la Herman­
dad, Ic-niendo empero presente que ol pri­
mero es el verdadero libro do la Cofradía,
en al cual han de iuscriblii-c todos los co­
frades.
C O N C L U S IÓ N

[A M A R ÍA !

¡O h amadísima M adre! Kate pequeño


trabajo, em prendido bajo vuestras santas
inspiraciones, tjslá ya terminado. ¡ Qué co n ­
suelo para m í el depositarlo á vuestros
pies com o un testimonio de mi amor y de
mi profunda ven eración ! D ignaos bende­
cirle, pues así producirá algfin bion en las
almas, algfin fm lo en esta asociación del
santo R osario, que me es tan querida, y
que diariamente recom iendo al amor de
vuestro H ijo.
i O h ! Permitidme afiu que con. este p e ­
queño libro os ofrezca en este momento
una corona, m ística, gratísima -A vuestro
co ra z ó n : la enrona de I03 a so cia d o s; ( vues­
tra Guardia de honor. L os áugeles y las
vírgenes form an vuestra escolta real en el
cielo; sobre la tierra cabe ¡í los asociados
del R osario perpetuo Iu dicha inoom para-
LA HObJL u ia x iC A

b le d e ocupar el pacato de aquéllos, y de


Henar tan hermoso com etido de día y de
noche estrechando sna filas á vuestros piea,
felices por tributaros un homenaje perpe­
tuo. ¡O h línina todopoderosa! V o s ama­
réis; protegeréis y cubriréis con vuestra
maternal solicitud ¡i estas aliñas que os
bendicen y os honran, y las reuniréis un
días en la. patria celestial, d on d e, para
gloria- vuestra, brillarán eternamente en
torno de vuestra fren te, com o los diaman­
tes de una riquísima corona.

Nos cum prole pia


Benedical Virgo Marta!

¡O h Madre! .Bendecidnos ;í tod os, í los


jefes del R osario y bus asociados.

F IN