Está en la página 1de 16

tu

Oon Carlol Mugo aun volverla Olro ano. 1959, a presidir el aclo de Montejurra. pero al Régimen ¡n!enlarie por !adoslo. medlos---chantajel,
sobomol, infiltración de confidentes. presiones. elc.- evitar su presencia fls lea en el popular monte navarro. denominado ya po, lodos iOI
carUalal como " monte d. la libertad ", (Cartel exhibido durante 'a celebración del Monlejurra-59).

Montejurra, el Il1.onte
para la eternidad
Historia de una oposición al franquismo
Josep Caries Clemente
s
E
tradicional que en el 100.000 habitantes. A Estella la re-
primer domingo de mayo se corre el río Ega y está ceñida por las
reúna n en la cumbre del sierras de Andía y Urbasa. S us habi-
M onlejurra los carlistas venidos de tantes gozan de un alto nivel de vida.
toda España para celebrar su acto Por su gran número de monumen-
anual. tos se le llama la «Toledo del Norte» .
Montejurra es un monte a pocos ki- El Monasterio de [rache es del si-
lómetros de Estella, que es munici- gloXIl, de estilo románico de transi-
pio y cabeza de partido, con más de ción. El Montejurra constituye la
12
vértebra principal del espinazo de- por el propio Carlos VIl, y los gu-
fensivo de aquella ciudad, capital y bernamentales, dirigidos por Primo
corte del Estado carlista en las tres de Rivera y por Mariones. La reso-
guerras civiles. Allí tuvieron lugar nante victoria carlista tiene doble
las batallas decisivas de ambas. Su trascendencia por ser la primera
presencia es mítica en toda la histo- importante de la guerra y por haber
ria, pasada y reciente, del carlis- logrado asentar el dominio de los
mo (1). partidarios de Don Carlos, quien
Cronológicamente, el primer hecho hasta llega a crear una medalla para
ocurrido en tal lugar fue el com- los que int-ervinieron en ella. Tam-
bate mantenido entre el general car- bién es Montejurra donde se desarro-
lista Antonio Garcia y el guberna- lla el último combate importante de
mental Fernández de Córdoba en la misma guerra; el18 de febrero de
noviembre de 1835 (2). La victoria 1876 el brigadier carlista Calderón
de los carlistas dio como fruto la defiende esta posición clave contra
recuperación de Estella. En la ter:- las fuerzas, muy superiores, del al-
cera guerra (1872-1876), Monteju- fonsino, también brigadier, Cortijo
rra es escenario igualmente, de la auxiliado por las divisiones de los
batalla quizá más famosa de aquella generales Primo de Rivera y Martí-
contienda: la desarrollada durante nez Campos. Vencidos los carlistas,
los días 7, 8 Y 9 de noviembre de los gubernamentales confirman la
1873 entre los carlistas, mandados ocupación de Estella y el 28 del
(1) AN TON I O PIRALA . Hlstorla de la guerra civil y de 1011 mismo mes concluye la guerra (3) .
partidos liberal y carllsla ,con la hlslorJa de la Regencia de
Espartero. Felipe GOIll.á /ez. Rojas, Editor. Madr id, 1889.
(2) M ELCHOR FERRER , DOMI NGO TEJERA Y JOS E F . (3) Para una más detallada desf.T ipc jó~z geopolítica: CEe/ -
ACEDO. Historia del TudLclonallsmo español. Editorial UA DE BORBQN PARMA . Diccionario del earllamo.Edi to-
Calolica ESpolIO/O., S. A. SI:'I·iIla , 194 1 a 1960. 29 l'Ots" ri al Dopestl. Barcelona, / 976. ..

Miles y ",ile. de boln •• roJall, que no pudieron nl. Ur a'a boda en Roma , le Iral'adaron • EllaUa para lelUmonl., 11.1 homena¡e ala dlnsati,
carUata, en II per.onl de II hermene de Don CerlOI Hugo, 0011. Cien... de Borbón Perml. (Conee nlllelón óe eerU.te. en ElleUI. 1965).

13
~L recuerdo de Moo- llegara a la opinión pública el San Jorge y Almogáva-
!..!!Ite.iurra permanece vivo verdadero sentido político del res.
en la base del Partido Carlista, acto de Montejurra. 9. a Alcázar. María de Moli-
yen la guerra civil de 1936 es En 1945, la Diputación Foral na. Numancia y Marco
dado su nombre a uno de los de Navarra sufragó la cons- de B el/o.
setenta tercios de reque tés con trucción de 14 cruces de pie- Jo.a Nuestra Señora de Mont-
más actividad béli ca. El he- dra que constituyen el ya fa- serrar . Nuestra Señora de
roísmo de este Terci o fu e tal moso Vía Crucis. Las estacio- los Des amparados y
que, siendo una unidad de tipo nes corresponden a los si- Nuestra Señora de Cava-
batallón , 850 hombres, pasa- guientes Tercios de Requetés: donga.
ron por sus filas alrededor de J.a Montejurra. San Femlín. l1.a Cristo Rey. Santa Gadea .
12.000, lo que quiere decir que Lacar y Navarra. Burgos. Sagüesa y Mola
fue renovado más de diez ve- 2. a VirgendelCamino.Doña (castellal1o).
ces. María de las Nieves. 12. a Cristo Rey. Nuestra Se-
Concluida la guerra, ant iguos Roncesvalles y Lesaca. ñora del Camino. Virgen
combatientes y familiares ini- 3. a Del Rey. San Miguel. de los Reyes. Virgen del
cian en 1940 unos actos con- Santiago y Abárzuza. Rocío. Nuestra Señora
memorativos en la cima del 4. a Mola (navarro). Radio de B ego lla, núm. 2 .
m onte, en m emoria de los car- Requeté de Campaña, Nuestra S eñora de Gua-
listas mu ertos en todas las Móvil y Zapadores. dalupe. Santiago (Ara-
guerras civiles, siendo cos- 5. a San Ignacio. Zuma/acá- gÓI1). Voluntarios de San-
tumbre realizar un acto polí- rregui y Oriamendi. .. tiago (Hu esca). Arlabán.
tico -bien en la cumb re del 6. a Nuestra Seilora de Bego- San Rafael. San Marcial.
Montejurra, bien en la pl aza ña. Nuestra Señora de la La Contña. Isabel la Ca-
de los Fueros de Estella- des- Antigua y Ortiz de Zára- tólica. Numantino. Re-
pués del religioso. Acto que le. queté de A vial y Ponteve-
asumió desde su s inic ios el 7. a Nuestra Señora de ESlí- dra. Requeté de Vallado-
Partido Carlista. Durante los balizo De la Virgen lid. Requ eté de Salaman-
largos años de la posguerra, Blanca y Nuestra Señora ca. Partida de Baranda-
la censura de prensa real izada de Valvanera. lla. Guerrilleros del Alto
por el franqui smo evitó que , 8. a Nuestra SerlOra del Pilar. Tajo. Orden y Policía.

En el eartalanunclado, dal aelo a610 sa laia una palab,. en earaelerea grllnde, Llbe,llKI. (Conc:.ntrael6n ea,II.II. en el Montej u,ra-66).

14
El Mont.¡urr.-66 eont.rJ. eon le .. 1.le nel. d. un nu trIdo (l ru po de envledo ••• pede' ... o b.ervedo re. d. ' elzqu 'e rd e e . pe nole, n.donell.te,
" , seo , y el ' l 'en,., y "tud',nl" dem6erlte'. (e.eenl de. Mo nleJurre de l &6).

Requetés de zona eHe- Vega, prohibe la concentra- sentar hech os que , con e l
miga (R esistencia). ción sin éxito. Esta arbitraria ticmpo. han devenido en hi s-
Margaritas de Frel1tes y medida fue contraproducente, tóricos, como el ce le b rado en
Hospitales. ya que en vez de un acLO se cc- 1957 donde por primera vez
13. u Santa María la Rea/. lebraron múltip les en todo el interviene púb li ca ment e don
Nuestra Señora de la Vic- que en vez de un acto se ce le- Carlos Hugo de Barbón Pa r-
toria. Nuestra Seil0ra de braron múltiples en todo el ma. Pero veamos a ntes los a n-
la Merced. Voluntarios Norte, donde muchos carlis- tecedentes y e l a mb iente po lí-
de la Maril1a. tas fueron detenidos y encar- tico de l país en aq uell os difíci-
14. U Escu adrones de Cáceres. celados. El año 1966 se pide en les años 50.
Sevilla. Málaga y Caz.a- Montejurra, por pl-imc¡-a vez Por aq u e ll as fec has, e l general
dores. tI-as la guerra civil, el resta- Franco eS.lal>a deci dido a dar
La c im a se ¡-emata en una b lecimiento de los Fueros los prime;rós pasos pa ra pre pa-
g¡-u ta ab ierta con una capi Ila, para Vizcaya y GuipÚzcoa. Y, rar su fu tura sucesión en un a
en la que es tá expuesto el mo- en fin, en 1976 e l Partido Cal-- mon arquía, que ti tul ó ..-tradi -
n u ment al Cristo Negro de lista y la oposición democrá- cional. ca tólica, soc ial y repre-
Montcju,·ra. En su s in icios e l tica !>urrc la agresiól' del ras- sentativa,,_ Los Jefes de l Par-
ac to se ci rc un scribe sola- cismo intcmacional en Mon- li do Ca rli sta creyero n que ah í
mente a á mbito navarro, pero tcj u rra, con el resultado de había u na opo nu nida d y pa ra
a partil' de 1955 1a ce lebración dos mUCI"tos y más de treinta e llo se elaboró u na nueva táe-
adquiae ni ve l genera l para n¡'ri dos. ~ica polít ica. La lí nea in tran -
todos los carl istas de l Estado s igen te a ultranza de Fa l Con-
es pañol. La p o lirización de l 1957: UN MONTEJURRA de, a pesa r del pres tig io no co-
con la p resent ación de Don HISTO RI CO laboracionis ta gan ado en cier-
Carlos Hu go. En 1958 Franco, tos Sectores de la oposició n a
a través de s u m in istro d e la El Carlismo ha escogido el extramu ros de l Régi men, es-
Gobernación, Cam il o Alonso acto de MontcJu lTa para pr('- taba desfasada y no servía
15
que po r es ta decl aración pú-
blica y terminante q ue c ua nt o
manifesté en 1952 en Ba rce-
lo na (proclamación de cabeza
y Jefe de la dinastía carlista)
q ueda hoy p lenamente ratifi-
cado ante este Con sejo de la
Comunión q ue reún e en s u
seno la r epr esen tación plena
del Carlis m o»_
La trayectoria pujante del
partido había sido seguida,
primero con sorpresa y luego
con miedo, por los elementos
franco-juanistas instalados en
el Régimen. E iniciaron una
campaña de desprestigio ha-
cia don Javier, dirigida por un
La tend.nci. hecla le Izqui.rda del Carlllmo y le conlt.nte crillel I 1.1 accion'l d. lo. hombre-de-paja que en aque-
fr.nqullt .... 11' como l. Inminencl. delllnal deis operaclon llamad. _Juan C.,Io.~, provOCII lla época figuraba como mi-
rla la .xPlJlllOn d. toda "'.mm, Borbón P.rma dell.rrltorlo naclon.l. (El Monte¡urr. de169)
nistro de Justicia y alardeaba
de ser tradicionalista: Antonio
para las próximas batallas po- lndalccio Prieto, líder del so- I,turmendi. Se llegó incluso a
líticas que se avecinaban. cialismo español en el exilio, fa lsificar la firma de don Ja-
El 6 de enero de 1955, el par- publica (4) un artículo en la vier en un documento por el
tido lanza una nota a la opi- revista «Bohemia», de La Ha- cual se retractaba de su acep-
nión pública con motivo de la bana, en el que se elogia la va- tación dinástica y sucesoria a
entrevista Franco-Don Juan y liente y 'decidida actitud del la Corona. El tal documento
un mes más tal-de don Javier Carlismo frente a los franquis- circuló profusamente por los
de Borbón Parma entra en Es- tas y juanistas. medios políticos capitalinos,
paña, acompañado, por vez Pero para que el partido lleve curiosamente, sin ningún tipo
primera, por su hijo don Car- adelante sus planes se nece- de censura en Correos, por
los Hugo. Ello era una clara sita una nueva dirección polí- otro lado hecho habitual en el
muestra de que el Carlismo no tica en el intcrior. El 5 de franquismo (5). La maniobra
se arredraba ante la ofensiva agosto de aquel año, Don Ja- no prosperó ni los carlistas
juanista y que presentaba al vier vuelve a España y una cayeron en la trampa de ini-
país a un joven príncipe con- semana más tarde, el 11 con- ciar su corHestación en la
venientemente preparado en cretamente, cesa a Fal Conde y prensa, fuertemente amorda-
las universidades europeas. asume directamente la direc- zada como era habitual en el
Don Carlos Hugo había obte- ción de I partido, apoyado por Sistema.
nido el grado de Doctor en una Secretaria Nacional. de la Pero lo que no intuyeron los
Ciencias Económicas por la que forman parte José María franco-juanistas, que por otro
Universidad de Oxford y ha- Valiente e Ignacio Hemando lado nu'nca habían pertenecido
bía cursado la Licenciatura de de Larramendi, entre otros. Se al Partido Carlista, a pesar de
Ciencias Políticas en La Sor- trataba de apartar a los hom- titularse ellos mismos «tradi-
bona de París.Inmediatamen- bres que podian irritar a cionalistas», era la callada
te, y por directa indicación de Franco e iniciar una política pero eficaz actividad subte-
su padre, inició sus contactos posibilista que dejara el rránea de Don Carlos Hugo.
con los jóvenes universitarios campo abierto a las activida- Para que fuera conociendo la
del Cariismo que, en aquellas des de don Carlos Hugo. Para realidad social española, Don
fechas, se habían lanzado ya a terminar de anudar la opera- Javier 10 envía a España con el
la calle pidiendo prensa libre ción, el 17 de enero de 1956, obietivo de dedicarse cntera-
y sindicatos democráticos. La don Javier reune clandesti- m~nteal Carlismo. Don Carlos
clara inteligencia y las agudas namente en Madrid al Consejo Hugo traspasa la frontera es-
intuiciones del joven príncipe Nacional del Carlismo y firma pañola, clandestinamente por
entusiasmó a los carlistas: ya un docurncnLo, en uno de cu- (5) JOSEPCARLESCLEMENTE. Hü-
tenían a un candidato que yos palTafos declara: «Sabed lorla dd carlümo contem po .... neo
ofrecer al país. La batalla por (1935-1972). EditeNial Grijalbo. Barce-
la Corona se había abierto. (4) Edic,ótr.delI3 de marzo de /955. lona, 1977. 354 ptigs.

16
vez primera, y se instala secre- visitando circulos carlistas y sus principios se concreten en
tamente en casa de un obrero susci tando adhesiones dinás- instituciones ( ...)_ El munici-
vasco antiguo fundador de los ticas. Esta vanguardia polí- pio y la región deben alcanzar,
Sindicatos Libl-es: Pedro tica de la Dinastía sería el con espíritu foral renovado,su
Ulaortua. Vive una larga tem- martillo que empezaría a personalidad, Los sindicatos y
porada en Bilbao sin que na- romper la costra integrista y las entidades profesionales
die llegara a adivinar su ver- tradicionalista enquistada en alcanzarán con vigor social su
dadera identidad y conoce la el partido permitiendo con independencia del poder polí-
dura lucha diaria del obrero ello, bajo la paciente y eficaz tico ( ...). Espai'ia es uno de los
vasco en aquellos tiempos del dirección de Don Carlos Hugo, pueblos más austeros de Eu-
desarrollismo tecnocráti- el inicio de la evolución ideo- ropa capaz de realizar una
co (6). lógica. profunda transformación en
Mientras tanto, Don Javier La prí mera operación de en- su estructura económica».
culmina la operación en- vergadura que montó el La figura de Don Carlos Hugo,
viando a España a sus hijas. equipo político que rodeaba a después de su presentación en
Las primeras que se lanzan Don Carlos Hugo, fue su pre- Munteiurra, se alzó como de·
son Doña María Teresa y Doña sentación oncial. El 5 de mayo finitiv~ para el futuro del par-
Cecilia, y más tarde Doña Ma- de 1957, el hijo de Don Javier tido. A partir de entonces, una
ría de las Nieves. El triunvi- comparecía ante 40.000 car· sorda pugna acababa de ini·
;ato resultaria excelente y listos en la cumbre de Monte- darse en el Carlismo: las dis-
tendrán una gran parte del jurra, al que tambien acom- tintas corrientes lucharían
éxito políticO de su hennano, pañaban tres de s"us herma- para hacer de Don Carlos
Don Carlos Hugo. Llegaron a nas. El discurso que pronun- Hugú la imagen de su propia
recorrerse casi toda España ció ya presentaba las primeras táctica política. Los integris-
(6) Boletín: DENOK BATEAN. En-
connotaciones renovadoras: tas -Fal Conde, Segura Ferns,
trevista a Pedro Ulaortua. 11 Epoca, «España necesita que se ac- Gambra, etc.-paracontrolar
1/. 0 6, de el/ero de 1978. Pamplol/D. tualice su Tradición, para que posibles «desviacionismos»

EI4 de mayo de 1969, los earllatas rompen v!olenllmanle los eordones de la Pollcl. Armada --que tuvo que .etl,...e p.ra se, sustituIda por ¡.
GuardIa Civil-- y penetran en E.tella, celebrando el acto polltlco en la eumbre del MonteJurra. (Foto del MonleJurr. del 69).

17
ideológicos. Los tradicionalis- Orti Bordás, Narciso Cerme- expulsjón del Carlismo, toda-
tas -Valiente, Fagoaga y ño, Merino, Agustín de Asís vía pu fu faban por los aleda-
Massó, principalmente-- Gan'ote, Jose Luis Zamani- ños de la Comunión Tradicio-
qu ienes querían que el prín- 110, ete.-, ante su impotencia nalista, creyendo in genua-
c ipe se ident ificase con el Ré- de seguir manteniéndose en mente que Don Javier señala-
gimen como a lternativa cierta lugares privilegiados del par- ría a Don J uan como único
del poder que querían alcan- tido y también porque sus pretendiente a (a suces ión
za r. Y, por último, los que be- imágenes públicas de servi- monárquica que Franco es-
bían en las fuentes populares lismo al llamado Caudillo se taba preparando. Pero la pre-
de l Carlismo -Zabala, Rome- iban deteriorando, con la con- sentación de Don Carlos H ugo
ra, Ech evalTía, los jóvenes siguiente pérdida de preben- en Montejurra les convenció
universitarios y los veteranos das y cargos en el aparato bu- de su error y prepararon mi-
an ti fascistas- que deseaban rocrático v totalitario del Sis- nuciosamente Jo que vino en
una clara evo lución ideoló- tema, fuZ:ron abandonando llamarse el Acto de Estodl.
gica y política del partido (7). uno detrás deotro las filas car- eün el evidente apoyo propa-
listas. Concretamente José gandístico dcl apar ato fran-
CONSECUENCIAS DEL Luis Zamanillo, quien había quista.
MONTEJURRA-S7, HUIDA llegado a ostentar la jefatura Estos tradicionalistas --q u e
DE LOS nacional del Requeté, en 1975 no carlistas-- habían sido
FRANCO-JUANISTAS manifestaría a la revista convenientemente uti lizados
La in iciativa y creciente acti- «Blanco y Negro" la razón de por Franco desde 1937, para
vidad de Don Carlos Hugo se su separación: .Don Carlos hacerles aparecer como los
empezó a sentir. Los llamados Hugo decía que era un prin - únicos representantes vá lidos
«jefes naturales», que hasta cipe europeo, cosa que a noso- del Carlismo antce l Rég imen .
hace poco tiempo habían ma- tros no nos hacía ninguna gr a- Eran los Rodezno, Bilbao.
ni pul ado las aspiraciones y el cia. Total. que en el 61 rom- Oriol. cte., cuya subsistencia
se n t ir del pueblo carlista, se pimos toda relación con ellos financiera y política depen día
a larmaron ante el carisma (los cadistas) y en el 69 voté de la voluntad del dictador.
que el príncipe adquiría poco por Juan Carlos • . El 15 de mayo de 1957, d iez
a poco en la base del Partido f'or otro lado, estaban los días después del acto de
Carl ista y, lo que era más im- franco-juanistas. Estos anti- Montejurra-57, una miste·
portante. en los sectores obr~­ guos tradicionalistas, que riosa «Comun ión Tradiciona-
ros e in telectuales del país. suspiraban pOI' ellcgitimismo lista Madrileña» envió una
Much os de e llos-José Miguel integrista alfonsino y que carta a Don Javier en la que se
desde el Decreto de Unifica- ca lificaba de «desgraciada ac-
(7) JOSE MARIA DE ZAVALA. Par- tu ación de V. A. en el reciente
tido Carlista. AVQ/lce-MaflQ/la Edito-
ción de 1937 se habían pasado
rial. Barcelona, 1976. Y lambiéll Partido con armas y bagajes al fran- acto d e Montejurra » a la p re-
CarUsta. Edidorles Albia. BilbaQ, 1977. quismo, con la consiguiente sencia de Don Carlos H ugo y
en la q ue los firmantes se de-
claraban desligados de acep-
tar «la supuest a jefa tura de la
Co munión Tradicionalista
que V. A. pudiera seguir os-
tentando » (8). Evidenteme n-
te, se notaba que el fra nco-
iuanismo se había p uesto ne r-
vioso y estaba perdiendo los
papeles.
En los carlistas más que e n fa -
do, esta maniobra fue recibida
con hilaridad, ya que los ta les
tradicionalistas eran total-
mente desconocidos para
ellos, ya que desde hacía cerca
de veinte años no hab ían ma n -

S,\ '., , . .'-
,(
(8) LAUREANO WPEZ RODO. La
larga m arch a hacia la Monarquía. Edi-
OeNe 101 In lelos d e los 70, el Partido Carllata habia dU8rrolllllcto un. Intensa acllvldad de torial Noguer. Barcelona, 1977.
protag o nismo pub lico. (Cartel.1 K.legórlcos~ d<tl Monta¡urra·70). 692 pogs.
18
Loa _rllal •• c.t.t.nes piden el 29 de abril de 1973, en Monlserral, un Estatuto autonómico para Calaluña, (El Montejurra del 73).

tenido la más mínima rela~ amada, cuando correlativa- decir, los mismos de antes.
cióo con el partido (9). mente fue Católica, Social, Tras una serie de ceremonias
El siguiente paso de los Representativa, Nacional y muy monárquicas, con misa y
franco.juanistas produjo toda· Hereditaria» . En una palabra, besamanvs incluido, le encas-
vía más regocijo, ya que auto· aceptaba plenamente la no- quetaron a Don Juan una
titulándose miembros de laJu- menclatura de la definición boina roja y le entregaron un
ventud Tradicionalista de monárquica de Franco. Y por documento por el cual el uau- .
Madrid -hombres de cin- si [uel-a poco les señaló: «para téntico)' carlismo se entre-
cuenta, sesenta y ¡hasta se- evitar que España fuese el gaba al hijo deAlfonso XIll. El
tenta y pico de años!-- se primer satélite de la URSS, documento, redactado por el
presentaron el 31 de mayo en estalló el Alzamiento Nacio- antiguo ministro de Franco,
Estoril'y se pusieron a las ór- nal del 18 de julio de 1936. que don Pedro Sainz Rodríguez,
denes de Don Juan, recono- vuestro Mensaje evoca, y en el no aportaba nada nuevo a la
ciéndole como (Príncipe de que tan abnegada participa- vida política española. En
meior derecho ». El elegido les ción os CUpo»). Aceptando, cambio, sí beneficiaba al Car-
contestó que .dichosamente claro está. la jefatura dinás- lismo ya que una scrie de per-
supel.ados briJiantes y enga· tica carlista (?). sonajes ambiguos «dejaban»
ñosos espejismos decimonó- el partido y públicamente se
Pero no acabaron ahí las acti-
nicos, ya nadie duda de que la declaraban partidarios de
vidades pro-alfonsinas de los
única garantía de estabUldad Don Juan, acabando así un
y acierto de nuestra monar- Eranco-Juanistas. El 20 de di· capítulo confuso del arcaico
ciembre culminan su opera-
quía, descansa ~n los princi- legitimismo alfonsino.
pios que la mantuvieron du- ción trasladándose, una vez
rante siglos, grande, justa y más, a Estoril. Sólo lograron Inmediatamente, todas las je-
reunir 44 personas. Entre faturas regionales, provincia-
(9) MELCHOR FERRER. ob.erva-
clones de un viejo carlista a unaacartal
ellos, el conde Rodezno, los les, comarcales y locales del
del Conde de Rodezno. Gráficas Legier. hermanos Oriol, Arauz de Ro· Carlismo enviaron cartas y te-
Madrid, sin {echa de edición. bies, MOflc, Olazábal, ele. Es legramas de adhesión a Don
19
y lIe"a ellan"rtento Monlelurra· 78. DQI eomandol lntegradO I por plllOletOI de lll ael lmo e l pañol e Inte rnacional , pra.ldldollodo. 1110. por
Slxto Enrlqul da SorbOn P'rml, mitin 1 UtOI' dOI eartll la': Rle lrdo Gare tl PlllaJlro y "nflno Glm'nlz Slnlol. (Guerrillero de Crlato Re,. en
a eelón, duranle el Monl eJ urre· 78).

Ja vi er y a Don Ca rlos Hu go. inactual : está basada en la ri- por la burocracia lmper-sonal
Un a vez m ás, e l pu e blo ca r- queza. Los que carecen de esta y centralista, anuladora de
li sta supo reacciona r y re- riqueza encuentran cerrado el toda iniciativa privada ... Una
ch azó las m a nio b ras de los acceso a toda clase de poder. monarquía no nos Interesa por
que ha n p asa do a la h is toria Hay que estructurar la socie- sí misma , sino sólo como solu-
bajo e l a pelativo de «es to ri - dad de forma que todos ten- ción para el problema de hoy.
ios ». El pa rtido d io a conoce r gan participación en el po- Como dijo mi padre: « Han
un docum ento titul a do _ La der ... El Sindicato debe ser li- pasado los tiempos en que los
ve rd ad sobre los hec hos de Es- bre, ajeno a presiones estata- Reyes eran Reyes solamente
to ril», del cu a l es el s igui ent e les y empresariales; autóno- por ser hijos de sus padres.
pá r ra fo: tl Dos distintas con- mo , porque la autenticidad Hoy los Reyes tienen que ga-
cepcIones monárquicas están sólo se da en lo que es genui- nar con su esfuerzo, con su
planteadas ante el porvenIr namente propio ... La garanua trabajo al servicio de la socie-
político: la monarquía popu- de la libertad está en el plura- dad, la realeza que hereda-
lar y social que defiende el lismo. Los límites del poder ron ». Si falta esa realidad de
carlismo, y la capitalista y únicamente pueden estar en la servicio, la legitimidad carece
reaccionaria que sostiene el soberania de las Instituciones de sentido ».
juanlsmolt. autónomas que cons·tituyen El ini cio de la e volución ideo-
orgánicamente a la sociedad. lóg ica de l Partido Carl ista, ya
LOS MONTEJURRAS DE La limitación del poder del es un hec ho . Los carli s tas de
LOS AÑOS 58, 59 Y 60. Estado no puede provenir, ni base se entu siasman con Don
El siguiente acto de MonLej u- ha provenido nunca, de leyes Ca rl os Hugo. Los es tudi a ntes
rra se ce le b ra el 4 d e m ayo, a l constitucionales, frontera ar- de l p ar t ido la nza n la primera
q ue as is te por segunda vez tificial , siempre utilizado revis t a unive rsitar'ia inde -
Don Carlos Hu go. Su di sc urso como arma por el capricho del pendi ente:'! «La Enci na », qu e
fu e m ás contundent e q ue el más fuerte. Cuando los orga- d irigida p or Javi er Ma ría Pas-
del a ñ o a nteri or . He aqu í al- nismos autónomos faltan, la cua l. fu e per segu ida y cla usu-
gunos pá rra fos: _La organiza- sociedad no es más que un ra da en m ayo de l 58. Pero la
ción de nuestra sociedad es conglomerado amorfo regido publicació n qu e realm ente
20
tuvo eco fuera del Carlismo lar su presencia física en el train. El tono avanzado del
fue . Azada y Asta». La había popular monte navarro, de- mismo fue el ya habitual. En-
creado en Santander, en no· nominado ya por todos los tre otras cosas, decía Don Car-
viembre de 1957, Javier Fran· carlistas como amonte de la Ias Hugo: .No se trata de ins-
cisco Albornoz Escajadillo, libertad», ya que era la única taurar un Estado paternaUsta.
pero al ser cerrada. La Enci- manifestación pública que se El Estado paternalista es la
na», pronto pasó su redacción celebraba en el Estado espa- última etapa del liberalismo.
a Madrid. Sus columnas fue- ñol-fuera, naturalmente, del En él, el gobernante regala el
ron 4.!ilizadas por todas las control del Régimen-a pesar bienestar, principalmente,
corrientes existentes en el par- de las prohi bidones y del para evitar el descontento y
tido. Junto a entrevistas con cerco de las Fuerzas de Orden frenar toda la revolución, La
Don Carlos Hugo, artículos de Público. Los carlistas rom- Monarquía social. al contra-
su hermana Doña María Te- pían todos los años los cordo- rio, garantiza que la partici-
resa y de todos los jóvenes in- nes represivos y llenaban el pación en la riqueza, en el po·
telectuales del Carlismo, apa- monte, traspasando las fron- del' y en la cultura, se oriente
recieron también trabajos de teras por donde querían -no según lo que en jusUcla co-
signo integrista y tradiciona- en vano el Carlismo cuenta rresponda a cada uno, y no en
lista. Fue una especie de caja con un siglo y medio de clan- función de los monopolios de
de resonancia del debate in- destinidad- y portando a la los grupos de presión. Para
terno del partido. En • Azada y cumbre al representante de su crear esta Monarquía se nece·
Asta» se publicó en 1961 la Dinastía. sita la adecuada estructura-
primera formulación pública Pero en 1960 se cambió de tác- ción social y representativa.
de la Monarquía Socialista tica: Don Carlos Hugo era más Dentro de esta estructuración
que produjo cierto revuelo y útil para el partido en Madrid, una de las más urgentes es la
malestar en el seno de la buro- dirigiendo el cambio ideológi. sindical. Los sindicatos cons·
cracia franquista fuertemente co, que provocando constan- tituyen unode los pilares de la
instalada en el llamado Con- temente a Franco. Aquel año soberanía social. Para ejercer
sejo Nacional del Movimien- Don Carlos Hugo dejó de asis- realmente esta soberanía, de·
to. tir al acto, no así sus herma- ben ser, ante todo, auténticos.
Don Carlos Hugoaún volvería nas: pasara 10 que pasara, .ia· Porque su mistón es la de re-
ptro año, 1959, a presidir el más [altó un representante de presentar al individuo encua-
acto de Montejurra, pero el los Barbón Parma en Monte- drado en su profesión. Otro de
Régimen intentaría por todos jurra. Pero envió un Mensaje a los pilares de la Monarquía
los medios --chantajes, so- 'todos los carlistas, que ' fue social son las corporaciones
bornos, infiltración de confi- Icído por el jefe regional car- locales. Mediatlzarlas en
dCnll.'S, prcsiones, ctc.- cvi- lisIa de Navarra, Javicr As- nombre de una mejor admi-

Se harl,n ttl.temente tamo,o. en la pren., e,pañole por .u comprobada partlclpaelón en lala, haeho, un Individuo Uamado Pepa "rturo
Mllllrquez de Prado W' .el hombra de la gaberdlna~,Jo" luls Marln O,rel, Varde, que po,tarlormanta .. ,Ian delenldo, por la pallela W'
enearealado .. (El .hombra dela g.bardln,~ dlspar,ndo eonlra "nlano GI""n_ Santos, que di,. d.,~, tallecerla,.
21
persona de Don Carlos Hugo.
En España, se lució funda-
mentalmente el diario mo-
nárquico «ABC», propiedad
de la familia Luca de Tena, in-
condicionales a la vez del ge-
neral Franco ----que había de-
signado a algunos de sus
miembros como Procurador
en Cortes- y del Conde de
Barcelona.
No obstante, e l 29 de abril de
aquel mismo año, contraían
matrimonio en Roma, Don
Carlos Hugo y Doña Irene. La
boda no pudo celebrarse en
España por una prohibición
terminante de Franco a través
de su Gobierno. Ni tampoco
en Holanda por las presiones
de los partidos protestantes
parlamentarios que, incluso,
llegaron a prohibir a la fami-
lia real holandesa asistir a la
boda. De todos modos, los re-
yes de Holanda mantuvieron
un contacto directo y continuo
con los novios por teléfono.
Pero no pararon aquí las pre-
siones de los agentes franco-
juanistas para obstruir el en-
El revuelo nacional aa enorme, por le Impunidad en que se re.U:nron los .sellnalol 'f por l. lace. Sus tentáculos llegaron
pellvlded de ras Fuerza. del Orden Publico presentes en tales h.chol. (En lalmagan, Don
Carlol Hugo, en el Montejun',·76). al propio Vaticano. Don Juan
de Barbón envió un telegrama
nistración, es anularlas como Los alfonsinos y monárquicos personal al Papa para que la
poder social. No puede bastar conservadores pronto se die- boda no se celebrara en la
como finalidad la eficacia y la ron cuenta de la gran baza po- Iglesia española en Roma de
agilidad en la administración. lítica que tal enlace signifi- Santa María la Mayor. Incluso
Actuar así lndJcaría no haber caba para e l Carlismo, Que las cartas que Don Javier en-
superado el ciclo de Estado li~ una princesa popular y que un vió al Pontífice solicitando
beraJ. Sin un sist!!ma de liber~ país que pertenecía al Mer- audiencia, jamás llegarían a
tades municipales y regiona- cado Común se inclinara ha- su destino, gracias a la labor
les, la Monarquía sociaJ no es cia las aspiraciones carlistas, obstruccionista de Mon s. De-
más que un nombre. La Mo- era un hecho que podría tener Ilacqua, secretario de la Se-
narquía social sólo será social gran trascendencia teniendo cretaría de Estado. El propio
cuando sea Monarquía sindi- en cuenta que la Monarquía cardena l Tisserant presionó al
cal. España será sólo una de- griega no pintaba casi nada en Papa para que la boda se ce le-
mocracia cuando sea Monar- la Europa del Mercado Común brara en privado y sin nin-
quía federativa». y que, además, venía teniendo guna referencia externa. Pero
grandes dificultades para po- todas estas barreras fueron ro-
1964: EL MONTEJURRA DE der sostenerse en su país. Y tas por el prestigio que Don
LA BODA enseguida empezaron las ma- Javier tenía en el Vaticano,
El8 de febrero de 1964 se iba a niobras. fundamentalmente con el Se-
producil' un hecho trascen- Personalidades franco- cretario de Estado, Mons. Ci-
dental para los carli stas: el juanistas instaladas en emba- cognani. El propio Papa acabó
anuncio oficial del compro- )adas y cuerpos consulares la con jura haciéndose cargo
miso entre Don Carlos Hugo y iniciaron una soterrada cam- directamente de este asunto y
la princesa Doña Irene. de los paña de desprestigio contra el designó como representante
Países BaJos . Carlismo y contra la propia suyo en los esponsales a Mons.
22
s. podrl, decir qua 'n ,,, c:umbr. y 'n ,.,I,c:II" ,llr,nqul.mo, .llntegrl.mo y eltfldlc:loneNlmo, en delinld..,. eIIIKI.mo, quemlron SUI
Olllmo, (:Irtuc:llo, de II Iorml m4l, deflnlthl, y 'Ipld,nl. (Ferr'n luc:, .. obrero (:I1II4In, herido en II expllnldl del Mon . .ter1o de Ytlc:lle).

Giobbe, Más tarde, minutos sona de la hermana de Don oradores carlistas pidieron
cfespués de la boda, recibiría Carlos Hugo, Doña Cecilia de ayuntamientos y sindicalos
personalmente a 105 novios Borbón Parma. El Gobierno plenamente libres. Pero la
",~epartjendo con ellos más de prohibió a los recién casados bomba política llegó cuando el
una hora (10). su asistencia al acto bajo la Carlismo solicitó pública-
Una gran masa de carlistas, amenaza de vetarles para mente en aquel acto que fuera
que sobrepasaban 105 cinco siempre su estancia en el terri- suprimido el decreto fTan-
mil , invadieron la iglesia es- torio español. quista por e l cual se castigaba
pañola en Roma . Una nube de a Guipúzcoa y Vizcaya con la
periodistas y fotógrafos en- 1966: EL MONTEJURRA DE supresión de su sistema auto-
viados de lodos los rincones LAS AUTONOMIAS nómico foral por su actuación
del mundo , asistieron y si- en la guerra civil española a
guieron la ceremonia. El Montejurm-66 contaría con favor del bando republicano.
El acto de Monteiurra de la asistencia de un nutrido
aquel año fue el que contó con grupo de enviados especiales, y no sólo que fuera suprimido
la asistencia más numerosa de observadores de la izquierda tal decreto, sino que ambos te-
toda su historia. Miles y miles española, nacionalistas vas- rritorios rccuperaran su sis-
de boinas rojas, que no pudie- cos y catalan es, y estudiantes tema foral. Esta petición fue
ron asistir a la boda en Roma , demócratas. En el cartel acogida favorablemente se-
se trasladaron a Estella para anunciador del acto sólo se manas después por diversos
testimoniar su homenaje a la leía una palabra en caracteres ayuntamientos y diputaciones
dinastía carlista, en la per- grandes: Libertad. El acto, de Eus~di. La prensa nacio-
ciertamente, no defraudó la nal independiente -es decir,
(JO) Relato 01 autor df!l por erflOnce.s la que no dependía del Estado
~tario politiea lk Don Carlos Hugo
expectación con que era espe-
de Barbón Pamla, lOSE MARIA DE rado. En la tribuna de la plaza franquista- orquestó am-
ZAVALA y CASTElLA. de 105 Fueros, de Eslella, los pliamentc tal propuesta, obli-
23
En 19n. todavla raclantellol lucelOI de l afio anlerlor, la pollcla tomarra materialmente el monte para evitar la calebracl6n de l acto. pero 101
carllslas lo celebrarlan en Javier. (Perspectiva del MonteJurra-77. en la explanada del casUlla de Javier).

gando al Gobierno a hacer pú- hace esperar. La clara tenden- rompen violentamente los
blica una nota en la que co- cia a la izquierda del Carlismo cordones de la Policía Armada
muni caba que aunque e l 'Ca- y la constante crítica a las ac- -que tuvo que retirarse para
rácter primitivo de la disposi- ciones de los franquistas, así ser sustituida por la Guardia
ción deroga toria de 1937 de- como la inminencia del finaJ Civil- y penetran en Estella,
saparecía, los Fueros no se res- de la llamada «Operación celebrando el acto político en
tauraban. Con esta victoria Juan Carlos», provocaría la la cumbre del Montejurra, que
política, al Carlismo se le expulsión de toda la familia es presidido por Doña Maria
abrieron sin recelos las puer- Barbón Panna del territorio Teresa de Borbón Parma, que
tas de la oposición democráti- nacional. La excusa sería el había traspasado clandesti-
ca. acto del 15 de diciembre de namente la frontera sin auto-
1968 celebrado en Valvanera rizadon del Gobierno espa-
1969: EL MONTEJURRA DE (La Rioja), en el que Don Ja- ñol.
LA QUEMA PUBLICA DE vier declararía a esa región A las 5 de la tarde, en la plaza
FRANCO con pers<;malidad propia, den- de los Fueros de Estella, cinco
La conc ienciación de la base tro del esquema organizativo mil jóvenes se manifiestan
carlista hacia una ideología del Carlismo. El Gobierno en- violentamente, organizando
claramente socialista y de tendió oficialmente que esa una gran fogata en la que se
oposición directa al fran- medida era una incitación al quema un enorme retrato de
quismo es ya un hecho evi- separatismo. La expulsión se Franco. Varias oficinas ban-
dente en las postrimerías de consumaría el 26 de diciem- carias y de los sindicatos fran-
los años 60. Todos los miem- bre. Con este hecho. el Go- quistas son apedreadas. La
bros de la familia Barbón bierno aceptaba pública- Guardia Civil efectúa disparos
Parma recorren durante esta mente su ruptura con el Car- y la multitud arremete contra
época la casi totalidad del lismo. Hecho que, evidente- ella con palos y estacas. Se re-
país. Los líderes del partido mente, ya habían realizado los gistran varios heridos y cien-
pronunciarían mítines, igno- carlistas muchos años atrás. tos de detenidos. Las multas
rando las correspondientes Por todo ello, el MonteJurra- que se impusieron ascendie-
autorizaciones gubernamen- 69 se presentaba incierto y ron a medio millón de pesetas.
tales, y el CarUsmo confiesa nervioso. Los carUstas no ha- Varios locales carlistas fueron
públkamente que acepta el bían aceptado la expulsión de clausurados, entre ellos los de
análisis marxista en el campo su familia sin dar una res- la Secretaría Federal del par-
económico. puesta pública al franquismo. tido, los de la Hermandad de
La reacción del Gobierno no se El 4 de mayo, los carlistas ex combatientes en Tercios de
24
Requetés y la oficina particu- que se protesta por la repre- Sihanouk animándole en la
lar de la princesa Irene, todos sión llevada a cabo en Chile lucha por las libertades popu-
ellos en Madrid. por el régimen del general Pi- Jares en España. El 21 de
nochet. La policía detiene el marzo el Partit Carli de Cata-
1976: EL MQNTEJURRA DE 28 de octubre a 113 catalanes lunya se adhiere al Congrés de
LA MASACRE FASCISTA que participaban en una reu- Cultura Catalana. Yel31llega
Desde los inicios de los 70 nión de la ilegal «Assemblea a Madrid, sin ningún tipo de
hasta el Montejurra-76,eJ Par- de Catalunya», entre ellos se cortapisas oficiales, don Sixto
tido Carlista había desarro- encuentra la delegación car- Enrique de Borbón: se inicia
llado una intensa actividad de lista. la maniobra que terminará
protagonismo político. El2 de marzo de 1974 es ejecu- trágicamente el 9 de mayo de
Los carlistas catalanes piden tado el anarquista Salvador 1976 en el acto de Montejurra.
el29 de abril de 1973, un Esta- PuigAntich. Don Javierhabía El mes de abril produce una
tuto autonómico para Cata- enviado una semana antes noticia importante: Don Ja-
lui1a en un mitin celebrado en una carta a Franco solicitando vier abdica en su hi jo Don Car-
Montserrat. El 15 de junio se el induJto. Ell 5 de septiembre los Hugo. E l Carlis~o estrena
declara una huelga general en el Partido Carlista se incor- un nuevo titular. El hecho se
Navan-a, en cuya organización pora a la Junta Democrática produce el día 20 en Arbonne
participa el Partido Carlista de España. (Francia). El Montejurra de
de Euskadi (EKA). Se detiene La Junta de Gobierno carlista ese año, 1975, es presidido por
a varios militantes del parti- rechaza, mediante nota emi- Doña Irene y Doña María Te-
do. El9 de juBo los dirigentes tida el 7 de marzo de 1975', el resa. El 11 de junio se consti-
carlistas anuncian que no par- proyecto asociacionista \ del tuye en Madrid la Plataforma
ticiparán en las elecciones Gobierno de Franco. Don Car- de Convergencia Democrática
municipales por considerar- los Hugo se entrevista en París y uno de los partidos fundado-
las no suficientemente demo- con el arzobispo de Recife res es el carlista. El mes de
cráticas. Asimismo se da a co- (Brasil) Helder Cámara y re- noviembre emite la noticia de
nocer una nota oficial en la cibe un telegrama del Príncipe que la Junta de Gobierno car-

El CerUsmo eumpUa, "'". \le~ mili •. su ellee.lrel.lllo de eelebrer eleelo de Montel"'''''' pe." ele le. prohlblelolle. de lo. gobIernos d.l",rno.( EI
Monl.¡",ru-77, de.de 111. gr.da. de lIee •• o ,1 e •• IIUo de Javier).

25
lista expulsa del partido a Don mado Pepe Arturo Márquez de bierno q u e los referidos deli -
Sixto Enrique de Borbón. El Prado y «el hombre de la ga- tos eran de carácter po lí tico.
acuerdo es ratificado por Don bardina», José Luis Mario Los asesinatos de l Mon te-
Javier y Don Carlos Hugo. Carda Verde, que posterior- jurra-76 marcaron un hi to
El 18 de abril se celebra en mente serían detenidos por la 'en la historia y en la evo lu-
Pamplona, con grandes difi· policía y encarcelados. El re- ción de l Carlis m o. Se podría
cu ltades y evidente apoyo po- vuelo nacional es enorme, por decir que en esa cum b re y e n
pular, el Aberri Eguna. El acto la impunidad en que se reali- esa fecha, e l fran q u ismo, e l i n-
había sido solicitado por EKA zaron los asesinatos y ppr la tegrismo y el tradiciona li smo,
(Partido Carlista de Euskadj). pasividad de las Fuerzas de en definitiva e l fascismo,
Orden Público presentes en ta- quemaron sus últimos cart u-
y llega el sangriento Mon-
les hechos. Era en aquel año chos de la forma más defi ni -
tejurra-76. Dos comandos in-
tegrados por pistoleros del ministro de la Gobernación el tiva y lap idaria.
fascismo español e interna- señor Fraga Iribame, y Direc- En 1977, todavía recien tes los
cional, presididos todos ellos tor General de la Guardia Ci- sucesos del año anterior, la po-
por Sixto Enrique de Barbón, vil el teniente general Campa- licía tomaría materia lmente
matan a tiros a dos carlistas: no. La prensa denunció a los el monte para evitar la ce le-
Ric~rdo García Pellejero y autores materiales del hecho y bración del acto, pero los car-
Aniano Giménez ' Santos, así un Juez especial nombrado al listas lo celebrarían en Jav ier.
como hieren a una treintena efecto inicia la causa criminal La princesa I rene, que se diri-
de personas, entre ellas muje- (11 ). Pero los denunciados son
gía a Estella para presidir el
res, ancianos y niños. Se ha- amnistiados tiempo más acto. sería detenida y expul-
dan tristemente famosos en la tarde al considerar el Go- sada del país. Pero otro
(11) JOSEP CARLES CLEMENTE y
prensa española por su com- CARLES S. COSTA. MonlejUl'T8-76:
miembro de la familia, que
probada participación en ta- Encrucijada política. La Gaya Ciencia. había entrado también clan-
Jes hechos un individuo Lla- Barcelol1a . 1976. 108 págs. destinamente. Doña María

Se h a celebrado en Navarra el prime. MOnleJUrra en la legalidad •._ Tamblen ha aldo el primer M onteJurra en la leg a lid ad de D o n CarlOI Hugo de
Borbón Panna. !ider y presIdente del PartIdo Carlista. (En la 1010. un momento del mitin celebrado en la Plaza de los Fu e ro s. de Est ella, c on la
prelUlnela delllder carnsta. Don Carlos Hugo de BOlOón Panna, y olros mIembros de su Fa m ili a).

26
Teresa de Barbón Parma, lo
haría rodeada y protegida por
una multitud de boinas rojas y
banderas de las nacionalida-
des del Estado español. El
Carlismo cumplía, una vez
más, su ancestral sino de cele-
brar el acto en MontejWTa, a
pesar de las prohibiciones de
los gobiernos de turno.
Se ha celebrado en Navarra el
primer Montejurra en la lega-
lidad. Durante la época del
franquismo, ningún acto polí-
tico fue autorizado por el Mi-
nisterio de la Gobernación de
turno. También ha sido el
primer Montejurra en la lega-
lidad de Don Carlos Hugo de
Borbón Parma, líder y presi-
dente del Partido Carlista.
Durante los días 6 y 7 de Mayo
Pamplona, Estella e Irache
han vivido los distintos ac-
tos programados del Monte-
jurra-78. Se iniciaron con un
Festival Solidaridad de los
Pueblos, en el pabellón Anai-
lasuna de Pamplona, el sá-
bado por la tarde. Intervi -
nieron Carlos Cano, Luis Pas-
tor, Víctor Manuel y Ana Be-
lén, Imanol, el Grup Carrain-
xet y Nuberu, entre otros. El
local, que estuvo adornado
con las banderas de las distin-
tas nacionalidades del Estado
español, registró un lleno
hasta la bandera. Pero antes, y
por la mañana, Carlos Hugo se Hay qua dallaCar da aSla MonleJurra·78 al nuevo cualrUama da 101 carllllll.lnlugurado an
dirigió al cementerio de Este- altol ICIOI: Ut»ertad para ascog.r; Soclllllmo para replrtlr; Fadarahmo para convivir. y
lla donde descansan los restos Aulaga.IlÓn para dacldlr. (FalUval d. la Solidaridad da lo. Puat»lol, an al Monlajurr.·78jJ
de Ricardo García PeI lejero,
un joven de 20 años asesinado ces del Viacrucis, en las que deral del Partido Carlista y
en ' los luctuosos hechos del ya constan los nombres de don Carlos Hugo, presidente
Montejurra-76 por las bandas Ricardo Carda Pelleic,'o, del partido. Los tres datos más
ultraderechistas internacio- Aniano Jiménez Santos y Don significativos de los discursos
nales. Don Carlos Hugo depo- Javier, los tres muel"tos por la fue la afirmación de que Na-
sitó un ramo de rosas rojas en ultraderecha y a consecuencia varra es Euskadi y que e l es-
la tumba de Ricardo y, des- del Monlc.iurra-76. Al medio- pacio político de los carlistas
pués de departir con los pa- día, comida en la campa de es el del socialismo autoges-
dres y hermanos del joven es- Ayegui e lrachey, por la tarde, tionario. Hay que destacar de
tellés, visitó también el pan- el plato fuerte: milin en la este Monte.iurra-78 el nuevo
teón de los generales carlistas Plaza de los Fueros de ESlella. cualrilema de los carlistas,
muertos en la 3. 01 Guerra Car- Con asistencia de cerca de inaugurado en estos actos: LI-
lista. 20.000 personas, hablaron bertad para escoger, Socia-
Por la mañana del domingo se Mariano Zufia, secretario ge- Usmo para repartir, Federa-
realizó el tradicionaJ ascenso neral de EKA, José Maria de lismo para convivir y Auto-
al monte , siguiendo las cru- Zavala, secretario gcneral fe- gestión para decidir.• J. C. C.
27