Está en la página 1de 16

NUMERO

nízzetl:142

Semejante

transformación sólo conduciría

a

caer

en

el

error o

P

uesto

al

que

se

censura:

al

frío .

y

distante Andrés Bello

1

. d

1

pa "

de sus enemigos románticos oponer una Imagen ca on

 

po~. a

-

. conduciría

a

sustituir un

exceso

 

por otro, una SImpliflCaClOn

s10n'otra'

a

estar igualmente lejos

del verdadero

Andrés Bello,

d

l

.

el

por ecléctico, , el crítico sagaz y maduro, el alma bella que

e

o mgenuo

y

lo veraz se paga 43.

 

42.

Cí. Obras, m, Introducción p. VI. Amunátegui cuenta allí su predilección por

la Lucrezía Borgia de Donizzetti y

la Sonámbula de Bellini.

 

.

.•

 

43.

Compuesto

ya

este

trabajo,

pude

consultar

la

monumental

ed,clOn

de

Obras

Completas de

Andrés Bello que prepara el 1rlinisterio de Educación

de Venezn~la.

mo

I

está

dedicado a

las Poesías

(Caracas,

1952) ; su prologuista

(F. Paz

Castlllo)

~l .to o mSlSte

repetidamente en el romanticismo de algunos

poemas

del

período

venezolano

 

Su punto

de vista coincide en

parte con

el expuesto aquí,

aunque Paz no examIna, sImul-

táneamente la

obra

poética

y

critica

de

Bello.

(Cf. pp. XLV, X~:~:II, XL~:X:,.L,

LII,

LVII

y

CXXXI.)

He

podido

consultar,

también,

la

cuarta

edlClon

(defmItiva)

Don Andrés Bello de Eugenio

Orrego Vicuña

(Santiago,

1953,

374 pp.).

No agrega mn-

gún elemento nuevo al tema estudiado en este trabajo.