Está en la página 1de 5

Exp.

: 183430-2009-00503
Sec. : MENDOZA
Cuaderno : Principal
Sumilla : PRESENTA ALEGATOS

SEÑOR JUEZ DEL PRIMER JUZGADO


ESPECIAL TRANSITORIO DE LIMA

CENTROMIN SA EN LIQUIDACIÓN, en los


iniciados por RAUL PEDRO MIGUEL
PEREYRA, sobre indemnización, a Ud.
respetuosamente decimos:

Que habiendo sido notificados de la Resolución No. 14 de fecha 26 de agosto


del presente, y de conformidad con lo dispuesto por el artículo 69° de la Ley
Procesal del Trabajo, cumplo con formular alegatos en los siguientes términos:

1. El demandante manifiesta que le corresponde una indemnización por haber sido


CESADO DE MANERA IRREGULAR.

2. Asimismo, manifiesta estar frente a un supuesto de responsabilidad contractual


y extra – contractual. La responsabilidad contractual se entiende porque no se
ha respetado su derecho constitucional al trabajo por haberse configurado una
inejecución de obligaciones. Por otro lado, manifiesta que al habérsele,
“supuestamente despedido” se le ocasionó una serie de daños y perjuicios
productos del cese irregular del que fue sometido.

3. Lo que el actor persigue es el pago de una indemnización, sin tomar en


consideración que su petitorio resulta irreal, contradictorio e inexplicable,
debido a que está solicitándolo sin tener presente los siguientes detalles: Por un
lado que su vínculo laboral feneció hace más de 10 años, habiendo tenido
tiempo suficiente para hacer valer su derecho conforme a Ley. Por otro lado, no
se ha percatado de que el “supuesto daño que dice haber sufrido” no ha sido
como consecuencia del accionar (comportamiento antijurídico) de nuestra
representada, sino que por el contrario, ha sido como consecuencia de la
promulgación de una serie de normas en las que no tuvo ni podría haber tenido
participación nuestra representada.

4. Por otro lado, el demandante manifiesta que ha quedado acreditado que su


despido ha sido irregular, debido a que se encuentra comprendido en la
normativa (lista publicada por el Ministerio de Trabajo) que así lo dispone.
Asimismo, no ha reparado en que el vínculo laboral con nuestra representada
finalizó en el año 1997, fecha que debió considerar para la interposición de la
presente demanda y no esperar más de 10 años, ya que como se desprende de
su escrito de demanda siempre consideró que su cese fue de manera irregular.
Por otro lado, debió tener presente que el cese fue como consecuencia de la
promulgación de una norma legal, es decir, si consideraba que se le había
ocasionado un perjuicio de índole monetario (producto del cese colectivo), dicho
perjuicio no ha sido como consecuencia de un comportamiento antijurídico de
nuestra representada, sino como consecuencia de la promulgación de una
norma por el gobierno de esa época.

5. Debemos manifestar que no resulta comprensible que el propio demandante


manifieste que fue cesado de manera irregular en el año 1997 y no haya
presentado alguna demanda cuestionando la finalización de la relación laboral,
por tanto, independientemente de que haya sido cesado de manera irregular o
no, el plazo para interponer la acción indemnizatoria (POR DAÑOS Y
PERUJICIOS) habría prescrito. El plazo para interponer acciones
indemnizatorias prescribe a los 10 años contados desde la ocurrencia del
perjuicio. El demandante señaló en todo momento que su cese fue de manera
irregular, es decir, que en el año 1992 el cese, para el demandante, fue
irregular, por lo que no resultaría necesario que el gobierno de turno lo señalase
en una lista de trabajadores cesados de manera irregular. Lo descrito
precedentemente, busca demostrar que no resulta comprensible que el
demandante haya esperado mas de 10 años para entablar la presente acción
indemnizatoria, si desde que termino la relación laboral (1993) consideraba que
su despido fue hecho de manera irregular y producto de ello se le ocasionó un
perjuicio.
6. Como es de conocimiento de su juzgado, el derecho al pago de una
indemnización es como consecuencia de la ocurrencia de un daño, sin embargo,
el daño tiene que ser como consecuencia de un comportamiento antijurídico, es
decir, que existirán supuestos en los que se puede ocasionar un daño a una
persona, pero que el mismo será permitido o no estará sujeto a sanción, por
ejemplo, nuestra normativa permite el despido arbitrario, la competencia
desleal o la legítima defensa. Si bien, en la mayoría de casos se ocasiona un
perjuicio emocional, monetario o patrimonial al afectado, este se encuentra
permitido y exento de responsabilidad por nuestra normativa. En el presente
caso, la situación no difiere de los ejemplos descritos, debido a que no
podríamos hablar de un daño producto del accionar de nuestra representada,
porque el daño no es como consecuencia de un comportamiento antijurídico de
nuestra representada, por lo que, en la demanda de indemnización debió tener
presente lo siguiente:

7. “SI BIEN ES CIERTO QUE EN LOS AÑOS 90s SE PROMULGARON UN


CONJUNTO DE NORMAS QUE EN LA ACTUALIDAD HAN SIDO
CONSIDERADAS CONTRARIAS A LEY, ELLO NO PUEDE DETERMINAR QUE
LAS EMPRESAS QUE SIGUIERON O BASARON SUS DECISIONES EN
DICHAS NORMAS HUBIESEN TENIDO UN COMPORTAMINETO
ANTIJURIDICO, POR TANTO, NO SE PODRIA DETERMINAR QUE EL
ACCIONAR DE NUESTRA REPRESENTADA LE HA OCASIONADO UN DAÑO
O PERJUICIO AL DEMANDANTE, PORQUE EL CONJUNTO DE NORMAS FUE
PROMULGADO POR EL GOBIERNO DE TURNO DE ESA EPOCA Y PORQUE
EL ACCIONAR DE NUESTRA REPRESENTADA SE ENCONTRABA CON
ARREGLO A LEY, POR LO QUE LA PRETENSIÓN INDEMNIZATORIA DEL
DEMANDANTE NO TENDRIA JUSTIFICACION RESPECTO A NUESTRA
REPRESENTADA, EN LA MEDIDA DE QUE LA “SUPUESTA CONDUCTA
ANTIJURIDICA” NO ES POR CAUSA IMPUTABLE A NUESTRA
REPRESENTADA”.

8. Asimismo, como bien sabe su juzgado, para que una persona tenga derecho a
una indemnización, es necesario que el daño acontecido sea como
consecuencia directa del accionar del causante. En el presente caso, los ceses
colectivos, despidos, etc, se encontraban permitidos y regulados por la
normativa vigente en dicha oportunidad, por lo tanto, el comportamiento de
nuestra representada estuvo dentro de lo establecido por la normativa, si en la
actualidad dichas normas han sido consideradas contrarias a Ley, ello no podría
ser justificación para hacer responsable a nuestra representada, en todo caso,
el perjuicio ocasionado, estuvo permitido en su momento y si ahora ha sido
declarado irregular, ello no puede significar que las empresas sean las
responsables, en todo caso, sólo podría implicar que las empresas que se
ampararon en dicha normativa tendrían que recalcular los pagos o reintegros
por beneficios sociales, quedando a salvo su derecho para pedir una
indemnización al estado peruano, situación que se viene presentando
actualmente.

9. El actor ha invocado en su demanda artículos del Código Civil referidos a


indemnizaciones derivadas de una relación extra - contractual y contractual
generada por todo aquel que por dolo o culpa causa un daño a otro sin que
previamente medie relación contractual alguna.

10. Por lo antes descrito, consideramos que la base legal de la presente


demanda es completamente inadecuada. Efectivamente, el demandante estuvo
vinculado a CENTROMIN PERÚ S.A. en virtud de un contrato de trabajo, que
feneció hace más de 10 años, por lo que cualquier hecho derivado de esta
relación debería regularse dentro de las disposiciones legales que norman la
contratación laboral. Si el ex - trabajador sufre, corno lo refiere, un perjuicio
irrreparable, este deberá ser reparado por la vía civil, sobre todo para el tema
de la responsabilidad por los presuntos daños que le habría ocasionado nuestra
representada.

11. CENTROMIN PERÚ S.A., debe afirmar enfáticamente que siempre ha


cumplido con los requerimientos establecidos por la Autoridad Administrativa
competente y los gobiernos de turno, por tal razón, consideramos que no
hemos incurrido en responsabilidad respecto al perjuicio señalado por la parte
demandante, siendo irresponsables sus afirmaciones que no busca mas que
sorprender a su juzgado con afirmaciones no ajustadas a la realidad, lo cual
pinta de cuerpo entero el insano y doloso propósito del demandante, siendo
evidente su propósito de lucro indebido, extremos que solicitamos a su
despacho se sirva tener presente al momento de resolver. Debemos dejar
constancia que los trabajadores que se encuentren en la lista de ceses
irregulares están siendo compensados por el gobierno a través de una
compensación de 10 mil soles (máximo), o en su defecto la jubilación anticipada
o el reingreso al centro de labores, siendo estos supuestos excluyentes, es
decir, que escogido uno de ellos, no podrían demandar otro pago.

12. Además de lo ya desarrollado en este punto, su despacho deberá tener


presente que el demandante NO HA PROBADO LA EXISTENCIA DE UN
DAÑO COMO CONSECUENCIA DIRECTA DE UN COMPORTAMIENTO
ANTIJURIDICO DE NUESTRA REPRESENTADA, POR EL CONTRARIO, EL
SUPUESTO PERJUICIO SERIA COMO CONSECUENCIA DE LA
PROMULGACION DE UN CONJUNTO DE NORMAS DE PARTE DEL
GOBIERNO, SIN PERJUICIO DE LO ANTES SEÑALADO, POR LO QUE LA
PRETENSIÓN DE SU DEMANDA DEBERIA SER DECLARADA
IMPROCEDENTE.

13. Asimismo, respecto a la indemnización por despido arbitrario, la misma no


tendría razón de ser, debido a que el despido fue como consecuencia del
cumplimiento de una norma que estuvo vigente, es decir, que debe quedar
constancia de que el accionar de nuestra representada se encontró en
concordancia y respeto con la normativa vigente. Por tanto, sería impensable
considerar hacer responsable a nuestra representada por un accionar que se
encontraba amparado en una norma, no importando que ahora se haya
determinado la ilegalidad de dichas normas.

POR LO TANTO:
Pido a Ud. Señor Juez, tener por formulados mis alegatos y resolver de
acuerdo a lo expuesto y con apego a ley, declarar INFUNDADA o IMPROCEDENTE
la presente demanda.

Lima, 23 de setiembre de
2011