Está en la página 1de 15

Unidad 2.

Falacias en la comunicación cotidiana

Introducción

En la Unidad 1 estudiaste los diferentes tipos de argumentos y su importancia en


la comunicación verbal, practicaste la persuasión a través de la creación de
argumentos válidos que te ayuden a convencer a tu interlocutor a que haga lo que
le pides.

De la misma manera, para convencer a una persona a que oriente su punto de


vista o lo modifique como tú le sugieres, hay que manejar argumentos verdaderos,
también se pueden utilizar argumentos falsos, que no ofrecen premisas suficientes
para llegar a una conclusión aceptable.

En esta unidad identificarás este tipo de silogismos y


podrás evitar ser engañado con ellos. Serás capaz
de asumir una postura activa y crítica en relación con
la información que recibes a través de diferentes
medios de comunicación, en tu vida cotidiana y
académica.

Propósito

Al finalizar la unidad, el alumno será competente para:

Identificar los diferentes tipos de falacias en la comunicación que te permitan


aplicar estrategias de combate en tu vida cotidiana, evitar el engaño y ser capaz
de asumir una postura activa y crítica en relación con la información que recibas a
través de diferentes medios de comunicación en tu vida académica.

1
2.1. ¿Qué son las falacias?

Seguramente te ha pasado alguna vez que, al leer algún artículo en un periódico,


o cuando escuchas comentarios en la radio, en programas de televisión, o,
incluso, en una conversación entre amigos, encuentras argumentos que no te
convencen.

A este tipo de argumentos se les conoce como falacias y nuestra labor en este
momento es aprender a identificarlos y analizarlos, a fin de que no caigas en
engaños de otros y, algo muy importante, no construyas tus propios argumentos
de esta manera.

Primero, consulta el siguiente enlace de la Real Academia Española de la Lengua,


da clic en el enlace donde se define Qué es una falacia.

Como te diste cuenta, una falacia es un engaño o una


mentira que se hace con la intención de dañar a alguien.
Desde el punto de vista de la lógica, las falacias son
argumentos que parecen válidos, pero que no lo son.
Pueden haberse construido así por error de la persona
que habla o escribe, o con la clara intención de engañar a
los interlocutores.

El error (o engaño) en este tipo de argumentos, puede darse de distintas maneras,


ya sea por sustituir algo, por amenazas, o apelando a la lástima, las razones
pertinentes para afirmar la verdad de las conclusiones de un argumento, con el fin
de que sea aceptada como verdadera; o porque no hay, en las premisas, la
información suficiente para deducir la conclusión.

Las falacias se emplean, para convencer a una persona de lo que estamos


hablando, pero se hace a través de engaños. Aquí conviene detenernos y valorar
esta acción, pero no debemos olvidar que el engaño tiene una dimensión moral.

2
No es conveniente que en nuestras conversaciones, lejos de ofrecer argumentos
válidos, usemos silogismos engañosos para convencer con razones que no son
suficientes a nuestro interlocutor. Debes recordar que tu interlocutor merece que
hagas el esfuerzo de convencerlo con buenas razones, por respeto a él, y a ti
mismo, que te des el tiempo de estructurar pensamientos válidos, sin manipuleo
de ningún tipo.

2.2. Tipos de falacias

A continuación se muestran los diferentes tipos de falacias que existen y en qué


consiste el error en cada tipo de argumento.

Falacia contra la persona

Se trata de un argumento que, en lugar de dar razones pertinentes en contra de


una idea, ataca a la persona; es decir que pretende refutar la opinión de alguien,
censurando a la persona que afirma dicha opinión; y la mayoría de las veces las
herramientas de censura que se utilizan, son prejuicios.

Ejemplo de este tipo de falacia

Susana dice que la sal se disuelve en la nieve,


pero esto debe ser falso porque ella es alcohólica
y no terminó ni la secundaria.

En este argumento se relaciona a la persona con


su afirmación, pero no desde el punto de vista
lógico, sino psicológico; en lugar de indagar las
razones que pudiera tener Susana para sostener
su afirmación, se provoca una actitud de rechazo
hacia ella y hacia todo lo que diga.

3
Una forma muy clara para identificar esta falacia es preguntándonos lo siguiente,
por ejemplo: ¿por qué razón se descalifica lo que afirma Susana? En este caso, la
razón descansa en descalificar a la persona y no en refutar su opinión o en
investigar las razones por las cuales hace una afirmación.

Falacia de apelación a la fuerza

Este argumento consiste en persuadir a nuestro interlocutor a que acepte una


conclusión, indicándole las consecuencias negativas que acarrearía el no
aceptarla, es decir, que se recurre a la amenaza para que se acepte una
concusión. Comúnmente este tipo de falacias las comenten personas que tienen
algún tipo de poder: económico, político, de decisión, etc. y lo hacen a falta de
argumentos racionales.

Ejemplo de este tipo de falacia

“Si no terminas la tarea, no comerás postre”.

“El ratón de los dientes sí existe, pero si no crees en él, nunca más te traerá las
monedas que tan felizmente usas para comprar dulces”.

En ambos ejemplos está clara la consecuencia negativa que resulta de no realizar


la tarea o aceptar la existencia del ratón de los dientes.

Este tipo de argumentos los podemos identificar, justamente, porque en ellos


siempre está presente la consecuencia negativa que se sigue de no aceptar la
conclusión. Para identificarlo, se puede preguntar ¿qué sucede si no lo acepto o
no lo hago?

4
Falacia de apelación a la ignorancia

Esta falacia consiste en afirmar que, como nadie ha demostrado la verdad de una
conclusión, entonces la conclusión es falsa. Pero también se puede argumentar lo
contrario, es decir que, como nadie ha demostrado que la conclusión es falsa,
entonces es verdadera. Pero ¿por qué este es un error? Suena muy lógico que, si
no se ha demostrado la verdad de algo se debe a que es falso, y viceversa, ¿no
es así?

El error consiste en que se descalifica de inmediato la conclusión de nuestro


interlocutor apoyándose en la ignorancia, es decir en la carencia de estudios, o
bien, de información acerca del tema. No podemos descalificar una conclusión
obligando a nuestro interlocutor a demostrarla en el momento en que se discute,
no podemos descalificar una conclusión porque en ese momento el interlocutor no
cuenta con los recursos o bien con la información para probarla.

Ejemplo de este tipo de falacia

Juan: ¿Puedes demostrarme que el uso de teléfonos celulares causa cáncer?


Helena: No
Juan: Ves, entonces tengo la razón, no causan cáncer.

Como puedes ver, del hecho de que alguien ignore cierta información o no cuente
en el momento con las pruebas necesarias, no se sigue entonces que,
necesariamente, Juan tiene la razón. Lo único que se demuestra es que Helena
ignora cierta información respecto al tema de la relación entre el uso de los

5
celulares y el cáncer, o, bien, no cuenta en ese momento con la información que
sería concluyente para demostrar el daño que provocan a la salud, pero eso no
significa que Juan tenga la razón.

Ahora bien, el argumento podría ser también el contrario:

Juan: ¿Puedes demostrarme que el uso de teléfonos celulares no causa


cáncer?
Helena: No
Juan: Ves, entonces tengo la razón, causan cáncer.

Se puede usar el mismo argumento, tanto para afirmar la falsedad como la verdad
de la conclusión, por ello es un argumento falaz; es decir, que en sentido estricto,
el argumento no constituye una prueba contundente a favor o en contra de
ninguna de ambas conclusiones, sólo es una prueba de la ignorancia del
interlocutor, ya que la verdad o falsedad de la conclusión dependerá de la
evidencia que se ofrezca para apoyarla y refutarla, y no de la carencia de pruebas.

Falacia de petición de principio o referencia insuficiente

Esta falacia se comete cuando se toma como premisa de un razonamiento la


misma conclusión que se pretende probar.

Ejemplo de este tipo de falacia

6
Amanda: He notado que Rita es una mala persona.
Carolina: ¿Por qué lo dices?
Amanda: Porque me parece que no puede ser una buena persona.

En este ejemplo, Carolina afirma como razón de lo que afirma, lo mismo que ya
había mencionado; es decir quiere convencer a Amanda a partir de una razón
exactamente igual que la que había dado como conclusión, sólo que cambia el
término de mala a buena persona, pero ese cambio de término no significa que
sea una razón pertinente o bien una premisa que apoye la conclusión, ya que sólo
la repite.

Falacia de apelación a la piedad

Este tipo de falacia se comete cuando se quiere apoyar una conclusión


dando explicaciones con un valor emotivo que busca generar lástima o compasión
en nuestros interlocutores.

Ejemplo de este tipo de falacia

Profesora, por favor, no me repruebe, sólo de la preocupación de reprobar la


materia tengo un sarpullido terrible en los brazos, la comezón no me deja ni
dormir.

En este ejemplo se apela a la lástima, es decir, no se dan razones que apoyen la


idea de aprobar la materia, se dan razones que buscan manipular la decisión de la
profesora.

7
Falacia de apelación a la autoridad

Esta falacia sucede cuando afirmamos que algo es verdadero porque alguien que
admiramos o bien que respetamos por sus logros, lo dijo. Transferimos las
cualidades de la persona a lo que está afirmando, apelamos a la autoridad de
alguien reconocido para afirmar la verdad de una conclusión.

También se incluye en este tipo a la falacia de autoridad colectiva (ad populum)


que puede ser:

 Autoridad de la mayoría.

 Autoridad de la tradición.

En los dos casos la colectividad es percibida como poseedora de autoridad, por lo


cual lo que opina o hace es percibido como aceptable.

Ejemplo de este tipo de falacia

Leticia: México es un país que crecerá mucho económicamente en el próximo año.


Rosalba: ¿Y tú lo crees?
Leticia: Pues sí, Juan Rodríguez él es un importante comentarista de la televisión.

En este ejemplo, podemos ver que Leticia apela a la fama como comentarista que
tiene Juan Rodríguez para dar por cierto su argumento.

En cuanto a la falacia de apelación a la autoridad colectiva se puede observar en


expresiones como:

“Cientos de testimonios avalan las propiedades curativas de la baba del nopal.”

O bien:

“Laura: Mañana te casas, es tu boda. ¿Ya tienes todo? Claudia: Me falta la prenda
vieja. Todas las novias se casan con una prenda vieja y yo también debo casarme
así.”

8
Aquí se explica la necesidad de la “prenda vieja” apelando a que siempre se ha
hecho de este modo. Es decir, se apela a la tradición para fundamentar la
conclusión.

Falacia de falsa causa

Este tipo de falacia se da cuando relacionamos un evento a otro, pensando que el


primero es causa del segundo.

Ejemplo de este tipo de falacia

“Siempre que lavo el coche, llueve"


“Yo no me acerco a esa casa, porque la última vez salió un perro y me mordió”

Como puedes notar en el primer ejemplo, se está relacionando la acción de lavar


el coche con la lluvia, que aunque así haya pasado alguna vez, no
necesariamente va a suceder siempre. Lo mismo sucede con el segundo ejemplo,
que, aunque una vez sucedió que un perro mordió a una persona cuando pasó por
una casa, no necesariamente va a morderlo otra vez si vuelve a pasar por la
misma casa.

Actividad de aprendizaje (Se desarrolla en plataforma)

9
2.3 Detectando falacias en la comunicación cotidiana

Es muy útil que, en la vida cotidiana, observemos nuestra comunicación verbal y


detectemos cuando usamos, quizá de forma inconsciente, falacias o argumentos
erróneos. Es muy común que nos dejemos llevar por las emociones y por las ideas
que nos han enseñado desde niños y que, simplemente las repitamos pues es lo
que siempre se dice en esos casos. Por esa razón debemos estar bien atentos
cuando argumentemos o bien, cuando nos encontremos frente a alguien que nos
quiere convencer.

A veces repetimos ideas aprendidas, por ejemplo la idea que de que a los niños se
les debe corregir para que no se hagan delincuentes y por esa razón es necesario
pegarles de vez en cuando para que aprendan. Este razonamiento es falso, se
trata de la falacia de autoridad colectiva o ad populum, pero lo repetimos porque
así se nos dijo y así se nos educó. Estas falacias se apoyan en la tradición y se
encuentran internalizadas, de tal suerte que para desprendernos de ellas es
necesario hacer un esfuerzo para observar su estructura y razonar sobre su
validez.

Las falacias están presentes en la comunicación cotidiana, se utilizan en la


publicidad y en la política. En ambos contextos comunicativos el que emite el
mensaje desea convencernos de algo. El político desea que votemos por él, y los
comerciales tratan de que compremos el producto que anuncia. Nosotros
debemos estar muy atentos y mantener una postura crítica para detectar las
falacias y romper con el engaño.

Actividad de aprendizaje (Se desarrolla en plataforma)

10
2.4 Estrategias para combatir las falacias

Ahora bien, ¿cómo podemos combatir las falacias? Para combatir las falacias, es
necesario que adquiramos el hábito de identificarlas, se necesita practicar
constantemente para entender en qué consiste su error y poder refutarlas.

Las siguientes son acciones que se recomienda hacer para no ser engañados o
engañar a nuestro interlocutor con argumentos falaces.

 Escuchar con atención a los demás.

 Considerar seriamente las ideas de los demás.

 Construir un pensamiento propio.

 Preguntar las razones por las que alguien afirma algo.

 Discutir con imparcialidad.

 Considerar el contexto en el que se dan razones para apoyar una


conclusión, ya que se puede juzgar como falaz una razón, que dada la
situación, en realidad no lo es.

 Pedir razones que apoyan las conclusiones que se afirman y evaluar si son
o no, un apoyo suficiente.

 No perder de vista el objetivo de la argumentación.

 No admitir razones que nos desvían del tema.

 Tener claro cuáles son las premisas y la conclusión de un argumento.

 Si se identifica en una conversación una falacia, se debe explicar al


interlocutor en qué consiste y buscar con él razones diferentes que
permitan apoyar la conclusión.

11
Actividad de aprendizaje (Se desarrolla en plataforma)

Conclusión

En esta unidad aprendimos que cuando nos comunicamos con una persona, en
ocasiones, nuestro interlocutor o nosotros mismos empleamos argumentos falsos
o que no están bien estructurados y se convierten en falacias. También
aprendimos a detectar y clasificar los diferentes tipos de falacias que se
encuentran en anuncios comerciales y en la vida cotidiana.

EVALUACIÓN DE LA UNIDAD 2 (Cuestionario en plataforma)

12
Referencias

De contenido
Libros

Atienza, M. (1999). La guerra de las falacias, Alicante, Librería Compas.

Comesaña, J.M. (2001). Lógica informal, falacias y argumentos filosóficos,


Bs. As., Eudeba.

Herrera, A. y Torres, J. A. (1994). Falacias. México, Torres Asociados.

Morris E. (1994). With Good Reason. An Introduction of Informal Fallacies.


StMartin´s Press, Nueva York.

Walton, D. (1989). Informal Logia a Handbook for critical argumentation, 2a


ed., Cambridge U. Press, Cambridge.

De consulta
Libros

Comesaña, J.M. (2001). Lógica informal, falacias y argumentos filosóficos.


Buenos Aires: EUDEBA.

Villanueva, P. (1998). Errores, falacias y mentiras. Barcelona: Ediciones


Del Prado.

Sitios de internet

Lago, C. (2007). Falacias lógicas. Recuperado junio 22 de 2012 de:


http://cita.eap.edu/moodle/pluginfile.php/1683/mod_resource/content/0/Filos
ofia/Falacias_LogicasREV.pdf

Moulines, U. Hechos y valores: falacias y metafalacias. Un ejercicio


integracionista. Recuperado junio 22 de 2012 de:
http://isegoria.revistas.csic.es/index.php/isegoria/article/view/365/366

13
Recuperado abril 05 de 2011 de:
http://enciclopedia.us.es/index.php/Falacia

Recuperado abril 13 de 2012 de:


http://roble.pntic.mec.es/~msanto1/lengua/2argumen.htm

Recuperado abril 21 de 2011 de:


http://www.cnt.es/sovmadrid/textos/falacias.pdf,

Recuperado abril 21 de 2011 de:


http://www.fallacyfiles.org/index.html

De imágenes
Unidad 2

1. Pinocho. Recuperado de:


http://www.iesgrancapitan.org/blog05/wp-
content/uploads/2011/10/pinocchio.jpg

2. Representación de una falacia. Recuperado de:


http://tabanitosathome.blogspot.mx/

3. Representación de una falacia. Recuperado de:


http://valentino-abrante.blogspot.mx/2010/07/falacia-del-argumentun-ad-
baculum.html
Representación de una falacia. Recuperado de:
http://t0.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcQQeYHTaN_82H836ZI_oijE
0RLdx1DfazS3iMupleb8xkUXBhvZlCKCeVpokw

4. Representación de una falacia. Recuperado de:


http://facebooks.com.mx/%C2%BFlos-celulares-causan-cancer/

5. Representación de una falacia. Recuperado de:


http://www.pasiones.es/wp-content/uploads/2010/06/criticon.jpg

14
6. Representación de una falacia. Recuperado de:
http://depsicologia.com/wp-
content/uploads/291757_10150299328489201_266982784200_734455
4_4370054_n.jpg

7. Representación de una falacia. Recuperado de:


http://es.123rf.com/photo_8139076_retro-coche-bajo-la-lluvia.html

8. Representación de una falacia. Recuperado de:


http://yestum.blogspot.mx/2008/01/el-porqu-del-ttulo.html

15