Está en la página 1de 4

EL HIJO PRODIGO

EL RECLAMO DEL HIJO PRODIGO: “Y el menor de ellos dijo a su padre:


Padre, dame la parte de los bienes que me corresponde…” (Lucas 15:12).

INTRODUCCIÓN: El prodigo reclamo egoístamente lo que le pertenecía. Se adelanto a


la voluntad del padre.

I.- La exigencia: “Padre, dame la parte de los bienes…” (v. 12).

A.- Se define exigencia como pretensión caprichosa y desmedida.

B.- Los bienes eran una promesa para el hijo prodigo; un día el padre voluntariamente
se los daría, pero el no estaba dispuesto a someterse a la voluntad del Padre y exigió,
demando, reclamo e insistió en que se le entregara su parte.

C.- La exigencia destruye creyentes y destruye ministros. Buenos creyentes se han


derrumbado porque se han tornado caprichosos, demandantes y exigentes.

D.- El prodigo no quería un “No” por respuesta, por eso decía “Dame”. Quizá debió
decir: “Padre, ¿podrías darme?” Muchos creyentes son iguales, esperan siempre un si
del padre celestial.

E.- La exigencia impone nuestra voluntad por encima de la voluntad de Dios. No


impongamos nuestra voluntad para hacerla pasar por la voluntad de divina, ya que eso
es muy peligroso.

II.- La petición: “…Que me corresponde” (v. 12).

A.- En realidad, los bienes no le pertenecían al prodigo, ni a su hermano. Esa herencia


no era un contrato bilateral, era una decisión unilateral. Era un acto de gracia por parte
del hijo prodigo.

B.- El prodigo pidió derechos, cuando los derechos los tenía el padre. Los creyentes
tenemos que reconocer que Dios es Soberano. Él da ministerios y dones a quien
quiere, bendice a quien quiere y sana a quiere sanar. Ningún creyente puede programar
la voluntad divina para su beneficio propio.
ALEJAMIENTO DEL HIJO PRÓDIGO: “Se fue lejos a una provincia
apartada…” (Lucas 15:13).

INTRODUCCIÓN: El prodigo no pidió por necesidad, sino por rebelión, tenía un espíritu
de independencia. A los pocos días (v. 13). “Juntándolo todo” se mudó bien lejos. Se
alejó de su hogar. Se alejó de su padre. Se alejo de su hermano.

I.- Se alejó de su hogar.

A.- No hay nada mejor en la vida que el hogar. Aunque haya diferencias, problemas y
conflictos, el hogar es un nido de protección y de provisión. En muchos hogares hay
placas que dicen: “Hogar dulce hogar”.

B.- El pródigo se alejó de aquel hogar que le vio nacer. De aquella casa llena de tantos
gratos recuerdos. Estuvo dispuesto a cambiar su hogar por “Una provincia apartada”.
Su seguridad presente, por la incertidumbre de un futuro. Su felicidad, por la infelicidad.
Su refugio, por el desamparo.

C.- Muchos creyentes se alejan de su iglesia, de las reuniones espirituales, para irse al
mundo, a una provincia apartada, ahora bien, todo el que se aleja de las cosas de Dios.
Se está alejando de Dios.

1.- En el Salmo 27:4 leemos: “Una cosa he demandado yo a Jehová, esta buscaré;
Que esté yo en la casa de Jehová todos los días de mi vida, para contemplar la
hermosura de Jehová, y para inquirir en su santo templo”.

2.- En hebreos 10:25 leemos: “No dejando de congregarnos, como algunos tienen por
costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuando veis que aquel día se acerca”.

II.- Se alejó de su hermano.

A.- El pródigo se separó, se distanció y se alejo de su hermano. Lo dejó solo. Su


hermano no lo abandono a él, él abandono a su hermano.

B.- Muchos creyentes se alejan de sus hermanos al no asumir las responsabilidades de


membrecías congregacional. Quieren vivir sin familia espiritual. Son gente beduina o
nómadas en su vida cristiana. Hoy están aquí, mañana están allá.

III.- Se alejó de su padre.

A.- El prodigo se rebeló contra la autoridad espiritual representada por su padre. Al


rebelarse contra su padre terrenal, se rebeló contra el padre celestial. Al alejarse de su
padre, se alejó del Padre celestial. Por eso posteriormente él declaro: “Padre, he
pecado contra el cielo y contra ti” (v. 18).
B.- En su actitud rebelde cayó víctima de un espíritu de independencia. A muchos
creyentes y líderes les gusta ser independientes, no se sujetan a ninguna autoridad
terrenal y no dan cuentas a nadie.

C.- Peor aun son aquellos pródigos espirituales que un día tomaron el morral del
pecado y se fueron a la “provincia apartada” del mundo y en la misma se han adentrado
“lejos”. Dejaron su padre celestial por aventuras con el mundo. ¡Pero aunque te vayas
lejos, un día tu padre te hará falta!

CONCLUSIÓN: En la “Provincia apartada” del mundo sólo hay soledad y desamparo.


Allí no está Dios, tampoco están nuestros hermanos en la fe. El que se acerca al mundo
se aleja de Dios; el que se acerca a Dios se elija del mundo ¿A quién te estás
acercando?
.- Jesús es nuestro Padre que nos ama infinitamente

1.- Vivir en la casa del Padre:

a.- Es vivir al lado de Dios

b.- amándolo

c.- Cumpliendo sus mandamientos

d.- Haciendo su voluntad.

El hijo malgastó todo lo que le había dado su Padre, cayó muy bajo llegando a
pasar hambre

A.- Cuando usas la herencia (todo lo bueno que te dio Dios) para mal, cuando vive
buscando el éxito, el ser importante, el placer, el pasártela cómodo y bien... el darte
gusto a ti antes que a los otros... el tener muchas cosas, el sentirte querido y aceptado
por los demás... puedes hacer lo que quieras, sin embargo....

1.- Te sientes vacío, incompleto, solo, triste, abandonado, decepcionado.

2.- Entonces descubres que en la vida egoísta y de pecado no esta la felicidad


verdadera.

Intereses relacionados