Está en la página 1de 60

I WILL… SACRIFICE

Los flashes, las cámaras, los fans, la prensa, el resto del mundo. Ese era su día a día.
Desde el momento en que se convirtieron en tATu, Yulia y Lena renunciaron a su vida,
y a la vez encontraron en ese grupo el verdadero motor de su existencia.

Habían pasado muchos años desde sus comienzos, ya no eran aquellas niñas que le
gritaban al mundo que se amaban, y se besaban en cada lugar que podían. Ahora Lena
era una mujer de 24 años. Tenía tantas metas por cumplir que no sabría por dónde
empezar, sin embargo seguía ahí, cantando, entregándole su vida al resto del mundo
fingiendo adorar eso, con tal de estar cerca de ella.

Por su parte Yulia tenía 23 años, y dos hijos a los que cuidar. Sabía que esos dos
pequeños y sus malas decisiones eran los causantes de que todo fuera como no debía
ser. Pero amaba a sus hijos, ellos eran el motivo por el cual hacía lo que hacía, pero
también la amaba a ella.

Con sus acciones sabía que las había condenado a ambas a amarse así, en la distancia,
en el silencio… ahí en esquinas donde nadie las puede ver, en los susurros que se
pierden entre el bullicio de la multitud… porque si se esconden, tal vez puedan lograr
pasar a través de eso…

Y: (mente Yulia = solo ven a mi ahora, despacio…)

P: Hey amor despierta es hora de que nos vayamos… tienes que llegar para que te dé
tiempo de arreglarte para la presentación

Y: Lo se Párviz, no necesito que seas mi niñera…dijo en tono molesto

P: Vamos preciosa, no vamos a empezar a pelear, dijo mientras se acercaba a besarla.

Yulia correspondió el beso. Sentía como el empezaba a tocar su espalda, y bajaba


lentamente hasta poner las manos en sus caderas. Cada día era más difícil soportar
aquello. Las caricias, los besos, hacer el amor con él… no tener sexo, porque eso no
era amor, para nada lo era. Solo había conocido lo que era amar de cuerpo y alma una
sola vez… dios como la extrañaba.

Y: Párviz detente, tenemos que irnos, dijo separándose del abrazo de aquel hombre

P: Está bien mi amor vámonos

Y: Mi mamá se quedará con los niños hoy por cierto

P: Ya me lo habías dicho Yulia, en donde tienes la cabeza?

Y: Si? Bueno creo que el concierto me pone ansiosa jejeje… dijo tratando de disimular.

Salieron de su casa rumbo el lugar del concierto. Cada vez que sabía que iba a ver a
Lena sentía como sus manos empezaban a sudar y su corazón se aceleraba. Se sentía
tan ansiosa que en algún momento juró que un día se desmayaría al estar cerca de la
pelirroja.
Sin embargo fingía, y al parecer le salía muy bien. Ya a esas alturas ni la propia Lena
pensaba que Yulia sintiera amor hacia ella, no uno de pareja. Odiaba que la pelirroja
estuviera con Anatoly, lo detestaba con toda su alma, pensar que él podía besarla,
tocarla, decirle que la amaba, y ella no podía la hacía enloquecer.

Pero sabía que era su culpa, incluso cuando tuvo a Vika Lena estuvo dispuesta a criar a
la niña con ella, no le importaba nada. Sin embargo, Yulia estaba aterrada, ahora no
solo tenía que ver por bienestar, sino también por el de su hija, y una relación entre
dos mujeres no parecía ser lo más correcto en aquel momento.

Aunque ella sabía que el punto cumbre de todo entre ellas llegó cuando Lena se enteró
de que Yulia estaba embarazada nuevamente. Un error lo podía perdonar, pero ahora
esto y justo con el tipo que estaba detrás de ella desde hace tiempo, fue demasiado
para la pelirroja y así se lo dijo aquella vez, a partir de ese momento ellas eran solo
compañeras de trabajo y amigas, más nada.

P: Llegamos amor, dijo mientras la pelinegra dejaba sus pensamientos y bajaba del
auto.

Ambos entraron al lugar del concierto y se dirigieron a los camerinos. Ahí en la puerta
estaba ese nombre que definía lo único que le permitía estar cerca de aquella mujer
para el resto del mundo.

Al entrar lo primero que hizo fue inspeccionar el lugar. La pelirroja siempre llegaba
antes que ella a todos lados, y ese día no fue la excepción. Se encontraba frente al
espejo maquillándose. Se veían tan hermosa como siempre, aunque para la morena la
pelirroja era más bella cada día que pasaba. Al verla por el reflejo Lena le sonrío, dio la
vuelta y se acercó a ella.

L: Hola Yul, le dijo mientras la abrazaba… cómo estás?

Y: Ahora bien, dijo mientras se aferraba a ella y aspiraba su aroma… ahora bien Lena

L: Que pasa?, te ves algo intranquila… no me digas que a estas alturas te vas a poner
nerviosa por una presentación jejeje… dijo mientras se desprendía del cuerpo de la
morena y se dirigía al espejo nuevamente

Y: No es eso… es solo que ha sido un día largo… es todo… dijo mientras veía a Párviz
entrar al camerino

P: Hola Lena, como estas?

L: Hey, bien y tu? Que tal todo?

P: Todo bien… esperando ver a esta hermosa mujer cantando hoy jejeje, dijo mientras
abrazaba a Yulia por la espalda, ya que esta también había empezado a maquillarse

Desde su lugar Lena solo veía esa escena. Pensaba en todas las veces que tuvo
abrazada de esa misma manera a la morena, las veces que le dijo lo mucho que la
amaba, que vivía por ella… pero Yulia decidió que su vida era mejor de otra forma, una
que no la incluía a ella.
L: ( mente Lena = vamos Lena, tenías tiempo sin pensar en todo esto que te
pasa?además estás con Tolya y lo amas…) sus pensamientos fueron interrumpidos por
Boris, su manager, que entraba a apurarlas

B: Bueno chicas dense prisa… no quiero que pase lo del otro día que Lena casi pierde
un zapato al entrar al escenario por ir apuradas… quiero que tengan tiempo y estén
relajadas

Y: Si Boris ya cálmate dios… parece que tendrás un ataque en cualquier momento si


sigues así jejeje

B: Muy graciosa Yulia… solo quiero que todo salga bien

L: Si si, pero mientras más hablas más nos distraes así que chao jejeje

Luego de eso Boris se fue a ultimar detalles acompañado de Párviz. En el camerino


quedaron únicamente Yulia y Lena

Y: Len… dijo llamando la atención de la pelirroja… he pensado que tal vez podríamos
hacer algo en estos días… no se ir dar una vuelta o de compras

L: Claro Yul por que no, le dijo de la forma más natural posible

Y: Y estaba pensando que tal vez podríamos irnos unos días a la hacienda de Vlad…
sabes que siempre nos la ofrece para ir a descansar y nunca aceptamos

En ese momento la pelirroja voltio a verla

L: Claro, sería cuestión de cuadrar con Párviz y Anatoly para irnos unos días…

Y: No es que pensaba que tal vez podríamos ir tu y yo solas… como antes sabes.
Tenemos mucho tiempo sin estar solas, siempre hay alguien alrededor de nosotras y
bueno…

L: No creo que sea buena idea Yul…

Y: Por que no? Verás que la pasaremos genial y nos relajaremos en el proceso jejeje

L: Sabes que a Párviz no le gusta la idea de que estemos tu y yo solas… lo dejó muy
en claro hace algunos años Yul

Y: Ashh pero eso fue hace mucho, además ahora tenemos un hijo y vamos a casarnos
no creo que tenga esos ataques de inseguridad a estas alturas

L: No es por inseguridad… es por su orgullo, sabes que no le gusta que nos vean
juntas si no está él… así que mejor evitemos problemas

Y: Pero…

En ese momento interrumpieron a las chicas indicándoles que debían dirigirse al


escenario. Yulia vio a Lena pasar por su lado sin verla y salir. Sabía que a esas alturas
ya no valía la pena insistir, no ahora. Salió y se dirigió al escenario.
Al salir a la tarima el ambiente era otro. Era la oportunidad de ambas para dejar salir
ese amor que reprimían y disimulaban ante todos, inclusive ante ellas mismas. Lo
dejaban fluir de una manera sutil, casi imperceptible para el resto, pero en esos
momentos ellas lo sabían. Sabían que se amaban ante todo y sobre todas las cosas.
Era una verdad con la que debían vivir el resto de sus vidas, en el fondo de su ser.

Así que simplemente cantaban… esas letras que para muchos no eran más que algo
comercial, ya que al desmentir su homosexualidad años atrás, para muchos quedó por
sentado que ellas solo utilizaban su relación para promoverse y vender más… lo que no
veían era que esas letras rozaban su realidad… nadie sabía que sucedía en verdad con
aquellas dos mujeres… nadie salvo ellas dos… si el resto del mundo supiera la verdad
quien sabe que pasaría…

Luego de la función, ambas fueron a los camerinos. Estaban los chicos de la banda, su
manager, Párviz, uno que otro fotógrafo, entre otras personas. En aquellos momentos
Yulia quería tomar la mano de Lena y huir. Dejar al resto de las personas ahí y
escapar. Sentía que de seguir ahí se iba a asfixiar… En ese momento se acercó a Lena

Y: Len…

L: Si Yulia?

Al verla ante ella después de todo lo que le había hecho no pudo decir lo que
realmente pensaba…

Y: Bueno… nada quería despedirme, estoy cansada y prefiero irme a descansar…

L: Claro bueno nos vemos después, le dijo mientras le daba un beso y un abrazo…
llámame para ir de compras, es una buena idea

Y: Lo haré pecosa jejeje no lo dudes, y sin decir más se dio la vuelta, se despidió y se
marchó.

Lena se quedó ahí parada y muy confundida. Yulia tenía tiempo sin llamarla pecosa
estando solo ellas. Era algo que le decía solamente como acto de complicidad o
coquetería. Y eso fue algo que se acabó entre ellas al llegar Párviz.

L: Nunca dejarás de sorprenderme Volkova… tras pensar eso también se despidió y se


retiró.

Al llegar a su casa Lena dejó sus cosas en la sala. Fue a la habitación y encontró en la
cama a la persona que la había ayudado a salir de esa tristeza en que se sumió al
separarse de Yulia. Anatoly era el responsable de que aquella mujer se haya
mantenido en pie a pesar de todo. Ahora tenía nuevas metas más allá de estar con la
morena por primera vez en su vida

Se acercó a la cama y poco a poco fue retirando su ropa. Se acostó y puso su cabeza
sobre el pecho del chico. Empezó a acariciar su abdomen por debajo de su camisa.
Esta sensación hizo que él rubio despertara

A: Hola princesa… cuando llegaste? Le decía mientras le daba un pequeño beso y la


abrazaba
L: Acabo de llegar amor… le dijo mientras se aferraba más a su cuerpo y sentía como
el chico acariciaba su espalda desnuda

A: Y como te fue?

L: Bien… aunque prefiero hacer otras cosas en vez de hablar de eso… dijo con una
sonrisa picara

A: Ahh si? Y como que cosas?

L: Algo como… esto, dijo mientras se abalanzaba a besarlo apasionadamente.

Inmediatamente el rubio correspondió aquel beso. Sabía que había días en los que no
debía preguntar nada, solo amar a aquella mujer. La besaba con deseo y amor…
recorría esa piel pecosa que lo enloquecía. Lena lentamente fue quitándole la camisa al
chico, besaba su pecho y bajaba por su abdomen. Podía sentir como las manos de
tolya se deshacían de su sostén. Él la separó de su cuerpo y la acostó en la cama, besó
suavemente el cuello de la pecosa, fue descendiendo por sus senos, se detuvo un rato
a jugar con sus pezones… Lena deseaba que esa noche fuera fuerte y voraz, así que
decidió tomar el control… se puso sobre el chico y empezó a besarlo casi
salvajemente… bajo por su pecho y mientras lo besaba empezó a bajar sus boxers…
luego de que desnudó al rubio ella misma se quitó sus bragas… luego se colocó sobre
él y empezó un vaivén pausado… que con el paso de los minutos se volvió en uno
desenfrenado… quería perder la razón en aquel momento… olvidar que había vuelto a
pensar en Yulia como algo más que su amiga y compañera de trabajo… olvidar que
todavía la amaba… sintió como tolya le dio la vuelta y ahora era él, el que se
encontraba sobre ella moviéndose desesperadamente… esa mujer lo enloquecía
realmente…

Luego de un rato ambos se encontraban agotados, sin duda Lena disfrutaba estar con
él en la cama… pero no podía olvidar aquella vez en que Yulia y ella se amaron… era
algo que parecía estar grabado en su piel con fuego…

A: Wao… hoy si que llegaste con ganas amor jejeje

L: Tolya! Jejeje… teníamos días sin hacerlo y bueno… eso es todo

A: Si tu lo dices… pero sabes que a mi no me molesta que seas así jejeje

L: Lo se… voy a darme un baño ya vengo… dijo mientras lo besaba y salía de la cama…

Por su parte Yulia se encontraba en el baño desnuda. Acababa de tener sexo con
Párviz y se sentía vacía. Se metió en la ducha y pensaba en como podía seguir con
eso… solo sentía deseo por aquel hombre.

Y: Lena… te necesito tanto… por que no puedo mandarlo todo al diablo y estar
contigo?decía mientras lloraba y sentía el agua caer sobre su piel.
Al día siguiente Yulia despertó y Párviz ya no estaba. Le dejó una nota diciéndole que
debía resolver unos asuntos de su empresa y se marchó muy temprano.

Realmente estaba feliz por eso, porque no andaba de ánimos como para pretender que
todo estaba bien. Tenía días así. Antes le había pasado, sentir que quería buscar a
Lena y escaparse con ella de todo… pero pensaba en sus hijos y veía a Párviz junto a
ella y se le pasaba. En algún momento pensó que amaba a aquel hombre, y tal vez lo
hizo, pero nada se comparaba con lo que sentía por su pelirroja.

Sin embargo, empezaba a desesperarse, porque si bien antes estaban cada quien con
sus cosas y su vida, por lo menos pasaban más tiempo juntas. Podía verla, tocarla,
abrazarla y eso la calmaba. Pero últimamente, solo se veían para ensayar, ir a una
rueda de prensa o cuadrar algo del grupo, para más nada. Sabía que estaba perdiendo
definitivamente a la ojiverde, y que el distanciamiento había empezado por ella misma,
por Párviz.

Y: Tengo que hacer algo… fue el pensamiento de Yulia antes de arreglarse para salir de
su casa.

Al ir en su auto pensaba en como el resto de las personas habían influido de manera


tan determinante en su vida. Quiso probar que podía ser como los demás y renunció a
lo que más quería por eso. Se perdió entre espejismos de lo que ella debía ser, y
olvidó lo que era… peor aun lo que quería.

Ahora se encontraba ante esa casa… le parecía más grande y lejana que nunca… se
suponía que Lena compartiera su vida con ella, no con otro… tomó fuerzas de quien
sabe donde y tocó… esperó un momento antes de recibir respuesta

A: Yulia… tiempo sin verte pasa… le dijo el rubio mientras la saludaba… como estas?

Y: Hey tolya… estoy bien y tu? Que tal todo?

A: Bueno todo bien… y tus hijos como están?

Y: Muy bien… creciendo cada día más y hermosos jejeje

A: Me alegra escuchar eso… bueno Yulia de hecho me agarraste de salida… pero Lena
está en la habitación si quieres sube…

Y: De acuerdo gracias… le dijo mientras se despedía del chico

Empezó a subir las escaleras y se encaminó a la habitación de la pelirroja. Al entrar no


la vio por ninguna parte, y escuchó la ducha por lo que supuso estaba en el baño…

No lo pensó dos veces y se dirigió a aquel lugar. La puerta se encontraba entreabierta


por lo que apenas al darle un empujón pudo ver a la pelirroja. Se encontraba de
espalda y el agua caía sobre su piel… se veía hermosa sin duda alguna… deseaba
meterse en aquel lugar y hacerle el amor…

Y: Hola len…

L: Yulia? Por dios me asustaste… que haces aquí? Preguntó una pelirroja asustada ya
que no esperaba tener algún tipo de compañía en ese momento

Y: Bueno quería verte Lena… dijo mientras detallaba el cuerpo desnudo de la pelirroja

L: Bueno pero podías avisar, dijo mientras cubría las partes posibles de su cuerpo con
sus manos… te importaría esperarme afuera?
Y: Te he visto millones de veces desnuda…

L: Si pero ahora no me siento cómoda Yul… por favor…

Y: Está bien… dijo mientras miraba por última vez aquel cuerpo que la enloquecía,
para luego salir del baño

La morena empezó a inspeccionar el lugar. Había fotos de Lena y tolya por todas
partes. En algunas salían sonriendo, abrazados, en otras se besaban… en fin la verdad
era que la pelirroja se veía bastante feliz con aquel chico. Ella misma sabía que era un
buen hombre, y que desde que llegó a la vida de Lena, esta empezó a verse más
alegre. Cosa que no pasaba desde que Párviz había llegado a la vida de la pelinegra y
esta se había alejado de la pelirroja…

L: Ahora si… que haces aquí Yul? Preguntó Lena al salir envuelta en una bata de baño

La pelinegra no pudo evitar detallarla. Se veía parte de su pecho pecoso, y el cabello


escurría mojado sobre sus hombros… que mujer pensaba Yulia

Y: Quería verte Lena… o es que ya ni siquiera puedo venir a visitarte? Dijo mientras se
sentaba en la cama y la miraba de una manera que sabía derretía a la pelirroja

L: Ay Yul… no dije eso, es solo que no te esperaba… sabes cuanto tiempo tenías sin
venir a mi casa… es como extraño, dijo mientras se sentaba junto a la pelinegra y
entrelazaba su mano con la de ella

Y: Creo que fue un error len… susurro Yulia mientras veía sus manos juntas

L: A que te refieres Yul?

Y: A dejar que las cosas nos alejaran tanto… yo te extraño demasiado, y se que si nos
hemos alejado es por mi culpa… pero no soporto no tener ni siquiera esto… estar junto
a ti, tomadas de la mano y hablando…

Lena solo la veía. Se sentía tan plena simplemente con el contacto entre sus manos.
Entendía perfectamente a lo que se refería la pelinegra porque a pesar de negárselo,
ella misma extrañaba horriblemente estar con Yulia, así fuese de aquella manera tan
simple…

L: Yo también te hecho de menos… pero solo sigo las reglas del juego que tu misma
pusiste Yul… es todo

Y: Crees que no lo se?pero no soporto esto, estar así… negándome a mi misma todos
los días una verdad que se está levantando implacablemente contra mi y me está
destruyendo… yo no puedo más Len lo siento… jure que no te buscaría más pero no
puedo… y tras decir esto empezó a llorar

La pelirroja sintió como Yulia se aferró a su cuerpo. La abrazaba de manera


desesperada, como si su vida se fuera en ello. Correspondió el abrazo y la sintió llorar
acurrucada en su pecho. Se veía tan indefensa y frágil, parecía una niña asustada. Ese
lado vulnerable de Yulia raramente había sido visto por alguien. Lena sabía que ella era
la única persona con la que la ojiazul se permitía a si misma dejarse ver de aquella
manera…
Por su parte, Yulia se sentía segura entre los brazos de Lena. Siempre fue así. Ella era
la que la hacía sentir que las cosas estarían bien… no sabía como había podido lastimar
a aquella mujer tantas veces… pero lo que le parecía más increíble aun es que la
pelirroja aun estuviera cerca de ella… sintió como una de las manos de la pecosa la
aferraba a su cuerpo, y como la otra pasaba por su espalda en un gesto
tranquilizante… hasta que sintió que estaba más calmada y dejó de llorar

Poco a poco ambas se fueron separando. Sus rostros quedaron frente a frente… Lena
se volvió a perder en esos ojos de hielo… y Yulia en aquel profundo verdegris que la
calmaba… sus rostros se acercaron lentamente hasta sentir sus labios rozarse… la
pelinegra atrajo hacia su cuerpo a la pelirroja… hasta que sus labios se fundieron en un
tímido beso… un beso que contenía todo el amor, la rabia, la impotencia, el deseo …
que habían reprimido esos años… mientras el beso se empezaba a intensificar la
pelinegra recostó a la pelirroja en la cama… la besaba cada vez con mayor
vehemencia, necesitaba fundirse con ella… sus labios empezaron a deslizarse hasta
llegar a su cuello, la bata empezó a ceder paso a una Yulia que necesitaba más…
empezó a besar los pecosos hombros mientras que su mano acariciaba la pierna de
Lena… se deslizaba suavemente a través de ella… al sentir como la pelirroja las
separaba para darle paso comenzó a subir lentamente por sus muslos… perdiéndose
más allá de la conciencia…

Lena estaba extasiada… había soñado con aquel momento millones de veces… volver a
sentir a Yulia en ella… y ahora lo estaba haciendo otra vez… pero no podía, en esa
misma cama horas atrás se había entregado al hombre con el que ahora compartía su
vida… con el que iba a construir un futuro…

L: Espera Yulia, dijo tomando la mano de la morena e impidiendo que continuara su


ascenso… no podemos hacer esto, dijo lo más claro que pudo

En ese momento Yulia reaccionó. Vio a la pelirroja al frente ella, con su respiración
agitada, se veían parte de sus senos, parte de su cabello estaba sobre su rostro, y su
mirada estaba clavada en la suya… la veía de una manera que parecía una súplica
silenciosa para que la dejara ir… así que lentamente se incorporó y se separó de ella.

Y: Lo siento yo… mejor me voy, dijo parándose

Sin embargo, Lena tomó su mano y la detuvo. La pelirroja se puso de pie y abrazó a la
morena y empezó a hablarle casi en un susurro

L: Sabes que si empezamos esto no podremos parar… y esta vez no te dejaría ir


Volkova… no me haría a un lado para que jugaras a la familia feliz…

Y: Lo se Lena… decía mientras la abrazaba más fuerte… pero no quiero seguir jugando
a la familia feliz, solo quiero estar contigo es solo que…

L: Temes que Párviz te quite a samir y que haga algo para que te quiten a Vika
también… lo se Yulia, así que mejor no empecemos esto otra vez… ya te he dejado ir
dos veces no lo haré una tercera… y tampoco quiero sacarte de mi vida así que no lo
hagamos más difícil por pavor…
Luego de decir eso ambas se separaron, se vieron a los ojos y la pelinegra le dio un
beso cerca de los labios a Lena. La vio unos segundos antes de darse la vuelta y salir
de ahí. No sabía hasta donde podría llegar toda esa locura

Al salir de aquel lugar se dirigió a donde su madre. Buscaría a sus hijos. Ellos eran lo
único que la mantenían en pie en ese momento. Si la prensa supiera todo lo que hacía
por ellos se sorprenderían. Siempre la habían tildado de madre irresponsable, y lo que
no sabían era que absolutamente todo lo que hacía hoy en día era por ellos… dentro
del desastre que tenía de vida eran lo mejor que tenía…
Al llegar a casa de su madre su hija salió corriendo hacia ella.

V: Mamii!viniste por nosotros… gritó una eufórica Vika mientras se aferraba al cuello
de Yulia en un abrazo

Y: Así es amor… como te portaste?le diste muchos problemas a tu abuela? Jejeje


preguntó mientras sonreía

V: No mami jejeje… yo me porto bien, le dijo con sonrisa más angelical del mundo

Y: Lo se mi rayito de sol… donde está la abuela? Le preguntó mientras la cargaba

V: Está con samir en la sala mami… mami?

Y: Dime bebe…

V: Por que ya no veo a la tía Lena?

Esa pregunta trastornó a la morena. No esperaba que su hija de 4 años también


extrañara a la pelirroja. Porque si preguntaba por ella era porque la echaba de menos.
Lena siempre fue muy dulce y dedicada con Vika, pero desde hacia unos meses la
ojiverde se había alejado hasta de la pequeña

Y: Bueno mi amor lo que pasa es que hemos estado muy ocupadas, y ella ha tenido
muchos compromisos y no ha podido venir a verte, pero siempre me pregunta por ti
porque te quiere mucho bebe… le dijo Yulia al tiempo que entraba a la sala y colocaba
a Vika en el suelo.

V: Bueno dile que yo también la quiero y que quiero que venga a verme mami, le dijo
antes de salir corriendo al jardín a jugar…

Y: Dios… hola mama, le dijo mientras se acercaba y le daba un beso a Larissa.

L: Hola hija como estás? Que tal les fue en la presentación?

Y: Bien todo salió perfecto, dijo mientras se acercaba a donde estaba samir acostado
para cargarlo…

L: Que bueno, Párviz llamó hace rato para saber de samir… al parecer tienes tu celular
apago y no ha podido comunicarse contigo

Y: Me quedé sin batería mama, le dijo mientras se sentaba con su hijo en brazos. Se
quedó un rato contemplándolo. Todo el amor que tenía lo dejaba salir con sus hijos,
ellos dos eran lo mejor para ella en ese momento.
L: Y como está elena?

Y: Lena mama… está bien, aunque solo nos vimos un momento antes y después de la
presentación…

L: Y sigue con su novio?

Al escuchar esa pregunta Yulia levantó su rostro y fijó la vista en su madre. Sabía a
que se debía esa pregunta. Su mama y la mama de Lena se encargaban de vigilar muy
de cerca el acercamiento entre ellas dos. Así lo descubrieron años atrás ella y la
pelirroja. Era increíble que a esas alturas aun estuvieran pendientes de si seguían
separadas, pero ya no discutiría más con ella.

Y: Si mama, siguen juntos…

L: Seguramente pronto darán la noticia de que se casan, Inessa me ha contado que ha


visto a Lena muy feliz en este tiempo… quizás pronto den una sorpresa…

La morena no quiso seguir escuchando eso. Sabía que su mama conocía su pasado con
Lena, y que si bien a estas alturas ella estaba con Párviz, haría cualquier cosa para
asegurarse de que Yulia no regresara con la pelirroja, así fuese lastimarla con cosas
como aquellas.

Y: No se mama… quien sabe, realmente Lena y yo no hablamos mucho últimamente…


cada quien tiene su vida

L: Si Yulia pero después de todo son amigas… y las amigas se cuentan ese tipo de
cosas por muy ocupadas que estén

Y: Sabes debo irme… quiero estar en casa cuando llegue Párviz… Vika trae tus cosas
que nos vamos, fue el grito que dio la morena antes de ponerse de pie, despedirse de
su madre, y con samir en brazos y Vika a su lado salió del lugar con destino a su casa.

Por su parte, luego de que Yulia salió del departamento Lena no pudo evitar llorar.
Sentía que en cualquier momento se secaría de tanto llanto, pero las lágrimas seguían
saliendo sin cesar. No podía dejar de pensar en los labios de Yulia sobre los suyos, sus
manos recorriendo su piel, su olor, todo… parecía un sueño todo eso, uno de los miles
que tenía con la pelinegra noche tras noche. Sin embargo, esta vez fue realidad. Su
piel aun estaba impregnada con la esencia de la pelinegra, a pesar de que solo
estuvieron besándose durante unos minutos.

Tal vez ese aroma nunca se había ido, y con el contacto con la pelinegra solo se avivo
y salió de ese polvo del olvido que Lena le había echado encima. Ahora estaba
inquieta, no podía dejar de pensar en lo que estuvo a punto de suceder… no supo de
donde sacó la fuerza para detener a la pelinegra, porque antes aunque no llegaran a
más, siempre sucumbía ante sus besos.

Se sentía tan perturbada que decidió salir de casa. Se arregló un poco, y mientras iba
rumbo a su auto llamó a Maya para encontrarse en un café para hablar. Necesitaba
desahogarse desesperadamente, y sabía que la rubia, como su mejor amiga y
confidente, era la única capaz de comprenderla en aquel momento.
M: Hola len, siento haberme demorado pero había mucho trafico…

L: No hay problema jeje… como estás?

M: Bien vale… full con el trabajo pero todo excelente jejeje

L: Y Dima… como está?

M: Bello como siempre jejeje… está bien, sabes realmente temíamos que al casarnos
perdiéramos algo de lo que éramos, pero todo ha sido mucho mejor ahora…

L: Que bueno escucharte decir eso maya, merecen ser muy felices, le decía mientras
tomaba un poco de su café

M: Y tu? Que tal todo con tolya?

L: Mejor imposible… anatoly es el hombre perfecto jejeje, dijo con un dejo de


melancolía en su voz

M: Mmm… si no te conociera te creería Lena, que sucede?

L: Es que… hoy vi a Yulia…

M: Aja y?siempre se ven no?

L: Si pero… ella fue a mi casa, y empezó a decir tantas cosas y cuando me di cuenta
estábamos en la cama besándonos, dijo mientras se tapaba el rostro con sus manos
dejando escapar algunas lágrimas

M: Len por dios!pero como llegaron a eso? Ustedes dos lo hicieron?

L: No!tuve un momento de lucidez y la detuve, aunque sinceramente no se como


maya… me dijo que me extraña y que está harta de su vida perfecta…

M: Bueno len… si no están juntas es por ella. Ya han pasado por esto y Yulia siempre
termina lastimándote… sabes que no es lo mejor para ti…

L: Lo se y se lo dije… le dije que de empezar algo no la dejaría ir, y conociéndola como


la conozco si seguíamos con ese juego iba a preferir alejarme de ella definitivamente

M: Ver para creer len… pero ella se va a casar y tu tienes a tolya, no crees que es
mejor dejar las cosas así?

L: Lo se… y mi cabeza me dice que es lo mejor, pero hoy al tocarla nuevamente… mi


corazón simplemente me demostró que no estoy haciendo lo correcto… desde esa
última vez que estuvimos juntas todo cambió entre nosotras, porque aunque antes lo
habíamos hecho era algo que para ninguna pasaba de lo sexual, éramos amigas que
tenían sexo… pero ese día que me confesó que me amaba y yo no pude sino decirle
que yo también todo cambió… nosotras cambiamos, nuestra relación cambió… y luego
vino Vika y ella se asustó tanto que nos congelamos… teníamos tantos planes y
bueno… Párviz fue la solución a sus miedos… pero ya no se que más hacer…
M: Se que ha sido difícil para ti… tu lo querías arriesgar todo por ella, y Yulia
simplemente se espantó y prefirió vivir una vida “normal” siempre se ha dejado llevar
por los demás… pero Len tienen al mundo sobre ustedes viéndolas… sabes que nada
de lo que hagan va a pasar desapercibido… así que tienen que cuidar lo que hacen…
más porque hay niños de por medio, así que piensa las cosas con calma

L: Lo se… y ese es el motivo por el cual decidimos dejar nuestra relación así y lo
sabes… pero ya es imposible seguir así…

M: Len… tienes que aguantar, que vas a hacer ir donde Yulia y pedirle que se escape
contigo?tiene dos hijos, y Párviz tiene el dinero y las influencias suficientes como para
quitarle a samir, a los dos inclusive… además ella tiene la vida asegura con él…
ustedes dos cuando se acabe tatu serán personas como el resto… tu tal vez ejerzas la
psicología y no podrás ofrecerle los lujos a los que Yulia se ha acostumbrado en estos
años… menos ahora desde que está con él

L: Tienes razón… solo queda seguir pretendiendo que nada pasó, ni pasa verdad, dijo
con un gesto triste. Lena sabía que debía seguir, pensar en anatoly como su futuro y
Yulia… bueno Yulia es Yulia, pero no podía tener algo con ella.

Habían pasado varios días desde ese incidente. Las chicas se habían visto por
cuestiones de la banda, pero nunca estaban solas. Ambas decidieron dejar las cosas a
un lado, pretender que nada pasó en casa de Lena y seguir adelante.

Para las fechas, un amigo que tenían en común cumplía años, y las dos fueron a la
fiesta. Al llegar sus miradas se cruzaron y se dieron su respectivo beso y abrazo,
acompañado de la sonrisa más natural que podían fingir. Luego de eso cada una tomó
su lugar. Yulia estaba acompañada por Párviz y Lena estaba sola. Sabía que su novio
detestaba ese tipo de eventos y prefería no ir. Si pudiera ni ella misma iría muchas
veces a esas reuniones.

Pasada la media noche la pelirroja no encontraba la excusa para irse. Estaba aburrida
a más no poder, y esa noche Párviz estaba excesivamente cariñoso con la morena. No
soportaba ver como la besaba y Yulia simplemente le seguía la corriente y
correspondía sus besos.

Al cabo de unos minutos, observó como Párviz susurraba algo al oído de la morena.
Ella negaba rotundamente pero aquel hombre parecía no querer ceder. Luego de unos
minutos de discusión, Párviz se paró de la mesa y se perdió por uno de los pasillos de
la mansión. Lena veía como Yulia tomaba de un solo golpe su trago y se servía más
para repetir el proceso. Luego la vio ponerse de pie y seguir el camino que el moreno
había hecho minutos antes.

Por su cabeza empezaron a desfilar un millón de escenarios. Sin embargo, quiso


borrárselos de la mente, pero tras varios intentos no pudo más. Se puso de pie y
siguió el camino recorrido por la morena. Sin duda, esa casa era gigante. Estuvo
caminando un rato antes de encontrar a Yulia. Estaba en lo que parecía ser la
biblioteca de la casa y Párviz estaba al frente de ella.

Al entrar dejaron la puerta semi abierta por lo que la pelirroja podía verlos sin que
ellos notaran su presencia. Al principio no pudo detallar lo que decían pero por sus
expresiones sabía que estaban discutiendo. Párviz le reclamaba a Yulia y ella solo
escuchaba, para luego responderle y defenderse… no supo que le dijo la morena para
que la mano de Párviz terminara golpeando su rostro… la había abofeteado.

En ese momento Lena estuvo a punto de entrar hasta que escuchó a Párviz gritar algo
que la hizo detenerse.

P: Esa perra no te ha quitado la vista de encima en todo la noche… y me dices que no


pasa nada… no soy imbécil Yulia. Te estás revolcando con ella otra vez?, preguntó
mientras tomaba a la morena por los hombros y la sujetaba fuertemente

Y: Ya te dije que no… ella y yo no tenemos nada, y te he dicho que no me ha estado


viendo… deja la paranoia… y suéltame no se como te atreviste a pegarme… decía la
morena al borde del llanto, un llanto que más de dolor era por rabia e impotencia

P: No quería hacerlo Yul… pero te dije que quería que lo que había entre ustedes se
acabara…en el momento en que fuiste mía esa tipa salió de tu vida entiendes… y así
cantes con ella en el grupo no tienes porque verla o ella verte fuera de los escenarios y
si no hay una cámara de por medio… tu eres mía

Luego de decir eso empezó a besar a Yulia violentamente. Tocaba su cuerpo de una
manera salvaje, sin ningún cuidado. Lena no podía creer lo que sus ojos estaban
viendo y lo que había escuchado… ella que siempre pensó que Yulia estaba haciendo lo
que hacía porque no sabía que quería hacer con su vida, entendió que lo que pasaba
era que estaba aterrada..le tenía miedo a eso hombre que estaba ahí forzándola a
besarlo… quien sabe cuantas veces le habría pegado…

Al caer en cuenta vio como Párviz empujaba a Yulia contra una mesa. La sentó y abrió
sus piernas sin ningún cuidado… empezó a besar su cuello dejando roja la piel por la
fuerza con que lo hacía… su mano se dirigió a la entrepierna de la morena pero esta lo
detuvo… si no quieres que tu querida pelirroja pague las consecuencias mejor coopera
conmigo Yulia, fue lo último que susurro Párviz antes de quitarle las bragas a la
morena… Lena estaba perpleja. Aquel hombre estaba tratando de hacer ceder a la
ojiazul luego de haberla golpeado… y ahí estaba Yulia, aguantando el llanto mientras
se dejaba hacer por aquel hombre, no la entendía… pero sabía que si hacía algo en ese
momento podría ser peor para ellas dos, más para la pelinegra… pero después de ver
eso no se quedaría de brazos cruzados… así que se alejó de la puerta y cerca de ahí
tiró un florero al piso, para luego esconderse en un closet que había cerca… el ruido
que hizo el objeto caer atrajo la atención de algunas personas incluso la de Párviz…
quien al ver a la gente ahí se dio cuenta que no podría continuar con su cometido con
la morena…

P: Esto lo arreglaremos al llegar a la casa, le susurro a Yulia al verla salir de la


biblioteca y luego él regresó al salón donde se celebraba la fiesta.

Cuando la morena se encaminaba al salón sintió un brazo que la halaba y la metía en


un closet. No pudo pronunciar palabra porque una mano tapaba su boca, mientras que
otra la sujetaba por la cintura. Al percatarse que se trataba de Lena se calmó

Y: Que rayos estás haciendo Katina? Preguntó fingiendo enojo

L: Así que por eso empezaste a alejarte de mi…

Y: De que hablas Lena?


L: De que sabía que teníamos que mantener nuestra distancia de manera prudente por
Párviz… pero no pensé que él creyera que tu y yo teníamos algo… antes nos
manteníamos en contacto dentro de lo que cabe, pero empezaste a estar con él
siempre a llevarlo a todas partes, y yo asumí que me querías lejos a pesar de todo
porque lo amabas… pero hoy me di cuenta que es porque él no soporta que estemos
cerca… y tu temes que pueda quitarte a los niños si nos mantenemos así…

Al escucharla Yulia se quedó helada. Ahora que Lena pensaba eso se preguntaba que
sería capaz de hacer la pelirroja…

Y: No se de que hablas Lena… evidentemente el otro día ir a verte fue un error… yo


confundí el deseo que siento hacía ti por algo más… pero más nada pelirroja… por
favor no pienses ni saques conclusiones que no son, lo que viste fue una discusión de
pareja más nada… yo amo a Párviz y él a mi, le decía tratando de separarse de su
abrazo

L: Los escuché discutir… vi cuando él te golpeó… él te dijo algo más y fue como si
sintieras pánico… por que no me dijiste lo que estaba pasando Yul?

Y: Porque no sabes nada Lena!no tienes idea de nada. Y sabes que? Si no fuera porque
no me quitabas la vista de encima en toda la noche nada de esto habría pasado… así
que no te metas en cosas que crees saber… porque sabes que? No es así… además
quien te nombró mi defensora… mejor abstente Lena y deja de juzgar a simple vista…
eres muy buena para eso pero a veces arruinas las cosas y debo irme, mi novio me
está esperando, le dijo antes de salir de ahí y dejar a una pelirroja confundida. Quizás
era verdad… no sabía nada y a lo mejor la reacción de Párviz se debía a su causa… no
había apartado su vista de Yulia y él se molestó… obviamente no le reclamaría a ella…
pero con la morena era otra cosa…
Esa noche al llegar a su casa la pelinegra tuvo que soportar los reclamos de Párviz. Por
lo menos después de gritarle un buen rato, decidió encerrarse en su estudio y no la
molestó más a ella… Él antes era un hombre atento y sumamente dulce con ella, pero
de un tiempo para acá sus celos lo habían vuelto más frío y le reclamaba a Yulia por
cualquier cosa. Quizás la lejanía de la morena era muy evidente… pero de todas las
cosas que habían pasado últimamente la que más la había asustado sucedió esa
noche…

Sin bien fue la primera vez que Párviz la abofeteaba, eso lo soportó. Sin embargo,
cuando él le dijo que si no cooperaba las consecuencias las podría pagar Lena, Yulia se
sintió aterrorizada. Ella sabía como llevar las cosas con su novio, pero la idea de que él
pudiera hacerle algo a su pelirroja no la soportaba… y ahora le había gritado a Lena y
le había dicho cosas muy fuertes para lograr que se mantuviera al margen… sabía que
si la pelirroja se involucraba no solo podría ser malo para la morena, sino también para
ella…

Y: Como llegué a esto, y te lastimé tanto en el proceso mi pecosa?como compliqué


nuestras vidas así? Eran las preguntas que se hacía la pelinegra

Lena por su parte se sentía fatal… sabía que lo que Yulia había dicho era verdad,
juzgaba muchas veces antes de tiempo… pero con todo lo que había pasado entre ellas
como no hacerlo… sin embargo, algo le decía que había más detrás de lo que Yulia le
había dicho. Pero presionando y preguntándole a la morena no iba a conseguir nada…
tal vez tenía que dejar de lado algunas ideas, y empezar a acercarse más a la
pelinegra para entender que era lo que realmente sucedía… porque ella sabía que Yulia
la amaba, pero se convenció de que la morena también amaba a Párviz… y por eso y
por el temor a que le quitaran a sus hijos seguía con él… mas hoy en día sentía que
había algo más… lo que vio esa noche no había sido una simple discusión de pareja… y
más porque su nombre estuvo de por medio…

L: Voy a averiguar que sucede Yulia… lo haré así tenga que aguantarme a ese imbécil
besándote todo el día… y luego de decir eso se acostó junto a tolya… no quería
lastimarlo pero necesitaba respuestas a las preguntas que empezaban a formarse en
su cabeza…

Al día siguiente Lena empezaría con su plan. Se acercaría nuevamente a la pelinegra,


como antes. Empezaría por el lugar que más problema había representado para ellas
antes de Párviz: La madre de Yulia.

La: Lena? Que haces aquí? Preguntó la madre de Yulia mientras veía a la pelirroja
entrar a la casa y saludarla.

L: Hola Larissa… bueno tenía tiempo sin venir a visitarte y ya que hoy no teníamos
nada que hacer pensé en pasar un rato y hablar un poco, dijo Lena con la mejor
sonrisa que tenía. Sin duda se veía hermosa ese día. Quería que Larissa la viera así,
radiante. Ella había sido una de las principales trabas en la relación entre la pelinegra y
ella desde un principio, así que a partir de ahí empezaría a averiguar que pasaba.

La: Que bueno hija… tenía mucho sin verte. Pero mírate estás hecha una mujer muy
hermosa

L: Gracias… digamos que he estado muy bien últimamente y eso influye jejeje

La: Bueno pero pasemos a la sala, no te quedes ahí… ambas caminaron y se sentaron
en unos sillones… deseas algo de tomar o de comer Lena?

L: Bueno una taza de té estaría bien…

La: De acuerdo permíteme un momento, ya regreso, y tras decir eso Larissa se dirigió
a la cocina a preparar el té.

La pelirroja sabía que había incomodado a la madre de la pelinegra, pero quizás si no


hubiese sido por ella, desde hace mucho tiempo Yulia y Lena estarían juntas. La
pelirroja sabía que si su propia madre se opuso a su relación con Yulia fue por
influencias de Larissa. Sentía tanta rabia e impotencia que en algún momento juró que
sería capaz de darle una buena bofetada, pero siempre se contuvo…

Su vista se paseaba por aquella sala, hasta que algo en el jardín llamó su atención. Era
la pequeña Vika que jugaba en el patio trasero. Su rostro se iluminó al ver a la niña y
salió lo más rápido que pudo hasta donde se encontraba. Se veía grandísima, tenía
unos meses sin verla y ya le parecía una mujercita en miniatura… se parecía tanto a
Yulia. Caminó más hasta que la pequeña notó su presencia y entre gritos dio una
carrera hasta abrazar a Lena…

V: Tia Lena! Viniste a vermee… decía la niña emocionada


L: Mi amor como estás? Si vine a verte, decía mientras se sentaba junto a ella en el
jardín

V: Estoy bien, le dije a mami que te dijera para que vinieras a verme, y lo hiciste!

La pelirroja se sorprendió, Yulia no le había comentado nada al respecto pero como


estaban las cosas entre las dos era de esperarse

L: Si mami me dijo y aquí estoy jejeje… estás bellísima bebe

V: Mi abuelita dice que me parezco a mi mami

L: Si, tu mami es una mujer muy bella y te pareces a ella, decía con una gran sonrisa

V: Tía mami me dijo que estás muy ocupada y por eso no vienes como antes… pero yo
quiero estar contigo, le decía mientras la abrazaba. Escuchar esas palabras hacían que
el corazón de la pelirroja se llenara de una felicidad indescriptible. Habría dado todo
por esa pequeña y por Yulia.

L: Lo se bebe… pero hagamos algo, te prometo que mientras este en Moscú te visitare
por lo menos una vez a la semana, te parece?

V: Siiii!y podremos hacer muchas cosas jejeje

L: Así es mi amor jejeje… le decía mientras la abrazaba con fuerza. Estaba tan absorta
en Vika que no notó que Larissa las estaba viendo. Esa aparición repentina de Lena no
le gustaba para nada a la madre de la morena. Sabía que aquella chica se traía algo
entre manos pero no sabía que… pero ya lo averiguaría. Además una llamada que
recibió la noche anterior le confirmaba su sospecha. No había hecho tantas cosas como
para que aquella mujer se quedara al final con su hija…

La: Lena, el te ya está listo vamos a dentro para tomarlo

L: Claro Larissa vamos, dijo mientras cargaba a Vika y la llevaba con ella al interior de
la casa

La: Y cuéntame… como van las cosas con ese novio tuyo? Anatoly es su nombre si no
me equivoco

L: Así es Larissa… y nos va muy bien realmente, es un hombre increíble, decía


mientras le hacía una trenza a Vika que estaba tranquila sobre sus piernas. Era
realmente raro ver a la niña así calmada, pero Lena siempre había sido como un
tranquilizante natural para ella… tal vez porque para su propia madre lo era…

La: Que bueno escuchar eso… entonces no deberíamos sorprendernos de tener una
boda pronto verdad? Jejeje

L: Bueno no lo hemos discutido… así que creo que Yulia y Párviz se casaran primero
que nosotros… por cierto y donde está samir?

La: Está con los papas de Párviz… y bueno Yulia y él aprovecharon para escaparse y
pasar el día juntos… tu sabes como son los enamorados, dijo con una sonrisa irónica
L: (mente lena= esta mujer si que me odia… aguanta Lena, sonríe, sonríe vamos…)
jejeje si lo se… que bueno que puedan darse esas escapadas de vez en cuando…
aunque él está casi siempre con nosotras a donde vamos, pero no es lo mismo… dijo lo
más tranquila que pudo. Sin embargo, luego de terminar su té y de jugar con Vika
mientras hablaba con Larissa supo que debía salir de ahí… si no podría irse encima de
esa mujer y golpearla, y vaya que se lo merecía desde hace tiempo

L: Bueno me agradó conversar contigo pero debo irme… tengo que pasar por casa de
mis padres también y si no me voy no llego a tiempo

La: Esta es tu casa Lena, ven cuando quieras, y tras decir eso se despidieron. La
pelirroja abrazó y le dijo a Vika que la quería y que iría a verla pronto. Luego de salir
de ahí se dirigió al segundo lugar que había sido una traba para su relación con Yulia:
Su casa.

Por su parte, Yulia y Párviz se encontraban en una cabaña que le pertenecía al


moreno. Luego de haberle pedido disculpas un millón de veces esa mañana a Yulia, le
pidió que lo acompañara y salieran de la ciudad para despejarse un rato… la pelinegra
sabía que debía hacer todo lo posible por llevar las cosas con calma y sabía que lo
mejor era no negarse… se iría y trataría de sobrellevar la situación…

Al llegar allá Yulia se sorprendió. El lugar era inmenso y la casa estaba decorada por
una infinidad de flores… sabía que Párviz hacía eso para que ella lo disculpara… aunque
las cosas estaban mal en ese momento, no siempre había sido así… al darse cuenta de
lo que pasaba Párviz se encontraba dándole un beso… y luego de estar besándose un
rato él se separó…

P: Yul… yo se que últimamente no hemos estado bien… y en parte se debe a mis celos.
Yo te adoro y no soportaría el hecho de perderte… pero tampoco tengo porque
ponerme paranoico con Lena… ustedes dos son muy buenas amigas y no creo que sea
justo que se alejen por unos celos que no tienen razón de ser… y siento lo que dije
sobre que ella pagaría las consecuencias realmente estaba muy molesto y no sabía que
decía… nunca le haría nada a ella

Al escuchar eso Yulia se quedó de piedra… no podía creer que Párviz le estaba pidiendo
disculpas y no solo eso, sino que le había dicho que no debía perder su relación con
Lena… en ese momento pensó en lo mucho que debía amarla ese hombre como para
decirle eso a pesar de sus celos y su orgullo… valía la pena estar con alguien como él…
además era el padre de su hijo… ya no podía seguir torturando a la pelirroja sobre una
posible relación entre ellas… sabía que no tenía el valor suficiente para arriesgarse y
dejar a Párviz… además no quería lastimarlo ni privar a su hijo de su presencia… ya su
futuro con el moreno estaba asegurado…

Sin embargo, en la mente de Párviz pasaban cosas distintas… si bien todo lo que había
dicho, lo había hecho con el mayor de los esfuerzos, sabía que era necesario… una
llamada que hizo la noche anterior lo había ayudado a entender que mientras más
presionara a Yulia y la forzara a alejarse de la pelirroja, ella más la querría cerca… Así
es Yulia, la conozco… le había dicho la persona con la que habló la noche anterior… y
siempre tenía razón porque hoy en día la morena se encontraba a su lado…

P: Bueno que te parece si aprovechamos que estamos aquí los dos solos ah?, le dijo
con una sonrisa pícara y mientras cargaba a Yulia para llevarla a la habitación…
mientras subían las escaleras Yulia pensaba que debía dejarse de tonterías y empezar
a vivir nuevamente el momento… y ahora sus momentos estaban dedicados a sus hijos
y a Párviz, con él tenía todo lo que había soñado… y quizás con lo que le había dicho el
moreno hace rato… podría tener también a Lena… aunque sea como su eterna amiga…

Lena había pasado toda la tarde en su antigua habitación. Al llegar a casa no encontró
a ninguno de sus padres ni a su hermana. Decidió esperarlos, alejarse un poco de la
realidad que la rodeaba. A veces sentía que Yulia y ella solo eran una especie de
muñecas que tenían que actuar conforme a lo que el resto de las personas esperaban
de ellas… y ella no hubiese caído en ese juego de no ser por Yulia… se preguntaba
porque la pelinegra tenía que ser tan débil a veces a pesar de que era un torbellino
que arrasaba con todo a su paso cuando así lo quería… tal vez no hacía lo mejor al
meterse de nuevo en todo aquello, pero algo muy dentro le decía que tenía que saber
la verdad sobre la separación de Yulia y de ella…

En su mano sostenía un álbum que había hecho a los 16 años con fotos de ambas, y
diversas cosas que Yulia le regalaba como cartas, o tal vez mensajitos sueltos escritos
en cualquier pedazo de papel… pasaba sus manos delineando aquel objeto que parecía
encerrar muchos de los recuerdos de su adolescencia… siempre había amado a Yulia,
pero sabía que la morena sufría de una carencia afectiva muy grande que llenaba
estando con mucha gente… ella misma en más de una oportunidad estuvo con cuanta
chica y chico pudo… no quería asumir que estaba enamorada de Yulia… hasta que una
noche en la que las dos estaban más que ebrias se besaron hasta llegar a una cama…
y bueno… esa noche supo lo que era sentir placer al estar con la persona que te gusta
de verdad, más allá de una simple atracción… porque si bien no habían hecho el amor,
lo que sintió esa noche no se comparaba con nada… y repitieron esa experiencia
durantes unos años antes de que ambas admitieran que habían caído en el juego del
amor… bueno más bien que Yulia lo admitiera, porque ella siempre estuvo clara en eso
aunque no lo decía y trataba de ocultarlo y evitarlo…

Sus pensamientos fueron interrumpidos por su madre… la vio entrar y sentarse junto a
ella… acarició su cabeza en ese usual gesto de cariño que le hacía al verla y le dio un
beso… Inessa se dio cuenta de lo que su hija tenía en las manos… suspiró
profundamente y se sentó con ella en la cama… luego de unos segundos habló…

I: Creí que ya habíamos pasado por esto, que lo habías superado?

L: Sabes que nunca podré superarlo mama… no se puede superar amar a alguien. No
es un trauma o algo parecido… es lo mejor que te puede pasar, aunque a veces duela
tanto, decía una pelirroja cabizbaja…

I: Que sucede amor? Tenías tanto tiempo bien y ahora…

L: Mama es que simplemente… la amo, y es increíble que no exista alguien que me


pueda entender y apoyar en eso… soy la misma persona, la misma hija, la misma
hermana… todo, solo que amo a una mujer… no, no amo a una mujer, amo a Yulia
Volkova y parece que ha sido el peor pecado en la historia de la humanidad por dios…
dejo al borde de las lágrimas

I: Mi amor yo… en ese momento Inessa vio a una elena desesperada. Antes había
decidido por su hija. Había hecho muchas cosas con tal de mantenerlas a ella y a Yulia
separada en el sentido de pareja… pero ahora veía a su hija convertida en toda una
mujer, una mujer hermosa e independiente… pero que estaba destrozada por dentro,
por no estar con la persona que sabía era el amor de su vida… pensó entonces en que
la infelicidad de su hija estaba en sus manos… ella y Larissa eran las responsables de
esa separación… sabía que se había dejado influenciar por la madre de la morena,
porque a pesar de todo amaba demasiado a su hija como para no aceptarla por amar a
otra mujer… sin embargo se dejó presionar por lo estupidos y caducos
convencionalismos que Larissa le repetía una y otra vez…

I: Lena si tu piensas que aun puedes ser feliz con Yulia, que ella todavía te ama
deberías arriesgarte y luchar por ella…

Lena no daba crédito a lo que estaba escuchando en ese momento… su madre la que
le había repetido tantas veces que se equivocaba… que estaba en un error y solo
estaba pasando por algo pasajero, estaba ante ella diciéndole que luchara por la
persona que amaba…

L: Mama yo… no entiendo, pensé que jamás aceptarías lo que siento por Yulia… que tu
no…

I: Hija, hace tiempo que me hice a la idea de que amas a esa mujer… y que ella te
amaba a ti… pero no quise ver más allá de mi misma, de la familia y lo que dirían de
nosotros si supieran que en ese dueto, de lesbianas mentirosas como las llamaron más
de una vez, había más amor que en toda rusia junta… y siento eso realmente… pero no
puedo seguir viéndote así, triste como si te faltara la mitad de lo que eres… solo deseo
tu felicidad Lena, eso es todo…

Luego de decir eso Inessa sintió a su hija aferrarse a su cuerpo y llorar… se sentía mal
porque sabía que podía haberle evitado todo ese dolor a su pequeña … acariciaba su
espalda mientras la mecía tratando de arrullarla y hacer que se calmara…

L: Mama gracias… decía entre sollozos

I: Lena pero debemos hablar… al escuchar eso la pelirroja se incorporó

L: Que sucede? Se preocupó al ver el gesto serio de su madre

I: Si vas a luchar por Yulia debes hacerlo de la manera más discreta posible… tienes
que lograr que ella se enfrente a su madre y deje a Párviz… porque si vas de frente no
lograras nada con ella lena

L: Pero por que dices eso?

I: Hija conozco a Larissa… ella no permitirá que estés con su hija, y tiene a Párviz para
lograr eso… además con los niños de por medio Yulia estará contra la pared… y por eso
ante todo tienen que encontrar una manera en que ella logre quedarse con sus hijos…
y las cosas están a favor de Párviz porque tiene poder y dinero suficiente para lograr lo
que quiere… además los antecedentes de Yulia como miembro del controversial dueto
lésbico ruso no la favorece…

L: Entonces que me sugieres? Que sea su amante el resto de mi vida?porque lo que


me dices en pocas palabras es que estar juntas, significa que Yulia pierda a toda su
familia… dijo con impotencia

I: Amor… escucha bien. Lo primero es lograr que Yulia se de cuenta que te ama tanto
como tu a ella… han pasado muchas cosas a su alrededor y sería natural que esté
confundida… una vez que ella asuma que siente lo mismo que tu y este dispuesta a
todo para que estén juntas… el resto lo resolverán entre las dos…

L: Si, pero como están las cosas entre ella y yo es difícil que Yulia decida dejar a Párviz
de un día para otro…

I: Entonces vas a tener que usar todas tus armas femeninas Lena…

L: Que quieres decir?

I: Seducirla hasta que enloquezca por ti y no pueda hacer otra cosa que pensar en
usted señorita Katina… a partir de ese punto le recordarás poco a poco porque se
enamoraron y todavía se aman… el miedo a veces hace que dejemos de lado lo que
más amamos y pensemos que queremos otras cosas…

L: Mmm puede que tengas razón…

I: Pero eso si Lena… ni Larissa ni Párviz se pueden dar cuenta de lo que está pasando…
porque en cualquier descuido si las descubren ellos harán algo para separarlas y al
menos que Yulia esté decidida te volverá a dejar… y tal vez para siempre…

La pelirroja solo podía ver a su madre. Estaba asombrada por lo que le estaba diciendo
pero sabía que era verdad. Larissa y Párviz no dejarían que estuvieran juntas así como
si nada, si hacía algo mal eso le podría costar sus hijos a la morena… y sabía que a
pesar de lo que se pensaba de ella como madre, Yulia no soportaría vivir sin ellos…
además en un país como rusia las cosas no estaban de su parte desde el punto de
vista legal… sin embargo, lo que le decía su madre le hacía pensar que ella sabía algo
más que no le estaba diciendo… pero dejaría que se lo contara ella misma… no la
presionaría, no ahora que podría ser su mayor aliada en el proceso de recuperar a
Yulia… pero por otro lado venía algo muy difícil… debía dejar a Anatoly, no podría
seguir con el chico cuando pretendía regresar con la morena… esa misma noche
hablaría con él.
Al día siguiente ambas tuvieron que ir a las oficinas de tatu a reunirse. Necesitaban
terminar de organizar el lanzamiento del próximo CD que se había pospuesto en varias
oportunidades por asuntos personales… realmente era que Párviz no estaba dispuesto
a dejar ir a Yulia a una gira de varios meses sola con Lena, si él y la pelinegra no
estaban casados aún… y bueno surgían muchas excusas por parte de “Yulia” que
retrasaban el álbum.

La primera en llegar ese día fue la ojiazul, fue sola porque Párviz debía revisar unas
cosas de la empresa y también por lo que le había dicho él el día anterior de dejar su
paranoia con Lena… Le extrañó no encontrar a la pelirroja al llegar. Siempre era ella la
que llegaba puntual y debía esperar por la pelinegra… entró a la oficina y empezó a
revisar unas cosas que le habían dejado… tras varios minutos sintió como alguien
entraba a la oficina… era Lena. Llevaba unos lentes de sol que cubrían la mitad de su
rostro… la saludo con un frío hola y se dirigió a la sala de juntas…

Esa actitud le extrañó a la pelinegra… pensó que todavía se encontraba muy molesta
por la discusión que habían tenido el día de la fiesta y por la manera en la que le
habló… se dirigió a la sala de juntas y ahí estaban todos esperándolas… empezaron a
discutir sobre la fecha de lanzamiento del álbum y el posible itinerario de la gira y
todas esos detalles… durante la reunión Lena no se quitó los lentes ni le hizo el menor
de los casos a la pelinegra, quien la buscaba desesperadamente con la mirada…
Al terminar la junta todos se retiraron. Antes de que saliera de ahí Yulia tomó el brazo
de la ojiverde y le pidió que se quedará un momento… esta accedió de mala gana pero
se alejó retrocediendo unos pasos… sin embargo, la morena se acercó a ella y acarició
su rostro sutilmente hasta retirar sus lentes… casi se desmaya al ver los ojos de Lena…
estaban rojos e hinchados… se notaba que había llorado toda la noche… en ese
momento no pudo hacer otra cosa sino abrazarla… ambas se estremecieron con el
contacto entre sus pieles… y así se quedaron durante un rato… al cabo de unos
minutos Yulia se separó mientras conducía a Lena de la mano hasta uno de los
sillones…

Y: Que te sucedió pecosa… porque estás así?

L: Nada Yul… cosas que pasan y son inevitables, es todo… decía la pelirroja tratando
de desviar el tema…

Y: Vamos dime que te sucedió… se que el otro día me porté muy mal contigo, tu solo
te preocupas por mi y no tenía porque ser tan grosera y ruda… lo siento, dijo mientras
bajaba su cabeza

L: No me prives de tus ojos Yul, le dijo mientras levantaba su cabeza con su mano, es
lo único que me calma en este momento… y la abrazó.

Mientras estaba recostada en su pecho la pelirroja le contó lo que sucedía…

L: Ayer fue un día muy largo, un día en el que entendí muchas cosas Yul

Y: Se que viste a Vika… ella me lo dijo

L: Si así es… esa fue de las primeras cosas de mi día… el punto es que pasaron muchas
cosas que no vale la pena mencionar ahora y yo estaba decidida a algo… pero cuando
llegué a casa Anatoly estaba ahí… había preparado una cena y ambientado la casa… él
me pidió que me casara con él Yulia… dijo mientras empezaba a llorar

Al escuchar esas palabras, la pelinegra sintió como su corazón se paralizaba. La sangre


había dejado de circular por su organismo y juró que en cualquier momento se
desmayaría… a pesar de todo no podría soportar que Lena hiciera su vida
definitivamente junto a aquel hombre…

Y: Y que le dijiste?

L: Yo… le dije que necesitaba pensarlo Yul… pero ayer cuando llegué iba dispuesta a
terminar mi relación con él y llegar y encontrarme con que quiere que nos casemos me
sacó de onda…

Yulia casi brinca de la felicidad al saber que no le había dicho que si… y más aun
cuando la pelirroja le dijo que iba dispuesta a terminar con él… una pequeña sonrisa se
formó en sus labios de manera inconsciente… y abrazó más fuerte a Lena…

Y: Bueno pecosa… no puedes hacer algo que no quieres. Casarse es otra cosa, no es lo
mismo que vivir con alguien… es definitivo…
L: Si bueno… solo que no se como separarme de él ahora… después de todo lo que ha
hecho por mi… además hay algo con lo que no contaba y es por lo que he llorado toda
la mañana… hoy me di cuenta que no me ha venido mi periodo… tengo un retraso de
varios días y normalmente soy muy puntual Yul…

Ahora Yulia si sentía que la mataban… la posibilidad de que Lena estuviese


embarazada era el fin de todo entre ellas… porque sabía que si era así Lena no querría
seguir con tatu, y tatu era la excusa perfecta para estar cerca de su pelirroja, quizás la
única excusa hoy en día… porque por muy arrepentido que estuviera Párviz sabía que
si el grupo llegaba a su fin él no querría que estuviesen mucho juntas… además esa
mujer si debía tener hijos con alguien era con ella… así no pudiera embarazarla ella
debía estar en todo el proceso… no que el idiota de su novio la embarazara por error…

Y: Pero no te cuidabas o algo? Preguntó con un leve tono de molestia que se notaba en
su voz. Al notar eso Lena se separó de ella

L: Que si me cuidaba? Por supuesto que me cuidaba Yulia que crees que soy?sabes
que para mi el tema de los hijos es algo muy importante como para descuidarme y
quedar embarazada…

Yulia sintió eso como una indirecta y su rostro lo demostró…

L: Lo siento no quise que te molestaras… es solo que ahora no se que hacer


entiendes… es difícil…

Y: Bueno lo primero que vamos a hacer es ir a que te hagas una prueba de embarazo…
el resto lo veremos después

L: A veces puedes con todo y no te entiendo Yul… no te preocupes, lo mejor es que


nos veamos después…

Y: No no no… iré contigo a la clínica y saldremos de dudas ahora mismo… no pretendo


pasar días sin dormir hasta saber si estás embarazada o no… eso si que no..

Y tras decir eso ambas salieron de la oficina con destino a la clínica. Irían a la
ginecóloga de la pelirroja. Por nada del mundo querían que la noticia de difundiera por
todos lados, y más si no era seguro…

Y: Bueno ya llegamos… dijo mientras estacionaba el auto y veía a la pelirroja

L: No tienes que hacer esto Yul, en verdad…

Y: Lena… no voy a ir a ninguna parte, quiero estar contigo en esto… se lo importante


que es para ti la posibilidad de ser madre, y que a pesar de verte tan tranquila debes
estar en pánico…

Y era verdad… estaba aterrada. Era increíble como Yulia que parecía tan despistada y
pendiente de las cosas banales, podía saber que pasaba dentro de ella… la conocía
muy bien… ’

L: Esta bien vamos…


Ambas entraron tomadas de la mano. Llegaron a la oficina de la doctora y Lena le pidió
a la secretaria que le dijera que ella estaba ahí. A pesar de tener otros pacientes,
Mikaela le dijo a la secretaria que la hiciera pasar, porque a parte de su doctora eran
buenas amigas, y que la pelirroja estuviese ahí sin previa cita le daba que pensar…

Mi: Lena pasa como estás?

L: Bien mika, mira ella es Yulia

Y: Yulia Volkova mucho gusto… dijo mientras le daba la mano

Mi: Mikaela Ibrahimovich mucho gusto… pero tomen asiento por favor… aja Lena que
te trae por aquí?

L: Bueno es que … tengo un retraso de varios días y caí en cuenta esta mañana y
pensé que tal vez podría…

Mi: Estar embarazada… pero has tomado las pastillas no?

L: Si pero últimamente he tenido tantas cosas que las he tomado a deshoras… dijo la
pelirroja sonrojándose y bajando la mirada… al ver esto Yulia tomó su mano y le
transmitió toda la seguridad posible en ese contacto.

Mi: Bueno vamos a hacerte una prueba de sangre para estar seguras… pero sabes que
hay veces que el estrés causa una descompensión hormonal así que podría ser por eso
que aun no te ha venido… pero vamos a salir de dudas…

Luego de eso, la pelirroja fue con una enfermera y le tomaron una muestra de sangre.
El examen estaría para el siguiente día, por lo que se despidió Mikaela, quien le
prometió llamarla a penas tuviera los resultados para dárselos…

Ambas se encontraban en el auto de la pelinegra… estaban estacionadas afuera de la


casa de Lena y llevaban rato sin decir nada… tan solo estaban sentadas ahí
escuchando la respiración de la otra y pensando en como se complicaban las cosas a
veces sin esperarlo…

L: Gracias por ir conmigo Yul… de verdad fue muy importante para mi que estuvieras
ahí…

Y: Para lo que sea Lena… ya sabes, dijo mientras acariciaba su rostro… en ese
momento la pelirroja recordó lo que habló con su madre, e independientemente de
todo todavía estaba dispuesta a luchar por la pelinegra… así que antes de bajarse del
auto se acercó a la morena y le dio un suave beso en la boca… quería dejarla pensando
en ella el resto del día, y sabía que con eso lo haría… el beso duró unos segundos y
luego Lena se despidió y se bajó… Yulia la vio entrar a casa y toco sus labios tratando
de mantener la sensación del beso en ellos…

Y: Ay Lena… te amo… dijo mientras veía entrar a la pelirroja a su casa y se marchó

Al entrar Lena se encontró con anatoly… este se acercó a ella y la abrazó para luego
tratar de besarla… sin embargo la pelirroja esquivó el beso y se separó del abrazo del
rubio… quien solo la observó sorprendido
L: Necesitamos hablar tolya, dijo con un gesto serio que preocupó al chico

A: Que sucede len?

L: Ayer cuando venía para acá estaba decidida a hacer algo… y cuando llegué estabas
tu aquí con todo organizado para pedirme matrimonio y yo simplemente no pude decir
más nada… decía mientras el chico la miraba confundida… pero yo no puedo casarme
contigo, ayer venía a decirte que quiero que dejemos las cosas hasta aquí anatoly, dijo
casi sin respirar y temiendo la reacción de aquel hombre que había sido un ángel con
ella…

A: Estás jugando cierto?

L: No tolya yo… lo siento

A: No entiendo pensé que las cosas estaban bien entre nosotros, que me amabas…
incluso Larissa me dijo lo de que querías casarte y yo pensé que si querías… decía
mientras parecía hablar con la nada

L: Larissa? De que hablas tolya? Que tiene que ver ella con esto…

A: Ella me llamó, dijo que fuiste a verla el otro día y que le mencionaste que te
gustaría casarte pero no me decías nada por temor a que yo no quisiera… ella me
sugirió que te lo pidiera, solo que no te dijera que ella me había dicho que querías
porque te apenarías…

L: Por dios! Hasta donde es capaz de llegar esa mujer? Dijo Lena dejando salir toda su
rabia… es impresionante lo que es capaz de hacer esa arpía…

El chico solo la veía de forma confundida… él se sentía terrible pero no forzaría a la


pelirroja a nada

A: Todo esto es por Yulia verdad?

L: Si tolya… es por ella… cada segundo todo se complica más por lo que veo

A: Lena solo quiero tu felicidad… creo que es mejor que me vaya a un hotel

L: No para nada tolya… quédate aquí mientras consigues a donde irte… yo estaré con
mis padres mientras tanto… eres un hombre impresionante, la mujer que decida pasar
el resto de su vida junto a ti será muy afortunada dijo mientras lo abrazaba… la
pelirroja luego fue a empacar algunas cosas y se fue a casa de sus padres…

I: Hija que haces aquí y con esas maletas?

L: Mami dejé a tolya…

I: Pasa… esta es tu casa y lo sabes amor… dijo mientras la pelirroja pasaba y se dirigía
a su antigua recámara… al estar en ella empezó a hablar con su madre de lo sucedido
las últimas horas

I: Entonces Larissa llamó a anatoly para decirle que querías casarte y no sabías como
decírselo?
L: Así es mama… lo manipuló para tratar de alejarme más de Yulia… es que el odio de
esa mujer hacia mi no tiene ningún límite posible…

I: Lena entiende… ella no quiere perder todo lo que ha ganado con Párviz… además
que nunca toleraría que Yulia estuviera con otra mujer… menos tu

L: Pero no entiendo por que tanto odio?pero eso no es lo peor mama…

I: Es que hay más todavía? Por dios un día y el mundo casi se acaba Lena… dijo Inessa
con un expresión de asombro

L: Bueno es que… yo este… hay posibilidades de que yo…

I: De que tu que hija?

L: Hay probabilidades de que yo esté… embarazada… dijo mientras agachaba su rostro


apenada

I: Por dios! Dijo mientras llevaba sus manos hasta su boca y la cubría… estás segura
de eso?

L: Hoy fue a hacerme un examen… mañana me dan los resultados para salir de dudas

I: Bueno hija… si es así sabes que siempre he querido que tu me des un nieto jejeje

L: Lo se mama… pero hay más…

I: Más? Lena no te dejaré salir de casa sin mi…

L: Es que… Yulia fue la que me acompañó al médico a hacerme los exámenes…

I: Oh dios… y como lo tomó?

L: Bueno estaba molesta… aunque trataba de disimularlo… pero a pesar de eso me


brindó todo su apoyo y dijo que estaría ahí para mi… y cuando me llevó a casa yo… la
besé

I: La besaste?

L: Bueno fue un pequeño beso… pero recordé lo que dijiste de usar mis armas
femeninas, dijo sonriendo por primera vez en la noche

I: Y que pasó?

L: Quedó con una cara de boba jejeje… tuvo el efecto que quería

I: Bueno ese es un comienzo…

Estuvieron hablando un rato y luego Inessa se retiró para que la pelirroja descasara.
Esta decidió darse un baño y luego de desvestirse se colocó ante un espejo… empezó a
ver su vientre y sus manos se posaron sobre este… estar embarazada sería algo
bueno, nunca malo… aunque no era lo que había planeado… pero ya vería que haría si
era así… se dio una ducha y se puso su pijama… al ir a la cama escuchó su celular, le
había llegado un mensaje… al ver el remitente su corazón empezó a latir
rápidamente… era Yulia, desde hacía mucho que no le mandaba un mensaje… así que
lo leyó

Ymsj: Pecosa… quiero que sepas que pase lo que pase estaré a tu lado en todo
momento… PD: Me encantó la despedida de hoy…

Al leer eso la pelirroja se emocionó… sabía que poco a poco lograría recurar a la su
pelinegra… pero tendría que tener paciencia, y sobrellevar a la mama de la morena
que por lo que veía estaba dispuesta a hacer lo que fuese por mantenerlas separadas…
Al día siguiente el sonido del celular despertó a la pelirroja… empezó a tantear con su
mano porque aun se encontraba bastante dormida… al encontrarlo vio que se trataba
de Mikaela… vio el reloj en su mesa de noche..las once… no supo como durmió tanto…

L –voz: Alo…

M –voz: Lena hola es mika

L – voz: Hola como estás?

M – voz: Bien mira te llamo porque tengo los resultados de tu prueba de sangre… al
escuchar eso la pelirroja sintió como su corazón se detenía

L – voz: Dime entonces estoy o no embarazada?

M – voz: No Lena… tienes una pequeña anemia pero no estás embarazada… la pelirroja
sintió un alivio mezclado con tristeza al escuchar eso… en el fondo uno de sus mayores
sueños era ser madre… pero así no…

L – voz: Gracias mika… estaba pendiente de eso..

M – voz: Sabes que puedes contar conmigo para lo que sea Lena… igual tienes que ir
al médico por lo de la anemia oíste…

L – voz: Está bien… lo haré no te preocupes… y terminó la llamada… sentía como el


alma le volvía al cuerpo en cierta forma…

Estaba acostada pensando en nada cuando su celular volvió a sonar… esta vez era un
mensaje… de Yulia

Msj: Buenos días pecosa… avísame apenas sepas algo de la prueba si?espero hayas
descansado. Te quiero. Beso!

L: Ay Yul…que haré contigo?mmm ya se… empezó a mandarle un mensaje a la


morena… que decía que quería verla el café de siempre… lo mandó y se dirigió a la
ducha… al salir revisó el celular y estaba una respuesta afirmativa por parte de la
morena… la pelirroja se puso una falda y un suéter… y salió de su habitación..al bajar
las escaleras se topó con su madre

I: Hola hija… iba a despertarte, pero veo que vas de salida no?

L: Hola mami… si voy de salida… por cierto falsa alarma, no estoy embarazada…
I: Bueno… espero que sea más adelante entonces Lena jejeje… a donde vas?

L: Voy a ver a Yul…

I: Mmm… entonces todo va bien encaminado no? Jejeje

L: Tal vez jejeje… eso es lo que voy a averiguar..nos vemos.

Yulia por su parte se encontraba arreglando a samir y a Vika… no había podido


llevarlos con su madre porque esta tuvo un inconveniente así que le tocaría llevarlos a
su cita con Lena… además que Párviz había salido desde la mañana…

Y: Cita? No es una cita… solo nos tomaremos un café y me dirá si está embarazada…
espero que no…

Al salir de su casa acomodó a los pequeños y se dirigió al café que ellas solían visitar
cuando estaban juntas como algo más que amigas y algo más que tatu… llegó y se
estacionó. Bajó a samir cargándolo y Vika venía tomando su mano..al entrar vio a la
pelirroja sentada en la mesa que siempre ocupaban al ir allí… se veía hermosa con su
cabello suelto… Lena levantó la vista y la vio..se dirigió a ella para ayudarla con los
niños… Vika al verla corrió y se guindó de ella…

Y: Vika ten cuidado con Lena… dijo de una manera preocupada pues no sabía si estaba
embarazada o no

L: Tranquila Yul, dijo con una sonrisa amplia… como estás pequeña?

V: Bien tía Lena y tu?

L: Mejor ahora que las veo jejeje… hola Yul, dijo y se acercó a darle un beso cerca de
los labios a la pelinegra… hola samir, y le dio un beso al bebe

Y: Siento llegar tarde… es que mama tuvo una emergencia y no pudo cuidarlos, Párviz
está en una junta y la nana tiene el día libre… dijo mientras se sentaban en la mesa

L: Tranquila Yul… sabes que adoro a tus hijos jejeje

Y: Si lo se… dijo perdiéndose en esa mirada verde gris… pero hablando de hijos, ya
sabes si estas?tu sabes?

L: Jejeje… eres cómica cuando estás preocupada o nerviosa Volkova jejeje…

Y: No te burles… te juro que no pude dormir en toda la noche pensando en si tendría


que sujetarte la mano dentro de nueve meses en el parto o no… dijo con un gesto
cómico en su cara

L: Jejeje… dios Yul, no tenías porque pensar en eso… jejeje… pero para tu tranquilidad,
fue falsa alarma…

La pelinegra esbozó una sonrisa y sintió que le quitaban 10 años de encima…


Y: Estás segura? Entonces que tienes?ahora su rostro se tornó en uno de preocupación
porque si no estaba embarazada y no le venía su periodo era porque algo podía estar
mal con la pelirroja

L: Nada Yul tranquila… tengo una pequeña anemia y eso me descontrola el ciclo, quita
esa cara jejeje

Y: Dios… ahora si puedo respirar jejeje… realmente andaba muy ansiosa desde que
bueno… me contaste

L: Lo se, y quiero agradecerte por haber estado conmigo ayer… realmente lo


necesitaba…

Y: Siempre Lena… siempre estaré ahí para ti… dijo mientras se veían. Estuvieron un
rato más ahí hablando y riendo de las ocurrencias de Vika… la morena se alegró al
saber que la pelirroja había dejado a anatoly y estaba ahora con sus padres… pasaron
un rato mágico… hasta que Párviz llamó a la pelinegra y le dijo que quería verla…

Y: Bueno… debo irme len

L: Si bueno… es lo mismo de siempre tranquila… ya me acostumbré… da igual Yul

Y: No digas eso… dijo mientras sujetaba su mano sobre la mesa… no es lo mismo..tu


no das igual para mi

L: Mejor vete Yul… no quiero que tengas problemas, vamos te ayudaré con los
peques… salieron y se dirigieron al carro de la morena. Acomodaron a los niños atrás y
Yulia quedó al frente de la ojiverde…

Y: Bueno… que te parece si nos vemos mañana? Podemos ir a comer o a bailar? Que
dices solo tu y yo?

L: Está bien… me parece perfecto..dijo Lena con esa sonrisa mágica…

Y: De acuerdo, paso por ti a las nueve está bien…

L: Ok Yul, mañana a las nueve..se acercó y le dio un beso en los labios… al separarse
se vieron y una sonrisa se formó en sus rostros..

Y: A las nueve… chao pecosa… y la pelirroja vio a la morena partir…

Al día siguiente Lena casi no paraba… estaba ansiosa por ver a Yulia… sabía que esa
noche podía ser un paso importante en su conquista definitiva de la pelinegra… salió
compró un vestido negro que le llegaba por encima de las rodillas, unos zapatos que
hacían juego y se alisó el cabello… al arreglarse en la noche se encontraba hermosa…
un maquillaje claro y una pulsera completaban su apariencia esa noche… había estado
tan ocupada arreglándose que no notó que ya eran las 9.30… la pelinegra si bien no
era la más puntual del mundo, si sabía que algo la atrasaría le avisaba a ella… pero le
daría unos minutos más… al ver que eran las 10 decidió llamar a la morena a ver que
había pasado… el teléfono repicó varias veces hasta que se desvió al buzón de
llamadas… y así fue las siguientes tres veces que llamó al celular de Yulia…
Conocía a la morena y no era de faltar a sus compromisos y más sin avisar… se dirigió
a la casa de esta a ver si todo se encontraba bien… porque al llamar a la casa le salía
ocupado el teléfono… llegó a la mansión y se bajó… tocó la puerta pero nadie le abrió,
ya estaba preocupada… decidió dar la vuelta y entrar por la cocina, la morena dejaba
una llave allí por si acaso… abrió la puerta y entró a la casa… cuando iba pasando por
una de las puertas que están en el corredor que da hacia la sala escuchó un gemido
proveniente de esa habitación… su mente se nubló y una sensación de ira e impotencia
invadió su cuerpo… no podía ser Yulia, ella no pudo haberla dejado plantada para tener
sexo con el imbécil de Párviz… pensaba la pelirroja… sin embargo cuando abrió la
puerta de esa habitación vio a Párviz moviéndose entre las piernas de la pelinegra… ahí
estaba ella, gimiendo y disfrutando de ser penetrada por ese hombre… Lena sintió
como su estómago se revolvía y salió corriendo a la cocina… vomitó en el lavaplatos…
no pudo evitar esa sensación de asco que le dio ver a Yulia siendo cogida por otro…
apenas soportaba ver como la besaba… su piernas empezaban a fallarle y sus ojos a
llenarse de lágrimas… en el momento en que pensó que Yulia se arriesgaría por ella
cometió uno de lo errores más grandes del mundo… Yulia solo pensaba, vivía y se
arriesgaba por Yulia… nada más

La pelirroja salió corriendo de la casa, se montó en su auto y manejó durante unos


instantes… al sentir que su vista estaba demasiado nublada por las lágrimas se
detuvo… orilló su auto en la carretera y lloró… lloró por ser una niña tonta que soñaba
con que el amor de su vida abriera los ojos y luchara por ella… Yulia Volkova no era
así… fue una estúpida al preocuparse e ir hasta allí…

L: Te odio Yulia Volkova, te odio! Gritó con todo lo que sus pulmones le permitían… esa
mujer a estas alturas de la vida solo sabía hacerle daño… más nada… y no seguiría
permitiendo que eso sucediera, no seguiría jugando ese juego masoquista en donde
todos obtenían algo menos ella… se calmó un poco, se maquilló y se dirigió a un club
de moda…

Entró al lugar sin problemas y se fue al área VIP… empezó a beber vodka solo… quería
borrarse esa imagen de Yulia y Párviz… la tenía grabada en su mente, como si la
estuviese viendo en ese momento… estaba absorta en sus pensamientos cuando sintió
que se acercó alguien a ella… cuando se fijó era una chica… y que chica… era alta,
cabello castaño, ojos verdes, buen cuerpo y una cara preciosa, pero su vestimenta era
clásica y sobria lo que la atrajo más… pensó que la había reconocido y le pediría algún
autógrafo o algo… con esa chica valía la pena valerse de su fama en aquellos
momentos que necesitaba pensar en otra cosa que no fuera Yulia…

Voz: Disculpa que te moleste pero… estás sentada sobre mi bolso… la pelirroja casi se
muere al escuchar eso, se sintió como una tonta pensando en aprovecharse de su
fama y toda esa tontería… la chica solo quería el bolso

L: Eh lo siento jeje… aquí tienes

Voz: Gracias, no te preocupes… permiso, dijo y cuando se estaba retirando Lena la


llamó

L: Espera, la chica volteó, yo… puedo invitarte algo por haberme sentado en tu bolso?

Voz: Jeje no es necesario tranquila… eso le pasa a cualquiera, además estoy de salida

L: En serio… y eso porque?


Voz: Bueno mis amigos están más que ebrios y yo quiero regresar a casa… no soy de
salir mucho y preferiría estar leyendo o algo, pero me dejé arrastrar, dijo haciendo una
cara chistosa que hizo reír a Lena… por cierto me llamo Sophie, y tu?

L: (mente lena= primera persona en mucho tiempo que me pregunta eso… le gusta
leer, y es bella… y Yulia con Párviz ashhh!olvídala lena)… soy elena

S: Mucho gusto elena, y bueno fue un placer pero voy de salida

L: Oye, que te parece si te invito un café… conozco un sitio excelente en donde puedes
disertar sobre literatura hasta que te boten del sitio jejeje… la chica la miró dudosa,
pero a los segundos respondió

S: Está bien… solo espero que no seas una psicópata o algo parecido jejeje

L: Tranquila no lo soy jejeje… y salieron del lugar. Abordaron el auto de la pelirroja y


llegaron a la cafetería, que tenía un ambiente íntimo, con mesas, velas y música
instrumental

L: Bueno aquí es

S: Wao… es un sitio lindo… no sabía que existía o viviría aquí metida jejeje

L: Si es genial… se sentaron y empezaron a hablar un poco. Lena se enteró que Sophie


era psicóloga, se acababa de graduar… tal vez por eso se habían llevado tan bien…
tenía 23 años, vivía sola, y tenía dos hermanos que vivían con sus padres…

S: Y cuéntame de ti… que haces para ganarte la vida?, preguntó mientras le daba un
sorbo a su café

L: Realmente no sabes quien soy?

S: Oh por dios… no me digas que eres la hija de algún presidente o algo porque me
desmayo jejeje

L: No para nada… soy Lena Katina… del grupo tatu… dijo en un susurro y con una
expresión de tristeza al recordar a Yulia… la castaña notó esto y puso su mano sobre la
de lena

S: Oye estás bien?

L: Si, lo siento es que me fui..pero has oído de tatu?

S: Si he escuchado… pero realmente no sabía que eras la chica del grupo, no se mucho
de su banda en realidad… pero de lo poco que he visto solo se que te ves distinta en
persona… no se

L: Distinta bien o distinta mal?

S: Bien jejeje… dijo y se percató de que su mano todavía estaba sobre la de Lena y la
retiró para luego sonrojarse…
L: Mmm… bueno como dicen por ahí no todo es lo que parece

S: Si eso es cierto jejeje… pero es que creo que no se… pienso que alguien famoso no
le hablaría a una chica como yo

L: Y por que no?

S: Porque siempre he sido la nerd matada de mi clase, que odiaban por ser la favorita
de los profesores y que los chicos buscaban… lo que hacía que las chicas me odiaran
más jejeje

L: Bueno… creo que me agradas más entonces jejeje… yo también era la nerd matada
y eso jejeje…

S: Bueno por lo menos jejeje… siguieron hablando un rato. Realmente era agradable
hablar con la otra, tenían cosas en común y compartían la pasión por el arte…

S: Puedo hacerte una pregunta mmm… algo personal?

L: Claro dime…

S: Te gustan las mujeres?

L: Jejeje… habías tardado en preguntar eso… jejeje, ese comentario hizo sonrojar a la
chica

S: Ehhh… bueno jejeje…

L: Tranquila, no me molesta, y bueno… podría decirse que me gustan algunas chicas…

S: Algunas chicas, no entiendo…

L: Bueno me he sentido atraída por una que otra chica… pero nada serio… no se, creo
que quiero algo en una relación que las personas no desean hoy en día

S: Ah si? Y que sería eso? Preguntó interesada

L: A parte del amor… compromiso, fidelidad, entrega, respeto y constancia… pero


empezando por la fidelidad creo que ya me quedé soltera jejeje

S: No digas eso… hay muchas personas que encantados harían eso por ti…

L: Si pero lo malo es que los que uno quieren que lo hagan, no lo hacen… ese es el
detalle

S: Mmm… si entiendo lo que quieres decir, dijo mientras veía hacía al frente y vio un
reloj que decía la hora… por dios son las 6 de la mañana!

L: Jejeje si creo que ya es algo tarde o temprano jejeje…

S: Jejeje… no me di cuenta de cómo pasó el tiempo

L: Si quieres te llevo a tu casa


S: Si debería irme… tengo que ir a comer con mi familia y ya no se si despierte a
tiempo jejeje… pero tomaré un taxi tranquila

L: Oh no… yo te llevo, vamos… y salieron del café. Siguieron hablando hasta llegar al
departamento de la chica…

S: Bueno aquí es…

L: Sip jejeje…

S: Bueno gracias Lena… la pasé muy bien

L: Yo también tenía tiempo sin pasarla así jejeje… la pelirroja se dio cuenta de lo que
quiso decir su comentario y se sonrojó… a pesar de haber estado con otras chicas Yulia
había sido la única que le había gustado para algo más… por lo tanto con la única que
compartía cosas así, pero esa noche esa chica la había abstraído de todo… hasta había
dejado de pensar en ese incidente que le revolvía el estómago… esa chica tenía algo
que la llamaba… y solo la conocía desde hace unas horas… horas cruciales en las que
decidió seguir su vida sin Yulia, esperaba esta vez cumplirlo…

S: Bueno Lena…quieres subir a tomar algo? Aquella chica no supo de donde salieron
esas palabras solo supo que las dijo, y luego se sintió muy apenada

L: Me encantaría jejeje… pero no debes dormir?

S: Créeme que en la universidad aprendí a pasar más de 24 horas sin dormir jejeje…
vamos

Ambas chicas subieron al departamento de la castaña. Se sentían nerviosas… Lena


sabía porque pero aquella chica nunca se había sentido atraída por otra mujer… sin
embargo había reconocido que en el momento que la vio entrar al club la noche
anterior la pelirroja llamó su atención… aunque se sintió tonta al no saber que se
trataba de una de las integrantes de tatu… pensara que soy una idiota, se repetía mil
veces luego de que Lena le dijo quien era… es que le parecía increíble… porque era una
mujer inteligente y sensible… y el mundo del espectáculo le parecía frívolo y banal…

S: Bueno bienvenida a mi hogar jejeje… ponte cómoda, le dijo mientras tiraba su


abrigo y sus zapatos… la pelirroja estaba encantada,, había libros por todas partes…
muchos de los cuales ella misma había leído

L: Vaya interesante colección jejeje…

S: Bueno… el tiempo te hace más sabio en cuanto a lo que lees y lo que no jejeje…
quieres un té?

L: Claro, si me das más café pasaré dos días sin dormir…

Ambas estaban en la cocina platicando… en un momento las dos empezaron a


coquetearse inconscientemente, hasta que ambas notaron que lo hacían… y no podían
parar de hacerlo… la pelirroja estaba encantada con esa chica… era distinta a lo que
había conocido… sin duda era el opuesto a Yulia…
S: Y quieres que te enseñe el resto de la casa?, preguntó de manera tierna pero a la
vez sensual

L: Me encantaría conocer toda la casa…

Se dirigieron a la biblioteca, las otras habitaciones y llegaron al cuarto de Sophie… una


vez ahí ninguna pronunciaba palabra, solo se veían y sentían como la atracción
incrementaba entre ellas… Lena se acercó hasta quedar enfrente de la chica y acarició
su rostro… esta al contacto cerró sus ojos y se estremeció… no había estado con
muchos hombres pero sin duda jamás había sentido lo que sintió con ese pequeño
contacto… abrió sus ojos y encontró a los de Lena fijos en los de ella… vio como su
mirada se desviaba a su boca y ella hizo lo mismo sin darse cuenta… estaban tan cerca
y Lena no hacía nada… se moría porque aquella pelirroja la besara… podía sentir su
entrepierna húmeda nada más por la excitación que le causaba estar así con esa
mujer… pensó que Lena no la besaría así que ella se decidió… acercó sus labios e inició
un beso tímido… sus bocas apenas se rozaban como pidiendo permiso para seguir, y
de un momento a otro empezaron a besarse con más ansias… había pasión y deseo en
esos besos, pero a la vez mucha dulzura… la pelirroja tomó a la chica por las caderas y
la recostó poco a poco en la cama… esta vez no le importaba más nada… el resto del
mundo podría acabarse pero ella haría suya a esa mujer… los besos y las manos se
desbordaban cada vez más… pero en un momento Lena recordó que esa chica jamás
había estado con otra mujer… se lo comentó durante la noche… y se detuvo

S: Que pasa? Hice algo mal? Preguntó la chica sonrojada por la excitación

L: No es que… yo no quiero que hagas esto por sentirte presionada… hay algo en ti que
me gusta mucho y no quiero arruinar las cosas, así sea para una amistad

S: Entonces si no quieres arruinarlas sigue besándome… y atrajo a la pelirroja hacia


ella… la castaña nunca había actuado así… pero esa mujer sacaba algo de su ser que la
hacía descontrolarse… y solo la conocía de unas horas atrás… pero sintió la mano de la
pelirroja perderse entre su falda y dejó de pensar… las manos expertas de Lena sobre
su cuerpo nublaron su juicio y solo se dejó llevar… la pelirroja le quitó la ropa, y ella
como pudo hizo lo mismo con Lena… sus cuerpos se unieron y empezaron un vaivén
ininterrumpido… el sudor se apoderaba de las pieles y los gemidos del aire de la
habitación… Lena se movía entre las piernas de esa chica… nunca había disfrutado
tanto estar con alguien… solo con Yulia, y tal vez era la inexperiencia de esa chica en
cuanto a estar con otra mujer lo que más la excitaba… pero estaba ahí tratando de
llevarle el ritmo, moviéndose y entre gemidos pidiéndole más… Lena deslizó su mano
hasta el fondo de la chica… tocó su entrepierna y la penetro… entendía en ese
momento porque algunas de sus amigas bastante heterosexuales tenían sus pequeños
deslices homo… estaba a punto de llegar, cuando sintió a Lena descendiendo por su
pecho y llevar su boca a su entrepierna… unos segundos ahí y la chica tuvo el mejor
orgasmo de su vida… apenas podía respirar… se sintió desvanecerse entre los brazos
de la pelirroja y el sueño y sus caricias la durmieron…
Pasaron las horas y el sueño envolvía a esas dos chicas… era media mañana y aun sus
cuerpos se encontraban entrelazados en la cama… la castaña fue la primera en
despertar… trató de mover su cuerpo pero no pudo… la pelirroja la tenía abrazada por
un costado… al verla así tan apacible se veía tan tierna, tan dulce… nada que ver con la
mujer que la había recorrido horas atrás… se sentía algo aturdida… jamás en su vida
se había sentido atraída hacia las mujeres. Podía reconocer cuando una era realmente
hermosa y había besado a un par de amigas en la universidad, pero nunca pensó llegar
a más… y ahora se había acostado con esa mujer… dios tenía algo que le encantaba,
así que trataría de mantener la calma y disfrutar lo que pasara de ahora en adelante…
con cuidado se levantó y se dirigió a la cocina… llamó a su madre y se disculpó pero no
iría a la comida familiar… hizo un poco de café y se sentó en la sala a pensar… estaba
en eso cuando el celular de la pelirroja empezó a sonar… estuvo a punto de contestarlo
pero pensó que sería mejor no tocarlo. Se dirigió a la habitación y se encontró con una
pecosa recién levantada… apenas tenía sus ojos abiertos y se tallaba los ojos como
para despertarse… se veían aun más hermosa que la noche anterior… Lena la vio y
esbozó una sonrisa… sin ningún pudor se puso de pie y se acercó a la chica que se
sonrojo al ver a una pelirroja desnuda…

L: Buenos días, dijo mientras veía a la chica

S: Buenos días… dijo de manera tímida

L: Yo…

S: No tienes que decir nada… supongo que es algo que debe pasarte a menudo, dijo
mientras bajaba la mirada para no ver a la pelirroja

L: Pues te equivocas… lo que pasó no es algo que me suceda a menudo… y no se


porque pasó, solo… escucha no me arrepiento hay algo en ti que me llamó mucho la
atención y simplemente no pude detenerme cuando empecé a besarte… dijo mientras
subía el rostro de la chica y la veía a los ojos

Esa mujer provocaba sensaciones extrañas en la pelirroja… era tan dulce y tímida que
le encantaba… todo lo contrario a Yulia… quizás en el fondo quería algo totalmente
opuesto que le hiciera olvidar a la morena de una vez por todas… pero no seguiría
pensando en ella… se acercó a la chica y la besó tiernamente… sus manos empezaron
a recorrerla nuevamente… y sin pensarlo dos veces la volvió a hacer suya… estuvo en
ese departamento hasta las seis de la tarde, se despidió de la chica, y luego de hacer
una cita para el día siguiente se fue de aquel lugar. Al salir notó que tenía varias
llamadas perdidas de Yulia y de su madre… decidió dirigirse a su casa y ahí le
explicaría a su mama… a Yulia… bah! No le interesaba…

Al llegar a la casa vio el auto de Yulia estacionado afuera… supo que tendría que
aguantar una vez más las excusas de la morena… pero esta vez no cedería… aun
sentía el olor de esa chica castaña en su piel, que le recordaba que debía seguir con su
vida… al entrar vio a su madre junto a Yulia sentada..se veían preocupadas…

L: Hola mama, hola, dijo fríamente sin mirar a Yulia

I: Lena hija!por dios nos tenías preocupada, desapareces y no atiendes el celular…


Yulia está aquí desde la mañana, y no podíamos localizarte… dijo mientras abrazaba a
su hija

L: Ay mami estoy bien… me encontré a una amiga y me quedé con ella es todo

Y: Que amiga? Porque maya no sabía nada de ti… dijo Yulia con una mirada inquisitiva

L: Acaso maya es la única persona que conozco? No verdad! Dijo respondiendo de


manera dura… eso no sorprendió a la pelinegra sabía que debía estar molesta por
haberla plantado… además la pelirroja se veía hermosa con ese vestido… se había
arreglado para ella y lo arruinó…
I: Bueno hija yo las dejo para que hablen, después tu me cuentas con calma lo que
sucedió anoche… y salió de la sala…

Y: Lena… lo siento yo no quise dejarte plantada anoche pero se me presentó un


inconveniente y no pude venir y cuando fui a avisarte ya era tarde… te llamé temprano
pero no contestabas y al llamar aquí tu mama dijo que habías ido a verme y me asusté
mucho, dijo mientras se acercaba a lena

L: No me toques!supongo que es más importante que tu noviecito te cogiera a que


cumplieras con nuestra cita… pero sabes que Yulia! Ya no me importa… ni me
importará… me cansé de ti, de tus excusas, de tu cobardía, de todo lo que me haces
Volkova!así que no te preocupes más por darme explicaciones que no las quiero ni las
necesito…

Y: Lena… Yulia quedó impactada al oír a la pelirroja… si bien se habían dicho cosas
fuertes, la ojiverde nunca le había dicho algo así, no lo podía creer… realmente Lena se
había hartado de ella? No podía creerlo…

Y: Pecosa entiendo que estés molesta… lo arruiné es verdad pero yo te a…

L: Tu nada Yulia!, estoy harta de que digas cosas que no demuestras estoy harta de
esta situación… pero he decidido olvidarte Yul…

Y: No puedes hablar en serio… tu me amas… nos amamos len… a pesar de todo, a


pesar de la situación…

L: Tu crees? Entonces porque en vez de estar haciéndolo conmigo estabas acostándote


con Párviz anoche?preguntó con rabia, quería lastimarla como ella la había lastimado,
y sabía como hacerlo… o mejor aun, por que en vez de estar haciéndolo contigo me
acosté con otra anoche… bueno esta mañana y esta tarde ah?, dijo con una sonrisa
victoriosa… los ojos de Yulia se abrieron por completo, sintió como sus piernas perdían
la fuerza… eso no podía ser verdad…

Y: Es mentira… lo dices para lastimarme porque estás muy molesta y te entiendo…


tienes razón pero no juegues con esas cosas, dijo al borde del llanto

L: No juego Yulia… y sabes que? Me encantó estar con otra mujer que me moviera y
no fueras tu… dijo esto y se dio la vuelta… pero antes de poder seguir sus pasos sintió
como Yulia la retenía, le dio la vuelta y la vio a los ojos… estaba furiosa y lo sabía…
ellas acordaron que si no estaban juntas jamás se acercarían a otras mujeres… el
riesgo solo valía la pena por la otra… sin embargo la pelirroja rompió ese acuerdo…
como Yulia había roto su corazón por vigésima vez… habían pasado tantas cosas entre
esas dos mujeres los últimos años, se conocieron niñas, se gustaron adolescentes… se
enamoraron, y ahora mujeres se amaban más que nunca pero se habían dejado vencer
por el resto del mundo… habían dejado su amor desprotegido y todos lo habían pisado
a placer…

Y: Tu me amas… y aunque te acuestes con toda rusia o con todas las mujeres del puto
mundo no podrás cambiar eso… sabes por que? Porque así yo lo niegue día a día, grite
que estoy con Párviz… o me acueste con la otra mitad del mundo… voy a amarte hasta
que me muera… hasta que me quede sin aire elena y esa verdad la podremos esconder
debajo de toda la humanidad, pero no de nosotras, no de mi, no de ti… dijo Yulia… y
era como si hubiese dicho la única verdad absoluta del mundo… se alejó de Lena y aun
la tenía agarrada por los brazos

Y: Nos veremos len… dijo antes de besarla fugazmente y se retiró de su casa dejando
a una pelirroja asombrada… no esperó nunca esa reacción de la morena, cualquier otra
pero no esas palabras…

La pelirroja se sentía furiosa. Podía sentir su respiración acelerarse y los latidos de su


corazón empezando a retumbar en su cabeza. Su presión se estaba disparando y debía
controlarse. Subió a su habitación y tomó su medicamento, luego se acostó en la cama
y pensó en lo que le había dicho Yulia. Sabía que tenía razón, pero no seguiría
cediendo ante aquella mujer y quedando como una estúpida. Esta vez todo sería
diferente.

La ojiazul por su parte se encontraba estacionada a unos metros de la casa de los


katin. El llanto no le había permitido conducir y se encontraba en su auto llorando
desconsoladamente. La idea de pensar de Lena con alguien más la enloquecía, siempre
lo hizo, pero Lena con otra mujer a esas alturas, era demasiado para ella. Quiso
regresar y llevarse a la pelirroja, ir por sus hijos y fugarse a cualquier rincón olvidado
del mundo donde solo estuvieran ellas dos. Pero no era posible, no sin arriesgarlo
todo… luego de un rato se calmó y se dirigió a su casa. Ahí se encontraba Párviz con
sus hijos.

P: Hola amor, Lena apareció?

Y: Si, salió con una amiga y pasó la noche allá, dijo mientras se acercaba a Vika y la
abrazaba.

P: Miren a la pelirroja, tan tranquila que se ve y desapareciendo así jejeje

Y: Jeje si… voy a darme una ducha

P: De acuerdo, cuando acueste a estos diablillos iré a hacerte compañía

Y: Claro… dijo para perderse por las escaleras. A veces pensaba que realmente las
cosas en su vida no tenían sentido, que todo era una farsa que se había prolongado
desde que formaron tatu… todo era mentira menos su amor por lena

Y: Si eso es lo único real que tengo, a parte de mis hijos, no puedo dejarla ir… no
puedo… dijo para luego meterse en la ducha.

Los días pasaron y las chicas no habían hablado. Tenían unos días libres y ambas los
utilizaron para despejar un poco su mente. Yulia había pasado mucho tiempo con sus
hijos y pensando en como lograr estar con Lena. Por su parte la pelirroja había estado
frecuentando a Sophie. La pasaba realmente bien con esa chica, y por algunas horas
aunque sea, lograba que olvidara a Yulia.

Esa noche la pelirroja salió con Sophie a una disco. Si bien se habían besado no habían
vuelto a intimar desde el día que se conocieron. Fueron a un antro por sugerencia de la
castaña para bailar y pasar un buen rato. Estuvieron bebiendo y bailando, realmente la
estaban pasando bien. A mitad de la noche la pelirroja se dirigió al sanitario. Entró y se
mojó el rostro, estaba bastante acalorada. Sin embargo, su impresión fue enorme
cuando levantó su vista y notó un reflejo en el espejo… Yulia estaba parada detrás de
ella. Se dio la vuelta rápidamente y la morena la sujeto por los brazos para que no se
fuera

Y: Que crees que haces Lena?

L: Como que que hago… no entiendo Yulia, dijo algo asustada. Los ojos de la morena
se veían llenos de una rabia impresionante

Y: Si… venir a besuquearte con esa tipa… estoy tratando de entenderlo

L: Pues si estás aquí es porque viniste a besuquearte con Párviz… así que déjame en
paz Yulia, dijo tratando de zafarse de la morena, quien al sentir esto apretó más los
brazos de la pelirroja… Yul me haces daño suéltame…
Y: Para que? Para que vayas a revolcarte con la tipa esa?no Lena, no lo haré sabes por
que? Porque estoy cansada de esta **** farsa!tu eres mía y si se te olvidó voy a
recordártelo, dijo eso y empezó a caminar jalando a la pelirroja. Pasaron por donde se
encontraba Sophie, Yulia tomó el bolso de la pelirroja y la siguió arrastrando dejando a
la castaña confundida, que lo único que escuchó fue un lo siento por parte de la
ojiverde y las vio partir. A lo lejos Lena divisó a Párviz con unos amigos de ellos, no
entendía muy bien que demonios le había sucedido a la pelinegra, lo único que supo
cuando volvió en si es que Yulia la había metido a su auto y ahora empezaba a
manejar…

L: A donde me llevas Yulia?, que demonios estás pensando ah? Decía Lena empezando
a molestarse

Y: Pienso en que no te dejaré ahí para vuelvas a acostarte con esa tipa o con otra, o
con algún imbécil… eso pienso, porque tu me amas a mi y yo a ti y punto!, dijo
gritando lo último. Lena se quedó callada y la observó en silencio, algo grave estaba
pasando dentro de la morena para que actuara de esa forma tan impulsiva, para que
le hablara así. Esperaría que se calmara para poder hablar con ella… Yulia manejó por
unos veintes minutos más o menos, se alejó de la ciudad pero Lena no quiso preguntar
nada. Llegaron a una especie de cabaña y Yulia descendió del auto. Al ver que entraba
a la casa y encendía las luces Lena hizo lo mismo. Entró y buscó a Yulia con la
mirada… la vio encendiendo la chimenea. Esa mujer tan pequeña y frágil se veía tan
fuerte a veces que abrumaba…
L: Bien… ahora si me dirás que rayos te pasa?, preguntó mientras veía a la morena
encender la chimenea.

Yulia se volteó y vio a la pelirroja. Era tan hermosa que se sentía tonta muchas veces
al estar cerca de ella. Se acercó lentamente a Lena, la ojiverde permanecía en su
lugar, no cedería ni un centímetro ante esa mujer. Al estar frente a frente ninguna
retiró su mirada, tan solo se iba transformando lo que se reflejaba en ellas…

L: Entonces? Estoy esperando…

Y: Me pasa que me cansé de pelear contra esto Lena… me pasa que te amo y te deseo
más que nunca, tras decir eso besó a la pelirroja. Sintió como se resistía al principio,
trataba de apartarla y la golpeaba con sus manos. La pelinegra la abrazó más fuerte y
se aferró a ella… poco a poco sintió a la ojiverde corresponder el beso. Se besaban de
manera voraz. Querían arrancarse la piel para meterse en la otra, devorarse hasta que
quedaran consumidas en su deseo… Yulia empezó a tocar a Lena desenfrenadamente,
tocaba todo el cuerpo de la pelirroja… ese cuerpo que añoraba tanto y le parecía tan
lejano… ambas terminaron en el sofá, prácticamente estaban arrancándose la ropa… la
pelirroja besaba el torso desnudo de Yulia… sus costados hasta llegar a sus senos… la
pelinegra le dio la vuelta y quedó sobre Lena… besaba su cuerpo y sentía como la
pecosa arañaba su espalda… separó las piernas de la pelirroja y deslizó sus labios por
toda su piel… ese paraíso blanco la enloquecía… podía sentir el olor de Lena, estaba
excitada y fuera de control… su boca hizo contacto con el sexo de la pelirroja quien
soltó un sonoro gemido… quería bebérsela entera, borrarle la conciencia y sumergirse
ahí el resto de su vida… antes de que llegara se separó de ella y subió a sus labios, la
besaba con dulzura y pasión mientras empezaba a penetrarla… Lena abrió sus piernas
y las entrelazó a la cintura de la morena para darle más acceso… ambas empezaron un
vaivén descontrolado… sentían que iban a perder la razón en el cuerpo de la otra…
Lena gemía en el oído de Yulia, mientras se aferraba a su espalda… te amo…
susurraban ambas entre movimientos y gemidos… al fin después de tanto tiempo
sentían el calor de la otra quemarlas… un fuego que nacía en su sexo y se expandía en
el cuerpo de la otra… los movimientos empezaron a ser cada vez más fuertes y rápidos
y Yulia solo puedo escuchar un grito por parte de la pelirroja… estaban ahí sudando e
incapaces de moverse… Lena no pudo evitarlo y comenzó a llorar, al verla Yulia no
puedo evitar hacer lo mismo… después de tanto tiempo había vuelto a sentir el amor
de esa mujer en su cuerpo… ambas estaban así, llorando como niñas mientras se
aferraban una a la otra…

L: Lo sacrificaría todo por ti Yul, como lo hice hasta ahora… pero no más… no vuelvas a
dejarme por favor, decía entrecortadamente la pelirroja

Y: No te dejaré pecosa… no volveré a sacrificar nuestro amor por nada… dijo y besó
tiernamente a la pelirroja. Lena al sentirla cerca quiso tomar a Yulia, hacerla suya
nuevamente… amarla y perderse en su cuerpo… en esos labios que la enloquecían…
estuvieron amándose toda la noche hasta quedarse dormidas…

Al día siguiente Lena despertó y no vio a Yulia junto a ella. Sintió que su pulso se
aceleraba y apenas podía respirar… todo habría sido un juego?pensaba eso cuando
escuchó la puerta y vio entrar a Yulia con una bandeja en las manos que colocó ante la
pelirroja en la cama.

Y: Buenos días mi princesa pecosa, como amaneciste? Dijo mientras le daba un beso

L: Yul… pensé que te habías ido…

Y: Len… te dije que no te dejaría más nunca, y esta vez cumpliré mi palabra… solo fui
a buscar algo comestible jejeje…

L: Más te vale Volkova! Jejeje… y por cierto de quien es esta casa?

Y: Es mía… la compré hace unos meses y cuando quiero estar sola vengo para acá…

L: Mmm… con que aquí te metías cuando ni siquiera Párviz sabía de ti eh… jejeje

Y: Pues si mi querida pecosa… este era mi refugio, solo había traído a Vika y a sam
para acá… claro que ahora vendremos los cuatro juntos jejeje…

L: Eso suena genial, todo esto lo es y no quiero ser aguafiestas… pero que haremos
Yul?
Y: Por ahora disfrutar esto pecosita bonita… y luego veremos como hacer,
desapareceremos si es necesario pero nadie me alejará de ti nuevamente Lena…
seremos tu y yo y los peques… que te parece?

L: Que es lo que he estado esperando todo este tiempo, dijo y se abalanzó sobre ella
para besarla…

Y: Hey… cuidado con tu desayuno jejeje…

L: Yul… lo único que quiero comerme es a ti… y siguió besando a la pelinegra. Le


empezó a quitar la poca ropa que traía y la hizo suya… hicieron el amor toda la
mañana… ahora debían enfrentar lo que les venía… así que hicieron un trato, estar
juntas en secreto.

Y: Ya sabes… nadie debe saber sobre esto Lena, es muy importante… trataré de
encontrar la forma de quedarme con mis hijos sin necesidad de que desaparezcamos…
pero en última instancia lo haremos pecosa…

L: Lo que sea Yul… solo no quiero volver a separarme de ti..es todo… ojalá pudiéramos
quedarnos todo el tiempo así… aunque fuese por hoy… se abrazaron, se dieron un beso
cálido y cargado de su amor, y regresaron a Moscú. Yulia dejó a Lena en casa de sus
padres, estuvieron un rato dándose una buena despedida y la morena se dirigió a su
casa. Al entrar, Lena pudo ver a su madre asomada por la ventana

I: Me preguntaba por que no habías llegado desde ayer… pero creo que ahí va mi
respuesta, dijo mientras se acercaba a abrazarla… como te fue?

L: Ay mami… siento que estoy flotando, como en un sueño y no quiero despertar… no


quiero

I: Entonces no lo hagas… solo cuida tus pasos hija… ya sabes que Larissa es capaz de
cualquier cosa por no verte cerca de su hija, haría lo que sea por separarte de Yulia…

L: Mama… tu sabes algo que no me has dicho… por favor dime que es?, dijo casi
suplicándole a su madre. Inessa solo la veía y dudaba, pero era hora de que Lena
supiera las verdades que faltaban…

I: Está bien hija… te diré algunas cosas que te faltan por saber… dijo y ambas fueron a
sentarse al estudio. Luego de acomodarse empezaron la plática.

I: Cuando Yul y tu decidieron intentar llevar su relación a otro nivel y Larissa se


enteró… empezó a reclamarle muchas cosas a Yulia… la presionaba constantemente
para que se alejara de ti… la hacía sentir rechazada pero a pesar de eso Yul se negaba
a terminar contigo, estaba tan enamorada que estaba dispuesta a soportar cualquier
cosa… ahí fue cuando Larissa acudió a mi…

L: A ti? Como que acudió a ti mama?

I: Si Lena… al principio yo traté de pensar en tu felicidad, pero cuando ella vino a


llenarme la cabeza de cosas me dejé llevar… también me opuse pero al ver que no
daba resultado ella me sugirió que atacáramos el lado más débil y… hablara con Yulia.
La pelirroja estaba asombrada, no podía creer lo que estaba escuchando… solo se
limitaba a escuchar a su madre

I: Un día cité a Yulia… le pedí que se alejara de ti, pero ella me dijo que te amaba que
lo único que quería era hacerte feliz… se veía tan enamorada… pero yo le dije que si
seguía contigo me alejaría de ti, te rechazaría y no podrías soportar eso… le dije que
ella no valía nada, que era un desastre y solo te haría mal… a ti que tenías un futuro
más allá de la música… y que si te conocía ella sabía que no podrías vivir lejos de tu
familia… después de eso empezó a frecuentar al padre de Vika y bueno… el resto ya lo
sabes.

L: Ella se alejó porque ustedes la presionaron?dios! y ella que era una niña tan
voluble… mama!

I: Hija lo siento… fui una tonta me dejé llevar por lo que creía mejor para mi realmente
no estaba pensando en tu felicidad…

Lena estaba en shock. Sin duda Larissa haría todo por mantenerla lejos de Yulia…

I: Pero eso no es todo…

L: Hay más?

I: Len… cuando Yul se separó del padre de Vika y ustedes empezaron a acercarse de
nuevo, Larissa decidió actuar… ella conoció a un chico en un restaurant que le
preguntó si no era la madre de Yulia Volkova… la reconoció por las fotos de las
revistas… y bueno al tratarlo supo que era un chico con muchísimos dinero y poder… y
él quería tener a Yulia a cualquier precio… pagaría lo que fuese por ella… así es como
Larissa y Párviz hicieron un pacto para que él la conquistara… y con la presión de
Larissa ahí no fue tan complicado Lena… él embarazó a Yulia a propósito…

L: Que? Ese imbécil la embarazó a propósito? Por dios madre, y Larissa prácticamente
le vendió a Yulia… con razón todo entre las dos se volvió cuesta arriba con él… Larissa
le daba toda la información y apoyo necesario… ashhh es que la voy a matar! Gritaba
alterada

I: Hija cálmate… recuerda que tienes que hacer las cosas bien… con calma y pensando
muy bien tus movimientos… se que quieres desaparecerla en este momento… pero eso
no ayudará… otra cosa, debes encontrar el momento adecuado para decirle esto a
Yulia, ella necesita saberlo pero no puede irse de una a matar a Párviz y reprocharle a
su madre… sería peor para ustedes

L: Lo se mama… no te preocupes por eso… haremos las cosas bien, ahora iré a
descansar.

Lena pensaba que habían pasado demasiadas cosas que las habían lastimado
profundamente… cosas que una persona pudo evitar pero su egoísmo no lo permitía…
sin duda Larissa solo pensaba en ella, no le importaba la felicidad de Yulia o destruir a
alguien más… pero ahora que sabía toda la verdad no se rendiría con la morena, pero
para eso necesitaba cubrirse las espaldas.

Las chicas hablaban diariamente, pero no habían podido verse desde la noche de su
reencuentro porque Párviz no se separaba de Yulia. Lena estaba furiosa por eso pero
no haría nada que arruinara las cosas… sin embargo, ese día recibió una llamada que
la dejó helada. Larissa la había llamado para invitarla a una fiesta que haría en su casa
al siguiente día. Le dijo que le informara a su madre y que las esperaba a ambas, y si
quería podía llevar compañía… al principio lo dudó pero pensó que sería una buena
forma de despistar a la madre de la morena. Salió de su casa y se dirigió a casa de la
única persona que podría ayudarla en ese momento.

S: Lena… que haces aquí?

L: Hola Sophie… puedo pasar?, dijo mientras estaba parada en la puerta

S: Claro pasa…

Las chicas entraron y estuvieron un momento en silencio. Después de la noche de la


disco, la pelirroja llamó a Sophie para disculparse y decirle que no podía salir con ella
en plan romántico en ese momento, que cuando pudiera se reuniría con ella y le
explicaría las cosas… la chica lo tomó bien y le dijo que entendía que la felicidad es
primero, y no se podía luchar contra el corazón, así que lo mejor sería ser amigas.

L: Yo… siento no haber venido antes pero las cosas han estado un tanto complicadas…

S: Tranquila Lena, entiendo eso… pero dime que te trae por acá?

L: Bueno la verdad es que a parte de darte una disculpa yo… necesito tu ayuda…

S: Mi ayuda? Y como podría ayudarte yo?

L: Verás lo que sucede es que… y la pelirroja le contó todo lo que había sucedido. En
las semanas que llevaban conociéndose supo que Sophie era una mujer de confianza y
ella necesitaba un apoyo que no conociera la madre de Yulia…

L: Y eso es lo que ha pasado… y mañana tengo una fiesta en su casa, y bueno… ir con
alguien podría ser beneficioso para desviar sospechas, ahora se que si me invitó es
porque quiere tenerme cerca para vigilar más lo que suceda con Yulia y bueno…

S: Y quieres que yo sea ese alguien?

L: Así es, dijo un tanto apenada

S: Está bien Lena, voy a ayudarte

L: En serio? Ay eres un amor So! Le dijo y la abrazó. Luego la pelirroja se despidió y


quedó en pasar al día siguiente por la chica. Trató de llamar a Yulia pero su celular la
mandaba directamente al buzón de voz y en su casa no atendía nadie..

L: Rayos Yul… donde estás?, se decía la pelirroja. Quería poner al tanto de su plan a la
morena antes de verla al día siguiente, pero si no tendría que explicarle todo en la
fiesta.

Por su parte Yulia se encontraba en la misma casa de campo a la que Párviz la había
llevado la vez anterior. Luego de una larga discusión el chico le dijo que sería bueno
irse unos días con los peques para allá y relajarse. Todo empezó cuando Yulia llegó al
día siguiente de haber estado con Lena a su casa. Párviz estaba furioso
P: Se puede saber donde rayos te metiste? Por que te fuiste sin decirme nada y sin
avisarme? Donde has estado? Preguntó gritando. La morena se veía venir esto y por
eso sabía como salirse de ese problema.

Y: No me grites!si me fui es porque cuando volví del baño te vi coqueteándole a otra


tipa… que crees que iba a aguantarme eso? Pues no Párviz!me fui por eso..y no quería
verte la cara porque estaba muy molesta… preferí dormir en un hotel hasta calmarme,
dijo lo más indignada que pudo.

P: Amor eso no es verdad… es cierto una chica se me acercó pero yo no le hice caso
nenita… si te hubieses quedado lo habrías visto, dijo haciéndose la víctima y tratando
de abrazarla… ya se vámonos otra vez a la casa de campo y nos relajamos, los
pequeños tu y yo…

Y: No quiero Párviz… tengo cosas que hacer

P: Bueno todavía no pero en unos días…

Y: Si está bien, veré a mis hijos, y se fue. Estuvo días esquivándolo pero el moreno lo
notó y empezó a hacerle preguntas sobre si estaba viendo a alguien más y ese tipo de
cosas. Por eso para despistarlo aceptó irse con él. Le hablaría a Lena al llegar, pero por
salir rápido dejó su celular en casa. Al llegar a la casa de campo trató de llamarla pero
los teléfonos estaban muertos. Según Párviz era para tener más privacidad, y el celular
del chico no lo soltaba, así que le tocaría pasar ese día y el siguiente sin hablar con su
pelirroja.

Y: Espero no te molestes mi amor, pensaba la morena.

P: Amor… tu madre nos invitó a una fiesta en su casa mañana, había olvidado
decírtelo, dijo mientras se acercaba a la pelinegra para besarla.

Y: Ok, iremos entonces, dijo correspondiendo ese beso con desagrado. Llevaba
semanas rechazando al chico, pero sabía que en ese momento no podría, no se
salvaría de estar con él en esa oportunidad. Si se negaba, Párviz sabría que ocurría
algo, y lo asociaría con la pelirroja. No dejaría que tocase a su chica. Así que cedió. Se
dejó hacer pensando cada segundo en esos ojos que la consumían, en las pecas que
tantas veces había contado con sus besos..en la piel de su chica… solo fantaseaba con
Lena para poder pasar ese momento…

Al día siguiente la morena regresó a Moscú directo a la fiesta de su madre. Estaba loca
por hablar con la pelirroja pero lo haría apenas llegara. Entró a la casa de su madre
cargando a sam, Vika venía junto a ella. Saludó a unas cuantas personas, pero lo que
quería era subir a acostar a sus hijos. Sin embargo, se quedó paralizada al ver una
imagen. Ahí en una esquina de la sala estaba Lena con aquella chica con la que había
estado saliendo… Yulia pensaba que eso era algo surrealista y en verdad no estaba
pasando, pero al ver la mirada de la ojiverde posarse sobre la suya supo que era real,
ahí estaba Lena con aquella chica. Es que sería capaz de golpearla por haberse
atrevido a tocarla… pero una sonrisa de la pecosa la calmó, debía existir una
explicación lógica para eso, Lena la amaba y si estaba con esa chica ahí era por algo, o
eso esperaba.
Subió y acostó a Vika y sam. Los contempló un rato y decidió bajar a averiguar que
pasaba. Sin embargo, cuando iba por el pasillo una mano la haló hasta meterla en un
cuarto…

Y: Dios Lena! Que costumbre es esa de agarrarme desprevenida?

L: Lo siento lobito… pero por tu cara supe que necesitabas una explicación, y bueno…
también necesitaba hacer esto, dijo y la besó. Se besaron durante unos minutos antes
de separarse, de seguir así, ese beso llevaría a más y no podían darse ese lujo ahorita.

Y: Mmm… si tienes razón quiero saber que sucede len?

L: Bueno, lo que pasa es que tu mama me invitó y se que fue por algo, y para
cubrirme las espaldas traje a Sophie para que tu mama piense que ando con ella, y
como ella sabe que tenemos que mantener lo nuestro en secreto aceptó ayudarme,
dijo con una pequeña sonrisa.

Y: Ajap…

L: Y te llamé para decirte mi plan pero no pude comunicarme contigo mi amor, dijo
haciendo un puchero y acurrucándose en brazos de la morena.

Y: Ay len… casi me muero al verte ahí con ella te lo juro, susurró abrazándola fuerte.

L: Lo supe por tu cara… pero por que no aparecías?

Y: Bueno es que luego del problema del otro día a Párviz le dio por irse a la casa de
campo otra vez y bueno…

Al escuchar eso la pelirroja se separó del abrazo de la morena

L: Te fuiste con él?

Y: Y con los niños amor…

L: Tu… la pelirroja quería preguntarle si se había entregado nuevamente a él, pero no


podría con la respuesta si era afirmativa, así que prefirió dejarlo… de acuerdo Yul, es
mejor que bajemos o notaran algo, dijo para darse la vuelta y salir de la habitación.

Yulia sabía lo que le iba a preguntar la pecosa, pero agradeció que no lo hiciera. No le
mentiría pero no quería hacerle más daño. Era mejor dejar las cosas así. Al rato bajó y
se fue junto a Párviz, de lejos podía ver como la pelirroja reía con aquella castaña… se
moría de los celos por no ser ella la responsable de esas sonrisas, por no poder estar
junto a esa pecosa tomando su mano y diciéndole que la amaba. Trataba de
controlarse pero ver como la chica colocaba una de sus manos en el muslo de Lena la
hizo rabiar. Se separó de Párviz y se dirigió discretamente a aquel par que parecía
absorto en otro mundo.

Y: Interrumpo? Preguntó para llamar la atención de las chicas

L: Yul… no para nada, mira ella es Sophie, Sophie ella es Yulia

S: Mucho gusto, dijo extendiendo su mano para saludarla


La morena solo se le quedó viendo fríamente. No correspondió el saludo, simplemente
hizo un gesto de hola con su cara y se limitó a hablarle a la pelirroja.

Y: Necesitamos discutir algunas cosas de la banda, llámame mañana, yo voy a


descansar porque tengo mucho sueño, así que hablamos, dijo y se retiró

L: Yulia… Lena trató de llamarla pero ya se había ido hacia las escaleras…

S: Lo siento len, creo que no le agradó vernos juntas

L: Es que es una celosa, le conté todo y aun así mira como se pone… es una niña
grande por dios…

S: Tal vez sea mejor que me vaya…

L: Nos vayamos querrás decir, porque no pienso quedarme aquí, ven te llevo a casa.

La pelirroja se despidió de Larissa de la manera más cordial que su estómago le


permitía fingir, y se retiró con Sophie. La llevó hasta su casa y se despidió de ella. Al
llegar a su casa le mandó un mensaje a la morena que decía lo siguiente:

Msj len: Eres una tonta Yul, te dije como era todo. No tenías que reaccionar así. Te
quiero ver. Escríbeme.

Mandó el texto y se acostó a dormir. Por su parte la pelinegra leía el mensaje y se


sentía realmente tonta. Lena había hecho todo por ella, lo había soportado todo y le
había perdonado todo, y ahora que necesitaban trabajar juntas para lograr pasar todo
eso ella simplemente actuaba como una adolescente celosa.

Y: Lo siento pecosa es que te amo tanto len, y temo perderte para siempre, pensaba
Yulia antes de quedarse profundamente dormida.
Al día siguiente la morena apenas se despertó le pidió a su madre que cuidara a sus
pequeños porque ella necesitaba arreglar un asunto de la banda en las oficinas y no
podía esperar. Párviz se había ido muy temprano así que no tuvo que dar muchas
explicaciones. Salió a casa de los padres a la de la pelirroja y tomó aire antes de tocar
la puerta.

I: Yulia… que sorpresa tenerte por acá

Y: Hola Inessa, yo vine a ver a Lena… será que podrías llamarla por favor?

I: Por supuesto, pero pasa anda.

Ambas mujeres entraron a la casa. Inessa sabía que las cosas entre esas dos iban
tomando su curso, pero necesitarían un empujoncito para lograrlo.

I: Yulia de hecho me agarraste de salida, por que no vas a la habitación de Lena y


hablas con ella. Recuerdas donde es no? Dijo esto en un tono diferente. Esto hizo que
la pelinegra se avergonzara inmediatamente, sabía porque lo decía.

Y: Si lo recuerdo Inessa, gracias jejeje. Se despidió y subió a la habitación de la


pelirroja. Tocó pero al no recibir respuesta decidió entrar. La habitación estaba en
penumbras y apenas podía distinguir los objetos por una leve luz que provenía del
baño. Escuchaba el agua caer. La pecosa estaba tomando una ducha. Tenía ganas de
entrar y hacerla suya hasta perder el conocimiento, pero su actitud del día anterior le
impedía moverse y hacer algo. Se sentía estúpida por como había actuado, así que
daría un paso a la vez.

Vio a su alrededor y recordó las veces que había estado en esa habitación. Jugando,
hablando, riendo, llorando, amando… tantas cosas con aquella mujer que le robaba el
aire a cada minuto. Lena era sin duda la pieza clave en su vida, porque a pesar de
adorar a sus hijos, sabía que no resistiría pasar su vida lejos de aquella mujer que
hacía que sintiera que todo valía la pena. Estaba pensando en esas cosas cuando sintió
que la habitación se iluminaba más. Al darse la vuelta su vista se encontró con la de
una sorprendida pelirroja. Lena estaba cubierta por una diminuta toalla, que apenas
cubría lo necesario, y su cabello estaba mojando la piel de sus hombros. Yulia quedó
impactada con esa imagen, tan sensual e inocente a la vez. Quiso decir algo, pero
parecía que ya no coordinaba las palabras necesarias para formar una oración
coherente.

L: Yul… que haces aquí?

Y: Len yo… siento haber actuado así ayer, es que me dan celos no poder ser la que
pone una sonrisa en tus labios o a la que tocas mientras conversas de cualquier cosa,
dijo sintiendo como sus ojos se humedecían

L: Yul… mírame, dijo mientras se situaba ante la morena y la veía a los ojos… yo te
amo y nada más pensar en ti hace que sonría, que me sienta feliz, que quiera hacerlo
todo. Así que no tienes porque estar celosa de alguien más amor…

Y: Soy una tonta len… siempre te hago daño… a veces pienso que es un error que
estés cerca de mi, eres demasiado buena para estar conmigo… dijo con una sonrisa
amarga

L: No vuelvas a decir eso me oíste, eras, eres y serás lo mejor que me ha podido pasar
Yulia Volkova, y ahora se que esas ideas las metieron en tu cabeza pero te amo y no
hay nada mejor en este mundo que sentir que correspondes mi amor.

Y: Por que dices que metieron eso en mi cabeza?

L: Porque mi mama me contó todo Yul… que ella habló contigo, las presiones de ella y
de tu mama, lo que pasó con Vika, y además… ella me contó algo que tu no sabes Yul

Y: Len… no se que decirte, pero que es eso que no se?

L: Párviz no es una casualidad en tu vida Yul… él y tu mama son mmm… aliados?

Y: Lo se len…

L: Lo sabes? Como que lo sabes? Dijo alterándose

Y: Hace unos meses los escuché hablar, y se referían a un plan que no podía fallar.
Luego estuve más pendiente y hace unas semanas supe que mi madre era la
informante y colaboradora número 1 de Párviz. Por eso él siempre supo que hacer y
como para conquistarme.
L: Pero porque no me dijiste nada?

Y: Porque a penas hace poco que estamos retomando esto o no… y no iba a llegar a
decirte eso de una vez, no sabría como reaccionarías, yo misma apenas me contuve…
y solo quería estar contigo len…

L: Entonces sabes que te embarazó a propósito…

Y: Que?

Yulia pensó que había escuchado mal a la pelirroja, pero después de todo lo que había
pasado no era sorprendente que eso pudiera suceder.

L: Yul…

Y: Tranquila pecosa… no me sorprende. Pero no vine a hablar de eso, solo quería


pedirte disculpas por mi actitud infantil.

L: Mi amor…

No terminó de decir más nada porque la pelinegra eliminó la distancia que quedaba
entre ellas y la besó. Fue un beso lento y dulce. Estaban dándose tiempo para volver a
memorizar esos labios que tanto amaban. Las manos de la ojiazul empezaron a jugar
sobre la toalla que cubría a la pecosa, y en menos de un minuto fue a dar al suelo. La
pelinegra se separó de la ojiverde y dirigió su mirada a su cuerpo, esbozó una sonrisa
y se acercó a besarla nuevamente. Las manos de Lena empezaron a desvestir a la
morena rápidamente, y ambas terminaron sobre la cama. Sus caricias eran
desesperadas al principio, pero poco a poco recobraron la calma y empezaron a
amarse. Sus cuerpos volvieron a convertirse en uno mientras se arrancaban el alma
con la piel. Estuvieron haciendo el amor toda la mañana hasta que se sintieron plenas.

Y: Había olvidado lo bien que se siente hacer el amor con la persona que amas…

L: Bueno si… esta es la segunda vez que lo hacemos en mucho tiempo…

Y: Con segunda vez te refieres a día no? Porque entre esta vez y la otra van como
veinte veces jejeje

L: Yul!sabes que no me refiero a eso… jejeje

Y: Me encanta ponerte así, toda rojita. Te ves tan dulce y sexy a la vez… dijo en forma
maliciosa mientras la volvía a besar

L: Yul… espera, no he comido nada y creo que me desmayaré si lo hacemos de nuevo…


decía entre suspiros porque Yulia ya empezaba a recorrer sus piernas

Y: Si te desmayas yo te reanimo mi amor… no te preocupes jejeje.

Las chicas seguían inmersas en su mundo, besándose. Hasta que la puerta llamó su
atención. Alguien tocaba.

L: Si? Dijo Lena


I: Hija, saldré un momento con tu hermana. Volveremos tarde así que no nos esperes
para comer. Nos vemos en la noche… ah despídeme de Yulia. Un beso

L: Ok mami…

Y: Dios… a tu madre le ha dado por avergonzarme ahora jejeje

L: Bueno es que tu también te ves toda bonita cuando te sonrojas jejeje

Y: Si si si… no te metas conmigo pecosa mira que vas a perder

L: Contigo, pierdo encantada Yulia… dijo en un tono sensual, le dio un beso en los
labios y luego se levantó

Y: Lena!no hagas eso…

L: Lo siento amor… necesito ir al baño, y comer antes de que me desmaye por tu culpa
jejeje

Y: De acuerdo… pero después seguimos, mira que no habrá nadie en todo el día jejeje

L: Dios! Solo piensas en sexo Volkova… gritó desde el baño. Yulia solo sonreía
mientras estaba acostada. Se sentía feliz al estar con esa mujer. Sabía que tratarían
de separarlas pero tal vez existía algo que podía hacer para que eso no pasara. En
algunos momentos había pensado en que Párviz no estaba metido en cosas totalmente
legales, y tal vez si encontraba pruebas de eso él la dejaría en paz y podría estar con
su pelirroja en calma, aunque eso si… bien lejos de su madre, ya sabía que era capaz
de absolutamente todo.

Pasaron el día en casa de la pelirroja. Ambas comieron y luego siguieron amándose


una y otra vez. Se sentían en el cielo finalmente. La morena le comentó a Lena sus
ideas sobre Párviz y todo lo que implicaría poder descubrirlo.

L: Yul, pero eso no me agrada y si trata de lastimarte… no podría soportar eso

Y: No lo hará amor… confía en mi si?

L: Bueno, pero promete que tendrás mucho cuidado

Y: Lo prometo! Ahora debo irme… tengo que buscar a Vika y a sam donde mi madre

L: Mmm… te voy a extrañar

Y: Y yo a ti… pero ya mañana tenemos que ir a las oficinas y en una semana salimos
de gira, y estaremos nuevamente tu y yo solas pecosa… dijo para darle un beso. La
morena se arregló y la pelirroja la acompañó hasta la puerta. Una vez ahí se
despidieron con un pequeño beso, Lena entró y Yulia se dirigió a casa de su madre. Lo
que ninguna sabía es que alguien las estaba observando con mucho detalle.

P: Ahora si lenita… tu lo quisiste, esto no se quedará así.


Párviz había presenciado ese beso. Él sospechaba que algo sucedía nuevamente entre
esas dos chicas, pero lo comprobó ese día. Había seguido a Yulia desde que salió de
casa de su madre y la esperó afuera de la casa de la pelirroja por horas, incluso vio a
la mama de Lena y a su hermana salir. Sus celos aumentaban cada vez más. La noche
anterior vio a la pelirroja meter a la morena en una habitación y salir a los minutos.
Además notó los celos de Yulia al ver a Lena con la otra chica. Ahora que había pasado
casi todo el día en esa casa sus sospechan se confirmaban. Sabía que Yulia estaba
buscando algún motivo para abandonarlo, pero antes de que lo hiciera la lastimaría
donde más le dolía: La pelirroja. No usaba a sus hijos porque él amaba a samir, y Vika
también se había ganado su amor en ese tiempo. Pero Lena… ella era otra historia. No
entendía que tenía ese mujer que tenía deslumbrada a Yulia.

P: Pero ya lo sabré… muy pronto linda pelirroja… dijo y se retiró a su casa. Sabía como
hacer caer a la pelirroja, la lastimaría tanto que no le quedarían ganas de estar con
Yulia, ni con nadie más.
Las semanas pasaron y las chicas seguían viviendo su romance a escondidas. Se
encontraban cada vez que podían y se amaban hasta desfallecer. Habían encontrado el
placer de hacer el amor en lugares inusuales, en cualquier esquina, en alguna oficina,
la casa de la pecosa… cualquier lugar era bueno a la hora de estar juntas. Inessa sabía
todo lo que estaba sucediendo entre esas chicas y sabía que era solo el primer paso
para que ellas estuvieran juntas definitivamente. Por su parte Larissa, empezaba a
sospechar algo porque veía a su hija inusualmente feliz. Había hablado con Párviz y el
chico le dijo que no tenía de que preocuparse, todo estaba bajo control.

P: La tienen bien vigilada entonces? Preguntó Párviz a dos tipos que no se veían de
mucha confianza.

C1: Si… sabemos cada paso que da… pero mantenemos la distancia como pidió…

P: De acuerdo… actuaremos pronto no se preocupen por eso… ahora desaparezcan

Mientras Párviz se encontraba con esos hombres, Lena y Yulia se encontraban con Vika
y sam en la casa que había comprado la morena, su refugio como lo llamaban ambas.

V: Mami y por que no nos quedamos a vivir aquí los cuatro? Preguntaba Vika quien se
encontraba en brazos de la pelirroja mientras estaban sentados en el jardín

Y: Bueno… tal vez pronto lo hagamos mi amor, dijo mientras mecía a un dormido sam
y veía a la pelirroja a los ojos.

V: Siii! Así estaré contigo y con mi mami Lena siempre, dijo con mucha alegría

Y: Mami Lena?

V: Sip… le pregunté y me dijo que podía llamarla así jejeje

L: Así es Yul… además yo amo a esta preciosura como si fuera mi hija, dijo mientras le
hacía cosquillas a Vika y ambas reía.

Yulia no podía hacer otra cosa sino estar embobada con ese cuadro. Lena era la mujer
perfecta y después de tanto seguía aun con ella. Se sentía feliz y estaba decidida a
arriesgarlo todo por esa pecosa que la llenaba de vida.
Y: Pues si… sin duda son como madre e hija jejeje… bueno señorita es hora de su
siesta

V: Mami no!

Y: Sip… mira tu hermano ya se durmió

V: Pero es porque es pequeñito y siempre tiene sueño o hambre jejeje … yo ya no soy


pequeñita

L: Vamos preciosa… si te duermes al despertar haremos unas deliciosas galletas te


parece?

V: Siiii! Así si me gusta dormir jejeje, dijo eso y entró a la casa corriendo hasta su
habitación

Y: Dios… tienes un toque con los niños que bueno… menos mal, por lo menos a una de
las dos le harán caso jejeje, dijo mientras se ponía de pie con sam en los brazos.

L: Pues aunque no lo creas… ella te obedece mucho, solo que le gusta hacerse la
rebelde a veces para parecerse a ti jejeje, dijo mientras se acercaba y le daba un beso
en los labios cuidando no lastimar a sam

Y: Dios! Espero que no se le ocurra imitarme… ojala eso lo haga contigo

L: Ay Yul, si dices cosas a veces jejeje…

Ambas entraron y recostaron a samir. Cuando fueron a ver a Vika, estaba ya se


encontraba dormida. Se quería hacer la dura y seguir jugando pero en realidad estaba
muy cansada. Ambas fueron a su habitación y empezaron su juego nuevamente.

L: Yul para… con los peques cerca mejor no controlamos un poco, dijo entre gemidos
al sentir a la pelinegra recorriendo su pecho con sus labios

Y: No puedo len… no puedo parar, necesito sentirte a cada segundo, dijo eso y recostó
a la pelirroja en la cama. Le quitó la ropa rápidamente y empezó a recorrer su pecoso
cuerpo suavemente. Alternaba sus manos y sus labios para besar ese cuerpo que tanto
adoraba. Sentía la respiración de la ojiverde redoblarse y hacerse cada vez más fuerte.
Estaba descendiendo por sus piernas, cuando sintió que Lena la jalaba… la volteó y se
subió sobre ella… empezó a desvestirla lentamente y a recorrer centímetro a
centímetro ese cuerpo. Yulia se sentía extasiada, saber que los labios que recorrían su
piel eran los de la pelirroja le hacía perder la razón… y más cuando la sintió perderse
en sus piernas y empezar a bebérsela… sujetaba el cabello de la pelirroja y la juntaba
más a su cuerpo abriendo sus piernas para darle mayor cabida a la pecosa… sintió
como la excitación se apoderaba de su cuerpo y un corrientaza recorría su piel… estaba
a punto de llegar y no había pasado mucho tiempo… la pelirroja causaba en ella tantas
cosas que un día pensó que tendría un orgasmo de tan solo verla y sentirla cerca… la
ojiverde sintió el orgasmo de Yulia en su boca y la besó hasta sentir que la morena
tenía un nuevo orgasmo… luego Yul la volteó y se posicionó sobre una húmeda
pelirroja… deslizó sus expertos dedos por su entrepierna y penetró a Lena
rápidamente… empezó un movimiento rápido y desesperado… ambas movían sus
caderas y sentían el roce de sus cuerpos… Lena estaba disfrutando de eso a más no
poder… moría por sentir a Yulia dentro de ella… estuvieron en ese vaivén hasta que la
pelirroja tuvo un orgasmo… pasado los minutos recuperaron energías e hicieron el
amor por un par de horas más…

L: Sabes… a veces pienso que no te cansas… dijo mientras estaba recostada sobre el
desnudo cuerpo de la pelinegra

Y: Yo? Len… eres tu la que a veces parece medio ninfómana jejeje

L: Yul! Claro que no jejeje… es que tu me pones así, me pegas tus ganas y me
descontrolo pues…

Y: Si… quien te viera pecosa… tan santita que te ves jejeje

L: Ya Yul párala… jejeje

Y: Pero si hace rato lo que menos querías era que parara jejeje

L: Contigo no se puede jejeje… mejor vamos a ducharnos y vestirnos antes de que se


paren los peques

Y: Lo que usted diga bella dama, dijo parándose y haciendo una reverencia

L: Si eres payasa… dijo al pararse y darle un beso para luego salir corriendo hacia el
baño. Se ducharon y salieron al rato. Vika estaba despertando cuando ellas entraron a
la habitación…

L: Lista para hacer galletas?

V: Sii! Dijo terminando de despertar al oir aquellas palabras y abrazando a la pelirroja


quien la cargó y la llevó hasta la cocina. Pasaron el resto del día ahí jugando,
cocinando, amándose y al anochecer regresaron a ese mundo de fantasía que habían
creado para el resto del mundo.

Yulia entró a su casa y no vió a Párviz.. dejó a sus hijos en sus respectivos cuartos y
fue a darse una ducha. Se acostó feliz pensando en el maravilloso día que había
pasado con sus tres amores. Por su parte Lena llegó a su casa y todos dormían, entró
a su habitación y soñó con esa mujer que le robaba el alma… ahora si estarían juntas y
ella lo sabía.

Habían pasado varios días y Párviz había decidido actuar. Ese día que pasaron en la
casa de campo fue la gota que derramó el vaso… él estuvo ahí y vio como la morena
compartía algo que debía ser para él con esa mujer pelirroja… pero lo pagaría caro.
Aquel día las chicas habían quedado en salir. Párviz lo sabía porque había escuchado a
la morena hablar por celular con Lena. Tenía a sus hombres vigilando a la pelirroja y él
estaba fuera de casa pensando que hacer. Los chicos lo llamaron y le dijeron que la
pecosa estaba con su madre. Al entrar a la casa vió a Yulia tratando de comunicarse
con Lena sin éxito… estaba desesperada. Supo que ese era su momento de actuar. A
las horas puedo comunicarse con Lena y cuadró el lugar del encuentro. En ese
momento Párviz entró en acción

P: Hola amor…

Y: Hola… pensé que no estabas


P: Acabo de llegar… por cierto vi a Lena, la iba a saludar pero se fue rápido

Y: La viste? Donde… preguntó fingiendo que no le importaba

P: Pues estaba con la chica que fue el otro día a casa de tu madre… las iba a saludar
pero se veían muy… mmm cariñosas y ocupadas y luego se fueron y no la saludé

La morena se puso pálida al escuchar eso. Sería posible que eso fuera verdad?la
pecosa le dijo que estuvo con su madre, pero si era así porque no atendía el
celular?lena dijo que lo había olvidado en casa… pero era mucha casualidad… y si en
verdad había visto a esa chica… tenía un millón de dudas en la cabeza. Estaba tan
consternada que solo pudo irse a la sala y sentarse. Su mayor temor era perder a Lena
por cualquier causa… quizás después de tanto daño que le había hecho, la pelirroja
podía querer vengarse de ella… y todo era un truco para después dejarla y hacerle
sentir todo el dolor que ella había vivido esos años… una idea tras otra y copas de
alcohol tras otra… la morena olvidó su cita con Lena y se entregó a una fantasía que
nacía en la manipulación de su ahora novio.

Por su parte Lena llevaba veinte minutos en aquel parque que tantos recuerdos le traía
a ambas esperando a Yulia. La había llamado pero le caía la contestadota. Párviz había
apagado el cel cuando Yulia salió del cuarto. Ahora la pelirroja se disponía a llamar a
casa de la morena, pero justo cuando marcaba el número sintió una mano que tapaba
su boca fuertemente con una especie de trapo y se sintió desvanecer. Los hombres
montaron a la pelirroja en una camioneta y la llevaron a una vieja bodega. Al llegar,
bajaron a la pelirroja le quitaron su ropa dejándola solo en ropa interior. A los minutos
ataron sus manos a una cuerda que estaba sujetada a una grúa en el techo, y la
despertaron arrojándole un balde de agua fría. La pelirroja despertó sobresaltada… vio
a su alrededor y se dio cuenta que estaba en una especie de bodega abandonada y no
tenía ropa. Estaba aterrada no sabía que pensar… por que estaba ahí, donde estaba
Yulia, le habían hecho lo mismo y por eso no llegó a su cita?estaba confundida con
todo eso hasta que escuchó una voz…

P: Así que por esto es que mi prometida se revuelca cada vez que puede contigo… dijo
Párviz dejándose ver y acariciando uno de los senos de la pelirroja sobre la tela

L: Tu? Suéltame… eres un imbécil, como te atreves a hacerme esto gritaba la pelirroja
hasta que sintió un fuerte golpe en su mejilla derecha cosa que la impactó y aterró

P: No hablaras al menos de que yo lo diga… es más solo abrirás esa boquita para una
sola cosa, dijo con una mirada lasciva… en realidad eres una belleza… ahora entiendo
por que Yulia se acuesta contigo cada vez que puede… pero lo que es de ella es mio
no?creo que aplicaré eso ahora… dijo y se acercó a la pelirroja mientras rasgaba su
sostén…

Por su parte Yulia luego de pensar mucho decidió que lo mejor era hablar con la
pelirroja. La llamó pero no atendía. Fue hasta el lugar del encuentro pero la pelirroja
no estaba. Decidió ir hasta casa de la pecosa pero al verla llegar sola, Inessa se
preocupó

Y: Hola Inessa, está Lena?

I: Creí que estaba contigo Yulia… esta tarde me dijo que se verían en la noche
Y: Estuvo contigo toda la tarde?

I: Así es, ella salió hace varias horas, no estaba contigo? Preguntó ya algo preocupada

Y: Es que… se me hizo tarde y cuando fui ya no estaba y la llamé y su celular está


apagado…

I: Dios Yulia, donde está mi hija?

Y: No lo se… recordó que Párviz le había dicho lo de Lena y sophie… pero tengo una
idea, te llamo cualquier cosa Inessa, avísame si sabes algo de ella, dijo salió corriendo.
Se dirigió a su casa pero al llegar no encontró a Párviz. La ama de llaves le dijo que
había salido horas atrás y no había dicho nada.

Y: Que no sea lo que estoy pensando dios… por favor, se decía a si misma la
pelinegra…

Por su parte Párviz se encontraba ante una pelirroja totalmente desnuda y golpeada.
No sabía que le daría más placer… si hacerla suya o matarla, por eso por ahora solo la
tenía así… a su merced, sometida a cualquier deseo que a él se le ocurriera…

P: Si te alejas de Yulia… esto se acaba aquí, y te dejo ir de acuerdo?

L: Nunca imbécil, susurró Lena con las pocas fuerzas que tenía. Párviz se molestó más
y antes de golpearla se detuvo.

P: De acuerdo lenita… tu lo quisiste. Ahora sabrás por que Yulia prefirió estar conmigo
que contigo durante tanto tiempo. Desátenla y llévenla a la habitación, le ordenó a los
hombres mientras escuchaba como la pelirroja gritaba y maldecía.

L: Noooo… déjenme… nooo… Yuliaaaa, gritó con todas sus fuerzas antes de que se la
llevaran.
En ese momento Yulia sintió que su corazón se detenía. Sabía que algo le estaba
sucediendo a su pecosa en ese instante… podía sentirlo en el fondo de su corazón.
Llamó a todos los que conocía pero nadie sabía algo sobre Párviz. Entonces fue al
garaje y se dio cuenta que se había llevado su camioneta, y esta tenía un GPS
incorporado. Llamaría a la policía y reportaría el robo del vehículo, al buscarlo
ubicarían a Párviz, y si él tenía a Lena, también a ella. Tomó el teléfono y marcó el
número de un policía que conocía. Inmediatamente movilizaron todos sus equipos y
ella le explicó la situación. Rastrearon la camioneta hasta un lugar abandonado, y se
dirigieron para allá.

Al llegar al sitio Yulia quiso entrar de primera, pero los agentes no la dejaron. Afuera
estaba la camioneta estacionada. Un equipo especial entró a la fuerza y empezó a
requisar el lugar. Se toparon con los dos cómplices de Párviz y al oponer resistencia los
hirieron. Siguieron buscando hasta que encontraron una habitación cerrada con llave.
Derrumbaron la puerta y al entrar encontraron a una pelirroja aterrada, acurrucada
contra una esquena. Estaba desnuda y golpeada. Cuando los agentes trataron de
sacarla ella no permitió que se acercaran a ella. Estaba llorando y gritando de forma
descontrolada. Uno de los oficiales fue a pedir ayuda médica y Yulia escuchó que
habían encontrado a una pelirroja encerrada en una habitación y que no dejaba que se
le acercaran. Al escuchar eso Yulia entró corriendo en busca del cuarto. Cuando entró
quedó impactada al ver a su pecosa en ese estado. Empezó a acercarse lentamente, y
la llamó. Lena al escucharla volteó y se aferró a Yulia en un abrazo de amor, desespero
y necesidad…

Y: Estoy aquí mi amor… tranquila por favor, susurraba la morena al oído de una
espantada pelirroja. Lena temblaba en sus brazos, y no decía nada. Uno de los agentes
se acercó y puso una frazada sobre ella. Yulia la cubrió por completo y la sacó de ahí.
La pecosa estaba sumergida en otro mundo solo se dejaba llevar por Yulia. La subieron
a una ambulancia y la llevaron al hospital. Al llegar una doctora la recibió y dijo que
revisaría a la pelirroja. Pero ella no parecía dispuesta a separarse de Yulia.

Doc: Senotira Katina, le prometo que será lo más rápido posible y no le haremos
dano… la senorita Volkova estará afuera de la habitación

Y: Si len… necesitas que te revisen y curen mi amor… después nos iremos tu y yo a


casa… dijo viendo a la pelirroja a los ojos y acariciando su rostro. Ese bello rostro que
tanto amaba, y que ahora mostraba signos de maltrato y violencia… hasta donde había
sido capaz de llegar Párviz?la respuesta a esa pregunta la aterraba.

La doctora hizo una revisión completa y minuciosa. Por fin logró que la pelirroja
contestara sus preguntas, le aplicó un calmante y la dejó dormir. Al salir se encontró
con una desesperada Yulia

Y: Como está doctora?

Doc: Bueno… tiene varios golpes pero no son graves, con reposo y cuidado en un par
de semanas estará bien

Y: Dios… y alguien… alguien abusó de ella?

Doc: Mira Yulia, físicamente no llegaron a ultrajarla del todo… pero el hecho de que la
desnudaran, golpearan y humillaran es algo que tiene a Lena en una especie de
shock… apenas y me respondió… quitando el hecho de que no quería que nadie la
tocara…

Y: Entiendo… puedo verla?

Doc: Por ahora está dormida, pero puedes pasar y quedarte con ella… le hará bien
verte ahí cuando despierte, está muy alterada y asustada

Y: Gracias doc… muchísimas gracias…

Yulia entró a la habitación y sintió como su corazón se contraía dentro de su pecho.


Jamás pensó ver a su pelirroja en ese estado, se veía tan indefensa y vulnerable. No
entendía como Párviz había sido capaz de dañarla de esa manera. A ella que era un
angel… lo mataría apenas lo tuviera al frente. Se acercó a la cama y se sentó junto a
Lena sujetando delicadamente su mano. La respiración de la ojiverde era tranquila, el
sedante había cumplido su función a cabalidad. Yulia solo podía verla y sentirse
culpable por el estado en el que se encontraba la pecosa, si no fuera por ella… bueno
ahora se encargaría de que Lena se recuperara y no se separaría más de ella. Estaba
contemplándola cuando sintió que la puerta se abrió. Era Inessa junto a Sergei y katia.
La madre de la pecosa se acercó a ella y la abrazó. Luego se volteó hacia Yulia.
I: Que pasó Yulia? Me llamaron pero no quisieron decirme más nada

Y: Inessa… fue… fue Párviz. Él la secuestró y le hizo esto, dijo con sintiendo como las
lágrimas empezaban a salir de sus ojos…

I: Ese ****… le hizo algo más a mi hija?

Y: No… solo la golpeó.

Yulia omitió en ese momento el detalle de que encontraron a la pelirroja desnuda. No


quería que se sintiera peor y por eso prefería que fuese ella quien se lo contara a
Inessa si lo deseaba.

I: Mi pequeña… se ve tan indefensa…

Una enfermera entró y les dijo que Lena necesitaba reposo. Solo podría quedarse una
persona con ella. Inessa pensaba que Yulia le pediría que la dejara quedarse, pero no
fue así. La morena dijo que la supliría en un par de horas, pero que por el momento
debía salir a resolver un asunto. En ese momento todo se aclaró para la mama de la
pelirroja: Yulia iría tras Párviz. Sabía que no podía detenerla, así que solo le pidió que
se cuidara. La morena se acercó a la pelirroja, besó sus labios y salió del lugar.

Al estar en su auto llamó al detective. Luego de un rato terminó la llamada. Aun no


sabían nada sobre Párviz. Empezó a pensar en que sitios podrías esconderse, y pensó
en un millón de lugares. Sin embargo, luego de un momento hubo uno que se le vino a
la cabeza.

Y: Espero estar equivocada, se dijo así misma y llamó al detective para indicarle una
dirección en la que podría estar Párviz. Al cabo de unos minutos ella misma llegó a ese
lugar. Salió del auto y se dirigió a la casa. Al estar en la puerta utilizó un duplicado de
la llave que siempre llevaba consigo.

Y: Mama… estás en casa?

Yulia no recibía respuesta. Solo podía pensar en sacar a sus hijos de ahí. Subió a la
habitación y los encontró durmiendo. Vistió a Vika y a sam a toda prisa y se dirigió a
las escaleras. Cuando iba a bajar vio que su madre subía.

La: Yulia… a donde llevas a mis nietos?

Y: No te metas madre… es mejor que te apartes de una buena vez

La: No Yulia… ellos se quedan aquí

Y: Ah si… y como vas a evitarlo?

P: Lo evitaré yo Yulia, dijo Párviz al salir de una habitación

Al verlo la morena sintió su sangre hervir. Quería matarlo por haber lastimado a Lena.
Pero tenía a sam en brazos y a Vika agarrada de la mano
P: Como está lenita?sin duda es una mujer muy apasionada… ya se porque te vuelve
loca

Y: Eres un… se contuvo al sentir la manita de Vika apretarla… no le hiciste nada, eres
tan poco hombre que no eres capaz de hacer algo porque te lo ganas tienes que forzar
o engañar a la gente… pero aun así no pudiste hacerla tuya imbécil.

Luego de decir eso empezó a bajar las escaleras otra vez. Párviz se acercó a ella pero
cuando estaba por tomarla por un brazo escuchó unas patrullas. Se quedó paralizado
porque sabía que venían por él. Trato de escapar huyendo por las escaleras hacia la
parte trasera de la casa. Sin embargo, cuando salió ya había unos agentes esperándolo
por ese lado. Sacó un arma que tenía escondida y empezó a dispararles. Ninguno de
sus tiros dio en el blanco, pero el de un oficial logró acertar su pecho, y lo dejó
agonizando.

Los agentes entraron a la casa y encontraron a Yulia con sus hijos y a Larissa. Los
agentes aseguraron todo, y le informaron a Yulia que Párviz había muerto. Entre todo
ese revuelo Yulia se acercó a su madre.

Y: No diré que ayudaste a Párviz… pero de ahora en adelante te quiero lejos de mi, de
mis hijos y de todo lo que amo… dijo antes de empezar a caminar

La: No puedes hacerme esto, dijo alterada

Y: Que no… observa, y si no quieres terminar en prisión mejor déjame tranquila…


madre

Luego de que dijo eso la morena salió de la casa. Quería estar con su pelirroja pero
debía hacer algo con sus hijos. Entonces recordó a maya. Sabía que la chica siempre
estaba dispuesta a ayudarlas a Lena y a ella. Llegó a su departamento.

M: Yul? Que haces aquí a esta hora? Y con tus hijos, dijo una confundida maya al ver a
la pelinegra con sam en brazos y Vika agarrada de su mano.

Y: Si me dejas entrar te explicaré todo

M: Claro pasa Yul

Las chicas entraron. Acomodaron a los peques en una de las habitaciones y salieron a
conversar. Yulia le contó todo lo sucedido a maya quien casi se desmaya al escuchar
eso. Su amiga estaba en el hospital luego de tantas cosas terribles.

Y: Y bueno quiero ir a verla… pero no puedo llevarme a los peques

M: Tranqui Yul… los cuidará esta noche no te preocupes

Y: Gracias eres un sol… nos llamamos cualquier cosa

Yulia salió corriendo al hospital. Al llegar vio a Inessa junto a Lena. Se acercó a ambas

Y: Si quieres puedes irte a descansar Inessa

I: Tu eres la que deberías descansar… que hiciste Yulia?


Y: Fui por mis hijos… ya la policía se encargó de Párviz… no molestará más… los
amenazó con un arma y bue…

I: Oh dios… pero todos tenemos lo que merecemos. Y donde dejastea los niños?

Y: Los dejé con maya…

I: Bueno iré por ellos en la mañana y los llevaré a mi casa de acuerdo?

Y: Gracias Inessa… sería genial si hicieras eso, dijo mientras veía a Lena y acariciaba
una de sus manos

I: Estará bien Yulia… más si tiene a ti a su lado…

Y: Eso espero en serio…

Ambas pasaron la noche junto a la pelirroja. En la mañana Lena abrió los ojos y
empezó a enfocar lo que tenía alrededor. Se asustó un momento cuando sintió a
alguien agarrando su mano. Al ver que era Yulia se calmó. Su pequeña morena estaba
junto a ella. Las promesas de Párviz de lastimarla si seguía junto a ella no se habían
concretado. Empezó a acariciar el cabello de la morena que se encontraba recostada
en la cama, con la mano que le quedaba libre. Yulia al sentir eso despertó
rápidamente. Fijó su vista en la pecosa y sonrío

Y: Len…

L: No digas nada… ya pasó Yul… solo dime que no te irás más de mi lado, decía con
lágrimas en los ojos…

Y: Más nunca mi amor… ahora más que nunca estaremos juntas… te lo prometo

La pelinegra se acercó a Lena y la besó. Fue dulce y lento el beso… pero seguro y lleno
de esperanza.

Y: Sabes… ahora seremos solo los peques tu y yo… más nadie… estaremos juntas len

L: Y… Párviz?

Y: él ya no está… digamos que pagó lo que hizo…

L: Eso quiere decir que podré ser la señora Volkova en algun momento?

Y: Eso quiere decir que ya eres la señora Volkova pero si lo quieres así mejor… dijo
Yulia viéndola tiernamente a los ojos y sujetándole las manos… Elena Katina… te
quieres casar conmigo?

L: Por supuesto que si Volkova! Dijo y la besó nuevamente…


Habían pasado varios días y la pelirroja seguía en el hospital. Yulia se había encargado
de borrar el daño hecho por Párviz con su amor, sus besos, su comprensión. Podría
soportar cualquier obstáculo con esa y por esa mujer. Valía la pena cualquier cosa,
cualquier reto por ella.
Esa mañana no podía dejar de pensar en eso y que le darían de alta y eso la tenía muy
emocionada. Por su parte Yul había dejado a los peques con Inessa y había ido a
recoger a la pecosa. A esa pelirroja que se había robado su corazón desde que eran
unas niñas. Ella que le había enseñado el verdadero sentido de la vida, y por la que
daría hasta lo que no tenía por verla feliz en todo momentos, y a toda costa. Al llegar
al hospital vio a Lena conversando con el doctor y con su amiga maya.

Y: Hola amor, dijo Yulia entrando y acercándose para besar a la pelirroja

L: Hola lobito… como estás?

Y: Bien ahora que te veo y que se que te dejaran salir de aquí finalmente jejeje

L: Ay Yul jejeje… se que no te gustan los hospitales, gracias por haberte quedado
conmigo todos los días

Doc: Bueno señorita Volkova, ahora lo que tendrá es que cuidarla en casa

Y: No se preocupe doc, que esta hermosísima mujer estará muy bien cuidada jejeje…
está en excelentes manos

M: Eso es lo que me preocupa jejeje

L: Maya! Por dios que cosas dices jeje

Y: Bueno mucha plática, ya me puedo llevar a mi pecosa doc?

Doc: Si Yulia… solo debe seguir las indicaciones y se repondrá bastante rápido.
Cualquier cosa me llaman o vienen y las atiendo con gusto, que pasen buen día y que
te mejores lena

L: Gracias!

Y: Bueno vamos amor.

Las chicas salieron del hospital lentamente. Maya se despidió de ellas, ya que se iría a
su casa. Yulia conducía lentamente para evitar que Lena sintiera algún dolor. Ella
pensaba que la morena exageraba pero le encantaba que fuera tan cuidadosa y
detallista. Al detenerse a pensar se daba cuanta que Yul siempre había sido así con
ella. A pesar de que estuviese alguna de las dos con otra persona, la morena siempre
la cuidaba y tenía detalles así con ella. Al llegar a casa de la pelirroja, Yulia la ayudó a
bajar. Estaban entrando con calma a la casa cuando unos gritos de felicidad se
escucharon, mientras sentían unos pasos acelerados. Ambas voltearon a ver y vieron a
Vika corriendo a gran velocidad hacia ellas. empezaron a sonreír pero antes de que se
lanzara encima de Lena Yulia cargó a la pequeña.

Y: Amor ten cuidado… Lena está lastimada, dijo mientras abrazaba a su hija y la
acercaba a la pelirroja

V: Solo quiero darle un beso a mi mami Lena mama… es todo jejeje


L: Hola amor, dijo Lena acercándose a ellas y besando a Vika… te he extrañado mucho
sabes?

V: Yo también, pero he jugado mucho con mi abuelita Inessa y mi tía maya jejeje…
ellas me han cocinado bastantes galletas

Y: Dios, unos días conmigo medio lejos y ya tiene toda una familia nueva! Jejeje

L: Pues así es… una familia nueva y nuestra, dijo Lena y se acercó para rozar los labios
de la morena. Al hacerlo pudo escuchar la risita de Vika entre ellas dos

V: Jejeje…

Y: De que te ríes pequeño diablito?

V: Le diste un beso a mi mami Lena mama jejeje

Y: Así es y mejor acostúmbrate a que tu mami bese a tu mami Lena todo el tiempo
amor…

L: Yul! Dijo la pelirroja

Y: Que?

L: Dios no le digas esas cosas a la niña… está muy peque para entender eso

Y: Ella entiende más de lo que crees Len jejej..pero está bien, vamos para que
descanses, vamos a llevar a Lena a su cuarto amor… dijo Yulia y puso a Vika en el
suelo. En ese momento entraba Inessa con sam en sus brazos

I: Hija como estás? Dijo al acercarse y darle un beso

L: Bien mami mucho mejor ahora, dijo mientras veía a Vika que sujetaba su mano y a
Yulia que estaba del otro lado de la niña

I: Si Vika salió corriendo cuando vio llegar el auto de Yulia jejeje… no pude detenerla
porque estaba cambiando a sam

Y: Si, nos dimos cuenta… salió como una rayo corriendo jejeje… pero vamos que Lena
necesita acostarse y descansar para recuperarse pronto.

Todas empezaron a subir las escaleras. Una vez en el cuarto de la pelirroja la morena
la ayudo a acomodarse, y Vika imitaba los actos de su mama. Arreglaba las
almohadas, estiraba la sabana. Lena solo podía sonreír ante ese acto. Le encantaba
ver a esa pequeña junto a su morena. en un momento desvió su mirada hacia su
madre y la vio con sam en brazos. Tal vez por Párviz nunca desarrolló muchos vínculos
hacia el niño, pero él no tenía la culpa de nada. También era un pedacito procedente
de su morena. Merecía su amor, tanto como Vika.

L: Mama, me dejas cargar a samir por favor?

La morena e Inessa se sorprendieron ante la petición. Lena no lo cargaba mucho, y


cuando lo hacía era porque era necesario. Tal vez porque Párviz era muy renuente a
que ella lo cargara también. Antes de esa vez, la oportunidad que tuvo para estar
cerca del niño fue en sus escapadas con Yulia, pero lo hacía mecánicamente, no
pensando en entregarle su amor de madre a sam. Sin embargo, en ese momento se
dio cuenta que todo era distinto. Ahora solo eran Yulia y ella para él y para Vika. Vio a
Inessa acercar al niño hasta ella y lo posó sobre sus brazos. Al tenerlo así Lena se
sintió bien. Era pequeño y delicado. Aunque era bastante despierto. Se parecía a Yulia,
pero no tanto como Vika. La pequeña era un clon miniatura de su morena. pero ahí
estaban… características que denotaban que ese pequeño era de su amor. Sam veía
muy curioso a Lena, su cabello le resultaba fascinante y sus grandes ojos la
detallaban. Ella solo observaba como el niño llevaba sus manitas a su cara y la
acariciaba, parecía que quería grabarla en su memoria con su tacto y no olvidarla
jamás. Era tan dulce esa sensación que se sentía inundaba de felicidad. No importaba
si Párviz había sido su padre, ella amaría a ese bebe con locura, ya empezaba a
hacerlo… era imposible no amar a alguien que provenía de la persona que era el centro
de su existencia. Yulia estaba estática viendo la escena y sonriendo. Sabía que esa
mujer había sido, era y sería lo mejor que podría pasarle a ella y a sus hijos en la
vida… estaba totalmente convencida de eso

Y: Sabes Inessa… Lena y yo hemos decidido casarnos

I: Que? En serio? Preguntó emocionada

L: Así es mami jejeje… dijo viendo a Yulia

I: Bueno entonces hay que empezar con los preparativos de la boda y todas esas cosas

L: No mama jejeje… será algo simbólico

Y: Así es… por ahora preferimos estar así, viviremos juntas como una familia… pero
más adelante legalizaremos un poco más las cosas para que Lena pueda ser
reconocida legalmente como madre de los peques también

I: Mmm… no entiendo bien eso… pero lo que ustedes quieran con tal de que sean
felices de una buena vez

L: Así será mami… así será, dijo viendo profundamente a su chica, quien le devolvió la
mirada

Inessa sabía que en ese momento ella estaba sobrando, así salió de la habitación y las
dejó ahí con los pequeños. Yulia cargó a Vika y se acercó a la cama y ambas se
acostaron al lado de Lena y de sam.

Y: No puede existir nada mejor en el mundo que esto Lena… estar así con ustedes es
lo mejor que me ha pasado en mucho tiempo… te amo como no tienes idea pecosa

L: Estoy totalmente de acuerdo contigo Yul… te amo te amo te amo… dijo y se dieron
un beso. Corto y suave. Se separaron y se vieron a los ojos. Verdegris y azul
encontrándose nuevamente, pero para no dejarse ir jamás. Nunca pensaron que
encontrarían el amor, y luego de hacerlo tardaron mucho en decidirse a estar juntas.
Ahí ellas dos con sus hijos, lejos de los reflectores, de las cámaras, de los flashes, del
resto del mundo. Ese era su mundo, su amor y sus pequeños. No necesitaban nada
más, no fama, no dinero, no gloria. Solo estar ahí sintiendo ese amor cálido que las
recorría e inundaba cada parte de su cuerpo desbordando sus sentimientos. A pesar de
todos los intentos por separarlas ellas estaban juntas, y aunque estuviesen a miles de
kilómetros, separadas por cualquier cosa… ellas seguían amándose siempre, porque
sacrificarían todo por la otra, y por ese amor que cada día era más indestructible.

FIN