Está en la página 1de 9

Ensayo.

Ecuatorianos,
la buena gente de
América.
Autor:
Joselías Sánchez Ramos
Periodista e Historiador.
sjoselias@gmail.com
Manta, 2018-08-22

Estudio e investigación sobre la migración venezolana en Ecuador, convertido en una


crisis humanitaria que los países de la región abordarán en una reunión continental para
el próximo mes. Es, al mismo tiempo, una convocatora a los inmigrantes venezolanos
quienes deben entender que llegan para vivir en Ecuador y convivir con los
ecuatorianos. Aquello significa oportunidad para trabajar con el compromiso de respetar
la cultura ecuatoriana; que tienen la oportunidad para ejercer derechos asumiendo el
ejercicio de los deberes de la conviviencia; entonces, todos, contribuimos a la armonía
y engrandecimiento de la sociedad.
Frente a la diáspora venezolana.

ECUATORIANOS,
LA BUENA GENTE DE AMÉRICA.
Joselías Sánchez Ramos. / sjoselias@gmail.com / 2018-08-22.

Introducción

La migración es el tema. La oleada de inmigrantes venezolanos que


están llegando al país, es el problema. El ministro ecuatoriano del
Interior, Mauro Toscanini (apellido italiano) informa a la prensa que,
aproximadamente, un millón de venezolanos ha llegado al país. (El
Diario, 2018-08-19)

Frente a estas declaraciones, no podemos olvidar la migración


ecuatoriana que, según el INEC, Instituto Ecuatoriano de
Estadísticas y Censos, ha llegado a más de 1,5 millones viajando a
Estados Unidos a Europa, desde la década del sesenta del siglo
pasado.
Por qué se emigra.

Múltiples razones. Desde el subdesarrollo hacia el desarrollo; desde


la desocupación hacia el trabajo y bienestar; desde la persecución
política hacia la libertad. Desde la guerra hacia la paz. Desde las
catástrofes hacia la seguridad.
Del norte al sur. Europa migrante.

Aunque los sociólogos europeos sostienen que la migración es del


sur al norte, debemos recordarles la historia cercana del capitalismo
y su colonización. La migración provino desde el norte, desde
Europa. Los europeos se movieron para colonizar nuevas tierras y
enriquecerse.

Llegaron a América del Norte (Canadá y Estados Unidos).


Españoles, portugueses, franceses, llegaron al Abya Yala y tras el
genocidio se asentaron en lo que llamamos América Latina.

Se fueron al Asia para establecerse en Filipinas e invadieron China;


miren Hong Kong, etc. Se fueron al África y, no solo fue Sudáfrica
sino que movieron al pueblo africano hacia América convirtiéndolos
en esclavos por considerarse “raza superior”.

Después de la segunda guerra mundial, el pueblo más migrante del


mundo siguió siendo el europeo. Se vinieron a la América, a la
América blanca del norte; y a la América mestiza del centro y del sur.

Del sur al norte.

Los europeos migrantes ahora están alarmados. Siempre fueron


invasores de tierras. Ahora, su tierra es invadida por inmigrantes
asiáticos y africanos. Los latinoamericanos están retornando a sus
países.
El inmigrante europeo Donald Trump, ahora presidente de los
EE.UU. descubre que es norteamericano y prohíbe el ingreso a su
país a los inmigrantes latinos. ¡Fobia europizante!

Planeta migrante

En este siglo, somos una humanidad migrante. Las cifran muestran


a 300 millones que se están moviendo desde las economías
emergentes que antes llamaban subdesarrolladas. Los conflictos, la
persecución, la pobreza extrema, son los motivos principales. La
Organización Internacional de Migraciones considera que para el año
2050 los migrantes serán 400 millones en el mundo. Somos un
planeta en movimiento.

Latinoamérica se mueve

Los latinoamericanos ya no buscan los países del norte. Nos estamos


moviendo entre nosotros mismos. Es una experiencia nueva para los
gobiernos. La encrucijada humana y política es sensible con el
movimiento de la población venezolana. Brasil, Colombia, Ecuador,
Perú y Centroamérica, enfrentan una nueva crisis.

Lo interesante es que, organismos mundiales que permanecían


callados frente al proceso europeo para detener la migración en sus
fronteras, ahora gritan derechos humanos.

No hay que hacerles caso. Pero hay que buscar soluciones a este
problema que no es europeo ni norteamericanos sino
latinoamericano.
Nueva realidad.

La realidad latinoamericana no responde a las ideologías ni a los


esquemas simplistas del neoliberalismo. Busca salidas nuevas a
problemas comunes. Nos movemos entre nosotros mismos para
preservar la vida, amenazada desde donde se viene. Por tanto, se
debe llegar con el espíritu dispuesto a contribuir al desarrollo humano
y a asumir el buen vivir del país que lo recibe.

Comentario.

Líder García Gómez, un manabita que vive en Europa, comenta al


respecto:

“Con la inspiración en la filosofía de Diógenes de que los todos seres


humanos somos ciudadanos del mismo cosmos y por lo tanto todos
deberíamos ser “cosmopolitas” y no encerrarnos en fronteras hechas
por hombres mezquinos y muy limitados en su visión de un mundo
mas igualitario y equitativo.

Con la inspiración de quienes dieron sus vidas por sus buenas


causas y no arrebataron otras vidas por esas causas como Gandhi.
Con la inspiración de llevar en las venas sangre del País Ecuador
que no es la línea que divide al mundo sino el que lo une y equilibra
(porque eso es Ecuador, un ecualizador, un igualador, un
equilibrador)

Por ende, debemos poner honor a nuestra nacionalidad y ser los


primeros en mostrar al mundo que un planeta sin fronteras es posible,
que todo ser humano sea “Bienvenido” a nuestro país y ser acogido
como uno igual a nosotros.

Así podremos entonces decir con orgullo que somos ecuatorianos,


que estamos ubicados en el centro del mundo para ser los
ecualizadores e igualadores, sobretodo ahora que el mundo entero
necesita de Paz y Armonía.

Y quisiera agregar que entre las razones por las cuales se emigra
están también el AMOR Y EL DESAMOR. Fruto de parejas que se
juntan sin importar sus nacionales, ni su religión, ni su raza, ni menos
aún sus situaciones económicas.”

Ecuador.

Ecuador es el país del migrante latinoamericano. Con los brazos


abiertos hemos recibido a nuestros hermanos de Cuba, Colombia,
Perú, Chile, Argentina, Bolivia. Abrimos los brazos a los hermanos
latinoamericanos de Venezuela. Yo agradezco a mis maestros de
Cuba, Brasil, Uruguay, Chile, Argentina, México, Perú, Colombia; con
ellos he aprendido a ser más humano. Los ecuatorianos somos la
buena gente de América Latina.

Conclusión.

Es importante que los inmigrantes venezolanos en Ecuador deban


entender que llegan para vivir y convivir; aquello significa oportunidad
para trabajar con el compromiso de respetar la cultura ecuatoriana;
que tienen la oportunidad para asumir derechos cumpliendo los
deberes de la convivencia; entonces, todos, contribuimos al
engrandecimiento de la sociedad.
Que los vagos serán vagos en todas partes. Que los delincuentes
serán delincuentes en todas partes. Que no queremos limosneros.
Que tienen que adaptarse a las costumbres y leyes de Ecuador.

Los ecuatorianos somos la buena gente de América Latina pero


aquello no significa que los estamos autorizando para que abusen o
pretendan más de lo que deben recibir. Todos tenemos derechos,
pero todos también tenemos deberes que cumplir. Asumiendo
derechos y cumpliendo deberes se mantiene la armonía de la
sociedad humana. Recuerden: los ecuatorianos somos la buena
gente de América Latina. (Joselías, 2018-08-22)