Está en la página 1de 15

UNIVERSIDAD NACIONAL DEL ALTIPLANO

FACULTAD

CURSO:

DOCENTE DE CURSO: Ing.

VI SEMESTRE

LA CIUDAD INTELIGENTE IGUALA LAS POSIBILIDADES DE DESARROLLO PARA TODOS

Presentado por:

Puno, 2018
Contenido
Definición: ....................................................................................................................................... 3
BENEFICIOS ................................................................................................................................... 4
Principales actores que participan en las estrategias de una ciudad inteligente tenemos (Ministerio de
Transportes y Comunicaciones, 2016):............................................................................................... 4
ENFOQUES .................................................................................................................................... 6
DIFERENCIA ENTRE UNA CIUDAD INTELIGENTE Y CIUDAD DIGITAL ............................................ 6
CAPAS DIGITALES INTELIGENTES ............................................................................................... 10
CARENCIAS EN COMPETENCIAS TÉCNICAS ................................................................................ 11
FACTORES DE DESARROLLO DE LAS CIUDADES INTELIGENTES ............................................... 11
CONCLUSIONES........................................................................................................................... 13
Bibliografía .................................................................................................................................. 15

2
LA CIUDAD INTELIGENTE IGUALA LAS POSIBILIDADES DE DESARROLLO PARA TODOS

Definición:

El concepto de ciudad inteligente lleva implícita la asunción de una visión específica del desarrollo
urbano moderno. Reconoce la importancia del uso de las tecnologías de información y comunicación
(TIC) como motores de la competitividad económica, sostenibilidad ambiental y habitabilidad general.
(Ministerio de Transportes y Comunicaciones, 2016).Tradicionalmente, se ha definido una Ciudad
Inteligente (Smart City) como aquella ciudad que usa las tecnologías de la información y las
comunicaciones para hacer que tanto su infraestructura crítica, como sus componentes y servicios
públicos ofrecidos sean más interactivos, eficientes y la ciudadanía pueda ser más consciente de ellos.
En una definición más amplia una ciudad se puede considerar como “inteligente”, cuando las inversiones
en capital humano Y social y en infraestructura de comunicación fomentan activamente un desarrollo
económico sostenible y una elevada calidad de vida, con una sabia gestión de los recursos naturales a
través de un gobierno participativo el cual facilita el despliegue de los servicios públicos de primera
necesidad (Mari, 2017). Donde las personas tienen las mismas posibilidades de desarrollo para poder
llevar a cabo todo su potencial. Lo cual ha de ser inclusiva y dar cabida a los más desfavorecidos. Muy
en particular, en relación al urbanismo y la señalética teniendo en consideración conceptos como el de la
accesibilidad universal de manera que según las personas con distintas discapacidades tengan las
mismas facilidades para el acceso a los servicios. La accesibilidad universal se implementa por ejemplo
mediante accesos físicos con rampas, puntos semafóricos acústicos, información en las páginas web
municipales con estándares adaptados, etc (Sanchez, 2017).

Por ende la aparición de ciudades inteligentes permite dar la sostenibilidad y la innovación de los
entornos urbanos. Reconociendo la necesidad de una definición estandarizada de una cuidad inteligente,
UIT la define (Ministerio de Transportes y Comunicaciones, 2016):

"Una Ciudad Inteligente y Sostenible es una ciudad innovadora que aprovecha las Tecnologías de la
Información y la Comunicación (TIC) y otros medios para mejorar la calidad de vida, la eficiencia del
funcionamiento y los servicios urbanos y la competitividad, al tiempo que se asegura de que responde a
las necesidades de las generaciones presente y futuras en lo que respecta a los aspectos económicos,
sociales y medioambientales".

3
BENEFICIOS

Por qué apostar por ciudades inteligentes ; se requieren inversión cuando la mega polis cuenta con
retos más apremiantes como energía limpia, transporte, seguridad, eficiencia en la producción de
servicios , gestión empresarial, resiliencia a desastres naturales , equidad social y empleo , entre otros.
La respuesta es que en la ciudades inteligentes ayudaran con todos estos problemas, ya sea
combinando infraestructura con servicios públicos tradicionales, posibilitando una economía abierta,
colaborativa, ubicua que esencialmente es urbana, y permitiendo la organización ciudadana, la
sociabilidad de la ciudades y la trasparencia. En tanto la cuidad inteligente incorpora al cuidado y no solo
le da información sino la posibilidad para responder ante ella y que pueda expresar su opinión hacia
como se está gobernando su ciudad, permite la reorganización de la misma en el tiempo real gracias a
todos los datos, intercambio de información y capacidad de respuesta (El Universal, 2016).

No obstante, subrayan también la importancia del capital humano y social, un entorno natural limpio y un
transporte eficiente, como principales factores de desarrollo de las áreas urbanizadas.

La literatura relativa al concepto de smart city, recoge la discusión relativa a la función que desempeñan
las tecnologías innovadoras en la vida urbana. En los últimos veinte años, los políticos de nivel nacional y
local, en diferentes regiones del globo, intentaron definir las normas que promocionan el uso de
tecnologías de información y comunicación (ICT), para estimar el desarrollo de las áreas urbanas. No
obstante, aún faltan criterios uniformes que permiten diferenciar una ciudad inteligente de otra menos
inteligente (Tranos, Gertner, 2013). La disponibilidad y calidad de tecnologías avanzadas son factores
únicos para otorgar a una ciudad el atributo de "ciudad inteligente". Algunos investigadores aplican a este
concepto la relación entre la infraestructura teleinformática y el rendimiento económico (Roller, Waverman
2001). Otros resaltan que los problemas vinculados con el crecimiento de las aglomeraciones urbanas se
solucionan frecuentemente con medios creativos, cooperación de partes interesadas, capital humano,
ideas innovadores osea, recurriendo a métodos "inteligentes"-. En consecuencia, las ciudades inteligentes
deben centrarse en soluciones hábiles que permitan desarrollar las ciudades modernas, a través de una
mejora cualitativa y cuantitativa de su productividad (Mari, 2017).

Principales actores que participan en las estrategias de una ciudad inteligente


tenemos (Ministerio de Transportes y Comunicaciones, 2016):
 Municipalidades y administradores de la ciudad: “Son responsables de la gestión de la
ciudad y los principales promotores de las iniciativas de una ciudad inteligente. Sus
responsabilidades más importantes son definir, con una visión holística de la ciudad, un camino
a largo plazo para implementar soluciones específicas con el fin de aumentar la eficiencia,

4
impulsar la participación de la población, informando e incluyendo a los ciudadanos en los
proyectos de ciudades inteligentes.
 Gobiernos nacionales y regionales: “Para impulsar el cambio a una ciudad inteligente, los
gobiernos nacionales deben definir el marco normativo que permita la implementación de
soluciones y aplicaciones que caracterizan a las ciudades inteligentes. Los gobiernos regionales
tienen el papel intermedio de articulación de proyectos especificos a implementarse en más de
una ciudad de una misma región”
 Compañías de servicios de la ciudad y proveedores de servicios públicos: “Son los
encargados de adquirir e implementar la tecnología vertical necesaria, relacionada con sus
servicios, de una manera adaptable a plataformas transversales de la ciudad.
 Compañías TIC (operadores de telecomunicaciones, compañias de software): “Las empresas
TIC deben proporcionar soluciones tecnológicas globales y estándares con el fin de soportar e
integrar los diferentes servicios de la ciudad. Las empresas TIC son los llamados a desarrollar
modelos de negocio para la sostenibilidad de la prestación de servicios para las ciudades
inteligentes”
 Organizaciones No Gubernamentales (NGOs): “Tienen la función de crear conciencia sobre
las preocupaciones de la población, asegurando que toda la sociedad se sienta incluída en el
modelo de ciudad inteligente”
 Organismos Multilaterales: “Son promotores de iniciativas de ciudades inteligentes. Pueden
proporcionar fondos y también pueden proporcionar las bases de datos y documentos de
asistencia y conocimientos técnicos a los Ciudades Inteligentes 12 administradores de la ciudad
y los responsables políticos”
 Asociaciones Industriales: “Las asociaciones industriales agrupadas en diferentes sectores
pueden promover el despliegue de ciudades inteligentes mediante la adopción gradual de
sistemas automatizados que permitan optimizar sus procesos en tiempo y recurso humano,
basado en el uso de equipamiento electrónico, sensores y actuadores que permitan la
comunicación.
 La Academia y La Comunidad Científica: “Basados en la investigación científica, la aparación
de nuevas tecnologías permitirá brindar nuevos servicios inteligentes a los ciudadanos y será la
Academia y la Comunidad Científica los encargados de compartir conocimientos y fomentar el
uso de las nuevas tecnologías a las nuevas sociedades

5
ENFOQUES

EL ENFOQUE EUROPEO

La ciudad inteligente se basa en actuaciones vinculadas con la reducción de emisiones de dióxido de


carbono y acciones cuyo objetivo sea el aprovechamiento eficaz de la energía, en cada área de actividad
de la ciudad junto con la mejora simultánea de la calidad de vida de los habitantes. Siguiendo esta visión
común europea, el funcionamiento de una ciudad inteligente se basa en la cooperación, para estimular el
progreso en áreas en las que, la generación, distribución y aprovechamiento de la energía, la movilidad y
transporte, las tecnologías modernas están estrechamente relacionadas y ofrecen una mejora en la
calidad de servicios suministrados, con simultánea reducción de consumo de energía y recursos, junto a
la reducción de gases de efecto invernadero. Se considera que las modernas tecnologías urbanas hacen
un aporte relevante al desarrollo sostenible de las ciudades europeas (Fernadez, 2017).

ESTADOS UNIDOS, en el transcurso de los últimos 30 años, se desarrolló diferentes conceptos


relativos al aprovechamiento de innovaciones y tecnologías innovadoras, en diferentes áreas de
funcionamiento de la ciudad. Las ciudades basadas en el conocimiento (knowledge-based cities) se
centran, sobre todo, en la educación, el desarrollo del capital intelectual, aprendizaje permanente, la
creatividad y el mantenimiento de un elevado nivel de innovación (Fernadez, 2017).

DIFERENCIA ENTRE UNA CIUDAD INTELIGENTE Y CIUDAD DIGITAL

Numerosos investigadores subrayan las diferencias entre ciudades inteligentes (inteligent cities) y las
ciudades digitales (digital cities), indicando la función del capital social y humano, la educación, la
cooperación y los factores medioambientales, como principales motores de impulso del desarrollo de la
ciudad. Independientemente del hecho de qué etiqueta deseemos "pegar" a una ciudad, todas ellas
representan una imagen de ciudad caracterizada por una elevada cantidad de procesos de información,
mecanismos que liberan la creatividad y facilitan la absorción de innovación y un enfoque equilibrado al
desarrollo. Efectivamente, una ciudad inteligente es un territorio de gran capacidad de aprendizaje e
innovación, creativo, con presencia de instituciones dedicadas a la investigación y desarrollo, formación
superior, infraestructura digital y tecnologías de comunicación, así como, un elevado rendimiento de
gestión y administración (Fernadez, 2017).

6
INFRAESTRUCTURA INTELIGENTE

Las infraestructuras inteligentes constituyen los cimientos de todos los temas principales relacionados
con la ciudad inteligente: habitantes inteligentes, movilidad inteligente, economía inteligente, modelo de
vida inteligente, gobernanza inteligente y medio ambiente inteligente. La característica fundamental
subyacente a la mayoría de esos componentes es que están conectados y que generan datos que
pueden utilizarse con inteligencia para optimizar el uso de los recursos y mejorar su rendimiento. En esta
sección se presentan algunos de los principales componentes de la infraestructura de una ciudad
inteligente (Comisión de Ciencia y Tecnología para el Desarrollo, 2016).

 EDIFICIOS INTELIGENTES

Un edificio inteligente integra de forma inteligente los distintos sistemas físicos instalados con el fin
de que todos ellos funcionan conjuntamente de manera óptima y eficiente. Los sistemas de gestión
inteligente de edificios pueden mejorar la eficiencia energética del inmueble, reducir el despilfarro y
garantizar el uso óptimo del agua, la eficacia funcional y la satisfacción de los ocupantes. Se estima que
la adopción de soluciones inteligentes para edificios puede suponer un ahorro de hasta el 30% del
consumo de agua y del 40% del de energía y una reducción de entre un 10% y un 30% de costo total del
mantenimiento del edificio. Por ejemplo, en Austria, el edifico Plus-Energie Bürohochhaus ha tenido una
muy buena acogida por ser el primer edificio de oficinas inteligente, ya que vierte en la red más energía
de la que consume (Comisión de Ciencia y Tecnología para el Desarrollo, 2016) .

 MOVILIDAD INTELIGENTE.

La mejor manera de explicar la movilidad inteligente es decir que se trata de distintos enfoques para
reducir la congestión del tráfico y fomentar posibilidades de transporte más rápidas, económicas y
ecológicas. La mayoría de los sistemas de movilidad inteligente utilizan los datos sobre las pautas de
movilidad recopilados a partir de diversas fuentes para ayudar a optimizar de manera holística las
condiciones del tráfico. Entre los sistemas de movilidad inteligente cabe citar los sistemas de transporte
colectivo, así como los distintos sistemas de movilidad personal, entre ellos, el préstamo o alquiler de
bicicletas públicas, el uso compartido de un automóvil (carpooling) o el préstamo de vehículos o uso
temporal de vehículos y, más recientemente, el transporte a la demanda. Por ejemplo, el servicio de
alquiler de bicicletas públicas de Sao Paulo (Brasil) ha evitado la emisión en la atmósfera de unas 570 t
de dióxido de carbono desde que comenzó a funcionar en 2012. Están despuntando nuevos modelos
disruptivos de negocio que se apoyan en los conceptos de vehículo compartido, servicio discrecional y
uso de la tecnología (como, por ejemplo, Uber y Ola taxicabs). Es necesario seguir investigando para
cuantificar el impacto de esos modelos en la congestión del tráfico y la frecuencia del uso de vehículos en

7
las ciudades. Los sistemas inteligentes de transporte integran de manera eficiente todas las modalidades
de transporte multimodal de una ciudad, tanto la movilidad individual como los transportes públicos. Los
modernos sistemas inteligentes de transporte normalmente se componen, entre otros elementos, de una
red transporte público controlada por sistema de posicionamiento global, semáforos dinámicos, paneles
de información al pasajero, lectores automáticos de las matrículas de vehículos, sistemas de circuito
cerrado de televisión, puntos de navegación, sistemas de señalización y, lo más importante, la capacidad
de integrar datos reales procedentes de la mayoría de esas fuentes. Todo ello puede conllevar mejoras
en la seguridad, la gestión de la red, la congestión del tráfico, la situación del medio ambiente, la
accesibilidad, la comodidad y la percepción de la ciudadanía. Por ejemplo, la ciudad de Poznan (Polonia)
está dotada de un moderno sistema inteligente de transportes. La ejecución del proyecto causó algunos
problemas como la escasez de personal cualificado, las cuestiones (Comisión de Ciencia y Tecnología
para el Desarrollo, 2016).

 INTELIGENCIA ENERGÉTICA

Los sistemas de gestión inteligente de la energía utilizan sensores, contadores avanzados, fuentes de
energía renovables, instrumentos digitales de control y análisis para automatizar, monitorizar y optimizar
la distribución y el uso de la energía. Este tipo de sistemas optimizan el funcionamiento de la red al
equilibrar las necesidades de las distintas partes (consumidores, productores y proveedores). Son
numerosas las innovaciones en la infraestructura inteligente de energía, como la generación distribuida a
partir de fuentes renovables, las micro redes eléctricas, las tecnologías para redes eléctricas inteligentes,
el almacenamiento de energía, las soluciones automatizadas de respuesta a la demanda, las centrales
eléctricas virtuales y las innovaciones por parte de la demanda, como los vehículos eléctricos y los
aparatos eléctricos inteligentes. Esas innovaciones constituyen una tupida malla de dispositivos que
hacen un uso inteligente de la energía en toda la ciudad y permiten visualizar sus pautas de consumo
energético, lo que posibilita la adopción de programas municipales para monitorizar la energía y la mejora
de la eficiencia energética de los edificios. Un componente fundamental de la infraestructura energética
inteligente son las redes eléctricas inteligentes. Una red inteligente puede definirse como un “sistema de
suministro eléctrico desde el punto de generación hasta el de consumo que integra tecnología digital con
el fin de mejorar el funcionamiento de la red, los servicios a los clientes y los beneficios para el medio
ambiente” . Se están implantando redes eléctricas inteligentes tanto en países desarrollados como en
desarrollo. Por ejemplo, en el marco del proyecto de ciudad inteligente de Kashiwa-no-ha (Japón) se ha
instalado una red eléctrica inteligente como parte de un sistema de gestión de la energía a escala del
término municipal que combina sistemas domésticos de gestión de la energía, la monitorización en
tiempo real de la oferta de energía y la monitorización en tiempo real de la oferta y la demanda de energía
y una gestión energética autosostenible que permite una asignación óptima de la energía generada y
almacenada (Comisión de Ciencia y Tecnología para el Desarrollo, 2016) .

8
 GESTIÓN INTELIGENTE DEL AGUA

Las ciudades constantemente están tratando de resolver los problemas de escasez de agua con la
adopción de tecnologías innovadoras que les permitan gestionar mejor este recurso. La mejora de los
sistemas de medición y de la gestión del caudal son fundamentales para un buen sistema de
abastecimiento de agua. Un sistema inteligente de gestión del agua utiliza la tecnología digital para no
malgastar agua, reducir los costos y mejorar la fiabilidad y la transparencia de la distribución de agua. Las
redes físicas de tuberías están revestidas de redes de datos e información. Normalmente, el sistema
analiza los datos disponibles sobre el caudal y la presión para detectar anomalías (por ejemplo,
filtraciones) en tiempo real y así mejorar la regulación del caudal de agua. Los clientes pueden
proporcionar información en tiempo real sobre la situación del agua e información relevante para ayudar a
no malgastar el agua y así reducir las facturas. Por ejemplo, en Bombay (India), como parte de las
mejoras del sistema de abastecimiento de agua, se han instalado contadores de agua inteligentes que
pueden controlarse a distancia, lo que ha propiciado una reducción del 50% de las fugas de agua
(Comisión de Ciencia y Tecnología para el Desarrollo, 2016).

 GESTIÓN INTELIGENTE DE LOS RESIDUOS .

La generación de desechos aumenta a un ritmo más rápido que el de la urbanización. Las ciudades
tienen cada vez más dificultades para obtener, separar y aprovechar los distintos tipos de residuos que
potencialmente podrían tener un nuevo ciclo de vida útil para el consumidor. La gestión de los residuos,
por lo general, engloba la monitorización, la recogida, el transporte, el tratamiento, el reciclado y la
eliminación de residuos. Los sistemas de gestión inteligente de residuos permiten reducir los desechos y
clasificarlos por tipo en la fuente y elaborar métodos para su tratamiento adecuado. Se puede optar por
este tipo de sistemas para aprovechar los residuos como recurso y crear así una economía circular. Sus
ventajas son primordiales para mejorar la eficiencia de la recolección, la recogida, la separación, la
reutilización y el reciclado. Una de las principales ineficiencias de la gestión de residuos es la
imposibilidad de predecir su recogida; se suele enviar a los camiones a recoger residuos aunque los
contenedores no estén llenos. Los sensores, la conectividad y el Internet de las cosas brindan
posibilidades para paliar los costos adicionales que generan este tipo de ineficiencias. Los sistemas de
gestión inteligente de residuos permitirá el traslado de los distintos tipos de residuos para su
monitorización, aprovechando la tecnología para comprender y gestionar mejor sus flujos desde la fuente
a su eliminación. Se han puesto en marcha proyectos piloto en Santander (España) y Sharjah (Emiratos
Árabes Unidos) (Comisión de Ciencia y Tecnología para el Desarrollo, 2016).

 ATENCIÓN DE SALUD INTELIGENTE.

La salud y el bienestar de los habitantes de las zonas urbanas son motivo de especial preocupación en lo
que respecta a la sostenibilidad de las zonas urbanas y los ecosistemas que las sostienen. Las ciudades

9
inteligentes pueden desarrollar la capacidad de utilizar tecnologías de macrodatos para formular
predicciones o detectar focos epidemiológicos entre la población (como epidemias o efectos en la salud
durante fenómenos meteorológicos extremos). La gestión inteligente de la atención de salud transforma
los datos relativos a la salud en información clínica y empresarial, entre ellos, los datos de los historiales
médicos digitales, de los servicios de atención médica a domicilio y de los sistemas de diagnóstico,
tratamiento y vigilancia de pacientes a distancia. También facilita la prestación de servicios de atención
médica utilizando tecnologías inteligentes y en red para ayudar a monitorizar las condiciones de salud de
los ciudadanos. Está facilitando un cambio de paradigma donde prima la prevención y no los
tratamientos, al tener una visión más amplia de toda la atención de la salud y promover hábitos de vida
saludables y la gestión del bienestar. Los sistemas de atención de salud inteligente tienen un gran
potencial dado el envejecimiento de las sociedades de los países desarrollados y pueden disminuir las
desigualdades en la atención de la salud entre grupos de ingresos altos y bajos. Entre los ejemplos de
enfoques de atención de salud inteligente se puede mencionar la colaboración masiva para reunir datos
epidemiológicos y predecir los brotes epidémicos y tomar las precauciones necesarias, recopilar datos
sobre las constantes vitales de los pacientes y datos para el diagnóstico y crear alertas automáticas para
la medicación y los exámenes médicos de los pacientes. Por ejemplo, en África, el proyecto Medic Mobile
para las regiones rurales aprovecha la tecnología móvil disponible localmente para ayudar a los
trabajadores de la salud a comunicar los síntomas a la clínica más cercana, recibir asesoramiento sobre
tratamientos y derivar las urgencias e informar sobre la prevalencia de la carga de morbilidad en una
aldea o comunidad (Comisión de Ciencia y Tecnología para el Desarrollo, 2016).

CAPAS DIGITALES INTELIGENTES

La infraestructura digital inteligente contribuye a mejorar la comprensión y el control de las operaciones y


a optimizar el uso de recursos limitados de una ciudad. Una de las principales propuestas valiosas de las
TIC en una ciudad inteligente es la capacidad de captar y compartir oportunamente información. Si la
información es exacta y en tiempo real las ciudades pueden tomar medidas antes de que un problema
empiece a agudizarse. Una forma de concebir la infraestructura digital es en forma de distintas capas
digitales de apoyo, como se indica a continuación (Comisión de Ciencia y Tecnología para el Desarrollo,
2016):

 Urbana: la capa donde se encuentran las infraestructuras físicas y digitales. Entre los
ejemplos de este tipo de capa se pueden mencionar los edificios inteligentes, la movilidad
inteligente, las redes inteligentes (para servicios públicos como el abastecimiento de agua,
electricidad y gas) y los sistemas de gestión inteligente de residuos.
 Sensor: esta capa abarca dispositivos inteligentes que miden y monitorizan los distintos
parámetros de la ciudad y su medio ambiente.

10
 Conectividad: esta capa incluye el transporte de los datos e información desde el nivel de
los sensores al del almacenamiento y los agregadores de datos para su ulterior análisis.
 Analítica de datos: esta capa implica el análisis de los datos reunidos por los distintos
sistemas de infraestructura inteligente para ayudar a predecir algunos acontecimientos
(como la congestión del tráfico).
 Automatización: la capa digital que actúa de interfaz y posibilita la automatización y la
escalabilidad de un gran número de dispositivos en múltiples dominios y verticales. La
instalación de tecnologías en ciudades inteligentes suele requerir una red de banda ancha
sólida, fiable, asequible y eficiente, un ecosistema para Internet de las cosas y la capacidad
para aprovechar los macrodatos generados.

Implantar una infraestructura inteligente: algunos retos importantes e instrumentos de política impulsados
por la ciencia, la tecnología y la innovación. La aplicación de conceptos de infraestructura inteligente,
especialmente en los países en desarrollo, se topa con numerosos desafíos.

CARENCIAS EN COMPETENCIAS TÉCNICAS


Si una ciudad inteligente quiere que sus esfuerzos tengan éxito, es preciso que haya recursos humanos
con competencias técnicas que permitan que todas las diferentes facetas de la ciudad sean abordadas de
manera adecuada y eficiente. Por ejemplo, es preciso añadir en todas las operaciones relevantes una
capa digital o de datos, y superar los problemas que supone tratar con más proveedores de tecnología y
garantizar el funcionamiento integrado de los distintos departamentos. Entre las competencias técnicas
de los recursos humanos figuran el diseño, la ciudadanía digital, así como la alfabetización, la aplicación y
la gestión de los datos. Es esencial invertir en la formación y la educación de los habitantes en la
utilización de la tecnología, pues no basta con invertir únicamente en tecnología inteligente. Actualmente
hay pocos estudios, especialmente en los países en desarrollo, que cuantifiquen con exactitud las
carencias en competencias técnicas. Así pues, las ciudades, para empezar, deberían realizar sus propios
análisis de las carencias en competencias técnicas. En esta sección se ponen de relieve algunos de los
principales instrumentos de política (Comisión de Ciencia y Tecnología para el Desarrollo, 2016).

FACTORES DE DESARROLLO DE LAS CIUDADES INTELIGENTES


El capital social, el conocimiento y las tecnologías avanzadas, que contribuyen a ahorrar tiempo y energía
son, cada vez más, los factores más importantes que sirven de cimiento para el desarrollo de centros
urbanos. Hoy en día, el desarrollo y las tecnologías avanzadas resultan imprescindibles para la gestión de
los procesos de gestión y administración de las ciudades. Las ciudades tecnológicamente avanzadas se
destacan por ser ciudades inteligentes o simplemente smart. Las autoridades locales se enfrentan a un
desafío y deben responder a la pregunta (Fernadez, 2017):

11
Se admite que las ciudades pueden definirse como smart o ciudades inteligentes, si poseen siguientes
elementos:

 Economía (smart economy). Las ciudades deben destacar por una elevada productividad,
apoyada en el aprovechamiento y fusión de factores de producción, en base a los
conocimientos, el clima de innovación y la flexibilidad del mercado laboral; la economía debe
caracterizarse por el aprovechamiento de soluciones innovadoras y adaptación flexible a las
condiciones cambiantes. En este aspecto, el concepto de se aplica también a industrias
"inteligentes", vinculadas con ICT, así como parques de negocios y parques tecnológicos .
 Transporte y comunicación . Gracias al sector ICT, la ciudad es una gigantesca red de
conexiones de alta velocidad, que une todos los recursos de la ciudad; se admite que tanto el
transporte tradicional como la comunicación digital deben basarse en tecnologías avanzadas,
utilizadas para racionalizar el aprovechamiento de la infraestructura existente.
 Medioambiente (smart environment). Una ciudad inteligente optimiza el consumo de energía,
recurriendo a fuentes renovables de energía, implementando acciones para reducir emisiones
nocivas para el medio natural. Su gestión de recursos se basa en el concepto de desarrollo
sostenible. Las actuaciones a favor del medio natural, requieren un elevado nivel de educación y
concienciación medioambiental.
 Personas (smart people). En una ciudad inteligente hay una sociedad que aprende; los cambios
de la ciudad deben ser promovidos por sus habitantes que, contando con el apoyo técnico
adecuado, pueden emprender acciones que previenen el consumo excesivo de energía, la
contaminación de medio ambiente y contribuir a la mejora de la calidad de vida.
 Calidad de vida (smart living). Un entorno respetuoso y amigable, con amplio acceso a servicios
públicos, infraestructura técnica y social, elevado nivel de seguridad y adecuada oferta cultural y
de ocio, así como, el cuidado por el medioambiente y los espacios verdes.
 Gestión y administración inteligente (smart governance). El desarrollo requiere la creación de un
adecuado sistema de gestión y administración de la ciudad, implementación de procedimientos
que requieran la cooperación de las autoridades y demás usuarios de la ciudad, aprovechando
las tecnologías más innovadoras en el funcionamiento de la ciudad. Este aspecto incluye una
administración pública inteligente, capacidad de creación de conocimientos y su uso en la
práctica.

¿Cómo convertir la ciudad en más smart y qué significa esto en la realidad?

Se acepta que el concepto de smart cities está orientado al desarrollo sostenible, o sea, un
funcionamiento de la ciudad a largo plazo, basado en factores, condicionantes e instrumentos que

12
garanticen una mejora de las condiciones de vida de la sociedad local y garanticen un desarrollo duradero
de la ciudad, tanto a escala local como regiona (Fernadez, 2017)l.

Inicialmente, el paradigma de las ciudades inteligentes se refería a la tecnología de la información que se


podía utilizar en la planificación del desarrollo de la ciudad. Se supone que la primera publicación de este
tema era un libro de Ishida e Isbister (2000) relativa a los medios por los cuales la sociedad de la
información puede construir el espacio virtual de la ciudad usando Internet e infraestructura de TIC.

Debe cumplir también, determinados criterios económicos y, particularmente, debe contar con un elevado
nivel de rentabilidad y competitividad con demás ciudades en una economía global basada en el
conocimiento. El cumplimiento de todos estos criterios y el mantenimiento de un elevado nivel de
rendimiento requieren un aprendizaje continuo, disponibilidad de una adecuada cultura de innovación,
cooperación y asociación entre las autoridades locales y diferentes grupos de usuarios de la ciudad.
También resulta imprescindible la capacidad para atraer y mantener grandes especialistas y empresas.
Los problemas resultantes de determinar los elementos que conforman las smart cities se trasladan
también a las dificultades relacionadas con redactar una definición inequívoca del concepto. A pesar de
que no hay una definición común de las ciudades inteligentes (smart cities) los investigadores coinciden
en cuanto a la cantidad de dimensiones que incluye este concepto (Lombardi et al., 2012). Se admite que
las ciudades pueden definirse como smart o ciudades inteligentes, si poseen siguientes elementos: 1.
Economía (smart economy). Las ciudades deben destacar por una elevada productividad, apoyada en el
aprovechamiento y fusión de factores de producción, en base a los conocimientos, el clima de innovación
y la flexibilidad del mercado laboral; la economía debe caracterizarse por el aprovechamiento de
soluciones innovadoras y adaptación flexible a las condiciones cambiantes. En este aspecto, el concepto
de se aplica también a industrias “inteligentes”, vinculadas con ICT, así como parques de negocios y
parques tecnológicos (Caragliu et al., 2009).

CONCLUSIONES
El concepto de ciudad inteligente es un concepto complejo, el cual explica la esencia y la importancia de
muchos aspectos relacionados con el desarrollo de la ciudad. Se describe tanto por razones científicas,
principalmente , como un indicador de un mayor desarrollo de las zonas urbanas en los documentos.
Ciudad inteligente es una ciudad que utiliza tecnologías avanzadas, entre otras cosas, para crear
sistemas más eficientes de transporte y comunicaciones, calefacción, iluminación pública, garantizando la
seguridad en lugares públicos, gestión de residuos, el uso del agua más efectivo, la comunicación y el
intercambio de información entre los usuarios del espacio urbano, etc. En la construcción de la ciudad se
utilizan materiales y tecnologías modernas que permiten la reducción del consumo de energía. Una
ciudad administrada de acuerdo con las directrices del concepto de ciudad inteligente significa también
que la gente piensa de manera creativa y es capaz de absorber en sus actividades las innovaciones

13
técnicas y la tecnología y el uso de técnicas comúnmente conocidas como TIC. Es común en estas
ciudades la presencia de redes de telecomunicaciones digitales. Las redes digitales son comparadas en
el concepto de ciudad inteligente con el sistema nervioso donde desempeñan el papel de los dispositivos
del cerebro que controlan el sistema por la información recolectada por la red de sensores (órganos de
los sentidos). Ciudad inteligente es un concepto amplio, que abarca muchas áreas de la ciudad. Sin
embargo no se debe olvidar que la ciudad no es solo la tecnología inteligente y sus logros, Por otro lado,
las tecnologías de comunicación e información son factores claves para el desarrollo de ciudades
digitales.

14
Bibliografía
1. Comisión de Ciencia y Tecnología para el Desarrollo. (13 de Mayo de 2016). Ciudades e
infraestructuras inteligentes. Comisión de Ciencia y Tecnología para el Desarrollo, págs.
4-8.

2. El Universal. (31 de Agosto de 2016). Retos y Posibilidades de Ciudades Inteligentes. El


Universal , pág. 1.

3. Fernadez, S. (2017). Factores de desarrollo de las ciudades inteligentes. Revista


Universitaria de Geografia, 5-6.

4. Mari, J. (2017). SMART CITIES STUDY estudio internacional sobre la situacion y el


desarrollo de las TIC ,inovacion y el conocimiento en la ciudades. Bilbao, 12.

5. Ministerio de Transportes y Comunicaciones. (2016). PLAN MAESTRO SOBRE NUEVAS


TENDENCIAS Y DESARROLLO DE INFRAESTRUCTURA TIC QUE PROMUEVE LA
CONSTRUCCION DE CIUDADES INTELIGENTES. Recuperado el 13 de JULIO de 2018, de
PLAN MAESTRO SOBRE NUEVAS TENDENCIAS Y DESARROLLO DE INFRAESTRUCTURA
TIC QUE PROMUEVE LA CONSTRUCCION DE CIUDADES INTELIGENTES:
https://www.mtc.gob.pe/comunicaciones/regulacion_internacional/publicaciones/Pu
blicaciones/Ciudades%20Inteligentes.pdf

6. Sanchez, I. (2017). Las "Smart Cities": un nuevo paradigma. Aspectos Eticos. Tesis
doctoral, 213.

15