Está en la página 1de 40

Tiempos violentos.

Barbarie y decadencia civilizatoria

Marginalidad, etnicidad y penalidad


en la ciudad neoliberal:
una cartografía analítica*

Loïc Wacquant**

Este artículo extrae un mapa analítico del programa de investi-


gación llevado a cabo en mis tres libros Los condenados de la ciudad
(2008), Castigar a los pobres (2009), y Deadly Symbiosis: Race and the
Rise of the Penal State (en prensa). En esta trilogía, desentraño el nexo
triangular de la fragmentación de clase, la división étnica y la forja del

* Publicado originalmente en Ethnic & Racial Studies, Symposium, Winter 2013


[versión del 23 de junio de 2013]. Traducción de Luján Vega e Ignacio González.
** Loïc Wacquant es Profesor de Sociología en la Universidad de California, Berke-
ley, e Investigador en el Centre européen de sociologie et de science politique,
Paris. Es miembro de la MacArthur Foundation y recibió el Lewis Coser Award
de la American Sociological Association, su investigación incluye la relegación ur-
bana, la dominación etnorracial, el estado penal, la encarcelación, y la teoría social y las
políticas de la razón. Sus libros, que han sido traducidos a alrededor de veinte idiomas,
incluyen a la trilogía Urban Outcasts (2008) [Los condenados de la ciudad], Punishing
the Poor (2009) [Castigar a los pobres], y Deadly Symbiosis (2013), así como también
The Two Faces of the Ghetto (2013) y Tracking the Penal State (2014). Para más infor-
mación, ver loicwacquant.net.

177
Loïc Wacquant

Estado en la ciudad polarizada del cambio de siglo para explicar la pro-


ducción política, la distribución socio-espacial, y la gestión punitiva de
la marginalidad a través de la unión de políticas sociales disciplinarias
y de una justicia penal neutralizante. Señalo cómo despliego las nocio-
nes clave de Pierre Bourdieu (espacio social, campo burocrático, poder
simbólico) para clarificar categorías que han quedado vagamente defi-
nidas (como el gueto) y para forjar nuevos conceptos (estigmatización
territorial y marginalidad avanzada, contención punitiva y paternalismo
liberal, hiper-encarcelación y sociodicea negativa) como herramientas
para la sociología comparativa de la inacabada génesis del precariado
post-industrial, la regulación penal de la pobreza en la era de la insegu-
ridad social difusa, y la construcción del Leviatán neoliberal. Incluir el
estudio de las permutaciones contemporáneas de clase, raza e inmigra-
ción, y el estado en un mismo esquema muestra cómo la racialización, la
penalización y la despolitización de las turbulencias urbanas asociadas
con la marginalidad avanzada se refuerzan entre sí tanto en la Europa
Occidental como en los Estados Unidos. Esto confirma que el castigo no
es sólo un índice clave de solidaridad social, como propuso Durkheim,
sino también una capacidad central y un sitio clave para escenificar la
soberanía del estado como un organismo clasificador y estratificador. Y
revela el profundo parentesco entre la raza y la sanción judicial como
formas afines de deshonra oficial que converge en la constitución de pa-
rias públicos.

Desearía empezar agradeciendo cálidamente a los participantes de


esta conferencia –es mejor hacerlo al comienzo ya que es posible que
tengamos fuertes diferencias hacia el final. Es una paradoja, pero uno de
los principales obstáculos para los avances en las ciencias sociales hoy
en día reside en la organización social y temporal de la investigación, con
la invasión descontrolada de los horarios, la sobrecarga de trabajo y la
multiplicación de misiones sin una expansión correspondiente de los re-
cursos necesarios para llevarlas a cabo. Eso explica que a duras penas te-
nemos los incentivos concretos, o simplemente el tiempo, para sentarnos
y leer en profundidad los trabajos de otros estudiosos, incluso de aque-
llos que necesitaríamos asimilar para mantenernos al día con nuestras
propias áreas de especialidad. Y aún tenemos menos oportunidades de

178
Tiempos violentos. Barbarie y decadencia civilizatoria

encontrarnos con un grupo de colegas que vienen de variados campos


de estudio, quienes se han tomado la molestia de examinar minuciosa-
mente una serie de escritos para entrar en discusiones puntuales sobre
ellos, con el fin de ayudar a cada uno a avanzar en su propio camino. Es
una ocasión extraña en la que nos encontramos hoy, gracias a la energía
y el talento que Mathieu Hilgers despliega entre bastidores para organi-
zar este encuentro. Le estoy muy agradecido, así como a los sociólogos,
geógrafos, criminólogos y antropólogos que se han reunido para estas
discusiones, y a la enorme audiencia que ha venido a escuchar y, mejor
aún, espero, a contribuir a nuestros debates a través de sus preguntas y
reacciones.
Lo que me gustaría hacer hoy es, precisamente, servir como un con-
mutador humano para activar la comunicación entre los investigadores
que usualmente no se encuentran y por lo tanto no hablan entre sí, o lo
hacen muy raramente, o desde cierta distancia, sobre los tres ejes que
unen las tres temáticas de esta jornada de estudio. En la primera esquina,
tenemos gente que estudia la fragmentación de clase en la ciudad como
consecuencia del desmoronamiento de la clase trabajadora tradicional
que había surgido desde la era fordista y keynesiana (es decir, algo así
como el largo siglo que va desde 1880 a 1980) bajo la presión de la desin-
dustrialización, el incremento del desempleo masivo y la difusión de la
precarización laboral, en la intersección de lo que Robert Castel (1996)
incluye bajo el concepto de “erosión de la sociedad salarial” y Manuel
Castells (2000) llama “los agujeros negros” del desarrollo urbano en la
“era de la información”. Estos investigadores están interesados en el
empleo y las tendencias de mercado de trabajo y en sus consecuencias
polarizadoras y ramificadoras sobre estructuras sociales y espaciales
–conduciendo en particular, al peldaño más bajo de la escala de las cla-
ses y posiciones, a la génesis inacabada del precariado post-industrial
en la periferia urbana al amanecer del siglo XXI. Pero casi no entablan
discusiones continuadas con sus colegas en la segunda esquina, que es-
tán estudiando los fundamentos, las formas e implicaciones de los cli-
vajes étnicos.
Fundamentado en clasificaciones etno-raciales en los Estados Uni-
dos (es decir, en la institucionalización de la “raza” como una etnicidad
negada), en clasificaciones etno-nacionales en la Unión Europea (a saber,

179
Loïc Wacquant

la división “nacional/extranjero”) y en un variado mix de ambas en Amé-


rica Latina y una buena parte de África, (re)activada por la inmigración
y por las diferencias culturales que suele portar consigo la migra-
ción, la división étnica es no obstante esencial para comprender la for-
mación y deformación de las clases. Y a la inversa: ¿cómo se puede no
ver que aquellos que son designados –en realidad, difamados– por toda
Europa como “inmigrantes” son extranjeros de orígenes poscoloniales
y de extracción social más baja, y otros, miembros de clases más altas,
son “expatriados” a quienes todos buscan atraer y no expulsar? ¿Y cómo
puede ignorarse que la percepción colectiva que se tiene de ellos, sus
modalidades de incorporación, su capacidad para actuar colectivamente,
en suma, su destino, depende en gran medida de su posición y trayec-
toria social, y por lo tanto de los cambios en la estructura de clase en la
cual se refugian? Este ámbito de la investigación, que está experimen-
tando un auge sin precedentes por toda Europa, alimentado por el miedo
a la inmigración y por la moda política y mediática sobre la “diversidad”,
ha crecido mayormente con autonomía (bajo el ímpetu de programas de
estudios étnicos al estilo estadounidense) y cada vez más alejado del –y
hasta opuesto al– análisis de clase. Por eso ha cristalizado una alternativa
artificial, que nos emplaza a hacer una elección disyuntiva entre la clase
y la etnicidad, para otorgar preferencia analítica y prioridad política o a
“la cuestión social” o a “la cuestión racial” –estoy pensando aquí, en el
caso de Francia, en el resonante estudio de Pap Ndiaye, La Condition
Noire (2008), que aspira a sentar las bases de “estudios negros a la fran-
cesa”, lo que, en mi opinión, es un doble error, teórico y práctico, y en el
libro editado por los hermanos Fassin, De la question sociale a la question
raciale? (2006), que dice mucho sobre el vuelco del “sentido común” pro-
gresista del momento. Ahora, hay pruebas abundantes, como Max Weber
enfatizaba un siglo atrás ([1922] 1978), de que estas dos modalidades de
“cierre social” (Schließung), basadas respectivamente en la distribución
de poderes materiales y simbólicos, están profundamente imbricadas y
deben necesariamente ser pensadas juntas. 1

1 Este punto lo argumenté, hace un largo tiempo (Wacquant, 1989), en el curso de


una reinterpretación de la controversia política y científica que se concitó en los
Estados Unidos por la obra cumbre de mi mentor de Chicago, William Julius Wil-
son ([1978] 1980), The Declining Significance of Race, así como también en un

180
Tiempos violentos. Barbarie y decadencia civilizatoria

Finalmente, en la tercera esquina, deliberadamente aislada de las


otras dos, tenemos un grupo que está muy bien representado entre no-
sotros hoy: criminólogos y variados especialistas en temas de justicia
penal. Ellos se ubican con entusiasmo en una madriguera dentro del
perímetro cerrado del dúo “crimen y castigo”, que es históricamente
constitutivo de su disciplina y que está continuamente reforzado por de-
mandas políticas y burocráticas. Por lo tanto, casi no le prestan atención
(no la suficiente para mi gusto, en todo caso) a los cambios en la estruc-
tura y formación de clase, la profundización de las desigualdades y la
amplia renovación de la pobreza urbana, por un lado; y al dinámico, e
históricamente variable, impacto de las divisiones étnicas por el otro
(salvo bajo el estrecho y limitado rubro de la discriminación y la dispari-
dad, típicamente mezclados). Al hacerlo así, se privan de los medios para
captar la evolución contemporánea de políticas penales, en la medida
en que, como mostró Bronislaw Geremek ([1978] 1987) en su trabajo
magistral La Potence ou la pitié, desde la invención de la prisión y el
surgimiento de estados modernos en Occidente a fines del siglo XVI,
estas políticas estaban dirigidas menos a reducir el crimen que a frenar
la marginalidad urbana. Mejor aún, la política penal y la política social
no son más que los dos flancos de la misma política para la pobreza en
la ciudad, en el doble sentido de la lucha de poderes y la acción pública.
Por último, siempre y en todos lados, el vector de la penalidad golpea
preferentemente a las categorías situadas en el punto más bajo del orden
de clases y las gradaciones honorables. Por lo tanto es muy importante
relacionar la justicia penal con la marginalidad en su doble dimensión,
material y simbólica, así como también a los demás programas estatales
que pretenden regular a poblaciones y territorios “problemáticos”.
Espero que mi presencia aquí pueda ayudarnos a superar –al me-
nos por el tiempo que dure este encuentro– el aislamiento e incluso la
mutua ignorancia en los que se encuentran entre sí los investigadores
de estas tres regiones temáticas, para que podamos poner en marcha un
diálogo entre estudiosos de la relegación urbana como un producto de la

artículo que abogaba por la elaboración de un “análisis de la dominación ra-


cial” que escapara de la lógica judicial que interpreta a la racialización como
una entre muchas modalidades en competencia por la fabricación de colectivos
(Wacquant, 1997a).

181
Loïc Wacquant

reestructuración de clases, de las reverberaciones de la etnicidad, y de


las transformaciones del estado en sus diferentes componentes apunta-
dos hacia las poblaciones marginadas y denigradas –el primero entre
ellos es el brazo penal (la policía, las cortes, las cárceles, las prisiones,
los centros de menores), y sus prolongaciones. Si hay un argumento cla-
ve que quiero presentar hoy, a través de mis respuestas sobre cada uno
de los libros que son el foco de nuestras tres sesiones así como también
en mi discurso al fin de esta jornada, es que nos urge vincular estas tres
áreas de investigación y poner las correspondientes disciplinas a trabajar
juntas: la sociología urbana y el análisis económico, la antropología y
la ciencia política de la etnicidad, y la criminología y el trabajo social,
con aportes diagonales de la geografía que nos ayuden a capturar la di-
mensión espacial de sus mutuas imbricaciones, con, al final de nuestra
vista, la figura de un “estado Centauro”, liberal en la cima y punitivo en
la base, que desprecia los ideales democráticos por su misma anatomía y
por su modus operandi.

Propongo, a modo de prolegómeno y de marco para nuestros deba-


tes, esbozar una cartografía analítica del programa de investigación que
he seguido durante las últimas dos décadas en la intersección de estas
tres temáticas, un programa del cual son el producto y el resumen mis
libros Los condenados de la ciudad, Castigar a los pobres y Deadly
Symbiosis. Estos libros forman una trilogía que examina el triángulo de
transformaciones urbanas con la clase, la etnicidad y el estado como sus
vértices y allana el camino para una (re)conceptualización propiamente
sociológica del neoliberalismo. Se puede decir que se benefician al ser
leídos juntos, en forma secuencial o simultánea, en la medida en que se
complementan y refuerzan entre sí para bosquejar in fine un modelo de
la reconfiguración de los nexos del estado, el mercado y la ciudadanía
al comienzo de siglo, y un modelo que se puede tener esperanzas de
generalizar mediante trasposiciones razonables a través de las fronteras.
Esta nueva visita es una oportunidad para redactar un balance provisio-
nal y compacto de estas investigaciones y especificar sus desafíos, pero

182
Tiempos violentos. Barbarie y decadencia civilizatoria

también para destacar cómo adapté conceptos clave de Pierre Bourdieu


(espacio social, campo burocrático, poder simbólico) para clarificar ca-
tegorías definidas vagamente (como la de “gueto”) y forjar nuevos con-
ceptos para examinar el surgimiento del precariado urbano y su gestión
punitiva por el Leviatán neoliberal.

Cada volumen de esta trilogía arroja luz sobre un lado del triángulo
“clase-raza-estado” 2 y prueba el impacto del tercer vértice en la relación
entre los otros dos. Y cada libro se construye sobre los otros dos como
trasfondo empírico y trampolín teórico.

1- Los condenados de la ciudad diagnostica el surgimiento de la


marginalidad avanzada en la ciudad, después del colapso del gueto
negro en la parte americana y la disolución de los territorios de la
clase obrera en Europa Occidental, a lo largo del eje “clase-raza” tal
y como lo han enfocado las estructuras estatales y políticas.
2- Castigar a los pobres describe la invención y puesta en funciona-
miento de la contención punitiva como técnica para gobernar
áreas y poblaciones problemáticas a lo largo del eje “clase-estado”
marcado por las divisiones etno-raciales o etno-nacionales.
3- Deadly Symbiosis desenreda la relación de la imbricación recíproca
entre la penalización y la racialización como formas afines de
denigración y revela cómo la desigualdad de clase se interseca y
modula el eje “estado-etnicidad”.

Cada uno de estos libros trabaja su propia problemática y puede por


tanto ser leído separadamente. Pero los argumentos que los vinculan se
extienden más allá de cada uno para contribuir más ampliamente, pri-
mero a una sociología comparativa de la regulación de la pobreza y

2 Uso el término “raza” en el sentido de etnicidad denegada: un principio de es-


tratificación y clasificación que estipula una gradación de honor (decreciente de
acuerdo a la ascendencia, fenotipo o alguna otra característica sociocultural mo-
vilizada para el propósito de cierre social, cf. Wacquant, 1997a) que pretende ser
basado en la naturaleza; o si no, una variedad paradójica de etnicidad que reclama
no ser étnica – una demanda que, infeliciter, los sociólogos refrendan cada vez que
descuidadamente invocan el par “raza y etnicidad” que ancla el sentido común
etno-racial en los países de habla inglesa.

183
Loïc Wacquant

la (de)formación del precariado post-industrial y, en segundo lugar, a


una antropología histórica del Leviatán Neoliberal (Wacquant, 2012).
Ellos ofrecen una vía para repensar el neoliberalismo como un proyecto
político transnacional, una verdadera “revolución desde arriba” que no
puede ser reducida al imperio desnudo del mercado (como lo plantearían
tanto sus oponentes como sus defensores) sino que necesariamente abar-
ca los medios institucionales requeridos para poner en pie este imperio:
a saber, una política social disciplinaria (encapsulada por el concepto
de Workfare3) y la diligente expansión del sistema penal (al cual bauticé
como prisonfare4), sin rechazar el tropo de la responsabilidad individual
que actúa como el pegamento cultural que liga los tres componentes ya
mencionados (Wacquant, 2010a). Resumiré brevemente los argumentos
clave hechos en cada uno de los libros antes de destacar sus fundamentos
teóricos comunes y sus implicaciones interrelacionadas.

1. La producción política de la marginalidad avanzada

El primer libro, Los condenados de la ciudad: una sociología com-


parativa de la marginalidad avanzada, dilucida el nexo de la clase y la
raza en los distritos de los desposeídos o bas-quartiers de las metrópolis
post-industriales en su fase de polarización socio-espacial (Wacquant,
2008a). Describo la repentina implosión del gueto negro americano tras
el apogeo del movimiento por los derechos civiles y lo atribuyo al cam-
bio total de las políticas locales y federales luego de mediados de los

3 Con el término workfare hago referencia a los programas de asistencia pública


destinados a los pobres, que hacen de la recepción de la ayuda un beneficio per-
sonal condicionado a que los beneficiarios acepten trabajos mal remunerados o se
sometan a estrategias orientadas al empleo, tales como el entrenamiento en lugares
de trabajo o “job-searching”, en contraste con welfare, que es un derecho incues-
tionable a la asistencia social.
4 Prisonfare es un término que introduje en analogía con workfare, para designar a
los programas de penalización de la pobreza vía el direccionamiento preferencial y
el empleo activo de la policía, los tribunales y las cárceles (así como sus anexos: la
libertad vigilada, la libertad condicional, bases de datos de criminales y variados
sistemas de vigilancia) en el interior y en las proximidades de los barrios margina-
lizados, donde se aglomera el proletariado post-industrial.

184
Tiempos violentos. Barbarie y decadencia civilizatoria

setenta –un cambio multidimensional que David Harvey (1989) capta


correctamente como un movimiento “desde la ciudad gestora a la ciudad
empresarial (entrepeneurial)”, pero que asumió una forma particular-
mente virulenta en los Estados Unidos pues también participó de una
arrolladora reacción violenta racial. Este vuelco total de políticas aceleró
la transición histórica del gueto comunal, que confinaba a todos los ne-
gros en un espacio reservado que los entrampaba y también los prote-
gía, al hipergueto, un territorio de desolación que ahora solo contiene a
las fracciones inestables de la clase obrera afro-americana, expuesta a
todas las formas de la inseguridad (económica, social, criminal, sani-
taria, de vivienda, etc.) por la desintegración de la red de instituciones
paralelas que caracterizaba al gueto en su forma propiamente auténtica
(Wacquant, 2005a).
Luego contrasto este repentino desmoronamiento con la lenta des-
composición de territorios obreros en la Unión Europea durante la era
de la desindustrialización. Muestro que la relegación urbana obedece
a diferentes lógicas en los dos continentes: en los Estados Unidos,
está determinada por la etnicidad, modulada por la posición de clase
después de los sesenta, y agravada por el estado; en Francia y sus países
vecinos, está enraizada en la desigualdad de clase, modificada por la
etnicidad (por la cual leer: inmigración post-colonial), y parcialmente
paliada por la acción pública. Se deduce que, lejos de moverse hacia
el gueto de tipo socio-espacial como instrumento de encierro étnico
(Wacquant, 2011a), los distritos desposeídos de las ciudades europeas
se están alejando de éste en todas las dimensiones, tanto que se puede
caracterizarlos como anti-guetos.5
De este modo refuto la tesis de moda de una convergencia trans-
atlántica de los distritos desposeídos según el modelo del gueto

5 La difícil situación de los inmigrantes postcoloniales de clases bajas por toda


Europa es que sufren la contaminación simbólica propagada por el discurso del
pánico de la “guetización”, que abiertamente los señala como una amenaza a la
cohesión nacional en cada sociedad, sin obtener los “beneficios paradójicos” de la
guetización real (Wacquant, 2010f), entre ellos la acumulación originaria de capi-
tal social, económico y cultural en una esfera vital separada susceptible de darles
una identidad colectiva compartida y a una creciente capacidad para la acción
colectiva, en particular, en el campo de la política.

185
Loïc Wacquant

afro-americano y en cambio señalo a la emergencia, a ambos lados del At-


lántico, de un nuevo régimen de pobreza en la ciudad, alimentado por una
fragmentación del trabajo asalariado, la reducción de la protección so-
cial, y la estigmatización territorial. Concluyo que el estado juega un
papel fundamental en la producción y la distribución tanto social como
espacial de la marginalidad urbana: la suerte del precariado post-indus-
trial se torna económicamente sub-determinada y políticamente sobre-
determinada, y esto es verdad en los Estados Unidos no menos que en
Europa –pero es otra mella en lo que el historiador y jurista Michael
Novak (2008) ha llamado “el mito del ‘débil’ estado americano”. Basta
con decir que debemos ubicar urgentemente las estructuras y políticas
gubernamentales de vuelta en el corazón de la sociología de la ciudad
(donde Max Weber [1921, 1958] las había puesto apropiadamente) pen-
dientes de las relaciones duales entre clase y etnicidad al pie de la estruc-
tura espacial, como muestra el Gráfico 1.

Neoliberalismo
ESTADO
Mano izquierda Mano derecha
workfare prisonfare
Workfare

Prisión

Castigar a los pobres Prison:Cárcel


Ciudad

Hipergueto
-
Anti-gueto

Clase (mercado) Los condenados de la ciudad Raza (Etnicidad)


(Cuerpo)
Cuerpo y alma

GRÁFICO 1: EL TRIANGULO FATÍDICO DEL PRECARIADO URBANO

186
Tiempos violentos. Barbarie y decadencia civilizatoria

2. La gestión punitiva de la pobreza como


componente del neoliberalismo

¿Cómo reaccionará y manejará el estado esta marginalidad avan-


zada que, paradójicamente, ha impulsado y afianzado en el punto de
confluencia de las políticas de “desregulación” económica y los recortes
en la protección social? Y a su vez, la normalización e intensificación
de la inseguridad social en los territorios de relegación urbana, ¿cómo
contribuirán a redibujar el perímetro, los programas y las prioridades de
la autoridad pública (uso deliberadamente esta expresión)? La relación
recíproca entre la transformación de clase y la reingeniería estatal en sus
misiones sociales y penales son el tema del segundo libro, Castigar a los
pobres (Wacquant, 2009a), que cubre el lado izquierdo del “triángulo
fatídico” determinando el destino del precariado urbano.
Los administradores estatales podrían haber “socializado” esta for-
ma emergente de la pobreza, controlando los mecanismos colectivos que
lo alimentan, o “medicalizado” sus síntomas individuales; optaron en
cambio por otra ruta, la de la penalización. Así se inventó en los Es-
tados Unidos una nueva política de la gestión de la marginalidad ur-
bana uniendo políticas sociales restrictivas –mediante el reemplazo del
bienestar protector por el workfare obligatorio, donde la asistencia pasa
a ser condicional a la orientación del beneficiario hacia un empleo degra-
dado– y una política penal expansiva-intensificada por la deriva concu-
rrente de la rehabilitación a la neutralización como filosofía operante del
castigo, y centrada en las áreas urbanas en decadencia y abandonadas
(el hipergueto de EE. UU., las banlieues de la clase obrera en proceso
de deterioro en Francia, sink estates en el Reino Unido, krottenwijk en
los Países Bajos, etc.), sometidas al vituperio público por el discurso
de la estigmatización territorial en la metrópolis dualizadora. Este ar-
tilugio político se propagará entonces y se transformará a través de un
proceso de “traducción traidora” a través de las fronteras nacionales, de
acuerdo con la estructura del espacio social y la configuración del campo
político-administrativo específico, a cada país receptor.6

6 Quienes duden sobre la relevancia del régimen del workfare estadounidense para
los países no anglosajones deben consultar el libro de Lødemel y Trickey (2001),

187
Loïc Wacquant

Castigar a los pobres efectúa tres rupturas para presentar tres ar-
gumentos importantes. La primera ruptura consiste en separar al cri-
men del castigo para establecer que la irrupción del estado penal, y por
lo tanto el gran regreso del presidio (que había sido declarado mori-
bundo y destinado a desaparecer alrededor de 1975),7 es una respuesta
no a la inseguridad penal sino a la inseguridad social originada por la
precarización del trabajo asalariado y a la ansiedad étnica generada por
la desestabilización de las jerarquías de honor establecidas (correlativo
al colapso del gueto negro en los Estados Unidos y al establecimiento
de poblaciones inmigrantes y los progresos en la integración suprana-
cional en la Unión Europea). La segunda ruptura incluye en un mismo
modelo el cambio de la política penal y las permutaciones de la políti-
ca social, que se mantienen habitualmente separadas, en los enfoques

bien titulado “An offer you can’t Refuse”: Workfare in International Perspecti-
ve. Hace ya una década, este libro documentó la tendencia generalizada en las
políticas sociales, de los derechos hacia las obligaciones de los beneficiarios, la
multiplicación de restricciones administrativas al acceso, y la contractualización
del apoyo, así como también la introducción de programas de trabajo obligado
en seis países de la Unión Europea. En su meticulosa revisión de dos décadas de
programas de “activación del bienestar social”, Barbier (2009:30) advierte sobre
las generalizaciones amplias y pone el acento en las variaciones trans-nacionales
así como intra-nacionales en la arquitectura y en sus resultados; pero concede que,
al margen de impulsar la “contención de costos”, estos programas participan de
“una profunda transformación ideológica” que ha fomentado en todas partes “una
nueva ‘lógica moral y política’ articulada en un discurso moralizante de ‘derechos
y deberes’.” Para una discusión más amplia de las raíces político- económicas y las
variantes del “estado del workfare”, ver Peck (2001).
7 Cuando Michel Foucault (1975) publicó Surveiller et punir (traducido dos años
después como Vigilar y Castigar), el consenso internacional entre los analistas
de la escena penal era que el presidio era una institución obsoleta y desacredita-
da. El confinamiento era unánimemente visto como una reliquia de una época ya
pasada del castigo destinada a ser suplantada por sanciones alternativas e inter-
medias en la “comunidad” (éste fue el punto máximo del llamado “movimiento
anti-institucional en psiquiatría” y de la movilización a favor de la “excarcelación”
en criminología). El propio Foucault (1975: 358, 354, 359) enfatizó que “la especi-
ficidad de la prisión y su rol como encierro están perdiendo su razón de ser con la
difusión de disciplinas carcelarias “a través de todo el cuerpo social” y la prolifera-
ción de agencias encomendadas para “ejercer un poder de normalización”. Desde
entonces, contra todas las expectativas, el índice de encarcelación ha prosperado
prácticamente en todos lados: se ha quintuplicado en Estados Unidos y duplicado
en Francia, Italia e Inglaterra; se ha cuadruplicado en los Países Bajos y Portugal
y sextuplicado en España.

188
Tiempos violentos. Barbarie y decadencia civilizatoria

gubernamentales y académicos. Pues estas dos políticas están mutua-


mente imbricadas: están dirigidas a las mismas poblaciones atrapa-
das en las grietas y fosas de la estructura socio-espacial polarizada;
despliegan las mismas técnicas (expedientes, vigilancia, denigración y
sanciones graduadas) y obedecen la misma filosofía moral del indivi-
dualismo conductista; y los objetivos panópticos y disciplinarios de la
primera tienden a contaminar la última. Para efectivizar esta integra-
ción, recurro al concepto de Bourdieu (1993) de “campo burocrático”,
que me lleva a revisar la tesis clásica de Piven y Cloward ([1971] 1993)
sobre “regular a los pobres” a través del bienestar social: de aquí en
adelante, la mano izquierda y la mano derecha del estado se unen para
efectuar la “doble regulación punitiva” de las fracciones inestables del
proletariado post-industrial.
La tercera ruptura reside en acabar con la confrontación estéril en-
tre los seguidores de los enfoques económicos inspirados por Marx y
Engels, que conciben la justicia penal como un instrumento de coac-
ción de clase desplegado en una relación vinculada con fluctuaciones en
el mercado de trabajo, y los enfoques culturalistas derivados de Émile
Durkheim, para quien el castigo es un lenguaje que ayuda a trazar lími-
tes, revivir la solidaridad social, y expresar los sentimientos comparti-
dos que fundaron la comunidad cívica. Es suficiente, gracias al concepto
de campo burocrático, para unir los momentos materiales y simbóli-
cos de cualquier política pública para darse cuenta de que la penalidad
puede cumplir perfectamente bien tanto las funciones de control como
las de comunicación ya sea simultánea o sucesivamente, y por lo tanto
operar en concierto con los registros expresivos e instrumentales. De he-
cho, uno de los rasgos distintivos de la penalidad neoliberal es su acen-
tuación teratológica de su misión de extirpación figurativa del peligro y
la contaminación desde el cuerpo social, incluso al costo de reducir el
control racional del crimen, como ilustró la renovación histérica de las
sentencias y supervisiones de delincuentes sexuales en la mayoría de
las sociedades avanzadas.
Concluyo Castigar a los pobres comparando mi modelo de penali-
zación como técnica política para gestionar la marginalidad urbana con
la caracterización de Michael Foucault (1975) de la “sociedad discipli-
naria”; la tesis de David Garland (2001) de la emergencia de la “cultura

189
Loïc Wacquant

del control”, y la visión de la política neoliberal propuesta por David


Harvey (2005). Al hacerlo, demuestro que la expansión y glorificación
del brazo penal del estado (centrado en la prisión en los Estados Uni-
dos y dirigido por la policía en la Unión Europea) no es una desviación
anómala o una corrupción del neoliberalismo, sino, por el contrario, uno
de sus componentes constitutivos centrales. Al igual que a fines del si-
glo XVI, el incipiente estado moderno innovó conjuntamente el socorro
para los pobres y la reclusión penal para detener el flujo de vagabundos
y mendigos que entonces invadían las ciudades comerciales del Norte
Europeo (Lis y Soly, 1979; Rusche y Kirchheimer [1939] 2003), así a
fines del siglo XX el estado neoliberal reforzó y redistribuyó su aparato
de vigilancia, judicial y carcelario para detener los desórdenes causados
por la difusión de la inseguridad social en la base de la escala de clases
y posiciones, y puso en escena el ostentoso espectáculo de la pornogra-
fía de la-ley-y-el-orden para reafirmar la autoridad de un gobierno que
busca legitimidad por haber renunciado a sus deberes instituidos de la
protección social y económica.

3. La sinergia transformadora entre la racialización


y la penalización

El crecimiento de la marginalidad avanzada y el giro hacia su con-


tención punitiva han sido poderosamente estimulados y también flexio-
nados por la división étnica, enraizada en la oposición “blanco/negro”
en los Estados Unidos y centrada en el cisma “nacional/extranjero post-
colonial” en Europa Occidental (con ciertas categorías, como la de los
gitanos, tratados como cuasi-extranjeros incluso en su países natales).
Esta inflexión opera indirectamente, a través de la bisectriz del ángulo
“clase-raza-estado” mostrado en el Gráfico 2 (y desarrollado en el Ca-
pítulo 6 de Castigar a los pobres, “La cárcel como sustituto del gueto”),
pero también lo hace directamente a través de la relación recíproca entre
la construcción de la raza y la elaboración estatal. Esta relación está
graficada en el lado derecho del triángulo y cubierta por el tercer li-
bro, Deadly Symbiosis: Race and the Rise of the Penal State (Wacquant,
próximamente por Polity Press).

190
Tiempos violentos. Barbarie y decadencia civilizatoria

La conexión sinérgica entre el clivaje etnorracial y el desarrollo del


estado penal es la cuestión más difícil de esta tabla de investigaciones,
tanto para plantear como para resolver, y por varias razones.8 Primero, el
estudio de la dominación racial es conceptualmente farragoso; y además
es un sector de la investigación social donde las posturas políticas y los
discurseos morales muy a menudo prevalecen sobre el rigor analítico y
la calidad de los materiales empíricos (Wacquant, 1997). Segundo, la
probabilidad de caer en la lógica del juicio, que es la enemiga jurada del
razonamiento sociológico, ya muy alta cuando se trata con el concepto
resbaladizo y cargado del “racismo”, se reduplica en el presente caso
cuando estamos tratando con una institución, la justicia penal, cuya mi-
sión oficial es precisamente dictar sentencias de culpabilidad. Tercero,
para entender la relación contemporánea entre la raza y el poder público,
se debe volver cuatro siglos atrás, a la fundación de la colonia americana
que se convertiría en los Estados Unidos, sin por eso caer en la trampa
de hacer del presente el inerte e ineludible “legado” de un vergonzo-
so pasado que todavía se debe expiar. Finalmente, dado que la división
etno-racial no es una cosa sino una actividad (y una actividad simbóli-
ca, además, una relación objetivada y encarnada), no está congelada ni
es permanente; evoluciona a trompicones a través de la historia, preci-
samente como una función del modo operativo del estado como poder
simbólico supremo. Estas dificultades explican por qué tuve que retirar
dos veces este libro a mi editor para revisarlo del principio al fin (y en
consecuencia por qué incluso ahora solo pueden ustedes evaluarlo a tra-
vés de los artículos que ofrecen versiones provisionales y preliminares
de los principales capítulos).
Deadly Symbiosis muestra cómo el clivaje etnorracial lubrica e inten-
sifica la penalización y cómo, a su vez, el auge del estado penal moldea a
la raza como una modalidad de clasificación y estratificación, al asociar

8 El concepto de sinergia (que desciende del griego syn, juntos, y ergon, trabajo)
expresa muy bien la idea de que la racialización y la penalización operan al uní-
sono para producir excluidos del estado, a la manera de dos órganos simbólicos
que actúan de conjunto sobre el funcionamiento del cuerpo social. Cuando Émile
Littré lo insertó en su Dictionnaire de la langue française [Diccionario de la len-
gua francesa] (1872-77), rastreó el concepto en la fisiología y la definió como “acción
cooperativa o esfuerzo entre diversos órganos, o diversos músculos. La asociación de
varios órganos para llevar a cabo una función”.

191
Loïc Wacquant

a la negritud con una peligrosidad tortuosa y al dividir la población afro-


americana con una gradación judicial (Wacquant, 2005b). La demostra-
ción se desarrolla en tres fases que nos llevan a tres continentes. En la
primera fase, reconstruyo la cadena histórica de las cuatro “instituciones
peculiares” que han funcionado en forma sucesiva para definir y confi-
nar a los negros a lo largo de la historia de los Estados Unidos:9 la escla-
vitud de 1619 a 1865, el régimen del terrorismo racial en el sur conocido
como “Jim Crow” de 1890 a 1965, el gueto de la metrópolis fordista en
el norte de 1915 a 1968, y finalmente la constelación híbrida nacida de
la mutua interpenetración del hipergueto y el hipertrófico sistema carce-
lario. Establezco que la asombrosa inflación en el confinamiento de los
negros de clase baja desde 1973 (la burguesía negra se ha apoyado y se
ha beneficiado de la misma expansión penal, que basta para invalidar la
tesis de la llegada del “nuevo Jim Crow”) fue el resultado del colapso del
gueto como contenedor étnico y el subsiguiente despliegue de la red pe-
nal en y alrededor de sus restos. Esta malla carcelaria fue fortalecida por
dos series convergentes de cambios que, por un lado, han “carcelizado”
al gueto y, por el otro lado, han “guetizado” a la cárcel, tal que entre ellos
se ha fusionado una triple relación de sustitución funcional, homología
estructural y sincretismo cultural (Wacquant, 2001). La simbiosis entre
el hipergueto y la prisión, perpetúa la marginalidad socio-económica y
el estigma simbólico del subproletariado negro urbano; y moderniza el
significado de la “raza” y remodela a la ciudadanía al secretar una cultu-
ra pública racializada de denigración de los delincuentes.
Luego amplío este modelo para incluir la súper-encarcelación ma-
siva de inmigrantes post-coloniales en la Unión Europea, que terminó
siendo más pronunciada en la mayoría de sus estados miembro que la
súper-encarcelación de norteamericanos negros al otro lado del Atlántico

9 Recordemos que la asignación social y legal a la categoría “negro” en los Estados


Unidos se basa en la descendencia genealógica de un esclavo importado desde
África y no en la apariencia física, y que mágicamente “borra” la mixtura etno-
rracial (que concierne la gran mayoría de personas consideradas negras) por la
estricta aplicación del principio de “hipodescendencia” de acuerdo con la cual los
descendientes de una unión mixta pertenecen a la categoría considerada inferior.
Esta configuración simbólica, que prefigura el espacio y el aislamiento extremos
de los afroamericanos en su sociedad, es virtualmente única en el mundo (Davis,
1991).

192
Tiempos violentos. Barbarie y decadencia civilizatoria

–un hecho revelador aunque poco conocido que es omitido o negado por
los criminólogos del continente (Wacquant, 2005c). La criminalización
selectiva y el confinamiento preferencial de extranjeros, decretados por
los ex-imperios occidentales toman las dos formas complementarias de
“transportación” interior y exterior, la expurgación carcelaria y la expul-
sión geográfica (teatralizada por la ceremonia burocrática-periodística
del “vuelo charter”). Estas son complementadas por el rápido desarrollo
de una vasta red de campos de detención reservados para migrantes irre-
gulares y por una política agresiva de detección y exclusión que incita a
la informalidad entre aquellos inmigrantes y normaliza el “desgobierno
de las leyes” por todo el continente así como lo exportan a los países
que envían a los inmigrantes vía la “exteriorización” de programas de
inmigración y control del asilo (Broeders y Engbersen, 2007; Ryan y
Mitsilegas, 2010). Todas estas medidas tienen por objetivo pregonar la
fortaleza y determinación de las autoridades y reafirmar el límite entre
“ellos” y un “nosotros” europeos que está cristalizando dolorosamen-
te.10 La penalización, racialización y despolitización de las turbulencias
urbanas asociadas con la marginalidad avanzada siguen su curso y se

10 El infame discurso pronunciado por Nicolas Sarkozy en Grenoble en julio de 2010


ofrece una ilustración hiperbólica y extravagante de esta lógica de la segmentación
simbólica y la difamación a través de la penalización. Interesado en restaurar su
credibilidad arruinada en materia de seguridad pública, y pensando en las eleccio-
nes presidenciales de 2012, el presidente francés declaró oficialmente la “guerra
contra los traficantes y delincuentes” y anunció el nombramiento de un duro jefe
policial para el puesto de prefecto local. Directamente vinculó los extranjeros in-
deseables con la criminalidad (aunque el incidente que provocó su discurso solo
implicó a ciudadanos franceses); los hizo blanco del peso del estado y estableció
normas y sanciones incrementadas abiertamente discriminatorias para el siste-
ma judicial (proponiendo, además de sanciones mínimas obligatorias, despojar
de sus ciudadanías a “nacionales franceses naturalizados por menos de 10 años”
si son condenados de actos de violencia contra la policía –una medida que viola
directamente a la constitución francesa y a las convenciones europeas). Y lanzó
una campaña policial para desmantelar “campamentos ilegales de romaníes” y ex-
pulsar sus residentes en masse con el objetivo de aumentar el número de arrestos y
proporcionar material de video para los noticieros vespertinos de la TV. Este flash
de la pornomanía de la ley-y-el-orden hizo acreedora a Francia de las vigorosas
protestas diplomáticas de Rumania y Bulgaria, protestas oficiales y amenazas de
sanciones de la Unión Europea, y una amplia reprobación internacional (desde el
Vaticano, las Naciones Unidas, etc.).

193
Loïc Wacquant

refuerzan entre sí, vinculadas circularmente tanto en el continente euro-


peo como en los Estados Unidos.
La misma lógica está funcionando en Latinoamérica, que es adonde
llevo al lector para examinar la militarización de la pobreza en las metró-
polis brasileñas como reveladora de la profunda lógica de la penalización
(Wacquant, 2008b). En un contexto de desigualdades extremas y de vio-
lencia callejera desenfrenada respaldadas por un estado patrimonialista
que tolera una rutinaria discriminación judicial por la clase o por el co-
lor y una brutalidad policial sin límites, y considerando las espantosas
condiciones de confinamiento, imponer una contención punitiva sobre los
residentes de las favelas decadentes y los conjuntos degradados equivale
a tratarlos como enemigos de la nación. Y se alimenta el desacato a la ley
y el atropello como rutina así como la descontrolada expansión del poder
penal, que se puede observar a lo largo de América del Sur en respuesta
al incremento combinado de la desigualdad y la marginalidad (Müller,
2012). Esta digresión brasileña confirma que el vector de la penalización
siempre tiene un objetivo altamente selectivo, golpeando como una cues-
tión de prioridad estructural aquellas categorías doblemente subordinadas
en el orden material de las clases y en el orden simbólico de honorabilidad.

II

Vuelvo ahora a la inspiración teórica de mi trabajo, a la que no siem-


pre perciben claramente mis lectores (o al menos solo débil o elíptica-
mente), aun cuando proporciona la clave para la inteligibilidad de un
conjunto de investigaciones que, sin ella, puede parecer un poco disperso
o inconexo. Para desenmarañar las conexiones triangulares entre la rees-
tructuración de clase, las divisiones etnorraciales y las elaboraciones del
estado en la era del neoliberalismo triunfante, he adaptado varios con-
ceptos desarrollados por Pierre Bourdieu (1997) y los he puesto a traba-
jar en nuevos frentes –la marginalidad, la etnicidad, la penalidad– desde
el micro nivel de aspiraciones individuales y relaciones interpersonales
en la vida cotidiana al meso nivel de estrategias sociales y constelaciones
urbanas, y al nivel macro sociológico de las formas de estado (ver Grá-
fico 2 más adelante):

194
Tiempos violentos. Barbarie y decadencia civilizatoria

-poder simbólico es “el poder de constituir lo dado por la enuncia-


ción, de hacer ver y hacer creer, de confirmar o de transformar la
visión del mundo, por lo tanto el mundo” (Bourdieu, 1991: 170). Ilu-
mina la marginalidad como liminalidad social (traduciéndola alterna-
tivamente como invisibilidad cívica o hipervisibilidad), la penalidad
como abyección del estado, y la racialización como violencia funda-
mentada cognitivamente. Más ampliamente, expone cómo las polí-
ticas púbicas contribuyen a producir una realidad urbana mediante
sus actividades de clasificación y categorización oficial (un ejemplo
en Francia es la invención de la noción de “vecindario sensible” y a
los infames efectos que ha inducido, no solo sobre el comportamiento
de los burócratas del estado, los medios y las empresas, sino también
entre residentes de las áreas así denigradas y entre sus vecinos);

-campo burocrático refiere a la concentración de la fuerza física,


capital económico, capital cultural, y capital simbólico (implicando,
en particular, la monopolización del poder judicial) que “constituye
al estado como detentor de una suerte de meta-capital” que le per-
mite impactar en la arquitectura y funcionamiento de los diferentes
“campos” que forman una sociedad diferenciada (Bourdieu, 1993:
52). Designa la red de agencias administrativas que colaboran en
imponer identidades oficiales y compiten para regular actividades
sociales y representar la autoridad pública. El campo burocrático
centra su atención en la distribución (o no) de los bienes públicos y
nos permite vincular la política social y la política penal, para de-
tectar sus relaciones de sustitución funcional o de colonización, y
así reconstruir su evolución convergente como el producto de luchas
sobre y al interior del estado, contraponiendo su polo protector (fe-
menino) y su polo disciplinario (masculino), sobre la definición y
tratamiento de los “problemas sociales” de los que los vecindarios
relegados son tanto el crisol como el punto de fijación;

-espacio social es la “estructura –multidimensional– de yuxtapo-


sición de posiciones sociales”, caracterizadas por su “exterioridad
mutua”, su distancia relativa (cercanas o lejanas), y su clasifica-
ción ordenada (abajo, arriba, entre), dispuestas a lo largo de dos

195
Loïc Wacquant

coordenadas fundamentales dadas por el volumen total del capital


que poseen los agentes en sus diferentes formas y la composición
de sus activos, es decir, el “peso relativo” de “los principios más efi-
cientes de diferenciación” que son el capital económico y el cultural
(Bourdieu, 1994: 20-22). Como “la realidad invisible”, irreductible
a interacciones observables, que “organiza las prácticas y las repre-
sentaciones de los agentes”, el espacio social nos ayuda a identificar
y definir la distribución de los recursos eficientes (Bourdieu, 1994:
25) que determinan las posibilidades de vida a diferentes niveles
en la jerarquía urbana, y luego a investigar correspondencias –o,
por cierto, separaciones– entre las estructuras simbólicas, sociales y
físicas de la ciudad; y finalmente

-habitus: definido como el sistema socialmente constituido de “es-


quemas de percepción, apreciación y acción que nos permite efec-
tuar los actos de conocimiento práctico” que nos guía en el mundo
social (Bourdieu, 1997: 200), nos impulsa a reintroducirnos en el
análisis de experiencias carnales de agentes –y la marginalidad, la
racialización, y la encarcelación no son nada si no son corporal-
mente restrictivas, manifestadas más intensamente intus et in cute.
Nos ayuda a asistir a “la acción psicosomática, ejercida a menudo a
través de la emoción y el sufrimiento”, a través de la cual la gente in-
ternaliza los condicionamientos sociales y los límites sociales, tanto
que se desvanece la arbitrariedad de las instituciones y se aceptan
sus veredictos (Bourdieu, 1997: 205).11 Nos invita a rastrear empíri-
camente, en vez de simplemente postular, cómo se retraducen las es-
tructuras sociales en realidades vividas, mientras se sedimentan en
organismos socializados en la forma de disposiciones para la acción

11 Es significativo que Bourdieu (1997: 205) evoque el pasaje fundamental de En la


colonia penitenciaria de Franz Kafka ([1914] 2011) en el que se graba la sentencia
de los condenados sobre su cuerpo por una máquina de tortura como una variante
grotesca de lo que él llama la “cruel mnemotecnia” mediante la cual los grupos
naturalizan la arbitrariedad que los funda. Esta escena nos pone en el punto don-
de la lanza material-simbólica del estado penal confronta y perfora a través del
cuerpo del delincuente en un acto oficial de profanación radical que provoca una
aniquilación física: el ciudadano sólo existirá dentro del ámbito de la ley.

196
Tiempos violentos. Barbarie y decadencia civilizatoria

y la expresión. Dichas disposiciones tienden a validar y reproducir o,


por el contrario, a cuestionar y transformar, las instituciones que las
producen, dependiendo de si su conformación acepta o diverge con
las normas de las instituciones que confrontan.

poder simbólico
ESTADO
Campo burocrático
Polo de protección Polo disciplinario

Espacio social

Ciudad

Habitus Raza (Etnicidad)


Clase (mercado)

GRÁFICO 2: LA ARQUITECTURA TEÓRICA SUBYACENTE

Hay, además, una relación de vinculación lógica y una cadena recí-


proca de causalidad corriendo entre estos diferentes niveles (sugeridos en
el Gráfico 2):12 el poder simbólico se imprime sobre el espacio social al
reconocer la autoridad y al orientar la distribución de recursos eficientes
a las diferentes categorías relevantes de agentes. El campo burocrático
valida o repara esta distribución estableciendo la “tasa de cambio” entre
las diversas formas de capital que poseen. En otras palabras, no podemos
entender la organización de las jerarquías urbanas, incluyendo si toman
connotaciones étnicas, y cuán enérgicamente lo hacen, sin poner dentro
de nuestra ecuación explicativa al estado como una agencia estratifica-
dora y clasificadora. A su vez, la estructura del espacio social se obje-
tiva en el ambiente construido (pensemos en los barrios residenciales

12 Para una discusión mas completa de las relaciones internas entre estos conceptos,
que enfatizan el lugar baricéntrico del capital simbólico en sus variadas encarna-
ciones, ver Bourdieu y Wacquant (1992).

197
Loïc Wacquant

segregados y la distribución diferenciada de servicios públicos entre los


distritos) e incorporada en las categorías cognitivas, afectivas y volitivas
que orientan las estrategias prácticas de los agentes en la vida cotidiana,
en sus círculos sociales, en el mercado laboral, en sus relaciones con
instituciones públicas (policía, oficinas de bienestar social, de vivienda
y autoridades fiscales, etc.), y por consiguiente, da forma a su relación
subjetiva con el estado (que es parte integrante de la realidad objetiva
de ese mismo estado). La cadena causal puede entonces ser desandada
ascendentemente: el habitus incita las líneas de acción que reafirman
o alteran las estructuras del espacio social, y el engranaje colectivo de
estas líneas a su vez refuerza o cuestiona el perímetro, los programas y
las prioridades del estado y sus categorizaciones.
Es este engranaje conceptual el que articula la etnografía del boxeo
presentada en mi libro Entre las cuerdas (Wacquant, [2000] 2006) con la
comparación institucional que organiza Los condenados de la ciudad. En
mi opinión, estos libros son las dos caras de una misma investigación so-
bre la estructura y la experiencia de la marginalidad ( enfocada desde dos
ángulos opuestos pero complementarios: Entre las cuerdas proporciona
una antropología carnal de un oficio corporal en el gueto, una especie
de corte transversal fenomenológico, desde el punto de vista del “agente
significante” tan caro a los pragmatistas, integrado en una porción ordi-
naria de vida vista desde dentro y desde abajo, mientras Los condenados
de la ciudad despliega una macrosociología analítica y comparativa del
gueto, construida desde afuera y desde arriba del mundo vivido al que
encuadra.13
Utilizo estas ideas como otras tantas palancas teóricas para trabajar
conceptos que me ayudan a detectar las nuevas formas de la marginali-
dad urbana, a identificar las actividades del estado dirigidas a producirla

13 Un análisis detallado de las estrategias vitales de un “buscavidas” en la economía


predatoria de la calle (Wacquant, [1992]1998) y del giro normativo y la extensión
práctica que el hipergueto impone al matrimonio (Wacquant, 1996) son dos de los
múltiples puntos de unión entre estos dos niveles y modos de análisis: en ambos
estudios de casos, mis principales informantes de campo eran también boxeadores.
Asimismo, el extenso enredo judicial de mi mejor amigo y “compañero de ring” en
el Woodlawn Boys Club durante dos décadas me proporcionó un vívido analizador
de las relaciones entre la marginalidad y la penalidad en tiempo biográfico y a una
escala micro sociológica.

198
Tiempos violentos. Barbarie y decadencia civilizatoria

primero y a tratarla después, y por consiguiente evaluar los vectores


emergentes de la desigualdad en las metrópolis dualizadoras en la era de
la propagación de la inseguridad social (ver Gráfico 3). Por lo tanto, en
Los condenados de la ciudad, me apoyo en el concepto de espacio social
para introducir la triada de gueto/hipergueto/anti-gueto y para diseccio-
nar las cambiantes constelaciones socio-espaciales que contienen a las
desposeídas e denigradas poblaciones atrapadas en los peldaños más ba-
jos de la escala de los lugares que forman la ciudad (Wacquant 2008a y
2010b). Uniendo la teoría del poder simbólico de Bourdieu (1991) al aná-
lisis de la gestión de “las identidades deterioradas” de Goffman ([1964]
2003), acuño el concepto de la estigmatización territorial para revelar
cómo, a través de la mediación de los mecanismos cognitivos que operan
en múltiples niveles entramados, la denigración espacial de barrios de
relegación afecta a la subjetividad y a los lazos sociales de sus residentes
así como a las políticas de estado que les dan forma.14 Siguiendo los pre-
ceptos de la epistemología de Bachelard, desarrollo una caracterización
ideal-típica del nuevo régimen de la marginalidad avanzada (llamada así
porque no es residual, cíclica ni transicional sino que está orgánicamente
relacionada con los sectores más avanzados de la economía política con-
temporánea, y notablemente a la financialización del capital) que ofrece
una precisa matriz analítica para la comparación internacional.
En Castigar a los pobres y algunos artículos derivados del mismo
libro (Wacquant, 2010c, 2010d y 2011b), elaboro el concepto de prisonfa-
re por su analogía conceptual con “welfare”, para designar al entramado
de políticas –que abarca categorías, agencias burocráticas, programas
de acción, y discursos justificatorios— que pretenden resolver los males
urbanos con la activación del brazo judicial del estado antes que con
sus servicios sociales y humanos. Sugiero que la contención punitiva es
una técnica generalizada para controlar a las categorías marginadas que
puede tomar la forma de la asignación a un distrito desposeído o de una

14 Este concepto ha sido desarrollado teóricamente y ampliado empíricamente a tra-


vés de tres continentes, cf. Wacquant (2007, 2010b, 2010f), las investigaciones
llevadas a cabo en el marco de la red internacional e interdisciplinaria <advance-
durbanmarginality.net>, y la selecta bibliografía compilada por Tom Slater, Virgi-
lio Pereira y Loïc Wacquant para el número especial de Environment & Planning
E sobre el tema de “La estigmatización territorial en acción” (en prensa).

199
Loïc Wacquant

circulación interminable a través de los circuitos penales (la policía, la


corte, la cárcel y sus tentáculos organizativos: libertad condicional, li-
bertad bajo palabra, las bases de datos de la justicia penal, etc.). Describo
el ascendente artilugio político, que se apoya en la doble regulación de
los pobres a través del “workfare” disciplinario y el “prisonfare” neutra-
lizador, como “liberal-paternalista” pues aplica la doctrina del laissez-
faire et laissez-passer en lo alto de la estructura de clases, hacia los
poseedores del capital cultural y económico, pero pasa a ser intrusivo
y vigilante abajo, cuando se trata de reprimir las turbulencias sociales
generadas por la normalización de la inseguridad social y la profundi-
zación de las desigualdades. Este artilugio toma parte en la erección de
un Estado Centauro que presenta un perfil radicalmente diferente en los
dos extremos de la escala de clases y lugares, en violación de la norma
democrática que exige que todos los ciudadanos deban ser tratados de la
misma manera. Sus gobernantes usan la “guerra contra el crimen” (que
no es uno) como un teatro burocrático adaptado para reafirmar su autori-
dad y para representar la “soberanía” del estado en el mismo momento
en que a esta soberanía la está violando la movilidad descontrolada del
capital y la integración jurídico-económica en los agrupamientos políti-
cos supranacionales.

GRÁFICO 3: LOS PRINCIPALES CONCEPTOS DESARROLLADOS

200
Tiempos violentos. Barbarie y decadencia civilizatoria

En Deadly Symbiosis, propongo reemplazar al seductor pero engaño-


so concepto del “encarcelamiento masivo”, que en la actualidad enmarca
y restringe los debates cívicos y científicos sobre la cárcel y la sociedad
en los Estados Unidos (lo utilicé yo mismo, bastante irreflexivamente,
en mis publicaciones anteriores a 2006), por el más refinado concepto de
híper-encarcelamiento, para hacer hincapié en la extrema selectividad
de la penalización de acuerdo a la posición de clase, la membrecía étnica
o el estatus cívico, y el lugar de residencia; una selectividad que es una
característica constitutiva (y no un atributo accidental) de la política de
la administración punitiva de la pobreza (Wacquant, 2011b; 218-219). Re-
lato que el castigo no es solamente un indicador directo de la solidaridad
y la capacidad política central del estado, como Émile Durkheim afirmó
más de un siglo atrás en De la division du travail social ([1893] 2007):
es también el paradigma de la denigración pública, impuesta como una
sanción por el demérito moral individual, y por tanto cívico.
Esto me lleva a caracterizar a la penalidad como un operador de una
sociodicea negativa: a través de su funcionamiento común y ordinario,
más que mediante la luz de los escándalos que alternadamente desata y
apacigua (Garapon y Salas, 2006), la justicia penal produce una justifi-
cación institucional para la desgracia del precariado al fondo de la escala
social, una justificación que hace eco de la sociodicea positiva de la buena
fortuna de los que dominan, lograda por la distribución de las credenciales
de las universidades de élite sobre la base del “mérito” académico en la
cima de esa misma escala (Bourdieu, 1989).15 Las sanciones penales y su
registro oficial en archivos judiciales o “antecedentes penales” (casier ju-
diciaire en Francia, Führungszeugnis en Alemania, strafblad en Holanda,
etc.) operan a la manera de “títulos inversos”: testimonian públicamente la
falta de mérito individual de sus portadores e incitan a la reducción ruti-
naria de sus posibilidades en la vida, como fue revelado por la amputación
de lazos sociales y conyugales, opciones de vivienda, oportunidades e in-
gresos de empleo de los ex convictos en casi todos los países avanzados.

15 Adapto aquí la dualidad de la “teodicea” propuesta por Max Weber ([1915] 1946)
en su Psicología social de las grandes religiones, que compara las doctrinas que
validan “los intereses exteriores e interiores de todos los opresores” (Theodizee
des Glückes) con las doctrinas que legitiman y racionalizan el sufrimiento de
“estratos socialmente oprimidos” (Theodizee des Leidens).

201
Loïc Wacquant

Basta, entonces, con construir “a la raza como un delito cívico” (Wacquant,


2005b) para detectar el profundo parentesco –que es mucho más que una
similitud o una afinidad, incluso una “afinidad electiva” a la Weber– entre
la racialización y la penalización: ambas implican una amputación del ser
social que es validada por la autoridad suprema simbólica. La categoriza-
ción racial y la sanción judicial producen marginados estatales, los que
son aún más rebajados pues ambas están más estrechamente relacionadas.

III

Pido disculpas si fui alusivo cuando debí haber sido didáctico, y vi-
ceversa, pero para cubrir mi tema y a la vez ser breve, he tenido que
simplificar mi razonamiento y comprimir mis argumentos. Sin embargo,
espero que estos rudimentos de una cartografía analítica les permitan
comprender mejor y, especialmente, interrelacionar las tres obras que
vamos a debatir. Anticipo que probablemente vaya a reaccionar a algu-
nas de vuestras críticas dirigidas a este o aquel libro señalando que la
respuesta ya se halla en uno de los otros dos, o que la cuestión ha sido
reformulada o incluso resuelta por la división del trabajo entre los tres
tomos. No diré esto para darme una excusa para eludir el tema: es la
economía general del proyecto que lo requiere, en la medida que el todo
es más que la suma de las partes que cada grupo correspondiente de lec-
tores tiende a autonomizar de acuerdo con el centro de su subcampo.16

16 Es revelador que las contribuciones a los simposios dedicados a Los condenados


de la ciudad (por City en 2008, International Journal of Urban and Regional Re-
search, Revue française de sociologie y Pensar en 2009, y Urban Geography en
2010) y a Castigar a los pobres (organizado por la British Journal of Criminology,
Theoretical Criminology, Punishment & Society, Critical Sociology and Studies
in Law, Politics & Society, Criminology & Justice Review, The Howard Journal of
Criminal Justice, Amerikastudien, Prohistoria y Revista Española de Sociología)
reproducen la separación establecida entre las disciplinas (con, en un sentido am-
plio, la geografía urbana y la sociología por un lado y la criminología por el otro,
mientras el trabajo social y la ciencia política brillan por su ausencia), y tratan ex-
clusivamente con solo uno de estos dos libros, omitiendo al otro. El libro colectivo
editado por Squires y Lea (2012) es un raro intento de relacionar el esquema de la
marginalidad avanzada a mi análisis del estado penal, pero al precio de descuidar
al eje de racialización-penalización.

202
Tiempos violentos. Barbarie y decadencia civilizatoria

El progreso empírico realizado y las novedades conceptuales propues-


tas en cada libro dependen directamente de las realizadas en los otros
dos. Un ejemplo: yo no habría detectado el vínculo subterráneo entre
la penalización y la racialización como formas emparentadas de la
infamia estatal si no hubiera primero teorizado la estigmatización te-
rritorial como una de las propiedades distintivas de la marginalidad
avanzada, y luego discernido el paralelismo funcional y estructural
entre el hipergueto y la cárcel.
Debo aclarar, a manera de coda y para tranquilizarlos, que no me
senté, volviendo a 1990, con el proyecto extravagante en mente de es-
cribir una trilogía. Es el despliegue no planeado de mis investigacio-
nes, los avances empíricos (y repetidos retrocesos) que permitió, así
como también los problemas teóricos que hicieron emerger (o desapa-
recer) que me han tomado, a lo largo de los años, de uno a otro vértice
del triángulo Clase-Etnicidad-Estado; y son sus inesperadas relaciones
existenciales las que me han impulsado a lo largo de los lados que los
atan entre sí.17
Al principio, hubo el shock –inseparablemente emocional e intelec-
tual– que experimenté frente a la atroz desolación urbana y humana de
los vestigios del South Side, cuyo paisaje lunar se extendía, literalmente,
desde la puerta de mi casa cuando aterricé en Chicago. Este shock me
empujó a ingresar al gimnasio de boxeo interpretado como un puesto
de observación desde el cual tomé la cuestión del acoplamiento “raza y
clase” en las metrópolis americanas y me puse a reconstruir el concepto
de gueto desde la base, en oposición a la mirada distante que domina
a la sociología nacional sobre el tema (Wacquant, 1997b). En respuesta a la
irrupción del discurso del pánico sobre la supuesta “guetización” de los
distritos obreros en Francia y su subsiguiente difusión alrededor de Eu-
ropa, enriquecí mi perspectiva histórica al agregar un eje comparativo.
Esta comparación destaca el papel del estado en la producción de la
marginalidad, un papel que es central aunque diferente a ambos lados
del Atlántico. Entonces, magnetizado por el arte del boxeador, redacté

17 Ver Wacquant (2009c) para una discusión más completa de las vinculaciones ana-
líticas y lazos biográficos entre “el cuerpo, el gueto y el estado penal”, y las moti-
vaciones cívicas que me impulsaron a desenredarlos.

203
Loïc Wacquant

las historias de vida de mis compañeros de gimnasio y descubrí que casi


todos habían pasado por la cárcel: si quería esbozar el espacio de las
posibilidades que se les abrían –o, según el caso, que se les cerraban–
era imperioso que incorporara la institución carcelaria a mi perspectiva
sociológica.
Fue entonces que me di cuenta de que el crecimiento bulímico del
sistema penal americano desde 1973 es perfectamente concomitante con
y complementario a la atrofia organizada de la ayuda pública y su re-
conversión disciplinaria en un trampolín hacia el trabajo precario. Mi
revisita histórica a la invención de la cárcel en el siglo XVI confirmó
posteriormente el vínculo orgánico que ha unido la ayuda a los pobres
y el confinamiento penal desde su origen, y ofrece una base estructural
para la intuición empírica de su complementariedad funcional. Mientras
tanto, en Les Prisons de la misère [Las cárceles de la miseria] exploré
la difusión planetaria de la estrategia de vigilancia y la retórica de la
“tolerancia cero”, punta de lanza de la penalización de la pobreza en la
ciudad polarizadora. Mostré que la misma opera después de la “desregu-
lación” del trabajo no calificado y de la conversión del welfare en work-
fare: en definitiva, toma parte de la construcción del Leviatán neoliberal
(Wacquant 1999, 2009b y 2010e).
En cada fase, la división etnorracial sirve como un catalizador o
multiplicador: acentúa la fragmentación del trabajo asalariado al seg-
mentar a los trabajadores y contraponiéndolos; facilita la reducción
del bienestar y el despliegue del aparato penal, ya que es mucho más
fácil endurecer las políticas dirigidas a los beneficiarios del welfare y
delincuentes cuando los últimos son percibidos como “forasteros” cí-
vicos, congénitamente estigmatizados y definitivamente incorregibles,
opuestos en todos los aspectos a los ciudadanos “establecidos” (para
invocar una dicotomía muy cara a Elias y Scottson [1965] 1994). Pero,
sobre todo, la marcación racial se vuelve similar en su naturaleza al
castigo penal: son dos manifestaciones gemelas de la denigración esta-
tal. Por lo tanto, sin haberme dispuesto a hacerlo, he llegado a practicar
una especie de excéntrica (algunos podrían decir estrafalaria) sociolo-
gía del poder político, ya que al final me hallo a mí mismo confrontado
con la cuestión del estado como una entidad material y simbólica, y
arrastrado con renuencia a debates teóricos y comparativos sobre la

204
Tiempos violentos. Barbarie y decadencia civilizatoria

naturaleza del neoliberalismo y la contribución de la penalidad a su


advenimiento.18
El “triángulo mortal” que decide la suerte del precariado urbano es
un esquema ex-post que emergió gradualmente mientras yo progresaba
en las investigaciones de las cuales resumí las principales líneas en este
artículo. Esto explica el hecho que los tres libros que las sintetizan fue-
ron publicados tardíamente (con un retraso de cerca de una década, en
promedio, desde la fase de producción de datos) y también desordenada-
mente: tuve que repensarlos y reescribirlos varias veces para separarlos
y unirlos mejor al mismo tiempo. Esta configuración analítica es también
lo que da más fuerza y peso a cada uno; como esperamos que nuestro en-
cuentro de hoy va a ofrecer la oportunidad de demostrar concretamente.
Esta presentación y mi presencia aquí son una invitación a una lec-
tura generativa y transversal, no para el placer estético de romper con
las convenciones académicas, sino para que podamos colectivamente ex-
traer los beneficios teóricos y empíricos obtenidos por relacionar los te-
mas de las tres sesiones de esta tarde. Concluiré entonces con este cri du
coeur analítico: estudiosos de la marginalidad urbana, estudiosos de la
etnicidad y estudiosos de la penalidad, uníos. ¡No tenéis nada que perder
excepto vuestras cadenas intelectuales! Y tenéis un mundo de descubri-
mientos científicos que ganar, así como una riqueza de recomendaciones
prácticas para intervenir en el debate público.

Agradecimientos

Este texto es una versión comprimida y clarificada de mi principal


presentación a la conferencia “Marginalité, pénalité et division ethnique
dans la ville à l’ère du néolibéralisme triomphant: journée d’études autour
de Loïc Wacquant’, organizada en la Université Libre de Bruxelles el 15

18 Un enfoque Bourdieusano en términos de la “inclinación a la derecha del campo


burocrático” (entrampado el mismo en la deriva del campo de poder hacia el polo
económico) me permite trazar una vía media entre los modelos dominantes y simé-
tricamente mutilados del neoliberalismo como “gobierno del mercado” o “guberna-
mentalidad” inspirados por Marx y Foucault respectivamente (ver Wacquant, 2012
y las siete respuestas a esta tesis en números subsiguientes de la misma revista).

205
Loïc Wacquant

de octubre de 2010. Me gustaría agradecer al Laboratoire d’Anthropologie


des Mondes Contemporains, al Groupe d’Études sur l’Ethnicité, le
Racisme et les Migrations, al Institut de Gestion de l’Environnement et
d’Aménagement du Territoire, y la Faculty of Social and Political Scien-
ces en ULB por su bienvenida y por su apoyo a este emprendimiento
colectivo, y Mathieu Hilgers por su inteligencia y persistencia en guiarlo.
También estoy agradecido a Karen George por producir en breve una
primera traducción del texto original en francés; a Aaron Benavidez
y Sarah Brothers por la estelar asistencia en la investigación; a Megan
Comfort y Matt Desmond por las agudas sugerencias editoriales y analí-
ticas; y a todos los colegas, estudiantes y activistas que han contribuido
al progreso de esta agenda de investigación durante años mediante sus
reacciones, críticas, y sugerencias en incontables lugares en múltiples
países. Dedico un especial reconocimiento a Pierre Bourdieu y Bill Wil-
son, sin cuya tutoría jamás se habría llevado a cabo este trabajo.

Bibliografía

Barbier, Jean-Claude. 2009. “Le workfare et l’activation de la protection sociale,


vingt ans après : beaucoup de bruit pour rien ? Contribution à un bilan qui
reste à faire.” Lien social et Politiques 61: 23-36.
Bourdieu, Pierre. 1989. La Noblesse d’État. Grandes écoles et esprit de corps.
Paris: Minuit. Trad. española: La nobleza de Estado: Educación de elite
y espíritu de cuerpo. Buenos Aires: Siglo XXI, 2013.
–––,1991. Langage and Symbolic Power. Edited by John Thompson. Cambridge, UK:
Polity Press. Trad. española: Lenguaje y poder simbólico. Madrid: Akal, 2001.
–––, 1993. “Esprits d’État. Genèse et structure du champ bureaucratique.”
Actes de la recherche en sciences sociales 96-97 : 49-62. Trad. española:
“Espíritus de Estado. Génesis y estructura del campo burocrático” .Buenos
Aires: Revista Sociedad, de la Facultad de Ciencias Sociales (UBA).
–––, 1994. Raisons pratiques. Sur la théorie de l’action. Paris: Seuil. Trad. española:
Razones prácticas. (Sobre la teoría de la acción). Barcelona: Anagrama,
1997.
–––, 1997. Méditations pascaliennes. Paris : Seuil. Trad. Española: Meditaciones
pascalianas. Barcelona: Anagrama, 1999.
–––, and Loïc Wacquant. 1992. An Invitation to Reflexive Sociology. Chicago :
University of Chicago Press. Trad. española: Una invitación a la sociología
reflexiva. Buenos Aires: Siglo XXI, 2005.

206
Tiempos violentos. Barbarie y decadencia civilizatoria

Broeders, Dennis and Godfried Engbersen. 2007. “The Fight Against Illegal
Migration: Identification Policies and Immigrants Counterstrategies.”
American Behavioral Scientist 50, no. 12 (August): 1592-1609.
Castel, Robert. 1996. Les Métamorphoses de la question sociale. Une chronique
du salariat. Paris: Fayard. Trad. española: La metamorphosis de la
cuestión social. Una crónica del salariado. Buenos Aires: Paidós, 1997.
Castells, Manuel. 2000. End of Millennium: The Information Age: Economy,
Society, and Culture, Volume 3. Oxford: Basil Blackwell. Versión
española: Fin de milenio. Madrid: Alianza, 1998.
Davis, James F. 1991. Who Is Black? One Nation’s Definition. University Park,
PA: Pennsylvania State University Press.
Durkheim, Émile. [1893] 2007. De la division du travail social. Paris: PUF.
Trad. española: La division del trabajo social. Madrid: Akal, 1987.
Elias, Norbert et John L. Scotson. [1965] 1994. The Established and the
Outsiders. London: Sage.
Fassin, Didier and Éric Fassin (eds.). 2006. De la question sociale à la question
raciale ? Paris : La Découverte.
Foucault, Michel. 1975. Surveiller et punir. Naissance de la prison. París:
Gallimard. Trad. española: Vigilar y castigar. Nacimiento de la
prisión. Buenos Aires: Siglo XXI, 2002.
Garapon, Antoine and Denis Salas. 2006. Les Nouvelles sorcières de Salem.
Leçons d’Outreau. Paris : Seuil.
Garland, David, 2001. The Culture of Control: Crime and Social Order in
Contemporary Society.
Chicago: University of Chicago Press. Trad. española: La cultura del control.
Crimen y orden social en la sociedad contemporánea. Barcelona: Gedisa,
2005.
Geremek, Bronislaw. [1978] 1987. La Potence ou la pitié. L’Europe et les
pauvres du Moyen Âge à nos jours. Paris: Gallimard. Trad. española: La
piedad y la horca: historia de la miseria y de la caridad en Europa.
Madrid: Alianza, 1989.
Goffman, Erving. 1964. Stigma: Notes on the Management of Spoiled Identity.
Englewood Cliffs, NJ: Prentice-Hall. (Trad. española: Estigma: la
identidad deteriorada. Madrid: Amorrortu, 2003)
Harvey, David. 1989. “From Managerialism to Entrepreneurialism: The
Transformation in Urban Governance in Late Capitalism.” Geografiska
Annaler 71, no. 1: 3–17.
––– 2005. A Brief History of Neoliberalism. New York : Oxford University
Press. Trad. española: Breve historia del neoliberalismo. Madrid: Akal,
2007.
Kafka, Franz. [1914] 2011. In the Penal Colony. New York: Penguin. Trad.
española: En la colonia penitenciaria. Madrid: Punto Omega, 1976.

207
Loïc Wacquant

Lødemel, Ivar and Heather Trickey. 2001. “An Offer You Can’t Refuse”:
Workfare in International Perspective. Bristol : Policy Press.
Lis, Catharina and Hugo Soly. 1979. Poverty and Capitalism in Pre-industrial
Europe. London: Harvester Press. Trad. española: Pobreza y capitalismo
en la Europa preindustrial (1350-1850). Madrid: Akal, 1984.
Littré, Émile. 1877. Dictionnaire de la langue française. Paris: Hachette.
Müller, Markus M. 2012. “The Rise of the Penal State in Latin America.”
Contemporary Justice Review 15, no. 1 (March): 57-76.
Ndiaye, Pap. 2008. La Condition noire. Essai sur une minorité française. Paris:
Calmann-Lévy.
Novak, Michael J. 2008. “The Myth of the ‘Weak’ American State.” The
American Historical Review 113, no 3 (June): 752-772.
Peck, Jamie. 2001. Workfare States. New York: The Guilford Press.
Piven, Frances Fox and Richard A. Cloward. [1971] 1993. Regulating the
Poor: The Functions of Public Welfare. New York : Vintage.
Rusche, Georg and Otto Kirchheimer. [1939] 2003. Punishment and Social
Structure. Revised edition, with an introduction by Dario Melossi. New
Brunswick : Transaction Publishers. Trad. española: Pena y estructura
social. Bogotá: Temis, 1984.
Ryan, Bernard and Valsamis Mitsilegas (eds.). 2010. Extraterritorial Immigration
Control. The Hague: Martinus Nijhoff Publishers.
Slater, Tom, Virgílio Pereira and Loïc Wacquant. En prensa. “Territorial
Stigmatization in Action” Environment & Planning E.
Squires, Peter and John Lea (eds.). 2012. Criminalisation and Advanced
Marginality: Critically Exploring the Work of Loïc Wacquant. Bristol:
Policy Press.
Wacquant, Loïc. 1989. “The Puzzle of Race and Class in American Society
and Social Science.” Benjamin E. Mays Monograph Series 2, no. 1
(Fall): 7-20.
–––, 1996. “Un mariage dans le ghetto.” Actes de la recherche en sciences
sociales 113 (June): 63-84.
–––, 1997a. “For an Analytic of Racial Domination.” Political Power and
Social Theory 11, no. 1 (Symposium on “Rethinking Race”): 221-234.
–––, 1997b. “Three Pernicious Premises in the Study of the American Ghetto.”
International Journal of Urban and Regional Research 21, no. 2 (June),
“Events and Debate”: 341-353. (La traducción española aparecerá en la
Revista INVI, Invierno de 2014).
–––, [1992] 1998. “Inside the Zone: The Social Art of the Hustler in the Black
American Ghetto.” Theory, Culture & Society 15, no 2 (May): 1-36
(reprinted in Pierre Bourdieu et al., The Weight of the World, Cambridge,
UK: Polity Press, 1999, pp. 140-167). Trad. Española: “La zona”, en
Pierre Bourdieu et al., La miseria del mundo. Madrid: Ediciones Akal;

208
Tiempos violentos. Barbarie y decadencia civilizatoria

Buenos Aires y México D. F., Fondo de Cultura Económica de Argentina,


1999: 133-150.
Wacquant, Loïc. 1999. Les Prisons de la misère. Paris: Raisons d’agir Éditions.
Trad. española: Las cárceles de la miseria. Madrid: Alianza, 2001.
–––, 2001. “Deadly Symbiosis: When Ghetto and Prison Meet and Mesh.”
Punishment & Society 3, no. 1 (Winter): 95-133. Trad. Española: “El
color de la justicia. Cuando gueto y cárcel se asemejan y se ensamblan” en
Loïc Wacquant (ed.), Repensar los Estados Unidos. Para una sociología
del hiperpoder. Barcelona: Ed. Anthropos, 2005, págs. 144-177; también
en la Revista argentina de estudios legales.
–––, 2005a. “Les deux visages du ghetto: construire un concept sociologique.”
Actes de la recherche en sciences sociales 160 (December): 4-21. Trad.
Española: “Las dos caras de un gueto: la construcción de un concepto
sociológico”. Renglones (Guadalajara), N° 56, febrero de 2004, págs.
72-80.
–––, 2005b. “Race as Civic Felony.” International Social Science Journal 181
(Spring): 127-142.
–––, 2005c. “‘Enemies of the Wholesome Part of the Nation’: Postcolonial
Migrants in the Prisons of Europe.” Sociologie (Amsterdam) 1, no.
1 (Spring): 31-51. Trad. española: “Penalización, despolitización y
racialización: la sobreencarcelación de inmigrantes en la Unión Europea”,
Revista Zigurat, N° 6, Buenos Aires: noviembre de 2006, págs. 76-96.
–––, [2000] 2006. Body and Soul: Notebooks of an Apprentice Boxer. New York:
Oxford University Press. (Trad. española: Entre las cuerdas. Cuadernos
de un aprendiz de boxeador. Buenos Aires: Ed. Siglo XXI, 2006).
–––, 2007. “Territorial Stigmatization in the Age of Advanced Marginality.”
Thesis Eleven 91 (November): 66-77. Trad. española: “La
estigmatización territorial en la edad de la marginalidad avanzada”,
Renglones¸Guadalajara, N° 60, marzo-agosto 2009, págs. 16-22; una
nueva traducción reimpresa en Ignacio González Sanchez (ed.), Teoría
social, marginalidad urbana y Estado penal. Aproximaciones al trabajo
de Loïc Wacquant, Madrid: Dykinson Impresa, 2011, págs. 119-134.
–––, 2008a. Urban Outcasts: A Comparative Sociology of Advanced Marginality.
Cambridge, UK: Polity Press. Trad. española: Los condenados de la
ciudad: gueto, periferias y Estado. Madrid: Siglo XXI, 2007.
–––, 2008b. “The Militarization of Urban Marginality: Lessons from the
Brazilian Metropolis” International Political Sociology 2, no. 1 (mars):
56-74. Trad. española: “La militarización de la marginalidad urbana:
lecciones desde la metrópolis brasileña”, Estado penal y derechos
humanos (Argentina) N° 9, Agosto 2010, Buenos Aires, págs. 8-22.
–––, 2008c. “Ghettos and Anti-Ghettos: An Anatomy of the New Urban Poverty.”
Thesis Eleven 94 (August): 113-118. Trad. española: “Guetos y antiguetos:

209
Loïc Wacquant

anatomía de la nueva pobreza urbana”. Pensar – epistemología, política


y ciencias sociales. Nros. 3 y 4, 2008/2009: 123-131.
Wacquant, Loïc. 2009a. Punishing the Poor: The Neoliberal Government
of Social Insecurity. Durham and London: Duke University Press.
Trad. española: Castigar a los pobres: el gobierno neoliberal de la
inseguridad social. Barcelona: Gedisa, 2010.
–––, 2009b. Prisons of Poverty (revised and enlarged edition). Minneapolis:
University of Minnesota Press. Trad. española (para Latinoamérica):
Las cárceles de la miseria. Buenos Aires: Ediciones Manantial, nueva
edición ampliada y actualizada, edición del 10° aniversario (con una
nueva introducción y Postfacio), 2010.
–––, 2009c. “The Body, the Ghetto and the Penal State.” Qualitative Sociology 32,
no. 1 (March): 101-129. Trad. española: “El cuerpo, el gueto y el Estado
penal”, Apuntes de investigación. N° 16, Otoño 2009, Buenos Aires,
págs. 99-132; también en Etnografías contemporáneas, Buenos Aires; y
reimpresa (versión abreviada) como “El cuerpo, el gueto y el Estado penal:
una breve guía biográfica y analítica”, en Ignacio González Sánchez (ed.),
Teoría social, marginalidad urbana y Estado penal. Aproximaciones al
trabajo de Loïc Wacquant. Madrid: Editorial Dykinson, 2011, págs. 19-49.
–––, 2010a. “Crafting the Neoliberal State: Workfare, Prisonfare and Social Insecurity.”
Sociological Forum 25, no. 2 (June): 197-220. Trad. española: “Forjando el
Estado neoliberal”, Prohistoria (Rosario), 16, julio 2011, págs. 1-16.
–––, 2010b. “Urban Desolation and Symbolic Denigration in the Hyperghetto.”
Social Psychology Quarterly 20, no. 3 (Summer):1-5. Trad. española:
“Desolación urbana y denigración simbólica en el hipergueto”. Astrolabio
Nro. 6, 2011: 4-19.
–––, 2010c. “Class, Race and Hyperincarceration in Revanchist America”.
Daedalus 139, no. 3 (Summer): 74-90. Trad. española: próximamente en
Loïc Wacquant, Tras la pista del Estado penal, 2014.
–––, 2010d. “Prisoner Reentry as Myth and Ceremony.” Dialectical Anthropology
34, no. 4 (December): 604-620. Trad. española: en Cuadernos de estudios
sobre sistema penal y derechos humanos (Buenos Aires), primavera
2012. También en Loïc Wacquant, Tras la pista del Estado penal, 2014.
–––, 2010e. “La tornade sécuritaire mondiale: néolibéralisme et châtiment à l’aube
du vingt-et-unième siècle.” Contretemps 63 (July) : 138-154. Expanded
English version forthcoming as “The Global Firestorm of Law and Order:
On Neoliberalism and Punishment.” Thesis Eleven 106, Fall 2013. Trad.
española: “Una sociología cívica de la penalidad neoliberal”, Postfacio a
la edición del 10° aniversario de Cárceles de la miseria, Buenos Aires:
Manantial, 2010, págs. 179-202; reimpresa como “La tormenta global de
la ley y el orden: sobre neoliberalismo y castigo”, en Ignacio González
Sánchez (ed.), Teoría social, marginalidad urbana y Estado penal.

210
Tiempos violentos. Barbarie y decadencia civilizatoria

Aproximaciones al trabajo de Loïc Wacquant. Editorial Dykinson, 2011,


págs. 203-227.
Wacquant, Loïc. 2010f. “Designing Urban Seclusion in the 21st. Century.”
Perspecta: The Yale Architectural Journal 43: 165-178. Trad. española:
“El diseño de la seclusión urbana en el siglo XXI”. Herramienta 48,
Buenos Aires, octubre de 2011: 9-26.
–––, 2011a. “A Janus-Faced Institution of Ethnoracial Closure: A Sociological
Specification of the Ghetto”. Pags. 1-31 en Ray Hutchison et Bruce
Haynes (dir.), The Ghetto: Contemporary global issues and Controversies.
Boulder: Westview Press.
–––, 2011b. “The Wedding of Workfare and Prisonfare Revisited”. Social Justice
38, nos. 1-2 (Spring): 203-221. st
–––, 2010f. “Designing Urban Seclusion in the 21 Century.” Perspecta: The
Yale Architectural Journal 43: 165-178.
–––, 2011a. “A Janus-Faced Institution of Ethnoracial Closure: A Sociological
Specification of the Ghetto.” Pp. 1-31 in Ray Hutchison et Bruce Haynes
(dir.), The Ghetto: Contemporary Global Issues and Controversies.
Boulder: Westview Press.
–––, 2011b. “The Wedding of Workfare and Prisonfare Revisited”. Social
Justice 38, nos 1-2 (Spring): 203-221.
–––, 2012. “Three Steps to a Historical Anthropology of Actually Existing
Neoliberalism”. Social Anthropology 20, no. 1 (January): 66-79. Trad.
española: “Tres pasos hacia una antropología histórica del neoliberalismo
real”. Herramienta 49, Buenos Aires, marzo de 2012: 43-60.
–––, En prensa. Deadly Symbiosis: Race and the Rise of the Penal State.
Cambridge, UK: Polity Press.
Weber, Max. [1915] 1946. “Social Psychology of the World Religions,” in From Max
Weber: Essays in Sociology. Edited by Hans H. Gerth and C. Wright Mills.
New York: Oxford University Press, pp. 267-301. (Trad. española: Psicología
social de las grandes religiones. Buenos Aires: Ed. Planeta Agostini, 1985).
–––, [1921] 1958. The City. Edited by Don Martindale. New York: The Free
Press. Trad. española: La ciudad. Madrid: Ediciones de la Piqueta, 1987.
–––, [1922] 1978. Economy and Society. Berkeley : University of California
Press.Trad. española: Economía y sociedad. México: FCE, 1964.
Wilson, William Julius. [1978] 1980. The Declining Significance of Race:
Blacks and Changing American Institutions. Chicago: University of
Chicago Press, 2nd edition.

211
Tiempos violentos. Barbarie y decadencia civilizatoria

TIEMPOS
VIOLENTOS
Barbarie y decadencia
civilizatoria

5
Claudia Korol

Tiempos violentos
Barbarie y decadencia civilizatoria

© 2014 Ediciones Herramienta


Buenos Aires, Argentina

Diseño de tapa: Mario a. de Mendoza


Diseño de interior: Anahí Cozzi
Cuidado y preparación de la edición: Silvio Schachter, Fernando Stratta
y Chiche Vázquez
Corrección: María Belén Sopransi y Juan Manuel Lorenzini

Ediciones Herramienta
Av. Rivadavia 3772 – 1/B – (C1204AAP), Buenos Aires, Argentina
Tel. (+5411) 4982-4146
Correo electrónico: revista@herramienta.com.ar
Sitio web: www.herramienta.com.ar

ISBN: 978-987-1505-42-5
Printed in Argentina
Impreso en la Argentina, mayo de 2014
Todos los derechos reservados. Hecho el depósito que marca la ley 11.723

Wacquant, Loïc
Tiempos violentos / Loïc Wacquant ; Peter McLaren ; Renán Vega Cantor. - 1a ed. -
Ciudad Autónoma de Buenos Aires : Herramienta, 2014.
320 p. ; 23x15 cm.

ISBN 978-987-1505-42-5

1. Sociología. 2. Ensayos. I. McLaren, Peter II. Vega Cantor, Renán


CDD 301

Fecha de catalogación: 22/04/2014

6
Tiempos violentos. Barbarie y decadencia civilizatoria

Índice

Presentación
Claudia Korol ......................................................................... 9

La violenta regulación del territorio en el capitalismo


criminal
Esteban Rodríguez Alzueta ..................................................... 17

Violencia, estado de clase y represión


María del Carmen Verdú......................................................... 45

Violencias heteropatriarcales e interseccionalizadas.


Agencias feministas situadas
Ruth Zurbriggen y Graciela Alonso ........................................ 63

Violencia urbana y urbanización de la violencia


Silvio Schachter ...................................................................... 83

Acerca de la violencia laboral. Disciplinamiento


patronal y nuevas formas de sufrimiento:
aportes para una mirada desde los trabajadores
Julia Campos, Oscar Martínez y Julia Soul .......................... 105

Violencia institucional en cárceles bonaerenses.


Una mirada desde la práctica
Colectivo Atrapamuros ........................................................... 125

7
Claudia Korol

La izquierda y el problema del delito


Mariano Ciafardini ................................................................. 147

Violencia. Alienación y desposesión.


Algunas reflexiones y conjeturas
Edgardo Logiudice .................................................................. 159

Marginalidad, etnicidad y penalidad en la ciudad


neoliberal: una cartografía analítica
Loïc Wacquant......................................................................... 177

Distribución de armas a comunidades prescindibles.


Baño de sangre en México, imperialismo estadounidense
y capital transnacional: por una pedagogía
crítica revolucionaria
Peter McLaren, Lilia D. Monzó y Arturo Rodríguez ............. 213

Violencia y despojo territorial en Colombia


Renán Vega Cantor ................................................................. 239

La violencia como mercancía. Los medios


y la espectacularización de la barbarie en Brasil
Ronaldo Rosas Reis................................................................. 261

Violencia de la sociedad civil vs. violencia estatal


y violencia del crimen organizado en México:
El caso de las autodefensas comunitarias de Michoacán
José Luis Solís González ......................................................... 277

Necropolítica, violencia y disputa desde los márgenes


del estado en México
Antonio Fuentes Díaz.............................................................. 297