Está en la página 1de 2
El hombre Paul Claudel “Su vostro y su cuerpo mosiraban les sorales de esa lucha, ¥ 30 luminaben can sus oj grandes ycleros, esbordantes do un emer tn fil y tan Geno." HENRI MASSIS: Ena Francia de fines del siglo XIX, donde reinabs una ron ctisis moraly reigiosa, en una Francia donde triunfa- 'ba todo aquello que se rebelara contra lo oficial y estable- cido, surge el joven poeta. Niacido en Vilanveve SurFéte el 6 de agosto de 1868, 1pos6 sus fos de nifo en este pequefa sldea del departa- ‘mento de Aisne. Catorce afios més tarde ls femilia Claudel ‘se traslado 9 Pars: su herman Camille inicia estudios de eescultura con Rodin; Paul ingresa en el iceo Luis-le Grand y més tarde en la Escuela de Derecho y de Ciencias Polit cas. Durante la adolescencia fue instruido en fas teorias kantianas que marcaron una etapa de escepticismo en su vida, dejanco su esplritu vacio e insatisfecho. Sibien habia tecibido la Primera Comunién-coronamiento y término de las practicas religiosas-, no podia concilior la fe catélica con las tearias de Kant y de los intelectuales que admira- ba. Sobre este marco de una Francia carscterizada princi. palmente por una fuerte hostlidad hacia la Iglesia, 6l mis. mo eseribiré més adelante: "Yo crela en consecuencia lo ue crela la mayor parte de las personas entonces llr das cultas. La recie idea de lo individual estabe obscurecide ‘en mi. Aceptabala hipdtesis monista y mecanitista en todo su rigor crela que todo estaba sometido a les "Leyes! y {que este mundo era un firme desencadenamiento de cav- A cuarenta afios de su muerte PAUL CLAUDEL: el poeta de la Gracia. i no explicas nada {Oh poeta! pero gracias a ti todas las cosas se hacen explicables.” PAUL CLAUDEL Por Marfa Victoria Garcfa Basalo sasy efectos que a ciencia iba a desenradar perfectamen- te-de un dia para otro. Todo esto, por otra parte. me paie- cla muy triste y muy aburrio.”» En 1899 Paul Claudel comienza su carrera diplomética ‘acts como ebnsul euplente en Nueva York y como geren- tedel consulado en Boston. A partir de entonces no cea de vsjer por todo el mundo ocupando destacados cargos diplométicos, hasta retiarse definitivamente en 1935. Alo largo de estos afios, en la soledad y lejos de Francia, va madurando y produciendo una obra copiose. tanto fiica como dramdtics. En este género se destacan Téted'or Le soulier de satin, Lannonce faite 4 Marie, l'otage. Le pain ‘dur Le Pare hnrmilié. yen poesia sus titulos capitales son: Conq grandes odes, Corona benignitetis Anni Dei, Péemes de guerre, Feulies de Sains. En 1905.se.easa, en Lyon, con Reine Sainte-Marie-Pernt hijo de un destacado arquitecto de la épace. A pesar de su intensa carrera diplomética Paul qustaré de los momentos de esparcimiente hagarerio.en el castillo de Brangues. con ‘us cinco hijos. La Academia Francesa lo admite como miembro recin ‘en 1946, Nueve afios més tarde muere en Paris. el poeta, ‘@l hombre Paul Claudel. La conversién y Ia Fe "Elcombate do espiritu es tan brutal come la batalla de los hombres”. ‘ARTHUR RIMBAUD. elas cenizas de une Europa fansticamente ireligiasa surge jn grupo de intelectuales que lentamente va redes- ccubtiendo la vieja Fe. Jacques Maritain, Gibert Keith Chesterton. Gabriel Marcel, Charles du Bos, Jacques Riviere, Francis Jammes, Paul Valéry y Henri Massis son algunos de estos hombres de las artes y de las letras que ‘se convierten ala fe catélica Elmuchacho de dieciocho afos que aquella noche na: vider entré en Notre-Dame, no esperaba un cambio tan, radical como el que se produjo. Bajo las viejos y pesados muros de la catedral parisiense, respirando el Magnificat que embebia e! are, Paul Claudel sinié un larnado, su la mado: “Bruscamente micorazdn fuealcancada, y cel. Cre, con tal fuerza de adiiesi6n, con tal levantamiento de todo ‘mi ser, con une convicelén tan poderosa, con una cert dumbre exenta de toda clase de dude, que desde enton- es, todos los libros, todos los razonamientos, todos los azares de una vida agitada, no han podida conmover mi fe, ni en verdad rozaria. Ese dia (25 de diciembre de 1886) se desaté en él una. ‘gran crisis religiosa que dur6 cuatro afios. Fue una lucha intetor entre antiguas convicciones este nuevo Dios Gnico| ¥ personal que comenzaba a descubrir Paul Claudel escr be en el lato de eu conversién: ‘Me atrevo a decir que ‘cumpii una hermosa defensa y que la fucha fue eal ycom- pleta. Nada quedé omitido. Hice uso de todos las medias de resistencia, y debi sbendonar una tras otra armas que ‘no me servian para nad Su primera Biblia fue una biblia protestante: que una amiga alemana habia regolado a su hermene Camille. All se enconteS nuevamente con la vida de Jestis, que s6lo conocla por la obra de Renan Vie de Jisus. Fue en este periodo que leyéiMluminations y Une saison ‘on enferde Rimbaud, Estos libros influyeron en su conver: sign ya que él vela en ellos presencias religiosas. Como, cribe Raise Maritain * en “Las grandes amistedes”. Rimbaud es el més insdlito de los convertidores: sin erm- baigo el espirtu profundo y atento de Paul Claudel supo escribir mucho més de lo aparente. De él diré: "Ha sido para mila revelacién en un momemto de profundss tinie Dias, ls iluminacidn de todos los caminos del arte, cela roligién. de ia vide."* Paul Claudel comenaé a frecventar la iglesia a media ‘que su espiritu iba desterrando tas tinieblas y las duds. ‘Se acereé lentamente a la Contesién y el 25 de diciembre de’ 1690, dia de Navidad, hizo su Segunda Comunién en, Notie-Dame. Desde este momento sus obras. no: fueron perfectamente coharentes con su Fe. “La Muse qui est la Gréce'* “Efectivamente, Claudel es un artista sagrado v-su obra es una morada para Dios" LEONARDO CASTELLANI Segjin los erticos se advierte-en la obra de Claudel una. ‘ran influencia de Esquilo, Shakespeare y Whitman, pero se caracteriza sobre todo por una grandezs auténtica e in- ‘euestionable luminada por un catolicismo fiel a su etimo: logla, es decir de espiritu universal Ena obra de Paul Claudel podemos encontrar ias vrt {des més puras: robustez, impetu elemental, sabor de cosa prfstina y recién abierta. Porque muchos son los que ert- cana falta de orden de Cloudelyy su consiguiente obscur- {dad pero esto se debe a que el autor nos da su pense miento “en bruto”, no elaborado, nos to muestra en el mis: mo memento en que nace. ‘Quizé por esto mismo las obras de Claudel estén doto: das de una gran frescura, de una abundancia de la senso: ign. Claudel tiene una gran capacidad para captar ta be ieza y pare transmitiia por medio de wna riqueza de ex ppresién opulenta y lyjurosa. Taine dijo que Claudel teni ginacién complete" porqueno se contenta sdlocon e|libujo del objeto, ocon sucolor, sine que lo quiere toro ‘eae sobre 61 como una presa, Si bien se formé literariamente en plena época dle simbolistas, 61 utlza el simbolo con un sentido muctio més profundo, Gon el simbolo Claude! capta de un solo golpe la realidad doble. Espiritu y Materia. Los poemas dramaticos de Paul Gloudel estén impreg: nnados de metafisica, tealogia y misticismo que intentan resolver problemas trascendentales. El mismo identifica a la Musa con la Gracia y aciara que el verdadero talento literario comienza a crecer en él con su conversién: “Dros std en la abra de Claudel como fin del hombre y de fas cosas.” ‘Sogn San Ignacio de Loyola et fin Gime del homnbie es alabar. hacer reverencia y amar a Dios. y mediante esto, salvar su alma. Este tripe fin del entendimiento, alectivi dad y voluntad se ve en la obsa de Claudel -opina Caste- lian, por lo cual se lo puede considerar como. posta mets. fisico, poeta litargico y posta mistco. ‘Alabar 2 Dios implica conocerlo. Claudel busca cono- cer a Dios por medio de criaturas. que él tan bien sabe plasmar en su poesia. que ne es otra cosa que un ipo- rnente eanto de alabanza, Hacer reverencia os la segunda parte del fin del hombre y para cumplirse necesita dos condiciones basicas: fe sujecién y el acatarniento, que tie rien su méxima expresién en|a liturgia. Claudel tiene innw: merables odes ltiigicas que slaban a Dios y a sus criatu: ras, Claudel hace reverencia a Dios par medio de su poo: sia, Pero la obra de Claudel es esencialmente mistica, ir pregnada de un gran amor hacia su Creador. Paul Claudel es un catélico baiallante, y sabe convertir ‘sus dotes literarias en armas de conquista. La literatura es ‘su mision y ast se lo hace saber a Jacques Rive: "Vues tro puesto esté marcado con Patmoste, con Péguy, con Chesterton, yme atrevo a decir conmigo mismo, entre los escritores cuya misién es rehacer una imaginaciéa y una sensibilided catdlicas, marchitades hace cuatro sgtos. 013 Clas al triunfo de la iteratura puramente laica. cura spr ‘ma conupeién vamos en estos dias.” ‘CLAUDE, Pot, ‘Me conversion, onl Rom des Jeunes, 1913, pot ‘BAITGTESSA Ange! ons antogvcein mCEAUDEL. Pu Lx brane. ‘dn Mala, Gvonas Are, Each pp. 2 idem pip. 2 om pd. 12 * aga Mi, espose de sole ance Jocques Marten Como o& {abo arbor se comiton de fits a externa ‘ado enI4AFVTAN, Ras, as grondos emstades. Boones ees. Dose 1250 Pl. 89 {1-1 Masa oo Gracia oul Cal. "STELLA aoa, at Hts» ext dupa on