Está en la página 1de 55

En lo principal: Formula querella. Primer otrosí: Solicita diligencias que indica.

Segundo otrosí: Acompaña documento. Tercer otrosí: Se tenga presente para


agrupación de investigaciones. Cuarto otrosí: Personería. Quinto otrosí:
Patrocinio. Sexto otrosí: Indica medio de notificación

SJG de Santiago (7°)

Ignacio Andrés González Martínez, chileno, cédula nacional de identidad


N° 16.371.409-4, abogado, en calidad de mandatario judicial y en representación,
según acreditará mediante mandato judicial, de Jaime Ortiz de Lazcano Piquer,
sacerdote y Vicario Judicial de Santiago, cédula nacional de identidad N°
21.150.923-6, ambos domiciliados para estos efectos en calle Badajoz 130, oficina
902, comuna de Las Condes, a su S.S. respetuosamente digo:

Que por expresas instrucciones de mi mandante y conforme con las


disposiciones de los artículos 111 y siguientes del Código Procesal Penal,
comparezco ante el señor Juez de Garantía a fin de interponer querella en contra
de todos quienes resulten responsables de los delitos de usurpación de nombre,
asociación ilícita, amenazas y ultraje a un Ministro de un culto, previstos y
sancionados, respectivamente, en los artículo 214, 292, 296 N° 3 y 139 N° 3 del
Código Penal, por los antecedentes de hecho y fundamentos de derecho que a
continuación exponemos:

I. - LOS HECHOS:

1° Con fecha 26 de junio de 2018, terceros cuya identidad desconocemos,


usurpando el nombre de mi representado, enviaron a numerosas casillas de correo
electrónico, entre ellas a las de la Dirección de Comunicaciones del Arzobispado de
Santiago y de numerosos medios de comunicación social, un documento
elaborado por “un grupo de laicos, religiosos y sacerdotes…” que según expresan,
se habrían organizado o “reunido desde hace mucho tiempo , en torno a la

1
búsqueda de la verdad, su exposición pública y transparente y la aplicación de una
real justicia, dentro del seno de la Iglesia Católica”. 1

2º Esta agrupación se autodenomina “Semper Veritas” y sus integrantes,


supuestos autores del documento, se parapetan en el anonimato e intentan
justificar esa conducta aludiendo a la experiencia de muchos de ellos que no
“hemos sido escuchados, en reiteradas oportunidades por nuestros pastores”. 2

3º Pero estos sujetos no se conformaron con refugiarse en el anonimato, sino


que usurparon el nombre de mi representado para remitir el documento en
cuestión. En efecto, el correo electrónico que “es enviado a los medios de
comunicación social, a la Conferencia Episcopal y a algunos sectores del acontecer
de la Iglesia”3 aparece remitido por Jaime Ortiz desde la casilla
“semperveritaschile@gmail.com”. Desde ya, mi representado niega categóricamente
haber enviado ese correo, así como haber creado o usado esa casilla. A su vez, es
importante destacar, que la usurpación de su nombre le provoca una gran
inquietud pues se asocia su persona con el contenido del documento, que está
dirigido de manera evidente a afectar la honra de muchas personas, y muy
especialmente la suya.

4º En efecto, basta una lectura veloz del mismo para advertir que si bien los
autores invocan como propósito una suerte de defensa, restauración o “limpieza”
de la Iglesia Católica chilena, la verdadera finalidad burdamente oculta es atentar
contra la honra de las personas aludidas en el documento.

5º No obstante lo anterior, solo nos haremos cargo de algunas alusiones a don


Jaime Ortiz, pero haciendo presente que se denigra a muchas otras personas.
5.a) Se afirma que existe un sujeto (cuyo nombre se oculta) “hombre adulto, de
muy buena posición social…” que al ver en la prensa que mi representado estaba
designado para “estudiar la acusación contra el padre O’ Relly se ha visto sometido
a una gran angustia de conciencia pues, él ha mantenido relaciones

1
Lo entrecomillado es cita textual del documento.
2
Ídem.
3
Ídem.

2
homosexuales con Ortiz, y no puede entender cómo Ezzati nombra a Ortiz en
calidad de investigador y juez pues…no tiene las condiciones morales para este
cargo”. 4 Luego ahonda el documento en el contexto de esta falsa relación
homosexual, afirmando que como parte de esta relación este hombre “…le ha hecho
costosos regalos y contribuciones a Ortiz…”5, lo que, es calificado por los autores
anónimos como una expresión de prostitución.
5.b) Se le imputa a mi representado por los autores del documento una
“malversación” de dineros del Banco Santander (técnicamente y de acuerdo a este
relato absolutamente falso, se le está imputando una distracción indebida de
dineros en perjuicio del Banco Santander).
5.c) Se le trata de mentiroso, de abusar constantemente de su cargo de vicario
judicial y de dar un trato denigrante a los seminaristas.
5.d) Concluyen estos sujetos parapetados en el anonimato formulando preguntas
retóricas que manifiestan en definitiva que mi representado carece de condición
moral para desempeñarse como investigador, juez y vicario judicial.

6. Por último, las alusiones que afectan la honra de otras personas abundan, y son
salpicados por ellas el Cardenal Errázuriz (que junto a Monseñor Ezzati), quien
supuestamente habría celebrado fiestas con “nóveles seminaristas”6, y el fiscal
Emiliano Arias, a quien se le atribuyen actuaciones dudosas e incluso una especie
de confabulación siniestra con Monseñor Ezzati, el Nuncio Apostólico de Chile,
Monseñor Ivo Scapolo y mi representado. 7

7.- No ahondaré más en los dichos que afectan su honra pues estamos conscientes
que esta querella no tiene por objeto el ejercicio de la acción penal privada para
perseguir la responsabilidad penal de los autores de los delitos de injurias y
calumnias. Más adelante, habrá tiempo para deducir la respectiva querella por
delitos en contra del honor. La referencia a las expresiones proferidas en deshonra,
descrédito y menosprecio de don Jaime Ortiz de Lazcano, así como de otras más,

4
Ídem. Destacado en negritas del original.
5
Ídem.
6
Ídem.
7
Hacia el final del documento se formulan preguntas que claramente atribuyen al fiscal don Emiliano Arias
actuaciones sumamente irregulares en el desempeño de su cargo. Verbi gratia: ¿” Qué traman Ortiz, Ezzati,
Scapolo y el fiscal Arias”; “¿A qué está jugando la justicia civil (en referencia al fiscal Arias) prestándose
para este tongo?”

3
tiene por exclusivo objeto poner de manifiesto que la asociación formada por estos
individuos reunidos desde hace mucho tiempo bajo el nombre de “Semper Veritas”
según ellos mismos expresan, tiene por verdadero objeto atentar contra las
personas, en la dimensión de un bien jurídico inherente a ellas, cual es, su honra.

8.- Concluye este documento con una clara amenaza de que en el futuro se repetirá
otro atentado contra la honra de las personas similar al contenido en él. No se
puede entender de otro modo la frase final o de despedida: “Hasta un nuevo
comunicado”. La cual efectivamente se verificó, como señalaremos a continuación.

9.- Con fecha 3 de julio de 2018, a las 12:34 horas, desde la misma casilla
electrónica (semperveritaschile@gmail.com) y usurpando nuevamente el nombre de
mi representado al utilizarlo como emisor del correo electrónico, las personas
detrás del grupo Semper Veritas enviaron, a diversos medios de comunicación
social, miembros de la iglesia y otras personas u organizaciones, un segundo
comunicado.

10.- Este segundo comunicado reitera las acusaciones del comunicado anterior,
por cuanto se le imputa, de forma explícita, a Jaime de Ortiz de Lazcano haber sido
un “permanente abusador de la gente que trabaja con él en el tribunal y en la
intimidad de su parroquia”; haberse “prostituido para obtener “regalos” costosos a
cambio”, y haber “desviado dineros destinados a la Asociación de Derecho
canónico”. A su vez, esta asociación de personas reitera que Jaime Ortiz de
Lazcano es una persona homosexual, y dicha orientación sexual le impediría tener
la condición moral para hacerse cargo de las investigaciones de relaciones sexuales
en la iglesia, así como también, otra senda de imputaciones carentes de
fundamentos y sentido.

11.- Finaliza el comunicado con una nueva amenaza que versa igual que la del
comunicado anterior: “hasta un nuevo comunicado”.

II.- Ilícitos penales configurados por los hechos denunciados.

Será la investigación la que deberá recabar antecedentes que permitan una

4
subsunción más fina de los hechos denunciados en los respectivos tipos penales.
Pero con los antecedentes disponibles en este momento, esos hechos configuran
los siguientes delitos.

A) DELITO DE USURPACIÓN DE NOMBRE DEL ARTÍCULO 214 DEL


CÓDIGO PENAL.

Este artículo sanciona con la pena de presidio menor en su grado mínimo al que
“usurpare el nombre de otro”, sin perjuicio de la pena que pudiere corresponderle
a consecuencia del daño que en su fama o intereses ocasionare a la persona cuyo
nombre ha usurpado. En el numeral 3 y 9 del apartado I de esta querella hemos
señalado los hechos que configuran este delito.

B) DELITO DE ASOCIACIÓN ILÍCITA DEL ARTÍCULO 292 DEL CÓDIGO


PENAL.

Esta norma señala que “Toda asociación formada con el objeto de atentar contra el
orden social, contra las buenas costumbres, contra las personas o las propiedades,
importa un delito por el solo hecho de organizarse. Luego los artículos 293 y 294
del mismo Código distinguen para los efectos de la penalidad según si la asociación
ha tenido por objeto la perpetración de crimenes o de simples delitos y si los
miembros han sido jefes, ejercido mando o han sido provocadores o los que siendo
parte de la asociación ilícita no han tenido esas calidades. Finalmente el artículo
294 bis contiene una regla especial de punibilidad cumulativa en caso de que los
miembros de la asociación ilícita cometan los crimenes o simples delitos objeto de
la asociación.

Que los hechos expuestos en el apartado I podrían configurar este delito se


desprende de los dichos de los autores del documento: se trata de un grupo de
personas asociadas desde hace mucho tiempo. El verdadero objeto de esta
asociación surge con meridiana claridad del contenido del documento: atentar
contra las personas en la dimensión inherente a todo ser humano, como lo es el
honor. Y de hecho la estructura sistemática del Código Penal refuerza aún más lo

5
que es indiscutido por la literatura penal y constitucional: los delitos contra el
honor se ubican en los parráfos 6 y 7del Título VIII del Libro II del Código punitivo,
intitulado “Crimenes y simples delitos contra las personas”.

C) DELITO DE AMENAZAS DEL ARTÍCULO 296 DEL CÓDIGO PENAL Y


SANCIONADO EN EL N.° 3 DE ESE MISMO ARTÍCULO.

Este artículo en su numeral 3°, sanciona con presidio menor en su grado mínimo
al que amenazare (de manera no condicional) seriamente a otro con causar a él
mismo o a su familia, en su persona, honra o propiedad, un mal que constituya
delito, siempre que por los antecedentes aparezca verosimil la consumación del
hecho.

Ya señalamos en el número 8 del apartado I que la expresión “Hasta un nuevo


comunicado” con la que termina el documento es una amenaza de volver a atentar
contra la honra de las personas. La cual efectivamente se produjo al verificarse un
segundo comunicado (número 9 del apartado I), que a su vez reitera la misma
amenaza (“hasta un nuevo comunicado”). De este modo, no cabe duda que es
verosimíl la consumación del mal amenazado pues existe un precedente al
respecto: un nuevo comunicado (comunicado dos)

E) DELITO DE ULTRAJE A UN MINISTRO DE UN CULTO. Finalmente los


hechos denunciados podrían configurar el delito descrito y sancionado en el N.° 3
del artículo 139 del Código Penal, que sanciona con pena privativa de libertad y
multa a los “ que con acciones, palabras o amenazas ultrajaren al ministro de un
culto en el ejercicicio de su ministerio”.

POR TANTO;

Ruego a V.S., tener por interpuesta querella en contra de todas aquellas personas
que resulten responsables en calidad de autores, cómplices y encubridores de los
delitos de usurpación de nombre, asociación ilícita, amenazas y ultraje a un
Ministro de un culto, previstos y sancionados, respectivamente, en los artículo 214,
292, 296 N° 3 y 139 N° 3 del Código Penal, configurado por los hechos descritos en

6
el apartado I de esta presentación; admitirla a tramitación y remitarla al Ministerio
Público.

PRIMER OTROSÍ: Sírvase V.S. tener presente las siguientes diligencias que
solicitamos practicar al Fiscal a cargo de la investigación:
a) Se me cite a ratificar esta denuncia, oportunidad en la que aportaré
antecedentes que pueden ser útiles para la determinación de los
responsables.

b) Se dé orden de investigar a la Brigada del Cibercrimen de la Policía de


Investigaciones de Chile, con expresa instrucción de realizar las pesquisas
conducentes a averiguar el origen del documento en que se funda mi
denuncia.

c) Se dé orden de investigar a la Policía de Investigaciones de Chile con expresa


instrucción de averiguar cuáles son los funcionarios o ex funcionarios del
Tribunal Eclesiástico que pueden haber tenido conocimiento de algunos
hechos que se señalan en el documento y que, aunque son calificados
erróneamente y de propósito como irregulares, sino delictivos, efectivamente
ocurrieron. Nos referimos a la entrevista que sostuve con el señor Fiscal
Emiliano Arias, entre otros hechos. Asimismo, solicito al señor fiscal se
instruya a la PDI a fin de que tome declaración a esos funcionarios y ex
funcionarios.

SEGUNDO OTROSÍ: Vengo en acompañar los siguientes documentos relevantes


para la investigación:
1. Correo electrónico de fecha 26 de junio de 2018, y documento que se
acompaña en este y motiva esta querella.
2. Correo electrónico de fecha 3 de julio de 2018, y documento que se
acompaña en este y motiva esta querella

TERCER OTROSÍ: Ruego a V.S. ordenar que la presente querella sea agrupada a
la investigación iniciada por denuncia de fecha 29 de junio de 2018, la cual se
encuentra tramitándose por la Fiscalía Centro Norte, con el RUC 1800653186-1,
Fiscal Hugo Saldías.

7
CUARTO OTROSÍ: Para los efectos de lo dispuesto en el inciso primero del artículo
111 del Código Procesal Penal, y a fin de acreditar el poder para representar a don
Jaime Ortiz de Lazcano, víctima de los delitos materia de esta querella, acompaño
copia de la escritura pública donde consta el poder especial para esos efectos.

QUINTO OTROSÍ: Sírvase V.S. tener presente que, en mi calidad de abogado


habilitado para el ejercicio de la profesión, asumo personalmente el patrocinio de
esta causa. Asimismo, asumen el patrocinio las abogados habilitadas doña Claudia
Alarcón Durán, y doña Francisca Zamora Águila, todos domiciliados en calle
Badajoz N.° 130, oficina 902, Las Condes, quienes podremos obrar conjunta,
separada o indistintamente en el desempeño del encargo y firmamos en señal de
aceptación.

SEXTO OTROSÍ: Sírvase V.S. tener presente, que en conformidad a lo dispuesto


por el artículo 31 del Código Procesal Penal, indico para los efectos de notificación
los siguientes correos electrónicos: igonzalez@fellerabogados.cl;
calarcon@fellerabogados.cl y fzamora@fellerabogados.cl

Ignacio Firmado
digitalmente Francis Firmado
digitalmente Claudia
Andrés por Ignacio
ca por Francisca
Andrés Isidora Zamora Alarcón Durán
Gonzále González Isidora Águila
Martínez Fecha: Firmado digitalmente por
z Fecha: Zamora 2018.08.20 Claudia Alarcón Durán
2018.08.20 11:39:56 Fecha: 2018.08.20
Martínez 11:39:16 -03'00' Águila -03'00' 11:41:11 -03'00'

8
SEMPER VERITAS

COMUNICADO DOS - JUNIO 2018

Tenemos pena

Tenemos pena, tenemos mucha pena.

Tenemos pena por lo que está pasando en nuestra Iglesia, por lo que ha pasado
y continúa sucediendo. Por los escándalos, por los delitos, por las faltas, pero
por sobre todo, por el sufrimiento de las víctimas, menores y adultos, hombres
y mujeres. Víctimas de miembros del clero y de laicos que forman parte de la
Iglesia.

Tenemos pena por los medios de comunicación. Porque no han tenido la


valentía ni de investigar, ni de informar. Entendemos que puedan sentir miedo
de equivocarse pero, en este caso, el miedo es injustificado. Si existe una
denuncia, lo más probables que sea cierta. Tenemos pena porque, solamente,
“The Clinic” se atrevió a publicar, aunque solo fue un extracto y dejó fuera lo
esencial, centrándose en el aspecto económico. Algo es algo pero, como dice
el Papa Francisco, “no es suficiente”.
Tenemos pena, porque ningún medio fue capaz de hacer llegar esto a la Santa
Sede, no se les ocurrió, no se atrevieron o quizás… también están comprados
y pagados por la cúpula reinante de la Iglesia.

Tenemos pena, porque pese a que el primer comunicado se difundió dentro y


fuera de la Iglesia, nadie, nadie ha hecho algo. Lo entendemos. Nadie quiere
perder su fuente laboral por “abrir la boca”. Las familias también sufrirían con
esto. Pero sigue estando mal. De hecho, está muy mal.

Nadie debería tener que tener miedo de decir lo que siente y piensa y menos
dentro del ámbito de la Iglesia. ¿Acaso no es madre que escucha, acoge y
entiende? En Chile, no lo es. En Chile, la Iglesia infunde temor, no
tranquilidad. Infunde silencio y no alegría de la buena nueva.

Tenemos pena porque quién es el “investigador estrella” de la Iglesia en Chile,


el sacerdote Jaime Ortiz de Lazcano Piquer, Vicario judicial del tribunal
interdiocesano de Santiago, no tiene la condición moral para ello.

¿Cómo puede investigar a otros curas que han tenido relaciones hétero u
homosexuales, cuándo él es homosexual?

¿Cómo puede investigar abusos de diferentes clases, de otros curas, cuando él


ha sido un permanente abusador de la gente que trabaja con él en el tribunal y
en la intimidad de su parroquia?

¿Cómo puede investigar curas que han sido denunciados por problemas
económicos, cuando él desviaba dineros, destinados a la Asociación de
Derecho Canónico, para sus propios proyectos?

¿Cómo puede investigar a curas abusadores sexuales, cuando él se prostituyó


para obtener “regalos” costosos a cambio?

¿Cómo puede tener cara de investigar algo?

En los últimos días

Han pasado muchas cosas en los últimos días y también han dejado de pasar
muchas cosas que debieran suceder.
Con nuestras denuncias, del primer envío, acerca de Ezzati y Scapolo, ¿Qué
sucedió? Nada.

Con nuestras denuncias, del primer envío, acerca del manejo de dineros, ¿Qué
sucedió? Nada.

Con nuestras denuncias, del primer envío, acerca de Ortiz de Lazcano, ¿Qué
sucedió? Nada.

Con nuestras denuncias, del primer envío, acerca del fiscal, ¿Qué sucedió?
Nada.

Y eso es lo curioso, eso es lo extraño, eso es lo que a nadie le ha llamado la


atención: que no suceda nada.

“Cuando el río suena, es porque piedras lleva” y si el río no suena, eso sí que
es extraño.

Si una persona es acusada injustamente, hace lo imposible por demostrar su


inocencia. Si está privado de libertad injustamente, busca la libertad al costo
que sea. De hecho, es su obligación moral, en justicia, el procurar su libertad,
porque le fue arrebatada injustamente. Es obligación moral de un acusado el
defender su inocencia. No es sólo un derecho, es una obligación.

Hemos acusado a Errázuriz y Ezzati de encubrimiento y… ellos callan.

Hemos acusado a Errázuriz y Ezzati de abusos y… ellos callan.

Hemos acusado a Errázuriz y Ezzati de actos sexuales impropios y… ellos


callan.

Hemos acusado a Ortiz de Lazcano de encubrimiento de Errázuriz y Ezzati


y… él calla.

Hemos acusado a Ortiz de Lazcano de homosexualidad y… él calla.

Hemos acusado a Ortiz de Lazcano de prostitución y… él calla.

Hemos acusado a Ortiz de Lazcano de homosexualidad y… él calla.

…si el río no suena, eso sí que es extraño.


¿Qué está pasando con la cúpula de nuestra Iglesia, en la que todos callan?

¿Están todos involucrados, tapándose unos con otros, como una mafia?

¿Por qué no defienden su honra, su honor, su honestidad, su inocencia?

La clave está en la conciencia. En la conciencia que no les permite actuar en


defensa propia, porque se sienten culpables, se saben culpables y lo son. Ya
está probada la existencia de encubrimientos (y siguen apareciendo más). Ya
está probada la existencia de abusos (y siguen apareciendo más). Ya está
probada la existencia de tráfico de influencias y cuotas de poder (y siguen
apareciendo más). Pero más puede el miedo al escarnio público. Más puede el
miedo a perder el poder, las influencias y las garantías y comodidades.

La verdad les hará libres.


¿Estamos esperando una respuesta de la justicia canónica?

¿Eso es lo que esperamos?

Porque si es así, entonces no hay ninguna posibilidad de justicia y


transparencia, porque la justicia de la Iglesia está corrupta, podrida, sucia. La
justicia de la Iglesia está copiando a la justicia civil: si se trata de un pobre
cura cualquiera, entonces hay que investigarlo (y bien merecido se lo tiene si
corresponde) pero si se trata de alguien con influencias o un puesto
importante, entonces, olvídenlo. El dinero es el dios que les gobierna, no Dios.

De últimas horas

Después que nuestro primer escrito salió a la luz y ninguno de ustedes hizo
nada, ocurrieron cosas importantes en el tribunal dirigido por Ortiz de
Lazcano.

Por una parte y quizás es culpa nuestra, mencionamos al personal del tribunal,
diferenciando entre los que hacen su trabajo y son destacables, de los que son
unos parásitos aprovechadores que no trabajan. Sí, son palabras fuertes, pero
esa es la realidad.

Nos hemos enterado que, el día miércoles 27 de junio, fue despedida del
tribunal eclesiástico de Santiago, la señora Ana Cabezas.

Ella cumplió funciones en el tribunal, en calidad de Secretaria de los Vicarios,


notario, auditor y encargada del aspecto administrativo por alrededor de 20
años. Su trabajo, especialmente en el área administrativa fue destacada por su
excelencia, años atrás, cuando un enviado de la Santa Sede vino a revisar el
tribunal. En esos tiempos, en los tiempos del edificio de Erasmo Escala la
conocimos. Y es reconocida, en el ámbito eclesiástico por su minuciosidad y
calidad profesional, por muchos de los abogados, jueces, sacerdotes, párrocos
y laicos que interactuamos con ella a través del tiempo, además de su acabada
competencia profesional y de su capacidad de acogida humana.

Junto con la señora Cabezas, fue cesado en sus funciones el vicario judicial
adjunto, obispo emérito Juan Luis Ysern, encargado del aspecto pastoral de la
atención jurídica del tribunal.

¿Qué pasó, entonces?

Eso queremos saber.

Por una parte, no hay una razón oficial de sus despidos, pero hay varias
razones ocultas o desconocidas, que hemos recopilado en esos días que
explican, a cabalidad el despido de ambos.

Iniciemos con el obispo Ysern.

Si bien es cierto, el obispo Ysern tiene una edad avanzada, de más de 80 años,
se encuentra en perfecto estado mental, con una lucidez envidiable. Además la
solidez de sus conocimientos canónicos le ubican como uno de los mayores
expertos en nulidad matrimonial canónica de la Iglesia, en nuestro país y en el
mundo, aunque en Chile no se le reconozca y le desprecien por su edad,
especialmente Ortiz de Lazcano quién, ante los conocimientos y humanidad
del obispo emérito, “no merece ni desatarle las correas de sus sandalias”. Su
labor, de cercanía, de escucha, de consuelo con el dolor humano, tiene su
origen en su amplia experiencia de pastor (en Calama y Chiloé,
principalmente), en tiempos de la dictadura militar y posterior.

Entonces, ¿Por qué lo echan, sin una sola palabra de reconocimiento público y
oficial?

¿Por qué lo despiden de manera callada, casi secreta, si lo que se ha ganado y


se merece, con creces, es el reconocimiento de la Iglesia misma y de toda la
comunidad?

No hay una palabra pública, ni un almuerzo, ni un galvano, ni un tazón o un


llaverito de recuerdo… NADA.

No hay ningún pronunciamiento, ni oficial ni “off the record”.

Sigamos con la señora Cabezas.

La señora Cabezas, cumplió una sólida labor en el tribunal de Santiago, desde


el año 2000 o 2001, ordenando lo que ella recibió y estableciendo una
estructura de funcionamiento dónde no la había. Si bien es cierto, a veces, no
era muy “suave o diplomática”, como muchos de nosotros experimentamos, se
agradecía su franqueza y buena disposición para atender, compartir y facilitar
las cosas. Con el tiempo se preocupó de ir formándose académicamente en
forma constante y permanente, hasta situarse al tope de línea del tribunal,
especialmente en su trabajo con el obispo Ysern, en la labor canónica de las
nulidades de acogida de las personas. Para muchos de nosotros ha sido una
fuente de conocimientos extraordinaria y precisa.

Entonces, ¿Por qué la echan, sin una sola palabra de reconocimiento público y
oficial?

¿Por qué la despiden de manera callada, casi secreta, si lo que se ha ganado y


se merece, con creces, es el reconocimiento de la Iglesia misma y de toda la
comunidad?
Lo que supimos en que parte del personal, encabezado por el diácono Gómez,
están felices con la partida de la señora Cabezas, al punto de coordinarse para
un almuerzo de camaradería, pero no con la señora Cabezas, sino para celebrar
que Ortiz la echó.

No hay ningún pronunciamiento oficial, pero logramos recopilar algunos “off


the record” que son válidos para el obispo Ysern y para la señora Cabezas.

En el departamento de personal del arzobispado de Santiago, nos enteramos


(off the record) que el despido de la señora Cabezas obedece a 5 razones
principales:

1. El vicario judicial Ortiz de Lazcano, estaba cansado que la señora Cabezas


no le obedeciera ciegamente y que lo confrontara con sus conocimientos
canónicos. En otras palabras, le tenía (y creemos que le tiene) miedo. Miedo
de que lo opaquen, miedo de que lo superen y miedo de que lo dejen en
ridículo.

2. El vicario judicial Ortiz de Lazcano, se sentía “amenazado” por los


conocimientos y solidez profesional de la señora Cabezas y, si hay algo que él
no soporta, es que “le hagan sombra”. Una vez más, creemos que es miedo,
con una alta dosis de envidia.

3. El vicario judicial Ortiz de Lazcano, gusta de tener personal que le


obedezca ciegamente, aunque él esté equivocado y que no se le enfrenten ni lo
confronten, cosa que la señora Cabezas no estaba dispuesta a hacer, dada su
impecable trayectoria. Más miedo, envidia y falta de valores.

4. El vicario judicial Ortiz de Lazcano, necesitaba sacar tanto a la señora


Cabezas como al obispo Ysern, para poder manejar el tribunal a su antojo, y
poder mantener controlada la información que lleva tiempo ocultando. Y eso
es lo que nos gustaría saber: Qué es lo que oculta, encubre y usa Ortiz de
Lazcano para hacerse del poder que tiene dentro de la Iglesia.

5. El vicario judicial Ortiz de Lazcano, encontró en la señora Cabezas y en el


obispo Ysern, los chivos expiatorios perfectos para culpar de las denuncias
que nosotros hemos hecho, en nombre de “Juan”, de “Luis” y de otras
personas, endilgándoles a ellos dos, la culpa de esta información.
Mal, Ortiz. Está muy mal Ortiz. No sabe de quién se ha estado rodeando y
todo se sabe. Es cuestión de tiempo. No, Ortiz. Fuimos nosotros. “Semper
Veritas”, que estamos cansados de sus abusos y no queremos un nuevo
Karadima en nuestra tierra y en nuestra Iglesia.

Por último, en “personal”, supimos que a la señora Cabezas se le dijo que ella
“no cumplía con el perfil del cargo” dados los cambios que vienen. Es decir,
una persona competente, experimentada, con sólidos conocimientos, no da el
perfil.

Entendemos, entonces que el perfil es ser inútil, sin experiencia, falto de


conocimientos…

Claro. Concuerda. Es el tipo de personal que Ortiz puede manejar a su antojo.

Pero, ¿Qué va a pasar con las causas de nulidad matrimonial y su resolución?

Ya estamos preocupados por esto.

Nos enteramos, además, que en reemplazo del obispo Ysern, llegará un


sacerdote recién graduado en derecho canónico, de la misma línea de
pensamiento que Ortiz de Lazcano. Si bien la renovación constante es
necesaria, y el sacerdote que viene puede ser muy bien intencionado, basta
decir que el derecho de la Iglesia establece, específicamente, que los
graduados en derecho canónico no deben asumir puestos importantes en los
tribunales, hasta que hayan adquirido experiencia práctica, por un año al
menos en los tribunales, porque la teoría no es sinónimo de sabiduría práctica.
Es decir, este sacerdote, por mucho que haya estudiado, no tiene la
experiencia para ejercer un puesto de importancia resolutiva como lo es el de
vicario judicial adjunto. En otras palabras, Ortiz se lo va a comer con “sotana”
y todo. Un nuevo títere para el titiritero Ortiz.

Por otra parte, el obispo de Talca, a quién recién se le aceptó la renuncia, pidió
a Ortiz de Lazcano como investigador de un sacerdote en su diócesis. Un
encubridor de Karadima, pidiendo a un homosexual y abusador como
investigador… ¿En qué mundo estamos viviendo?

¿Por qué Ezzati permite todo esto?


¿Por qué los demás obispos de la CECH lo permiten?

¿Qué es lo que sabe Ortiz de Lazcano, que le permite ser él el que toma las
decisiones y no Ezzati?

¿No se está repitiendo el patrón establecido por Karadima, de gobernar con el


miedo?

¿No se está repitiendo el patrón establecido por Karadima, de USAR el abuso


de conciencia para manejar, a su antojo, su feudo?

¿Cómo confiar en los mecanismos de denuncia de la Iglesia, si están


manejados por los mismos “títeres” que estaban antes, por mucho que los haya
nombrado Scicluna y Bartomeu, quienes no conocen nuestra realidad y, quizá,
con la mejor de las intenciones?

¿Cómo confiar en los mecanismos de denuncia de la Iglesia, si quienes los


dirigen y controlan son los mismos que desinformaron, por tanto tiempo, al
Santo Padre, hasta hacerle cometer errores vergonzosos y aun así, viendo el
error al que lo llevaron, se callaron? Desleales

¿Cómo confiar en los mecanismos de denuncia de la Iglesia, si todos los que


están a la cabeza tiene el “techo de cristal” y se les puede caer sobre la cabeza
en cualquier momento?

¿Es que no aprendieron ni entendieron nada?

El apocalipsis (que estamos viviendo en la Iglesia chilena), habla de ellos:


“Ustedes no tienen nombre… viven de la apariencia; por dentro están muertos,
no tienen alma”

Qué viene:

El siguiente comunicado, en el futuro, no tendrá pena en sus líneas, tendrá


rabia, tendrá ira, tendrá enojo.

Tendrá rabia por la injusticia cometida con el obispo Ysern, la señora Cabezas
y muchos más que hoy son personas anónimas.
Tendrá ira por la falta de moral de Ortiz para investigar cuando es él quien
debe ser investigado.

Tendrá enojo por la costumbre del encubrimiento de la cabeza de la Iglesia


Chilena.

Y tendrá mucha misericordia, con los que rodean, inocentemente a Ortiz,


creyendo que es un “santo varón” y le ayudan sin darse cuenta de con quién se
están metiendo. Pobrecitos de ellos.

Antes que eso pase, hacemos un nuevo llamado:

A los laicos que tengan conocimientos de abusos, de los mencionados aquí y


de todos los que puedan hacer salir a la luz. La Iglesia de Dios, la instaurada
por Jesucristo, la Iglesia Católica, Apostólica y Romana, necesita que se hagan
las denuncias, por crudas que estas sean, por vergonzosas que sean, para que
deje de ser la “Iglesia de Ortiz, Ezzati, Scapolo y sus obispos” y vuelva a ser
la “Santa Madre Iglesia”. Sean valientes, denuncien. Sigamos el camino que
ya abrieron para todos, Hamilton, Cruz y Murillo.

A los sacerdotes y párrocos, para que saquen a la luz a los laicos abusadores
en las parroquias y capillas de Chile y a sus pares que ensucian el ministerio
sacerdotal con sus actos. Ellos ya no son sacerdotes, ya no son sus pares, ni
siquiera merecen ser llamados “hermanos”, porque abandonaron la
concepción del sacerdocio y su pureza. A menos que quieran repetir la historia
de Caín y Abel…

Merecen la misma misericordia que merecemos todos los pecadores, pero eso
no los libera de tener que pagar sus culpas y cumplir con las penas que la
justicia, civil y canónica, les impongan.

A los Obispos en funciones y eméritos, para que pongan la justicia y la verdad


más allá de los secretismos de su investidura y colaboren con el
restablecimiento de la Iglesia en Chile, aportando su experiencia y sabiduría.

Envíen estos antecedentes y todos los recopilados, públicos y secretos, a la


Santa Sede. No engañen más al Papa.
No nos olvidemos de “los viejos estandartes”, los obispos eméritos, ellos
pueden ser luz que guíe los pasos de la Iglesia.

A los medios de comunicación social, para que más allá de sus líneas
editoriales, tengan la firme convicción de mostrar y defender la verdad de la
noticia y no la noticia “de pago”, que sólo es noticia, si es redituable
económicamente. Sean colaboradores de la verdad, no de la farándula ni del
escándalo. Sean herramientas de información y no de desinformación.

A la nueva Canciller de la Curia. María Francisca: No permita que la usen, no


se convierta en el “palo blanco” de sus jefes. Haga su trabajo en conciencia y,
por favor, no confíe en nadie.

Para finalizar, pedimos disculpas…

Pedimos disculpas, en nombre de la verdadera Iglesia Católica, a los laicos


que sufren con lo que está sucediendo y que se sienten defraudados de los
hombres que debieran ser los guías en el caminar hacia Dios. La fe no consiste
en creer en el cura, sino en Dios. No dejen de creer en Dios por culpa de los
hombres y también hay hombres buenos.

Pedimos disculpas, en nombre de la verdadera Iglesia Católica, a los hermanos


sacerdotes que sufren con las deslealtades, abusos y delitos de sus pares,
ensuciando su propia investidura de representantes de Cristo entre los
hermanos. No dejen de ejercer su ministerio con alegría, pues son muchos los
que les necesitan siendo sacerdotes y aunque el camino sea duro, por Dios que
lo vale. Recuerden el “sermón de la montaña”.

Pedimos disculpas, en nombre de la verdadera Iglesia Católica, a los obispos


que han vivido toda su vida al servicio de sus ovejas, en medio de ellas y que
hoy se ven avergonzados por los actos de muchos de los actuales obispos. No
dejen de iluminar, enseñar y acompañar a los más nuevos y jóvenes.

Pedimos disculpas, en nombre de la verdadera Iglesia Católica, a los medios


de comunicación social por la falta de transparencia, que provoca una enorme
dificultad para encontrar la verdad. No dejen de informar, aunque en eso se les
vaya la “credibilidad” y las simpatías.
Pedimos disculpas al obispo Ysern, por tomar su nombre como ejemplo. Es un
buen hombre y sacerdote y ha sido un pastor digno de imitación. No deje de
serlo y no desmaye en la atención a las personas que sufren. Gracias por ello y
perdone la ingratitud inmerecida que recibido.

Pedimos disculpas, en nombre de la verdadera Iglesia Católica, a la señora


Cabezas, porque quizá, sin quererlo, colaboramos con su despido y le
facilitamos las cosas a Ortiz de Lazcano al ponerla de ejemplo de las personas
que hacen bien las cosas, junto al señor Mayorga y a la señora Fresno. No deje
de luchar y de vivir, aportando sus conocimiento y acogida con las personas
que sufren.

Pedimos a Dios Padre, para nosotros y para todos, la bendición. Mucho la


necesitamos.

Hasta un nuevo comunicado.

SEMPER VERITAS
SANTIAGO

Certifico que el presente documento electrónico es copia fiel e íntegra de


MANDATO JUDICIAL otorgado el 04 de Julio de 2018 reproducido en las
siguientes páginas.

SANTIAGO .-
Repertorio Nº: 12.982 - 2018.-
SANTIAGO, 05 de Julio de 2018.-

Emito el presente documento con firma electrónica avanzada (ley No19.799, de


2002), conforme al procedimiento establecido por Auto Acordado de 13/10/2006 de la
Nº Certificado: 123456807766.- Excma. Corte Suprema.-
www.fojas.cl Certificado Nº 123456807766.- Verifique validez en www.fojas.cl.-
CUR Nº: F082-123456807766.-

Pag: 1/5

Pag: 1/1
Certificado emitido
con Firma
Electrónica
Avanzada Ley Nº
19.799 Autoacordado
de la Excma Corte
Suprema de Chile.-
Cert Nº
123456807766
Verifique validez en
http://www.fojas.cl

Pag: 2/5
Certificado emitido
con Firma
Electrónica
Avanzada Ley Nº
19.799 Autoacordado
de la Excma Corte
Suprema de Chile.-
Cert Nº
123456807766
Verifique validez en
http://www.fojas.cl

Pag: 3/5
Certificado emitido
con Firma
Electrónica
Avanzada Ley Nº
19.799 Autoacordado
de la Excma Corte
Suprema de Chile.-
Cert Nº
123456807766
Verifique validez en
http://www.fojas.cl

Pag: 4/5
Certificado emitido
con Firma
Electrónica
Avanzada Ley Nº
19.799 Autoacordado
de la Excma Corte
Suprema de Chile.-
Cert Nº
123456807766
Verifique validez en
http://www.fojas.cl

Pag: 5/5

También podría gustarte