Está en la página 1de 3

Asignatura: Lengua Castellana

Grado: Décimo
Profesora: Natalia Gómez Santamaría
Tarea comunicativa: ensayo

El ensayo

El ensayo es el texto argumentativo por excelencia y la tarea comunicativa que reina en el


ámbito académico, en el cual en exponen tanto elementos descriptivos como argumentativos,
conformando estos el eje fundamental de esta clase de texto. “En el ensayo, el autor estudia
un tema ya sea breve, amplia o exhaustivamente y propone una perspectiva novedosa y
personal; se caracteriza por ser subjetivo puesto que el autor manifiesta su punto de vista
pero, al mismo tiempo, constituye un ejercicio de análisis en el que se argumenta imparcial
y críticamente, a partir de aportes de autoridad que son, eminentemente, objetivos”
(Munguía, 2005, p. 90).

Objetivo comunicativo

El objetivo comunicativo principal de este producto de escritura es persuadir al lector de la


pertinencia y veracidad de una tesis, por medio de argumentos fuertes y convincentes. A
pesar de que su carácter es subjetivo, crítico y polémico, los argumentos van más allá de
plantear opiniones personales; deben estar fundamentados en aportes objetivos teóricos,
conceptuales, experimentales, etc., desarrollados por expertos o autoridades en el tema,
estadísticamente significativos, entre otros.

Estructura del ensayo


El ensayo tiene tres partes fundamentales: la introducción, el cuerpo o desarrollo del ensayo
y la conclusión.
Sección del ensayo Características
Se presenta, delimita y contextualiza de manera general el tema a tratar.
Se plantea la tesis: oración declarativa que responde a una
Introducción pregunta, problema, situación o planteamiento disciplinar.
Se comenta brevemente cuál será la estructura del ensayo.
Se recomienda que vaya de lo general a lo particular (preferiblemente).
Va de lo general a lo particular
Longitud recomendada: 2 párrafos

De desarrolla lo planteado en la introducción.


Se exponen y desarrollan los argumentos que apoyan y validan la
Cuerpo o tesis planteada.
desarrollo del El contenido de esta sección se basa en las etapas previas (revisión de
ensayo literatura, lectura, planeación, etc.) que alimentarán el proceso de
escritura.
Se recomienda que cada argumento se exponga en un párrafo, y estos se
enlacen usando conectores1.
Se sugiere presentar los argumentos siguiendo un orden, p. ej: se puede
iniciar el texto con un argumento fuerte, seguido de otros menos fuertes
y convincentes, pero dejar el más fuerte de todos para el final; antes de
la(s) conclusión(es).
Como estrategia de redacción se prefiere la exposición2, velando
siempre por establecer relaciones lógicas entre las ideas.

Recoge las ideas planteadas en la introducción, por ejemplo: los


objetivos del texto, y se verifica si se cumplieron.
Inicia con un breve resumen del cuerpo del ensayo y termina con
Conclusión una frase general, que llame la atención del lector y genere
reflexión.
Aquí van pocas o ninguna cita, dando relevancia a las ideas propias del
autor.
Va de lo particular a lo general
Longitud recomendada: 1 párrafo
Listado de fuentes bibliográficas citadas dentro del texto.
Referencias Se organizan alfabéticamente a partir del primer apellido de los
bibliográficas autores citados.
Deben seguir las normas establecidas para la elaboración del
documento, p. ej.: APA.

Antes de escribir el ensayo…

Realice un plan de escritura en el cual defina (adaptado de CEJ): público al cual se dirige, objetivos
(p. ej.: convencer de…), tema, tesis, argumentos principales, fuentes bibliográficas base de cada
argumento, estrategia de redacción que guiará su escritura. Tenga en cuenta la rejilla o rúbrica para
la valoración de la tarea comunicativa ensayo.

Algunas estrategias de argumentación son:


Analizar: describir partes o componentes de una entidad.
Comparar y contrastar: señalar semejanzas y diferencias entre conjuntos de entidades.
Definir: aclaración de términos o conceptos.
Clasificar: se pregunta por las diferentes clases de la entidad, no por sus partes, como pasa
en el análisis.

1
Palabras que permiten establecer relaciones lógicas entre las ideas y las oraciones que las expresan, por
ejemplo, palabras como: así, en consecuencia, por tanto, de tal manera, en primer lugar, para
concluir, entre otras expresiones (ver lista de conectores).
2
A pesar de que la descripción y la narración no suelen usarse en los ensayos académicos, dependerá tanto
de los criterios y características sugeridas por la docente para llevar a cabo la tarea, como de los
objetivos y estilo particular de cada estudiante al redactar el texto.
Exponer causa y efecto: examina un objeto o fenómeno, buscando sus orígenes y
consecuencias.

Después de escribir el ensayo…

Es necesario revisar lo que se ha escrito. Un primer momento consiste en la verificación de


lo propuesto en la planeación con lo redactado efectivamente: ¿se cumple con el propósito
planteado? ¿Se desarrollan los argumentos propuestos? ¿Hay coherencia entre las ideas?
¿Se desarrolla una idea principal por párrafo? ¿La longitud de los párrafos es equilibrada3?

Un segundo momento de revisión puede enfocarse en los aspectos gramaticales: prestar


atención a los signos de puntuación, a la acentuación, a la concordancia entre género y
número, a la ortografía.

Referencias

Centro de escritura javeriano (CEJ). El ensayo (material de trabajo).

Gamboa, Y. (1997) Guía para la escritura del ensayo (material de trabajo). Florida Athlantic
University.

Munguía, I. (2005) Coordenadas para la escritura. Manual de consulta. México D.F.: Universidad
Autónoma Metropolitana Unidad Iztapalapa.

TOMANDO DE: Programa de Fortalecimiento en Competencias de Lectura y Escritura Académica –


LEA- en la UN.

3
La longitud de los párrafos dependerá del desarrollo suficiente de la idea principal que se quiere expresar
en cada uno. Se sugiere que un párrafo debe contar con un mínimo de 6 líneas de texto.