Está en la página 1de 8

Enferm Clin.

2014;24(3):183---190

www.elsevier.es/enfermeriaclinica

ORIGINAL

Malnutrición asociada a disfagia orofaríngea en


pacientes mayores de 65 años ingresados en una
unidad médico-quirúrgica
María José Galán Sánchez-Herederoa,∗ , Cecilio Santander Vaquerob ,
Milagros Cortázar Sáeza , Felipe de la Morena Lópezc , Rosario Susi Garcíad
y María del Carmen Martínez Rincóne

a
Unidad de Aparato Digestivo y Urología, Hospital Universitario de La Princesa, Madrid, España
b
Unidad de Aparato Digestivo, Hospital Universitario de La Princesa, Madrid, España
c
Unidad de Aparato Digestivo, Hospital Infanta Cristina, Madrid, España
d
Departamento de Estadística e Investigación Operativa III, Facultad de Estudios Estadísticos, Universidad Complutense, Madrid,
España
e
Departamento de Enfermería, Facultad de Enfermería, Fisioterapia y Podología, Universidad Complutense, Madrid, España

Recibido el 30 de agosto de 2013; aceptado el 23 de diciembre de 2013


Disponible en Internet el 21 de febrero de 2014

PALABRAS CLAVE Resumen


Disfagia orofaríngea; Objetivos: El objetivo principal es conocer la relación existente entre disfagia orofaríngea,
Malnutrición; situación de riesgo nutricional y deterioro funcional en pacientes mayores de 65 años ingresados
Cribado en una unidad de hospitalización médico-quirúrgica. Los objetivos secundarios son determinar
la prevalencia de disfagia orofaríngea, conocer el estado nutricional y la capacidad funcional
de estos pacientes.
Metodología: Estudio observacional, analítico y transversal que incluyó durante los meses de
febrero a marzo del 2013 a pacientes mayores de 65 años ingresados en la unidad de Digestivo-
Urología del Hospital Universitario de la Princesa. Se registraron las siguientes variables: edad,
sexo, índice de masa corporal, soporte familiar, diagnóstico, comorbilidad, disfagia orofarín-
gea (EAT-10 y método de evaluación clínica volumen-viscosidad), malnutrición (Mininutritional
Assessment) y capacidad funcional de los pacientes (índice de Barthel).
Resultados: Se reclutó a 167 pacientes, siendo la prevalencia de disfagia y de malnutrición
del 30,8 y 15,4% respectivamente. En pacientes con disfagia orofaríngea la prevalencia de
problemas nutricionales aumentó hasta el 75%.
En el análisis de regresión logística, la obtención de una puntuación baja en el índice de
Barthel (OR 0,97 [IC 95%; 0,95-0,99]), la presencia de comorbilidad (OR 7,98 [IC 95%; 3,09-
20,61]) y padecer disfagia (OR 4,07 [IC 95%; 1,57-10,52]) se asociaron a una mayor probabilidad
de padecer malnutrición.

∗ Autor para correspondencia.


Correo electrónico: mjgalansh@yahoo.es (M.J. Galán Sánchez-Heredero).

1130-8621/$ – see front matter © 2013 Elsevier España, S.L. Todos los derechos reservados.
http://dx.doi.org/10.1016/j.enfcli.2013.12.009
184 M.J. Galán Sánchez-Heredero et al

Discusión: La disfagia orofaríngea es uno de los problemas más infradiagnosticados y subesti-


mados entre los pacientes ancianos y que mayor afectación tiene sobre su estado nutricional.
Sugerimos detectarla de forma precoz mediante los métodos diagnósticos establecidos y con la
colaboración de un equipo multidisciplinar.
© 2013 Elsevier España, S.L. Todos los derechos reservados.

KEYWORDS Relationship between dysphagia and malnutritition in patients over 65 years of age
Oropharyngeal
dysphagia; Abstract
Malnutrition; Aims: The main objective of this study was to understand the relationship between oropharyn-
Screening geal dysphagia, nutritional risk factors and functional impairment in the elderly (>65y) admitted
to a medical-surgical hospital unit. Secondary objectives were to determine the prevalence of
oropharyngeal dysphagia, the nutritional status and their functional capacity.
Methods: A cross-sectional observational study was performed. It included patients over 65
years of age admitted to the Gastroenterology-Urology Department in La Princesa University
Hospital (Madrid, Spain) during the months of February and March. The following variables
were recorded: age, sex, body mass index, family support, diagnosis, comorbidity, oropharyn-
geal dysphagia (EAT-10 and volume-viscosity evaluation method), malnutrition (Mininutritional
Assessment) and functional capacity (Barthel index).
Results: A total of 167 patients were recruited, with 30.8% and 15.4% prevalence of dysphagia
and malnutrition, respectively. Prevalence of malnutrition increased to 75% in patients with
oropharyngeal dysphagia.
The logistic regression analysis showed how conditions as low score on the Barthel index (OR
0.97 [95% CI, 0.95-0.99]), comorbidity (OR 7.98 [CI 95%, 3.09-20.61]) and dysphagia (OR 4.07
[CI 95%, 1.57-10.52]) were associated with a greater likelihood of suffering malnutrition.
Discussion: Oropharyngeal dysphagia is one of the most underdiagnosed and underestimated
conditions among elderly patients and one that has a greater effect on their nutritional status.
Accordingly, we suggest using established diagnostic methods with a multidisciplinary team
collaboration for its early detection.
© 2013 Elsevier España, S.L. All rights reserved.

Introducción

La disfagia es un trastorno de la deglución caracterizado


Qué se conoce por la dificultad de progresión del bolo alimentario desde la
boca hasta estómago. Puede deberse a causas estructurales
La disfagia orofaríngea es uno de los síndromes geriá- o funcionales desde un punto de vista fisiopatológico, y a
tricos más infradiagnosticados y subestimados entre los disfunciones orofaríngeas o esofágicas, desde un punto de
pacientes mayores de 75 años institucionalizados y que vista anatómico1 .
mayor afectación tiene sobre su estado nutricional y La disfagia orofaríngea se presenta con mayor frecuen-
calidad de vida. cia como un trastorno funcional de la motilidad que afecta
a la propulsión del bolo, la reconfiguración orofaríngea
Qué aporta durante la deglución o la apertura del EES. Frecuente-
mente tiene relación con enfermedades neurológicas y el
La elevada prevalencia de disfagia orofaríngea en envejecimiento2 . Su prevalencia media en ancianos hospi-
pacientes mayores de 65 años ingresados en una unidad talizados por enfermedades agudas oscila entre el 35 y el
hospitalaria médico-quirúrgica convencional se revela 55%, presentando el 70% de estos pacientes malnutrición o
como un problema importante dada su influencia sobre riesgo de malnutrición y hasta el 38%, antecedentes de neu-
el estado nutricional y la capacidad funcional. monía. La prevalencia de este tipo de disfagia en mayores
La utilización sistemática del EAT-10 en combinación de 75 años que viven en la comunidad oscila entre el 15 y el
con el Método de Evaluación Clínica Volumen- 25%3 .
Viscosidad son herramientas útiles y prácticas para la Existe una relación indudable entre la situación funcional
detección precoz de problemas deglutorios por parte y la disfagia, teniendo los pacientes con disfagia una peor
de la enfermera al ingreso del paciente. situación funcional basal. Por ello, la disfagia podría con-
siderarse como un factor de riesgo de deterioro funcional
Malnutrición asociada a disfagia orofaríngea en pacientes hospitalizados 185

hospitalario y de mal pronóstico de recuperación funcional3 . para alimentación oral o enteral, pacientes que no otorga-
Algunos autores defienden que la dependencia para la rea- ron el consentimiento informado y aquellos con un tiempo
lización de las actividades de la vida diaria es un factor de hospitalización mayor a 72 h para controlar otras causas
de riesgo asociado a la supervivencia en pacientes con de malnutrición relacionadas con el tiempo de hospitaliza-
disfagia4,5 . ción, como dieta absoluta prescrita o deterioro secundario
La severidad de la disfagia orofaríngea puede variar a la situación del ingreso hospitalario.
desde una dificultad moderada hasta la total imposibilidad El cálculo del tamaño muestral se realizó para una pre-
para la deglución, considerándose un síntoma grave que valencia de malnutrición o riesgo de padecerla del 70% en
puede originar 2 grupos de complicaciones con trascenden- pacientes hospitalizados con enfermedades agudas. Fijamos
cia clínica6 . un nivel de riesgo en 0,05% y una precisión en 0,7. Con una
estimación de pérdidas del 1%, el tamaño muestral necesario
• La malnutrición o deshidratación, causadas por una dis- se estableció en 169 pacientes.
minución de la eficacia de la deglución. La prevalencia Para la valoración del estado nutricional de los pacientes
de malnutrición en la población general es del 2%7,8 . En se utilizó el Mininutritional Assessment (MNA). Esta herra-
pacientes ancianos con disfagia se estima un aumento en mienta ha demostrado tener una elevada sensibilidad (96%)
la prevalencia de malnutrición del 36,8% y un riesgo de y especificidad (98%), siendo válida para diferentes ámbitos
malnutrición del 55,3%, ambos significativamente mayo- asistenciales. Consta de 18 ítems y según la puntuación obte-
res que en pacientes sin disfagia9 . La malnutrición es nida clasifica a los pacientes en 3 categorías: buen estado
un importante problema emergente entre la población nutricional (> 23,5 puntos), riesgo de desnutrición (de 17 a
anciana. Se han identificado otros factores de riesgo que 23,5 puntos) y malnutrición (< 17 puntos)15,16 .
la provocan como la incapacidad funcional, alteracio- La detección de síntomas de disfagia orofaríngea se rea-
nes neurológicas (demencia, ictus, Parkinson, esclerosis lizó mediante los métodos EAT-10 y MECV-V. El método de
lateral amiotrófica), alteraciones psiquiátricas, estados cribado de disfagia EAT-10 es una herramienta segura y fiable
de hipercatabolismo (sepsis, neoplasia, hipertiroidismo, para documentar la autopercepción por parte del paciente
úlcera por presión y politraumatismo), hospitalización de la severidad de sus problemas deglutorios. Ha demos-
prolongada, enfermedades crónicas (insuficiencia car- trado una excelente consistencia interna, reproductibilidad
diaca, respiratoria, renal, hepática y pancreática) y y validez. Consta de 10 ítems, estimando resultado positivo
enfermedades del tracto digestivo10 . igual o mayor a 3 puntos. Presenta una alta sensibilidad para
• El atragantamiento con aspiración traquebronquial cau- la detección de pacientes con problemas de deglución17,18 .
sado por una disminución de la seguridad de la deglución, A los pacientes cuya puntuación en el EAT-10 fue mayor o
que ocasiona neumonía por aspiración en el 50% de los igual a 3 se les realizó el MECV-V para confirmar la disfagia y
casos con una mortalidad asociada de hasta el 50%11,12 . graduar su intensidad, registrando en qué viscosidad y volu-
men presentaban dificultad. El MECV-V es una prueba clínica
La disfagia origina malnutrición y esta contribuye al dete- de esfuerzo deglutorio11 , presenta una sensibilidad del 100%
rioro funcional y la debilidad muscular, ocasionando, a su para detectar aspiraciones y una especificidad del 64,4%2 . Su
vez, disfagia. Se produce así un circulo vicioso que sugiere criterio general de aplicación es que el riesgo de aspiración
que la disfagia puede ser uno de los factores de inicio y en pacientes con disfagia orofaríngea aumenta al disminuir
mantenimiento del proceso de fragilidad en los pacientes13 . la viscosidad de los fluidos que se administran al paciente
La utilización de programas de detección, diagnóstico y al incrementar el volumen del bolo. Por lo tanto, no se
y tratamiento de la disfagia orofaríngea en pacientes vul- debe exponer a un paciente a un bolo de viscosidad inferior
nerables puede conseguir una importante reducción de la o volumen superior (para la misma viscosidad) que aquel
morbimortalidad, disminuyendo el número de infecciones con que ya haya presentado signos de aspiración (fig. 1).
nosocomiales, detectando trastornos de desnutrición o des- Se determina que la prueba es positiva ante la aparición de
hidratación secundarios y mejorando el estado nutricional y cualquier signo de compromiso en la seguridad o eficacia de
la calidad de vida de estos pacientes14 . la deglución6,13 .
Mediante este estudio pretendemos conocer la preva- También se registraron variables antropométricas, socio-
lencia de disfagia orofaríngea en pacientes mayores de 65 demográficas (índice de masa corporal [IMC], soporte
años ingresados en la unidad, conocer el estado nutricional y familiar, motivo de ingreso, edad, sexo), comorbilidad (fac-
capacidad funcional de los pacientes y la relación existente tores de riesgo de malnutrición) y grado de dependencia
entre disfagia orofaríngea, situación de riesgo nutricional y mediante el índice de Barthel19 .
deterioro funcional. Desde el punto de vista estadístico los datos se anali-
zaron mediante el programa estadístico IBM SPSS Statistics
versión 20, considerándose significativos los test con valor
Método de p < 0,05. Se determinó la normalidad de las variables
mediante la prueba de Kolgomorov-Smirnov.
Estudio observacional, analítico y transversal en el que se Las variables cualitativas se expresaron como porcenta-
reclutó de forma prospectiva entre los meses de febrero a jes con sus intervalos de confianza para una significación
marzo del 2013 a los pacientes mayores de 65 años ingre- del 95%. Se compararon dichas variables con el test de Chi-
sados en la Unidad de Aparato Digestivo y Urología del cuadrado.
Hospital Universitario de la Princesa. Quedaron excluidos los Las variables cuantitativas se expresaron como la
pacientes con colaboración nula por deterioro cognitivo o media ± su desviación estándar y, en caso de variables no
deterioro del nivel de consciencia, contraindicación médica paramétricas, se mencionó la mediana y el rango. Para
186 M.J. Galán Sánchez-Heredero et al

Inicio

Bolo n.º/volumen
5 ml
1

Viscosidad
néctar
Deglución 10 ml Alteración
segura seguridad
2

20 ml
3

5 ml
4
Viscosidad
liquida

Deglución 10 ml Alteración
segura seguridad
5

20 ml
6

5 ml
7
Viscosidad
pudding

Deglución 10 ml Alteración
segura seguridad
8

20 ml Fin de la exploración
9

Figura 1 Clave et al. Diagnóstico y tratamiento de la disfagia orofaríngea funcional. Aspectos de interés para el cirujano
digestivo.

comparar las variables cuantitativas entre distintos gru- presentaron puntuación en el EAT-10 igual o superior a 3
pos de pacientes se emplearon los test de t-Student y (EAT-10 positivo) no objetivándose posteriormente disfagia
anova de un factor cuando las variables continuas tenían mediante el método MECV-V.
una distribución normal y los test no paramétricos de El estado nutricional de los pacientes, evaluado por el
Wilcoxon-Mann-Whitney y Kruskal-Wallis cuando las varia- MNA, fue normal en el 58,6% de la muestra, mientras que
bles continuas no se distribuían normalmente. los pacientes con riesgo de malnutrición supusieron un 26%
Por último, para determinar una variable dependiente y los malnutridos, un 15,4% del total.
en función de un conjunto de variables se empleó el test de En el análisis de la normalidad de las variables cuantita-
regresión logística. tivas (mediante el test de Kolmogorov-Smirnov), se rechaza
El estudio fue aprobado por el Comité Ético de Investiga- que el índice de Barthel siga una distribución normal. Al no
ción Clínica del Hospital Universitario de la Princesa. poder rechazar dicha hipótesis para las variables edad e IMC,
se analizarán como variables con distribución normal.
En el análisis comparativo entre los grupos con y sin
Resultados disfagia orofaríngea (tabla 2), existían diferencias esta-
dísticamente significativas con relación a la edad media,
En el estudio se reclutó a un total de 169 pacientes cuyas siendo superior en los pacientes que sufrían disfagia. Tam-
características más relevantes se expresan en la tabla 1. bién encontramos diferencias significativas en el valor medio
Tras evaluar el MECV-V la prevalencia de disfagia orofa- del IMC, que fue menor en pacientes con disfagia orofarín-
ríngea en la muestra fue del 30,8%. En 4 casos los pacientes gea. Respecto al estado nutricional, la ausencia de disfagia
Malnutrición asociada a disfagia orofaríngea en pacientes hospitalizados 187

no se asociaban con la presencia o no de disfagia orofarín-


Tabla 1 Características generales de los pacientes
gea. Por último, el riesgo de padecer disfagia orofaríngea
estudiados
era 4,41 veces mayor en pacientes con comorbilidad, con
n 169 (%) un intervalo de confianza al 95% entre 2,1 y 8,9.
Edad (años) 80,8 ± 7,8 En la tabla 3, analizando las edades medias de los
Sexo masculino 97 (57,4) pacientes con estado nutricional normal y estado nutricional
Índice de masa corporal 25,2 ± 4,7
alterado, encontramos como la edad de los pacientes con
Comorbilidad 50 (29,6)
buen estado nutricional fue significativamente menor que
Enfermedad neurológica 8 (4,7)
la de los pacientes con problemas nutricionales. La capa-
Estado hipercatabólico 16 (9,5)
cidad funcional medida mediante la puntuación del índice
Alteraciones psiquiátricas 17 (10,1)
de Barthel era mejor en pacientes con buen estado nutricio-
Insuficiencia cardiaca 1 (0,6)
nal. En cuanto al sexo, no hallamos diferencias significativas
Insuficiencia respiratoria 2 (1,2)
entre los 2 grupos (estado nutricional normal y alterado),
Insuficiencia renal 6 (3,6)
pero sí fue significativa la diferencia cuando consideramos
Insuficiencia hepática 5 (3)
3 categorías: riesgo de malnutrición, malnutrición y estado
Insuficiencia pancreática 1 (0,6)
nutricional normal (tabla 4).
Soledada 31 (18,3)
Analizando la asociación entre malnutrición y disfagia
Disfagia 52 (30,8)
(tabla 3), un valor de p menor de 0,05 nos indicó que la
disfagia orofaríngea y la malnutrición no eran factores inde-
Estado nutricional (MNA) pendientes. Conocer que un paciente al ingreso presentaba
Normal 99 (58,6) disfagia nos aportaba información acerca del riesgo de que
Riesgo de malnutrición 44 (26) pudiera padecer problemas nutricionales. Así, el riesgo de
Malnutrición 26 (15,4) sufrir problemas nutricionales era 8 veces mayor en enfer-
Índice de Barthel 78,7 ± 28,3 mos con disfagia orofaríngea, siendo el odds ratio (OR) de
Las variables cuantitativas se expresan como media ± desviación 8,3 con un intervalo de confianza al 95% entre 3,9 y 17,6.
típica. Por último, también encontramos diferencias estadística-
Las variables cualitativas se expresan como valores absolutos; mente significativas respecto a la comorbilidad en pacientes
entre paréntesis se indica su proporción respecto al total de la con y sin problemas nutricionales. Los enfermos que pre-
muestra. sentaban comorbilidad tenían 14 veces más riesgo de sufrir
a Ausencia de cuidador principal en domicilio.
problemas nutricionales, siendo el OR de 14,1 con un inter-
valo de confianza al 95% entre 6,1 y 32,5.
Con el objetivo de poder expresar la probabilidad de
orofaríngea se asoció a una menor prevalencia de malnutri- tener problemas nutricionales en función de las distintas
ción. En relación con la capacidad funcional, la puntuación variables con las que se relacionaba el estado nutricional,
media del índice de Barthel fue significativamente diferente se realizó una regresión logística binaria donde la varia-
entre ambos grupos, teniendo los pacientes con disfagia oro- ble dependiente fue el estado nutricional (normal/alterado)
faríngea peor estado funcional. También observamos que y las variables independientes las variables que se asocia-
vivir o no con cuidador en domicilio y el sexo del paciente ron significativamente a la presencia de malnutrición en el

Tabla 2 Comparaciones entre los grupos de pacientes con y sin disfagia


Disfagia No disfagia p Odds ratio
n 52 117
Edad (años) 86,3 ± 6,2 78,4 ± 7,3 p < 0,05
Sexo masculino (%) 51,9 (38,1-65,6) 59,8 (50,7-68,8) ns (p = 0,40)
Índice de masa corporal 22,7 ± 4,4 26,1 ± 4,4 p < 0,05
Comorbilidad (%) Soledad (%) 51,9 (38,1-65,6) 9,6 19,7 (12,5-26,9) 22,2 p < 0,05 ns (p = 0,51) 4,41 (2,1-8,9)
(1,5-17,6) (14,5-29,8)
Malnutrición (%) p < 0,05
Normal 25 (3,4-46,5) 73,5 (63,3-83,6)
Riesgo de malnutrición 36,5 (14,9-58) 21,4 (11,2-31,5)
Malnutrición 38,5 (16,9-60) 5,1 (-5-15,2)
Índice de Barthel 46 102,3 p < 0,05
Las variables cualitativas se expresan como porcentajes, entre los pacientes con y sin disfagia, con sus intervalos de confianza para una
significación del 95%. Se comparan dichas variables con el test de Chi-cuadrado.
Las variables cuantitativas se expresan como media ± desviación estándar. Al distribuirse normalmente la edad y el IMC, se compara
entre pacientes con y sin disfagia con el test t-Student.
Los valores del índice de Barthel se expresan como rango promedio y se utiliza el test Wilcoxon-Mann-Whitney para comparar su valor
entre pacientes con y sin disfagia.
188 M.J. Galán Sánchez-Heredero et al

Tabla 3 Comparación entre los grupos de pacientes con estado nutricional normal y estado nutricional alterado (riesgo de
malnutrición y malnutrición)

Estado nutricional Estado nutricional p Odds ratio


normal alterado
n 99 70
Edad (años) 78,5 ± 7,6 84,2 ± 7 p <,0,05
Sexo masculino (%) 63,6 (54-73,2) 48,6 (36,8-60,3) p =,0,51
Disfagia (%) 13,1 (6,4-19,7) 55,7 (43,9-67,4) p <,0,05 8,3 (3,9-17,6)
Comorbilidad (%) Soledad (%) 9,1 (3,5-14,7) 20,2 58,6 (47-70,1) 15,7 p <,0,05 p = 0,45 14,1 (6,1-32,5)
(12,1-28,2) (7-24,3)
Índice de Barthel 104,9 56,7 p < 0,05
La edad se expresa como media ± desviación estándar y se utiliza el test de la t-Student para determinar si existen diferencias estadís-
ticamente significativas entre las edades de los pacientes con estado nutricional normal y alterado.
Los valores del índice de Barthel se expresan como rango promedio y se compara, para los pacientes con estado nutricional normal y
alterado, con el test de Wilcoxon-Mann-Whitney.
Las variables cualitativas se expresan como porcentajes, entre los pacientes con y sin disfagia, con sus intervalos de confianza para una
significación del 95%. Se comparan dichas variables con el test Chi-cuadrado.

Tabla 4 Comparación entre los grupos de pacientes con estado nutricional normal, riesgo de malnutrición y malnutrición
Normal Riesgo de Malnutrición p
malnutrición
n 99 44 26
Edad (años) 78,5 ± 7,6 83,3 ± 7,4 85,6 ± 6,06 p <,0,05
Sexo masculino (%) 63,6 (54-73,2) 34,1 (19,9-48,2) 73,1 (55,7-90,5) p <,0,05
Disfagia (%) 13,1 (6,4-19,7) 43,2 (28,4-58) 76,9 (60,5-93,3) p <,0,05
Comorbilidad (%) Soledad (%) 9,1 (3,5-14,7) 20,2 38,6 (24,1-53,1) 22,7 92,3 (81,9-102,6) 3,8 p <,0,05 p = 0,10
(12,1-28,2) (10,2-35,2) (-3,6-11,24)
Índice de Barthel 104,9 70,4 33,5 p < 0,05
La edad se expresa como media ± desviación estándar y se utiliza el test de anova de una vía para determinar si existen diferencias
estadísticamente significativas entre las edades de los pacientes con distintos estados nutricionales.
Los valores del índice de Barthel se expresan como rango promedio y se compara, para los pacientes con distintos estados nutricionales,
con el test de Kruskal-Wallis.
Las variables cualitativas se expresan como porcentajes, entre los pacientes con y sin disfagia, con sus intervalos de confianza para una
significación del 95%. Se comparan dichas variables con el test Chi-cuadrado.

análisis univariante (edad, disfagia orofaríngea, comorbili- La prevalencia de disfagia orofaríngea en ancianos hos-
dad y capacidad funcional). pitalizados por enfermedades agudas en nuestro estudio
Tras el análisis de regresión logística, se observó una aso- es del 30,8%, por debajo de los datos de prevalen-
ciación estadísticamente significativa entre la presencia de cia que proporcionan otros estudios que la sitúan entre
malnutrición y todas las variables excepto la edad. De esta el 35 y el 55%3 . Probablemente hemos hallado una
forma la obtención de una puntuación baja en el índice de menor prevalencia de disfagia orofaríngea al disminuir
Barthel (OR 0,97 [IC 95%; 0,95-0,99]), la presencia de comor- 10 años la edad de inclusión de los pacientes, que
bilidad (OR 7,98 [IC 95%; 3,09-20,61]) y padecer disfagia es en nuestro estudio mayor de 65 años, a diferen-
orofaríngea (OR 4,07 [IC 95%; 1,57-10,52]) se asociaron a cia de otros estudios que incluían pacientes mayores de
una mayor probabilidad de padecer malnutrición. 75 años3,13 . En este sentido también la inclusión de casos
quirúrgicos puede explicar la menor prevalencia de disfagia
orofaríngea: los pacientes ingresados para cirugía progra-
Discusión mada (16,57%) presentaban una prevalencia de disfagia muy
baja (0,59%) (datos no mostrados). De acuerdo con otros
La disfagia es uno de los síndromes geriátricos menos conoci- estudios nuestros enfermos con disfagia orofaríngea presen-
dos a pesar de su elevada prevalencia y su enorme impacto tan mayor edad (86,3 ± 6,2), mayor comorbilidad (51,9%) y
en la capacidad funcional y calidad de vida de los ancia- peor estado funcional5 .
nos que la padecen3 . El diagnóstico y tratamiento de la La disfagia orofaríngea está íntimamente asociada a la
disfagia orofaríngea depende del trabajo en equipo de un capacidad funcional y puede considerarse un factor de
grupo multidisciplinar de profesionales formado por médi- riesgo del deterioro funcional5 . Diversos estudios muestran
cos, enfermeras, logopedas, dietistas, cuidadores y la propia como la disfagia contribuye a la malnutrición y la malnu-
familia del paciente2 . trición al deterioro funcional y debilidad muscular, en un
Malnutrición asociada a disfagia orofaríngea en pacientes hospitalizados 189

circulo vicioso que sugiere que la disfagia es un factor de Conflicto de intereses


riesgo en el proceso de fragilidad del anciano13 . En este
sentido, los pacientes con disfagia orofaríngea de nuestra El estudio respeta las normas de buena práctica clínica y no
muestra obtienen una puntuación media en el índice de presenta ningún conflicto de intereses.
Barthel significativamente menor que aquellos que no pre-
sentan disfagia, en consonancia con los hallazgos de otros
estudios9 . Agradecimientos
La disfagia orofaríngea es uno de los problemas más infra-
diagnosticados y subestimados entre los pacientes ancianos Mi agradecimiento a la Unidad de Aparato Digestivo y
y que mayor afectación tiene sobre su estado nutricional9 . Urología del Hospital Universitario de la Princesa y los
En la mayoría de nuestros hospitales y centros asistenciales departamentos de Estadística e Investigación Operativa III
existe una gran discrepancia entre la elevada morbilidad, y Enfermería de la Universidad Complutense, por su apoyo
mortalidad y costes sanitarios ocasionados por las complica- y compromiso con este proyecto.
ciones de la disfagia orofaríngea y el bajo nivel de recursos
materiales y humanos dedicados a esta afección. De hecho,
los recursos suelen dirigirse más al tratamiento de las com- Bibliografía
plicaciones de la disfagia que al diagnóstico y tratamiento
del problema primario2,3 . El MNA es un método validado y 1. Clave P. Disfagia orofaríngea en el anciano. Rev Esp Geriatr
más comúnmente utilizado en la práctica clínica para iden- Gerontol. 2012;47:139---40.
tificar situaciones de riesgo nutricional15 . Utilizando el MNA, 2. Clave P, Terre R, de Kraa M, Serra M. Approaching
se estimó una prevalencia de malnutrición en ancianos hos- oropharyngeal dysphagia. Rev Esp Enferm Dig. 2004;96:
pitalizados del 21 ± 0,5%, incluyendo a 6.231 pacientes en 119---31.
32 estudios15,16 . Según esta escala, el 58,6% de los pacien- 3. Rofes L, Arreola V, Almirall J, Cabre M, Campins L, Garcia-Peris
tes de nuestro estudio presentaban un estado nutricional P, et al. Diagnosis and management of oropharyngeal Dysphagia
normal y una prevalencia de malnutrición del 15,4%. Esta and its nutritional and respiratory complications in the elderly.
Gastroenterol Res Pract. 2011:818979.
discrepancia puede explicarse debido a que la mayoría de
4. Enomoto R, Kikutani T, Suzuki A, Inaba S. Relationship bet-
los estudios incluyen a enfermos geriátricos institucionali- ween eating dysfunction and life span and mortality in
zados y, probablemente, con mayor comorbilidad y edad institutionalized elderly people. Nihon Ronen Igakkai Zasshi.
asociadas. Lo mismo ocurre si comparamos el porcentaje 2007;44:95---101.
de pacientes con riesgo de malnutrición en nuestro estudio 5. Silveira Guijarro LJ, Domingo Garcia V, Montero Fernan-
(26%) con el de otros estudios en enfermos hospitalizados dez N, Osuna del Pozo CM, Alvarez Nebreda L, Serra-
geriátricos que lo sitúan en el 39%, con un porcentaje de Rexach JA. Disfagia orofaríngea en ancianos ingresados
malnutrición del 25%7 . Un 75% de los pacientes con disfagia en una unidad de convalecencia. Nutr Hosp. 2011;26:
orofaríngea identificada por el MECV-V presentan en nues- 501---10.
tro estudio problemas nutricionales, malnutrición y riesgo 6. Clave P, Arreola V, Velasco M, Quer M, Castellvi JM, Almirall
J, et al. Diagnóstico y tratamiento de la disfagia orofaríngea
de malnutrición. Este dato coincide con otros estudios que
funcional. Aspectos de interés para el cirujano digestivo. Cir
establecen una prevalencia de malnutrición y riesgo de mal- Esp. 2007;82:62---76.
nutrición en pacientes con disfagia orofaríngea mayor del 7. Saka B, Kaya O, Ozturk GB, Erten N, Karan MA. Malnutrition in
70%1 . Al igual que en otros estudios, hemos encontrado the elderly and its relationship with other geriatric syndromes.
mayor tasa de discapacidad, mayor prevalencia de disfagia Clin Nutr. 2010;29:745---8.
(55,7%) y mayor comorbilidad (58,6%) en pacientes malnu- 8. Corish CA, Kennedy NP. Protein-energy undernutrition in hospi-
tridos frente a los que tienen un estado nutricional normal9 . tal in-patients. Br J Nutr. 2000;83:575---91.
Todos estos factores se asocian en nuestro estudio a una 9. Cabre M, Serra-Prat M, Palomera E, Almirall J, Pallares R,
mayor probabilidad de padecer una alteración en el estado Clave P. Prevalence and prognostic implications of dyspha-
nutricional7 . gia in elderly patients with pneumonia. Age Ageing. 2010;39:
39---45.
La utilización sistemática de estrategias diagnósti-
10. Suominen M, Muurinen S, Routasalo P, Soini H, Suur-Uski I,
cas y terapéuticas resulta fundamental para detectar Peiponen A, et al. Malnutrition and associated factors among
de forma precoz problemas de disfagia en los ancia- aged residents in all nursing homes in Helsinki. Eur J Clin Nutr.
nos. En este sentido, el test de screening EAT-10 nos 2005;59:578---83.
permite documentar la autopercepción por parte del 11. Clave P, Arreola V, Romea M, Medina L, Palomera E, Serra-Prat
paciente de la severidad de sus problemas degluto- M. Accuracy of the volume-viscosity swallow test for clinical
rios y, con el método de evaluación clínica volumen- screening of oropharyngeal dysphagia and aspiration. Clin Nutr.
viscosidad, logramos objetivar dichos problemas y ela- 2008;27:806---15.
borar recomendaciones terapéuticas sobre la dieta más 12. Cook IJ, Kahrilas PJ. AGA technical review on manage-
adecuada, optimizando el volumen y viscosidad del ment of oropharyngeal dysphagia. Gastroenterol. 1999;116:
455---78.
bolo17,18 .
13. Serra-Prat M, Palomera M, Gomez C, Sar-Shalom D, Saiz A,
En conclusión, debemos detectar de forma precoz Montoya JG, et al. Oropharyngeal dysphagia as a risk factor
mediante los métodos diagnósticos establecidos y con la for malnutrition and lower respiratory tract infection in inde-
colaboración de un equipo multidisciplinar síntomas de dis- pendently living older persons: A population-based prospective
fagia orofaríngea, ya que su presencia incrementa el riesgo study. Age ageing. 2012;41:376---81.
de padecer malnutrición en pacientes hospitalizados mayo- 14. Robbins J, Langmore S, Hind JA, Erlichman M. Dysphagia
res de 65 años. research in the 21st century and beyond: Proceedings from
190 M.J. Galán Sánchez-Heredero et al

Dysphagia Experts Meeting, August 21, 2001. J Rehabil Res Dev 17. Belafsky PC, Mouadeb DA, Rees CJ, Pryor JC, Postma GN, Allen
Clin Suppl. 2002;39:543---8. J, et al. Validity and reliability of the Eating Assessment Tool
15. Guigoz Y. The Mini Nutritional Assessment (MNA) review of (EAT-10). Ann Otol Rhinol Laryngol. 2008;117:919---24.
the literature–What does it tell us? J Nutr Health Aging. 18. Kaspar K, Ekberg O. Identifying vulnerable patients: Role of the
2006;10:466---85. EAT-10 and the multidisciplinary team for early intervention and
16. Vellas B, Guigoz Y, Garry PJ, Nourhashemi F, Bennahum D, Lau- comprehensive dysphagia care. Nestle Nutr Inst workshop Ser.
que S, et al. The Mini Nutritional Assessment (MNA) and its use 2012;72:19---31.
in grading the nutritional state of elderly patients. Nutrition. 19. Mahoney FI, Barthel DW. Functional evaluation: The Barthel
1999;15:116---22. index. Md State Med J. 1965;14:61---5.