Está en la página 1de 4

Tipos de textura

Una textura es la sensación al tacto que genera la superficie externa de un objeto


dado. El tacto es uno de los sentidos que posee el ser humano, cuando una persona
carece por ejemplo de la visión, entonces desarrolla mucho más este sentido que le
permite saber cuál es el objeto o bien orientarse de que se trata.

Textura táctil

Este tipo es la textura que se puede percibir a través del tacto, a través de la
detección de diferentes alturas, la suavidad o lo áspero que sea un objeto. Posee
los siguientes sub tipos

Textura suave

La textura se percibe de esta forma sin relieves ni rugosidad, al tacto es sumamente


relajante y la superficie de un objeto con estas características no puede lastimar a
la persona que lo palpa.
Textura rugosa

A diferencia del tipo anterior en este caso la textura presenta ciertas asperezas y
por lo tanto cierto grado de relieve pero por lo general no presenta puntas afiladas.
Al tacto se percibe como si se estuviera tomando una lija.

Textura visual

Este tipo de textura se percibe por medio del sentido de la vista, puede encontrarse
complementado por medio del tacto aunque no es indispensable. Es a partir de la
evidencia de sombras o profundidades que se detecta la textura de un objeto dado.
En la actualidad hay ciertas técnicas que afectan la percepción de las texturas como
los gráficos en tres dimensiones o en cuatro dimensiones.

Textura natural

Este tipo de textura es la que contiene la naturaleza en si misma, es decir no debe


ser simulada por el artista sino que está presente en cada objeto en particular.
Textura artificial

La textura artificial es la que poseen los objetos por la aplicación o acción de la


mano del hombre.

Objetivos de la textura

Observar e identificar la textura como elemento que contribuye a la configuración


de las formas del entorno natural y cultural y ser capaz de apreciar sus cualidades
plásticas y estéticas.

Descubrir las posibilidades que ofrece la realización de texturas como medio de


expresión de sentimientos e ideas.

Utilizar las texturas como base para crear composiciones que imiten la realidad.
Apreciar las obras de artistas contemporáneos que utilizan texturas como recurso
expresivo.

Realizar con orden y limpieza cada una de las fases de la obra para adecuarse a
los objetivos que se pretenden conseguir y revisarlas al acabar cada una de ellas.

Descubrir las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías para la realización
de texturas.