Está en la página 1de 25

La ciencia

La ciencia (del latín scientia “conocimiento”) es el conjunto de conocimientos


sistemáticamente estructurados obtenidos mediante la observación de patrones
regulares, de razonamientos y de experimentación en ámbitos específicos, de los
cuales se generan preguntas, se construyen hipótesis, se deducen principios y se
elaboran leyes generales y esquemas metódicamente organizados.

La ciencia utiliza diferentes métodos y técnicas para la adquisición y organización


de conocimientos sobre la estructura de un conjunto de hechos
suficientemente objetivos y accesibles a varios observadores, además de basarse en
un criterio de verdad y una corrección permanente. La aplicación de esos métodos y
conocimientos conduce a la generación de más conocimiento objetivo en forma de
predicciones concretas, cuantitativas y comprobables referidas a hechos observables
pasados, presentes y futuros. Con frecuencia esas predicciones pueden formularse
mediante razonamientos y estructurarse como reglas o leyes generales, que dan cuenta
del comportamiento de un sistema y predicen cómo actuará dicho sistema en
determinadas circunstancias.

Descripción y clasificación de las ciencias

La llamada ciencia experimental se ocupa solamente del estudio del universo


natural ya que, por definición, todo lo que puede ser detectado o medido forma parte de
él. En su trabajo de investigación, los científicos se ajustan a un cierto método,
el método científico, un proceso para la adquisición de conocimiento empírico. Para
fines de comprensión, puede decirse que la llamada ciencia aplicada consiste en la
aplicación del conocimiento científico teórico (la llamada ciencia básica o teórica) a las
necesidades humanas y al desarrollo tecnológico. Es por eso que es muy común
encontrar, como término, la expresión "ciencia y tecnología": dos aspectos inseparables,
en la vida real, de una misma actividad.

Algunos descubrimientos científicos pueden resultar contrarios al sentido común.


Ejemplos de esto son la teoría atómica o la mecánica cuántica, que desafían nociones
comunes sobre la materia. Muchas concepciones intuitivas de la naturaleza han sido
transformadas a partir de hallazgos científicos, como el movimiento de traslación de
la Tierra alrededor del Sol o la teoría evolutiva de Charles Darwin.

El siguiente es el esquema de clasificación de las ciencias planteado por


el epistemólogo alemán Rudolf Carnap:

Estudian las formas válidas de inferencia. No tienen contenido


Ciencias formales concreto; es un contenido formal, en contraposición al resto de
las ciencias fácticas o empíricas.

Son aquellas disciplinas científicas que


Ciencias naturales tienen por objeto el estudio de la naturaleza.

Ciencias fácticas
Son aquellas disciplinas que se ocupan de
los aspectos del ser humano
Ciencias sociales - cultura y sociedad- El método depende de
cada disciplina particular.

Mario Bunge (1983) clasificó la ciencia en función del enfoque que se da al


conocimiento científico: por un lado, el estudio de los procesos naturales o sociales (el
estudio de los hechos) y, por el otro, el estudio de procesos puramente lógicos y
matemáticos (el estudio de las ideas), es decir, postuló la existencia de una ciencia
factual (o ciencia fáctica) y una ciencia formal.
Las ciencias factuales se encargan de estudiar hechos auxiliándose de la
observación y la experimentación. Por ejemplo, la física y la psicología son ciencias
factuales porque se refieren a hechos que se supone ocurren en la realidad y, por
consiguiente, tienen que apelar al examen de la evidencia empírica para comprobarlos.
En conclusión, el objeto de estudio de la ciencia formal no son las cosas ni los
procesos, sino las relaciones abstractas entre signos, es decir, se estudian ideas. Son
ciencias formales la lógica y las matemáticas.

Terminología usada en ciencias

Los términos modelo, hipótesis, ley y teoría tienen en la ciencia un significado


muy distintos al que se les da en el lenguaje coloquial. Los científicos utilizan el
término modelo para referirse a una descripción de algo, especialmente algo que pueda
usarse para realizar predicciones que puedan ser sometidas a prueba
por experimentación u observación. Una hipótesis es una afirmación que aún no ha sido
bien respaldada o bien que aún no ha sido descartada. Una ley física o ley natural es
una generalización científica basada en observaciones empíricas.

La palabra teoría es incomprendida particularmente por el común de la gente. El


uso coloquial de la palabra teoría se refiere, equivocadamente, a ideas que aún no han
sido demostradas firmemente o que no tienen un respaldo experimental. En
contraposición, los científicos generalmente utilizan esta palabra para referirse a un
cuerpo de leyes o principios a través de los cuales se realizan predicciones acerca de
fenómenos específicos. Formalmente, una teoría es un sistema conceptual, general y
explicativo, racional, empírico y suficientemente objetivo sobre hechos o sobre algún
aspecto de la realidad.

Método científico

Cada ciencia, y aun cada investigación concreta, genera su propio método de


investigación. En general, se define como método el proceso mediante el cual
una teoría científica es validada o bien descartada. La forma clásica del método de la
ciencia ha sido la inducción (formalizada por Francis Bacon en la ciencia moderna),
pero que ha sido fuertemente cuestionada como el método de la ciencia, especialmente
por Karl Popper, quien sostuvo que el método de la ciencia es el hipotético-deductivo.

En todo caso, cualquiera de los métodos científicos utilizados requiere los


siguientes criterios:
- La reproducibilidad, es decir, la capacidad de repetir un
determinado experimento en cualquier lugar y por cualquier persona. Esto se
basa, esencialmente, en la comunicación de los resultados obtenidos. En la
actualidad éstos se publican generalmente en revistas científicas y revisadas por
pares.
- La falsabilidad, es decir, la capacidad de una teoría de ser sometida a
potenciales pruebas que la contradigan.

En las ciencias empíricas no es posible la verificación; no existe el "conocimiento


perfecto", es decir, "probado". En las ciencias formales las deducciones lógicas
o demostraciones matemáticas generan pruebas únicamente dentro del marco
del sistema definido por ciertos axiomas y ciertas reglas de inferencia.

Existe una serie de pasos inherentes al proceso científico que, aunque no suelen
seguirse en el orden aquí presentado, suelen ser respetados para la construcción y el
desarrollo de nuevas teorías. Éstos son:
- Observación: registrar y examinar atentamente un fenómeno, generalmente
dentro de una muestra específica, es decir, dentro de un conjunto previamente
establecido de casos.
- Descripción: detallar los aspectos del fenómeno, proponiendo incluso
nuevos términos al respecto.
- Hipótesis: plantear las hipótesis que expliquen lo observado en el fenómeno y las
relaciones causales o las correlaciones correspondientes.
- Experimentación: es el conjunto de operaciones o actividades destinadas, a
través de situaciones generalmente arbitrarias y controladas, a descubrir,
comprobar o demostrar las hipótesis.
- Demostración o refutación, a partir de los resultados de uno o más experimentos
realizados, de las hipótesis propuestas inicialmente.
- Inducción: extraer el principio general implícito en los resultados observados.
- Comparación universal: la permanente contrastación de hipótesis con la realidad.

La experimentación no es aplicable a todas las ramas de la ciencia; su exigencia


no es necesaria por lo general en áreas del conocimiento como la vulcanología,
la astronomía, la física teórica, etc. Sin embargo, la repetibilidad de la observación de
los fenómenos naturales es un requisito fundamental de toda ciencia que establece las
condiciones que, de producirse, harían falsa la teoría o hipótesis investigada.

Por otra parte, existen ciencias, especialmente en el caso de las ciencias


humanas y sociales, donde los fenómenos no sólo no se pueden repetir controlada y
artificialmente (que es en lo que consiste un experimento), sino que son, por su
esencia, irrepetibles, por ejemplo, la historia. De forma que el concepto de método
científico aplicado a estas ciencias habría de ser repensado, y la definición podría ser
como sigue: "Proceso de conocimiento caracterizado por el uso constante e irrestricto
de la capacidad crítica de la razón que busca establecer la explicación de un fenómeno
ateniéndose a lo previamente conocido, y que busca generar, como resultado, una
explicación plenamente congruente con los datos de la observación."

Aplicaciones de la lógica y de las matemáticas en la ciencia

La lógica y la matemática son esenciales para todas las ciencias porque siempre
son exactas. La función más importante de ambas es la creación de sistemas
formales de inferencia y la concreción en la expresión de modelos científicos. La
observación y colección de medidas, así como la creación de hipótesis y la predicción,
requieren a menudo modelos lógico-matemáticos y el uso extensivo del cálculo, y en la
actualidad resulta especialmente relevante la creación de modelos numéricos, debido a
las enormes posibilidades de cálculo que ofrecen los ordenadores.

Las ramas de la matemática más comúnmente empleadas en la ciencia incluyen


el análisis matemático, el cálculo matemático y las estadísticas, aunque virtualmente
toda rama de la matemática tiene aplicaciones en la ciencia, incluso en áreas "puras"
como la teoría de números y la topología. El uso de la matemática es particularmente
frecuente en física, y en menor medida en química, biología y algunas ciencias
sociales (por ejemplo, los constantes cálculos estadísticos necesarios en las
investigaciones de la psicología).

Historia de la ciencia

A pesar de ser relativamente reciente el método científico (concebido en


la revolución científica del siglo XVII), la historia de la ciencia no se interesa únicamente
por los hechos posteriores a dicha ruptura. Por el contrario, ésta intenta rastrear los
precursores a la ciencia moderna hasta tiempos prehistóricos.

La ciencia moderna tiene sus orígenes en civilizaciones antiguas, como la


babilónica, la china y la egipcia. Sin embargo, fueron los griegos los que dejaron más
escritos científicos en la Antigüedad.

Tanto en las culturas orientales como en las precolombinas evolucionaron las


ideas científicas y algunas personas consideran que, durante siglos, fueron muy
superiores a las occidentales, sobre todo en matemáticas y astronomía. Sin embargo,
los griegos dejaron tratados muy modernos de geometría, álgebra y astronomía.

Durante muchos años las ideas científicas convivieron con mitos, leyendas y
pseudociencias (falsas ciencias). Así, por ejemplo, la astrología convivió con la
astronomía, y la alquimia con la química. La astrología sostenía que los astros ejercen
influencia real y física sobre nuestra personalidad (la astrología actual ya no lo sostiene
así, ahora consiste en el estudio de la influencia simbólica sobre nuestra forma de ser).
La alquimia, por su parte, tenía por objetivo encontrar la fórmula para convertir cualquier
metal en oro y descubrir el elíxir de la eterna juventud. Ninguna de estas dos disciplinas
(astrología y alquimia) aplica el método científico de forma rigurosa, y por tanto, aunque
han modificado sus afirmaciones antiguas, no pueden llamarse ciencias.

Tras la caída del Imperio Romano de Occidente (476 dC), gran parte
de Europa perdió contacto con el conocimiento escrito, y se inició la Edad Media. En la
actualidad, es más común considerar el desarrollo de la ciencia como un proceso
continuado y gradual, con sus antecedentes también medievales.

El Renacimiento (siglo XIV en Italia), llamado así por el redescubrimiento de los


trabajos de los antiguos pensadores griegos y romanos, marcó el fin de la Edad Media y
fundó cimientos sólidos para el desarrollo de nuevos conocimientos. De los científicos
de esta época se destaca Nicolás Copérnico, a quien se le atribuye haber iniciado la
llamada revolución científica con su teoría heliocéntrica.

Hay historiadores de la ciencia que afirman que en realidad no hubo una sino
muchas revoluciones científicas. Hay otros que sostienen que no ha habido ninguna
revolución científica en la historia de la ciencia, es decir, que la ciencia se ha
desarrollado sin sobresaltos, de manera uniforme.

De cualquier manera, haya habido o no una o más revoluciones científicas, entre


los muchísimos pensadores más prominentes que dieron forma al método científico y al
origen de la ciencia como sistema de adquisición de conocimiento, vale la pena
destacar a Roger Bacon (1214-1294) en Inglaterra, a René Descartes (1596-1650)
en Francia y a Galileo Galilei(1564-1642) en Italia. Éste último fue el primer científico
que basó sus ideas en la experimentación y que estableció el método científico como la
base de su trabajo. Por ello es considerado el padre de la ciencia moderna.

Desde entonces hasta hoy, la ciencia ha avanzado a pasos agigantados. La


ciencia se ha convertido en parte de nuestra cultura y va ligada al avance tecnológico.
Es importante que la divulgación científica llegue a toda la sociedad. Para ello, además
de los científicos, los medios de comunicación y los museos tienen un papel de vital
importancia.

Actualidad

La historia reciente de la ciencia está marcada por el continuo refinado del


conocimiento adquirido y el desarrollo tecnológico, acelerado desde la aparición del
método científico. Si bien las revoluciones científicas de principios del siglo XX se
dieron sobre todo en el campo de la física a través del desarrollo de la mecánica
cuántica y la relatividad general, en el siglo XXI la ciencia se enfrenta a la revolución
biotecnológica. El desarrollo moderno de la ciencia avanza en paralelo con el desarrollo
tecnológico, y ambos campos se impulsan mutuamente.

Divulgación científica

La divulgación científica tiene como objetivo hacer asequible el conocimiento


científico a la sociedad más allá del mundo puramente académico. La divulgación
puede referirse a los descubrimientos científicos del momento, como la determinación
de la masa del neutrino, de teorías bien establecidas como la teoría de la evolución o
de campos enteros del conocimiento científico. La divulgación científica es una tarea
abordada por escritores, científicos, museos y periodistas de los medios de
comunicación. La presencia tan activa y constante de la ciencia en los medios y la de
éstos en aquélla ha hecho que, de un tiempo a la fecha, se debata sobre si, más
que divulgación científica, debería usarse el término periodismo científico.
La psicología
La psicología es la disciplina científica que estudia los procesos psíquicos y la
conducta resultante de los mismos. La psicología se enmarca en distintas áreas de la
ciencia. No es posible lograr consenso para encasillarla entre las ciencias naturales, las
ciencias sociales, o las humanas. Como disciplina científica, registra las interacciones
de la personalidad en tres dimensiones: cognitiva, afectiva y del comportamiento.

Métodos de investigación en psicología

En cuanto a la metodología utilizada, la psicología ha discurrido tradicionalmente por


dos opciones de investigación:

1. La psicología entendida como ciencia básica o experimental que utiliza


un método científico de tipo cuantitativo, realizando investigación
correlacional, investigación experimental, observación naturalista o estudio de
casos, encuesta. El primer laboratorio de estudio de la psicología experimental
fue fundado en el año 1879 por el psicólogo alemán Wilhelm Wundt.
2. Se ha intentado comprender el fenómeno psicológico en su complejidad real,
desde una perspectiva más amplia pero menos rigurosa, mediante la utilización
de metodologías cualitativas de investigación que enriquecen la descripción e
interpretación de procesos, asumiendo la realidad del sujeto como un escenario
complejo de procesos integrados e interrelacionados, tanto en el individuo como
en su mundo sociocultural, y con una perspectiva histórico-biográfica, en el
entendido de que ningún proceso puede ser aislado.

Organizaciones científicas en psicología

Los psicólogos suelen organizarse localmente en colegios profesionales y también en


asociaciones científicas, que pueden ser de carácter local, nacional, continental y
mundial. En el caso de los colegios profesionales, estos cumplen una función
normativa, ya que en muchos países se exige al psicólogo poseer una autorización para
ejercer su profesión, a lo cual se denomina indistintamente licencia, colegiatura o
registro, entre otras formas. No existe un colegio profesional internacional; cuando un
psicólogo necesita ejercer su actividad profesional en un país diferente a aquel en el
que ha obtenido su titulación, debe revalidar su título y obtener una nueva licencia.

Divisiones en la psicología

Psicología básica

La psicología básica es la parte de la psicología que tiene como función fundamental la


recopilación y organización estructurada de conocimientos nuevos acerca de los
fundamentos de actuación de los procesos psicológicos básicos, como la percepción, la
atención, la memoria, el lenguaje, el aprendizaje, el razonamiento y la resolución de
problemas. Por otra parte, la psicología aplicada busca solucionar problemas prácticos
por medio de la aplicación y la transformación a diferentes contextos de los
conocimientos generados por la psicología básica.
La psicología del aprendizaje se ocupa del estudio de los procesos que producen
cambios relativamente permanentes en el comportamiento del individuo (aprendizaje).
Es una de las áreas más desarrolladas y su estudio ha permitido elucidar algunos de
los procesos fundamentales involucrados en el aprendizaje como proceso completo.

La psicología evolutiva o del desarrollo tiene como finalidad el estudio psicológico de


las diferentes etapas de crecimiento y desarrollo del ser humano. Busca comprender la
manera en que las personas perciben, entienden y actúan en el mundo y cómo todo
eso va cambiando de acuerdo a la edad (ya sea por maduración o por aprendizaje).
Estudia los cambios psicológicos a lo largo de toda la vida de las personas.
La psicopatología que describe y sistematiza los cambios en el
comportamiento que no son explicados, ni por la maduración o
desarrollo del individuo, ni como resultado de procesos de aprendizaje
también entendidos como trastornos psicológicos o enfermedades
mentales.

La psicología del arte es el campo que estudia los fenómenos de la creación y de la


percepción artística desde un punto de vista psicológico.
La psicología de la personalidad es una rama de la psicología que estudia
la personalidad y las diferencias entre individuos. La personalidad es un
conjunto organizado de rasgos, es decir comportamientos relativamente permanentes y
estables en el tiempo, que caracterizan a un individuo.

La psicología social es el estudio científico de cómo los pensamientos, sentimientos y


comportamientos de las personas son influidos por la presencia real, imaginada o
implicada de otras personas. La afirmación de que otras personas pueden
ser imaginadas o implícitas sugiere que, de manera indefectible, estamos influenciados
socialmente, incluso cuando no hay otros individuos presentes - como cuando vemos la
televisión-, o cuando seguimos normas culturales internalizadas.

Psicología aplicada

La psicología aplicada o profesional agrupa a las distintas vertientes de la psicología


que tienen aplicación directa en la solución de problemas y optimización de procesos
humanos con fines profesionales (de allí deriva su denominación como psicología
profesional). Muchos de los conocimientos de la psicología aplicada provienen de la
psicología básica, sin embargo cabe señalar que la aplicación profesional genera
constantemente nuevo conocimiento de orden conceptual y/o procedimental que
muchas veces alcanza independencia del conocimiento básico que le dio origen.

La psicología clínica se ocupa de la investigación de las funciones mentales de las


personas que padecen sufrimiento, no sólo derivado por un trastorno mental sino
también trastornos de orientación del desarrollo de las potencialidades humanas y
dando importancia al conocimiento de los principios fundamentales, que tienen valor
para el ser humano y cuyo objetivo es estudiar la conducta humana que debe
representar una contribución valiosa en el hombre en su vida cotidiana.

La psicología educativa es el área de la psicología que se dedica al estudio de la


enseñanza humana dentro de los centros educativos; comprende el análisis de las
formas de aprender y de enseñar. Mediante el estudio de la psicología educativa se
averiguan los resortes que impulsan el desarrollo y la conducta humana, así se logra
conocer los factores que han intervenido en el desenvolvimiento de las potencialidades.

La psicología infantil o infanto-juvenil es el estudio del comportamiento de los niños


desde el nacimiento hasta la adolescencia, que incluye sus características físicas,
cognitivas, motoras, lingüísticas, perceptivas, sociales y emocionales. Los psicólogos
infantiles intentan explicar las semejanzas y las diferencias entre los niños, así como su
comportamiento y desarrollo. También desarrollan métodos para tratar problemas
sociales, emocionales y de aprendizaje, aplicando terapias en consultas privadas y en
escuelas, hospitales y otras instituciones. Las dos cuestiones críticas para los
psicólogos infantiles son: primero, determinar cómo las variables ambientales (el
comportamiento de los padres, por ejemplo) y las características biológicas (como las
predisposiciones genéticas) interactúan e influyen en el comportamiento; y segundo,
entender cómo los distintos cambios en el comportamiento se interrelacionan.

La psicología del trabajo y de las organizaciones tiene por objeto el estudio y la


optimización del comportamiento del ser humano en las organizaciones,
fundamentalmente en contextos laborales, profesionales y empresariales (industriales o
no), pero también en otros ámbitos institucionales. Esta área de la psicología
constituye, junto a la psicología clínica y la psicología de la educación, uno de los tres
grandes ámbitos de aplicación de esta ciencia del comportamiento humano.

La psicología comunitaria trabaja con los pobladores de una comunidad urbana o


rural para el estudio de sus recursos humanos y materiales, facilitando que satisfagan
necesidades vitales como salud, educación, vivienda, salubridad, alimentación, trabajo,
deporte, recreación y otros.

La psicología de la salud constituye el conjunto de contribuciones científicas,


educativas y profesionales que las diferentes disciplinas psicológicas hacen a la
promoción y mantenimiento de la salud, a la prevención y tratamiento en la
especialidad, a la identificación de los correlatos etiológicos y diagnósticos de la salud,
la enfermedad y las disfunciones relacionadas.

La psicología de la emergencia es una nueva especialidad dentro del quehacer del


profesional psicólogo, surgida de la necesidad de aplicar los estudios e investigaciones
propios de la psicología al ámbito de las emergencias, los desastres y las catástrofes;
eventos, cada vez más frecuentes en nuestros alrededores.

La psicología forense comprende un amplio rango de prácticas que involucran


principalmente evaluaciones de capacidad de los acusados, informes a jueces,
abogados y testimonio en juzgados sobre temas determinados.

Las diferencias entre la psicología y la psiquiatría

Psicología y Psiquiatría suelen ser confundidas debido a que una de las ramas de la
Psicología, la Psicología Clínica, aborda el fenómeno de la salud mental al igual que la
Psiquiatría. Este error se debe al desconocimiento de ciertos aspectos de ambas
ciencias, entre los que se cuentan:
 Que el campo de estudio de la Psicología son los procesos psicológicos y el
comportamiento humano de manera independiente al contexto en el que este es
observado, por ello, su amplitud excede a lo referido meramente a la salud
mental. La Psiquiatría, en cambio, es la rama de la medicina que se ocupa de la
prevención de daños a la salud mental, al impulso de actividades y estilos de
vida saludables y a la recuperación o curación de los trastornos mentales.
 La Psicología, aunque en algunos casos aborda los aspectos tangibles de la
conducta del hombre, como ciencia aplicada es eminentemente una ciencia
social, en cuanto se basa en la inferencia de procesos psicológicos desde la
observación del comportamiento humano. La Psiquiatría en cambio es
una ciencia natural, ya que a pesar de que incorpora en su corpus de
conocimiento teorías psicológicas, como ciencia aplicada se fundamenta
eminentemente en los aspectos físicos del comportamiento (como las respuestas
fisiológicas, metabólica, etc.).
 La Psicología Clínica no aborda la salud mental desde la misma perspectiva que
la Psiquiatría. La mayor parte de la psicología actual no está enmarcada en el
paradigma de la salud-enfermedad desde el enfoque médico más tradicional.
Incluso para la psicología clínica los trastornos mentales no son "enfermedades
mentales" en el sentido tradicional. Las llamadas "enfermedades" se conciben,
en todo caso, desde un enfoque más extenso, con modelos teóricos que incluyen
el ambiente, la conducta, lo psicosocial y todos los contextos no "patológicos" del
individuo, tal y como lo están haciendo ya otras ramas de la medicina.
 El título profesional de Psicólogo no es homologable con el de Psiquiatra, puesto
que este último es un postgrado de la Medicina. En términos legales y éticos,
esto tiene como consecuencia, que los psicólogos clínicos no sean considerados
como capacitados para la prescripción de fármacos de modo auxiliar al
tratamiento psicológico estricto.

Sin perjuicio de lo anterior, estas diferencias no implican la imposibilidad de


colaboración interdisciplinaria entre profesionales de ambas ramas. El Psiquiatra será
quien hará el seguimiento psicofarmacológico del paciente, mientras el Psicólogo de la
especialidad correspondiente se encargará de asistir al paciente a través de
la psicoterapia según sus conocimientos y la conveniencia para restaurar el bienestar
del paciente.
La psicología de la educación
Desarrollo histórico

En esta breve introducción al desarrollo histórico de la Psicología educativa,


podemos delimitar cuatro fases de acuerdo con la aparición de las funciones más
significativas que la psicología educativa ha ido asumiendo. Así la primera época (1880-
1920) se caracteriza por la preocupación por el estudio de las diferencias individuales y
la administración de tests útiles para el diagnóstico y tratamiento de los niños
problemáticos, de modo que en sus orígenes la psicología educativa aparece
fuertemente ligada a la educación especial. En un segundo momento (1920-1955) el
impacto del movimiento de salud mental promueve la proliferación de servicios
psicológicos para tratar los problemas psicológicos infantiles dentro y fuera de la
escuela y divulga la idea de una psicología "escolar" no limitada al diagnóstico y
tratamiento de los problemas de aprendizaje escolar, sino ocupada también en la
atención a los aspectos emocionales, afectivos y sociales del alumno. En la tercera fase
(1955-1970) empieza a considerarse la necesidad de formar a los profesores en los
avances del conocimiento psicológico y en su integración en la metodología didáctica y
se piensa en el psicólogo como el profesional que actúe de puente entre tal
conocimiento psicológico y la práctica escolar. A partir de 1970, comienza la búsqueda
de modelos alternativos basados en las teorías cognitivas, sistémicas,
organizacionales, ecológicas y en la psicología comunitaria intentando dar un giro al
esquema tradicional de atención individualizada a los casos problemáticos subrayando
la importancia del contexto, tanto instruccional como sociocomunitario.

Definición

El Psicólogo de la Educación es el profesional de la psicología cuyo objetivo de


trabajo es la reflexión e intervención sobre el comportamiento humano, en situaciones
educativas, mediante el desarrollo de las capacidades de las personas, grupos e
instituciones. Se entiende el término educativo en el sentido más amplio de formación y
desarrollo personal y colectivo.

El Psicólogo de la Educación desarrolla su actividad profesional principalmente


en el marco de los sistemas sociales dedicados a la educación en todos sus diversos
niveles y modalidades; tanto en los sistemas reglados, no reglados, formales e
informales, y durante todo el ciclo vital de la persona.

Así mismo interviene en todos los procesos psicológicos que afectan al


aprendizaje, o que de este se derivan, independientemente de su origen personal,
grupal, social, de salud etc., responsabilizándose de las implicaciones educativas de su
intervención profesional y coordinándose, si procede, con otros profesionales.

Funciones

1. Intervención ante las Necesidades Educativas de los Alumnos

El profesional de la psicología participa en la atención educativa al desarrollo


desde las primeras etapas de la vida, para detectar y prevenir a efectos socio-
educativos las discapacidades e inadaptaciones funcionales, psíquicas y
sociales.

Realiza la evaluación psico-educativa referida a la valoración de las capacidades


personales, grupales e institucionales en relación a los objetivos de la educación
y también al análisis del funcionamiento de las situaciones educativas. Para ello
trata de determinar la más adecuada relación entre las necesidades individuales,
grupales o colectivas y los recursos del entorno inmediato, institucional o socio-
comunitario requeridos para satisfacer dichas necesidades.

También, y ligado al proceso de evaluación, el psicólogo puede proponer y/o


realizar intervenciones que se refieran a la mejora de las competencias
educativas de los alumnos, de las condiciones educativas y al desarrollo de
soluciones a las posibles dificultades detectadas en la evaluación.

2. Orientación, Asesoramiento Profesional y Vocacional

El psicólogo promueve y participa en la organización, planificación, desarrollo y


evaluación de los procesos de orientación y asesoramiento profesional y
vocacional, tanto en lo que tienen de información, asesoramiento y orientación a
los alumnos ante las opciones que deban tomar frente a las distintas
posibilidades educativas o profesionales, como en la elaboración de métodos de
ayuda para la elección y de métodos de aprendizaje de toma de decisión
vocacional. El objetivo general de estos procesos es colaborar en el desarrollo
de las competencias de las personas en la clarificación de sus proyectos
personales, vocacionales y profesionales de modo que puedan dirigir su propia
formación y su toma de decisiones.

3. Preventivas

El psicólogo interviene proponiendo la introducción de modificaciones del entorno


educativo y social que eviten la aparición o atenúen las alteraciones en el
desarrollo madurativo, educativo y social.

La prevención se orienta a proponer las condiciones para un mejor desarrollo de


las capacidades educativas y también a prevenir las consecuencias que pueden
generar la diferencia entre las necesidades educativas de la población y las
respuestas que dan los sistemas sociales y educativos; incluye tanto acciones
específicas para la prevención de problemas educativos concretos (como son la
adaptación inicial a la escuela, la detección precoz de alumnos con necesidades
educativas especiales, etc.), como los aspectos de intervención desde las
primeras etapas mediante técnicas de estimulación y, ya en las etapas escolares,
los procesos dirigidos a permitir a los alumnos afrontar con progresiva autonomía
y competencias eficaces las exigencias de la actividad educativa.

Desde el enfoque preventivo se contemplan intervenciones tanto en


asesoramiento a agentes educativos (educadores, padres, etc.) como en el
desarrollo de programas específicos: educación para la salud, educación
afectivo-sexual, prevención de las drogodependencias, y de los proyectos
ligados en general a la transversalidad (educación de valores, educación no
sexista, etc.).

4. Intervención en la Mejora del Acto Educativo

Las funciones ligadas a esta intervención pretenden la adecuación de las


situaciones educativas a las características individuales y/o grupales (evolutivas,
cognitivas, sociales, etc.) de los alumnos y viceversa. Estas funciones se realizan
a través de asesoramiento didáctico, de la organización y planificación educativa,
de programación, de asesoramiento y actualización del educador; y en general
se refieren a la intervención sobre las funciones formativas y educativas que se
realizan con el alumno.

El psicólogo presta apoyo y asesoramiento técnico al educador tanto en su


actividad general (adaptación de la programación a las características evolutivas
psicosociales y de aprendizaje de los alumnos, organización del escenario
educativo, métodos de enseñanza-aprendizaje, niveles de concreción curricular,
aplicación de programas psico-educativos concretos, etc.), como en su actuación
educativa con alumnos con necesidades y/o en situaciones educativas
especiales, adecuaciones curriculares y programas individuales, actuaciones
compensatorias, diversificaciones, y en general procedimientos de atención a la
diversidad.Igualmente colabora en la formación permanente y apoyo didáctico al
educador, aportando su preparación específica sobre las áreas evolutivas,
cognitivas, afectivas, comportamentales, psicosociales e institucionales.
También son objeto de la intervención del psicólogo los fenómenos
institucionales que configuran los centros educativos: la relación entre los
objetivos y las formas organizativas con el funcionamiento real, la mejora eficaz
de las relaciones entre los componentes de la institución educativa, etc.; así
presta su colaboración y apoyo técnico en la elaboración y desarrollo de
proyectos educativos de centro, de proyectos de innovación curricular,
integración y atención a la diversidad, nuevas tecnologías, compensación y
apoyo educativo, etc; así como en los cambios organizativos y metodológicos
requeridos por estos proyectos, en la línea de hacer competentes a las propias
instituciones en la realización de los fines que se proponen.

5. Formación y Asesoramiento Familiar

El psicólogo actúa promoviendo y organizando la información y formación a


madres y padres en una línea de apoyo al desarrollo integral del hijo/a. Realiza la
intervención para la mejora de las relaciones sociales y familiares, así como la
colaboración efectiva entre familias y educadores, promoviendo la participación
familiar en la comunidad educativa, así como en los programas, proyectos y
actuaciones que el profesional de la psicología educativa desarrolle.

6. Intervención Socioeducativa

El psicólogo participa en el análisis de la realidad educativa, y de los factores


sociales y culturales que influyen en el proceso educativo de la comunidad
concreta, interviene en la prevención socioeducativa, impulsa la cooperación y
coordinación de los servicios, instituciones y organizaciones sociales del entorno.
En resumen, interviene en las relaciones entre las actividades educativas y la
comunidad donde tienen lugar, así como en los factores sociales y culturales que
condicionan las capacidades educativas.

También puede participar en el diseño de planes de intervención comunitaria en


el ámbito territorial, promoviendo criterios metodológicos, procesos de
implantación, sistemas de evaluación, etc.

El psicólogo puede asesorar técnicamente a los responsables de la toma de


decisiones de planificación y actuación a partir de su pronunciamiento
especializado y de su aplicación al análisis y estudio del sistema educativo en
una línea de mejora de la atención educativa.

7. Investigación y Docencia

La investigación incluye las actividades para el análisis y reflexión sobre el propio


trabajo; la mejora y actualización de su competencia técnica, la profundización y
extensión de la teoría y los procedimientos propios de la psicología de la
educación.

La docencia que realizan los profesionales de la psicología educativa está


orientada a difundir su conocimiento entre los demás profesionales de la
educación, los grupos sociales implicados en esta, los propios psicólogos y
estudiantes de psicología y otros colectivos profesionales.

Procedimientos, Técnicas e Instrumentos

La Psicología Educativa, como área aplicada de la psicología, utiliza los métodos


generales de la misma. El procedimiento general de intervención engloba los siguientes
pasos: evaluación inicial y diagnóstico, intervención, seguimiento y evaluación final, y
valoración, con la toma de decisiones que se deriva de la misma.
Las tareas propias de la Psicología Educativa pueden dividirse en dos grandes
bloques: las relacionadas con la Evaluación y las que se refieren a la Intervención.

1. Las relacionadas con la Evaluación


La evaluación se efectúa sobre las distintas áreas en función de la demanda, la
problemática y las necesidades, priorizando su funcionalidad y operatividad, y se
analizan detalladamente las variables psicológicas que influyen en el
comportamiento humano dentro del contexto educativo, llegando, cuando
proceda, a la determinación de un diagnóstico en la situación educativa. Ello
incluye la descripción e identificación de dicha situación, la formulación de
hipótesis explicativas y la emisión de hipótesis de mejora.

Las técnicas más utilizadas para la evaluación son la entrevista psicológica, la


observación en sus diferentes modalidades (no estructurada, sistemática, auto-
observación), los autoinformes y los tests psicológicos, seleccionando las mas
adecuadas al objeto (individuos, grupos, instituciones) y al tipo de evaluación
(normativa, criterial, curricular).

2. Las que se refieren a la Intervención

La intervención se efectúa en los diferentes ámbitos sobre las diferentes


variables psicológicas que intervienen en el acto educativo. Las técnicas de
intervención en Psicología Educativa son las derivadas de las Áreas Básicas y
Aplicadas de la Psicología.

Las Psicólogas y los Psicólogos de la educación deben prestar atención a los


aspectos deontológicos en todas las fases de su actuación, tanto en la selección
de pruebas y técnicas para la evaluación y la intervención (rigor, validez) como
en la toma de decisiones que se derivan de su trabajo y en la transmisión de la
información (informes orales y/o escritos) al propio sujeto y a terceras personas,
considerando que en muchas ocasiones el destinatario del informe no es el
propio sujeto evaluado y que este no acude por propia iniciativa.

Ámbitos de Actuación

El profesional de la psicología educativa interviene en los ámbitos personal,


familiar, organizacional, institucional, socio-comunitario y educativo en general; con
Educandos, receptores del proceso educativo, y Agentes Educativos, intervinientes
directa o indirectamente en el proceso educativo.
Las grandes escuelas psicológicas

Psicoanálisis

El psicoanálisis es una práctica terapéutica fundada por el neurólogo


vienés Sigmund Freud alrededor de 1896. A partir del psicoanálisis se han desarrollado
posteriormente diversas escuelas de psicología profunda o de orientación dinámica y
analítica. Asimismo, la teoría ha influenciado a muchas otras escuelas psicológicas y de
terapias no necesariamente psicoanalíticas.

La definición clásica de Freud incluye los siguientes tres aspectos:


a) Un método de investigación que consiste esencialmente en evidenciar la
significación inconsciente de las palabras, actos, producciones imaginarias
(sueños, fantasías, delirios) de un individuo. Este método se basa principalmente
en las asociaciones libres del sujeto, que garantizan la validez de la
interpretación. La interpretación psicoanalítica puede extenderse también a
producciones humanas para las que no se dispone de asociaciones libres.
b) Un método psicoterapéutico basado en esta investigación y caracterizado por la
interpretación controlada de la resistencia, de la transferencia y del deseo. En
este sentido se utiliza la palabra psicoanálisis como sinónimo de cura
psicoanalítica.
c) Un conjunto de teorías psicológicas y psicopatológicas en las que se
sistematizan los datos aportados por el método psicoanalítico de investigación y
de tratamiento.

Técnica psicoanalítica

Según el psicoanálisis, los síntomas histéricos y neuróticos tienen un origen


ligado a conflictos inconscientes, aspectos de los cuales, pese a ser ajenos por
completo al consciente del analizado, pugnan por emerger a la conciencia. El objetivo
de la terapia es vencer las resistencias para que el analizado acceda a las
determinaciones inconscientes de sus sentimientos, actitud o conducta.

La «regla fundamental» de la técnica psicoanalítica es la asociación libre. El


analista introduce al paciente en la técnica solicitándole que le comunique todos los
pensamientos, ocurrencias, ideas o imágenes que se le pasen por la mente,
independientemente de que estos le parezcan absurdos, irrelevantes o
comprometedores, «sin criticarlos o seleccionarlos».

El analista por su parte, también debe respetar reglas, particularmente las tres
siguientes:
- Escuchar al analizado con una atención parejamente flotante, es decir, sin
privilegiar ningún elemento de su discurso.
- Mantener una actitud neutral, en cuanto a los valores, es decir, no dirigir la cura
en función de un ideal religioso, moral o social, no juzgar, no aconsejar.
- Observar una actitud de estricta abstinencia, lo que implica que el analista «no
satisface las demandas del paciente ni desempeña los papeles que éste tiende a
imponerle». El sentido de este principio es que la cura debe transcurrir de tal
forma que el analizado no se sirva de ella para obtener satisfacciones
sustitutivas de sus síntomas.

En cuanto a la interpretación, su función no es propuesta como un enunciado que


refiera el material que ofrece el caso a una teoría, sino algo que se acercaría mucho
más a un desciframiento. En este sentido, el psicoanalista Donald Winnicott comenta la
importancia de «que el analista no conozca las respuestas, excepto en la medida en
que el paciente dé las claves. El analista recoge las claves y hace las interpretaciones».
Los lapsus son actos erróneos para la conciencia, en los que se manifiesta una
descarga del inconsciente. Para Freud, expresa un motivo personal relevante,
desconocido para la personalidad consciente. A menudo el lapsus no es obvio y se
revela sólo después de una larga cadena de asociaciones.
Una segunda área explotada por la asociación libre es la de los sueños,
considerada la «vía regia al inconsciente». Para el psicoanálisis los sueños son siempre
realizaciones de deseos, los cuales generalmente se disfrazan por ser inaceptables
para la organización consciente del individuo. Freud distingue en la estructura del
sueño: el contenido manifiesto, que generalmente parece incoherente y sin sentido pero
que presenta algún tipo de historia narrativa; y el contenido latente, que se refiere a las
asociaciones que se despliegan a partir del sueño manifiesto.

También en el chiste encuentra el psicoanálisis una de las manifestaciones


paradigmáticas del inconsciente.

Freud afirmó que el individuo neurótico, cuyas necesidades eróticas infantiles


permanecieron insatisfechas, podrá orientar sus requerimientos libidinosos hacia una
nueva persona que surja en su horizonte, siendo muy probable que las dos porciones
de su libido (la consciente y la inconsciente) participen en este proceso. Es por lo tanto
perfectamente normal y comprensible que una carga de libido se oriente también hacia
el psicoanalista. Este proceso da lugar a lo que en psicoanálisis se
denomina transferencia.

La contratransferencia será aquel conjunto de reacciones inconscientes del


analista frente a la persona del analizado y frente a la transferencia. Se le considera un
elemento muy importante en el trabajo analítico porque cada uno posee en su propio
inconsciente un instrumento con el cual puede interpretar las expresiones del
inconsciente en los demás.

Las tópicas

Tópica hace referencia a una "Teoría o punto de vista que supone una
diferenciación del aparato psíquico en cierto número de sistemas dotados de
características o funciones diferentes y dispuestos en un determinado orden entre sí, lo
que permite considerarlos metafóricamente como lugares psíquicos de los que es
posible dar una representación espacial figurada.

Primera Tópica: consciente, preconsciente e inconsciente

La conciencia es la cualidad momentánea que caracteriza las percepciones


externas e internas dentro del conjunto de los fenómenos psíquicos. El
término inconsciente se utiliza para connotar el conjunto de los contenidos no presentes
en el campo actual de la conciencia. Está constituido por contenidos reprimidos que
buscan regresar a la conciencia o bien que nunca fueron conscientes y su cualidad es
incompatible con la conciencia. El 'preconsciente' designa una cualidad de la psique
que califica los contenidos que no están presentes en el campo de la conciencia pero
pueden devenir en conscientes. Los estados reprimidos son aquellos que no se les
puede acceder sin una hipnosis, generalmente son revelaciones a través de imágenes
retenidas durante el tiempo de vida de cada individuo.

Segunda tópica: el Ello, el Yo y el Superyó

El Ello es la instancia más antigua y original de la personalidad y la base de las


otras dos. Comprende todo lo que se hereda o está presente al nacer, se presenta de
forma pura en nuestro inconsciente. Representa nuestros impulsos o pulsiones más
primitivos. Constituye, según Freud, el motor del pensamiento y
el comportamiento humano. Opera de acuerdo con el principio del placer y desconoce
las demandas de la realidad.

El Superyó es la parte que contrarresta al ello, representa los pensamientos


morales y éticos recibidos de la cultura. Consta de dos subsistemas: la "conciencia
moral" y el ideal del yo. La "conciencia moral" se refiere a la capacidad para la
autoevaluación, la crítica y el reproche. El ideal del yo es una autoimagen ideal que
consta de conductas aprobadas y recompensadas.

El Yo es una parte del ello modificada por su proximidad con la realidad y surge a
fin de cumplir de manera realista los deseos y demandas del ello de acuerdo con el
mundo exterior, a la vez que trata de conciliarse con las exigencias del superyó. El yo
evoluciona a partir del ello y actúa como un intermediario entre éste y el mundo externo.
El yo sigue al principio de realidad, satisfaciendo los impulsos del ello de una manera
apropiada en el mundo externo. Utiliza el pensamiento realista característico de los
procesos secundarios. Como ejecutor de la personalidad, el yo tiene que medir entre
las tres fuerzas que le exigen: las del mundo de la realidad, las del ello y las del
superyó, el yo tiene que conservar su propia autonomía por el mantenimiento de su
organización integrada.

Los papeles específicos desempeñados de las entidades ello, yo y superyó no


siempre son claros, se mezclan en demasiados niveles. La personalidad consta según
este modelo de muchas fuerzas diversas en conflicto inevitable.

Diagrama del modelo estructural de tres instancias (Ello, Yo y Superyó) y de su superposición con el modelo espacial de la psique
en la primera tópica de S. Freud (consciente, preconsciente, inconsciente).

Mecanismos de defensa

Los llamados mecanismos de defensa son mecanismos psicológicos no


razonados que reducen las consecuencias de un acontecimiento estresante, de modo
que el individuo suele seguir funcionando con normalidad. Los mecanismos de defensa
en la teoría psicoanalítica tienen la función de evitar la censura del superyó. Son
auxiliares de la represión, mecanismo éste en el cual las representaciones censurables
son eliminadas del discurso consciente. En la concepción de Freud, las pulsiones no
pueden ser eliminadas, sino sólo reprimidas en el inconsciente. Las pulsiones tienden,
de forma invariable, a su descarga, de modo tal que, si su representación pulsional le
es denegada a una expresión consciente, entonces es desfigurada simbólicamente.

La angustia juega un papel esencial en la producción de la defensa, dentro de la


teoría freudiana. Ella es una señal de alerta al yo, que es la instancia intrapsíquica que
produce los diversos mecanismos de defensa y de adaptación.

El mecanismo de defensa principal, clave para todas las demás, es la represión.


Es la defensa en la cual el yo mueve las representaciones de la conciencia a un nivel
inconciente. Esa representación reprimida es la que motiva la aparición de síntomas.

El desarrollo libidinal

El psicoanálisis emplea el término pulsión (impulso que tiende a la consecución


de un fin) para el estudio del comportamiento humano. Se denomina pulsión a las
fuerzas derivadas de las tensiones somáticas en el ser humano, y las necesidades
del ello; en este sentido las pulsiones se ubican entre el nivel somático y el nivel
psíquico. La pulsión es un impulso que se inicia con una excitación corporal (estado de
tensión), y cuya finalidad última es precisamente la supresión de dicha tensión.

Hay dos tipos de pulsiones, la pulsión sexual o de vida (Eros) y la pulsión de


muerte (Thánatos). Para el psicoanálisis el impulso sexual tiene unas acotaciones muy
superiores a lo que habitualmente se considera como sexualidad. La libido es la energía
pulsional, y puede presentar diferentes alternativas según esté dirigida a los objetos
(libido objetal), o bien se dirija al propio Yo (libido narcisista).

El psicoanálisis establece una serie de fases a través de las cuales se verifica el


desarrollo del sujeto. Desde el punto de vista de dichas fases, los conflictos psíquicos -y
su posibilidad de resolución- dependerán del estancamiento de una fase (fijación) o del
retorno a una fase precedente (regresión).

Desarrollo sexual infantil

La teoría plantea que conforme crecen los niños su deseo se enfoca en


diferentes áreas del cuerpo, en los que se busca la satisfacción libidinal. Siguiendo una
secuencia de etapas psicosexuales en las que son importantes diferentes zonas
erógenas, los niños pasan del autoerotismo a la sexualidad reproductora y desarrollan
sus personalidades adultas:
- Fase oral (desde el nacimiento hasta los 12 ó 18 meses): la boca es la zona
erógena preeminente y procura al bebé no sólo la satisfacción de alimentarse,
sino, sobre todo, el placer de chupar.
- Fase anal (12-18 meses hasta 3 años): en esta época la fuente principal de
placer y conflicto potencial son las actividades en las que interviene el ano. Con
frecuencia representa el primer intento del niño por convertir una actividad
involuntaria en voluntaria.
- Fase fálica (3 a 6 años): el órgano sexual masculino desempeña un papel
dominante. En esta fase, las caricias masturbatorias y los tocamientos ritmados
de las partes genitales proveen al niño un placer autoerótico. Freud considera
que el clítoris es considerado por la niña como una forma de falo inferior. Al
comienzo de la fase fálica, los niños/as creen que todas las personas
poseen falo y la diferencia entre tener o no falo se percibe como una oposición
por castración.
- Período de latencia (desde los seis años hasta la pubertad): en este período se
desarrollan fuerzas psíquicas que inhiben el impulso sexual y reducen su
dirección. Los impulsos sexuales inaceptables son canalizados a niveles de
actividad más aceptados por la cultura. Freud lo llamaba «período de calma
sexual». No lo consideraba una etapa, ya que no surgía nada dramáticamente
nuevo.
- Fase genital (desde la pubertad hasta la adultez): surge en la adolescencia
cuando maduran los órganos genitales. Hay un surgimiento de los deseos
sexuales y agresivos. El impulso sexual, el cual antes era autoerótico, se busca
satisfacer a partir de una interacción genuina con los demás. Freud creía que los
individuos maduros buscan satisfacer sus impulsos sexuales sobre todo por la
actividad genital reproductora con miembros del sexo opuesto.

Psicología conductista

Corriente de Psicología que defiende fervientemente la idea del método científico,


pues en sí esta escuela es netamente científica y parte gracias a los desarrollos de
Wundt quien hace volver la ciencia al ámbito psicológico. Los mayores exponentes de
esta corriente son Pavlov, Watson y Skinner. Esta teoría posee una visión mecanicista
del hombre pues se basa en el concepto de arco reflejo: estímulo y respuesta, que es la
partida para las teorías básicas de aprendizaje. Ven a la mente como pasiva o sea una
conciencia a un nivel más concreto que subjetivo (contrarios al psicoanálisis), el hombre
está determinado por el factor del medio que lo rodea, y esto produce estímulos que lo
condicionan a determinados actos.
El objeto de estudio de esta escuela es netamente la conducta de
los individuos en un ámbito de estimulo y respuesta, pues ven este aspecto porque es
medible. Aquí nuevamente entra en juego lo que es el método científico, pues esto es la
conducta netamente observable. Todo proceso mental, emociones, afecto o derivados
no los estudia, pues en si sólo son perceptibles por el ser humano a nivel corpóreo.
Sólo la conciencia consciente es analizable pues se refleja en los actos de las
personas.
Una de sus frases es "la influencia social es todo, pues el hombre es determinado
por el medio", y la ideal principal es poder modificar la conducta, o sea la conducta no
adaptativa, dentro de patrones de normalidad social.

El conductismo tuvo una fusión con las teorías cognitivas y paso a ser "cognitivo
conductual", uno de los pioneros de esto fue Bandura y su aprendizaje social "nosotros
aprendemos observando a los otros (imitando)", esta unión sirvió para ver el peso de
los factores cognitivos en las respuestas, sumado a los estímulos ya previamente
nombrados; incluso este método es usado en educación.

En síntesis, aunque criticado por sus métodos, el conductismo logró establecer


un parámetro científico y de correlación en psicología, algo que se estaba perdiendo;
también contribuyó en ver la relación entre el medio social y el individuo, y la reacción
que produce el medio sobre las personas ya sea de manera positiva o patológica.

Desarrollo histórico

A principios del siglo XX la psicología norteamericana se fue distanciando cada


vez más de la tradicional psicología germana, adquiriendo sus propios rasgos
individuales. En su afán de hacer de la psicología una ciencia como las demás, se
orientó hacia la conducta objetiva y su utilidad práctica. Los psicólogos, cansados de
investigar lo que pensaba la gente, se centraron específicamente en lo que hacían, o
sea, su conducta, que era un elemento objetivo que se podía medir en un laboratorio.

John B. Watson (1878-1958), fue el representante más importante de este


movimiento. Estaba convencido que estudiando el comportamiento de los animales se
podía ignorar a la conciencia y se decidió a hacer lo mismo con seres humanos. La
conducta es lo único real, objetivo y práctico en tanto que la conciencia es abstracta y
fantasiosa. Esta posición fue muy criticada, no obstante Watson estaba plenamente
convencido que esa forma extrema de encarar los problemas humanos era la más
adecuada.

Toda conducta para Watson era el resultado del movimiento de los músculos,
ignorando del todo a la mente a favor de una ciencia objetiva de la conducta. Para él la
conducta es puro condicionamiento y todo lo que somos y hacemos es producto del
aprendizaje. Negaba la existencia de capacidades innatas. Todo lo que heredamos al
nacer es sólo nuestro cuerpo y algunos reflejos. En este sentido Watson era
ambientalista, dándole toda la importancia a la educación y el aprendizaje, y
minimizando el factor heredado.

Todo lo que hemos aprendido también lo podemos desaprender, o sea que el


hombre siempre puede cambiar. Este punto de vista tuvo repercusiones en el ámbito de
la crianza de los niños, la educación, la publicidad y la organización social. El
conductismo se afianzó principalmente en Norteamérica por adecuarse
convenientemente a la filosofía de ese país, caracterizada por la creencia en la igualdad
de oportunidades, en el factor práctico para obtener resultados y en el sentido de
progreso. Esta forma de Psicología fue la consecuencia de la tendencia mundial hacia
la objetividad de las ciencias y el énfasis en la importancia del medio ambiente. Watson
se inspiró en el empirismo inglés y en la psicología fisiológica de Pavlov en Rusia.

Podemos crear una infinita cantidad de conexiones estímulo respuesta por medio
del condicionamiento. Si un nuevo estímulo se agrega al estímulo que provoca una
respuesta refleja, posteriormente, después de repetir este procedimiento, ese nuevo
estímulo por si sólo provocará la respuesta refleja. Una conducta nueva y compleja se
aprende por medio de la combinación de una serie de reflejos simples; porque cada
respuesta simple produce sensaciones musculares que se convierten en estímulos para
la respuesta siguiente. El aprendizaje según esta teoría se basa en dos principios: la
frecuencia y la recencia. La frecuencia se refiere a que cuanto más frecuentemente se
produce una respuesta a un estímulo tanto más probable es que volvamos a responder
de la misma manera en su presencia. El principio de recencia significa que cuanto más
reciente es una respuesta a un estímulo, tanto más probables es que ésta se reitere.

Esta teoría mecanicista deja de lado las reacciones emocionales individuales,


aunque reconozca tres emociones básicas en los seres humanos como la ira, el miedo
y el amor, pero entendidas como pautas de movimiento y no como sentimientos
conscientes. Deja de lado las motivaciones, los traumas del pasado, los estados
anímicos, la subjetividad y todo factor que no sea objetivo y cuantificable. No obstante,
en los Estados Unidos, gran parte de la teoría del aprendizaje es conductista y en todo
el mundo la publicidad y el marketing se basa en técnicas conductistas así como la
mayoría de los tratamientos para el control de las adicciones.

Aplicaciones

Los trabajos de investigación sobre los principios del aprendizaje son el marco de
referencia sobre el cual se han desarrollado múltiples tecnologías de ingeniería del
comportamiento, como la Terapia de Conducta, la Modificación de conducta, el Análisis
Conductual Aplicado, e inclusive algunas formas heterodoxas que incorporan otras
nociones teóricas y filosóficas (las terapias conductual-cognitivas y las cognitivo-
conductuales).

Gracias a ellas resulta posible el tratamiento de una inmensa variedad de


problemas en los campos clínico, educativo, comunitario y organizacional, la salud, el
deporte, las emergencias, la gerontología y la psicopatología, entre otros, con unos
índices de eficacia razonablemente altos. Cabe destacar que los sujetos de intervención
pueden ser tanto individuos y parejas, como grupos sociales y familiares.

Entre las numerosas técnicas disponibles se encuentran las de manejo


contingencial y exposición en vivo (p. ej. reforzamiento positivo, moldeamiento,
extinción, castigo positivo y negativo, desbordamiento, economía de fichas, etc.), las de
exposición en fantasía (reforzamiento encubierto, inoculación del estrés,
desensibilización sistemática y otras), las de entrenamiento en autorregulación de
competencias (autocontrol, manejo de la ansiedad, habilidades sociales, etc.), y de
reestructuración racional (p. ej. solución de conflictos, aceptación y compromiso,
entrenamiento autoinstruccional, etc.). Es de notar que las técnicas más complejas -en
las que suelen intervenir el lenguaje y los llamados repertorios "cognitivos"- incluyen los
procedimientos empleados por las más simples.

Críticas

Las críticas de que suele ser objeto la psicología conductista en su conjunto pueden
categorizarse en cinco grupos:
- Ignora la existencia del inconciente, los sentimientos y estados de la mente. No
le asigna un papel a la personalidad, al Yo ni al "sí mismo". No da lugar a la
libertad, a la voluntad ni a la intencionalidad.
- No intenta explicar los procesos cognoscitivos, la intuición, la información ni el
proceso creativo. Ve al sujeto como un receptor pasivo.
- Es mecanicista: concibe lo psicológico como un conjunto de respuestas ante
estímulos. Descuida la dotación innata y el papel del sistema nervioso, lo que es
un modo reduccionista de mirar al ser humano que no repara en su complejidad.
- Está desfasado del desarrollo actual de la ciencia. Trabaja con animales,
asimilando su comportamiento al humano. Sus aplicaciones son envilecedoras
(premios, castigos) y hasta brutales (descargas eléctricas, vomitivos, etc.).
- Es operacionalista: identifica los fenómenos con las esencias. Es una ideología
importada, al servicio del poder, que mantiene la psicología como ciencia natural,
no preocupada por los fenómenos sociales.
-
Respuestas Generales
Desde el punto de vista conductista se señala que la mayoría de las críticas
reseñadas posiblemente se basan en:
- Malentendidos por desconocimiento de las tesis conductistas originales, o por
incomprensión de la terminología científica utilizada para describir al ser humano.
- Citas sacadas fuera de contexto, o a través de simplificaciones de lo que "alguien
escuchó o leyó que otro dijo", y etc.
- Antipatías propias de posturas antagónicas con respecto a la conceptualización
de la psicología como ciencia del comportamiento.
- Exposiciones poco elaboradas, o bien sesgadas sólo en un sentido determinado,
de algunos de los propios divulgadores conductuales, que se toman como si
fueran descriptivas de un punto de vista doctrinario general.
Y se indica que, aun en el caso de ser válidas algunas críticas, éstas pueden ser
aplicables a ciertos modelos conductistas y no necesariamente a otros.

Psicología de la Gestalt

La psicologia de la Gestalt es una corriente de la psicología moderna, surgida en


Alemania a principios del siglo XX, y cuyos exponentes más reconocidos han sido los
teóricos Max Wertheimer, Wolfgang Köhler, Kurt Koffka y Kurt Lewin. Es importante
distinguirla de la Terapia Gestalt, terapia exponente de la corriente humanista, fundada
por Fritz Perls, y que surgió en Estados Unidos.

El término Gestalt proviene del alemán y fue introducido por primera vez
por Christian von Ehrenfels. No tiene una traducción única, aunque se lo entiende
generalmente como "forma". Sin embargo, también podría traducirse como "figura",
"configuración" e, incluso, "estructura" o "creación".

La mente configura, a través de ciertas leyes, los elementos que llegan a ella a
través de los canales sensoriales (percepción) o de la memoria (pensamiento,
inteligencia y resolución de problemas). En nuestra experiencia del medio ambiente,
esta configuración tiene un carácter primario por sobre los elementos que la conforman,
y la suma de estos últimos por sí solos no podría llevarnos, por tanto, a la comprensión
del funcionamiento mental. Este planteamiento se ilustra con el axioma: El Todo Es Más
Que La Suma De Sus Partes, con el cual se ha identificado con mayor frecuencia a esta
escuela psicológica.

Escuela de la gestalt

Dos universidades fueron las que obtuvieron los primeros resultados


experimentales. -Por una parte estaba la escuela de Graz y por otra la de Berlín. La
escuela de Graz propuso la teoría de la producción, que consideraba la
cualidad Gestalt, es decir, la forma o TODO, como el producto de un acto perceptivo.
Por otra parte, la escuela de Berlín demostró que la Gestalt viene dada de forma
inmediata, no es producto de la percepción, sino que es ésta la que es producto de
la Gestalt. Esta teoría fue demostrada con el "movimiento aparente", con la
presentación de dos fenómenos en distintos tiempos (tal como hacen los dibujos
animados) que creaba movimiento.

Los psicólogos iniciadores de esta corriente, Max Wertheimer (1880-


1943), Wolfgang Köhler y Kurt Koffka (1887-1941), desarrollaron el programa de
investigación de la Gestalt a principios de la década de 1910, trabajando sobre el
"movimiento aparente" y dando lugar a la teoría del " fenómeno Phi".

Uno de los principios fundamentales de la corriente Gestalt es la llamada ley de


la pregnancia, que afirma la tendencia de la experiencia perceptiva a adoptar las formas
más simples posibles. Otras leyes enunciadas serían:

Principio de la Semejanza - Nuestra mente agrupa los elementos similares en


una entidad. La semejanza depende de la forma, el tamaño, el color y otros aspectos
visuales de los elementos.
Principio de la Proximidad - El agrupamiento parcial o secuencial de elementos
por nuestra mente basado en la distancia.

Principio de Simetría - Las imágenes simétricas son percibidas como iguales,


como un solo elemento, en la distancia.

Principio de Continuidad - Los detalles que mantienen un patrón o dirección


tienden a agruparse juntos, como parte de un modelo. Es decir, percibir elementos
continuos aunque estén interrumpidos entre sí.

Principio de dirección común - Implica que los elementos que parecen construir
un patrón o un flujo en la misma dirección se perciben como una figura.

Principio de simplicidad - Asienta que el individuo organiza sus campos


perceptuales con rasgos simples y regulares y tiende a formas buenas.

Principio de la relación entre figura y fondo - Afirma que cualquier campo


perceptual puede dividirse en figura contra un fondo. La figura se distingue del fondo
por características como: tamaño, forma, color, posición, etc.

Mach definió las propiedades de las formas especiales y auditivas como


totalidades principales perceptuales, estas formas poseen cualidades que las distinguen
de sus elementos; las sensaciones se organizan en la conciencia y crean cualidades
formales que pueden ser novedosas.
- Pensamiento holístico: el todo es siempre más que la suma de sus partes.
- Fundamentos fenomenológicos: los fenómenos son el tema de psicología. El
análisis psicológico debe proceder de los fenómenos a su esencia.
- Metodología: la psicología de la Gestalt realiza experimentos parecidos a los
sucesos de la vida (realidad) empleando pocos sujetos.
- Isomorfosis: los procesos psicológicos se relacionan de modo directo con
procesos biológicos, en especial cerebrales.

Estas percepciones, afirmaba Rubin, surgen como un todo y en forma gradual.


Tales figuras demuestran que nuestras percepciones son activadas, vívidas y
organizadas; no somos simples receptores pasivos de estímulo sensoriales.

Los psicólogos de la Gestalt consideraban que los principios de la organización


perceptual no sólo explican nuestras percepciones visuales, sino también nuestras
percepciones auditivas y táctiles y procesos mentales superiores como la memoria.
Muchas de estas cosas son erróneas ya que se contradicen en ciertos puntos, pero son
productivas para el desarrollo para el aprendizaje.

Psicología cognitiva

La psicología cognitiva es una escuela de la psicología que se encarga del


estudio de la cognición, es decir, los procesos mentales implicados en el conocimiento.
Tiene como objeto de estudio los mecanismos básicos y profundos por los que se
elabora el conocimiento, desde la percepción, la memoria y el aprendizaje, hasta la
formación de conceptos y razonamiento lógico. Por cognitivo entendemos el acto de
conocimiento, en sus acciones de almacenar, recuperar, reconocer, comprender,
organizar y usar la información recibida a través de los sentidos.

Está situada dentro de lo que se denomina el hexágono cognitivo junto con


la biología, la psicología, la lingüística e incluso la informática. Recibe influencias de
disciplinas y teorías afines, como el tratamiento de la información, la inteligencia
artificial, la ciencia del lenguaje y el enfoque holístico de la Gestalt.

El interés de la psicología cognitiva es doble. El primer interés es estudiar cómo


las personas entienden el mundo en el que viven y también se abordan las cuestiones
de cómo los seres humanos toman la información sensorial entrante y la transforman,
sintetizan, elaboran, almacenan, recuperan y finalmente hacen uso de ellas. El
resultado de todo este procesamiento activo de la información es el conocimiento
funcional en el sentido de que la segunda vez que la persona se encuentra con un
acontecimiento del entorno igual o similar está más segura de lo que puede ocurrir
comparado con la primera vez.

Cuando las personas hacen uso de su conocimiento construyen planes, metas


para aumentar la probabilidad de que tendrán consecuencias positivas y minimizar la
probabilidad de consecuencias negativas. Una vez que la persona tiene una expectativa
de la consecuencia que tendrá un acontecimiento, su actuación conductual se ajustará
a sus cogniciones.

El segundo interés de la psicología cognitiva es cómo la cognición lleva a la


conducta. Desde un enfoque motivacional, la cognición es un "trampolín a la acción".
Para los teóricos cognitivistas, la acción está principalmente en función de los
pensamientos de la persona y no de algún instinto, necesidad, pulsión o estado de
activación (arousal).

Historia

Surge como corriente psicológica en los años 50 y 60 como reacción


al conductismo. La principal discrepancia con éste es el acercamiento a la llamada
cuestión de la caja negra. “La Psicología cognitiva surge como alternativa a la
concepción conductista de la mente como caja negra inaccesible. Es difícil atribuír su
aparición a un único autor, pero sí parece claro que su inicio coincide con la aparición y
desarrollo de los ordenadores. El funcionamiento de estas máquinas sirve como
metáfora al investigador para explorar el funcionamiento de los procesos cognitivos
internos”.

Es decir, la proposición conductista de la mente que no puede ser estudiada


debido a la imposibilidad de un acercamiento a través del método científico. En
contraste, la psicología cognitiva hace uso de procesos mentales para explicar la
conducta (a diferencia de tan solo asociaciones entre estímulos y respuestas). Los
psicólogos cognitivos ponen énfasis en la influencia que el procesamiento de la
información tiene sobre la conducta, afirmando que el individuo compara la información
nueva con su "esquema" o estructura cognitiva preexistente. Los acontecimientos y las
situaciones nuevas se interpretan a la luz de lo que ya se ha aprendido. En ocasiones,
es preciso adaptar el esquema a esta información.

En ese momento de desarrollo de la psicología, ésta se encuentra en un intento


por validarse como ciencia, por lo que esta nueva psicología cognitiva desconoce su
tradición fenomenológica propiciada por Wundt, negando la validez de
la introspección como método para alcanzar un conocimiento objetivo. Así, la psicología
cognitiva es distinta de otras perspectivas psicológicas previas en dos aspectos
principales. Primero, acepta el uso del método científico, y rechaza
la introspección como método válido de investigación, contrario a métodos
fenomenológicos tales como la psicología de Freud. Segundo, plantea la existencia de
estados mentales internos (tales como creencias, deseos y motivaciones) contrario a la
psicología conductista.
La psicología cognitiva es una de las adiciones más recientes a la investigación
psicológica y estudia diversos procesos cognitivos, tales como la resolución de
problemas, el razonamiento (inductivo, deductivo, abductivo, analógico), la percepción,
la toma de decisiones y la adquisición lingüística. Se desarrolló como un área separada
de la disciplina desde los primeros años de la década de 1950 y 1960. El término
comenzó a usarse con la publicación del libro Cognitive Psychology por Ulric
Neisser en 1967. Pero la aproximación cognitiva había sido traída a un primer plano
tras la publicación del libro de Donald Broadbent Percepción y Comunicación en 1958.
Desde ese momento, la metáfora dominante en el área ha sido el modelo de
procesamiento de información de Broadbent.

Los principales exponentes de la psicología cognitiva son Alan


Baddeley, Frederic Bartlett, Donald Broadbent, Jerome Bruner, Hermann
Ebbinghaus, George A. Miller, Ulrich Neisser, David Rumelhart, Herbert Simon, Endel
Tulving,Robert L. Solso y Jean Piaget.

Hipótesis cognitivista

Desde esta hipótesis, la cognición está conceptualizada como la manipulación de


símbolos a través de determinadas reglas. El sistema interactúa con los símbolos, pero
no con su significado, y el sistema (mente) funcionaría correctamente cuando los
símbolos representan en forma adecuada la realidad externa, o algún aspecto de ésta,
y el procesamiento de la información dentro del sistema (computación simbólica) lleva a
una solución adecuada del problema que se ha presentado.

Esta es la hipótesis considerada todavía por muchos como el principal exponente


del planteamiento cognitivista, y el paradigma del procesamiento de información y
la metáfora del ordenador, es aún con el que más se identifica a la psicología cognitiva.
Hipótesis conexionista

La hipótesis cognitivista implicaba una forma de cognición secuencial y


localizada. Sin embargo, estos planteamientos no concuerdan con los resultados más
recientes de las investigaciones neurocientíficas, en que son más aceptados modelos
cerebrales en que las operaciones son distribuidas y se generan a partir de
interconexiones masivas que cambian producto de la experiencia. Sin embargo, las
redes neurales tienen propiedades formales casi desconocidas, pues aunque no
obstante imiten procedimientos neuronales, no necesariamente se corresponden con un
estricto nivel empírico adecuado. Muchos de estos trabajos han sido criticados por su
implausibilidad biológica.

Debido a estas discrepancias, y al rescate de ideas sobre sistemas


autoorganizados que estuvieron presentes en la etapa formacional de esta rama de la
psicología, pero que fueron ocultados por la hipótesis cognitivista, surge la necesidad
de una nueva conceptualización de la mente humana.

Críticas

Jerome Bruner, uno de los padres de la revolución cognitiva acusa a algunos


neo-cognitivistas de haberse enredado con problemas técnicos que son marginales a
los propósitos y el impulso que animaron aquella revolución que él ayudó a crear.
Según el escritor, el cognitivismo no venía a reformar el conductismo sino a
reemplazarlo. Para Bruner el cognitivismo es el estudio de los procesos mentales y
como tal debe estar volcado al estudio del acto de significado del hombre. La
construcción cultural y los flujos informativos de significado son pues el andamio desde
donde debe trabajar la psicología.La teoría de Piaget todavia está vigente hoy en día y
muchos de sus experimentos se usan en educacion infantil.

Psicología humanista

Se denomina psicología humanista a una corriente dentro de la psicología, que


nace como parte de un movimiento cultural más general surgido en Estados Unidos en
la década de los sesenta del siglo XX y que involucra planteamientos en ámbitos como
la política, las artes y el movimiento social denominado Contracultura.
La psicología humanista es una escuela que pone de relieve la experiencia no verbal y
los estados alterados de conciencia como medio de realizar nuestro pleno potencial
humano.

Surgió como reacción al conductismo y al psicoanálisis, dos teorías con


planteamientos opuestos en muchos sentidos pero que predominaban en ese
momento. Pretende la consideración global de la persona y la acentuación en sus
aspectos existenciales (la libertad, el conocimiento, la responsabilidad, la historicidad),
criticando a una psicología que, hasta entonces, se había inscrito exclusivamente como
una ciencia natural, intentando reducir al ser humano a variables cuantificables, o que,
en el caso del psicoanálisis, se había centrado en los aspectos negativos y patológicos
de las personas.

Por esto, uno de los teóricos humanistas más importantes de la época, Abraham
Maslow, denominó a este movimiento La Tercera Fuerza para mostrar lo que se
proponía con esta corriente: integrar las formas (aparentemente opuestas) en que se
expresaba el quehacer psicológico de la época (conductismo y psicoanálisis).

Para los psicólogos de la escuela humanista el hombre es psicológicamente


distinto de los animales. El Hombre es por naturaleza bueno, además cada hombre
posee una naturaleza específica que le permite elegir mientras adquiere conciencia
sobre la diferencia entre lo bueno y lo malo. Además de la naturaleza como raza, posee
una naturaleza individual que es única e irrepetible.

Por ser cada hombre distinto a los demás, como tal debe ser tratado y estudiado
de forma particular. Se debe evitar, el uso de esquemas o conceptos preestablecidos, a
través de los cuales se puede explicar o interpretar la conducta coincidente de un
grupo, pero en modo alguno, la del individuo como ser diferente que recibe y asimila
cada experiencia de una manera típica y personal, porque aunque exista una
naturaleza racial como seres humanos, uno es autónomo y aprende según sus
patrones.

Hay dos aspectos importantes que se trasmitieron a través de la filosofía


existencial y que retoma la psicología humanista:
La aceptación de la parte dolorosa de la existencia (la pelea con el dolor conlleva a la
angustia, con lo que se produce una reafirmación de que el dolor es malo).
Las estructuras sociales son generadoras de enfermedad (la primera de estas
estructuras es la familia).

Rogers, uno de los exponentes de esta escuela, se centra en el drama de la


díada terapéutica (psicólogo-paciente) y parte de la idea de que el individuo tiene dentro
de sí mismo recursos suficientes que pueden ser movilizados, con tal que el psicólogo
consiga crear un clima adecuado.

Para Maslow la persona progresa al ir superando una serie de necesidades


ordenadas jerárquicamente de mayor a menor importancia biológica y de menor a
mayor importancia psicológica (la pirámide de Maslow). El hombre se realiza cuando
sus necesidades prioritarias llegan a ser las de autorrealización (como son la
contemplación de la belleza, la búsqueda de la verdad y el encuentro religioso).

Principios de la Psicología Humanista

El hombre es más que una suma de partes.


El hombre es la esencia en un contexto humano.
El hombre vive de forma consciente.
El hombre se halla en situación de elegir.
El hombre es un ser orientado hacia una meta.
El hombre no es sólo un ser.

Antecedentes
El pensamiento que influyó en el surgimiento de esta corriente es muy amplio y
podría resumirse como el que generaron todos aquellos que se han resistido a reducir
la psicología y el estudio de los seres humanos a una mera ciencia natural. Sin
embargo, se pueden sistematizar sus influencias en varios grupos principales:
- La crítica al mecanicismo y reduccionismo de la psicología en tanto ciencia
natural, y su propuesta de poner énfasis en la intencionalidad del ser humano,
como individuo total
- En el aporte de figuras disidentes de la ortodoxia freudiana se pueden contar
como influencias a Erich Fromm con su foco en la búsqueda existencial de los
seres humanos, a Karen Horney, a Erik Erikson con su concepción sociocultural
del desarrollo humano, a Fritz Perls y el desarrollo de la Terapia Gestalt, a Carl
Gustav Jung con su estudio de la espiritualidad humana y su lucha por
autodesarrollarse, a Alfred Adler, a Wilhelm Reich con su reivindicación del
cuerpo en la psicoterapia, a Eric Berne con su contribución sobre los juegos
psicológicos y el guión psicológico, y a Viktor Frankl, con la creación de
la Logoterapia y la búsqueda del sentido de la existencia que ésta propone.
- Las teorías de la personalidad que emergieron en esos momentos y que
intentaron mostrar al ser humano más en función de sus motivaciones y
necesidades que en función de sus patologías o determinaciones, como las
de Gordon Allport y Henry Murray.

Planteamientos fundamentales

Dentro de esta corriente los enfoques teóricos y terapéuticos son tan diversos
que no es posible plantear un modelo teórico único. Lo que sí se puede extrapolar de
estas diversas teorías y enfoques es una serie de principios y énfasis:
- Énfasis en lo único y personal de la naturaleza humana: el ser humano es
considerado único e irrepetible. Tenemos la tarea de desarrollar eso único y
especial que somos, así, ámbitos como el juego y la creatividad son
considerados fundamentales.
- Confianza en la naturaleza y búsqueda de lo natural: el ser humano es de
naturaleza intrínsecamente buena y con tendencia innata a la autorrealización.
La naturaleza, de la que este ser humano forma parte, expresa una sabiduría
mayor. Por lo tanto, como seres humanos debemos confiar en la forma en que
las cosas ocurren, evitando controlarnos o controlar nuestro entorno.
- Concepto de conciencia ampliado: la conciencia que tenemos de nosotros
mismos y la forma en que nos identificamos con nuestro yo o ego, es uno de los
varios estados y niveles de conciencia a los que podemos llegar, pero no es el
único.
- Trascendencia del Ego y direccionamiento hacia la Totalidad que somos: la
tendencia en el curso de nuestra autorrealización es ir alcanzando cada vez
niveles de conciencia más evolucionados, que se caracterizan por ser cada vez
más integradores (de partes de nosotros mismos y de nuestra relación con el
resto, y con la totalidad.
- Superación de la escisión mente/cuerpo: la psicología humanista parte desde un
reconocimiento del cuerpo como una fuente válida de mensajes acerca de lo que
somos, hacemos y sentimos, así como medio de expresión de nuestras
intenciones y pensamientos. Funcionamos como un organismo total, en que
mente y cuerpo son distinciones hechas sólo para facilitar la comprensión
teórica.
- Reequilibrio entre polaridades y revalorización de lo emocional: la cultura
occidental ha tendido a valorar lo racional sobre lo emocional, la acción frente a
la contemplación, etc. Esto produce un desequilibrio en nuestro organismo, ya
que desconoce aspectos valiosos de nosotros mismos o los subestima,
relegándolos al control de otros. El cultivo de lo emocional, lo intuitivo, lo
contemplativo, por parte de la psicología humanista, es un intento por restablecer
ese equilibrio.
- Valoración de una comunicación que implique el reconocimiento del otro en
cuanto tal: dejar de reconocer a los demás como objetos, o medios para alcanzar
nuestros propósitos personales, es uno de los énfasis principales de esta
corriente. Esta forma restringida de relacionarse con los demás se transforma en
una barrera comunicacional entre los seres humanos, ya que nos concentramos
en sólo una parte del otro (la que nos es útil, por ejemplo), y dejamos de verlo
como un ser total, impidiendo una comunicación plena.

Críticas

El principal cuestionamiento que se le ha hecho a las aproximaciones


psicológicas de esta corriente es su falta de rigor teórico. Esto motivado principalmente
por la crítica a los modelos académicos de adquisición del conocimiento, las psicologías
humanistas privilegiaron la experiencia directa, el aprendizaje vivencial, en sus centros
de formación.

La crítica que la Psicología humanista hizo a la psicología de la época, en cuanto


a un centramiento excesivo en la naturaleza racional humana, redundó, a la larga, en el
desarrollo escaso de teoría o teorías muy vagamente fundamentadas.

Actualmente existe conciencia de esta crítica por parte de los psicólogos que se
consideran humanistas, por lo que muchos han iniciado un proceso de búsqueda de
fundamentos teóricos más profundos, principalmente epistemológicos, a su labor.