Está en la página 1de 6

CASO CLÍNICO

“ANALISIS TRANSACCIONOAL”

PRESENTADO POR.

DIRLENY SILVA SANCHEZ

MARCELA MORENO TORRES

UNIVERSIDAD ANTONIO NARIÑO

PSICLOGIA CLINICA

IBAGUE-TOIMA

2018
María de 21 años acude a consulta con su madre por serias dificultades a la hora de
relacionarse con los demás. Es estudiante del penúltimo año de la carrera de economía en
una universidad de Medellín, tiene un hermano 5 años más joven que ella.

María afirma tener una buena comunicación con su hermano, dice yo le digo a mi hermano
que lo amo y lo quiero, que él es todo para mí y el me responde lo mismo “yo también
hermanita te quiero y eres mi vida”

P P

A A

N N

Respecto a la relación familiar, revela discusiones familiares con respecto a los negocios, en
La relación de María con sus abuelos maternos es, según nos describe «complicada y
fastidiosa» con el abuelo, y con la abuela la describe «muy difícil», ya que más allá de un
cáncer de mama, sufre de una perturbación bipolar. En este momento, la relación mantenida
entre María y su madre era poco diferenciada, marcado por una profunda dependencia y por
la necesidad de la madre de María protegerla.

Expresa maría “mi mamá siempre que salgo con mi única amiga se preocupa por mí y me
dice por favor maría no vayas a llegar tarde a casa, y yo siempre obedezco y le respondo,
“no mami no te preocupes no llegare tarde a casa”.
P P

A A

N N

La figura paterna es descrita con rabia: un padre sentido como distante, que estaba muy poco
tiempo en casa, más preocupado con el trabajo; «siempre fastidiado, y nunca quiso saber de
los problemas de mi madre».

María parece cobrar al padre la incapacidad en reanimar una madre profundamente


deprimida, a quien tanto necesita y, por lo tanto incapaz de proteger y reanimarse a sí
misma. La relación mantenida con su padre está basada en el conflicto, del cual parece
depender, ya que frecuentemente ésta es la vía por la que descarga parte de su agresividad.

“Mi padre siempre tratando de poner reglas en mi cuando nunca le importe, él vivía más
pendiente de su trabajo y hora que no quiero volver a la universidad me dice “maría tienes
que seguir estudiando por que no pienso dejar que se pierda esa plata que ya he invertido en
ti, y yo le digo papa no me interesa si se pierde o no, igual no es mi plata; es tuya no mía.

P P

A A

N N
Tiene muy presente la figura de un tío materno, con quién jugaba y que le prestaba atención,
pero que se casó cuando ella tenía cerca de 5 años, sintiéndose profundamente abandonada
por él. Amigos en la niñez, nunca los tuvo, mencionando apenas hijos de empleadas de la
fábrica de la familia y que la madre llevaba a casa para que jugasen con María «jugaban
porque tenían que hacerlo, eran hijos de las empleadas de mi madre; jugaban por hacer un
favor, porque mi madre las llevaba». Caracteriza su infancia como sola, triste y desamparada,
teniendo siempre por escenario el sufrimiento materno. Hasta la edad de 6 años se quedó con
su madre en casa o acompañándola en el trabajo. De su ingreso en la escuela se acuerda de
las dificultades de separación, de un miedo intenso, trayendo este miedo como compañero a
lo largo de su desarrollo y que tiene un rol en la calidad del sus relaciones.

Su hermano aparece como alguien que María intentaba proteger, verbalizando


su deseo de proximidad con él. Lo describe como «siempre fue muy callado pero
nervioso». También cuenta que ha sufrido de enuresis hasta los 10 años y que recibió también
atención psicoterapéutica.

A propósito del motivo de su presencia contesta con un llanto contenido y visiblemente


sufrido, que la sofoca, imposibilitándole hablar durante algunos minutos. En medio de su
llanto manifiesta la ruptura de una relación con un varón llamado pablo, relación de contornos
inconsistentes que describe con evidente distancia afectiva. Cualquier intento por mi parte
para conocer mejor esta relación era mirada con un cierto desprecio, no contestando o
insistiendo que yo jamás la iba a comprender.

Así mismo a pesar de lo poco que hablaba, empezó a relatar que se trataba de una relación
de amistad con un joven de su edad que laboraba en el ejército y embarcaba voluntariamente
en una misión, donde permanecería 6 meses. Durante ese tiempo, se escriben (cartas, fotos,
cd´s) y la relación se fue profundizando, haciendo que María comenzara a construir un sueño,
de una relación protegida por la distancia física impuesta, habían hablado de empezar un
noviazgo y justo cuando sólo quedaban dos días para el regreso, María se implica fugazmente
en una fiesta con otro hombre, que nunca más encontró.
Ella refiere que esa noche se encontró con un chico con el cuál cruzaron algunas palabras y
bebieron la mayor parte de la noche, “él le pregunta ¿a que te dedicas? Y ella respondió,
estudio economía él le dice “oye estas muy linda, en un tono de voz muy sensual, ¿te
gustaría ir a mi apartamento? y ella respondió gracias…podría ser…

P P

A A

N N

Pablo al ver esta infidelidad decide regresarse nuevamente a su trabajo olvidándose de todo
lo que se habían prometido, dejando a María con una rabia insoportable, por sentir esta
partida como una agresión en forma de abandono.

Sin entender el porqué de su actitud, encara su sufrimiento como un castigo por lo que había
hecho «condenándose para el resto de su vida». Hay veces en que ese sufrimiento «merecido»
y que siente tan fuerte («ya que fui yo que cogí este camino»), se vuelve demasiado para que
sea soportable y apenas en estos momentos pretende quitarlo. Las pocas palabras que emite
ilustran en blanco y negro un pensamiento cercano al «terminal»: nada vale la pena,
solamente piensa en lo que podría haber sido su vida si no hubiera tomado la opción errada,
que había perdido la posibilidad de ser feliz, que podría estar casada y con hijos, que su vida
no es nada, que no quiere vivir así, que no hace nada en este mundo, que ve los años pasar y
no hay nadie.

Sus recuerdos son extremamente difusos, dispersos, fragmentados, sin que consiga establecer
una continuidad temporal entre ellos, sin tener la capacidad de reconstruir su historia o al
menos, partes de ésta.

Diagnostico. Con los estudios realizados a la paciente se logra identidad que presenta un
cuadro de depresión desde hace aproximadamente un año y medio lo cual indica que presenta
una depresión mayor.

EL DIAGNOSTICO NO SEEEEEEEEEEEEEEE