Está en la página 1de 15

“Año del Dialogo y la Reconciliación Nacional”

Instituto Superior
“Ciencias de la Salud”

INFECCIONES DE RESPIRACIONES AGUDAS

Especialidad : Enfermeria

Curso :

Docente :

Ciclo :

Turno : Mañana

Alumnos : ARMAS VILLACORTA, Ady Cristina


SANCHEZ GUTIERREZ, Bonny Fiorella
NOVOA CASTRO, Mishel Nicol
MALPARTIDA VALDIVIESO, Leslie Fiorella
AGUIRRE ALTEZ, Carmen
HUAYUNGA LOZANO, Marzi Manuela
VILLANUEVA CHAVEZ, Abner
MURRIETA DIAZ, Abner Alberto
NUÑEZ VALERA, Dennys Ray.

Pucallpa - Perú
2018
INDICE

DEDICATORIA ……………………………………………………………… 03
INTRODUCCION ……………………………………………………………... 04
INFECCIONES RESPIRATORIAS AGUDAS …………………………… 05
NEUMONIA ……………………………………………………………………… 05
CAUSAS …………………………………………………………….. 05
MANIFESTACIONES ……………………………………………………. 06
TRATAMIENTO O PREVENCION ……………………………………. 06
RECOMENDACIONES …………………………………………….. 07
INFLUENZA ……………………………………………………………………… 08
CAUSAS …………………………………………………………….. 08
MANIFESTACIONES ……………………………………………………. 08
TRATAMIENTO O PREVENCION ……………………………………. 09
RECOMENDACIONES …………………………………………….. 10
GUION ……………………………………………………………………… 11
CONCLUCION …………………………………………………………… 13
BIBLIOGRAFIA ……………………………………………………………. 14
ANEXO …………………………………………………………………… 15

2
DEDICATORIA

Dedicamos este trabajo a todas las personas


que como nosotros están esforzándose día
con día para ser mejores.

A nuestroInstituto Ciencias de la Salud por


permitirnos día con día convertirnos en unos
futuros Profesionales.

A nuestros docentes que nos brindan los


conocimientos necesarios, los cuales nos
serán de mucha ayuda en nuestra futura vida
como Profesionales Enfermeros.
3
INTRODUCCIÓN

Las enfermedades del aparato respiratorio se constituyen en un problema de salud


pública a nivel mundial por las altas tasa de mortalidad y morbilidad, absorbiendo una
gran cantidad de recursos destinados a salud. Si bien no se trata de un problema
nuevo, ha comenzado a destacarse en la medida en que otras enfermedades
infecciosas han podido ser controladas y prevenidas.

En nuestro país existen pocos estudios laboratoriales en los cuales se determine la


etiología de las infecciones respiratorias agudas en niños y/o adultos, la totalidad de
ellos son estudios epidemiológicos sobre el virus Influenza no encontrándose
referencias de estudios sobre otros virus respiratorios como agentes etiológicos de las
IRAs.

Las Infecciones Respiratorias Agudas (IRA) constituyen uno de los principales


problemas de salud a nivel mundial en niños menores de 5 años por ser una de las
primeras causas de mortalidad y morbilidad.

Las Infecciones Respiratorias Agudas están constituidas por un variado grupo de


enfermedades causadas por diversos agentes causales que afectan uno u otra zona
de las vías respiratorias, cuyas manifestaciones clínicas son bastante evidentes y de
alguna forma se repiten en cada una de ellas. Estos signos o síntomas frecuentemente
están dados por tos , dificultad para respirar, estridor (ronquido), dolor o enrojecimiento
faríngeo, otalgia, otorrea, rinorrea, obstrucción nasal

Las infecciones respiratorias agudas comúnmente desencadenan serias condiciones


respiratorias que traen como resultado la hospitalización.

4
INFECCIONES RESPIRATORIAS AGUDAS
(IRAS)

Padecimientos infecciosos de las vías respiratorias con evolución menor a 15 días y


en ocasiones se complican con neumonía. Las IRA constituyen un importante
problema de salud pública.

Principales enfermedades respiratorias responsables de un número significativo de


muertes.

- La neumonía
- La influenza

NEUMONIA

Neumonía” es un término general que engloba las infecciones de pulmón, que pueden
estar provocadas por diversos microorganismos, como virus, bacterias, hongos y
parásitos.

A menudo, la neumonía empieza tras una infección de las vías respiratorias altas (una
infección de nariz y garganta). En estos casos los síntomas de neumonía se ponen de
manifiesto dos o tres días después de haber contraído un catarro o dolor de garganta.

CAUSAS

Los virus y bacterias que provocan la neumonía son contagiosos y se suelen encontrar
en los fluidos y secreciones de la boca y de la nariz de una persona infectada. La
enfermedad se puede contagiar cuando una persona infectada tose o estornuda cerca
de otra persona, y también al compartir vasos, cubiertos y similares y al tocar pañuelos
utilizados por una persona infectada.

La neumonía es una infección pulmonar que puede estar provocada por distintos tipos
de gérmenes, como las bacterias, los virus, los hongos y los parásitos. Aunque los
distintos tipos de neumonía tienden a afectar a diferentes grupos de edad, la mayoría
de las neumonías están provocadas por virus. Algunos de los virus que provocan la
neumonía son los adenovirus, el rinovirus, el virus de la gripe, el virus sincitial
respiratorio (VSR) y el virus de la parainfluenza (el que provoca el crup).

5
MANIFESTACIONES

1. Fiebre
2. Escalofríos
3. Tos
4. Respiración inusualmente rápida
5. Emisión de sonidos sibilantes y ruidos roncos al respirar
6. Respiración trabajosa que hace que los músculos intercostales se retraigan
(los músculos de la caja torácica o entre las costillas se hunden con cada
respiración)
7. Vómitos
8. Dolor torácico
9. Dolor abdominal
10. Disminución de la actividad
11. Pérdida del apetito (en los niños mayores) o escaso interés por el pecho o el
biberón (en los lactantes)
12. En casos extremos, color azulado, gris o amoratado en los labios y las uñas de
las manos.

TRATAMIENTO O PREVENCION

Existen vacunas para prevenir las infecciones por virus o bacterias que pueden
provocar algunos tipos de neumonía.

Los niños suelen recibir vacunaciones sistemáticas contra la Haemophilus influenzae y


la tos ferina (pertusis) a partir de los 2 meses de edad. (La vacuna de la tos ferina o
pertusis es la "p" parte de la “triple" o DPT.) En la actualidad también se administra la
vacuna contra el neumococo, una causa habitual de neumonía bacteriana.

Los niños con enfermedades crónicas, que corren mayor riesgo de desarrollar otros
tipos de neumonía, pueden recibir vacunas adicionales o medicación potenciadora del
sistema inmunitario. La vacuna antigripal, aunque es recomendable administrarla
también a los niños sanos que tienen 6 meses a 19 años, se recomienda
insistentemente a los niños con enfermedades crónicas, como los trastornos cardíacos
crónicas, los trastornos pulmonares o el asma.

A veces los pediatras administran antibióticos como medida profiláctica para prevenir
la neumonía en niños que han estado expuestos a personas con determinados tipos
6
de neumonía, como la tos ferina. Los niños con infección por el virus de la
inmunodeficiencia humana (VIH) también pueden recibir antibióticos como medida
profiláctica para prevenir la neumonía provocada por Pneumocystis carinii.

En la actualidad también existen medicamentos antivirales, que se pueden utilizar para


prevenir algunos tipos de neumonía de origen vírico o para atenuar sus síntomas.

Por lo general, la neumonía no es contagiosa, pero los virus que infectan las vías
respiratorias altas y que pueden provocar una neumonía sí lo son, de modo que lo
mejor que usted puede hacer es mantener a su hijo alejado de las personas que
tengan una infección de las vías respiratorias altas. Si algún miembro de su familia
tiene una infección de nariz o garganta, mantenga sus vasos, cubiertos y platos
separados de los del resto de la familia, y lávese las manos frecuentemente, sobre
todo si manipula pañuelos usados.

RECOMENDACIONES

Si se han recetado antibióticos para tratarle una neumonía bacteriana, tomarse la


medicación siguiendo al pie de la letra las indicaciones del medico y prolongar el
tratamiento durante el período de tiempo que este le indique. Así ayudará a
recuperarse antes y reducirá las probabilidades de que contagie a otros miembros de
la familia.

Cuando se encuentre mal, animarse a beber abundante líquido, sobre todo si tiene
fiebre. Antes de administrar un medicamento antitusígeno (para inhibir la tos),
pregunte al medico si está indicado, ya que algunos fármacos antitusígenos impiden
que los pulmones se limpien de mucosidades, lo que puede ser contraproducente en
algunos tipos de neumonía.

Compruebe el color de las uñas de las manos y los labios para asegurarse de que
están rosados, no azulados o grises, lo que es un signo de que los pulmones no están
obteniendo suficiente oxígeno.

7
INFLUENZA

Enfermedad infecciosa de aves y mamíferos causada por un tipo de virus de ARN de


la familia de los Orthomyxoviridae.

CAUSAS

La gripe se transmite desde individuos infectados a través de gotas en aerosol


cargadas de virus (procedentes de saliva, secreción nasal y bronquial), que son
emitidas con la tos o los estornudos o sólo al hablar. Ya mucho más raramente, a
través de las heces de pájaros infectados. También es transmisible por la sangre y por
las superficies u objetos contaminados con el virus, que se denominan fomites.

Los virus de la gripe resisten más en ambiente seco y frío. Pueden conservar su
capacidad infectiva durante una semana a la temperatura del cuerpo humano, durante
30 días a 0 °C y durante mucho más tiempo a menores temperaturas. Puede ser
fácilmente inactivado mediante detergentes o desinfectantes. La gripe se distribuye en
epidemias estacionales que provocan cientos de miles de defunciones, que pasan a
ser millones en los años de pandemia (epidemia global).

MANIFESTACIONES

 Dolor, especialmente en las articulaciones (de más a menos en rodillas,


codos y hombros).
 Odinofagía (dolor faríngeo) con sensación de sequedad en la garganta.
 Tos generalmente seca o no productiva. Abundante mucosidad sugiere
complicación.
 Congestión nasal con estornudos y rinorrea (producción de mucosidad)
transparente.
 Fiebre con escalofríos. Es alta (38 °C llegando a 41 °C) y dura entre
uno y siete días.
 Cefalea fija, no pulsátil, que es sólo consecuencia de la fiebre.
 La epiforia (lagrimeo) es habitual.
 Dolor retroocular que no suele referir espontáneamente el paciente.
 Expectoración pero generalmente al final del periodo febril y parte de la
convalecencia.
 Dolor retroesternal leve relacionado con la necrosis del epitelio traqueal.

8
 Dolor abdominal (más habitual en niños con infección por virus del tipo
B).
 Irritación ocular
 Congestión de la mucosa orofaríngea
 Enrojecimiento de la piel, especialmente en la cara.
 Los ganglios linfáticos cervicales están sensibles pero sin
agrandamiento.
 Olor a cetona del aliento por la lipolísis, tras fiebre intensa y mantenida.
 Bradicardia relativa, menos frecuente que en la fiebre tifoidea.

TRATAMIENTO O PREVENCION

Reposo, ingesta abundante de líquidos, evitar el consumo de alcohol (licor) y tabaco


(en el caso improbable de que le apetezca al paciente, al menos los primeros días) y
un fármaco que alivie los síntomas, como el paracetamol, que siendo antitérmico y
también analgésico alivia simultáneamente la fiebre y el dolor. La asociación comercial
de paracetamol con codeína no sirve pues la dosis de esta sólo tiene efecto
analgésico y no antitusígeno.

Antibióticos: Dado que la gripe es una infección vírica los antibióticos (fármacos
antibacterianos, pero inactivos frente a virus) no mejoran el cuadro, salvo que se
prescriban por la aparición de una infección bacteriana secundaria, situación en la que
suele ser útil la tinción de Gram y un antibiograma para elegir el antibiótico adecuado.

Antivirales: Los dos tipos principales de antivirales son los inhibidores de la


neuraminidasa y los inhibidores M2 (derivados del adamantano).

Inhibidores de la neuraminidasa: El oseltamivir (de nombre comercial Tamiflu) y el


zanamivir (Relenza) son inhibidores de la neuraminidasa que han sido diseñados para
detener la propagación del virus en el organismo humano. Tienen un rango alto de
efectividad tanto frente a Influenzavirus A como B. El oseltamivir (de nombre comercial
Tamiflu) se usa a dosis profilactica en los casos sospechosos de neogripe A pra pasar
a dosis terapeutica cuando el laboratorio confirma el diagnóstico.

Inhibidores M2 (adamantanos): Los antivirales amantadina y rimantadina han sido


diseñados para bloquear un canal iónico (proteína M2) y prevenir así la entrada del
virus a las células huésped. Estos fármacos son en ocasiones eficaces frente a
Influenzavirus A si se administran precozmente, pero son siempre ineficaces frente al

9
grupo B. La resistencia medida a amantadina y rimantadina en cepas americanas
aisladas de H3N2 se ha incrementado hasta un 91% en el 2005. La actividad de los
admantanos parece ser poco eficaz contra las cepas H5N1.

RECOMENDACIONES

La vacunación antigripal está ampliamente recomendada para grupos de alto riesgo,


que son aquéllos en los que las complicaciones de la gripe pueden ser graves:

 Mayores de 60 años
 Menores de 5 años
 Inmunodeprimidos (diabetes, sida, trasplantados, etc.).
 Con enfermedad grave previa especialmente respiratoria (enfisema, bronquitis
etc) o cardiaca (infarto de miocardio, valvulopatías, insuficiencia, etc.).

Las vacunas frente al virus de la gripe pueden fabricarse siguiendo diferentes


procesos: el más habitual es el cultivo de virus en proteínas de huevo de gallina. Tras
su purificación el virus es inactivado (mediante el uso de agentes químicos
(detergentes) o físicos para producir una vacuna que pueden ser de virus íntegros o
fraccionados, estas últimas son de elección en niños por ocasionar menor número de
reacciones febriles. También pueden realizarse cultivos de virus en proteínas de huevo
hasta que pierden su virulencia generando así vacunas.

La eficacia de estas vacunas es variable y no se encuentran grandes diferencias entre


las vacunas de virus fraccionado (subvirones) y las vacunas de subunidades, en
términos de inocuidad, reactogenicidad e inmunidad en adultos y ancianos. Las
vacunas contra la gripe son seguras y rara vez se reportan efectos adversos. Los
efectos secundarios más frecuentes son dolor, enrojecimiento y leve edema en el sitio
de la inyección (20%), dolor de cabeza, malestar y debilidad generalizada.

Higiene y asepsia en el control de la infección

Unos adecuados hábitos personales de higiene son eficaces también para la


prevención de la infección. Las personas que han contraído la gripe son más infectivas
durante el segundo y tercer día tras haberla contraído y su capacidad infectiva se
prolonga durante unos diez días. Los niños son especialmente infectivos (más que los
adultos) y pueden propagar partículas víricas desde antes incluso de la aparición de
sus síntomas, y hasta dos semanas después. Dado que la gripe se contagia a través
de las gotas emitidas en aerosol con la tos, el estornudo e incluso con el habla, y a
10
través del contacto con superficies contaminadas, es de especial importancia
recomendar a la población que se cubra la cara cuando tosan o estornuden, así como
el lavado frecuente de manos.

La desinfección de superficies está recomendada en las zonas en las que pueda


depositarse el virus. El alcohol es un eficaz desinfectante del virus de la gripe y si se
usa junto con sales cuaternarias de amonio se incrementa notablemente su eficacia.
En los hospitales las sales cuaternarias de amonio y diversos compuestos
halogenados, como el hipoclorito de sodio son habitualmente empleados para la
desinfección de zonas sanitarias y equipamiento médico que han sido ocupados o
usados por pacientes con síntomas de gripe.

GUION

En este trabajo de investigación se recogen todos los aspectos de la investigación de


las enfermedades respiratorias agudas más comunes en la población. Se ha de hacer
de forma clara y precisa para un conocimiento fácil por parte de otras personas y para
poder contrastar los resultados obtenidos.

Para ello se hizo la investigación de las causas, manifestaciones, tratamiento o


prevención y las recomendaciones más comunes de estas enfermedades.

Valorando todo lo dicho hasta aquí y teniendo en cuenta que las afecciones del
sistema respiratorio se ubican entre las primeras causas de muerte en todas las
edades, que afectan de forma similar ambos sexos, fundamentalmente a pacientes
mayores de 55 años, constituyendo las mismas una importante causa de morbilidad,
consideramos de gran importancia y utilidad un estudio sobre la Morbimortalidad por
Enfermedades Respiratorias, teniendo como propósito describir la morbilidad
hospitalaria según variables demográficas, clínicas y terapéuticas de interés; así como
determinar los niveles de mortalidad en la población de interés.

Pues hay que tener en cuenta que las enfermedades respiratorias son la causa más
frecuente de consulta externa, y la causa más frecuente de hospitalización.

Dentro de la amplia gama de patologías que comprometen el aparato respiratorio, se


destacan por su frecuencia en la consulta externa, y su prevalencia en la población en
general la neumonía, la influenza, cuadros gripales a repetición, la bronquitis crónica,
la amigdalitis aguda recurrente, la sinusitis aguda y crónica, y la rinitis crónica.

11
Las patologías arriba mencionadas tienen su fisiopatogenesis propia, pero todas
presentan un común denominador el proceso inflamatorio agudo o crónico.

Independientemente de la fisiopatogenesis de cada una de estas patologías, el


proceso inflamatorio no resuelto conduce a su perpetuación, cronicidad y recurrencia
por los daños a nivel de los epitelios producto de la presencia de una gran cantidad de
mediadores inflamatorios tales como histamina, neurotoxinas, prostaglandinas,
tromboxanos, citoquinas, leucotrienos, etc.

La consulta frecuente por la misma causa en un alto grupo de pacientes nos lleva a la
conclusión de que las propuestas terapéuticas antinflamatorias en los protocolos
convencionales para este grupo de patologías no satisface las expectativas del medico
tratante ni de los pacientes.

12
CONCLUSIONES

Al llegar a conocer las IRAs más importantes y el efecto que tienen estas en la
población se llego a la conclusión de que aquellas personas expuestas a climas fríos,
con nivel de calidad de vida bajo, sin acceso a centros médicos cercanos o eficientes,
son más susceptibles a contraer una de estas enfermedades, siendo así necesario
llegar a implementar las diversas medidas de prevención e intensificar campañas de
concientización y prevención de las IRAs, en especial en áreas periurbanas y rurales.

 La efectividad del Programa IRA, según Grupo de edad, y de acuerdo a las


infecciones respiratorias los niños (lactantes menores y escolares) menores de
cinco años al momento de la preclínica y clínica la valoración de la frecuencia
respiratoria a través de la auscultación no se realiza en los niños evaluados; la
principal realizados por la muestra ha estudiada demuestra que es orientada
por los signos y síntomas ósea cuando la enfermedad está instalada en la
función respiratoria.

 En cuanto a la efectividad del Programa IRA, en las enfermedades de oído y


garganta, se puede resaltar que es altamente significativa ya que se reconoce
el problema en oído, garganta, se indica el tratamiento adecuado y se clasifica
según signos y síntomas en todos los grupos de niños evaluados como son
lactantes menores mayores, preescolares y escolares. Con un grado de
significación de P>0,005 según la correlación de Pearson realizada.

 En cuanto a la incidencia de la Enfermedades respiratorias en la Unidad de


Cuidados pediátricos del Hospital, se representa por la Neumonía seguida en
orden decreciente por el Asma y la laringotraqueitis lo que afirma que estas
enfermedades surgen por déficit de tratamiento oportuno a través de la red de
ambulatorios en la ejecución del programa IRA.

13
BIBLIOGRAFIA

 Abreu Suárez G. Infecciones respiratorias agudas. Rev Cubana Med Gen


Integr 1991;7(2):129-40.

 Goyenechea A, Bello M, Clua A, Savón C, Valdivia A, Oropesa S.


Determinación de anticuerpos fijadores de complemento al virus sincitial
respiratorio. Estudio longi-tudinal en una población menor de un año en Ciudad
de La Habana. Rev Cubana Med Trop 1994;46(2):79-85.

 Mulholland L, Weber M. Reconocimientos de causas y síntomas de la


neumonía. Noticias sobre IRA 1993-1994;25(2):3-4.

 Riverón RW, Rojo I, González R. Mortalidad por enfermedades respiratorias


agudas en menores de 15 años en Cuba. Rev Cubana Hig Epidemiol
1986;24(3):279-89.

 Benguigui Y. Prioridades en la salud infantil. Noticias sobre IRA 1993-


1994;25(2):5-6.

 Fernández Salgado M, Rubio Batista J. Factores predisponentes de infecciones


respiratorias agudas en el niño. Rev Cubana Med Gen Integr 1990;6(3):400-8.

14
ANEXOS

15