Está en la página 1de 6

Marsh, David y Gerry Stocker. 1997.

Teoría y métodos en Ciencia


Política.

Los británicos nunca se han sentido cómodos al utilizar el término «ciencia


política» han preferido utilizar denominaciones como: «gobierno», «política»,
«teoría e instituciones políticas» y «política y relaciones internacionales» El
elegir Teoría y métodos de la ciencia política como título de este libro fue algo
completamente intencionado, porque de este modo se expresa el compromiso
de recuperar el término «ciencia» para designar todas las disciplinas
organizadas de forma académica. La palabra «ciencia» «procede del término
latino scientia, que significa simplemente un conocimiento adquirido a través
del estudio»

De acuerdo con Mackenzie (1967, p. 17) nos referimos a la ciencia política en


el sentido de que «simplemente existe una tradición académica de estudio de
la política, una disciplina que se transmite de profesor a alumno, a través del
discurso y de la escritura». La disciplina no copia los métodos de las ciencias
naturales porque no serían apropiados. Presenta un «conocimiento
estructurado» y exige que quienes la practican respeten ciertas normas
intelectuales a la hora de debatir.

La ciencia política exige una coherencia lógica. Esto implica definiciones


claras y precisas tanto de los conceptos principales como de sus correctas
derivaciones. Los argumentos deben construirse evitando la incoherencia y la
imprecisión. También hay que asegurarse de que los datos presentados para
respaldar una afirmación sean realmente adecuados. Una vez que hemos
reivindicado el uso del término «ciencia», el lector podría pensar que se ha
alcanzado el objetivo de este apartado pero, por desgracia, no es así. Si la
palabra «ciencia» tiene muchas connotaciones, también las tiene «política».
Como señala Heywood (1994, p. 16):

Lo político se define actualmente... de forma que pueda abarcar otras áreas de la vida
social, tales como el género, la raza o la clase. La política se entiende ya como un aspecto
de las relaciones sociales, más que como una actividad que tiene lugar en las instituciones
de la administración pública (Gamble, 1990, p. 412).

La política no está separada de la actividad y de la vida pública. Por el


contrario, comprende todas las actividades de cooperación y de conflicto,
dentro de las sociedades y entre ellas, allí donde la especie humana organiza el
uso, producción y distribución de los recursos humanos, naturales y de otro
tipo en el proceso de producción y reproducción de su vida biológica y social
(Leftwich, 1984, pp. 64-5).

La política conlleva una organización y planificación de los proyectos


comunes, fijar reglas y normas que definan las relaciones entre unas personas
y otras, y asignar recursos a las diferentes necesidades y deseos humanos.

Es mejor considerar el Estado no tanto como un conjunto de instituciones sino


como una clase específica de asociación política que establece su jurisdicción
soberana dentro de unos límites territoriales definidos... El Estado impone su
poder supremo porque está por encima de todas las demás asociaciones y
grupos de la sociedad, y sus leyes exigen la obediencia de todos los que viven
dentro del territorio.

Los diversos enfoques de la Ciencia Política

Zuckerman señala que los politólogos «mantienen profundas discrepancias


acerca de los enfoques y métodos de análisis apropiados, y proponen hipótesis
y teorías que, literalmente, se contradicen entre sí. A menudo, al describir el
mismo fenómeno lo analizan de formas muy diferentes. Puede que incluso
observen el mundo de diversas formas». La ciencia política se caracteriza por
la variedad de sus enfoques.

Seis enfoques

Teoría política normativa: le interesa descubrir conceptos morales y aplicarlos


al ámbito de las relaciones y de la práctica política.

Enfoque institucionalista: el carácter antiteórico y descriptivo de sus


resultados, y un solapado enfoque preceptivo que se basa en una concepción
idealizada de las virtudes de la democracia liberal. Interés primordial en las
principales instituciones del Estado y la reformulación de sus presupuestos de
formas diversas

Teoría conductista: procura explicar el comportamiento político en los niveles


individual y agregado. Su carácter singular viene dado por la atención al
comportamiento individual y el interés por generar una teoría causal y falsable.
Teoría de la elección racional: Su presupuesto implícito es que el
comportamiento político puede entenderse como el resultado de las decisiones
de individuos que actúan según su propio interés.
El marxismo no puede ser incluido como enfoque debido su fuerza radica
precisamente en cuestionar la existencia autónoma de esta disciplina.

Aspectos metodológicos y los retos que plantean

Es importante que, a la hora de estudiar ciencia política, seamos conscientes


de la& posibilidades metodológicas disponibles. Al debatir la producción de
conocimiento, los politólogos utilizan términos que pueden no ser familiares
para el conjunto de los lectores y que se usan para describir de forma rápida1
complejas concepciones del mundo social.

Un punto de vista ontológico hace referencia a una idea de la naturaleza de la


existencia y del ser social. La epistemología expresa un punto de vista sobre
coma sabemos lo que sabemos y, especialmente, sobre lo que constituye una
explicación adecuada de los acontecimientos o procesos políticos. Diferentes
puntos de vista generales, ontológicos o epistemológicos, llevan a
orientaciones o preferencias metodológicas distintas. Los diversos enfoques de
la ciencia política que hemos señalado prefieren y valoran formas de conocer
el mundo diferente.

Conceptos que el autor quiere remarcar

 Los positivistas mantienen que es posible conocer el mundo mediante la


experiencia y la observación.
 Los realistas críticos, principalmente, creen que el conocimiento tiene
cierto carácter universal. Los individuos actúan en un mundo que no
han elegido y, con frecuencia, sus acciones tienen efectos estructurales
no deseados.
 Los relativistas rechazan la idea de que sea posible un conocimiento,
objetivo, universal e inmutable, porque los criterios para valorar la
verdad se relacionan con el tiempo, el lugar y la cultura.
 El método deductivo recalca el valor de sacar conclusiones de los
principios básicos a través de un proceso de análisis y reflexión
conceptuales
 las conclusiones del método inductivo proceden de la observación
empírica y de la búsqueda de modelos y generalizaciones.
 El análisis del discurso mantiene la posición más relativista, mientras
que los conductistas se acercan más al positivismo. Los
institucionalistas y los conductistas han preferido generalmente
explicaciones más inductivas, frente a la tendencia más deductiva de la
elección racional y, por supuesto, de la teoría normativa.

El papel de la teoría en la ciencia política

A continuación se debate uno de los temas que generan más polémica y


discusión teórica en la ciencia política: la naturaleza del Estado. El propósito
fundamental de la teoría es, de alguna manera, explicar, comprender e
interpretar la «realidad». La ciencia política, como cualquier otra disciplina
del conocimiento, no puede basarse únicamente en la observación

La teoría desempeña varias funciones importantes en la búsqueda de una


explicación para el funcionamiento del mundo social. Ante todo, coloca en
primer plano ciertos aspectos" del mundo y orienta sobre qué investigar.

La teoría en la ciencia política toma formas diversas, por lo que no es de


extrañar que su contenido también difiera.