Está en la página 1de 9

Hacker

9995-450-706
1. Más de 68 idiomas diferentes
México se siente orgulloso de representar a una
amplia gama de culturas diversas y un sinfín de
lenguas. En general, hay 15,7 millones de personas
indígenas que viven en el país, que constituyen casi el 15% de población total, que hablan 68 lenguas
diferentes que son reconocidas oficialmente por el gobierno mexicano.

2. Música
Qué sería de México sin los ritmos
energéticos de una serenata de Mariachis.
La música y el entretenimiento en vivo es una
parte integral de la cultura mexicana y es
reconocido como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO
(Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura).

3. Las Pirámides
Al considerar las pirámides del mundo,
la mayoría de la gente piensa inmediata-
mente en Egipto debido a las enormes
pirámides de Giza. Sin embargo, México
es el hogar de una serie de ruinas antiguas, incluidas dos de las pirámides
más grandes del mundo; la Pirámide de Quetzalcóatl y la Pirámide del Sol en
Teotihuacán, ambas cerca de la Ciudad de México.
4. El arte de pagar

Ser un artista en
México definitiva-
mente tiene sus
ventajas, sobre todo
cuando se trata de
pagar impuestos.
En lugar de entrega
dinero en efectivo
para cubrir sus deudas de cada año, los
artistas pueden pagar con obras de arte,
que luego pueden mostrar con orgullo por
la ciudad.

5. México, un país
Megadiverso
México es uno de los países con mayor
biodiversidad de nuestro planeta,
junto a otros 11 que albergan el 70% de las
especies de flora y fauna del mundo, por este motivo se lo denomina como “megadiverso”.
1. Chichén Itzá
Para llegar a estos valiosos restos arqueológicos y uno de
los monumentos mayas más visitados de todo México,
nos desplazaremos hasta Tinum, a unos 180 kilómetros
de Playa del Carmen y a unos 200 kilómetros de Cancún.
Desde ambos puntos de partida existen servicios de
autobuses turísticos, también se puede contratar la
excursión en hotel (o agencia) o si se prefiere, tomar un
auto de alquiler. Al ser una ciudad completa, tendremos la
ocasión de hacer un recorrido prácticamente por todo tipo
de instalaciones de estos pueblos: ‘canchas’ para juegos
de pelota, templos, lugares de sacrificios como el Cenote
Sagrado, emplazamientos de comerciantes o guerreros,
entre otros.

2. Zona Arqueológica de
Tulum

La Zona Arqueológica de Tulum se encuentra


en plena Riviera Maya, a sólo 60 kilómetros de
Playa del Carmen y a unos 180 de Cancún. El
espectáculo resulta abrumador, así que si sufres
de Síndrome de Stendhal ya puedes andarte con
cuidado porque el vértigo por la belleza está
garantizado. Las ruinas de la antigua Zamá
(amanecer, en maya), se sitúan dentro del Parque
Nacional de Tulum, un espacio natural en el que
se encuentra la imponente playa sobre cuyo
acantilado se alza el complejo amurallado.
3. Cobá
Aprovecha y disfruta, porque se trata de la mayor ciudad
comercial que los mayas edificaron en la zona de Yucatán.
La subida a la pirámide va por tu cuenta y riesgo, ya que
existen carteles de advertencias por todas partes. Es cierto
que las vistas desde arriba son una pasada, con toda la
jungla a tus pies.

4. Ruinas de Xaman-Há

Te encontrarás en una ciudad con


cierto estatus, ya que se trata del
lugar en el que los mayas iniciaban
su viaje de peregrinación hacia
Cozumel, para rendir culto a la
diosa maya del amor, Ixchel. La
historia es bien romántica y la
entrada al yacimiento
arqueológico es gratuita.

5. Xcaret

Al igual que ocurrió con Xamanhá, estas ruinas


situadas a poco menos de 9 kilómetros de
Playa del Carmen y a unos 75 de Cancún,
gozaron de una posición privilegiada debido a su
locación con respecto a Cozumel. La ciudad de
Xcaret, antes de la época colonial, era conocida
bajo el nombre de P´olé, algo así como ‘mercantil’,
por lo tanto ya nos podemos hacer una idea de
cuál era la actividad principal de la zona, de hecho,
fue uno de los puertos mercantes más importantes
de la época. Para llegar, tendrás que ir en dirección
al Ecoparque del mismo nombre y luego acceder a
las instalaciones del INAH.
6. Uxmal

Es una ciudad pequeña, pero de una singularidad


extraordinaria. Uxmal fue declarada Patrimonio de
la Humanidad en 1996 y bien vale el paseo, por otra
parte muy cómodo, para encontrarse con las terribles
caras del dios Chaac y los elaborados ornamentos
de sus edificios. Por supuesto, la Pirámide del
Adivino es una auténtica maravilla y, con 32 metros,
no resulta muy complicada su escalada.

7. Palenque

La Zona Arqueológica de Palenque merece, sin ninguna


duda, uno de los primeros puestos del Top Ten de
nuestra lista de las mejores ruinas mayas, pero se
encuentran muy alejadas de la Riviera Maya, a casi 800
kilómetros de Cancún, en el estado de Chiapas y casi
en la frontera con Guatemala. La ciudad se extiende
sobre una superficie de 2,5 km2, aunque esto es sólo un
2% de lo que la jungla esconde de la extensión total de
este Patrimonio de la Humanidad. Atento, amante de
la Historia, porque estas en un enclave que hunde sus
raíces en la antigua Lakam Ha, fundada en el 2.500 a.
C. Te vas a quedar de piedra con la calidad de los bajorrelieves y las piezas del museo. Las máscaras y abalorios
de los reyes mayas son alucinantes.

8. Kohunlich

Volvemos a Quintana Roo para llegar a la Zona


Arqueológica de Kohunlich y aquí te vas a dar de bruces
con la enormidad en toda la extensión de la palabra. 21
acres de extensión salpicados por cientos de montículos,
muchos de ellos aún sin excavar, aunque los que ya
están al descubierto te van a ofrecer un viaje alucinante
hacia el arte maya. En estos momentos es un lugar de
absoluta actualidad, porque los equipos de arqueólogos
continúan trabajando, sobre nuevos descubrimientos y a
la vista de quienes nos paseamos por allá. El trazado
comprende una gran variedad de edificios, con paredes
esculpidas y una peculiar muestra iconográfica,
canalizaciones de aguas de lluvia y multitud de detalles que hacen pensar que Kohulich fue una gran urbe maya,
que sirvió de nexo de unión entre núcleos de otras zonas como Petén y Campeche.
9. Zona Arqueológica El Tajín

La Historia de una de las grandes civilizaciones del mundo y de


este país es una fuente inagotable. Pero vayamos con la Zona
Arqueológica El Tajín. Lo cierto es que tendremos que
desplazarnos hasta la otra punta del país, hacia el estado de
Veracruz, pero también es un trayecto que fascina a quienes
pasan unas vacaciones en la Riviera Maya. De hecho suelen
tomar el avión desde Cancún y realizar una escapadita de un par
de días. Los habitantes de El Tajín debían ser fans del Juego de
Pelota, porque aquí se han encontrado nada más y nada menos
que 17. La ‘Ciudad del Trueno’, declarada Bien Cultural por la
UNESCO, también posee un museo en el que podrás empaparte
de los aspectos más diversos e interesantes de la época y admirar frisos, columnas, bajorrelieves, esculturas,
cerámica…

10. Bonampak

Aunque los celosos habitantes de la Selva Lacandona ya sabían


de la existencia de esta zona arqueológica desde tiempo atrás,
esta antigua capital indígena fue “abierta” al púbico y a los ojos del
mundo moderno apenas hacia la década de los 40 del siglo
pasado. Ahí, en los pequeños cuartos que conforman el Edificio 1,
los arqueólogos han identificado el grupo de pinturas murales
más asombroso y mejor conservado del área maya. De acuerdo
con especialistas, estas obras representan la planeación de un
combate, la realización del mismo (lo cual revolucionó la idea de
que los mayas eran una cultura netamente pacifista) y las fiestas de celebración por el triunfo logrado en el campo
de batalla. Un conjunto por demás interesante que, sin duda, conforma el tesoro más valioso de esta ciudad cuyo
nombre significa, precisamente: muros pintados. Bonampak se localiza en el municipio de Ocosingo, Chiapas, a
aproximadamente 138 km al sureste de Palenque, siguiendo por la carretera núm. 307.

11. Yaxchilán
El arribo a esta zona arqueológica, casi oculta por la selva
chiapaneca, es lo más parecido a aquellas historias de
aventureros idealizadas en las súper producciones de
Hollywood. Una vez que te encuentras en la población de
Frontera Corozal, el camino es obligatoriamente en lanchas
(con motor fuera de borda). Sólo así es posible acceder a
esta antigua ciudad desde el río Usumacinta, uno de los
más caudalosos de México, tal y como lo hicieran los
ancestros del clásico maya -principalmente gobernantes, embajadores y comerciantes- hace más de 1,300 años
cuando éstos, lograron establecer sendas rutas de comunicación con otras urbes indígenas de la región.
12. Toniná

Esta antigua capital maya, situada en lo alto de una montaña


artificial y construida en la parte norte del valle de Ocosingo, fue
un importante bastión militar. Prueba de ello son las numerosas
representaciones de guerreros y cautivos “tallados en las rocas y
recubiertos con estuco”, que decoraban los templos y edificios
más destacados de esta milenaria urbe indígena que tuvo su
época de mayor esplendor hacia el siglo VII d.C.
En esta “Casa de piedra” o “Lugar donde se levantan esculturas
en piedra en honor del tiempo”, como lo indica su nombre en
lengua maya, también podrás explorar las siete plataformas que conforman su Acrópolis. Éstas permiten un
mejor tránsito por las explanadas y los pasillos que conducen a los diferentes templos y palacios que la integran.
Los más notables llegaron a alcanzar una altura de 70 metros; todo un triunfo para la ingeniería y arquitectura de
la época del clásico maya.