Está en la página 1de 4

Cómo hacer una aspiradora casera

Aprende cómo hacer una aspiradora casera reutilizando una botella plástica y una lata.

En la limpieza del hogar hay algunos rincones o superficies que suelen ser difíciles de limpiar bien. Esto sucede, por
ejemplo, con las alfombras o superficies donde se acumulan pelos y pelusas que pueden traer algunos problemas
respiratorios para quienes viven allí, por la acumulación de ácaros.

Los electrodomésticos muchas veces son costosos y consumen mucha energía. O puede ser que justo se haya averiado tu
aspiradora. Por eso, puedes aprender a realizar una alternativa casera y económica que, reutilizando algunos materias que
puedes encontrar sin mucha dificultad, te permitará crear una pequeña aspiradora casera para limpiar todas las
superficies de tu hogar.

 1 botella de plástico de 2 litros


 1 lata de refresco
 Motor eléctrico pequeño (12 voltios) y sus baterías
 Un trozo de tela mallada y alambre
 Sierra para metal
 Pistola de pegamento
 Tijeras
 Masilla
 Cinta adhesiva de doble cara (bifaz)
 Un trozo de manguera o brazo de aspiradora
 Cinta aisladora
 Cúter
PROCEDIMIENTO

1. Corta la botella de plástico limpia en 3 partes (por la parte superior del pico, el medio y la base inferior). Usarás solo la
parte del pico y la inferior, una dentro de la otra.

2. Corta con cuidado la lata ayudándote con la sierra y las tijeras, para obtener una superficie plana de aluminio.

3. Marca la circunferencia de la botella en el aluminio y córtala. Ahora delinea el centro con la tapa de la botella, márcalo y,
a su alrededor, haz líneas rectas diagonales, para formar las aspas de una hélice, tal como puedes ver en la fotografía.
Hazle un pequeño orificio en el centro e inclínalas un poco con los dedos.

4. Con masilla, une la hélice con el motor.


5. Haz un orificio en la base de la botella, lo suficientemente grande para que quepa el motor. Fíjalo en la parte trasera con
la pistola de pegamento.

6. Coloca una circunferencia de cinta de doble cara alrededor de la boca de la parte inferior de la botella.
7. Con alambre, haz una circunferencia del tamaño de la boca de la parte inferior de la botella, y envuélvela en la tela de
rejilla, utilizando el pegamento y las tijeras para que quede bien prolijo. Ése
será el filtro de la aspiradora. 8.
Coloca el filtro dentro de la botella. Deberá quedarte en la parte superior de
la parte de la botella en la que tienes el motor.
9. Coloca la parte de la boquilla de la botella que aun no utilizaste, y
ajústala con la otra.
10. Ponle un trozo de brazo o manguera de aspiradora en la parte de la
tapa. Asegura con cinta aisladora, ¡y listo!
Los líquidos que se odian - Experimentos para
niños
Hoy os traemos un simpático experimento de Química en el que nos sorprenderemos al ver con nuestros propios ojos
cómo unos líquidos tan normales como el agua, el aceite y la glicerina se llevan fatal. Pero no os preocupéis,
la ciencia tiene la explicación ;)

Materiales:
- Aceite
- Agua
- Glicerina pura (se puede adquirir en farmacias)
- Colorantes líquidos alimentarios
- Un recipiente transparente, como un vaso

Procedimiento:
Aceite, agua y glicerina. ¿Se llevarán bien estos tres líquidos? Para comprobarlo sólo tenemos que echar aproximadamente
la misma cantidad de cada uno en un mismo vaso y observar lo que ocurre. Primero empezaremos por la glicerina y
seguidamente echaremos muy despacito el agua, procurando que caiga sobre la pared del recipiente y no directamente
sobre la glicerina. Finalmente, hacemos lo mismo con el aceite.

¿Qué ha ocurrido? Como podremos comprobar, los tres líquidos en ningún momento se juntan. Pero, ¿y si los
removemos? Mézclalos bien con una cuchara y espera unos segundos. Los líquidos volverán a situarse en capas
completamente separadas.

¿Y los colorantes alimentarios? ¿Se llevarán bien con algún líquido? Para comprobarlo simplemente tenemos que echar un
par de gotitas de cualquier color.

Al pasar por el aceite las gotas se mantendrán intactas, pero al llegar al agua se mezclarán completamente. ¿Por qué?

Explicación:
En realidad, estos líquidos no se "odian", simplemente tienen densidades distintas. La glicerina es la sustancia más
densa de las tres, por lo que siempre se mantendrá en el fondo, mientras que el aceite es el menos denso y se quedará en la
superficie.

Pero, ¿por qué no se mezclan?


En parte por las densidades, aunque principalmente es debido a la forma de las moléculas. El agua y el aceite, por
ejemplo, tienen moléculas tan diferentes que nunca podrán juntarse.

Por otro lado, los colorantes alimentarios se han disuelto fácilmente en el agua porque sus moléculas sí que son
muy similares, al contrario que las del aceit

También podría gustarte