Está en la página 1de 32

 

 
 
 

 
 
EL TESORO DEL 
DRAKON 
 
N.J. WALTERS 
 
 
 


 
 
 
 
 
Resumen: 
 
Eartha ha pasado los últimos cinco años como esclava. Por el día trabaja en los campos 
y por la noche se ve forzada a compartir la cama de Hameon de Gradoc. Pero Eartha espe‐
ra  el  momento  propicio,  y  cuando  se  le  presenta  una  oportunidad  de  escapar  huye.  Con 
los guardias de Hameon en pos de ella se cuela en una oscura taberna. Su única esperanza 
de salvarse de ser capturada de nuevo es conseguir la compañía de algún hombre. 
Arrik  Varkas  Drakon  es  más  que  un  simple  hombre.  Es  un  señor  Drakon.  Medio 
dragón medio hombre, su raza normalmente ignora los asuntos de los hombres. Pero des‐
de  el momento en que Eartha entra en el bar le intriga. Una vez que ve su rostro sabe que 
debe tenerla. 
Arrik  arrastra  a  Eartha  lejos  del  peligro,  pero  este  les  sigue  a  las  montañas.  Cuando 
Hameon  y  su  ejército  vienen  para  llevársela  de  vuelta  descubren  que,  sobre  todo,  un 
dragón siempre guarda y conserva su tesoro. 
 


 
 
 
 
ÍNDICE 
 
Prólogo ......................................................................................................................................... 4
Capítulo 1 .................................................................................................................................... 5
Capítulo 2 .................................................................................................................................... 9
Capítulo 3 .................................................................................................................................. 16
Capítulo 4 .................................................................................................................................. 22
Capítulo 5 .................................................................................................................................. 28


Prólogo 

Todos los mitos y leyendas tienen su base en hechos reales. Y lo mismo ocurre con los dragones 
de Amanas. 
Una vez un planeta próspero y progresista, Amanas era el hogar de muchas especies y culturas 
diferentes.  Dragones,  magos,  seres  mágicos  y  hombres  existían  unos  junto  a  otros,  si  no  siempre 
armoniosamente, sí al menos con una cierta tolerancia. 
Pero los dragones siempre habían sido una especie solitaria y suspicaz, que luchaban los unos 
contra los otros por tierras, tesoros y compañeras. Con el tiempo declinaron casi hasta el punto de la 
extinción. Representantes machos de cada una de las cuatro familias de dragones —Montaña, Mar, 
Bosque y Desierto— fueron a los magos en busca de ayuda para salvar sus especies. 
Es bien sabido que los magos generalmente tienen poco interés en nada salvo ellos mismos y su 
magia,  pero  el  mago  Allisdar  decidió  escuchar  la  súplica  de  los  dragones.  Lanzó  un  hechizo  que 
permitió a cada dragón macho tomar forma humana durante el plazo de un año. En ese tiempo los 
señores dragón se aparearían con tantas hembras humanas como pudieran. 
Lamentablemente, las mujeres eran ignorantes de la verdadera naturaleza de los hombres con 
los que se estaban acostando. Unas cuantas de estas mujeres alumbraron niños, todos ellos varones, 
que parecían tan normales como cualquier otro. Hasta que alcanzaban la pubertad. Entonces empe‐
zaba el cambio. Las madres estaban horrorizadas, los pueblos aterrorizados y los muchachos fueron 
expulsados. Entonces los señores dragón volvieron para reclamar a sus descendientes y criarlos. 
Se había creado una nueva especie, ni humana ni dragón sino ambas cosas. Bendecidos con la 
longevidad, los instintos y la fuerza de los dragones pero con la inteligencia astuta y el corazón del 
hombre,  estos  muchachos  pronto  se  convirtieron  en  machos  poderosos  capaces  de  transformarse  y 
vivir tanto entre las bestias como entre los hombres. Los llamaron Drakons, o hijos de los dragones. 
A su tiempo proporcionaron un puente entre los dragones y la humanidad, llegando a ser consejeros 
de confianza y guerreros legendarios entre los reyes y gobernantes de Amanas. 
Pero  la  avaricia  y  la  desconfianza  crecieron  entre  los  reyes  humanos.  Temían  a  sus  señores 
Drakons y deseaban fervientemente los tesoros que acumulaban de manera continuada a lo largo de 
los años. Tras alzarse en un esfuerzo conjunto, los gobernantes humanos traicionaron a sus guerre‐
ros leales. La sangre fluyó y a muchos los mataron. 
Pero a muchos no. 
El castigo fue rápido y brutal. Reinos enteros fueron arrasados, y la cólera de los señores Dra‐
kons no conoció límites. Y cuando terminaron se alejaron del mundo de los hombres y regresaron a 
las montañas, mares, bosques y desiertos de sus padres, abandonando el mundo del hombre.
Amanas fue abandonado al caos, y durante décadas la guerra y la lucha fueron una forma de 
vida. Pero la gente nunca olvidó a los señores Drakons, y en las raras veces en que uno se aventura‐
ba en los reinos humanos era tratado con el temor y la sospecha que se habían ganado. Su valor co‐
mo guerreros era la esencia de mitos y leyendas.
Pero la verdad era muy diferente. Como sus padres antes que ellos, se sentían solos en su exis‐
tencia solitaria y su número disminuía. Pero de vez en cuando uno saldría de su reclusión y enton‐
ces las leyendas se contarían de nuevo.
Así empezó… 


Capítulo 1 

Eartha apretó su capa andrajosa más fuertemente alrededor de su cuerpo tembloroso y 
se aseguró de que su cabeza estaba bien cubierta mientras echaba un vistazo al bar de ma‐
la reputación desde el punto en que se encontraba, profundamente oculta en las sombras. 
Todo alrededor eran hombres que estaban bebiendo y riéndose, deleitándose con la comi‐
da y las mujeres que les servían ale. El olor de la comida rancia, el ale ácido y el sexo im‐
pregnaba el aire, haciéndole casi tener arcadas. Alzó el borde de la capa hasta su boca, te‐
niendo cuidado de no respirar demasiado profundamente. 
El tiempo estaba acabándose. 
La  desesperación  le  pisaba  los  talones,  y  sabía  que  haría  lo  que  fuera  necesario  para 
escapar de sus captores. Cerró los ojos y se abrazó su delgado cuerpo mientras la inutili‐
dad de todo se derramaba sobre ella. 
Durante  los  pasados  cinco  años,  desde  que  tenía  diecisiete,  había  sido  una  esclava, 
capturada cuando los ejércitos de Gradoc habían arrasado su pueblo. Muchos de los hom‐
bres habían sido asesinados y las mujeres y los niños habían sido tomados como botín de 
guerra. Su vida había sido tan simple hasta entonces. Atender a los animales y al jardín, e 
intentar subsistir a duras penas en la áspera tierra en la base de las grandes montañas de 
Varkas. Cuando era una niña había pensado a veces que su vida era dura, pero no había 
tenido ni idea de lo brutal que podía ser la vida hasta que Hameon de Gradoc la había to‐
mado como esclava. 
Durante  cinco  largos  años  había  trabajado  en  los  campos  durante  el  día  y  Hameon 
había tomado su cuerpo por la noche. Eartha se mordió el labio negándose a llorar. La de‐
bilidad era el modo más rápido de desesperarse, y muchos de su familia y amigos se hab‐
ían rendido o habían muerto. Pero ella había jurado ser libre o morir intentándolo. Eartha 
había aprendido paciencia, esperando su momento a través de los largos años, buscando 
su oportunidad. Y finalmente había llegado. 
Hameon había sido llamado al castillo por el rey Fredoc y había dejado a Eartha atrás, 
en su fortaleza, bajo la custodia de sus guardias de confianza. Había sido esclava durante 
tantos  años  que  nunca  se  les  había  ocurrido  a  los  guardias  que  intentara  escabullirse  de 
ellos en el día de mercado. 
Pero eso es exactamente lo que había hecho. 
Con solo la ropa a la espalda, se había escabullido cuando los guardias habían estado 
ocupados comiéndose con los ojos a las nuevas esclavas que estaban siendo subastadas en 
la plaza del mercado. La visión había enfermado a Eartha, pero había agachado la cabeza y 
había desaparecido en la multitud. 
Los  guardias  habían  salido  rápidamente  en  su  persecución,  temerosos  de  la  ira  de 
Hameon si la perdían. Había vagado arriba y abajo por los callejones tratando de evadir‐
los,  y  finalmente  había  tomado  refugio  en  este  bar  oscuro  y  sórdido.  Su  mente  trabajaba 
furiosamente  mientras  intentaba  imaginar  qué  hacer.  Los  guardias  estarían  buscando  a 
una mujer sola, así es que necesitaba unirse a un hombre. El pensamiento de dar su cuerpo 
a un extraño era detestable para ella, pero después de cinco años con Hameon sabía que 
podía sobrevivir a cualquier cosa. 
Tragándose la bilis que amenazaba subirle desde el estómago, buscó atentamente en el 


bar. En la esquina más lejana encontró lo que estaba buscando. Un hombre solo estaba re‐
costado contra el muro, casi completamente oculto por la mesa que tenía delante. Armán‐
dose de valor caminó hacia él, con cuidado de mantenerse en las sombras. Eludió manos 
codiciosas y pasó bajo el brazo de un borracho cuando intentó abordarla. 
Ni una sola vez apartó los ojos de su presa. 
Se deslizó en el asiento enfrente de él y entrecerró los ojos para intentar distinguir sus 
rasgos.  Una  profunda  capucha  cubría  su  cabeza,  y  sin  importar  cuánto  lo  intentara  no 
podía ver sus rasgos. Pero no importaba. Al final ofrecería su cuerpo a cambio de la magra 
protección que le proporcionaría el estar con él. 
Decidida  y  totalmente  comprometida  con  su  plan,  pronunció  las  palabras  que  deter‐
minarían finalmente su destino. 
—¿Os gustaría algo de compañía esta noche, buen señor? 
Arrik  Varkas  Drakon  apretó  sus  dedos  más  firmemente  alrededor  de  la  jarra  de  ale 
que estaba en la mesa delante de él. Había sido consciente de la mujer desde el momento 
en  que  había  pasado  como  flotando  a  través  de  la  puerta  principal  de  la  taberna.  Había 
sentido su desesperación y su miedo cuando se encogió en las sombras. Le había intriga‐
do, y eso en sí mismo era sorprendente. 
Había observado desde debajo de la cobertura de su capa mientras ella estaba parada 
allí,  obviamente  intentando  decidir  su  siguiente  movimiento.  Su  aguda  visión  le  había 
permitido verla perfectamente, pero no podía decir mucho sobre ella mientras su capa la 
cubriera de la cabeza a los pies. Sus pies estaban descalzos. La cólera se removió dentro de 
él,  como  si  de  alguna  forma  su  condición  fuera  una  afrenta  personal.  El  pensamiento  le 
hizo alzar las cejas, y los sentimientos que lo acompañaban le dejaron enormemente per‐
plejo. 
Había venido al bar a tomar una jarra de ale y a observar a la humanidad durante un 
rato,  conducido  fuera  de  su  cueva  por  su  soledad  y  aburrimiento.  Por  lo  general  estaba 
contento  con  su  vida,  prefiriendo  estar  solo.  Pero  últimamente  había  estado  agitado.  Al 
pensar que todo lo que necesitaba era un cambio había viajado aquí en busca de entrete‐
nimiento. Pero la gente era igual que siempre y había estado pensando en marcharse. 
Entonces ella había entrado. 
Aunque  se  había  quedado  quieta  había  sentido  su  inquietud  creciente.  Como  temía 
que pudiera escaparse si no hablaba, hizo señas hacia el banco que estaba al lado suyo. 
—Ven aquí para que pueda verte. 
Ella dudó durante el más breve de los segundos antes de alzarse de su asiento y desli‐
zarse en el banco al lado de él. Cuando estuvo acomodada mantuvo la cabeza baja  y las 
manos apretadas en un puño en su regazo. 
—Mírame. —La cabeza de ella se alzó de una sacudida ante la orden—. Bájate la capu‐
cha. 
—Por  favor,  señor.  —Se  tragó  cualquier  cosa  que  fuera  a  decir  y  alzó  lentamente  las 
manos al borde de la capucha. Echó hacia atrás el borde para revelar su rostro pero no se 
la quitó totalmente. Sin embargo, fue suficiente. 
Arrik quedó cautivado por  la belleza sentada a su lado. Su rostro tenía forma de co‐
razón y su piel era pálida, casi translúcida. Sus ojos eran enormes, ligeramente rasgados y 
del mismo color de las violetas que crecían salvajes en las praderas montañosas cercanas a 
su hogar. Su nariz se curvaba hacia arriba ligeramente, pero tenía un pequeño golpe en el 
centro. Se preguntó cómo se la habría roto. 


Extendió una mano y rodeó con ella su frágil mandíbula, trazando la curva de su ple‐
no labio inferior con el pulgar. Ella  jadeó  ligeramente y su boca se abrió  revelando unos 
dientes blancos y rectos. Como su capucha la cubría todavía no podía decir si su cabello 
era corto o largo, pero era negro como ala de cuervo. Ella tragó fuertemente y él observó 
cómo su mandíbula se movía convulsivamente. Su pecho subió y bajó cuando su respira‐
ción se hizo más rápida. 
Ella  se  lamió  los  labios  y  su  lengua  rozó  accidentalmente  el  pulgar  de  él.  El  deseo, 
fuerte y potente, corrió por las venas masculinas. Su pene se irguió, empujando fuerte con‐
tra la abertura de sus pantalones de cuero. Habían pasado décadas desde que había queri‐
do a una mujer, más aún desde que realmente la había tenido. Ni la bestia ni el hombre en 
él habían estado interesados. Hasta ahora. 
Pero había observado lo suficiente el mundo para saber cómo se jugaban los juegos de 
los hombres. 
—¿Cuánto? —Sus palabras susurradas fueron casi un gruñido, cuando la bestia luju‐
riosa que se alzaba en su interior exigió que la tomara sin importar el coste. El hombre era 
más listo y esperó. 
—¡No soy una puta! —Ahora estaba temblando, más de cólera que de miedo. Su res‐
puesta le confundió. 
—¿Entonces por qué te me ofreciste? 
Pudo ver la confusión en los ojos de ella mientras luchaba para recobrar el control de 
sus emociones. 
—Yo... —Ella sacudió la cabeza y suspiró. 
La puerta de la taberna se abrió, dando un golpe contra la pared, cuando varios hom‐
bres  bien  armados,  guardias  de  elite  obviamente,  entraron  en  tropel.  La  mujer  a  su  lado 
jadeó  y  prácticamente  se  arrojó  a  sus  brazos,  pegándose  a  él  mientras  tiraba  más  firme‐
mente de la capucha en torno a su rostro. 
»Por favor. —Ella agarró la parte delantera de la capa de él, retorciendo la tela en sus 
dedos—. Haré cualquier cosa que queráis. Simplemente decidles que estoy con vos. 
Él sintió cuánto le costaba a ella decir esas palabras, y le enfadó que sintiera que tenía 
que suplicar. 
—No te llevarán —se oyó prometerla. Y en el momento que dijo las palabras supo que 
eran ciertas. No la dejaría ir hasta que descubriera todos sus secretos, hasta que la lujuria 
que ella hacía arder en sus entrañas se hubiera apagado. 
Los hombres armados recorrieron la taberna a toda velocidad, haciendo a un lado a los 
clientes y empujando las mesas fuera de su camino. 
—¿Alguien ha visto entrar a una mujer sola? 
—No  queremos  ningún  problema.  —El  camarero  sacó  una  porra  de  debajo  del  mos‐
trador. 
—Y no tendréis ninguno —replicó el guardia—. No a menos que estéis escondiendo a 
la esclava fugitiva de lord Hameon. —Alzó de un tirón a una mujer de uno de los bancos e 
inclinó  su  cabeza  hacia  la  débil  luz  de  los  faroles  antes  de  enviarla  de  vuelta  de  un  em‐
pujón a su asiento. 
El líder de los guardias caminó con paso orgulloso a través del cuarto, y Arrik pudo 
sentir que la mujer temblaba contra él. El hombre extendió su mano sobre la mesa hacia la 
capa de ella. 
—Vamos a echarte un vistazo. 


Rápido como una serpiente, Arrik capturó la muñeca del guardia en un puño de hie‐
rro. 
—No la tocarás. Es mía. 
La  taberna  se  quedó  mortalmente  silenciosa  ante  su  negativa.  El  guardia  arrancó  su 
brazo del enganche de Arrik. 
—No sé quién eres extranjero, pero yo soy Proctor, el líder de los guardias de elite de 
lord  Hameon  de  Gradoc.  Permanece  a  un  lado  o  muere.  —El  hombre  hinchó  el  pecho 
mientras hablaba, como si esperara ser inmediatamente obedecido. Ahora sus compañeros 
estaban detrás de él, seis hombres en total. 
Arrik se movió y se deslizó fuera del asiento. El otro hombre se quedó mirando sim‐
plemente hacia él mientras desplegaba sus dos metros diez de estatura. Alzó sus manos y 
retiró lentamente su capucha, revelando su rostro por primera vez. El otro hombre palide‐
ció y retrocedió tambaleándose un paso. 
—Soy Arrik Varkas Drakon y la mujer es mía. 
 


Capítulo 2 

Eartha casi podía sentir pena por Proctor. Casi. Como el resto de los clientes de la ta‐
berna, observaba la escena que se estaba desarrollando delante de ella, casi incapaz de cre‐
er en sus ojos. 
¡Era un señor Drakon! Había sabido que era grande, pero la mesa y las sombras, com‐
binadas con su capa, habían ocultado cuánto. Cuando se puso en pie todo su tamaño había 
sido revelado. Nunca antes había visto a un hombre tan macizo. Sus hombros eran enor‐
mes,  y  bloqueaban  la  mayor  parte  de  su  vista  de  la  habitación.  Manteniendo  su  rostro 
oculto  desplazó  su  cuerpo  y  miró  hacia  arriba,  pues  necesitaba  ver  su  rostro.  Cuando  lo 
vio casi deseó no haberlo hecho. 
Austero y duro eran las dos palabras que mejor lo describían. Su rostro era largo, pero 
sus pómulos y su mandíbula parecían tallados en piedra. Su nariz estaba ligeramente cur‐
vada y sus labios eran delgados. No podía distinguir completamente el color de sus ojos, 
pero casi parecían brillar a la débil luz. Como si sintiera que le estaba observando se giró y 
la  encaró,  quedándose  mirándola  fijamente  durante  varios  segundos  antes  de  volverse 
hacia Proctor y sus hombres. Durante aquellos pocos segundos su rostro quedó perfecta‐
mente iluminado por el farol cercano a la mesa. 
Un tatuaje dividía su cara, cubriendo el lado izquierdo y desapareciendo en el cuello 
de su capa. Era un diseño intrincado de remolinos y marcas, y si las leyendas eran correc‐
tas cubriría todo el lado izquierdo de su cuerpo hasta los dedos de los pies. Era verde es‐
meralda, y del mismo color que brillaba en sus ojos. Su cabello largo y oscuro enmarcaba 
su cara irresistible. 
Proctor estaba tartamudeando mientras se disculpaba. 
—Lo siento mi señor, pero estamos buscando a una esclava fugitiva. 
—La mujer es mía. —Eartha notó que Arrik nunca, en ningún momento, dijo que ella 
no fuera la persona que estaban buscando, sino que más bien evitó la cuestión exponiendo 
su propia reivindicación. 
Arrik se volvió y extendió su mano hacia ella. La asió como la cuerda salvavidas que 
era,  aferrándose  a  él.  Sus  dedos  envolvieron  los  de  ella,  tragándolos  prácticamente  por 
completo. 
Rodeó sus hombros y la atrajo bajo su brazo. 
Volvió  su  espalda  a  los  hombres  armados  y  caminó  hacia  la  entrada.  La  multitud  se 
separó rápidamente cuando la gente casi saltó para apartarse de su camino. Pero Proctor 
no había terminado del todo. 
—Mi señor, todavía tengo que examinar a la mujer bajo la capa. —Eartha podía escu‐
char el reto en su voz, pero no sintió ninguna tensión en el hombre a su lado mientras con‐
tinuaban su camino hacia la puerta. Solo tres pasos más—. ¡Mi señor! —Esta vez Proctor 
gritó, y Eartha pudo oír el sonido de una espada saliendo de su vaina. 
En el  segundo  siguiente  fue  echada a un  lado mientras él se giraba  para encontrarse  
con su oponente. 
Desarmado, pasó bajo el giro de Proctor, agarró el brazo de la espada y apretó fuerte. 
El rostro de Proctor se volvió rojo y luego blanco cuando la presión en su brazo se incre‐
mentó hasta que sus dedos insensibles se abrieron y la espada golpeó el suelo. Arrik trans‐


firió su agarre al cuello de Proctor, rodeándolo con los dedos y alzándolo del suelo hasta 
que sus pies calzados pendieron en el aire. 
—Dije que la mujer es mía. —Arrik miró fijamente al hombre que luchaba y lo lanzó 
hacia atrás, hacia sus hombres, que tropezaron cuando agarraron a su líder jadeante. 
Descartándoles, Arrik se volvió hacia ella y tendió su mano. 
—Ven. —Eartha colocó su mano en la de él una vez más y permitió que la condujera a 
la creciente penumbra de la tarde. 
El aire era frío cuando se colaba debajo de su fina capa, helándola. Cuentas de sudor 
se secaban en su piel, haciéndola temblar. 
»¿Tienes frío? 
Sobresaltada  por  su  preocupación  negó  inmediatamente  su  incomodidad.  No  quería 
disgustarlo, al menos no hasta que no estuvieran bien lejos de allí. 
Ella  saltó  cuando  un  peso  descendió  sobre  sus  hombros.  El  calor  la  rodeó  cuando  la 
envolvió con las esquinas de su capa, tomándose su tiempo para atarla al cuello. Eartha lo 
miró con incertidumbre mientras su aroma la rodeaba. La hacía sentir cálida en el interior 
y le provocaba una graciosa sensación en la boca del estómago. 
—Pero tendréis frío —protestó ella. 
Una comisura de su boca se alzó en la más ligera de las sonrisas. 
—Estaré  bien.  —Se  apartó  y  empezó  a  remolcarla  enérgicamente  por  un  callejón—. 
Vamos. Debemos irnos lejos de aquí. 
Su agarre era tan bueno como un grillete alrededor de su muñeca, pero, a diferencia 
de un frío y cortante pedazo de hierro, estaba cálido y en ningún momento su apretón le 
hizo daño. La condujo al borde de la ciudad, juntó los labios y silbó. Era una extraña can‐
ción, y surgió un patrón cuando continuó. Eartha sintió la tierra temblar bajo sus pies an‐
tes de ver a la bestia emerger de la oscuridad. Grande y poderoso, el caballo negro se paró 
bruscamente  delante  de  ellos.  Alzó  sus  poderosas  patas  delanteras  al  aire  y  relinchó  al 
viento mientras piafaba. 
Eartha  apenas  tuvo  tiempo  de  recrearse  en  la  magnificencia  del  animal  antes  de  que 
fuera casi lanzada sobre su espalda. Arrik montó detrás de ella, sus largos brazos la rodea‐
ron cuando envolvió sus dedos en las crines del caballo. Con sus macizas piernas contro‐
lando al caballo le impulsó en la noche hacia la tierra más allá de la ciudad. 
El viento azotaba su rostro, pero estaba caliente y extrañamente contenta en los brazos 
de este extraño. Y lo mejor de todo, era libre. Ya no la poseía Hameon. El collar de hierro 
cubierto de piel de su garganta frotaba su piel, burlándose de su declaración de libertad, 
pero  lo  ignoró,  sin  permitir  que  le  estropeara  el  momento.  Antes  o  después  encontraría 
una forma de librarse del odiado símbolo de esclavitud. 
Ahora las luces de la ciudad estaban detrás de ellos. Eartha empezó a notar sus alre‐
dedores inmediatos. La flexión de los músculos del caballo mientras corría a través de la 
tierra abierta. El olor del aire fresco de la noche. Pero sobre todo era muy consciente del 
hombre detrás de ella. 
Su aroma y el calor de su cuerpo la rodeaban, un olor fresco, limpio y a tierra que era 
familiar y en cierta forma consolador, pero que al mismo tiempo excitaba sus sentidos. Era 
tan diferente del sudor y el hedor de Hameon, sus hombres y el castillo donde había vivi‐
do los cinco años pasados. 
Hogar. Su olor le recordaba al hogar. Del tiempo antes de Hameon, cuando pasaba los 
días en el exterior, a la luz del sol y con el viento, bajo la protección de las montañas mien‐

10 
tras atendía sus tareas. Esos días parecían tan lejanos, casi como si fueran poco más que un 
sueño. 
Él apretó  más fuerte alrededor de la parte central de su cuerpo, y el movimiento del 
caballo  hizo  que  su  antebrazo  grande  y  musculoso  presionara  contra  la  parte  inferior  de 
sus senos. La hizo sentirse sofocada cuando la sensación viajó hasta la unión de sus mus‐
los, haciéndola palpitar. Eartha no sabía qué le pasaba. Nunca se había sentido así antes. 
De repente era muy difícil respirar, y su corazón empezó a golpearle en el pecho. No 
era miedo lo que sentía, no exactamente. De todos modos le revoloteaban mariposas en el 
estómago mientras la anticipación la llenaba. Quizá era el vuelo a la libertad lo que la exci‐
taba. Sí, asintió ella sensatamente, eso tenía que ser. 
Entonces él la tocó. 
Era un roce leve como un susurro, así que al principio pensó que podía ser el viento. 
Pero mientras ella había estado perdida en sus pensamientos él había deslizado la ma‐
no entre las dos capas y la había apoyado en su estómago. Muy despacio la deslizó hacia 
arriba hasta que su mano cubrió completamente su seno. 
Tragó fuertemente cuando se vio bombardeada por las sensaciones. Aprensión unida 
con  expectación.  Parte  de  ella  temía  que  la  tocara,  pero  muy  en  su  interior  una  pequeña 
llama nacía parpadeante a la vida, incitándola a que tomara... el qué, no estaba muy segu‐
ra. Pero contra su propia voluntad se inclinó hacia delante, apretando más fuerte su seno 
contra su palma. Sintió el rumor de placer en su espalda, aunque entre ellos había varias 
capas de ropa. 
El  caballo  redujo  algo  la  marcha  cuando  entró  en  el  bosque,  pero  siguió  abriéndose 
camino cuidadosamente entre los árboles hacia arriba, hacia la montaña. Pero aunque fue‐
ra extraño Eartha se sentía segura. Sabía que el señor Drakon no la dejaría caer, así es que 
se rindió al placer que su toque la traía. El placer había sido un bien muy escaso en su vi‐
da, y habían pasado años desde que se había sentido así de cuidada o protegida. Y de ma‐
nera sorprendente, aunque él era un extraño así es como la hacía sentir. Ya había puesto su 
vida en peligro por ella, protegiéndola de los hombres de Hameon. 
Casi gritó por la pérdida cuando él quitó su mano. Sin pensarlo la agarró y la sostuvo 
fuerte contra su pecho. Sus labios hicieron a un lado su capucha, delineando la curva de su 
oreja antes de mordisquear el lóbulo. Eartha tembló cuando sintió contraérsele las entra‐
ñas. 
—Quería sentir tu piel suave contra mi mano. —Sus palabras susurradas encendieron 
su sangre, llenándola de necesidades inesperadas. 
—Sí —susurró ella en respuesta, y el sonido se perdió en el viento. 
Aun así él pareció haberla oído. Apartó cuidadosamente su mano de las suyas y tiró 
de los lazos del frente de su vestido. Cuando había deshecho los tres deslizó la mano bajo 
la tela. Esta vez ella gimió en voz alta cuando él la tocó. Las yemas de sus dedos eran áspe‐
ras, pero su toque era tan increíblemente gentil que hizo aflorar lágrimas a sus ojos. Nadie 
le había tratado antes de esta forma. Como si fuera alguien especial, alguien que merecía 
ser apreciado. 
Su pulgar rozó la punta hinchada de su pezón y las sensaciones de su toque hicieron 
eco entre sus mulos. Lanzó un grito cuando sintió que un chorro de deseo abandonaba su 
núcleo  interior  y  empapaba  sus  pliegues  internos.  Había  oído  a  otras  esclavas  hablar  de 
esto, pero nunca lo había sentido antes. La experiencia era abrumadora, pero no hacía na‐
da para reprimir la necesidad creciente dentro de ella. Se sintió caliente y necesitada cuan‐

11 
do él rodeó su otro seno, jugueteando con su pulgar con la punta túrgida. Solo pudo ma‐
ravillarse de la fuerza de él cuando controló al caballo con sus poderosas piernas y muslos 
mientras sus manos le daban placer. 
Cuando  una  de  las  manos  de  él  recorrió  la  larga  línea  de  su  torso,  bajando  hacia  el 
estómago, ella contuvo el aliento, pero no hizo nada para detenerlo. Quería sentir su toque 
en todas partes. 
Cuando la había rescatado se había resignado a darle su cuerpo como pago, pero eso 
ya no estaba en cuestión. Él podía tomar fácilmente lo que quisiera sin tener cuidado con 
ella, y ella no podría pararle. Pero en vez de eso la trataba como si fuera un precioso regalo 
que había que saborear. Sabía en su corazón que si le pedía que parara lo haría. 
No sabía cómo lo sabía pero era así. Años de esclavitud le habían enseñado a leer muy 
bien  a  la  gente,  especialmente  a  los  hombres.  Y  este  hombre  era  diferente  de  cualquiera 
que se hubiera encontrado nunca. 
Pero,  además,  estaba  la  diferencia  en  ella.  Por  una  vez  en  su  vida  quería  darse  a  un 
hombre, experimentar algo del placer del que solo había oído hablar a los otros. Pero él no 
era solo un hombre. Arrik era mucho más que eso, era un señor Drakon. Parte bestia parte 
hombre, no sabía bien qué hacer para complacerlo. ¿Qué ocurriría si lo disgustaba? El te‐
rror inundó su mente cuando la alcanzaron los recuerdos de Hameon. A duras penas hab‐
ía sobrevivido a las muchas palizas que le había dado, pero nunca sobreviviría a un golpe 
de Arrik. Su fuerza era enorme, y muchas veces mayor que la de un hombre. 
—Chist. No llores pequeña. —Alzó la mano de su seno y acarició suavemente su meji‐
lla antes de volverla a su posición original. Fue solo entonces cuando sintió la humedad en 
sus mejillas y supo que estaba llorando. El viento secó su rostro rápidamente cuando ella 
se retiró las lágrimas con el dorso de su mano. 
—Lo siento, mi señor. —Ella respiró hondo para calmar sus nervios. 
—¿Por qué estás llorando? —El interés genuino en su voz la sorprendió. 
Ella  se  encogió  de  hombros,  no  del  todo  segura  de  cómo  responder.  Sus  brazos  se 
apretaron  en  torno  a  ella,  apoyando  más  fuerte  su  espalda  contra  el  cuerpo  de  él.  Pudo 
sentir  la  dura  longitud  de  su  erección  clavándose  en  su  espalda.  Era  mucho  más  grande 
que Hameon, pero en lugar de estar asustada su interior latía de necesidad. Eartha no se 
conocía en ese momento, con sus emociones en tal estado. Un momento estaba asustaba, al 
siguiente excitada. No era sorprendente que no supiera cómo responderle. 
»¿Cuál es tu nombre? —Su pregunta la sobresaltó. No se había dado cuenta de que se 
había olvidado de decirle su nombre. 
—Eartha, mi señor. 
—¿Eartha qué? 
—Solo Eartha, mi señor, del poblado bajo las montañas de Varkas. 
Él  se  quedó  quieto  ante  sus  palabras  y  ella  pudo  sentir  la  tensión  creciente  que  im‐
pregnaba su cuerpo. 
—¿Varkas? 
Temió que sus palabras le hubieran enfadado de alguna forma, pero no mentiría. 
—Sí, mi señor. 
—Mi nombre es Arrik —le recordó mientras sepultaba su cara en el hueco del cuello 
de ella y respiraba hondo—. No tienes nada que temer de mí, Eartha. 
Por  alguna  razón  confiaba  en  él.  Con  unos  instintos  que  habían  sido  afilados  larga‐
mente para sobrevivir, también sabía que era importante que él supiera también eso. 

12 
—Lo sé, Arrik. —Probó su nombre por primera vez, disfrutando de la forma en que se 
sentía cuando resbaló por su lengua—. Confío en ti. 
—Entonces  todo  estará  bien.  —Sus  dientes  rasparon  su  hombro  mientras  sus  manos 
comenzaban a moverse por su cuerpo. 
La sangre latía contra la sien de Arrik mientras luchaba por dominarse. La bestia den‐
tro de él estaba rugiendo, exigiendo que tomara a Eartha y la reclamara como suya. El im‐
pulso de lanzarla a tierra y follarla era casi aplastante. Era de la montaña, su montaña, y 
por tanto le pertenecía. La posesividad brotaba dentro de él, casi consumiéndole. 
Apretó los dientes y tensó los músculos de la mandíbula mientras obligaba a su toque 
a ser suave. El recuerdo de sus lágrimas estaba grabado a fuego en su mente. Oh, la tendr‐
ía. Sobre eso no había duda, pero no la dañaría. Quería darle placer, oír sus gritos de pla‐
cer mientras la llevaba a la cima. Solo entonces la reclamaría. 
Su confianza era un regalo frágil que no emplearía mal. Podía ser una bestia, pero to‐
davía era un hombre y era esa parte de él la que quería darle placer. Entonces ella podría 
no  abandonarlo.  Aplastó  ese  pensamiento  inmediatamente.  Por  supuesto  que  le  dejaría. 
Era un dragón, y este hecho por si solo sería suficiente para asustar al más valiente de los 
hombres y aún más a una mujer. Por eso es por lo que había llamado al caballo salvaje pa‐
ra que los llevara en su lomo. Él podría haberse transformado fácilmente y haberles lleva‐
do volando a casa, pero por alguna razón era reacio a asustarla. 
El olor de  su miedo en la taberna todavía llenaba sus fosas nasales, y quería lavar el 
hedor de su cuerpo hasta que no permaneciera nada más que el deseo. Disfrutaría de su 
cuerpo y apagaría su lujuria, y entonces la enviaría a que siguiera su camino. Era un solita‐
rio  y  le  gustaba  de  esa  forma.  Sus  palabras  sonaron  huecas  en  su  mente,  pero  lo  ignoró. 
Había estado solo durante cientos de años, y hacía mucho que se había resignado a no en‐
contrar una compañera. 
Pero  ahora  mismo  tenía  los  brazos  llenos  con  una  mujer  complaciente.  Una  que  en‐
cendía  su  sangre  y  excitaba  sus  sentidos,  y  planeaba  tomar  total  ventaja  de  ese  hecho. 
Puesto que sabía que el caballo conocía el camino a la montaña, Arrik era libre para con‐
centrarse en Eartha. 
Eartha. Su nombre era como música en su mente y le sentaba bien. Era de la tierra , su 
cabello tan negro como el suelo fértil de los campos de la montaña, sus ojos del color de las 
flores que crecían allí. Como las flores parecía frágil, pero sospechaba que era mucho más 
fuerte  de  lo  que  aparentaba.  Tenía  que  haber  sido  muy  fuerte  para  sobrevivir  a  años  de 
esclavitud con el espíritu intacto. 
Pero ella era suya ahora, al menos por un tiempo, y planeaba disfrutar de su compañía 
al  máximo.  Con  ese  pensamiento  bloqueó  todo  lo  demás  y  empezó  a  mover  sus  manos 
sobre su piel de seda. 
Mientras continuaba aprendiendo la forma de sus senos, complaciendo primero a uno 
y luego al otro, resbaló su mano libre más abajo de su estómago. El vello en la unión de 
sus muslos era suave cuando su palma lo acarició. 
—Apóyate en mí —la urgió él. La bestia dentro de él rugió cuando el peso del cuerpo 
de ella descansó contra su cuerpo. 
La acción inclinó sus caderas hacia arriba, abriéndola aún más a su toque. 

                                                 

 Juego de palabras intraducible. En inglés «Earth» significa el planeta Tierra. 

13 
Su  pene  estaba  latiendo,  un  recordatorio  primario  de  su  deseo  y  necesidad,  pero 
apretó la mandíbula e ignoró su propia necesidad, concentrándose solamente en el placer 
de Eartha. Suavemente acarició la carne con sus dedos, saboreando la humedad que sentía 
allí.  Bien,  ella  le  quería.  Su  cuerpo  no  podía  mentir.  No  confiaba  completamente  en  ella 
para que le dijera la verdad sobre su deseo. Había sido una esclava demasiado tiempo y 
obviamente estaba nerviosa respecto a él. 
Probablemente  incluso  le  temía.  Arrik  quería  probarle  que  no  había  necesidad  de  su 
miedo. Él solo le traería placer. 
Mantuvo su toque ligero y poco exigente, y empezó a acariciar los pliegues húmedos 
de su sexo. Su espalda se arqueó contra él cuando alzó las caderas hacia su mano para pro‐
fundizar el contacto. Su pecho retumbó de placer aunque su cuerpo le dolía. Encontró el 
brote apretado de nervios en el vértice de su sexo y empezó a acariciarlo cuidadosamente. 
Ella gimió mientras sus caderas empezaban a moverse más frenéticamente bajo su cuerpo. 
Su mano estaba ahora húmeda mientras su cuerpo se preparaba para él. 
El corazón de ella estaba golpeando rápidamente contra su antebrazo cuando él cap‐
turó el pico de su seno entre el pulgar y el índice y tiró suavemente de él. Ella gritó, con su 
cabeza agitándose de acá para allá contra su pecho. 
—Ayúdame.  —Su  plegaria  fue  poco  más  que  una  bocanada  de  aire  cuando  gimió. 
Podía sentir sus emociones en conflicto. Sabía que no tenía ni idea de lo que le estaba pa‐
sando. Que él fuera el primero que la llevara hasta el placer total le llenaba de un gozo sal‐
vaje, distinto a cualquiera que hubiera experimentado. 
Manteniendo  el  pulgar  presionado  contra  su  clítoris  deslizó  dos  largos  dedos  dentro 
de ella. Sus músculos interiores lo sujetaron, apretándolo fuertemente. Gimió, imaginando 
cuán extraordinariamente bueno se sentiría cuando la tomara finalmente, cuando fuera su 
pene el que estuviera encerrado en su torno de seda en lugar de sus dedos.  
—Córrete  para  mí  Eartha.  —Deslizó  sus  dedos  casi  fuera  de  su  cuerpo  antes  de  su‐
mergirlos de nuevo. Presionó su erección contra la espalda de ella y rezó por no derramar 
su semilla. El escroto entre sus piernas estaba duro y tenso contra su cuerpo, dándole un 
claro aviso de que el tiempo se estaba terminando.  
El  movimiento  lento  y  estable  del  caballo  los  mecía,  deslizando  su  erección  sobre  su 
espalda a la vez que ella empujaba sus caderas hacia él, permitiendo que sus dedos llega‐
ran más profundo. 
»Ahora.  —Puntuó  su  dura  orden  con  caricias  de  su  pulgar  sobre  su  clítoris  a  la  vez 
que movía sus dedos dentro y fuera de su cuerpo. 
La mano de ella asió su antebrazo, sus uñas se clavaron en su piel cuando un sonido 
bajo y de deseo brotó de sus labios. Ella se corrió, con su cuerpo sacudiéndose y temblan‐
do  mientras  sus  músculos  interiores  se  convulsionaban  alrededor  de  él.  Mantuvo  traba‐
jando a sus dedos, intentando darle el máximo placer que pudiera, hasta que finalmente se 
derrumbó en sus brazos. 
Bajando  la  cabeza  a  su  hombro,  dio  bocanadas  del  aire  frío  de  la  noche,  pero  nada 
podía apagar su lujuria por ella. El tiempo se había acabado. Solo podía esperar que estu‐
viera lista para él y todavía deseosa. Porque, los dioses le ayudaran, no sabía si podría pa‐
rar. 
El caballo se detuvo y Arrik se dio cuenta de que era en respuesta al aumento de pre‐
sión de sus piernas alrededor de su tronco. Menos mal. Ya no podía más. Apretó los dien‐
tes para luchar contra el dolor y desmontó del caballo, casi arrastrando a Eartha de su lo‐

14 
mo. Dio una palmada en la grupa del caballo, que relinchó su queja antes de desaparecer 
en la noche, con el sonido de sus cascos haciéndose más distante a cada segundo. 
Una exploración rápida de la zona y Arrik supo exactamente dónde estaba. Anduvo a 
zancadas hacia una gran formación rocosa. Había una cueva situada allí, en el borde de un 
acantilado, que aunque no era perfecta tendría que servir. Eartha estaba silenciosa en sus 
brazos.  De  hecho  no  había  dicho  una  palabra  desde  que  se  había  corrido.  Sus  brazos  se 
apretaron automáticamente alrededor de ella. No podía, no la dejaría ir. Todavía no. 
Sus  pies  encontraron  fácilmente  el  camino  mientras  examinaba  la  zona,  permitiendo 
que todos sus sentidos analizaran la zona oscura que les rodeaba. Aparte de algunos pája‐
ros y otros pequeños animales nocturnos estaban solos. Las piedras sueltas crujían bajo sus 
botas cuando entró en el pequeño claro delante de la cueva. No dudó, sino que siguió ca‐
minando, entró en la cueva y la llevó a sus profundidades. Eartha jadeó pero no protestó. 
Agachándose  sobre  una  rodilla  la  depositó  cuidadosamente  en  el  suelo.  Se  tomó  un 
momento para asegurarse de que las dos capas estaban envueltas alrededor de ella antes 
de ponerse en pie y dirigirse a la entrada de la cueva. 
—No me dejes. 
Él se giró de vuelta hacia ella y la vio agacharse lejos de él. Sabía que sus ojos brillaban 
con un verde brillante, pero era impotente para pararlo. Su necesidad por ella le domina‐
ba, lo que permitía a la bestia empezar a salir a la luz. 
—No te dejo. —Luchó para mantener el control—. Volveré. —Girándose sobre sus ta‐
lones dio grandes zancadas hacia la entrada. Había visto lo que necesitaba justo más allá 
de la cueva. 
 

15 
Capítulo 3 

Eartha  sintió  que  la  oscuridad  la  envolvía  hasta  que  casi  la  sofocó.  Se  golpeó  con  la 
mano en la boca para evitar gritar y suplicarle a Arrik que no la abandonara. Había dicho 
que volvería y tenía que creerle. Le creía, y ese hecho la asustaba. No era sabio depender 
de un completo extraño. 
Pero no parecía un extraño. Había una parte de ella que confiaba en él por completo, 
que sentía como si le conociera. Meneó la cabeza. Esa clase de pensamientos tontos solo le 
traerían pena. Si había aprendido algo es que solo podía depender de sí misma. De forma 
resumida, las personas siempre miraban por ellas mismas. 
Él no, susurró una voz astuta. Podría haberte entregado fácilmente a los hombres de Hameon. 
Eartha dejó caer la cabeza entre las manos e ignoró la voz seductora en su cabeza. 
Cerró los ojos y se concentró en cada respiración que daba. Calma. Necesitaba calmar‐
se y pensar. 
¿Pero era para maravillarse el que tuviera la mente dispersa? Su mente y su cuerpo es‐
taban todavía tambaleantes por la explosión de placer que acababa de experimentar a ma‐
nos de Arrik. 
Nunca había sentido nada como eso. Ni siquiera las historias indecentes de algunas de 
las otras esclavas la habían preparado para esto. 
Se recostó contra la fría pared de piedra, se rodeó las piernas con los brazos y abrió los 
ojos con cautela. La oscuridad no era tan densa ahora que sus ojos estaban más acostum‐
brados a la cueva. Parte de la luz de la luna se escurría a través de la entrada. 
Aguzó sus oídos para escuchar los sonidos del exterior, tratando de localizar a Arrik. 
Sus brazos se apretaron alrededor de las piernas hasta que los músculos le empezaron 
a  doler.  Luchó  para  no  gritar.  ¿Y  si  realmente  acabara  de  abandonarla  allí?  Después  de 
todo no tenía ninguna obligación en absoluto con ella. 
Se  tragó  un  grito  de  alivio  cuando  oyó  el  rascar  de  las  botas  contra  la  roca.  Supo  el 
momento  en  que  entró  en  la  cueva.  Su  corpulencia  bloqueó  cualquier  pequeña  luz  que 
hubiera, pero era más que eso. El aire estaba más vivo ahora que él estaba aquí. Pudo oír 
que  algo  crujía  y  luego  un  chasquido  fuerte,  pero  no  podía  distinguir  completamente  lo 
que estaba haciendo. 
Una chispa parpadeó en el aire y luego las llamas se dispararon a través de la cueva. 
Eartha lanzó un grito, y se cubrió los ojos cuando la luz la cegó momentáneamente. El olor 
acre  del azufre  le picó  en  las  fosas nasales,  seguido del  crujido familiar de la madera ar‐
diendo. Cuando apartó las manos del rostro un fuego ardía alegremente en el centro de la 
cámara, con sus llamas emitiendo una luz muy necesaria. 
Arrik estaba parado más allá del fuego, mirándola. Podía sentir a sus ojos acariciar su 
cuerpo de la cabeza a los pies, como si de verdad estuviera tocándola físicamente. La parte 
baja de su cuerpo se contrajo y sus senos empezaron a doler. Todas sus dudas y temores se 
disolvieron. Por primera vez en su vida Eartha quería a un hombre. Y por algún extraño 
capricho del destino él parecía quererla también. Pero más que eso, se preocupaba por ella. 
No se engañaría pensando que era algo más que un hombre que necesitaba a una mujer 
complaciente, pero ningún hombre había aceptado nunca tales dolores para darle placer. 
Colocó la mano en la tierra y, apoyándose en ella, se puso lentamente en pie. 

16 
Sus piernas eran inestables, pero juntó sus rodillas cuando encontró su mirada firme. 
—Te quiero. Ahora. —Su voz era profunda y brusca—. He esperado demasiado y no 
puedo ser lento. —Ella podía sentir su agitación cuando dio un paso atrás en las sombras. 
Era atemorizador  que solo pudiera distinguir  el contorno de su gran cuerpo  y ver el 
verde brillante de sus ojos. 
»Si quieres que me vaya dilo ahora. Una vez que empiece no me detendré. 
La conmoción congeló a Eartha donde estaba. Ningún hombre le había dado elección 
antes. 
Y este hombre —un señor Drakon, un guerrero feroz, más bestia que hombre, una le‐
yenda  en  el  mundo  de  ella—  le  estaba  dando  ese  derecho.  Cuando  podría  tomarla  sin 
ningún pensamiento ni consecuencia. 
No había nadie que le parara, nadie que protestara. En verdad era una esclava sin de‐
rechos, un desecho de guerra, suya para hacer lo que eligiera. Y, aún así, le daba elección. 
»Te dejaré. 
Caminó  dando  grandes  zancadas  hacia  la  puerta  y  ella  pudo  sentir  su  desilusión  y 
cólera, pero más que eso podía sentir su dolor. Encontró su voz justo antes de que desapa‐
reciera en la noche. 
—No te vayas. 
Arrik se detuvo bruscamente pero no se volvió. 
—Tienes que estar segura. —Su voz era más un gruñido, e hizo que un escalofrío reco‐
rriera su espalda. 
Pero ella había hecho su elección y la mantendría. Sus pies no hicieron ningún sonido 
cuando fue hacia él y colocó la mano en su espalda. Los músculos debajo de su palma eran 
tan duros como el acero. 
—Estoy segura. 
Él se volvió, la recogió en sus brazos en un movimiento borroso y la llevó de vuelta al 
fuego. Bajó sus piernas al suelo de la caverna, le quitó la capa de él y la colocó en la tierra. 
La capa de ella la siguió, dejándola solo con su vestido áspero y casero abierto hasta la cin‐
tura. Sus dedos desnudos se hundieron en el suelo duro y sucio. 
Arrik se apartó de ella, asió el borde de su camisa y se la sacó por la cabeza. Sus ojos 
brillaban con lujuria mientras la miraba. Ella había visto esa mirada muchas veces en los 
ojos  de  Hameon.  Pero,  en  lugar  de  la  repugnancia  que  normalmente  la  llenaba,  esta  vez 
podía sentir su propio deseo que se alzaba dentro de ella. Experimentaría el placer que le 
contraía las extrañas y que él le daba con sus manos, pero esta vez él sería parte de ella. 
Arrik no era apuesto, sino más bien exótico, con una cualidad terrenal que le envolvía. 
Tenía un magnetismo animal que atraería a cualquier mujer que quisiera. El complejo ta‐
tuaje que cubría la mitad de su rostro se extendía hacia abajo sobre su cuello, dividiendo 
por  la  mitad  su  pecho  y  cubriendo  su  brazo  izquierdo.  A  la  luz  del  fuego ella  podía  ver 
que incluso envolvía sus dedos. Su cabello era de un profundo y rico marrón y le llegaba 
hasta más allá de los hombros, como un marco para su fuerte cara. Allí no se podía encon‐
trar suavidad. Su pecho era imposiblemente ancho y acordonado por los músculos. 
Sus  bíceps  se  curvaron  cuando  se  inclinó  hacia  abajo  y  se  quitó  primero  una  bota  y 
luego la otra, arrojando ambas detrás de él. Cuando sus manos fueron a la cinturilla de sus 
pantalones de cuero ella tragó saliva. El contorno de su pene se marcaba prominentemente 
contra la apretada tela, y la hizo consciente de que era mucho mayor que Hameon. 

17 
Mientras su mente sostenía que no era posible que lo tomara dentro de ella su cuerpo 
se balanceó hacia él. Un chorro de calor salió de entre sus piernas y se movió de un pie a 
otro, pero no pudo encontrar ninguna forma cómoda de estar en pie. 
Sus dedos desataron rápidamente los lazos de cuero y se quitó los pantalones, salió de 
ellos y los echó a un lado de una patada. Fue entonces cuando Eartha descubrió que el ta‐
tuaje en efecto cubría la mitad de todo su cuerpo. Mientras lo estudiaba se dio cuenta de 
que  eran  las  espirales  de  una  gran  serpiente  que  recorría  su  camino  por  su  torso  y  sus 
piernas. Y las leyendas eran ciertas. Incluso los dedos de sus pies tenían el diseño. El tatua‐
je de ninguna forma quitaba valor a su aspecto. 
Totalmente desnudo se quedó delante de ella, con sus piernas asentadas ligeramente 
separadas.  Sus  piernas  eran  musculosas  y  tan  anchas  como  troncos  de  árbol,  pero  era  lo 
que estaba entre sus piernas lo que capturó toda su atención. Su erección, larga y gruesa, 
se curvaba bajo su mirada fija, con la cabeza extendiéndose hacia delante como si quisiera 
alcanzarla. 
Las  manos  de  Eartha  estaban  temblando  mientras  retiraba  la  tela  del  vestido  de  los 
hombros, permitiendo que cayera. Antes de que el coraje pudiera abandonarla salió de él y 
lo echó a un lado de una patada. Ahora, igual de desnuda que él, alzó los ojos y extendió 
su mano hacia él. 
—Bájate el pelo. —Ella echó su mano hacia atrás y se echó la trenza sobre el hombro, 
desenrollándola. Él dio un paso hacia ella y tuvo que luchar contra el instinto de alejarse 
de él. Era tan enorme, parecía absorber el aire de todo el espacio que le rodeaba. Tras ex‐
tender la mano tocó su pelo y frotó un rizo entre su índice y pulgar—. Es tan suave. 
Ella podía oír el placer en su voz e inclinó la cabeza, no muy segura de cómo respon‐
der. Le asió la barbilla con la palma y usó el pulgar para alzarle la barbilla. Su erección era 
dura  contra  su  estómago  y  ella  podía  sentir  la  humedad  de  la  cabeza  cubrir  su  piel.  La 
cueva era fría, pero el fuego y su propia excitación la calentaban mientras esperaba a ver lo 
que hacía él a continuación. 
El pulgar de él frotó su labio inferior y ella separó los labios para permitirle un mejor 
acceso. No sonrió, pero ella pudo sentir su satisfacción. Eartha cerró los ojos mientras ba‐
jaba  la  cabeza  hacia  ella.  A  diferencia  del  beso  duro  y  castigador  al  que  estaba  acostum‐
brada, el beso de Arrik era tan leve como el soplo del viento mientras sus labios rozaban 
los de ella. Ella se empinó sobre los dedos de los pies para intentar profundizar el contacto 
entre ellos. Como si esa fuera la señal que estaba esperando, él incrementó la presión de su 
boca mientras su lengua se deslizaba brevemente dentro, explorándola. 
Eartha jadeó mientras el calor se disparaba por su cuerpo. Su sexo pulsaba y dolía y 
sus  pechos  palpitaban. Sin  pensarlo le envolvió el  cuello  con los brazos y bajó  su  cabeza 
hacia ella. La lengua de él se introdujo a continuación en la boca de ella, buscando la suya, 
y en el momento en que sus lenguas se tocaron ella supo que era diferente. Su lengua era 
más larga, más áspera, y la punta parecía más aguda, como si estuviera bifurcada como la 
de una serpiente. Eso la asustó, recordándole crudamente que Arrik era más que un mero 
hombre. Entonces él acarició el interior de su boca y ella olvidó todo salvo el placer que la 
recorría. 
Las manos de Arrik se deslizaron hacia su cuello y ella jadeó cuando él apartó brus‐
camente su boca de la de ella. Su ceño era feroz mientras le alzaba la cabeza y examinaba 
el collar de hierro cubierto de cuero que envolvía su cuello. Estaba cerrado en la parte de‐
lantera y solo Hameon tenía la llave. 

18 
—¿Qué es esto? 
—Habría pensado que era obvio, mi señor. —La vergüenza la llenó, lo que la hizo res‐
ponder agudamente—. Es un collar de esclavo. 
La furia le recorrió en oleadas y el fuego cercano a ellos saltó en el aire. Eartha tenía 
mucho miedo de que su cáustica respuesta le hubiera enfadado, pero no se echaría atrás 
ante él. Sus días de inclinarse ante cualquier hombre habían terminado. 
Se obligó a no estremecerse cuando su mano vino hacia ella, endureciendo su cuerpo 
contra  el  golpe  que  estaba  segura  que  vendría.  Pero  su  mano  no  la  tocó  en  absoluto.  En 
cambio, sus dedos envolvieron la cerradura y apretaron fuerte. El metal explotó entre sus 
dedos,  reducido  a  poco  más  que  polvo.  Mientras  ella  estaba  todavía  atontada  Arrik  le 
quitó el collar maldito y lo arrojó al fuego. 
—Ya no eres una esclava. 
Eartha solo pudo quedarse mirándole maravillada. Alzó la mano al cuello y se lo frotó 
cuidadosamente.  Había  rezado  por  este  día  durante  años,  lo  había  anhelado  durante  lo 
que parecía toda una vida. Abrió la mano para agradecérselo, pero sus siguientes palabras 
detuvieron las gracias antes de que se derramaran de su boca. 
—Sobre las manos y las rodillas. Te quiero ahora. 
Arrik apenas podía contener la rabia que fluía por sus venas. Combinada con la lujuria 
que  recorría  su  cuerpo,  estaba  en  un  estado  volátil.  La  bestia  dentro  de  él  golpeaba  su 
mente y su cuerpo, y sabía que tenía que reclamar a Eartha. La vista del collar de esclavo 
alrededor  de  su  cuello  era  una  abominación  y  una  situación  que  necesitaría  ser  resuelta. 
Pero no ahora. Ahora tenía que tenerla bajo él, aceptando su cuerpo dentro de ella. 
Podía sentir la aprensión de ella, pero no le quedaba paciencia para calmarla. Ella hab‐
ía hecho su elección y ahora debía vivir con las consecuencias. Ella se lamió los labios y él 
gimió cuando siguió la ruta de su lengua rosa y mojada. El alivio y la anticipación le llena‐
ron cuando ella se dirigió a la cama improvisada y bajó su cuerpo a la tierra. 
Se giró sobre las manos y las rodillas, bajó la cabeza y esperó. 
Arrik no pudo controlar el rugido de placer que retumbó profundamente dentro de él. 
Resonó por la cueva, rebotó en las paredes y les rodeó. Eartha se estremeció pero no se 
movió.  Él  cayó  de  rodillas  detrás  de  ella,  haciéndose  un  hueco  para  él  entre  sus  piernas 
abiertas.  Se  agachó sobre la espalda de  ella y colocó las manos en  la tierra  al lado de  las 
suyas de forma que su cuerpo la cubrió totalmente, con su pene recostado contra la parte 
baja de su espalda. 
¡Suya! Podía sentir a su cuerpo empezar a cambiar y luchó contra su propia naturale‐
za. Su columna se erizó y crepitó, pero él prevaleció, conservando la forma de un hombre. 
Quería tocarla toda ella, saborear su dulce carne, pero no había tiempo para eso. Esta vez 
era para reclamar. La siguiente sería para explorar. 
Mordisqueó la parte de atrás de su cuello y arrastró la lengua por toda la longitud de 
su  espina  dorsal mientras se sentaba entre sus  piernas  separadas.  Estaba demasiado  del‐
gada, pero eso cambiaría. 
Se  puso  rígido,  y  se  recordó  que  ella  no  era  suya  para  que  la  conservara.  Ahora  que 
tenía su libertad no desearía atarse a uno como él. 
Sus  manos  acariciaron  sus  costados  mientras  las  movía  a  su  cintura.  Podía  sentir  las 
líneas levantadas en su carne, evidencia de las palizas a las que había sobrevivido. Su ca‐
beza amenazó con explotar cuando la imagen de ella agachada y cubriéndose mientras un 
hombre  desconocido  la  golpeaba  para  someterla  ardió  en  su  mente.  Requirió  de  toda  su 

19 
fuerza de voluntad el aplacar su cólera, apartarla de su mente y concentrarse en el aquí y 
el ahora. 
Eartha tembló ligeramente cuando él se colocó detrás de ella. Empujó su hinchado pe‐
ne  entre  las  piernas  de  ella  y  lo  dejó  deslizarse  a  lo  largo  de  los  pliegues  mojados  de  su 
sexo, cubriendo su longitud con la evidencia de la excitación femenina. Movió sus caderas 
hacia atrás y arrastró de nuevo su erección sobre el sexo de ella, asegurándose de que aca‐
riciaba su clítoris, pues quería darle placer. 
Su gemido era el sonido más dulce que había oído nunca. Más bello que la canción de 
los pájaros de las montañas que cantaban para él todas las mañanas. Su trasero se movió 
de vuelta hacia él, en busca de su toque. 
Apartó  las  manos de su cintura y la acarició hacia arriba, sintiendo su torso delgado 
bajo sus palmas mientras continuaba hacia sus senos. Recogió los firmes montículos en sus 
manos ahuecadas ycon los pulgares jugueteó con los pezones. 
Las llamas del fuego le calentaban, pero el calor de su excitación hacía arder todo su 
cuerpo. Podía sentir un brillo de sudor que cubría su cuerpo mientras insertaba la punta 
de su excitación dentro de su húmeda abertura. Sus músculos internos atraparon la punta 
de  su  pene  como  si  le  urgieran  a  ir  más  profundo.  Gruñendo  se  alzó  hacia  delante,  y  se 
detuvo cuando sintió la resistencia apretada de su cuerpo. Era más grande que la mayoría, 
y necesitaba ir lentamente. Al menos al principio. 
Pero era más fácil decirlo que hacerlo. Su lujuria, que se había permitido que creciera 
durante mucho tiempo, era ahora incontrolable. 
—Tómame,  Eartha.  —Orden  o  súplica,  no  lo  sabía.  Solo  sabía  que  quería  que  ella  le 
aceptara gustosamente a todo él. 
Pudo sentir cómo intentaba relajarse, incluso empujó su exuberante trasero hacia él. 
El conocimiento de que ella estaba intentando aceptarle le dio algo del control que ne‐
cesitaba. 
Mientras mantenía una mano en su seno movió la otra a su estómago y empezó a me‐
cerse adelante y atrás sobre sus rodillas, empujando su pene más profundamente con cada 
movimiento hacia delante. 
Su cuerpo empezó gradualmente a aceptarle, y cuando se sepultó hasta la base echó su 
cabeza hacia atrás y rugió de nuevo. El sonido estaba todavía reverberando alrededor de 
ellos cuando él se retiró y empezó a empujar. Empezó lentamente al principio, pero gra‐
dualmente sus caderas empezaron a golpearla. Sus movimientos eran tan poderosos que si 
no fuera por su sostén se habría deslizado hasta la mitad de la cueva. Su vagina era como 
la  más  suave  de  las  sedas,  y  se  apretaba  alrededor  de  él,  dándole  la  bienvenida.  Bajó  la 
mano más allá del estómago de ella, la deslizó a través de su vello púbico y encontró su 
clítoris con sus dedos inquisitivos. 
El escroto entre sus piernas estaba tan tenso contra su cuerpo que bordeaba en el do‐
lor. Su pene empezaba a sufrir espasmos, y sabía que ya no podía contener su lujuria por 
más tiempo. 
—Córrete  para  mí  —dijo  entre  sus  dientes  apretados  mientras  continuaba  azotando 
dentro de ella—. Ahora. 
Un golpe final y su pene explotó. Se vació dentro de ella, derramando su semilla pro‐
fundamente en su interior. Su orgasmo pareció provocar el de ella y se convulsionó en sus 
brazos,  sus  gritos  se  mezclaron  con  el  suyo  propio  de  finalización.  Pareció  durar  para 

20 
siempre mientras el cuerpo de ella se tensaba alrededor de él, exprimiendo hasta la última 
gota de deseo por él. 
Él dejó caer su cabeza entre los hombros de ella, jadeando para respirar. En sus cientos 
de  años de existencia  nunca había sentido nada como esto. Ninguna mujer se  había  aco‐
plado a él tan bien o había igualado sus deseos tan completamente. El impulso de llevárse‐
la por arte de magia y mantenerla como propia era aplastante, pero sabía que no lo haría. 
El observar su suave aceptación de él volverse odio lo destruiría. 
Ella gimió cuando él se retiró de su cuerpo. Aunque ella acababa de satisfacer su luju‐
ria ya estaba creciendo de nuevo. Pero no la tomaría otra vez esta noche. Estaría demasia‐
do  sensible  y  dolorida.  Pero  mañana  por  la  mañana...  permitió  que  ese  pensamiento  se 
desvaneciera cuando Eartha cayó boca abajo sobre las capas. 
Arrik frunció el ceño y deseó haberla llevado a su casa, donde esperaba una cama con‐
fortable. Se merecía pieles suaves contra su piel, no tela áspera. Puso sus manos bajo ella y 
la recogió cuidadosamente en sus brazos. Sus ojos estaban cerrados, pero en sus labios ju‐
gueteaba una diminuta sonrisa. Ella no abrió los ojos, pero se acurrucó más cerca de él. 
La abrazó más fuertemente, alzó la capa del suelo y la colocó sobre él. Se acomodó so‐
bre  el  suelo  con  Eartha  cubriendo  su  cuerpo  y  extendió  su  capa  sobre  ambos.  No  era  lo 
bastante larga para cubrirle, pero el frío no le afectaría de la misma forma que a ella. 
Tras asegurarse de que estaba protegida del aire de la noche lo mejor posible cerró los 
ojos y disfrutó el peso de su cuerpo leve encima de él. Ella era una maravillosa manta. La 
comisura de su boca se curvó hacia arriba ante la idea. Se preguntó lo que pensaría de eso 
si se lo dijera. 
Arrik quería pasar horas hablando con Eartha, aprendiendo de ella y compartiendo su 
mundo con ella. Pero sabía que su tiempo juntos era limitado. Sus brazos se apretaron re‐
flexivamente alrededor de ella y ella gimió, desplazándose ligeramente. Se forzó a relajar 
su apretón y contuvo la respiración, sin querer despertarla de su sueño. Obviamente esta‐
ba agotada por los acontecimientos físicos y emocionales del día. 
Ella frotó la mejilla contra el pecho de él y suspiró profundamente mientras él pasaba 
su mano arriba y abajo por su espalda. Cuando ella finalmente se deslizó en un profundo 
sueño  él  permitió  que  su  mano  se  colocara  en  la  curva  de  su  cadera,  manteniendo  sus 
cuerpos cerca. Con su otra mano acurrucó su cabeza contra su pecho, cerró los ojos y dur‐
mió. 
 

21 
Capítulo 4 

Los  ojos  de  Arrik  se abrieron  de  golpe  y  contuvo  un  rugido  de  cólera.  Eartha  estaba 
profundamente  dormida,  su  cuerpo  extendido  sobre  su  pecho,  pero  el  tiempo  se  había 
agotado. Había esperado despertarla gradualmente y avivar sus deseos mientras lo hacía. 
Pero no iba a ser posible. Los jinetes se estaban aproximando rápidamente desde el este. 
Podía sentir la vibración de los cascos de los caballos contra la tierra apisonada. Había sa‐
bido que tendría que tratar con este problema antes o después, pero había estado esperan‐
do que fuera lo más tarde posible. 
Suspirando se inclinó y besó la parte de arriba de su cabeza antes de sacudirla suave‐
mente. 
—Debes despertarte pequeña, tenemos compañía. 
—Mmph —resolló mientras se acurrucaba más contra su pecho. 
Una sonrisa reacia tiró de sus comisuras hacia arriba mientras la sacudía de nuevo. 
—Eartha, debes despertarte ahora. 
Ella inclinó su cabeza hacia arriba y abrió un ojo. Un mechón de largo pelo negro cayó 
sobre su cabeza y resopló e intentó moverse. Arrik le retiró el cabello de la cara, deleitán‐
dose  en  su  blandura.  Anhelaba  sentir  su  longitud  acariciando  todo  su  cuerpo.  Su  pene, 
que ya había estado semierecto, empezó a removerse. 
—¿Por qué? 
A Arrik le llevó un momento recordar lo que le había dicho, tan encantado estaba por 
la suavidad de sus ojos y la sonrisa en su rostro. 
—Los jinetes se están aproximando rápidamente. 
Su  mirada  soñolienta  y  saciada  huyó  para  ser  sustituida  por  una  de  abyecto  terror 
mientras  se  apartaba  corriendo  de  su  cuerpo.  Recogió  su  vestido  del  suelo  y  se  lo  puso 
rápidamente, luchando para abrochar los lazos de cuero de la parte delantera. 
La furia incendió la sangre de Arrik, porque los jinetes tuvieran el poder de robarle su 
contento y su alegría. Se levantó sin molestarse en vestirse. No había necesidad. 
Se dirigió hacia ella a grandes zancadas y la agarró por los hombros. 
—Quédate dentro. Yo trataré con esto. 
—Yo te he traído esto. —Se mordió tan fuerte el labio que se hizo sangre—. Hameon 
ha  venido  a  capturarme  de  nuevo  y  a  arrastrarme  de  vuelta  con  él.  Matará  a  cualquiera 
que se ponga en su camino. —Sus bellos ojos se llenaron de tristeza—. No puedo permitir 
que te haga daño. 
Se alzó hacia delante y casi se lanzó sobre él, envolviéndole la cintura con las manos y 
abrazándolo fuerte. 
—No podría soportar que te alcanzara ningún daño. Me rendiré a ellos. 
Arrik  estaba  atontado  por  sus  palabras  desinteresadas.  Nadie  en  todos  sus  siglos  de 
existencia se había preocupado nunca por su seguridad. Él era un señor Drakon. Otros le 
buscaban por la protección, sin preocuparse nunca de él. Era un guerrero y una bestia de 
poder incomparable. 
Pero esta pequeña y bella mujer, con su vestido andrajoso y usado, sin posesiones que 
llamar suyas, volvería a la esclavitud con un amo cruel solo para protegerle. Sintió que el 
corazón le daba un vuelco en el pecho cuando unas emociones desconocidas le inundaron. 

22 
Se sintió indigno de su sacrificio y lealtad. Era el regalo más precioso que le habían dado 
nunca. 
Enmarcó la cara de ella con las manos y bajó la mirada hacia su pálido rostro, donde 
los ojos estaban llenos de determinación y de miedo. 
—Gracias. —Las palabras parecían inadecuadas para el sacrificio que ella estaba dis‐
puesta a hacer por él. 
Ella extendió la mano, enredó los dedos en el pelo de él y tiró de su cara hacia abajo, 
hacia la suya. Sus labios cubrieron los de él en un beso que era dulce y ligero, pero lleno de 
ternura y preocupación. 
—Gracias Arrik, por mostrarme lo que debería ser el verdadero placer entre un hom‐
bre y una mujer. —Se soltó de él, se separó, cuadró los hombros y empezó a andar hacia la 
abertura. 
Él extendió un largo brazo, la enganchó por la cintura y la atrajo de vuelta contra él. 
Inclinándose le susurró al oído: 
—Yo trataré con esto. Tú te quedas dentro de la cueva. 
La  vena  de su  sien  palpitó  cuando ella  sacudió la cabeza.  A pesar  de la seriedad del 
momento Arrik sintió la aplastante necesidad de reír. Nadie le contradecía. Nunca. Es de‐
cir, nadie salvo esta mujer increíblemente valiente aunque frágil que estaba en sus brazos. 
—Harás lo que te he dicho. —Su voz era áspera, sin tolerar ninguna desobediencia. No 
esperó a ver cuál era su respuesta, sino que se retiró de ella y dio rienda suelta a la bestia 
en su interior. 
Su  cuerpo  empezó  inmediatamente  a  cambiar.  Su  columna  vertebral  se  rajó  cuando 
comenzaron a surgir las alas. Eartha se cubrió la boca con la mano y se encogió contra la 
pared más lejana de la cueva. Arrik ignoró su reacción y se concentró en el enfrentamiento 
próximo.  Mientras  su  cuerpo crecía su piel cambiaba. De debajo  de su  piel  surgieron  es‐
camas verdes, cada una solapándose con la siguiente y proporcionándole protección con‐
tra sus enemigos. Su mandíbula se alargó, sus huesos se rompieron y reformaron cuando 
su rostro se convirtió en el de un dragón. Solo sus ojos eran del mismo verde brillante que 
habían sido antes. Había terminado en unos pocos segundos, la forma de la bestia era tan 
familiar como la del hombre. No era ninguno. Era ambos. 
—Te quedarás aquí. —Su voz era mucho más profunda y los ojos de ella se dilataron 
de miedo mientras asentía bruscamente. 
Arrik le dio la espalda y se dirigió a la entrada de la cueva. El tiempo se había agotado 
y los jinetes estaban sobre ellos. Salió a la brillante luz del sol de la mañana, se colocó de‐
lante de la abertura y se acomodó sobre sus ancas. 
Contó veinte caballos con guerreros sobre ellos mientras se abrían paso a través de la 
línea de árboles. Muchos de los animales se encabritaron con miedo cuando le vieron. Los 
hombres  juraron  y  recuperaron  brutalmente  el  control  de  sus  bestias  mientas  se  movían 
más cautelosamente hacia él. 
Un  hombre  grande  con  un  escudo  pesadamente  decorado  montaba  a  la  vanguardia 
del grupo. 
La arrogancia y la crueldad habían dejado sus marcas en él. Arrik entrecerró los ojos 
mientras se concentraba en el líder obvio del grupo y tomó la ofensiva. 
—¿Por qué venís aquí? 
El  hombre  refrenó  su  caballo  y  alzó  una  ceja  en  dirección  a  él,  obviamente  no  acos‐
tumbrado a ser desafiado. 

23 
—Estoy buscando algo que me pertenece. 
—Lo pregunto de nuevo, ¿por qué venís aquí? 
La irritación llenó el rostro del líder y sus labios se apretaron con desaprobación. 
—La esclava es mía. —Hizo una pausa y una mirada astuta apareció en sus ojos—. No 
me  preocupa  si  la  habéis  usado.  Contadlo  como  un  favor  que  os  hago.  Pero  es  mía  y  la 
quiero de vuelta. 
—¿Quién  eres  tú  para  exigirme  nada?  —Arrik  mantuvo  la  voz  suave,  y  enterró  su 
cólera en lo más profundo. 
—Hameon de Gradoc, mi señor. —Había mofa bajo sus formales palabras—. Sin duda 
habéis oído hablar del poderoso reino de Gradoc —se jactó él. 
—No me ocupo de asuntos triviales —resopló Arrik con disgusto—. El tema en discu‐
sión es la mujer. —Entrecerró los ojos y fijó la mirada en Hameon antes de barrer a todo el 
grupo con sus fríos ojos verdes—. Es mía, y cualquiera que pretenda llevársela es mi ene‐
migo. —Su advertencia era clara—. Pensadlo despacio antes de actuar. Si por casualidad 
me desafiáis entonces también os convertís en los enemigos de mis hermanos. 
Era bien sabido que aunque los dragones guardaban las distancias, si atacabas a uno 
todos  responderían  a  la  llamada.  Los  hombres  detrás  de  Hameon  se  movieron  nerviosa‐
mente, dirigiéndose los unos a los otros miradas inquietas. Arrik sintió su incertidumbre y 
supo que la victoria estaba al alcance de la mano. Si le atacaban como un grupo tenían una 
posibilidad remota de derrotarle, pero a un grupo menor podía derrotarle sin siquiera su‐
dar. 
Sintió a Eartha salir sigilosamente detrás de él y juró interiormente. Debería haber sa‐
bido que no se quedaría donde le había dicho. Era demasiado obstinada y valiente para su 
tranquilidad de ánimo. Solo esperaba que se quedara en la relativa seguridad de la cueva 
hasta que esto hubiera terminado. 
Como un hombre que se hubiera vuelto ligeramente loco, Hameon estaba más allá de 
todo pensamiento racional. 
—La mujer es mía —rugió él, con la baba volando de su boca—. Te mataré dragón, y 
cuando haya terminado con ella la mataré también. —Con la espada desenvainada cargó 
contra Arrik. 
Pero Arrik no movió un músculo. Justo cuando el caballo y el jinete estaban en el radio 
de acción movió su cola larga y muscular. El sonido  fue  como el  chasquido de un látigo 
fuerte, y se mezcló con los gritos del jinete y el caballo cuando fueron barridos y lanzados 
por el aire sobre el borde del acantilado. Sus gritos resonaron a un lado de la montaña an‐
tes de cortarse bruscamente. El silencio era espeso alrededor de ellos. 
Los caballos se movieron agitadamente debajo de sus jinetes, y Arrik se giró para en‐
carar al hombre que reconoció de la taberna. 
—Proctor, ¿eres un hombre inteligente? 
—¿Mi señor? —Observó a Arrik socarronamente. 
—Con Hameon muerto, ¿quién dirigirá a sus hombres, poseerá su casa, reclamará sus 
riquezas? —Pudo ver el entendimiento creciente en el rostro de Proctor, el destello avaro 
en sus ojos—. Un hombre inteligente lo reclamaría para sí. —Su voz se hizo más profunda 
cuando permitió que se mostraran los primeros rastros de cólera—. Pero un hombre muer‐
to no puede reclamar nada. 
Proctor retrocedió ligeramente, apartándose de Arrik. 
—¿Pero qué hay de la mujer? 

24 
Arrik  observó  al  hombre,  preguntándose  si  la  avaricia  hacía  a  todos  los  hombres 
intrínsecamente  estúpidos.  Quería  que  este  asunto  quedara  resuelto  de  una  vez  para 
siempre. 
—Me la venderás. —Podía ver el cálculo creciente en los ojos de Proctor y le envió una 
advertencia—. No tientes a mi paciencia. 
—No, mi señor. —El cálculo fue rápidamente reemplazado por miedo. 
—Espera aquí. —Arrik se giró con un balanceó y se agachó, escurriéndose dentro de la 
cueva y arrastrando a Eartha de vuelta al centro. 
Ella  sostenía  una  pequeña  daga  apretada  fuertemente  en  su  mano,  y  él  la  reconoció 
como una que él llevaba guardada en su bota. Inclinó su cabeza inquisitivamente hacia un 
lado. 
—Para protegerte si es necesario, mi señor. 
Arrik sacudió la cabeza en dirección a ella y continuó hacia la parte de atrás de la cue‐
va. Trataría con ella después de librarse de los hombres. Solo tardó segundos en desente‐
rrar  su  alijo.  Todos  los  dragones  guardaban  el  grueso  del  tesoro  en  sus  hogares,  pero  la 
mayoría tenían pequeños alijos a lo largo de sus dominios. Como un dragón de montaña, 
conocía todas las cuevas y cavernas de alrededor. 
No miró a Eartha mientras salía de nuevo de la cueva hacia donde los hombres esta‐
ban esperándole impacientemente. 
—Todos sois testigos de que la mujer me ha sido vendida. Es mía. —Arrojo un peque‐
ño monedero hacia Proctor, que lo atrapó fácilmente en el aire. 
Arrik no era ningún tonto. Sabía que los humanos amaban el brillo y el destello del oro 
y las joyas, y había provisto a Proctor con bastante para comprar dos docenas de esclavas 
o más. 
—Hemos terminado. 
Proctor abrió el monedero, comprobó el contenido y sus ojos se ensancharon mientras 
su cabeza se alzaba de golpe para encontrar la mirada de Arrik. 
—Sí, mi señor. Hemos terminado. —Metió el monedero dentro de su camisa e hizo gi‐
rar a su caballo—. A casa —gritó. Todos los hombres dirigieron una mirada final de temor 
a Arrik antes de seguirle. 
Cuando el sonido de sus caballos se desvaneció sintió a Eartha detrás de él. 
—Gracias,  mi  señor.  —Cayó  de  rodillas  delante  de  él  e  inclinó  la  cabeza—. Ahora  te 
pertenezco. 
La tierra tembló con la fuerza del bramido de Arrik. El fuego salió disparado de su bo‐
ca, chamuscando la ladera y quemando los arbustos y pequeñas plantas que habían logra‐
do  crecer  entre  las  rocas.  La  furia  le  azotó.  ¡Cómo  se  atrevía  ella  a  decir  tal  cosa!  Pero 
Eartha no se había movido de su posición, ni se agachó con miedo. En lugar de ello alzó la 
cabeza  y  encontró  su  mirada  directamente.  Había  orgullo  y  una  aceptación  serena  en  su 
comportamiento. Él notó que su cara estaba manchada de suciedad, y que sus ropas nece‐
sitaban desesperadamente limpiarse, pero no había visto una visión más bella en toda su 
vida. 
Sabía qué tenía que hacer. 
Se movió pesadamente para quedarse de pie delante de ella y dejó caer a sus pies la 
segunda bolsa que había tomado de su alijo. 
—Esto es tuyo. Eres libre. 
Se formó un ceño entre sus cejas cuando se agachó y recogió la bolsa. 

25 
La abrió y derramó el contenido en el suelo. El oro y las piedras preciosas ensuciaron 
el suelo alrededor de ella. Había más que suficiente para que viviera cómodamente duran‐
te varias vidas. Sus dedos delinearon varias de las piedras antes de alzar la vista hacia él. 
—No entiendo. 
Arrik deseó que tomara el tesoro y se fuera. El dolor en su interior era casi mutilador. 
El dragón estaba gritándole que la llevara de vuelta a su refugio y la mantuviera allí para 
siempre.  Que  ella  era  su  verdadera  compañera  y  le  pertenecía.  Pero  su  corazón  humano 
sabía que no podía arrebatarle su libertad recién descubierta. 
—No hay nada que entender. Toma tu dinero y vete. —Le volvió la espalda y apretó la 
mandíbula para contener el dolor. 
La oyó ponerse en pie de golpe y luego algo le golpeó en la espalda. Se dio la vuelta 
bruscamente y tuvo que agacharse para evitar ser golpeado en la cara por un gran rubí. 
—¡Te dije que no soy una puta! —le gritó ella mientras le tiraba pesadas piezas de oro, 
que rebotaban en sus gruesas escamas. 
—¡Sé que no eres una puta! —le rugió él en respuesta—. Eres obstinada y exasperante 
y valiente y valerosa... —se calmó mientras su cólera moría tan rápidamente como había 
empezado. 
El cansancio comenzó a apoderarse de él. 
—Eres libre. —No podía permanecer más aquí. Sentía como si le estuvieran arrancan‐
do el corazón del pecho. Se volvió y se dirigió pesadamente hacia el bosque. 
—¿No me quieres? 
Sus  palabras  suavemente  susurradas  le  detuvieron  en  seco,  alanceándole  con  dolor. 
¡No  quererla!  ¿Cómo podía siquiera pensar tal  cosa?  ¿No  sabía  qué  tortura era esto para 
él? La verdad fue como un destello de luz cegadora. Por supuesto que no lo sabía. Nunca 
se lo había dicho. 
Se forzó a relajarse y se concentró en cambiar. Sus huesos se quebraron y se reconstru‐
yeron, sus órganos internos cambiaron de forma. A la luz áspera de la mañana Eartha pu‐
do verlo todo claramente. Era mejor si ella lo veía como realmente era. Sin ocultar nada se 
volvió para encararla una vez más en la forma de un hombre. 
Ella estaba de pie a unos metros de él, con su pelo largo agitado por la brisa, más bella 
que ninguna de las joyas que estaban dispersas a su alrededor. 
—Te quiero más que ningún hombre o bestia ha querido nunca a su compañera. Lle‐
nas  todos  los  lugares  solitarios  en  mi  interior.  Te  quiero  en  mi  cama  cada noche.  Quiero 
compartir mi mundo contigo cada día. Quiero que camines a mi lado en los largos siglos 
por venir. 
La mandíbula de ella se había desencajado y se aferró el pecho con la mano, pero no 
dijo nada. Así es que él siguió desvelándole sus secretos más íntimos. 
—Te tendría como mía, mi Dama Dragón. Pero has estado esclavizada durante años y 
acabas de obtener tu libertad. Mereces vivir y amar a un hombre de tu propia clase, no a 
un hombre que es más bestia que humano. 
Ella se lamió sus rosados y exuberantes labios y el cuerpo de él se despertó ante la vis‐
ta.  No  hizo  nada  para  esconderle  su  excitación  creciente.  No  estaba  avergonzado  de  su 
deseo de ella. 
—Me quedaría contigo —habló ella tímidamente. 
—No quiero tu compasión o tu gratitud. —Apretó los puños a los costados para evitar 
alcanzarla  y  atraerla  a  sus  brazos.  El  sol  era  caliente  contra  su  piel  y  su  lujuria  por  ella 

26 
quemaba  en  su  interior.  Quería  arrastrarla  al  suelo  y  follarla,  marcarla  de  tal  forma  que 
nunca, nunca le olvidara. 
—Te  estoy  agradecida  pero  no  te  compadezco.  —Ella  dio  varios  pasos  hacia  él—.  Sé 
que apenas nos conocemos el uno al otro, pero de alguna forma te conozco. —Se golpeó el 
pecho con  la mano  cerrada  para  enfatizarlo—. Mis instintos me  han  mantenido viva  du‐
rante años mientras otros han muerto. Confío en ellos. 
Incapaz de detenerla, la pregunta manó de sus labios. 
—¿Y qué te dicen tus instintos? 
Le ofreció una suave sonrisa, eliminó la distancia entre ellos y colocó su pequeña ma‐
no sobre el corazón de él. 
—Que nunca encontraré otro hombre tan bueno como tú aunque busque en el mundo 
entero  durante  el  resto  de  mis  días.  Que  llenas  los  espacios  oscuros  en  mi  interior  y  me 
traes luz. Que me protegerás y me mantendrás segura. 
Él  cerró  los  ojos  y  se  tragó  el  nudo  de  su  garganta.  Era  como  había  temido.  Lo  que 
sentía era gratitud. Pero no había terminado todavía. 
»Que me amarás tanto como he llegado a amarte. 
Sus ojos se abrieron de golpe y luego se entrecerraron. 
—No bromees conmigo, Eartha. 
Ella sacudió la cabeza, obviamente exasperada por él. 
—Hombre o bestia eres obstinado. —Sonriendo le rodeó el cuello con los brazos y bajó 
su cabeza hacia la de ella—. Podemos trabajar en eso. —Pero la sonrisa desapareció cuan‐
do  miró  a  lo  más  profundo  de  sus  ojos—.  Te  amo  Arrik,  y  quiero  estar  contigo  durante 
tantos años como me queden de vida. 
Alzándola en sus brazos enterró el rostro en la curva dulce de su cuello y la sostuvo 
tan  fuertemente  como  se  atrevió.  No  quería  hacerle  daño,  pero  no  quería  espacio  entre 
ellos. La sinceridad en sus ojos y sus palabras relucía tan brillante como el sol de la maña‐
na.  La  sostuvo  hasta  que  ella  comenzó  a  retorcerse  en  su  abrazo.  Lentamente  le  bajó  los 
pies de nuevo al suelo. 
Recogió la bolsa desechada y reunió todo el oro y las joyas, riéndose cuando ella le di‐
rigió una mirada inquisitiva. 
—Soy un dragón, pequeña. No puedes esperar que deje el tesoro. 
Su dulce sonrisa le rodeó mientras le ayudaba a recoger el resto. Cuando estuvo ter‐
minado le tendió la mano. 
—Vamos a casa. 
Ella no dudó cuando colocó su mano en la de él y caminó a su lado. 
 

27 
Capítulo 5 

El corazón de Eartha  latía y el regocijo la llenaba cuando desmontó de la espalda de 
Arrik.  Acababa  de  montar  a  un  dragón.  Sofocó  una  risilla  tonta.  Él  la  había  montado  la 
noche pasada, así es que tal vez era justo. Se pellizcó sin ser capaz de creerse cuánto había 
cambiado su vida en los días pasados. 
La enorme puerta de roble y acero se cernía sobre ella, y sabía que no había manera de 
que pudiera mover una cosa tan pesada. Mantuvo su curiosidad bajo control cuando Arrik 
cambió de forma y abrió fácilmente la puerta. Entró a grandes zancadas, totalmente indife‐
rente al hecho de que estaba desnudo. Simplemente había dejado sus ropas atadas como 
un fardo en la cueva. 
Era  asombroso  cuán  rápidamente  se  había  acostumbrado  a  verle  cambiado.  Ya  no  le 
parecía extraño o aterrador. Era simplemente otra parte de él, y admitía francamente que 
encontraba ambos aspectos igualmente fascinantes. 
Con  los  ojos  como  platos  trató  de  abarcar  el  lujo  de  lo  que  la  rodeaba  mientras  él  la 
arrastraba a través de varias habitaciones enormes hacia la parte de atrás de la cueva. Se 
detenía solo para encender algunas linternas, y usaba su propio aliento para encender la 
llama. Eartha estaba cautivada. 
A cualquier lugar que mirara había telas suntuosas, muebles bellamente tallados y to‐
das las comodidades. Podía ser una cueva, pero se parecía al interior de un castillo. 
Tras hacer a un lado una cortina —que hacía las veces de puerta— hecha de preciosas 
gemas que brillaban a la luz, Arrik la arrastró a lo que obviamente era su dormitorio. Va‐
rios cofres y guardarropas muy elaborados estaban situados contra las paredes, pero fue la 
cama gigantesca lo que capturó su atención. Estaba rodeada por una tela diáfana, casi os‐
cureciendo  el  interior,  pero  podía  ver  suaves  pieles  amontonadas  en  altas  pilas  sobre  el 
colchón. 
—¿Sentías lo que dijiste? —Se movió por la habitación encendiendo una vela tras otra 
hasta que la habitación quedó bañada en una suave luz. 
Su voz estaba llena de tal anhelo que ella volvió toda su atención hacia él. Habría mu‐
cho tiempo para examinar su nuevo hogar. 
—Sentía todo lo que dije —le aseguró ella—. ¿Pero a qué te refieres expresamente? 
Su cara se veía aún más dura y un músculo tiraba justo bajo su ojo derecho. 
—A que querías estar conmigo todos los años que te quedaran. 
—Sí. —No hubo ninguna vacilación. Sabía lo que quería. 
—¿Y si te dijera que podías vivir mucho más? —Él hizo una pausa y apretó los puños 
a  los  costados—.  No  es  justo  de  mi  parte  pedírtelo,  porque  el  proceso  es  doloroso  y  tu 
hermosa piel quedaría marcada de por vida, pero puedo compartir mi longevidad contigo. 
—Sí. —En este punto a Eartha no le importaba lo que implicara. 
Si acaso, su respuesta le puso incluso más tenso. 
—No sabes lo que implica. —Se pasó los dedos por el pelo—. Tendré que hacerte da‐
ño,  Eartha.  Y  luego  estarás  atada  a  mí  mientras  ambos  vivamos.  Nunca  podrás  dejarme. 
Estarás  encadenada  a  mí  para  siempre,  tan  seguramente  como  estabas  encadenada  a 
Hameon. 
Eartha negó con la cabeza. 

28 
—Ni  siquiera  pienses  en  compararte  con  ese  monstruo.  Tú  te  preocupas  porque  yo 
sienta cualquier clase de dolor, y él vivía para hacer daño a otros. 
Tiró de los lazos de su vestido para abrirlos, lo hizo resbalar desde los hombros y salió 
de la tela. 
—Sé  que  las  sentiste.  —Se  giró  y  le  ofreció  la  espalda—.  Pero  mira  y  ve  realmente 
cómo era antes mi vida. 
Le oyó tomar  aliento profundamente y le sintió  moverse más cerca  de  ella.  Su  toque 
era gentil mientras delineaba cada cicatriz de su espalda. 
—Si no estuviera ya muerto lo buscaría y lo mataría. 
Eartha parpadeó para contener las lágrimas que amenazaban derramarse de sus ojos. 
Nadie le había hecho sentir de la forma en que Arrik lo hacía. 
—Entonces sabes que te digo la verdad cuando digo que no me importa lo que tengas 
que hacer. Confío en que no me harás más daño del que sea necesario para esto. —Volvió 
su rostro hacia él y alzó las manos para capturar su cara—. Te amor, mi señor Drakon, y 
quisiera  que  estuviésemos  juntos  todo  el  tiempo  que  sea  posible.  Y  si  sufrir  un  pequeño 
dolor nos da más tiempo, entonces que así sea. 
Él la alzó en brazos y la llevó directo a la cama, colocándola cuidadosamente en el cen‐
tro antes de estirarse a su lado. Sus dedos siguieron ligeramente los contornos de su cara 
mientras la estudiaba atentamente. 
—No temas, mi señor. Todo estará bien. 
Por primera vez desde que le había encontrado él sonrió, y Eartha se olvidó de respi‐
rar. Cambiaba sus rasgos completamente, y se quedó cautivada por él. Era como si alguna 
luz interior brillara desde sus ojos y la cautivaba con sus tiernos rayos. Simplemente era el 
hombre más magnífico que hubiera visto nunca. 
Entonces él bajó su cabeza hacia el seno de ella. 
—Respira, pequeña —se rió él entre dientes. 
Eartha  inspiró  profundamente  cuando  él  capturó  el  pico  túrgido  entre  sus  labios,  lo 
chupó suavemente y se lo introdujo más profundamente en la boca. Sus dedos trazaron la 
curva de su cuello antes de continuar hacia abajo, sobre la curva de su seno y su torso. Bajó 
por su cuerpo, dejando un rastro de besos mientras serpenteaba hacia su estómago. 
Apretó  la  ropa  de  la  cama  entre  los  puños  y  trató  de  encontrar  un  asidero.  Pero  era 
imposible. Era como si estuviera intentando tocar cada centímetro de su cuerpo. No estaba 
segura  de  que  sobreviviera  lo  suficiente  para  que  él  terminara.  Su  cuerpo  ya  estaba  cla‐
mando por la liberación. 
Su  lengua  giraba  en  torno  al  hueco  de  su  ombligo  antes  de  que  él  se  deslizara  hacia 
abajo y se colocara entre sus muslos. 
—El  olor  de  tu  creciente  deseo  es  excitante  —susurró  él  mientras  besaba  sus  muslos 
con la boca abierta—. Pero sabe incluso mejor. 
Su  lengua,  su  exquisita  lengua,  subió  por  un  lado  de  su  sexo  y  bajó  por  el  otro,  ex‐
citándola  con  su  aspereza.  Entonces  la  deslizó  dentro  de  ella.  Los  gritos  de  ella  llenaron 
pronto el cuarto, mientras empujaba las caderas hacia él. Su lengua era larga y tocaba lu‐
gares en su interior que le hacían gritar de placer. 
Pronto un dedo reemplazó a la lengua, que se movió en círculos por los pliegues hin‐
chados antes de cubrir su clítoris. Luego otro dedo se unió al primero mientras empujaba 
ambos dentro y fuera de su cuerpo, llevándola cada vez más al borde de la locura. 

29 
Ella  clavó  sus  talones  en  el  colchón  y  arqueó  la  parte  inferior  de  su  cuerpo  hacia  él, 
pues  quería  sentirle  en  todas  partes,  más  profundamente,  le  quería  solo  a  él.  Juraría  que 
vio estrellas cuando explotó, su cuerpo se convulsionó mientras la barrían olas de placer. 
Cuando  finalmente  se  cayó  sobre  la  cama  y  se  hundió  en  sus  profundidades,  se  sentía 
somnolienta y saciada, casi mareada de placer. 
Arrik rodó al costado de ella y yació sobre su espalda, con un brazo sobre la cara. Ella 
lo contempló, asombrada de cuánto daba. Su pene estaba duro, la humedad goteaba de su 
punta, pero él no había hecho ningún movimiento para tomarla. Extendió la mano y acari‐
ció insegura su longitud. Era tan duro, y aun así su piel era tan suave. Él gimió y movió el 
brazo de forma que pudiera verla. 
—Tiene que ser tu elección. —Ahora su voz era casi irreconocible, y ella sabía que es‐
taba luchando contra su mitad animal—. Si quieres ser mi esposa, mi Dama Dragón, debes 
montarme y tomarme voluntariamente en tu cuerpo. 
Eartha estaba sobre sus manos y rodillas antes de que él hubiera terminado de hablar. 
Ella estaba definitivamente dispuesta. Más que dispuesta. Pasó una pierna sobre el cuerpo 
de él y se colocó de forma que quedó sentada a horcajadas sobre la parte superior de sus 
muslos. Incapaz de resistirse delineó con un dedo la vena que palpitaba en su pene. 
—Eartha —masculló él entre sus dientes apretados. 
Obviamente este no era el momento de juguetear con su bestia. Se alzó sobre las rodi‐
llas, capturó su erección en la mano y se colocó de forma que solo la cabeza se deslizara en 
su abertura. 
—Tomo  voluntariamente  tu  cuerpo  en  el  mío.  —Ella  se  sentó  con  fuerza,  llevándolo 
profundamente hasta dentro. 
Él era muy grande, y sus músculos internos estaban todavía doloridos, así es que fue 
más difícil de lo que esperaba. Pero estaba decidida. Se meció hacia delante y hacia atrás, 
llevándole más hasta dentro con cada empuje hacia abajo, hasta que estuvo enterrado has‐
ta la base. Eartha apenas se atrevía a respirar, tan llena se sentía. La sensación bordeaba el 
dolor, pero había también un placer increíble. 
Arrik se enderezó y se sentó. 
—Rodéame con las piernas. 
Era difícil, pero logró pasar primero una pierna y luego la otra alrededor de la cintura 
de él, y cruzó sus tobillos en la parte baja de su espalda. Incluso aunque estaba segura de 
que había llegado a lo más profundo que podía, el ligero cambio de posición le introdujo 
más hasta dentro. Eartha gimió y él se quedó congelado. Ella casi podía oír los pensamien‐
tos de él. 
—No te atrevas a parar. —Se agarró a sus hombros en busca de apoyo, y pudo sentir 
las uñas clavándose en su carne. 
Sus  ojos  destellaron  con  un  verde  brillante  y  luego  oyó  el  ahora  familiar  ruido  de 
agrietamiento cuando su cuerpo empezó a cambiar. Pero era diferente esta vez. El hombre 
permaneció, pero las alas del dragón aparecieron detrás de él. 
—Esto dolerá. 
Una vez más sintió su renuencia a hacer nada que le causara dolor, y su necesidad de 
darle una última oportunidad de cambiar de opinión. 
—No me importa. —Se reclinó hacia delante, hundió el rostro en el cuello de él y es‐
peró. 

30 
Las  alas  revolotearon  y  se  doblaron  hacia  delante,  envolviéndolos  en  un  capullo  pri‐
vado. Las escamas se sentían ásperas contra su espalda, hombros y parte superior de los 
brazos cuando se amoldaron a ella. El abrazo de Arrik se hizo más fuerte. 
—Te amo, Eartha. 
Todo su cuerpo se arqueó hacia atrás cuando pequeñas agujas asetearon su carne en 
todo los sitios en que sus alas la tocaban. Se mordió el labio para evitar gritar, pues sabía 
que  era  más  difícil  para  Arrik  que  para  ella.  Sentía  como  si  todo  el  cuerpo  estuviera  en 
llamas, con todos sus órganos internos ardiendo. Perdió la noción del tiempo, pero el do‐
lor se disipó gradualmente aunque sus alas todavía la rodeaban. 
Ella podía sentir el latido de su pene profundamente en su interior y su propio deseo 
de repente repuntó. Gimió e intentó moverse, pero fue incapaz. Él alzó la cara de ella para 
encontrar la suya. 
—Eres mía ahora. Para siempre. 
Una vez aquellas palabras la habrían llenado de temor, pero ahora la llenaron de una 
alegría increíble. Se inclinó hacia delante y besó sus labios. 
—Eres mío ahora. Para siempre. —Ella repitió sus palabras, adorando la forma en que 
sonaban cuando se deslizaban por su lengua. 
Arrik  capturó  sus  labios  en  un  beso  ardiente  mientras  le  rodeaba  la  cintura  con  los 
brazos  y  empezaba  a  moverla  arriba  y  abajo  sobre  su  tensa  erección.  Su  lengua  hacía  el 
amor  a  su  boca  como  su  pene  hacía  el  amor  a  su  cuerpo.  Con  sus  largas  alas  en  torno  a 
ambos nada existía salvo ellos. 
Sus empujes se hicieron más duros. Más profundos. Eartha se apartó de su beso, jade‐
ando en busca de aire. Todo su cuerpo estaba apretado fuertemente. Ella estaba tan cerca. 
Arrik estaba medio loco de necesidad, sumergiéndose más fuerte y más rápido. Las manos 
de ella se deslizaron de los hombros masculinos, que estaban cubiertos de un fino sudor. 
Ella se corrió gritando. Su vagina se apretó alrededor de él como un torno, y sintió la 
liberación masculina, ardiente y profunda, cuando se vació dentro de ella. Los espasmos 
los  sacudieron  a  ambos  mientras  se  agarraban  el  uno  al  otro  en  busca  de  apoyo.  Ella 
tembló  cuando  una  fría  ráfaga  de  viento  golpeó  su  cuerpo  húmedo,  y  alzó  su  cabeza  lo 
suficiente como para ver las alas de Arrik retraerse y desaparecer detrás de él. Se dejó caer 
contra su pecho y se acurrucó más en busca de calor. 
Él  masculló  un  juramento  mientras  la  alzaba  con  cuidado.  Ella  no  pudo  reprimir  su 
gemido cuando el pene de él se deslizó de su cuerpo. La tomó entre sus brazos y tiró de las 
pieles sobre ellos. Agradecida por el calor apoyó una mano en el pecho de él. Era para to‐
do lo que tenía fuerzas. 
Se  sentía  íntimo  y  apropiado  el  estar  aquí  juntos.  Eartha  restregó  su  cara  contra  él  y 
decidió que podía acostumbrarse fácilmente a esto cuando captó algo por el rabillo del ojo. 
Giró la cabeza, frunció el ceño y se sentó lentamente. Las pieles resbalaron de su cuerpo y 
cayeron  hasta  la  cintura.  La  parte  superior  de  sus  brazos  estaba  cubierta  con  un  diseño 
verde que era muy familiar. 
Atisbó sobre su hombro todo lo que pudo y vio el mismo diseño verde. 
Al lado de ella Arrik no se había movido. 
—¿Es un tatuaje, verdad? ¿Cómo el tuyo? 
—Sí. —Él se sentó bruscamente y se giró de forma que el lado marcado de su cuerpo 
estaba vuelto hacia ella—. Al reclamarte te marco como mía, de la misma forma que com‐
parto mi longevidad contigo. Estamos unidos para siempre. 

31 
Eartha podía sentir que él esperaba su cólera y suspiró. Arrik no tenía ni idea de cuán 
asombroso era ni de cuánto le amaba. Pero aprendería. Ella le enseñaría. De repente se le 
ocurrió una idea. 
—¿Solo me tatúan una vez? 
Él asintió solemnemente. 
Sorprendiéndole, se alzó en sus brazos y se enroscó en su cuerpo. Sus brazos se enre‐
daron automáticamente alrededor de ella, acomodándola en su sólido pecho. 
—Ahora  todos  sabrán  que  nos  pertenecemos  el  uno  al  otro.  —Le  tomó  la  mano  y  la 
apoyó sobre su corazón—. Te amo, Arrik, tanto al hombre como a la bestia. 
Arrik sostuvo en sus brazos al mayor tesoro que había poseído nunca, y como todo el 
mundo sabía, un dragón siempre guardaba bien su tesoro. Eartha era un milagro para él. 
La alegría lo llenó y por primera vez en su vida sintió paz. 
Cuando ella se acurrucó más cerca él apartó un mechón de su largo pelo oscuro de su 
rostro,  disfrutando  su  suavidad.  Pero  no  era  estúpido.  Probablemente  esperaría  unos 
cuantos años antes de decirle que el tatuaje en su espalda realmente era una inscripción en 
la vieja lengua de su gente, que la proclamaba como suya. 
Con ella todavía fuertemente abrazada se recostó en la cama y se deslizó en el sueño. 
 
 

32