Está en la página 1de 5

DERECHO LABORAL II. Profesor Rodrigo Navarro, 2012 – Por: Francisca Millán Zapata.

El patrimonio sindical.

El sindicato, como toda persona jurídica, goza de determinados atributos de la personalidad,


dentro de los cuales encontramos al patrimonio, definido como aquella universalidad jurídica
compuesta de derechos y obligaciones apreciables en dinero.

En concordancia con lo antes expuesto, nuestra legislación laboral en su art. 259 CT señala
que el patrimonio sindical es de su exclusivo dominio, agregando que no no pertenece ni en todo ni
en parte a alguno de sus afiliados. Incluso, en su inciso final, llevando hasta las últimas
consecuencias este dominio, se establece que disuelta una organización sindical, y ni aun en ese
caso, los bienes pasarán a los afiliados, siendo de cargo del propio sindicato la determinación del
destino de aquellos bienes (en los estatutos). A falta de estipulación estatutaria, será el Presidente de
la República quien realice esa determinación55.

Art. 259 CT. El patrimonio de una organización sindical es de su exclusivo dominio y no pertenece, en
todo ni en parte, a sus asociados. Ni aún en caso de disolución, los bienes del sindicato podrán pasar
a dominio de alguno de sus asociados.

Los bienes de las organizaciones sindicales deberán ser precisamente utilizados en los objetivos y
finalidades señalados en la ley y los estatutos.

Disuelta una organización sindical, su patrimonio pasará a aquella que señalen sus estatutos. A falta
de esa mención, el Presidente de la República determinará la organización sindical beneficiaria.

Contenido del patrimonio.

La ley no ha establecido de manera taxativa qué elementos conforman el patrimonio de un


sindicato, de esta forma y siguiendo la teoría clásica civilista, señalaremos que esta compuesto por
derechos y obligaciones, o en otras palabras, bienes y deudas. Sin embargo, del análisis de las
distintas normas del Código del Trabajo, es posible señalar una enumeración ejemplar que es dada
por el artículo 256 CT:

Art. 256 CT. El patrimonio del sindicato estará compuesto por las cuotas o aportes ordinarios o
extraordinarios que la asamblea imponga a sus asociados, con arreglo a los estatutos; por el aporte
de los adherentes a un instrumento colectivo y de aquellos a quienes se les hizo extensivo éste; por
las donaciones entre vivos o asignaciones por causa de muerte que se le hicieren; por el producto de
sus bienes; por el producto de la venta de sus activos; por las multas cobradas a los asociados de
conformidad a los estatutos, y por las demás fuentes que prevean los estatutos.

1) Cuotas o aportes ordinarios o extraordinarios que la asamblea del sindicato imponga a los
asociados (de conformidad a los estatutos).

2) Aporte que realizan los adherentes a un instrumento colectivo, y todos aquellos son los
trabajadores a quienes se les ha hecho extensivo dicho instrumento.

3) Donaciones o asignaciones hereditarias que se le hicieren al sindicato.

4) Producto de los bienes del sindicato.

55 Con esta norma se ha querido evitar una situación que antes se daba: los sindicatos adquirían una gran cantidad de bienes
y a su disolución, distribuían sus bienes a los afiliados. Es uno de los pocos casos en que una personalidad jurídica al
terminarse no hace aquella distribución, sino que debe llevar sus bienes a otros sindicatos.
37
DERECHO LABORAL II. Profesor Rodrigo Navarro, 2012 – Por: Francisca Millán Zapata.

5) Producto de la venta de los bienes del sindicato.

6) Multas que el sindicato cobre a sus asociados de conformidad a los estatutos.

7) Las demás fuentes que los estatutos establezca.

Como se ha señalado, la enumeración realizada no es taxativa, ya que la propia ley faculta a


los estatutos para contemplar fuentes diversas de financiamiento, las cuales tienen como única
limitación la ley, la moral y el orden público.

Esta amplitud manifiesta un cambio radical respecto del código anterior, que al contrario del
vigente, establecía un catálogo taxativo y rígido de fuentes posibles, incluso prohibía a los sindicatos
recibir de manera directa o indirecta, aportes, donaciones, herencias o préstamos de algún tipo.
Motivo por el cual nuestra legislación sindical se vio fuertemente estancada, ya que sólo encontraba
fuentes de su patrimonio en las propias cuotas que cobraba a sus afiliados.

Administración del patrimonio.

La administración corresponde al directorio sindical, el cual responde de forma solidaria y


hasta por culpa leve en su administración. Ello sin perjuicio de las figuras penales en las que pudieran
incurrir.

La ley fija diversas reglas:

1) Los bienes sindicales sólo pueden ser usados para los fines señalados en la ley y los estatutos.

2) Los sindicatos pueden adquirir, conservar y enajenar bienes de cualquier tipo o naturaleza jurídica
pero para ello se requiere el acuerdo favorable de la asamblea, la cual debe ser citada especialmente
al efecto.

3) Los dineros que por cualquier motivo ingresen al patrimonio de un sindicato, deben ser
depositados en una cuenta bancaria a medida de que se vayan percibiendo. Esta obligación no se
aplicará a sindicatos que tengan menos de 50 afiliados. Sin perjuicio de lo anterior, en los sindicatos
que sí están obligados a realizar los depósitos, los fondos deberán ser girados en dicha cuenta de
manera conjunta por el Presidente y el tesorero del sindicato, los que serán solidariamente
responsables para el evento de no efectuarse el depósito en la forma y oportunidad legal.

Cabe señalar en este punto, que la oportunidad legal tiene una redacción ambigua, ya que el
código sólo dice que el depósito deberá hacerse “a medida que los fondos se vayan percibiendo”,
pero no indica un plazo de realización del mismo, cuestión que queda entregada al criterio judicial.

Art. 263 CT 56. Los fondos del sindicato deberán ser depositados a medida que se perciban, en una
cuenta corriente o de ahorro abierta a su nombre en un banco.

La obligación establecida en el inciso anterior no se aplicará a los sindicatos con menos de 50


trabajadores.

56 Aquí pasa que esta norma es un poco de letra muerta, porque el sindicato en los estatutos puede decir perfectamente “de
tal formo X cantidad lo utilizaremos para la fiesta de año nuevo” y ese dinero nunca se depositará, y punto. Por lo tanto, la
responsabilidad solidaria es relativa ya que si los estatutos y la asamblea perfectamente podrían estipular un destino distinto
para los fondos que estimen convenientes.

38
DERECHO LABORAL II. Profesor Rodrigo Navarro, 2012 – Por: Francisca Millán Zapata.

Contra estos fondos girarán conjuntamente el presidente y el tesorero, los que serán solidariamente
responsables del cumplimiento de lo dispuesto en el inciso primero.

Las cuotas sindicales.

Las cuotas sindicales constituyen la principal fuente del patrimonio sindical. Pueden
subclasificarse en 2 tipos:

a) Cuotas ordinarias: Aquellas establecidas en el estatuto, tanto en su monto como en su periodicidad


y destino. Tienen como finalidad principal el financiamiento de los gastos ordinarios y de
funcionamiento habitual de un sindicato.

b) Cuotas extraordinarias: Aquellas que tienen por objeto en financiamiento de proyectos o


actividades previamente determinadas por una asamblea (generalmente extraordinaria) mediante el
voto conforme de la mayoría de sus afiliados., Tratándose de este tipo de cuotas, será la propia
asamblea quien determine el monto y la forma de pago de dichos montos.

Forma de pago de las cuotas sindicales:

En este punto rige plenamente aquello que sea establecido por los asociados en los
respectivos estatutos. Sin embargo, la forma común de percepción de las cuotas será a través de los
denominados “descuentos” las cuales son realizados directamente de las remuneraciones del
trabajador afiliado y por el propio empleador, previo acuerdo expreso y por escrito del socio del
sindicato.

El descuento de cuotas sindicales se trata de un descuento “permitido” por ley57.

Una vez descontadas las cuotas ordinarias o extraordinarias, el directorio deberá depositarlas
en la cuenta bancaria que corresponda y para el evento de no realizarse o entregarse oportunamente,
la reajustarán conforme a la variación del IPC entre el mes anterior al que debieron ser entregadas o
depositadas, y el mes en el que efectivamente se perciban.

Por otra parte, las sumas adeudadas además devengan intereses penales del 3% mensual
sobre la suma reajustada. Todo ello sin perjuicio, de las eventuales figuras penales que
correspondieren.

Las federaciones y las confederaciones.

Siguiendo la teoría clásica del derecho sindical francés, las organizaciones sindicales admiten
ciertas graduaciones, con lo cual se permite la posibilidad que ellas puedan a su vez crear o formar
otras organizaciones de esa naturaleza. Para esta teoría, las organizaciones sindicales pueden
subclasificarse en:

a) Sindicatos de base.

b) Organizaciones de 2° grado o federaciones.

c) Organizaciones de 3° grado o confederaciones.

57
Deben recordar los descuentos de las remuneraciones: obligatorios (cotizaciones), permitidos (pensiones alimenticias) y
prohibidos.
39
DERECHO LABORAL II. Profesor Rodrigo Navarro, 2012 – Por: Francisca Millán Zapata.

Art. 266 CT58. Se entiende por federación la unión de tres o más sindicatos, y por confederación, la
unión de tres o más federaciones o de veinte o más sindicatos.

Este artículo ha sido duramente criticado por la doctrina nacional y extranjera porque al definir
las confederaciones, el legislador laboral se ha apartado del común denominador mundial que
considera a las federaciones como el pilar de las confederaciones, permitiendo que estas últimas
puedan estar conformadas únicamente por sindicatos.

En efecto, las federaciones están formadas por sindicatos bases y las confederaciones
esencialmente por federaciones. Ello radica en que una federación se constituye en torno a un interés
común que está dado por una profesión, oficio, actividad económico o un mismo territorio geográfico.
Por su parte, una confederación tiene como punto de unión un ámbito distinto, ya que por esencia su
conformación es heterogénea, admitiendo intereses muy distintos de sus integrantes.

Funciones de federaciones y confederaciones.

Tanto federaciones como confederaciones cumplen con las funciones propias y típicas de toda
organización sindical, pero a su vez tienen una finalidad propia: prestar asistencia y asesoría a las
organizaciones superiores que agrupan.

Actualmente, las federaciones y confederaciones se encuentran legalmente facultadas para


participar de las negociaciones colectivas de los sindicatos que agrupen, circunstancia novedosa que
antes se encontraba prohibida. Para ello, se requiere de la aceptación de la parte empleadora,
cuestión que en la práctica hace imposible esta participación.

Regulación legal de federaciones y confederaciones.

A las federaciones y confederaciones se les aplican las normas de los artículos 266 hasta 274
del Código del Trabajo, y supletoriamente las normas reguladoras de los sindicatos base.

1. En lo referente a la asamblea constitutiva.

Respecto a esta asamblea es necesario señalar, para efectos de la incorporación de un


sindicato a una federación o una confederación, que esta debe ser acordada por la mayoría absoluta
de sus afiliados, en votación secreta y ante ministro de fe, en una asamblea extraordinaria. En ese
sentido, el directorio del sindicato base deberá citar a los asociados con 3 días hábiles de anticipación
a la realización de aquella asamblea. Será requisito esencial de dicha citación la expresión por parte
del sindicato base, acerca del contenido del proyecto de los estatutos de dicha federación o
confederación así como también del monto de la cuota que deberá pagar a esa organización y la
forma en que esa cuota repercutirá en cada trabajador afiliado.

Las mismas reglas se aplican para desafiliarse de una federación o confederación.

La asamblea se desarrolla con la misma ritualidad de la asamblea constitutiva de cualquier


sindicato, es decir, en ella se aprobarán los estatuto, se eligirá a un directorio, se levantará el acta
respectiva y se realizará el depósito para darle su nacimiento a la vía del derecho.

Al igual que los sindicatos base, la inspección dispone del plazo de 90 días para hacer las

58De la parte final podemos inferir que los sindicatos se pueden “saltar” las organizaciones de 2° grado, ya que pueden
formar directamente una confederación. Además, habla de sindicatos “a secas” ya que no señala que deben ser afines.

40
DERECHO LABORAL II. Profesor Rodrigo Navarro, 2012 – Por: Francisca Millán Zapata.

observaciones de legalidad que correspondan, las cuales pueden ser reclamadas judicialmente en
conformidad a las mismas normas antes estudiadas.

¿Acaso la única peculiaridad se produce en la ponderación de los votos que se efectúan en las
asambleas?

R.- En efecto. Las asambleas ordinarias y extraordinarias, se constituyen con todos los dirigentes de
todas las organizaciones afiliadas. Son los estatutos los que determinarán la ponderación de los votos
de cada sindicato, sin embargo, y para el evento de que los estatutos nada digan, el voto de cada
sindicato será directamente proporcional al número de sus respectivos afiliados. Esta norma será
obligatoria en caso de que se realicen votaciones de aprobación y reformas de los estatutos.

2. En lo referente al directorio.

Todo lo relacionado a su número y funciones, está regulado directamente por los estatutos. La
única limitación al respecto, es que para ser director de una federación o confederación se debe estar
en algún cargo del directorio de uno de los sindicatos base que les integra.

3. Respecto a los directores.

Se aplican las mismas normas de fueros y de permisos que ya hemos estudiado para los
directores del sindicato base.

41