Está en la página 1de 5

TEMA: “¿RESTAURANDO MI RELACIÓN CON DIOS?


TEXTO: SALMOS 139: 23-24
INTRODUCCIÓN:
En la vida diaria nos preocupamos por tantas cosas. Nos preocupamos por
quedar bien con las personas, ya sea amigos, familiares, conyugues,
lideres, etc. Pero rara vez nos preocupamos por quedar bien con Dios.
¿Será que Dios no se merece la misma atención?, claro que la pregunta es
obvia y a cualquier persona que se la preguntara me respondería: “claro
Dios se merece aun más atención que cualquier persona”, todos
contestaríamos muy espirituales y más de uno sacara un texto Bíblico para
apoyar su respuesta.
Pero más allá de la teoría y de lo mucho que podemos saber, ¿Será que
realmente estamos preocupados por quedar bien con Dios?, ¿De mejorar
nuestra relación personal con Él día a día? La respuesta brota
instantáneamente si eres sincero contigo mismo.
Hoy debemos reflexionar sobre cómo esta nuestra relación con Dios y que
estamos haciendo para mejorarla, o si realmente es uno de nuestro
objetivos principales en la vida o nos hemos acomodado a vivir una vida
mediocre.
A. EL ENCONTRARSE CON DIOS ES LO MEJOR.
1. El día que nos encontramos con el Señor.
a) Nuestra vida jamás volvió hacer igual, Jesús cambio por completo
nuestra vida y nos dio una verdadera razón para vivir.
b) Ese día algunos hicieron un trato con Dios de servirle por toda la
vida.
c) Al menos de mi parte, hasta este día puedo decir: “Señor misión
cumplida”.
2. Tú recuerdas como fue tu encuentro con Dios.
a) Seguramente jamás se te olvidara.
b) Algunos llevan la cuenta en años, meses, días y horas desde que nos
encontró el Señor.
3. Los primeros meses en los caminos de Dios son de los
mejores.
a) Pues estas aprendiendo tantas cosas.
i. No quieres parar de aprender, anhelas saber más y más.
ii. Tu corazón es tan humilde que no anda pensando “que sonó mal
en las alabanzas”, o “que error tuvo el predicador.
iii. Todo eso no existe cuando estas sensible a la voz de Dios.
b) Son momentos importantes en la vida del creyente recién nacido.
i. Lo único que te importa es hablar con Él, leer su Palabra y
aprender más de Él.
ii. Quieres llenarte de su presencia y servirlo por toda la eternidad.
c) En la etapa de recién convertido es donde te importa realmente
agradar a Dios.
d) Pues estas tan ansioso por agradarlo y porque quedar bien con El,
que los errores que te rodean no importan.
B. DESPUÉS DE ALGUNOS MESES Y ALGUNOS OBSTÁCULOS.
1. Debes seguir firme.
a) Si tú eres una persona que te has parado sobre la Roca que es Cristo,
nada ni nadie te moverá.
b) Debes seguir con el mismo ritmo, con el mismo amor de cuando
iniciaste.
2. Pero entra el descuido.
a) Lastimosamente hay muchos que van descuidando su relación
personal con Dios.
b) Esta clase de personas van poco a poco olvidándose de su verdadera
meta que es: “agradar a Dios”.
c) Comienzan a ver tantas situaciones que en lugar de hacerlos crecer
espiritualmente les impide ver resultados en sí mismos.
d) Están más afanados en ver errores entre los que le rodean, que tratar
de vivir una vida agradable a Dios.
3. Produce tristeza ver personas descuidadas.
a) Es triste ver a tantas personas que un día fueron grandes servidores
y ahora viven criticando a medio mundo y olvidándose de Dios.
b) Lo más duro es que no podemos culpar a nadie, ni echarle la culpa a
nadie, la relación con Dios es algo personal.
C. CARACTERÍSTICAS DE UNA PERSONA QUE HA DESCUIDANDO
SU RELACIÓN PERSONAL CON DIOS.
 Existen muchas características.
1. Su Carácter comienza a variar.
a) Quizá era una persona muy amable y servicial, pero sin darse cuenta
fue descuidando su relación personal con Dios.
b) Su carácter poco a poco comenzó a ser el mismo que era antes.
c) Su rostro comienza a cambiar nuevamente y a denotar una falta de
paz interior que solo Jesús da.
d) Esta siempre a la defensiva, la amargura impera en el corazón.
e) Aunque trate de disimular no lo logra.
2. Las Críticas comienzan a aparecer.
a) Cualquier cosa por mínima que sea le parece mal.
i. Para esa persona pareciera que todos hacen las cosas mal y que
no son dignos de estar en los puestos que están.
ii. Se vuelven perfeccionistas aunque ellos no lo sean.
iii. Cuando se entra a esta etapa por más que se haga nunca se les
queda bien.
b) Critica desde las personas que están en la entrada de la
congregación, pasando por las alabanzas, sonido, inmobiliario y
terminando por el mensaje que se dio.
c) Aunque trata de justificar las críticas con argumentos, pero no ayuda.
d) Definitivamente su relación personal con Dios esta descuidada.
3. Su vocabulario comienza a cambiar.
a) Si las palabras de ofensa se habían extinguido, con la falta de
búsqueda del Señor comenzaron nuevamente a salir.
b) Aquellas palabras que en nuestra cultura cristiana son denominadas
malas.
c) No solo palabras deshonestas, si no hirientes, de reclamo,
sarcásticas, les cuesta bendecir.
d) Su vocabulario no es como el de un hijo de Dios sino mas parece el
vocabulario de una persona que jamás a conocido de Dios.
4. Deja de congregarse y de servir.
a) No en todos los casos los que dejan de servir es porque están
olvidándose de Dios, pero en la mayoría de casos sí.
b) Su mismo distanciamiento con Dios los hace valorar poco el hecho de
servirle a aquel que dio todo por nosotros.
c) Para ellos, el congregarse dejo de ser importante, donde antes era
una necesidad, el descuido lo llevo a no sentir reprensión como al
principio.
5. Tienden a poner otras cosas antes que a Dios.
a) Si su primer lugar antes lo ocupaba Dios, ahora le da prioridad a
otras cosas.
b) Antes lo espiritual era lo más importante, el Reino de Dios era lo más
importante, ahora no, lo terrenal, material tomo el lugar de Dios.
¿CÓMO ESTA NUESTRA RELACIÓN PERSONAL CON DIOS?
1. Es fácil juzgar, pero también es difícil.
a) Pues nadie conoce tu interior, ni como vives, solamente Dios.
b) En pocas palabras nadie puede asegurar como esta tu relación con
Dios pues nadie puede ver lo que hay en tu corazón.
c) Pero también hay una balanza inevitable que se llama: “frutos”.
d) Es decir que por nuestros frutos nos conocerán, si tu dices tener una
relación personal muy buena con Dios, pero tus frutos no lo
demuestran, entonces solo estas quedando en las palabras.
2. Es fácil andar diciendo que nuestra relación personal con Dios
es buena.
a) Pero más allá de hablar y hablar, Dios demanda frutos verdaderos.
b) Si yo digo tener una buena relación personal con Dios, por ende mis
frutos dará muestra de ello y toda mi vida girara alrededor de tratar
de agradar a Dios.
c) No vine a juzgar a nadie por cómo está viviendo, pero si tienes que
entender que debes prestar mas atención a Dios, tratarlo de agradar
y de servir.
d) No te puedes pasar la vida diciendo que TODO esté bien cuando tú
sabes muy bien en tu interior que las cosas no están tan bien como
tú piensas.
3. Nunca nos podremos engañar a nosotros mismos.
a) Cada uno de nosotros sabemos como esta nuestra relación con Dios.
b) Cada uno sabemos que cosas están impidiendo que caminemos como
Dios quiere que caminemos.
c) Cada uno sabemos que debemos mejorar y a veces no se quiere.
4. Es hora de levantarse en el Nombre del Señor
a) Es hora de comenzar a vivir con un objetivo fijo, ese objetivo es,
agradar a Dios, dejar de ser fluctuante.
b) Es hora de arreglar con el poder de Dios lo que este mal en nosotros.
c) Es hora de tomar cartas en el asunto con nuestra vida y nuestra
relación con Dios.
d) Responsabilizarnos de los errores y no tratar de justificarlos para
quedar bien con otros o con nosotros mismos.
III. CONCLUSIÓN.
Recapitulación: Quizá tú seas una persona que se preocupa por quedar
bien con tus amigos o conocidos, pero pocas veces te preocupas por quedar
bien con Dios.
Quizá tu tratas por todas las manera posibles de agradar a las personas
que amas, pero no demuestras el mismo interés por agradar a Dios.
Aplicación. Es hora de reflexionar sobre la importancia de Dios en tu vida,
sobre la importancia que tiene para ti el hecho de agradar a Dios y
mantener una relación excelente con El.
Tus errores te van alejar de Dios si tú lo permites, pero Dios siempre esta
dispuesto a perdonarte y levantarte para luchar cada día con más fuerzas.
Demostración.
¿Tienes algún área en tu vida que te afecta espiritualmente?, ¿Qué estas
haciendo para vencerla?
¿Cuánto tiempo en el día le dedicas al Señor?
¿Cuándo fue la última vez que te gozaste alabando al Señor?
¿Cuándo fue la última vez que le hablaste a alguien de Cristo?
¿Cuándo fue la última vez que leíste un pasaje de la Biblia y te edificaste?
¿Cuándo fue la última vez que serviste con mucho gozo?
¿En tus decisiones tomas en cuenta Dios?
¿Cuándo fue la última vez que lloraste delante de la presencia de Dios?
¿Cuándo fue la última vez que conversaste con Dios?
Persuasión. Dejemos de ser jueces hacia los demás. Se tú mismo tu
propio juez hoy, y has una reflexión sobre ¿Qué te esta pasando?, y no solo
quedar en la reflexión sino que mas allá de eso debes levantarte y dejar de
estar acomodado a la vida que llevas, pues la voluntad de Dios es que tu
tengas una verdadera comunión con El, pues para eso te ha llamado.
Invitación. Es hora de tratar de agradar a Dios y las demás cosas vendrán
por añadidura.
“Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán
añadidas.” Mateo 6:33.

También podría gustarte