Está en la página 1de 14

Unión Soviética

Contextualización
La experiencia histórica de la Unión Soviética multinacional es variada y compleja y
puede iluminar eventos e instituciones contemporáneos. Las historias de los
estados predecesores de la Unión Soviética -Rusia Kievan, Moscovia y el Imperio
ruso- demuestran algunas tendencias a largo plazo que tienen aplicabilidad en el
período soviético: el papel predominante de los eslavos orientales, particularmente
los rusos; el dominio del estado sobre el individuo; adquisición territorial, que
continuó esporádicamente; problemas de nacionalidad, que aumentaron a medida
que diversos pueblos se convirtieron en sujetos del estado como resultado de la
expansión territorial; una xenofobia general, unida a la admiración por las ideas y la
tecnología occidentales y las campañas esporádicas disruptivas para adoptarlas; y
períodos cíclicos de represión y reforma.
El toque de difuntos del Imperio ruso se produjo en marzo de 1917, cuando la gente
de Petrogrado (actual Leningrado) se levantó en una protesta no planificada e
inorganizada contra el régimen zarista y continuó sus esfuerzos hasta que el zar
Nicolás II abdicó. Su gobierno colapsó, dejando el poder en manos de una Duma
elegida, que formó el Gobierno Provisional. Ese gobierno fue derrocado a su vez en
noviembre de 1917 por los bolcheviques, dirigidos por Vladimir I. Lenin. Los
bolcheviques (que comenzaron a llamarse comunistas en 1918) salieron victoriosos
después de una guerra civil duramente combatida (1918-21). Aseguraron su poder
y en diciembre de 1922 establecieron la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas
(Unión Soviética), que incluía casi todo el territorio del antiguo Imperio ruso. El
nuevo gobierno prohibió otras organizaciones políticas e inauguró el gobierno de
partido único, que ejerció un control centralizado sobre la vida política, económica,
social y cultural de la gente. Lenin, como jefe del partido, se convirtió en el
gobernante de facto del país.
Después de la muerte de Lenin en 1924, Joseph V. Stalin gradualmente asumió el
poder supremo en el partido y el estado al eliminar opositores de posiciones
influyentes. Stalin ordenó la construcción de una economía socialista mediante la
apropiación por parte del estado de propiedades industriales y agrícolas privadas.
Su despiadada política de industrialización forzada y colectivización de la agricultura
causó un enorme sufrimiento humano, al igual que su purga de miembros del
partido. Como iniciador del Gran Terror, Stalin también diezmó a las élites
económicas, sociales, militares, culturales y religiosas en la República de Rusia y
en algunas de las repúblicas no rusas. Millones de ciudadanos fueron ejecutados,
encarcelados o privados de alimentos. Sin embargo, el estado soviético logró
desarrollar una base industrial de dimensiones extraordinarias, aunque sesgada
hacia la industria militar y pesada en lugar de las necesidades de los consumidores.
Stalin creía que el rápido desarrollo de la industria pesada era necesario para
garantizar la supervivencia de la Unión Soviética. Su miedo al ataque llevó a la firma
del Pacto de Nonaggression nazi-soviético de 1939, que permitió a la Unión
Soviética adquirir la parte oriental de Polonia (Ucrania occidental), los Estados
bálticos y Besarabia, pero no logró anticiparse por mucho tiempo a la invasión nazi
de la Unión Soviética que comenzó en junio de 1941. Después de varias derrotas
militares aplastantes, el Ejército Rojo finalmente ganó la ofensiva en 1943, expulsó
al enemigo y, en 1945, había ocupado la mayor parte de Europa del Este. Aunque
más de 20 millones de ciudadanos soviéticos murieron como resultado de la guerra,
el mundo se vio obligado a reconocer el tremendo poder de las fuerzas militares
soviéticas.
En la posguerra, la Unión Soviética convirtió su ocupación militar de los países de
Europa del Este en dominación política y económica mediante la instalación de
regímenes dependientes de Moscú. También persiguió su objetivo de extender el
poder soviético al exterior. Las potencias occidentales reaccionaron al
expansionismo soviético, y así comenzó la Guerra Fría. Simultáneamente, Stalin
reconstruyó la devastada economía soviética al tiempo que mantuvo la planificación
central y el énfasis en la industria pesada y la producción militar en lugar de
satisfacer las necesidades de los ciudadanos. La represión de la disidencia y los
derechos humanos continuaron sin cesar.

Sergio Llanten Figueroa 15


Después de la muerte de Lenin en 1924, Joseph V. Stalin gradualmente asumió el
poder supremo en el partido y el estado al eliminar opositores de posiciones
influyentes. Stalin ordenó la construcción de una economía socialista mediante la
apropiación por parte del estado de propiedades industriales y agrícolas privadas.
Su despiadada política de industrialización forzada y colectivización de la agricultura
causó un enorme sufrimiento humano, al igual que su purga de miembros del
partido. Como iniciador del Gran Terror, Stalin también diezmó a las élites
económicas, sociales, militares, culturales y religiosas en la República de Rusia y
en algunas de las repúblicas no rusas. Millones de ciudadanos fueron ejecutados,
encarcelados o privados de alimentos. Sin embargo, el estado soviético logró
desarrollar una base industrial de dimensiones extraordinarias, aunque sesgada
hacia la industria militar y pesada en lugar de las necesidades de los consumidores.
Stalin creía que el rápido desarrollo de la industria pesada era necesario para
garantizar la supervivencia de la Unión Soviética. Su miedo al ataque llevó a la firma
del Pacto de Nonaggression nazi-soviético de 1939, que permitió a la Unión
Soviética adquirir la parte oriental de Polonia (Ucrania occidental), los Estados
bálticos y Besarabia, pero no logró anticiparse por mucho tiempo a la invasión nazi
de la Unión Soviética que comenzó en junio de 1941. Después de varias derrotas
militares aplastantes, el Ejército Rojo finalmente ganó la ofensiva en 1943, expulsó
al enemigo y, en 1945, había ocupado la mayor parte de Europa del Este. Aunque
más de 20 millones de ciudadanos soviéticos murieron como resultado de la guerra,
el mundo se vio obligado a reconocer el tremendo poder de las fuerzas militares
soviéticas.
En la posguerra, la Unión Soviética convirtió su ocupación militar de los países de
Europa del Este en dominación política y económica mediante la instalación de
regímenes dependientes de Moscú. También persiguió su objetivo de extender el
poder soviético al exterior. Las potencias occidentales reaccionaron al
expansionismo soviético, y así comenzó la Guerra Fría. Simultáneamente, Stalin
reconstruyó la devastada economía soviética al tiempo que mantuvo la planificación
central y el énfasis en la industria pesada y la producción militar en lugar de
satisfacer las necesidades de los ciudadanos. La represión de la disidencia y los
derechos humanos continuó sin cesar.
Después de la muerte de Stalin en 1953, Nikita S. Khrushchev se convirtió
gradualmente en el líder soviético dominante y, en un movimiento dramático,
renunció al uso de terror y represión de su predecesor. Continuó, sin embargo, una
política exterior de confrontación hacia Occidente. Sus intentos de reforma interna,
particularmente en la agricultura, y su instigación de una crisis de misiles en Cuba,
que casi lanzó una guerra nuclear, contribuyeron a su derrocamiento como líder del
partido y jefe de estado en 1964. Después de un largo período de liderazgo
colectivo, Leonid I. Brezhnev asumió el poder del partido y del gobierno e inició una
política exterior de distensión con Occidente. Continuó la política económica
tradicional de enfatizar la industria pesada y la producción militar sobre las
necesidades civiles.
A la muerte de Brezhnev en 1982, la vida política, económica y cultural del país
estuvo controlada por una burocracia conservadora, atrincherada y envejecida. Los
sucesores de Brezhnev, Iurii V. Andropov y Konstantin U. Chernenko, estuvieron en
el poder demasiado brevemente antes de morir para lograr un cambio duradero,
aunque Andropov intentó iniciar algunas reformas. Cuando Gorbachov fue elegido
secretario general del PCUS y jefe del estado soviético en 1985, el deterioro del
sistema socialista soviético casi había alcanzado proporciones de crisis. Gorbachov
anunció que se requería un cambio "revolucionario" para revitalizar el país, y
comenzó sus programas de perestroika, glasnost ' y demokratizatsiia.
Los esfuerzos de Gorbachov en la reforma política y económica, sin embargo,
desencadenaron una avalancha de eventos que condujeron a una profunda crisis
política y un amplio descontento de las nacionalidades, al tiempo que dejaban sin
resolver problemas económicos fundamentales. Varias de las nacionalidades con
estatus de república sindical comenzaron a buscar una mayor autonomía política y
económica; de hecho, algunos buscaron la independencia completa de la
federación multinacional soviética. Las rivalidades y enemistades de larga data
entre grupos de nacionalidades que habían sido reprimidas por los sucesivos

Sergio Llanten Figueroa 16


regímenes soviéticos explotaron en algunas áreas del país, causando pérdidas de
vidas y propiedades. Por lo tanto, el sistema socialista autoritario, aunque sometido
a una reestructuración tentativa, se volvió menos capaz de responder eficazmente
al desorden social y de implementar rápidamente el cambio fundamental necesario.
En la década de 1990, la política de la perestroika de Gorbachov ofrecía poco al
pueblo en una mejora económica sustancial a corto plazo, y sus políticas de
glasnost y demokratizatsiia dieron como resultado un aumento rápido de sus
expectativas al tiempo que disminuía los controles del régimen sobre la sociedad.
Como resultado, a mediados de 1991, la Unión Soviética parecía ser una federación
en desintegración con una economía que colapsaba y una sociedad desesperada y
confusa.
Ideal Político
La Unión Soviética siguió el sistema político y económico socialista. Había un
sistema político basado en un solo partido el partido comunista de la Unión Soviética
(PCUS), que gobernó la Unión Soviética sobre una base centralizada y sin espacios
abiertos para los opositores.
El partido comunista de la Unión Soviética (PCUS) gobierna la Unión de Repúblicas
Socialistas Soviéticas (Unión Soviética). En 1917, el partido tomó el poder en Rusia
como la vanguardia de la clase obrera, y durante el período soviético continuó
gobernando en nombre del proletariado. El partido busca llevar al pueblo soviético
al comunismo, definido por Karl Marx como una sociedad sin clases que contiene
posibilidades ilimitadas para el logro humano. Con este fin, el partido ha tratado de
llevar a cabo una revolución cultural y crear un "nuevo hombre soviético" obligado
por las restricciones de una moral socialista superior.
Los objetivos del partido requieren que controle todos los aspectos del gobierno y
la sociedad soviéticos, para infundir políticas económicas y sociales con el
contenido ideológico correcto. Vladimir I. Lenin, el fundador del partido bolchevique
y el líder de la revolución bolchevique, justificó estos controles.
El PCUS impone su autoridad sobre los organismos estatales desde el nivel de
todos los sindicatos.
El partido ejerce autoridad sobre el gobierno y la sociedad de varias maneras. El
PCUS ha adquirido legitimidad para su gobierno; es decir, la gente reconoce el
derecho de la parte de gobernarlos.
Sociedad
Desde 1917, la Unión Soviética se ha transformado de una sociedad
predominantemente agrícola, rural y capitalista en desarrollo a una sociedad
industrial, urbana y socialista. Su estructura social se desarrolló a partir de la
imposición de un estado marxista centralista en una población geográfica, étnica y
culturalmente diversa. La ideología soviética sostenía que la sociedad soviética
consistía únicamente en dos clases no antagonistas: obreros y campesinos.
La posición social estaba determinada no solo por la ocupación sino también por la
educación, la membresía del partido, el lugar de residencia e incluso la nacionalidad.
La membresía en el grupo gobernante, el Partido Comunista de la Unión Soviética
(PCUS), ayudó al avance de la carrera. Aquellos que trabajaron a tiempo completo
para el partido recibieron poder político, privilegios especiales y beneficios
financieros. El estatus social aumentaba cuanto más se promovía en el partido, pero
este poder se derivaba de la posición y no podía ser heredado ni legado a los
parientes.
La estructura social de la Unión Soviética ha mostrado algunos signos de
inmovilidad y autoperpetuación. Los hijos de la elite política, la intelectualidad y los
trabajadores de oficina tenían más posibilidades de recibir educación universitaria
que los trabajadores no calificados y los trabajadores agrícolas. La mayoría de los
hijos de trabajadores agrícolas comenzaron sus carreras sin educación superior y
se mantuvieron en el mismo nivel socioprofesional que sus padres.
Otros analistas han dividido a la sociedad soviética en cuatro grandes agrupaciones
socioprofesionales. En la cúspide de esta pirámide social estaban la élite o la

Sergio Llanten Figueroa 17


intelectualidad, seguidas de los trabajadores de cuello blanco, luego seguido por los
trabajadores de cuello azul (mayoritariamente obreros) y, por último, los
trabajadores agrícolas.
La elité: El grupo socioprofesional más alto, la élite, incluía a los principales
funcionarios del partido y del estado; militares de alto rango, el Comité para la
Seguridad del Estado (Komitet gosudarstvennoi bezopasnosti - KGB) y el personal
diplomático; directores de las empresas más grandes y de los establecimientos
educativos, de investigación y médicos más grandes; y miembros líderes de la
intelligentsia cultural, por ejemplo, académicos, editores, escritores y artistas. Estos
grupos recibieron la mayor cantidad de ingresos y tuvieron acceso a bienes y
servicios que los que estaban más abajo en la jerarquía social encontraban difícil o
incluso imposible de obtener. A diferencia de los occidentales, a los miembros de la
élite soviética no se les permitió amasar grandes riquezas y legarlas a sus
descendientes. Cuando un miembro de la élite moría, incluso artículos de lujo como
una casa de campo o un automóvil podían volver al estado.
Trabajadores de cuello blanco: Los sociólogos soviéticos han agrupado a muchos
de los que realizan trabajo no manual en una categoría comparable a los
"trabajadores de cuello blanco" occidentales. Los aproximadamente 25 millones de
miembros de este grupo iban desde especialistas que poseían altas calificaciones
educativas hasta administradores y empleados. El grupo incluía a la mayoría de los
burócratas del partido y del gobierno, maestros, científicos, eruditos, médicos,
oficiales militares y de policía, artistas, escritores, actores y gerentes de negocios.
A fines de la década de 1980, alrededor del 30 por ciento de los trabajadores de
cuello blanco pertenecían al PCUS; las ocupaciones más prestigiosas dentro de
este grupo tenían el porcentaje más alto de miembros del CPSU. Los trabajadores
de cuello blanco, en promedio, recibieron salarios más altos y más privilegios que
el trabajador soviético promedio, aunque los médicos y maestros de escuela que
acababan de comenzar ganaban menos que el promedio nacional de todos los
empleados.
Trabajadores de cuello azul: la categoría de trabajadores de cuello azul incluía a los
que realizaban trabajos manuales en empresas industriales, así como a aquellos en
granjas colectivas y granjas estatales dedicadas al transporte, la construcción y
otras actividades no agrícolas. A fines de la década de 1980, los obreros y sus
familias constituían aproximadamente dos tercios de la población del país.
El PCUS siempre ha proclamado en voz alta que los obreros son la columna
vertebral del estado y el segmento más honrado de la sociedad. Aunque las cuentas
de los periódicos y las fotografías glorificaban sus logros laborales, los obreros eran
maestros solo de nombre. Solo el 7 por ciento pertenecía al PCUS, el grupo
gobernante, y sus salarios y beneficios eran cercanos al promedio nacional y
considerablemente menores que los de la elite.
Trabajadores agrícolas: Los trabajadores agrícolas, tanto en las granjas estatales
como en las granjas colectivas, formaron la capa inferior de la estructura social en
1989. Eran los peor pagados y los menos educados, y estaban severamente
infrarrepresentados en el PCUS. La mayoría de los trabajadores agrícolas
realizaban trabajos no especializados. Donde existía la especialización, solo lo
hacía en la medida en que la cría de aves de corral o ganado exigía una mayor
habilidad que el cultivo. En general, la agricultura mecanizada benefició a los
hombres más que a las mujeres porque los hombres tendieron a operar los tractores
mientras que las mujeres continuaron realizando trabajos manuales.
Aunque todos los agricultores cultivaron tierras de cultivo estatales, en 1989 los
trabajadores agrícolas se dividieron en dos categorías. Los granjeros estatales eran
técnicamente empleados del estado. Trabajando con maquinaria y semillas
propiedad del gobierno, recibieron salarios del estado por su trabajo. Por el
contrario, los agricultores colectivos teóricamente poseían su maquinaria y semilla
y compartían los ingresos del producto vendido.

Sergio Llanten Figueroa 18


Autoridad
En teoría, los ciudadanos soviéticos seleccionaron a sus candidatos para las
elecciones. En la práctica, al menos antes de las elecciones de junio de 1987, estos
candidatos habían sido seleccionados por el PCUS local, el Komsomol
(Organización juvenil del Partido Comunista de la Unión Soviética) y los dirigentes
sindicales bajo la guía de la organización partidaria del distrito (raion). Las
elecciones se llevaron a cabo después de seis semanas de campaña, y los
candidatos. Hasta 1987 fueron candidatos sin oposición, generalmente habían
recibido más del 99 por ciento de los votos.
A pesar del control histórico del partido sobre las elecciones locales, desde la
nominación de candidatos hasta sus elecciones sin oposición, los ciudadanos
utilizaron las elecciones para hacer públicas sus preocupaciones. A veces usaban
las boletas de papel para escribir solicitudes de servicios públicos particulares.
Estructura
Los teóricos políticos y legales soviéticos definieron su gobierno como un sistema
parlamentario porque en principio todo el poder en el gobierno emanaba del
Congreso de los Diputados del Pueblo. Además, de acuerdo con la Constitución, el
Soviet Supremo eligió tanto su propio liderazgo como el de los organismos
administrativos y judiciales de todos los sindicatos, que eran responsables ante él.
De hecho, el congreso era demasiado grande para ejercer efectivamente el poder,
y se reunía solo por períodos cortos cada año. Cuando estuvo en sesión, el
congreso ratificó la legislación ya promulgada por el Consejo de Ministros, los
ministerios y el Soviet Supremo o su Presidium, y discutió la política interna y
externa. También estableció la agenda para las actividades del Soviet Supremo.
Las líneas que separan las funciones legislativas de las ejecutivas fueron bastante
borrosas. Por lo tanto, además de administrar el gobierno y la economía, el Consejo
de Ministros podía promulgar ambas resoluciones que tenían fuerza de ley y
órdenes administrativas vinculantes. (El Soviet Supremo, sin embargo, tenía la
capacidad de derogar tales resoluciones y órdenes.) Los ministerios individuales,
los principales órganos administrativos del gobierno, tenían el poder de hacer leyes
en sus respectivos campos. Por lo tanto, la autoridad legislativa en este sistema
estaba muy dispersa. A fines de la década de 1980, algunos funcionarios criticaron
la elaboración de leyes por parte de órganos distintos al Soviet Supremo y pidieron
que se introdujeran enmiendas a la Constitución para dar al Soviet Supremo una
mayor autoridad sobre la elaboración de leyes.
El PCUS efectivamente ejerció control sobre el gobierno. Los líderes del gobierno
siempre fueron miembros del partido y se desempeñaron en organismos del partido
como el Politburó y el Comité Central. En su papel de líderes del partido, los
funcionarios del gobierno participaron en la formación de políticas políticas, sociales
y económicas. Además, estos funcionarios estaban sujetos a las normas del
centralismo democrático, lo que requería que cumplieran las órdenes del PCUS o
se enfrentaran a la disciplina partidaria. Igualmente importante, como parte de su
autoridad de nomenklatura, el partido tenía poder de nombramiento para todos los
puestos importantes en la jerarquía del gobierno. El partido también ejerció el control
a través de las comisiones y comités del Soviet Supremo, que fueron supervisados
por los departamentos y comisiones del Comité Central en sus respectivos campos.
Cada ministerio contenía su propia organización de partido primario (PPO), que
aseguraba que el personal del ministerio se adhiriera diariamente a las políticas del
partido. De hecho, el partido, no el sistema ministerial y legislativo, era la principal
institución política en la Unión Soviética.
Órganos Administrativos: El artículo 128 de la Constitución nombra al Consejo de
Ministros como el "máximo órgano ejecutivo y administrativo de la autoridad estatal"
en la Unión Soviética. Aunque los miembros del consejo estuvieron sujetos a
ratificación y cambio por el Soviet Supremo y el Congreso de los Diputados del
Pueblo, en 1989 fueron designados por el partido. Sin embargo, el consejo era
demasiado grande para actuar como un cuerpo eficaz de toma de decisiones. El
Presidium del Consejo de Ministros, formado por los administradores económicos
más influyentes del gobierno, tenía el poder de actuar en nombre del pleno del

Sergio Llanten Figueroa 19


consejo cuando no estaba en sesión. El presidente del Consejo de Ministros
completo, el equivalente de un primer ministro, actuó como jefe de gobierno y
administrador económico principal. En 1989, el presidente del Consejo de Ministros,
Nikolai I. Ryzhkov, se sentó en el Politburó.
Debajo de las instituciones centrales estaban los ministerios, los comités estatales
y otros órganos gubernamentales, que llevaban a cabo políticas de régimen en sus
respectivos campos sujetos a un estricto control de los partidos. Los ministerios
administraron los sistemas económicos, sociales y políticos.
Congreso de los Diputados del Pueblo: En 1989, el Congreso de los Diputados del
Pueblo se situó en la cúspide del sistema de soviets y fue el órgano legislativo más
importante del país. Creado por enmienda a la Constitución en diciembre de 1988,
el Congreso de los Diputados del Pueblo teóricamente representaba la autoridad
unida de los congresos y soviets en las repúblicas. Además de sus amplios deberes,
creó y supervisó a todos los demás organismos gubernamentales que tienen la
autoridad para emitir decretos. En 1989, el Congreso de los Diputados del Pueblo,
en gran parte, fue un foro ceremonial que se reunía solo unos pocos días al año
para ratificar y debatir las decisiones del partido y del gobierno y elegir entre sus
propios miembros al Soviet Supremo para llevar a cabo funciones legislativas entre
las sesiones del congreso. . Otras responsabilidades del Congreso de los Diputados
del Pueblo incluyen cambiar la Constitución, adoptar decisiones sobre las fronteras
estatales y la estructura federal, ratificar los planes del gobierno, elegir al presidente
y primer vicepresidente del Soviet Supremo y elegir a los miembros del Comité de
Supervisión Constitucional.
Soviet Supremo: sirvió como el órgano supremo del poder estatal entre las sesiones
del Congreso de los Diputados del Pueblo. El Soviet Supremo designó formalmente
al presidente del Consejo de Ministros, ratificó o rechazó a sus candidatos para
puestos ministeriales y supervisó su trabajo, y adoptó planes y presupuestos
económicos e informó sobre su implementación. A través de su presidente, el Soviet
Supremo representó al país en la diplomacia formal. También tenía la autoridad
para nombrar el Consejo de Defensa, otorgar grados militares y diplomáticos,
declarar la guerra, ratificar tratados y derogar los actos del Presidium del Soviet
Supremo, el presidente del Soviet Supremo y el Consejo de Ministros.
El Soviet Supremo ha delegado tradicionalmente sus poderes a los organismos
gubernamentales que ha elegido y supervisado nominalmente. El Soviet Supremo
se reservó el derecho de revisar y aprobar formalmente sus acciones, y en el pasado
siempre dio esta aprobación. Las acciones de otros cuerpos gubernamentales
elegidos por el Soviet Supremo se convirtieron en ley con una fuerza igual a las
propias decisiones del Soviet Supremo. Las comisiones y comités han
desempeñado un papel menor para garantizar que el lenguaje de la legislación sea
uniforme. En 1989 tomaron un rol activo al juzgar las calificaciones de los candidatos
para los cuerpos ministeriales y en cuestionar las operaciones gubernamentales.
Órganos de control: El término control (kontrol ') se refería a un sistema de control
gubernamental y público de todas las esferas de la producción, el comercio y la
administración. A través de los órganos de control del gobierno, el partido aseguró
que el gobierno y la sociedad funcionaran de acuerdo con los intereses del
socialismo. El Soviet Supremo formó y dirigió nominalmente los tres tipos de
órganos de control: el sistema judicial, la Procuraduría y el Comité de Control
Popular. Estos órganos de control administraban un sistema de leyes que derivaba
del Imperio ruso, cuyo sistema de leyes se basaba a su vez en el derecho romano.

Economía
La Unión Soviética de los años 80 tuvo la mayor economía centralmente dirigida del
mundo. El régimen estableció sus prioridades económicas a través de la
planificación central, un sistema según el cual las decisiones administrativas, más
que el mercado, determinaban la asignación de recursos y los precios.
Desde la Revolución Bolchevique de 1917, el país ha pasado de ser una sociedad
campesina en gran parte subdesarrollada con una industria mínima a convertirse en

Sergio Llanten Figueroa 20


la segunda potencia industrial más grande del mundo. Según las estadísticas
soviéticas, la participación del país en la producción industrial mundial creció del 4
por ciento al 20 por ciento entre 1913 y 1980. Aunque muchos analistas occidentales
consideraron que estas afirmaciones estaban infladas, el logro soviético siguió
siendo notable. Recuperándose de los eventos nefastos de la Segunda Guerra
Mundial, la economía del país había mantenido una tasa de crecimiento continua,
aunque desigual. El nivel de vida, aunque todavía modesto para la mayoría de los
habitantes según los estándares occidentales, había mejorado, y los ciudadanos
soviéticos de finales de los años ochenta tenían una medida de seguridad
económica.
Aunque estos logros pasados fueron impresionantes, a mediados de la década de
1980 los líderes soviéticos se enfrentaron a muchos problemas. Desde la década
de 1970, la tasa de crecimiento se ha ralentizado sustancialmente. El extenso
desarrollo económico, basado en vastos aportes de materiales y mano de obra, ya
no era posible; sin embargo, la productividad de los activos soviéticos siguió siendo
baja en comparación con otros países industrializados importantes. La calidad del
producto necesitaba una mejora. Los líderes soviéticos se enfrentaron a un dilema
fundamental: los fuertes controles centrales que tradicionalmente habían guiado el
desarrollo económico no habían logrado promover la creatividad y la productividad
que se necesitaban urgentemente en una economía moderna y altamente
desarrollada.
Reconociendo las debilidades de sus enfoques pasados para resolver nuevos
problemas, los líderes de fines de la década de 1980 buscaban moldear un
programa de reforma económica para galvanizar la economía. Las Direcciones
básicas para el desarrollo económico y social de la URSS para 1986-1990 y para el
período hasta el año 2000, un informe al 27º Congreso del Partido en marzo de
1986, hablaban de una "carga de las deficiencias que se habían acumulado".
durante un largo período, "que requirió" cambios radicales, una profunda
reestructuración ". El liderazgo, encabezado por el Secretario General Mikhail S.
Gorbachev, estaba experimentando con soluciones a los problemas económicos
con una apertura nunca antes visto en la historia de la economía. Un método para
mejorar la productividad parece ser un fortalecimiento del papel de las fuerzas del
mercado. Sin embargo, las reformas en las que las fuerzas del mercado asumieron
un papel más importante significarían una disminución de la autoridad y el control
por parte de la jerarquía de planificación.
El país contiene enormes disparidades económicas y regionales. Sin embargo, el
análisis de datos estadísticos desglosados por región es un difícil proceso. Además,
las propias estadísticas soviéticas pueden ser de uso limitado para los analistas
occidentales porque no son directamente comparables con las utilizadas en los
países occidentales. Los diferentes conceptos, valoraciones y procedimientos
estadísticos utilizados por los economistas comunistas y no comunistas hacen que
incluso los datos más básicos, como la productividad relativa de varios sectores,
sean difíciles de evaluar. La mayoría de los analistas occidentales y algunos
economistas soviéticos dudan de la exactitud de las estadísticas publicadas, y
reconocen que las cifras de crecimiento industrial tienden a inflarse.
Materias Primas
Industria: Base industrial diversificada dirigida por un sistema burocrático
complicado y centralizado. Las más altas prioridades otorgadas a las industrias de
construcción de maquinaria y de trabajo de metales y a la fabricación de material
textil militar; las industrias de consumo no asignan recursos humanos, financieros o
materiales comparables. Avances tecnológicos aplicados principalmente a las
industrias de defensa. Principales ramas industriales: fabricación (incluida la
defensa), productos químicos, metalurgia, textiles, procesamiento de alimentos y
construcción. Empleo en la industria y la construcción 38 por ciento en 1988.
Energía: autosuficiente en energía y un gran exportador de energía. El mayor
productor mundial de petróleo y gas natural y el segundo mayor productor de
carbón. Enormes recursos de energía en Siberia, pero el costo de la extracción y el
transporte a grandes distancias a las zonas industriales occidentales de alta.

Sergio Llanten Figueroa 21


Principales generadores de energía eléctrica: termoeléctrica (carbón, petróleo, gas
natural y turba), centrales nucleares y centrales hidroeléctricas.
Agricultura: granjas colectivas y granjas estatales suministraron la mayor parte de
las necesidades agrícolas. Trigo y otros granos, papas, remolacha azucarera,
algodón, semillas de girasol y cultivos principales de lino. Parcelas privadas: un
pequeño porcentaje del área sembrada produjo cantidades sustanciales de carne,
leche, huevos y vegetales. Grandes cantidades de grano y carne importadas. A
pesar de la alta inversión, persistieron graves problemas en la agricultura:
fertilización insuficiente; refrigeración, almacenamiento y transporte inadecuados;
desperdicio de procesamiento; y planificación y gestión poco realistas. Problemas
más fundamentales: solo el 1,1% de la tierra cultivable recibe precipitación óptima;
rendimientos de cultivos muy fluctuantes; y muchas áreas fértiles tienen estaciones
de crecimiento insuficientes debido a las latitudes del norte o la deficiencia de
humedad.
Pesca: la flota pesquera oceánica más grande del mundo, acompañada de grandes
y modernas embarcaciones procesadoras de pescado, operadas en los sistemas
oceánicos del Atlántico y el Pacífico. Los mares y ríos continentales representaron
menos del 10 por ciento de las capturas.
Silvicultura: Con un tercio de las áreas boscosas del mundo, la producción de
troncos y madera aserrada del país excedió la de todos los demás países, a pesar
del procesamiento ineficiente y derrochador. La capacidad de procesamiento
inadecuada hizo que la producción de pulpa, cartón de papel, contrachapado y otros
productos de madera fuera baja.
Comercio exterior: las políticas gubernamentales de autosuficiencia y control
estricto mantuvieron el comercio en un papel económico menor. En 1985, las
exportaciones e importaciones totalizaron US $ 185,9 mil millones, pero cada una
representó solo el 4 por ciento del PNB. Los principales socios comerciales
incluyeron otros países comunistas, particularmente los de Europa del Este, que
representaron el 67 por ciento del comercio. Los países industrializados
representaron el 22 por ciento y los países del Tercer Mundo el 11 por ciento. Las
principales exportaciones de petróleo y productos del petróleo, gas natural, metales,
madera, productos agrícolas y productos manufacturados, principalmente
maquinaria, armas y equipo militar. Importantes importan grano y otros productos
agrícolas, maquinaria y equipo industrial, productos de acero (especialmente tubos
de gran diámetro) y bienes de consumo. Balance de comercio favorable a mediados
de la década de 1980. El comercio con los países socialistas se realiza en forma
bilateral y las importaciones equilibran las exportaciones. El valor de las
exportaciones a los países del Tercer Mundo, incluidas las armas y el equipo militar,
superó el déficit de moneda fuerte causado por la balanza comercial desfavorable
con Occidente. La flota mercante consistía en alrededor de 2.500 buques
transoceánicos.
Satisfacción de las necesidades del pueblo
los ingresos y los beneficios relacionados se derivan de la posición social y no a la
inversa. Normalmente, la posición social más alta en la Unión Soviética, los
beneficios totalmente superiores, que incluyen no solo mejores salarios sino
también un mayor acceso a bienes y servicios escasos. El acceso a bienes y
servicios reflejaba con mayor precisión el estatus social que los ingresos en efectivo
porque los grupos sociales no tenían igual acceso a ellos y porque la escasez
perpetua de bienes y servicios disminuía la utilidad del efectivo ganado. Otros
beneficios, como los subsidios del gobierno para el transporte, la alimentación y la
vivienda, no se obtuvieron en virtud de la condición social de uno, sino que todos
los disfrutamos igual. El prestigio ocupacional parecía estar relacionado con el
ingreso y la ocupación, aunque algunos puestos profesionales, a pesar de su mayor
prestigio, valían menos en salarios que ciertos trabajos que requerían mano de obra
calificada.
Además de los salarios, los ciudadanos recibieron dos tipos de beneficios no
monetarios. Los primeros precios artificialmente bajos para alimentos, transporte y
vivienda representaron aproximadamente el 42 por ciento del salario promedio en

Sergio Llanten Figueroa 22


1986. Estos subsidios y otros tipos de pagos de transferencia estaban disponibles
para todos y no se otorgaron según su estado.
Se asignaron otros tipos de beneficios no monetarios según la posición social. Por
ejemplo, altos funcionarios del partido y del gobierno recibieron beneficios tales
como chóferes, personal doméstico, viviendas (tamaño y calidad que dependen del
estado), boletos prioritarios para entretenimiento y viajes, salas de espera
especiales en lugares públicos y pases que les permiten saltar líneas para hacer
compras Como regla general, aquellos que reciben el salario más bajo reciben el
menor número de beneficios que no sean en efectivo. Este grupo incluía
trabajadores no calificados, trabajadores de cuello blanco y servicios de menor nivel,
trabajadores agrícolas, muchos pensionistas y desempleados temporales. Los
trabajadores agrícolas, que generalmente recibían el salario más bajo, podían
complementar sus ingresos con los ingresos de sus parcelas agrícolas privadas.
La posición social también determinó el acceso a bienes y servicios, un beneficio
importante en un país donde aquellos en el partido, el ejército, la seguridad y las
élites culturales tenían el derecho de comprar en tiendas restringidas especiales
que requerían divisas o los denominados rublos de certificados. En tales tiendas, se
pueden comprar bienes o bienes importados no disponibles en los mercados
públicos. El ciudadano promedio, por el contrario, estaba obligado a hacer cola
durante horas en los mercados públicos donde muchos bienes, incluyendo ropa y
alimentos, eran escasos o no estaban disponibles. Algunas ocupaciones, sin
embargo, otorgaron privilegios que no fueron reconocidos oficialmente o que
ofrecieron oportunidades para beneficio personal.
Otras formas de acceso desigual que favorecían a las de mayor estatus social
incluían mejores instalaciones para vacaciones, mejor atención médica y una mejor
educación para los niños. Las escuelas especiales que enseñaban lenguas
avanzadas, artes y ciencias generalmente eran atendidas por los niños de los
privilegiados. Los honores estatales oficiales, tanto civiles como militares, también
trajeron beneficios en forma de mejores alojamientos de viaje, alojamiento y
vacaciones.
Decisiones Económicas
El Estado, sobre la base de la red de sóviets, determinaba una planificación y control
global de la economía soviética de forma centralizada con el objetivo de satisfacer
las necesidades básicas de la población. El máximo órgano planificador era el
Ministerio de Planificación, conocido como Gosplán. En su proceso para determinar
el desarrollo futuro recibía las directrices del Consejo de Ministros de la URSS y los
Gosplan de las repúblicas federadas, elaboraba el plan y lo aprobaba tras someterlo
al Soviet Supremo.
El Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS) y, como un complemento de él
gobierno establece objetivos y elige prioridades para la economía.
Tradicionalmente, el gobierno ha determinado la política económica en detalle
considerable a través de sus agencias de planificación en varios niveles y ha emitido
instrucciones específicas a las unidades económicas individuales sobre la cantidad
y el tipo de producción que se espera de ellos, los niveles salariales y los fondos de
incentivos permitidos, y, en gran medida, políticas de inversión. El control de la
economía se ha ejercido a través de una jerarquía de agencias de planificación que
interactúan con el gobierno apropiado y los órganos del partido para diseñar e
implementar políticas para lograr estos objetivos. Varios esfuerzos anteriores de
reforma han alterado las funciones y asignaciones específicas de los componentes
de la economía, pero la estructura jerárquica básica se ha mantenido intacta desde
su inicio durante la década de 1920.
La planificación y el control de todos los sindicatos para cada uno de los sectores
principales de la economía son manejados por los ministerios competentes,
subordinados al Consejo de Ministros y asistidos por una variedad de agencias de
planificación. Entre los ministerios y las empresas en funcionamiento, una variedad
de organismos, como las combinadas, los fideicomisos y las asociaciones de
producción unen entidades que representan aspectos de producción en un área

Sergio Llanten Figueroa 23


dada de la economía. En este nivel, se han intentado reestructuraciones periódicas
para lograr una mayor eficiencia.
La dirección del desarrollo económico depende de las decisiones tomadas por los
planificadores sobre la base de su evaluación de las necesidades del país, teniendo
en cuenta consideraciones políticas, militares y otras consideraciones no
económicas.
Duración Sistema
una economía de la Unión Soviética y su sistema económico se basa en la
propiedad social de los medios de producción, dentro de la teoría general marxista-
leninista.
El Estado, sobre la base de la Red de Servicios, determinaba una planificación y
control global de la economía soviética de forma centralizada con el objetivo de
satisfacer las necesidades básicas de la población. El máximo órgano planificador
era el Ministerio de Planificación, conocido como Gosplán. En su proceso para
determinar el desarrollo futuro recibía las directrices del Consejo de Ministros de la
URSS y los Gosplan de las repúblicas federadas, elaboraba el plan y lo aprobaba
tras someterlo al Supremo soviético.
En sus primeros años, las consecuencias de la Primera Guerra Mundial y la Guerra
Civil Rusa obligaron a un nuevo país a adoptar un nuevo tipo de economía, el
llamado comunismo de guerra; tras el final de la guerra civil, el gobierno de Lenin
impuso la Nueva Política Económica (NEP) que combinó elementos sociales y
capitalistas, pero que no se pudo impulsar de la economía, por lo que desde 1928
se impusieron los Planes Quinquenales.
A partir de los programas de planificación de la Unión Soviética conoció un período
de gran desarrollo económico que se vio brevemente interrumpido por la invasión
de la Alemania nazi durante la Segunda Guerra Mundial. Tras la victoria en la guerra
ya pesar de las cosas, los materiales humanos, la economía y el mundo del ejército,
consiguiendo grandes hitos históricos como la puesta en órbita del primer satélite
artificial, el lanzamiento del primer ser humano al espacio y una gran influencia
mundial. Este llamativo período comenzó a bajar en 1965, coincidiendo con el final
del mandato de Nikita Jrushchov. El alargamiento de la Guerra fría y la carrera
armamentística que está imponiendo, sumadas a errores estratégicos y demoras
burocráticas, a partir de entonces a una desaceleración progresiva económica que
motivó conflictos y se hizo florecer, movimientos nacionalistas e independentistas,
que sumados a medidas que tendían a una vuelta paulatina hacia el capitalismo,
terminar por hacer desaparecer a la Unión Soviética en 1991.
Éxitos del sistema
Educación: El gobierno operó todas las escuelas, a excepción de un puñado de
seminarios aprobados oficialmente por la iglesia, que tenían una inscripción de solo
varios cientos de personas. Otras características fueron el papel principal del Partido
Comunista de la Unión Soviética (PCUS) en todos los aspectos de la educación;
Los órganos administrativos centralizados y jerárquicamente estructurados; y un
enfoque esencialmente conservador a la pedagogía.
Las reformas educativas de la década de 1980 exigieron un aumento de fondos y
cambios en el plan de estudios, los libros de texto y los métodos de enseñanza para
corregir deficiencias graves en las escuelas y mejorar la calidad de la educación en
todo el país. Un objetivo importante de las reformas fue la creación de una "nueva
escuela" que pudiera satisfacer las demandas económicas y sociales de una nación
muy modernizada y tecnológicamente avanzada. El liderazgo soviético deseaba
crear a medida que conducía al país hacia el siglo XXI.
Salud: El sistema soviético de medicina socializada, introducido durante la era de
Stalin, enfatizó la expansión "cuantitativa". El sistema fue impulsado por tres
principios básicos subyacentes: la provisión por parte de las instituciones de salud
gubernamentales de atención médica calificada, gratuita y de fácil acceso para
todos los ciudadanos; un énfasis en la prevención de la enfermedad; y el objetivo
relacionado de garantizar una fuerza de trabajo saludable para la economía de la

Sergio Llanten Figueroa 24


nación. De hecho, la salud de los ciudadanos individuales se veía no solo como un
asunto personal "sino como parte de la riqueza nacional".
El gobierno manejó una gran red de clínicas de vecindario y de trabajo para
proporcionar atención primaria fácilmente accesible y grandes hospitales y
complejos policlínicos para el diagnóstico y tratamiento de enfermedades más
complicadas y para la cirugía. Las instalaciones de atención médica incluían
numerosos centros de consulta para mujeres y clínicas pediátricas, servicios de
ambulancia de emergencia y sanatorios y hogares de descanso para terapias
prolongadas y de corta duración y relajación. La atención psiquiátrica sigue siendo
el área más desactualizada y maltratada del sistema médico del país.
Compensación laboral: En la década de 1980, los trabajadores estaban cubiertos
por un seguro de discapacidad. Las personas con discapacidades permanentes
como resultado de lesiones en el trabajo recibieron una pensión equivalente al 100%
de sus salarios, independientemente de su antigüedad. La compensación por
enfermedad o lesión que causa la incapacidad temporal para trabajar pero que no
está relacionada con el empleo requiere la certificación médica adecuada de la
enfermedad o lesión. Los beneficios dependían de la duración del servicio: el 50 por
ciento de los salarios completos se pagaba por menos de tres años de trabajo
ininterrumpido; 80 por ciento durante tres a cinco años; y 100 por ciento por más de
ocho años. El servicio en las fuerzas armadas, el tiempo pasado en los puestos del
partido o del gobierno y el permiso de maternidad no se consideraban interrupciones
en el empleo. También se pagaron bajas por enfermedad a los trabajadores
(generalmente madres que trabajan) que se quedaron en casa para cuidar a
familiares enfermos. En 1987, el gobierno extendió el período de vacaciones
pagadas para el cuidado de un niño enfermo a catorce días.
Las asignaciones por maternidad fueron bastante generosas. Las mujeres
embarazadas recibieron un total de 112 días de licencia por maternidad, 56 días
antes y 56 días después del nacimiento de un niño, con el pago de los salarios
completos, independientemente de la duración del empleo. El período de licencia
postnatal se extendió a setenta días para las mujeres que tuvieron partos múltiples
o anormales. Las madres tenían derecho a un permiso sin sueldo hasta el primer
cumpleaños del niño, sin una interrupción en su registro de empleo y con la garantía
de regresar a su trabajo original.
Relaciones Exteriores: La Unión Soviética tenía relaciones oficiales con la mayoría
de las naciones del mundo a fines de los años ochenta. La Unión Soviética también
había pasado de ser una extraña en las organizaciones internacionales y las
negociaciones a ser uno de los árbitros del destino de Europa después de la
Segunda Guerra Mundial. En la década de 1970, después de que la Unión Soviética
lograra una paridad nuclear aproximada con los Estados Unidos, percibió su propia
participación como esencial para la solución de cualquier problema internacional
importante. El esfuerzo de la Unión Soviética por extender su influencia o control
sobre muchos estados y pueblos ha resultado en la formación de un sistema
socialista mundial de estados cuyos ciudadanos incluyen aproximadamente un
cuarto de la humanidad. Además, desde principios de los años setenta, la Unión
Soviética ha concluido tratados de amistad y cooperación con varios Estados del
Tercer Mundo. Por todas estas razones, la política exterior soviética es de gran
importancia para el mundo no comunista y ayuda a determinar el tenor de las
relaciones internacionales.
Industria: ha sido oficialmente la actividad económica más importante en la Unión
Soviética y un indicador crítico de su posición entre las naciones del mundo. En
comparación con los países occidentales, un porcentaje muy alto de la población
soviética trabaja en la producción de bienes materiales. El Partido Comunista de la
Unión Soviética (PCUS) considera que el crecimiento constante en la industria
pesada es vital para la seguridad nacional, y su política ha logrado varios períodos
de crecimiento espectacular. Sin embargo, el crecimiento industrial ha sido desigual,
con fallas notables en las industrias ligera y de consumo, y las estadísticas
impresionantes a menudo han ocultado fallas en ramas individuales. Y, a fines de
la década de 1980, las estadísticas confiables siguieron sin estar disponibles en
algunas áreas y no confiables en otras.

Sergio Llanten Figueroa 25


Fracasos del sistema
Sistema de pensiones: Las pensiones, en general, eran bastante bajas. La pensión
mensual promedio en 1986 era de 75,1 rublos, con una considerable disparidad
entre la pensión mensual promedio de los trabajadores de cuello azul y blanco (un
promedio de 81,2 rublos para las dos categorías de trabajadores) y los trabajadores
agrícolas colectivos (48 rublos). De hecho, la pensión promedio fue solo ligeramente
superior al nivel no oficial de pobreza, de 70 rublos por mes por persona. Es
probable que millones de pensionistas vivieran por debajo o cerca de este umbral
de pobreza. De hecho, los pensionistas conformaron la mayoría de los pobres.
Agricultura: A pesar de los inmensos recursos de tierras, maquinaria extensa e
industrias de apoyo químico, una gran fuerza laboral rural y dos décadas de
inversiones masivas en el sector agrícola, la Unión Soviética siguió dependiendo de
las importaciones de grano y carne a gran escala para alimentar a su población. La
persistente escasez de alimentos básicos, la falta general de carnes, frutas y
verduras frescas en las tiendas estatales, y una dieta blanda y rica en carbohidratos,
siguieron siendo un hecho de la vida para los ciudadanos soviéticos y una perenne
vergüenza para su gobierno.
Transporte: Pese a las mejoras, varios aspectos del sector del transporte público,
muchos de los cuales pueden surgir debido a una infraestructura obsoleta, falta de
inversión, corrupción y medidas erróneas por parte de las autoridades centrales. La
demanda de infraestructuras de transporte y servicios fue en aumento, pero las
autoridades soviéticas demostraron ser incapaces de satisfacer la creciente
demanda de la población.
El colapso económico de la Unión Soviética: fue una crisis que ese país sufrió a
fines de 1980. Consistió en cambios importantes en su economía, que condujeron
a su solución como unidad política centralizada. Esta se oficializó el 8 de diciembre
de 1991 con el Tratado de Belavezha, que firmaron los presidentes de Rusia,
Ucrania y Bielorrusia. La antigua URSS dio lugar a varios países independientes,
que experimentó severísimas contracciones de sus economías en tránsito al
capitalismo.
La economía civil no solo adolecía de falta de computadoras, sino también de robots
industriales, copiadoras electrónicas, escáneres ópticos y muchos otros
instrumentos de tratamiento de información que ya se tenía en la industria japonesa
y occidental 15 años antes. Esto naturalmente repercutía gravemente en la logística
y hacía poco competitivos en los medios soviéticos civiles con los occidentales.
Esta mala situación de las telecomunicaciones y de las tecnologías del tratamiento
de información no era casual. El sistema soviético de estructura de poder tenía por
qué impedir el intercambio rápido de información no sujeta a censura o supervisión
por parte del partido. Sin lugar a dudas, la escasa prioridad conferida a la creación
de una red telefónica moderna puede interpretarse más la inseguridad del partido
comunista que una falta de conocimientos y recursos técnicos.
Otros inconvenientes del sistema de planificación soviético habrían sido:
1. Su enorme burocracia ineficiente, llamada nomenklatura, que cuidada de medios
modernos de gestión (telecomunicaciones, informática, dispositivos electrónicos,
etc.).
2. La ineficiente asignación de recursos. En las empresas, los directores fueron
algunas veces un control estrecho para los jefes de oficina, objeto de examen por
el que se ajusta a una lista de normas y reglamentos, lo que tuvo varias
consecuencias involuntarias. La cuantía de las ayudas concedidas a las empresas
en forma de bonos en incentivos se determinó por el número de empleados, lo que
condujo a la contratación de grandes cantidades de trabajadores innecesarios. Las
cuotas de producción se fijaron en los términos cuantitativos únicamente, lo que dio
lugar a la producción de artículos de baja calidad, estos valores estrictamente
cuantitativos fueron una invitación a obtener cuotas por impostura: "Puesto que los
salarios, los bonos y las promociones dependen de que se alcancen los objetivos
fijados por el plan del sistema de planificación central inducía, o más bien, obligaba
a la falsificación de los resultados ". Además, las empresas a veces tienen sus

Sergio Llanten Figueroa 26


necesidades en materias primas y requisitos de inversión, con la esperanza de tener
suficiente para cumplir o incluso superar los objetivos cuantitativos de producción
fijados.
3. Los presupuestos blandos de los que habla Catherine Verdery fueron un medio
más de no garantizar la supervivencia de las empresas más aptas. Cualquier
empresa deficitaria recibió fondos para superar el mal momento. E igualmente, una
gestión ineficiente e irracional como el acaparamiento de recursos innecesarios, el
sobreempleo y las inversiones innecesarias, nunca tuvo consecuencias
catastróficas ni supuso la desaparición de la empresa afectada, sino que recibió
más aún subsidios para mantenerse a flote. Además, la reducción del factor ahorro
por trabajo para una mejora en la tecnología que permite un sistema capitalista
revierte en un menor precio, en un momento puede ayudar a los "beneficios" de los
directores y las empresas planificadas, así que no están destinados a mejoras de
ese tipo.
Todos estos factores contribuyeron con una economía peculiar, que ha sido
caracterizada por escasez, largas colas, la acumulación de empleos innecesarios,
personalismo, corrupción persistente, que llega hasta el empleado que escondía
debajo del mostrador, para sus amigos o parientes o para un soborno. Y como se
ha dicho la estructura del poder era un freno a la innovación tecnológica o al
favorecimiento de la competencia. Había pocas recompensas en los directores de
empresas que aplicaban procesos de producción o productos en nuevos o más.
País que imitaron a el modelo económico de la unión soviética

Para los países del Este de Europa, el período de normalización va desde 1968
hasta 1982 (desde el fin de la Primavera de Praga hasta la muerte de Brezhnev).
Tiene mucha importancia para la definición de la política de este nuevo período de
intervención de Brezhnev en el Pleno del V Congreso del Partido Obrero Unificado
de Polonia, en noviembre de 1968. En este congreso Brezhnev anuncia la doctrina
de la soberanía limitada para todo el bloque soviético con el fin de evitar que ocurran
acontecimientos como los que han sucedido en Hungría, Checoslovaquia, Polonia,
en los años anteriores.

A partir de entonces, según proclama Brezhnev, el Pacto de Varsovia y todos los


convenios entre la URSS y sus aliados tienen que tener en cuenta que, si se produce
algún tipo de agresión capitalista, la URSS (y aliados) actuará dentro de los países
en donde los productos se producen aunque los Gobiernos no lo soliciten.

Esto tiene enormes consecuencias para la vida futura de estos países. No es solo
que los dirigentes comunistas del Este son fieles a la URSS; sino que aunque no
tengan, tengan por encima el temor a una intervención directa de poner en tela de
juicio alguno de los principios de la política soviética. Otro elemento para tener en
cuenta a la hora de ver la normalización son los liderazgos.

Los líderes de los partidos comunistas en los países socialistas del Este de Europa
no tienen ningún impulso reformista ni plantean ningún problema a la URSS. Un
modo de compensación para el mayor control soviético, la urss aumenta sus
créditos y ayudas económicas a los distintos países socialistas en los años 70.

POLONIA

En cuanto a Polonia, al comenzar la década de los setenta, sufre una inestabilidad


crónica. La coincidencia en el tiempo del encarecimiento del costo de la vida y la
pérdida de la capacidad adquisitiva de las familias alienta una nueva protesta obrera
en todo el litoral báltico. Los hechos del Báltico (la represión de los mismos) terminan
con la carrera política de Gomulka y con toda una época en Polonia. El nuevo equipo
dirigente, con Gierek al frente, solo puede terminar con la crisis con la promesa de
mejorar las condiciones vitales y laborales de la población. Sin embargo, algunos
años más tarde, la consigna acuñada por Gierek sólo es papel mojado: su política
económica expansiva y consumista por la deuda externa, motivo por el cual Polonia
entra en una nueva fase de recesión económica.

Sergio Llanten Figueroa 27


Para intentar salvar su proyecto de modernización, Gierek decreta una subida
indiscriminada de precios de los productos de primera necesidad, lo que vuelve a
provocar una nueva oleada de contestación social.

Al descontrol económico se une a la movilización de los intelectuales en apoyo de


los trabajadores represaliados, esto alienta la creación de un Comité de Defensa de
los Trabajadores que desempeñan un papel importante en la defensa de los
trabajadores perseguidos por el régimen, además de luchar por la recuperación de
los derechos sociales y políticos de la sociedad. comienzan a crearse "Sindicatos
Libres", que un año más tarde elaboran una Carta de los derechos de los
trabajadores.

El empeoramiento de las condiciones materiales y la radicalización de la vida


política aconsejan a los dirigentes comunistas la realización de nuevos cambios al
más alto nivel: el Politburó otorga todo el poder al general Jaruzelski, al controlar
personalmente la jefatura del partido, del Gobierno y el Ministerio de Defensa.
Durante el otoño los acontecimientos se precipitan y el 13 de diciembre Jaruzelski
proclama la ley marcial. Con la ley marcial las autoridades logran dar un golpe de
fuerza perfecto, y evitan la invasión del país por el Pacto de Varsovia. Pero fracasan
a la hora de impulsar la reconstrucción socioeconómica al actuar el partido
meramente a la defensiva, sin caudal regeneracionista.

Comparacion economias alemania nacional-socialista y la union sovietica

Ambos imperios eran imperios económicamente agrarios, la URSS se sometió a un


programa de industrialización que era un gran componente de su nuevo estatus en
el mundo como una 'superpotencia'. El imperio ruso solo se caracterizó como una
economía agraria, pero la URSS alcanzó el estatus de una gran potencia industrial.
La rápida urbanización y la URSS se caracterizaron por los signos universales de
una sociedad industrializada: la reducción de empleos de bajo estatus y un fuerte
aumento de los de alto estatus. Esta satisfacción de movilidad ascendente limitada
fue una de las principales causas de la estabilidad del sistema soviético. El
programa económico de Hitler no era proporcionar a su pueblo una economía fuerte
capaz de crecer en el futuro, sino que creó una economía de guerra completamente
dependiente de la conquista, y por lo tanto vinculada al logro militar, no al PNB. Y
fue una política falsa que condujo a un desastre total para Alemania y Europa, y
condujo directamente al ascenso de la URSS y los EE. UU. Como superpotencias
militares y económicas mundiales.

Sergio Llanten Figueroa 28

También podría gustarte