Está en la página 1de 5

6 consejos para

aliviar una infección


vaginal por hongos

Aunque mantener la zona seca y la higiene íntima son fundamentales para acabar con
las infecciones por hongos, debemos respetar la humedad natural de la vagina para no
provocar otros problemas

Las infecciones vaginales por hongos son una serie de condiciones médicas que pueden
producirse por el crecimiento de varios tipos de microorganismos que habitan en la
zona íntima de la mujer.

Su causa más frecuente es la proliferación de la Candida Albicans, un tipo de hongo


que se desarrolla con facilidad en ambientes húmedos y cálidos.

Para todas resulta muy incómodo padecerlo, ya que suele provocar síntomas como la
picazón, flujo vaginal con olor y enrojecimiento de los labios vaginales.

Por si fuera poco, puede complicarse con el paso del tiempo y provocar otras molestias
como el dolor, la irritación y dificultades para mantener relaciones sexuales.

La buena noticia para todas es que existen algunos consejos y remedios naturales que
se pueden considerar para controlar sus síntomas mientras se erradica la infección.

En el espacio que tenemos a continuación vamos a revelar los 6 más importantes para
que no dudes en aplicarlos cuando te aquejen este tipo de problemas.
1. Mantén la zona seca

La infección por hongos vaginales se desarrolla con más facilidad en ambientes


demasiado húmedos. Procura mantener seca las áreas externas de la vagina,
secándote bien después de la ducha o tras ir al baño.

Ten en cuenta que la zona íntima tiene una lubricación natural que no supone ningún
riesgo de infección. Esta humedad se debe respetar porque sus alteraciones
incrementan los riesgos de enfermedades.

2. Usa ropa interior de algodón

Las telas de la ropa interior suelen tener mucho que ver en el desarrollo de estas
afecciones. Los tejidos que absorben humedad e impiden la transpiración de la zona
se convierten en un caldo de cultivo para los hongos.

Las prendas elaboradas con algodón son las más recomendadas para la salud íntima
ya que evita el exceso de humedad y calor.

Por otro lado, debes evitar el uso de trajes de baño húmedos tras salir de la piscina
porque, cuanto más te demores en cambiarlos, mayor será el riesgo de contraer una
infección.

También debes procurar usar ropa holgada, en especial si ya estás presentado


síntomas de candidiasis.
3. Mejora los hábitos de higiene

La higiene diaria es la clave principal para gozar de una buena salud vaginal. Lava la
zona infectada con un jabón suave y sin fragancia, dos veces al día.

Asegúrate de mantener la ropa interior limpia y seca, sobre todo cuando notes que
tienes flujo vaginal fuerte.

Además, al momento de ir al baño procura limpiarte de adelante hacia atrás, con el


fin de evitar la propagación del hongo y las bacterias.

4. Evita las relaciones sexuales

Si bien las infecciones por hongos no son una condición grave, lo más conveniente es
evitar las relaciones sexuales mientras se curan por completo.

Mantener relaciones sin antes combatir los hongos puede prolongar la durabilidad de
la infección y, en algunos casos, provocar malestar en la pareja.

5. No utilices fragancias

El uso de perfumes, desodorantes y otros productos con fragancia en la zona


íntima afectan la flora microbiana de la vagina y facilitan el crecimiento de los
hongos.

Las sustancias químicas que contienen no son compatibles con el pH vaginal y tienden
a ocasionar desequilibrios perjudiciales.

6. Yogur natural

El yogur natural es un producto rico en cultivos vivos y ácidos naturales que regulan
el pH natural de la zona vaginal.

Es uno de los remedios más populares contra la candidiasis y las infecciones


bacterianas, ya que sus bacterias buenas tienen la capacidad de inhibir la acción
negativa de los microorganismos malos.
Como solución a esta afección se recomienda el consumo diario de una porción de
yogur. Además, también se puede aplicar de forma tópica en las zonas externas de la
vagina.

7. Realiza un lavado con vinagre de manzana

Las propiedades antimicóticas y antibacterianas del vinagre de manzana son útiles


para combatir los microorganismos que provocan este tipo de infecciones.

Sus compuestos ácidos regulan el pH vaginal y alteran el ambiente que necesitan los
hongos para desarrollarse.

Esto ayuda a calmar la sensación de picazón, el enrojecimiento y la producción


excesiva de flujo amarillento.

Ingredientes

 2 cucharadas de vinagre de manzana (20 ml)


 1 litro de agua tibia

¿Qué debes hacer?

 Diluye dos cucharadas de vinagre de manzana por cada litro de agua tibia y usa el líquido
para lavar las zonas externas de la vagina.
 Repítelo dos veces al día hasta curar la infección.

Todos los consejos mencionados son formas útiles y naturales de acabar con las
infecciones vaginales por hongos.

Si tras unos días de tratamiento no se logran resultados positivos, es conveniente


consultar al médico para buscar otras alternativas.

También podría gustarte