Está en la página 1de 2

La reforma del CNM y los tres

modelos que estarán en debate

La reforma del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) es una demanda que


todos los candidatos presidenciales se comprometieron a resolver en las elecciones
generales del 2016, pero el Congreso de la República no le dio la prioridad debida, no
obstante, la docena de proyectos de ley presentados sobre la materia.
Recién ahora que estalló el escándalo de los audios –en los que se escucha a altos
funcionarios del sistema de justicia–, y que motivó que el presidente Martín Vizcarra
solicitara la inmediata destitución de todos los consejeros, acompañado de una
propuesta concreta de reforma, es que parece haberse configurado el escenario
perfecto para que este cambio por fin se lleve a cabo.
El proyecto de ley N.º 3159/2018-PE, enviado por el Ejecutivo el jueves pasado,
propone la modificación de los artículos 155 y 156 de la Constitución Política.
El artículo 155 señala que los miembros del CNM “son elegidos por concurso público
de méritos por una comisión especial, conformada por el presidente del Poder Judicial
(PJ), quien la encabeza; el fiscal de la Nación; el titular del Tribunal Constitucional, el
defensor del Pueblo y el contralor general de la República”.
Los miembros titulares del CNM son cinco y son elegidos conjuntamente con tres
suplentes, por un período de cinco años, añade la propuesta.

Requisitos
El artículo 156 indica que “para ser miembro del Consejo Nacional de la Magistratura
se requiere ser peruano de nacimiento, abogado colegiado con más de 30 años de
ejercicio profesional, una intachable trayectoria personal, profesional, democrática, de
integridad y respeto a los derechos humanos”.
La iniciativa gubernamental se suma a otros proyectos –por lo menos siete referidos a
la composición del CNM–, presentados con la misma intención, por la mayoría de
bancadas, y que se encuentran en la agenda de la Comisión de Constitución del
Legislativo a la espera del debate, que tendrá que darse en la presente legislatura.
Si se revisa cada uno de los proyectos, se puede advertir que, al margen de las
diferencias en su composición y requisitos para el cargo, se plantean dos modelos de
CNM: uno que el derecho comparado lo llama “judicialista”, integrado por
representantes del sistema judicial, colegios de abogados, facultades de Derecho de
las universidades, con el común denominador de provenir del mundo jurídico.

El otro es el mixto, al que se adscribe el actual modelo de la CNM, y que abre las
puertas a representantes de otras profesiones o sectores no jurídicos.

El modelo del Ejecutivo es particular, pues si bien coincide con el judicialista en la


especialidad de la profesión (todos abogados), estos no tendrían ninguna
representación, y serían elegidos por una comisión integrada por las autoridades de
las principales entidades del Estado, a excepción del Poder Ejecutivo y el Congreso.

Composición

En el modelo judicialista se inscribirían los proyectos de Fuerza Popular (FP) y


Peruanos por el Kambio (PPK), aunque tengan una composición diferenciada, pero
todos del ámbito del sistema judicial y del mundo del Derecho. Ambos coinciden en
los representantes del Poder Judicial y Ministerio Público, pero con la diferencia que el
oficialismo incorpora a delegados del poder político, el Ejecutivo y el Parlamento.

Por el lado del modelo mixto están los proyectos del Poder Judicial, Partido Aprista
Peruano (PAP), Alianza para el Progreso (APP) y la bancada de Nuevo Perú (NP).
Todos ellos coinciden en abrir el colegiado a representantes de otras profesiones,
además de los abogados, manteniendo la representación de universidades y colegios
profesionales; la diferencia está en los requisitos.

El proyecto del Poder Judicial solo convoca a universidades con 50 años de


antigüedad, lo cual reduce la elección a no menos de cuatro o cinco de estas
instituciones, además de que los elegidos tengan la condición de exdecanos.

Lo llamativo del proyecto de Nuevo Perú es que además de universidades y colegios


profesionales amplía la representación a representantes de los sindicatos y
empresarios.

En suma, este es el panorama legal que será la base del debate de la reforma
constitucional del CNM.