Está en la página 1de 232

FUNDACIÓN

JUANELO
TURRIANO
-

FUNDACION JIJANfl.0 TURRt\tlO


BIBLIOTECA

~FUNDACIÓN
mJUANELO
TURRIANO
1~
FUNDACIÓN
JUANELO
TURRIANO
El agua y la tierra
50 años del Canal de Bardenas

FUNDACIÓN
JUANELO
TURRIANO
FUNDACIÓN
JUANELO
TURRIANO
El agua y la tierra
50 años del Canal de Bardenas

CARLOS BLÁZOUEZ HERRERO

Acualis
~~T~

FUNDACIÓN
JUANELO
TURRIANO
EL AGUA Y LA TIE RRA
50 AÑOS DEL CANAL DE BARDE NAS

TEXTOS
Carlos Blázquez H errero f}<D@®I
Javier del Valle Melendo ~~=
Licencia Creative Commons ¡s<D@®I
FOTOGRAFÍAS
Carlos Blázquez y Mariano Cand ial
Javier Ara© y jesús Ángel jimenez©
Resto de imágenes Copyright de los propietarios
de los derechos
COLABORADORES
Diseño Gráfico
Fern ando Lasheras
Documentación
Verónica Blázquez
FOTOMECÁNICA
A+D Arte Digital, Zaragoza
IMPRESIÓN
Ca lidad Gráfica, S. L.
D.L.
Z- 1.593-2009
EDITA
Acualis Taller de Estudios, S. L.

AGRADECIMIENTOS
Confederación Hid rográfica del Ebro
José Manuel A lmécija
José María Ausejo
José Ángel Losada
Miguel Puyuelo
CGR de Barden as
Lui s Ciudad
Alejandro Fago
Francisco Uria
Varios
Antonio Barbany (BS Ingeniería)
Pi la,- Borobio
Maite lranzo (AHPZ)
Mari Sancho A. Menjón
Eugenio Monesma
Concepción Pintado (Archivo Ministerio de Fomento)
FUNDACIÓN
JUANELO
TURRIANO
Comunidad General
de Regant es del
Conol de Bardenas Este libro co nmemora el 50 aniversa rio de la ll egada de l agua a las tierras de Bardenas
desde el em balse de Yesa y ha contado con la colaborac ión de :

50 .
aniversario
.

ººº

GOBIERNO MINlSTERJO ~ GOBIERNO Gobierno


DE ESPAl'lA. DE MEDIO AMBIENTE
Y MEDIO RURAL Y MARINO ~ DEARAGON de Navarra



HERMANOS
111a ea1xa
. n MULTICAJA
Caja Rura l Arago,1esa y dt los Pirineos
~ CAUDEVILLA, S. L.

@ Jt,
E
- eurocincovillas
sumlnls1ros Integrales da oficina ARAGONESA DE
INSTALACIONES YPROYECTOS
Jesú sBenavente
ll 1Af' ltfltl1' Có ll D I tt lJ C 1 0 11 11.

~
os\.aura170'
Bar NEUMATICOS Y TALLERES T. SUMELZO GUISERIS
..t,1
MARCOSA
Grata\ R I ECOS sco1w INGENIERÍA

FUNDACIÓN
J UANELO
TURRIANO
~FUNDACIÓN
mJUANELO
TURRIANO
INTRODUCCIÓN 23
El agua y la tierra 23

EL MEDIO FÍSICO 31
La hidrología 33
Transformaciones de los regadíos en el medio natural 41
El territorio 47

LAS INFRAESTRUCTURAS 63
El embalse y la presa de Yesa 65
Embalses de regulacion interna 91
El Canal de Bardenas 109

LOS DUROS COMIENZOS 125


El agua no es todo 127
El primer viaje del agua de Yesa 133

LAS GENTES 141


Secano, huertas y remolacha 143
La colonización 149
Una nueva organización territorial 153
Los campos se llenan de gente 165
¡Cómo hemos cambiado! 171

LA ORGANIZACIÓN DEL CANAL DE BARDENAS 175


La Comunidad General de Regantes del Canal de Bardenas 177

LAS COMUNIDADES DE BASE 180


El sistema hidráulico 193

EL SISTEMA DE RIEGOS DE BARDENAS .


PRESENTE Y FUTURO 203
Organización eficiente del regadío 205
Proyectos realizados por la CGR de Bardenas 21 3
Proyectos a realizar 215
La Directiva Marco del Agua y el principio de recuperación
de costes 217
Bardenas en el contexto agrario español 219

FUNDACIÓN
JUANELO
TURRIANO
FUNDACIÓN
JUANELO
TURRIANO
La presa de Yesa y el Canal de Bardenas son algo más que una gran obra de ingeniería. Fueron la
base sobre la que se construyó, primero, una esperanza para muchas gentes, colonos o naturales
de las comarcas que serían bañadas por las aguas que traería el canal, y, segundo, fueron el instru-
mento imprescindible sobre el que se cimentó el desarrollo económico de este territorio : la agricul-
tura de regadío .

El regadío no sólo beneficia a los agricultores, sino que crea tejido social al redistribuir una buena
parte de sus ingresos fomentando la actividad de múltiples sectores, tanto del ámbito estrictamen-
te agrario, como de cualquier otra actividad, desde la construcción a la banca, fijando así a la pobla-
ción rural.

El Canal de Bardenas transcurre y riega dos Comunidades Autónomas, erigiéndose en símbolo de


hermanamiento y cooperación entre regiones. El agua ha tenido secularmente esta función en
España, la de unir, formando zonas regables con idiosincrasia propia, en lo geográfico y en lo climá-
tico, y especialmente en lo cultural. Una colaboración que ya se inició en el siglo XV entre los re inos
de Aragón y Navarra para la apertura de los canales Imperial y de Tauste.

Los regadíos del Canal de Bardenas han escrito pasajes importantes del pasado, tal y como nos rela-
ta este libro conmemorativo; y los siguen y seguirán escribiendo. La agricultura de regadío en
España tiene un futuro prometedor que tenemos que fortalecer entre todos, Administraciones,
rega ntes y sector privado, mediante la modernización de nuestros regadíos .

Esta modernización se ha entendido bien en el Canal de Bardenas, puesto que para ser realmente
efectiva debe ir más allá de los equipos y sistemas de riego . Es decir, debe englobar todas aquellas
actuaciones que nos permitan un uso óptimo del agua, incluyendo por tanto las nuevas tecnologías
de la información, para modernizar la gestión misma del agua y de los cultivos, y así encarar los nue-
vos retos ambientales, alimentarios, de mercado y territoriales a los que ha de hacer frente la agri-
cultura y el medio rural del siglo XXI.

Hemos de ser conscientes del enorme bagaje cultural y tecnológico en torno al agua que España, y
más concretamente Aragón y Navarra, han sabido aglutinar a lo largo de los últimos cincuenta años,
conformando nuestra propia cultura del agua y del riego. Este factor sumado a la respuesta ante los
grandes retos expuestos, será en último término el factor que mantenga vivo el territorio.

Desde este Ministerio trabajamos y trabajaremos codo a codo con las comun idades de regantes y
usuarios, cumpliendo con nuestros compromisos para que en los años venideros la agricultura siga
siendo un sector en alza que equilibre la composición económica y social de las tierras y pueblos de
España .

Elena Espinosa Mangana


M INISTRA DE MEDIO AMBIENTE Y MEDIO RURAL Y MARINO

FUNDAC IÓN
J UANELO
TURRIANO
FUNDACIÓN
JUANELO
TURRIANO
Hace ahora cincuenta años que el agua comenzó a viajar por el canal de Bardenas. Era el final de
una época de incertidumbres y el comienzo de una época de sueños. El agua trajo cambios econó-
micos, sociales, medioambientales y pa isajísticos tan grandes que, en pleno éxodo rural, la zona
regada por el canal -antes árida y seca- se llenó de población y de riqueza .

El libro, que me honra introducir, en estas líneas refleja medio siglo de trabajos para domesticar
el agua y utilizarla democráticamente para el bien de todos. Una senda de logros y transforma-
ciones basados en acuerdos sólidos y participativos que han permitido alcanzar metas imposibles
de plantear hace cincuenta años .

Los regantes de Bardenas os habéis convertido en referentes de ilusión colectiva, capaces de res-
catar el sentido profundo de un lugar y de concitar consensos duraderos en el esfuerzo por dotar-
los de horizontes más ricos e integradores . Vuestro trabajo encierra un potencial especialmente
valioso: sois parte viva de la tierra que habitáis, y habéis logrado rescatar y nutrir la conexión emo-
cional y vital con vuestros paisajes cotidianos.

Con este libro hemos de recoger la antorcha de los esfuerzos desarrollados durante décadas para
continuar con el objetivo de hacer compatible la preservación de los recursos naturales con el
desarrollo económico y la calidad de vida de las comunidades más vinculadas al medio rural. Los
agricultores, los regantes, los pobladores de cada comarca hemos de asumir un papel activo y
dinámico como agentes de ordenación sostenible del territorio, como orientadores del mejor equi-
librio entre los usos e intereses legítimos que sobre él confluyen, y como garantes de su com-
patibilidad y coherencia con la imprescindible preservación de los procesos naturales .

Mi más sincero reconocimiento a todas las personas que han trabajado durante esos cincuenta
años para hacer de las Bardenas un territorio próspero, y a quienes de manera tan acertada habéis
recogido esta extraordinaria labor en las siguientes páginas.

A la Comunidad General de Regantes del Canal de Bardenas os aliento a que continuéis con la
valiosa tarea de organizar democráticamente un elemento crucial de la economía y de la vida rural,
el agua; de modo que, de vuestra estrategia en favor del desarrollo sostenible, resulte la mayor
eficacia económica, social y medioambiental.

Marcelino Iglesias Ricou


PRESIDENTE DEL GOBIERNO DE ARAGÓN

FUNDACIÓN
JUANELO
TURRIANO
FUNDACIÓN
JUANELO
TURRIANO
Raudal de progreso y solidaridad

Con gran alegría celebramos el cincuentenario de la inauguración y puesta en funcionamiento del


Canal de las Bardenas y del pantano de Yesa, una magnífica obra estatal que ha aportado duran-
te este último medio siglo, grandes beneficios a Aragón y a Navarra, y ha propiciado un sustan-
cial desarrollo de amplias zonas, antes desérticas e improductivas .

Los h1istoriadores nos dicen que se remonta a finales del siglo XV (1498) el primer intento de regar
tierras de Navarra y de las Cinco Villas aragonesas con aguas del río Aragón, si bien no fue hasta
principios del siglo XX (1902) cuando se incluyó en el Plan Nacional de Obras Hidráulicas la cons-
trucción del embalse de Yesa y del canal de las Bardenas. Varias décadas más costó convertir el pro-
yecto en realidad, y en abril de 1959, las aguas pudieron ya recorrer este cauce artificial de 139 ki ló-
metros de longitud, que riega 54.600 hectáreas en la provincia de Zaragoza y en Navarra.

Cinco décadas es un amplio periodo de tiempo en el que varias generaciones hemos podido com-
probar las múltiples ventajas que ofrece contar con un suministro de agua abundante y seguro . Y
esta experiencia debe concienciarnos sobre el valor del agua como elemento básico e impres-
cindible para llevar a cabo cualquier proyecto que tenga que ver con el desarrollo económico y
social.

Las obras hidráulicas -como bien lo han demostrado en estos 50 años el pantano de Yesa y el
canal de las Bardenas- permiten garantizar el abastecimiento de agua de forma permanente y por
tanto constituyen un elemento esencial para afrontar el futuro, un futuro que debemos afrontar
siempre desde la perspectiva de la solidaridad y nunca desde la del egoísmo o el enfrentamien-
to. Navarra y Aragón han compartido las afecciones que se derivaron de la construcción de esta
importante obra pública, y han compartido y comparten los grandes beneficios que el agua del
canal de las Bardenas produce en sus territorios. Este mismo espíritu es el que debe presidir la
resolución de los temas hidráulicos y medioambientales en todo el conjunto de España .

El agua hermana en muchos conceptos a Navarra y a Aragón, y uno de los más evidentes es el
canal de las Bardenas, cuyo cincuentenario celebramos conjuntamente mirando hacia el futuro y
abiertos a nuevos proyectos, como el recrecimiento del embalse de Yesa, y a nuevos campos de
colaboración en los distintos ámbitos de la actividad pública -comunicaciones, comercio, servi-
cios, etc.- que comparten nuestras dos comunidades hermanas, para avanzar juntas, en el marco
común de España. Por eso, hoy más que nunca, el canal de las Bardenas es un símbolo de pro-
greso y de solidaridad cuyo ejemplo debe extenderse a raudales, a otros proyectos futuros gene-
radores de riqueza y de bienestar.

Miguel Sanz Sesma


PRESIDENTE DEL GOBIERNO DE NAVARRA

FUNDACIÓN
JUANELO
TURRIANO
FUNDACIÓN
JUANELO
TURRIANO
Después de años de trabajo al frente de la Comun idad General de Regantes del Canal de
Bardenas, tengo el honor de celebrar como presidente estos cincuenta años de agua y prosperi-
dad como ríunca se habían vivido en esta tierra.

Cincuenta años, en los que hemos pasado de ser «un país en vías de desarrollo » a ser la octava
potencia mundial; un crecimiento que apenas tiene parangón en el mundo y de l que algún méri-
to tendrán la agricu ltura y las grandes infraestructuras . Estas fueron algunas de las
circunstancias que consolidaron a las grandes empresas constructoras españolas, proporcionaron
trabajo a millares de personas y crearon una potente industria metalúrgica para construir maqui-
naria agrícola . Este impulso a la economía en zonas como la nuestra, impidieron que una impo r-
tante porción del mundo rural tuviese que emigrar a las grandes ciudades.

Son cincuenta años de lucha y de vencer incertidumbres, por lo que es de justicia recordar a qu ie-
nes lo hicieron posible . Su proyecto se gestó con la dictadura de Primo de Rivera, se consolidó
con la República, se hizo realidad con la dictadura del general Franco y tiene su continuidad en el
periodo más largo de la democracia en España ; también el más próspero .

Las grandes obras públicas sólo pueden hacerse desde una óptica generosa, ya que a menudo
sus promotores no llegan a verlas en funcionamiento . Son in iciativas que se legan a otras gene-
raciones para que las exploten y disfruten, y su mayor o menor bondad depende de la inteligen-
cia de sus creadores.

Los firmantes de aquel primer proyecto de 1924 intuyeron lo que serían las Bardenas y las Cinco
Villas de hoy, aunque las circunstancias han cambiado mucho. Sabían, eso sí, que con aquel pro-
yecto el mañana de las Bardenas y las Cinco Villas no volvería a ser como hasta entonces .

El futuro comenzó en la primavera de 1959, l,ma fecha que ma rcó un hito en todos los aspectos,
incluso en el religioso. A partir de entonces, los rezos de los agricultores ya no eran para pedir a
Dios que les permitiera comer otro año bendiciéndoles con la ansiada lluvia, sino para darle las
gracias porque las cosechas ya no dependían de las caprichosas nubes, sino de las tajaderas del
Canal de Bardenas.

Desde aquel viernes, 8 de abril de 1959, en que sólo los más afortunados vieron el agua en sus
campos, hasta la actualidad -con más de seis mil usuarios bien organizados- ha sido mucho lo
avanzado. También es mucho lo que nos resta por hacer en el futuro. Un horizonte cercano en
que previsiblemente iremos asumiendo mayor responsabilidad en la gestión del sistema de rie-
gos, y en el que no se advierten problemas de importancia más que los derivados de ese recre-
cimiento de Yesa que se alarga incomprensiblemente.

No quiero cerrar esta introducción sin recordar a todos aquellos que no han vivido lo suficiente
para ver este día en que celebramos los cincuenta años en los que las aguas del canal llevan dis-
curriendo desde la presa de Yesa hasta nuestros campos .

FUNDAC IÓN
J UANELO
TURRJANO
Es de justicia recordar -junto a los artífices del proyecto- a todos aquellos que no han podido dis-
frutar del futuro que soñaron y no pudieron ver convertido en feliz realidad su anhelo de ver el
agua correr por estas tierras, y también a los que, por una u otra circunstancia , nos han dejado.

Quiero aprovechar este momento para rendir mi emocionado reconocimiento y un sentido home-
naje de ag radecimiento a todos ellos por su contribución a esta realidad forjada entre tantos; que
es la Comunidad General de Regantes del Canal de Bardenas.

A todos, los que están y los que se fueron, quiero dedicar este feliz aniversario.

Luis Ciudad Gallizo


PRESIDENTE DE LA COMUNIDAD GENERAL DE REGANTES DEL C ANAL DE B ARDENAS

FUNDACIÓN
JUANELO
TURRIANO
FUNDACIÓN
JUANELO
TURRIANO
Ria Ebro aguas abaj0 iile la desembocadura del Area.

F't "-10,\L ION


.1 AMLO
TURRl~J\O
el agua y la tierra

La creación de los nuevos regadíos y pueblos de colonización en Bardenas y en otros


lugares como Monegros no sólo tuvo la lógica repercusión en sus propietarios y nuevos
pobladores, sino que ha cambiado los mapas.

No han sido únicamente las sinergias creadas tras el aumento de población y de produc-
ción lo que ha permitido configurar el tejido de industrias, servicios y profesionales que
complementan al regadío y crean riqueza en general, sino que se ha conseguido mante-
ner vivos a pueblos que teóricamente hace décadas que deberían estar abandonados.
Más pueblos nuevos, más población y mayor nivel de vida también han significado mejo-
res comunicaciones y nivel de servicios en toda la zona.

Las distancias que mediaban entre los pueblos de Bardenas, Cinco Villas y
Monegros eran del orden de 25 kilómetros y densidades de población de
entre 7 y 14 habitantes por kilómetro cuadrado .

Esta despoblación no era fruto de la fatalidad, sino de la despiadada clima-


tología de estas comarcas, cuya evapotranspiración multiplica, como poco,
por cinco la escasa lluvia caída , casi siempre inferior a 400 mm/año, aun-
que con mínimas sobrecogedoras como en 1949, donde en Zaragoza sólo
se recogieron 130 mm y la mayor parte de ellos en una sola tormenta .

Tan solo hace falta pensar en lo que supone vivir en una tierra donde las
tormentas eran la principal fuente de suministro de agua para personas y
ganados, convirtiendo en bienvenidas a las que en otros lugares eran temi-
bles tormentas. Terribles y temidas pero no tanto como su ausencia en los
años que las lluvias no habían acompañado y cuando solamente quedaba
el recurso de la emigración hasta esperar tiempos mejores.

De mirar al cielo esperando la lluvia , se ha pasado a mirar al ordenador para


decidir cuándo y cuánto queremos regar, con la única limitación del nivel
del em balse de Yesa, algo que muy probablemente estará solucionado en
los próximos años.

Respecto al medio ambiente y los regadíos, no cabe duda de que todo


puede ser susceptible de mejorarse, aunque los pasos dados en estos
últimos años son espectacu lares y aún quedan cosas para mejorar. Sin
embargo, de la observación detenida de las noticias acerca de conflictos
medioambientales en las últimas dos décadas, puede deducirse que la ins-
talación de m illares de aerogeneradores con sus líneas de alta ten sión,
movimiento de tierras, etc., no parece haber molestado a nadie . Lo mismo
sucede con la línea del AVE, una instalación necesaria pero fuertemente
impactante que apenas ha recibido contestación.

Sin embargo, los embalses y la gestión hidráulica parecen hacer concitado


las energías de buena parte de las organizaciones medioambientales.
Entre ellos hay quienes pretenden hacer pagar a la sociedad actual por

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA INTROD r©lzRIANO
1zou1ERDA: Monolito de basalto con el Código de Hammurabi
en escritura cuneiforme. Pergamonmuseum de Berlín.

DERECHA: Acueducto de las Trabas en Tauste , mediante el cual


el canal de Tauste atraviesa el Arba.
Acueducto árabe del Arco de la Mora en Zuera .

puntuales actuaciones de la dictadura respecto a los vecinos de las zonas


ocupadas por embalses, y han hecho todo lo posible por que caiga sobre
la agricultura de regadío una leyenda negra tan falsa como poco documen-
tada.

La agricultura ha sido la actividad humana que desde los albores de la


humanidad ha sostenido la vida sedentaria y propiciado la creación de
aldeas, villas y ciudades, de la civilización en definitiva. Y dentro de la agri-
cultura, es el regadío quien ha obligado a los pueblos y a los ciudadanos a
crear unas normas equitativas y a organizar un aspecto crucial de la eco-
nomía y la vida rural en general.

Desde las tempranas normas sobre regadío del Código de Hammurabi


(1728 a 1735 a. de C.) hace ya casi cuatro milenios que la humanidad ha
organizado el regadío. Algunas de las leyes reflejadas en la piedra de basal-
to donde se escribieron son:

53. Si uno, negligente en reforzar su dique, no le ha fortificado y se


produce una brecha en él, y la zona se ha inundado de agua, ese
resti tuirá el trigo que ha destruido . ··

54. Si no puede restituir el trigo, se venderán su persona y su patri-


monio por dinero y las personas de la zona a las que el agua llevó
el trigo, se lo repartirán.

55 . Si uno abrió zanja para regar, y luego ha sido negligente, si el


campo limítrofe se inundó de agua y se llevó el trigo del vecino,
le restituirá tanto trigo como poseía el vecino.

56. Si uno abrió una vía de agua y si la plantación del campo vecino
resultó inundada, reintegrará al vec ino 1O GUR de trigo por 1O
GAN de superficie.

259. Si uno robó una rueda para regar en el campo, dará 5 siclos de
plata al propietario del instrumento de riego.

La religión musulmana se ocupa del agua en varios hadices o tradiciones


proféticas, y amenazan con un riguroso castigo de Dios al que niegue su
sobrante de agua al viajero o a cualquiera que se la pida . También mues-
tran la recompensa divina a todo el que abreve a cualquier animal sedien-
to, pero igualmente señalan lo contrario, y proponen un castigo si se le
hace pasar sed inútilmente .

El segundo principio musulmán es la tendencia a la equidad en el uso y


reparto del agua. El Profeta recomienda indirectamente la creación de
fuentes y pozos públicos. También impone el orden de riego de las tierras
en dirección siempre descendente, pero con la limitación de que cada .
usuario no debe retener cantidad de líquido superior al nivel que marca la
altura de los tobillos.

FUNDACIÓN
AGUA Y TIERRA 24
JUANELO
TURRIANO
Otra medida es la rebaja de los impuestos a la mitad de diezmo para las tie-
rras que deban ser regadas artificialmente mediante extracción del agua,
dada la penqsidad y costo de esta tarea, frente a las que se rieguen natural-
mente por las lluvias, fuentes o canales, que pagarán el diezmo completo.

Vemos pues, que una constante en la historia de la humanidad ha sido que


el agua es más valorada cuanto mayor es su escasez. Por ello no podemos
olvidar que la agricultura -y especialmente la de regadío- es y ha sido
mucho más que una actividad económica.

El agua ha sido el anhelo de los aragoneses y navarros vecinos de las


Bardenas desde que la unificación de España, y con ella el final de las gue-
rras y las fronteras internas, dio paso a la consecución de metas que hasta
entonces habían sido imposibles de plantear. Aun así, ya desde 1252 ara-
goneses y navarros cooperaron para abrir el Canal de Tauste, uno de los
primeros canales europeos.

El siglo XVI trajo la terminación del Canal de Tauste, la apertura del Imperial y
la acequia de Civán (entre Alcañiz y Caspe) entre otras, pero también la amplia-
ción de antiguos riegos en todo el territorio como la acequia de Michén (Ricia
y La Almunia de Doña Godina) entre muchos otros más modestos.

La importancia de la agricultura queda de manifiesto tras la expulsión de los


moriscos en 1605. Ellos eran los que cultivaban Ja tierra, en tanto que de la
ganadería se ocupaban preferentemente los «cristianos viejos ».

Su expulsión de España significó uno de los periodos más pobres de nues-


tra historia, puesto que con ellos se abandonó un importante porcentaje de
la agricultura de regadío, dando paso en Aragón a uno de los periodos más
pobres de su historia.

La Ilustración dejó en Aragón dos obras espectaculares, que a pesar de


haberse construido dos siglos antes, fue en el siglo XVIII cuando fueron
ampliados y adquirieron su dimensión actual. Se trata de los canales
Imperial y de Tauste.

El agua ha sido desde siempre una prioridad de todos, independien-


temente de que fueran repúblicas, monarquías o dictaduras, puesto que no
por repetido es menos cierto que el agua es el alimento de la vida.

Resulta curioso constatar cómo en un siglo hemos pasado de considerar


casi sagradas algunas frases de Costa como aquella de: «Entre un río que
acrecienta su caudal al compás que se aproxima al mar y otro que lo ve
decrecer en la misma proporción, a fuerza de sangrías, llegando a la des-
embocadura seco, media toda una civilización», a que haya quien defienda
la demolición de todos los azudes y embalses para que el agua corra libre
por los ríos para que éstos «recuperen la dinámica fluvial».

Como en casi todo, se supone que hay un punto justo que no tiene por
qué ser el medio, puesto que el centro de lo que significa dejar secar los

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA INTRODUC !fURRIANO
ríos o dejarlos correr libremente al compás de las estaciones, quizá pueda
ser válido para pa íses como Alemania, con ríos estables a lo largo del año,
pero aquí sería inviable y supondría el abandono de centenares de pueblos
y cultivos que no podemos permitirnos perder, puesto que los costes eco-
nómicos y socia les que ello supone son comp letamente inadmisibles en
una sociedad como la nuestra. Y todo el lo sin contar los cuantiosos daños
materiales que provocan las riadas y suponiendo que no pusieran en ries-
go ninguna vida humana.

En estos primeros años del siglo XXI , han ido tomando fuerza las posturas
agrupadas en torno a la bandera de la «N ueva Cultura del Agua», dentro de
cuyo paraguas se agrupan colectivos con argumentos y razones muy dignos
de ser tenidos en cuenta, pero que otros emplean para crear un frente con-
tra la agricultura de regadío.

La aplicación estricta de la Directiva Marco del Agua que proponen algunos,


obviando las excepciones que también contempla, implicaría el abandono del
regadío en muchos lugares, precisamente en un momento en que la agri-
cultura es uno de los sectores que mejor resisten la crisis y menos ayudas
han reclamado .

Afortunadamente, los nuevos criterios medioambientales han hecho que vol-


vamos la vista a la naturaleza a la que -quizá por cercana y cotidiana- no hemos
prestado la misma atención que otros que se encuentran con ella esporádica-
mente. Así, en estos últimos años hemos comprendido que el cuidado del
medio ambiente es cosa de todos, no sólo de los denom inados «ecologistas».
Todos debemos aportar nuestro esfuerzo para mejorar el entorno.

Sin embargo, tampoco es justo que se haga cargar todo el peso de la llama-
da «sostenibilidad » sobre los agricultores de regadío. Lo que ha hecho el ser
humano a lo largo del tiempo ha sido modificar la naturaleza. Ciudades, cam-
pos, carreteras, industrias, minas ... todo ha dejado una profunda huella en el
paisaje, pero para ciertos colectivos parece que sólo la agricultura atenta con-
tra los valores ambientales, como si los únicos problemas fuesen la cons-
trucción o recrecimiento de emba lses .

Quizá la razón de ello estribe en que durante estos últimos años, la agricul-
tura ha sido el eslabón má s débil y fácil de atacar; mucho más que los verti-
dos industriales, la falta de depuración en tantos lugares, o el urbanismo
incontrolado.

FUNDACIÓN
JUA NELO
AGUA Y TIERRA 26
TURRJANO
Todos hemos oído hablar de la denominada «Nueva Cultura del Agua », 1zou1ERDA: Panorámica de las Ba rde nas (Ma riano Cand ial).
algo que no es ún icamente una diatriba contra los embalses, ta l como DERE CHA Plano del Cana l Imperi al por Luis Chim ioni
podemos ver en su decá logo, muy citado pero poco conocido . Un decálo- y Gregario Sevi lla al inicio de las obras en 1778.
go que cuenta con algunos puntos muy razonab les y otros que sin matices (Archivo del M inisterio de Fomento)

son discriminatorios y no se aplicarían en otros sectores económ icos .


Hemos de recorda r las cuantiosas ayudas a la industria y a la banca en
t iempos de crisis, cris is que por el momento no afecta al campo .

El decálogo de la Nueva Cultura del Agua :


1. No inundar los va lles de la montaña ni secar los deltas de los ríos ,
casa y sustento de pueblos a cuya identidad contribuyeron.
2. Conservar los ríos y el patrimonio que en su curso ha florecido a lo
largo de la historia y devolver a sus aguas las funciones y atributos
más esenciales.
3. Gestionar el agua desde el principio de solidaridad, herencia comú n
de todos que hemos recib ido las generaciones presentes, y que
debemos transm it ir en las mejores condiciones posibles a las gene-
raciones ven ideras .
4 . . Ahorrar y preserva r la cal idad del agua alterando lo menos posible
los sistemas natu rales, reduciendo en origen la carga contaminante
y restri ngiendo paulatinamente las demandas de depuración .
5. Gesti onar de forma sosten ible los recursos hídricos haciendo frente
al despi lfarro, mediante el ahorro, las mejoras en el uso eficiente y
la reutil ización.
6. Instaurar la cultura de la participación y la imaginación , capaces de
dar cab ida a las sabias estrategias del pequeño bien hacer, y a la
subsidiariedad, como formas obligadas de gestión.

7. Vivir el agua con nuestra rea lidad de pa ís mediterráneo, una realidad


restrictiva, incompatible con la cultura de l bien libre, que pred ica la
oferta ili mitada de agua con cargo al erario público.
8. Abandonar la dia léctica demagógica de un fa lso productivismo del
agua (especia lmente en el regadío) para incorporar criterios serios
de valoración económica y recupe ración íntegra del coste, en la
perspectiva de una gestión sostenible del desarrollo .

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TI ERRA INTR OD U URRIANO
1zou1ERDA: Atardecer en el embalse de La Berne.

DERECHA: Riada del Ebro.

FUNDACIÓN
JUANELO
AG UA Y TI ER RA 28 TURRIANO
9. Aprovechar las aguas superficiales y subterráneas como un recur-
so unitario, sabedores de que forman parte de un mismo ciclo y de
que luchar contra la sobreexplotación de los acuíferos y su conta-
minación es la mejor aportación que podemos hacer para ese apro-
vechamiento conjunto.
1O. Defender para el agua el concepto de recurso público gestionado
en base al interés general evitando su mercadeo y conversión en
objeto de especulación.

Todos estos principios se resumen en dos:


1. Gestionar el agua como recurso y conservarla como patrimonio.
2. Gestionar el agua con políticas de control de la demanda y no de
aumento de la oferta 1 .
A pesar de que algunos sectores -tan minoritarios como radicalizados-
cuestionan ferozmente el regadío, en esta primera década del siglo XXI
hemos visto que la ganadería es muy dependiente de los cultivos de rega-
dío. Por ello, cualquier disminución en la producción de forraje o su enca-
recimiento por sequías o cualquier causa (como ha sucedido con los culti-
vos energéticos y el aumento de precios consiguiente) puede convertir la
ganadería en una actividad escasamente rentable. Este enca recimiento,
repercute notablemente en los ciudadanos, que deben pagar más cara la
carne, pero también en los ganaderos, que, a pesar de comprobar cómo
aumentan los precios, ven disminuir su margen de explotación .
Por último, no debemos olvidar que la agricultura de regadío es un factor
de cohesión social de primer orden. El regadío obliga a organizarse y a
poner de acuerdo a mucha gente, puesto que las obras hidráulicas de este
tipo han sido siempre colectivas. Solamente los pueblos más avanzados
pueden beneficiarse de las ventajas del agua derivada por unas acequias y
canales, que tan sólo las culturas organizadas en torno al regadío son capa-
ces de gestionar y mantener a lo largo del tiempo. Quizá por ello, casi
todas las grandes civilizaciones han medrado en torno al agua y muy espe-
cialmente a la agricultura de regadío . Todas las culturas hidráulicas han diri-
mido ilos numerosísimos conflictos que su uso generaba sobre la base de
unas minuciosas leyes reguladoras de esta actividad que debían ser cono-
cidas por todos, lo que ha permitido resolver los litigios por vía pacífica.

1. Feo . Javier Martínez Gil. « Propuestas para la gestión y el uso adecuado del agua». Coordinadora
de Organizaciones de Defensa Ambienta l (CODA), Madrid, 1995.

Feo. Javie r Martínez Gil. La nueva cultura del agua en España. Bilbao: Bakeaz, 1997.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA INTRODU Z9URRIANO
;'l, \/DACIO\/
JUAl\fl,ü
fURRIAJ\ll
1zau1ERDA: Ibón de Hacherito (Mariano Candial).
La hidrología

EL RÍO ARAGÓN
El río Aragón, junto con el Cinca y Seg re, forma parte de la tri logía de los
grandes ríos pirenaicos .

Nace en la provincia de Huesca, en el ibón de Escalar, que se encuentra


cerca de la estación invernal de Astún y a más de 2.000 metros de altitud
y desemboca en el Ebro a la altura de la localidad navarra de Milagro.

Sus aguas, tras ser recogidas en el embalse de Yesa, alimentan el sistema


de riegos de Bardenas.

Hidrología

El régimen hídrico del río Aragón se caracteriza por la gran altura de la cabe-
cera del propio Aragón y sus tributarios . Por el lo, tiene hasta Jaca un mar-
cado régimen nival de montaña y se dan caudales mínimos relativos en
invierno. Desde Jaca hasta el emba lse de Yesa, el régimen del río es ya de
tipo nivopluvial, lo que caracteriza su irregular régimen .

La fusión de las nieves, hacia los meses de abril y mayo, aumenta nota-
blemente su caudal, dando los máximos hacia mayo y junio, a partir de los
cuales comienza el paulatino descenso del nivel de sus aguas hasta llegar
a los mínimos absolutos de septiembre, con caudales que oscilan entre los
3 y 6 m 3/sg. Este pronunciado estiaje únicamente se ve paliado por las
fuertes y frecuentes tormentas estivales, que contribuyen a aumentar la
gran irregularidad del río, especia lmente importante antes de la construc-
ción del emba lse de Yesa, con crecidas que superaban hasta en 20 veces
········· (Sl
el caudal medio anual.

Tras la construcción de Yesa, la irregularidad de los caudales del Aragón ha


sido notablemente reducida, puesto que en el embalse pueden laminarse
las avenidas de buena parte de su cuenca. Únicamente el lrati y el Arga no
son controlados allí, contando estos en sus cuencas con los embalses de
Eugui, !rabia, Alloz e ltoiz.

Los caudales medios del Aragón en su cabecera, son de 1 m 3/sg en


Canfranc (119,4 hm 3/año} que en Jaca ya son 8,2 m 3/sg (286,9 hm 3/año}.

Más adelante, las aportaciones medias en régimen natural recibidas por el


Aragón son:
• Aragón Subordán (421 hm 3/año}
• Vera l (163,8 hm 3/año}
• Escá (370 hm 3/año}.

Estas aportaciones, sumadas a otras de menor importancia, determinan


que el volumen recogido en el embalse de Yesa sea de aproximadamente
1.425 hm 3/año.

FUNDACIÓN
J UANELO
AG UA Y TIER RA EL MEDIO FÍS TURRIANO
Aguas abajo de Yesa, el río Aragón recibe las aportaciones de :
• lrati (1.200 hm 3/año)
• Arga (1697 hm 3/año)

La aportación total del río Aragón al Ebro, en régimen natural, es de 4.520,7


hm 3/año. Según se refleja en las series históricas analizadas en el Plan
Hidrológico del Ebro.

Descripción geográfica

El río Aragón destaca por abandonar la dirección sur tras discurrir sus
primeros treinta kilómetros en dicho sentido, al llegar a los aledaños de
Jaca. Tras pasar la capital del Pirineo oscense, el Aragón gira 90º y se diri-
ge claramente hacia el oeste, tomando tras el embalse de Yesa la orienta-
ción sudoeste hasta desaguar en el Ebro en las cercanías de la localidad
navarra de Milagro. Esta circunstancia propicia que recoja en su camino
todas las aguas procedentes del Pirineo occidental, como el Estarrún,
Aragón Subordán, Veral, Escá, lrati y Arga.

Por la margen izquierda recibe aportaciones de mucha menor importancia,


destacando únicamente el río Gas en las cercanías de Jaca, y el río Onsella
aguas abajo de esta misma localidad .

El valle del río Aragón en sus primeros treinta kilómetros (cuando discurre
en dirección Sur) ha sido tradicionalmente el paso más empleado para las
comunicaciones con Francia, a través del puerto de Somport, cercano al
nacimiento del Aragón.

En su cabecera, cerca de la frontera con Francia, se encuentran dos de las


más importantes estaciones invernales aragonesas, primero la de Astún,
desde donde podemos acceder hasta el nacimiento del río mediante sus
telesillas . Algo por debajo se encuentra Candanchú, la más antigua esta-
ción de esquí aragonesa y por la que pasa el barranco de Rioseta, primer
afluente del Aragón.

La primera población que es atravesada por el río que nos ocupa es Canf ranc
(estación) donde separa la estación modernista de ferrocarril (construida en
1928) del resto de los edificios y donde algo más abajo de ésta se encuen-

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA 34 TURRIANO
DE IZQUIERDA A DERECHA:

Río Aragón en Ca nfranc.


Río Arag ón y central hidroeléctrica de Castiello de Jaca.
Interior de la Central Hid roeléctrica de Jaca
Río Veral en Biniés.

tra la pequeña presa del contraembalse de lp. Allí nace el cana l de la central
de Villanúa y se encuentran las centrales hidroeléctricas de Canal Roya e lp.
Esta última es una de las más importantes de la cuenca del río Aragón y,
junto con la anterior, son las primeras de un río muy aprovechado en este
aspecto, puesto que en sus treinta primeros kilómetros de recorrido, des-
ciende desde una altura superior a los 2.000 metros de su nacimiento, a los
poco más de 800 a su paso por Jaca .

Tras Canfranc-estación , el río Aragón pasa por la antigua población de


Canfranc, que fue prácticamente destruida por los incendios y donde exis-
ten dos puentes, el llamado de los Peregrinos, o la Rota y el Puente Bajo,
situado junto al cementerio .

Más adelante, el río atraviesa la Foz de Villanúa , donde, a su salid a, se


encuentra la central de Villanúa, cuya toma se encuentra en Canfranc .
Desde la citada central parte un nuevo canal de unos 13 kilómetros hasta
las cercanías de Jaca . A unos mil metros de la central hidroeléctrica de
Villanúa se encuentra el puente renacentista, cuyo modelo fue el Bajo
de Canfranc. Sus dos remodelaciones (una en el siglo XIX para reparar
sus pretiles y otra más reciente y drástica, que consistió en la ampliación
de su anchura mediante un voladizo) lo han modificado tanto que ahora
es difícil hallar el parecido . El puente nos conduce hasta la población de
Villanúa, desde donde el valle comienza a ensancharse poco a poco.

Aguas abajo de Villanúa, se encuentra la toma del canal de la margen


izquierda del Aragón, abierto en 1891 para el riego de unas 400 hectáreas
en Jaca y el accionamiento de algunos molinos, convertidos posterior-
mente en centrales hidroeléctricas, como la de Aratorés.

La siguiente población ribereña del Aragón es la de Castiello de Jaca,


situada a la salida del valle de Garcipollera y poco más arriba de la desem-
bocadura del río ljuez, primer afluente de cierta entidad por su margen
izquierda .

Ya en las cercanías de Jaca, el río Aragón es atravesado por el puente de


las Grallas o Grajas, punto a partir del cual comienza a cambiar de direc-
ción, circunvalando Jaca . Aproximadamente hacia la mitad del arco que
describe el río frente a la citada ciudad, se encuentra uno de los más bellos

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA EL MEDIO FI gURRIANO
1zau1ERDA: Soto de Mélida.
Ruesta.
Desembocadura del río Aragón en el Ebro.
Gobierno de Navarra. Sistema de Información Territoria l
de Navarra (SITNA).

y airosos puentes que lo cruzan, el de San Miguel. Junto a este puente se.
encontraba buena parte de la antigua industria jacetana, accionada por el
Aragón y hoy en estado de total abandono.
A poco más de seis kilómetros del puente de San Miguel, se encuentra la
desembocadura del río Gas, otro de los escasos afluentes por la izquierda
con que cuenta el río.

Río abajo, tras recibir las generalmente escasas aguas de los ríos Lubierre
y Estarrun, llega a Santa Cilia de Jaca primero y Puente la Reina de Jaca
más adelante, junto a la que desemboca el primer gran afluente del Aragón
por la margen derecha y el más importante de sus tributarios aragoneses.
Se trata del Aragón Subordán, nacido en las altas cumbres pirenaicas de la
selva de Oza.
Tras Puente la Reina, el Aragón pasa en las cercanías de Berdún bajo el
gran puente de la carretera de Martes. Más adelante está Berdún y la des-
embocadura del Veral por la margen derecha del Aragón, también prove-
niente de las cumbres pirena icas de Ansó y Zuriza.

Para fina lizar el tramo aragonés, el Aragón es cruzado por un último puen-
te en la cola del embalse de Yesa. A pa rti r de este puente, comienza el
vaso del único embalse que se encuentra en el curso del río Aragón, el
emba lse de Yesa, cuya presa se encuentra en la Comunidad Foral de
Nava rra, aunque la práctica totalidad del vaso está en Aragón.

En la cola del emba lse de Yesa, y por la margen derecha, desemboca otro
de los afluentes importantes del Aragón, en este caso el Escá, nacido en
las cercanías de Belagua, en la cabecera del va lle del Roncal.

La presa de Yesa prácticamente marca la divisoria real entre el río Aragón


aragonés y el río Aragón navarro, a la vez que es el punto de partida del
Canal de Bardenas, del que nos ocuparemos en el capítulo sigu iente.

Aguas abajo de la presa del embalse de Yesa, ya muy cerca de Sangüesa,


se encuentra la desembocadura de uno de los mayores afluentes del
Aragón, el río lrati .
El río lrati nace dentro de territorio francés, a unos 1O km al norte de la
localidad homón ima y en las cercanías del emba lse de lrabia. Tras pasar por
varias pequeñas poblaciones, entre las que destacan Orbaiceta y Oroz-
Betelu, que no llegan a los 400 vecinos, confluye con el Urrobi en las cer-
canías de la aldea de ltoiz.

Aguas abajo del embalse de ltoiz se encuentra Aoiz, la mayor población


ribereña del lrati, y continuando el curso del río existen otros pequeños
pueblos entre Aoiz y Lumbier, segunda población en número de habitan-
tes, hasta llegar a Liédena, última de las poblaciones ribereñas antes de su
desembocadura a un par de kilómetros aguas arriba de Sangüesa, en las
cercanías de la papelera.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA 36 TURRIANO
Tras Sangüesa, comienza el Aragón a discurrir por terrenos mucho más
blandos que los atravesados hasta entonces, y llega a la siguiente pobla-
ción ribereña ,. que es Cáseda, a la que sigue Gallipienzo. Tras esta loca lidad
comienza la zona más seca y árida de su curso, dentro de la cual se halla
el azud de Carcastillo, frente al que finalizan los riegos más occidentales
del Canal de Bardenas, y desde donde parte la acequia que riega las vegas
de la citada población y de Murillo.

Unos tres kilómetros aguas arriba de Santacara, se encuentra el azud de la


Aceq uia Bayunga, que riega la vega de la citada localidad, frente a la que
se encuentra Mélida.

La siguiente localidad ribereña del Aragón es Caparrosa, donde también


existe un importante azud a unos 700 metros aguas arriba del puente de la
carretera de Mélida y cuya acequia, llamada de Marcilla, riega la zona más
baja de la vega de Caparrosa y la mayor parte de la huerta de Marcilla.

El último aprovechamiento significativo del río Aragón se encuentra aguas


abajo de esta última localidad, entre los puentes de la carretera a Caparrosa
cb
y el ferrocarril por un lado, y el de la autopista A-25 por el otro. Desde ahí
parte la acequia Molinar de Villafranca, que, tras regar en dicha localidad, se
prolonga hasta las huertas de Milagro y Cadreita primero, y más adelante la
de Alfara, situada a la margen izquierda del Ebro.

Mientras tanto, el río Aragón discurre entre marcados meandros al encuen-


tro con el río Arga, último y más importante de sus afluentes, que tras nacer
en las inmediaciones de la frontera con Francia y atravesar Pamplona, des-
emboca en el Aragón en las cercanías de la localidad de Funes .

Desde la confluencia del Arga con el Aragón, éste se dirige en dirección sur
al encuentro con el Ebro, distante unos nueve kilómetros, pero pasando
antes junto a la localidad de Milagro, en cuyo término sus aguas se juntan
con las del gran río .

LA CUENCA DEL RÍO ARBA


El Arba es el primer afluente aragonés del Ebro por la margen izquierda .
Está formado en realidad por cuatro ríos que nacen en la Sierra de Santo
Domingo, y son el Riguel o Arba de Riguel, el Arba de Luesia y el Arba de
Biel. Las aguas de estos tres ríos confluyen al sur de Ejea y tras pasar junto
a Tauste, desemboca en el Ebro a la altura de Gallur.

El Arba es un río atípico, puesto los cálculos hidrológicos sitúan su aporta-


ción al Ebro en régimen natural (el agua que llevaría sin embalses, regadíos
o cualquier detracción) en 172,8 hectómetros cl'.1bicos anuales. Sin embargo,
la aportación media real al Ebro en Gallur es de 322 hectómetros cúbicos
anuales, casi el doble que su caudal teórico. El motivo es la función que ejer-
ce de colector general de los retornos de los riegos de Bardenas, que algu-
nos estudios evalúan entre 65 y 100 hectómetros cúbicos anuales.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA EL MEDIO j'; URRIANO
Este volumen «extra» tiene dos lecturas diferentes. Por un lado nos re- ARRIBA: Río Riguel en Uncastillo.

cuerda un postulado básico que casi nadie cita, y es que tenemos el Río Arba de Luesia aguas arriba de Biota.

mismo agua en la tierra que hace millones de años, y que incluso un exce-
so de riego no supone que el agua «se pierda»; simplemente pasa al sub-
suelo y devuelve posteriormente al mismo río o a otro, que aumenta su
caudal en la misma proporción que se ha infiltrado aguas arriba, salvo el
volumen que se evapora y devuelve a la atmósfera.

Sin embargo, el agua empleada en exceso tiene otros problemas ambien-


tales que deben aminorarse mediante la moderniZáción de regadíos,
puesto que así se detrae más caudal del río cedente del que sería nece-
sario, se inundan las zonas más bajas e inutilizan superficies de cultivo,
pero muy especialmente arrastran al subsuelo pesticidas y abonos,
contaminando el freático y aumentando la salinidad de esas aguas y por
lo tanto la del río al que afloran . De ahí el interés que tiene la moderniza-
ción de infraestructuras y la correcta gestión del agua en el Canal de
Bardenas.

En la cuenca del Arba existen dos tramos con protección para especies pis-
cícolas (el Arba de Biel entre Biel y Luna y el de Luesia de Uncastillo a
Biota) más cinco Lugares de Interés Comunitario y cuatro Zonas Espe-
ciales de Protección de Aves 2 (ZEPA).

Hidrología

En su trayecto, el Arba y sus afluentes pasan del cl ima húmedo del


Prepirineo (más de 1.000 mm de lluvia anual) hasta el árido del valle del
Ebro en su desembocadura, donde no se alcanzan los 400 mm.

Debido a su posición y la baja altura de la sierra de Santo Domingo (con


cumbres inferiores a 1.500 metros) el sistema de los Arbas se nos pre-
senta como de tipo pluvo-nival oceánico puro, con máximos caudales de
febrero hasta abril y mínimos entre junio y octubre. Si durante los periodos
de máximos caudales el Arba y sus afluentes no suelen destacar, los estia-

2. http ://www. e Iperiod icodea ragon. com/ noticias/ noticia. asp? pkid =42 5 781

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA 38
TURRIANO
jes son tremendamente secos, con O, 17 m 3/s en el cauce principal y prác- ARR IBA: Río Riguel en Sádaba.
ticamente nulo en sus tributa rios. Sin embargo, su amplia cuenca de 2.250 Azud de la Acequia Molinar de Luna.
km 2 , hace que los periodos de lluvia o las fuertes tormentas estivales pro- Río Arba de Biel entre Luna y El Frago.
voquen crecidas que llegan a ser de hasta 15 veces el caudal medio, aun-
que bien es cierto que éste es muy escaso (5,5 m 3/s). Esta escasez es
debida, tanto a las escasas precipitaciones medias, como al alto va lor de la
evapotranspiración de la zona.

Descripción geográfica

Como se ha dicho, el río Arba es fruto de la unión de los dos Arbas en las
proximidades de Ejea de los Caballeros. El Arba de Luesia ha nacido al norte
de dicha población, en las faldas del pico de Santo Domingo, que es la mayor
altura de la comarca . El Arba de Biel nace al norte de la población que tam-
bién le presta su apellido, y asimismo en las cumbres de Santo Domingo .

El río Farasdués, nacido en las inmediaciones de Luesia, desemboca en el


Arba de Luesia, al norte de Ejea . Más adelante -aproximadamente entre
las poblaciones de Ejea y Tauste- desemboca por la margen derecha el río
Riguel, nacido en el extremo occidental de la Sierra de Santo Domingo,
procedente de Uncastillo y Sádaba .

A pesar de los menguados caudales de los Arbas y sus afluentes, su aprove-


chamiento ha sido antiquísimo y exhaustivo, al igual que en buena parte de los
regadíos de otras comarcas como las vecinas cuencas del Huecha y Oueiles.
En este aspecto cabe reseñar un dato curioso, como es el que los topónimos
y características de las acequias y poblaciones ribereñas de estos dos últimos
ríos, tienen un marcado sabor musulmán, en tanto que en las Cinco Villas es
la presencia romana la que parece haber dejado su huella por todas partes.

Son obras emblemáticas del buen hacer de los maestros romanos , los mau-
soleos de «Los Atilios» o «La Sinagoga de Sádaba»; obras hidráulicas como
la presa que existió entre Sádaba y Sos, o las termas y conducción de agua
hasta Los Bañales, donde sobresale su famoso acueducto y sus termas,
ambos abastecidos mediante una complicada acequia que probablemente
nace en un manantial bajo la población de Malpica de Arba y que actual-
mente abastece la Fuente del Diablo de la citada localidad.

FUNDACIÓN

AGUA Y TIERRA EL MEDIO


(il JUANELO
llQRRIANO
Garza real. Javier Ara.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TI ERRA 40 TURRIANO
Transformaciones de los regadíos
en el medio natural*

La transformación de una amplia superficie agrícola de secano en regadío siempre conlle-


va modificaciones profundas, tanto en la estructura socioeconómica de la zona afectada,
como en el medio natural. Muchos hábitats se ven alterados, lo que obliga a algunas espe-
cies a adaptarse, mientras otras encuentran lugares adecuados para vivir de forma tem-
poral o permanente donde antes no los había.

Las Cinco Villas esperaron durante largos años la llegada del agua del río
Aragón y hoy, medio siglo después de que este acontecimiento ocurriera,
es buen momento para hacer balance de lo que ha supuesto para el medio
natural de la comarca.

La gran mayoría de las tierras puestas en regadío se localiza en las zonas cen-
tral y meridional. El norte de la comarca sigue manteniendo sus característi-
cas de media montaña mediterránea: relieves modestos cubiertos por enci-
nares, pinares quejigales y monte bajo con especies de porte arbustivo
(romero, aliagas, coscoja, boj, etc.). Aquí las características naturales no han
variado y la fauna propia (jabalís, zorros, rapaces nocturnas y diurnas, carro-
ñeras, etc.) sigue viviendo y recorriendo el territorio. La ganadería sigue sien-
do de carácter extensivo y aprovecha los pastos como durante siglos lo ha
hecho. Un territorio, en suma, que ha quedado al margen de las transforma-
ciones derivadas del riego.

Más al sur se extienden casi 60.000 hectáreas de regadío que reciben las
aguas almacenadas en el embalse de Yesa a través del Canal de Bardenas
y sus acequias derivadas. Aquí ya había unos pequeños riegos tradiciona-
les, abastecidos con las escasas aguas de los ríos comarcales (Arbas,
Riguel y Farasdués) procedentes de la Sierra de Santo Domingo. Se guar-
daban en balsas de escasa capacidad, muchas de ellas con siglos de anti-
güedad, que afortunadamente todavía existen. Son lugares cada vez más
valorados en nuestros días, pues aunque su origen es artificial, aumentan
.la diversidad de ambientes naturales debido a la presencia de agua y de
una orla de vegetación herbácea y arbórea, por lo que son lugares muy
adecuados para la avifauna. En algunos de ellos se han instalado estructu-
ras para la observación de aves, actividad que cuenta con numerosos afi-
cionados. Hoy el riego en la Comarca no depende de estas pequeñas ba l-
sas y lagunas, aunque algunas siguen en uso, por lo que consideramos que
su función es principalmente paisajística, ambiental y recreativa.

Se han construido nuevos embalses dentro de la comarca para regulación


interna de los caudales dentro del sistema (San Bartolomé, Moncayuelo,
Malvecino o La Berne) . En ellos también es habitual observar aves acuáticas

* Javier del Va lle Melendo. Opto. de Geografía y Ordenación del Territorio. Universidad de Zaragoza.

FUNDACIÓN

AGUA Y TIERRA EL MEDIO lit JUANELO


TURRIANO
1zou1ERDA: Ga nga común .

DERECHA: Alca raván.


Abejaruco.
Ortega.
Terrera común.

Fotos: Jesús Ángel Jiménez ..

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA 42 , TURRIANO
descansando o alimentándose, aunque la orla de vegetación ribereña suele
ser más escasa o discontinua, por lo que las condiciones que ofrece a la
avifauna son menos favorables .

Las miles de hectáreas de tierra agrícola convertidas en regadío han


supuesto la creación de un nuevo paisaje, caracterizado por parcelas
amplias y regularizadas para facilitar la recepción del agua, una red de ace-
quias y tuberías que se encarga de su distribución, buenos accesos para
permitir la llegada de la maquinaria agrícola y especialmente unos colores
verdes dominantes a lo largo de la mayor parte del año, cromatismo muy
diferente al dominante años atrás. En buena medida se trata de un pa isa-
je bastante humanizado y regularizado, pero sigue habiendo en él un buen
número de especies de animales que ya estaban presentes anteriormen-
te y se han adaptado a estas características, tales como zorros, tejones,
jabalís, etc. Muchas de ellas aprovechan para vivir en áreas que han que-
dado sin transformar, á modo de islas, entre los campos, o especialmen-
te las muelas y sierras que rodean las áreas regadas por el Oeste, Este y
Norte, en las que abundan las áreas cubiertas por bosques o por vegeta-
ción arbustiva o herbácea, con un alto grado de naturalidad tal y como
hemos señalado.

También pequeños mamíferos, reptiles y anfibios aprovechan los linderos


y márgenes de las fincas para asentarse, que actúan así a modo de micro-
corredores verdes, por lo que tienen un importante papel en el manteni-
miento de la biodiversidad de la fauna, además de su indudable efecto pai-
sajístico, pues disminuyen la artificialidad del paisaje derivada de una exce-
siva homogeneización.

El caso de las aves es especialmente interesante debido a su mayor capa-


cidad de movimiento y adaptabilidad . Numerosas especies de córvidos,
rapaces y carroñeras como el buitre o el alimoche, tienen su asentamien-
to permanente en las muelas de Bardenas y Montes de Castejón, que
limitan la zona regada por el O y E respectivamente, o bien en la Sierra
de Santo Domingo, que lo hace por el N. Estos tres espacios están decla-
rados Zona especial de protección de aves (Zepa), lo que demuestra
su interés para la avifauna. Desde aquí extienden su radio de acción a la
zona de riego, donde encuentran con facilidad ratones, topillos, anfibios o
reptiles, perfectamente adaptados a las nuevas condiciones reinantes
aquí. Además de éstas, también abundan en la comarca las aves insectí-
voras, como abejarucos, abubillas, petirrojos, etc., que encuentran ali-
mento muy abundante en las balsas, ríos y regadíos durante el verano,
contribuyendo a la limitación de la población de posibles plagas e insectos
molestos.

Mención aparte merece una novedad que en los años últimos se ha hecho
habitual en las tierras comarcales : la presencia de aves acuáticas alimentán-
dose en los campos de regadío, especialmente si éstos están inundados (lo

FUNDACIÓN
JUANELO
AG UA Y TIERRA EL MEDIO F 411URRIANO
1zou1ERDA: Lagarto ocelado . Jesús Ángel Jiménez.

DERECHA: Martín pescador. Javier Ara.


Pico picapinos . Javier Ara.
Zorro . Jesús Ángel Jiménez.
Culebra bastarda. Jesús Ángel Jiménez.
Liebre. Jesús Ángel Jiménez.

FUNDACIÓN
J UANELO
AGUA Y TIERRA 44
TURRIANO
normal en los arrozales durante el verano) o son removidos, lo que pone a su
alcance lombrices, larvas, etc. Por ello, no es extraño que cigüeñas, garzas
reales o garcillas bueyeras, busquen sustento en los campos de regadío de
las Cinco Villas, o incluso acompañen a los agricultores en algunas de sus
faenas a la espera del alimento que éstos ponen a su alcance. Sin duda se
trata de una novedad en el medio natural y aumenta la biodiversidad de la
comarca, pues aunque algunas de estas especies ya eran avistadas con
anterioridad a la extensión del regadío, en absoluto contaban con una pre-
sencia tan abundante.

En la Comarca quedan muchas tierras sin regar, todavía amplias superfi-


cies ma ntienen las características del secano, y aquí seguimos encon-
trando las especies de fauna y flora limitadas exclusivamente a estos
ámbitos. Por su parte, el regadío ha creado un nuevo paisaje al que se han
adaptado muchas especies presentes anteriormente y que incluso ha
atraído otras que estaban ausentes . El resultado es una notable diversidad
de ambientes, lo que resulta muy interesante para muchas especies de
animales, siempre que se respeten ciertas cuestiones básicas, tales
como la conservación de algunas zonas en estado natural (balsas, áreas
sin cultivar, linderos, etc.) y que la tierra y el agua no presenten niveles
excesivos de elementos contaminantes por la presencia de abonos, pes-
ticidas o herbicidas.

Regadío, secano, bosques y monte bajo contribuyen así a crear una reali-
dad natural variada, base de la biodiversidad de ambientes, flora y fauna
que encontramos en las Cinco Villas.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA EL MEDIO 4l';LIRRIANO
1zou1ERDA: Cereal de invierno regado con la acequia de Cin co Villas.

DERECHA: Palacio de Biota.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA 46 TURRIANO
El territorio

La construcción del Canal de Bardenas y la transformación en regadío de la zona domina-


da por éste, comprendió parte de los términos navarros de Sangüesa, Cáseda, Carcastillo
y Mélida, más los aragoneses de Sos del Rey Católico, Castiliscar, Sádaba, Biota, Ejea de
los Caballeros, Erla, Luna, Sierra de Luna, Castejón de Valdejasa y Tauste.

También se crearon los pueblos de colonización de Gabarderal, Boyeral, Figarol, Rada y


San Isidro del Pinar en Navarra. En tanto que en Aragón lo fueron: Alera, Bardena,
Camporreal, El Bayo, Pinsoro, Sabinar, Sancho Abarca, Santa Anastasia, Santa Engracia y
Valareña, que acogieron a 1.267 familias.

Quedó sin construir un nuevo pueblo llamado Dehesa del Portillo, donde se preveían 20
viviendas y se abandonó el de Boyeral en Navarra.

Biota es una población aragonesa que como todas las regadas con el
Canal de Bardenas en esta comunidad, pertenece a la provincia de
Zaragoza. Está situada estratégicamente junto al río Arba de Luesia, con-
trolando un vado del río junto al que se edificó una torre para su defensa.

Esta torre quedó luego adosada al Palacio de los Condes de Aranda, el edi-
ficio más emblemático de la población y propiedad de su consistorio desde
1995 junto al que existe un pequeño pozo de hielo.

Las denominadas tumbas de San Román y la Fuente del Diablo son otros de
los atractivos con los que cuenta la localidad en su radio más próximo.

Biota tiene agregada la pedanía de Malpica de Arba, junto a cuyo casco


urbano se encuentra la fuente que abastecía de agua al asentamiento
romano de Los Bañales . Aguas abajo se encuentra el despoblado de San
Román , frontera hídrica de la poderosa Ejea, que extendía su poder hasta
ese lugar, a partir del cual las aguas le pertenecían.

Cuenta con 1 .135 habitantes y un parque móvil tota l de 842 vehículos


(2007) de los que 542 son automóviles, 21 O camiones y furgonetas,
4 autobuses, 11 tractores industriales y 51 tractores agrícolas y vehículos
especiales. La superficie rústica asciende a un total de 12.865 hectáreas,
de las que 5.133 son de secano, 4.196 de regadío y 2.511 de pastos y tie-
rras sin cultivar3 • El terreno restante se dedica a viña, olivar, frutos secos,
especies maderables y otros cultivos.

El Canal de Bardenas atraviesa todo el término municipal y con sus aguas


se riegan en torno a las 3.000 hectáreas de terreno.

3. Los datos socioeconómicos de este capítulo corresponden al año 2007 y han sido obtenidos de la
web de Caja España: http://www.cajaespana.es/pubw eb/decyle.nsf/

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA EL MEDIO FÍ JURRIANO
1zau1ERDA: Iglesia de San Salvador en Carcastillo.

DERECH A: Puente sobre el río Aragón en Cáseda.


Casti lisca r

Carcastillo. Enclavado en el valle del Bajo Aragón, Carcastillo es


una población navarra de vocación básicamente agrícola, que cuenta con
2.506 habitantes que se dedican principalmente al cultivo de maíz, cebada,
alfalfa y hortalizas .

Hasta la llegada del Canal de Bardenas, su regadío se limitaba al que se


sacaba del azud de la Presa , situada a unos tres kilómetros al norte de la
población, desde donde parte por su margen derecha un canal que ali-
menta una central eléctrica y una acequia que riega en este lado del río
en el término de Murillo el Fruto hasta el nacimiento de la acequia
Vallunga en las proximidades de Santacara. Por la margen izquierda
parte otra acequia que luego se divide en tres con las que se regaban los
campos de la población hasta Mélida junto con los contiguos al monaste-
rio de La Oliva , uno de los mejores ejemplos del arte cisterciense en
España.

Cuenta con un total de 4.582 hectáreas cultivables de secano que se dedi-


can especialmente a la cebada, en tanto que el regadío suma 5.641, divi-
didas entre los regadíos tradicionales del Aragón y los del Canal de
Barde nas.

Los primeros ocupan ambas márgenes del río y son gestionados por la
Comunidad de Regantes de Murillo el Fruto, Carcastillo, la Oliva y
Santacara.

Los riegos de la Acequia de Navarra -además de Carcastillo- abarcan los


municipios de Cáseda, más Figarol y parte de Mélida.

Figarol es una pedanía de Carcastillo fundada ahora hace medio siglo para
albergar a los colonos del Canal de Bardenas, que con los medios de trans-
porte de la época hubiera resultado muy difícil vivir en otras poblaciones
consolidadas y trabajar en las tierras de su entorno.

Entre Carcastillo y Figarol cuenta n con un total de 1.886 vehículos, de los


que 1.329 son automóviles, 386 camiones y furgonetas, 68 motocicletas,
2 autobuses, 25 tractores industriales y 76 tractores agrícolas y vehículos
especiales.

Cáseda. La villa de Cáseda se asienta en la ladera de un cerro a la


margen derecha del río Aragón, para cuyo paso cuenta con un hermoso
puente de nueve arcos y 200 metros de longitud, uno de los atractivos de
Cáseda junto con la ermita del santo cordobés San Zoilo .

La superficie del térmi no es de 8.700 hectáreas, entre las que se incluye


la pedanía de San Isidro del Pinar, un pueblo de colonizac ión creado hace
más de medio siglo. La superficie de cultivo suma unas 4.700 hectáreas,

FUN DAC IÓN


J UANELO
AGUA V TIERRA 48 TU RRI ANO
de las cuales 2.238 son de regadío. La mayor parte (1 .938 hectáreas) son
regadas por el Canal de Bardenas y 300 hectáreas por elevación de Río
Aragón. El resto suma 2.462 hectáreas de secano.

Los cultivos predominantes en regadío son maíz, girasol y alfalfa, en tanto


que el secano se siembra de trigo, cebada y avena. Destacan las 40 hec-
táreas de choperas municipales en los meandros del río Aragón .

En el término de Cáseda existen unas 2.000 hectáreas que son de pino de


repoblación y algunas de encinares 4 .

Cuenta con 1.093 vecinos que poseen 699 vehículos, de los que 511 son
automóvi les, 134 camiones y furgonetas, 34 motos, 5 tractores industria-
les y 15 tractores agrícolas y vehículos especiales .

Castejón de Valdejasa. Es una población situada en


una ladera a 528 metros de altitud al borde de los montes de Sora. Cuenta
con una extensión de 109 km 2 , donde viven 289 vecinos, que cuentan con
201 veh ículos, de los que 148 son automóviles, 39 camiones y furgonetas,
8 motos, más 6 vehícu los diversos y tractores.

Ti ene una superficie cultivable de 3.981 hectáreas de las que solamente se


riegan unas pocas con la acequia de Sora, que es empleada especialmen-
te para el abastecimiento de agua de boca.

En sus inmediaciones -sobre el monte Gua rizo- se encuentra el Castillo de


Sora, que pertenece a los Duques de Villahermosa. Fue construido proba-
blemente en el sig lo XII I, aunque reformado en el siglo XVI. De esta época
es la hermosísima y expoliada torre.

Castiliscar se asienta en las faldas de la sierra de Santa Águeda.


Sus orígenes se remontan a la reconquista, entre los siglos XI y XII. En
su casco urbano destaca la iglesia parroqu ial de San Juan Bautista, del
siglo XI I y en cuyo interior se conserva una de las piezas romanas más
interesantes de Aragón. Se trata de un sarcófago paleocristiano de l 350
d.C. con una finísima decoración representando diferentes escenas del
Nuevo Testamento.

A las afueras se encuentra la Estanca, una construcción de siglo XVI lle-


vada a cabo por el importante maestro Juan de Landerri, uno de los más
reputados ingenieros de l renacimiento.

4. http://www.caseda.es/es/

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA EL MEDI O FÍSI TURRIANO
FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TI ERRA 50 TURRIANO
1zou1ERDA:Mujeres en la balsa de Castejón de Valdejasa .
Fotografía donada por Milagros Bernad a la Asociación Castrum
Valdejassa, que amablemente la ha cedido para este libro.

DERECHA: Iglesia de San Salvador. Ejea de los Caballeros .


Fuente Baja de Ejea. Centro de Estudios de las Cinco Villas.

Tiene una extensión total de 4.043 hectáreas y cuenta con 360 habitantes.
Las tierras cultivadas suman 2.211 hectáreas, de las que 991 son de seca-
no, 954 de pastos y 1.335 se riegan entre el Canal de Bardenas -que pasa
a unos 1.500 metros del casco urbano- y la Estanca, que abastece a unas
pocas decenas .

En Castiliscar hay 255 vehículos, de los que 175 son automóviles, 58 ca-
miones y furgonetas, 9 motos, 3 tractores industriales y 1O tractores
agrícolas y vehículos diversos.

Ejea de los Caballeros . EslacapitaldelasCincoVillas


y la ciudad más importante de la zona regada por el Canal de Bardenas. Es uno
de los municipios espaiioles de mayor extensión debido a sus 609,92 km 2
de superficie, en la que viven 16.935 personas.

Su origen es muy antiguo, puesto que se remonta a la época de los íberos,


cuando era conocida como Segia, tan importante que ll egó a acuñar
moneda.

Aun en los tiempos donde el regadío se limitaba a unas pocas hectáreas


regadas co n las menguadas aguas de los dos ríos Arba que confluyen a las
afueras de la población, Ejea fue una población importante cuyo problema
era la irregularidad de las cosechas, que en virtud de la meteorología po-
dían convertirla en una próspera población cuyas fiestas eran famosas por
su esplendidez, a todo lo contrario .

En años tan duros en toda España como el de 1942, la cosecha de Ej ea fue


la mejor del siglo, pero 1949 fue un año especialmente malo, el peor de
toda una terrible época que se dio entre 1945 y 1950, en los que las cose-
chas en Ejea y todas las Cinco Villas fueron desastrosas, tanto que tuvie-
ron que servirse comidas gratuitas a los más pobres. De entre ellos des-
taca como especialmente malo el año 1949, cuya dureza hizo que emigra-
ran unos 600 vecinos. Algunos programas de empleo social intentaron
paliar la miseria, como la repoblación de pinos en las Bardenas o los
Boalares, cuya repoblación comenzó en 1948.

En 1953 apenas hubo fiestas por la misma causa, y alguno como 1933 en
que el único consuelo en un año de pésima cosecha fue la efímera alegría
porque ya se trabajaba en el Canal de Bardenas . No imaginaban que hasta
casi 25 años más tarde no tendrían el agua en sus campos.

Ejea debe buena parte de lo que es al Canal de Bardenas, que desde hace
medio siglo ha permitido que sus agricultores no dependan apenas de la
climatología y cuyas sinergias han permitido que sea una población cuya
estructura productiva sea de las más equilibradas de España, puesto que
presenta un envidiable equilibrio de un 19,3 % trabajadores dedicados a la

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA EL MEDIO FÍS TURRIANO
1zau1ERDA: Lápida conmemorativa de la creación de Bardena.
Bardena.
El Bayo.
Sabinar.

DERECHA: Farasdués.
Pinsoro.
Santa Anastasia

actividad agraria, 23,9 % empleados en la industria, 19,9 % en la cons-


trucción y 36,9 % ded icados a los servicios.

En Ejea hay 11.281 vehículos, de los que 7.337 son automóviles, 2.595
camiones y furgonetas, 404 motos, 7 autobuses, 204 tractores industria-
les y 734 tractores agrícolas y vehículos especiales.

Ejea cuenta con el mayor número de pedanías de la zona regada con el


canal de Bardenas, puesto que de allí dependen administrativamente las
poblaciones de:

Bardena. Hasta hace unos años Bardenas del Caudillo, esta población
fue inaugurada por Francisco Franco en 1959 y de ahí su denominación
anterior. Bardena forma parte de las quince que se levantaron por el
Instituto Nacional de Colonización para albergar a los colonos y trabajado-
res que debían trabajar las nuevas zonas regadas por el Canal de Bardenas
durante los últimos años de la década de los cincuenta.

Cuenta en sus inmediaciones con el embalse de El Bolaso, un lugar con


abundantes atractivos naturales y piscícolas, así como unos servicios nota-
bles como un camp ing, restaurante y piscina.

El Bayo es otro pueblo de colonización de la misma época que el resto


de los bardeneros y que también sigue las mismas pautas . Debe su nom-
bre al despoblado medieval del siglo XIV perteneciente al término de Biota
que se observa desde la población. En la plana cima de este cerro existen
las ruinas de dos monasterios románicos del siglo XIII vinculados a la orden
del Císter, más los restos de dos iglesias, un gran aljibe, dos molinos de
viento y una necrópolis.

La mayor parte de sus pobladores fueron antiguos habitantes de Tiermas,


cuyas tierras de cultivo fueron inundadas por el embalse de Yesa .

El Sabinar. Está situado en la margen derecha del río Riguel y es el pue-


blo de colonización más al sur de Ejea.

En sus inmediaciones se encuentra la Estanca de Sabinar, que además de


su notable entorno y riqueza biológica, es un buen lugar pa ra la pesca que
cuenta, además, con un merendero cubierto.

Un poco más alejada está la estanca de Escorón, un espacio protegido


donde existe un observatorio para aves adaptado a discapacitados .

FUNDACIÓN
JUA NELO
AGUA Y TIERRA 52
TURRJANO
Farasdués. Es una antigua población que es barrio de Ejea desde 1975.
Se encuentra sobre un escarpe a la margen izquierda del río Agonía o
Farasdués y junto al Canal de las Bardenas, del que no riega apenas nada,
puesto que discurre a una cota muy baja por esa zona.

Destacan en Farasdués algunas construcciones relacionadas con el agua


como un supuesto tinte y muy especialmente la fuente renacentista de
Juan Velez situada junto al río.

Pinsoro. Es la pedanía más alejada del núcleo urbano de Ejea y es otro


pueblo creado por el Instituto Nacional de Colonización que cumple ahora
medio siglo.

En su entorno cuenta con dos embalses. Al oeste el reciente de Mal-


vecino, que almacena las aguas de la Acequia de Cinco Villas y hacia el nor-
oeste y bien señalizado tanto desde la carretera de El Bayo, como desde
la de Sádaba el muy notable Lagunazo de Moncayuelo, un espacio natural
caracterizado por un bonito y arbolado entorno con unas excelentes insta-
laciones como merenderos y observatorios para aves. Un espacio alta-
mente recomendable para disfrutar de la naturaleza y de la observación de
aves .

Rivas. Es una . pedanía anterior a los planes de colonización que se sitúa


en la margen izquierda del río Arba de Luesia, donde existen algunos azu-
des que abastecían a los riegos de Rivas y Ejea antes de la llegada del
Canal de Bardenas.

Entre Rivas y Farasdués se accede al embalse de San Bartolomé, que


hasta su rotura hace algunos años fue uno de los lugares de recreo más
concurridos de la zona, pero ahora tras su reparación le costará recuperar-
se. También cerca del cruce del embalse se encuentran los restos del anti-
guo embalse de La Estuertica.

Santa Anastasia. Es otro pequeño pueblo de colonización situado


entre la acequia del Saso y el río Riguel, a la «distancia tipo» de los pue-
blos de colonización, entre los cuales no suele haber más de siete kilóme-
tros de distancia, ni menos de cinco; en este caso son algo más de 7 desde
Ejea por la carretera de Tudela.

Valareña. Es otra población creada hace medio siglo por el Instituto


Nacional de Colonización entre el barranco de Valareña y la Acequia de

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA EL MEDIO F[
TURRIANO
1zau1ERDA: Plano de Valareña (José Borobio y Antonio Barbany).
Plaza de Erla .
Azud del Alemán en el río Riguel junto a Valareña .

DERECHA: Luna. Puente de Monlora.


Casino de Mélida.

Cinco Vi llas, que por esta zona discurre siguiendo la línea del escarpe de la
Bardena. Se encuentra a unos 14 kilómetros de Ejea y a poco más de 2 de
la comunidad Navarra.
1.111".'l<'I~

_
J..UO.U.U l')Aa,,lQ)Oll""-"I
,. ,_ .........
., ,;i:,,;c~ic:.o•-
·-~
, . VN, fDff'O ('I.....,
J.C,,WOR,,__ _ _

Ejea cuenta con la notable superficie cu ltivada de 60.631 hectáreas,


de las que 10.031 son de secano, 32 .984 de regadío, 8.953 de pastos
y terrenos sin cultivar. De la s 8.323 hectáreas restantes, algo más
de la mitad (4.296 hectáreas) se dedican a especies maderables -pino espe-
cialmente- siendo el resto olivo, viña, frutos secos y otros cultivos.

ErIa es una población mucho más interesante de lo que cua lquier viajero
pueda imaginar a su paso por la carretera. Llama la atención el acceso bajo la
torre gótica que posiblemente protegía una puerta de la muralla.

Tiene 434 habitantes, que trabajan en un término de tan solo 19 km2, de


los que se cultiva la práctica tota lidad: 1.951 hectáreas que se reparten
entre 103 de secano y 1.577 de regadío, con 220 de pastos y terrenos sin
cultivar, más unos pocos dedicados a otras producciones.

Sus vecinos disponen de 299 vehículos, de los que 221 son automóviles, 54
camiones y furgonetas, 11 motos, más 13 vehículos diversos y tractores .

Luna. La población de Luna se recuesta sobre una ladera en la mar-


gen derecha del Arba de Biel. Cuenta con 1.692 habitantes, entre los que
se reparten 523 vehículos a motor de las siguientes categorías : 334
son automóviles, 153 camiones y furgonetas, 21 motos, más 14 vehículos
diversos y tractores .

Parece ser que su nombre se debe a que fue conquistada a los musulmanes
gracias a la luz de la Luna, pero de lo que no cabe duda es de la importancia
del conjunto arquitectónico de la parte alta de la población.

En sus inmediaciones se levanta el santuario renacentista (completamen-


te reformado en el siglo XVI II ) de Nuestra Señora de Mon lora, patrona de
Luna . Desde este lugar se divisa una magnífica panorámica de los riegos
de Bardenas. Algo más alejada está la pequeña pedanía de Lacorvilla y el
castillo de Yéquera .

Su término municipa l tiene una extensión de 30.890 hectáreas, de las que


se cultivan 30.664 con la siguiente composición: 10.559 hectáreas de
secano, 5.022 de regadío, 7.518 de pastos y tierras sin cultivo más 5.686
hectáreas de pinar y otras especies maderables. El resto son olivares, fru-
tales, viñas y otros cultivos.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA 54 TURRIANO
M é Iida se encarama sobre un talud sobre la margen izquierda del río
Aragón, lejos del caprichoso curso del río Aragón. Sus 785 habitantes se
reparten por un casco urbano muy extendido, que otorga a Mélida una
fisono mía urbana muy peculiar.

Mélida y su entorno han estado habitados desde muy antiguo, pero ni


la llegada del Canal de Bardenas impidió que perdiera población desde
los años cincuenta hasta este último lustro, en que ha recuperado algún
vecino.

Más que su arquitectura o monumentos, lo que más destaca en esta locali-


dad navarra son los sotos del río Aragón, donde existe la mayor colonia de
visón europeo. Entre la iglesia y el río hay un mirador desde donde puede
contemplarse una bonita imagen del río con Santacara al fondo.

Sus vecinos disponen de 532 vehículos, de los que 353 son automóviles,
138 camiones y furgonetas, 28 motos, 1 autobús, 2 tractores industriales
más 1O vehículos diversos y tractores.

Rada . La población de Rada está situada entre Mélida y Caparrosa.


Fue creada para acoger a los colonos de las tierras regadas con el Canal de
Bardenas a través de la acequia de Navarra.

El Concejo de Rada se creó por Acuerdo de la Diputación Foral de 16 de junio


de 1972 en término del Concejo de Traibuenas, de la jurisdicción municipal
del Ayuntamiento de Murillo El Cuende. Como jurisdicción territorial para el
cumplimiento de sus fines específicos se le señalaron los terrenos com-
prendidos en la zona regable expropiada en su día por el Instituto Nacional
de Colonización y Ordenación Rural del Ministerio de Agricultura al Duque de
Miranda, de una extensión aproximada de 2.069 hectáreas. Desde que los
primeros colonos habitan sus viviendas, alrededor de 1960, hasta esa fecha ,
había una Junta de Colonos para su administración propia, pero dependien-
do del Concejo de Traibuenas 5 •

Por lo tanto, hasta 1972 era una pedanía de Traibuenas que a su vez es una
pedanía de Murillo el Cuende desde 1845. Sin embargo, Murillo tiene 48
habitantes, Traibuenas 59 y Rada 535.

El parque automovilístico de Rada, más Murillo y Traibuenas, cuenta con 565


vehículos, de los que 397 son automóviles, 128 camiones y furgonetas, 22
motos, 2 tractores industriales, más 16 vehículos diversos y tractores.

6. http://www.diariodenavarra.es del 1 de julio de 2008

FUNDACIÓN
JUANELO
AG UA Y TIERRA EL MEDIO FÍ URRIANO
1zou1ERDA: Torre de Rada.
Despoblado de Rada.
Alera.

DERECHA: Casti ll o de Sádaba.


Azud de la Electra Sangüesa, construida en los años 30 del siglo XX.

En las inmediaciones se encuentra el despoblado de Rada, un lugar que


-además de ser punto de interés para los amantes de la historia- es un exce-
lente mirador que permite disfrutar, al norte, de la llanura del somontano de
Olite y la serranía de Ujué; a sus pies, la vega del río Aragón y sus meandros,
al sur las Bardenas, y al sudeste el pueblo de Rada.

Cerca del pueblo nuevo está la balsa de Rada, a la que se llega tras tomar
una pista que queda a la derecha de la entrada al pueblo. Es una pequeña
balsa rodeada de pinares con fuente y mesas donde podrá pasar el día,
pero algo más adelante -siguiendo la acequia de Navarra- se llega al
embalse de El Ferial.

Sáda ba con 1.692 habitantes es uno de los municipios más impor-


I

tantes de la zona regada por el Canal de Bardenas. Su casco urbano es


atravesado por el río Riguel, que deja en la margen izquierda la parte más
antigua, donde junto a las casonas y la fuente destaca la torre tardogótica
construida en pleno renacimiento. El castillo de la Corona es otra de las
. . .
señas de identidad de una localidad como Sádaba y su entorno, que cuen- ~ ;_..:-~ .
tan con atractivos suficientes como para ser un destino turístico de primer
._ - -- - :~
'-
orden, a lo que se deben sumar lugares cercanos como los Bañales, los 7__ _.. - --- 'Í, : • > '..

mausoleos romanos de la Sinagoga y los Atilios y alguna cosa más como el


·. - ~ ~ _·::.~.:-,:. .... .\~:. ,, . . ,:,
poblado del Canal de Bardena s, el paso de éste bajo el río Riguel o los
monasterios del Cambrón o Puylampa. Sin embargo, a pesar de lo expues-
to no recibe el turismo que merece.

A poco más de siete kilómetros se encuentra la pedanía de Alera, un pue-


blo de colonizac ión co n 168 habitantes que ya ha cump lido medio sig lo.

El térm ino municipal comprende una superficie de 130 km 2 (unas 13.000


hectáreas) de los que 2.877 son de secano, 7 .703 de regadío, 1.267 son
pastos y terrenos sin cultivar, 259 son pinares y otras especies madera-
bles, en tanto que el resto son frutales, almendros y otros cu ltivos .

En cuanto al parque móvil de Sádaba, éste se compone de 1.143 vehícu los,


de los que 792 son automóviles, 214 camiones y furgonetas, 29 motos, 21
tractores industriales, más 66 vehículos diversos y tractores .

5. http://www.murilloelcuende.com/

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA 56 TURRIANO
Sangüesa. Se encuentra situada en una terraza de la margen
izquierda del río Aragón, al su r de la desembocadura del río Onsella.
Cuenta con 5.128 habitantes, incluyendo a las pedanías de Gabarderal y
Rocaforte, más el pueblo de colon ización abandonado de Boyera!.

Sangüesa es una de las pob laciones más importantes regadas por


el Canal de Bardenas, aunque ya desde tiempo atrás regada por el río
Aragón . Además siempre ha sido un notable centro mercantil por el que
pasaban los rebaños montañeses en su trashumancia hacia la Ribera de
Navarra.

Junto a un casco antiguo de indudable interés, Sangüesa posee un históri-


co puente {ahora metálico) que afianzaba su estratég ica posición junto al
río, pero que también fue el causante de una tremenda catástrofe entre la
noche del 24 y madrugada del 25 de septiembre de 1787.

FUN DACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA EL MEDI O F fURRIANO
1zou1ERDA: Puente de Sangüesa.
Vista del casco urbano de Sierra de Luna.

DERECHA: Tejados de Sos del Rey Católico.

Esta localidad ya estaba acostumbrada a las devastadoras riadas del


Aragón, como las que se dieron en 1330, 1430, 1582, 1634, 1739 y 1787
pero nunca como en la de este último año, en que los troncos de las alma-
días o navatas se atascaron en el puente, convirtiendo a este en improvi-
sada presa que elevó el agua encima de las murallas, anegando sus calles
bajo dos metros de agua. Aque lla noche murieron 556 personas y fueron
destru idos 428 de los 465 edificios de la población.

En una superficie total de cas i 69 km 2, la zona regable comprende unas


1.700 hectáreas, que suponen el 25% del término municipal; de ellas, 200
corresponden a la zona de Pastoriza, y el resto a los sectores 1 y 2 del
Cana l de Bardenas.

De las 6.835 hectáreas de Sangüesa, 2.500 son de secano, 2.400 de suelo


forestal, 1.700 de regadío, y en torno a 235, de suelo urbanoª.

Su parque móvil consta de 3.224 vehículos, entre los que se reparten 2.241
automóviles, 685 camiones y furgonetas, 139 motos, 18 autobuses, 21 trac-
tores industriales, más 120 vehícu los diversos y tractores .

S rra d L
j8 8 a
LJ íl es una pequeña loca lidad de 309 habitantes,
situada en el extremo oriental de los riegos del Canal de Bardenas. Junto
con Valpalmas, fueron hasta el primer tercio del siglo XIX aldeas depen-
dientes de Luna.

Es una de las pocas poblaciones de la zona que no había cesado de perder


población a pesar de la llegada del Canal, pero desde el año 2003 ha gana-
do 50 vecinos, casi los mismos que la población extranjera, por lo que es
un crecimiento joven.

En el año 2004 se localizó en Sierra de Luna un yacimiento (señalizado


actualmente) de icnitas de mamíferos, que es uno de los cuatro que se con-
servan en Europa de la época del Mioceno. Son icnitas de mamíferos herbí-
voros (como rinocerontes o caballos primitivos) del Mioceno, cuando Sierra
de Luna era similar a una sabana africana actual en la que habitaba una gran
diversidad de especies animales que acudían a los ríos y pequeños lagos,
momento en el que dejaban impresas sus huellas.

La superficie del término es de 43 km2, en los que se dedican al cereal


2.156 hectáreas, 301 se riegan en exclusiva con el Canal de Bardenas a
través de la acequia de Sora . Pastos y tierras sin cultivar suman 1.446 hec-
táreas, 87 son de olivar, 24 de viñedo, 305 hectáreas t ienen almendros y
se dedican a 33 pinar y otras especies maderables.

En el término hay 170 vehículos, de los que 129 son automóvi les, 34
camiones y furgonetas, 4 motos y 4 vehículos diversos y tractores .

6. http://www.diariodenavarra.es del 1 de julio de 2008.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA 58
TURRIANO
Sos del Rey CatóliCO esunhistóricomunicipioyelmás
septentrional de los que riegan con el Canal de Bardenas en Aragón. En su
término de 217 km 2 viven 712 vecinos, de los que 583 son de Sos y las
pedanías de Barués (1 vecino), Campo Real (21 vecinos), Mami\las (1 veci-
no) y Sofuentes (95 vecinos) . Otros 11 vecinos viven diseminados dentro
de su término.

Sos cuenta con uno de los más cuidados cascos urbanos de las Cinco
Villas y el único Parador Nacional de la zona.

La superficie cultivada asciende a 21 .637 hectáreas, de las que 6.968 son


de secano, 2.153 regadío (casi todo en la zona de Campo Real), 6.854 hec-
táreas son de pastos y terrenos sin cultivar, 11 de olivar y 123 de almen-
dros . Del resto, destacan las 4.668 pobladas fundamentalmente con pinar
y 808 de otros cultivos.

En el término de Sos están dados de alta 546 vehículos, de los que 338
son automóviles, 146 camiones y furgonetas, 17 motos, 12 tractores
industriales y 33 vehículos diversos y tractores.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA EL MEDIO F !rURRIANO
1zou1ERDA: Vista de Tauste desde el río Arba .

DERECHA: Acueducto de las Trabas, mediante el cual el canal de Tauste atraviesa el río Arba.
Calle de Santa Engracia.

Ta uste . Situado a caballo entre el vértice que separa el secano rabio-


so de Sora, la vega del Arba y la del Ebro, Tauste es el municipio más al sur
de los riegos de Bardenas que también comprende las pedanías de Santa
Engracia y Sancho Abarca .

Tauste con sus 405 km 2 y sus 7.489 habitantes, es tras Ejea, la segunda pobla-
ción de la zona regada con el Canal de Bardenas. En el núcleo urbano viven
6.913 vecinos, 267 en Sancho Abarca y 285 en Santa Engracia .

La historia de Tauste está íntimamente ligada al agua, siendo este preciado


bien el motor de sus ilusiones. Desde el siglo XV los taustanos anhelaban con-
ve rtir en regadío la amplia estepa de su término.

Hasta la llegada del agua por el Canal de Ba rdenas, Tau ste regaba una impor-
tante superficie de terreno gracias a las aguas del Arba, a causa de las cuales

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA 60 TURRIANO
tuvieron seculares enfrentamientos con Ejea, pero gracias a las acequias de
ambas márgenes del río Arba, pudo regar tempranamente una importante
superficie de terreno que se vio notablemente incrementado cuando hicieron
realidad el sueño de su canal sacado del Ebro. Este sueño se convirtió en
pesadilla demasiadas veces, puesto que a diferencia del Canal Imperial, el de
Tauste se hizo a expensas de sus usuarios, que hipotecaron las tierras a cam-
bio de la promesa del regadío, aunque en demasiadas ocasiones sus anhelos
no fueron recompensados .

Finalmente, la llegada del Canal de Bardenas a través de la Acequia de Cinco


Villas, consiguió poner en regadío la dilatada superficie que estaba fuera de
la zona dominada por los antiguos regadíos, propiciando la creación de los
pueblos de colonización de Santa Engracia y Sancho Abarca.

Cerca de esta última población se encuentra el Santuario de Nuestra


Señora de Sancho Abarca, patrona del municipio y situado en la cima de un
monte con espectaculares vistas panorámicas de la zona.

Las pedanías de Santa Engracia y Sancho Abarca se levantaron a la vez que


el resto de pueblos de colonización, pero la tardanza en finalizar la acequia
de las Cinco Villas las mantuvo despobladas y en lamentable estado de
abandono hasta 1968*.

En Tauste se riega con aguas del río Arba, del Ebro y del Aragón a través
del Canal de Bardenas y las acequias de Cinco Vil las y Sora, correspon-
diendo a cada uno:
• Canal de Bardenas por acequia de Sora.
• Canal de Bardenas por acequia de Cinco Villas.
• Canal de Tauste .
• Acequias del Arba .

En Tauste existen 5.399 vehículos, de los que 3.476 son automóviles,


1.269 son camiones y furgonetas, las motos suman 282, 3 autobuses, 71
tractores industriales, más 298 vehículos diversos y tractores.

* La Gaceta Ilustrada, nº 624 del 22 de septiembre de 1988.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA V TIEíl RA EL MEDID F TURRIANO
I
,,

\J j
~- ~/

/
..__r--
/
{
(._,)

l 'OAC 11'\i
JUAl\l ()
I RRIAMl
1zau1ERDA: Embalse de Yesa Cilesde la zorna de los aliviaderos.

FL '-IDAUO'l .
\NI-LU
HRR \ O
el embalse y la presa de Yesa

Entre el embalse de Yesa y las parcelas regables hay un extenso catálogo de obras hidráu-
licas. Unas son más llamativas, caras o complejas que otras, pero todas son imprescindi-
bles para que el Canal de Bardenas cumpla con su com etido de llevar el agua hasta los
campos.

Para conocer mejor esta infraest ructura, haremos un pausado recorrido por el Canal de
Bardenas junto con sus acequias principales y sus obras singulares más llamativas o
emblemáticas, comenzando por el origen del ca nal en Yesa.

La presa de Yesa es la llave y pieza fundamental de todo el sistema de


Bardenas, puesto que sin la reserva que el embalse crea, el Canal tan sólo
podría llevar agua en algunos veranos excepcionales, pero iría lleno en
otras épocas como el invierno o el deshielo primaveral, cuando sería
menos necesaria .

Como bi en saben todos los que dependen del canal, realizar obra s hidráu-
licas de cierta envergadura no es nada fácil ni rápido, pero en este caso ha
sido desde su origen mucho más lento de lo habitual, por lo que la situa-
ción actual no es nada nueva en la historia de Bardenas .

La primera noticia acerca de la presa de Yesa proviene de la Dirección


General de Obras Hidráu licas, que por Orden de 2 de marzo de 1909,
encargó el estudio del proyecto del Pantano de Yesa a la División Hidráu lica
del Ebro, antecesora de la actual Confederación .

El primer proyecto fue desarrollado por el ingen iero don Cornelio Arellano
y continuado por don Manuel Abascal, estando finalizado el proyecto de la
presa de Yesa para el verano de 1912. Sin embargo, el proyecto del canal
no tuvo autorización para su realización hasta 1917.

En conjunto, la final idad perseguida por estos proyectos y estudios era


regar con aguas del río Aragón las tierras comprendidas entre su cauce y
el de los ríos Ebro y Gállego, así como garantizar los antiguos riegos del
Ebro y los dominados por los canales de Tauste, Imperial y Lodosa.

En el primer párrafo de la Memoria del Proyecto de Yesa de 1912 podemos


comprobar cuál era el objetivo inicial de la obra :

« Los distinguidos Ingenieros que prestan sus servicios en la Dirección del


Canal Imperial de Aragón, siguiendo las huellas del insigne maestro, el
Ilustre Ingeniero Director don Mariano Royo, se desvelan por el mejor ser-
vicio de tan importante obra y han estudiado con vivo interés diversos
medios de completar la dotación del canal, durante el verano ».

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA LAS INFRAESTRUCTU TURRIANO
1zou1ERDA: Vista del valle del río Aragón al com ienzo de las obras en 1930.

Atag uiado para la ciment ación de la presa en 1930.

DERECHA: Planta de machaqueo junto a la presa en 1930


Archivo CHE .

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA 66
TURRIANO
El proyecto, finalmente, definió una presa de gravedad de 53 metros de
altura en el mismo punto donde luego se levantaría la actual.

Pese a los avances, el «Proyecto del Pantano de Yesa», seguía paralizado


y con el presupuesto para el estudio del Cana l agotado. Esta inactividad
motivó que en los primeros meses de 1923 hubo una gran asamblea en la
población de Ejea de los Caballeros .

En la citada reunión se acordó sol icitar del Ministro de Fomento la elabo-


ración de un nuevo proyecto . Esta vez la solicitud fue atendida con cierta
rapidez y un año más tarde los ingenieros don Félix de los Ríos, don
Mariano Vicente y don Antonio Colom habían terminado el proyecto, con
un presupuesto tota l de la presa cifrado en 25.696.861 pesetas .

El proyecto fue aprobado técnicamente el 18 de julio de 1924, pero no era


solamente el embalse regulador, sino que presentaba unas perspectivas
mucho más ambiciosas, puesto que además de la puesta en regadío de
más de 130.000 hectáreas en las Bardenas y Cinco Vil las, también pre-
tendía:

• En lazar este grupo de obras con las del Plan de Riegos del Alto
Aragón, con la fina lidad de incrementar su insuficiente dotación de
agua, trasvasando al Gál lego, encima de la Présa de Ardisa, 400 hec-
tómetros cúbicos anua les procedentes de l río Aragón a través del
Canal de Bardenas.

• Asegurar la dotación necesaria para los riegos de Aragón y del Ebro


existentes aguas abajo del embalse.

• Abastecer de agua potable a la ciudad de Zaragoza .

El enlace de los tres grandes ríos, Cinca, Gállego y Aragón, coordinando


sus planes de riego, fue un concepto hidráulico tan ambicioso como
gen ial y cuya culm inación tendría importantes consecuencias económicas.
Su impulsor fue uno de los personajes más relevantes de la época:
Félix de los Ríos, coautor de los proyectos de Riegos del Alto Aragón
y de Bardenas acerca del cua l se tratará más en profundidad en otro ca-
pítu lo.

Unos años más tarde, la Real Orden de 7 de mayo de 1926 aprueba defi-
nitivamente el proyecto del embalse de Yesa, imponiéndose en ésta la obli-
gación de respetar los aprovechamientos existentes con anterioridad en el
río Aragón aguas abajo del embalse y en el Ebro tras la confluencia de
ambos ríos. Para ello, se obligaba a dejar circular por el río Aragón el agua
necesaria para atender sus dotaciones concesionales, siempre que fuera
inferior a la que ent rase en el emba lse, más ocho metros cúbicos para el
Canal Imperial de Aragón. Si el caudal aportado al embalse de Yesa fuese

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA LAS INFRAESTRUCT ll7U RRIANO
1zou1ERDA: Vista aéra de la presa de Yesa recién terminada.

DERECHA: Vista de las obras desde la ataguía en agosto de 1930.


Modelo hidráulico de un aliviadero en marzo de 1932.
Primer bloque de la margen izquierda en construcción. Año 1955.
Archivo CH E.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA 68
TURRIANO
inferior al necesario para atender las concesiones anteriores, se vertería
íntegramente al cauce.

Paralelamente al desarrollo del proyecto de la presa de Yesa, el mismo


equipo redactó el primer Proyecto del Canal de Bardenas. Éste se conclu- - -~ -
.
• .l- lJ J., • '- ' • "" !
_1
:

yó el 29 de diciembre de 1924 y en la Memoria del mismo, sus autores rati-


\
ficaban la gran .feracidad de las tierras de Cinco Villas, comarca con fama
de ser la más rica de la región aragonesa : «por lo cual se comprende que
los beneficios del riego, con la seguridad de las cosechas y la transforma-
ción de los cultivos serán inmediatos y tan incalculables que, seguramen-
te y sin necesidad de dejarse arrastrar por exagerados optimismos, la rea-
lidad ha de superarlos con exceso ».

El proyecto calculaba ocho años para la puesta en servicio del canal, pero
la realidad superó las previsiones más pesimistas, puesto que estos ocho
años fueron los que necesitó el proyecto tan sólo para ser aprobado, cosa
que se hizo mediante una resolución de la Dirección General de Obras
Hidráulicas, el 30 de junio de 1932.

En tanto que se desarrollaba el proyecto de Yesa, en 1922 se sometió a


información pública el proyecto del Embalse del Ebro, que estaría desti-
nado a asegurar los caudales del Ebro en la zona central de l curso del río .
Efectivamente, es en la zona media del Ebro donde se derivan los tres
grandes canales de riego (Lodosa, Tauste e Imperial de Aragón) cuyas
dotaciones estivales sólo sería posible mantener, mediante la incorpora-
ción de aguas desembalsadas en los meses de estiaje .

Esta situación ya fue tenida en cuenta al constitu irse en 1926 la


Confederación Hidrográfica del Ebro, donde se consideró que el embalse
de Yesa no serviría prioritariamente al Canal Imperial , como estaba previs-
to. A partir de ese momento se cons ideró que el agua regulada se desti-
naría preferentemente a la transformación en regadío de amplias zonas de
las comarcas de Bardenas y Cinco Villas, en Navarra y Aragón .

En el «I Plan General de Obras y Trabajos varios de la Confederación », del


año 1926, es contemplado el embalse de Yesa en el río Aragón, con una
capacidad de 470 hm 3 , y donde ya es destinado principalmente a la ali-
mentación del Cana l de las Bardenas . Además, se supone que proporcio-

FUNDACIÓN
JUA NELO
AGUA Y TIERRA LAS INFRAESTRU CT truRRIANO
FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA 70 TURRIANO
1zou1ERDA: Aún con la presa sin terminar, ya se podía suministrar
algún caudal por el Canal de Bardenas. Marzo de 1950.

DERECHA: Construcción de los aliviaderos con la presa al fondo hacia 1956.


Excavaciones bajo el nivel del cauce en 1932.
Archivo CH E.

naría riego a la propia zona entonces existente en el curso bajo del río (de
10.000 a 15.000 hectáreas) y alimentaría al Canal Imperial para que éste
dejase recursos disponibles al de Lodosa.

Con los cultivos y dotaciones de la época, aún se suponía que existían


caudales sobrantes para alimentar los Riegos del Alto Aragón, almace-
nando sus aguas en el pantano de La Sotonera, para, una vez sumadas las
del Cinca, atender a una superficie regable de 300.000 hectáreas.

En el citado « Plan General de Obras y Trabajos» ya se preveía un Canal de


Bardenas que discurriría entre Yesa y Ardisa, con una capacidad 60 m 3/s en
su inicio y 30 m 3/s al f inal.

Se pretendía también realizar un pormenorizado estudio del río Aragón,


puesto que se tenían serias dudas acerca de la capacidad del embalse para
satisfacer tanta demanda . Además, era necesario analizar las reclamacio-
nes que se produjeron durante el periodo de información públ ica del pro-
yecto.

En el año 1927 se hace público el « 11 Plan de Obras de la Confederación »,


donde, a la vista de las curvas de caudales obtenidas para el río Aragón, se
comprueba lo acertado de las dudas sobre el régimen, capacidad y traza
del Canal, y aun acerca de la capacidad del embalse . En vista de ello, se
decide retrasar el com ienzo de las obras hasta que no fuesen revisados
todos los parámetros básicos de los proyectos, que entonces eran:

• Aportaciones al emba lse: 1.200 hm 3/año

• Demanda de los aprovechamientos aguas abajo (8 m 3/s): 252,288


hm 3/año

• Demanda del Canal de Bardenas (130.000 hectáreas): 447,840


hm 3/año

• Aguas sobrantes para Riegos del Alto Aragón (13 m 3/s): 409,968
hm 3/año

En el mismo año 1927 se elabora por el Servicio Agronómico de la


Confederación Hidrográfica del Ebro un informe sobre la zona del Canal de
las Bardenas y Cinco Villas, en el que se aconseja crear zonas que pudie-
ran transformarse en regadío permanente, aunque fuera a costa de redu-
cir la superficie irrigada .

Asf, estimando un régimen de cultivos posibles, considera cerca de 80.000


hectáreas en cultivo inten sivo y otras 30.000 en régimen semi-intensivo y
obtiene unas necesidades hídricas de 619,962 hm 3/año de agua, con máxi-
mos consumos entre los meses de junio y agosto.

FUNDACIÓN
AGUA Y TIERRA LAS INFRAESTRUC · - WANELO
TURRIANO
1zou1ERDA: Estado de las obras en los bloques centrales de la presa de Yesa en 1957.

Estado de la cimentación de la presa en 1930.

DERECHA: Vista de la ataguía y las obras desde la margen izqu ierda.

Estribo derecho de la presa hacia 1956.


Archivo CHE.

Por f in, en el « 11 1 Plan de Obras y Trabajos de la Confederación H. del Ebro»


se decide sacar a concurso los trabajos de cimentación de la presa de
Yesa, según el proyecto del ingeniero Manuel de Echevarría, adjudicándo-
se las obras a los contratistas Sanchez Ocaña y Fontana, e iniciándose las
obras el 13 de noviembre de 1928.

En el «IV Plan de Obras» (1929) se propone un plan de aforos en el lrati


y se estudia por primera vez la posibilidad de construir embalses com-
plementarios del Canal de las Bardenas, especialmente en las proximida-
des de Ejea de los Caballeros. Además, se trabaja en el proyecto definiti-
vo de los primeros trozos del cana l, que siguen la traza prevista anterior-
mente.

El «V Plan de Obras de la Confederación» (1930) se hace eco del bloqueo


del embalse del Ebro tras haber superado el trámite de la información
pública, y se incorpora al sistema el embalse de Alloz - entonces en ejecu-
ción- destinado a apoyar los regadíos del eje del Ebro, además de los del
Arga, y a la producción de energía eléctrica.

Por entonces, los adjudicatarios de la presa de Yesa, traspasaron el con-


trato a la empresa «Pavimentos Asfálticos» con el compromiso de termi-
nar las obras en mayo de 1931, pero las revueltas de esos años y el
aumento de los jorna les hicieron que la empresa renunciara y la contrata
fuese rescindida en 1933.

Entre tanto , una vez solucionadas las dificu ltades derivadas del comporta-
miento del estribo derecho de la presa, y las dudas del aforo de aportacio-
nes, la presa de Yesa fue objeto de un nuevo proyecto reformado: el
«Proyecto del Pantano de Yesa» de 1932, redactado para completar el de
1924 y definir, como consecuencia, todo el cuerpo de presa, los desagües
de fondo, el aliviadero, la toma de Bardenas, las centra les hidroeléctricas,
accesos, etc.

La O. M. de 30 de jun io de 1934 aprueba este proyecto, en el


que se adopta definitivamente la planta recta para la presa, y se completa
la defin ición de ésta en la forma en que hoy la conocemos, al menos en
sus líneas genera les. Este reformado tenía un presupuesto de
50 millones de pesetas, y se replantearon las obras en noviembre
de 1934.

En 1940, tras el obligado paréntesis que impuso la guerra civi l, se acome-


tió la construcción de una variante de carretera, con el f in de desviar el trá-
fico de la zona de obras de la presa, y comenzó la excavación de la ladera
en la margen derecha del Aragón . Posteriormente, se redactaron los pro-
yectos reformados de la presa y de la carretera, fi rmados por don Rene
Petit y aprobados por Orden de 6 de febrero de 1945, año en que también

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA 72 TURRIANO
se adjudicaron las obras por concurso y por fin se impulsaban las obras en
el embalse tras una inversión de 294 millones de pesetas.

Una vez agotados los recursos las obras se ralentizaron de nuevo hasta
que la visita del Ministro de Obras Públicas -el Conde de Vallellano- en
julio de 1952 dio el último y definitivo impulso a la obra.

El 26 de marzo de 1955 se aprobaba el primero de los «Planes


Coordinados », cuyo plan de obras contemplaba las obras de Yesa, la fina li-
zación del Canal hasta el Arba de Luesia, junto con el Canal de La Pardina
y las acequias de Navarra y Cinco Villas. El plazo de construcción de todas
estas obras finalizaba en 1960.
Por O.M. de 15 de septiembre de 1956, se aprobó el Segundo Proyecto
Reform ado del Pantano de Yesa, también firmado por don Rene Petit, que
sirvió de base para su definitiva ejecución 7 .

EL RECRECIMIENTO DE VESA
Como inicialmente se pensaba que el recrecimiento de Yesa sería inviable
por motivos geológicos, en 1956 se solicitó por diversos organismos de
Navarra, el estudio de la regulación de los ríos Aragón , lrati y Salazar. Como
consecuencia de aquella solicitud, en 1966 fue redactado por la
Confederación Hidrográfica del Ebro el anteproyecto del embalse de la Foz
de Lumbier, aunque ya se estimaba que sus afecciones socioeconómicas
y ambientales eran muy importantes .

También se planteó estudiar otras alternativas como la del embalse de


Berdún, pero la técnica avanza a gran velocidad y en 1977 se realizó un
estudio acerca de la regulación de los ríos Aragón e lrati, recom endando en
sus conclusiones varias alternativas, como eran la realización del embalse
de Lumbier y posteriormente el de Aspurz, el recrecimiento de Yesa o el
embalse de Berdún. En este estudio se insertaba un anteproyecto de
recrecimiento de la presa de Yesa que contemplaba una presa de escol le-
ra con pantalla de hormigón apoyada en la presa actual, similar a la final-
mente proyectada .
Se estableció la capacidad del embalse necesario en 1.090 hm3 , que era el
equivalente a los 470 hm 3 actuales más los 620 hm 3 que fijaba el «Estudio
de regulación de los Ríos Aragón e lrati » para el emba lse de Berdún. Se
deduce de la curva de embalse que el máximo nivel normal necesario para
conseguir esta capacidad se sitúa en la cota 513,00.

7. J. A. Bolea, «Los Riegos de Arag ón». Huesca, 1986.

FUNDACIÓN
JUANELO
Q<'i,W. VTIEil$<"- I L , \ S - ffiRRIANO
1zou1ERDA: Vista de la presa de Yesa en 1959, ya prácticamente concluida.

DERECHA: Pruebas con el modelo de compuerta para los aliviaderos en 1932.

Archivo CH E.

Para determinar la solución de presa más adecuada, se partía de las


siguientes premisas :
• Mantener el aliviadero actual.
• Evitar presas de fábrica que estriben en una ladera derecha poco
recomendable.
• Evitar la solución de recrecimiento con hormigón, dada la dificultad de
conseguir la transmis ión de esfuerzos.

Así, se compararon varias soluciones con materia les sueltos, eligiendo


por condicionantes constructivos, funciona les, geológicos, estructurales
y económicos la presa de escol lera de piedra caliza con pantalla de hor-
migón.

Tabla 1. Comparación de las principales ca racterísticas de las presas consideradas

Presa existente Proyecto contratad o Proyecto modificado


(año 1959) (a ño 2000) (año 2006)

Cota coronación 490,0 528,7 520,0

Altura de presa (m) 76,5 116,7 108,0

Nivel normal de emba lse (m) 488,6 521,0 511 ,0

Volumen emba lse (hm' ) 447 1.525 1.079

Volumen útil (hm' ) 411 1.392 1.043

Volumen regulado (hm' ) 965 1.260 1.215

Tipo aliviadero 4 compuertas de sector 3 morning glory 2 compuertas de sector


y labio fijo

Avenida de diseño (m'/s) 3.000 3.848 3.354

Caudal aliviadero (m'/s) 3.060 2067 2.268

Desagüe intermedio (m'/s) NO 699 NO

Desa güe fondo (m'/s) 167 132 134

FUNDACIÓN
J UANELO
AG UA Y TIERRA 74
TURRIANO
El «Proyecto de recrecimiento de la presa de Yesa sobre el río Aragón» es
redactado en 1983, con J. Barry Cookeª como asesor de su concepción y
detalles constructivos. En el recrecimiento se prevé un aumento de la
capacidad del embalse hasta un máximo de 1.525 hm 3 (1 .390 hm 3 de volu-
men útil), lo que supone un notable aumento de la capacidad de regula-
ción, incrementándose ésta desde los 950 hm 3/año de la presa actual,
hasta un máximo de 1.250 hm 3/año.

Ello permitiría regular el río Aragón, asegurando la diversificación del abas-


tecimiento de agua a Zaragoza y otros núcleos del valle del Ebro. Además,
serviría para laminar avenidas y mantenimiento de caudales mínimos
medioambientales en el río Aragón aguas abajo de la presa. También segaran-
tizaban las demandas de los regadíos tradicionales, incluidos los del Canal
Imperial, Canal de Tauste y Canal de Bardenas. Asimismo estaba prevista la
posibilidad de traspasar sobrantes a la cuenca del río Gállego, deficitaria en
recursos hídricos, para Riegos del Alto Aragón.
Aquel proyecto contemplaba la ejecución de una presa de escollera con
pantalla de hormigón apoyada sobre el paramento de aguas abajo de la
presa actual a los 2/3 de altura, esquema semejante al de la presa califor-
niana de New Exchequer. El recrecimiento proyectado incrementaba en un
50% la altura sobre cimientos de la presa actual hasta 116, 7 metros, dupli-
caba la superficie de embalse a 4.804 ha y triplicaba el volumen total de
embalse hasta 1.525 hm3, aunque inundando el pueblo de Sigüés, de 150
habitantes .
En noviembre de 1991, se autoriza la redacción del proyecto de recreci-
miento de Yesa, y, en mayo de 1992, la obra es declarada de interés gene-
ral. Un mes más tarde, todos los partidos firman el Pacto del Agua, que
incluye el recrecimiento. A finales de 1992 y en 1993 se producen las
mayores manifestaciones en contra de la obra, que recibe unas 3.000 ale-
gaciones .
A finales de 1997, la decisión de la Confederación Hidrográfica del Ebro de
traer aguas de Yesa para mejorar la calidad del consumo de boca de
Zaragoza, y la posterior firma de un convenio entre administraciones pa ra
ejecutar la obra, actuó como detonante entre los regantes de las Cinco
Villas que exigieron el recrecimiento de Yesa como condición indispensa-
ble para garantizar el abastecimiento de los actuales regadíos y acometer
la realización de los proyectados . La ampliación (aprobada en el Consejo de
Ministros de 4 de junio de 1999), tras la declaración de impacto ambiental)

8. J. Barry Ca ake es el máximo especialista m undial en presas del tipo (CFRD). siglas de «concrete
fa ced rockfi ll dams» o presa de mat eriales sueltos con núcleo de hormigón.

FUNDACIÓN
W ANELO
AGUA Y TIERRA LAS INFRAESTRUC
ttJRRIANO
1zou1ERDA: Visitantes e n Ye sa hacia 1935, co n Lorenzo Pardo y otras personalidades.

DERECHA Túneles de salida de los aliviaderos hacia 1956.

Ataguía para la con strucción de los aliv iaderos hacia 1953.

Archivo CHE.

necesitaría de una inversión superior a los 2.000 millones de pesetas y tri-


plicaría la capacidad del embalse, alcanzando en aquel proyecto los 1.525
hm 3 •

Con ellos se pretendía garantizar el abastecimiento de agua de calidad


a Zaragoza y a otros 50 municipios del corredor del Ebro, a través del embal-
se de la Loteta . La obra también permitiría poner en riego las 27.000 hectá-
reas previstas de Bardenas 11 y consolidar los regadíos actuales, con una regu-
lación hiperanual que eliminaría los problemas de finalización de campaña.

Pero, por otra parte, aquella presa inundaría 2.715 hectáreas más, lo que
haría un total de 4.804 hectáreas de superficie inundada y, en consecuen-
cia, fuertes afecciones en los municipios de montaña : la inundación del
pueblo de Sigüés, parte de los municipios de Artieda y Mianos, así como
un tramo del Camino de Santiago . Estas poblaciones, apoyadas por los
habitantes de la Canal de Berdún y la Jacetania (entre otros colectivos), ini-
ciaron una contraofensiva para enfrentarse al recrecimiento, que culminó
en una manifestación de 5.000 personas en Jaca, en enero de 1999.

En abril del mismo año, la Coordinadora de Afectados por Grandes


Embalses y Trasvases (COAGRET) anunció su intención de recurrir ante los
t ribunales la declaración de impacto ambiental. Por otra parte, diferentes
organizaciones sociales y políticas solicitaron la paralización de las obras de
abastecimiento de agua a Zaragoza y su entorno, si el lo suponía la amplia-
ción de Yesa.

La Administración, en un intento de conciliar intereses tan opuestos y de


evitar la judicialización del asunto, solicitó a los mun icipios afectados su
colaboración para impulsar el Plan de Restitución Territorial de la zona (que
contemplaba medidas para compensar las afecciones medioambientales)
y definir con otras poblaciones la reposición de las se rvidumbres y el
desarrollo de otras actuaciones, como regadíos de compensación y embal-
ses de cola o laterales para usos recreati vos .

Pese a las demandas, las obras del recrecimiento de la presa de Yesa fue-
ron adjudicadas en diciembre de 2000 con un proyecto semejante al redac-
tado en 1983, pero que presentaba dos importantes modificaciones con
respecto a la solución inicial :

- Cuerpo de presa formado con gravas procedentes del vaso del futuro
embalse en vez de escollera, reduciendo el impacto ambiental de la obra
y utilizando un material entre 4 a 5 veces menos deformable que la esco-
llera , y

- Nuevo diseño del desagüe de fondo y de la toma, con objeto de reducir


el embalse muerto, disponiendo además de un desagüe intermedio de
gran capacidad (700 m 3/s).

FUNDACIÓN
JUANELO
AGU A Y TIERR A 76 TURRIANO
Al proyecto de 1983 se incorporaron en el año 2000, una serie de impor-
tantes medidas para la corrección del impacto ambiental, tales como un
embalse de cola para la protección de la fauna, diversas medidas de reve-
getación y restauración paisajística, y especialmente actuaciones para la
conservación del importante patrimonio histórico artístico existente en el
entorno del embalse (investigación de los yacimientos arqueológicos, con-
servación del «Camino de Santiago» y de las ermitas asociadas a él y de los
principales edificios del pueblo de Sigüés, que resultaría inundado por el
futuro embalse recrecido.

Además, se contemplaba la ejecución de un «Plan de Restitución


Territorial del entorno del embalse de Yesa» para potenciar la zona direc-
tamente afectada, donde se encuentran ubicados nueve pequeños pue-
blos, entre los que destaca Sigüés, cuyo núcleo urbano era el único que
resultaría inundado, habiendo estado previsto su traslado a una zona muy
próxima .

Las obras comenzaron en 2001, aunque realmente las excavaciones para


la cimentación de la presa empezaron en septiembre del año 2003, des-
pués de fi nalizar el desvío de la carretera CN-240 que une las ciudades de
Pamplona y Huesca, y que antes pasaba junto al estribo derecho de la
actual presa.

El principal objetivo fue diseñar y construir una presa moderna, acorde


con el estado actual de la técnica de presas de materiales sueltos con pan-
talla de hormigón. Para ello, se contó con el asesoramiento de Alberto
Marulanda, experto de reconocido prestigio mundial en presas de esta
tipología.

Sin embargo, hasta que los tribunales no han desestimado, una tras otra,
las demandas de los opositores, las obras han estado casi aletargadas . Una
situación curiosa en la que se ha empleado el miedo y la justicia como ins-
trumento político.

En ese periodo también se ha terminado y está prácticamente en servicio


la presa de ltoiz, que permite la regulación del río lrati. Esta obra junto con
el recrecimiento de Yesa, regularán todo el sistema hidráulico del río
Aragón, cuyas aportaciones naturales medias sobrepasan los 2.500 hm 3
anuales.

Durante este tiempo se ha solucionado también, por acuerdo de todos los


actores políticos y sociales involucrados, el conflicto existente por la inun-
dación de la población de Sigüés, bajando en casi 1O m la altura de la nueva
presa, salvando así el núcleo urbano a costa de perder parte de la regu la-
ción inicialmente prevista .

FUNDACIÓN
UANELO
AGUA Y TIERR A LAS INFRAESTRUCT
URRIANO
1zou1ERDA: Plano de la presa de Yesa y sus instalaciones anejas
en la época de su construcción.

DERECHA: Túneles de salida de los aliviaderos en 1955.


Hormigonado de la cimentación del primer bloque.

Archivo CHE .

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA 78
TURRIANO
ALTERNATIVAS PARA EL RECRECIMIENTO
Con el fin de llegar a la ubicación óptima de la cerrada y a la tipología de
presa más adecuada, se compararon entre sí tres posibles situaciones de
la nueva presa y varios posibles tipos de presa, que cubren todas las posi-
bilidades razonables. Para todas las soluciones, se exigía como condición
indispensable que :
• Se mantuviese o mejorase, tanto durante la construcción como en la
explotación, el coeficiente de seguridad de la presa actual que -dada su
cimentación sobre margas- se cons idera de estricto cumplimie nto.
• La necesidad de mantener la explotación normal del embalse dura nte la
construcción del recrecimiento.
Se consideró una cerrada situada aguas abajo de todas las obras actuales,
de tal modo que la nueva presa fuese totalmente independiente de la anti-
gua, otra entre la presa actua l y la desembocadura del aliviade ro, sin apo-
yarse en la presa actual, pero pudiendo aprovechar pa rte de los aliviaderos
y una tercera apoyada sobre la presa existente .
Respecto a los tipos de presa cons iderados, fueron también tres : presa de
gravedad similar a la actual, con aliviadero sobre el cuerpo de presa, presa
de escollera con panta lla impermeable aguas arriba .y presa de escollera
con núcleo impermeable. Estas últimas, tanto con nuevos al iviaderos late-
ra les como aprovechando los túne les existentes .
Planteadas las soluciones anteriores y realizado un completo análisis mul-
ticriterio, se llegó a las siguientes conclusiones :
1. Todas las ce rradas tienen características geológicas similares. El
substrato rocoso está constituido por rocas blandas (ma rgas eoce-
nas con intercalaciones de areniscas), con importantes recubri-
mientos de suelos coluvia les y roca meteorizada en los estribos, de
hasta 30 m de espesor.
2. Las presas apoyadas contra la presa actual, permiten hacer uso del
cierre hidráulico de la presa existente, cuyo comportam iento ha sido
bueno en el pasado .
3. De acuerdo con la experiencia existente (Avon, New Exchequer,
Outardes 2) se ha previsto el apoyo, tanto de la presa de pantalla
como de núcleo, en el paramento de aguas abajo de la actual, a una
altura de los 2/3 del total de ésta .
4. Las margas que constituyen la cimentación, tienen una resistencia
a compresión simple de 100 kg/cm 2 y un módulo de elasticidad de
15.000 kg/cm 2 , no conociéndose muchos precedentes de presas de
fábrica de 120 m de altura sobre materiales similares (bloques cen-
trales de la presa de El Grado} .

UN DAC IÓN
UANELO
AGU ERAA LAS URRI ANO
1zou1ERDA: Interior de la vivienda de los ingenieros en el verano de 1930.

Laboratorio de la presa de Yesa. Ensayos con probetas de hormigón en 1930.

Construcción de casa de administración y frontón de Yesa en mayo de 1930.

Archivo CHE.

DERECHA: Presa y embalse de Yesa, verano de 2008.

5. Las excavaciones que sería necesario realizar junto a la presa actual


para recrecerla con hormigón, que podrían comprometer su estabi-
lidad si no se rea lizan a embalse vacío, hacen técnicamente inviable
esta posibilidad, al tener que mantener la explotación normal duran-
te las obras.

6. Las presas de materiales sueltos resultaban más económicas que


las de hormigón y cualquier solución con materiales sueltos en la
cerrada actual es económicamente mejor que aguas abajo, ya que
no aprovechan los aliviaderos existentes.

Como consecuencia de ponderar todos estos estudios, se llegó a la con-


clusión de que la solución óptima era una presa de materiales sueltos apo-
yada contra la presa actual, con aliviaderos de labio fijo tipo «morning
glory» y nuevos pozos verticales hasta conectar con los túneles existentes.

Las caracte rísticas de la cimentación de la presa de gravedad fue determi-


nante durante la elección de la tipología para recrecerla, d~scartando por
esta razón el recrecimiento mediante hormigón y diseñando finalmente
una presa de escollera con pantalla impermeable aguas arriba, apoyada
sobre la presa existente, a 2/3 de su altura .

Desde la FNCA se realizó una propuesta de embalses laterales que susti-


tuyeran la presa de Yesa, un trabajo importante pero que adolece de gra-
ves carencias como no considerar el problema casi insalvable de la capaci-
dad del túnel de Cáseda o que el embalse de Marracos fue desestimado
para el abastecimiento a Zaragoza y su entorno porque inundaba las mejo-
res tierras de Marracos. Era simplemente llevar el problema a otro lugar.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA 80 TURRIANO
LA NUEVA PRESA DE VESA
Finalmente, un proyecto de tan larga gestación ha dado como resultado una
nueva presa con características sensiblemente distintas a las de los ante-
riores proyectos, tal como podemos ver en el cuadro siguiente.

Aunque estas modificaciones no afectan a la sección-tipo prevista para el


recrecimiento, ha supuesto importantes modificaciones en los órganos de
desagüe, pasando a ser un aliviadero mixto con compuertas para disminuir
lo menos posible el embalse útil y eliminando el desagüe intermedio pre-
visto inicialmente, al tener que utilizar los cuatro túneles existentes para el
aliviadero.
La nueva presa proyectada consiste en un cuerpo de gravas con pantalla
de hormigón armado situada sobre el paramento de aguas arriba . Dicha
pantalla se apoya en la presa actual a los 2/3 de su altura . Su altura máxi-
ma sobre cimientos será de 108 m, la longitud de coronación 430 m y su
volumen total, 3.377.000 m 3 (el volumen de excavación para cimentación
del cuerpo de presa es de 1.456.000 m 3 ) . La pantalla tendrá una superficie
de 28 .155 m 3 .

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y T IERRA LAS INFRAESTRU CTU TURRIANO
1zou1ERDA: Secciones de la presa antigua y nueva.
Renderización de la nueva presa de Yesa.
El diseño del recrecimiento del Embalse de Yesa.
Revista de Obras Públicas n• 154 (2007).

530 (1)
PRETIL DE CORONACION
520

510

500

28
490

480 w
Gll
w
"'
Lcl ®
460 o
>
w
;;,
450 z
TERRENO NA TUR AIL
440 __ __ ____________________ l
-
436.00 ,.s
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - _ :::.,,_,,. ____ : : - 7 1 ~
430
-~-- ------- -- ------ -- -- -- -- -- -----""'- -==--
2
420

410
PRESA EXISTENTE

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA 82 TURRIANO
DERECHA: Sección de la presa de Yesa original.

Detalle de la unión de la nueva presa con la anterior.

El cuerpo de presa está constituido por gravas zonificadas, estando previsto


que todo el material proceda de las te rrazas de los ríos Aragón y Escá, situa-
das dentro del vaso y a unos 20 km de la cerrada en la cola del embalse.
Se ha previsto una pantal la de hormigón armado de 30 cm de espesor que
se apoyará en su zona central en el paramento de la presa existente, a lo
largo de 285 m (los 19 bloques centra les de la presa actual, de 15 m de
anchura cada uno de ellos), sobre uno de los escalones que configuran su
paramento de aguas abajo, a la cota 465,80 m.
Fuera de la presa actua l, la pantalla se apoyará sobre un plinto convencio-
nal anclado a la roca. Su parte externa tendrá 4,50 m de anchura en direc-
ción norma l a su eje. La anchura total dependerá tanto del tipo de terreno
como de la ca rga de agua en cada punto adaptándose al gradiente hidráu-
lico que def ine la ca lidad de la cimentación en cada zona . Se ha estimado,
en principio, una anchura equ ivalente a una cuarta parte de la carga de
agua en cada punto.
. . ......
Por la configuración de esta presa, es importante construir una junta peri-
metral que asimile grandes movimientos en ambas direcciones. Para el de
apertura, el sello de cobre debe ser suficiente . Para el caso de corte, parte
del éxito radica en disponer una línea de defensa suplementaria en la parte
exterior de la junta perimetral.
La nueva presa de Yesa tendrá una zona de arena detrás de la junta perime-
tral , una técnica empleada en varias presas, que en caso de rotura del sello
es arrastrado hasta la arena creando un tapón. Este diseño se ha usado en
presas como la mejicana de Aguamilpa (de 187 metros de altura) y más
recientemente en la presa minera de Antamina en Perú, que una vez finali-
zada tendrá una altura sobre cimientos de más de 250 metros.
La coronación de la presa estará situada a cota 520 y tendrá 10,55 m de
anchura con un pretil de 3,5 m de altura.
''
All í se instalará un sistema de instrumentación y auscultación para exami- '
nar el comportamiento de la nueva presa, complementar el existente en la
actual y controlar la interacción entre ambas. L_________ _______' ' ' '
PRESA EXISTENTE
Para ca lcular la capacidad de desagüe se han partido de los siguientes
datos:

Cuenca 2.170 km'

Aportación media 1.322 hm 3/año

Aportación mínima 596 hm 3/año (año 1988/89)

Aportación máxima 2.137 hm 3/año (año 1965/66)

Aven ida de diseño 3.354 m3/s (TR = 1.000 años)

Avenida extrema 4.833 m 3/s (TR = 10.000 años)

FUNDACIÓN
JUA NELO
AGUA Y TIERRA LAS INFRAESTRUCT 8PURRIANO
1zou1ERDA:Planta genera l de las obras.
El diseño del re crecimiento del Embalse de Yesa.
Revista de Obras Públicas nº 154 (2007) .

DERECHA: Armado de la nueva ga lería de toma


para el Canal de Bardenas.
Presa de Yesa.

El aliviadero de la nueva presa está situado en la ladera izquierda de la


cerrada y aprovecha los cuatro túneles existentes del aliviadero actual,
recreciéndose sus embocaduras.
Para las nuevas compuertas en dos de los cuatro aliviaderos, se ha deci-
dido mantener el diseño de las actuales, que han funcionado correcta-
mente durante el casi medio siglo de explotación del embalse . Las com-
puertas serán de sector, abriéndose hacia abajo desde su posición más ele-
vada (cota 511,00) hasta su apertura máxima (cota 506,25), vertiendo el
agua por encima de ellas .
Las nuevas compuertas tienen igual longitud que las actuales (20 m) y menor
altura (4,75 m). El número y dimensiones de las compuertas del aliviadero se
han diseñado para que una maniobra incorrecta no produzca daños aguas
abajo, cumpliendo con la vigente legislación española.

La toma de la presa se realiza a través de dos tuberías metálicas, alojadas


dentro de una galería visitable, que atraviesa el cuerpo de presa, conectando

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA 84 TURRIANO
con el canal de Bardenas, al que está abasteciendo la actual presa desde el
año 1959. La toma de Bardenas atraviesa la presa actual utilizando los con-
ductos existentes, disponiéndose su cámara de válvulas excavada dentro del
hormigón de la actual presa, para evitar la formación de una irregularidad en
las proximidades de la pantalla de hormigón. El umbral de la toma se sitúa a
cota 453,30 dejando un embalse no utilizable de 36 hm 3 , igual que la toma
actua l, y su capacidad máxima es de 141 m 3/s.
Como desagüe de fondo, se aprovechan las dos tuberías forzadas exis-
tentes dentro de la presa actual para una central de pie de presa que no
llegó a construirse nunca . El umbral se encuentra a la cota 448,40, que-
dando un volumen muerto por debajo de ella de sólo 18 hm 3 • La capacidad
máxima del desagüe de fondo es de 134 m 3/s.
Dado que una de las condiciones básicas del recrecimiento es que nunca
disminuya la seguridad de la presa de gravedad, la cimentación, tanto del
cuerpo de presa como del plinto, se estudiaron cuidadosamente para man-
tener la seguridad de la presa existente.
El cuerpo de presa se cimenta a nivel de roca sana en la mayor parte de
la presa, eliminando los suelos y la roca meteorizada; sólo en la zona alta
de la margen derecha, donde la profundidad de alteración es considerable,
se ha previsto apoyar los espaldones de la presa en la parte alterada.
Debido al espesor importante de suelos y roca alterada en la cerrada , la
cimentación de la nueva presa implica la excavación en un volumen de
1.400.000 m 3 •
En la margen izquierda, el plinto se apoya siempre sobre roca sana, donde
tanto los paquetes de arenisca como de marga se presentan sanos. En la
margen derecha esta condición no es posible, ya que las margas se pre-
sentan alteradas en toda la profundidad . Por esta razon la anchura del plin-

FUN DAC IÓN


JUANELO
AGUA Y TIERRA LAS lNFf\AESTRUC ruRRI ANO
IzouIERDA: Perfil geológico en el eje de la nueva presa.
Esfuerzos del terreno en las dos presas de Yesa .
El diseño del recrecimiento del Embalse de Yesa.
Revista de Obras Públicas nº 154 12007).

DERECHA: Aspecto de las obras del recrecimiento de Yesa,


en el verano de 2008.

ESTRIBO IZQUIERDO

i..:w,JQA
D RELLENO ARTlflOAL
D SUELOS COLUVIALES
450,__ 9 __suELOS_AWln~\LEIEíSc==::-::-,-:,.,..::C~~~~~~~~=~ ~
D ~YS~~?:cf~tl!~~~1~
D MARGAS GRISES MASIVAS
- COOTACTO SUELO-ROCA
- C~TACTO ROCA MElEOR1ZAOA - R

to se adapta al gradiente permitido en cada zona, que además se comp le-


ta con filtros aguas abajo .
El tratamiento previsto para impermeabilizar la cimentación es muy impor-
tante en las dos márgenes pero sobre todo en la derecha. Se prevé una pan-
talla de inyecciones de hormigón de 6 filas, donde las tres centrales se lle-
van hasta profundidades máximas de 100 m para formar una barrera imper-
meable contra el nivel de margas grises inferiores, y las tres externéjs sirven
básicamente para lavar e inyectar las zonas erosionables del macizo rocoso
bajo el plinto en los primeros 1O m. Se ha previsto también completar los sis-
temas actuales de la presa de gravedad, inyectando desde la galería exis-
tente en una profundidad media de 15 m y posteriormente construyendo
una pantalla de drenaje hasta una profundidad de 20 m.
Se han llevado a cabo detalladísimos estudios por elementos finitos, simu-
lando el comportamiento de la presa de hormigón, de la nueva presa
de gravas con su pantalla, de la interacción entre ambas y de su cimentación.
De ellos se ha podido obtener el estado de tensiones y deformaciones en
todos los puntos de interés. Además se ha reproducido el proceso cons-
tructivo por tongadas y el llenado y vaciado del embalse mediante 153 fases,
en un análisis planteado en grandes deformaciones, evolutivo y no lineal,
considerando el modelo de plastificación de Drucker-Prager, todo ello para
diferentes estados de carga por combinación de distintas acciones (empuje
hidrostático, subpresión, sismo, etc.). Las tensiones máximas obtenidas no
superaron los 25 kg/cm 2 en situaciones de carga normales y nunca los 30
kg/cm 2 para las combinaciones de acciones extremas.
De acuerdo con los análisis antes mencionados, se entiende que no exis-
te problema de estabilidad de la presa de gravedad por razón de empujes
del relleno hacia aguas arriba, y que la posición adoptada para localizar el
plinto (cota 464.5) a 2/3 de la altura de la presa de gravedad existente es
la más adecuada.

FUN DAC IÓN


J UANE LO
AGUA Y TIERRA 86 TURRIANO
FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA y TIERRA LAS INFRAESTRUC T1'.JRRIANO
1zou1ERDA. Vista de las obras desde los estribos izquierdo y derecho.
Lápida conmemorativa de la puesta en servicio del Ca nal de Bardenas colocada en la presa de Yesa.

DERECHA. Vertidos por el aliviadero de Yesa .


Vista del embalse y la localidad de Tiermas desde las proximidades de la presa .

LAS OBRAS
Las obras del recrecimiento de Yesa fueron adjudicadas a Ferrovial-
Agroman, ACS y FCC en UTE, y comenzaron en enero de 2003, con la
construcción del desvío de la CN-240 que discurría por el estribo derecho
de la antigua presa . La variante de la carretera finalizó en septiembre y fue
entonces cuando pudieron comenzar la s excavaciones necesarias para la
cimentación de la presa y sus órganos de desagüe. La Asistencia Técnica
para el Control y Vig ilancia de las obras fue adjudicada a Euroestudios,
lberinsa e lnocsa en UTE.

Las excavaciones que se están realizando para el cuerpo de presa confirman


las previsiones contempladas en el proyecto sobre la geología de la cerrada
de la presa. Hasta la fecha se han retirado los rellenos y suelos de la parte
superior de ambos estribos, habiéndose alcanzado el denominado Flysch de
Yesa, que está formado por areniscas y argilitas en distintas proporciones,
así como los desmontes en roca necesarios para la cimentación del cuerpo
de presa y plinto hasta la coronación de la presa existente, aproximadamen-
te unos 1.100.000 m 3 de material de los casi 1.500.000 previstos.

Las características del Flysch de Yesa, cuya estratificación tiene numero-


sos cambios, provoca que al ser cortado por las excavaciones, puedan pre-
sentarse disposiciones locales desfavorables de los estratos en ambos
estribos, que hacen necesario proceder a su estabilización, incluso de los
taludes que van a quedar dentro del vaso del futuro embalse recrecido,
para evitar su meteorización diferencial.

En la actualidad las excavaciones del plinto de la margen derecha de la


presa se sitúan a cota 492, habiendo sido necesario sobreexcavar para su
cimentación, con objeto de retirar el terreno que no resultaba adecuado,
por lo que dada la rigidez geométrica de la pantalla y ante la imposibilidad EL DIA VIII El ABRIL El MCMLIX.
de avanzar el plinto hacia aguas arriba ya que afectaría a los taludes ya eje- S.E.EL JEFE DEL ESTADO ESPANOL.
cutados, se va a proceder a rellenar con hormigón anclado, para recuperar GENERALISIMO 0 SYS EJERCITOS.
la geometría prevista. , FRANCISCO HZANCO
HIZO REALIDAD EL VIEJO SVEÑO 0 VNAS
Las excavaciones del plinto de la margen izquierda de la presa se encuen-
TIERRAS SEDIENTAS.DANDO PASO AL AGVA
tran ahora próximas a alcanzar la presa actual. El resto de las excavaciones
POR ESTE CANAL 0 !.AS BARDENAS ..-
de esta ladera están a cota de iniciar los muros anclados previstos para la
nueva toma del canal de Bardenas, unos 20 m por debajo de la coronacion
de la presa de hormigón .

La ejecución del nuevo desagüe de fondo se encuentra en la actualidad


con las conexiones con los conductos de la presa actual realizados, las vá l-
vulas de seguridad instaladas, la cámara de estas vá lvulas terminada a falta
del cierre de su clave, la ga lería final izada y la s tuberías metálicas instala-
das dentro de ella. Para su finalización falta por realizar la cámara de válvu-
las de sa li da y el cuenco amortiguador.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA 88 TURRIANO
Hay que recordar que mientras no esté operativo el nuevo desagüe de
fondo, no podrá anularse el actual y no puede comenzarse el relleno del
cuerpo de presa, ya que la presa sigue en servicio, siendo el manten i-
miento de su explotación, sin afectar a los usuarios, un requisito esencial
de las obras de recrecimiento.

Por otra parte, se siguen realizando actuaciones en patrimonio histórico y


cultural, principalmente excavaciones arqueológicas en el vaso de embal-
se y ejecución de obras del Plan de Restitución Territorial. Dentro de ellas,
se encuentran ya finalizadas o próximas a su terminación, las siguientes:

- Restauración de la ig lesia de San Esteban en Yesa (Navarra).

- Acondicionamiento de polideportivo y edificio socio-cultural en Yesa


(Navarra).

- Mejora de las redes locales de abastecimiento en Yesa (Navarra).

- Abastecimiento a Asso-Veral, Sigüés (Zaragoza).

- Nave ganadera en Sigüés (Zaragoza).

En la actualidad la aprobación de la Modificación n.º 3, está pendiente de


su tramitación medioambiental. Teniendo en consideración que el único
cambio significativo respecto del medio ambiente, es una importante dis-
minución de las afecciones y que por tanto no se produce ninguna de las
incidencias del Apartado k del Grupo 9 del Anexo 11 de la Ley 6/2001 y su
Información Pública, se espera que sea aprobado próximamente y puedan
continuar todas las obras hasta la conclusión de esta infraestructura tan
deseada y tan necesaria para los usuarios del sistema de Bardenas 9 •

9. El texto de este capítulo se ha tomado del artículo publicado en la Revista de Obras Públicas (2007,
154 (3475):129-148): «El diseño del recrecimiento del embalse de Yesa», escrito por Rai mundo
Lafuente Dios, Fermín Malina García, Juan Carlos de Cea Azañedo, José Luis Martínez Mazariegos y
José M. Villaroel González-Elipe.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA LAS INFRAESTRUC fliRRJANO
1zau1ERDA: Atardecer en el embalse de La Berne.

DERECHA: Aspecto de la integración en el terreno de la presa de Malvecino.


Sala de válvu las de Malvecino.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA 90 TURRIANO
embalses de regulación interna

Además de la insuficiente capacidad de regulación del embalse de cabecera (Yesal, el


desarrollo del sistema de Bardenas cuenta con otro problema añadido como es que el
Canal de Bardenas no tiene la suficiente capacidad de transporte para atender las puntas
de demanda de determinadas zonas, en los meses de mayor consumo.

La puesta en riego de nuevas supe rf icies pertenecient es al Plan


Coordinado de Obras de la segunda parte de Bardenas y el cambio produ-
cido por el aumento del regadío intensivo en los cu ltivos, ha supuesto un
incremento en la evolución de la demanda de caudales, de tal forma que
en las épocas de la campaña de riegos en que se produce la punta de
demanda, el Ca nal no es capaz de transportar el caudal total demandado,
por lo que es necesario la aplicación de prorrateos en el caudal servido a
las Comunidades .

Para intentar dism in uir pa rcia lmente la falta de capacidad de transporte


del Ca nal, la Comunidad General de Bardenas come nzó a gestionar en
1997 con el M inisterio de Med io Ambiente, a t ravés de la sociedad
estatal AGUAS DE LA CUENCA DEL EBRO, S. A., la construcción de los
emba lses de Malvecino y La Berne de 7 y 40 hm 3 de capacidad respecti-
vamente.

En la memoria del prim it ivo proyecto del Ca nal de Bardenas que data del
año 1924, ya se preveía la construcción de 3 embalses reguladores dentro
de la zona regab le, que eran los de Castiliscar, San Bartolomé y La Berne,
con un vo lumen conjunto superior a los 60 hm 3 •

EMBALSE DE MALVECINO
La presa de Malvecino está situada en el barranco de «Ma lvecino » (topó-
nimo que puede derivar de Va lvecino}, en los términos municipales de Ejea
de los Caba lleros y Sádaba, provincia de Zaragoza y es llenado mediante la
Acequ ia de Cinco Vil las o A-2, uno de los canales princ ipa les de l siste-
ma regable del Canal de las Bardenas .

Fue inaugurado en enero de 2004 y su construcción se justificó porque los


te rrenos de los m un icipios de Sádaba, Ejea de los Cabal leros y Tauste
sit uados aguas abajo de dicho punto son algunas de las zonas de mayor
pujanza dentro de todo el sistema, cultivándose productos de alto
va lor aña dido. En los últimos años se ha producido el incremento en
el cultivo del arroz, mediante el cua l, terrenos que habían sido aban-
donados por improductivos debid o a su alto contenido en sa les, son cul-
tivados con una producción de gran calidad en base a una alta demanda
de agua.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA LAS INFRA ESTRUC fuRRIANO
La localización de la presa en el Barranco de Malvecino, además de las ven-
tajas que la propia proximidad presa-cauce presenta, cuenta con que en
dicho punto se encuentra la rápida número uno de la Acequia de Cinco
Villas. Ello ha permitido realizar la obra de toma del embalse aguas arriba
de la rápida, por lo que el llenado y vaciado del embalse se hace por gra-
vedad, sin coste energético alguno. Incluso existe la posibilidad de apro-
vechar del salto producido por el embalse para instalar una central hidroe-
léctrica.

La presa tiene una altura máxima sobre cimientos de 28,5 metros y res-
ponde a la tipología de materiales sueltos formada por espaldones en talu-
des y núcleo impermeable grueso con los consiguientes filtros . El eje de la
presa presenta dos alineaciones rectas con una longitud total de 941
metros de los que 625 metros corresponden a la presa principal. La capa-
cidad de embalse útil asciende a 7,3 hm 3 , aunquye está previsto su recre-
cimiento hasta alcanzar los 44 hm 3 .

Los desagües de fondo de esta presa realizan una triple misión:


• Desaguar al barranco.
• Reintegrar el agua embalsada a la Acequia de Cinco Villas.
• Suministrar caudales a la tubería forzada de la minicentral hidroeléc-
trica de «Cinco Villas ». El caudal máximo desaguado por los des-
agües de fondo es de 19,3 m 3/sg, lo que permitiría el vaciado del
embalse en 6 días.

Con sus aguas se ocupa de apoyar los riegos de verano de las 11 .000 hec-
táreas que domina la Acequia de Cinco Villas.

EMBALSE DE LA BERNE
La presa de La Berne, finalizada en mayo de 2006, se encuentra en el tér-
mino municipal de Ejea de los Caballeros, a unos 6 km al sudeste de su

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIER RA 92 TURRIANO
DE IZQU IERDA A DERECHA:
casco urbano, al norte de la Acequia de Sora y al oeste del Barranco de La
Dife rentes vistas de la presa y embalse de La Berne.
Berne. Se alimenta a través de la Acequia de Sora o A-5, con su toma de
Punto de toma para el emba lse de La Berne en la aceq uia de Sora.
derivación al embalse en el Pk 25,500 de dicha acequia, a la altura de la
Reforestación del entorn o del embalse de La Bern e.
almenara nº 1.
Archivo CGR Bardenas.
La zona regab le dominada por la Acequia de Sora, aguas abajo del embal-
se, comprende terrenos de los términos municipales de Ejea de los
Caballeros y Tauste, todos ellos de la provincia de Zaragoza y pertenecien-
tes a la segunda parte de la zona regable del Plan Coordinado de Bardenas.
Una parte de la regulación del embalse puede atender la demanda de la
zona regab le mediante el bombeo de vue lta a la Acequia de Sora, y otra
parte podrá ser atend ida por gravedad por el pie de la presa principal a tra-
vés del barranco de La Berne. En ambos casos es posible el aprovecha-
m iento hidroeléctrico del desnivel existente .

La capacidad útil del embalse asciende a 37,8 hm 3 y ocupa una superficie


de 212, 19 hectáreas para la cota de máximo nivel norma l (400,2) . La cota
de coronación se ha situado a la cota 403 con lo que se dispone de un res-
guardo de 2,8 metros para avenidas y oleaje.

El embalse tiene tres cuerpos de presa o cerradas: «Presa Principal»,


«Presa del co llado» y «Dique de presa» .

La presa principal es la que cierra el barranco de «Vitalé» y es del tipo de


materia les sueltos con escollera y núcleo impermeable grueso. La corona-
ción de la presa se sitúa a la cota 403, presentando su eje una alineación
recta con longitud de 528 metros y 55 metros de altura sobre cimientos.
El núcleo centra l impermeable está formado por suelos limosos impermea-
bles con un espesor de 8 metros en coronación, aumentando en la cimen-
tación hasta 24 metros. Cuenta con una galería perimetral de hormigón
empotrada en el substrato bajo el núcleo impermeable, así como una pan-
ta lla de hormigón de 0,8 met ros de espesor y 30 metros de profundidad
máxima, que tiene una función adicional de seguridad frente a la posible
dispersabi lidad del sustrato.

FUN DAC IÓN


JUANE LO
AGU A Y TIE RRA LAS INFRAESTRUC
fu RRIANO
1zou1ERDA: Conjuntos reversibles turbina/generador. Foto archivo CGR Bardenas.
Galería de servicio en la presa de La Berne. Foto archivo CGR Bardenas .

DERECHA: Acción de la Sociedad Anónima Pantano de La Berne. Col C. Blázquez.

La presa de collado cierra un collado en la margen derecha casi en cola del


embalse y el dique de presa que cierra un collado en la margen izquierda
junto al dique principal. Son del tipo materiales sueltos con escollera y
núcleo impermeable grueso.
Los desagües están diseñados para realizar una doble misión, desembalsar al
barranco de Vitalé, y actuar de toma para la estación de bombeo situada aguas
abajo, desde la que se restituyen los caudales a la acequia de Sora. La toma y
desagüe de fondo consta de dos conductos controlados mediante sendas
compuertas tipo Bureau . Ambos tubos con sección circular de 1, 1O metros de
diámetro atraviesan la presa mediante una galería de hormigón de 5 metros
de ancho por 3,5 metros de altura. Fuera de la presa se dispone una caseta de
válvulas, con dos válvulas de chorro hueco de 1 metro de diámetro, siendo el
caudal máximo desaguado de 21,8 m3/sg, lo que perrnite el vaciado del embal-
se en 20 días. Para la disipación de la energía de los caudales del desagüe de
fondo, se ha dispuesto un cuenco amortiguador del tipo impacto.

En la cola del embalse se ha construido un canal cuya función es la del lle-


nado del embalse mediante el trasvase de los caudales procEldentes de la
Acequia de Sora, que tiene una longitud de 700 metros . Para reintegrar los
caudales desde el embalse hasta la Acequia de Sora se ha construido una
estación de bombeo situada a pie de presa. El máximo caudal a elevar para
las condiciones de explotación previstas es de 1O m 3/sg.

Al lado de este edificio se sitúa el parque de transformación y ambos están


rodeados de aceras y calzadas con pavimento aglomerado asfáltico.

La impulsión y el canal de restitución se hacen mediante dos tuberías por


las que se impulsa el caudal máximo previsto de 1O m 3/sg. El trazado de
las mismas discurre por la margen izquierda del embalse y termina en un
canal de hormigón armado que restituye finalmente los caudales a la
Acequia de Sora. Cada tubería dispone de una chimenea de equilibrio de
34 metros de altura con el fin de controlar las sobrepresiones y depresio-
nes debidas al golpe del ariete.

El vac iado puede realizarse de dos formas distintas :


1. Vaciado al barranco mediante canal de escollera, situación que no se
dará con frecuencia porque se pierden los caudales .
2. Vaciado a la acequia de Sora mediante bombeo.
3. En el futuro, cuando se desarrollen los sectores de riego dom inadas
por gravedad por el embalse, habrá una tercera posibilidad de vacia-
do y es directamente a ellos sin necesidad de bombeo mediante
una tubería en presión que se construiría para llevar el agua hasta
los citados sectores .

Sus aguas apoyarán los riegos de las más de 15.000 hectáreas que domi-
na y están situadas al sur de Ejea de los Caballeros.

FUNDAC IÓN
J UANELO
AGUA Y TIERRA 94 TURRIANO
W)~~TI~@
l1& IDJiillJNlÍ ~
GEA DE LOS CABALLEROS
I

~. ~.B>~'7
DOMJCIUO , SOCIAL,

11 Y ,:!€"';.Jle Nueva, .26 y 28 - PAMPLONA


'V,.,•~ ~'
~
, ~-i:'"'~ 11tuída por tlQ:itura pública otor¡:ada en Pamplona, .ante
/ ~'i; ().QÑotazi.o Decano D. Jwn Mig:ud Astlt, de 'dicha dudad,
, 1 1, ~ ,O en 19 de Abril de J929.

ao>d,; ,.,~ !;~?,~ 6~~ ,!•,?,?1~~~!,ª,~~~p


~!! ~!,?!~~,~~,1~.!~~!!~~ ,1 «lerido
Notario hit 11ucorluido en tlicha lecha y se ha Inscrito en cl HcgWro Merc:tnlll.
..., Como ¡::aranlia de la amortización de lP-5 rcleritl.U obtig;idonC!> y el µa¡:o de los cupone!ó, l.isocied:ul hipo1erocspcclalmcn1e lrcs
lineas dcun11capackl11daptollimad11tle l.500hecltl.rcllll,aill1$Crt111.z.onn re gableporcl Pnnlano. ·

THulo al porlallor, cormpondltnte a ta OlinttatlCID Núm. · 08R~


de SOB nttclu ae ca11Ual al O sor 100 cinuif lll!re l'.le Uup1:1e110, pre1a:ilc, y fp(u,of
La compllfllo emisonl roconixe al portador de este Ululo como proplclhrio' dc unA ob1IJ::aclón cnl cramcntc desembolstiila de 111
presente emisión, nmorllz.ablc 11 111 par t'll 25 lll'los II pnrlir del a.no 1032.
Las obligaciones 11mor1iz.adall no dcvcn¡:arán inlcrel desde la lech;1 lijada p:1111 su rccmbollo.
Elcap!t:i.loin1crc.u,snorcclamadusdcnbod clo$lrCSaflosdcsu\'Cncirnicn1oqued1111p~1os. •
• Pumplónn, J!J de Abril de 11120.
1.1:.1. l"•l"CliP:ilOú:N' l'l.! 1

FUN DACIÓN
JUANELO
AGUA Y TI ERRA LAS INFRAESTRUCT URRIANO
1zou1ERDA: Coronación de la presa de La Berne.
Vista de la presa y edificio de turbinas desde aguas abajo.

DERECHA: Artículo acerca de La Berne en el Heraldo de Aragón .

HISTORIA DEL PRIMER EMBALSE DE LA BERNE

El primitivo embalse de La Berne ha sido un misterio para casi todos los


que se han interesado por la historia hidráulica de las Cinco Vi ll as o de
Bardenas. Hasta el nombre y su acentuación siguen siendo objeto de con-
troversias : ¿ Laverné, La Verné, Laberne, La Berne?. En este caso, dado
que en el proyecto original de 1925 se denomina La Berne, será este el
nombre con que nos referiremos a esta misteriosa obra.

El embalse de La Berne era un sueño largamente acariciado, puesto que ya


se intentó construir por el ayuntamiento de Ejea a mediados del siglo XIX. Su
gran capacidad le hacía muy atractivo, pero su alto coste hizo decantarse al
concejo ejeano por el más modesto y barato de San Bartolomé.

No obstante, la idea no fue tota lmente abandonada. Los avances en la tec-


nología y maquinaria de obras públicas, junto con la mejor situación eco-
nómica y las altas expectativas derivadas del cultivo de moda por enton-
ces, que era la remolacha azucarera, favorecieron la iniciativa de este
embalse privado que debería haber regado 5. 000 hectáreas . En esta super-
ficie se incluían las 1.400 hectáreas de las vegas trad icionales que ya se
regaban, pero a las que aseguraría la dotación, y otras 3.500 dedicadas a
cultivos de cereal de secano que se regarían con sus aguas.

El proyecto está fechado el 20 de abril de 192 5 y tie ne las siguientes carac-


terísticas: La presa se situaría en el barranco de La Parada, dentro de la finca
de La Berne Baja, propiedad entonces de José Lu is Castellano, el promotor
del embalse. Sería del tipo inglés según decían sus promotores . Esta era una
presa de materia les sueltos al estilo de las de Amos Salvador o La Grajera .

Tendría tres metros de anchura en coronación y una altura de 16,55


metros, siendo su anchura distinta en función de la altura, con su para-
mento superior revestido con hormigón para resistir el oleaje y el inferior
con encachado de mampostería .
Si en Ejea hubiera hombres
La obra de toma para riego parti rá desde una ga lería en el cuerpo de presa,
pero no se describe cuál sería su recorrido. que tuvieran buena fe,
regarían mucho y pronto
El canal alimentador nacería en un azud situado en las proximidades de
del pantano La Berné.
Pau les, que contaría con seis metros de altura máxima, un metro de ancho
en coronación y casi cuatro en la base, desde donde pa rti ría el canal ali- Jota popular de Ejea de los Caba lleros.
mentador de siete metros de ancho en su fondo, 1,5 de alto y 2.266
metros de longitud.

José Luis Castellano, que como se dijo fue el promotor del embalse, con-
siguió la conces ión de aguas el 4 de julio de 1925 y ese mismo año se
publicó en los BOP de las provincias de Zaragoza (16-6-1925) y Tarragona (15-
12-1925) la información pública para la construcción de la presa. En el BOP

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA 96
TURRIANO
:tUfÁ
.. .IXCURSiON
. .
• '· ...
A-·CINCO\ VILLAS
.

La_Casa· 'd el _Pant:anero


' tAIOCUIDAD t\Ol'ISTIIUÓTOIIA EN EL "HALL" LE.iANO
El \lilO CD:!, 111 babi«\ niuc'1,I fn PASEO. EN EL DESIERT~ .'. Dli¡a- ·¡qulf~ r,_,rinan la'. iótie- Vlsla 111 cnsn de la Bernó, des,lo le-
iij,a y Clne-cr. Vlll&f_de _u,u~ lnlcie.tlva n,,n: Jo.sé Luis Cnslcllnno es un en- dad cinll!lruclora t . . Jos puro,•o el hotel rellrndo \fondo vl-
llU\", por Ht .,nfcnnre "f elgnU\cachln, hnlhmJ quo le 1Jnst11 ron su acch'in •, -D. V• lenlln o,yarre.- pl'ffl4'a- ,·o _un pnl'ln, r.1:1nrtel de 1111 lngenlrro
)1nl>la i!ll rn,-,i, ,l~Pr la riqut'.U d~I paJ:1, ¡um1 m~rccer el elll¡;lu de. quienes vl- te . · . . : colon lziulur, retu-o mqn:\slko, ugrntln-
Rn una_dll tUeflt·u :vl;.¡ilas ¡,ara JU::- von por estos nn~m·1·iales. · Vive nq11I '.'<El llhernl nn\'nrro, eon111:ldo · co- bl~ y lrum¡11ilo ... Donlln cn~n quo re-
R.U.DO f,-.•o;;hmw e~lls ¡,rimeros ru- n plflrio r11m\'º• entregado .ron nnlor 1110 iiohrlno · del 11\tslro .rnnt:mle ron- r.lbo el nurn d_ e lodos los confine~, la
móre.,;quo !',(I desliinn cun la cm~lón y \'nlunlntl II a di~P.c,•1,in de esla ohm, calé~, do solvencia y autorldntl en los lur. y _la gracia del cielo_y __de In lle-
de lo \nl'lcrto, tle -ho,·a en hora, ._, . - en cuya .con~eeuc1ón lm puesto lodo ·negof'io,¡,} _ . · .. r r n. - ·: . . . . .
¡;0 bahlaha rn r.l en•lnn de que · en. lo quo:se puede po11e1· al sen·lclo ltleal ... D. Josd Snrloriu 3, vlecspreshien- La pohlnclón mlls rrrennn, 5 kllilmr..-
la JlPri1t•, ·téi·mlno ,lnndo ~o _hn)lan las ¡ J_o_wl propósito grand~. Lurbas Y bos- l tP.; l>. Josó ~lnrln Onslón, o. Je~_ds _ Iros. Caminos do zlg-zog quo 1M rlnl
¡
slmr, :de · In• Gn~l~llano3 y l<,lorz so llltdnd_es, bureos y coni,ullu~, amargas 11,:torz, n. Junn Sarrntlr.11, dlrccl':lr 'do snb;n·al .cerro...
hntla un puntann. Ahl es nada l1ablar 1 contrnrie~ade8, todo por YellCllf en In "lorormnclones• por tn nanea .'.tagln 4-,1 seilor r.11sltillnno por un mnmr.n-
de un 'puulnno PII la- tler,-r, dontll! no j trnyecl0r1a dr.l __camino hasln q11e la , Valls; l>. Celsn j 0 nqulnet, o. Enrlquo lo nos nl¡ro lns p11erl11s do C~ll . cnsn,
.

~e, hnbl<I ~le111p1·11 do otra co:sa, lle,•uor- , !den del pantano sen 1111 heoho. So lrn- Valeru:nela ll lllla y vo .,01110 gerente . de · su ·hognr lo,•nnlnrto Nobro ~sla ~u-
,1,, rrrr~r.tantPnlo qui! ·el propietario la do : unn obra hi.lrñulren no com- 0 ronsrjcro dclegnllo: Esta .·ÍIOcloon,t: .11orficln que · ha liado muchos ospl¡;ns
~Jl'ni:.i, don Justo Zuro, $lrm¡•H, nlr.n- prendida actuolmenle on los planes esld dllinlrlllnthl en l'nmr,hma ... LIIR ' do _oro, 'El ,rc~1,e$r.o ,en este din_~•llvnl
to r.on ta mt~hin de fiworl'cer nueslrn, ifo 1a :Confo,lrrncl,ln,_ os der. lr, de unn obra.s lu dlrlgrn los mgP.nleros , 0 . : _no~. llnco . ll\ or, pero mñs ta\ur In
11,rnrmm•lfllll'•, no• die\ lo~ hlh1111Ps pu- obra blllrúullca finanzt~lu y ampnrada ,ioru Marth,,., . lln)"•in, Cuso, •y nen- ! ho~pllulltlull de. un salón ancho, nulrl-
111 uif ,:irtl,•Hlo, qUP 111,wo rl'¡1r11d11,•I- poi' una soclc,h11I. -Mo1ó11 _p rhu~n do llorh, Jóvcn,•s té,•nko 3 do hL Confedo- r do d,1 murl~lrs ·y objrlos que llenrn ol
mo-1 ~:011 untré~d,-nh'i técni,•n$ nr:h regadf,,i y colonlzn~lún .•• - ra,,lón, 110 lo hnc"'I con r6 y nolerlo. ¡ sollo lml111l,1hlo d11 nnn llu~lro r1111~11ln,
Co11, 11 telo• . Cu!e11ano ha con~oGuldo realizar 1.,-~ lt·iqr, ui, po,•o de hl~torl:i do ca- ol gusto ~l1111t1 1rntdln do lma · vldn , 11111-
. ·•
En ~lro ,·injll c,mnclmos bojo . los
·
unn .. 1 1 ló Y
mnt;nlfi,•a n_ ?"e
i~. 'a sus nn
1
1· ' u •
lo. Yo ~ulo, 8h1 olt·a uyuda qun · In do
r,ron•i\'ll y ret1nn 11
~qui hacemos . Ja , ·tdR-nn• di-
·
porches do la 11ln111 eJcona a un Joven ri~sad9s la ¡md1ero11 11 •re~ y no a. mt, rlP~"º' de llc\'nr a rnbn esln em- co el dueno en este •fhrfü" en ol que
vnsro (jUI', cnn n linln china Y los com- tll'~ÍOII, r:npll:.i:u::~•:.'! Sti~~ 8n,?l~I~~~ 11mn, bu!«¡uó en p1•l111~r l111Ja r lll uo- hncomo, do r,omedor, do :ntón y do
p11•l'it, 'lb:i con.•rcl11nilo soln-.i el papr.l se ~o e J1 • t 1 ~o1·omltlnlo . do mi, amlgna 10 • 1ngo- h'l-tulla Aqnl \'lven In vlila de la
,ntliiu~1t:11do la (ÍoMlll do O~ll -hUel'ln pud•¡
dt LuéMn, Fnc~m,ln Y ~1 0:mch_o, Y la seila n os. .
:r•r:rge
t'ilo, cuyos n ' .l\_95 es,' 11 nt,,rl'I don A11lonl1> Lul_,rra - Y... don Iit•rnJ; de•, sin colon la ogrlcolo, sohre
· • l\nínel Olllle¡o, qulene, ~lal_lal'OI\ ea- :11 ,¡úc s'Ae~l.111 levnnlnnllo tres tnmen-
klea fo·ronvi-rUn NI r,alidnd .. , )';o cabe l:I! lr11tn do_unn obrn q110 ,favorece lo~ terreno, y qut1ll!'-J'OD ,ntuslumadoa ~ns ptr,lmltlct1:· la del -nmor 1 hognr,
11 ... l,n
,huta qu" n In wz qne •los Pt'rliles y los 11·, la rr.,rl,ln cjenna. No eolam,nto hnr4 nnto la _buen:i. postbllldad do rttoger ln ,le 1:, l'lqnezn y dol progre~o
ct\lculos ae lh:m fijnn,lu l:11 -el ant,pro- In redenel1\n de_ lns !lncns r,nrllcula~ lns ogua!I. . . duma dona Muria Gnslrln do r.aslullnno
rorto d,I p:mlono, r11nruncnba el u- ros. d, don_On~pn! Ca~tP.llbno Y don I:&• primeras i;etllonu, en e11labo- hn ~onreldo ni olrnos • hacer · p,..,gun-
plrllu •exré¡illco pu1•~lorlno l11ch1mdo Jo,4 _Lul~. y - de Elorz,- cuya 5Up';"fl• rnc1ón con don . l\a111óu ,Dmesa pua I!\•, porque snbc que nueslro lóp~ es
contr11 - In 11ol1lll amb18lón, ¡So baria ele ri,prei~nta un 30 t>or 100 -ti~ In f1111u11ar esto, se hicieron can· Wl .•Ji• la 1111 1enn ue rero r mnl Jna r.mlslones
el paniano do la Uernf\ ·o sel'la alm- 101111, ·rcgnlolfl; 111 rodonclón .o~ par_a _lll lln,;ulmlu _llancot qu~ se l!olllllba· del do e.le rnmpo 11 11
trnnqullo, di! esla en!III
plcmcnlo una qulmcrnt, , comarc_a .~ul".ra. J,'omeuto ,Aift·ko1a, 9ue _lo _ e.at~ld solarlr.ga, del cnnal our.ho, r.n r.l pe:·ni
Ya ban pn~ado siclo ailn~ des,fo que Y no hizo nada... • , .... -·· dP P>ln gran 11bra ...
la Idea solió airosa y r,1~11 In . su¡¡r.s- -¾Cuánto r~prAn con _.e, te,... P~- Pronto alnmo, el vuelo y nos de-
lldn do. e8la obra, y bo,Y .podemos de-
clr, para bPneficlo do EjP.a de los Ca-
ln~bo , a-
15 •000 becldreas•
de "ióñi. Jnmo~ nrompail:r-r por Pstos aen9res de
.. A Cartr.llnntr'basta la puerta. .
bnllero, que ha lomudo car:lcter de . F.l ranal de riego _te nd r,. SO .n..,. Vol\'ercmos a vtr el uguo. en el j>nn-
renlldnll' . . mcll'Q$, a11rnxlm11dnmenle, El dique ea lnno IAdldal , . ,,
. ,__... . • - do 50 <11elrot do longitud, 8-metroa de AÚ• ,u"'¡ d d d d d
F.n nurslrn oiteurslun no hr.mo~ pres- ani·l1ru en l:i. base y 6 de cabeza en el " en e 11 • es on e .se _evo-
clndldo de .Utm riltthlll vl~_llu r,or In muro • · . . . . -. ran tas gentes "" una coníu4lón so-
nerné 'allu y llajn,. cn~I. hasta llegnr a . Loi obreros ·van e:rtrn endo llerrea ola!__delennl_nada, no rtpllJ'lluten _esto,
111s s"lllb>rlnles puea·tns de Anllón y I,os d 1 1 -- la8 ló d dlc · rtlll a11peclos. ni existe encima del eaudal
I> 1 d d · 1 r m ll la do Enn
RU os, 1°~ \J,"'º 1ª 1ª dJ b lle:m~ j
°n e mea n eI que, po O dll los bienes del esplrltu una casa de
qnu c111nunlca- el gran va80 de _la Bor- pant':lnen> para dhlrlbulr 1a fertilidad
~n 11n .r ••e n utu nn e ~ nó ro<leado dci altozanos auavemon~ • la ilquet.. •. . · . - · •
cordlnl_ ldndes. •· . , ·. 11nndicnles, con la ngn ruturn; con el • : ·· · . , . --.. ,, . • · ·· . .- • --, .- ,
lfa .9hlll m1esll'a vl~ila 11 !ns obras cnmpo rcgable. ; _ ., :· . .,,:, , _. _ .. _ •. QlllOIA .ll~NUDD.
del pn11tnno de la llem«! In com¡1ro- l'nscan.Jo aJ medio,Jlb· ll0gamoa ., al i.:1 Jlem~ julio ·c1 t 9SO ·
llnclón '. snll~Cucloria d~ q110 n,¡uelln ru- cnnul .Jo allinentacltln, t!el ql!a ,te . tia. ' .• 0 · •
moreaiJ3 lnlci:\Hrn e~ hoy un:i mangnl- · construido lodo, tallo de un enloaa..-
llcn y nga'ndublu realldnll. Drsde lamo- ' ml<'l1lo -q11e afiance 111 obra. Sobre · el
rntl11 d~ don José Luis ·C'uslello.110. he- : canal, h<uo -ta easa .de ~a Rern6 Alta.
1110s ll~gn,lo _!m~la el • ,·nso", embalse hnn eonsCrul~o,_lµl-~t~nlt¡ .para, .~ .p-.~
111111n,, "' lllqur., ni cnnnl do 11lhno11lo.-: so de ·- tos·. g1t11o.del'O$; ,al -lado ,; clel
:l,ln .. , :- Ohrns, ,•ngonnlns, cn¡inlnc,.,... q11u _lrnn criliitiuldo._ un 43acntno- hacia .
Sul.1lm,;,s nl r mnuto do es(n redenchln, . ,_I.mm y F..rla, .. Nos •c1ialn11 ·la 11nuen-1
~ In cnsa del _p:mtano construld1t con 1, loln d,•1.nar11111ro,do , la . Vnrlurnga.--y
la lnleur.lo.n-dr q111> ~en aquel el lu-, · 1el' Arlm de -Dlel, Dentro do :la . oas:i
; ar pa·csltlcncinl .de r.•n _rlque1.a, desdo · con,;Irnliln ·_para almacén y éoblfo . de
do11de S'.l rrg11ln1 i,ce la ewnomla y lo. ' oh1·cru~ vemos el lu¡,'11r do··· la. omn,
vldn de 11n cnudnl q11r. ha do ser acu- · el c1,:nitmzo del cnnal lle alimentación
mulndi, por P.I Arbn de Jlirl. J.n cnsa que ya produce:la sensaclti1i de "obra
~rl p11nt1111cr,i iobrll ·un rcrro _q_uo hnro hr.cha" ... J.n toma eerd de cinco. oom-
e~qulna y r,erlll, frrnlo ni ilu¡ue. do . _pu1•1·las y el c:inat tcndr.4 capnoldad
conlenclón -,obro el <!nnnl d1stTlbul- .. <le 18 metros cúbicos. ., .>~- .
dor, nos bn dado la Impresión m:ls ' Sahutnmos ·a1 onntrnflsln don · n·ar:..
consoh1,lt11•0. de flSh< rcnlldad. Cnsiln tolomé Dor1·ol, q110 eo lnmenln do _que
aldlndU: desdo ta q110 so domino el va- los obróros dol ónnat. ae,·lian:.dloz11)1i~
llo y .. lp. montniln, .los cominos vecina- do por olusa.de la gran-acll_vldr,d,n!!TI~
leB y h,, torrconl!s .do IR mansión teu- cola, en la q11e'-los !lltlnrlos·. idn:'iitiís
dnl; nido sobro la nllnrn a lo. que -lle- nitos. Nos ·dlco :·q110 · ln3 olir11s ·costn:
gan los ocos ·<le !ns vo.•es y et 1·umor r,ln nproxlmndumcnte dos millones tlo
del 1·111, qur, pc1·ilhlo, lmscn el cauce_: I ¡poselns, y quo llavnn· lnvorlldns unn:
euslla -1111,ll'l d,is,le h1 que hunuldemrn- c11nrl11 ¡,urta.;. En 1030, ni fln11I tlo
lo 110 :tardar.\ m~tcho lir.m110 -u11 hom-, 1ost,i ano, comeninr:I el- ombulse, y un
bre n ·s1u11l11 l~trur rlqnnzn,, la_1•lquez11 el venldorn el J•nnlano tiodr4 r1111clo-
qun es tmll:lsn n _lu exuborancln de nnr rompl~lamentA.- El conlrnllsln llo-
. eslns llcrms C11l-l.ns do ¡i.gnn. -· · no oídn do esto•. Por eso · hn lt•nlrlo . n
Do · tmlo In quo hemos visto hecho, , : osle rlricón mdq11,lnns y eicmenlos·_do
ohnlenlos, muros, cnnul, solo la casa , I
lrabujo· modernos,- par11 adelantar ... El
del pnnln11~1·0 nos lm, éomp1·11bndo 11110¡ aenor . Porrel es uno :de_. fo, .qne lmn
In Idea d~I pnntnno ya no es. Idea, . ¡ ~ontrlhnldo · r.on .- au 1-rebnJo -ni _nlni~le
po1·11ue sn hn h1•t1hn glgnnloscn y hn I ua la ,Jo:xpo~l-olóll•·tle•llnrr~lon11 .. r.nns-· .
mov),lo a ' los ho1nhrcs. pnra ·convl!1·llrl truyendo - el ,Palnclo· de la . Jnllustrtn.
aquolll!, ho11tl11rn en un11 colmena fo- Aqu( ,8\l:. B!ún ,.111. l-om1lqar· pronto,
cundmlorn q110 lrnhajn para los l_n bra- er- nfll~ . do ,los .quoJinn,.de __reg¡tr,- _el
,101·.es de esta reglón... . ar.In de. la ,tler~n - sec:i·; qnll.· mnilann .,
· ·· poJ,~1.·.r;1\'!:ir :vino, ar.rltQ .y . bortnlil11~, 1
rorrnJo.·y ·- veru8d.-,, 250. ob1·e1-os 1t·11l111-.
jan ¡l~r. ello. · ··

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA y TIERR A LAS INFRAESTRUCTU TURRIANO
IZQUIERDA: Ruinas de la Casa de La Berne.
Restos del canal alimentador del embalse y las casas de La Bern e al fondo.

DERECHA: Quiebra de Magín Valls en La Vanguardia del 2 de enero de 1931.


Procesamientos tras la suspensión de pagos de la Banca Magín Valls
en La Vanguardia del 12 de diciembre de 1931.

de Tarragona se dice que el río era el Arba de Miel, y a su construcción ale-


gan al menos los sindicatos de Las Vegas de Ejea (17-12-1925) más los de
Tauste, Compañía de Canalización del Ebro y Electrometalúrgica de Flix.

José Lui s Castellano y su esposa María Gastón fueron los promotores de


una sociedad creada en Pamplona el día 19 de abril de 1929 junto con
Jesús Elorz, Juan Gastón y Fermín Marquina, el ingeniero que haría el pro-
yecto de la presa y unos años antes había dirigido parte de las obras del
ferrocarril Pamplona-Andoain. Juntos formaron la sociedad La Berne, S. A.
cuyo domicilio radicaría en la capital navarra .
Puede resultar un tanto curioso que una sociedad para hacer un embalse
en Ejea tenga su domicilio social en Pamplona (Calle Nueva, 26 y 28) y los
fondos se custod iasen en la Banca Magín Valls de Barcelona, una joven
entidad creada tan solo un año antes -el 28 de enero de 1928- con un cap i-
tal de catorce millones de pesetas.
A la primera pregunta es fácil responder, puesto que la esposa de Cas-
tellano provenía de una antigua familia del Va lle de Baztán y muy proba-
blemente contaba con buenas relaciones en la capital navarra. Gaspar
Castel lano, el famoso político ejeano afincado en Navarra, es hijo de los
promotores del embalse y nació precisamente en la finca familiar de La
Berné un año antes de la creación de la sociedad.
Para las obras se emitieron 6.000 obligaciones de 500 pesetas, es 'decir, 3
millones en total. La diferencia entre las acciones y las obligaciones, es
que las primeras representan al capital de una empresa y sus poseedores
son propietarios de la misma y tienen derecho a participar en los posibles
beneficios generados.
Las obligaciones son deuda para la empresa que las emite. Al poseedor le
otorga el derecho a cobrar unos intereses y a la devolución del nominal
aportado. No representan propiedad de la empresa para quien las tiene,
sino un derecho de crédito sobre la misma, que en este caso era hipote-
cario sobre los bienes de los promotores.
No es objeto de este artículo analizar la situación financiera de la empresa
ni el va lor de 3 millones sobre la propiedad más las obras, pero es algo que
habría que analizar para entender mejor las circunstancias.
Las obras en el embalse comenzaron en julio de 1929, pero fueron sus-
pendidas en octubre de 1930, a causa de la suspensión de pagos y poste-
rior quiebra -posiblemente fraudulenta- el 6 de octubre de 1930, de la
Banca Magín Val ls, que era depositaria del cap ital de la sociedad, pero posi-
blernente no financiaba las obras, puesto que de otro modo no se habría
ejecutado la hipoteca contra los promotores .

Hasta la quiebra se había construido el azud, canal alimentador, el puente


sobre la cabañera y algunas otras obras .

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA 198 TURRIANO
Tras paralizar los trabajos, se inicia el expediente por estafa contra el con- ...............................
sejo de administración de Magín Va lls, a los que se impone la importante
fianza de 50 .000 pesetas por consejero y para los que se pedía otras •: -HOSTAL
• RESTAURANT
DEL SOL : •

865.000 en concepto de responsabilidad civil. : a cargo de¡ ex je,fe de caed.na dcl Ho- :
ll te:l /Ritz de BaTce,lOilla. A. P'8ll'és. •
Tras la llegada de la República se esperaba que pudiera desbloquearse el : Mallorca, 2B1. Teléfono 78064 :
problema, por lo que se pide la primera prórroga para su construcción el 1O M
de septiembre de 1931 . La primera amnistía decretada por la República y ••••••••••••Rn• n••••••••••••••••
todas las que la siguieron, no sólo beneficiaron a revolucionarios y otros El juzgado del Norte ,secretaría Clavería.-
por auto de 11 del pasado mes, ha declarado
que actuaron impulsados «por el amor a la Libertad y a la Patria» como en estado de quiebra, a lª' S. A. Banca Magú;l
decía en su texto'º, sino que quizá la ambigüedad de la palabra «delitos vans.
sociales» y la masiva salida de todos los presos de las cárceles, propició
poner punto final a la presunta estafa de Magín Val Is, cuyo caso parece ser
que nunca fue juzgado".
fsi&ELESTEiMPeaittl
Botera, 8
• POR DISOLUOION DE LA SOO!IEDAD .
Por ello, los socios de La Berne perdieron todo el capital aportado más las tie-
rras de José Luis Castellano, que como se dijo estaban hipotecadas por las
obligaciones emitidas y perdió tras este desastre financiero. Un «crack» que
no sólo perjudicó a sus promotores, sino a un buen número de ejeanos de toda
condición, puesto que la concesión fue revocada el día 17 de julio de 1934 y
----.411»--~~~~~~
1

ACTUALMENTE
DESCUENTO
20 o/
/O
EXTRA

posiblemente las obligaciones tenían más valor que las fincas hipotecadas . NOTAS VARIAS
La suspensión de pagos de la Banca
Magín Valls~ Procesamientos
El juzgado especial ~-e entiend!e en la
tramitación de la suspensrón de pagos de ia
Banca Magin Valls, ha decretado el proce-
samiento y prisión d-e los señores qu-e for-
man el último consejo de administración de
dicha entidad y de don Juan Sem-a.d,ell que
formaba parte del consejo anterior. Los se-
ñores que formaban dicho consejo y a llos
que aiecta la disposición judicial, son los se-
ñores Cuyás Lagrifa, Riba Verdú, Holgado
Galofré, Mas Fornells. Vaquer Carreras y To..
rras Camaraso.. Este último ha depositado la
fianza de 50,000 pesetas exigida por el juez,
quedando en libertad provisional.
1O. El Gobierno de la República Española, teniendo en cuenta que los delitos políticos, socia les y de Todos los Desta..ntes procesados parece que
imprenta responden generalmente a un sentimiento de elevada idealidad; que los hechos más recien- se han ausentado de Barcelona.
tes de ese orden han sido impulsados por el amor a la Libertad y a la Patria, y, además, legitimados Esta resolución judicial obedece a la que-
por el voto del pueblo en su deseo de contribuir al restablecimiento y afirmación de la paz pública rella presentada por la sociedad Pantano La
decreta, como primera medida de su actuación, lo siguiente: Bsrné contra la citada Banca.
Artículo 1•.- Se concede la más amplia amnistía de todos los delitos políticos, sociales y de
imprenta, sea cual fuere el estado en que se encuentre el proceso, incluso los ya fallados defi-
nitivamente, y la jurisdicción a que estuvieren sometidos.
Artículo 2º.- Por los Ministerios de Justicia, Guerra y Marina se dictarán las disposiciones acla-
ratorias mediante las cuales se resuelvan las dudas que surjan y el alcance de la amnistía .
Por los mismos Departamentos se preparará con urgencia un indulto general que reduzca la
severidad de las condenas y haga partícipe a la población penal de la satisfacción del País.
Dado en Madrid, a 14 de Abri l de 1931.
El Presidente del Gobierno provisional de la República,
Niceto Alcalá-Zamora y Torres.

11. Tras la salida de los presos comunes, para prevenir delitos el gobierno republicano tuvo que pro-
mulgar la «Ley de vagos y maleantes» el 4 de agosto de 1933.

FUN DAC IÓN


J UANELO
AGUA Y TIERRA LAS INFRAESTRUCT
URRI ANO
1zau1ERDA: Vista de Farasdués y embalse de San Bartolomé.

DERECHA: Instalaciones del embalse de El Ferial.


Embalse de San Bartolomé.
Inauguración de San Bartolomé por el general Franco en 1942.

FUNDACIÓN
JUANELO
AG UA Y TIERRA 100 TURRIANO
EMBALSE DE EL FERIAL
El embalse del Ferial está situado en las Bardenas Reales de Navarra, den-
tro del término municipal de Tudela, cuenta con una capacidad de 8, 13 hm 3
y fue inaugura do el 28 de septiembre de 1992.

Recoge las aguas procedentes de la Acequia de Navarra y del arroyo de


Aguas Saladas, que tiene una cuenca de 30 km 2 •

En las fechas de su puesta en servicio, el embalse regaba 1.412 hectáreas


(actualmente son 4.000) repartidas entre en Villafranca, Valtierra, Cadreita,
Arguedas, Caparrosa, junto con varias zonas de Bardenas Reales. Los cul-
tivos que predominan en esta zona son los hortícolas, sobre todo tomate,
pimiento, bróculi, espinaca, guisante, cebolla y judía verde.

Además de su uso agrícola, el embalse suministra agua de boca a Tudela,


Villafranca, Valtierra, Cadreita y Arguedas, abasteciendo a una población de
aproximadamente cincuenta mil personas.

EMBALSE DE SAN BARTOLOMÉ


Es un embalse en derivación propiedad del Ayuntamiento de Ejea de los
Caballeros, cuyo origen se remonta a finales del siglo XIX, cuando con los
fondos procedentes de la desamortización, en 1876 se recreció una peque-
ña laguna endorreica con una presa de tierras gracias a la cual se pusieron
en regadío 3.000 hectáreas. Poco más adelante, se advirtieron los prime-
ros problemas de filtraciones que amenazaban la estabilidad de la presa,
por lo que en 1908 se hicieron algunas obras de reparación, pero el pro-
yecto de reparación (con recrecimiento incluido) se fue posponiendo hasta
1924, en que fue realizado a cargo del ingeniero Miguel Mantecón , pro-
pietario de la empresa «Vías y Riegos ».

La falta de fondos hizo que las obras se fueran posponiendo hasta que en
1930 el ingeniero Manuel Echevarría, de la recientemente creada
Confederación Hidrográfica del Ebro, propuso emplearlo como embalse
lateral del Canal de Bardenas, por lo que unos años más tarde fue Fran-
cisco Caballero -director de las obras del Canal de Bardenas- quien hizo un
nuevo proyecto que fue aprobado en 1934.

Las obras -en las que participaba el ayuntamiento de Ejea con el 20 % de


su coste- fueron adjudicadas en enero de 1936 a la empresa «Ingeniería y
Construcciones Marcar», que a pesar de no paralizar las obras totalmente
durante la guerra, la falta de cemento y otros productos básicos, junto con
la rotura del azud de derivación debido a la riada de otoño de 1937 hicieron
que se prolongasen las obras durante seis años.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y T IERRA LAS INF AA ESTAUCTU tURRIANO
1zou1ERDA: Azud de derivación para la estanqu illa de la Bueta
y Va ldelafuén desde el río Riguel. Archivo CGR Bardenas.
Atardecer en El Bolaso.

DERECHA: Embal se de Anas en Uncastillo.


Presa antigua de Val delafuén .

Estas obras dieron lugar a una nueva presa de tierras de planta recta, con
304 metros de longitud y 4 m de anchura desde la que se deriva por la
margen derecha una acequia que riega unas 4.000 hectáreas.

Aunque sigue llenándose con el canal tomado del río Arba de Luesia , tam-
bién puede hacerse desde el Canal de Bardena s, funcionando como
embalse regulador. Una nueva avería en el mismo lugar que las tres ante-
riores detectada en el año 2001 lo tuvo casi sin uso hasta su reparación en
la campaña de 2008.

EMBALSE DE EL BOLASO
Se trata de un pequeño embalse -construido en el siglo XV II pero recreci-
do en 1949 y 2000- que en la actualidad tiene 1 hm 3 de capacidad. Además
de los riegos se emplea para usos lúdicos, especialmente la pesca .

EMBALSE DE VALDELAFUÉN
El embalse de Valdelafuén se encuentra a la s afueras de Sádaba, y su obra
original probablemente date de época romana. Una presa auxiliar situada
en la margen derecha del embalse puede corresponder a la construcción
original, en todo caso muy anterior a la del siglo XIX. Los fondos para su
construcción fueron fa cilitados por la desamortización de Madoz y recons-
truida según un proyecto de 1882. En 1896 estaban las obras comenzadas

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA 102 TURRIANO
pero sin continuación por falta de fondos. Se desconoce si fue terminada
en 1917 o si este fue el año de su primera reparación o recrecimiento; en
todo caso, el dique principal volvió a ser reparado en 1947.

Es propiedad de la Comunidad de Regantes nº IV de Bardenas y funciona


como embalse regulador del Canal principal, aunque actualmente se
encuentra averiado, con problemas de filtraciones en el muro principal y se
tramita el expediente del proyecto para su reparación .

Su capacidad es de unos 2 hm 3 , con los que abastece el riego de 4.000


hectáreas.

OTROS EMBALSES
Aunque Yesa, el Canal de Bardenas y los embalses anteriormente citados
son las principales infraestructuras de riego del sistema de Bardenas, exis-
ten otros embalses conectados al mismo o a los ríos del territorio, como
son los de:

Embalse de Anas

Se trata de un pequeño embalse situado en las inmediaciones de


Uncastillo, que es empleado para el abastecimiento de la población.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA LAS INFRAESTRUC -.c§RRIANO
IZQUIERDA:

Estanca de Castiliscar.
Estanca de El Gancho.
Estanca de Escorón .

DERECHA: Estanca de El Sabinar.

Estanca de Castiliscar

La estanca de Castiliscar posee gran valor histórico, puesto que fue cons-
truida por el maestro Juan de Landerri, autor también del azud y la con-
ducción hasta la estanca desde la carretera de Sos.

El interés que presenta este lugar se ve realzado por sus características


paisajísticas y medioambientales, puesto que es un humedal catalogado
como de importancia regional.

Estanca de El Gancho

Se trata de un pequeño embalse construido en el siglo XV II cerrando un


barranco en las proximidades de Ejea que ha sido recientemente recrecido
hasta llegar al importante volumen de un hectómetro cúbico.

Este embalse se ocupa de suministrar a la milenaria acequia de Facemón


el caudal que escasea en los arbas durante los meses más secos del
verano.

Se trata de un lugar de gran interés debido a su proximidad al casco urba-


no y al parque de Los Boalares.

Estanca de El Sabinar
Se trata de una estanca de pequeñas dimensiones construida por el
Instituto Nacional de Colonización, puesto que la antigua balsa del Sabinar
es ahora la plaza de la iglesia de la población. Este pequeño embalse se
encuentra junto a la carretera y está rodeado por unas 25 hectáreas de
pinar. Se puede pescar, sobre todo trucha y ca rpa . Cuenta con un lugar
cubierto donde se pueden preparar comidas .

Estanca de Escorón
Se trata de un antiguo embalse con más de cinco siglos de historia, cuya
finalidad fue recoger las aguas sobrantes de la acequia de Facemón .

Está situado casi en el límite con Tauste, y una vez que ha dejado de cum-
plir con su misión reguladora ha dejado un humedal de extraordinaria
importancia medioambiental debido a las especies que han buscado refu-
gio entre sus carrizos.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA V TIERRA 104 TURRIANO
FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA LAS INFRAESTRUC Tefu.RIANO
IZQUIERDA:

Estanca de la Estanquilla.
Pantanico de El Vedado.

DERECHA: Lagunazo de Moncayuelo.

Estanca de Bueta o la Estanquilla


La estanca de Bueta es un pequeño y antiguo embalse al que resulta com-
plicado acceder en algunas épocas del año, pues no hay camino hasta el
mismo y su acceso es muy incómodo. Además, no es un lugar especial-
mente agradable, puesto que en sus orillas solamente hay un árbol. No
obstante es muy rico en aves acuáticas, aunque su observación puede lle-
gar a molestarlas en exceso.

También presenta interés el azud de derivación desde el río Riguel frente a


la población de Layana.

Lagunazo de Moncayuelo
El Lagunazo de Moncayuelo es un pequeño embalse muy interesante eco-
lógicamente, que cuenta con la calificación de ZEPA y por lo tanto está
muy limitado en cuanto a actividades acuáticas y de pesca . Sin embargo,
dada la cantidad de aves acuáticas que abundan y la rareza de alguna de
ellas, sería muy interesante realizar algún proyecto para la observación res-
petuosa de la importante reserva faunística existente.

Se trata de un humedal de origen artificial situado al NE de Pinsoro, regu-


lado mediante acequias y con una lámina de agua de 23 hectáreas. Está
incluido por el Gobierno de Aragón en la Zepa Lagunas y Carriza\es ·de las
Cinco Villas .
En torno a la zona cubierta de agua se extiende un espacio natural de unas
39 hectáreas en el que aparecen diversas especies de árboles, como pino
carrasco, sauce, chopo, ciprés y olmo.

Está rodeado por tierras de regadío, por lo que constituye un notable espa-
cio natural con lámina permanente de agua de ciertas dimensiones en una
zona fuertemente antropizada de alta productividad agrícola.

PANTANICO DE EL VEDADO
Este pequeño embalse tan solo es visitado por unos pocos pescadores, no
tiene una riqueza ornitológica especial y tampoco resulta muy atractivo, sin
embargo está incluido en la Red Natura.

FUNDACIÓN
JUANELO
AG UA Y TIERRA 106
TURRIANO
FUNDACIÓN

AGUA Y TIERRA LAS INFRAE STRU il JUANELO


1% .RJANO
IzauIERDA:Plano
de la estanca del
Monasterio de El Cambrón.
AHPZ

• . . •
.. - •

.. -....•.......
• •• .

•• . .

.
. Ektrerno supe.rior del J\:~.o-
. . ' . ' ' R.iguel. ' ., . , ,. _· ,, . '
· , . _· / . . Extremo ú:iferioJ: ,d~ didio ·
--......,,,.;:;_w.:...: ~ A:z~ti ia: tl'a:ffiaaa e :'Bari .. -'
, . /. -_' -:· '., . .:.' Escnrr~i-a de.la.Huerta.roa
. ,, ; '.' ,., ,,...ytJr de ,Sadaba:
. Norte . .. '
-W, Corrales . · .. _ . ·
. •<i: - cafa ~e PuíJa.m.pa. ,
. . Iglesia. vieja:;. · ·_ · ·
. · lluer:to ,y :S~~ -
r .:' . . ~ en:re dela Azequia: ro.re.va·..
. ·Azud dexrui.clo. ·
'· ·¡_/ L~unazo. . -
M. casa.de Cambron.
N.·A'Zud: dilaRuerta:de~Paixl.
,. .. _. Ripl:!,. roy.i., e:ittr~- uife.rior
· de. la ~rdina', . . .
.. Fud:.1,te, ~l'Cas:3-Jo,eittr~ _
- -- -,s.~ ¡;,e~~'r.. :de-dicha...:Pa:rd1na",>_
Q.- M9Jon·.ytod.os ·sus~s~~J .: .
· , signós lo son. igualmeri:ré; · ··
Los ~d.os deinue:strán ,
c:amirí& .
. Colores.
El Color de Mua demuestra.
·fu;x;rte ,"R.l.o ,.Azequias ;y L3ty
· na:z.o. . · ·_
· . ElJ>a&izo de~u:est:ra k>~ ~ -
~nes ,q_ue fyiliunp~ d;¼. a·la
villa de Sadaba.
_El RoJo sefula.Javeg~,ó-Res
vid.o de: la Pardina. . . .
ElVerd.e demuestra pa_rres ,
~Com1.lll,qu-e.Sadaba df ·
aPuilamP.·a
." .:,
.' . ··:,_.,...,
. -f-,.,~ ~
. . .• · ' ...
,... . ~-
•.
J¡l .A:zid .señala partes. -~ _3t...-
-Hµ~ ;y ~ecanos de~ái;kta,
y Te~ :No ~ Ca.mb-ron_. ·.
. .. ,) . .

No~e;qtie" :~ 1a-ci.~d.. con. .·


que- se dein,i..;restra. el RiCl, 1· ·:
· ex~'e de á .su p-r.ope1:cionj:·.c ·-·
tainbien li:>s MoJones: én .s~
volµine.n ;para/ d.-Ístjn¿'uix · ·
·meJor. · · · ··

·_ · ,• "ci m_ . . •' . ~

f • • • · J ,-;.

FUNDACIÓN
J UANELO
AG UA Y TIER RA 108
TURRIANO
el canal de bardenas

UN POCO DE HISTORIA
Dada su importancia, el aprovechamiento de las aguas del río Aragón , ha
sido objeto de deseo por parte de los vecinos de su reseca margen izquier-
da y de la no menos árida cuenca contigua de los Arbas . Por ello, desde
que la técnica hizo posible la apertura de canales complicados, se convir-
tió en el objet ivo de muchos proyectos de variada viabilidad, entre los que
se encuentran los antecedentes del Canal de Bardenas, un proyecto que
hace más de tres siglos que ya se contemplaba, tal como veremos a con-
tinuación 12.

En 1498 el Concejo de Tauste propuso al rey de Aragón Fernando el


Católico el desvío de aguas de ese río para usarlas como regadío, en tanto
que en 1622 se propuso construir un canal hasta las Bardenas para rega r
los terrenos de una abadía que se proyectaba construir allí.

Otro proyecto con el río Aragón de protagonista data de 1702, cuando el


ingeniero real llamado Josef Estorguia, propuso -nada más y nada menos-
que el desvío completo del río Aragón. Mediante el cambio de su curso se
pretendía que discurriese por entero dentro del reino de Aragón, aprove-
chando sus aguas para transporte y regadíos . Esta propuesta fue hecha
suya por el (( Brazo de Caballeros Hijosdalgo », probablemente a causa de
los excesivos peajes que el reino de Navarra hacía pagar a los navateros o
almadieros aragoneses .
La «Memoria del Proyecto del Pantano de Yesa » contiene un plano fecha-
do en 1756, donde se muestra un proyecto para abrir una acequia tomada
del río Aragón en Tiermas, que continúa hasta Carcastillo y prosigue hasta
regar las tierras de las Cinco Villas aragonesas.

La colonización agraria en España tiene una larga trayectoria que se remon-


ta al siglo XVIII, época en la que se realizaron multitud de proyectos, entre
los que destaca por la relación que tiene con el Canal de Bardenas la pro-
puesta del capitán Monroy, que propuso la construcción de un gran canal
que partiese desde el río Aragón en el término de Ruesta a una cota sen-
siblemente parecida a la del actual Canal de Bardenas. Para su aprovecha-
miento proyectaba la construcción de 18 nuevas poblaciones entre las
Bardenas y las Cinco Villas, con una superficie total de 26.678 cahizadas
de 24 cuartales de nuevos regadíos, lo que suponía un total de 15.238 hec-
táreas.

12. Los antecedentes y la descripción del Canal de Bard enas y el emba lse de Yesa fu eron estudiados
por J.A. Bol ea en «Los Riegos de A ragón». Huesca 1986

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA y TI ER RA LAS INF AAESTA UC \!\J RRJANO
Placa del cajón con el proyecto original del Cana l de Bardenas.
Cajón con el proyecto del Canal de Bardenas.
Plano del proyecto original del Cana l de Bardenas. Obsérvese que la margen derecha del río Gá llego
se abastece desde el río Aragón. Era la la zona desestimada de Bardenas 111.

r. Lf\N Q GEN ERAL DE:. LB. ZQNF\ REGABLE.

z #R,f60Z/f 29 OE oli;,c,.,.,,u QL 1124.

/.o, lñ5;P,,t'rP/ 4 C.1m,;,"f

r/~átlttf/ii) ?~
' ¡-~
~::::, .-

-~~ -
j
i
!

.t

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA 110
TURRIANO
'•\
\

. .
\ ,5\ERFICIE. · REG/i\Bl-Er
1
Eo lio cpeoca de\ R,o flroión . . 21 58L.'o/ H~
.. \ .. 1 \ . ¡9rbo\ _ 85 941,, 3 ..
\.. , ,\ Gillle'.}o ....... 2 5. 2f3 'o
\ '\ \

ro1"1 \ . __.132 .738'3

f .. ~
;\ Zonei.5 re13eble.5 con e anal de Je,5 Bardeoe5 _.., l!:!!l,SI
lb.,< t'J.,;, . . ~... !; 1-t-• ~.J lñi7
~e1adc<5í,iéti,,;imente . .. ....... ....... Gti
\ . -~- --

L.

FUNDACIÓN
H-JANELO
AGUA Y TIERRA LAS INFAAESTAUC
'r'úRRIANO
DERECHA:Ortofoto de 1929 con los dos posibles trazados
del Canal de Bardenas a su paso por Sádaba.
Archivo CHE .

POBLACIÓN VECINOS CAHIZADAS HAS SUPNEC

BARDENA 1 166 2.988 1.711 10,3

BARDENA 2 166 2.988 1.711 10,3

BARDENA 3 166 2.988 1.7 11 10,3

SOFUENTES 144 2.542 1.455 10,1

PUILAMPA 80 1.296 742 9,3

CAMBRÓN 50 900 515 10,3

CAMBRÓN/EL BAYO 11 198 113 10,3

SANTA ANASTASIA 144 2.592 1.484 10,3

LOS BAÑALES 22 396 227 10,3

SAN BARTOLOMÉ DE BAYAS 25 990 567 22,7

MIRA 11 198 113 10,3

CANDUERO 39 702 402 10,3

EL BAYO 89 1.602 917 10,3

CANALES 83 1.494 855 10,3

ESCORÓN 89 1.602 917 10,3

AÑ ESA 72 1.296 742 10,3

PILLUÉ 11 1 1.998 1.144 10,3

POLA 81 1.458 835 10,3

Vemos que curiosamente las superficies a otorgar a cada colono eran simi-
lares a las que se dieron casi dos siglos más tarde, y la ubicación de las
nuevas poblaciones coincide en buena medida con las del INC.

Tras el entusiasmo ilustrado poco se hizo hasta que los regeneracionistas


volvieron a incidir en que la solución a los graves problemas que padecía
España solamente llegarían de la mano del agua .

En la segunda mitad del siglo XIX (1865) vuelve a intentarse la construc-


ción del anhelado Canal de Bardenas, esta vez con la forma de una socie-
dad concesionaria llamada «Canal Navarro Aragonés de las Cinco Villas »
cuyo proyecto de obras fue realizado por uno de los tres solicitantes,
don Antonio de Lesarri. Esta sociedad se enca rgaría de co nstruir la infraes-
tructura, a cambio de la concesión . de aguas y del pago de alfardas por
parte de los regantes .

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA 112 TURRIANO
FUNDACIÓN
JiiANELO
AG UA Y TIER RA LAS INFRAESTRUCT
'r'uRRIANO
Izau IERDA: Trinchera tras el acueducto sobre el río Onsella. Marzo de 1934.
Apertura del canal en el término municipal de Sos del Rey Católico en marzo de 1934.

DERECHA: Apertura del Canal de Bardenas en las inmediaciones de Castiliscar. Marzo de 1934.

Tras obtener la correspondiente concesión de aguas y los beneficios deri-


vados de la declaración de «utilidad pública», las obras no dieron comien-
zo, por lo que se decretó la caducidad de la concesión quince años más
tarde (1880) .

No duró mucho la inactividad, puesto que el «Plan Nacional de Obras


Hidráulicas», aprobado por R.D. de 25 de abril de 1902 incluyó entre sus
propuestas la del «Canal de las Bardenas de Yesa, de la Foz de Biniés, de
Salvatierra y de Usún », mediante la construcción del Canal y cuatro embal-
ses con una superficie regable prevista de 30.000 hectáreas en los térmi-
nos de Sos del Rey Católico, Sádaba, Uncastillo, Ejea, Tauste, Sangüesa,
Cáseda, Gallipienzo, Carcastillo, Mélida, Arguedas y Murillo, en las provin-
cias de Zaragoza y Navarra .

El primero de estos embalses se situaba en el mismo emplazamiento que


el actual de Yesa, el segundo embalse regularía las aguas del Veral en la
Foz de Biniés; el tercero estaría en el río Escá junto a Salvatierra y el cuar-
to en el Salazar a seis kilómetros aguas arriba de Lumbier.

Finalmente, en 1921 se presenta el proyecto de riegos de Bardenas por los


ingenieros Fél ix de los Ríos, Mariano Vicente y Antonio Colón, que plan-
teaba el riego de 130.000 hectáreas entre los ríos Aragón y Gállego .

A este planteamiento se opuso Manuel Lorenzo Pardo aduciendo que fal-


taba agua y que la presa de Yesa carecía de condiciones para su ejecución.
Esta pugna obedecía a dos intereses y conceptos distintos, puesto que
basándose en el citado «Plan Nacional de Obras Hidráulicas », los ingenie-
ros del Canal Imperial, preocupados por asegurar sus riegos de verano,
estudiaron como eficaz solución la construcción del «Pantano de Yesa » en
el río Aragón, cuyas aguas no eran suficientes para abastecer los riegos de
Bardenas y los del Ebro, especialmente cuando por entonces se presenta-
ba el Proyecto del Canal de Lodosa o de Victoria-Alfonso, que incidía en la
explotación del Canal Imperial al tener su toma aguas arriba de la de éste.

Por lo tanto, la pugna era por construir Yesa o el Pantano del Ebro, puesto
que no había dinero para ambos y se carecían de datos que confirmasen si
también había agua .

Finalmente, pasados unos años, y con datos ya de cierta fiabilidad propor-


cionados por las estaciones de aforo, se pudo determinar que había agua
para los riegos del Ebro, del Cinca y del Aragón .

Con el enlace de las aguas del Aragón y Gállego se culminaría el grandio-


so Plan Bardenas-Alto Aragón, con un total de 268.000 hectáreas regables,
de las cuales 257 .000 estarían en Aragón y 11 .000 en Navarra.

Esta cifra aún podría ser ampliada mediante los canales de Huesca,
Leciñena y Somontano de Guara, Jodas ellos basados en el aprovecha-
miento integral de las cuencas de los ríos Aragón, Gállego y Cinca.

FUN DAC IÓN


J UANELO
A GU A Y TIERR A 114 TURRIANO
FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA y TIERRA LAS INFRAESTRUC füRRIANO
IzauIERDA: La fotografía -de marzo de 1934- dice que se trata
de la excavadora de don Arturo Azorín .
Apertura del Canal de Bardenas a su paso por Biota en septiembre de 1933.
El canal tras su paso por Sádaba en marzo de 1936.
Por entonces aún quedaban viñedos.

DE RECHA: Excavadora en el canal en 1938.

LA UTOPÍA SE HACE REALIDAD


El proyecto inicial Canal de Bardenas fue realizado por los mismos inge-
nieros que el primitivo embalse de Yesa (don Félix de los Ríos, don Mariano
Vicente y don Antonio Colom) finalizándose éste en 1924.

Tras algunas modificaciones, la superficie regable fue modificada a la baja,


y frente a las 300.000 hectáreas en Monegros y 130.000 en Bardenas, la
superficie conjunta descendió hasta las 276.000 hectáreas.

Respecto al Canal de Bardenas, aún conservándose las finalidades del pro-


yecto de don Félix de los Ríos, de las 132.787 hectáreas previstas inicial-
mente, la zona regable por el Canal de Bardenas se redujo a 110.000 hec-
táreas.
Los ocho años previstos para la terminación de los trabajos, fueron
empleados para la aprobación del proyecto, que por fin logró el beneplá-
cito en el año 1932, el mismo en que comenzó a prestar servicio el
embalse de Alloz.
Tras el paréntesis de la guerra, se reanudan las obras, a partir de 1939,
en los cuatro primeros tramos (hasta el río Arba de Luesia) . Para enton-
ces ya se encuentran construidos 22 km y en construcción avanzada
otros 13,5.
La s obras fueron lentas porque se consideró que habían de acompasarse
a las de Yesa, y aún con el embalse en servicio, las aguas llegarían en esta
fase tan sólo hasta el Arba de Luesia, que era el final de trozo 4º del canal,
con lo que se regarían 70 .000 hectáreas, que eran las que consideraban
que mejor se acomodarían al riego.
Más adelante se juzgó conveniente adelantar las obras para poder dar
algún riego estacional con las aguas del río Aragón, que podría abastecer
al Canal hasta junio y así asegurar los cu ltivos de invierno y primavera.

En 1945 entró en servicio el embalse del Ebro, y en 1951 se promulga la


Ley de Colonización de zonas regables por medio del Decreto de 19 de
octubre de dicho año. Por éste es declarada de «a lto interés nacional» la
transformación de la . zona regable de la primera parte del Canal de
Bardenas, que comprende hasta el río Arba de Luesia .

En 1950 dirigía las obras del canal el ejeano Bias Berni y en 1953 eran 46
los chicos que se preparaban en el Instituto Laboral Agrícola pensando en
la inminencia del regadío.
Las obras se realizaron mediante los llamados «Planes Coordinados», ocu-
pándose la Confederación Hidrográfica del Ebro del embalse de Yesa y los
cana les principales, junto con las redes principales de acequias, caminos y
desagües. El Instituto Nacional de Colonización -que luego sería I.R.Y.D .A-

FlJN
. DACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA 116 TURRIANO
FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA LAS INFRAESTRUCT TµRRIANO
1zou1ERDA: Obras del canal en el término de Sos. Marzo de 1934.
Tramo del canal terminado en marzo de 1939.
Túnel terminado en marzo de 1939.

DERECHA: Hallazgos arqueológicos en el Saso de Biota,


junto al Monasterio del Cambrón. Marzo de 1934.

construiría las redes secundarias, obras complementarias, nivelación de


tierras, repoblación forestal, construcción de nuevos pueblos y asenta-
miento de agricultores en los nuevos regadíos.

Una de las tareas previas más importantes eran los trabajos de nivelación,
sin los cuales el regadío por inundación no tendría sentido, puesto que la
aspersión tenían entonces un precio desorbitado para la economía del país.
Estos trabajos adolecieron de un importantísimo defecto, como fue no
separar la tierra vegetal antes de nivelar, cuyas consecuencias se tratarán
con más detalle en el capítulo siguiente.

El agua se distribuía mediante las «acequias principales» desde los gran-


des canales hasta superficies de 240 hectáreas y este cometido era res-
ponsabilidad de la CHE . El INC se ocuparía de crear las redes necesarias
para distribuir las aguas por acequias hasta las parcelas de 1O ha y se rea-
lizaban los pequeños saltos de bancal a bancal, un trabajo imprescindible
para no abarrancar la caída del agua.

El INC hizo a sus expensas todos los trabajos auxiliares (acequias finales,
nivelaciones, etc .) para los colonos y propietarios de menos de 20 hectá-
reas, en tanto que a los particu lares se subvencionó con el 30 % de su
coste .

Tampoco en este caso fue fácil la transformación en regadío de buena


parte de aquellas tierras. Los sulfatos de los yesos atacan al cemento y
arruinan en pocos años cualquier obra apoyada en este terreno, eso sin
contar las simas que el agua abría en algunos campos . Esa es la razón por
la que se hicieron largos tramos de acequias aéreas con -el menor número
de apoyos posibles y donde además es muy fácil detectar fugas.

Finalmente se construyeron quince núcleos de población, de ellos diez en


Aragón (Alera, Bardena, Camporreal, El Bayo, Pinsoro, Sabinar, Sancho
Abarca, Santa Anastasia, Santa Engracia y Valareña) y cinco en Navarra
(Boyeral, Figarol, Gabarderal, Rada y San Isidro del Pinar), asentándose en
las t ierras adqu iridas por INC/1.R.Y.D.A., 1.267 familias de agricultores.

En mayo de 1958, el entonces ministro de agricultura Cirilo Cánovas, visi-


tó la zona regable de Bardenas, y las obras que eran responsabilidad de la
Confederación Hidrográfica del Ebro y del INC. El informe del estado de las
obras de la CHE era éste:
• La presa de Yesa estaba muy avanzada.
• El Canal de Bardenas finalizado excepto 9 km entre Sofuentes y
Castiliscar.
• La acequia de Navarra y el sifón de la Pardina estaban en construc-
ción al igual que las redes de desagües, acequias y caminos de los
cinco primeros sectores.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA 118
TURRIANO
FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA LAS INFRAESTRUCT iJi\¡JRRIANO
1zou1ERDA: Túnel del canal en Tm de Sangüesa. Septiembre de 1933
Apertura de túnel en marzo de 1934.

DERECHA: Nive lando la solera de un túnel en marzo de 1936.

Excavadora trabajando en el canal.


Boca de sa lida en el túnel de Caseda.

Respecto a las obras del INC, la situación era la siguiente: Había termina-
das unas 32.000 hectáreas con sus redes de acequias y caminos secun-
darios. Se habían terminado las obras en los pueblos de Valareña, Santa
Anastasia, Bardena, Pinsoro y Sancho Abarca, con un tota l de 507 vivien-
das y se habían nivelado 3.000 hectáreas en Navarra.

En aquella visita pudo contemplar el ministro la situación angustiosa


por la que pasaban las Cinco Villas, con cinco años sin cosecha en Bardenas y
la miseria asomando de nuevo cuando la guerra se había casi olvidado. A su
regreso, el ministro informó al Jefe del Estado y un mes después Franco visi-
taba la zona junto con los ministros de Agricultura, Obras públicas y el Ministro
General del Movimiento. De ahí salió el «Plan de Urgencia» para anticipar el
riego de al menos 20.000 hectáreas y preveía finalizar las obras pendientes
para el 31 de marzo de 1959, un año antes de lo calculado inicialmente .

Así, podrían regarse en esa campaña 21.000 hectáreas de cereal, pero


habría que intensificar la formación y la adquisición de materiales para los
colonos . El seguimiento de las obras era constante, y una buena muestra
son las visitas de los ministros de Agricultura y Obras Públ icas en enero y
febrero de 1959 respectivamente .

El 20 de enero de 1959, se realizó una nueva visita del Ministro de


Agricultura a la zona, pero esta vez ya tenía carácter de inspección final. Iba
acompañado del director y subdirector del INC, junto otros altos cargos de
la administración. Como anécdota, cabe resaltar que este viaje fue bastan-
te penoso a causa del intenso frío y aún más intenso viento, que bambo-
leaba los pesados todoterrenos como si fueran tartanas. Al final del día, el
Ministro dio un discurso en Ejea, para com unicar que los esfuerzos daban
resultado y la fecha prevista se mantenía pese a las dificultades.

Realmente no le faltaba razón; en cinco meses se habían terminado los 9


ki lómetros de canal y muy especialmente el paso por el Barranco de la
Gobernadora, donde la más moderna maquinaria, y el trabajo a tres turnos
de 600 personas habían conseguido lo que parecía imposible : terminar el
cana l para la primavera de 1959.

No es tan conocido es que buena parte de las obras fueron financiadas por
el «Plan Marshall » que destinó 39 millones de pesetas para el Sifón de la
Pardina o Cutillas, procedentes de los 294 millones de la enmienda
McCarran para obras hidráulicas . A esta cifra se le añadieron otros 1 .150
millones en créditos, de los que 500 fueron a parar a Bardenas .

El destino de la ayuda fue supervisado por Mr Fossum , que estuvo en Yesa


el día 7 y 8 de mayo de 1957 y varios representantes más, incluido el
embajador de los Estados Unidos en diversas ocasiones. Gracias a las
recomendaciones del Gobernador Civil, sabemos que para entonces aún
no se habían pagado los 40 millones de las expropiaciones por el emba lse.

FUNDACIÓN
JUA NELO
AGUA Y TIERRA 120
TURRIANO
FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA LAS INFRAESTRUC il:/¡JRRIANO
1zau1ERDA: Acueducto sobre el barranco de San Zoilo en las cercanías de Cáseda.
Sifón de Cutillas y partidor de las acequias de Navarra y Cinco Vi llas.

DERECHA: Acueducto sobre el río Onsella. Foto Coyne AHPZ.

OBRAS SINGULARES
DELCANALDEBARDENAS

LOS TÚNELES

No cabe duda de que si este canal no se había intentado hacer antes era a
causa de la desfavorable topografía, que obligaba a realizar varios túneles
y además en algunos casos por terrenos poco consistentes. Estos túneles
fueron las obras más complicadas del trazado del Canal, destacando los
siguientes:

El túnel bajo la Refaya. El primer túne l del cana l comienza a 500 metros de
la presa y mil metros más adelante sale un momento al aire para vo lver a
introducirse otros mil trescientos metros. Son por lo tanto unos 2.300
metros de túnel la primera de estas obras en el trazado del canal.

El segundo túnel es el de Javier, que comienza junto al castillo de Javier y


termina a 3,3 km, a la altura de Undués de Lerda .

Tras el acueducto sobre el Onsella, el canal sigue por su complicada traza


en esta zona y llega a Cáseda junto a la cual se encentra el túnel de su
nombre, una de las obras más singulares del cana l.

El túne l más largo y el más compl icado de construir fue este de Cáseda,
con 6.257 metros en un solo tramo. Nace cerca de esta población en las
proximidades de la bifurcación donde parte la carretera Na-5341 que con-
duce de Cáseda a Gabarderal y desde la Na-5340 que desde Cáseda llega
hasta San Isidro del Pinar primero y a Carcastillo más adelante .

Otro túnel importante es el de Marcuera, de casi 4 km.

También destaca el túnel de Farasdués, de 3,5 km de longitud, y existen


otros túneles menores Casti liscar y varios lugares más.

ACUEDUCTOS

El acueducto sobre el Onsella es la primera obra de importancia de este tipo


en el trazado del Canal, se trata de una obra de hormigón con una longitud total
de 540 metros construida por Antonio Cutillas tras serle adjudicada la obra en
junio de 1949 por algo más de diez millones de pesetas .

Otras obras de importancia son el acueducto del Barranco de Casti liscar,


de 105 metros de longitud, el Sifón del Riguel en Sádaba con su puente
para el camino de servicio y los acueductos sobre el Arba de Lu esia, Arba
de Biel y Orés.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERR A 122
TURRIANO
SIFONES

El Canal de Bardenas cuenta con dos importantes sifones en su recorrido.


El más importante es el Sifón de Cutillas en la acequia de La Pardina. Se
compone de dos tubos de 2.200 metros de longitud y 3 m de diámetro.
Otro sifón es el del Salobral o «Sifón de la Guitarra » por los seis tubos de
que se compone . Estos tubos son los que se eliminaron del primer sifón
de Cutillas.

OTRAS OBRAS

Destacan también algunas almenaras distribuidas a lo largo del canal y sus


acequias principales, entre las que cabe resaltar la primera de ellas, llama-
da de Galbarra, situada en el km 40 del canal.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA LAS INFRAESTRU CT jli!;IRRIANO
1
\
1

-/')
/
_.,,- -

; r \

j (
( -- ~ -
)

.,,
\
\.

..
~

\
~

\
I
¡
L 'I •\C uN)
JLIA I O /
R:!Al\fl
el agua no es todo

Al concluir la guerra civil, el primer tramo del Canal de Monegros entre la Sotonera y
Tardienta hacía dos décadas que se había terminado, pero apenas se empleaba. En t ant o,
los agricultores beneficiados con sus riegos no sólo no habían mejorado sino que la lle-
gada del agua había arruinado a muchos.

Las tierras bajas -que eran las mejores del secano- se habían encharcado y salinizado, al
igual que había pasado con anterioridad en el Canal de Aragón y Cataluña, que recient e-
mente ha cumplido el siglo de vida.

Costó años comprender que el agua no lo es todo, y que la formación era


básica para llevar a buen puerto el ingente esfuerzo realizado.

En octubre de 1930 se publicó en la Gaceta de Madrid la creación del


Centro Agronómico de Ejea , que debería servir para apoyar la transforma-
ción de agricultores de secano en regadío, para seleccionar semillas, así
como para investigar el rendimiento y la posibilidad de implantación de
nuevos cultivos .

Se justificaba la elección de Ejea por su céntrica situación respecto a los


nuevos regadíos y porque tras la transformación sería la población de
España con mayor superficie de regadío.

Por ello se estudiaron las características climáticas y la repercusión del


viento a la hora de establecer las dotaciones de 8.000 a 10.000 m 3/ha/año,
pero también se investigó acerca de las relaciones entre agua y suelo,
creando un mapa donde clasificaron las tierras en función de su erosiona-
bilidad, pendientes, escasez de tierra vegetal, etc. Se tomaron miles de
muestras de tierra y se comprobaron los efectos del agua sobre las mis-
mas, su estabilidad, permeabilidad y capacidad, que es la cantidad de agua
que puede retener sin que se pierda por efecto de la gravedad, lo que per-
mitía saber con precisión el volumen de agua máximo para no perder fer-
ti li zantes y agua inútilmente . Estos resultados obtuvieron unos índices de
entre 1 .000 y 2.900 m 3 por hectárea .

También se estudiaron los abonos más apropiados y la cantidad precisa


que necesitaba cada tipo de tierra, pero al final , la conclusión de Fél ix de
los Ríos fue que el factor humano era más importante que el clima y el
suelo.

Otro problema fue el de la propiedad de la tierra, no sólo por los derivados


de la lógica resistencia de los grandes propietarios a quedarse tan sólo con
30 hectáreas, algo que apenas sucedió porque todos vendieron o repartie-
ron entre familiares, sino a causa de la difusa propiedad municipal en
muchos comunales.

FUNDAC IÓN
J UANELO
AG UA Y TIERR A LOS DUROS COM IE il!tJ RRIANO
1zou1ERDA: Trabajo de encofrado en el acueducto de Tardienta durante 1935.
Archivo Coyne AHPZ.

DERECHA: Nivelación de tierras en los años 60. A rchivo CGR Bardenas.


En muy poco tiempo el secano dio paso al regadío y los animales
dejaron de convivir con los tractores.

FUNDACIÓN
.JUANELO
AGUA Y TIERRA 128 TURRIANO
Siglos de propiedades comuna les cedidas a particulares que las manejaban
como propias y apropiaciones más o menos consentidas a lo largo del
tiempo, tuvieron como consecuencia un tremendo laberinto acerca de la
propiedad de las tierras y del derecho de los vec inos a explotarlas.

Finalmente, se optó por expropiar todos los bienes de propiedad municipa l


situados a menos de cinco ki lómetros del casco urbano, dando preferencia
a los usuarios de las tierras expropiadas a la hora de entregar los lotes de
colon ización.

Faltaba lo más importante, que era poner en explotación las tierras trans-
formadas . Para ello se compararon diferentes modelos, según se hiciesen
las labores agrarias con maquinaria o a mano, o bien con maquinaria coo-
perativa o propia.

La intenció n de los diseñadores de los planes de co lon ización era crear


explotaciones al estilo centroeuropeo, donde la ganadería y la agricu ltura
convive n y compleme ntan de un modo muy diferente al del secano y el
ovino, cambiando el modo de producción de forma que piensos y forrajes
se producen y consumen en la propia explotación.

Las cifras que daba Fél ix de los Ríos eran elocuentes: el «peso vivo» o pro-
ducción animal por hectárea de secano era de 4 a 14 kg, que en regadío se
disparaban hasta los 300.

Una vez que se ten ía el agua y conocía n los datos de productividad de la


ti erra, el problema era disponer de capita l suficiente para comenzar la acti-
vidad, especialmente cuando los nuevos co lonos eran mayoritariamente
pobres .

Las explotaciones precisaban de carísima maquinaria y aperos agrícolas


cuyo coste por hectá rea y año estaba muy lejos de las 5.000 a 6.000 pese-
tas que se precisaban en los secanos . El regadío necesitaba de entre
20.000 y 40.000 pesetas por hectárea y año, dependiendo de la mano de
obra que pudiera aportar la familia , y su coste para el Estado se calcu ló en
73.000 pesetas por cada hectárea.

Lo más interesante es que para un lote de 20 hectáreas, harían falta unas


600.000 pesetas de inversión inicial, cuando las expectativas de produc-
ción osci laban entre 20.000 y 100.000 pesetas por hectárea, es decir entre
400.000 y 2.000.000 de pesetas de ingresos.

Esto suponía que con esta inversión se asumían riegos im portantes para
las fam ilias de los co lonos, que en casos extremos no sólo no ganaban un
céntimo tras un año de trabajo, sino que además veían aumentada su
deuda y pasaban con mucha facilidad al grupo de los «amorosos», como
contaba José Guare.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA LOS DUROS COMIE 21lURRIANO
IzauIERDA:La fábrica de prefabricados Precon
se afanaba por suministra r acequ ias para el lNC.
Fotografías de José Borobio, por gentileza de Pilar Borobio. ·

DERECHA: Lecciones acerca de la nivelación de terrenos.


Archivo CHE.
La nueva y potente maquinaria del lNC nivelaba
a un ritmo desconocido hasta entonces.
Archivo CGR Bardenas.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA 130 TURRIANO
Estos mismos razonamientos servían para las explotaciones de entre 30 y
100 hectáreas, que a cambio de un mayor rendimiento por hectárea, pre-
cisaban de inversiones (y riesgos) muy superiores.

Una vez realizada la red de acequias principales, secundarias y brazales,


establecidos los lotes de tierras y las viviendas, faltaban detalles menores
pero fundamentales, puesto que sin una red de caminos, el acceso a las
nuevas poblaciones, y desde éstas a las parcelas complicaba mucho la vida
en estos nuevos pueblos.

Llegada la hora de sembrar aquellas parcelas llegó uno de los mayores


quebraderos de cabeza para los primeros agricultores, y fue el resultado de
la nivelación sin separar la capa fértil de la tierra en los nuevos regadíos.
Eso significó que en función del reparto de la tierra vegetal, se dejaron
unas parcelas yermas y otras extraordinarias, aunque lo habitual era que
-salvo en pendientes importantes- la parte más baja del terreno original se
rellenase con la tierra vegetal, dejando la parte rebajada casi improductiva
al carecer de nutrientes.

No resulta difícil imaginar la escena de ver a los agricultores sorprendidos


porque el mejor trigo naciera en los ribazos donde se había depositado la
tierra recogida de la parte superior de la parcela .

La experiencia de otras épocas, cuando no se tuteló a los agricultores, fue


desastrosa, no sólo porque únicamente los más acomodados pudieron
hacer frente a los gastos, sino porque inmediatamente las mejores tierras
quedaron inutilizadas.

Pero no fue únicamente a causa de ese defecto tan común de pensar que
más agua equivale a más cosecha, sino porque tampoco se pensó en la
necesidad de una red de drenajes que desaguara el exceso de riego, dre-
najes que también eran fundamentales para eliminar la inevitable saliniza-
ción que se da en estos terrenos si el agua no arrastra las sales hacia el
subsuelo.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA LO S OUR OS COMIE
WiRRIANO
1zou1ERDA: Acequia construida por «Precon ».
Fotografías de José Borobio, por gentileza de Pilar Borobio.

DERECHA: Ejea recibió miles de visitantes de las poblaciones limítrofes,


donde destacaban las pancartas de Tauste, que por entonces no regaba nada
con el Canal hasta que no se terminara la Acequia de las Cinco Villas.
La prensa nacional se hizo eco de la inauguración del sistema de Bardenas.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA 132 TURRIANO
el primer viaje del agua de Yesa

Hemos visto que las obras del canal fueron más rápidas que las del embal-
se de Yesa, por lo que fueron las complicaciones de todo tipo en la presa
quienes dilataron tanto la puesta en servicio del Canal.

Finalmente, el día 9 de febrero de 1959, el general Vigón -que por enton-


ces ocupaba el cargo de Ministro de Obras Públicas- recorrió el Canal de
Bardenas desde la última parte terminada hasta la presa de Yesa, un reco-
rrido que costó 6 horas de jeep bastante duras, pese a lo cual llegó puntual
a la cita de las cinco de la tarde en Yesa. El ministro visitó la presa recien-
temente terminada, y ante fotógrafos, periodistas y las cámaras del
NODO, cerró las compuertas del embalse y las aguas del río Aragón
comenzaron a quedar retenidas en su vaso.

El 8 de abril es una fecha memorable para los usuarios del Canal de


Bardenas, puesto que significaba el final de una época de incertidumbres
-e incluso severas penurias- y a partir de cuando pasaron de mirar al cielo
implorando la lluvia, a tener el agua a voluntad a pie de campo . Del cambio
del barbecho por el regadío intensivo, de la mula por el tractor y de la roga-
tiva por la tajadera. RADICALES MEJORAS
DEL REGIMEN EN LOS
A las 9, 15 de esa mañana del día 8 de abril, el general Franco llegó a la REGADIOS DE ESPAÑA

presa de Yesa tras haber partido del castillo de Javier, donde había per-
noctado, y desde donde salió en dirección a la presa acompañado del
general Vigón y otros importantes ministros como Camilo Alonso Vega
(Gobernación) Cirilo Cánovas (Agricultura) y una pléyade de directores
generales .

En la presa fue recibido por el Arzobispo de Pamplona, gobernadores civi-


les navarros y aragoneses, presidentes de las diputaciones provinciales y
varios miles de personas procedentes de las poblaciones navarras más
cercanas .

Sin más preámbulos Franco se dirigió a la sala de control de la presa y tras


la bendición arzobispal pulsó los botones que abrían la toma del canal y a
las 9,20 las aguas comenzaron a fluir por el canal de Bardenas .

Tras esta ceremonia, Franco comenzó su viaje triunfal hasta Ejea de los
Caballeros, cuya caravana había pasado antes por Liédena, Sangüesa,
Cáseda, Carcastillo, Sádaba y Biota, deteniéndose en un mirador que se le
había preparado en El Bayo y abriendo la compuerta de la acequia A-4 .

Desde allí llegó Franco a la población bautizada como Bardenas del


Caudillo, donde le esperaban las autoridades aragonesas y donde dio el
título de propiedad a los habitantes de la población y donde el ministro de
agricultura pronunció un discurso que fue reproducido en la prensa de la
época.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA LOS DUROS COM IE URRIANO
1zou1ERDA: El acueducto sobre el Onsella era un lugar muy visitado
por los vecinos de las poblaciones cercanas.
En un país que acababa de salir de la miseria de la posguerra,
un sistema de riegos de esta magnitud permitía mirar al futuro
con optimismo. El hambre pertenecía ya al pasado.

DERECHA: Evidentemente, el Heraldo de Aragón destacó la noticia.

EL NACIMIENTO DE UN. NUEVO ARAGON

S;E. el Jefe del Estado inauguró en el día de ayer


el pantano de Yesa y el canal de las Bardenas.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA 134 TURRIANO
HERALDO DE ARAGDI
DIARIO DE LA MAf:IANA.-EL MAS ANTlGUO · DE LA REGION ARAGONESA
e..= . .Y

-
~:',,,.~V;;;,.~ú~ Jl.i!,9 -Apartado 175.-Teléloo_o-21858.
. -· - ··
ZA.RAGOZA, Joeves-9 de abril de 1959.
·-·
Redacc!On, Mmtotstrarióo e Imprenta: INDEPENDENCIA. 29.
·a

rranrn inau1ur~ ayer el PHtano ~e Yeia yel ~nal ~1 lai br~mi


11
Es de las obras más grandes que el hombre ha acometido, ·no solamente en nuestra nación, sino en la propia Europa''.
dijo el Jefe del _Estado en su trascendental discurso desde el Ayuntamiento de EJea de los Caballeros
En Bardenas del Caudillo, S. E. hizo e_nfrega de los títulos de propiedad a los mievos colonos, y el ministro de Agricultura pronunció
un discurso. - El Generalísimo abrió solemnemente ,las compuertas del Pantano .de Yesa, y el Arzobispo de Pamplona bendijo las obras
Apoteooico recibimiento en EJea de los Caballeros. y en todas tas zonas de Bardenas YMon_egros vtsltadas.-_En las proxtmtdades de Tardtenta tnangur6 las obra.1 de la nuera toma del Canal
del F!umen. ~ Le acompañaron en toda esta memorable y ttlun/al Jornada, los ministros de Gobernación. Obras Pllbllcas y Agrlcnl_tnra; suhlecretartos y directores geoerales de los departameotos
(D1 nautro rtJador •••iaJ~ .,j,,cial,
lo,l M.' Doña!,)
ª'C i.o ~
fl f'I\ N rdc« 11.t trnrn lltbl..;.f'IIII'
kftpfrio.N t
t: ~ ! "n~r!!:~.a 11~1~ ,' 'l:';. ,.6~ rf'J~o/: ~ ~'!;'ji
r,,iti,,,.
1

';,'íCt: :..JM.,:•,ocl~=~ · ,,r por lo ""' Um. iulor "" io _Clf

f'l .-1~.: i ~~=~at~1"J 'd!111un'~d~m~!!~~&','~~! 11 ?,',;!,~ :J


:'c!7-d~IKl1CdtclnL."flf4 • m b Cllt grla dd 111,M -1, ; 11• tué'llo, ,,,.
rroncoh.a wrl to o rfQ)ITff oAo,a,oa nla.,a:11/flr,ct-1!14 , Jwi b1r ,o-
:~:u;:P.:"°"",~"'!º:~,!"':::::""• dn pv,, IU odio aun-. ¡,,, -

~r:~.1~ •~~~',a=~~I:';~ p~rta, al . ~n~ : ; pNJfdtMf dr


:'tot~,~~•;~c~~J,t~ ICU ~ •:· ~~•i!J•;:i,~~·,~~l~c:~od:::,'.!"
pUG IIIIII N'1C.Cltln11 dr/hUlll-'O.-i1i •,o

:.~~':~~~~:~=:s!~r~t~
e~ '4 ftN:U/u..olorqu r /o,~.., • m•
,.,.. •l.-:1d1/iud1.11a11.1or ldaitu c,a,.,..

=~
et n u dt a. qu k n di Jot1n11 !-"" run111 w~1bl4ron dnlro 4 1 11,1 111 .
~º ~~~~.!'~a
"J, ~='ro'.:1~~•"'X,;~j~'!!u~1 '; :":.!';
cfld do1 1, rct111 df 111,!fo.
1
1~ ~~: 11
rt/ur1roa,h1'1olr•,conet11 nda vro!irr

~;:ro\~~~rt::~~1.
~ 11 e::.i::,_,;.
~1tj,; 1,f:' 0
J'; ~~::,;:ia~:i.i~i:.:!~":JiflE
11~
11
:•,,:•,~~ up¡,o o 11141.
1
Out 1ircnllo u, rr. 11, .

( ~':;a:;1:ip~':.:'1: •,an do n d1"ano deldt el bale-O• 4rl Ar'lln l&llllfllfO "- E~t~:!: ~=:-no, ;i~cf.i:t~i::~~~ a: rAHTANO_:I!· T!'::u· ADk!:

,_, ,. ,. obriI ,1, 195& . HII.ALDo· DI ARAGON Pir!M 7

merecía esta suerte~·


EN EL PUEBLO DE

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA LOS DUROS COM IE fu RRIANO
1zau1ERDA-DERECHA: Años antes de que llegaran las aguas de Yesa,
la expectación creada por el Cana l trascendía la zona afectada.
Archivo de José Borobio, por gentileza de Pilar Borobio. ·

~lgma 8·º' ~- · ., -. ··~· E I:: c. Ñ:o' T 'i .C··l E~R,O :' .. Dii.t~;J-.:2. -fde\febre'i'¿··c1.e· 195JÍ. :,::~;.- .

.PiWt:Uf ·1tt011 :llíUtltllIIUJ#JUUilA]HJffltlñl lBklRil··

FUNDACIÓN
J UANELO
AGUA Y TIERRA 136 TURRJANO
.,.
... . >.
. · ~•./ ~- ~

Lun.~_s, dí;i-22
1000 .-P :.ARES
·' .. ?im DIAs , n.A'l!ÓN
=.7~&'=""°'"!'0""';= ~ ~ ~ ~ 1#'~...;.,..°""..,_.~®""'"'fl,~: '.! ··a 12 ·p~!:as ~.AR:
. ,< -Má~te;, · dia- 23 ,_ ,
·_ '. G ,E'6 R G E"TT E

i.
.:~R::;~:-=~-¡, ~ .
¡.
1
i
t
~-

FUNDACIÓN
JUA NELO
AGUA Y TIERRA LOS DUROS COM IEN fURRIANO
IzauIERDA Estancia del General Franco en Ejea y Bardenas el día 8 de abril de 1959. Archivo CGR de Bardenas

DERECHA: Logros tan importantes como la Cooperativa Virgen


de la Oliva de Ejea no habrían sido posibles sin el Canal de Bardenas. Arch ivo Cooperativa Vi rgen de la Oliva.
Lápida conmemorativa de la inauguración de Bardena el día 8 de abril de 1959.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA 138 TURRIANO
A Ejea llegó Franco poco antes de las 14 horas, siendo recibido por su alcal-
de de entonces, Mariano Alastuey. Tras los discursos de ambos, Franco se
puso en marcha en dirección Huesca para ver las obras del canal de
Monegros, acud iendo a dormir al Monasterio de Cogullada en Zaragoza.

Las escenas de júbilo con la llegada del agua por el canal eran constantes
en cada población, desde los atrevidos que se metían en el agua, hasta los
que hacían carreras por el cauce delante de la vanguardia del agua, como
se cuenta que hicieron los jóvenes de Rivas .

En la primavera de 1959 llegaron las primeras familias de colonos proce-


dentes de Tiermas a El Bayo y se inauguró la fuente luminosa de Ejea con
motivo de la llegada del agua al término municipal. Para octubre ya esta-
ban asentados los colonos en El Bayo, Bardena y Santa Anastasia, aunque
los dos últimos núcleos carecían de energía eléctrica .

La llegada del agua del Canal de Bardenas (entre 1958 y 1962) transforma
completamente la sociedad agrícola de Ejea y su entorno . Como resultado
de ello, en octubre de 1962 se propone la instalación de una deshidrata-
dora de alfalfa y un secadero de maíz como primeras actuaciones para la
adaptación de la Cooperativa Virgen de la Oliva de Ejea, la más importante
de la zona regable . Para ello se entablaron conversaciones con el ayunta-
miento de Ejea y las cooperativas de Tauste y Mallén, debido a su larga tra-
dición de funcionamiento en sistema de regadío, y porque, además, con-
taban con deshidratadoras y secaderos en funcionamiento.

En abril de 1962, el Heraldo de Aragón hablaba del «milagro aragonés » al


referirse a Ejea, que gastaba mensualmente un millón de litros de gasóleo.
Ese artículo comenta los periodos de optimismo desbordante y profunda
depresión por los que ha pasado la población, que en esos momentos
vivía una acuciante necesidad de mano de obra, que se cifraba en 5.000
personas .

El problema era de difícil resolución puesto que faltaban viviendas que aco-
gieran a los futuros vec inos. Es decir, que en pleno éxodo rural hacia las
grandes ciudades o al extranjero, en Ejea y la zona regada no sólo no se
emigraba, sino que se acogía nuevos vecinos, con la particularidad de que
a los tres meses de residencia todos tenían derecho a una hectárea de
regadío, por la que tenían que pagar entre 300 y 1.000 pesetas .

FUNDACIÓN
JUA NELO
AGUA Y TIERRA LOS DUR OS COMI E jg.JRRJANO
IL '\i)ALIO'<
JUAMIO
URRIAM>
'. •

FJ.,NIJAUO"I
JLIAMLO
TURRIAl\O
secano, huertas y remolacha

Con anterioridad a la puesta en servicio del Canal de Bardenas, exist ían en la zona que
luego sería dominada por éste, pequeñas superficies de regadíos tradicionales ali m enta-
dos con las casi siempre escasas aguas de los ríos (Riguel, Onsella, y ambos Arbas) junt o
con algunas fuentes y arroyos.

Los cultivos se limitaban al secano y las pequeñas huertas repartidas por


el territorio que apenas generaban excedentes para vender, aunque tam-
poco se deben olvidar los viñedos, que tras la plaga de la filoxera no vol-
vieron a recuperarse y lo poco que lo hizo desapareció por completo de la
zona regable con la llegada del agua y se mantuvo de forma testimonial en
algunos secanos. Ahora vuelven tímidamente a resurgir con nuevas varie-
dades en nuevos proyectos empresariales que han recuperado la antigua
tradición vinícola de la zona tras haber sido prácticam ente testimon ial.

La ganadería era la actividad más extendida, aunque las roturaciones poco


a poco reducían la superficie destinada a pastos.

La llegada de la remolacha dio un fuerte impulso a las zonas donde se


implantó su cultivo, no sólo por el componente económico derivado de la
producción y la mano de obra necesaria, sino porque comenzó a mover
también las industrias auxiliares de la zona y fue el detonante para la lle-
gada del ferrocarril, cuyas obras terminaron el 30 de marzo de 1915.

En 1924 contaba el Heraldo de Aragón que el cahíz de trigo tenía unos cos-
tes de producción de 240 pesetas para un rend imiento de 600 kg por hec-
tá rea . Como el trigo se pagaba a 0,48 pesetas/kilo, el beneficio neto era de
48 pesetas por cahíz.

Las fluctuaciones en las cosechas eran constantes, como por ejemplo en


1931, cuando en las Cinco Villas se recogió solamente el 65 % de la reco-
gida en 1930. Por entonces en Ejea se cultivaban 30 .000 hectáreas, de las
que tan solo regaban 2.000 .

En 1933 la cosecha de cereal volvió a ser desastrosa en las Cinco Villas,


pero la esperanza en los regadíos del Canal de Bardenas mantenía viva la
ilusión . Poco imaginaban que esa agua que veían tan cercana aún tardaría
35 años en llegar.

Antes llegó a Ejea la cerveza La Zaragozana que el agua de Bardenas, y en


las fiestas de 1935 los ejeanos pudieron beber cerveza de barril gracias a
Manuel San Juan, propietario de la fábrica de gaseosas de la Plaza de la
República . En las fiestas de ese año, el poeta local B. Moreda Eguren loaba
así a las obras del embalse de Yesa ' 3 :

13. Heraldo de Aragón, especial fiestas de 1935.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA LA S GE N TURRJANO
1zau1ERDA: El auge de las azucareras significó un gran impulso
a la economía de las zonas de su entorno. Archivo de la CH E.

DERECHA: La agricultura es una actividad con gran inercia, pero puede adaptarse
a las necesidades que imponen los cambios en nuestra sociedad.
Cereal, remolacha, maíz, alfa lfa ... , quizá mañana sean los cu ltivos
energéticos quienes marquen el aspecto de la zona reg able . Archivo de la CH E.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA 144 TURRIANO
A la villa de Ejea ante la magna obra del pantano de Yesa
¡Nobles hombres del alma aragonesa!
¡Villa invicta de nobles caballeros!
¡ Uníos todos fuertes cual guerreros,
Valientes propantano de Yesa !

Formad con vuestros pechos esa presa,


Que es el seguro de vuestros graneros .
Que de pobres en ricos herederos
Va a convertiros la elevada empresa.

Y veréis vuestro Ejea tan querido


Que hoy es por la desidia inmensa estepa,
transformado en un gran vergel florido.

Produciendo la t ierra hoy seca y dura,


el mejor árbol y la mejor cepa:
obra y gracia del hombre con natura.

Concluida la guerra, la zona que domina actua lmente el Canal de Bardenas


no tenía nada que ver con la actual. El cultivo principal era el trigo de seca-
no, un producto que si el año venía mal no se cosechaba ni una espiga en
toda la zona. La cebada era algo más agradecida, y por malo que fuese
el año siempre se cogía algo. Había muy pocos olivos y casi nada de vid.
Sólo en la huerta se cultivaba lino, cáñamo, garbanzos, alberjas, lentejas y
patatas.

La situación para los pequeños agricultores era normalmente mala, aunque


de vez en cuando unas lluvias a tiempo hacían que se pudieran pagar las
deudas de los años malos y se viera la vida de otro modo. Si la vida para
los propietarios modestos era muy dura, cuesta imaginar lo que sería para
los labradores y jornaleros sin tierra, en los años duros de sequías, plagas
o heladas.

La puesta en servicio del Canal de Bardenas provocó en poco tiempo un


cambio espectacular, y de los 350 kilos de trigo por hectárea que se reco-
gían muchos años (70 en algunas ocasiones) en el Saso de Ejea se pasó a
los 6.000 cuando llegó el agua.

La propiedad en las zonas de riego seguro estaba muy repartida -salvo en


las grandes fincas que se mantenían desde su entrega a la nobleza tras la
reconquista- y estaban compuestas por parcelas de pequeño tamaño. El
segundo esca lón del regadío, estaba dedicado a riegos eventuales de pri-
mavera con el fin de asegurar la cosecha de cereales principalmente.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA LAS GEN TURRIANO
El secano de las Cinco Villas tenía una composición de la propiedad muy
distinta del regadío. En 1953, existían 26 propietarios con más de 250 ha
que se repartían de la siguiente forma:

Había 23 particulares que poseían 10.000 hectáreas en total, con una


media de unas 435 hectáreas por propietario, aunque ninguno llegaba a las
800, únicamente había dos en Ejea y tres en Tauste que superaban las 500
hectáreas.

Los mayores terratenientes de la zona eran también los tres ayuntamien-


tos más beneficiados por los nuevos regadíos (Sádaba, Ejea y Tauste) que
poseían casi el 25 % del total de las nuevas zonas regables. En aquella
época sus propiedades sumaban la importante cifra de 18.000 hectáreas
de tierras comuna les que hasta entonces eran cultivadas por los vecinos a
cambio de pequeños alquileres.

Los regadíos que posibilitó el canal de Bardenas tuvieron una notable


repercusión en la demografía de su zona de influencia, que por otra parte
era de las más castigadas por la despoblación.

La estructura de la propiedad camb ió notablemente, a partir de los planes


de colonización, puesto que antes de la puesta en regadío de las 40.000
hectáreas remodeladas, éstas se repartían entre tan sólo 166 propietarios.
Tras su transformación, fueron ya 1.245 las personas poseedoras de fincas
con capacidad de sostener al menos a una familia. Eso significa que hasta
entonces, el 75 % de la superficie a transformar estaba en manos de pro-
pietarios de más de 30 hectáreas y el 25 % restante formaba minifundios
que no podían mantener a una familia y únicamente generaban recursos
suplementarios.

Tras la puesta en servicio del canal de Bardenas, la superficie en manos de


grandes propietarios se redujo del 75 % al 30 %, repartiéndose el 70 %
restante entre los antiguos propietarios y los nuevos colonos, que supo-
nían el 36 % del total de la zona.

La impresionante transformación vivida en la mayor parte de los afortuna-


dos lugares donde llegó el regadío es indiscutible. En las poco más de tres

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA 146
TURRIANO
DE IZQUIERDA A DERECHA:
Del primer tractor de Arana a las modernas
y pot entes niveladoras y del trillo y el secano a las acequias
y el regadío. Todo ca m bió en Bardenas.
Arch ivo CGR Bardenas.

décadas entre los años cuarenta y setenta del siglo XX, tuvo lugar una
gigantesca transformación que trajo como consecuencia la creación de
unos tres centenares de pueblos en las cuencas hidráulicas sobre las que
se actuó, fundamentalmente en Andalucía, Aragón y Extremadura.

Los cambios económicos, sociales, medioambientales y paisajísticos fue-


ron espectaculares y tuvieron gran repercusión en el entorno donde se rea-
lizaron, pero su influencia se extendió mucho más lejos, puesto que estas
enormes obras fueron las responsables en buena medida de la moderni-
zación del parque de maquinaria de las constructoras españolas y el ger-
men de industrias de todo tipo. Desde las factorías de prefabricados de
hormigón a los talleres y concesionarios de maquinaria. Lo mismo puede
decirse de la ingeniería e incluso de la arquitectura, puesto que la última
década ha puesto de moda el tipo de construcción que se implantó en los
pueblos de colonización hace ya medio siglo.

Actualmente en las Cinco Villas el 46 % de sus tierras están cultivadas


y de ellas 67 .725 ha regadas . Ejea es el municipio con más superficie en
cultivo, puesto que representa el 29 % del total de la comarca. Después
está Tauste (18 %), Luna (1 O %), Sádaba (7 %) y Biota (6 %) . Estos cinco
municipios representan el 72 % de la superficie cultivada de las Cinco
Villas.

De nuevo Ejea, con 32 .063 ha, es el municipio con más superficie regada
de Aragón y representa el 47,35 % de la superficie de regadío cincovillés.
Ta uste riega 13.867 ha (20,4 %) y Sádaba 7.417 ha (11 %).

En secano, el cereal ocupa el 94 % de la superficie dedicada a los cultivos


herbáceos; sin embargo, en regadío la superficie de cereal se sitúa en el
58 % y la de forrajes (alfalfa) el 30 % .

Una de las producciones más afamadas de Bardenas es su arroz, cuya


cosecha de 2008 ha sido de unas 8.000 tm, de las que el 80 por ciento del
grano fue de la variedad Guadiamar, el 1O por ciento de Novo Maratelli y el
resto del arroz se repartirá entre Loto, Creso y Licio, aunque éste último de
forma testimonial .

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA LAS GE 1füRRIANO
1zou1ERDA Paso del Cana l de Bardenas bajo el río Rig uel en Sádaba
recien terminado . Foto Archivo Coyne AHPZ.

DERECHA: De la red de acequias secundarias se responsabilizó el INC.


Archivo CGR Bardenas.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIE RRA 148 TURRIANO
la colonización

Los diferentes estudios realizados y las opiniones vertidas respecto al episodio de la colo-
nización son muy diferentes según quienes la cuenten, y muy especialmente desde la
época en que se hicieron, aunque quizá la visión más aproximada a una realidad vivida
desde muy cerca, y acaso por ello también la más crítica, es el magnífico t rabajo de José
Guare Pérez 14 •

No fue un camino de rosas, y aquellos primeros colonos tuvieron que pelear


duramente contra unas tierras improductivas, contra un entorno depri-
mente y también con otro poderoso enemigo como era con el desarraigo.

Tras estos cincuenta años, los co lonos y pequeños propietarios han visto
como la situación del campo ha pasado por múltiples circunstancias, unas
mejores y otras no tanto. Sin embargo, muchos aún recuerdan las risas
cuando en una de las visitas oficiales alguien les dijo que algún día cam-
biarían el carro o la bicicleta por el automóvil.

La llegada de los colonos a los pueblos fue gradual. Unos llegaron pobres
y otros no tanto, los había esperanzados, aunque la mayor parte tenía un
importante nivel de desconfianza. Circunstancia que se acentuó cuando se
encontraron con que el INC no era una institución caritativa, sino que su
esf uerzo sería determinante para devolver E'll adelanto que se les hacía.
Nada se les rega laba y el tesón sería una virtud fundamental para salir ade-
lante .

Los pueblos vacíos se fueron llenando, primero las escuelas y luego se


fue ron abriendo los teleclubs y las bibliotecas que animaban el ocio de
aquellos años.

Poco a poco los campos van dando sus frutos y comenzaron a llegar a los
nuevos y viejos pueblos las primeras motocicletas, radios, máquinas de
coser y televisores, a la vez que comienzan las mejoras en sus casas.

Dicen qu ienes vivieron aquel los años, que sólo había que ver a los niños
en la misa de los domingos para comprender la evolución de la zona.

Salvo en El Bayo, que fue colo nizado con personas que en su mayoría pro-
cedía n de Trermas, el origen mayoritario de los colonos en todas las nue-
vas poblaciones fue Ejea de los Caballeros. El resto de los habitantes era
asimismo originario de las Cinco Villas y aledaños (Castejón de Valdejasa,
Sos, Rivas, Uncastillo, Biota y Luna) aunque también había colonos prove-
nientes de la zona anegada por el embalse de La Tranquera (que anegó las
aldeas de Cocos y Somed) y vivían en Nuévalos, Carenas o lbdes . Su

14. José Guare Pérez. Los colonos Pioneros de las Bardenas. Ayuntamiento de Ejea; 1992.

FUN DAC IÓN


J UANELO
AGUA Y TIERRA LAS G
\48RRI ANO
1zou1ERDA: Diversos proyectos para los pueblos de colonización.

Archivo INC.

DERECHA: Ortofotos de San Isidro del Pinar, antes y después de su construcción (1957-2007).
Gobierno de Navarra. Sistema de Información Territorial de Navarra (SITNA)

r1fjtt, . · .i, -ti -~ --

--jl HCCldJ,,I A•& , .

·_;;:;¡.·.··· ..:'-.....__..:; _ --

. ·· .· . t .. : : t,c
. i.. ·.... . .- "., , ~ ' . . .. .' '. . ... .

\fr~;·~;¿.,_==?.j
>¡Q=Mp:~;;dt-••~•~ _;. ~-t?i:/~'-"'j'·'
V ~-
-1~~~

\ . -·.. .·.·

\:·:·

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA 150
TURRIANO
presencia se justificaba por ser conocedores de los sistemas y cu ltivos tra-
dicionales de regadío que tan ajenos resultaban a muchos de sus nuevos
vecinos .

La puesta en riego de una gran superficie de secano, como en el caso de


Bardenas, tuvo como consecuencia un tremendo cambio en la ordenación
de l territorio. Nuevas lindes, caminos, producciones, pueblos .... Ya vimos
que incluso la fauna y la flora cambiaron, aunque ahora parezca que siem-
pre ha sido todo tal como lo vemos.

FUNDACIÓN
J,\.J,ANELO
AGUA Y TIERRA LAS G
ftJRRJANO
IzouIERDA: Los cami nos para ir al secano son m uy largos, pero los
del regadío precisan no estar m uy alejados de las viviendas.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA 152
TURRIANO
una nueva organización territorial

Las tierras de secano podían estar muy alejadas de la vivienda del agricultor, puesto que
los trabajos eran puntuales y tras el arado y la siembra, lo único que podían hacer hasta
la siega era rezar porque la sequía, las tormentas o las plagas no acabaran con su traba-
jo. Sin embargo el regadío exigía que la vivienda estuviese lo más cerca posible de los
campos.

Las tierras de secano podían estar muy alejadas de la vivienda del agricul-
tor, puesto que los trabajos eran puntuales y tras el arado y la siembra, lo
único que podían hacer hasta la siega era rezar porque la sequía, las tor-
mentas o las plagas no acabaran con su trabajo . Sin embargo el regadío
exigía que la vivienda estuviese lo más cerca posible de los campos.

Cómo debía ser esa vivienda fue objeto de muchos debates. ¿Era mejor la
vivienda aislada en medio de los campos como en buena parte de Europa,
o por el contrario nuestra cultura exige vivir agrupados en pueblos? Pero
otra pregunta era ¿Pueblos grandes y más alejados de los cultivos, o
pequeños y cercanos?

Evidentemente se desechó la vivienda aislada por inhumana, puesto que a


pesar de las ventajas de su cercanía al trabajo, convertía al agricultor en un
esclavo y privaba de unas relaciones socia les que tan importantes son en
nuestra cu ltura.

Luego vinieron las dudas acerca de hacer pueblos grandes con todos los
servicios y alejados de las tierras de cultivo (recordemos que el medio de
transporte habitual era la bicicleta) o menores y cercanos, con los servicios
básicos como escuelas, en ellos y otros en núcleos más grandes y aleja-
dos. Una solución que apenas es conocida fue la construcción de casas
para colonos en los núcleos urbanos de Cáseda y Sangüesa, con 20 y 42
viviendas respectivamente .

Los pueblos se ubicaron según el llamado por el INC «módulo carro», que
propugnaba una separación entre pueblos de entre cinco y siete km. Era la
distancia que se creía adecuada para el recorrido diario de ida y vuelta a la
parcela con la yegua y el carro.

También se dudaba en el tamaño y disposición de la casa y muy especia l-


mente con el de las dependencias agrícolas, que en la primera fase de
colonización no podía superar el 30 % del va lor de la vivienda, centrando
todos los objetivos en el campo y olvidando que la ganadería combinada
con éste era con lo que se obtenía mayor valor añadido. No obstante, aque-
llas casas no eran las más apropiadas para emplearlas como dependencias
agrrcolas.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA LAS GE !\lURRIANO
1zou1ERDA: Ortofotos de Sádaba en 2007
(S ITAR Gobierno de Aragón)
y en 1927 (Archivo CHE).

DERECHA: Ortofotos de Tauste en 2007


(SITAR Gobierno de Aragón)
y en 1927 (Archivo CHE).

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA 154 TURRIANO
FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA LAS GE !f.U RRIANO
1zau1ERDA: Ortofotos de Ejea en 2007 y 1927.
Archivo y hojas PNOA Cortesía de la Confederación Hidrográfica del Ebro.

Ortofotos de Carcasti llo en 2007 y 1957.


DERECHA :
Gobierno de Navarra. Sistema de Información Territorial de Navarra (SITNA).

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA 156 TURRIANO
FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA LAS GE fuRRIANO
IzouIERDA Vista aérea de Sa nta Anastasia, 1959.
Archivo de José Borobio por cortes ía de Pilar Borobio.

DERECHA: Vista aérea de El Bayo, 1959.


Arch ivo de José Borobio por cortesía de Pi lar Borobio.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIE RRA 158 TURRIANO
FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA LAS GEN sfURRIANO
IzouIERDA: Vista aérea de Bardena, 1959.
Archivo de José Borobio por cortesía de Pilar Borobio.

DERECHA: Vista aérea de Sancho Abarca, 1959.


Archivo de José Borobio por cortesía de Pilar Borobio.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIER RA 160 TURRIANO
FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA LAS GEN TURRIANO
~FUNDACIÓN
mJUANELO
AGUA y TIERR A 162 TURRIANO
v DERECHA: Inauguración de la entonces Bardenas del Caudillo,
1zou1E RDA
el 8 de abril de 1959.
Fotografías de José Borobio por cortesía de Pilar Borobio.

En el entorno de cada pueblo se reservaron unas 50 hectáreas en previsión


de futuras expansiones o para instalar industrias, separadas a menudo por
bosquetes. El decorado estaba hecho, pero faltaba humanizarlo.

Había que dar vida a aquellos pueblos tan funcionales y modernos, pero
fríos y sin personalidad propia, incluso los nuevos moradores echaban muy
de menos la existencia de árboles y la fealdad de aquel los paisajes tan pla-
nos y desolados, que ni eran secanos ni aún eran regadíos . Para ello, se
repoblaron todos los lugares donde no llegaba el riego y plantaron árboles
a lo largo de caminos y carreteras, aunque los cipreses en las lindes de
algunos lotes no fueron aceptados por todos.

Dentro de los cascos urbanos se construyeron jardines, instituyeron pre-


mios de embellecimiento por casas, calles y pueblos, procurando dar ese
carácter propio que debe tener cada pueblo, más allá de la torre de la ig le-
sia, que son el verdadero elemento diferenciador.

Buena parte de la construcción de las viviendas y el resto de los edificios


de los nuevos pueblos estuvo a cargo de canteros gallegos, que tenían
gran experiencia en trabajar y asentar piedras.

Un grave problema con el que se encontraron los colonos y el INC fue el


derivado de la puesta en regadío, puesto que los pueblos se edificaron
sobre terreno seco, pero enseguida todo el entorno estuvo lleno de agua,
causando serios problemas en la cimentación de las casas y en los servi-
cios de saneamiento . Esta circunstancia provocó serios problemas en El
Bayo, Sabinar, el núcleo primero de Pinsoro y la ampliación de Valareña.

FUNDACIÓN
J UANELO
AGUA Y TIERRA LAS ~ :illURRIANO
1zou1ERDA: Escuelas de Valareña el 26 de abril de 1958.
Fotografía de José Borobio por cortesía de Pilar Borobio
Las escuelas se llenaron de niños en unos pocos años.
Archivo CGR Bardenas .

DERECHA: Los cam pos comenzaban a dar sus frutos, que se mostraban
en concu rsos como éste de ca labazas. en Bardena. Archivo CG R Bardenas.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA 164 TURRIANO
los campos se llenan de gente

Hace ahora medio siglo que los campos y los pueblos de colonización súbitamente se lle-
naron de gente. Normalmente primero llegaban las máquinas que nivelaban el terreno y
luego los que construían las acequias que llevaban el agua hasta el último rincón al que
podía llegar.

Terminado el trabajo de la Confederación Hidrográfica del Ebro, que se


ocupó de la construcció n de Yesa, el Cana l de Bardenas y las acequias prin-
cipales, aún quedaba un trabajo importantísimo, como era la red de ace-
quias secundarias e hijuelas que llevarían el agua hasta el último rincón de
la zona regab le, pero sin olvidar los imprescindibles drenajes.

Aquel los campos que -salvo en los periodos de arado, siembra y recolec-
ción- estaban desiertos, de pronto reciben la visita de numerosas máqui-
na s y trabajadores que en poco tiempo cambian el paisaje. Los campos se
liberan del sometimiento a las curvas nivel, y tras siglos de rutina, de pron-
to son grandes máquinas la s que adaptan los campos al trazado de las ace-
quias y por fi n ponen las curvas de nivel donde ellos quieren .

En unas pocas semanas aque ll os nuevos pueblos, hasta entonces sin alma
y vacíos como pueblos fantasmas. Tan vacíos y sin historia que ni siquiera
podían tener fantasmas.

Esta es una situación muy especia l, pues en los últimos diez sig los apenas
se habían creado nuevas poblaciones. Una cosa es que un pueblo crezca
desde cero en torno a una estación de ferrocarri l, una mina o una fábrica,
pero es un crecimiento gradual, en el que sus nuevos habitantes ll egan a
un sitio habitado antes por otros.

En unas pocas semanas, los pueblos vacíos de pronto se llenan de extra-


ños, el campo recibe son id os nuevos y el paisaje sufre una segunda y pro-
funda transformación al recibir el agua.

Aquellos campos fueron viendo la ll egada de sus nuevos propietarios. Unos


eran de los pueblos próximos, pero otros venían de lejanos lugares como
Andalucía o Extremadura . Unos conocían bien el campo y los cultivos de rega-
dío, en tanto que otros provenían de cu ltivar aquel los mismos secanos y
desde hacía décadas soñaban con ver el agua corriendo por el los a su antojo.
Los había que ll egaron desde las montañas y también quienes habían sido
ganaderos sin ninguna experiencia agrícola. Los había con muchos hijos, y
también parejas de recién casados que soñaban con empezar una nueva vida.

Un aspecto importante en el inicio de aquella nueva etapa radicaba en la con-


fia nza de los agricultores en los ingenieros y peritos del INC, puesto que ambos
tenían que colaborar codo con codo para sacar adelante aquellas tierras.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA LAS GE m JRRIANO
IzouIERDA: Convivencia, amistad, colaboración. El regadío obliga a coope rar más que el secano.
La llegada del arzobispo de Za ragoza a Bardenas levantó gran expectación 3-10-1959. Archivo de José Borobio por cortesía de Pi lar Borobio.
La remolacha se cu ltivó ta mbién en los nuevos regadíos. Archivo CGR Barde nas.
Tras los grandes canales y acequias principa les, el agua iba llegando también a las acequias menores. Arch ivo CGR Ba rdenas.
Los pueblos recién term inados esperaban la llegada de sus nuevos veci nos. Santa Anastasia, 1958. Archivo de José Borobio por cortesía de Pi lar Borobio.
Demostración de maquinaria. Archivo CGR Bardenas.

DERECHA: Bardena y discurso de Francisco de los Ríos. El Bayo y Santa Anastasia. Arch ivo de José Borobio por cortesía de Pi lar Borobio.

FUNDACIÓN
JUANELO
AG UA Y TIERRA 166 TURRIANO
FUNDACIÓN

AGUA Y TIERRA LAS il JUANELO


rliRRIANO
1zou1ERDA, Las familias aprovechaban los días festivos y las excursiones organizadas
para conocer las infraestructuras del canal, como el llamativo acueducto sobre el rio Onsella.
Archivo CGR Bardenas.

DERECHA, Santa Anastasia, en 1957. Archivo de José Borobio por cortesía de Pilar Borobio .

Los primeros años fueron decepcionantes para muchos . Los nuevos colo-
nos poco a poco iban sacando adelante las cosechas en tanto que muchos
campos en manos de antiguos propietarios seguían poniendo cultivos de
secano con el agua en la parcela. El problema era como casi siempre el
capital, algo que a los no tute lados les costaba mucho obtener, pero que a
veces los cons iderados propietarios acomodados, les resultaba imposible.

Poco a poco, el empleo de nuevas va riedades como el trigo «Estrella » die-


ron como resultado producciones superiores al 40 % más que las emplea-
das tradicionalmente en el secano, pero en regadío no fu ncionaban tan bien .
Luego, el empleo de maquinaria, herbicidas e insecticidas y la creación de
cooperativas fueron elevando el nive l socioeconómico de los vecinos.

El primer lustro de la década de los años sesenta trajo para la provincia de


Zaragoza un aumento del 224 % de su renta agrícola . Como ejemplo tene-
mos la población de Ejea, capita l de los riegos de Bardenas, cuya población
crec ía al ritmo del 27 % en tanto que el resto de municipios sin riego des-
cendía entre el 1O y el 17 %.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA 168 TURRIANO
FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA LAS G 1~@.JRRIANO
1zou1ERDA: El agua permit e generar estos contrastes y mantener
un medio am biente de gran diversidad.

DERECHA: Precario encofrado para una acequia, en aque llos t iempos


hubo que im provisar constantemente.
Los sistemas de riego más efi cientes van imponiéndose siempre
que es posible.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA 170 TURRIANO
¡cómo hemos cambiado!

No cabe duda de que uno de los logros sociales más importantes es haber invertido la
pirámide de distribución de la propiedad en la zona regada por el Canal de Bardenas,
haber fijado una importante población y aumentado notablemente el PIB de la zona y su
nivel de vida.

Por estas razones, resu lta de vital importancia mantener la viabilidad de las
explotaciones, cuyo futuro depende de una premisa fundamental: el agua.
Difícilmente se puede asegurar la continuidad de las explotaciones si no se
asegura también la dotación de agua. Es por ello que se hace cada vez más
necesario ejecutar correctamente y a t iempo las reparaciones y el mante-
nimiento en el canal y sus derivaciones, así como asegurar las dotaciones
hídricas.

Para llevar a cabo los cometidos anteriores son de gran utilidad actuacio-
nes como la construcción de centrales hidroeléctricas, con cuyos benefi-
cios se contribuye al mantenimiento de las instalaciones y de la propia
organización de los usuarios, que probablemente en un plazo razonable de
tiempo pasen a ser los responsables absolutos de las infraestructuras tras
la salida de la administración de .una organización que debe ser -y ya lo
está siendo- gobernada como si fuera una gran empresa, donde los volun-
tarismos dejen paso a una profesionalización absoluta .

Otras actuaciones importantes, teniendo en cuenta que la capacidad del


actual canal no puede ampliarse, deben ir dirigidas para asegurar las dota-
ciones actuales, que pueden estar comprometidas a medio plazo debido a
varios factores, como son:

• Puesta en cultivo de especies con gran necesidad de agua.

• Demanda de caudales por otros usuarios prioritarios a los riegos, como


son el abastecimiento del corredor del Ebro y Zaragoza.

Para ello fue de gran utilidad la construcción de embalses de regulación


interna como los de El Ferial, Malvecino y Laverné -de los que se trató en
su capítulo correspondiente- y muy especialmente el recrecimiento de
Yesa, la gran pieza que debería haber puesto el broche de oro a estos cin-
cuenta años de Canal de Bardenas, pero que probablemente será realidad
en breve plazo.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA LAS G 1'VRRIANO
1zou1ERDA y DERECHA: Cincuenta años median entre ambas fotografías. El ayer del penoso trabajo a mano y el hoy de la más sofisticada maquinaria.
Archivo: CGR Bardenas y C. Blázquez.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA 172 TURRIANO
FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA V TIERRA LAS G fü RRIANO
l '-1 )A(,·',¡
JllAl\!10
l RRIAM>
1zau1ERDA, Vista 0el Monasterio del Cambrón y la zona regable 0e Puylam¡¡¡a
y el Saso de Mirafllores

f l 'IDACIO'I
JlJANhLO
!iRRJAl\O
la Comunidad General
de Regantes del Canal de Bardenas
i

La Comunidad General de Regantes del Canal de las Bardenas tiene el carácter de


Corporación de Derecho Público adscrita a la Confederación Hidrográfica del Ebro, cuyo
objeto social es el aprovechamiento de las aguas procedentes del río Aragón, reguladas
en el embalse de Yesa y distribuidas entre los distintos usuarios a través de la red de
canales del sistema hidráulico Yesa-Bardenas, constituido por el Canal de Bardenas y sus
Acequias Principales (Canal de la Pardina, Acequia de Navarra, Acequia de Cinco Villas,
Acequia de Cascajos, Acequia del Saso y Acequia de Sora). Como embalses reguladores
del sistema se cuenta con el embalse del Ferial en la Acequia de Navarra, con el embalse
de Malvecino regulador de la Acequia de Cinco Villas y con el embalse de La Verné regu-
lador de la Acequia de Sora.

La zona regab le comprendida en el sistema hidráulico Yesa-Bardenas está


constitu ida por un extenso territorio que se extiende de norte a sur desde
el pre-pirineo hasta el río Ebro, y de este a oeste desde el río Aragón hasta
el río Arba de Biel.

El ámbito de actuación es interprovincia l, comprendiendo las provincias de


Navarra y Zaragoza, coadministrando conjuntamente con la Confederación
Hidrográfica del Ebro la distribución del agua entre los distintos usuarios,
que son 20 Comunidades de Regantes de Base (85.000 ha en el año 2006),
46 núcleos de población y las granjas e industrias de la zona regable del
sistema.

De éstas, unas 19.000 ha (23 %) están en Navarra y 66.000 ha (77 %) en


la provincia de Zaragoza, sum inistrando a un conjunto de poblaciones que
suman 50.000 habitantes y comenzando interm itente a abastecer a la ciu-
dad de Zaragoza y su entorno (50 poblaciones más) desde el sistema de
Bardenas, a través de la Acequia de Sora, lo que va a suponer a corto plazo
el abastecim iento a una población superior a los 800.000 habitantes .

La superficie irrigada está compuesta por los regadíos correspondientes a


la primera pa rte del Plan Coordinado de Obras de Bardenas, de regadíos
tradicionales y a parte de la segunda fase de dicho Plan. Con la transfor-
mación del resto de superficie con derecho a riego perteneciente a la
segunda pa rte de l Plan Coord inado de Bardenas, la superficie total regable
del sistema oscilará sobre las 100.000 ha.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA LA ORGANI ZACIÓN DEL CA NAL DE BARDEN TURRIANO
IzouIERDA: Las zonas regables del sistema de Bardenas .
Red hídrica y diferentes sectores de riego en Bardenas.

13·-

o,

~---

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA 178
TURRIANO
FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA LA ORG ANIZACIÓN DEL CANAL DE BARO 'r-liRRIANO
las comunidades de base REG~VIER

~
~

-:L:~ COl,ll)fi/DADV

La organización administrativa del Canal de


Bardenas se basa en el fun cionamiento autóno-
mo de las «comunidades de base», algo funda-
mental para descentralizar y agi lizar el funciona-
miento cotid iano de los servicios a los usuarios
del Cana l de Bardenas .

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA 180
TURRIANO
COMUNIDAD Nº 1 COMUNIDAD Nº 11
Comprende los sectores nQ I y 11 del Plan Coordinado de Comprende los sectores nQ111, IV, V, VI y VI 1 (parcial) del Plan
Obras de la zona regable por la primera parte del Canal de Coordinado de Obras de la zona regable por la primera parte
Bardenas, con una extensión superficial de 3.273,21 ha, de del Canal de Bardenas, con una extensión superficial de
las cuales tiene en la actualidad 2.107,58 ha de zona regable 11. 771, 16 ha, de las cuales tiene en la actua lidad 7 .206 ha de
declarada en riego y cuyos límites son: zona regable declarada en riego y cuyos límites son :

Comprende los sectores nQ I y 11 del Plan Coordinado de • Norte: Acequia 111-2 o del Pinar de Cáseda y Cana l de
Obras de la zona regable por la primera parte del Canal de Barde nas.
Bardenas.
• Este: Cana l de Bardenas .
• Norte: Río Aragón y Barranco de Pontarrón, más la zona
• Sur: Arroyo o río de Castiliscar, Barranco de Espartal y zona
dominada por la Acequia 1-2 o del Boyera!, en las inmedia-
dominada por la Vll-10 o Lalera.
ciones del Camino de Sangüesa a Urriés y Undués.
• Oeste : Río Aragón y Acequia de Carcastillo, Mélida y la
• Este: Canal de Bardenas.
Oliva .
• Srn: Canal de Bardenas.
Radica en los términos municipales de Gallipienzo, Cáseda y
• Oeste: Barranco de San Bias y Río Aragón . Carcastillo de la provincia de Navarra, y en Sos del Rey
Católico (Sofuentes), Castili scar y Uncastillo de la provincia
Radica en los términos municipales de Sangüesa y Cáseda, de Zaragoza .
ambos de la provincia de Navarra, y en Sos del Rey Cató lico,
de la de Zaragoza.

FUNDACIÓN
JUANELO
AG UA Y TIERRA LA ORG ANIZACI ÓN DEL CANAL DE BARO fl!URRIANO
DERECHA: Instalaciones de bombeo en la Comunidad 111. Archivo CGR Bardenas.

COMUNIDAD Nº 111 COMUNIDAD Nº IV


Comprende los sectores nQ IX (parcial), X, XI, XII y XIII del Plan Comprende los sectores nº VII (parcial), VI II, IX (parcial), XIV,
Coordinado de Obras de la zona regable por la primera parte XV, XVI, XV II (Parcial) y XXIII del Plan Coordinado de Obras de
del Canal de Bardenas, con una extensión superficial de la zona regable por la primera parte del Canal de Bardenas,
7 .164,90 ha, de las cuales tiene en la actualidad 5.114 ha de con una extensión superficial de 8.680,27 ha, de las cuales
zona regable declarada en riego y cuyos límites son: tiene en la actualidad 7.400 ha de zona regable declarada en
riego y cuyos límites son:
• Norte: Río Aragón, Acequia de la Comunidad de Regantes
de Carcastillo, Mélida, La Oliva, Arroyo de Castiliscar y • Norte: Acequia VI 1-12, con toma nº 44, km 51,2 del Canal
Barranco de El Espartal. de las Bardenas.

• Este: Zona dominada por la Acequia IX-8 o del Cerro Reina. • Este: Canal de las Bardenas, km 51,2 a 62,6.

• Sur: Acequia de Navarra. • Sur: Zona dominada por la acequia XXlll-12, toma 57, km
62,6 y barranco C-1 O o de las Cuevas, río Riguel, zona limí-
• Oeste: Acequia de Navarra, Toma 59 y Barranco de los trofe a la dominada por la Acequia XIX-15 que toma del km
Portillos. 8,0 margen izquierda de la A-3 o de Cascajos, esta acequia
Radica en los términos municipales de Sádaba (Alera) de la y la zona colindante a la dominada por la XVI 11-4 que toma
provincia de Zaragoza, y los de Carcastillo, Tudela (Bardenas del km 7,5 de la A-3, hasta el Barranco de Valtuerta y entre
Reales), Santacara, Mélida, Murillo del Cuende (Rada) y el Barranco de la Corralicia y la acequia de Cinco Villas lo
Caparroso, todos ellos de la provincia de Navarra. dominado por la XV ll-1, toma del km 10,2 en su primera
bifurcación a la izquierda en término de Sádaba.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA 182 TURRIANO
• Oeste: Acequia A-2 o de Cinco Villas del km 10,2 al origen, COMUNIDAD Nº V
Acequia A-1 o de Navarra hasta el km 2,5, toma 5 y la domi-
Comprende los sectores nº XVIII, XIX, XXIV, XXV, XXVI, XXVII,
nada por la Acequia IX-6, toma 4 desde la bifurcación con la
XXVIII, XXIX, XXX, XXXI, y XXXII del Plan Coordinado de
IX-8 hasta el Barranco del Espartal en el término de
Obras de la zona regable por la primera parte del Canal de
Carcastillo (Navarra).
Bardenas, con una extensión superficial de 19.928,22 ha, de
Radica en los términos municipales de Sádaba, con peque- las cuales tiene en la actualidad 15.500 ha de zona regable
ñas entradas en los de Castiliscar y Ejea de los Caballeros, en declarada en riego y cuyos límites son:
la provincia de Zaragoza y en Carcastillo de la provincia de
• Norte: Zonas dominadas por la A-XVlll-4, con toma en el km
Navarra.
7,5 de la Acequia de Cascajos o A-3, la XVlll-4-2 derivada de
aquella, la A-XI X-5 con toma en el km 8 de la acequia de
Cascajos, C-1 O o Barranco de las Cuevas y Canal de
Barde nas.

• Este: Canal de Bardenas, Río Arba de Luesia y Acequia de


Miralbueno.

• Sur: Acequia de Miralbueno, Río Arba y Río Riguel .

• Oeste: Barranco de la Corralicica, Filero y Valareña.

Radica en los términos municipales de Biota y Ejea de los


Caballeros, y pequeñas entradas en Sádaba, todos de la pro-
vincia de Zaragoza .

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA LA ORG ANIZAC IÓN DEL CANAL DE BARO 1fliRRIANO
COMUNIDAD Nº VI COMUNIDAD Nº VII
Comprende los sectores nº XVI I (parcial), XX, XXI y XXI I (par- Comprende los sectores XXI I (parcial), XXXIII, XXX IV, XXXV.
cial) del Plan Coordinado de Obras de la zona regable por la XXXVI y XXXV II del Plan Coordinado de Obras de la zona rega-
primera parte del Canal de Bardenas, con una extensión ble por la primera pa rte del Cana l de Bardenas, con una
superficial de 6.192 ha , de las cuales tiene en la actua lidad extensión superficial de 8.600 ha, de las cua les t iene en la
6.380,26 ha de zona regab le declarada en riego y cuyos lími- actualidad 6.273,88 ha de zona regab le declarada en riego y
tes son : cuyos lím ites son :

• Norte : Zona dom inada por el rama l hacia Ejea de la Acequia • -Norte : Zona dom inada por la Acequia de Puyarge l con toma
XVl l-1, con toma en el km 10,2 de la Acequ ia de Cinco en el km 41 ,8 de la Acequ ia de Cinco Villas.
Vi ll as.
• Este: Acequ ia de Figueruelas y Las Landas (R iegos de la
• Este : Barranco de Filero, Barranco de Valareña, Río Riguel, Vega Alta de Tauste)
Río Arba, Acequia de Figueruelas (riegos de la Vega Alta de
Tauste). • Sur: Ca nal de Tauste, Acequia de la Bomba, Acequia de las
Landas y Acequia de Cinco Villas .
• Sur: Zona domi nada por la A-XX !l-5 o del Salobral y ram ifi-
caciones con toma en la Acequ ia de Cinco Vil las en el km • Oest e: Acequia de Cinco Vi llas, por las estribaciones del
40,5 Barranco de San Jorge.

• Oeste: Acequia de Cinco Villas, por las estribaciones de las Rad ica en el térm ino municipa l de Tauste (Zaragoza).
Bardenas Rea les .

Rad ica en los térm inos municipales de Ejea de los Cabal leros,
con entradas en los de Sádaba y Tauste, de la provincia de
Zaragoza, así como en las Bardenas Rea les, de Tudela en la
provincia de Navarra.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGU A Y TIERRA 184 TURRIANO
COMUNIDAD Nº IX COMUNIDAD DEL SASILLO DE EJEA Y ERLA
Corresponde a la división administrativa realizada por el Comprende los sectores V y IX del Plan Coordinado de Obras
Organismo de Cuenca para la zona regab le co rrespondiente de la zona regable por la segunda parte del Canal de
a las Comun idades de Turruquiel y Valdeb iel, y del Sasill o de Bardenas, con una extensión superficial de 4.374 ha, de las
Ej ea y Erla. cuales tiene en la actualidad 2.665 ha de zona regable decla-
rada en riego y cuyos límites son :

• Norte : Val de Santía, Canal de Bardenas y Río Orés o de la


COMUNIDAD DE TURRUOUIEL Y VALDEBIEL
Canal o de Turruquiel.
Comprende lbs sectores 11, 111 y IV del Plan Coordinado de
• Sur: Río Arba de Biel y Acequia de Luchán .
Obras de la zona regable por la segunda parte del Cana l de
Bardenas, con una extensión superficia l de 6. 192 ha, de las • Este: Río Arba de Biel.
cua les tiene en la actualidad 1.244,45 ha de zona regab le
declarada en riego y cuyos límites son: • Oeste: Río Arba de Luesia y Zona urbana de Ejea de los
Cabal leros.
• Norte: Canal de Bardenas .
Radica en los términos municipales de Erla, Luna y Ejea de
• Sur: Va l de Santía y Río Orés o de la Canal o de Turruquiel. los Caballeros de la provincia de Zaragoza.

• Este: Barranco del Brun.

• Oeste: Río Arba de Luesia.

Radica en los términos municipa les de Erla, Lun a y Ejea de


los Caballeros de la provincia de Zaragoza.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA LA ORGANIZACIÓN DEL CANAL DE BARO ![9J RRJANO
COMUNIDAD Nº X · COMUNIDAD Nº XI
Comprende los sectores VI, VII y VIII del Plan Coordinado de Comprende los sectores X, XI, XI I, XII I, XIV, XV, XVI, XVII y
Obras de la zona regable por la segunda parte del Canal de XVI II del Plan Coordinado de Obras de la zona regable por la
Bardenas, con una extensión superficial de 7.268 ha, de las segunda parte del Cana l de Bardenas, con una extensión
cuales tiene en la actualidad 4.030,92 ha de zona regable superficial de 29.319 ha, de las cua les tiene en la actualidad
declarada en riego y cuyos límites son: 7.484,67 ha de zona regable declarada en riego y cuyos lími-
tes son:
• Norte: Río Arba de Biel y Canal de las Bardenas y sectores
V y IX de la 11 parte del Canal de Bardenas . • Norte : Río Arba de Biel, y los Sectores VII I y IX de la 11 parte
del Canal de Bardenas.
• Sur: Acequia de Sora.
• Sur: Desde el entronque de la Acequia de Sora con el
• Este: Canal de Bardenas y Acequia de Sora . barranco de Legua por el trazado que aparece en el Plan
• Oeste: Barranco de Valoscura y La Parada, y Sector XI de la General hasta el barranco de las Salinas y el Canal de
11 parte del Canal de Bardenas. Tauste.

Radica en los términos municipa les de Erla, Sierra de Luna, • Este: Acequia de Sora.
Luna y Ejea de los Caballeros de la provincia de Zaragoza. • Oeste: Río Arba.

Radica en los términos municipales de Ejea de los Caballeros,


Tauste, Pradil la de Ebro y Castejón de Valdejasa, todos ellos
de la provincia de Zaragoza .

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA 186 TURRIANO
COMUNIDAD DE SAN BARTOLOMÉ COMUNIDAD DE LAS VEGAS
Comprende el sector I del Plan Coordinado de Obras de la Contiene una superficie de 5.559,657 hectáreas declaradas
zona regable por la segunda parte del Canal de Bardenas, con en riego .
una extensión superficial de 1 .128 ha, de las cuales tiene en
Sus límites son los correspondientes a la revisión del elenco
la actualidad 770 ha de zona regable declarada en riego y
de superficie realizada por la Confederación Hidrog ráfica del
cuyos límites son:
Ebro de 14-2-2006.
• Norte: Canal de Bardenas.
Radica en el término municipal de Ejea de los Caballeros, con
• Sur: Río Arba de Luesia y Sector IX (Bardenas 11) . algunas zonas en el de Tauste.

• Este : Río Arba de Luesia y Sector 11 (Bardenas 11). Tiene su sede social en Ejea de los Caballeros.

• Oeste: Río Arba de Luesia y Sectores XXX y XXXI de la 1


parte del Canal de Barcfenas. COMUNIDAD DEL RÍO RIGUEL
Radica en los términos municipales de Biota y Ejea de los Comprende 660 hectáreas declaradas en riego.
Caballeros de la provincia de Zaragoza.
Sus límites son los fijados en el plano que obra en los archi-
vos de la Comunidad General debidamente sellado por la
Comunidad de Base .

Radica en el térn1ino municipal de Ejea de los Caballeros.

Tiene su sede social en Ejea de los Caballeros.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA LA ORGANIZACIÓN DEL CA NA L DE BA RO 8J'URRIANO
DERECHA: Viñedo en la Comunidad v.
Campo de puerros en la Comunidad V.
Regadío por aspersión en la Comunidad X.
Archivo CGR Bardenas.

COMUNIDAD S.A.T. ANSO COMUNIDAD Nº VIII


Cuenta con 375,76 hectáreas declaradas en riego. Cuenta co n 1.452 hectá reas declaradas en riego.

Sus límit es son los fijados en el plano que obra en los archi- Sus límites son los f ijados en el plano que obra en los archi-
vos de la Comunidad Genera l debidamente se llado por la vos de la Comunidad Genera l debidamente sellado por la
Comun idad de Base . Comun idad de Base .

Ti ene su sede socia l en Tauste (Zaragoza). Radica en el término municipa l de Biota.

Radica en el término municipal de Ejea de los Caballeros. Tiene su sede socia l en Biota.

COMUNIDAD DE LA HUERTA ALTA


Tiene 1.943,09 hectáreas declaradas en riego.

Sus límites son los fi jados en el plano que obra en los archi-
vos de la Comunidad General debidamente sellado por la
Comun idad de Base.

Radica en el térm ino municipal de Tauste.

Su sede social radica en Tauste.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA 188 TURRIANO
COMUNIDAD DEL FERIAL
Corresponde a la zona regulada con aguas del embalse del
Ferial.

Tiene 1.41 O hectáreas declaradas en riego.

Sus límites son los fijados en el plano que obra en los archi-
vos de la Comunidad General debidamente sellado por la
Comunidad de Base.

Radica en los términos municipales de Valtierra y Caparroso,


ambos de la provincia de Navarra y en Bardenas Reales de
Navarra.

Tiene su sede social en Valtierra (Navarra).

FUNDACIÓN
JUANELO
AG UA Y TI ERRA LA ORG ANIZAC IÓN OEL CA NAL DE BARDE !fURRIANO
DERECHA: Campo de tomates en El Ferial.
Riegos por aspersión en la Comunidad de El Ferial.
Frutales con goteo en la Comunidad XI. Archivo CGR Bardenas.

""'·""'''•'·-
munldadci,,J.~l•r

[)

Vlll.t,anca,
C..d .. ltay8or,•nco
d• og<1a .. loda

COMUNIDAD DE VILLAFRANCA, 6.2.20 COMUNIDAD DE JAVIER


BARRANCO DE AGUA SALADA, CADREITA Tiene 55,47 hectáreas declarada en riego .
V HONDO ESPARTOSA
Sus límites son los fijados en el plano que obra en los archi-
Tiene 2.805 hectáreas declaradas en riego . vos de la Comunidad General debidamente sellado por la
CQmunidad de Base .
Sus límites son los fijad os en el plano que obra en los archi-
vos de la Comunidad General debidamente sellado por la Radica en el término municipal de Javier (Navarra) .
Comunidad de Base.
Tiene su sede social en Javier (Navarra).
Radica en los términos municipales de Villafranca, Cadreita y
Milagro, todos ellos de la provincia de Navarra, así como en
las Bardenas Reales de Navarra. 6.2.21 COMUNIDAD DE VESA
Tiene su sede social en Villafranca (Navarra). Tien e 20 hectáreas declarada en riego .

Sus límites son los fijados en el plano que obra en los arch i-
vos de la Comunidad General debidamente sellado por la
Comunidad de Base .

Radica en el término municipal de Yesa (Navarra).

Tiene su sede social en Yesa (Navarra) .

FUNDACIÓN
JUANELO
AG UA Y TIERRA 190 TURRIANO
COMUNIDAD DEL CAMPO SAN MARTÍN
DE CÁSEDA
Tiene 87,5585 hectáreas declaradas en riego .
Sus límites son los fijados en el plano que obra en los archi-
vos de la Comunidad General debidamente sellado por la
Comunidad de Base .
Radica en el término municipal de Cáseda (Navarra).
Tiene su sede social en Cáseda (Navarra).

COMUNIDAD DE CAMPO BAJO


Y LA GALERA DE CÁSEDA
Tiene 136,0158 hectáreas declaradas en riego.
Sus límites son los fijados en el plano que obra en los archi-
vos de la Comunidad General debidamente sellado por la
Comunidad de Base.
Radica en el término municipal de Cáseda (Navarra).
Tiene su sede social en Cáseda (Navarra) .

FUNDACIÓN
JUANELO
AG UA Y TI ERRA LA ORGAN IZAC IÓN DEL CA NAL DE BARDE TURRIANO
1zou1ERDA: El «Sifón de la Guitarra» en la aceq uia Cinco Villas a su paso por la Bardena.

DERECHA: Nacim iento del Ca nal de Barde nas en Yesa.

FUNDACIÓN
JUANELO
AG UA Y TI ERRA 192 TURRIANO
el sistema hidráulico

El esquema hidráu lico del sistema de Bardenas está compuesto por el


embalse de Yesa , en el río Aragón como embalse de cabecera del sistema,
el Canal de Bardenas de 111 km de longitud, y sus acequias derivadas o
acequias principales, más con los embalses de regulación interna.

El diseño del Canal de Bardenas es telescópico, es decir, en origen cuenta


con una sección capaz de transportar un cauda l de 52 m 3/sg, reduciéndo-
se progresivamente en sus 111, 7 km de longitud hasta los 30 m3/sg. Por
otra parte, del Canal principal se derivan otras acequias principales, cuyas
longitudes y capacidad de transporte son las siguientes:

Canal de Bardanas

ACEQUIA LONGITUD (KM) CAUDA L EN ORIGE N (m'/seg)

CANAL DE LA PARDINA 7,4 24

ACEQUIA DE NAVARRA A-1 32 8,8

ACEQUIA DE CINCO VILLAS A-2 53 15

ACEQUIA DE LOS CASCAJOS A-3 22 8

ACEQUIA DEL SASO A-4 11 7,5

ACEQUIA DE SORA A-5 56 30 (4 al final)

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA LA ORG ANIZACIÓN DEL CA NAL DE BARDE N - TURRIANO
1zou1ERDA: Acueducto sobre el río Onsella poco después de su finalización. Archivo Coyne AHPZ.

DERECHA: Presa y em ba lse de Yesa.


La presa y el embalse de Yesa en su prim er llenado en el invierno de 1959. Archivo Coyne AH PZ.

El canal de Bardenas riega a comienzos de 2009 un total de 85.000 hectá-


reas, lejos de las 110.000 que estaba previsto abastecer a la conclusión de
Bardenas 11 y probablemente nunca se alcancen . También atiende al abas-
tecimiento de aproximadamente un millón de habitantes.

Cuenta el cana l con una longitud proyectada de 139 kilómetros, de los que
72 corresponden a la primera parte, que a su vez se divide en los tramos 1
a IV.
Otros aproximadamente 40 km, corresponden a los tramos V y VI, en tanto
que el último tramo quedará inconcluso. Sería el llamado « Barden as 111»,
que contaría con unos 30 km y habría haber enlazado las agua s del Aragón
con las del Gállego aguas arriba de Ardisa. Muy pronto se comprobó que
el sistema de Bardenas no tenía caudales sobrantes para llevar al Gállego
o al sistema de Riegos del Alto Aragón.

FUNDACIÓN
JUANELO
TURRIANO
AGUA Y TIERRA 194
PRIMERA PARTE (BARDENAS I EN LOS TRAMOS I A IV)
La primera parte del Canal de Bardenas riega en los términos navarros de
Yesa, Javier, Sangüesa, Cáseda, Gallipien zo, Carcastillo, Mélida, Santacara,
Traibuenas, Caparroso y Tudela . En la provincia de Zaragoza las beneficia-
das con sus aguas son los municipios de Sos del Rey Católico, Castili scar,
Sádaba, Biota, Ejea de los Caballeros y Tauste .

Este tramo comprende una longitud de 72 km, que son los existentes
entre la presa de Yesa y el río Arba de Luesia, donde su capacidad se redu-
ce desde los 60 m 3/sg de su nacimiento a 47 m 3/sg debido al cons umo a
lo largo de su trazado. En esta primera parte se irriga una superficie úti l de
unas 60.000 hectáreas, de las que algo más de 17.000 pertenecen a la
Comunidad de Navarra y las restantes a la de Aragón, que están divididos
aproximadamente de la siguiente forma:

En Ejea se riegan en torno a las 20.000 hectáreas . Sádaba posee unas


9.000 hectáreas regadas con el Canal; 6.000 hectáreas se riegan en
Tauste, y el resto se reparten entre Castili scar, Biota y Sos del Rey
Católico, con 8.000 hectáreas.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA LA ORGAN IZACIÓN DEL CANAL DE BAR TM RRIANO
IZQUIERDA: Comienzo del Canal de la Pardina.

DERECHA: La Acequia de la s Cinco Villas discurre en buena parte de su trazado


por el límite del Parque Natural de las Bardenas.
Sifón de Cuti llas, construido con ca rgo a la ayuda americana .

Estos 72 km de la primera parte finalizan en el río Arba de Luesia y posee


una importante derivación -a la altura del PK-52, poco antes de Sádaba-
conocida como el canal de La Pardina, que finaliza en el partidor del Vedado
7,5 kilómetros más adelante y desde el que parten las acequias de Navarra
y de Cinco Villas.
La acequia de Navarra o A-1 nace del Partidor del Vedado, con una capaci-
dad en origen de 9 m 3/seg . Tiene 32 km de longitud, en los que discurre
sensiblemente paralela al río Aragón, en dirección Sureste-noroeste. Este
es uno de los canales principales del sistema regable del Canal de
Bardenas, con los que atiende las necesidades de riego en los términos
municipales de Carcastillo, Mélida, Rada, Villafranca, Milagro y Cadreita.

La Acequia de Cinco Villas o A-2 comienza en el citado partidor del Vedado


con una capacidad de 15 m 3/seg. Tras discurrir junto al lírnite con Navarra
en buena parte de su trazado, penetrando incluso en algún tramo, finaliza
tras 53 km de recorrido en el término municipal de Tauste, aguas arriba de
esta localidad . Mientras tanto, ha regado en los términos municipales de
Sádaba, Ejea de los Caballeros y Tauste, en dirección Norte-sur.

Tras el Canal de la Pardina, el Canal de Bardenas tiene en el tramo I otras


dos derivaciones: La acequia A-3 o del Cascajo y la acequia A-4 o del Saso.

La Acequia de los Cascajos o A-3 nace en el PK-54,700 poco antes de lle-


gar al casco urbano de Sádaba, desde donde parte con 8 m 3/sg en marca-
da dirección su r, para ocuparse del riego en el término municipal de Ejea,
en la margen derecha del río Riguel. Cuenta con una longitud total de
22 km.
La Acequia del Saso o A-4 nace en el PK-66, 100 del Canal de Bardenas y
atiende los riegos en el término municipal de Ejea a la margen izquierda
del río Riguel. Cuenta con una longitud de 11 km y un caudal en origen de
7,5 m 3/s.

Primera parte del Canal de Bardenas

LONGITUD (KM) CAUDAL EN ORIGEN (m 3/seg)


ACEQUIA

CANAL DE LA PARDINA 7,4 24

ACEQUIA DE NAVARRA 32 8,8

ACEQUIA DE CINCO VILLAS 53 15

ACEQUIA DE LOS CASCAJOS 22 8

ACEQU IA DEL SASO 11 7,5

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERR A 196
TURRIANO
La primera parte del Cana l de Bardenas tiene en su trazado varias obras
singu lares, especia lmente túne les, entre los que destacan los números 1
y 2 o de la Refaya, de 1.024 y 1.271 metros respectivamente; el Túnel de
Javier, de 3.125 metros; el acueducto sobre el Onsel la, de 545 metros de
longitud y 25 de altu ra y, sobre todo, el Túnel de Cáseda, de 6.257 metros
de long itud.

Primera parte del Canal de Bardenas

TRAMO LONGITUD (KM) CAUDAL EN ORIGEN (m'/seg)

18,5 60

11 13,5 60

111 20,9 60

IV 19, 1 52
TOTAL 72

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA LA ORGANIZACIÓN DEL CANA L DE BAR illlllRRIANO
1zou1ERDA: Balsas de cabecera para el abastecimiento de agua a Zaragoza.

DE RECHA: Obras para la instalación de la tubería para el abastecimiento a Zaragoza.

Riada bajo el puente-acueducto entre Pradilla y Boquiñeni .

Acueducto de la acequia de Sora .

SEGUNDA PARTE (BARDENAS II O TRAMOS V V VI)


La segunda parte del Canal de Bardenas o Bardenas 11 (tramos V y VI)
comienza en su cruce sobre el río Arba de Luesia (PK 72,5) y finaliza en el
nacimiento de la Acequia de Sora (PK 111, 7) al sur de la población de Luna,
con una longitud total de unos 39 km.
Por último, el tramo VII (en caso de que hubiese llegado a construirse)
discurriría entre la derivación de la acequia de Zuera, donde hoy muere
el canal, y el embalse de Ardisa. Debido al cambio de cultivos y a las
mayores dotaciones, este tramo probablemente quedará inconcluso para
siempre.
Mediante esta segunda parte del Canal de Bardenas, cuya longitud actual
es de 39 km, se regarán al concluirse las obras en curso unas 24.000 hec-
táreas en las tierras comprendidas entre el citado canal, el río Ebro y
los ríos Arba de Luesia y Arba de Biel, donde ya existen unas 4.000 en
regadío.
La zona regable de la segunda parte del Canal de Bai:denas está dividida en
18 sectores, de los que faltan por realizar los números 11, 111, IV, XVII y XVIII,
con algunas actuaciones incluidas en el Plan Nacional de Regadíos.

• Fase 1. Sectores 1, 11 y 111.

• Fase 2. Sectores IV, V, VI y IX.

• Fase 3. Sectores VII, VIII, X, XI, XII y XIII.

• Fase 4. Está dividida en dos partes, la primera incluye los 'sectores XIV,
XV y XVI. La segunda parte consta de los sectores XVII y XVIII.

En el PK-111, 7 de su recorrido nace la Acequia de Sora, que es la- más


importante de la segunda parte del Canal; tiene una capacidad en origen de
42 m 3/s, que a 600 metros se ve reducida a 25 m3/s y en su último tramo,
cerca ya de Remolinos, a 4 m 3/s . Esta acequia tiene una longitud total de
56 kilómetros, y está dividida en seis tramos, situándose una almenara
entre cada uno de ellos. En el inicio de su trazado discurre a media ladera,
con orientación Norte-Sur, para posteriormente cambiar a Este-Oeste y
más adelante retornar a la alineación Norte-Sur. Desde esta acequia, ya en
las inmediaciones de Castejón de Valdejasa parte la conducción que lleva
las aguas del río Aragón hasta el embalse de La Loteta primero y a
Zaragoza más adelante.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA 198
TURRIANO
FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA LA ORGANIZACIÓN DEL CANAL DE BAR ffiRRIANO
DERECHA: Compuertas finales del Canal de Bardenas y nacimiento de la acequia de Sora.

Acequia de Sora SUPER FI CIE TRANSFORMABLE


EN CADA SECTOR
TRAMO LONGITUD (KM) CAUDAL EN ORIGEN (m 3/seg)
SECTOR SUPERFICIE (hectáreas)
1ª 5,8 41,5
1.ª FASE
1b 19,4 25
SECTOR 1 900
2 4,2 21
SECTOR 11 929
3 7,5 17
SECTOR 111 816
4 8 13
TOTAL 2.645
5 4 9 2.ª FASE
6 7,4 4 SECTOR IV 1.375

TOTAL 56,3 SECTOR V 1.663

SECTOR VI 1.890

Los sectores que se riegan con cada tramo de la acequia de Sora son los SECTOR IX 1.397
siguientes: TOTAL 6.325

TRAMO SECTORES 3.ª FASE

TRAMO 1 SECTORES VII, VIII y XI SECTOR VII 1.637

SECTOR VIII 1.930


TRAMO 2 SECTORES X y XII
SECTOR X 660
TRAMO 3 SECTORES XIII y XIV
SECTOR XI 1.048
TRAMO 4 SECTORES XV y XVI
SECTOR XI I 1.158
TRAMO 5 SECTOR XVI I
SECTOR XIII 3.027
TRAMO 6 SECTOR XVIII
TOTAL 9.460

4.ª FASE

1.ª PARTE
CAUDALES TRANSPORTADOS POR LA SEGUNDA PARTE
SECTOR XIV 2.652
DEL CANAL DE BARDENAS
. SECTOR XV 753
Segunda parte del Ca nal de Bardenas SECTOR XVI 1.405

TOTAL 4.810
TRAMO LONGITUD (KM) CAUDAL EN ORIGEN (m 3/seg)
2.ª PARTE
V 17,87 46,65
SECTOR XVII 2.898
VI 21,75 41,55
SECTOR XVIII 1.872
VII (Proyecto) 15,37 30
VARIOS 1.340

TOTAL 6.110
El canal abastece directamente a los sectores 1, 11, IV, V, VI y IX; y-a través
de la Acequia de Sora- a los demás sectores de esta segunda parte. TOTAL 2ª PARTE: 29.350 has

FUNDAC IÓN
AGUA Y TIERRA 200
J UANELO
TURRI ANO
TERCERA PARTE O BARDENAS 111
La tercera parte del Canal de Bardenas es la regada con el canal del
Gállego, que sería el responsable de abastecer los regadíos en la zona
paralela al río Gállego, entre los montes de Zuera y las acequias de la mar-
gen derecha del Gállego (Candevania y Rabal}. Esquemáticamente pode-
mos definir a las acequ ias de Sora y Gállego como las que rodean los mon-
tes de Sora, dejando a éstos, con una cota superior, como una isla entre
las zonas regables . Probablemente esta parte nunca llegue a finalizarse,
puesto que las necesidades actuales de agua de la zona no son las mismas
que las del proyecto original, puesto que las necesidades de agua de los_
cultivos actuales son muy distintas que las que precisan los riegos de
apoyo a los cerea les, cultivo para el que se diseñó el canal en su tiempo.

EL CANAL DE BARDENAS EN CIFRAS

Canal de Bardenas

Primer proyecto Siglo XVI II

Comienzo de las obras 1928

Conclusión de la s obras Sin terminar

Capacidad en origen 60 m3/s

Longitud total 139 km

Superficie regaqle primera parte 60.000 ha

Longitud primera parte 72 km

Superficie regable segunda parte 30 .000 ha

Longitud segunda parte 57 km

Caudal al comienzo de la segunda parte 46 m 3/s

Habitantes abastecidos con el Canal 1.000.000

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA LA ORGANIZACIÓN DEL CANAL DE BAR
ffiRRIANO
~FL'-IOMION
~ AM LO
fl'il.RIAJ\0
1zau1ERDA: Garza en arrozal.

DERECHA: Ar,itiguo pozo en las inmediasiones 0e !!jea.


organización eficiente del regadío

La agricultura es una actividad en la que su fondo apenas ha variado desde hace miles de
años -siembra, crecimiento y cosecha- pero su forma ha variado tanto como el resto de
la humanidad de nuestro entorno. La siembra se ha mecanizado y se realiza con varieda-
des seleccionadas, el cereal de secano necesita menos tiempo y agua para desarrollarse,
los cultivos de regadío ya no dependen apenas de la meteorología gracias a los largos
canales que llevan el agua desde grandes distancias y a los embalses que guardan en
época de lluvias para dosificarla cuando éstas escasean . También la recolección ha sido
mecanizada para casi todos los cultivos.

Sin emba rgo, hasta hace muy poco t iempo, las fo rmas de regar segu ían
igual que hace mi l ar'\os, y en todos los casos se continuaba regando por
inundación, algo en lo que se hace mucho hincapié, pero cabría puntua lizar
pa ra desdramatizarlo, puesto que si bien a pequeña escala t iene importan-
cia, no lo es tanto a nivel de coma rca o de cuenca . Por el lo, conviene no
olvidar que el agua no se pi erde, sino que pasa al freático y vuelve a apa-
recer en ot ro punto o bi en vuelve a la atmósfera para repetir el ciclo. Otro
asunto son las repe rcusiones socia les o ambienta les de este by-pass, que
dependerán del agua detraída y de la calidad ambiental del curso de agua
cedente.

La agricu ltura ha sido una actividad a la que ha costado mucho aceptar los
cambios, que unas veces se han producido por pu ra rentabi lidad y en otros
como ést e, con la finalidad de que regando mejor se rieg ue más, más efi-
cientem ente y contami nando menos, de forma que la agricultura ap lique
los métodos medioambientales que otros sectores económicos hace t iem-
po que han implantado.

La modern ización de regadíos se debe enfocar como un conjunto de actua-


ciones tendentes a la optim ización del uso del agua y de los costes hidráu-
licos, media nte la mejora de las infra estructuras secundarias de riego de
las Comu nidades de Regantes de Base, y el desarrollo de proyectos de
gestión del agua, y todo ello preservando el medio ambiente y la calidad de
las agua s.

Las co mu nidades de regan tes de Bardenas están, por lo general, asu-


miendo las demandas de los nuevos tiempos y la sociedad en general, en
lo que se refi ere a orga nización y criterios med ioambienta les.

Para ello se está ava.nzando en varios frentes, de los que el primero y fun-
damental es la mejora de la propia organización que t iene que ser gestio-
nada co n criterios em presa rial es con obj eto de poder as um ir algún día la
plena responsabi lidad de las infraestructuras junto con su gestión y man-
te ni miento, a la vez de ser un ce nt ro de información y servicios para sus

FUN DAC IÓN


JUANELO
A GU A Y TI ERRA EL SISTEM A DE RIEGOS DE BARDE NAS. PRE SENTE Y FUT
URRIANO
1zau1ERDA: Acueducto en la zona regada por la acequia de Cinco Villas.

DERECHA: Sala de Control.


Caudalímetro con paneles fotovoltaicos en Santia.
Insta laciones automatizadas en la acequia de Nava rra.
Archivo CGR Bardenas .

usuarios. Por esta razón se vienen desarrollando desde finales del siglo
pasado varios programas que tienen por finalidad la mejora en la eficiencia
del riego y la protección de la calidad del agua, a la vez que se intenta dis-
tribuir más equitativamente a los usuarios los costes de gestión.

Una de las soluciones más eficaces es la transformación del riego por


inundación a riego por goteo o aspersión, pero hemos de recordar que en
su origen el Canal de Bardenas tenía como finalidad el riego de apoyo al
cerea l, destinando tan sólo un diez por ciento de sus recursos a cultivos
intensivos, por esta causa y por lo general, la infraestructura existente no
permite este cambio. Sin embargo, la tecnología tiene mucho que aportar,
y aun contando con un coste importante, siempre es más asequible -que
cualquier modificación en las infraestructuras de transporte y distribución
del agua, por pequeña que ésta sea. Lo que no significa que constante-
mente no se estén realizando mejoras en este sentido.

Una de las soluciones más innovadoras que se están aplicando se des-


arrol la en la Comunidad de Regantes n.º V, que aglutina a unos 3.000
regantes y gestiona 15.500 hectáreas de riego por inundación en la mayor
parte de Ejea de los Caballeros y sus barrios, junto con 900 hectáreas más
en Biota, sumando un total de 17.658 hectáreas que se abastecen desde
la impresionante cifra de 467 kilómetros de acequias, lo que significa que
desmontando y uniendo en línea recta los canales y acequias de tan sólo
la Comunidad de Regantes n.º V, las aguas del río Aragón llegarían hasta
Murcia o a Cáceres.

Se ha desarrollado un proyecto en colaboración con el Gobierno de Aragón


y el CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas) del Ministerio

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA 206
TURRIANO
de Ciencia y Tecnología donde se ha creado un programa de gestión de
riego denominado «Sgr.net », que constituye una herramienta fundamental
para el desarrollo de este proyecto, y que se pretende implantar en todas
Comunidades de Base del sistema de Bardenas, que así dispondrán de
tecnología que permitirá un mejor control del agua en sus dos vertientes:
información y gestión.

Los objetivos que se pretenden conseguir con el proyecto son :

1. Desarrollar las capacidades de gestión del agua de riego de la


Comunidad General de Regantes de Bardenas.

2. Evaluar la calidad del riego (eficiencia y uniformidad) y las necesida-


des de agua de los cultivos de Bardenas .

3. Determinar la calidad de las aguas de desagüe del sistema de


Bardenas (salinidad y nitratos).

4. Recopilar y completar la información edafológica sobre la


Comunidad General.

5. Recopilar y completar la información sobre parcelas de riego, siste-


mas de riego e infraestructuras de riego y drenaje.

6. Poner a punto un sistema de información geográfica sobre el uso


del agua en la Comunidad General, contemplando la información de
los apartados anteriores.

7. Utilizar este sistema de información para llevar a cabo un asesora-


miento a los gestores de la Comunidad General.

FUNDACIÓN
JUANELO
A GU A Y TIERRA El SISTEMA DE RIEGOS DE BARDE NAS. PRE SEN TE Y FU 'fURRIANO
1zou1ERDA Presa del embalse de La Berne. Archivo CGR Bardenas.
Primer llenado del embalse de Malvecino. Archivo CGR Bardenas.

DERECHA: Control de calidad de las aguas en el puente de Escorón . Archivo CGR Bardenas.

Detalle hidrodinámico del Sifón de Cutillas.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA 208 TURRIANO
8. Emplear este sistema de información para llevar a cabo una campa-
ña de información, formación y sensibili zación en las Comunidades
de Base.

La información se obtiene gracias a la recogida de datos de las acequias y


los drenajes en la zona gestionada, así pueden conocerse las demandas y
desequil ibrios puntua les y estructura les. Una vez procesada puede facilitar
una valiosa fuente de datos que permita actuar sobre el sistema, mejoran-
do notablemente la eficienc ia del regadío y el ahorro de agua y energía,
facilitando también la aplicación de soluciones a implantar, como puede ser
la reutilización de aguas de escorrentía, construcción y reparación de ace-
qu ias o la gestión de los embalses de regu lación interna de La Berne,
Ma lvecino y El Ferial.

El ahorro y la mejora en la gestión del agua se consigue fundamentalmen-


te mediante la aplicación de un programa de gestión que mediante el cruce
de datos procedentes de bases de datos informatizadas y las f ichas de uso
de agua de riego, con los medidores de caudal instalados en las acequ ias,
puede contabi lizar a tiempo rea l el agua que se usa en cada parcela y
de este modo conoce r el volumen empleado para cada cu ltivo por cada
regante.

Tra s su implementación en la Comunidad V, se encuentra en la fase de


explotación del proyecto, dando la posibilidad al regante de consu ltar sus
datos de riego a tiempo real a través de una página web de acceso res-
tringido y de realizar los pedidos por un sistema de cajero automático. Este
programa informático ha sido elegido por numerosas comunidades de
regantes de la cuenca del Ebro para el desarrollo de proyectos de gestión
del agua e incluso ha sido recomendado por la Federación Naciona l de
Comunidades de Regantes de España como uno de los más adecuados.
En la actualidad el programa se encuentra en fase de implantación en
diversas comunidades de base de Bardenas.

Los sucesivos programas de investigación han logrado que se cuente con


bases de datos hidrológicos desde el año de 1989, lo que permite conocer
con precisión la demanda en m 3/ha/año para cada cu ltivo predominante, la
ca lidad de los suelos, la climatología y la eficiencia. Ello es fruto de la finan-
ciación con fondos FEDER y la colaborac ión entre la Comunidad de
Bardenas, el Gobierno de Aragón co n su unidad de suelos y riegos, junto
con la Estación Experimental del Au la Dei, cuyos esfuerzos se centran en
la mejora del uso del agua y de la sostenibilidad medioambiental.

Son veinte años de inversiones en investigación y desarrollo para diagnos-


ticar y solucionar los problemas del riego por superficie y su sostenibilidad
medioambiental, aportando medidas técnicas, tarifarías y de infraestructu-
ras para resolver problemas que a veces no están tanto en el sistema de
riego, sino en cómo se practica. Esto significa que el riego por inundación

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA EL SISTEM A DE RIE GOS DE BA RDEN AS. PRE SENTE Y FUTU TURRIANO
1zau1ERDA: Central de La Pardina.

DERECHA: Control de calidad de las aguas en Ca rcasti llo. Archivo CGR Bardenas.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TI ERRA 210 TURRIANO
practicado en campos perfectamente nivelados y con los volúmenes de
agua adecuados, llegan a ser tan eficientes como otros que requieren de
una gran inversión que a veces no se justifica por el ahorro de agua gene-
rado.

Gracias al esfuerzo de la Comunidad de Bardenas se han conseguido mejo-


ras en el manejo de los sistemas de riego por inundación atendiendo a dife-
rentes parámetros:

a) Adecuando las infraestructuras de distribución del agua a las


demandas hídricas de los cultivos (construcción de embalses de
regulación interna, Malvecino, La Berne, recrecimiento Embalse
Bolaso, recrecimiento Lagunazo Moncayuelo, etc., riego a la
demanda, reducción de las pérdidas de cola de las acequias).

b) Optimizando la aplicación en parcela del agua de riego (generaliza-


ción de la nivelación láser de las parcelas, ajuste del tiempo del
corte de agua, reducción de escorrentías superficiales ... ).

c) Mejorando la gestión del riego como generalizando tarifas binómi-


cas, que son tarifas proporcionales al volumen más una cuota fija
por el acceso al riego . Estableciendo tarifas progresivas en función
del consumo de agua, creando servicios de asesoramiento al
regante, etc.

Como se ha comentado con anterioridad, la componente social de los


regadíos de Bardenas está seriamente comprometida debido al elevado
tiempo dedicado al riego . Para asegurarse un relevo generacional, es
necesario acelerar el riego e implantar una jornada de riego de entre 12 y
18 horas. Para que ambas cosas se puedan producir será necesaria la
implantación de proyectos de riego presurizado promovidos al amparo de
programas públicos de modernización de regadíos. Por otro lado, los agri-
cultores que deseen seguir regando por superficie deberán hacerlo con
mayores caudales, una jornada de riego más corta y unos turnos de riego
menores.

Nuevos retos como el Plan Nacional de Regadíos, el Plan Hidrológico


Nacional y la Directiva Marco de Aguas, obligan a mantener el dinamismo
y a realizar una decidida apuesta por la modernización de infraestructuras
y la mejora de la gestión de los recursos con el objetivo de alcanzar una
agricultura sostenible que pueda seguir beneficiando a la sociedad y man-
tener el empleo y la rentabilidad de las explotaciones.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA EL SISTEMA DE RIEGOS DE BARDENAS . PRESENTE Y FU T,URRIANO
IzauIERDA: La reparación de los caminos de seNicio es una tarea continua de la CGR.

Archivo CGR Bardenas.

DERECHA: Nacimiento de la Acequia de los Cascajos.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA 212 TURRIANO
proyectos realizados por la
CGR de Bardenas

• Embalses laterales de Bardenas.

• Minicentrales hidroeléctricas .

• Gestión Informatizada de la demanda en Alta.

• Automatización Tramo Piloto. Acequias Cinco Villas y Navarra .

• Estudio de regulación y automatización global del sistema.

• lnstallación de caudalímetros en azudes de ríos conectados con el siste-


ma hidráu lico.

• Proyecto de análisis y calidad de las aguas de retornos del sistema .

• Proyecto de implantación del sistema de calidad ISO 9001 y gestión


medioambiental ISO 14001 .

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA EL SISTEMA DE RI EGOS DE BAR DEN AS. PRESEN TE Y FU :!lIDRRIANO
IZQ UIERDA: Centra l Cinco Vi llas.

DERECHA: Tramo intermedio de la Acequia de los Cascajos.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA 214 TURRIANO
proyectos a realizar

• Proyecto de int egración en el SAIH de la información de la automatiza-


ción de los embalses laterales, del Cana l de Bardenas y Acequias
Principales del sistema de Bardenas.

• Segunda Fase de insta lación de cauda límetros en azudes de ríos re lacio-


nados con el sistema hidráu lico del Canal de Bardenas .

• Proyecto de Gestión de la demanda en pa rcela med iante el empleo de


bases de datos (SIGPAC y catastro} y un sistema de información geo-
gráfica (G IS}.

• Proyecto de telemando y automatización global del sistema en alta .

• Proyecto de reforestación del entorno de los embalses de Ma lvecino y


La Berne .

• Minicentral de La Berne.

• Participación en los aprovecham ientos hidroe léctricos del emba lse de


Yesa .

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA EL SISTEM A DE RIEGOS DE BA RDENAS. PRESENTE Y FU jijjRRIANO
1zou1ERDA: El embalse de La Loteta se llenará con aguas de Yesa una vez esté el embalse recrecido .

DERECHA: Los nuevos cultivos energéticos como el Miscanthus, puede que se extiendan
en los grandes sistemas de regadío.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA 216 TURRIANO
la directiva marco de aguas y el
principio de recuperación de costes

En los últi mos años se viene hablando regularmente de la Directiva marco


del Agua y la recuperación de costes que se debe establecer tras su apli-
cación. A pesar de lo expresado en numerosas ocasiones por determina-
das organizaciones, esta situación no es nada excepcional en la
Comunidad General, puesto que los usuarios del sistema de Bardenas vie-
nen satisfaciendo unas cuotas mediante las cuales el Estado recupera la
práctica totalidad de los costes de las infraestructuras del embalse
de Yesa, del Canal de Bardenas y de los embalses laterales junto con la
totalidad de los gastos corrientes de funcionamiento del Organismo de
Cuenca, por lo que no procedería aplicar otra tasa por este concepto.
En el caso de que dicha tasa gravara el consumo de agua, es evidente que
la naturaleza de la misma no podría ser en cumplimiento del principio de
recuperación de costes, sino que sería poner precio al agua, algo que la
normativa española no contempla.
La Directiva Marco de Aguas deja libertad a los Estados para exceptuar de
la aplicación del principio de recuperación de costes a sectores productivos
completos como la agricultura: «Para la aplicación del principio de recupe-
ración de costes los Estados Miembros tendrán en cuenta las consecuen-
cias sociales, ambientales y económicas, así como las cond iciones geo-
gráficas y climáticas de cada territorio .. . »
Las presiones para encarecer el coste del agua para la agricultura con la
finalidad de que haya excedentes que circulen por los ríos en determina-
dos periodos, puede resultar una carga insostenible para un sector some-
tido a una fuerte y permanente reestructuración. Los usuarios del sistema
de Bardenas pagan por el agua que consumen, y lejos de regar gratis, el
coste medio de riego en 2008 se establece en una horquilla de entre 500 y
750 €/ha/año (entre 80.000 y 130.000 ptas/ha/año).
Por otra parte, la DMA ha sido redactada con la mirada puesta en los países
del centro y norte de Europa, olvidando que los ríos mediterráneos se carac-
terizan por sus enormes avenidas y no menos importantes sequías, dos
extremos que solamente logran evitarse o al menos paliarse en gran medi-
da gracias a los embalses. Estas infraestructuras no sólo se emplean para el
riego o la producción hidroeléctrica, sino para regular el caudal de los ríos evi-
tando los graves problemas que provoca la furia del agua . Por lo tanto, para
ser consecuentes, habría que poner también sobre la mesa los costes eco-
nómicos que los embalses evitan, una cifra difícil de evaluar en términos
económicos, pero aún más si lo que hay que valorar son las vidas huma-
nas que los embalses contribuyen a salvaguardar y cuya constatación es
tan fácil como comprobar que las muertes en grandes avenidas se dan en
cauces de ríos sin regulación. En consecuencia, una revisión al alza del
régimen económico financiero de la Ley de Aguas con el consiguiente
aumento de los costes del riego, supondría una grave injusticia a la vez que
hipotecaría la agricultura de la zona, frenando toda posibilidad de competir
fuera y dentro de España. Ello tendría como resultado que se llegaría a un
modelo de agricultura insostenible, concepto que no sólo debe aplicarse a
los criterios ambientales sino también a los económicos .

FUNDAC IÓN
J UANELO
AGUA Y TIERRA EL SISTEM A DE RIEGOS DE BA RDE N AS . PRES ENTE Y FUT TU RRJ ANO
Izou IERDA: Canal de Bardenas en las cercanías de Sádaba.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TIERRA 21 8
TURRIANO
Bardenas en el contexto
agrario español

Para concluir este capítulo se situarán los riegos de Bardenas en el con-


texto de la cuenca del Ebro.

SUPERFICIES REGABLES CUENCA DEL EBRO , SEGÚN


EL INVENTAR IO DE APROVECHAMIENTOS POR COMUNIDADES

Superficies de regadío y porcentajes

COMUN IDAD AUTÓNOMA GRANDES CANALES PEQUEÑOS REGADÍOS TOTAL

ARAGÓN 237.813 52,22 161 .721 49,13 399.045 50,93

CANTABRIA o o 553 0,17 553 0,07

CATALUÑA 160.625 35,27 46.316 14,14 207.035 26,42

CASTILLA-LA MANCHA o o 241 0,07 240 0,03

LA RIOJA 17.584 3,86 34.864 10,62 52.448 6,69

CASTILLA-LEÓN o o 8.913 2,72 8.913 1,14

NAVARRA 39 .359 8,64 48 .407 14,75 87.766 11,2

COMUNIDAD VALE NCIANA o o 275 0,08 275 0,04

PAÍS VASCO o o 27.277 8,31 27.277 3,48

TOTAL SUPERFI CIE 455 .381 ha 100% 328.567 ha 100% 783 .948 ha 100 %

En el cuadro anterior' 5 se puede comproba r que el dato más significativo


es que Aragón co ntiene la mitad del regadío de la cuenca del Ebro. A con-
tinuación, se in serta otro cuadro para ver cuál es el porcentaje que corres-
ponde a los riegos de Bardenas dentro de los grandes sistemas de rega-
díos de la misma cuenca:

15. Datos extraídos de la página web del la Confederación Hidrográfica del Ebro (www.chebro.es)

JI
AGUA Y TI ERRA EL SISTEMA DE RIEGOS DE BARDENAS. PRESENTE Y FUT
i FUNDAC IÓN
J UANELO
!fURRJANO
1zou1ERDA: Una de las primeras fotografías en color de Yesa fue esta de Coyne en 1959.
Archivo Coyne AH PZ.

FUNDACIÓN
JUANELO
AGUA Y TI ERRA 220 TURRIANO
SUPERFICIE REGABLE ACTUAL DE LOS GRANDES SISTEMAS

Grandes canales

NOMBRE DEL CANAL SUPERF ICIE

CANAL MARGEN DERECHA DEL EBRO 15.170

CANAL MARGEN IZQUIERDA DEL EBRO 12.690

CANAL MARGEN DERECHA DEL NAJERILLA 2.785

CANAL MARGEN IZQUIERDA DEL NAJERILLA 5.015

CANAL IMPERIAL DE ARAGÓN 26.508

CANAL DE LODOSA 28.888

CANAL DE LODOSA (RIEGOS DE INVIERNO) 3.930

CANAL DE TAUSTE 9.022

SISTEMA MONEGROS 1 32.664

CANAL DEL FLUMEN 22 .115

SISTEMA MONEGROS 11 800

CANAL DEL CINCA 42.600

CANAL DE BARDENAS 1 (BARDENAS) 56.952

CANAL DE BARDENAS 11 (BARDENAS) 3.749

CANAL DE ARAGÓN Y CATALUÑA- Zona Alta 54.046

CANAL DE ARAGÓN Y CATALUÑA- Zona Baja 44.156

CANAL AUXILIAR DE URGEL 23.500

CANAL DE PIÑANA 13.495

CANAL PRINCIPAL DE URGEL 51 .500

CANAL PRINCIPAL DE URGEL (RIEGOS DE INVIERNO) 5.796

TOTAL GRANDES CANALES: 455 .381 has

Del cuadro anterior se desprende que el sistema de Bardenas es el terce-


ro en extensión de los existentes en la cuenca del Ebro. De los restantes
sistemas de riego el primero es el de Riegos del Alto Aragón, que com-
prende los canales del Cinca y Flumen, más Monegros I y 11 , en tanto que
la segunda zona regable es la del Canal de Aragón y Cataluña.

Ji
AGUA Y TI ERR A EL SISTEMA DE RIEGOS DE BA RDENAS . PRESENTE Y FUT
-
i FUNDAC IÓN
J UANELO
,TURRJ ANO
Fotografías de Javier Ara (Ganga) y Carlos Blázquez (Ga rci lla)

Los animales y los humanos


nos adaptamos al entorno,
pero solamente nosotros
lo transformamos.
Hacer que siga siendo habitable
para todos y para siempre
es el reto al que nos enfrentamos
en las próximas décadas.

FUNDACIÓN
JUANELO
TURRIANO
Comunidod Ge nero!
de Regontes del
Co nol de Bordenas

50 .
aniversario
.

ººº
Este libro se terminó de imprimir
el 2 de abril de 2009.

50 años después
de que unos esperanzados
agricu ltores aguardasen
impacientes la inminente llegada
del agua del río Aragón
a sus campos

FUNDACIÓN
JUANELO
TURRIANO
FUNDACIÓN
JUANELO
TURRIANO
FUNDACIÓN
JUANELO
TURRIANO
RIEGOS DE BARDENAS
1959-2009
Comun idad General
de Regan t es de l
Cana l de Bardenas

Comunid ad
GOBIERNO MINISTERIO ~ GOBIERNO Gobierno
~ DEARAGON
DEESPAAA DE MEDIO AMBIENTE

General de
Y MEDIO PJJRAL Y MARINO
de Navarra
Rega n tes
del Canal de
Bardenas

FUNDACIÓN
JUANELO
TURRIANO