Está en la página 1de 6

CLASIFICACIÓN DE RESIDUOS SANITARIOS

El tema "Gestión de residuos sanitarios: clasificación, transporte, eliminación y


tratamiento" normalmente forma parte del temario específico de la categoría de
Celador de los diferentes Servicios de Salud. Independientemente de ello, es de gran
importancia que el celador sepa distinguir los distintos tipos de residuos que se
generan en una Institución Sanitaria, debido a la diversidad de procedimientos,
acciones, etc. que se realizan en ellas, ya que suponen un riesgo de producir
infecciones (a pacientes y trabajadores) si su manejo es inadecuado, aunque la
mayoría de los residuos generados no son peligrosos, otros si que lo son, por ello
debemos tener conocimiento de los tipos de residuos que se pueden generar en un
centro sanitario y su peligrosidad.

La normativa europea, a través de la DECISIÓN de 18 de diciembre de 2014 por la que


se modifica la Decisión 2000/98/CE, sobre la lista de residuos, de conformidad con la
Directiva 2000/98/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, (nos indica la clasificación
de residuos, quedando en el punto 18 enmarcado los Residuos de servicios médicos o
veterinarios o de investigación asociada salvo los residuos de cocina y de restaurante
no procedentes directamente de la prestación de cuidados sanitarios).

En el ámbito nacional, la normativa que debemos tener en cuenta es:

 Ley 22/2001, de 28 de julio, de residuos y suelos contaminados


 Orden MAM/304/2002, de 8 de febrero, por la que se publican las operaciones
de valoración y eliminación de residuos y la lista europea de residuos
 La NTP 372: Tratamiento de residuos sanitarios. (Las NTP son guías de buenas
prácticas, no siendo obligatorias sus indicaciones)

Según la NTP 372, la clasificación de residuos sanitarios sería la siguiente:


Entendemos por "residuo" cualquier sustancia u objeto que su poseedor deseche o
tenga la intención o la obligación de desechar.

Y por "residuo sanitario" cualquier sustancia u objeto sólido, pastoso, líquido o


gaseoso contenidos o no en recipientes, del cual su poseedor se desprenda o tenga
intención o la obligación de desprenderse, generados por actividades sanitarias.

El riesgo asociado al uso o a la manipulación del material propio de la actividad


sanitaria (agujas, gasas empapadas en sangre en una cura o una intervención
quirúrgica, tejidos extirpados, pipetas de laboratorio, etc.) no tiene nada que ver con el
riesgo asociado a los residuos. Sólo cuando este material es rechazado (porque su
utilidad o manejo se dan por acabados definitivamente), y únicamente a partir de este
momento, se convierte en residuo.
PAÍS VASCO
Decreto 21/2015, de 3 de marzo, sobre gestión de los residuos sanitarios en la Comunidad
Autónoma de Euskadi.
En el caso de las enfermedades zoonóticas de este anexo, el listado de residuos
sanitarios infecciosos animales deberá ampliarse a todos los residuos infectivos de los
mismos.
ARAGÓN
Decreto 29/1995, de 21 de febrero, de la Diputación General de Aragón, de gestión de
los residuos sanitarios en la Comunidad Autónoma de Aragón. (BOA nº 27, de 6 de
marzo de 1995)