Está en la página 1de 2

PREGUNTAS REQUIEM POR UN IDEAL REPUBLICANO

¿Ese proceso civilatorio, el que se habla en el texto, es esencial y necesario para construir una
colectividad humana con intereses individuales y grupales compatibles?

Según el texto “La civilización fue en su origen esta transformación de la conducta de los seres
humanos’’; la cortesía, el dominio de los instintos, la contención de los impulsos… constituían
entonces al hombre civilizado. En determinadas épocas de la historia humana la relación con el
propio cuerpo y la represión de la agresividad eran propias de un hombre civilizado y por tanto de
la civilización. Sería interesante analizar cómo es que este tipo de actitudes beneficiaban la
centralización del poder. Pero en la actualidad la sociedad humana ha comprendido que el
excesivo poder puede ser peligroso para los intereses de la humanidad. Quizás esto tenga relación
con el hecho de que ‘‘Cepillarse o no los dientes tiene muy poco que ver con la práctica de la
ciudadanía ni con el ejercicio de ningún derecho…’’, puesto que cada vez sectores más amplios de
la población que constituyen expresiones de la diversidad humana son incluidos o rotulados como
ciudadanos. Quizás sea por esto que sea necesaria la separación entre civilidad y ciudadanía.

¿Hay alguna diferencia entre ser un civil y ser un ciudadano?

Es interesante entender esta distinción que en algunos momentos de la historia no existía. Según
el texto, la ciudadanía se despliega en prácticas y acciones en el espacio público: “No hay
ciudadanía en el espacio íntimo de la vida privada, individual, o familiar. De allí la necesaria
separación entre civilidad y ciudadanía. La primera se va haciendo cada vez más privada hasta la
separación de algunos de sus usos”. Por tanto, la civilidad se ha vuelto una característica cada vez
más íntima que importa poco a la opinión pública o al resto de ciudadanos. Según el texto, las
prácticas de ciudadanía ya separadas de tal civilidad producen reacciones en la sociedad o pueden
ser acogidas, premiadas, reprimidas, condenadas…; es por ello que se habla de la interactuación
en el texto. La acción ciudadana hecha política.

¿Qué características son necesarias para la construcción de una ciudadanía?


Dado que la ciudadanía es esencialmente una noción política, el ciudadano es un ‘‘animal político’’
y la escuela es el modo de convertir a los hombres en ciudadanos, ¿es posible que la escuela sea
una invención propia que responde a asuntos políticos? S

Dice el texto, que uno de los espacios principales de construcción de ciudadanía ha sido la escuela,
y particularmente la escuela pública, tanto así, que esta articula la formación del Estado moderno
y la formación de individuo como ciudadano. Según el texto los gobiernos liberales intervenían
sobre las familias para que los hijos fueran educados: “Cambiar la infancia se convierte en un
objetivo político”. Si los estados y los gobiernos tenían intereses propios en la implicación de los
núcleos familiares y su forma de pensar, quizás, la escuela podría ser propicia para reproducir
ideologías, doctrinas, políticas, y hacerlas comunes y bien vistas en la sociedad. Podría ser incluso
que la escuela y la constitución de ciudadanía son solo creaciones que intentar responder a
interés propios de una agenda política de los estados, incluso, un modo de control. Entonces
podríamos preguntarnos, ¿qué es en realidad ser ciudadano? ¿La ciudadanía responde
verdaderamente a las necesidades de la población o sólo a las de algunas minorías?