Está en la página 1de 2

Universidad Nacional de Colombia

Facultad de Ciencias Humanas


Programa Curricular de Trabajo Social
Asignatura Trabajo Social Individual

Profesora: Yolanda López


Estudiante: Daniela Santos

GUÍA TEXTO: “Culturación del fuego”. Cáp. IV del libro. El animal paradójico de José Lorite Mena. Edit. Alianza.

1. ¿Qué quiere decir que el fuego humano surge en un espacio significativo?

“De una forma semejante, cuando existe la posibilidad de retener y reproducir -y no simplemente de recoger y
utilizar- la realidad del fuego, aparece el fuego humano, un fuego mediatizado, al ser integrado en un espacio
mental que lo asimila a su intencionalidad” 1 con esto el autor nos señala, el proceso de culturización del fuego:
desde la recolección del fuego real, pasando por la prefiguración del fuego, hasta llegar a la creación del fuego
humano. En este sentido el fuego humano surge en un espacio significativo, cuando en el proceso de
prefiguración, el humano primitivo asocia el “fuego natural”, como lo denomina el autor, a sus necesidades
contextuales; el humano primitivo capta entonces las capacidades y características del fuego (Luz, calor ) y hace
un ejercicio de asociación con su espacio significado, o sea con su contexto y sus necesidades de seguridad,
protección, alimentación, significando el fuego a partir de esto, simbolizando sus características naturales,
creando así el fuego humano.

2. ¿Cuál es la relación entre la producción del fuego humano y la creación del orden privado? ¿Por qué
puede definirse dicho orden cómo simbólico? Y ¿Cuál es su poder sobre los individuos?

Como lo desarrolla el autor, la creación del fuego humano, al posibilitar la modificación del entorno, “pone un
freno decisivo al nomadismo, (y es así como) la célula familiar se convierte en hogar”2 ; la posibilidad de capturar
y transportar el fuego lleva a los grupos primitivos a asentarse, a crear espacios propios, y establecerse en
lugares. El fuego crea recintos, núcleos humanos, un lugar para estar, propiciando la cohesión de una
colectividad; la creación de estos pequeños grupos posibilita que haya un lugar interior, un lugar para los del
grupo, un orden privado, con reglas, roles, tareas, entre otras divisiones para los que están adentro del hogar,
con esto a su vez, crea el espacio de los que no están dentro, de los otros, los extraños, el mundo exterior.

La creación del orden de lo privado es la creación del hogar y la comunidad, al igual, que todo lo que este
representa; en primer lugar, este es un orden simbólico, porque el fuego pasa de ser un elemento de lo real, a
estar cargado de un significado para una colectividad. Por otro lado, a su vez, es desde este orden donde nace

1
Mena Lorite, José. El animal paradójico. Fundamentos de Antropología. Capítulo 4 “Culturación del fuego”. Edit. Alianza. Madrid,
1982. Pág 376
2
Ibid, Pág 378
Universidad Nacional de Colombia
Facultad de Ciencias Humanas
Programa Curricular de Trabajo Social
Asignatura Trabajo Social Individual

Profesora: Yolanda López


Estudiante: Daniela Santos

una construcción simbólica, un marco de realidad; como lo menciona el autor, es desde lo privado donde se
configuran las divisiones del sexo, los roles de género, de producción, de poder y un orden significativo regulante
del grupo 3.

El orden privado, nos permite como individuos, establecer como ya lo mencioné, que es lo nuestro y que es lo
extraño, y en esa medida nos permite saber de qué hacemos parte y de que no, a qué pertenecemos, quiénes
somos; la trasformación simbólica del fuego, nos permite desde el hogar configurarnos como individuos y
construir el yo, tener identidad, reconocer lo que soy y lo que no soy, en la medida que hago parte de un grupo
puedo reconocer, mi género, mi edad, mi lugar de poder, mi rol en el grupo, etc., es así como, el hogar, lo
nuestro, nos configura también como individuos.

3. ¿Cuáles son las funciones más importantes de la creación del fuego humano y sus implicaciones para
la creación y reproducción social y material del Ser Humano?

La creación del Fuego humano permitió transformar lo natural en simbólico, y desde ahí significar y trasformar
lo natural para cubrir sus necesidades; como lo desarrolla el autor, la creación del fuego humano acompañó
paralelamente la creación utensiliar4 y viceversa, fortaleciendo con esto un saber hacer, y desde ahí la evolución
y la adaptación del humano primitivo.

Por otro lado, el fuego humano permitió otra noción de espacialidad, y una forma diferente de relacionarnos
con el espacio y el trabajo sobre este, permitió al hombre primitivo una mejor adaptación, protección contra
animales y cambios climáticos5, permitiendo así el sedentarismo, y con esto el surgimiento del hogar y el mundo
simbólico y el orden privado, vital para la reproducción del orden social.

Como lo menciona el autor, a su vez con la creación del fuego hogar, dio paso al fuego alimenticio6, posibilitando
el compartir y la interacción con el grupo, la división de roles y directamente el desarrollo evolutivo de la especie
humana, a través de la comida cocinada.

3
Mena, Op Cit. Pág 378
4
Mena, Op Cit. Pág 375
5
Mena, Op Cit. Pág 377
6
Mena, Op Cit. Pág 379