Está en la página 1de 6

Sechín

Relieve de la fachada pétrea de Cerro Sechín, que representa posiblemente a un sacerdote-guerrero.

El sitio arqueológico de Sechín, llamado también Cerro Sechín o Sechín de las Estelas,
está ubicado en la provincia de Casma del departamento de Áncash, en el Perú, a una altura
de 90 msnm (metros sobre el nivel del mar) y a cinco km de la ciudad de Casma, capital de la
provincia, cerca de la confluencia de los ríos Sechín y Casma. Fue descubierta por el
arqueólogo peruano Julio César Tello en 1937. Se considera que fue la capital de toda una
cultura, a la que se denominóCultura Sechín. Es de finales del arcaico tardío y de inicios
del formativo inferior. Rasgo distintivo de este monumento es su fachada enchapada con
monolitos de caras planas, sobre las que se hallan grabadas figuras en relieve, que en
conjunto parecen escenificar sacrificios humanos.
Cerca de este sitio se hallan otros dos complejos arqueológicos del mismo nombre: Sechín
Alto y Sechín Bajo.

Índice
[ocultar]

 1 Cronología
 2 Descripción
 3 Interpretación de los relieves líticos
 4 Importancia y significado
 5 Área monumental
 6 Bibliografía
 7 Véase también
 8 Enlaces externos

Cronología[editar]
El Cerro Sechín ha sido objeto de una excavación y estudio muy riguroso. Se han reconocido
dos edificios principales, uno hecho en barro y otro en piedra. El de barro o adobes, el más
antiguo, muestra remodelaciones en tres fases, que han sido fechadas entre los años 2400 y
2300 a.C. Luego, prácticamente cubriendo a esta estructura de barro, se eleva un edificio de
piedra, cuya característica más importante es su fachada de bloques líticos decorados con
relieves, que representan a “guerreros-sacerdotes” y cuerpos mutilados. Este edificio de
piedra se terminó de construir antes de año 2000 a.C. pero permaneció en uso
aproximadamente hasta el 1500 a.C. Es decir, es anterior a la cultura Chavín.

Descripción[editar]

Relieve de Sechín que representa cabezas apiladas.

Aunque la zona ocupa aproximadamente cinco hectáreas, la zona de monumentos se agrupa


en una sola hectárea. Básicamente, como ya quedó dicho, está constituido por un edificio
principal o central, hecho de piedra, que encierra a otro edificio o estructura de adobes
cónicos. Flanqueando el conjunto se hallan otros dos edificios (edificio A y edificio C) y dos
plataformas (plataforma Julio César Tello y plataforma Rafael Larco).
El edificio principal es rectangular, con esquinas redondeadas y con un muro perimétrico de
monolitos o estelas grabadas, que es de construcción más temprana. Una doble escalera lleva
a su cima, a unos 4 metros de altura, pero ya no existen allí edificios pues fueron arrasados
por los aluviones.
Los personajes representados en los monolitos de las fachadas son de dos clases: los
guerreros-sacerdotes (ataviados con un arma o cetro) y las víctimas descuartizadas o sus
despojos (cabezas principalmente, extremidades, ojos ensartados, intestinos, vértebras y
vísceras), creando una escena sombría. Cabe destacar que todas estas figuras representan a
humanos, sin presencia de semidioses o animales.
En el edificio interior de adobe, la decoración principal y mejor conservada es la que
representa a dos peces mitológicos, realizados mediante líneas labradas sobre la pared de
barro todavía húmeda. Otra figura, que representa a un hombre sangrando, es secundaria.
Estos motivos relacionan el mar, las lluvias y los sacrificios humanos muy estrechamente.

Interpretación de los relieves líticos[editar]

Otro relieve que representa una cabeza decapitada, con el ojo cerrado.

Las figuras labradas en las piedras que exornan la fachada del monumento han tenido
diversas interpretaciones. Para su descubridor,Julio C. Tello, son escenas de batallas,
labradas en conmemoración de una gran victoria obtenida en aquel lugar, tesis que defendió
también Arturo Jiménez Borja. Otra teoría es que el sitio era un laboratorio de altos estudios
anatómicos, lo que explicaría la exposición explícita de diversos partes del cuerpo humano,
como vísceras y huesos. Una posición marxista ha sostenido que es la representación de una
rebelión popular aplastada sangrientamente por la elite gobernante. Para Federico Kauffman
Doig se trataría de una escenificación de sacrificios humanos, en el marco de un culto
propiciatorio del sustento, para contrarrestar las hambrunas causadas por sequías u otros
embates de la naturaleza.

Importancia y significado[editar]
Tello sostuvo que este monumento era la prueba de la influencia de la cultura Chavín en el
valle de Casma. Sin embargo, hoy sabemos con certeza que Sechín es anterior al santuario
de Chavín, y que más bien es la precursora de la arquitectura y la iconografía chavinense.
En cuanto a su función, fue indudablemente un centro de administración de la producción,
distribución y reservas de alimentos, y también de culto. Resumidamente, un centro
administrativo y ceremonial.

Área monumental[editar]
Momia Sechín en el Museo Regional de Casma "Max Uhle" (Ancash).

A fin de evitar confusiones, se debe diferenciar claramente los sitios que comparten el nombre
de SECHÍN, en el valle de Casma. En la misma margen del río Sechín, al noreste, se
encuentra el complejo de Sechín Alto, considerado el mayor conjunto arquitectónico del Perú,
pues abarca de 300 a 400 hectáreas. Pertenece también al Formativo.
El otro complejo es Sechín Bajo, más cercana a Cerro Sechín pero en la otra margen del río.
Este sitio fue excavado desde la década de 1990 y en su estrato más profundo se halló, en el
año 2008, los restos de una plaza circular de piedra y barro, del Arcaico Tardío, con una
antigüedad de 3.500 a.C.

Bibliografía[editar]
 Kauffmann Doig, Federico: Historia y arte del Perú antiguo. Tomo 1, p. 156-164. Lima,
Ediciones PEISA, 2002. ISBN 9972-40-213-4
 Kaulicke, Peter: El Perú Antiguo I. Los períodos arcaico y formativo, pp. 40-41. Colección
Historia del Perú, editada por la Empresa Editora El Comercio S.A. Lima, 2010. ISBN 978-
612-4069-86-4
 Silva Sifuentes, Jorge E. T.: Origen de las civilizaciones andinas. Incluida en la Historia del
Perú. Lima, Lexus Editores, 2000. ISBN 9972-625-35-4

También podría gustarte