Está en la página 1de 1

AC Ficha técnica 10

Calibración y operación de las matracas


La calibración de matracas, ¿para qué?
Es necesario calibrar las matracas para saber la tasa de
siembra y la dosis de fertilizante que hay que aplicar y para
asegurar que sean cantidades económicamente viables.
La matraca se puede utilizar para sembrar varios cultivos, como
el maíz, el frijol y el caupí, aunque no es muy apropiada para
sembrar soya o sorgo, por el reducido espacio entre surcos que
estos cultivos necesitan. La mejor manera de sembrar la soya es
en surcos abiertos, con azadón o arado.

Pasos para calibrar la tasa de siembra


1. Coloca la semilla de maíz en la tolva.
2. Ajusta el deslizador que modifica el tamaño de la abertura del distribuidor de semilla para
que acepte el número aproximado de semillas que deseas sembrar por golpe.
3. Asegúrate de colocar la semilla en la tolva correcta; si hay una tolva de acero inoxidable, es
para el fertilizante, no para la semilla.
4. Abre y cierra la matraca y siga ajustando el deslizador hasta que el número correcto de
semillas caiga de las puntas. Se puede lograr una densidad de siembra mayor abriendo la
abertura y una menor, cerrándola.

Cabe señalar que la matraca no es un implemento de precisión y también hay variabilidad


en el tamaño de la semilla, lo cual afecta el número de semillas que se siembra. A menos
que tamices la semilla para obtener un tamaño parejo, no lograrás una uniformidad total.
Se pueden utilizar procedimientos similares de calibración con otros cultivos (por ejemplo,
girasol, caupí o frijol) que también se siembran con matraca.

Ajuste de dosis de fertilizante


Con las matracas de diseño más nuevo es posible ajustar la dosis de fertilizante:
1. Calcula la cantidad de fertilizante que se debe aplicar en cada golpe de siembra.
2. Ponlo en la tolva correspondiente.
3. Amarra una bolsa sobre las puntas de salida del fertilizante y, mientras sostienes la
matraca en posición vertical, abre y cierre las manijas 20 veces.
4. Pesa el fertilizante que cayó en la bolsa y divide ese peso entre 20 para ver cuánto
fertilizante salió por golpe.
5. Ajusta la cantidad de fertilizante y repite el procedimiento de calibración hasta obtener la
cantidad que requieres.

Pasos para la siembra con matraca de maíz o cualquier otro cultivo...


1. Traza líneas extendiendo una cuerda a través de la parcela cada 50 centímetros o la
distancia requerida entre los golpes de siembra.
2. Empuja la matraca dentro del suelo con los picos cerrados y las manijas abiertas. Productora practicando con la matraca antes
3. Cierra las manijas para abrir los picos sin sacar la matraca del suelo. de utilizarla en la parcela.
4. Retírala con los picos abiertos. Cierra los picos una vez que hayas sacado la matraca del
suelo (oirás un sonido al caer la semilla y el fertilizante dentro de las puntas).
5. Mueve la matraca al siguiente golpe (50 cm) y vuelve a hacer el procedimiento: empuja,
abre, extrae y cierra las manijas.
6. Es importante que los agujeros de siembra se cierren después de colocada la semilla; si no
se cierran (como suele suceder en suelos pesados), ciérralos con el pie. Verás que pronto te
acostumbrarás a realizar esta acción y a la posición de los golpes de siembra y, por lo tanto,
quizá no tengas que trazar las líneas con una cuerda antes de sembrar tus parcelas.

Esta ficha técnica está basada en el original de Christian Thierfelder y Patrick C. Wall, del CIMMYT-Zimbabue; se adaptó a
las condiciones en que trabajan los agricultores mexicanos.

Este material fue adaptado y reproducido para el componente MasAgro-Productor, en el marco del Programa
Modernización Sustentable de la Agricultura Tradicional. Este programa es público, ajeno a cualquier partido político.
Queda prohibido el uso para fines distintos a los establecidos en el programa.