Está en la página 1de 334
by i i NICK SRNICEK Y ALEX WILLIAMS INVENTAR EL FUTURO POSCAPITALISMO Y UN MUNDO SIN TRABAJO TRADUCCION DE ADRIANA SANTOVENA MALSASO BARCELONA MEXICO BUENOS AIRES NUEVA YORK AGRADECIMIENTOS Este libro no tiene sdlo dos autores, tiene muchos Nos gustaria agradecer su apoyo durante la preparacién de este libro a Alex Andrews, Armen Avanessian, Diann Bauer, Ray Brassier, Benja- mun Bratton, Harry Cleaver, Nathan Coombs, Michael Ferrer, Mark Fisher, Sam Forsythe, Dominic Fox, Lucca Fraser, Craig Gent, Jeremy Gilbert, Fabio Girom, Jairus Grove, Doug Hen- wood, Aggie Hirst, Amy Ireland, Joshua Johnson, Robin Mackay, Suhail Malik, Ker Milburn, Reza Negarestam, Matteo Pasquine- lh, Patricia Reed, Rory Rowan, Michal Rozworski, Mohammed Salemy, Robbie Shilham, Ben Singleton, Keith Tilford, James Trafford, Deneb Kozikoski Valereto, Pete Wolfendale y muchos otros que ayudaron a darle forma por medio del didlogo Tam bien nos gustana agradecer al equipo de Verso, que mejoré el Li- bro significatrvamente durante el proceso de edici6n Rowan Wilson, Mark Martin y Charles Peyton Y, por ultimo, Nick quie re dar las gracias a su familia por su incesante apoyo y a Helen Hester por sus incalculables contribuciones, desde la mas mini- fa correccién gramatical al mayor problema conceptual Alex da las gracias a su famulia por su constante apoyo y consejo y a Francesca Peck por su inquebrantable apoyo y su flexibihdad en la elaboracidn de este bro we INTRODUCCION zAd6nde se fue el futuro? Durante buena parte del siglo Xx, el futuro. dominé nuestros suefios En los honzontes de la zquier da politica se concentré un vasto surtido de visiones emanc! padoras, a menudo derwvadas de la conjuncidn del poder poli tico popular y el potencial luberador de la tecnologia Desde las predicciones de nuevos mundos de esparcimiento hasta los suenos posgénero del femimsmo radical, pasando por el comu mismo césmico de la era soviética y las celebraciones afrofutu nstas de la naturaleza sintética y diasp6rica de lacultura negra, Ja magimacién popular de la izquierda ha concebido socie dades muy superiores a cualquiera que podamos sofiar en la actuahdad * Mediante el control politico popular de las nue vas tecnologias podriamos transformar colectivamente nuestro mundo para bien En cierta medida, hoy en dia estos suenos parecen mas cercanos que nunca La infraestructura tecnol6g1 ca del siglo XXI esta produciendo los recursos necesarios para alcanzar un sistema econémico y politico muy distinto Las maquinas estén realizando trabajos que hace una década eran mimaginables Internet y los medhos sociales estan danda voz a billones de personas que hasta ahora habian sido ignoradas, volviendo asi la democracia participativa global mis factible que nunca Los disefios de cédigo abierto, la creatividad libre de derechos de autor y la umpresién en 3D auguran un mundo donde se podria superar la escasez de numerosos productos Las nuevas formas de simulacién por computadora podrian re- vitalzar la plamificacién econémica y brindarnos la capacidad de dingir las economias de maneras racionales y sin preceden- tes La ola mds reciente de automatizacién est4 generando la posibilidad de elimmar de forma permanente enormes lotes de trabajo aburnido y degradante Las tecnologias de energia lim- pia posibiltan formas casi ilimitadas y medioambientalmente sustentables de produccién de energfa Y las nuevas tecnolo- gias médicas no sélo hacen posible una vida mds larga y sana, sino que también permiten llevar a cabo nuevos experimentos con lasidentidades sexuales y de género En la actualidad, bue- na parte de las demandas clasicas de la zquierda —menos tra- bajo, la elmunacién de la escasez, la democracia econdmica, la produccién de bienes titiles para la sociedad y la hiberacién de la humamidad— son materralmente més factibles que en cual- quier otro momento de la historia Sin embargo, a pesar de la bnilante apariencia de nuestra época tecnolégica, seguimos atados a un viejo y obsoleto con- junto de relaciones sociales Seguimos trabajando muchas ho- ras, recorriendo trayectos cada vez mids largos para llevar a cabo labores que parecen tener cada vez menos sentido Nues- tros trabajos se han vuelto mds inseguros, nuestro sueldo se ha estancado y las deudas nos abruman Luchamos por llegar a fin de mes, por poner comida en la mesa, por pagar la rentao la hi- poteca y, a medida que nos arrastramos de un trabajo 4 otro, evocamos las pensiones y luchamos por encontrar servicios de cuidado infantil a un costo moderado La automatizacién nos deja desempleados y los sueldos estancados devastan a las cla- ses medias, mientras que las ganancias corporativas se dispa- ran a nuevas alturas Los atisbos de un mejor futaro quedan pi- soteados y olvidados por las presiones de un mundo cada vez mas precario y demandante Y, cada dia, regresamos a trabayar como siempre exhaustos, ansiosos, estresados y frustrados En todo el planeta, la situacién parece ain mds ominosa La desestabihzacién global del cluma ni siquiera se frena y los efec- tos colaterales continuados de la crisis econémica han levadoa los gohiernos a seguir la paralizadora cuesta abaje de la austen & INVENTAR EL FUTURO dad Sacudidos por poderes imperceptibles y abstractos, nos sentimosincapaces de evadir 0 controlar las pulsiones de la ma rea de las fuerzas econémicas, sociales y medioambientales Pero ,cémo podemos cambiar las cosas? A nuestro alrededor, pare ceria que los sistemas, movimientos y procesos politicos que han dominado los ultimos cien anos, ya no son capaces de ge nerar cambios genuinamente transformadores A] contrano, nos han arrojado a una interminable rutina de misena La de mocracia electoral sufre un grave detenoro Los partidos polf ticos de centro rzquierda han sido vaciados y sangrados de cualquier mandato popular Sus cadaveres avanzan a tropiezos, como vehiculos de ambiciones arnbistas Los movimuentos po hticos radicales florecen de manera prometedora, pero no tar dan en extinguuse por el cansancio y la represién El poder del trabayo orgamzado ha sido desmontado de modo sistematico, hasta quedar esclerético e incapaz de nada mds que una débil resistencia Con todo, ante tales calamdades, la politica actual sigue obstinadamente aquejada por la carencia de nuevas ideas El neoliberalismo lleva décadas predomunando y la democracia social existe en gran medida como objeto de nostalgia A medi da que las cnsis cobran fuerza y velocidad, la politica se mar chita y retrocede En esta pardhsis del imaginanio politico, el futuro se ha extinguido * Este libro se centra en cémo llegamos aqu{f y adénde podna mos ir Recurnendo a una idea que llamamos «politica folk», ofrecemos un diagnéstico de cémo y por qué perdimos la capa eidad de construir un mejor futuro Debido a la influencia de la forma de pensar de la politica folk, el ciclo de luchas mds re cientes —desde la antiglobalizacién hasta la antiguerra y Occu py Wall Street— ha conllevado la fetichizacién de los espacios locales, acciones mmediatas, gestos effmeros y particularismos de todo tipo En lugar de emprender la dificil labor de expandir y consolidar las ganancias, esta forma de politica se ha enfoca NICK SRNICEK ¥ ALEX WILLIAMS do en la construccién de biinkeres para resistir las mtrusiones de] neoliberalismo global. Al hacer esto, se ha convertido en una politica de defensa, icapaz de articular o construr un mundo nuevo Para cualquier movimiento que lucha por esca- par del neoliberalismo y construir algo mejor, estos enfoques de politica folk resultan imsuficientes En su lugar, este libro propone una politica altemativa, una polftica que busque reto- mar el control sobre nuestro futuro y fomentar la ambici6n de crear un. mundo mas modemo de lo que permite él capitalismo. Los potenciales utépicos inherentes a la tecnologia del siglo Xx1 no pueden seguir atados a una 1maginacidn capitalista pueble- una, deben ser liberados por una ambiciosa alternativa de 1z- quierda El neoliberalismo ha fracasado, lademocracia social es imposible y sdlo una visién alternativa puede dar lugar a la prospendad y la emancipacion umiversales Articular y cons- truir este mundo mejor es Ia labor fundamental de la izquierda de hoy 1 NUESTRO SENTIDO COMUN POLITICO INTRODUCCION A LA POLITICA FOLK La siguiente jugada era nuestra y nos quedamos ahf, esperando que pasara algo, como buenos abyetores de conciencia esperando nuestro castigo tras haber sefialado algo puramente simbolico DAVE MITCHELL Actualmente, parece que se necesita Ja mayor cantidad de es- fuerzo para lograr el menor grado de cambio Millones de per- sonas marchan contra la guerra de Irak, pero la guerra sigue adelante como estaba planeada Cientos de miles protestan contra la austerndad, pero sigue habiendo recortes presupues tales sin precedentes Las protestas, ocupaciones y revueltas estudiantiles en contra del alza en las matriculas se repiten una y otra vez, pero éstas siguen su avance mexorable Por todo el mundo, la gente establece campos de protesta y se movilza contra la desigualdad economuca, pero el abismo entre los ncos. y los pobres sigue creciendo Desde las luchas alterglobalizado ras de fies de la década de 1990, pasando por las coaliciones antiguerra y ecolégicas de principios del siglo XX, hasta los nuevos levantamientos estudiantiles y movumientos de Occu- py desde 2008, ha surgido un nuevo patrén las luchas de re- sistencia aparecen rapido, movilizan a cantidades cada vez ma~ yores de personas y, sin embargo, terminan por palidecer para ser sustituidas por un sentimiento renovado de apatia, melan- colia y derrota A pesar de que millones de personas desean un mundo mejor, los efectos de estos movimientos son minimos NICK SRNICEK ¥ ALEX WILLIAMS ALGO GRACIOSO PASO CAMINO A LA PROTESTA El fracaso impregna este ciclo de luchas yY, €M consecuencia, muchas de las tacticas de la zquerda contempordnea han adop- tado una naturaleza ntualista, cargada de una pesada dosis de fatalismo Las t4cticas dommantes —protestar, marchar, ocu- Par y varias otras formas de accién directa— se han vuelto parte de una narrativa bien establecida, en [a cual la gente y la policla desempefian cada uno sus papeles asignados Los limites de es- tas acciones son particularmente visibles en esos breves mo- mentos cuando el guion cambia En palabras de un activista en torno a una protesta en la Cumbre de las Américas de 2001 E120 deabnil, el primer dia de las protestas, mes marchamos hacia la valla, detrds de la cual se habfan reunido treinta y cuatro jefes de Es- tado para sacar adelante un acuerdo de comercio mundial Bayo una §ranizada de osos de peluche lanzados con catapultas, los activistas vestidos de negro no tardaron en quitar los soportes de la vallacone1 zallas y derrumbarla con ganchos mientras los observadores los alen taban Por un momento, nada se imterpuso entre nosotros y el centro de convenciones Trepamos ala valla derrumbada, pero Ia mayorfa no paso de ahi, como si nuestra intencién hubiera sido simplemente sus tturr la barrera de alambre y concreto con una barrera humana hecha Por nosotros muismos * Aqui podemos ver la naturaleza simbdlica y mtualista de las ac- ciones, combinada con la emocién de haber hecho algo, pero con una profunda incertidumbre que surge en cilanto se rompe la narrativa esperada El papel de mamfestantes diligentes no les habia brindado a estos activistas ninguna indicacién de qué hacer cuando cayeran las barreras Las confrontaciones pohiti- Cas espectaculares, como las marchas para detener la guerra, las ahora famosas aglomeraciones contra el G20 0 la Organi zacion Mundial del Comercio, asi como las conmovedoras es- 12 INVENTAR EL FUTURO cenas de democracia en Occupy Wall Street, parecen ser muy significativas, como si algo estuviera de verdad en juego ? Sin embargo, no cambié naday las victorias a largo plazo se canjea- ron por una simple anotacién de descontento A menudo, los observadores externos ni siquiera aleanzan 4 entender qué busca el movimiento, mas alla de expresar un descontento generalizado con el mundo Las protestas con- tempordneas se han convertido en una mezcla de demandas di versas y desenfrenadas Quienes se manifestaron en la cumbre del G20 de 2009 en Londres, por eyemplo, marcharon por te- mas que iban desde el planteamiento de aparatosas exigencias anticapitalistas hasta objetivos modestos centrados en proble mas mas concretos y cercanos Cuando las demandas alcanzan a discermrse, a menudo no logran articular nada sustancial No suelen ser sino esléganes vacfos, tan signmificativos como pedir lapaz mundial El movimento Occupy Mnzo lo mdecible porar- tucular objetivos relevantes, preocupado por si algo demasiado sustancial pudiera causar divisiones * Ademas, ocupaciones es tudiantiles muy diversas en el mundo occidental adoptaron el mantra «sin demandas», en la creencia errénea de que no pe- dir nada es una acorn radical ¢ Cuando se les pregunta cual ha sido el principal resultado de estas acciones, algunos participantes aceptan un sentumiento generalizado de futshdad, mientras que otros sefialan una radi- calizacién de los asistentes $1 vernos las protestas actuales como un ejereicio de conciencia publica, su éxito parece ser, a losumo, desigual Sus mensajes son distorsionados por los me- dios, poco solidarios y amantes de las imagenes de destrucaién de la propiedad privada —suponiendo que los medhos siquiera reconocen esa forma de disputa que se ha vuelto cada vez mas repetitiva y aburrida— Hay quienes argumentan que estos mo- vimientos, protestas y ocupaciones, en lugar de plantearse un objetivo especifico sélo existen, en realidad, para s{ mismos SEI 13 NICK SRNICEK Y ALEX WILLIAMS Propésito en este caso es alcanzar cierta transformacién de los participantes, as{ como crear un espacio fuera de las operacio- nes de poder habituales. $1 bien hay cierto grado de verdad en ello, cosas como los campamentos de protesta tenden a ser efi- meras, de pequefia escala y, en iiltuma instancia, incapaces de desafiar las estructuras mds amphias del sistema econémico neoliberal Es una politica conyertida en pasatiempo —quiza una experiencia de J2 politica come droga— y no algo que sex capaz de transformar a la sociedad Estas protestas sdlo quedan grabadas en la mente de los participantes y dan la vuelta a cual- quier transformacidn de las estructuras sociales. $1 bien estos esfuerzos de radicalizacién y concientizacion Son, en clerta medida, indudablemente mportantes, queda lapregunta de en que momento exacto daran resultado ,Existird un punto en el que una masa critica de concientizaci6n esté lista para actuar? Las protestas pueden establecer conexiones, alentar la espe- tanza y recordar a la gente que tiene poder Sin embargo, mds alld de estos sentumientos transitortos, sino queremos que esos lazos afectivos se desperdhcien, la politica atin exage el ejercicio de ese poder St no actuamos después de una de las mayores. crisis del capitalismo, entonces, ,cudndo? EI énfasis en los aspectos afectivos de las protestas ayuda a sustentar una tendencia mds amphia que ha llegado a privilegiar lo afectivo como la sede de la politica real. Los elementos corpo- rales, emocionales y viscerales sustituyen y obstaculizan (en lu- gar de complementar y mejorar) los andlisis m4s abstractos. Por ejemplo, el paisaje contemporineo de los medtos sociales esta contaminado por los amargos efectos secundarios de ur inter- munable torrente de indignacién y enojo Dado el individualis- mo de las actuales plataformas de los medios sociales —funda- das en el mantenimento de una identidad onlne—, quiz no Ros sorprenda ver que la «politica» online tiende a una auto- presentaci6n de pureza moral Nos preocupa mds estar en lo co- 4 2 fr eR ayes Gur SU seni INVENTAR EL FUTURO rrecto que pensar sobre las condiciones del cambio politico No obstante, esta ira cotidiana desaparece tan pronto como surge y no tardamos en pasar a la siguiente cruzada corrosiva En otros lugares, las manifestaciones publicas de empatia con quienes sufren sustituyen andlisis mas refmadas, lo cual trae como re- sultado acciones apresuradas o descamunadas o la ausencia de acciones $1 bien la politica siempre est4 relacionada con las emociones y las sensaciones (la esperanza 0 el enojo, el temor 0 laindignacion), cuando se sdoptan como la forma principal dela politica estos impulsos pueden conducira resultados profunda- mente perversos En un famoso ejemplo, el Live Aid de 1985 reunié, mediante una combinacion de imagenes que tocaban nuestras fibras mas sensibles con eventos emocionalmente ma- mipuladores encabezados por celebridades, una enorme canti dad de dinero para aliviar la hambruna La sensacién de apremio exigia acciones urgentes, a expensas de la raz6n Sin embargo, lo que logré el dinero reunido fue extender la guerra civil que habia provocado la hambruna, pues permutié que las milicias rebeldes utilizaran la asistencia alimentama para sostenerse a SI muismas *S1 bien el publico en casa se sintié reconfortado por es- tar haciendo algo en lugar de nada, un andlisis desapasionado revelé que en realidad habia contnbuido a agravar el problema Estos resultados inesperados se generalizan atin m4s a medida que los objetivos de la acci6n se vuelven ms amplios y abstrac tos $1 la politica sin pasi6n.conduce a una tecnocracia burocra- tica desalmada, la pasién desprovista de analisis corre el nesgo de converturse en un sustituto lbidinosamente motivado de la accion efectiva Entonces, la polftica comienza a girar en torno a sentimientos de empoderamiento personal que ocultan la ausencia de ganancias estratégicas Quiz4 lo més deprimente sea que, aun cuando algunos movi- mientos tienen éxito, lo consiguen en contextos de pérdidas abrumadoras Por ejemplo, vanos residentes del Remo Unidose V5 NICK SRNICEK ¥ ALEX WILLIAMS han movilizado con éx1to en casos particulares para detener el cierre de hospitales locales. Sin embargo, estas victorias reales se ven superadas por los planes mds amplios de eviscerar y privatizar los servicios de salud (el National Health Service) De igual manera, algunos moyimientos reciemtes en contra del fracking han logrado detener la perforacién exploratona en va- tias localidades, pero los gobiernos contimtian buscando gas de esquisto y apoyando a compafilas para que lo hagan 7 En Esta- dos Unidos, varios movimientos para detener los desalojos tras la ensis hipotecaria han obtenido triunfos reales en tanto han logrado que la gente permanezca en su casa * No obstante, los culpables de la debacle de las hipotecas de alto nesgo siguen co- sechando beneficios, olas de acciones hipotecarias siguen arra- sando el pafs y los alquileres no dejan de aumentar en todas las ciudades Los pequefios éxitos —que sin duda son ttiles para infundir esperanza— palidecen frente a las pérdidas apabullan- tes Incluso los activistas mas optimistas titubean al ver que las luchas siguen fracasando En otros casos, proyectos bien inten- cionados, como el Rolling Jubilee, luchan por escapar del con- juro del sentido comiin capitalista ° El objetivo aparentemente radical de recaudar dinero para pagar las deudas de los menos privilegiados umpha creer en un sistema de candad y redistr1- bucidn voluntaria, asi como aceptar la legitumidad de la deuda en primer lugar En este sentido, la miciatva forma parte de un conjunto mds ampho de proyectos que séle actttan como res- puestas a los vacilantes servicios del Estado en tiempos de cri- sis Se trata de mecamismos de supervivencia, no de una vision deseable del futuro 2Qué podemos concluir de todo esto? El reciente ciclo de luchas debe identificarse como predomunantemente fallido, a pesar de los numerosos éxitos de pequefia escala y los momen tos de movilizacién de gran escala La pregunta que cualquier anahsis de la zquierda debe tratar de resolver es simplemente: 16 INVENTAR EL FUTURO equé ha salido mal? Es indiscuuble que la represién intensifi- cada de los Estados y el creciente poder de las corporaciones han desempefiado un papel significativo en el debilitamiento del poder de Ja izquerda Con todo, la pregunta de si la re- presién que enfrentan los trabayadores, la precariedad de las masas y el poder de los capitalistas es mayor de lo que eraa fi- nales del siglo XIX sigue siendo objeto de debate Poraquel en tonces, los trabayadores aun estaban luchando por sus dere chos basicos, a menudo en contra de Estados mas dispuestos a valerse de la violencia letal '° Sin embargo, mientras que en ese periodo hubo movilizaciones masivas, huelgas generales, orgamzaciones laborales mulitantes y feministas radicales, to das ellas con éxitos reales y duraderos, la actualidad se define por su ausencia La debilidad reciente de la izquierda no puede atnibuirse sélo a una mayor represién estatal y capitalista una evaluacion honesta debe aceptar que los problemas también estan dentro de la izquierda Un problema clave es la acepta ci6n extendida y poco critica de lo que llamamos «forma de pensar de la politica folk» DEFINICION DE LA POLITICA FOLK ¢Qué es Ja politica folk? La politica folk identifica una constela cin de ideas e untuiciones dentro de la zquerda contempora- nea que moldea las formas de organizarse, actuar y pensar la po- litica dentro del senudo comun Es un conjunto de supuestos estratégicos que amenaza con debilitar a la izquierda, volvién- dola incapaz de crecer, generar cambios duraderos 0 expan- dirse mas all4 de los intereses particulares Los movimientos de izquierda influidos por la politica folk no sdlo tienen pocas pro- babilidades de ser exitosos a decir verdad, son incapaces de transformar el capitalsmo El término msmo se deriva de dos 17 | IF NICK SRMICEK ¥ ALEX WILLIAMS sentidos de «folk» En primer lugar, evoca algunas criticas a la psicologia folk segtin las cuales nuestras concepciones intuitr- vas del mundo estén construidas histéricamente y a menudo equivocadas " En segundo lugar, se refiere a «folk» como la sede de la pequefia escala, lo auténtico, lo tradicional y lo natu- ral La idea de la polftica folk comprende estas dos dimensiones Asi pues, en una primera aproximacion podemos defim la politica folk como un sentido comun politico construido de manera colectiva e histérica que se ha descoyuntado con los actuales mecanismos de poder A medida que nuestro mundo polftico, econémico, social y tecnolégico va cambrando, las ticticas y estrategias que antes eran capaces de transformar el poder colectivo en ganancias emancipadoras han perdido sa efectividad En tanto sentido comun de la wquierda actual, la polftica folk suele operar de manera intuitiva, poco critica e imconsciente Empero, el sentido comin también es histérico y mutable Cabe recordar que las formas conocidas de orga- nizaci6n y las tacticas actuales, lejos de ser naturales o estar dadas, se han ido desarrollando con el tiempo en respuesta a problemas politicos especificos Las peticiones, ocupaciones, huelgas, los partidos de vanguardia, grupos afines, sindicatos todos surgieron a partir de condiciones histéricas particula res 7 Sin-embargo. el hec! ho de que algunas formas de orgami- zacion y staat bape ane Soap oy ga mee, garantiza que conserven su re relevancia Muchas de las tacticas estructuras organizativas Sque domnan Ja 2 12qU ierda cor contem— _ pordneéa surgieron Como respuestas a la Ja experiencia délcom comu- mismo dé Estado, a los sindicatos s exclusivistus yal colapso de Tos partidos socialdemécfatas Con t odo, Tas ideas que tenfan ‘una 4 taz6n de ser en.esos momentos ya no ofrecer herramuen- tas efectrvas para la transfermacion pe politica. | “Nuestro mundo_ a cambiado, s¢ ha vuelto mas Complejo que nunca, mds abs-_ traeto, no lineal y sche 18 INVENTAR EL FUTURO Contra la abstraccién y la nhumanidad del capitalismo, la politica folk busca acercar la politica a una «escala humana» enfatizando la nmediatez temporal, espacial y conceptual En su centro, la politica folk es la intuicién conductora segun la’ cual la inmedhatez es siempre mejor y amenudo mas auténtica, lo cual trae como consecuencia una profunda sospecha de la _abstraccién y lamediacién” En terminos de Ta inmediatez tem- poral, la politica folk contempordnea se muestra Uipicamente ~ reactiva (responde a acciones iniciadas por corporaciones y obiernos, en lugar de imiciar acciones), \? ignora los abyetivos nn torno a politicas sobre temas tinicos o enfatiza el proce- . a See cnn rite “(coma Jas ocupaciones y las zonas auténomas temporales), elige lo que ya conoce del pasado rechazando lo que desconoce ~ del futuro (por ejemplo, los suefios reiterados del retorno al «buen capit: Capitalismo keynesiano),"° y Se expresacomio mina pre- dilecci6n por lo voluntansta y espontaneo sobre lo institucio nal (como cuando ideahza los disturbios y la nsurreccién) " En términos de la inmediatez especial, la pohtica folk privi- legia lo local como la sede de la autenticidad (como en la dieta de las100 millas 0 las monedas locales),"* por logeneralehgelo — pequefio sobre lo grande (como en la veneracién de Tas co munidades 0 negocios locales de pequéfia escala)," fayorece DNapERNGTS Ee caer cectes mar ae una pequefia co- munidad (por ejemplo, las asambleas generales y la y lademocraciay _ directa)? y a me a menudo rechaza el proyecto de la hegemonia, porlo que valora ery retiro ola salida, en lugar dela construceién de una amplia contrahegemonsa * De la misma forma, la poli- tuca folk prefiere que sean los propios particrpantes quienes lle- vena cabo las acciones —en su énfasis en la accién directa, por ejyemplo— y considera la toma de decisiones como algo que debe efectuar cada indiyiduo y no un representante La forma eS iv NICK SRNICEK Y ALEX WILLIAMS de pensar de la politica folk ignora o suaviza los problemas de escala y extensién Por ultimo, en términos de inmediatez conceptual, existe una preferencia por lo cotidiano sobre lo estructural, asf como una va- loraci6n de la expenencia personal sobre el pensamiento siste- matico, del sentumento sobre el pensarmento, con un énfasis en el sufrumento individual, o las sensaciones de entusiasmo y enojo que se expermmentan durante las acciones politicas, por lo particular sobre Jo universal, donde esto ultimo se considera in- trinsecamente totalitanio, y por lo ético sobre lo politico, como enel consumo ético o las criticas morahzantes a la avaricia de los banqueros * Las organizaciones y comunidades deben ser trans- parentes y rechazar de entrada cualquier mediacién conceptual e incluso grados modestos de complepdad Las mégenes clisi- cas de la emancipacién universal y el cambio global se han trans formado en una pnonzacién del sufrinuento de lo particular y la ;—autenticidad de lo local Como resultado, cualquier proceso de construccién de una politica universal es rechazado de entrada. Asi entendida, podemos detectar rastros de politica folk en organizaciones y movimientos como Occupy, el 15M de Espa ~ fia, las ocupaciones estudiantules, los insurreccionistas comu- mistas de izquierda como Tiqqun y el Comité Invisible, buena parte de las formas de honzontalidad, los zapatistas y politicas contemporaneas de tintes anarquistas, asi como una vanedad de tendencias como el localismo politico, el movimiento de la _comida lenta y el consumo ético, entre muchas otras Sin em- uch |¢ebargo, ninguna postura incluye a todas estas tendencias, lo cual nos conduce a una primera puntualizacién: en tanto sen- tido comin _poco.critiee-y-a_ menudo inconsciente, la politica ~ folk Se ve ejemplificada, en distintos grados, en posmuras politi $ concretas, es s decir, la politica folk no designa una postura | explicitasino sdlo u una tendenciaimplicita Las ideas que carac- | tenzan esta tendencia estin amphamente dispersas én toda la (AN (A « \\ 20 IMVENTAR EL FUTURO wquierda contemporanea, pero algunas posturas se apegan més a ella que otras Esto nos eva a una segunda sororet ED cion mportante el problema con la politica folk no-es-que-c muence por lo local, pues todas las politicas c comenzan asi El _ problema es que la forma de ensar de la politea folk se confor- ma con permanecer en es¢ émbito.(e incluso lo privilegia), en pasajero, la pequefia escala, lo no mediado y lo particular Con- sidera que éstos son momentos ; Suficientes y no simplemente necesarios Por tanto, aqui no se trata sdlo de rechazar la politica folk Este es un componente necesanio de cualquier proyecto politico exitoso, pero solo puede ser un punto de partida Una tercera puntualizaciin es que la politiea-folk sdlo.constituye un __) problema para cierto tipo de proyectos aquellos que buscan Megar més alld del capitahsmo La forma de pensar de la politica <* “7 folk puede adaptarse perfectamente bien a otros proyectos po liticos aquellos que buscan sdlo la resistencia, movimuentos organizados en torno.a problemas locales y proyectos de pe quefia escala $1 bien Jos movumientos politicos fundados en la necesidad de mantener abierto un hospital o evitar desalojos son admirables, son muy distuntos de los movimientos que in- téntan desafiar al r al capitalismo neoliberal La idea de que una or ganwzaci6n, | una tactica o una estrategia funciona igual de bien para cualquier tipo de lucha es la creencia mds prevalente y da~ fima de la izquierda actual Antes de abordar cualquier proyec- to politico es necesana una reflexién estratégica —sobre los medios y los fines, los enemigos y losahados— Dada lanatura __ leza del capitalismo global, cualquier proyecto poscapitalista requenra de un enfoque ambicioso, abstracto, mediado, com- | ** plejo y global, un proyecto que los enfoques de la politica folk son incapaces de ofrecer we Alcombunar estas puntualizaciones podemos decir que la po- Iftica folk es necesana, pero unsuficiente para un proyecto polf- tivo poscapitahsta sta Al enfatizar y permanecer en el ambito de £O @ ee fy 21 MICK SRNICEK Y ALEX WILLIAMS lo mmediato, Ja politica folk carece de Jas herrarmentas para transformar el neoliberalismo en otra cosa. Si bien este tipo de politica puede, sin duda, llevar a cabo intervenciones impor- tantes en las luchas locales, nos estariamos engafando si pen- samos que éstas pueden cambiar el curso del capitalismo glo- bal Estas luchas representan, a lo mucho, un alrvio temporal contra su arremetida El proyecto de este libro es comenzar a esbozar una alternativa, una forma de que la quierda navegue de Io local a lo global y sintetice lo particular con lo universal Dicha alternativa no puede ser sélo un retorno conservador a la politica de la clase trabayadora del siglo pasado_En su lugar, debe combinar una forma actualzada de pensar la politica (undespla- / zariento de Ja mmediatez al andlisis estructural) con un medio f renoyado de. hacer polftica (que diriya la accién hacia la cons- | trucci6n de plataformas y la expansién de escalas) UNA POLITICA ABRUMADA ¢Por qué aparecié la polftica folk en primer lugar? .Por qué las tendencias de la polftica folk son, a pesar de todos sus fallos evi- dentes, tan seductoras y atractivas para los movimrentos actua- les? Hay al menos tres posibles respuestas La primera explica~ 16n radica en ver la politica folk como una respuesta al problema de cémo interpretar y actuar dentro de un mundo cada vez mas complejo La segunda explcarxi, rlarionzta com a prgmess , Imphca ubicar la politica folk como una reacci6n a las expenen- cas histéricas de la 12 la comunista y socialdemécrata. Por liltimo, la politica folk es una respuesta mas inmedrata al espec- tculo vaefo de la politica de partidos contemporanea. \< Ta pohiica global multipolar, la inestabilidad econémica y el cambio chmatico antropogénico estan dejando cada vez mas rezagadas las narrativas que utelrzamos para estructurar y en- 22 INVENTAR El FUTURO contrar un sentido a nuestra vida Cada uno de estos factores es un ejemplo de lo que se denomina un sistema complejo, que pre senta una dindmica no Ineal, en la que aportes marginalmente distintos pueden provocar resultados radicalmente divergen tes, conjuntos intrincados de causas pueden retroalimentarse ungs a otros de maneras inesperadas que suelen funcionar en escalas de tempo y espacio que van mucho mas alla de la per- cepcion a sumple vista de cualquier individuo * La globaliza c16n, la politica internacional y el cambio climdtico cada uno de estos sistemas da forma a nuestro mundo, pero sus efectos son tan extensos y complicados que resulta dificil ubicar nues- tra propia experiencia dentro de ellos Laeconomia global es un buen ejemplo de ello En terminos sencillos, la economia no es un objeto abierto a la percepcién directa se distribuye a lo lar~ go del tempo y el espacio (nunca conoceremos a «la econo mia» en persona), incorpora una amplia gama de elementos, desde leyes de propiedad hasta necesidades biologicas, desde recursos naturales a infraestructuras tecnoldgicas, desde pues tos de mercado hasta supercomputadoras, e involucra un enor me conjunto de circuitos de retroalimentaci6n, que, ademas, mteractuan de formas intrincadas, todo lo cual produce efectos emergentes que no pueden reducirse a sus componentes ind viduales *4 En otras palabras, la interaccidn de las partes de una econom(a produce efectos que no pueden entenderse solo sa biendo.cémo funcionan esas partes por separado_sdlo si com- prendenos las elacones entre ells podiemas encontrate sen. tido aa economia_Si bien podemos tener una idea de en qui consiste una econom{a, nunca podremos expenmentarla direc tamente, como ocurre con otros fendmenos Sélo podemos ob- servarla por sus sintomas, mediante ciertos {ndices estadisticos (graficas de los cambios en la inflacién o en las tasas de interés, indices bursatiles, PIB, etcétera), pero nunca podremos verla, escucharla o tocarla en su totalidad 23 |} — NICK SRNICEK ¥ ALEX WILLIAMS Como resultado, a pesar de todo lo que se ha escrito sobre el capitalismo, atin nos cuesta comprender su dinamuca y sus me- canismos Y, lo m4s importante, no tenemos un «mapa cogmiti- vo» de nuestro sistema socioecondémico, una imagen mental de cémo pueden ubicarse_las_acciones-humanas, individuales y_ «responsable» Al mismo tiempo, el imperativo de «hacerlo | 25 I \s Tandon ts qatar OY NICK SRNICEK ¥ ALEX WILLIAMS local» Heva a la polftica folk a fetichizar los resultados mme- diatos y la apariencia concreta de la accién Retrasar un ata- que corporativo al medio ambiente, por ejemplo, se elogia como si fuera un éxito, aun cuando la compafila sdlo esté es perando a que disminuya la atencién publica para regresar Ademds, como apunt6 hace mucho Rosa Luxemburgo, la feti- chizacién de Jos «resultados inmediatos» conduce a un prag- matismo vacfo que lucha por mantener el equilibro presente del poder, en lugar de buscar cambuar las condiciones estruc- turales ® Sin la abstraccién necesaria del pensamiento estra- tégico, las tacticas te: an siendo gestos pasajeros Por tilti- “mo, renegar de la compleyidad se entrelaza con el argumento neoliberal a favor de los mercados Uno de los principales ar- gumentos en contra de la planificacién ha sido que la eco nomia es demasiado compleya para ser guiada.*9 Pox tanto, la unica altermativa es ejarle la distmibucién de los recursos al mercado y rechazar cualquier intento por guiarla de manera racional ** Considerada desde estas perspectivas, la politica folk pareceria un intento por reducir el capitalismo global aun tamafio que pueda pensarse y, al mismo tiempo, articular las formas de accrén sobre esta mmagen limitada del capitalismo __Este libro argumenta que las tendencias de la politica folk es- tan equivocadas $1 la complejidad esta superando Tas capacr- “dades de Ta humanidad Sees pee eee “tudad Nosotros sostenemos la segunda postura Cualquier pro- Tye yecto poscapitalista requerird por fuerza la creacién de nuevos Mapas cognitivos, natrativas politicas, interfaces tecnoldgicas, ~ modelos econémicos y mecanismos de control calectivo que permutan ordenar los fenémenos complejos para beneficio de la humanidad 4 t 26 INVENTAR EL FUTURO ANTICUADA Si bien Ja respuesta a la compleyidad creciente exphica en cierta medida el auge de la forma de pensar de la politica folk, también debe ubicarse en térmunos de la historia particular de la politica de zquerda en elsigloXx En muchos aspectos, las tendencias de la politica folk son respuestas comprensibles (aunque inade- cuadas) a los retos que se han enfrentado durante Tos Ultimos cincuenta afios, Tetos que-han-surgide tanto dentro de la wz quierda como en competencia con las fuerzas conservadoras y capitalistas » En particular, la politica folk aparecié en respues ta al colapso del complejo socialdemécrata de posguerra que “Entretejia mstituciones de clase trabajadora, partidos socialde mécratas y la hegemoma del hberalismo nteprade = Etdesplo— me de este bloque sodialdeméecrata ocurndé en multiples lineas de conflicto y-en-varias esferas_en el surgimiento de nuevas for mas de trabaye-asociadas con lo afectiva y lo cognitivo, en el sur éticas que trastocaron las certidum bres geopoliticas, en las crecientes dificultades enfrentadas por las empresas capitalistas para lograr la rentabilidad, en la prolt - feracién de la ideologia neoliberal en las redes mstitucionales ~ “ de grupos de expertos y departamentos universitarios, en el es talldo de nuevas formas de suhjetividades,-proyeetos-y-deman. das politicas, y en la vasta desacreditaci6n de los Estados nomi- ~ nalmente comunistas Cada uno de estos factores sirvi6 para - trastocar la fundaci6n del sistema social de posguerra en Euro- pay América Y, en este proceso, los viejos paradigmas de la 1z- quierda quedaron obsoletos y los nuevos. superados | Quizd el momento mas significativo en esta desestabiliza- ciéndel acuerdo de posguerra fue a finales de ladécadade1960 y principios de la siguiente Las revueltas globales de 1968 re- pee tanto la relevancia como I: waeron-de-una serie de movimientos di echazaban las coordenadas 27 NICK SRNICEK ¥ ALEX WILLIAMS de lucha articuladas por los sindicatos y los partidos politicos En parte, estos movimientos encontraron su motivacién en Ja hstona emergente de la represi6n estalimista que, aunadaa Ja supresién a manos del régimen soviético de las comentes de- mocratizadoras en Europa Onental, desacredité cada vez masa los partidos comunistas a ojos de los jévenes europeos de 1z- quierda Esto cuestion6 la validez estratégica del programa le- _minista de estatizaci6n a manos de un partido revolucionano al “frente de una coalicién de fuerzas concentradas en la cl Clase | | trabajadora industrial ” Si incluso las revoluciones «exitosas» ‘conducian a largo plazo a una tecnocracia esclerdtica yalate- | presién polftica, cud] sena entonces el curso de accién real- |_mente emancipador? La jerarquia y el vanguardismo en el par- ido communists parecian cada vez mds opuestos a los objetivos de los movimientos sociales emergentes Mas alla de las dificultades que presenta la transicidn al pos- | capitalismo bajo un gobierno comunista, las expectativas de tina estatizaci6n en las naciones desarrolladas en los afios se- senta y setenta parecfan bajas y mas dadas las divisiones en la wquierda Los levantamientos en Francia en mayo de 1968, durante los cuales el Partido Comunista Francés no respald6 ni a los sindicatos ni a los grupos estudrantiles, parecieron poner fin a cualquier expectativa de una revolucién politica Ademds, la socialdemocracta y sus soluciones corporativas-keynesianas a la desigualdad social parecian estar cada vez ms conformes con el orden existente y no querer, o no poder, avanzar hacia un socialismo emancipador Aunque la socialdemocracta pudo ofrecer beneficios significativos a ciertos grupos, mantuvo una dirigencia autontania y un elenco paternalista, que por logene— ral exclufa a mujeres y minorias étnicas y dependia de un modo de organizaci6n capitalista (el fordismo) que generaba niveles poco usuales de cohesidn social Esta ultima se vio erosionadaa finales de los afios sesenta y principios de los setenta por el i 28 INVENTAR EL FUTURO surgimiento de nuevos deseos de las masas (una mayor flex1~ bilidad laboral, por ejemplo) y demandas renovadamente in- sistentes (de igualdad racial y de género, desarme nuclear, hi- bertades sexuales y contra el imperialismo de Occidente) Para finales de la década de 1960, estos nuevos problemas ya no po- dian resolverse con el conjunto de agentes politicos de izquier da que habia en ese momento y las presiones electorales comen- zaban a transformar al partido socialdemécrata de un partido de masas para la clase trabajadora en un partido para la clase media basado cada vez mas en coaliciones ** Los elementos ra dacales que quedaban de los partidos socialdemocratas estaban siendo socavados poco a poco El continuo dechive de la forma del partido puede rastrearse en parte hasta las desastrosas realidades de gobierno en los Es tados nominalmente comunistas y la decepeidn de la social democracia Al mismo tiempo, desde dentro de la nueva 12 quierda surgié una serie de eriticas bien fundadas, motivadas en parte por las experiencias de mujeres en grupos activistas, quienes notaron que sus voces seguian marginadas incluso en organizaciones supuestamente radicales Algunas formas de organizacién mas jerdrquicas, como los partidos 0 las orga- nizaciones sindicales tradicionales, continuaban protegiendo las relaciones sociales patriarcales y sexistas que predomina- ban en la sociedad en general, de ahi que se llevaran a cabo va- rios experimentos para producir nuevas formas de organiza- cién que pudieran ir en contra de esa represién social Entre ellos destacaron el recurso a la toma de decisiones por consen- so y las estructuras de debate horizontales que mas tarde al- canzarfan la fama mundial con el movimiento Occupy Wall Street *‘ Ademds de los grupos feministas, la nueva izquierda estudiantil en Jos campus universitarios, aunque diversa en sus manifestaciones, solfa ser explicitamente antiautoritaria, antiburocratica e incluso antiorganizacional * Muchas de las 29 NICK SRNICEK Y ALEX WILLIAMS tacticas adoptadas por estos grupos enfatzaban los beneficios de Ja accién directa y estaban influidas por los movimtentos africano-americanos de derechos crviles y los movimuentos es- tudiantiles anteriores, as{ como por las ideas del situaciomsmo europeo, las cornentes politicas anarquistas y el mcipiente mo- virnento medioambrental.” Aqui podemos ver el surgimento de la onentaci6n estratégica basica de la politica folk y los mo- dos de accién que la caractenzan- desde las ocupaciones, las sentadas o las comunas de okupas, hasta las protestas callejeras carnavalescas y los happenings Cada una de estas tacticas apare- cid durante ese periodo como una manera de perturbar el fun- cionamento del poder cotdiano, suspender las formas «nor- males» de regulacién social y promover los espacios igualitanios de discusién Mas alld de ntentar cambuar la sociedad, estas in- tervenciones buscaban transformar a los propios participantes y ser eyemplo de las nuevas formas de sociabilidad que estaban por llegar Los movimientos que se cristalizaron en ese periodo fueron, por tanto, diversos en su. conformacion y perspectiva y opera- ron desde varias subyetividades, ubrcaciones territoriales y for- mas tacticas y estratégicas Sin embargo, todas ellas, cada unaa Su modo, articularon nuevos deseos que no podian acomodarse facilmente dentro de las viejas formas de la politica de izquier- da Una manera de abordar esos movumientos es constderarlos parte de un fenémeno politico «antusistemico» generalizado de la época * Por todo el planeta existia una tendencia a desafiar y desmontar el poder de las jerarquias burocraticas en favor de nuevas formas de accin directa, que se extendieron desde los movimentos estudiantiles, femmistas y del poder negro en Es~ tados Unidos hasta el movimento situactonusta, los movimien- tos laborales ahados y estudiantiles de Buropa, los antiestalinis- tas de Praga, las revueltas estudiantiles de México y Tokio, asi como la Revolucién Cultural china ** Sin embargo, en su forma 30 INVENTAR EL FUTURO mas extrema, esa politica antisistémica condujo a la identifica- ci6n del poder politico como algo inherentemente mancillado por tendencias opresivas, patriarcales y tirAnicas #° Esto lleva a una especie de paradoja Porun lado, se podfa elegir alguna formade negociacién o de acuerdo con las estructuras de poder existen- tes, lo cual habria tendido hacia la corrupciéno cooptacién de la nueva izquierda, pero, por otro, se podia elegir permanecer al margen, lo cual habna impedido transformar a aquellos ele- mentos de la sociedad que aun no estaban conveneidos de su agenda “' Las criticas de muchos de estos movimientos antisis- témucos a las formas establecidas de poder estatal, capitalista y burocratico de la vieya xzquierda eran en gran medida acertadas Sin embargo, la politica antisistémica ofrecia pocos recursos para construir un nuevo movimiento capaz de enfrentar la he- gemonia capitalista El legado de estos movimientos sociales tuvo, por tanto, dos caras Las ideas, valores y nuevos deseos que articularon tuvieron un impacto significativo en el dmbito global la di fusién de las demandas feministas, anturracistas, antiburo- cratieas y en favor de los derechos de los homosexuales sigue siendo su mayor logro En este sentido, representaron un mo- mento absolutamente necesano de autocritica por parte de la izquierda y es ahi donde el legado de las tacticas de la politica folk encuentra sus condiciones histéricas apropladas No obs- tante, al mismo trempo, la ncapacidad o la falta de voluntad para hegemonuzar las partes més radicales de estos proyectos también tuvo consecuencias importantes para el periodo de desestabihzaci6n que siguié * Si bien fueron capaces de gene- rarun amplio abanico de ideas nuevas y poderosas de libertad humana, los nuevos movimientos soctales se mostraron, en general, incapaces de sustituir e] tambaleante orden socialde- mocrata a NICK SRNICEK Y ALEX WILLIAMS SUPERADA As{ como los nuevos movimientos sociales estaban creciendo, la base econémica del consenso socialdemécrata comenzaba a desmoronarse La década de 1970 fue testigo de precios de la energfa que se disparaban, elcolapso del sistema Bretton Woods, el crecimento de los fluyos de capital globales, una estanflacién persistente y ganancia capitalista a la baja.“ En térmemos préc- tucos, eso puso fin al acuerdo politico basico que habia susten- tado el periodo de posguerra ese nexo unico de politica econé- muca keynesiana, produccién industnal fordista~corporatwista y el consenso ampliamente socialdemdcrata que recuperé parte de! excedente social pata los trabayadores En todo el mundo, la cnsis estructural brindé una oportunidad a las fuerzas tante de Ja izquierda amphia como de la derecha amplia para que genera- ran una nueva hegernomia que pudiera resolverla. Para la derecha, el reto consistia en restaurar la acumulacion y larentabilidad del capital Con el tempo, este reto fue atendi- do con el surgimiento del pensamiento neoliberal en el escena- no global, pero incluso antes, las fuerzas de la derecha en el Rer- no Unido y en Estados Unidos estaban experimentando con nuevas formas para aventayar tanto a la vieya wzquierda como a lanueva Un enfoque de particular mmportancia fue una estrategia politico-econémica para vincular la crisis del capitahismo con el poder sindical Es posible que la derrota subsecuente del sindi- calismo organizado a lo largo y ancho de las principales nacio- nes capitalistas haya sido el logro mds importante del neolibera- lismo, pues cambié de forma sigmficativa el equilibrio de poder entre el trabajo y el capital Los medios utilizados para ello fue- 7 ron diversos, desde la confrontacién y el combate fisicos* has- ta el uso de Ia legislacién para socavar la solidandad y la accién industrial, pasando por la adopeién de cambios en la produe- cién y Ja distribuci6n que comprometieron el poder sindical 32 INVENTAR EL FUTURO (como desagregar las cadenas de sumunistro) y el redisefio de la opinién y el consentimiento publicos en torno a una agenda amplamente neoliberal de Lbertad individual y «solidaridad negativa»> Esta ultima denota mds que una mera indiferencia ante las nquietudes laborales consiste en fomentar un senti- muento agrestvamente iracundo de inyusticia, comprometido con la idea de que, como yo debo soportar condiciones de traba~ yo cada vez mas austeras (congelamiento salanal, pérdida de be heficios, pensiones cada vez mas bajas), los demas también de ben hacerlo El resultado de estos cambios combinados fue una socavacidn de los sindicatos y la derrota de la clase trabayadora en el mundo desarrollado “ La derecha enfrenté con éxito la crisis estructural consol: dando su poder politico y econdmico, pero los movimientos de la vieja y nueva izqmerda no fueron capaces de afrontar esta nueva configuraci6n de fuerzas En los anos setenta, los parti dos politicos socialistas, e incluso comunistas, fueron ganando terreno en las elecciones de Europa Occidental, pero la vieya 1z~ quierda simplemente intento resolver la cnsis apostando por la agenda empresanal tradicional ** Sin embargo, las viejas for- mulaciones de pol{tica keynesianas no pudieron poner en mar- cha el crecumento, limstar el desempleo m reducur Ja inflacion con las nuevas condiciones econémicas Como resultado, los gobiernos de izquierda que subieron al poder en los afios seten- ta, como el Partido Laboralista bntanico, a menudo terminaron implementando politicas protoneoliberales en intentos frustra- dos por promover una recuperacién “’ Para ese entonces, las fuerzas de la derecha estaban superando y cooptando el movi- muento Jaboral tradicional, decrépito y estancado En este con- texto, la nueva zquierda era una critica necesaria esencial para larevitalizacién y el progreso de la izquierda No obstante, como vimos en la seccién anterior, mientras que las viejas organiza- cones laborales carecfan de ideas en muchos sentidos, la nueva oo 33 NICK SRNICEK Y ALEX WILLIAMS. izquierda no fue capaz de imstitucionaliarse y articular una contrahegemonia E) resultado fue una izquierda cada vez mas marginada., A medida que el neoliberalismo fue expandiéndose y conso- lidando su sentido comin, los partidos socialdemécratas que quedaban acabaron aceptando sus términos Con la mayorfa de los partidos principales adscritos en términos prdcticos asu pro- grama politico y econdémico y con cada vez mas servicios puibli- cos privatizados, la capacidad de lograr un cambio significative en las papeletas electorales se vio drasticamente reducida Un cimismo expandido comenzé a acompafiar a una politica parti- dista vacia que llegé a parecerse a la industna de las relaciones publicas, donde los politicos quedaban reducidos al papel de vendedores de mercancias indeseables * La participacién ma- \ sivaen Ia polftica electoral se reduyo al tiempo que se ban acep- tando las coordinadas neoliberales y entonces nos aleanzé la era de la pospolitica El resultado es una desafeecién masiva de los votantes y una participacton que de manera rutinana alcan- za minumos histdricos En estas circunstancias, la msistencia de la polftica folk en los resultados mmediatos y en la democracia particrpativa de pequefia escala tiene un atractivo manifiesto “Ta postura de los nuevos movimientos sociales en ese con- texto era mds ambigua. Para la decada de 1990, el posiciona- miento de la clase trabajadora como sujeto politico pnvilegiado se habia derrumbado del todo, al hempo que una gama mucho mayor de identidades sociales, deseos y opresiones habia obte- nido reconccimiento 49 Se llevaron a cabo intentos cada vez mas sofisticados por desarrollar el andlisis de las estructuras de poder en interaccién, lo cual dio lugar a ideas de oprestones 1n tersectadas ** Como resultado de la difusién cultural y de un poyo politico de la mayoria de la sociedad, parte importante te los programas de los movimientos femmista, anterracista y eer se habfan consagrado en la ley y adoptado por la socie- 34 INVENTAR EL FUTURO dad Sin embargo, a pesar de esos éxitos, se ha notado una re- duccion en el tipo de demandas radicales esbozadas en los afios setenta, demandas que imaginaban una transformacién mucho mas profunda de la sociedad Las ferninistas, por eyemplo, han obtenido ganancias sig mificativas en terminos de igualdad sala- nal, derecho al aborto y politicas de curdado infantil, pero éstas palidecen al compararlas con los proyectos de abolicion total de género * Algo similar ocurre con muchos movumuentos de liberacién de los negros si bien se aprobaron varias politicas de empleo anurracistas y antidiscrimunatorias, no han venido acompariadas por otros programas radicales adoptados por mo- vimientos anteriores *? Buena parte del éxato expermentado por los nuevos movimentos sociales en la actualidad ha que- dado confinado a los términos hegemdnicos establecidos por el neohiberalismo, articulados en torno a demandas centradas en el mercado, derechos liberales y una retérica de la eleccion Lo que ha quedado marginado en el proceso son los elementos mas radicales y anticapitalistas de esos proyectos Viendo hacia atras, tenemos el colapso de las organizaciones tradicronales de la zquierda y el ascenso simultaneo de una nue- va altermativa de izquierda basada en cnticas a la burocracia, la verticalidad, la exclusion y la nsttucionalizacién, combinadas con la incorporacion de algunos de los nuevos deseos en el siste- ma del neoliberalismo Fue con este telén de fondo cémo las in tuiciones de la pohtica folk se fueron sedimentando como un nuevo sentido comun y llegaron a ser expresadas en los movi- muentos alterglobalizadores “ Estos movimientos surgieron en dos etapas La primera, que aparecid a partir de mediados de los afios noventa hasta princrpios de la primera década del siglo XX1, consistié en grupos como los zapatistas, anticapitalistas, alterg- Jobalizadores y los participantes en ¢l Foro Social Mundial y Jas protestas globales contra la guerra Una segunda etapa comenz6 inmediatamente después de Ja crisis financiera de 2007-2009 y 35 NICK SRNICEK Y ALEX WILLIAMS comprendié a varios grupos unidos por sus formas de organiza- ci6n y posturas ideolégicas sumilares, incluidos el movumento Occupy, el 15M de Espana y varios movirmentos estudiantiles en el Ambito nacional Amibas etapas de los movimientos sociales mas recientes quisieron contrarrestar el neoliberalismo y sus avatares nacionales y corporativos, la primera etapa se enfocd en elcomercio global y las organizaciones de gobierno, y la segunda se centré més en la financianzaci6n, la desigualdad y la deuda.™ Este ultimo ciclo de luchas, mfluido por movimientos sociales antenores, comprende grupos que tienden a privilegiar lo local y lo espontaneo, lo honzontal y lo antiestatal La aparente plausi- bildad de la politica folk descansa en el colapso de las formas de orgamizaci6n tradicionales de la izquierda, en la cooptacion de los partidos socialdemécratas hacia una hegemonia neoliberal sm opciones y en el ampho sentumiento de desempoderamento ge- nerado por la insipidez de la politiea partidista contemporinea En un mundo donde los problemas mis serios que enfrentamos parecen intrincadamente complejos, la politica folk presenta una forma atractiva de umaginar futuros 1gualitarios en el pre- sente Sin embargo, por si solo, este tipo de politica no es capaz de generar fuerzas duraderas que puedan sustituir, y no sdle re sistir, al capitalismo global VIENDO HACIA EL FUTURO La critica a la politica folk presentada en este libro es tanto una advertencia como un diagnéstico §§ Las tendencias existentes en la zquierda mayoritania y en la radical se estan desplazando ~ hacia el polo de la politica folk, nosotros buscamas revertir esta inchnacién El objetivo de Ja primera mutad del libro es, por tanto, subvertir un conjunto cada vez més dogmatico de prin- cipios sobre cémo defmur estrategias y hacer politica hoy en 36 INVENTAR EL FUTURO dia Elcapitulo 2 comienza presentando una perspectiva criti ca sobre la polftica existente, con miras a diagnosticar y esbo zar los limites de la forma de pensar contempordnea de la poli tica folk El capitulo 3 muestra cémo, mientras la zquierda ha rechazado el proyecto de hegemonia y expansion, el neolibera lismo ha adoptado la via opuesta con éxito La segunda mitad del bro sugiere, en lugar de la politica folk, un proyecto alter nativo de izquerda organizado en torno a la emancipacion global y universal El capitulo 4 sostiene que una izquierda onentada hacia el futuro necesita reclamar la iniciativa de mo dernizacion y su énfasis en el progreso y la emancipacién unt versal El capitulo 5 presenta un andlisis de las tendencias del capitalismo contempordneo, destacando la cnsis del trabajo y Jareproduccién social Estas tendencias exigen una respuesta, y nuestro argumento es que la izquierda deberia comenzar mo- vilzando un proyecto politico para dingir estas fuerzas de ma nera progresiva El capitulo 6 umagina un munde postrabajo, en contraste con la atencién que actualmente domuna sobre la deuda y la desigualdad Los capftulos 7 y 8 examinan algunos de los pasos que deberdn darse para hacer realidad esta visidn, los cuales incluyen construr un movimiento contrahegeménico y reconstrurr las capacidades de larzquierda Por iiltimo, lacon- clusién da un paso atrds para examunar el proyecto de la mo dermadad desde la perspectiva de una izquierda onentada hacia el futuro y guiada por el objetivo de la emancipacién universal Este libro parte de una creencia sencilla una zquierda moder- na no puede ni continuar con el sistema actual m régresar a un pasado idealizado, sino que debe encarar la labor de constr \ un nuevo futuro 37 2 2POR QUE NO ESTAMOS GANANDO2 UNA CRITICA A LA IZQUIERDA CONTEMPORANEA A Goldman Sachs nto le importa s1 crias pollos JODI DEAN Un desafio clave con que se enfrenta la izquierda actual consiste en sopesar las decepciones y los fracasos del ciclo de Juchas mas reciente Desde los globalifébicos hasta los movimientos de Oc cupy hemos visto un apogeo de la practica de la politica folk ePor qué, entonces, pese a una considerable movilizacién de personas y pasiones, estos movimientos fracasaron en su mten to por alcanzar cambios significativos en el statu quo politico” Algunos escntores han argumentado que la incapacidad de los movimientos de izquierda contemporaneos puede explicarse por la clase de sus bases, como sucede con su supuesta falta de un componente de clase trabayadora o por la infiltracién de in tereses liberales reformistas ' Otros han afirmado que el proble ma recae en la naturaleza del sistema y las trabas que se yerguen frente a cualquier proyecto transformador Sin embargo, como ‘sostuvimos en el capitulo anterior, esto sdlo explica, en parte, los fracasos recientes En cambio, el argumento de este capitulo es que los problemas se encuentran mas bien en los supuestos de la politica folk que dan forma al honzonte estratégico de la poli- tica de izquierda reciente Lo que buscamos aqui es agua los limites que nos plantea la politica folk contemporanea Tal como afirmamos en el capitulo 1, la politica folk surge en la encruciada entre una reaccién general frente a la creciente complendad social y la historia especifica de. ciertos movimien- tos de izquierda en el siglo XX Este capitulo examuna la mane- 39 NICK SRNICEK Y ALEX WILLIAMS ra en que las intuiciones de la polfttca folk que se formaron en el proceso han delineado algunas de las vetas mas dommantes de la polftica de izquierda contemporanea No pretendemos cu brir aqui todo el campo de los movimnentos sociales, sino que simplemente nos enfocamos en los momentos mas populares en térmmos politicos y mas significativos para la rzquierda ra dical en los ultimos quince afios Tampoco afirmamos que algu- na de las tacticas politicas particulares utilizadas por estos mo- vimientos sea inherentemente problematica. Los ménitos de las tActicas particulares sdlo son legibles en el contexto tanto del honzonte histérico mds amplio como de la estrategia encamy- nada a transformarlo Es en nuestro entorno actual —un mun- do apabullantemente determinado por los mmperativos del ca- pitalismo global, combinado con estrategias de politica folk centradas en lo local y lo espontaneo— donde ubicamos Ia de- bilidad fundamental de la zquierda contempor4nea. Comen- zamos examinando una de las tendencias politicas ms popula- res de los tiltumos quince afios —el honzontalismo— antes de guar hacia esas ideas tan difundidas que se centran en el loca- hsmo y el impulso reactrvo general de la mayor parte de la pols tuca de izquierda prevaleciente y radical. EL HORIZONTALISMO Cristahzado en los movimientos sociales de Estados Unidos du-~ rante la década de 1970 y postenormente lanzado al protago- nismo por loszapatistas, los activistas altermundistas y los mo- vimmentos de las plazas, el horizontalismo se ha convertido en la faceta domunante de la wzquierda radical de hoy.? Bn respues- ta a los fracasos del cambio politico encabezado por el Estado en el siglo XX, los movimientos horizontales abogan mds bien por transformar el mundo modificando las relaciones sociales. 40 INVENTAR EL FUTURO desde abajo } Estos movimientos beben de una larga tradici6n teériea y practica del anarquismo, el comunismo de conse)o, el comunismo hbertano y el autonomismo con miras —en pala- bras de uno de sus partidanos—.a «cambiar el mundo sin tomar el poder» * En el centro de estos movimientos radica un recha- zo al Estado y a otras instituciones formales, asi como una pre dileccién por la sociedad como espacio desde donde debe sur gir el cambio radical El honzontalismo rechaza el proyecto de hegemonia por ser intrinsecamente autoritario y plantea, en su lugar, una politica basada en la afinidad * Mas que defender un reclamo o una toma del poder vertical del Estado, el horizonta lismo argumentaa favor de mndividuos que se asocian libremen te y se reunen para crear sus propias comunidades auténomas y gobernar sus propias vidas En un sentido general, podriamos resumuir estas ideas en términos.de cuatro compromusos impor tantes 1 Rechazo a todas las formas de dominaci6n 2 Adhesién a la democracia directa y/o a la toma de deci- siones por consenso ° 3 Compromuso con la politica prefigurativa 4 Enfasis en laaccién directa Alojada dentro de este conyunto de compromisos se halla una sene de problemas que constrifien y hmutan el potencial del honzontalismo en la lucha contra el capitalismo global Quuzd la contnbucidn més notable del horizontalismo sea x) enfoque sobre la domunacién en todas sus formas 7 Al ir mas alla del foco de atencién tradicional de la vieya izquierda sobre el Es- tado y el capital, enfatiza las diversas maneras en que otros ti~ pos de dommnacién siguen estructurando la sociedad (racial, patnarcal, sexual, por ciscapacidad, etcétera) Buena parte de Ja izquierda radical de hoy ha adoptado estas ideas y ha-centra~ 4) NICK SRNICEK ¥ ALEX WILLIAMS do su prdctica en la extirpacion de todas las formas de opresi6n —un compromiso gue, creemos, cualquier politica seria de 1z- quierda deberia adoptar— y eso constituye un avance significa tivo Sin embargo, los medios que los movimmentos honizontalis- tas eligen para vencer la domiacién y la preston suelen terminar atrapados en los limites de la politica folk Al buscar la cancela- ci6n directa y sim mediaciones de las relaciones sociales de do- minacién, estos movimientos tienden a ignorar las formas mds sutiles de dominacién que persisten o son incapaces de cons- tmur estructuras politicas persistentes capaces de mantener las nuevas relaciones sociales a largo plazo El compromiso de evitar todas las formas de dominacién estd estrechamente vinculado con una critica de la representacién, tanto conceptual como politica En la practiea, esto ha condu- cido a un rechazo de las estruicturas, mas jerirquicas, que ca- tacterizan Ja politica representativa * Tras haber pasado por una historia de sindicatos cormuptos y de democracias liberales que no tardan en erosionarse, la representaciOn es vista como algo que conduce inevitablemente a los intereses y la domma cién de las élites Estas estructuras han de ser sustrtuidas por formas directas de democracia que privilegien la mmediatez frente ala meciacion, mvocando un sentido mas personal de la politica ° Aqui, la idea es que una «democracia cara a cara» es presuntamente mas natural y auténtica y menos propensa al surgimuento de jerarquias '° Las decisiones politicas no las de- ben tomar representantes, smo individuos que se representena si mismos en persona “ La democracia directa termina asu- mnéndose como un valor basico, apuntalado en la mtuicién de Ja politica folk de que aquello que es nmediato es mejor que lo mediado Mas que un gobierno de la mayoria, un procedimien- to parlamentano o unos dictados de un comuté central, el con- senso és lo que suele constituir el objetivo mas mportante de las discusiones ” El debate y la forma de gobierno deben, por A2 INVENTAR EL FUTURO ende, ser inclusivos al mdximo, y el proceso mismo de delibe- racién, en contraste con Ja consideracién exclusiva de los re sultados, es algo que debe valorarse '! Es comprensible que la democracia participativa sea e] principal atractivo para muchas personas, especialmente a la luz de los gestos vacios y ritualis tas de las democracias representativas contemporineas !* Mu- chos participantes hablan de los sentimientos de empodera- miento que se denvan de participar en procesos de toma de decisiones por consenso '5 Por ende, la inclusividad maxima y| el.consenso cobran valor y la amportancia de las tacticas y los procesos se coloca por encima de los objetivos estratégicos La democracia directa, el consenso y la inclusividad forman parte de los compromusos del horizontalismo con la politica prefigurativa, que apunta a crear, en el aqui y ahora, e] mundo que le gustarfa ver La tuca prefigurativa es una tradicién antigua en la wquierda, desde el anarquismo de Kk Bakunin en adelante, pero sélo recientemente ha llegado aca racterizar la vanguardia de la politica de izquierda La vieja pro- mesa de que, tras la revolucion, las jerarquias y las exclusiones se evaporarian, apenas servia de consuelo para las mujeres y las personas de color cuyas preccupaciones eran ignoradas por uno mis de los lideres varones blancos Antes que esperar la pretendida revolucién, la politica prefigurativa trata de ejem- phficar de mmediato un mundo nuevo, apoyandose otra vez en Ja idea umplicita de que la nmediatez es inherentemente supe- nora las perspectivas mds mediadas En e] mejor de los casos, Ja politica prefigurativa mtenta encarnar los unpulsos utépicos trayendo el futuro a una existencia concreta en el dia de hoy '* Sin embargo, en el peor de los casos, la unsistencia en la prefi- guraci6n se convierte en una afirmacién dogmatica segun la| cual los medios deben comncidir con los fines, insistencia que! viene acompafiada por la ignorancia sobre las fuerzas estructu- rales que operan en su contra "7 43 NICK SRNICEK Y ALEX WILLIAMS Si el objetivo es crear el mundo que queremos en el aqui y ahora y si el recurso a instituctones de mediacién estd vedado (oal menos se remega de él), la forma aproprada de la practica debe ser la accién directa Esta es una forma de practica que abarca un amplio espectro de tacticas posibles, que van desde las protestas teatralizadas en la linea de los sttuacionistas has- ta las huelgas iegales, el bloqueo de puertos y el incendio de urbanizaciones de lujo En estas practicas podemos encontrar de nuevo algunos indacios de la politica folk la predileccién por lo directo, lo inmedrato y lo intwitivo Sm duda, en ocasio- nes, la aecién directa puede ser mds efectiva y util que las pro- testas —como lo es verter concreto para destrur las puas con tra los sintecho, o utilizar métodos de desaceleracién en las luchas dentro del centro de trabajo— ** Sin embargo, como ve- remos, la accion directa no deja de ser a menudo insuficiente para asegurar un cambio de largo alcance y, por si sola, consti- tuye sélo un impedimento temporal para los poderes del Esta~ do y el capital La democracia directa, Ja politica prefigurativa y Ia acci6n directa no son, nos apresuramos a afadir, intrinsecamente fa- Ihdas *° Mas que denunciarlas por si mismas, su utthdad debe ser juzgada en relacién con situaciones histénicas y objetivos estratégicos particulares, es decir, en térmunos de su capacidad. para ejercer un poder real y para crear una transformacion ge- nuina y duradera La realidad del capitalsmo complejo y glo- bahzado es que esas pequefias intervenciones, que consisten en acciones relativamente exentas de la posibilidad de crecer, tie- nen muy pocas probabilidades de ser capaces de reorganizar nuestro sistema socioeconémuce. Tal como lo sugermos en la ~ segunda mitad de este libro, el repertono tactico del horizonta- hismo puede tener cierta utulidad, pero sélo cuando se acopla con otras formas mas mediadas de organizacién y accién pele ticas Tras esta mirada general a los compromises tedricos del 44 INVENTAR EL FUTURO honzontalismo y a los problemas generales asociados a ellos, podemos enfocarnos ahora en dos secuencias importantes de la politica del siglo XX, a fin de subrayar tanto las posibilidades practicas como los férreos limites de la politica folk intrinsecos aesos modelos En lo que sigue, examinaremos dos de los casos mas fuertes de horzontalismo el movimiento Occupy, que surgié después de la crisis financiera de 2008, y la experiencia argentina tras el incumplimiento de la deuda del pais en 2001 En cada caso, podemos ver tanto los éxitos reales como los li mutes palpables de estos enfoques occuPY La materralzacion reciente mas significativa de los principios honzontalistas ocurrié en el «movimiento de las plazas» Si bien las ocupaciones no requieren de un modo de gobierno ho- nzontahsta (de hecho, los precursores de la tactiea provenian onginalmente del ejército),?° la inmensa mayona de las ocupa clones posteriores 4 2008 se han organizado de acuerdo con esos lieamientos En 2011, esta ola de ocupaciones de espacios ptblicos no tardé en disermnarse a mds de novecientas cin cuenta ciudades de todo el mundo, cada una inclinada hacia preocupaciones politicas, economicas, culturales y de clase de caracter local Aqui queremos examunar el fracaso del movi muento Occupy en el mundo occidental, especialmente porque subraya las deficiencias de la forma de pensar de la politica folk en el micleo de los paises capitalistas » Cabe destacar que este fracaso ocurrié pese al amplio espectro de enfoques subsumi- dos con el nombre de Occupy En Estados Unidos, por ejemplo, desde Oceupy Wall Street hasta Oceupy Oakland, este movi muento abarcé tanto lo dogmdticamente no violento como lo abiertamente antagomista, entre un hberalismoa menudo con- 45 NICK SRNICEK ¥ ALEX WILLIAMS fundido y un comunismo libertario militante * Ademas de esta variacion regional, la composicién ideolégica de los partici pantes era mixta, caracteristica que se extendia por todo el es- pectro politico emelusa a iberalesreformustas, anticapitahistas, anarquistas insurreccionales, comunistas anti-Estado y acti- vistas sindicales, junto con unos cuantos libertanos contrarios ala Reserva Federal A esta diversidad se sumaba una resisten- cla generalizada a la articulacion de exigencras politicas, lo que hacia todavia mas dificil discermr la unidad de] movimiento Es relativamente facil ver por qué a tantas personas les entu- siasmaba unitse al movinuento La naturaleza honzontahsta de Occupy brindé a la gente un medio para expresarse frente. aso ciedades que apenas registraban sus voces * En Estados Uni- dos, en particular, la estructura de la democracia electoral en torno a dos grandes partidos ha provocado que la ventana del discurso politico se vuelva increfblemente estrecha. La varie dad de causas y esléganes asociados a Occupy da fe de una ex- plosién de tra suprimida y una proliferacién de exigencias poli- ticas que de otra forma no se habrian escuchado. Incluso para aquellos que no particrparon de manera directa en las ocupa- ciones, Occupy proporciondé una plataforma para los exclurdos en sitios de mternet como el Tumblr «We are the 99 Percent» [«Somos el 99 por ciento»], donde un coro de voces protesta- ba contra la pauperizacién econdmica y la exclusion social * Mas allé de cualquier resultado politico directo, la oportunidad de airear en publico las frustraciones de los excluidos fue mspt radora y empoderadora para muchos. Occupy también sirvid para interrumpir la vida cotidrana tanto de los participantes como de los observadores y permiti6 a las personas contniburr juntas a un proyecto politico compart- do En palabras de un observador, «la prictica de la autonemia proporciona una leccién sobre el propio poder>.*s En lugares como Oakland, los actrvistas solfan ejercer presién a faver de 46 INVENTAR EL FUTURO una politica mas radical que aquella que las orgamzaciones me- diadoras habituales (como las organizaciones sin fines de lucro) habnan permitido Occupy funciond, como muchos movumien- tos de protesta, como un camino para radicalizara quienes esta ban involucrados, en especial cuando se enfrentoa las brutales y desproporcionadas respuestas policiacas Las ocupaciones esta- ban pensadas para prefigurar un mundo nuevo, pero aun cuan- do ese mundo nuevo esté aun por surgir, sin duda los movi muentos mostraron a los participantes lo que era posible a través dela solidaridad politica Mas alld de estos beneficios internos, los espacios ocupados funcionaron como base para acciones contra el sistema politico (como en los campos de protesta contra el G8) 7 La mayoria de dichas acciones consistia en marchas y mitines de protesta, cu yos espacios también funcionaban como sedes fisicas de toma de decisiones colectiva En lo que respecta a las acciones externas, Jos espacios ocupados también operaban como cuartel general para entrenar habilidades —por eyemplo, llevar a cabo actos de desobediencia civil, lidiar con la represin pohciacao proporcio nar informacion sobre derechos — * En general, las ocupaciones funcionaban como la manifestaci6n mas evidente de la infraes- tructura del movimiento general en el mundo real Las ocupa ciones también eran (aunque no siempre) un lugar para apoyar a los sectores mas marginales de la sociedad, particularmente a los sintecho * Y, quiza lo mas importante las ocupaciones brinda- ban un punto focal insistente para la atencién mediatica —en particular, la ocupacién del Zuccotti Park en Nueva York— y lla maron la atencién sobre muchos problemas que, de otra mane- ra, habrian quedado de lado para el gobierno y el publico en ge- neral 2° Al menos durante un periodo limtado, Occupy fue capaz de atraer la atencién de importantes canales de la prensa'y latelevisién hacia temas de justicia econdémuca, un verdadero lo- gro-en un entorno medidtico altamente neobberalizado. 47 NICK SRNICEK Y ALEX WILLIAMS. Sin embargo, pese a estos éxitos, las ocupaciones fracasaron en cuestiones importantes Numerosos comentaristas dentro del movimiento ya han sefialado vanias, entre ellas las formas en que Ja ret6rica inclusiva de Occupy escondia una sene de exclu stones basadas en la raza, el género, los ingresos y el tempo h- bre 3! Las restricciones de la politica folk estaban contenidas en las practicas y las ideas del movimento, y fueron estas tenden- cias las que, en ultima instancia, lo dejaron meapaz de expan- dirse en el espacio, de consolidarse en el tiempo o de umiversa- lizarse Sin duda, algunos de los movimientos que constituyeron Occupy no tenfan la intencién de crecer, ni de persistur en el tiempo o universalizarse Muchos pensadores honzontalistas (aunque no todos) dan énfasis en el dinamismo particular de la politica espontanea, de vida relativamente corta, y sostienen que la «permanencya relativa no es necesarlamente una vir- tud»,* pero, ya sea con intencién o no, la tendencia practica del movimiento de darle prioridad a la mmediatez espacial, temporal y conceptual lo debihté ante el colectrvo y lo deyé n- capaz de persistir lo suficiente para tener oportunidad de buscar seriamente sus obyetivos bdsicos El movimiento Occupy, al abrevar de los principios honzon- talistas, se caracteniz6 principalmente por su adherencia a la democracia directa Si bien ésta puede existir bajo una variedad de formas distintas —desde los consejos de trabayadores hasta la democracia al estilo de los cantones suizos—, bajo Occupy asumi6 la asamblea general como forma domnante de organi- zaci6n *3 En una época de efectrvidad democratica en declive, una nueva manera de hacer democracia constitufa una de las aspiraciones mas comunes articuladas por quienes participa- ban en esas protestas 4 Aun asi, cuando se la fetrchiza como un fin en si mismo, la democracia directa umpone mexorable~ mente lumitaciones importantes. En primer lugar, el esfuerzo e involucracién en la politica que exige la democracia directa 48 INVENTAR EL FUTURO conduce a problemas de sustentabilidad El proyecto de eco nomua participativa (Parecon), por eyemplo, prefigura una de mocracia directa en todos los niveles de la sociedad, pero esta vision de un mundo poscapitabsta se traduce en juntas de per sonal que se ramifican hacia el infinito en torno a cada detalle de la vida (algo muy lejano de las imagenes inspiradoras de las visiones utopicas) ** Bajo Occupy, muchas asambleas generales cayeron en situaciones similares, en las que incluso los asuntos mas mundanos debian ser abordados con mucho cuidado por un colectivo * Los debates causticos sobre las batucadas que hacian demasiado ruido en la ocupacién de Zuccott: Park son tan slo un eyemplo particularmente absurdo de ello El punto mis general es que la democracia directa requiere una cantidad significativa de participacién y esfuerzo, en-otras palabras 1m plea cantidades de trabajo cada vez mayores Durante breves momentos de entusiasmo revolucionano, este trabajo extra puede ser intrascendente, sin embargo, al regresar a la horma lidad, sélo se suma a las presiones ordinanias de la vida cotidia na °7 El trabajo extra de la democracaa directa resulta proble miatico, en especial debido a las exclusiones constitutivas que conlleva, en particular para aquellos que no pueden presentar- se en persona, aquellos que no se sienten cémodos en grupos grandes y aquellos que carecen de habilidad para hablar en pu bhico (ello sumado a todos los sesgos de género y raza inhe rentes a estos factores) ** Conforme el movimiento Occupy continu6, las asambleas generales termnaron por colapsarse, a menudo por el peso de la extenuacién y el aburrumiento La conclusién que se deriva de esto es que el problema de la demo- cracia hoy en dia no es que la gente quiera tener voz y voto en todos y cada uno de Jos aspectos de su vida E] verdadero asun= to del déficit democratico es que las decisiones mds importantes de la sociedad estan fuera de las manos de las personas comu- nes * La democracia directa responde a este problema, pero 49 NICK SRNICEK Y ALEX WILLIAMS intenta resolverlo convirtiendo la democracia en una experien- cia inmediata y corporal que rechaza la mediacion La prefe- rencia por la inmedhatez en la democracia tambyén es un lastre para el crecimiento espacial En pocas palabras, la democracia directa requiere de comunidades pequefias. Cabe destacar que Jos cientos de miles que se reunteron en la plaza Tahrir, en Egip- to, no tenfan asambleas generales y que incluso en Occupy Wall Street la asamblea general consistié tan sdlo en un pequerio porcentaje del ntimero total de participantes “° Los mecamis- mos y los propios ideales de la democracia directa (la discusin cara a cara) dificultan su existencia més alld de las comunida- des pequeiias y hacen prdcticamente imposible que responda a los problemas de la democracia regional, nacional y global. Las Testricciones espaciales de la democracia directa también deyan de lado los aspectos reaccionanios de las comunidades peque- fas Estas comunidades «intimas» a menudo albergan Jas for- mas mis virulentas de xenofobia, homofobia, racismo, chismes Perniciosos y otras vanedades de pensamuento retrégrado Las pequerias comunidades del tipo requendo por la democracia directa no son una meta apropiada para un movimiento mo- derno de izquierda Ademés, la democracia participativa bien podna construnrse sin ellas, en particular mediante el uso de las tecnologias de la comumicacién disponibles hoy en dia. Otra restriccién de la politica folk asomé junto con el énfasis en el consenso como objetivo basico del proceso. La meta del consenso es alcanzar una decisién aceptable para todos y recae de nuevo en lammediate2 espacial Como lo sefiala el anarquis- ta David Graeber «Es mucho mds facil, en una comunidad con F relaciones cara a cara, avenguar lo que la mayoria de los mrem- bros de esa comunidad quiere hacer que averiguar cémo con- vencer a aquellos que no estan de acuerdo» “' Sin embargo, eso que funciona bien en una escala (la comunidad cara a cara) di- ficilmente funciona en escalas mayores En el caso de unmovi- 50 nade INVENTAR EL FUTURO muento relativamente difuso, como Occupy, tal vez la toma de decisiones por consenso condujo de manera inevitable a un conjunto de exigencias basadas en un minimo comun denomi- nador, cuando dicho conjunto siquiera surgia También hubo mucha reténica que glorificaba la ausencia de demandas espe- cificas como algo en cierta forma radical Estos argumentos surgidos en el interior de Occupy calificaban la formulacion de exigencias como alienante y divisona, algo que reducia poten cialmente el papel del movimiento puesto que apelaba a pode res externos —como el Estado— y, por ende, podia conducura lacooptaci6n del movimiento ” Tal como han argumentado los eriticos de tales opiniones, empero, la naturaleza divisona de las exigencias también es positiva aun cuando desalientan a algunos participantes, también pueden movilizar a aquellos comprometidos con el logro de cada exigencia en cuestion Ademas, funcionan para aclarar las verdaderas diferencias po hticas que contiene el movimiento, diferencias que a menudo se desvanecen en la practica, incluso alli donde podnan ser in superables “ Otros problemas de Occupy surgieron con su rechazo nomi nal a cualquier forma de verticalidad en la organizacién Esto condujo, de manera mas palpable, al surgimiento de problemas en las relactones entre el movimiento y otros grupos de pen- samiento afin Mientras que el movimiento de las plazas en Egipto y Tunez construyé fuertes vinculos con movimientos la borales ya existentes, el movimiento de Occupy en el mundo occidental se nego en gran medida a establecer estos lazos “ Lo anterior llev6 a tres tendencias La primera fue una estructura de toma de decisiones a menudo paralizante Cuando Occupy emprendia acciones, con frecuencia provenian de un subgrupo que actuaba por su cuenta, mas que di eneral que tomaba decisiones por consenso “ En otras palabras, las accio- nes no provenian del horizontalismo En segundo lugar, las 51 NICK SRNICEK Y ALEX WILLIAMS pruebas muestran que las organizaciones jer4rquicas son cru- ciales en la defensa de los movimuentos contra el Estado $1Oc- cupy mantuvo ocupado el espacio contra la represién policiaca, ello fue resultado de las instituciones verticales que movilizaron 4 sus miembros para apoyar la ocupacién, no del honzontalis- mo.* Algo parecido sucedié en Egipto, donde los seguidores del futbol y las organizaciones rehgiosas fueron centrales en la defensa de la plaza Tahnr contra la violencia del Estado y tos re- accionanios “7 Por tiltumo, el rechazo de Ja verticalidad en tadas sus formas supuso el abandono de un mecamismo clave para ex pandir espacial y temporalmente el movimiento. Los vinculos con la fuerza de trabajo, Ia justicta social e incluso con los parti- dos politicos habrian proporcionado una infraestructura para que Occupy fuera mas alla de los parametros de la politica folk. Los trabajadores orgamizados, por ejemplo, fueron cruciales en Egipto para convertir la protesta general en algo muy cercanoa una huelga general, parazando al pais en consecuencia y pro- porcionando el tiltumo golpe al régimen de Mubarak." Los vincu- los con los partidos politicos también ayudaron a las ocupacio- nes en Islandia, Grecia y Espafia a producir éxites mucho mas amphos En ultima mstancia, pese al claro deseo de disemimar las ideas de Occupy —y el éxito real para obtener la atenci6én publica—, nunca se tomaron las medidas necesarias para trans- formar el teyido social No obstante, de manera mas fundamental, Occupy se hrmté al imponer una politica prefigurativa ngida El gesto prefigurativo basico consiste en encarnar el mundo futuro de manera inme- diata cambiar nuestras maneras de relacionames los unos con * | los otros a fin de vivir el futuro poscapitalista en el presente El” papel de las ocupaciones es un ejemplo cldsico de esto: a menu- do apuntan conscientementea promulgar el espacio de un mun- do no capitalista a través de la ayuda mutua, el rechazo de la je- tarquia y una democracia directa ngurosa. Sin, embargo, estos 52 INVENTAR EL FUTURO espacios se entienden y construyen explicitamente como tem- porales, es decir, no son espacios para el cambio sostenido m parael eyercicio de alternativas concretas, y menos atin constitu- yen una competencia ambiciosa para el capitalismo global Lejos de ello, son espacios a corto plazo que contienen las experiencias tfansitonas de una comunidad inmediata “’ Un panfleto de un precursor del movimiento Occupy deja esto muy claro [Los estudiantes que mnsistfan en no hacer demandas] consideraban que el objetivo de la ocupacidn era la creacién de un claro momenta neo enel Gempo y el espacio capitalistas, una reordenacién que dibu jara los contornos de una nueva sociedad Apoyamos esta postura an tureformista Si bien sabemos que estas zonas bres seran parciales y transitonas, las tensiones que exponen entre lo real y lo posible pue- den umpulsar la lucha en una direceidn mas radical 5° El reconocumiento de que la ocupacidn sera temporal se combi na aqui con la creencia ingenua de que tal vez en esa ocaston detone un cambio radical Los espacios prefigurativos enfren tan una lucha continua contra la disolucién y esto no es gratu- to Enpnmer lugar, requieren de diversos apoyos logisticos, in cluidos alojamuento, recogida de basura, defensa y asesona legal La mayor parte de todo esto no proviene de dentro de la comunidad prefigurativa, sino que depende mis bien de redes capitalistas ya existentes * La reproduccién social de las acam- padas es dificil uncluso en las condiciones mas favorables y has- ta a las comunidades utépicas establecidas (que suelen ser de naturaleza rehgiosa) tipicamente les es imposible permanecer independientes y autosuficientes * En segundo lugar, los espa- cios prefigurativos suelen estar sometidos a la represidn estatal y corporativa y, stno lo estan, es porque no representan ningu- Daamenazaal orden social existente A los zapatistas, por ejem- plo, se les permate existir en una libertad relativa simplement. 53 NICK SRNICEK Y ALEX WILLIAMS porque el Estado y el capital no los ven: como una amenaza. El Momento en que un espacio prefigurativo se convierte en una amenaza es cuando la represién se cierne sobre él y cuando su fetichizacién del horizontalismo se convierte en un lastre serio De ahi que la politica prefigurativa, en'su peor faceta, ignore las fuerzas que se alinean contra la creacion y la expansi6n de on mundo nuevo El mero planteamento y la practica de un nue- vo mundo resultan insuficientes para derrotar a estas fuerzas, tal como lo demostré la represién que enfrenté Occupy “ La pregunta inmediata que debe formularse acerea de cual- quuer politica prefiguratrva es, por tanto, como puede expandir- sey crecer §§ Aun cuando concedamos el supuesto problematico de que una mayoria de personas quiera vivir como lo hrereren los campamentos de Occupy, qué esfuerzos serian posibles para expandrr fisica y socialmente esos espacios’? Cuando los teonicos se enfrentan a esta pregunta, suelen lanzar vagas expli- caciones al aire algunos momentos supuestamente «resona- ran» con otros, pequefias acciones cotidianas de alguna manera generaran un cambio cualitativo para «abr» a la sociedad; tos levantamientos y los bloqueos «se disemmaran y multrphea- ran», las experencias «contaminardn» a los participantes y se expandiran, las bolsas de resistencia prefigurativa sencillamen- te «estallaran de manera espontinea» * En cualquier caso, la dificil tarea de atravesar desde lo particular hacia lo universal, desde lo local hacia lo global, desde lo temporal hacia lo perma- nente, se suprime mediante esperanzas vanas. Los mmperativos estratégicos para expandir, extender y universalizar quedan pendientes Si bien Occupy no logré expandir sus espacios prefigurativos~ mis alld de los margenes de la sociedad, esos campamentos de protesta todavia podrian ser utiles como plataformas de lanza- muento para la acci6n directa De hecho, uno de los logros mas notables del movimiento Occupy fue establecer una infraes- 54 INVENTAR EL FUTURO tructura social y ffsica que pudiera fungir como cumiento para las acciones directas En paises como Grecia y Espafia se han organizado huelgas de deudores y bloqueos de trabajadores sin derecho a huelga Otros movimentos de Occupy han apoyado a okupas, proporcionado comida para los sintecho, puesto en pie medios de comunicacién piratas, organizado movihzacio nes para evitar desalojos, protestado contra los recortes delGo bierno y brindado ayuda humanitaria después de desastres na- turales, pero la mfluencia de Occupy no debe exagerarse por ejemplo, muchos de los movimuentos exitosos contra desalojos y ejecuciones hipotecarias han sido extensiones del trabajo preexistente llevado a cabo por movimientos como el de los ac tavistas negros de Take Back the Land [Recupera la Tierra] *? En términos mds generales, el problema radica en que las acciones directas suelen actuar sobre los efectos superficiales, remen dando las hendas del capitalismo, pero dejando intactos los problemas y las estructuras subyacentes Las ejecuciones hipo- tecarlas continuan a gran velocidad, la deuda del consumidor alcanza nuevas alturas, los trabayadores son despedidos y el numero de los sintecho se dispara Enel caso de Occupy, lo que se puso de mamufiesto fueron los limites de la propaganda de las buenas acciones ** $1 bien la accién directa puede tener exitos reales, permanece localizada y temporal y, en este sentido, si- gue siendo politica folk La accion directa puede ser efectiva para muitigar los peores excesos del capitalismo, pero nunca puede abordar ell dificil problema de atacar una abstraccién dispersa en e] Ambito global y, en cambio, se suele enfocar en blancos intuntivos *? El proyecto de una zquierda expansiva —una izquierda que busque transformar el capitalismo de ma- nera fundamental— permanece ausente La imagen de Occupy que surge aqui es la de un movimien- to que se ha unido a ciertas suposiciones sobre los beneficios de los espacios locales, las pequefias comunidades, Ia apa 55 NICK SRNICEK Y ALEX WILLIAMS directa y la autonomfa temporal en los margenes de la socie dad A su vez, estas creencias hicieron que el movimento fue- ra incapaz de expandirse espacialmente, de llevar a cabo trans- formacionessustentablesy deuntversahzarse Losmovimientos de Occupy lograron victorias reales en lo que respecta a la crea- ci6n de sohidaridad, dar voz a las personas desencantadas y marginadas, asi como aumentar la conciencya puiblica No obs- tante, s¢ mantuvieron como un archrpiélago de islas prefigura- tivas, rodeadas por un entorno capitalista umplacablemente hostil La causa mds préxima del fracaso del movimiento fue la represién estatal por una policia anudisturbios que desalojé sin piedad los espacios ocupados en todo Estados Umdos Pero las causas estructurales eran intrinsecas a los supuestos y practi- cas del movumento. Sin el foco central en los espacios ocupa- dos, e] movimento se dispersé y fragmenté En Ultima instan- cia, la forma de organizacién de estos movimientos no pudo superar los problemas de crecrmento mi construir una forma de poder persistente capaz de resistur de manera efectiva a re- accidn inevitable del Estado Lo que puede funcionar bastante bien en cierta escala —gquizd hasta unas cien personas— se vuelve cada vez mas dificil de operar de manera efectiva cuan- do se extrende mis all4 de ella © Si una politica de izquerda verdaderamente ambiciosa ha de enfrentarse a actores globa- les —el sistema capitahsta neoliberal y sus instituciones de gobierno, los gobiernos lideres y sus eyércitos y fuerzas pols ciacas y todo el conjunto planetario de corporaciones y en- udades financieras—, resulta esencial funcionar més alld de lo meramente local Si bien no cabe duda de que hay mucho que aprender de estos movimientos, defendemos que, por si so- los, seguirdn siendo poco efectivos para suscitar an cambioa gran escala 36 INVENTAR EL FUTURO ARGENTINA St existe un caso-en la historia reciente que ofrezca esperanza sobre la suficiencia del horizontalismo, éste pareceria ser el de Argentina, que logré un viraye nacional de gran escala hacia el honzontalismo y un creciente control de los trabayadores sobre las fabricas Sin embargo, un breve vistazo a la experiencia ar gentina revela, en realidad, nuevas dimensiones de las limita clones que caractenzan los enfoques de la politica folk En las circunstancias de Argentina, el imperativo inmediato de esta blecer nuevas organizaciones sociales provino del colapso de la economia nacional Golpeada por una recesion masiva en1998, la economia se derrumbé y, para 2002, perdié mds de una cuarta parte de su PIB Las tensiones alcanzaron un climax en diciembre de 2001, cuando las restneciones gubernamentales y el caos financiero provocaron protestas multitudinanas El resultado fue la caida del Gobierno y un subsiguiente impago, de las deudas. Dado que el Gobierno no era capaz mi estaba dis puesto a ayudar a su poblacién, la gente se vio obligada a en- contrar nuevas formas de sostenerse Tras la estela de esos desafios, muchos argentinos se dispu- sieron a organuzarse y a crear nuevas estructuras politicas y so ciales En un grado significativo, esas respuestas fueron orga nuzadas explicitamente en torno a pnncipios honzontalistas " Lo mismo que con Occupy, existen diversos beneficios que pueden identificarse en la organizacién honzontalista de Ar- gentina Y, lo que es quiz4 mas importante, esos movimiento lograron desestabilizar las normas de sentido comun de la so- ciedad neoliberal, yendo mas allé del individuahsmo de merca- do y de la solidandad negativa El fomento de vinculos entre individuos ayud6 a derrotar el antagonismo que suele enfrentar buena parte de las protestas y huelgas por parte de otros secto- res dela sociedad Al igual que Occupy, pero en una escala mas 57 NICK SRNICEK Y ALEX WILLIAMS amphia, los movimientos horwontales de Argentina también pudieron proporcionar rapidamente los medios de una repro- duccién social en condiciones de crisis @ Empero, si bien esos experimentos con el honzontalismo trayeron consigo varios logros, su experiencia también revelé algunos problemas Entre éstos, resultaron centrales las Lm taciones que enfrentaron Jas asambleas de barrio como forma de organizacion Modeladas sobre pnincspios honzontales, las asambleas de barrio surgieron en respuesta a las necesidades immediatas y a las posibilidades abiertas por lacnsis A la ma~ nera de la asamblea general de Occupy, permitieron a fa gente tener una voz rectén descubrerta. Pero incluso cuando se agru-~ paron en asambleas interbarriales, nunca se acercaron al punto de reemplazar al Estado, ni de ser capaces de presentarse como una alternativa viable Las funciones del Estado —las prestacio- nes sociales, la atencién médica, la redistnbucion, la educa- clon, etcétera— no tban a ser reemplazadas por el movimiento honzontal, ni siquiera en el punto mas alto de participacion De esta forma, las asambleas siguieron siendo una respuesta lo- ealizada a lacrisis Habrian de surgir otras lmutaciones, ya que esas asambleas sélo podian funcionar rechazando intereses organizados —lo que equrvale a decir, colectivos— 0 incorpo- rdndolos y quedando por ende rebasadas.** Los intereses colec tivos no pudieron ser incorporados al proceso de toma de deci- siones sin fracturarlo, pues a menudo tomabar el control sobre la discusién y el debate De manera problemitica, las asant bleas funcionaban mejor sobre una base individualista. Otros experimentos de organizacién en Argentina imphea- ban la disemmacién de fabricas controladas por los trabajado- res Tras la crisis econémica, algunos negocios cerrados fueron tomados y mantenidos por los empleados Esas fabricas ayuda~ roma mantener a los trabajadores en sus puestos y proporcio- naron mejores salarios para ellos Por desgracia, pese a la aten- 58 INVENTAR EL FUTURO cin que se les prest6, el numero total de personas mvolucradas fue relativamente pequefio en los calculos mas optimistas, hubo cerca de doscientas cincuenta fabricas que incorporaron a poco menos de diez mil trabajadores “ Con una fuerza laboral de mas de dieciocho millones, esto significa que mucho menos deto,1 por ciento de la economia estaba participando en fabri cas controladas por trabajadores Estas no sélo constituyeron una parte menor de la economia total, sino que también per manecieron necesaramente enquistadas en las relaciones:sociales capitalistas El suefio de escapar es solo eso un suefio Ligados al imperativo de crear una ganancia, los negocios controlados por trabajadores sdlo pueden ser tan tirdmicos y daminos para el entorno como cualquier negocio de gran escala, pero sin la eficiencia de dicha escala Problemas como éstos son generali zados en toda la expenencia de las cooperativas y han surgido no sdlo en Argentina sino en el modelo zapatista y en todo el continente °° Mas alla de estas hmutaciones de la organizacion, el problema clave con Argentina como modelo para el poscapitalismo es que simplemente mutgé los problemas del capitalismo y no ofrecio una alternativa Conforme la economia comenzé a mejorar, la participacién en las asambleas de barno y las economias alter nativas declinaron de manera drastica * Los movimuentos ho nizontalistas posteriores a la crisis en Argentina fueron cons truidos como una respuesta de emergencia al colapso del orden existente, pero no como una competencia para un orden que funciona relatrvamente bien En realidad, el problema mas ge neralizado del horizontalismo contemporaneo es que a menudo ve las situaciones de emergencia —tras un huracdn, un terre- moto o un colapso econdmico— como representativas de un mundo mejor *” Cuesta mucho, por lo menos, imaginar que las condiciones posteriores al desastre puedan constituir una me— jora para la vasta mayoria de la poblacién mundial Una politica 59 NICK SRNICEK ¥ ALEX WILLIAMS que encuentra su mejor expresi6n en la descomposici6n del or- den social y econémico no és una alternativa sino mds bren un instinto reflejo de supervivencia. La tendencta de los honzon- talistas a encontrar potencial politico en las formas mundanas de orgaruzarnos horizontalmente en la vida cotidiana —amigos que se retinen, frestas, festivales, etcétera— es también proble- matica * Bl problema radica en que dichos modos de organiza- ci6n no pueden escalar mas all4 de una pequefia comunidad y, de manera mds concreta, no son utiles para ciertas metas poli- ticas Como lo muestra e] ejemplo argentino, estos modelos de orgaruzacién pueden ser valiosos para la supervivencia basiea de un barrio o para crear un sentido de solidaridad entre la gen- te Pero el honzontalismo batalla para competir contra intere- ses mas orgamizados, para sostenerse una vez que se regresa ala normalidad y para lograr metas politicas a largo plazo y a gran escala como la atencién médica universal, la educacién de alto nivel y la seguridad social Estos enfoques todavia son utiles en circunstancias excepcionales y para un abanico pequefio de ob- jetivos, pero ni revolucionardn a la sociedad ni amenazarin ge- nuimamente al capitalismo global En elcaso tanto de las asambleas de barrio como de las fabri- cas controladas por trabajadores, vernos que los modelos de or- ganizacion pnimanios del honzontalismo resultan insuficien- tes Con frecuencia se trata de tacticas reactivas incapaces de competir en el entono antagonusta del capttalismo global. En un nivel teénico, asi como en las experiencias reales de Occupy y Argentina, los limites del honzontalismo se hicieron patentes una y otra vez a lo largo de la década pasada. Si bien reconoce- mos la importante capacidad de las tdcticas horizontalistas para proporcionar apoyo de pequeiia escala a las comunidades y para desestabizar durante un tiempo ciertas pricticas de ex- plotacién, el compromiso con versiones fetichizadas del con- senso, la acci6n directa y una politica particularmente prefigu- 60 INVENTAR El FUTURO rativa limita las posibilidades de expansion y la derrota de los sistemas sociales existentes EL LOCALISMO Politicamente hablando, el localismo es menos radical que horizontalismo, pero no menos ubicuo Como ideologia, el lo calismo se extiende mucho mas alla de la izquierda y constitu ye una inflexién de politicas procapitalistas, anticapitalistas, comentes culturales radicales y dommantes por igual, como una suerte de nuevo sentido comun politico Entre todos ellos existe la creencia compartida de que la abstraccién y la escala absoluta del mundo moderno estan en la raiz de nuestros pro blemas politicos, ecolégicos y econémucos presentes y de que la solucion est4, por ende, en adoptar frente al mundo un en foque de tipo «lo pequefio es bello» °* Las acciones de peque fia escala, las economias locales, las comunidades inmediatas, la mteraccién cara a cara, todas estas respuestas caracterizan la visién localista del mundo En un momento en que buena par te de las estrategias y tdacticas politicas desarrolladas en los siglos XIX y XX parecen desgastadas e inefectivas, el localismo tiene una légica seductora En todas sus diversas variantes, desde el comunitarismo de centro derecha’’ hasta el consumo ético,” los microcréditos para el desarrollo y la practica anar quista contemporanea,”* la promesa que ofrece de hacer algo concreto, habihtando una accion politica con efectos inmedia tamente perceptibles, resulta empoderadora a nivel individual, pero este sentido de empoderamiento puede ser engafioso. El problema con el Jocalismo es que, al intentar reducir los pro- blemas sistemdticos de gran escala a la esfera mas maneyable de, Ja comunidad local, niega a efectos practicos fa naturaleza sis- tematicamente interconectada del mundo actual Problemas 6) NICK SRNICEK Y ALEX WILLIAMS come la explotacién global, el cambio climatico planetano, las poblaciones excedentes en aumento y las repetidas crisis del capitalismo son abstractos en apaniencia, complejos en estruc- tura y no estan localizados $1 bien tocan a todas las localida- des, nunca se manifiestan por completo en ninguna regién en particular Fundamentalmente, estos problemas son sistémicos y abstractos y requieren respuestas sistémcas y abstractas. Aunque buena parte del localismo populista de derecha puede desestimarse facilmente como una fantasia machista y retré- grada (por eyemplo, el libertansmo secesionista), careta ideold- gica smiestra para la economia de austendad (la «Gran Sociedad» del Partido Conservador del Reno Unido), 0 rotundamente ra cista (la inculpacién nacionalista o fascista de los mmuigrantes por los problemas economicos estructurales), el localismo de izquierda no ha sido escrutado tan a fondo. Aunque sin duda tuene buenas intenciones, tanto la izquerda radical como la mds convencional participan en la politica y la economia localistas ensu detnmento A continuacién ofrecemos un examen critica de dos de las varrantes mas populares —la comida local y la eco- nonua local— que ejemplifican, en dreas muy distintas, la dund- mica problematica del localsmo en general LA COMIDA LOCAL Con un atractivo que va mucho mas alld de los circulos politicos tfpicos, el localismo ha llegado a dominar en fechas recientes las discusiones sobre la produccién, la distribucidn y el consu- mo de comida. Los movimentos de mayor mfluencia en este sentido han sido los de «comuda lenta» y «locavorismo» (co- mer localmente), que estan interconectados, £] movimiento de comida lenta comenzé a mediades de los afios ochenta en Ita- lia, en parte como protesta contra las cadenas.de comida ripi- 62 INVENTAR EL FUTURO da, cada vez mas invasivas La comida lenta, como sugiere su} nombre, representa todo aquello que McDonald’s no represen ta comida local, recetas tradicionales, comer lento y una pro duccrion que requiere grandes habilidades 79 Se trata de comida| que ofrece la matenalizaci6n més visceral de los beneficios de! estilo de vida lento, que busca superar las vicisitudes del capi talismo apresurado mediante el retorno a una cultura mas vie ja de saborear las comidas y usar técnicas de produccién tradi cionales 7* Sin embargo, incluso quienes lo proponen admiten que hay dificultades amplicitas en el estilo de vida de la comida lenta «Pocos de entre nosotros tienen el tempo, el dinero la energia y la disciphina para ser un Comedor Lento modelo» 75 Si no evaluamos cémo esta estructurada nuestra vida por presiones sociales, politicas y econémicas que hacen mas facal comer alimentos preparados que adoptar el estilo de vida de la comida lenta, el resultado final es una variante del consumo etico con un giro hedonista Que tomarse el tiempo para di: frutar una comida bien preparada puede ser una experienc: placentera resulta a todas luces correcto Poner atenciéna un: comida transforma una experiencia de pura utilidad en una ex- periencia con mas contenido social y estético No obstante, existen razones estructurales por las que no elegimos esto a menudo, razones que no son resultado de ningun fallo moral indiwidual La estructura del trabajo, por ejemplo, es una razon primordial por la que muchos de nosotros no podemos disfrutar de la comida lenta, m de los alimentos preparados segun los 1dea- les del movimiento de Ja comida lenta Puede que ésta no siem- pre requiera dinero, pero siempre requiere tempo Para quienes deben trabajar muchas horas a fin de mantener a sus familias, el trempo escasea Es mds, la polftica de género de la comida lenta es problemdtica, dado que vivimos en sociedades patniarcales donde la mayor parte de la preparaci6n de la comida todavia se considera tarea de madres y esposas * Si bien la comida «rapi- 63 NICK SRNICEK Y ALEX WILLIAMS da» o los alimentos preparados pueden ser poco saludables, su popularidad posibilita la hberacién de las mujeres para vivir una vida menos marcada por la molestia cotidiana de tener que ali- mentar a sus familias 7 Aun en su aparente mocencia, el movi muento de la comida lenta, como muchas otras formas de con- sumo ético, es incapaz de pensar en términos de gran escala cémo podrian funcionar sus ideas dentro del contexto m4s am pho del capitahsmo voraz En estrecho vinculo con el movimento de la comida lenta estan el locavorismo y la «dieta de las 100 mullas» (una politi- ca alimentana que enfatiza el consumo local) El locavorismo sostiene que la comida de fuentes locales no sélo tiene mas pro- abilidades de ser saludable, sino que también constituye un componente vital de nuestros esfuerzos por reducir las emisio— nes de carbono y, por ende, nuestro impacto sobre el medio ambiente El locavorismo se sittia asf como respuesta a un pro- blema global Ademas, se postula como una manera para ven- cer la ahenacién existente en el capitalismo en nuestra relacién con lacomida A decir de esta légica, al comer alimentos sem- brados o producidos en nuestra regi6n podremos restablecer el contacto con la produccién de nuestra comida y recuperarla de las manos muertas de un capitalismo que ha perdido el con- trol * En comparacién con el movimiento de la comida lenta, el locavorismo se posiciona de manera mas explicita y politica contra la globahzacién Al hacerlo, apela a una constelacién de ideas de Ia polftica folk relacionadas con la pumacia de lo local como horizonte de la accidn politica y con las virtudes de lo lo- cal sobre lo global, de lo nmedsato sobre lo mediato, de lo sim- ple sobre lo complejo Estas ideas suelen condensar temas medioambientales.com- plejos en cuestiones de ¢tica individual Asf, una de las crisis mis graves (e intrinsecamente colectivas) de nuestros tiempos se Ve privauzada en térmunos précticos. Esta étrca medioam~ 64 INVENTAR EL FUTURO brentalista personahzada se eyemplifica en politicas localistas sobre lacomida, en particular, en el plus moral (y de precio) que se asigna a la comida producida localmente Aqui encontramos argumentos motivados por temas ecologicos (reducir el gasto de energia al reducir las cistancias que recorren los alimentos, por ejemplo) combinados con una diferenciacién de clases (con la forma de una mercadotecnia disefiada para promover la iden- tuficacién con la comida orgénica) De forma similar, algunos problemas complejos se condensan en una formula pobre y bre ve Por ejemplo, la idea de las «mullas de comida» —que identi fica las distancias que los productos almenticios han viajado, con la finalidad de reducir las emisiones de carbono— parece razonable El problema es que las mds de las veces se toma como un indice suficiente por si mismo como gusa para la accion ét- ca Tal como revelé un informe de 2005 del Departamento de Agneultura y Alimentacion del Reino Unido, aunque los mpac tos medioambientales del transporte de comida fueron en ver dad considerables, un solo indicador basado en las millas de co- mida totales es inadecuado como medida de sustentabilidad Y, lo mas importante, el sistema de medicién de millas de com) da enfatiza un aspecto de la produccién de alumentos que con. tnbuye a una cantdad relativamente pequeiia de las emisiones totales de carbono Cuando suponemos que «lo pequefio es hermoso», podemos ignorar con demasiada facilidad el hecho de que los costos de energia asociados a la produccidn local de comida bien podrian exceder los costos totales de transportarla desde un clima més favorable ® Incluso para el propésito de eyaluar la contribucién del transporte de comida a las emisio nes, las mullas de comida son un sistema de medicidn deficien- te El transporte aéreo, por eyemplo, constituye una porcion re- lativamente pequefia de las millas de comida totales, pero es una tajada desproporcionadamente grande de las emisiones de carbono totales relacionadas con los alimentos *' El consumo 65 NICK SRNICEK Y ALEX WILLIAMS de energ{a requendo en llevar comida a nuestros platos es im- portante, pero no puede reducurse 2 algo tan sumple como las miullas de comida, ma la idea de que «lo local es mejor» Ade cir verdad, las técnicas de produccién de alimentos locales que son altamente ineficaces podrian resultar-mas costosas que los comestibles de fuentes globales producidos de manera eficaz La pregunta mas general aqui esta relacionada con las prionda- des que damos a los tipos de cormda que producimos, la mane- Ta en que se controla esa produccidn, quién consume esa comi- da y a qué costo Las polfticas localistas sobre los alimentos reducen las com pleyidades que intentan resolver a un binonuo simphista: global, malo, local, bueno Lo que se necesita, mds bien, son maneras menos simphistas de murar los problemas complejos un andhisis que tenga en cuenta el sistema de comida global como un todo, mas que formulas intuitivas y breves como las millas de comi- da, o los amentos «organicos» contra los no «orgénicos» Es probable que el método ideal de la produccién global de ah- mentos sea alguna mezcla compleja de miciativas locales, prac ticas de ganaderia industnal y sistemas globales de distnbu- cién También es probable que un andlhisis capaz de calcular los mejores medios para producur y distribwir comida se encuentre fuera del alcance de cualquier consumudor individual y que re- quiera un conocimiento técnico significative, un esfuerzo co- lectivo y una coordinacién global Nada de esto se ve favoreci~ do por una cultura que simplemente valora lo local LA ECONOMIA LOCAL El localismo, en todas sus formas, representa un intento por re~ negar de los problemas y polfticas de escala implicados en los grandes sistemas, como la economia, la politica y el medio am- 66 a a FS INVENTAR EL FUTURO biente globales Nuestros problemas son cada vez mas sistémi- cos y globales y requeren una respuesta igualmente sistémica Hasta cierto punto, la accién siempre debe ocurnren el Ambito local y, de hecho, algunas ideas localistas, como la restlencia, pueden ser utiles No obstante, el localismo como ideologia va mucho mis alld y rechaza el analasis sistematico que podria guar y coordinar instancias de accién local para enfrentar, oponerse y potencialmente sustituir instancias represivas del poder global o amenazas que se ciernen sobre el planeta En munguna parte se hace mas patente la incapacidad de las solu ciones localistas para desafiar los problemas globales complejos que én movimientos que apuntan hacia los negocios, la banca y la economia localizados Desde la crisis financiera de 2008, se han registrado diversas tendencias entre la zquierda amplia hacia reformas de nuestros sistemas econdmicos y monetarios $1 bien mucho de ese trabajo es util, una parte importante se ha concentrado en transformar los sistemas econdmicos a través de la localizacién_ El problema con los grandes negocios, dice esta forma de pensar, no es tanto su naturaleza explotadora, sino la escala de las empresas involucradas En teoria, los nego- clos y bancos pequenios refleyarian mejor las necesidades de la poblacién local Una campafia popular reciente, el movimiento move your mo ney [mueve tu dmero), se centra en la idea de que, si la escalade los bancos ha de ser sefialada como culpable de la crisis finan- ciera, los chentes deberian mover sus fondos colectrvamente a instituciones mas pequenas y morales Las campanas de consu mo ético como ésta ofrecen un semblante de accion efectrva proporcionan una narrativa lena de sentido sobre los proble- mas del sistema e indican la accién simple e indolora necesania para resolverlos Tal como sucede con la mayoria de las acciones de la politica folk, tiene toda la apaniencia y da la sensacién de que uno hizo algo Los bancos mas importantes son sefialados 67 NICK SRNICEK Y ALEX WILLIAMS como los malos de la pelfcula y, supuestamente, los individuos pueden producrr efectos significativos con tan sélo mover su dinero a untones credincias y bancos mas pequefios y locales. Lo que este modelo parece ignorar son las complejas abstrac- ciones del sistema bancario moderno El dinero ercula como inmediatamente global e mmediatamente interconectado con todes y cada uno de los demas mereados En cualquier situacién en la que un banco pequefio o una unién crediticia tenga mas de- pésitos de los que le sea posible y rentable remvertir dentro de su localidad, se verd obligado a buscar mversiones dentro del sistema financiero mds amplio De hecho, una lectura de las cuentas de los bancos mas pequeiios en Estados Unidos revela que participan en y contribuyen a los musmos mereados finan- cieros globales que todo el mundo mvierten en el Tesoro, en bonos hipotecanios 0 corporativos, al tiempo que suelen parti- cipar en practicas socialmente destructivas de préstamo equi- parables 2 las de los bancos mas grandes ®* Aunque todas luces se trata de una medida reformista, se esperaria que move your money conduyera al menos a algunas transformaciones en la composicion del sistema bancarto de Estados Unidos No obs~ tante, para septiembre de 2013, los actrvos totales en manos de los seis bancos estadounidenses mas grandes habian crecido un 37 por ciento desde la crisis financiera Se mire por donde se mure, los grandes bancos de Estados Unidos hoy en dia son mas grandes que al inicio de la crisis y tenen en sus manos mas de 67 por crento de todos los activos del sistema bancarto de ese pais * Por mds que en todo el mundo los legisladores estén tra- tando de imponer controles sobre las actividades que llevaron a_ la erisis (exigiendo un mayor coeficiente de capital y «pruebas de estrés» periddicas concebidas para evitar mds rescates fi- nancieros), los préstamos nesgosos contmuan“ y las participa~ ciones en derivados de nesgo permanecen en niveles asombro- samente altos * 68 INVENTAR EL FUTURO $8) los esfuerzos localistas por limatar el tamanio de los bancos mas grandes parecen destinados al fracaso, ,qué podemos espe- rar de las campafias alternativas para replicar algunos de los bancos locales que conforman buena parte del sistema bancario europeo continental’ Por ejemplo, los bancos comunitarios o de pequefio tamafio conforman un 70 por ciento del sector banca- noaleman “Los bancos comumitanios alemanes y suizos, argu mentan sus defensores, comparten los nesgos de manera colec- tvay funcionan como mutuas, tienen altos grados de autonomia para aprovechar el conocimiento local y, en consecuencia, han continuado siendo rentables en términos generales a lo largo de Ja cnsis financiera ” Otro argumento es que existen mas proba bihdades de que los bancos locales de este tipo otorguen présta- mos a los pequefios negocios, a diferencta de las instituciones mds grandes, que son mds comunes en Estados Unidos y el Rel- no Unido Algunos modelos de banca local tienen sus ventajas, pero su estabilidad se suele exagerar Por ejemplo, pese a ser al tamente localizadas y estar bajo control comunitario, las cajas de ahorro —los bancos comunitanos de Espafia— incurrieron en mesgos importantes en el mercado de la propiedad y otras versiones especulativas en la década de 2000 y necesitaron una reestructuracién financiera completa después de la crisis de 2008 Aun bajo el supuesto control de consejos con repre sentaci6n comunitaria, las decisiones de inversién fueron to- madas en realidad con un grado de supervisién poco adecuado Aqui, la localizacién conllev6 la politizacién de consejos de go- bierno supuestamente desinteresados que convirtieron algunas cajas de ahorro en plataformas para que la inversién guberna- mental local fuera a esquemas de propiedad especulativos, al tiempo que se aftanzaba una cultura del amiguismo “ Dado que Ja peor parte de la crisis financiera espafiola se centré en los bancos locales, la reestructuracién implicé la fusién de éstos para formar instituciones mds grandes Incluso en Alemania, 69 MICK SRNICEK ¥ ALEX WILLIAMS que a menudo se promociona como el pais que tiene el mejor sistema bancario localizado del mundo, hubo problemas con algunos bancos regionales Los Landesbanken, por ejemplo, te- nfan grandes inversiones en productos crediticios estructurados que tuvieron una actuacién especialmente pobre durante lacn- sis financiera ** La leccién que debemos aprender de esto es que no existe nada inherente a Jas instituciones mds pequefias que les posibilite resistir a los peores excesos de las finanzas con- tempordneas —y que la 1dea de marcar una divistén clara entre lo local y lo global es, hoy en dia, umposible— La toma politica, la necesidad de buscar inversiones rentables mds alld de aque las disponibles en el 4rea local y tan sdlo los altos dividendos de inversiones mds riesgosas son factores que conducen a los bancos locales a participar en el sistema financiero mds am- plio Ni siquiera la propiedad mutua es garantia de probidad fmanciera, tal como lo demostraron los recientes esfuerzos del Cooperative Bank del Remo Unido, que casi se colapsa por com- pleto tras la adquisici6n mal planificada de una sociedad cons- tructora en 2009 ® Los problemas sistémicos del sistema finan- ciero s6lo pueden abordarse de manera adecuada desmontando el poder frnanciero, ya sea por medios de regulacién amphos (como se logré brevemente en tempos del keynestanismo de posguerra) o por medios mas revolucionarios Fetichizar lo pequeni y lo local parece sélo un medio para mgnorar las ma- neras més significativas en que podria transformarse y mejorar el sistema LA RESISTENCIA ES INUTIL Un sentimiento de politica folk se ha hecho presente tanto en el honzontalismo radical como en movimientos localistas mas moderados, aunque algunas intuiciones parecidas apuntalan 7O INVENTAR EL FUTURO un vasto abamico de la zquierda contempordnea En todos eso: grupos se acepta ampliamente una sere de juicios lo pequenio es bello, lo local es ético, lo simple es mejor, la permanencia es opresiya, el progreso se ha terminado Se prefiere este tipo de ideas por encima de un proyecto contrahegemonico una polf tica capaz de competi con el poder capitalista en escalas mas grandes En su nucleo, gran parte de la politica folk contempo- rdnea expresa, por ende, un «profundo pesimismo asume que no podemos llevar a cabo un cambyo de gran escala, colectivo y social» * Esta actitud derrotsta de la izquierda corre fuera de control y, considerando los continuados fracasos de los Ultimos treinta afios, quiz4 haya ocurmdo por buenas razones Para los partidos politicos de centro izquierda, la nostalgia de un pasado perdido es todo lo que se puede esperar El contenido mas radical que puede encontrarse entre ellos esta hecho de suefios de una socialdemocracia y de la asi llamada «edad de oro» del capitalismo * Sin embargo, las condiciones mismas que hi cieron posible la socialdemocracia ya no existen La «edad de oro» capitalista fue predicada sobre el paradigma productivo de un entorno fabni disciplinado, donde los trabajadores (blan- cos, varones) recibian seguridad y un estandar de vida basico a cambio de toda una vida de aburmmento atrofiante y represién social Dicho sistema dependia de una jerarquia internacional de imperios, colomas y una periferia subdesarrollada, una yerarquia nacional de racismo y sexismo y una jerarquia famuhar rigida de subyugacién femenina Ademis, la socialdemocracia se apoya- ba en un equilibrio particular de fuerzas entre las clases (y una disposicién de éstas a transigir) y todo esto sdlo fue posible tras la destruccién sin precedentes ocastonada por la Gran Depre- si6n y por la Segunda Guerra Mundhal y de cara a las amenazas externas del comunismo y el fascismo Pese a toda esa nostalgia que muchos sienten, este régimen es indeseable y también 1m- posible de recuperar Empero, el punto mds pertinente es que, 7 NICK SRNICEK ¥ ALEX WILLIAMS incluso s1 pudiéramos dar marcha atrds hacia la socialdemocra cia, no deberiamos hacerlo Podemos hacer cosas mejores, y la fidelidad socialdemécrataa los empleos y el crecimmento signifi- ca que siempre actuard de manera afin al capitalismo y que lo hard a expensas de la gente Mas que modelar nuestro futuro so- bre un pasado nostdlgico, deberfamos apuntar a crear un futuro para nosotros mismos E] paso mids alld de los obstaculos del presente no se lograra mediante el retorno a un capitahsmo mas humanuzado, reconstruido desde una remembranza del pasado con ojos llorosos Si bien la nostalgia de un pasado perdido claramente no es una respuesta adecuada, tampoco lo es la glonficaci6n actual de laresistencia La resistencia siempre significa resistencia contra otra fuerza achva En otras palabras, mds que un movimiento activo, es un gesto defensivo y reactivo no resistimos para traer a Ja existencia un mundo nuevo, resistimos en nombre de un mundo viejo El énfasis contempor4neo en la resistencia oculta, por ende, una postura defensiva contra la mntrusién del capita- hsmo expansiomsta Los sindicatos, por eyemplo, asumen una postura de resistencia contra el neoliberalismo con demandas como «salven nuestro sistema de salud» 0 «detengan|a austeri- dad», pero estas demandas sdélo revelan una disposicién con- servadora en el centro del movimiento De acuerdo con ellas, lo mejor que se puede esperar son pequefios impedimentos de caraaun capitalismo predador Sélo podemos luchar para man- tener lo que ya tenemos, no importa cudn hmitado y restring!- do por la crisis Incluso en la America Latina que se inclina ha cia la izquierda, esta tendencia es visible en los éxitos mas_ significativos, aquellos que giran en torno a los esfuerzos por frenar a las multinacionales, en especial en lo que toca a la mi- nerfa ® En muchos circulos, la resistencia se ha llegado a glori- ficar, oscureciendo la naturaleza conservadora de esa postura tras un velo de retérica radical La resistencia es vista come todo 72 INVENTAR EL FUTURO lo que es posible, mientras que los proyectos constructivos no son mds que suefios *4 Aunque puede serimportante en algunas circunstancias, en la tarea de construir un mundo nuevo la re sistencia es mutil Otros movimmentos defienden un enfoque de returada, segun. el cual Jos individuos tendrian que salir de las instituciones so- ciales existentes El honzontalismo esta estrechamente vincu- lado a este enfoque, un enfoque que se predica sobre el rechazo a Jas nstituciones existentes y a la creacién de formas auténo mas de comunidad De hecho, la histona reciente del actwismo: ha tendido a estos enfoques °S A menudo, éstos se oponen ex plicitamente a las sociedades compleyas, lo cual significa que el destino ultimo implicado es alguna forma de comunitarismo 0 CO} smo ** Otros sugieren hacerse invisibles con el fin de evitar la deteccién y la represién del Estado * En un ex tremo, algunos defienden Jo que equivale a un survivalismo de iwquierda la crvilizacién enfrenta la catastrofe’* y, por ende, deberiamos volvernos invisibles,” retirarnos a pequefias co munas’°? y aprender a producir comida, cazar, curarnos y de- fendernos '*" $i nos quedamos en el survivalismo, este tipo de posturas, aunque resulten poco atractivas, al menos tendrian cierta coherencia Por lo menos tienen la virtud de ser honestas con sus imphicaciones Sin embargo, los argumentos de la ret ada y la salida confunden con demasiada facilidad la idea de una légica social separada del capitalismo con una légica social que es antagomsta del capitalismo o, en unaafirmacién todavia mids fuerte, que representa una amenaza para la Idgica capitalis ta ‘°? No obstante, el capitalismo ha sido y continuara siendo ‘compatible con un amplio abanico de practicas diferentes y es- Pacios auténomos El pueblo espafiol de Marinaleda nos brinda un ejemplo valioso al respecto A lo largo de tres décadas, esta pequefia comunidad (con una poblacién de dos mil setecientas personas) ha construido una «utopia comumista que ha ex- 73 NICK SRNICEK ¥ ALEX WILLIAMS propiado tierras, construido sus propias viviendas y cooperati- vas, mantenido los costos de vida bajos y proporcionado em- Pleo a todos No obstante, los limites de este enfoque para transformar el capitalismo no tardan en sara la luz los mate nales de construcci6n los proporciona el Gobierno regional, los subsidios a la agricultura vienen de la Unidn Europea, los em- pleos se mantienen mediante el rechazo de dispositivos que ahorran mano de obra, los mgresos todavia provienen de la venta de bienes en mercados capitalistas m4s amplios y los ne- gocios permanecen suyetos a la competencia caputalista y a la crisis financiera global '°3 Marinaleda no es smo un ejemplo de cémo el proyecto de retirarse y escapar o salir del capitalismo todavia esta contenido dentro de un horizonte de politica folk, dentro del cual defender pequefios burikeres de autonomia contra la arremetida del capitahsmo es lo mejor que se puede esperar Y, sin embargo, diriamos que no sélo se puede esperar (y lograr) mas, sino que, ante la falta de una competencia am. plia y sistemdtica, incluso esos pequefios refugios de reststen- cia probablemente no tardaran en ser erradicados aES TODA POLITICA LOCAL2 Tanto el horizontalismo como el localismo, la nostalgia, la resis- tencia y el retiro encarnan, en mayor o menor grado, mtuiciones de la politica folk sobre cémo hacer politica. ¥ tados resultan madecuados para la tarea de transformar el capitalismo. Pero, esto no quiere decir que debamos rechazarlos por completo _ Como aclarard el resto de este libro, existen varios elementos importantes de estos enfoques que pueden conservarse. Mas que ser intrinsecamente maligna, la politica folk sélo resulta parcial, temporal € msuficiente Varios enfoques honzontalis tas, por ejemplo, han suscitado preguntas importantes sobre 74 INVENTAR EL FUTURO el poder, la domunacion y la jerarquia, pero no han desarrolla do respuestas adecuadas La politica folk como tendencia se rephega ante la dificultad de estos problemas e intenta disipar- los desde un inicio No obstante, en un mundo donde la dom nacién, el poder, la jerarquia y la explotacién se imponen so bre nosotros, tales preguntas deben confrontarse de manera directa y no replegandose ante ellas "4 De la misma manera, en un sentido banal, toda politica es local Actuamos sobre cosas en nuestra vecindad immediata con el fin de cambiar estructu ras poltticas mds grandes No podemos simplemente rechazar lo local Sin embargo, las tendencias actuales de Ja polftica folk invocan un sentido mas poderoso de la politica local un rephe gue hacia lo local que tiene el fin de evitar los problemas de una sociedad compleja y abstracta, un supuesto sobre la autentict dad y la naturalidad de lo local, y un descuido de practicas sus ceptibles de crecimiento y sustentabilidad que podrian ir mis all4 de lo local Si bien toda politica comienza por lo local, la po- > lituca folk permanece en lo local Por ultimo, una parte significativa del problema de la politica folk radica menos en las tacticas y practicas particulares a las que tiende a ser fiel que en la visién estratégica dominante en. que se lacoloca Las protestas, las marchas, las ocupaciones, las sentadas y los bloqueos tienen su lugar ninguna de estas tact \ ‘cas por si misma es fundamentalmente de politica folk No obs tante, cuando se alinean en una visién estratégica que ve los ‘cambios temporales y de pequefia escala como horizonte del éxito 9 cuando se extrapolan més alla de las condiciones par- ticulares que las hicieron efectivas, acaban por fuerza enredadas con la forma de pensar de la polftica folk Sila tactica de la ocu- pacidn, por ejemplo, se emplea con la finalidad de crear espacios eyemplares y temporales de relaciones sociales no capitalistas, termmard fracasando en el intento por lograr un cambio sustan- cial Si, por e] contrario, se comprende como un mecamsmo 75 NICK SRNICEK ¥Y ALEX WILLIAMS para producir redes de soldaridad que se movalicen para la ac- c16n futura, todavia puede tener una utihdad dentro de estrate- gias contrahegemémicas mds amplas Esta suerte de reflexidn estratégica sobre las virtudes y limtaciones de cualquier accién particular es lo que esta ausente en buena parte de la zquierda actual Las numerosas protestas, marchas y ocupaciones fun- cionan tipicamente sin ningtin sentido de estrategia y actuan sdlo como incidentes independientes de resistencia. Apenas se teflexiona sobre la manera en que se combman estas diversas ac ciones, no sobre la manera en que podrian operar juntas para constnur colectivamente un mundo mejor En cambio, nos que- darnos con acciones que a veces trunfan pero rara vez tienen una visién panordmuca sobre la forma en que esto contribuye a Jas metas a medio y largo plazo '* En el siguiente capitulo nos centramos en como la derecha sf emprendié esta reflexion es- tratégica y orquesté una situacion en la que el neoliberalismo se convirtié en el sentido comuin dominante de nuestra época 76 3 aPOR QUE ESTAN GANANDO ELLOS? LA EDIFICACION DE LA HEGEMONIA NEOLIBERAL Ahora todos somos keynesianos MILTON FRIEDMAN ‘Si nuestra época esta domanada por una ideologia hegeménica, ésta es ladel neoliberalismo Es muy comun suponer que la for- ma mas eficaz de producir y distnbuir bienes y servicios es per- mitiendo que individuos instrumentalmente racionales lleven.a cabo intercambios por medio del mercado En contraste, las re gulaciones estatales y las industrias nacionales se consideran distorsiones € ineficiencias que refrenan la dinamuica productiva imherente alos mercados libres Hoy en dia, esta visi6n de como debenan operar las economias es lo que tanto cntcos como de- fensores toman como punto de referencia El neohberalismo es tablece la agenda para lo que es realista, necesario y posible Si bien la cnsis econdmica de 2008 ha alterado la creencia clega en el neohiberalismo, éste sigue siendo una parte arraigada de nuestra vision del mundo, tanto es asi que es dificil de imaginar alternativas coherentes, incluso para sus criticos Con todo, esta ideologia del neobberalismo no surgié totalmente conformada en las mentes de Milton Friedman o Friedrich Hayek, nisiquie ta en la Escuela de Chicago, y su hegemonia global no fue pro- ducto mevitable de la légica capitalista En sus origenes, el neoliberalismo era una teoria marginal Asus seguidores les resultaba dificil encontrar empleo, a menu- do no tenfan plaza y eran blanco de burlas por parte de la co- mente predominante del keynesianismo ' El neohiberalismo es- taba lejos de ser la ideologia dommante en el mundo en la que 77 NICK SRNICEK Y¥ ALEX WILLIAMS termmmaria convirtiéndose La pregunta en que se centrard este capitulo es la siguiente .cémo logré una pequefia banda de neo- liberales transformar el mundo de manera tan radical’ El neolibe- ralismo nunca fue algo preestablecido, nunca fue el colofén ne- cesario de Ja acumulacién capitalista Antes bien, fue desde el principio un proyecto politico que terminé teniendo un enorme éxito Y éste lo consiguié construyendo con habilidad una ideo- logia y una mfraestructura para respaldarla y operando de ma- nera opuesta a la polftica folk Este capitulo busca demostrar que el neoliberalismo funcioné como una ideologia universal expansiva. A partir de un inicio humilde, la légica universahsta del neoliberalismo le permitié extenderse por todo el mundo, infiltrando los medios, el mundo académuco, el mundo pohituco, Jaeducacién, las practicas laborales y los afectos, los sentumien- tos y las identidades de la gente comun Asf, este capitulo se concentra princrpalmente en como se construy6 la hegemonia neoliberal y no tanto en el contemdo especifico del neohberahs- mo Lo que resulta mds interesante es cémo fue capaz de trans- formar el teido tdeolégico y maternal de la sociedad global Algo que las historias normalizadas del neohberalismo suelen descuidar son las formas en que los principales componentes de esta arquitectura ideoldgica se establecieron de manera siste- matica y minuciosa én las décadas anteriores a los afios seten ta ? Es en esta prehistona de la época neoliberal donde se puede discernir un modo altemativo de accion politica, uno que esca- pa a las hmutaciones de la politica folk Ello no quiere decir que esta prehistona ofrezca un modelo que cualquier futuro progra- ma de izquierda pueda simplemente copiar, mds bien, se trata le un estudio de caso instructivo sobre cémo la derecha pudo superar la politica folk y crear una nueva hegemonia. La hnsto- nia del neoliberalismo ha estado llena de contingencias, luchas, acciones concentradas, paciencia y pensamuento estratégico a gran escala Ha sido una idea flexible que se ha actualizado de 78 INVENTAR EL FUTURO maneras distintas de acuerdo con las circunstancias especificas que ha enfrentado desde Alemania en los afios cuarenta, Chile en los setenta y el Reino Unido en los ochenta, hastael [rak pos- terior a Hussein de principios del siglo XxI_ Esta versatilidad ha hecho del neoliberalismo un proyecto en ocasiones contradic- torio, pero que sigue tenendo éxito justo porque transforma esas contradicciones en tensiones productivas ? Estas tensiones y variaciones han llevado a algunas personas a creer que el término «neoliberalismo» carece de significado y deberia ser relegado a la polémica Sin embargo, aun cuando: suela utilizarse de manera poco estricta, el término tiene cierta validez En la percepcién popular, el neoliberalismo suele iden tificarse con una glorificacién de los mercados libres, postura que también conlleva un compromiso con el libre comercio, los derechos de propiedad privada y el bre movimiento del capi tal No obstante, definir el neoliberalismo como la veneracion de los mercados libres resulta problematico, pues muchos Esta dos aparentemente neoliberales no se adhieren a pohiticas de li- bre comercio Otros han arguido que el neoliberalismo se basa en la insercién de competencia donde sea posible “ Esto le otor ga sentido al impulso pnivatizador, pero no explica los debates dentro del neoliberalismo sobre s1 1a competencia es un bien fi- nal o no * Hay quienes tienen en cuenta estas tensiones dentro del neoliberalismo y lo reconocen como el proyecto politico, y no tanto econdémuco, de una clase particular * Algo tiene de cier to esta afirmacidn, pero, tomada al pie de Ia letra, no puede ex= plicar por qué la ideologia neoliberal fue rechazada durante en tiempo por las clases capitalistas que supuestamente se benefi cian con ella Nuestra opinion es que, al contrario que su presentacién po- pular, el neohiberalismo difiere del hberalismo cldsico por atri- buir un papel significativo al Estado,? Por tanto, una labor im- Sot portante del neoliberalismo ha sido tomar el control del Estado 79 NICK SRNICEK Y ALEX WILLIAMS y reorientarlo * Mientras que el liberalismo clAsico abogaba por respetar una esfera naturalizada supuestamente fuera del con- trol estatal (las leyes naturales del hombre y el mercado), los neoliberales entienden que los mercados no son «naturales» ° Los mercados no surgen de forma esponténea a medida que el Estado se retira, smo que deben construnrse de manera cons- ciente, en ocasiones a partir de cero * Por ejemplo, no existe un mercado natural para los recursos comunes (agua, are, tie- rra), ni para la asistencia médica, mi para la edueacion." Estos y otros mercados deben edificarse mediante una elaborada va- niedad de constructos matenales, técmecos y legales Los mer- cados del carbono tardaron afios en ser construdos;? los merea- dos de volatiidad existen en buena medida como una funcién de modelos financieros abstractos,? e uncluso los mercados mis bdsicos requieren un disefio intrincado “* De ahi que, en el neoliberalismo, el Estado adopte un papel importante en la creacién de mercados «naturales» Igual de amportante es su papel para mantener esos mercados. el neoliberalismo deman- da que el Estado defienda los derechos de propiedad, haga cum- phir los contratos, imponga leyes antimonopélicas, reprima la inconformudad social y mantenga la estabilidad de los precios 2 toda costa Esta ultima demanda, en particular, se ha expandi- do después de la crisis de 2008 hacia la admumstraci6n mntegral de cuestiones monetanas mediante los bancos centrales Por €s0 cometemos un grave error al pensar que el Estado neolibe- ral esta pensado simplemente para permanecer apartado de los mercados Las intervenciones sin precedentes de los bances centrales en los mercados fmancieres son sintomaticas no deb colapso del Estado neoliberal, sino de su funcién central- crear y mantener mercados a cualquier precio ' Con todo, el camino desde los origenes del neohiberalismo hasta el presente ha sido arduo y sinueso y sus ideas han dommado a quienes inyectan billones de délares al mercado 80 INVENTAR EL FUTURO EL COLECTIVO DE PENSAMIENTO NEOLIBERAL Los ongenes del neoliberalismo son dispares tanto geografica como intelectualmente Algunos elementos de lo que habna de convertrse en el proyecto neoliberal pueden encontrarse en la Viena de los afios vente, en el Chicago y el Londres de los afios tremta y en la Alemamia de los treinta y cuarenta A lo largo] de estas detadas, Tos movinuentos nacionales trabajaron en los margenes de la acaderma para mantener las ideas hberales No fue sino hasta 1938 cuando estos movimientos independien tes obtuvieron su primera organizacién trasnacional, produc to del Coloquio Walter Lippmann celebrado en Paris justo antes de que estallara la Segunda Guerra Mundial Por primera vez, este evento reunié a los teéricos hiberales clasicos, a los nuevos ordoliberales alemanes, a los hberales de la Escuela de Econo mia de Londres y a economistas austriacos como Friedrich Ha yek y Ludwig von Mises El foco del coloquio fue la deeadencia histérica del liberalismo clasico frente al creciente colectivis- mo, y fue al donde se dieron los pnmeros pasos hacia la con- solidacion de un nuevo grupo de pensadores liberales De este evento surgié una nueva organizacion —el Centre International d'Etudes pour la Rénovation du Libéralisme [Centro Interna cional de Estudios para la Renovacién del Liberalismo]—, cuyo objetivo explicito era desarrollar y difundir un liberalismo nue~ vo El inicio de la Segunda Guerra Mundial no tard6 en poner fin a los ambiciosos objetivos de esta organizacion, pero la red de personas involucradas habria de continuar trabajando en el desarrollo de un neoliberalismo Se habian sembrado las semi- las de Ja infraestructura neoliberal global Lo que en ultima instancia moviliz6 esta infraestructura ha~ cia un «colectivo de pensammento neoliberal» e imauguré el lento ascenso de la nueva hegemonjfa fue una idea de Hayek * Como el Coloquio Walter Lippmann habia quedado enterrado a1 NICK SRNICEK Y ALEX WILLIAMS con la arremetida de Ja Segunda Guerra Mundial, la infraes- tructura trasnactonal de un neoliberalismo merpiente tuyo que ser reconstruida Un encuentro casual con un negociante suizo en 1945 brindé a Hayek los medios financieros para poner sus ideas en marcha '? Asf nacié la Sociedad Mont Pelern (SMP), una red intelectual cerrada que provefa la mfraestructura ideo- légica basica para que el neoliberalismo fermentara '* No es exagerado decir que casi todas las figuras que destacaron en la creacién del neoliberahsmo después de la guerra estuvieron presentes en su primera reumén en 1947, incluidos los econo- mistas austriacos, los liberales britanicos, la Escuela de Chica- g0, los ordoliberales alemanes y un contingente francés Desde sus mnicios, la SMP se concentré de manera conscien- te en cambiar el sentido comiin politico y buscé desarrollar una utopia hberal *° Entendia de forma explicita que este marco m- telectual tendria que filtrarse activamente a través de grupos de expertos, universidades y documentos de politica, con el fin de institucionalizar y, con el tiempo, monopolizar el terreno ideolégico *' En una carta a quienes habia invitado, Hayek es- cribid que el propdsito de la SMP era incorporar el apoyo de las mejores mentes para formular un programa que tenga la oportunidad de granjearse el respaldo general Nuestro esfuerzo no difiere de nguna labor politica, pues debe ser un esfuer zo esencialmente a largo plazo, preocupado no tanto por lo que sea viable en este mstante, sino por las creencias que deben cobrar pre ponderancia, si es que se quiere evitar los peligros que en este mo- mento amenazan la hbertad mdividual.* De tal suerte, la Sociedad Mont Pelenn establecié un «compro Miso con una guerra de posiciones a largo plazo en la “lucha de ideas” [_] Por lo que se establecié como modus operandruna de- liberacién privatizada, estratégica y de élite».* Al inaugurar el 82 INVENTAR EL FUTURO evento de diez dias, Hayek diagnostico el problema de los nue- vos liberales una carencia de alternativas al orden existente (keynesiano) No exist(a una «filosofia consistente entre los gru- pos de oposicion» ni un «programa real» de cambio * Como resultado de este chagnéstico, Hayek defimd el objetivo central de la SMP como cambiar la opinién de la élite para establecer los parametros dentro de los cuales se pudiera dar forma a la opi muén publica A diferencia de lo que comunmente se cree, en un principio, los capitalistas no vefan al neoliberalismo como algo que fuera a beneficiarlos Por ello, una tarea importante de la SMP consistia en ensefiar a los capitalistas por qué debian con vertirse én neoliberales * Con el fin de aleanzar estos objetivos, el plan para lograr una aceién efectiva consistia en operar en el marco invisible del sentido comun politico conformado por las ideas que circulaban en Jas redes de élite Desde sus origenes, la SMP evit6 la politica folk gracias a que operé con un honzonte lobal, trabayé de manera abstracta (fuera de los parimetros de las dades existentes) y formulé una concepcidn estraté gica clara del terreno que debia ocupat —es decir, la opinion de la éhite— con el fin de cambuar el sentido comun politico Detras de este conjunto de objetivos yacia un relato consis- tente, aunque muy flexible, de lo que tenia de nuevo el neal. beralismo Surgieron algunas divisiones, en particular sobre el papel del Estado para mantener un orden competitivo unos ar- gifan que la mtervencién era necesaria para sustentar la com petencia y otros opinaban que Ja mtervenci6n era fuente de monopohios y centralizacién * Habfa otros argumentos, menos divisonos, sobre otras posturas de politica particulares, lo cual indica que se trataba de un grupo que estaba lejos de ser ho- mogéneoo unificado De muchas maneras, el elemento comun, era sencillamente Ja red socia) misma, con su compromiso para construir a ne embargo, esta pluralidad inherente permutié que el neobberalismo se cultivara y mutara 83 NICK SRNICEK Y ALEX WILLIAMS a medida que se iba difundtendo por el mundo, ganiando asi una fuerza hegem6nica en sus adaptaciones a las particulandades de cada espacio * Su flexibilidad en tanto ideologia le permtié Ile- var a cabo de forma destacada su funcién hegeménica de incor- porar a grupos distintos en un consense domunante * Estos debates también se extendieron a cuestiones de estrate- gia Muchos membros y expertos en finanzas de Mont Pelernse mostraron impacientes con el enfoque a largo plazo de Hayek y. con el fin de influrr en el publico, querfan comenzar de mme diato a producir hbros y otras publicaciones 2° En pleno penodo de dommio keynesiano, crecimiento estable y niveles bajos de desempleo, Hayek supo reconocer las pocas probabilidades que tenia de cambuar la opmién piibhea La estrategia de la Sociedad Mont Pelerin era mfluir a largo plazo y la visién de Hayek termi- né trianfando en sus reumiones Fuera de éstas, las redes que ro~ deaban a la SMP comenzaron a construr de manera muy activa una extensa infraestructura trasnacional de difusién ideoldgica. Hayek llevaba planeando por lo menos desde mediados de los afios cuarenta el establecirmento de un sistema de grupos de ex- pertos que postularan ideas neoliberales, al tiempo que trabaya- ba por colocar a membros de la Sociedad Mont Pelerin en cargos del Gobierno (estrategia que con el tiempo produjo tres jefes de Estado y un gran mimero de ministros) * Fue en Ios afios cmn- cuenta cuando proliferaron los grupos de expertos aliados de la Sociedad Mont Pelerm y, en consecuencia, se difundieron las ideas neoliberales en los mundos académico y politico En el Reino Unido, los objetivos de la SMP fueron adoptados por una red de grupos de expertos y otras organizaciones, como el Instituto de Asuntos Econémuicos, el Instituto Adam Smuth, el~ Centro para Estudios de Polftica y una seleccién de grupos mds pequefios Los miembros de la SMP habrian de ntroduerrse en la politica de Estados Unidos, prmero mediante grupos de exper- tos, como el Instituto American Enterpnise, y luego mediante car- 84 INVENTAR EL FUTURO gos mas formales, como el que ocupé Milton Fnedman como asesor econémuco de Barry Goldwater en su carrera presidencial Sin embargo, fue en Alemania donde el neoliberalismo alcanza. ra por primera vez un éxito tanto organizativo como politico PASOS NO TAN TENTATIVOS Después de la Segunda Guerra Mundial, el mundo estaba prepa rado para cambios significattvos en las ideas econémicas No obstante, fue Alemania el pais que enfrenté un conjunto unico de difcultades econémicas tanto los conocidos problemas de huperinflacién de la Republica de Weimar como los arduos es- fuerzos de reconstruccién tras la guerra Mientras que buena parte del mundo adoptaba politicas keynesianas, Alemania tomo una senda distinta, guiada por algunos de los mismos neobibera les que se reumeron en el Coloquio Walter Lippmann Dado el total colapso del Estado alemdn, el problema que enfrentaron, quienes plamificaron la reconstruccién de la posguerra fue como reconstituir el Estado —en concreto, come produerr legitimidad sin tener una infraestructura estatal funcional ya establecida— La respuesta la encontraron en las ideas propuestas por los pri meros ordoliberales establecer un espacio de hbertad econédm1 ca. Esto, asu vez, generé una red de conexiones entre individuos que produjo la legitumidad de un Estado aleman emergente de posguerza Mas que una legitimidad legal, el Estado parecis den. var su legitmidad de una econom{a con un buen desempefio * Fue esta idea la que habna de proporcionar las bases para los pri meros experimentos de politica del neoliberalismo Tras la Segunda Guerra Mundial, los ordoliberales comenza- ron a ocupar cargos en el Gobierno y a umplementar sus ideas, fijando asi el punto de apoyo matenal e institucional desde el cual habrian de dar forma a la ideologia economica El primer 85 NICK SRNICEK Y ALEX WILLIAMS cargo y quizd el mds sigmificativo histéricamente fue el asig- nado a Ludwig Erhard en la direccién de Economf{a en Ja zona adminstrativa de posguerra de los ejércitos britamca y esta- doumidense Con el apoyo de un colega ordohiberal, Wilhelm Ropke, Erhard eliminé de manera simultanea todos los contro les de precios y salarios existentes y recorté drasticamente los umpuestos sobre el mgreso y el capital Esta fue una maniobra desregulatoria radical que obligé a la Umi6n Soviética a levan- tar un bloqueo sobre Berlin y a dar micio a la Guerra Fria 3 En las décadas que sigureron, los ordoliberales habrian de ocupar cada vez mas cargos importantes en el Ministerio de Economia aleman, y el propio Erhard habria de converturse en canciller ©n1963 No obstante, a pesar de sus antenciones, los ordolibe- rales no contaban con una distincién fundamentada entre Jas intervenciones legales e ilegales del Gobierno, ambigtiedad que facilité la transformacidn de la economia alemana hacia formas cada vez mas keynesianas Las mtervenciones para mantener la competencia se desdibuyaron y se convirtieron en intervencio- nes para proveer bienestar social, y para los afios setenta Ale- mania se habfa convertido en un Estado socialdemécrata es tandar Empero, las dificultades que enfrenté en e} mundo de la polftica no evitaron que el neoliberalismo mnovara en otros Ambitos, en concreto en el espacio de los llamados «comer ciantes de segunda mano» de ideas LOS COMERCIANTES DE SEGUNDA MANO. Los neoliberales hab{an enfatizado desde hacia mucho la im- portancia de utahzar vanos frentes para influir en las éhtes y construir un nuevo sentido comuin En la ¢época dela posguerra, este acercamiento abarcé el mundo académico, el mundo poli- tico y los medios Sin embargo, una de las innovaciones pnnci- 86 INVENTAR EL FUTURO pales para la consolidacién neohberal de la esfera ideoldgica fue eluso de losgmupes de expertos Si bien ya existian desde hacia mas de cien afos, el uso extensivo que hizo de ellos la SMP fue una novedad Ello involucr6 el desarrollo de argumentos de po litiea, la construccién de soluciones de politica y un acerca “mento a los culpables econdmicos Se establecié una division informal del trabajo algunos grupos de expertos se concentra ron en las grandes ideas filoséficas, en particular en los propios presupuestos y en la ldgica de la postura keynesiana ortodoxa —esta fue la labor que adopts el Instituto de Manhattan para la Investigacién de Politicas (MIPR, por sus siglas en inglés) en los aftos setenta, por eemplo—, y otros buscaban producir pro- puestas de politicas publicas mas inmediatas Estos eran inten tos explicitos por trastocar la visién domunante del mundo con el fin de introducir soluciones de politica especificas fundadas en la perspectiva neoliberal La figura de Antony Fisher fue de vital mportancia para la reconstruccién de la hegemonfa ideolégica del neohberalis mo » Fisher, uno de los fundadores del primer grupo neoliberal de expertos del Reino Unido —el Instituto de Asuntos Econémi cos (IEA, por sus siglas en inglés)—, sostuvo de manera explict ta que lo mds dificil a la hora de cambnar las ideas no era su pro ? duceién smo su difusion Como resultado de esta creencia, Fisher habria de nvolucrarse seriamente en el establecumiento de grupos conservadores de expertos no sdlo en el Reino Unido sino también en Canada (el Instituto Fraser) y Estados Unidos (el MIPR) EIIEA se centré en «aquellos a quienes Hayek habr llamado “comerciantes de segunda mano” de ideas, los perio distas, académicos, escritores, locutores y maestros que dictan el] pensamiento intelectual a largo plazo de la naci6n» % Lain tenci6n explicita era cambiar el teyido ideoldgico de la éhite bri tdnica, unfiltrando y alterando de manera sutil los términos del discurso Esto también se extendié astutamente a la misién 87 NICK SRNICEK Y ALEX WILLIAMS del propio IEA, que conservé una postura engafiosa sobre sus proptos objetivos y se presentaba como una organizact6n apolf ‘fica concentrada en la investigacién de mercados en general Online con Ja vision de este relevo ideolégico del poder, el IEA produjo algunos panfletos breves que buscaban ser de lo mds accesible para un piblico convencional ” Ademis, estos textos estaban escritos de una manera un tanto utdpica, sin tener en cuenta si era posible umplementar o no una politica en ese mo- mento * Como siempre, el objetivo era la redefnicién a largo plazo de lo posible Con el transcurso de las décadas, estas dis- tintas itervenciones desarrollaron una visi6n de amphi espec- tro del mundo neoliberal Mas que respuestas monotemiticas a los problemas en boga de ese entonces, lo que el IEA y sus aso- ciados habian construido fue una perspectiva econdmica siste- miatica y coherente * Los grupos de expertos infundieron esta visi6n del mundo educando y soctalizando a los miembros mas prometedores de los partidos politicos Numerosos membros de lo que habria de convertuse en el Gobterno de Thatcher pa- saron por el IEA durante los afios sesenta y setenta *° El resulta- do de los esfuerzos del IEA no sdle fue la transformacién sutil del discurso econdémico en Gran Bretafia, sino también Ia natu- ralizacién de dos politicas particulares la necesidad de atacar el pader sindical y el imperativo de Ia estabilidad monetaria En teorfa, la pramera permutiria a los mercados adaptarse hbre- mente a las circunstancias econémicas cambrantes y Ja segun- da proveeria la estabilidad basica de los precios necesaria para tener una econom(a capitalista saludable También en Estados Unidos se conformaron grupos de ex- pertos y de investagacién académuca para impulsar una agenda neoliberal, entre ellos destacaban la Fundacién Heritage y el Instituto Hoover “ El MIPR buscaba redefinir el sentido comin politico escribiendo libros sobre economia neohberal pensados parael gran publico De algunas de esas obras se Hegarona ven- INVENTAR EL FUTURO der mis de medio millon de eyemplares Otros libros, como Lo sing Ground de Charles Murray, sentaron las bases para el cam Pq bio de politica que hoy en dia identifica la dependencia de los beneficios sociales, en |ugar de la pobreza misma. como el prin ¢ cipal problema social Muchas otras ideas de politica extend das, como el patrullaje de tipo tolerancia cero y los programas para el desempleo, surgieron de la fabrica de polfticas del MIPR Sus libros lograron e) objetivo de cambiar el sentido comun de las clases politicas y el publico El grupo de expertos, como for ma de organizacion, fue tan esencial para el éxito ideologico feeb del neohberalismo que el proceso mismo para crear grupos de expertosse institucionaliz6 La Fundacién Atlas para la Invest: gacion Econémica, fundada en 1981 por Fisher, declaré que su objetavo exphcito era «institucionalizar este proceso para ayu dar a miciar nuevos grupos de expertos» En laactualidad, At las se jacta de haber ayudado a crear o conectar a més de cua trocientes grupos de expertos neoliberales en mas de ochenta paises Aqui puede verse el verdadero alcance de la infraestruc tura 1deoldgica neoliberal de manera totalmente transparente Mas alla de los grupos de expertos, se utilzaron varios otros mecamismos para construir un discurso hegeménico_En sus esfuerzos por hacer de la rama del neoliberalismo de Chica go la alternativa dominante, Milton Friedman escribié exten 7 sas paginas de opinién y columnas de periddico y aproveché / las entrevistas televisivas de una manera sin precedentes en tre los académicos Algunos negocios patrocinaron proyectos para hacer programas de televisi6n populares basados en su obra, lo cual le permitié conquistar el ambito de los medios * Estas herramientas tecnolégicas constituyeron e] medio fun- damental que Fnedman utiliz6 para difundir su vision econd muca entre el puiblico y quienes elaboraban las polfticas Pend dicos como el Wail Street journal, el Daily Telegraph y el Financial Times igualaron estos esfuerzos y fueron moldeando la pers~ 89 NICK SRNICEK Y ALEX WILLIAMS pectiva del ptiblico mencionando las politicas neoliberales a la menor oportunidad “° Las escuelas de negocios y consultorias también comenzaron a adoptar y a difundir ideas neohiberales sobre Jas formas corporativas, y la Escuela de Chicago se con- vurtié en un modelo global de pensamiento neoliberal *4 Tales imstituciones fueron fundamentales para la difusién de la he gemonia neoliberal, pues a menudo fueron las sedes de forma- cin de la élite global #5 Quienes asistian a esas escuelas neoli- berales en Estados Unidos regresaban a su propio pais y2 con la ideologfa neoliberal inculeada y, asf, para los afios setenta ya se habja desarrollado wna infraestructura integral para promul- gar las ideas neoliberales Los grupos de expertos y las procla- mas utdpicas organizaron el pensamuento a largo plazo, los dis cursos ptblicos, panfletos y esfuerzos medidticos enmarcaron las Lineas generales del sentido comun neoliberal, y los politi cos y las propuestas de polftica se encatgaron de las interven- ciones tacticas en el terreno politico “* Sin embargo, a pesar del potencia] cada vez mas hegeménico de las ideas neoliberales, apenas una década antes de la llegada al poder de Thatcher y Reagan, el keynesianismo aun refleyaba el enfoque mds acep tado en la organizacién de Estados y mercados Las ideas de este grupo de intelectuales neoliberales atin solian verse como retrocesos insensatos a las politicas falhdas de la epoca ante- nor a la Gran Depresién, pero todo esto habna de cambiar en los afios ochenta, una década que haria caer al keynesianismo en el desorden y consagraria al neohberalismo como el modelo prefendo para la modermizacién econdémica TOMANDO LAS RIENDAS Tras haber avanzado en el ambito nacional, el neoliberalismo al canzo por primera vez un protagonusmo internacional serio en 90 rs INVENTAR EL FUTURO los afios setenta, en respuesta a las presiones combinadas de los altos nveles de desempleo e inflacién, ambos producto de las sila poeeas, lala pebrallad.on lot precios do laaase nas primas, los aumentos salanales y la expansion del cré Ato El énfoque keynesiano dominante habia sostenido que los go biernos debian estumular la econornia mtroduciendo dinero cuando aumentara el desempleo, pero returandolo cuando la inflacién aumentara, con el fin de desacelerar el aumento de los precios No obstante, en los afios setenta ambos problemas se presentaron de manera simultanea una inflacién creciente y un desempleo igualmente al alza, o «estanflacién» Las solu- ciones tradicionales del enfoque keynesiano no fueron capaces de maneyar esta comeidencia, por lo que fue necesario recurnr ateonasalternativas Cabe aclarar que, en este punto, eran po- sibles multiples unterpretaciones del problema econémico La produccién de inflacién debida a la rigidez salanal y al poder sindical no era la unica forma posible de. enmarcar el problema, nu el neoliberalismo era la unica soluci6n posible Habia inter pretaciones alternativas, habia otras respuestas posibles, en ese momento, nadie sabia cual habria de ser la salida 4” La narrati va neoliberal de Ja crisis, por ejemplo, minumuza el papel de la desregulacién bancaria del canciller bnitamico Anthony Barber a principios de los afios setenta y el colapso del sistema Bretton Woods Estas desregulaciones desataron un aumento en la base monetana y un aumento subsecuente en la inflacién, primero de los precios y luego de los salarios “* En otras palabras, era posible una narrativa alternativa segun la cual el problema no eran los sindicatos fuertes sino las finanzas desreguladas E] trunfo de Ja historta neoliberal se debe en gran medida a la infraestructura ideologica que los adeptos de sus ideas ha bian construido a lo largo de décadas Los neoliberales estaban bien ubicados, pues habian sostenido repetidamente que la in- flacién era un resultado n falta de del 9 NICK SRNICEK Y ALEX WILLIAMS estado de bienestar para romper con la mgidez de precios y salarios Ya tenfan tanto el diagndéstico del problema como la solucién Los funcionarios del Gobiemo que dudaban sobre qué hacer ante la crisis hallaron una historia plausible en el neoli- beralismo “” Lo que dejé a los defensores.de esta postura bien parados para llevar sus ideas al poder fue la construccién a lar go plazo de la hegemon(a intelectual por parte del colectivo de pensarmento neoliberal.*? En las famosas palabras de Milton Friedman «S6lo una crisis, real o percibida, da lugar a un cam- bio verdadero Cuando esa crisis tiene lugar, las acciones que se leven a cabo dependen de las ideas que existan en ese momen- to En mi opiruén, ésa debe ser nuestra funcién bdsica: desarrollar alternativas a las politicas existentes, para mantenerlas vivas y disponibles hasta que lo polfticamente imposible se vuelva po- Iucamente inevitable». Este programa explica exactamente lo que ocurrié en la crisis de los setenta. Si se hubieran acepta- do analisis alternativos de la cnsis, se habrian desprendido res- puestas de politica distintas de la del neoliberalismo, En lugar de atacar el poder sindical, por ejemplo, los politicos podrfan ha- ber respondido regulando de nuevo la creacién de créditos. En otras palabras, el neoliberalismo no fue un resultado necesano sino una construccién politica.* Aunque, con el tempo, los enfoques keynesianos lograron de- sarrollar una explicacién de la estanflacion, para entonces ya era demasiado tarde y el enfoque neoliberal se habia aduefiado de la economia académica y del mundo de las polfticas En pocas pa- labras, el neoliberalismo se volvié hegemdnico. La década que st- guid a 1979 dio fe de la eleccién de Margaret Thatcher como pri- mera ministra britdnica, la designacién de Paul Volcker como presidente de la Reserva Federal y la eleccién de Ronald Rea- gan como presidente de Estados Unidos, El FMly el Banco Mun- dial, que enfrentaban crisis de identidad tras el colapse del siste- ma Bretton Woods, no tardaron en ser infiltrados y convertidos 92 INVENTAR EL FUTURO en cnisoles de la verdadera fe neohberal para la década de i980. Francia emprendié un giro neoliberal durante la Admunistracién de Miterrand a principios de los afios ochenta y las principales economias de Europa quedaron atadas a las politicas neoliberales encarnadas en la constitucién de la Unién Europea En Estados Unidos y el Remo Unido se Janzé una ola de ataques sistemati cos en contra del poder sindical Los sindicatos fueron demolidos pleza por pieza y las regulaciones laborales fueron desmantela das Los controles del capital se relajaron, las finanzas se desre gularon y el estado de bienestar se convirtié en carne de rapifia Fuera de Europa y América del Norte, el neoliberalismo ya se habfa puesto en Chile y Argentina tras los golpes militares de los afios setenta La crisis de la deuda de los paises en vias de desarrollo en los ochenta sirvié como el momento clave para romper las hegemonias tradicionales protosocialistas y tomar un rumbo hacia el neoliberalismo en todo el mundo 54 Mas aun, con el quiebre de la Umién Soviética, Europa Oriental vio cé6mo los asesores econdémicos de Oceidente aprovecharon para im pulsar una ola de tendencias neohiberalizadoras Se estima que esas politicas privatizadoras en las naciones exsoviéticas pro vocaron un millén de muertes, lo cual demostré que la priva tizacién podfa ser tan mortal como la colectivizacién y que la expansién del neoliberalismo estaba lejos de ser un asunto in erento * En la estela de sus avances por el globo, deyé miseria, muerte y dictaduras El neoliberalismo era un régimen norma tivo que se habfa umpuesto en Ia realidad cotidiana psiquica y fisica de la poblacié6n mundial Para mediados de los anos no- venta, con el quiebre de la Unién Soviética, la expansién del neoliberalismo mediante las polfticas de ajuste estructural del FMI, suconsolidaci6n en los gobiernos del Remo Unido con los nuevos Jabonstas y de Estados Unidos con Clinton y su om~ mipresencia en el campo académuico de la economia, el neolibe- ralismo habia aleanzado su cumbre hegeménica El publico no 93 NICK SRNICEK ¥ ALEX WILLIAMS tardé en olvidar el novedoso momento coyuntural de los aflos setenta y el neoliberalisno adopts las cualidades universales y naturales que habfa apoyado la doctrina Thatcher de «no hay alternativa» El neoliberalismo se habfa convertido en un nue- vo sentido comun aceptado por todos los partidos en el poder Poco importaba si ganaba la izqmerda o la derecha. el neolibe- ralismo ya hab{a ganado la partida LO IMPOSIBLE SE VUELVE INEVITABLE Como hemos uisto, el neoliberalismo propagé su ideologia me- diante una diyisién del trabajo los académicos dieron formaa Ja educacién, los grupos de expertos influyeron en la politica y los divulgadores mampularon los medios La inculeacién del neoliberalismo conllevé un proyecto mtegral para construir una visién del mundo hegeménica Se construyé un nuevo sentido comun que lleg6 a cooptar y, con el tiempo, a domunar la terminologia de la «modernidad» y la «libertad» —una ter- minologfa que hace cincuenta afios habria tenido connotacio - nes muy distintas— Actualmente, es casi imposible pronun car estas palabras sin evocar de mediate los preceptos del capitalismo neoliberal Hoy en dia todos sabemos que la «modernizacién» se tradu- ce en recortes laborales, en la reduccién de beneficios sociales y en la pnvatizacién de los servicios del Gobierno. «Moderm zar», en Ja actualidad, significa simplemente neoliberalzar El término «libertad» ha expertmentado un destino similar y ha quedado reducido a libertad individual, hbertad respecte del Estado y libertad de elegir entre bienes de consumo. Las ideas hberales en torno a la hbertad individual tuvieron un papel im- portante en la lucha ideoldgica contra la Unién Seviética, pues ensenaron a la poblacién del mundo occidental a movilizarse 94 See INVENTAR EL FUTURO por cualqmer ideologia que pretendiera valorar las libertades individuales Con su énfasis en estas ultimas, el neoliberalismo logro cooptar a elementos de algunos movimientos organiza- dos en torno al «libertarismo, la politica de la identidad [y] el multiculturalismo» s5 De 1gual forma, al enfatyzar la libertad respecto del Estado, el neoliberalismo fue capaz de atraer a al gunos anarcocapitalistas y.a los movimientos del deseo que es tallaron en mayo de 1968 % Por ultimo, con la idea de libertad lumitada a una libertad de mercado, la ideologia pudo cooptar los deseos consumistas Con respecto a la produccién, la hber- tad neohberal también pudo reclutar el deseo emergente de flexibilidad laboral entre los trabayadores, deseo que no tardaria én Volverse en su contra ‘7 Al luchar por y apoderarse exitosa mente del terreno ideolégico de la modernidad y la libertad, el neoliberalismo ha logrado abrirse camino de manera inexora- ble hacia las concepciones que tenemos de nosotros mismos Al atribuirse el significado de términos como «modernizacién» y «libertad», el neoliberalismo demostr6 ser el proyecto hege mnico mas exitoso de los ultimos cincuenta afos De tal suerte, el neoliberalismo se ha convertido en «la for ma de nuestra existencia, o sea, el modo en que nos vemos lle vados a comportarnos, a relacionarnos con los demas y con no- sotros mismos» ** Dicho de otro modo, no sélo se afilio a esta visi6n del mundo a los politicos, lideres empresariales, acadé- mucos y a la élite de los medios sino también a los trabajado res, estudiantes, inmigrantes ya todos En otras palabras, el neoliberalismo crea sujetos Paradigmaticamente, estamos construides como sujetos competitivos, un papel que incluye y supera al sujeto productivo del capitalismo industrial Los am- perativos del nenhhoeenT event Set ameten superarse constantemente en todos los aspectos de la vida La educacién perpetua, el requisito omnipresente de ser empleable y lacons- tante necesidad de reimventarse forman parte de esa subjetivi- 95