Está en la página 1de 5

20/8/2018 El estatuto del dolor para el psicoanálisis | Nel Medellín

NEL – MEDELLIN ACTIVIDADES DE LA NEL BIBLIOTECA BLOG


volvamos a empezar hablar de lo que nos gusta consultas en la sede blog especializado

Blog

Buscar...

BUSCAR

SUSCRIBASE A NUESTRO BOLETÍN

Nombre

Escribe aqui tu nombre

Email

Ingresa aquí tu e-mail

SUSCRIBIRME AL VOZ A VOS

El estatuto del dolor para el psicoanálisis

CATEGORÍAS Pblicado: Liliana Bosia


Ago 17 2013
Acción Lacaniana Comentarios: 0 NEL Santa Cruz

Actualización de conceptos de la
Es un padecimiento recurrente en    la    clínica el    que me llevara a pensar
práctica clínica
al dolor como un entrecruzamiento posible entre cuerpo y subjetividad. Me ha guiado
Adolescencia en psicoanálisis en estas reflexiones el texto de Santiago Castellanos “El dolor y los lenguajes del
cuerpo”.
agresividad

Amor en psicoanálisis La fibromialgia es un “síndrome crónico”, que se manifiesta generalmente  en mujeres,


establecido y reconocido por el Colegio Médico Americano y por la Organización
Autismo
Mundial de la Salud a principios de la década de los 90. Su característica principal es un
cartel dolor generalizado en el cuerpo, que suele acompañarse de otros síntomas entre ellos
fatiga, depresión cefaleas, falta de atención y memoria, etc.    (1) .Si bien el dolor que
Castración
aqueja y del que se queja el sujeto es real, al mejor estilo de las histéricas de Freud, no

Cine y psicoanálisis se encuentra en el cuerpo de estas pacientes lesión orgánica que justifique dicho dolor.

Conceptos psicoanalíticos Para Freud el dolor es una irrupción de grandes cantidades de energía, así en su
“Proyecto de psicología para neurólogos” nos dice que esta irrupción deja una marca,
Construcción de caso
una huella en las neuronas de recuerdo .Entonces en las neurosis para Freud se produce
Control el mecanismo de la conversión, por lo que al lugar de los dolores psíquicos advienen los
dolores físicos. (2)
Cuerpo en psicoanálisis

Cura En esta línea podemos considerar el dolor corporal como una satisfacción sustitutiva de
una pulsión reprimida. ¿Cómo entender el dolor como síntoma?
Deseo

Dirección de la cura De lo que se trata, según Santiago Castellanos es de entender que el síntoma al igual
que los sueños, es algo descifrable, que tiene un sentido pero no es sólo esto. También
Edipo: de la mitología en Freud a
hay que entenderlo como una sustitución de aquello que está reprimido, como una
la mito-lógica en Lacan
sustitución de una satisfacción sexual que puede perturbar las diferentes funciones del
entrada en análisis cuerpo. (3).

Escuela Hablamos de cuerpo, funciones de cuerpo, dolor en el cuerpo, pero ¿qué  es el cuerpo

Esperiencia analítica para el psicoanálisis?  El cuerpo para el psicoanálisis no es anatómico, sino el resultado
de un encuentro, del encuentro del organismo con el lenguaje.
Falo
Antes de nacer a cada ser viviente se lo espera de una manera particular, se lo espera
Familia en psicoanálisis
con un nombre, un sexo, sueños, ideales, esperanzas, etc. De este modo cada

http://nel-medellin.org/el-estatuto-del-dolor-para-el-psicoanalisis/ 1/5
20/8/2018 El estatuto del dolor para el psicoanálisis | Nel Medellín

Feminidad en psicoanálisis “organismo” circula en el discurso de los padres antes de nacer, incluso antes de ser
concebido. Y al circular en el discurso de los padres pierde su condición real de
Feminización organismo y se constituye como sujeto.

Fin de análisis
Entonces, es por la incidencia del significante sobre el organismo que el cuerpo
Formación psicoanalítica biológico deviene un cuerpo erógeno, es decir un cuerpo simbólico que se prestará
como superficie topológica de inscripción a recibir la marca del significante y hará
Goce
síntoma (4).
Goce de la mirada
Ya Freud había constatado en su experiencia clínica que las palabras tienen una carga
Goce del cuerpo
afectiva, que es libidinal, por lo tanto podemos decir con Lacan que portan una carga de
Historia del psicoanálisis goce. Desde el punto de vista del goce, la forma en que los significantes son
“encarnados” en el cuerpo dependerá de la singularidad de cada parletre. “En el análisis
Imagen
se tendrá que dilucidar esas experiencias de goce, que son tan particulares, que

Imagen del cuerpo solamente el analizante puede dar cuenta de la trama por la que se encarnan en el
cuerpo” (5)
Inconsciente

De modo que si el significante tiene efectos de goce no solo de significado y de lo que


Intimidad
se trata en la experiencia analítica es del sentido de lo que se dice pero, sobre todo del
Lenguaje goce que lo inspira, podemos decir con Castellanos que el dolor sería la expresión de
este goce a la deriva en el cuerpo. (6)
Letra a letra 1

Letra a letra 2 Es en el seminario XX donde finalmente Lacan conceptualiza las fórmulas de la


sexuación y las nombra como tal. En el capítulo VII nos las presenta en un cuadro de
Letra a letra 3
doble entrada donde coloca    en virtud    de la función fálica, el lado    masculino y el
Letra a letra 4 lado femenino.

Letra a letra 5
Hay un modo de gozar para todos los que hablan, es el goce al que siempre le falta algo,
Locura justamente por el hecho de hablar. A este goce se lo ha llamado goce fálico y en este
sentido todos los que hablan (y no son psicóticos) gozan de este modo, no son hombres
Madre
sino que gozan  del “lado hombre”.(7)

Manía – melancolía
Pero hay un    otro goce, un goce loco, un goce deslocalizado para el cual no hay
Metáfora paterna significante universal, estrago del cual solo una mujer puede hablar. Para Castellanos, lo
que se presenta en el cuerpo como dolor en la fibromialgia es este goce femenino, que
mirada
al no tener la localización estable de la sexuación masculina desestructura los
Moral equilibrios libidinales propios de la mujer. (8)

Nominación
“Nada dice que es una mujer más que su goce y este goce es el que, entre otras cosas
Nueva Escuela Lacaniana trae a algunas mujeres al psicoanálisis puesto que produce estragos, y dado que el
Medellín psicoanálisis es el único que ha podido situar sus coordenadas, es el único que puede
tratarlo de acuerdo a su singularidad.” (9)
Pase

Preguntas frecuentes Notas

Psicoanálisis
(1) Castellanos, Santiago, “El dolor y los lenguajes del cuerpo”, Grama ed. Bs.As. 2009,
Psicoanálisis con adolescentes pág.26

Psicoanálisis con niños (2) Castellanos S, op. Cit. Pág. 45

Psicoanálisis y arte
(3) Castellanos S., op. Cit. Pág. 46
Psicoanálisis y ciencia
(4) Lora Ma. Elena, “ El estatuto del cuerpo en psicoanálisis”, publicación de la
Psicoanálisis y civilizacion
Universidad Católica Boliviana, año 2002
Psicoanálisis y criminología
(5) Castellanos S, op. Cit. Pág. 37
Psicoanálisis y educación

Psicoanálisis y homosexualidad (6) Castellanos S., op. Cit. Pág 37

Psicoanálisis y literatura
(7) Musachi Graciela, “ Otra vuelta de tuerca sobre la femineidad, los feminismos y el
Psicoanálisis y política mal entendido”. Habla mujer del estrago de tu goce.

Psicoanálisis y religión Comentario al texto de Liliana Bosia, “El estatuto del dolor para el psicoanálisis”.-

Psicoanálisis y transexualismo
Marcela Almanza
Psicosis en psicoanálisis

NEL México
Pulsión

http://nel-medellin.org/el-estatuto-del-dolor-para-el-psicoanalisis/ 2/5
20/8/2018 El estatuto del dolor para el psicoanálisis | Nel Medellín

Real  El texto de Liliana Bosia, nos introduce en un tema


Sexuación fundamental que recorre a diario nuestra práctica analítica.
Sexualidad
¿Bajo qué concepto de dolor operamos los analistas, a la
síntoma
hora de escuchar el cuerpo sufriente? ¿de qué cuerpo
sintome
habla el psicoanálisis?
Sublimación

Sueño Sabemos que el dolor se encuentra presente tanto en el


Superyó síntoma histérico, en el fenómeno psicosomático, en la
Toxicomanía y Alcoholismo hipocondría, y en variadas afecciones que toman al cuerpo
Trabajo en red como protagonista en tanto espacio privilegiado donde lo
Transferencia real sin ley se presenta para ser escuchado, alojado, de un
Trauma modo diverso a la manera en que intenta abordarlo la
Víctima ciencia y, seguramente también, múltiples terapias
violencia alternativas que se proponen como un ideal de eficacia
para darle sentido o solución.

ENTRADAS RECIENTES
Más allá del interesante ejemplo que nos trae L. Bosia
LO QUE NOS ENSEÑA CADA sobre la fibromialgia, me pregunto si cierto estatuto del
SUJETO AUTISTA: LO IMPOSIBLE
DE ENSEÑAR
dolor –sobre todo aquel que no logra ingresar, por
ejemplo, en la maquinaria del síntoma histérico- no es en
SOBRE EL DICHO MATERNO EN
LA CLÍNICA PSICOANALÍTICA sí mismo la expresión de ese goce a la deriva en el cuerpo
LAS MAMÁS EN LA ESCUELA que se manifiesta en fenómenos diversos, inexplicables y
ARRUGAS DE LA LENGUA que, solo a condición del encuentro con un analista, logran
DE LA SOLEDAD DE LA despejar su función a nivel de la singularidad del caso.
ETIQUETA DIAGNÓSTICA A
TEJER UN LUGAR EN LA PALABRA
Un “verdadero sinsentido encarnado”(1) por ejemplo, es
la expresión utilizada por una joven mujer que, en una
COMENTARIOS RECIENTES lucha contra un dolor inexplicable y al borde del pasaje al
acto, llega a articular frente a un analista lo que tiene para
Walther en EL TRAUMA DE LO
IMPREVISTO decir justo en el momento en que los médicos “la
Walther en LOCURA Y MALDAD abandonan”.
Walther en LOCURA Y MALDAD
Allí, el misterio del cuerpo que habla, anteriormente
esther aznar en ¿CÓMO
INTERVIENE EL PSICOANALISTA, amordazado antes que escuchado, puede comenzar a
EN TIEMPOS DE GUERRA? *
localizar discursivamente el contexto en el que había
Mario Elkin Ramirez en LAS
surgido el dolor; momento de ruptura radical en su vida,
NUEVAS FORMAS DE LAS
PSICOSIS correlativo a la supresión de un medicamento regulador
del apetito que cumplía una función de anudamiento muy
precisa para el sujeto y del cual no se había separado
durante muchos años…

El “dolor inexplicable” encuentra ahora, a la luz de una


escucha analítica, el alojamiento conveniente de lo que
hay para decir sobre esa experiencia siempre al borde de
lo inefable; un dolor absolutamente singular, que

http://nel-medellin.org/el-estatuto-del-dolor-para-el-psicoanalisis/ 3/5
20/8/2018 El estatuto del dolor para el psicoanálisis | Nel Medellín

transmite cabalmente “los embrollos de lo verdadero en su


relación con lo real”.(2)

(1)   Miller, J.-A. y otros,  Embrollos del cuerpo, Paidós, Buenos Aires, 2012, p. 39

(2)   Ibíd., p.98

El dolor a la deriva: Comentario al escrito de Liliana Bosia

Beatriz García Moreno

Asociada NEL-Bogotá

Liliana Bosia en “El estatuto del dolor para en psicoanálisis” se detiene en el dolor que
invade al cuerpo, que no se focaliza, ni se calma con analgésicos, el dolor de la
fibromialgía que de acuerdo con Santiago Castellano en “El dolor y los lenguajes del
cuerpo”[i], es un síntoma transclínico que el psicoanálisis puede tratar por la palabra que
permite su desciframiento y también, dar cuenta del goce que entraña. El cual, siguiendo
al mismo autor, puede pensarse desde la lógica de lo femenino que va más allá del
falo[ii].

Habrá que mirar caso por caso para determinar de qué goce se trata, cómo está o no
implicado el falo, cuáles estructuras clínicas participan, pero quizás uno de los puntos
más importantes que este acercamiento a la fibromialgia evidencia, es que es un
síntoma generalizado de la época, que lleva a consulta a muchas mujeres, que denota la
caída del nombre del padre, y queda cuenta de un cuerpo embrollado y desbordado en
padecimientos ligados a satisfacciones pulsionales que lo hacen ajeno, y que lleva a los
sujetos a consulta en busca de significantes que lo puedan contener, orientar y dar
forma.

La fibromialgia desafía el discurso de la ciencia empeñado en reducir el cuerpo a un


organismo máquina que puede tratarse con medicamentos; la lógica que emplea
relacionada con fórmulas universales para un tratamiento indiferenciado, no da
resultado. El sujeto sufriente con su síntoma se resiste a ser forcluido y parece pedir a
gritos que se le escuche de otra manera, en su singularidad, y es el dispositivo del
psicoanálisis que Freud inventó para escuchar el cuerpo fragmentado, afectado de las
histéricas afectado de deseo sin cauce, y de goce sufriente, el que se revela como
posibilidad de dar cauce a una palabra que busca fluir, desembrollarse.

La fibromialgia actual, en tanto dolor expandido, deslocalizado, que se ofrece como


cuerpo sin unidad, deformado, que grita y habla sin orden previsto, demanda del
espacio del psicoanálisis en busca de la palabra plena que le de la posibilidad de
desanudar el dolor. Dolor que, dice Castellanos, parece estar ligado con pérdidas
fundamentales, con deseos sexuales no resueltos, con la inexistencia de significante que
puedan en formarlo de forma consistente, y ello requiere del espacio analítico donde
puede ser escuchado y encontrar la posibilidad de otro anudamiento y algún modo
menos sufriente para la satisfacción de la pulsión.

Se habla de la fibromialgia como expresión de la feminización del mundo, de lo que


algunos han relacionado con la carencia de nombre del padre, con la subida al poder y a
la participación en los espacios de lo público de las mujeres, y también con un mandato
al goce[iii].  En relación con este último, el mandato al goce se manifiesta en el goce que
se ensaña en el desgarramiento del cuerpo por el dolor; por un dolor de “cauce oculto”,
como diría el poeta César Vallejo, invasor, amo y señor del cuerpo. Se trata de cuerpos
que se autoconsumen en su propio dolor-goce, cuerpos habitados por un amo cruel que
se impone, presos de satisfacciones pulsionales ligadas al dolor y el sufrimiento.
Parecería tratarse de cuerpos gozados por el padre insaciable de Totem y Tabú[iv], de
cuerpos dóciles ante esa invasión que gozan de su propio consumo, pero que también
sufren con el dolor que no cesa de escribirse.

[i]. Castellanos, Santiago (2009), El dolor y los lenguajes del cuerpo, Buenos Aires: Grama
ed.

http://nel-medellin.org/el-estatuto-del-dolor-para-el-psicoanalisis/ 4/5
20/8/2018 El estatuto del dolor para el psicoanálisis | Nel Medellín
[ii]. Lacan, Jacques (2004). Seminario 20, Aún, Buenos Aires: Paidós.

[iii]. Fernández Blanco, Manuel (2009),“El psicoanálisis y las diferencias sexuales en la


actualidad”, en Mujeres una por una, Madrid: Editorial Gredos S.A. págs. 15-24.

[iv] .Freud, Sigmund (1988), “Totem y Tabú”, en Obras Completas, Madrid: Biblioteca


Nueva. pGS. 211-600.

TOMADO DE BORDES

DEJAR UN COMENTARIO

Su comentario

Nombre (requerido) Email (requerido) Website

PUBLICAR COMENTARIO

No soy un SPAMER

Suscribirse al Voz a voz

Nel - Medellín © 2013 Terminos y condiciones Páginas Web Medellin

http://nel-medellin.org/el-estatuto-del-dolor-para-el-psicoanalisis/ 5/5